MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

Jueves, 22 Enero 2015 06:15

Arrancan las negociaciones entre Cuba y EE.UU.

Escrito por Página12
Valora este artículo
(0 votos)
Arrancan las negociaciones entre Cuba y EE.UU.

 

Luego de meses de negociaciones secretas entre La Habana y Washington, ayer tuvo lugar en la capital cubana el primer día del encuentro entre las delegaciones de Cuba y Estados Unidos. La reunión estuvo centrada en políticas migratorias bilaterales y fue calificada por ambos gobiernos como "provechosa", mientras que hoy se discutirá el proceso de reapertura de embajadas.


En un encuentro a puertas cerradas que se extendió por varias horas y rodeado por una fuerte presencia de medios de todo el mundo, la delegación cubana expresó a la norteamericana su preocupación por su política migratoria con la isla. En particular, se trató la derogación de dos leyes estadounidenses: la conocida como "pies secos-pies mojados" y la conocida como "ley de ajuste". La primera dice que los cubanos que pisan tierra estadounidense pueden quedarse legalmente, mientras que se les prohíbe la entrada a aquellos que son detenidos en el mar, navegando hacia Estados Unidos. La segunda permite a los refugiados cubanos convertirse en residentes permanentes con sólo solicitarlo.
"Es el principal incentivo y estímulo para la migración ilegal y entradas irregulares", señaló Josefina Vidal, directora para EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla, refiriéndose a las dos leyes que La Habana planteó eliminar.


Vidal encabezó ayer el cuerpo diplomático cubano y prestó declaraciones a la prensa al finalizar la reunión. La diplomática cubana explicó que la vigencia de estas normas incentivan el tráfico de personas y la falsificación de documentos cubanos para ingresar ilegalmente a los EE.UU. "La ley 'pies secos-pies mojados' confiere sólo a los ciudadanos cubanos un trato exclusivo único que no recibe otra ciudadanía en el mundo y nos lleva a la conclusión de que es el elemento fundamental que anima a los cubanos a salir", agregó la funcionaria en una conferencia de prensa.
Luego de la reunión, Vidal señaló que ambos países acordaron incrementar la cooperación y la comunicación entre las agencias competentes para enfrentar la inmigración ilegal, la trata de personas y el fraude migratorio. Además, la diplomática cubana dijo a la prensa que la delegación cubana propuso realizar en los próximos meses un encuentro técnico entre expertos sobre el tema de fraude con documentos migratorios.


"Hemos hablado con mucha fluidez, a pesar de que tenemos algunas diferencias en cuanto a nuestros enfoques. Al menos estamos de acuerdo en que estamos en desacuerdo sobre algunos temas", agregó Gustavo Machín, subdirector de la dirección general de Estados Unidos de la cancillería cubana.


Por el lado estadounidense, Edward Alex Lee, subsecretario adjunto para Latinoamérica del Departamento de Estado y cabeza de la delegación estadounidense asumió que la ley de ajuste y la de "pies secos-pies mojados" seguirían por ahora vigentes. "Esta reunión refleja el compromiso de ambos países de lograr migraciones legales, ordenadas y seguras", indicó el funcionario. "Le explicamos al gobierno cubano que nuestro gobierno está totalmente comprometido a mantener la ley de ajuste cubano y las políticas migratorias conocidas como 'pies secos-pies mojados' siguen rigiendo ", agregó.


Los representantes de EE.UU. y Cuba mantuvieron durante la mañana la primera reunión tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, centrados hoy en asuntos migratorios, luego de que el presidente Rául Castro y su par norteamericano Barack Obama anunciaran en forma simultánea el pasado 17 de diciembre la normalización de las relaciones diplomáticas luego de más de 50 años de estar interrumpidas.


El martes por la noche, Barack Obama reafirmó su postura sobre este tema en su discurso sobre el Estado de la Unión. "En Cuba ponemos fin a una política que ha pasado su fecha de caducidad. Si no funciona desde hace 50 años, es hora de probar algo nuevo", dijo el primer mandatario norteamericano antes de pedir a los congresistas el levantamiento del embargo a la isla, denunciado en repetidas ocasiones por Naciones Unidas. Pese a las medidas para reactivar relaciones tomadas por Obama, la ley que codifica el embargo desde 1961 sólo puede ser cambiada por el Congreso, que cuenta con mayoría republicana en ambas cámaras los dos próximos años.


Las negociaciones continuarán hoy. La agenda del día está centrada en la iniciación de contactos encaminados a la normalización de asuntos políticos y diplomáticos, con la reapertura de embajadas como uno de los asuntos prioritarios. Para estas conversaciones, la delegación estadounidense será liderada por la secretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, que ayer por la tarde arribó a la capital de la isla. Con la visita de Jacobson al Palacio de Convenciones en La Habana, Washington busca acelerar el ritmo de acercamiento entre ambos países, pese a que no se esperan grandes acuerdos en este primer contacto cargado de significado.


Jacobson es la funcionaria norteamericana de mayor rango que visita Cuba luego del rompimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, en 1961. La funcionaria norteamericana espera también poder reunirse durante su visita con miembros de la sociedad civil y representantes de la disidencia dentro de la isla para escuchar sus opiniones sobre el cambio de rumbo negociado entre Washington y La Habana.


Desavenencias migratorias en la histórica negociación Cuba-EU

Periódico La Jornada
Jueves 22 de enero de 2015, p. 21
La Habana.


Estados Unidos y Cuba cerraron este miércoles una productiva y constructiva discusión sobre migración sostenida en La Habana, en el primer día de las históricas conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas. Sin embargo, la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos-pies mojados se convirtieron en la manzana de la discordia ante la decisión estadunidense de mantenerlas en vigor y el rechazo de La Habana.


La jefa de la delegación cubana y directora general para Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, saludó el constructivo diálogo migratorio, una cita prevista desde antes de que los presidentes cubano, Raúl Castro y estadunidense, Barack Obama, anunciaron la normalización plena de sus relaciones diplomáticas, el 17 de diciembre pasado.


Estos encuentros se realizan regularmente entre ambos gobiernos desde los años 90 tras la crisis de los balseros, pero el de este miércoles precede las pláticas que este jueves sobre la normalización de relaciones.


En este contexto, los temas sobre migración no eran nuevos y resurgieron los diferendos, a pesar del buen ambiente en que se desarrollaron las pláticas en el Palacio de Convenciones.


Cuba criticó la persistencia de la Ley de Ajuste y la política de pies secos-pies mojados. Vidal señaló que esto es el principal estímulo a la emigración ilegal de cubanos a Estados Unidos y para las entradas irregulares desde terceros países.


Vidal indicó que Cuba aspira a una relación normal con Estados Unidos en el área migratoria. Pero agregó que ésta es una política y una ley que confieren sólo a los ciudadanos cubanos un trato preferencial, exclusivo y único, que no recibe ninguna otra ciudadanía en el mundo, y por tanto lleva a la conclusión de que es el elemento fundamental que anima y estimula estas salidas ilegales.


El subdirector para América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Gustavo Machín, quien también consideró que la citada legislación atenta contra el espíritu y la letra de los acuerdos migratorios firmados entre ambos países, añadió: al menos hemos acordado que estamos en desacuerdo sobre algunos temas.


El jefe de la delegación estadunidense en el diálogo migratorio, Alex Lee, declaró ante la prensa que la naturaleza productiva y de colaboración de la discusión de hoy prueba que, pese a las claras diferencias que persisten entre nuestros países, Estados Unidos y Cuba pueden encontrar oportunidades para avanzar en nuestros intereses mutuamente compartidos.


Lee expresó que seguirán vigentes en Estados Unidos la Ley de Ajuste Cubano de 1996 y la política de pies secos-pies mojados.


La Ley de Ajuste concede a los cubanos privilegios que no tiene ningún otro inmigrante en Estados Unidos, mientras la política pies secos-pies mojados, aplicada en los últimos 20 años, permite a los cubanos indocumentados que pisan territorio estadunidense quedarse legalmente en ese país, pero los capturados en el mar son devueltos a la isla.


A pesar de los diferendos planteados, la delegación cubana reconoció que Estados Unidos ha cumplido los acuerdos migratorios en cuanto al otorgamiento de unas 20 mil visas anuales a emigrantes cubanos, así como sobre el incremento de las visas concedidas a ciudadanos cubanos para realizar visitas temporales al país del norte.


También abordaron los resultados de las acciones emprendidas por ambas partes para enfrentar la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude de documentos. Además, Cuba expresó satisfacción por la reciente realización de un encuentro técnico entre el servicio de guardacostas de Estados Unidos y las tropas guardafronteras cubanas para intercambiar medidas encaminadas a la implementación más eficaz de los acuerdos migratorios.


Por lo demás, Cuba expresó su rechazo a la política estadunidense de alentar a profesionales y técnicos cubanos de la salud a abandonar sus misiones humanitarias en otros países, pues constituye un robo de cerebros. Otra preocupación es que la Sección de Intereses de La Habana en Washington sigue privada desde hace casi un año de servicios bancarios.


Mientras, el delegado Lee dijo que planteó a Cuba la situación de algunos isleños que considera excluibles de tener residencia en Estados Unidos y que desean regresar a la nación caribeña.


La subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, la funcionaria de mayor rango de Estados Unidos que visita Cuba en 35 años, llegó este miércoles al mediodía a la isla para participar en las reuniones para normalizar las relaciones diplomáticas y la reapertura de embajadas, en pláticas a partir de este jueves.


Estas conversaciones, en las que Vidal seguirá al frente de la delegación cubana, son resultado del anuncio histórico del 17 de diciembre para normalizar las relaciones que hicieron al mismo tiempo los presidentes estadunidense Barack Obama y el cubano Raúl Castro, luego de cinco décadas de enemistad tras el triunfo de la revolución encabezada por Fidel Castro.


El secretario de Estado, John Kerry, declaró que Cuba y Estados Unidos tienen mucho que negociar antes de normalizar las relaciones.


Esperamos que la política de normalización nos ponga en una posición más fuerte para avanzar en nuestros intereses y valores, sostuvo.


Un funcionario cubano no identificado señaló que el proceso de normalización de relaciones es mucho más largo y profundo, por lo que ahora Cuba sólo está restableciendo los lazos diplomáticos.


En Washington, el senador demócrata de origen cubano Bob Menéndez pidió al gobierno de Obama que se aborde con Cuba la situación de presos políticos, de fugitivos estadunidenses en la isla y las expropiaciones de propiedades estadunidenses durante la revolución.

Información adicional

  • Antetítulo:EN LA PRIMERA JORNADA SE DISCUTIERON TEMAS MIGRATORIOS Y AMBOS LADOS DIJERON QUE HUBO AVANCES
  • Autor:Página12
  • Fuente:Página12
Visto 692 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.