Jueves, 24 Enero 2019 06:29

El shutdown ya se siente

Escrito por Clark Mindock
Valora este artículo
(0 votos)
El shutdown ya se siente

Después de un mes del cierre del gobierno norteamericano, los impactos aumentaron. La basura en los parques nacionales se acumuló y varios servicios estatales se vieron amenazados.


Después de un mes, el cierre del gobierno de los Estados Unidos, shutdown en inglés, es por lejos el estancamiento de financiamiento más largo en la historia moderna de Estados Unidos y hay poca evidencia que sugiera que Donald Trump y los demócratas del Congreso se unirán para resolver la crisis en el corto plazo. En los últimos 31 días, los políticos de Washington se han peleado mientras los impactos del cierre han aumentado.

Al principio, se notó que la basura se estaba acumulando en los parques nacionales de Estados Unidos. Luego vinieron las amenazas a los servicios gubernamentales, tales como cupones de alimentos, subsidios de vivienda y otros. Ahora, cientos de miles de empleados federales luchan para llegar a fin de mes sin sus pagos regulares.

Hemos examinado el impacto del cierre por los números y cómo ha impactado a lo largo de Estados Unidos en general.

Alrededor de 800.000 empleados federales han sido suspendidos o se les ha dicho que trabajen a pesar de que no se les paga. Eso significa que cientos de miles de personas que viven mes a mes se han visto obligadas a encontrar formas de pagar sus hipotecas, poner alimentos en la mesa e incluso pagar por la gasolina para llegar con sus medios a los trabajos por los que no se les paga.

No se ha cerrado todo el gobierno de Estados Unidos, pero nueve departamentos y agencias federales están sintiendo la presión. Los que se han cerrado desde que se agotaron los fondos el 22 de diciembre incluyen la Administración Federal de Aviación, la Agencia de Protección Ambiental y la Comisión de Bolsa y Valores. En agencias y departamentos cerrados, solo a los empleados considerados esenciales se les ha dicho que vengan a trabajar sin paga hasta que finalice el cierre.

Los departamentos que no han sido afectados incluyen el Departamento de Defensa, que el Congreso y Trump ya habían financiado hasta el final del año fiscal 2019. Otras agencias, como la Reserva Federal de Estados Unidos Y el Servicio Postal de Estados Unidos, han podido administrarse porque dependen de fondos que vienen del Congreso por separado.
El presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Kevin Hassett, estimó que cada semana de cierre redujo la producción económica de los Estados Unidos en aproximadamente un 0,13 por ciento. Eso incluye la pérdida de trabajo de los contratistas del gobierno, así como la pérdida de gastos e inversiones de los empleados federales que no tienen dinero para gastar sin un pago por su salario

Otros han estimado un riesgo sustancial por el cierre, y el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, dijo que la economía de Estados Unidos podría ver un recorte en el crecimiento económico del 1 por ciento.

Las regulaciones, inspecciones y aprobaciones gubernamentales se están quedando atrás. Desde que el cierre entró en vigor en diciembre, se han recortado algunos servicios proporcionados por el gobierno. Eso incluye las inspecciones de alimentos en Estados Unidos, salvo en algunos casos en los que implicaba un alto riesgo, así como la aprobación del gobierno para cosas como la expansión de las flotas de las aerolíneas.

Además, algunos barcos de pesca en Alaska fueron atracados debido al cierre, la Comisión de Bolsa y Valores no puede aprobar las ofertas públicas iniciales para las compañías, y las inspecciones y revisiones de seguridad de nuevos medicamentos pueden quedarse sin fondos.

Estados Unidos sufrió 13 cierres desde 1981, y muchos de ellos duraron poco tiempo. El poseedor del record anterior corrió 21 días desde diciembre de 1995 hasta enero de 1996. Estos cierres son relevantes aquí porque, antes de 1981, las agencias gubernamentales continuaban operando normalmente y los gastos se cubrian retroactivamente una vez que se reabría el gobierno.

Trump ha exigido 5700 millones de dólares para financiar el muro fronterizo del que hizo una promesa central de campaña en 2016, citando un sistema de inmigración de Estados Unidos que ha permitido que las drogas y los delincuentes ingresen fácilmente al país. Sin embargo, el cierre del gobierno está imponiendo una mayor carga en el sistema que antes, y un estimado de la Universidad de Syracuse indica que 42,000 audiencias judiciales de inmigración fueron rechazadas o canceladas.

El impacto del cierre se ha sentido mucho más allá de aquellos en la fuerza laboral federal. Desde que comenzó el cierre, las aerolíneas han informado de una merma en los clientes, mientras que las principales empresas también se han visto afectadas. Otras industrias, menos obvias, también se han visto afectadas: los cerveceros, por ejemplo, no han podido obtener la aprobación del gobierno para las etiquetas de sus productos nuevos o de temporada.

Y los consumidores comienzan a tomar nota, ya que el Índice de Sentimiento del Consumidor de la Universidad de Michigan cayó en enero a su nivel más bajo desde que Trump asumió la presidencia.

Después de varias reuniones entre Trump y líderes del Congreso, como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el presidente se ofreció el sábado para cerrar un acuerdo que incluiría los 5700 millones de dólares que pidió construir el muro, así como un alivio temporal para los llamados Soñadores a través de la política de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que Trump tomó medidas para abolirla después de convertirse en presidente. Pero los demócratas no parecen estar interesados en alcanzar ese tipo de acuerdo, y se han mantenido en gran medida unidos en su oposición a otorgar fondos al muro fronterizo del presidente.

En particular, algunos republicanos han comenzado a indicar que están menos interesados en el muro del presidente que en poner en marcha al gobierno, y al menos tres en el Senado dicen que quieren votar sobre la financiación con o sin disposiciones del muro. Ese grupo ha incluido al senador por Colorado Cory Gardner, a la senadora por Maine Susan Collins, ya la senadora por Alaska Lisa Murkowski.

Pero Trump dijo que está dispuesto a mantener el cierre durante meses o incluso años. Veremos qué tan serio es él sobre eso.
* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.

Traducción: Celita Doyhambehere.

 

Información adicional

  • Antetítulo:Cerca de 800.000 empleados federales suspendidos en EU
  • Autor:Clark Mindock
  • País:Estados Unidos
  • Región:Norteamérica
  • Fuente:Página12
Visto 648 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.