Jueves, 29 Octubre 2020 05:47

Polonia protesta por la prohibición del aborto

Escrito por EWA MAJEWSKA
Valora este artículo
(0 votos)
Manifestación en el interior de la catedral de Poznan contra el fallo del Tribunal Constitucional polaco que impuso la prohibición casi total del aborto en el país, en Poznan, Polonia, el 25 de octubre de 2020. Piotr Skornicki/Agencja Gazeta vía REUTERSManifestación en el interior de la catedral de Poznan contra el fallo del Tribunal Constitucional polaco que impuso la prohibición casi total del aborto en el país, en Poznan, Polonia, el 25 de octubre de 2020. Piotr Skornicki/Agencja Gazeta vía REUTERS

 La prohibición del aborto, introducida en 1993 por el Parlamento polaco y fijada como ley por el Tribunal Constitucional en 1997, fue uno de los hitos de la transición de Polonia del comunismo de estado al capitalismo neoliberal.

La ley establecida en 1997 permitía el aborto en tres situaciones: cuando el embarazo era consecuencia de una violación, cuando la vida o la salud de la mujer corría grave peligro o cuando el feto tenía riesgo de enfermedad grave o muerte. El viernes pasado, una sentencia del Tribunal Constitucional ha declarado ilegal la interrupción del embarazo también en esta tercera situación.

Dado que la mayoría de los abortos legales realizados en Polonia se realizan por esta tercera razón, el fallo significa que casi no habrá abortos en Polonia, es decir, oficialmente. Extraoficialmente, según una de las principales organizaciones feministas del país, la Federación para la Mujer y la Planificación Familiar, en Polonia se realizan anualmente unos cien mil abortos.

Varias organizaciones en Polonia y en el extranjero ayudan a las mujeres polacas a obtener píldoras abortivas o interrumpir el embarazo. La ley actual no castiga a las mujeres por interrumpir el embarazo, pero, al imponer hasta tres años de prisión por ayudar a las mujeres a hacerlo, pone en peligro tanto al personal sanitario como a quienes prestan asistencia farmacológica.

La decisión del viernes pasado fue tomada bajo el gobierno conservador de Ley y Justicia (PiS) de Polonia. Pero todas las opciones políticas han traicionado de alguna manera a las mujeres. Los socialdemócratas, que en 2004 tenían la mayoría necesaria en el Parlamento para cambiar la drástica ley antiaborto, pero optaron por no hacerlo porque necesitaban el apoyo de la Iglesia para la adhesión de Polonia a la Unión Europea. O los liberales, que afirman que la ley establecida en 1997 fue un “compromiso”.

Después de haber mantenido a Polonia en un estado de ansiedad constante por el aborto desde al menos 2016, los conservadores ahora decidieron ir aún más allá, nuevamente utilizando el Tribunal Constitucional. Jarosław Kaczyński, el líder del gobernante PiS, dijo en 2016 que las mujeres deben llevar adelante sus embarazos de riesgo y dar a luz pase lo que pase, incluso si el feto muere.

Pagando el precio

Como ocurre con todas las cosas, el aborto también tiene su dimensión de clase, que básicamente divide a la sociedad polaca en quienes pueden pagarlo y quienes no. Obviamente, importa si se vive en un área metropolitana o en regiones donde todos los médicos se niegan a interrumpir embarazos debido a su conciencia. Uno de los lemas feministas más populares hoy en día dice: “¡Queremos médicos sin conciencia!”

En los últimos años, la narrativa liberal de elección ha sido reemplazada por la de necesidad. No para negar el derecho de las mujeres a elegir, sino para enfatizar que la mayoría de las mujeres no tienen otra opción cuando se trata del aborto.

Tanto si deciden abortar en Polonia o en el extranjero, cuesta entre el 50 y el 100 por ciento de un salario mensual, dependiendo de la ciudad, el tipo de aborto y su accesibilidad general. En la práctica, todos los periódicos de Polonia anuncian el aborto, aunque con el nombre de “inducir la menstruación” o “regular el ciclo menstrual”. Muchos médicos que se niegan a realizar abortos en hospitales públicos, aceptan realizarlos en clínicas privadas. Todo es una cuestión de dinero y de conexiones.

En las últimas décadas, el estado de excepción ha sido generalmente discutido como una forma de expresar la condición excepcional de los refugiados y migrantes indocumentados: el hecho de estar al margen de la ley. La necropolítica, término acuñado por Achille Mbembe, muestra cómo la biopolítica neoliberal y globalizada gobierna el mundo contemporáneo al permitir descuidadamente la exposición de grupos y poblaciones enteras a la muerte. Creo que hoy las mujeres en Polonia son un grupo así, expuestas al riesgo de morir por quienes afirman continuar la herencia cristiana en las instituciones estatales polacas y la Iglesia católica. La perpetuación del pacto neoliberal de valores conservadores y mercado liberal toma la forma de la opresión de las mujeres en nombre de los valores tradicionalistas.

Resistencia

Pero dondequiera que haya control, siempre habrá resistencia. Y las mujeres polacas disputaron, socavaron y lucharon contra la prohibición del aborto desde el primer día.

En 1997 se recogieron aproximadamente un millón de firmas para un referéndum sobre el aborto. En abril de 2016, ante los primeros esfuerzos por restringir aún más el acceso al aborto, 100.000 mujeres se unieron inmediatamente a grupos feministas en línea creados ad hoc. Unas 150.000 marcharon en diferentes ciudades y pueblos de Polonia en lo que pronto se conoció como las protestas negras, que llevaron a la huelga de mujeres y, finalmente, a la huelga internacional de mujeres.

Esta resistencia vuelve a ser evidente hoy. El lunes 26 de octubre, una treintena de ciudades y pueblos de Polonia fueron bloqueados por automóviles, bicicletas y personas a pie en protestas espontáneas en apoyo de los derechos de las mujeres. El día anterior, los agricultores utilizaron sus vehículos para bloquear calles en varios pueblos pequeños para protestar por la prohibición del aborto recientemente establecida.

Tras las primeras manifestaciones del viernes 23 de octubre, el día del fallo, las protestas se han extendido desde las grandes ciudades a todo el país. Un recuento aproximado sugiere que las protestas tuvieron lugar al menos en setenta lugares de Polonia, así como en una veintena de pueblos y ciudades en el extranjero. Se ha convocado una huelga general para el miércoles [28 de octubre] y muchos lugares de trabajo ya han comenzado a declarar su apoyo a la causa de las mujeres.

Un elemento nuevo y muy popular de la protesta es que las feministas visitan las iglesias para defender el derecho al aborto y los derechos de la mujer. Las activistas entran a las iglesias y sostienen pancartas y distribuyen folletos. Esto suele suceder de forma pacífica, sin enfrentamientos violentos.

Las protestas actuales parecen tener un ambiente ligeramente diferente a las celebradas anteriormente; ahora estamos rabiosas, no solo disgustadas, y el eslogan principal es una palabrota, ¡wypierdalać!, Que se puede traducir como: “lárgate de aquí!”

Si el espantoso Kaczyński y sus colegas conservadores se largaran podrían tener problemas para encontrar otro lugar adonde ir. Pero las feministas de Polonia tienen problemas más serios de los que ocuparse.

Por Ewa Majewska

28 OCTUBRE 2020 |

Información adicional

  • Autor:EWA MAJEWSKA
  • País:Polonia
  • Región:Europa
  • Fuente:Viento Sur
Visto 157 vecesModificado por última vez en Jueves, 29 Octubre 2020 05:52

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.