Miércoles, 02 Enero 2019 08:06

Entrevista al investigador Luiz Claudio Cunha, experto en el Plan Cóndor: “Este gobierno les da poder a nueve generales”

Escrito por Dario Pignotti
Valora este artículo
(0 votos)
Seguidores de Bolsonaro imitan el gesto de “disparar” tan característico del nuevo presidente.  Imagen: EFESeguidores de Bolsonaro imitan el gesto de “disparar” tan característico del nuevo presidente. Imagen: EFE

Desde Brasilia

 

Luiz Claudio Cunha es autor del libro mejor documentado y más exhaustivo sobre las relaciones entre la dictadura brasileña y sus socias sudamericanas durante los años del Plan Cóndor. Como investigador desmontó los mecanismos creados por los militares para controlar los aparatos de ideológicos fabricando consensos artificiales y la utilización de la fuerza contra los bolsones de resistencia. Uno de los blancos más atacados fueron las universidades, contra las que ahora parece ensañarse Bolsonaro.

En su discurso de toma de posesión el nuevo mandatario habló del sistema educativo del cual criticó su tendencia a formar “militantes” y pocos días antes había prometido extirpar la “basura marxista” de las escuelas y centros académicos.

Poco después de asumir como ministro de Educación, el profesor y teólogo colombiano Ricardo Vélez Rodriguez anunció ayer que, junto al programa Escuela sin Partido, va a crear una subsecretaría para impulsar la creación de escuelas bajo la dirección de policías o militares las cuales “benefician la disciplina de los niños”.

El investigador Cunha sostiene que los anuncios del gobierno entrante están cargados de una “sobredosis de un militarismo que nos recuerda a la paranoia anticomunista de la Guerra Fría. Es una lástima que en su primer discurso como jefe de Estado no se haya podido librar de su obsesión contra el marxismo, que también alcanza a su ministro de Educación, Vélez Rodriguez, que fue profesor de la Escuela del Estado Mayor del Ejército; está más acostumbrado a enseñar a generales que a niños”.

 

–El presidente suele remitir al gobierno militar como una utopía que debe ser recuperada.

–Es cierto, y esta reivindicación se apoya en falsedades, en imprecisiones. Bolsonaro reivindica la dictadura de la que esconde algunos números indispensables para que se la conozca. En ese período que él elogia hubo 200 mil detenidos bajo sospecha de subversión, de los cuales 50 mil fueron arrestados entre abril y agosto de 1964, es decir en los primeros meses del régimen. Quinientas mil personas fueron objeto de investigaciones por los organismos de inteligencia, diez mil fueron torturadas y otras diez mil se exiliaron. Este gobierno recién iniciado tiene 9 generales en su primera línea de la gestión, ninguna gran democracia del mundo les da tanto poder a tantos generales como el gobierno del capitán Bolsonaro. Son nueve militares en puestos llave, mientras la primera dictadura de 1964, de Humberto Castello Branco, tenía cinco y la última, de Joao Baptista Figueireido, designó a seis en su gabinete.

 

–Un tema recurrente en Bolsonaro es dar la “batalla” ideológica en las universidades.

–Lo que más asusta a los tiranos es la universidad, el santuario del conocimiento, del libre pensamiento y reducto de la conciencia crítica. Como Bolsonaro añora los años de la dictadura no está de más recordar que ocurrió con ellas durante ese período. Unos 300 profesores fueron castigados o separados de sus cargos entre 1964 y 1971. Las purgas también alcanzaron a rectores universitarios. Más de mil estudiantes fueron expulsados de sus facultades e impedidos de matricularse en otra casa de estudios durante tres años.

 

En 1964 el rector de la Universidad Federal de Río de Janeiro dijo al cónsul de Estados Unidos que no tenía nada que objetar a los organismos de inteligencia que detenía a estudiantes fuera de esa casa de estudios.

Aquí en Brasilia, la universidad creada por Darcy Ribeiro fue intervenida por los militares, que la dejaron a cargo del capitán de Marina José Carlos Azevedo, quien asumió en 1976 aplicando sanciones colectivas a los estudiantes que entraron en huelga. Más de mil jóvenes fueron expulsados y con ellos varios profesores de izquierda.

Azevedo estaba ligado a los servicios de inteligencia de la Marina que fueron los que secuestraron al presidente de la Unión Nacional de Estudiantes Honestino Guimaraes, de 18 años. Honestino fue ejecutado en la selva de Araguaia en la región amazónica y desde entonces continúa desaparecido.

Información adicional

  • Antetítulo:El investigador brasileño señala que los anuncios de Bolsonaro están cargados de una sobredosis de militarismo y anticomunismo.
  • Autor:Dario Pignotti
  • País:Brasil
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Página12
Visto 264 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.