Viernes, 30 Noviembre 2018 07:50

“La cumbre es el mensaje”

Escrito por Florencia Rovira
Valora este artículo
(0 votos)
“La cumbre es el mensaje”

Será muy difícil alcanzar acuerdos en la cumbre del G 20 en Buenos Aires. La institucionalidad global que acompañó la ortodoxia neoliberal de las últimas tres décadas ha sido dinamitada y las instituciones como el G 20 están perdiendo peso, afirma Jane Kelsey, catedrática en derecho internacional de la Universidad de Auckland. Brecha conversó con ella sobre el interregno en que están las relaciones internacionales comerciales y cómo los movimientos sociales pueden incidir en lo que vendrá.

—Según la agenda oficial, fijada por Argentina, la cumbre del G 20 en Buenos Aires va a tratar los temas del futuro del trabajo, inversiones en infraestructura para el desarrollo, y la agricultura sostenible ¿Pero qué temas dominarán las discusiones?


—Si nos guiamos por lo que hemos visto en recientes cumbres, podemos prever que el encuentro en Buenos Aires será dominado por la relación entre Estados Unidos y China. Ambos países se encontrarán bajo un mismo techo y Trump no querrá perder esa ocasión de pavonearse, y China sentirá que tiene que responder. Eso determinará la agenda para el resto, al igual que ocurrió recientemente en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec), en Papúa Nueva Guinea.


No estamos en una situación de “business as usual”. Trump ha dinamitado la ortodoxia neoliberal de los últimos 30 o 40 años; la política exterior y las relaciones estratégicas que la acompañaban, y el marco de la institucionalidad global. Entonces, sin duda, independientemente de lo que Argentina haya fijado en la agenda formal, esto dominará el encuentro.


Desde un punto de vista progresista, esto es algo bueno y malo. Es positivo en el sentido de que las disrupciones que hemos presenciado durante al menos una década, y durante más tiempo aun en términos sociales, han alcanzado un punto de no retorno. Las disrupciones ya son tan importantes que será difícil recomponer el viejo modelo. No se trata simplemente de las disrupciones de Estados Unidos, sino de los cambios que hemos visto de parte de China; su construcción de relaciones con otros países y su financiación de infraestructura como parte de su Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda.


Es algo negativo porque, en lo que suelo llamar el interregno –donde lo viejo muere y lo nuevo todavía está por nacer–, el vacío está siendo llenado, en el caso de Trump, por un autoritarismo popular que finge beneficiar al pueblo, mientras refuerza el poder de las elites y elimina la participación democrática. En otros lugares ese espacio ha sido ocupado por un autoritarismo puro y duro, como en algunas partes de América Latina o en Filipinas, en Asia.


El desafío para los movimientos progresistas o de izquierda en relación con el G 20 es saber aprovechar las transformaciones en este ámbito e influenciarlas.


—¿Cree que también se discutirá en Buenos Aires cómo reformar la Organización Mundial del Comercio (Omc), para restablecerla como el principal foro para negociar acuerdos comerciales internacionales?


—Absolutamente. Este es un claro ejemplo de la turbulencia internacional a la que me refería.


Una de las dinámicas interesantes de Trump es que –tanto con el Tpp (N de E: el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, del que se retiró Estados Unidos en 2017) y la nueva versión del Nafta, como con su enfoque de la Omc– ha dicho que el modelo que dominó durante los últimos 30 años no va a funcionar. Lo irónico del asunto es que sostiene que estas agendas –que fueron establecidas por Estados Unidos para favorecer a los intereses del capital estadounidense– no están generando suficientes beneficios para Estados Unidos, y que deberían generar más. La consecuencia ha sido que países como Argentina, y mi propio gobierno en Nueva Zelanda, están haciendo todo lo posible para volver a estabilizar ese viejo modelo, ya sea a través del Tpp-11 (N de E: así pasó a llamarse, por los 11 países que lo integran, el acuerdo transpacífico, luego de que Estados Unidos renunciara a él) o mediante la Omc.


Esto hace que se esté achicando el espacio para poder llevar adelante una discusión progresista sobre alternativas a la Omc y al viejo modelo de negociaciones multilaterales en materia económica.
En la cumbre del G 20 intentarán alcanzar compromisos para que Estados Unidos vuelva a negociar dentro de la Omc, y hacerla aun más beneficiosa para Estados Unidos. No cabe ninguna duda de que el rescate de la Omc será priorizado en Buenos Aires. Pero de ningún modo será una discusión progresista.


—¿Existe la posibilidad de que la tensión entre China y Estados Unidos, con su guerra de aranceles, se calme en Buenos Aires?


—No. Hay demasiado en juego en este momento. Y las dinámicas que impulsan a cada bando son muy diferentes.


Trump ha dejado claro que su único interés es doméstico, es decir interno. Sus posicionamientos están motivados por sus intereses políticos, alineados con los lobbies empresariales que influyen en su gobierno.
China desearía bajar los decibeles de la enardecida relación actual con Estados Unidos, pero el enfoque de China es externo. El país tiene sus propios objetivos estratégicos que son fundamentales para estabilizarlo internamente. Busca hacerlo a través de la creación de una clase media próspera y de su Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, que no se basa en relaciones agresivas, sino en lo que China considera relaciones entre socios, aunque muy asimétricas y en las que China es la parte dominante.


En suma, se trata de dos enfoques muy diferentes. El choque entre Estados Unidos y China no es simplemente un choque de personalidades, ni impacta únicamente en aspectos limitados de la economía –como en el balance comercial–, sino que es un choque entre paradigmas.


Por eso no habrá ningún tipo de reconciliación en el G 20. Es posible que la retórica diluya un poco la ríspida relación, pero también es posible que continúe la guerra verbal que estalló en la cumbre de la Apec (N de E: el 17 y 18 de noviembre pasado) cuando el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, hizo unas declaraciones verdaderamente asombrosas, afirmando que Estados Unidos, a diferencia de China, no acosa a países y no usa el endeudamiento para atraparlos.


—El G 20 pronto cumplirá 20 años y hoy parece muy difícil llegar a algún tipo de consenso dentro de este marco. ¿Se han vuelto obsoletos estos foros internacionales, incluso para alcanzar las metas que se proponían inicialmente?


—Trump ha dejado claro que no le gustan este tipo de encuentros. Todavía es difícil predecir qué ocurrirá una vez que deje la presidencia. Pero no convocar a cumbres como estas, abandonarlas, creo que sería un mensaje que generaría una verdadera desesperación en prácticamente todos los países, por mantener estos “circos”. Sobre todo porque son lugares en donde pueden desarrollarse discusiones, y no necesariamente aquellas que luego se ven reflejadas en los comunicados conjuntos con que concluyen estas cumbres.


El G 20 también es bastante importante desde un punto de vista simbólico, porque remplazó al G 7 y al G 8, y reconoció el papel de los Brics. Ahora resta ver cómo los Brics manejarán esta cumbre en Argentina, sobre todo cuando China, Rusia, India, Sudáfrica y Brasil tienen tan poco en común.


Es posible que el eventual documento final consensuado en Buenos Aires sea muy insulso. O puede suceder lo mismo que en la última cumbre de la Apec, donde Estados Unidos se negó a aceptar el documento final, y no lo hubo. También es posible que en el futuro las cumbres culminen con un comunicado final de sólo dos párrafos. En Buenos Aires va a ser difícil lograr un acuerdo sobre algo sustancial. Tal vez se pueda llegar a algún consenso sobre conectividad digital, algo que Argentina puso en la agenda. Pero incluso en este tema será difícil: Estados Unidos ha criticado duramente la estrategia digital de China.
Entonces creo que se seguirán organizando estas reuniones, aunque muchos seguirán cuestionando su utilidad, e incluso que sean funcionales a los intereses de los propios países poderosos.


La cumbre, en sí misma, es el mensaje.


—¿Qué pueden hacer los movimientos sociales críticos de estas instancias para influir en el nuevo rumbo que tomará la agenda de negociaciones internacionales a este nivel?


—Quisiera volver a mi noción de interregno; no cabe duda de que está habiendo un gran cambio. Un cambio impulsado por la turbulencia social y económica, con realineamientos geopolíticos y el auge del autoritarismo. En este interregno, los movimientos progresistas tienen que presentar alternativas capaces de sumar un verdadero apoyo popular. Esto requiere el tipo de compromisos y disrupciones a niveles múltiples, y que han generado cambios en el pasado.


Obviamente, en América Latina hay actualmente enormes procesos que dominarán las discusiones dentro de la izquierda y las respuestas progresistas que se den en Argentina. Pero creo que también es necesario pensar más allá de lo local para determinar qué tipo de programas alternativos queremos imponer en la agenda de los grandes poderes. Y tenemos que recordar que eso lo hemos hecho y logrado en el pasado, las disrupciones que hemos visto, por ejemplo, en el campo del comercio internacional han sido producto del trabajo que hemos llevado a cabo para deslegitimar los grandes tratados. Es preciso que llenemos ese espacio y no dejar que lo hagan los actores de siempre.


—¿Cree que el movimiento internacional antiglobalización tiene una clara estrategia para hacerlo?


—No creo que haya todavía una estrategia clara. De cierto modo, había mucha más unidad cuando luchábamos contra algunos de los grandes acuerdos comerciales, como el Tpp, o incluso anteriormente, por ejemplo con el Alca (N de E: Área de Libre Comercio de las Américas, cuyas negociaciones fracasaron en la cumbre de Mar del Plata, en 2005). Pero esas luchas eran opositoras. Es mucho más difícil plantear alternativas, y estamos muy lejos de formular ideas sustanciales sobre cuáles serían. Incluso en los temas en los que hay consenso, como la oposición a los grandes acuerdos comerciales o al arbitraje internacional de las diferencias entre los estados y los inversores, se están desarrollando muchas alternativas diferentes. Diferentes instituciones y países están haciendo cosas distintas. En los movimientos sociales tampoco hay una línea conjunta.


Las propuestas sobre cómo debería estar organizado el mundo tendrán influencias locales y regionales. Creo, incluso, que es necesario que así sea. Por ejemplo, aquí en Nueva Zelanda el gobierno está hablando de desarrollar una estrategia comercial progresista, pero es la misma de siempre. Entonces organizamos un encuentro con paneles que discutieron los diferentes aspectos que un acuerdo progresista debería tener para este país. Y el resultado fueron propuestas, por ejemplo, con una perspectiva indígena y maorí muy fuerte. Pero necesariamente son diferentes a las que propondría la gente en Vietnam, por ejemplo.
Es necesario que haya discusiones a diferentes niveles para presionar a los gobiernos, para que no se conformen con relegitimar los modelos viejos que han fallado. Estoy segura de que se podría llegar a un acuerdo sobre principios, aunque crear un consenso sobre un programa concreto será difícil.

 

Por Florencia Rovira
30 noviembre, 2018

 

Información adicional

  • Antetítulo:Con Jane Kelsey, experta en derecho comercial internacional
  • Autor:Florencia Rovira
Visto 70 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.