Sábado, 31 Octubre 2020 05:54

Guerra sin fin

Escrito por Juan Pablo Duch
Valora este artículo
(0 votos)
Guerra sin fin

Un mes después de haber comenzado y con tres intentos fallidos de establecer una tregua humanitaria –la cual pretende tan sólo permitir que la población civil abandone la línea del frente, intercambiar prisioneros y retirar los cadáveres–, la guerra en el Cáucaso del sur entre Armenia y Azerbaiyán continúa incluso con mayor intensidad.

Hasta ahora, en una conflagración en la que todavía no ha habido combates directos entre tropas, sino cotidianos golpes de artillería, así como bombardeos con misiles y drones, Azerbaiyán ha recuperado cinco de los siete distritos que Armenia ocupó en 1994 en los valles adyacentes al enclave de Nagorno-Karabaj, sin que pueda saberse la cifra exacta de muertos que Armenia manipula a la baja (reconoce sólo poco más de mil 166), y Azerbaiyán mantiene en secreto el número de pérdidas humanas que los expertos estiman en 5 mil personas cada uno, y al menos el triple de heridos.

La guerra no va a terminar con la inminente llegada del invierno. Para entonces, lo más probable es que el enfrentamiento se traslade a los bosques y montañas en el linde de Nagorno-Karabaj, donde de hecho comenzarán los combates entre tropas por cada metro de territorio.

Ninguno quiere ceder, pero ambos sufren el costo de la guerra en vidas, devastación de viviendas e infraestructura y derroche de dinero. Ambos también necesitan un alto al fuego y, al mismo tiempo, difieren en los términos del arreglo político: Armenia, que está perdiendo lo que denominó "zona de seguridad" en torno al enclave, aceptaría cualquier acuerdo sin entregar el disputado territorio, en tanto que Azerbaiyán parece que ya no se fija como meta recuperar los siete distritos y exige restablecer su soberanía sobre Nagorno-Karabaj.

Para negociar la capitulación de Armenia, Azerbaiyán promueve instalar la fórmula 2+2 (Armenia y Rusia, de un lado de la mesa, y Azerbaiyán y Turquía, del otro), que desde su óptica es el único formato que haría posible alcanzar entendimientos, que serían ratificados en el Grupo de Minsk de la OCDE al tener el mandato para pactar un alto al fuego definitivo.

Es impensable que Azerbaiyán consiga expulsar a los armenios de Nagorno-Karabaj, y falta por ver si Armenia acepta que Rusia y Turquía sean garantes de "zonas de desescalada" en el enclave, como ya hicieron en Siria.

Información adicional

  • Antetítulo:Apuntes postsoviéticos
  • Autor:Juan Pablo Duch
  • Región:Asia
  • Fuente:La Jornada
Visto 393 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.