Viernes, 18 Marzo 2016 17:43

Peripecias y reflexiones de un desertor

Escrito por Raúl Zibechi
Valora este artículo
(0 votos)
Peripecias y reflexiones de un desertor

Edwar Snowden, uno de los hombres más perseguidos por el sistema imperial incubado en la Casa Blanca, el Pentágono y la Agencia Nacional de Seguridad (Nsa), reflexiona en una larga entrevista sobre un tema que nos involucra a todos.

 

La entrevista, publicada esta semana por el español eldiario.es (en colaboración con el británico The Guardian), permite comprender algunas de las principales consecuencias del sistema de vigilancia montado por Estados Unidos para rastrear las comunicaciones en todo el mundo. El encuentro se realizó en Moscú, en el hotel Metropol, una reliquia del zar Nicolás II que a partir de 1917 fue ocupado por los bolcheviques.

 

Snowden sostiene que el espionaje masivo de las comunicaciones de millones de personas no ha servido nunca para detener el terrorismo. Cuando la Casa Blanca contrató dos auditorías en respuesta al escándalo de espionaje de la Nsa, en 2013, con acceso total a la información, no se pudo encontrar “ni un solo aspecto en que haya prevenido un ataque terrorista”. Más aun, dice el informe de las auditorías, “no hemos encontrado ningún momento en el que el programa haya contribuido de manera directa al descubrimiento de un complot terrorista o a la interrupción de un ataque terrorista”.

 

En una reflexión de cuño foucaultiano, Snowden concluye: “no deberíamos olvidar las lecciones de la historia. La vigilancia no tiene que ver con la seguridad, tiene que ver con el poder”.

 

RECOLECCIÓN A GRANEL.

 

Snowden afirma que el espionaje sobre personalidades de otros países es, de algún modo, esperable, ya que para eso existen las agencias de inteligencia, que cuentan con frondosos presupuestos sobre todo en las grandes potencias.“Estoy mucho más preocupado por la naturaleza indiscriminada de la vigilancia que nos afecta a todos nosotros independientemente de nuestra posición –la recolección indiscriminada, intercepción previa y lectura de este material–, porque cambia el equilibrio de poder entre ciudadano y Estado”, dice.

 

El problema es que se establecen “fichas policiales de personas inocentes que se almacenan sólo por si acaso”, pero ese tipo de datos ha servido a todas las dictaduras. A los nazis, por ejemplo, les sirvió como parte de su política de exterminio.

 

Las reflexiones de Snowden se vinculan con algo tan sencillo como las libertades y la relación entre los ciudadanos y el Estado. Su alegato es contra la capacidad de las instituciones estatales de controlar y vigilar a los ciudadanos, sin la menor capacidad de éstos de controlar a sus controladores. Si este control llega a triunfar, en ancas de las nuevas tecnologías, las diferencias entre democracia y dictadura dejarán de existir.

 

EL FBI CONTRA APPLE.

 

“Ningún otro país en el mundo, ni siquiera China, Rusia o Irán, ha pedido lo que el Fbi estadou¬nidense pide a Apple. El Fbi le está pidiendo que se invente una tecnología que todavía no existe para que ellos puedan entrar en el dispositivo con facilidad”, señala Snowden. El ex analista de inteligencia hoy refugiado en Rusia se refería a la demanda que la Policía Federal de Estados Unidos le hizo a la justicia para que obligara a Apple a permitirle acceder al Iphone de un terrorista. Apple se paró en sus pedales: si da acceso a esa “puerta trasera”, pierde toda ventaja comercial. La justicia le dio la razón en primera instancia. “Un dispositivo que tiene una puerta de atrás nunca puede ser seguro, un dispositivo diseñado para que pueda entrar el gobierno también está diseñado para que entren los hackers, criminales, adversarios, espías... Es binario: estamos seguros, o no lo estamos en absoluto. Por eso es tan importante que Apple gane este caso”, comentó Snowden.

 

Por otro lado, Apple está defendiendo su negocio, ya que si el gobierno de Estados Unidos consigue su objetivo, ni ella ni ninguna otra compañía nacional del sector podrá producir dispositivos seguros, aunque sus competidores extranjeros puedan hacerlo. Snowden estima que en este caso hay que aplaudir a Apple, aunque cree que también “podría negociar con el gobierno en secreto, darle acceso y seguir con sus cosas, como ya ha ocurrido varias veces en el pasado”.
Snowden abrió una cuenta en Twitter. La considera más segura que Facebook. “Sé de primera mano lo que son capaces de hacer. Es mucho más difícil interactuar de manera segura en Facebook que en Twitter. El volumen y la variedad de los datos que guarda Facebook es simplemente tan enorme, boyante y opaca, que es difícil ver lo que hacen y cómo lo usan.” Aunque reconoce que las comunicaciones en Twitter tampoco son seguras, cree que hay una diferencia considerable. En todo caso, alerta, se debe tener muy claro “qué estamos dispuestos a arriesgar” cuando se utilizan las redes sociales.

 

ALTO PRECIO.

 

La última parte de la entrevista está dedicada al propio Snowden, a la opción ética que hizo y los elevados costos que le supuso para su vida. Recuerda el caso de otros colegas que terminaron en prisión. El más conocido es el del australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks, que lleva casi cuatro años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, y uno de los menos divulgados es el de Thomas Drake, un ex directivo de la Nsa quien alertó a la agencia sobre sus acciones ilegales y al no obtener respuesta acudió a los medios. Drake fue acusado en 2010 de retener información clasificada, pero se negó a cooperar y a aceptar los cargos. Finalmente se le retiraron las acusaciones y fue juzgado por un delito menor, aunque su carrera se vio truncada. Su ejemplo inspiró a Snowden: “Tenía una vida extraordinariamente satisfactoria, un trabajo extraordinario, una mujer, una casa, y lo perdió todo. Perdió su carrera, y recibió la amenaza de décadas y décadas de cárcel. Arruinó su vida. Y sin embargo no se arrepiente de lo que hizo”. Dice a su vez el estadounidense: “lo único de lo que me arrepiento es de no haberlo hecho antes”.


“Cuanto más se permite que exista este espionaje masivo sin que la opinión pública se pueda resistir, más se enquista. Cuanto más poder consiguen los gobiernos, más rápidamente se acostumbran a ese poder. Cuanto más tiempo lo tienen, más difícil es quitárselo. Así que no puedo evitar preguntarme cómo sería esta entrevista si mi filtración hubiese llegado en 2003, en vez de en 2013”. Finaliza con una frase tremenda: “Prefiero renunciar a mi patria que renunciar a mi voz”.


 

Snowden y el terrorismo

 

No cambiar nuestra forma de vida

Consultado sobre lo sucedido con un grupo de titiriteros en España, que estuvieron cinco días en la cárcel sin derecho a fianza y aislados en aplicación de la legislación antiterrorista por haber incluido en los diálogos de una obra una referencia a la Eta, Snowden fue muy claro.

“Esto nos lleva al corazón del asunto del terrorismo, la palabra mágica que desbloquea las más increíbles capacidades del gobierno con la mínima supervisión. España tiene un historial de terrorismo –como lo tiene Estados Unidos– que es anterior al 11 de setiembre de 2001, anterior a Al Qaeda. Pero, ¿por qué esto tiene que cambiar la naturaleza de nuestra sociedad? Hemos reordenado nuestra sociedad, hemos reordenado nuestras libertades a la medida de las fuerzas de seguridad, para detrimento de la sociedad.”

A diferencia de lo que sucede con las guerras, cuando se impone una legislación de excepción de modo transitorio, el terrorismo es la excusa para un control permanente, para un “estado de excepción permanente”, en palabras del italiano Giorgio Agamben.

“Ni siquiera los grupos terroristas más agresivos del mundo, gente como el Estado Islámico, que quema personas vivas, suponen una amenaza existencial para nuestras sociedades; no tienen esa capacidad de operación. Esto no quiere decir que el terrorismo no sea un crimen que debemos tomar muy en serio. No digo que no debamos luchar contra el terrorismo, ni que no debamos estar vigilantes y tratar de mitigar la amenaza tanto como se pueda. Pero sin sacrificar la naturaleza de nuestras sociedades como respuesta a lo que no deja de ser un crimen aislado y esporádico.”

Información adicional

  • Autor:Raúl Zibechi
  • Fuente:Brecha
Visto 798 vecesModificado por última vez en Viernes, 18 Marzo 2016 19:06

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.