Miércoles, 05 Febrero 2020 06:32

Trump llega triunfante al Capitolio y afirma: EU está más fuerte que nunca

Escrito por David Brooks
Valora este artículo
(0 votos)
 El presidente Donald Trump llega para pronunciar su discurso sobre el estado de la Unión ante el Congreso, en Washington.Foto Ap El presidente Donald Trump llega para pronunciar su discurso sobre el estado de la Unión ante el Congreso, en Washington.Foto Ap

Más que informe, da inicio a su campaña

Resalta sus logros, como el T-MEC y el largo, alto y muy poderoso muro en la frontera sur // No menciona el impeachment

 Donald Trump entró triunfante al Capitolio, donde fue formalmente acusado de cargos que ameritan su destitución hace siete semanas, y donde aún está bajo juicio político que concluirá hoy con su exoneración, para ofrecer su tercer informe presidencial anual, conocido como "El estado de la Unión", pero que en los hechos fue un discurso para arrancar su campaña de relección (se escucharon consignas de "cuatro años más" de los legisladores republicanos).

Trump, quien no mencionó su impeachment –y rehusó dar la mano a Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, al llegar al podio–, ofreció un mensaje de optimismo cuyo tema fue “el gran retorno de America”.

Trump tenía razones para su optimismo: hoy será absuelto y goza de la tasa de aprobación más alta en su presidencia (en Gallup, 49 por ciento, niveles superiores a los de Barack Obama y de Bill Clinton en este periodo de su presidencia).

Declaró que sus logros económicos, cada uno "sin precedente" o "marcando récord", han beneficiado "como nunca" a todas las razas y clases, haciendo énfasis en el auge para los trabajadores.

Elogió sus logros recientes, incluida la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá y nuevos acuerdos con China, sus éxitos como guerrero, que incluyen el asesinato de un general iraní, y la reducción dramática del flujo migratorio.

En su discurso narcisista afirmó que "nuestro país es altamente respetado otra vez". Subrayó que "nuestra fronteras están seguras" y declaró que "el estado de nuestra Unión es más fuerte que nunca".

Trump afirmó que está "restaurando el liderazgo estadunidense en el mundo, y una vez más defendiendo la libertad en nuestro hemisferio", y agregó que se están apoyando "las esperanzas de cubanos, nicaragüenses y venezolanos". Estados Unidos, afirmó, está encabezando una coalición diplomática contra "el dictador socialista" Nicolás Maduro, y volteando hacia el palco de invitados especiales del presidente, declaró que estaba presente el "presidente legítimo" de Venezuela, Juan Guaidó, quien recibió una ovación bipartidista, incluida la de Pelosi. Advirtió: “El socialismo destruye naciones… la libertad unifica el alma”.

Hablando de eso, promovió iniciativas para debilitar escuelas públicas con becas para colegios privados, y prometió luchar contra iniciativas que buscan anular seguros privados para salud, ya que "nunca permitiremos que el socialismo destruya el sistema de salud estadunidense".

Sobre migración, resaltó la construcción de su "largo, alto y muy poderoso" muro en la frontera sureña, todo parte de "un esfuerzo sin precedente para asegurar a Estados Unidos", e informó que los cruces ilegales se han reducido 75 por ciento desde mayo, en parte resultado de "acuerdos de cooperación históricos" con México, Honduras, El Salvador y Guatemala.

Reiteró su ya añejo mensaje sobre los migrantes indocumentados que representan una amenaza contra la seguridad pública, narrando actos criminales brutales cometidos por ellos, y denunció que las políticas de las llamadas ciudades y estados santuarios los protegen.

Elogió sus políticas contra el aborto, otorgó la medalla civil más alta al conductor de radio ultraconservador Rush Limbaugh, resaltó su compromiso con defender la "libertad religiosa" y también el derecho a portar armas.

Resaltó la lucha contra el "terrorismo radical islámico", hablando de operaciones en las cuales Estados Unidos asesinó a líderes "terroristas", incluido el general iraní Qasem Soleimani, a quien acusó de matar o herir a miles de militares estadunidenses.

"Estados Unidos es tierra de héroes", concluyó, mencionando a varios nombres a lo largo de la historia, como Lincoln, Teddy Roosevelt, Frederick Douglass (quien hubiera odiado al presidente) el general Pershing (quien intervino en México), entre otros, recordando los primeros peregrinos anglos hasta los "patriotas texanos que libraron su última batalla en el Álamo".

Trump rindió su informe ante una sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, con la mayoría de ese público a favor de su impeachment y destitución. Por lo menos nueve legisladores decidieron boicotear la sesión en protesta, entre ellas la diputada Alexandra Ocasio-Cortez, quien señaló: "no usaré mi presencia en una ceremonia de Estado para normalizar la conducta ilegal y la subversión de la Constitución por Trump".

Al final, mientras Trump se retiraba, Pelosi, presidenta de la cámara baja, la demócrata más poderosa en el gobierno, despedazó su copia del discurso presidencial en el podio ante las cámaras de televisión. Cuando le preguntaron por qué poco después, respondió: "fue lo más cortés que pude hacer dada la alternativa".

Información adicional

  • Autor:David Brooks
  • País:Estados Unidos
  • Región:Norteamérica
  • Fuente:La Jornada
Visto 326 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.