Martes, 29 Octubre 2019 06:18

Independencia de Cataluña. No hay solución

Escrito por Hibai Arbide Aza
Valora este artículo
(0 votos)
Independencia de Cataluña. No hay solución

Vamos hacia una nueva fase del conflicto; será mucho más dolorosa. Decenas de presos políticos, recorte de libertades en toda España, frustración y miedo serán la tónica cotidiana, con momentos puntuales de seminsurrección.

Seis de diciembre de 2018. Décimo aniversario del asesinato de Alexis Grigoropoulos a manos de un policía. Como cada año, miles de jóvenes se manifiestan y protagonizan durísimos disturbios contra la policía en Exarjia, el barrio ateniense donde mataron a Alexis. Cuando la marcha entra en el barrio prenden las barricadas. Las han erigido varias horas antes de que empiece la manifestación. Todos los accesos a Exarjia están bloqueados menos uno, para que la manifestación pueda entrar. Se bloquea después. En la calle Andrea Metaxa hay un coche volcado ardiendo; estaba abandonado y lo habían aparcado allí días antes. En Trikoupi han montado un andamio de dos pisos que tiene sacos de cemento en la base. En Ikonomou hay decenas de neumáticos atravesados por dos cables de acero fijados a los edificios. Parece que cada calle compite por la mejor decoración, como en Fiesta Mayor. No son barricadas hechas con lo primero que encuentran a mano.

Aunque desde fuera los encapuchados parecen una masa, la multitud está formada por grupos de diez o quince personas. Cada grupo tiene un nombre en clave, lo gritan continuamente cada vez que se mueven para no perderse. Aunque la mayoría van de negro de los pies a la cabeza, muchos grupos llevan distintivos en el brazo para identificarse entre sí. Pasamontañas, cascos y máscaras antigás. Cada grupo tiene varias cajas con decenas de molotovs cerca de su barricada. Dos chavales con barras de acero custodian cada punto de abastecimiento. Los encapuchados cogen un molotov en cada mano, se acercan a la barricada, los lanzan por turnos y el grupo entero retrocede unos metros. Siempre hay dos o tres vigilando los laterales. Tiran piedras o botellas de plástico rellenas de gasolina y pequeños Campingaz a los que han fijado petardos con cinta americana.

El follón dura horas, pero todo el mundo sabe que, tarde o temprano, la policía logrará entrar al barrio. Lo hace a base de lacrimógenos, granadas flash, cañones de agua. Cuando consiguen romper las barricadas, entran en tromba por todas las calles a la vez. Da miedo. Aunque parezca increíble, cuando la policía accede al centro del barrio, miles de encapuchados se han esfumado. Los policías miran con desconfianza hacia los portales. Saben que están allí, pero ¿dónde? Desde algunas azoteas caen los últimos molotov, la policía realiza un par de detenciones a chavales despistados que no han sabido dónde meterse.

Lo que acabo de describir es un disturbio organizado. Lo de Catalunya estos días es un estallido de rabia. Muy duro, como se vio en Urquinaona el viernes 18 de octubre, pero completamente diferente a una estrategia decidida y planificada por colectivos bien organizados. Llevo una semana preguntándome si los periodistas y los policías que aseguran circunspectos que en Catalunya nos hallamos ante “el estallido de violencia más grave protagonizado por profesionales de la violencia” se lo creen. Me pregunto si lo dicen porque nunca han visto ni han investigado lo que pasa en otros lugares o si quieren engañar para justificar la brutalidad policial.

La diferencia entre lo que ves en la calle y lo que dicen por la tele es uno de los factores que ha azuzado el fuego esta semana. Miles de personas han grabado con el móvil lo que les pasaba a sus amigas; no tenían nada que ver con lo que luego les contaban los medios.

PARADOJAS IRRESOLUBLES

Esa distancia con el relato mediático ahonda la brecha. Una brecha que ya no se puede coser. Catalunya y España se han separado. Son países diferentes. Da igual si te sientes español, catalán, catalán y español o mediopensionista: las realidades políticas de ambos territorios son completamente diferentes y negarlo no sirve de nada. Yo no soy independentista, nunca lo he sido. Pero eso no me impide ver la realidad. España y Catalunya piensan diferente respecto a la autodeterminación, la sentencia del Procés, las medidas políticas necesarias, las soluciones posibles, la represión y la representación política. Son escenarios construidos por oposición que no dialogan entre sí porque son incompatibles. La mitad de Catalunya no es independentista, me dirán. Pero incluso esa mitad contempla como posibles propuestas que en España son marginales. Catalunya y España no se han separado porque en Catalunya todo el mundo sea ‘indepe’ y en España todos sean fachas, sino porque lo que en Catalunya podría ser un consenso de mínimos —referéndum de autodeterminación, proceso constituyente, federalismo— en España no es ni planteable.

Constatar esto no implica vislumbrar una solución. Es más, probablemente ha llegado el momento de reconocer que no hay solución. En Catalunya hay un amplio consenso a favor del derecho a decidir, pero eso da igual: el Estado no lo va a permitir. Punto. No es porque lo diga la ley, eso es completamente secundario. Es porque la correlación de fuerzas es claramente favorable al Estado, que puede permitirse manifestaciones gigantescas, huelgas generales, disturbios y tsunamis sin que ello suponga la quiebra del contrato social fuera de Catalunya. Es más, cuanto más dura sea la represión contra el independentismo, mayor cohesión política suscitará el gobierno de turno.

Aquí radica la paradoja irresoluble: la única forma de ejercer la autodeterminación sería cambiando España. Y esto nos plantea a su vez otras dos paradojas irresolubles. Una: si Podemos, IU y Más País ponen ahí el acento, si de verdad prometen lo que querrían prometer, nunca ganarán las elecciones. Sería un gesto inútil. Dos: pedir a los independentistas que se centren en cambiar España antes de cambiar Catalunya es pedirles que dejen de ser independentistas. No va a pasar.

Vamos hacia una nueva fase del conflicto; será mucho más dolorosa. Decenas de presos políticos, recorte de libertades en toda España, frustración y miedo serán la tónica cotidiana, con momentos puntuales de seminsurrección. Influjo, reflujo y pocos cambios reales. Me gustaría ser más optimista, pero el mundo es una mierda. España y Catalunya también.

Por Hibai Arbide Aza

2019-10-29 10:02

Información adicional

  • Autor:Hibai Arbide Aza
  • País:España
  • Región:Europa
  • Fuente:El Salto
Visto 228 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.