Lunes, 18 Febrero 2019 05:47

Libia desmembrada, ocho años después

Escrito por Kim Sengupta
Valora este artículo
(1 Voto)
Libia desmembrada, ocho años después

El gobierno respaldado por la ONU tiene poco alcance fuera de la capital, Trípoli, mientras que bloques rivales compiten por el poder. Uno de los hijos de Khadafi quiere ser candidato y otro está preso en el Líbano.

A ocho años del comienzo de la revuelta que derrocó a Muammar Khadafi, Libia sigue en un estado de agitación. Choques sangrientos tuvieron lugar días atrás en los suburbios de Trípoli entre milicias rivales, mientras que el general Khalifa Haftar, el hombre fuerte que salvó a sus partidarios, lanzó una nueva ofensiva en el suroeste. El mayor campo petrolífero de la tierra rica en petróleo permanece cerrado, después de que un grupo armado se hizo cargo.


Francia y el Reino Unido instigaron la campaña de bombardeos de la OTAN que condujo a la caída del régimen de Khadafi durante el levantamiento. Las potencias extranjeras están de vuelta en lo que ahora es un estado desmembrado. Los italianos, los franceses, los estadounidenses, los rusos, los egipcios y los emiratos están actualmente apoyando a los bloques rivales que compiten por el poder. El gobierno interino respaldado por la ONU tiene poco alcance fuera de la capital.


Lentamente emerge en este medio cambiante, aunque todavía en el fondo, están los Khadafis. Hace siete años y 10 meses vi los cadáveres de Muammar Khadafi y su hijo Mutassim tendidos en el suelo de un almacén en la ciudad de Misrata para que el público que había esperado durante horas pudiera verlos. Cola de personas, algunas familias con niños. Los rebeldes y sus patrocinadores internacionales declararon que la dinastía que había gobernado el país durante más de cuatro décadas se había ido para siempre.


El coronel Khadafi había sido linchado después de ser capturado y torturado cuando intentaba escapar de su ciudad natal de Sirte, su último escondite, cuando la marea de la guerra civil se volvió contra él. Mutassim fue asesinado a tiros después de ser atrapado con su padre. Otro hijo, Khamis, que lideraba una brigada que lleva su nombre en el conflicto, fue asesinado por un ataque aéreo de la OTAN a fines de agosto de 2011, mientras que otro, Saif al-Arab, fue asesinado luego de regresar a Libia desde Alemania en abril de 2011.


Saif al-Islam Khadafi, el aparente heredero del líder, también fue capturado cuando intentaba huir de Libia. Fue condenado a muerte por un tribunal de Trípoli y la Corte Penal Internacional anunció que lo juzgaría en La Haya. Pero la milicia en la ciudad de Zintan, que lo había mantenido bajo custodia, después de cortarle los dos dedos con los que solía señalar la victoria en la televisión, se negó a entregarlo.


Cuando Libia, después de la revuelta, se deshizo por las luchas por los feudos, en sucesivas visitas descubrí que muchos comparaban el estado de inseguridad con los años de Khadafi, preguntándose si el gobierno autoritario era un precio que valiera la pena pagar por la estabilidad. Esto pudo haber sido una nostalgia teñida de rosa: muchas de las mismas personas habían celebrado la caída del hombre al que llamaban un cruel déspota. Pero puede llegar el momento en un futuro no muy lejano en el que los libios puedan mostrar si realmente quieren un futuro vinculado al pasado.


Saif al-Islam fue liberado silenciosamente hace 18 meses y sus partidarios anunciaron que tenía la intención de postularse en las elecciones presidenciales del año pasado. Se aplazaron, pero se espera que se lleven a cabo, supuestamente, en los próximos meses, aunque aún no se ha fijado una fecha. No hay nada constitucional para impedir que a Saif al-Islam, se postule. Una ley aprobada en 2013 que prohibió que los funcionarios de la administración del coronel Khadafi se presenten para cargos públicos fue revocada dos años después.


Sin embargo, es otro de los hijos del difunto líder libio, cuyo destino está en las noticias. Hannibal khadafi ha estado recluido en una prisión libanesa durante cuatro años después de haber sido secuestrado en Siria, donde había llegado desde Libia. Tiene mala salud, dicen sus amigos, y no hay atención médica adecuada para su condición de deterioro.


Hannibal fue secuestrado por una milicia chiíta-libanesa que lo liberó después de un día. Luego fue arrestado de inmediato por las fuerzas de seguridad libanesas en relación con la desaparición del chiíta Imán Musa al-Sadr y dos de sus compañeros, el jeque Muhammad Yaacoub y Abbas Badreddine, en Libia en 1978.


La familia del imán se opone a la liberación de Hannibal. Dijeron en una declaración reciente: “Decir que Hannibal Khadafi era solo un niño en 1978 es solo una cortina de humo: nadie lo está acusando de un papel en el secuestro en ese momento, pero el crimen continuó y Hannibal Khadafi se convirtió en un oficial de seguridad en el régimen de su padre”.


Los abogados de Hannibal quieren subrayar que el gobierno libanés no ha ofrecido ninguna evidencia que demuestre su culpabilidad en el caso Musa al-Sadr.


La familia y los amigos del prisionero dicen que están profundamente preocupados por él. Reem El Debri, quien conoce a Hannibal desde la infancia y lo visitó recientemente en prisión, dijo: “Sufre problemas de espalda y rodillas y no puede caminar bien”. También están los efectos secundarios de la fractura de la nariz y las lesiones en la cabeza cuando fue golpeado después de su secuestro.


* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

 

Información adicional

  • Antetítulo:En febrero de 2011, comenzaron las revueltas contra Khadafi
  • Autor:Kim Sengupta
  • País:Libia
  • Región:África
  • Fuente:Página12
Visto 186 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.