Domingo, 03 Noviembre 2019 05:37

Pacto por la Casa Común

Pacto por la Casa Común

Evocando el llamado "Pacto de las Catacumbas", por el que un conjunto de obispos católicos latinoamericanos se comprometieron a partir de 1965 a vivir una vida sencilla, cercana a los pobres y alejada de riquezas, propiedades y privilegios, los participantes en el Sínodo Pan-Amazónico, que concluyó el 20 de octubre, decidieron acordar –también ese día– ante las iglesias que conforman los nueve países de la región, las de América Latina y El Caribe, y las solidarias de África, Asia, Oceanía, Europa y el norte de América, un pacto por una Iglesia con rostro amazónico, pobre y servidora, profética y samaritana, que denominaron Pacto de las Catacumbas por la Casa Común.

Dada la trascendencia social amplia que puede traer consigo su puesta en práctica, me parece oportuno traer a colación los 15 compromisos eclesiales que decidieron asumir:

  1. Ante la amenaza del calentamiento global y el agotamiento de los recursos naturales, el compromiso de defender sus territorios y la selva amazónica en pie.
  1. Reconocer que no somos los dueños de la madre Tierra, sino sus hijos e hijas, f ormados del polvo de la Tierra (Génesis 2:7-8), huéspedes y peregrinos (1 de Pedro 1:17b y 1 de Pedro 2:11), llamados a ser sus celosos cuidadores y cuidadoras (Génesis 1:26). Para ello se comprometen con una ecología integral en la que todo está interconectado, el género humano y toda la creación, porque todos los seres son hijas e hijos de la Tierra y sobre ellos aletea el Espíritu de Dios (Génesis 1:2).
  1. Acoger y renovar cada día la alianza de Dios con todo lo creado.
  1. Renovar en las iglesias la opción preferencial por los pobres, especialmente por los pueblos originarios, y junto con ellos garantizar su derecho a ser protagonistas en la sociedad y en la Iglesia. Ayudarlos a preservar sus tierras, culturas, lenguas, historias, identidades y espiritualidades. Crecer en la conciencia de que éstos deben ser respetados local y globalmente y, en consecuencia, fomentar por todos los medios que sean acogidos en pie de igualdad en el concierto de los demás pueblos y culturas. 5. Abandonar, en consecuencia, todo tipo de mentalidad y postura colonialista, acogiendo y valorando, en un diálogo respetuoso con todas las tradiciones espirituales, la diversidad cultural, étnica y lingüística.
  1. Denunciar todas las formas de violencia y agresión a la autonomía y a los derechos de los pueblos originarios, a su identidad, a sus territorios y a sus formas de vida.
  1. Anunciar la novedad liberadora del Evangelio en la acogida al otro y a lo diferente.
  1. Caminar ecuménicamente con otras comunidades cristianas en el anuncio inculturado y liberador del Evangelio. Y en solidaridad con los pueblos originarios, con los pobres y los pequeños, caminar con otras religiones y personas de buena voluntad en la defensa de sus derechos y en la preservación de la Casa Común.
  1. Instaurar un estilo de vida sinodal, donde representantes de los pueblos originarios, misioneros y misioneras, laicos y laicas, en razón de su bautismo y en comunión con sus pastores, tengan voz y voto en las asambleas, en los consejos, y en todo lo que concierne al gobierno de las comunidades.
  1. Empeñarse en el urgente reconocimiento de los ministerios eclesiales ejercidos por agentes pastorales, catequistas indígenas, ministras y ministros de la Palabra, ya existentes en las comunidades, valorando en particular su cuidado frente a los más vulnerables y excluidos.

11 . Hacer efectivo en las comunidades el paso de una pastoral de visita a una pastoral de presencia, asegurando que el derecho a la Mesa de la Palabra y a la Mesa de la Eucaristía sea real.

  1. Reconocer los servicios y la auténtica diaconía de gran cantidad de mujeres que hoy dirigen comunidades en la Amazonía, y buscar consolidarlas con un ministerio adecuado de animadoras de comunidad.
  1. Buscar nuevos caminos de acción pastoral en las ciudades, con el protagonismo de los laicos y los jóvenes, con atención a sus periferias y a los migrantes, los trabajadores y los desempleados; con atención a los estudiantes, educadores, investigadores, y al mundo de la cultura y de la comunicación.
  1. Asumir ante la avalancha del consumismo un estilo de vida sobrio, sencillo y solidario con los que poco o nada tienen; reducir la producción de basura y el uso de plásticos; favorecer la producción y comercialización de productos agroecológicos, y utilizar más el transporte público.
  1. Ponerse al lado de los que son perseguidos por su servicio profético de denuncia y reparación de injusticias, de defensa de la tierra y de los derechos de los pequeños, de acogida y apoyo a los migrantes y refugiados. Cultivar verdaderas amistades con los pobres. Visitar a las personas más sencillas y a los enfermos, ejerciendo el ministerio de la escucha, del consuelo y del apoyo, que traen aliento y renuevan la esperanza.
Publicado enSociedad
"Decepción y desaliento" en las FFAA brasileñas

Justo cuando los militares conquistaron el mayor espacio político en un gobierno en democracia, los presupuestos de Defensa se derrumbaron, haciendo que las dos prioridades estratégicas, defensa de la Amazonia y el desarrollo de los yacimientos off-shore (pre-sal), resulten desatendidos por largo tiempo.

"La defensa de Brasil está abandonada", escribe Roberto Mangabeira Unger, en un artículo que lleva ese título, publicado en Folha de Sao Paulo a mediados de setiembre.

Con datos elocuentes, asegura que el presupuesto de Defensa como participación del PIB está cayendo en el último cuarto de siglo, siendo similar al de Argentina (1,3%) y mucho más bajo que el de países de los BRICS como India, que alcanza el 2,4%.

Mangabeira es uno de los intelectuales más destacados de Brasil, profesor en Harvard y quien formuló la Estrategia Nacional de Defensa (END) en 2008, siendo ministro de Asuntos Estratégicos de 2007 a 2009 y en 2015, bajo los gobiernos de Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. De modo que sus opiniones tienen un peso considerable.

En el mencionado artículo, sostiene que en el Gobierno actual la presencia de militares es aún mayor que bajo la dictadura militar (1964-1985). Mangabeira sostiene que "no hay desarrollo sin afirmación rebelde del camino nacional", y agrega que la END defiende la creación de un complejo industrial de defensa capaz de impulsar la economía por su "vanguardismo tecnológico".

Finaliza su artículo acusando al presidente Jair Bolsonaro de "dejar al Brasil indefenso, mientras alardea de sumisión a EEUU y renuncia a cualquier estrategia nacional de desarrollo que no se resuma en agradar a los mercados financieros". "Brasil se hunde en el estancamiento y la mediocridad", concluye.

La reaparición de Mangabeira se produce en un momento en el cual los cuarteles manifiestan "decepción y desaliento", según un artículo publicado el mismo día por O Globo. Para 2020 el presupuesto de Defensa registra una caída del 35% respecto a 2019, que ya era bajo, lo que supone cortes en los proyectos estratégicos de más del 30%.

Los proyectos más afectados incluyen las tres armas.

El Ejército encargó 1.580 unidades del blindado Guaraní, del cual ya fueron entregadas 300 unidades por la empresa Iveco. Se estimaba que el proyecto iniciado en 2012 finalizaría en 2031, pero ahora se adelanta que el último blindado será entregado en 2040. Para esa fecha "el carro no estará obsoleto, pero tal vez lo esté el concepto de defensa que lo involucra", dijo un general a los diputados.

La Marina está viendo su presupuesto recortado en 18%, lo que retrasa el cronograma de entrega de submarinos, cuatro convencionales y uno nuclear. El proyecto comenzó en 2008, con la firma de un acuerdo con Francia que prevé traspaso de tecnología, cuestión que molestó especialmente al Pentágono.

La Fuerza Aérea prevé la construcción de 36 cazas Gripen con la sueca Saab, con transferencia de tecnología y fabricación de una parte del lote en Brasil, por parte de Embraer. Aunque ya le fue entregada la primera unidad, el recorte del presupuesto en un 52% agrava la falta de aparatos adecuados para la defensa del país, en contraste con Venezuela que posee 24 cazas rusos SU-30 y misiles S-300.

Otros proyectos afectados son el carguero militar KC-390, capaz de transportar hasta 21 toneladas, con el que Embraer pretende competir con los Hércules C-130, con la ventaja de sus motores a reacción que le dan mayor velocidad. Este programa estaba dotado con 1000 millones de reales anuales, pero para 2020 sólo le destinarán 548 millones, poco más de la mitad.

El programa de submarinos, denominado PROSUB, obtuvo 2.500 millones de reales en 2014, para caer a 1000 millones en 2020. En tanto, el sistema de monitoreo de fronteras (SISFRON), clave para la defensa de la Amazonia y el control de incendios, tuvo un presupuesto anual de más de 1000 millones de reales entre 2015 a 2017, para caer a sólo 643 millones en 2020.

Con semejante panorama, los militares no pueden estar satisfechos. Enfrentan tres problemas fundamentales, que se están convirtiendo en temores que pueden afectar su legitimidad ante la sociedad.

El primero es la alianza de sectores importantes de la burguesía brasileña, que se manifiesta en esta ofensiva de dos medios tan importantes como O Globo y Folha de Sao Paulo. El primero es un emporio mediático que controla desde televisoras hasta periódicos, que jugó un papel importante en la caída de Dilma Rousseff y en la expansión de la Operación Lava Jato contra Lula.

Folha encarna el pensamiento de una parte sustancial de los políticos y empresarios paulistas, los que toman las decisiones importantes en Brasil. Están diciendo que ya no aguantan a Bolsonaro y le envían un mensaje a los militares, que son los únicos que pueden apartarlo del poder, entregándolo a su vice el general Hamilton Mourao.

El segundo es un llamado de atención a que Brasil no sólo no tiene defensa sino que tampoco cuenta con una estrategia creíble y sólida como la que tuvo bajo los gobiernos de Lula (2003-2010), durante el régimen militar y, sobre todo, bajo los gobiernos de Getúlio Vargas que modernizaron el país (1934-1945 y 1951-1954). 

La estrategia militar los lleva a ocupar cargos de gobierno con el objetivo de enrumbar al país en una dirección determinada. Ocupar esos espacios sólo para obtener remuneraciones elevadas o para evitar que otros, probablemente peores que ellos, lo hagan, los deslegitima ante la sociedad. Sacar a Brasil de la crisis está siendo más difícil de los que pensaban que Lula y el PT representan el mal, sólo por ser de izquierda.

El tercer problema se relaciona con el tiempo. Mangabeira finaliza con un alegato casi subversivo: "Levántese pueblo brasileño para oponerse a este plan contra la patria". El desgaste de Bolsonaro, con intervenciones fuera de lugar en cada sitio al que acude, como su reciente discurso en Naciones Unidas, puede arrastrar a las Fuerzas Armadas a niveles de desprestigio como nunca antes conocieron.

Publicado enInternacional
 Los presidentes de Brasil y de Estados Unidos, Jair Bolsonaro y Donald Trump, respectivamente, durante sus intervenciones en la Asamblea General de la ONU, subrayaron sus acciones contra esa doctrina. Mientras el jefe de la Casa Blanca reiteró que "América"" jamás será socialista", el mandatario sudamericano dijo que está al rescate de su país, el cual estaba "al borde" de ese sistema. Fotos Ap y Xinhua

Nueva York. Los primeros oradores al arrancar el debate anual de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fueron el mandatario del último superpoder mundial y el del país más grande de América Latina, quienes se sintonizaron en la defensa de su soberanía nacional, alabar su patriotismo y resaltar que su lucha es contra el "socialismo".

Donald Trump afirmó que "el futuro no pertenece a los globalistas; el futuro pertenece a los patriotas", e insistió en que él y otros líderes deberían anteponer siempre los intereses nacionales, y que en su país está en camino una "renovación nacional".

Trump abordó su disputa comercial con China y con todo el sistema de comercio mundial actual. A la vez, arremetió contra Irán, al cual acusó de ser una de las principales amenazas a la "seguridad" internacional, pero sorprendió a muchos en la sala que esperaban que el magnate anunciara una respuesta bélica al hablar sólo sanciones más severas contra ese país. De hecho, reiteró su oposición a "guerra sin fin" y declaró que cualquier país puede hacer guerras, pero "sólo los más valientes optan por la paz", y dio como ejemplo su negociación con Corea del Norte.

Girando hacia América, identificó la migración indocumentada como uno de los retos más críticos en el mundo y justificó sus medidas antimigrantes. Atacó a los críticos de sus políticas acusando que existe una industria de "activistas radicales y organizaciones no gubernamentales que promueven el tráfico humano", el cual disfrazan detrás de la retórica de "justicia social" mientras promueven políticas "crueles y malvadas" que minan los derechos humanos.

Tal como se esperaba, retomó su ofensiva contra los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, al denunciar que Nicolás Maduro es "un títere cubano", y reiteró el apoyo de Washington al cambio de régimen en ese país.

Con ello, abordó lo que dice es la otra gran amenaza: "el espectro del socialismo". Reiteró su nuevo mensaje de que “America jamás será un país socialista”.

Casi al final, el hombre que tiene pendiente acusaciones de hostigamiento y abuso sexual de unas 20 mujeres, elogió los derechos y el desarrollo económico femenino.

Anunció que "nunca ratificaremos el Tratado de Comercio de Armas de la ONU", al defender los derechos de todo estadunidense a tener armas.

No mencionó la palabra "cambio climático", pero resulta que está muy consciente de la presencia de Greta Thunberg. El presidente del país más poderoso del mundo se sumó a los ataques derechistas contra la joven sueca de 16 años, enviando un tuit con un fragmento del video de su discurso ayer, donde decía que la gente estaba sufriendo y muriendo con el colapso de ecosistemas por el cambio climático, y escribió en tono sarcástico: "parece ser una niña muy contenta que está anticipando un futuro brillante y maravilloso. Qué bueno verlo".

Ayer, Thunberg cambió su biografía en su cuenta de Twitter para incluir la frase con la que Trump buscaba burlarse de ella.

Pero el mensaje patriótico de Trump en la ONU fue opacado casi de inmediato por la noticia de otro escándalo político más de su presidencia en el cual, aparentemente presionó a un gobierno extranjero a ayudarlo para combatir a un contrincante político estadunidense, lo cual detonó el anuncio de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso que procederá hacia una investigación para su destitución (impeachment).

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien algunos llaman el "mini-Trump", también invocó a Dios y anunció que está rescatando a su país que se encontraba al "borde del socialismo", a lo cual atribuyó todos sus males, incluido "el ataque sin fin sobre la familia y los valores religiosos".

Cuba, declaró, es el enemigo, incluyendo su envío de miles de doctores "esclavos" a su país. "La historia demuestra que desde principios de los años 60, agentes cubanos fueron enviados a varios países para ayudar a establecer dictaduras. Hace unas décadas intentaron cambiar el régimen brasileño y el de otros países latinoamericanos. ¡Han sido derrotados!", proclamó. Pero ahora, denunció, están en Venezuela, destruyendo ese país, y celebró que Brasil, junto con otros, está trabajando con Estados Unidos para "restablecer la democracia" en el país petrolero.

Sobre la Amazonia, aseguró que "no se está devastando ni se ha consumido por el fuego, como afirman los medios", y sostuvo que es una "falacia" que la Amazonia es "herencia de la humanidad" o "los pulmones del mundo". Acusó que algunos países están respondiendo con "un espíritu colonialista" atreviéndose a cuestionar la "sagrada" soberanía.

Bolsonaro expresó su gratitud a Trump por defender su posición de que todo lo relacionado con la Amazonia tiene que respetar la soberanía de su país.

Acusó que algunos líderes indígenas brasileños, como el Cacique Raoni, son "usados" por gobiernos extranjeros en su "guerra informativa para avanzar sus intereses en la Amazonia". Subrayó que ahora tienen un presidente que desea que prosperen y, para confirmarlo, leyó una carta de representantes indígenas que están de acuerdo con él y sus proyectos, y repudian a los "ecologistas radicales".

Denunció las ideologías previas que no buscaban "la verdad, sino poder absoluto", contaminando escuelas y hasta las familias, incluyendo la "inocencia de los niños". Concluyó citando la Biblia (Juan 8:32) y dando gracias, otra vez, a Dios.

Evo Morales, presidente de Bolivia, declaró que “el mundo está siendo controlado por una oligarquía global. Sólo un puñado de multimillonarios define el destino político y económico de la humanidad… es inmoral e inadmisible”.

En el primer día de seis programados, la lista de 21 oradores incluyó también a Argentina y Perú, junto con europeos como el presidente francés, su homóloga alemana, y el primer ministro británico, quien ayer tuvo que regresar a su país para confrontar su crisis política. También participo el de India, el de Egipto y el turco.

Hasta donde se llegó a ver, no lograron –por ahora– resolver los problemas del cambio climático, las guerras, los éxodos de miseria y violencia, ni defender los derechos de las grandes mayorías. Pero tal vez mañana.

Por David Brooks

 

Publicado enInternacional