Domingo, 05 Agosto 2018 06:56

Venezuela. Magnicidio televisado: la operación que no lograron

Escrito por Marco Teruggi
Valora este artículo
(0 votos)
Venezuela. Magnicidio televisado: la operación que no lograron

Quisieron asesinar a Nicolás Maduro. La operación fue realizada durante un desfile por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana en el centro de Caracas. El presidente daba un discurso cuando dos drones cargado con material explosivo -habría sido C4- fueron interceptados. El estallido activó el mecanismo de seguridad presidencial y provocó un momento de dispersión del desfile. La transmisión televisiva fue cortada. Siete Guardias resultaron heridos.

La confirmación de lo sucedido vino por parte del ministro de comunicación y del mismo presidente. Explicó en cadena nacional los hechos, elevó la autoría intelectual del intento de asesinato a nivel internacional, señaló a Juan Manuel Santos como responsable. Colombia, la principal base de acción de los Estados Unidos (EEUU) en el continente, nuevamente en el centro del escenario.

La acción fue reivindicada por sus supuestos autores. Un comunicado fue leído desde Miami por la opositora Patricia Poleo, defensora de la tesis de que solo se podrá terminar con el chavismo mediante la violencia armada. La acción llevaría por nombre Operación Fénix, dirigida por oficiales, suboficiales, soldados activos y en reserva de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) Desde otra cuenta de Twitter, @soldadosdfranela, también hubo una adjudicación del hecho, bajo una acción que habría sido civil y militar.

Fue un intento de magnicidio, como varias veces se había denunciado que podría darse, según planes descubiertos.

***

El hecho resultó sorpresivo, a la vez que era una posibilidad dentro de las lógicas/formas del conflicto en Venezuela. El repertorio de acción de quienes buscan terminar con el chavismo abarca todos los métodos: ataque/bloqueo sobre la economía, aislamiento y criminalización diplomática, cerco mediático, elecciones, golpe de Estado desde sectores de la Fanb, insurrección con despliegue paramilitar combinado con un quiebre militar, preparación de un escenario de intervención internacional conjunta.

La posibilidad electoral quedó descartada luego de la última victoria presidencial de Maduro, las hipótesis apuntaban y apuntan hacia intentos de fuerza por las tres vías: Fanb, grupos irregulares, internacional, una combinación de las formas.

Un repaso de los últimos meses indica que se habían desactivado intentos al interior de la Fanb, así como de grupos armados compuestos de civiles y desertores. En el primer caso un hecho notorio fue la desarticulación del Movimiento de la Transición al Pueblo en marzo de este año, que tenía epicentro en batallones claves de la Fanb, como el Batallón Ayala, en pleno Caracas. Otro fue la acción dada a conocer a posteriori por el portal Bloomberg, la Operación Constitución, que, afirmaron, debió haberse realizado antes de las elecciones presidenciales para impedir los comicios y secuestrar al presidente.

Un recorrido por los últimos tres años muestra cómo de manera periódica son desarticuladas tramas golpistas desde dentro de la Fanb, siempre con una conexión internacional, una triangulación principal EEUU-Colombia-Venezuela. 

En el segundo caso, grupos armados desarrollados por fuera de las Fanb, el hecho más notorio fue el de Oscar Pérez, quien había aparecido en julio del 2017 con un ataque con granadas desde un helicóptero sobre el Ministerio de Interior y Justicia, y el Tribunal Supremo de Justicia. Él, junto al grupo que lideraba, cayeron a principios de este año: estaban en su escondite con armas robadas en varias acciones militares -la última a finales del 2017- y dispararon contra los cuerpos de seguridad del Estado que fueron a detenerlos. Fue presentado como héroe y mártir por la prensa internacional.

Oscar Pérez murió, no así el intento de construcción de un brazo armado que tiene múltiples conexiones, en particular con el paramilitarismo infiltrado durante años que, entre abril y julio del año pasado, entró en acción y asaltó cuarteles militares, comisarías, pueblos enteros durante días.

El intento de magnicidio podría ser una combinación de ambas variables: desde dentro de la Fanb, así como con despliegue de los grupos entrenados y financiados para acciones de este tipo. Ya han comenzado a darse arrestos.

***

El hecho se dio en una etapa donde la derecha venezolana atraviesa una de sus más profundas crisis. Incapaz de volver a ponerse de pie luego de la derrota política que le implicó la Asamblea Nacional Constituyente hace un año y pocos días, ha perdido elección tras elección, y ahondado su falta de credibilidad dentro de su misma base social. Líderes sin liderazgo, unidades rotas, incapacidad de retomar las calles, de acertar en la estrategia.

Una acción de este tipo podría pensarse como desencadenante de otras en caso de lograr el objetivo, una oleada de voluntad ahí donde ha sido quebrada, una activación de asaltos ante el “vacío de poder” hasta acceder al Palacio de Miraflores. La derecha necesita un episodio que vuelque el curso de los acontecimientos que, de seguir así, anuncian la permanencia del chavismo en el gobierno por el tiempo que dure el mandato electoral. La hipótesis del estallido popular debido a la presión de las variables económicas es una posibilidad lejana, puede no llegar nunca. No pueden descansar en esa variable.

El intento de magnicidio no logró su objetivo. Fortaleció allí donde existían dudas: se había nombrado varias veces el intento de una acción de este tipo. Esta vez el lobo llegó.

Resulta clave comprender la lógica del conflicto para anticiparse a lo que pueda suceder. ¿Cuántas acciones similares a esta logró desactivarse antes de que se accionaran? El chavismo se enfrenta a una estrategia que combina todas las formas posibles de ataques, las que en otros países del continente aparecen solo en una o dos de sus dimensiones. En Venezuela golpean por asaltos, de forma conjunta, separada, por etapas, por todos los ángulos. Los drones sobre el presidente fueron una más, una alerta con alta carga simbólica.

Venezuela es el blanco número uno de los Estados Unidos en el continente. Su aliado subordinado principal es Colombia. Desde allí seguirán las preparaciones de ataques en un escenario donde ninguna posibilidad puede ser descartada. Todos lo vimos en pantalla.

*Sociólogo argentino radicado en Venezuela

 


 

Fracasa atentado contra Maduro. Francotiradores abatieron dos drones

 

Caracas

 

El presidente Nicolás Maduro salió ileso de un atentado con drones que detonaron explosivos durante un acto con militares en Caracas, en el que que siete uniformados resultaron heridos. Tres horas después del atentado, Maduro, en un mensaje televisado, denunció que su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, estaba detrás del intento de asesinato, además de la ultraderecha de su país y grupos con sede en Florida, Estados Unidos.

El autodenominado grupo Operación Fénix, supuestamente formado por militares en activo y en reserva opuestos al gobierno de Maduro, se atribuyeron el atentado en un comunicado enviado a medios de comunicación. En Twitter se publicó un mensaje en que un grupo lamentó haber fallado en este intento, pero prometió lograr su objetivo en el futuro.

El incidente ocurrió a las 17:41 horas en la avenida Bolívar, mientras Maduro dirigía un discurso a más de 17 mil soldados de la Guardia Nacional Bolivariana con motivo de un aniversario más del cuerpo.

El mandatario, ya en la residencia presidencial, tres horas más tarde, aseguró: Han intentado asesinarme el día de hoy, y responsabilizó del atentado a la derecha venezolana e internacional y señaló de forma directa al presidente colombiano saliente Juan Manuel Santos de estar detrás del hecho.

Bogotá rechazó la denuncia de Maduro, al afirmar que dicha acusación no tiene base. El presidente (Santos) está dedicado al bautizo de su nieta Celeste y no a tumbar gobiernos extranjeros, dijo a periodistas una fuente de la presidencia colombiana.

Maduro agregó que algunos de los responsables del atentado están en Florida, en Estados Unidos, y dijo que espera que el presidente Donald Trump colabore en combatir a grupos terroristas que pretenden cometer magnicidios.

Atribuyó el atentado al desespero de la derecha por las medidas económicas que anunció la semana pasada sobre la reconversión monetaria, que implicará la eliminación de cinco ceros al bolívar, a partir del 20 de agosto, y la derogación de la ley sobre ilícitos cambiarios para flexibilizar operaciones con divisas, restringidas desde hace 15 años.

Si algún día me hicieran algo tendrían que verse esa derecha las caras con millones de humildes, de obreros, de campesinos, de soldados en las calles haciendo justicia por su propia mano, indicó Maduro al asegurar que sólo él es garantía de paz en Venezuela.

Las fuerzas armadas venezolanas recibieron la orden de mantenerse en máxima alerta en la frontera. El mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, quien deja el poder en tres días, aseguró recientemente que ve cerca la caída de Maduro.

Tras su mensaje, Maduro envió un mensaje por Twitter: Finalizando el hermoso acto de lealtad de nuestra heroica Guardia Nacional Bolivariana intentaron asesinarme. Gracias al escudo protector del pueblo y la bendición de Dios he salido ileso y me encuentro de pie y victorioso. Listo para seguir en batalla por la paz y la tranquilidad de Venezuela.

Tras reconocer el fracaso del proyecto económico de su gobierno hace unos días, Maduro anunció medidas para una reconversión monetaria que impulse el crecimiento del país y, precisamente, sobre estas medidas hablaba durante el acto ante la Guardia Nacional cuando se escucharon las explosiones. El jefe de Estado estaba acompañado por su esposa Cilia Flores y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

En imágenes de televisión se ve cómo Maduro deja de hablar mientras las cámaras cambian de toma y enfocan a la formación militar mientras Flores parece sorprendida. En la última imagen registrada, los soldados formados en el grupo más cercanos al presidente rompieron la formación y corrieron a un lado. Los micrófonos captaron gritos de personas y luego la transmisión fue suspendida.

Fotografías muestran al mandatario siendo rodeado y cubierto por sus escoltas que lo sacaron ileso del recinto y lo trasladaron a la residencia presidencial. Siete uniformados presentes en el acto resultaron heridos por las explosiones.

Las averiguaciones ya establecen con claridad que correspondían a varios artefactos voladores de tipo dron, que contenían una carga explosiva, que detonó en las cercanías de la tarima presidencial y en algunas zona del desfile, afirmó el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

Miembros de los cuerpos de seguridad dispararon contra los drones y los hicieron estallar en el aire, explicó Rodríguez, quien informó además que ya hay detenidos por su probable participación en el atentado. Medios de prensa informaron también que se investigará una camioneta blanca que se encontraba en las inmediaciones del acto militar y que se retiró poco después de que aparecieran los drones.

Antes del incidente, Maduro aludió a dos apagones que esta semana paralizaron Caracas, los cuales atribuyó a presuntas acciones de sabotaje, aunque los trabajadores dijeron que la causa fue la falta de mantenimiento. También se refirió al censo automotor que comenzó el viernes en el país, y advirtió que quienes se nieguen a registrarse quedarán fuera de las políticas oficiales para comprar gasolina subsidiada.

 

Operación Fénix pide restaurar la democracia

 

A las ocho de la noche, la periodista venezolana exiliada en Miami, Patricia Poleo, difundió en su noticiario televisivo un comunicado a nombre de Operación Fénix, grupo supuestamente formado por soldados activos y en reserva que buscan cumplir su juramento de defender al país y a su pueblo del presidente y las instituciones a quienes consideran ilegítimas y dañinas para la nación. El grupo propone derrocar al actual gobierno y formar una junta militar que vigile un proceso de transición para restaurar la democracia en el país.

El comunicado agrega que, al constatar que buena parte del gobierno y sus autoridades han dejado de observar la Constitución y sus normas tanto en el ejercicio del poder público como en el respeto de derechos de los venezolanos, el grupo ha decidido intervenir con el fin de cumplir su deber como militares, en cumplimiento al artículo 333 de la Carta Magna.

El comunicado agregó que su deber es devolver al país a la prosperidad y felicidad, y esto no es posible si los venezolanos “sufren hambre, no tienen medicamentos, la moneda no tenga valor, la educación no enseñe... sino que adoctrine sobre el comunismo, se violen los derechos humanos, se use la estructura nacional para operaciones de narcotráfico y terrorismo… En fin, que el país siga secuestrado.

Es contrario al honor militar a quienes no sólo se han olvidado de la Constitución, sino que han hecho de la función pública una manera de enriquecerse y envilecerse, aseveró el comunicado, que concluye con un llamado a la población venezolana a salir a la calle para apoyar al movimiento militar y consolidar la toma del poder hacia la formación de una junta de transición.

Por otro lado, un supuesto grupo autodenominado Soldados de Franela, puso un mensaje en Twitter en el asumió la responsabilidad del atentado y aseguró que su plan era sobrevolar dos drones cargados con explosivos C4, pero francotiradores los derribaron antes de lograr su objetivo. Demostramos que son vulnerables, dice el mensaje. No se logró hoy, pero es cuestión de tiempo.

Los gobiernos de Cuba, Perú, Panamá, entre otros, manifestaron su condena al intento de asesinato a Maduro.

Información adicional

  • País:Venezuela
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Página12
Visto 442 vecesModificado por última vez en Domingo, 05 Agosto 2018 16:08

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.