Martes, 08 Mayo 2018 06:20

Líbano un presentable ‘Estado Fallido’, marioneta de las potencias extranjeras

Escrito por Nazanín Armanian
Valora este artículo
(0 votos)
Líbano un presentable ‘Estado Fallido’, marioneta de las potencias extranjeras

La única novedad en las elecciones del 8 de mayo del 2018, celebradas después de 9 años de parón, ha sido el impresionante número de mujeres candidatas: 86 aspirantes que lucharon para ocupar uno de los 128 escaños del parlamento masculinizado libanes que contaba sólo con cuatro diputadas, y encima todas parientes de los hombres de los políticos del país. Por lo demás, el triunfo de Hizbolá, sin cambiar el escenario, supone nuevos desafíos para el país mediterráneo.


Líbano («Blanco» quizás por sus montañas cubiertas de nieve), atrapado entre un Israel expansionista, una Siria devastada, y un Mediterráneo lleno de recursos naturales, seguirá siendo dirigido por los mismos políticos incompetentes, corruptos, y leales a los intereses extranjeros, quienes además mantendrán la estructura de poder diseñada por el colonialismo francés: la teocracia compuesta por 18 sectas religiosas que rige la vida de los ciudadanos con normas de los siglos pasados. El “reparto del poder en proporción a cada grupo” sigue basado en la estadística poblacional del 1943, cuando Francia afirmaba que la mayoría eran cristianos y por ende, el presidente sería un cristiano maronita, el primer ministro un musulmán-sunntia y el parlamento sería precedido por un musulmán-chiita. Una fórmula que desde hace unas décadas están siendo utilizada por Arabia Saudita, Irán, Siria, Jordania, Egipto, EEUU y Francia para jugar sus cartas en la región, desde un país que ha sido escenario de masacres como la de Sabra y Chatila dirigida por Israel o escándalos como el “Irán-Contra” que sacó los trapos sucios de la Administración Reagan.


Hoy, la vida de esta entrañable tierra además está marcada por la guerra de Siria que ha provocado:


• Tensión entre los partidos: La milicia del Partido chiita de Dios, Hizbolá (fundado por Irán en 1982) está luchando al lado del gobierno de Bashar al Asad, contra los “rebeldes” patrocinados por Arabia y Occidente. A pesar de que mantiene su popularidad por haber puesto fin a la ocupación israelí del sur del Líbano, Hizbolá recibe críticas por los “patriotas” al defender con armas a un estado que mantuvo ocupado el país entre los años 1976 y 2005.


• Millonarias pérdidas económicas en fuga de capitales, la caída del turismo por lo que Líbano dejo de percibir unos 16.000 millones de euros en 2016, y “castigos” asestados por los inversores árabes por la normalización de la presencia de Hizbolá en las instituciones libanesas.


• Cambios demográficos: Sus 4,5 millones de habitantes, que ya habían acogido a decenas de miles de refugiados palestinos, han recibido a 1,5 millones de sirios. La población les culpa a ellos que no a sus propios gobernantes por los problemas con los suministros de agua, electricidad, alimentos y servicios de salud y educación. La “solución” de los políticos ineptos ante el creciente descontento popular, es exigir a los solicitantes de refugio documentos que justifiquen su entrada al Líbano, a la vez que planea una masiva repatriación forzosa de todos los sirios llegados. El invierno pasado murieron congelados una veintena de sirios que huían de la guerra -entre ellos varios niños-, cuando intentaban alcanzar el país vecino. Que la mayoría de los refugiados sean sunnitas, y muchos también Anti-Asad, tiene un impacto político: no sólo aumenta el peso de los sunnitas en la sociedad libanesa, sino también el de los que se oponen a Hizbolá. En este país, los cambios demográficos han causado conflictos armados.


• Ataque israelí a las posiciones de Hizbolá. Existe una posibilidad real de que el Líbano se convierta, junto con Siria e Irak, en uno de los escenarios de la guerra directa entre Irán y el triángulo EEUU-Israel- Arabia.


Las potencias y sus intereses


EEUU. Salvo momentos puntuales, Líbano no ha sido una prioridad en la agenda política de Washington. Dwight Eisenhower envió 14.000 soldados al diminuto país cuando un sector de sus “musulmanes” quería que el país se integrara en la República Árabe Unida – formada por Egipto y Siria (1958-1961); suficiente para que Jamal Abdel Nasser desistiera a extender su iniciativa pan arabista. Desde la década de 1980, y con la entrada de la República Islámica de Irán en el Líbano, EEUU que la considera una amenaza para la seguridad de Israel, ha reforzado el ejército libanés para convertirlo en un contrapeso de Hizbolá, sin conseguirlo. Ahora bien, Washington tampoco tolera las jugadas desestabilizadoras de Arabia como cuando Riad secuestró al primer ministro libanés Saad Hariri para obligarle a romper la alianza gubernamental con Hizbolá, que había dado algo de estabilidad a aquel país.


Irán. Líbano alberga el mayor número de chiitas árabes, después de Irak. Para el difunto ayatolá Jomeini, el Líbano era la para ir y desmantelar a Israel, recuperando Jerusalén, la tierra del ”Islam” que no de los palestinos; desde allí declaró la guerra de los chiitas contra los sunnitas, lacios y ateos (representados por la OLP de Arafat). Una vez que Irán perdió la guerra con Irak (1980-1988), y EEUU y sus aliados destruyeron a dos de sus vecinos: Irak y Afganistán, y Bush le colocó en la lista del Eje del mal, Teherán renunció a aquella utopía y se centró en proteger el país ampliando su esfera de influencia en la región.


Hoy el objetivo de la presencia de Irán en el Líbano y Siria, ambos vecinos de Israel, -país con tenencia ilegal de armas de destrucción masiva, y que no para de amenazarle a Teherán-, es disuadir a Tel Aviv y Washington.


Arabia Saudi. Desde el asesinato del primer ministro libanés, Rafik Hariri, en 2005, Arabia Saudí está perdiendo terreno en la arena política libanesa. La debilidad de los gobiernos de Saad Hariri ha agravado aún más esta situación. Además, las guerras contra Yemen y Siria han absorbido las finanzas de Riad y su capacidad de “comprar voluntades”. Aun así, ante el triunfo de Hizbolá, Riad puede ahogar el Líbano con una presión financiera y diplomática hasta desmoronarlo. En febrero de 2016, suspendió la prometida donación de 3.000 millones de dólares a las Fuerzas Armadas libanesas con las que iban a comprar armas francesas, ni le entregó la partida de 1000 millones destinada a renovar el sector de la seguridad libanesa.


Francia. Paris intenta recuperar la influencia en sus antiguas colonias en Oriente Próximo, y presentarse como una potencia mundial. De allí su mediación en el conflicto nuclear entre Irán y Trump, y también en restablecer a Hariri en el gobierno del Líbano, después del famoso secuestro. A pesar de la enemistad con Hizbolá, Paris valoraba la alianza que había dado estabilidad a este complicado país, en el que tiene grandes inversiones, lo cual no impide que ruegue a Trump a que mantenga a sus tropas en Siria con el fin de minimizar la influencia de Irán, Turquía y los grupos islamistas. Para Francia, Líbano es también un “saco de arena” contra la salida de los refugiados hacia Europa. El problema de Francia es que en Oriente Próximo, Rusia y EEUU bastan y sobran y no le necesitan.


Rusia. Hay una singularidad en la política rusa respecto a esta region: su enfoque multipolar, por lo que mantiene relaciones cordiales con Irán, Israel, Arabia Saudí, Egipto, Líbano, Qatar, o Turquía. En febrero pasado, Moscú, negoció con Beirut para impulsar intercambios culturales como abrir escuelas de idioma ruso; una mayor cooperación energética para que sus compañías puedan trabajar en las reservas libanesas de gas natural, prestarle protección ante el inicio de la “guerra de gas” en el Mediterráneo Oriental; Moscú también desea una cooperación militar como el posible uso de la base de Riyak (en el valle de Bekka), y la venta de armas al ejército, a pesar de que pueda cambiar el equilibrio actual entre las fuerzas armadas libanesas y Hizbolá, grupo con el que no tiene una relación estrecha, a pesar de ser compañeros de trinchera en Siria. A Kremlin no le gusta un “Eje de resistencia” contra Israel, país con el que tiene muy buenas relaciones. En el Líbano, Rusia será bienvenida no sólo por los cristianos ortodoxos griegos, los nacionalistas árabes, los seculares y la izquierda, sino también por los partidos prooccidentales: supone un contrapeso a Irán y Hizbolá. Aun así es poco probable que Rusia empiece a invertir en la Tierra de los Cedros antes de que la guerra de Siria termine.

 

8 mayo 2018

Información adicional

  • Autor:Nazanín Armanian
  • País:Libano
  • Región:Medio Oriente
  • Fuente:Público.es
Visto 243 vecesModificado por última vez en Martes, 08 Mayo 2018 10:42
Más en esta categoría:« IncreíbleContinuismo en Rusia »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.