Martes, 31 Octubre 2017 06:39

Fiscal Mueller sacude a Washington con primeros arrestos por el caso ruso

Escrito por David Brooks
Valora este artículo
(0 votos)
Fiscal Mueller sacude a Washington con primeros arrestos por el caso ruso

Sale a la luz que Papadopoulos, ex asesor del magnate, confesó haber mentido a la FBI


El mensaje es claro: la investigación independiente va por todos, señala experto en leyes

 

El fiscal especial Robert Mueller presentó este lunes cargos contra el ex jefe de la campaña electoral de Donald Trump, su socio y, por separado, un asesor menor de la campaña, y con ello sacudió a Washington, donde estalló otra tormenta de especulación sobre las implicaciones que esto tiene para la Casa Blanca.

Al revelarse las primeras acusaciones de la investigación en torno a la influencia rusa en la elección presidencial en favor de Trump, así como una posible obstrucción de la justicia que ha puesto en jaque a esta presidencia durante sus nueve meses en el poder, toda la atención primero se enfocó en Paul Manafort, quien fue jefe de la campaña de Trump durante varios meses en 2016, y su socio de negocios y también su segundo en la campaña Rick Gates, quienes fueron acusados de 12 cargos, desde lavado de dinero hasta conspiración (para cometer un delito), evasión de impuestos y falsedad de declaraciones.

Pero podría ser que la noticia más importante del día resultara la de un personaje secundario, George Papadopoulos, quien el mes pasado secretamente se había declarado culpable de mentir a la FBI sobre sus interacciones con personas vinculadas al gobierno ruso, y que ha estado cooperando con el equipo de Mueller durante los pasados tres meses.

Manafort y Gates fueron obligados a presentarse en las oficinas de la FBI la mañana de este lunes y después ante un tribunal federal, donde ambos se declararon no culpables de todos los cargos. Manafort tiene fijada una fianza de 10 millones de dólares, y su socio una de 5 millones; ambos están bajo arresto domiciliario, por ahora. Los dos fueron obligados a entregar sus pasaportes mientras esperan su juicio.

Los cargos formulados en su contra no incluyen referencia a la campaña de Trump ni colusión con los rusos para fines de esa campaña. Manafort es acusado de lavado de dinero por más de 18 millones de dólares, y de encubrir transferencias y presentar declaraciones falsas. Gates es acusado de transferir más de 3 millones a sus cuentas en el extranjero sin reportarlas. Todo esto mientras trabajaban brindando asesoría y cabildeo al gobierno pro ruso de Ucrania, entre otros clientes extranjeros.

Los 12 cargos son minuciosamente detallados en la acusación de 31 cuartillas del fiscal especial, que incluye cuánto dinero trasladó Manafort para pagar por la renovación de casas de lujo en Nueva York y Florida; compra de autos de lujo como Mercedes Benz, y hasta los cientos de miles de dólares que pagó a sus sastres. Los cargos sólo por lavado de dinero pueden llevar condenas potenciales hasta de 20 años de cárcel.

Al mismo tiempo, la oficina del fiscal especial informó este lunes que Papadopoulos fue detenido en julio, después de ser acusado de mentir a la FBI sobre sus contactos con un profesor ruso vinculado con oficiales del Kremlin cuando era integrante de la campaña presidencial de Trump.

Papadopoulos había intentado programar reuniones entre representantes de Trump con oficiales del gobierno ruso. Además, tenía comunicación con un profesor ruso que le informó que el Kremlin contaba con información dañina contra Hillary Clinton, entre otras interacciones. Aunque fue un asesor de bajo nivel en la campaña, algunos creen que el equipo de Mueller sabe que él tiene información que podría servir para perseguir a integrantes de mayor nivel de la campaña.

Papadopoulos ha estado cooperando con los investigadores durante tres meses, reuniéndose "en numerosas ocasiones para otorgar información y responder preguntas", según los documentos oficiales. Algunos expertos en leyes consideran que esta podría ser la noticia más preocupante para el equipo de Trump que la de su ex jefe de campaña.

Sin embargo, aunque Manafort aparentemente no está cooperando, por ahora, algunos observadores señalan que es práctica común entre fiscales atacar a un integrante clave de la agrupación bajo investigación, y presionarlo hasta que acepte cooperar –o sea, delatar a sus cómplices– a cambio de una reducción o anulación de castigos penales.

Vale recordar que Manafort es un operativo veterano en los circuitos del poder, y ha aportado sus talentos a varios presidentes y candidatos presidenciales republicanos desde los tiempos de Gerald Ford.

El presidente responde

El ocupante de la Casa Blanca buscó distanciarse de su ex jefe de campaña y restar importancia a Papadopoulos. La primera reacción de la presidencia fue, para variar, en un par de tuits de Trump. "Perdón, pero esto es de hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña Trump", escribió (a pesar de que en las acusaciones se comenta que algunas de sus actividades ilícitas continuaron hasta este año). Eso fue seguido por otro tuit: "También. No hay Colusión".

Poco después, Sarah Sanders, vocera de la Casa Blanca, reiteró esta línea ante los reporteros, al declarar que "el anuncio de este lunes (sobre Manafort y Gates) no tiene nada que ver con el presidente, las campañas presidenciales o cualquier actividad de campaña". Calificó a Papadopoulos de simple "voluntario en un consejo de asesoramiento" de la campaña, olvidando aparentemente que fue el mismo Trump quien anunció su nombramiento en ese consejo.

Aunque es cierto que en los cargos contra Manafort y Gates no se menciona la posible colusión, lo anunciado sobre el tercer acusado está dirigido justo a establecer que hubo intentos de relaciones entre oficiales rusos y representantes de Trump.

Desde el viernes pasado, cuando se filtró que este lunes se presentarían los primeros cargos formales de la investigación, Trump libró una tormenta de tuits, y sus aliados repitieron su mensaje en entrevistas con los medios, acusando que la investigación de Mueller es parcial, reiterando que todo esto es una "cacería de brujas" y acusando que los verdaderos culpables de relaciones sospechosas con los rusos son Clinton y sus aliados. "Hay tanta culpabilidad por Demócratas/Clinton, y ahora los hechos se están dando. ¡Hagan algo!", escribió Trump el viernes.

Próximos pasos

Expertos en leyes y ex fiscales entrevistados por los medios trataban de interpretar lo ocurrido y sus implicaciones. "No podrían haber enviado un mensaje más claro si huberian rentado un anuncio electrónico en Times Square", comentó Patrick Cotter, ex fiscal federal y ahora abogado de defensa en Chicago en entrevista con el Washington Post. “Y el mensaje es no sólo sobre Manafort, es un mensaje a los próximos cinco tipos con quienes van hablar, y el mensaje es: ‘ahí vamos, y no estamos jugando’”.

A la vez, consideraron otros analistas, todo esto genera preocupación y hasta paranoia en la Casa Blanca sobre quién más está o no cooperando.

Por ahora todos esperan que Mueller presente cargos contra más individuos en el futuro próximo, alimentando aún más la especulación sobre quién, y qué tan cerca de la familia Trump llegará todo esto, y, obviamente, si llegará hasta el mismo presidente.

El Departamento de Justicia nombró a Mueller fiscal especial en mayo pasado para encabezar la investigación sobre la intromisión rusa en la elección estadunidense después de que Trump despidió al jefe de la FBI James Comey, incidente que ahora también forma parte de esta investigación.

Algunos ahora temen que si esta investigación avanza de manera demasiado peligrosa para la Casa Blanca, Trump pudiera despedir también a Mueller, algo que podría provocar una grave crisis política en este país.

Por ahora hay susto en varias esquinas de Washington en este Halloween.


 

El País

Las ‘fake news’ rusas en Facebook llegaron a 126 millones de estadounidenses


Los 'trolls' del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017


R. J. C.

El contenido ruso en Facebook que pudo influir en las elecciones estadounidenses de 2016 mediante noticias falsas —conocidas como fake news por su nombre en inglés— llegó a 126 millones de usuarios, según publica este lunes el diario The Washington Post. Los trolls del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017 que fueron vistas en un primer momento por 29 millones de estadounidenses. Facebook, sin embargo, calcula que entre las veces que la información fue compartida la cifra pudo haber alcanzado a un máximo de 126 millones de usuarios.


Esta cantidad es muy superior a la que en un principio se calculaba, en torno a 10 millones de norteamericanos. Esta primera estimación solo se basaba en los alrededor de 3.000 posts anunciados y pagados por la trama rusa en la compañía fundada por Mark Zuckerberg. Sin embargo, las entradas gratuitas en Facebook publicadas por el aparato del Kremlin ampliaron sobremanera el radio de difusión.


Facebook emitió el pasado 2 de octubre un comunicado explicando la situación, que se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la compañía, tanto que ha actualizado dos veces la versión inicial de 3.000 anuncios difundidos desde 470 cuentas.


En el marco de la investigación de la trama rusa, que busca esclarecer si hubo coordinación entre el equipo electoral de Donald Trump y el Kremlin para influir en las últimas elecciones presidenciales de EE UU, Google ha reconocido este lunes por primera vez que sus plataformas también se vieron comprometidas, revelando que los trolls cargaron más de 1.000 vídeos en YouTube en 18 canales diferentes. Este martes está previsto que el asesor general de Facebook, Colin Stretch, informé a la investigación de la trama rusa de la estimación que hace su compañía, es decir, que unos 126 millones de norteamericanos fueron víctimas de las fake news.


La población estadounidense afectada por las noticias falsas representa un 40% del total, unos 310 millones de personas. La cifra ha saltado a la luz el mismo día que ha sido señalado Paul Manafort, quien fuera uno de los hombres fuertes del presidente, Donald Trump. Manafor, exdirector de campaña se entregó al FBI junto a un socio suyo, Rick Gates, para responder por una docena de delitos que incluyen la conspiración contra Estados Unidos (por ocultar sus actividades y sus ingresos) y el lavado de dinero. Los cargos no se refieren a la campaña electoral, sino que se centran en la asesoría a un político ucraniano afín a Putin. En cambio, la confesión de otro asesor de Trump, George Papadopoulos, sí abona las sospechas de connivencia: admitió contactos con una persona cercana al Kremlin que le prometía trapos sucios sobre Hillary Clinton y se declaró culpable de haber mentido al respecto.


El próximo miércoles será el día que las tecnológicas se las vean con Washington. Además de Facebook, que ese mismo día dará resultados del trimeste, Google and Twitter testificarán para dar más detalles.


Google ha dado de baja, sin concretar el tipo de contenido que les hizo tomar la medida, esas 18 cuentas conectadas con la trama. Publicaron 1.108 vídeos en YouTube que se vieron más de 309.000 veces entre Junio de 2015 y Noviembre de 2016. El buscador tan solo ha reconocido que no respetaba los términos de uso de la plataforma.

Información adicional

  • Autor:David Brooks
  • País:Estados Unidos
  • Región:Norteamérica
  • Fuente:La Jornada
Visto 1082 vecesModificado por última vez en Jueves, 17 Enero 2019 09:32

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.