Jueves, 06 Agosto 2015 06:42

Esclavos de la tecnología

Escrito por Alexander Naime Sánchez-Henke
Valora este artículo
(0 votos)
Esclavos de la tecnología

Es difícil imaginar la coexistencia de una edad de piedra y una edad digital en nuestros tiempos, pero en algunas partes de la República Democrática del Congo (RDC) ni siquiera se conoce el papel, como si ahí el mundo siguiera siendo de piedra, mientras que en Estonia el papel es parte de la historia del siglo XX. Piensa en un niño que sobrevive cavando la tierra con sus manos para sacar piedras y después compáralo con una niña que ya no utiliza el papel porque su vida se lleva a cabo en línea. La segunda parece más cercana a nuestra realidad, ¿o no? Pues no.


La RDC es uno de los países más necesitados, pero con uno de los subsuelos más ricos del planeta. Sus minerales, en especial el coltan, son vitales para el progreso y la maduración de la edad digital. Analistas de seguridad ya advierten que el coltan es un mineral estratégico. Y 80 por ciento de las reservas mundiales se encuentran en la RDC.


Para extraer el coltan en la RDC se emplean hombres, mujeres y niños. Un ser humano tiene que abrir los ojos con el alba y, sin desayunar, subir un monte fangoso para llegar a una mina abierta y con sus manos desenterrar ese mineral.


Al anochecer estos mineros, que son en realidad lugareños, regresan a su aldea con las manos y bolsas llenas de coltan. Reciben su recompensa de casi 10 pesos, que apenas les alcanzan para alimentarse con cerveza, arroz y sakasaka. Este es su único alimento del día, todos los días de la vida.


Las propiedades del coltan, la piedrita negra que a diario se extrae en la RDC, han mejorado la superconductividad, el efecto ultrarrefractario (soporta temperaturas muy elevadas), la capacidad de almacenar y liberar energía eléctrica y resistir la corrosión y la alteración en general de los aparatos electrónicos: celulares, GPS, satélites, pantallas de plasma, armas teledirigidas, consolas, drones, laptops, etcétera. En pocas palabras, el coltan está en todos los aparatos que nos conectan con el mundo y también en los robots, satélites y naves espaciales que nos pretenden conectar a otros. Pero en la RDC desconocen estos avances.


En contraste, Estonia, un país que se independizó en 1992 y con contados recursos naturales, decidió invertir tanto en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que para 1996 todas las escuelas tenían computadoras; para 2000, los impuestos se pagaban en línea; en 2002, el gobierno introdujo la tarjeta de identidad electrónica (e-ID), versión digital de cada ciudadano; en 2007, todas las e-ID estaban vinculadas a celulares, y para 2014 los estonios votaron vía celular o computadora por los miembros del Parlamento Europeo.


Hoy Estonia es considerada la primera sociedad digital. La única en el universo. En este país, las personas tienen una identidad virtual gracias a dos ingredientes cruciales en su infraestructura digital: la llamada X-Road y la e-ID. La X-Road es un sistema cerrado que conecta todos los componentes descentralizados de Internet. O sea, es el conducto que permite a las bases de datos de los sectores público y privado interactuar y operar en armonía. La e-ID contiene toda la información del ciudadano que instituciones de gobierno y privadas (hospitales, bancos, gimnasios, escuelas, etcétera) hayan acumulado. Es un sistema nacional para verificar la identidad de una persona en línea.


En la RDC la existencia rudimentaria destina al minero a una vida desconectada del resto del mundo al esclavizarlo a la necesidad del progreso y, en el mismo huso horario, en Estonia la gente no puede vivir fuera de la tecnología, como si estuviera esclavizada a los beneficios del progreso.


Esta brecha digital cada vez se extiende más, distanciando de tal manera a sociedades y comunidades que sus propios fundamentos se vuelven ajenos e irreconocibles. Europa ya determinó que Internet es un derecho humano, mientras en algunos lugares de África ver a niños trabajar en minas es normal. ¿Cómo conciliar esto? Es imposible. Ni siquiera hemos resuelto eso de la lucha de clases sociales y ya se nos viene otra lucha encima, la de las clases digitales.

 

Por Alexander Naime Sánchez-Henke, sociólogo

Información adicional

  • Autor:Alexander Naime Sánchez-Henke
  • País:República Democrática del Congo
  • Región:África
  • Fuente:La Jornada
Visto 981 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.