COLOMBIAMASACRE

Martes, 20 Abril 2021 06:36

Las multinacionales occidentales perdieron su guerra de las vacunas

Escrito por Raúl Zibechi
Valora este artículo
(1 Voto)
Las multinacionales occidentales perdieron su guerra de las vacunas

Así como a comienzos de febrero la revista científica británica The Lancet validó la vacuna rusa Sputnik V, destacando que tiene una eficacia de un 91,6%, ahora el Ministerio de Salud de Chile emitió un informe que destaca los elevados resultados de la china CoronaVac.

Este informe coincide con la visita a Sudamerica de Juan González, principal asesor del presidente Joe Biden para la región. En Argentina y Uruguay no perdió tiempo para criticar las elecciones de ambos países de las vacunas Sputnik V y CoronaVac.

"El mercantilismo de las vacunas de Rusia y China es para ellos una iniciativa para avanzar con su influencia. Pero es muy poco porque no están organizando una respuesta global en la lucha contra la pandemia", dijo González en rueda de prensa en Buenos Aires.

En efecto, los países del norte han optado primero por el silencio ante las vacunas que no proceden de las multinacionales ligadas a sus naciones; luego comenzaron a denostarlas por su supuesta baja eficiencia y ahora acusan a Rusia y a China de querer utilizarlas para su beneficio geopolítico.

El Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP), un think tank situado en Francia, sostiene en su último boletín que existe una "cortina de humo, creada por un sistema de información centrado en EEUU, que nos separa a los occidentales, no solo de China, sino del resto el mundo".

Este sistema informativo ha hecho "creer que el bando occidental ganará (…) la guerra comercial, ideológica, tecnológica o incluso militar que Estados Unidos plantea a China". Sin embargo estima que esa posibilidad es más que dudosa.

La situación planteada por las vacunas contra el COVID-19 forma parte de esa política de desinformación, que ha llevado a la Unión Europea a dudar de la adopción de Sputnik V y CoronaVac, pese a que algunos países ya la están utilizando. En ese sentido, la difusión por el Ministerio de Salud de China de un amplio estudio sobre los resultados de la vacuna china, echa por tierra la campaña estadounidense.

El 16 de abril, el Ministerio de Salud de Chile entregó los resultados del primer estudioEfectividad de la vacuna CoronaVac con virus inactivo contra SARS-CoV-2 en Chile. El análisis abarcó 10,5 millones de personas, de los cuales, cuatro millones fueron inoculados entre el 2 de febrero y el 1 de abril de 2021 con la vacuna del laboratorio Sinovac. Su importancia es que no se trata de análisis clínicos, sino de los efectos reales de la vacunación de más de la mitad de la población del país.

Las primeras dosis de vacunas de CoronaVac llegaron a Chile en diciembre de 2020, iniciando un proceso de inoculación masiva que ya lleva más de dos meses. "Todo esto nos permite entregar hoy los resultados de este inédito estudio", dijo el ministerio.

Las autoridades agregaron que el estudio se irá actualizando mensualmente, en un escenario que contempla ya más de 12 millones de dosis administradas, de las cuales siete millones corresponden a inoculados con una dosis y cinco millones con dos dosis, lo que representa el 33,7% de la población que se pretende vacunar estimada en 15 millones.

El 90,1% de la población ha sido inoculada con CoronaVac y el 9,9%, con Pfizer-BioNTech.

Los resultados son claros. CoronaVac tiene un 67% de efectividad para prevenir COVID-19 sintomático; 85% de efectividad para prevenir hospitalización; 89% de efectividad para prevenir ingreso a unidades de tratamiento intensivo y 80% de efectividad para prevenir muerte, concluye el estudio realizado entre febrero y abril de este año.

Las cifras no son muy distintas a las que había difundido días antes el Instituto Butantan de Brasil, que asegura que CoronaVac (fabricada en Brasil con licencia e insumos chinos) tiene una eficacia del 62% en general, del 83,7% en los casos moderados y para casos graves fue del 100%. Además asegura que también es efectiva en las variantes brasileñas P1 y P2, que se presume son más infecciosas.

Para el director del Observatorio de la Política China, Xulio Ríos, "China está proporcionando vacunas a 80 países y tres organizaciones internacionales", entre los que se incluyen 26 países asiáticos, 34 países africanos, cuatro de Europa, 10 de América y seis de Oceanía, "una lista que crece día a día".

Además, China está suministrando ayuda a la Unión Africana, la Liga Árabe y las fuerzas del mantenimiento de paz de la ONU. "Las vacunas de Sinovac y Sinopharm podrían incluirse en la lista de uso urgente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a fines de abril", estima Ríos.

Por otro lado, China viene cooperando con más de 10 naciones en su investigación, desarrollo y producción de vacunas. En opinión de Ríos, "que China esté en disposición de ejercer esta solidaridad, supone una novedad en la dinámica contemporánea de las relaciones internacionales. Lo normal sería alegrarse por ello. Y sin embargo, lo que abundan son los reproches".

La actitud de China, sigue Ríos, "fastidia por exhibir un nuevo estatus, equiparable o superior al de las grandes potencias mundiales. De la diplomacia de las mascarillas hemos pasado en un santiamén a la diplomacia de las vacunas. Y siempre en tono acusatorio. Tanto que ha derivado en una espiral incontrolada de incremento de las agresiones contra ciudadanos chinos en algunos países donde la obsesión por demonizar acabó destilando la xenofobia más repugnante".

Dos conclusiones se imponen. La primera es que EEUU está a la defensiva. En lugar de reconocer los desarrollos biológicos de potencias que considera enemigas, como Rusia y China, emprende campañas de difamación, lo que no hace más que revelar la precariedad de la situación de Washington que, poco a poco, van reconociendo todos los países del mundo. En América Latina, en concreto, sin las vacunas chinas y rusas no se podría estar avanzando hacia la inmunización de la población.

La segunda atañe a Europa. Como sentencia el LEAP, "la tutela estratégica estadounidense sobre Europa es el resultado de nuestros errores del siglo XX". Propone un camino diferente al alineamiento automático con EEUU, que podría ser la salvación europea.

"Europa se encuentra en una relativa posición de fuerza y en condiciones de negociar su autonomía estratégica jugando hábilmente con la dualidad del actual poder mundial". Sería penoso que, por el contrario, nos viéramos obligados a elegir un bando, lo que nos llevaría a nuevos errores y a terminar en una situación de debilidad estratégica, esta vez en beneficio de China".

Es evidente que las grandes multinacionales de un puñado de naciones ricas, que pretendían monopolizar la inmunización durante la pandemia, han perdido la posibilidad de dictar el comportamiento de la mayoría de los países del mundo.

Información adicional

  • Autor:Raúl Zibechi
  • Fuente:Sputnik
Visto 129 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.