Retoma las armas una facción de  las Farc

El amanecer trajo los vientos de la guerra. Los tambores resonaron, primero, en redes sociales. El video de “Ivan Márquez”, el antiguo jefe negociador de las Farc en los Diálogos de La Habana, anunciando que retoma las armas, causó conmoción nacional, el pedido de guerra de parte de empresarios y gente en las ciudades, las súplicas por respeto a sus vidas en las zonas más apartadas y humildes, y la movilización de una generación de colombianos y colombianas que no están de acuerdo con la lucha armada, pese a reconocer que hay dificultades en la materialización del Acuerdo de Paz. “No conocemos la paz del todo, aquí la coca y el oro nos tienen rodeados de grupos armados, están matando líderes, no se puede salir tranquilo, pero saber que esos señores que fueron comandantes y duros vuelven a organizarse como guerrilla, eso sería peor. Tenemos un susto muy grande”, le cuenta a Página/12 un campesino de una alejada vereda de Antioquia.

Quienes defienden el acuerdo de paz, el gobierno y las víctimas, se ocuparon en insistir en que el grueso de ex combatientes están cumpliendo el Acuerdo. Según datos que divulgó el gobierno y el presidente del partido Farc, Rodrigo Londoño “Timochenko”, el 90 por ciento de los ex rebeldes siguen en la legalidad. De acuerdo a informes de la Fundación Ideas para la Paz eran más de 300 los hombres y mujeres que habían regresado a las armas. Sin embargo, los datos no son claros pues la mayoría han salido de las antiguas zonas veredales donde se reunieron para el desarme y la reintegración. Y de más de mil de ellos no se tiene información sobre su paradero. Varios empezaron a “desaparecer” de los Espacios Territoriales de Reincorporación tras la captura de Seusis Hernández “Santrich” el 9 de abril del año pasado.

La desconfianza se instaló entre muchos mandos que pensaron que algo similitar podría ocurrirles. De Walter Mendoza, por ejemplo, que aparece a un costado de “Romaña” en el video, no se tuvo noticia tras la liberación de Santrich. A otros como el mismo Ivan Marquez, Henry Castellaños  y “El Paisa” se les había perdido el rastro desde el año pasado. Página/12 pudo conocer la identidad de varios de los hombres que aparecieron en el anuncio de refundación de la guerrilla de Farc. Conocido como “Villa”, el hombre que está junto a "Romaña" es uno de los que más conoce la zona del Catatumbo donde hoy operan bandas criminales y la guerrilla del ELN con la cual, dijo Marquez, buscarán alianza. De la zona oriental que limita con Venezuela y donde las Farc tendrían buena parte de su riqueza están los comandantes Henry Castallenos “Romaña”, “El Paisa” y “Aldinever” de quien tampoco se sabía su paradero un par de meses después de la captura de Jesús Santrich. Los hombres más antiguos en esta guerra están allí de fusil al hombro: además de los ya mencionados están “Nelson Robles” Walter Mendoza, ubicado junto a una de las pocas mujeres que son visibles en el video. También está liderando este sector de disidencias, según el video, quien se conoce como “El Loco Iván”, quien dio graves golpes a la Fuerza Pública. Pero no aparece “Gentil Duarte”, el primer comandante en desertar y con quien, según fuentes le dijeron a este diario, Iván Marquez intenta reorganizar el “Ejército del Pueblo”:

En total son 19 personas en armas las que se aprecian en una pieza audiovisual de dos horas que incluye el uso de un dron. Estaría allí reunida la inteligencia militar más antigua de los rebeldes por lo que muchos temen que los golpes que asesten sean de graves consecuencias. “Una nueva modalidad operativa conocerá el Estado. Sólo responderemos a la ofensiva. No vamos a seguir matándonos entre hermanos de clase”, describe Luciano Marín, líder de la ahora nueva guerrilla. También hace hincapié en que no continuarán los secuestros sino que se financiarán con dineros de empresas y economías ilegales. De acuerdo con información de Semana y Caracol Radio, en el video también están presentes Enrique Marulanda, hijo del fundador de Farc Manuel Marulanda Vélez, “Ariel”, “Gonzalo”, y “Jhon 40”

El Presidente Iván Duque, por su parte, expresó que “este grupo de delincuentes pretende burlarse del país y no se lo vamos a permitir” e invitó a la ciudadanía a “entregar estos terroristas” ofreciendo unos 100 mil dólares por información que lleve al paradero de éstos. Pero están en la selva, en el Sur, en la selva, y, según el mismo Marquez, sitiados por las fragancias del Vaupés. Aunque ofrecer la ubicación de sus campamentos no parece creíble sino una provocación al ataque armado, un ex comandante de las Farc le dijo a Página/12 que es probable que sí estén en esa zona o hacia la provincia del Vaupés. “Por allá nadie lo derrota a uno”, le dijo a este diario desde una ciudad capital del país donde adelanta su reincorporación esquivando a los líderes actuales del Partido Farc del cual se retiró hace unas semanas.

Para este hombre, que acumuló cuatro décadas en la guerra de guerrillas en las montañas de Colombia y junto a más de 10 mil entregó su fusil, quienes aparecen en el video junto a Marquez y “Jesús Santrich” “es la gente que hizo la guerra; ahí están los verdaderos comandantes, los que están ahora en Bogotá en el Congreso y en la dirección del partido siempre fueron los políticos, nunca condujeron la guerra, y fueron quienes llevaron a las filas a esta traición que fue el Acuerdo de Paz y trae consecuencias como la noticia de hoy”. Para muchos exintegrantes de la guerrilla más antigua del mundo, la ya conocida división interna comenzó cuando el propio Marquez, Santrich (recluido por más de un año por supuesto delito de narcotráfico, liberado y fugado recientemente) y “El Paisa” se opusieron a la temprana dejación de armas y exigían como condición el cumplimiento de buena parte del acuerdo, la entrega de tierras por ejemplo, para su desarme.

Hoy, “Márquez” y la nueva guerrilla que lleva el mismo nombre de la que negoció bajo su mismo liderazgo en La Habana argumentan en los incumplimientos del Acuerdo la razón para volver a la clandestinidad y reiniciar su lucha armada. En el video, que tiene la misma estética y música de los anuncios de las Farc pasadas, Márquez asegura que se funda desde ayer la nueva Marquetalia. Hace más de 50 años el nacimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia se dio en un pueblo con dicho hombre: “Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado al Acuerdo de Paz de La Habana. Es la marcha de la Colombia humilde, ignorada y despreciada hacia la justicia que destellan las colinas del futuro. Será la de la paz cierta, no traicionada, desplegando sus alas de anhelos populares sobre la perfidia del establecimiento”.

 “Yo estoy de acuerdo, claro, las guerrillas estarán vigentes siempre y cuando las causas del alzamiento en armas estén vigentes”, responde un excombatiente que fue mando medio en la guerra ante la pregunta de Página/12 sobre si apoya la decisión de las disidencias anunciada ayer. Sobre si regresaría al monte, dice que ya no es momento para él ni otros que están cansados y viejos.

En los espacios de reincorporación donde permanecen unos tres mil excombatientes de los más de once mil que ingresaron al proceso de paz, la incertidumbre subió a su tope. También la tristeza. “Por la mañana cuando me llegó ese video me dolió el corazón, me dolió el alma, me dolió todo, porque tener que ir a la guerra es lo más difícil”, cuenta "Maritza" bajo uno de los techos y entre las paredes que se instalaron hace dos años y que, se suponía, serían provisionales, pero cuyo destino es incierto. Aunque el gobierno ha reafirmado una y otra vez en los últimos días su compromiso con la paz, en los Espacios Territoriales esperan el nuevo decreto que le de legalidad a esta figura vencida el pasado 15 de agosto. Para "Maritza", entre esos techos y con las actividades productivas que ellos mismos están sacando adelante con apoyo de fondos extranjeros, los días que vienen serán de angustia en medio del trabajo sin cansancio por respaldar a quienes siguen en la legalidad. “Es muy duro saber, ya desde la sociedad civil, que continuará esta guerra, para nuestros hijos, nuestros nietos… Es un momento muy difícil; pero así como pedimos respeto antes cuando decidimos tomarnos de la mano para venir a dejar la guerra atrás, así mismo respetamos las decisiones de todos”.

Publicado enColombia
Viernes, 30 Agosto 2019 07:15

Derrota de la contrainsurgencia "social"

Derrota de la contrainsurgencia "social"

En la medida que las políticas o programas sociales suenan como las caras amables de los estados de nuestra región, más allá de quienes los administren, resulta necesario recordar sus orígenes y objetivos declarados. No alcanza con señalar que buscan reducir la pobreza o que pretenden debilitar a los movimientos antisistémicos. La historia se remonta a la guerra de Vietnam y a un personaje llamado Robert McNamara, uno de los cuadros más astutos que tuvo el capitalismo.

McNamara fue el primer presidente de la empresa Ford que no pertenecía a la familia, en 1960, cargo que abandonó al ser nombrado secretario de Defensa entre 1961 y 1968, durante la guerra de Vietnam. Ese año pasó a presidir el Banco Mundial, hasta 1981. Durante la Segunda Guerra Mundial había ingresado a la Fuerza Aérea, donde aplicó las artes de la administración de negocios aprendidas en Harvard a la eficiencia de los bombarderos estadunidenses, lo que le valió la Legión al Mérito como teniente coronel.

Durante el conflicto en Vietnam comprendió que las armas, por más sofisticadas que sean, no ganan guerras. Dirigió el Banco Mundial con el objetivo de revertir la derrota militar y preparar el terreno para que esa situación no volviera a producirse. Comprendió que la injusticia social y la pobreza podían poner en peligro la estabilidad del sistema capitalista, y para remediarlo concibió la política del "combate a la pobreza".

Entiéndase que para McNamara la pobreza es un problema en tanto, y sólo en tanto, puede desestabilizar la dominación. Es una cuestión instrumental, no ética. Bajo su gestión el Banco Mundial se convirtió en el centro de pensamiento ( think tank) más citado por las academias y pasó a definir las políticas de los países en desarrollo. Como destacó uno de sus colaboradores, Hollis Chenery, se trata de "repartir un pedazo del crecimiento de la riqueza y no la riqueza"*.

El "combate a la pobreza" tuvo dos efectos más. Consiguió sacar la riqueza del centro del escenario político, como había estado hasta la década de los 70. Aunque hoy parezca increíble para quienes no vivieron la "revolución mundial de 1968", la izquierda creía que el verdadero problema social era la riqueza, por eso todos los programas de gobierno iban dirigidos a la reapropiación de los medios de producción y de cambio, como la reforma agraria, entre muchos otros.

La segunda es que se propuso, y consiguió, influir en los movimientos antisistémicos de una manera muy sutil, a través de una política que definieron como "fortalecimiento organizativo" (recuerden el Pronasol), se eligieron movimientos de lucha para convertirlos –con apoyo del Banco Mundial– en organizaciones burocratizadas que, en adelante, se especializarán en hacer trámites ante agencias de desarrollo. El banco dejó de gestionar los préstamos y se limitó a "acompañar", "capacitar", "asesorar" y "fiscalizar".

Por todo lo anterior, es importante que las bases de apoyo del EZLN hayan conseguido derrotar esta "contrainsurgencia social". No es lo habitual. En mi país, Uruguay, el progresismo consiguió amortiguar el conflicto social con una batería de "políticas sociales" que van desde el impulso a "cooperativas" digitadas desde arriba, hasta la creación de organizaciones sociales que tienen la apariencia de legítimos movimientos. Otros progresismos fueron más sutiles, clonando movimientos enteros.

El comunicado titulado Y rompimos el cerco, firmado por el subcomandante Moisés, enseña tres aspectos de esta derrota de los programas sociales.

El primero es que las bases de apoyo salieron de sus comunidades a encontrarse con otros abajos, con quienes se entendieron "como sólo se entienden entre sí quienes comparten no sólo el dolor, también la historia, la indignación, la rabia".

La segunda es el papel destacado que jugaron los jóvenes y las mujeres en la tarea de romper el cerco. La tercera es que las mujeres zapatistas no sólo marcaron el norte, sino que estuvieron también "a los lados para que no nos desviemos, y atrás para que no nos retrasemos".

Fue un encuentro entre abajos, entre iguales, más allá de las opciones políticas coyunturales de cada quien. Fue un encuentro de dignidades: la zapatista y la de las comunidades partidistas que se rebelaron contra "el desprecio, el racismo y la voracidad del actual gobierno", que les entrega limosnas para dividirlas.

Me interesa destacar no sólo el hecho de que rompieron el cerco, sino sobre todo cómo lo hicieron. Es una lección política y ética que necesitamos en esta parte del mundo, donde los programas sociales inspirados en el Banco Mundial y ejecutados por los progresismos, han destruido la independencia del campo popular y atornillado la dominación, para beneplácito de las grandes multinacionales.

Poder popular y programas sociales son dos fuerzas que se repelen. Cuando una triunfa, la otra pierde.

*Citado por Eric Toussaint, Banco Mundial. El golpe de Estado permanente , Abya Yala, Quito, 2007, p. 155.

Publicado enSociedad
"¡Tierra! Las luces de Coney Island y de la ciudad por delante", escribió Thunberg en su cuenta de Twitter poco antes de desembarcar en Nueva York.Foto Afp

Nueva York. Greta Thunberg, la joven sueca de 16 años llamada "la voz del planeta" y la figura más reconocida del movimiento mundial sobre cambio climático, desembarcó en el puerto de Nueva York después de cruzar el Atlántico en un velero durante dos semanas para revertir el robo del futuro, de la suya y las próximas generaciones.

Thunberg fue invitada a una cumbre de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático que se realizará durante el debate anual de alto nivel en la Asamblea General, pero también participará en una "huelga climática global", entre otras actividades.

En la lujosa marina de North Cove, en Manhattan, a una cuadra del World Trade Center, cientos de personas la recibieron con pancartas en las que se leía "Bienvenida Greta", y con consignas como "Los mares se elevan y nosotros también nos alzamos", "Dejen al petróleo bajo tierra" y "Nos vamos de huelga por ustedes, ¿ustedes harán lo mismo por nosotros?"

Thunberg saludó con la mano y una sonrisa al bajar del Malizia II, velero de 18 metros de eslora con una frase sobre sus velas: "Unirse detrás de la ciencia", y que genera cero huella de carbón; tras pisar tierra por primera vez en 14 días, se sumó a un grupo de activistas jóvenes que la esperaban, algunos de los aproximadamente 2 millones que se han movilizado alrededor del mundo inspirados por sus huelgas escolares para exigir acción inmediata sobre el cambio climático.

En una breve conferencia de prensa, reiteró su mensaje de que el cambio climático es el mayor problema que jamás haya enfrentado la humanidad: “Esta es una lucha a través de fronteras, a través de continentes… para salvar al mundo”. Agregó que se requiere una acción de "cooperación mundial a pesar de nuestras diferencias", como nunca antes para revertir esta amenaza. "Ya no esperemos más, hagámoslo ahora mismo".

Al preguntarle otra vez sobre Donald Trump, Thunberg repitió que “obviamente él no… escucha a la ciencia”, y cree que no piensa que valga la pena hablar con él, sino mejor trabajar con otros. Sobre los incendios en Amazonia, comentó que le había llegado la noticia "devastadora y horrible" en el barco, y que una vez más la respuesta es "poner fin a la guerra contra la naturaleza".

Instó a los activistas a que “continúen adelante, aunque a veces parece imposible y sin esperanza; siempre es así, entonces uno tiene que continuar porque si uno lo intenta lo suficiente harás una diferencia, y si suficiente gente se une… todo es posible”.

Indicó que preferiría que no hubiera tanto enfoque hacia ella, sino sobre esta crisis, pero "no puedo hacer mucho sobre eso, si eso permite mayor atención sobre el cambio climático, entonces usaré esa oportunidad".

Su acción solitaria de abandonar clases cada viernes –que empezó justo hace un año– y sentarse frente al Parlamento sueco en Estocolmo con el fin de exigir a los políticos ponerse en acción por el cambio climático, generó un movimiento llamado Los Viernes para el Futuro (Fridays for Future), con acciones en más de 100 países.

Algunas de los organizadores locales de este movimiento –adolescentes, igual que ella– la esperaban y para el viernes realizarán una "huelga escolar" ante la sede de la ONU y el 20 de septiembre encabezarán una huelga masiva general por el clima en esta ciudad, con acciones paralelas alrededor del mundo.

Presencia mexicana

XIye Bastida, de 17 años, estudiante mexicana de preparatoria en esta ciudad, una de las activistas que dio la bienvenida a Thunberg y que participará con ella en las actividades, comentó a La Jornada que su familia llegó aquí hace cuatro años después de que su pueblo, San Pedro Tultepec, sufrió inundaciones, sólo para ser testigo de las consecuencias del huracán Sandy, "lo que dejó claro que los efectos del cambio climático nos afectan a todos, en todas partes".

En meses recientes ha encabezado una huelga escolar en su preparatoria junto a 600 de sus compañeros, y también realizó una jornada de protesta en el Zócalo de la Ciudad de México. "Esto se trata de en qué mundo vamos a crecer y necesitamos que ustedes sean parte de nuestro movimiento", tanto en México como Estados Unidos y alrededor del planeta.

"Estamos en un momento en donde tenemos que actuar, unidos, por un futuro en el que todos podremos vivir". En México, como en otras partes, es hora de tomar “una decisión sobre cómo proteger el futuro… quiero que sus hijos y mis hijos tengan la oportunidad de ver qué tan bello es México”.

Al pasar por la Estatua de la Libertad antes de atracar, el navío en el que llegó Thunberg fue recibido y acompañado por una flota de 17 veleros, cada uno con una de las metas definidas por la ONU sobre desarrollo sustentable escrito en su velas.

Después de participar en los eventos en Nueva York su gira internacional continuará por varios países del continente para llegar a Chile, en diciembre, para otra cumbre de la ONU sobre clima.

Aún no se ha determinado cómo viajará –dijo que sería por vía terrestre–, ya que el Malizia II regresará a Europa. El jefe del velero es Pierre Casiraghi, hijo de la princesa Carolina de Mónaco, y nieto de Grace Kelly, y el capitán fue el alemán Boris Hermann, veterano de carreras acuáticas y quien ha dado la vuelta al mundo. El padre de Greta y otros dos completaron la tripulación de cinco.

Thunberg y el movimiento que inspiró es considerado "la peor amenaza" a la industria de hidrocarburos por la dirigencia de la OPEP, y la derecha internacional ha expresado cierta histeria contra una joven con Asperger, quien sólo pide que el mundo le haga caso al consenso científico y que el futuro no sea robado a las próximas generaciones.

Para mayor información: https://www.fridaysforfuture.org y Twitter @GretaThunberg

Publicado enMedio Ambiente
La policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes durante un enfrentamiento en una manifestación antigubernamental en el distrito de Tsuen Wan, en Hong Kong

La gente de Hong Kong está sumida en una lucha decisiva contra su propio gobierno y el Partido Comunista de China. Carrie Lam, la ministra ejecutivo del enclave, designada por Beijing a principios de este año, intentó hacer aprobar una ley de extradición que permitiría que los ciudadanos de Hong Kong fuesen extraditados a China continental para ser juzgados por infringir leyes chinas que no se aplican en Hong Kong.

Desde 1997, cuando Hong Kong fue devuelto formalmente por los británicos, el enclave ha sido una región administrativa especial de China, con sus propias libertades protegidas y un sistema legal independiente. El proyecto de ley de extradición es una amenaza directa a este statu quo. Desde junio ha provocado toda una serie de olas de protestas. Aunque Lam insiste en que el proyecto de ley está muerto, millones de habitantes de Hong Kong siguen movilizándose. Tienen cinco exigencias: la retirada del proyecto de ley de extradición, la dimisión de Carrie Lam, la apertura oficial de una investigación sobre la brutalidad policial, la liberación inmediata de los manifestantes detenidos y el sufragio universal.

Lo que sigue es una transcripción editada de un discurso pronunciado por el activista de Hong Kong Au Loong Yu, por videoconferencia, en la conferencia anual “Socialismo” de Perth, Australia, el pasado 18 de agosto. Au es un activista y escritor socialista. Su último libro es Chinaʼs Rise: Strength and Fragility.

El movimiento en Hong Kong ha pasado por tres etapas: la primera fue en junio, cuando millones de personas salieron a las calles. La asamblea legislativa fue sitiada y no hubo violencia. Hubo una radicalización de las protestas y estas se convirtieron en un movimiento de masas. A continuación, la administración de Carrie Lam cedió al anunciar que el proyecto de ley de extradición sería suspendido temporalmente. Pero el descontento persistió. La administración Lam ahora tiene cero legitimidad. Hay que subrayar que el movimiento obrero convocó una huelga el 17 de junio, la Confederación de Sindicatos, una de las dos existentes, y la más democrática. Pero no tuvo éxito.

La segunda etapa se caracterizó por las manifestaciones y el asedio del legislativo, y la juventud radical asaltó el edificio que alberga al legislativo. Esto fue en julio. Fue una acción tremendamente radical - si hubiera tenido lugar en Australia hubiera habido muertos. Pero en las protestas de julio de HK no hubo ninguna víctima. La sede del legislativo fue evacuado por la policía, probablemente para provocar que los radicales la asaltasen y provocar una confrontación. De cualquier manera, esta acción empuja el movimiento a un nivel superior. Pero lo que siguió fue horrible: la policía colaboró con la mafia de la región de Yuen Long [muy cerca de la frontera con China] para que esta llevase a cabo ataques indiscriminados en la estación de tren para aterrorizar a los residentes y los manifestantes. Lo que indignó a la población e incluso a la mayoría de los liberales moderados.

Provocó una mayor radicalización. También hubo 16 o 17 manifestaciones en diferentes distritos. Hubo una ampliación del movimiento, propagándose a nivel de la comunidad, como nunca hemos visto antes en Hong Kong. Fue la respuesta al ataque de la mafia. Cientos de miles de personas participaron en las manifestaciones. La protesta del 27 de julio fue aún más significativa. Hasta entonces, las manifestaciones habían sido legales. Pero el 27 de julio, la policía denegó la autorización por primera vez. El pueblo de Hong Kong es muy moderado - o lo ha sido hasta ahora. En circunstancias normales, lo hubieran aceptado. En lugar de ello, cientos de miles de personas salieron a las calles en señal de desafío. Es la primera vez que ha habido una desobediencia civil tan masiva. Esto sentó las bases para agosto.

Agosto ha marcado la tercera etapa, en la que ahora nos encontramos. Es importante destacar que el 5 de agosto hubo una segunda convocatoria de huelga. Y esta vez tuvo exito. Un sector de la economía de Hong Kong fue decisivo para el éxito de la huelga: los empleados del aeropuerto y de la industria aeronáutica. El Partido Comunista Chino exigió la lista de empleados de Cathay Pacific que se pusieron en huelga. El sindicato se negó a dar la lista. Se estima que entre 300.000 y 400.000 personas participaron en la huelga. Más tarde, en agosto, hubo manifestaciones para celebrar la victoria cada dos o tres días. Más personas se manifestaron que en julio. Así que las movilizaciones continúan.

El 12 de agosto, hubo ocupaciones masivas del aeropuerto. Lo que desencadenó una dura respuesta del Partido Comunista. Envió a su policía armada a la frontera, unos 10.000 efectivos. Fue un espectáculo, porque ya hay todo un regimiento estacionado en Hong Kong, que consta de cerca de 8.000 soldados chinos, justo al lado de la sede del gobierno de Hong Kong. Si Beijing quiere aplastar al movimiento, utilizará lo que está disponible.

* * *
En cuanto a la composición del movimiento, es notable que los partidos políticos no hayan desempeñado ningún papel importante. Sólo han jugado un papel logístico de información legal y cohesión del Frente Civil Unido. El frente agrupa a sindicatos y ONGs, así como a los partidos políticos. El frente ha patrocinado las manifestaciones en los últimos dos meses. Sin él, la juventud radical se encontraría muy aislada. No debemos subestimar el papel del frente civil, pero no ha ejercido ninguna dirección política. Siempre espera a que la juventud radical lleve las cosas a un nivel superior.

El siguiente componente son los jóvenes, especialmente los jóvenes radicales. Hay alrededor de 10.000 jóvenes, principalmente estudiantes, dispuestos a enfrentarse a la policía. Es difícil determinar las cifras, pero hay miles dispuestos a usar la fuerza. Y muchos más miles de jóvenes no están preparados para estar en las primeras filas de confrontación, pero sí están dispuestos a apoyar a los radicales. Esto hace que el movimiento sea muy dinámico. Los jóvenes solidarios proporcionan viseras, cascos, agua y otras formas de apoyo. Sus inclinaciones políticas son variadas y es raro que se unan a las organizaciones políticas. Son jóvenes estudiantes secundarios y universitarios. Realmente creen en la democracia, pero tienen una comprensión rudimentaria de la política. Pueden ser xenófobos con los chinos continentales, pero ello aún no ha cristalizado en un programa o una perspectiva. Al mismo tiempo, muchos jóvenes creen que es importante ganar el apoyo de los chinos continentales para sus cinco reivindicaciones. Hay posiciones contradictorias.

El tercer componente es el localista xenófobo, cuyos orígenes son anteriores a los del Movimiento de los Paraguas de 2014. Esta corriente se ha debilitado desde 2016. A los medios de comunicación occidentales les encanta este sector, pero sus organizaciones son pequeñas, no más de dos o tres mil personas. Pero su orientación política todavía es peligrosa, porque la sociedad de Hong Kong ha sido siempre de derecha, y la gente puede llegar a pensar que los chinos continentales son el problema y deben ser expulsados.

El cuarto componente es el obrero: la organización sindical es importante en Hong Kong. Fue un avance que la huelga del 5 de agosto fuese un relativo éxito, sobre todo porque no estaba bien organizada. Los sindicatos de Hong Kong no suelen organizar huelgas políticas, pero ahora se habla de una tercera huelga a principios de septiembre.

Por último, la cuestión de la llamada intervención extranjera. Si nos fijamos en el movimiento de base, las acusaciones de que está controlado o financiado por el Gobierno de Estados Unidos es una tontería. Hay dos millones de personas tomando las calles. Hay gente que se enfrenta a la policía, que la llama “cerdos”. Es absurdo decir que están controlados por ninguna potencia extranjera.

* * *
La situación ha entrado ahora en un punto muerto. Es evidente que Beijing no quiere perder la cara y mantendrá la línea dura. El gobierno de Lam ha perdido toda autonomía, pero no dimitirá tampoco. Al mismo tiempo, la gente sigue radicalizándose por la creciente represión. Podría desembocar en una situación revolucionaria. Puede, si cientos de miles de ciudadanos y trabajadores ordinarios se suman con la juventud radical y se enfrentan a la policía. Entonces podríamos encontrarnos en una situación revolucionaria. Pero esto no es fácil. Hong Kong es demasiado pequeño para enfrentarse a Beijing y muchas personas lo saben. Y el movimiento no está nada bien organizado y la conciencia es muy inicial.

Sin embargo, el movimiento es significativo por varias razones. En primer lugar, representa el ascenso de una nueva generación. Una nueva generación que ha crecido después de que el gobierno chino se hiciera cargo de Hong Kong. Da una nueva energía a la política en Hong Kong. La nueva generación es más radical. Que utilicen la palabra “revolución” es muy interesante. Mi generación teme la revolución, razón por la que nuestra generación no tiene ninguna posibilidad. Pero ahora vemos una generación que simpatiza con la revolución. Son jóvenes que tiran piedras a la policía para hacer esa revolución. Esto es positivo, aunque también caótico. Es a la vez una oportunidad y un desafío.

La segunda razón es que este movimiento representa un choque entre dos visiones de Hong Kong. Una de ellas es la visión de Beijing y la otra la de la gente común. El gobierno de Pekín ha tratado siempre a Hong Kong como una entidad meramente económica. Han querido robar a Hong Kong su identidad política y que Hong Kong no desempeñase ningún papel político. Esto es comprensible, dado que Hong Kong es la única ciudad en China con libertad de expresión y libertad de partidos políticos. Pero lo contradictorio es que es precisamente esto lo que ha politizado a una población inicialmente apolítica. La enorme politización de Hong Kong no es debido a la intervención extranjera, sino al Partido Comunista chino.

En tercer lugar, hay un choque de dos visiones dentro de Hong Kong - el de la gente común y el de la clase alta y los magnates. Hace treinta años, la clase media compartía la misma visión que los magnates. Frente a la visión de Beijing, la clase media de Hong Kong aspiraba a una forma liberal de capitalismo para la isla. Durante los últimos 30 años, los magnates no se han comprometido con esta visión. Han sido los defensores del punto de vista del capitalismo totalitario de Beijing. Así que están en conflicto.

Por último, la crisis de Hong Kong simboliza las tensiones del ascenso de China. En mi libro, Chinaʼs Rise: Strength and Fragility, argumento que China tiene grandes contradicciones: es fuerte, pero también tiene enormes debilidades. Hong Kong expone la debilidad de China. China es una sociedad de tipo “1984”. Es muy difícil que haya cambios allí porque la sociedad es dura y cerrada. Pero Hong Kong es diferente y es una debilidad importante.

Por Au Loong-Yu

veterano activista, escritor y miembro de Pioneer, una organización socialista de Hong Kong.

Fuente:

https://redflag.org.au/node/6882

Traducción:

  1. Buster
Publicado enInternacional
Lunes, 26 Agosto 2019 06:46

Greta

Greta

Unos 200 presidentes, primeros ministros y cancilleres se preparan para viajar a Nueva York al rito anual de la Asamblea General de la ONU, pero una adolescente sueca de 16 años será la autoridad moral entre tantos adultos que han fracasado en cuidar el futuro de todos.

Su nombre es Greta Thunberg.

Ella llegará después de cruzar el Atlántico en un velero que dejará cero huella de carbón, para participar en una cumbre preparativa de la ONU sobre cambio climático que ocurrirá en paralelo con la reunión de la Asamblea General.

A casi nadie le interesa mucho el elenco internacional que viene, responsables de la condición ecológica cada vez más frágil del planeta, pero millones sí están escuchando la voz del nuevo movimiento mundial para rescatar al planeta.

La voz más reconocida de ese movimiento es Thunberg y su mensaje sencillo: "Tenemos que entender la emergencia de nuestra situación. Nuestro liderazgo ha fracasado. Los jóvenes tienen que obligar a las generaciones viejas a que nos rindan cuentas por el desastre que han creado. Necesitamos enojarnos, y transformar este enojo en acción", declaró a finales del año pasado.

Ante el Parlamento de Inglaterra hace unos meses advirtió que sin atender esta emergencia ahora mismo, las nuevas generaciones “probablemente ya no tienen un futuro. Porque ese futuro fue vendido para que un grupo pequeño de gente ganara montos inimaginables de dinero. Ustedes nos mintieron. Nosotros los niños estamos haciendo esto para despertar a los adultos… estamos haciendo esto porque queremos recuperar nuestras esperanzas y sueños”.

En una cumbre de la ONU celebrada en Polonia a finales del año pasado, Thunberg acusó a los representantes de la clase política mundial: “ustedes no son suficientemente maduros para decir las cosas como son, hasta esa tarea nos la dejan a los niños. Venimos aquí para hacerles saber que el cambio viene, les guste o no…”

Nadie la conocía cuando empezó su huelga escolar solitaria todos los viernes hace un año, abandonando clases para irse a parar frente al Parlamento sueco a exigir acciones inmediatas sobre el cambio climático. Pero con ello inspiró a sus pares, que empezaron a hacer lo mismo, generando el movimiento de los Viernes para el Futuro, que ha movilizado a 2 millones de estudiantes por todo el mundo y fomentando nuevas agrupaciones ecológicas (www.fridaysforfuture.org; rebellion.earth).

Thunberg es la voz más reconocida del gran debate sobre el futuro del planeta. Hasta ofreció el mejor ejemplo de cómo manejar a Trump. Al preguntarle en una entrevista con CBS News si deseaba reunirse con el presidente estadunidense en Nueva York, respondió: "¿Por que debería de perder mi tiempo con él?"

Thunberg, quien ha sido nominada para el premio Nobel de la Paz, y a quien algunos han nombrado como "la voz del planeta", y el nuevo movimiento de jóvenes insisten en que los gobiernos del mundo deberán, mínimo, acotar el llamado Acuerdo de París sobre el cambio climático –del cual Trump anunció la salida de Estados Unidos– pero también atender la "emergencia" con un cambio fundamental, incluyendo proceder a poner fin a la dependencia hidrocarburos dentro de los próximos 12 para evitar los daños irreversibles que pondrán en jaque la viabilidad humana según el consenso de la comunidad científica mundial.

Hace unas semanas el secretario general de la OPEP comentó que este movimiento ha nutrido "la mayor amenaza" contra la industria de los hidrocarburos. Thunberg, al enterarse, tuiteó: "¡Gracias! ¡Nuestro mayor halago hasta ahora!"

Para El 20 de septiembre, Thunberg y otros del movimiento internacional han convocado a lo que llaman "una huelga general para el clima" a escala mundial.

En una colaboración con la banda The 1975, Thunberg recientemente hizo su debut musical, con un mensaje que dice, en parte: “Les pido, por favor, despierten y hagan los cambios necesarios… Todos tenemos que hacer lo que aparenta ser imposible… no podemos salvar al mundo jugando con estas reglas… Es hora de desobediencia civil. Es hora de rebelarse”.

Publicado enMedio Ambiente
La ayahuasca se abre camino en Occidente como cura de adicciones y depresión

Utilizada por comunidades indígenas amazónicas desde hace milenios, el potencial terapéutico de la ayahuasca comienza a abrirse camino en Occidente.

 

Yagé, nixi pae, natema, kamarampi, capi, marirí, daime, bejuco del alma, hoasca o shillinto son solo diez de los al menos 42 nombres documentados que recibe el brebaje amazónico comúnmente conocido como ayahuasca. Etimológicamente, en lengua quechua —aya (muerto, espíritu) y waska (soga, cuerda)— significa “soga o liana de los muertos” porque, para los nativos amazónicos, la ayahuasca permite que el espíritu salga del cuerpo sin que este muera. Considerada una planta de poder por tribus y comunidades indígenas del Amazonas, ha sido utilizada con fines religiosos y visionario-curativos por chamanes desde hace cientos de años. Ahora, la investigación médica con ayahuasca ha cogido fuerza en Occidente, aunque sigue siendo vista con recelo por la comunidad médica internacional.

La ayahuasca es una bebida psicoactiva vegetal obtenida por la decocción de dos tipos de plantas: la Banisteriopsis caapi —una liana conocida comúnmente también como ayahuasca— y la Psychotria viridis —chacruna, un arbusto de la familia del café que contiene DMT, la sustancia visionaria—. Ingeridas por vía oral de forma independiente no producen ninguna alteración en el organismo, pero la combinación de ambas posibilita el efecto enteógeno de la bebida. El término enteógeno significa “la experiencia de Dios dentro de mí” y hace referencia a la dimensión espiritual a la que puede transportar la ayahuasca.

Hace cientos de años, las comunidades del Amazonas supieron combinar ambas plantas para que su decocción resultase efectiva. “Este sofisticado descubrimiento indígena solo ha sido desvelado por la ciencia moderna recientemente, durante los años 80 del pasado siglo”, tal y como se explica en el Informe Técnico sobre la Ayahuasca elaborado por el Centro Internacional para los Servicios, Investigación y Educación Etnobotánica (ICEERS, en sus siglas en inglés), una organización sin ánimo de lucro que se dedica, entre otras cosas, a integrar la ayahuasca y otras plantas tradicionales como herramientas terapéuticas en Occidente.

Ha sido en España, concretamente a manos del doctor Jordi Riba y su equipo del Hospital Sant Pau de Barcelona, donde se ha despejado la incógnita de las áreas cerebrales implicadas en los efectos de la ayahuasca en humanos. “Mediante la técnica SPECT [técnica médica de tomografía que utiliza rayos gamma], evaluamos los cambios de flujo sanguíneo en el cerebro durante los efectos agudos”, explica Riba. El trabajo del equipo de Riba en consumidores habituales de ayahuasca ha demostrado que estos presentan diferencias en la estructura cerebral en comparación con los no consumidores: “No se trataba de déficits cognitivos ni psicopatologías, sino de aspectos psicológicos positivos como una mayor integración en su entorno social y una mayor espiritualidad”. 

Tratamiento para depresiones

Los objetivos de la investigación médica los expone el doctor José Carlos Bouso: “Conocer mejor los mecanismos psicológicos en personas que toman ayahuasca con fines terapéuticos”. Psicólogo clínico y doctor en farmacología, Bouso está especializado en drogas de síntesis y de uso transcultural. Durante seis años formó parte del equipo de Riba y ahora dedica su actividad a la fundación ICEERS. “Otro de nuestros objetivos es conocer la eficacia de la ayahuasca en los trastornos adictivos o depresivos, los trastornos de ansiedad o incluso enfermedades médicas de tipo neuroinflamatorio”, explica.

Es en el área de los trastornos depresivos donde hay más evidencias de los beneficios terapéuticos de la ayahuasca: “Hemos demostrado efectos prometedores en el tratamiento de la depresión mayor con ayahuasca”, explica Riba. El doctor ha colaborado recientemente en el primer estudio que ha demostrado los “rápidos y sostenidos” efectos antidepresivos de la ayahuasca en pacientes resistentes a otros tratamientos. “La experiencia con ayahuasca, de marcado carácter emocional, modifica la actividad eléctrica y el flujo sanguíneo en áreas que están implicadas en el procesamiento de las emociones y la memoria”. Esto se traduce en una mayor actividad del sistema límbico del cerebro, la parte encargada de procesar las emociones, los comportamientos y la memoria.

“Durante los efectos es muy habitual recuperar recuerdos que marcaron a la persona emocionalmente. Creemos que esta revisión autobiográfica puede ser útil para replantearse, por ejemplo, conductas automáticas y autodestructivas como son el consumo de sustancias adictivas. Tenemos recogida información de un número no despreciable de personas que consiguieron abandonar consumos crónicos de cocaína y heroína con la ayuda de la ayahuasca”, cuenta Riba.  

Replantear el concepto de “droga”

Una droga es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “cualquiera sustancia que provoque una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del organismo y que, además, sea susceptible de crear dependencia”. Este concepto presenta una dualidad que explica el doctor Fericgla: “Naturalmente que la ayahuasca es una droga; ahora bien, si se habla de drogas adictivas, la ayahuasca no entra dentro de esa clasificación”. Doctor en antropología cultural y pionero europeo en psicoterapia con ayahuasca, Fericgla piensa que el término de droga ha perdido su sentido hoy en día. “A menudo se habla de drogas adictivas para referirse a las sustancias prohibidas pero (…) ni el LSD ni el MDMA ni la ayahuasca son adictivas”, aclara Fericgla. Todas ellas tienen usos terapéuticos que, tanto por prohibición legal como por sus usos lúdicos, han caído en la estereotipación.

El doctor explica que los neurolépticos, ansiolíticos y antidepresivos que se venden en farmacia también son drogas, “y estas sí son de abuso, ya que generan dependencia”. El problema de este tipo de fármacos como el Prozac o el Valium es, como explica Guillem Crespí, psiquiatra del Hospital de Muro, “que a veces se aplican en enfermedades cuya curación completa ni se plantea, sino que lo que se busca es paliar síntomas”. Teresa Mateus, neuróloga del mismo hospital, está de acuerdo: “Habría que investigar más para llegar a la raíz de los problemas de las adicciones y no solo a los síntomas”.

Ayahuasca para drogodependientes

La ayahuasca está siendo investigada como tratamiento para personas drogodependientes. Takiwasi en Perú, la Uniao do Vegetal (UDV) o las Iglesias del Santo Daime en Brasil son centros donde la gente acude tanto para procesos de autocrecimiento como para el tratamiento de adicciones, depresiones o hasta estrés post traumático en presos. Concretamente, Takiwasi se ha especializado en el tratamiento de personas drogodependientes de pasta básica, cannabis, cocaína o alcohol. Aunque la fundación del centro estuviese enfocada a la desintoxicación, este no es el único motivo por el que la gente llega a Takiwasi, ya que también acuden anualmente unas 300 personas para procesos de autoexploración o crecimiento personal. “La desintoxicación y el crecimiento personal son todo un eje de trabajo que está ligado”, explica Fernando Mendive, coordinador científico del centro.

Situado en Tarapoto, en la Alta Amazonia peruana, su modelo terapéutico es único en el mundo: “Se combina el uso ancestral de la ayahuasca para recontextualizarlo en la psicología moderna, y que sea más fácilmente accesible a otras personas”, explica Mendive. Reconocida legalmente para funcionar como centro de salud, ha sido objeto de estudio de 18 tesis de pre y posgrado de distintas universidades desde su creación en 1992. ¿El motivo? Como explican desde Takiwasi: “Este creciente interés de la comunidad científica es el reflejo de un proceso global de acercamiento y apertura de la cultura occidental hacia conceptos y metodologías para la salud provenientes de las diferentes medicinas tradicionales del mundo”. De hecho, su creación viene a raíz de seis años de investigación de la medicina tradicional amazónica realizada por Jacques Mabit, uno de los fundadores de Médicos Sin Fronteras, que autoexperimentó la ingesta de plantas sagradas con más de 70 maestros curanderos o chamanes del Amazonas, y que en 2012 fue procesado por la justicia gala por inducción al consumo de estupefacientes y secta, en un caso que fue desestimado por falta de pruebas. 

El tratamiento para la desintoxicación de los pacientes pasa por cinco etapas: etapa preliminar —información, motivaciones, evaluaciones médicas para el ingreso—, desintoxicación física, reestructuración psico-emocional y existencial, reinserción y seguimiento y reforzamiento. “Se estima que luego de cinco años de abstinencia con cambio estructural de la personalidad y del modo de vida, la curación es total”, explican desde Takiwasi.

Dimensión espiritual: entre el chamanismo y la psicoterapia

Dicho en boca de Neida, chamana de la selva ecuatoriana, “con ayahuasca consigues llegar a la esencia de la vida, al vientre de esta, y canalizar las energías”. A parte de los posibles usos terapéuticos que la ayahuasca pueda tener en el tratamiento de adicciones o trastornos depresivos, esta bebida es utilizada también como herramienta de autoconocimiento. “La ayahuasca es una forma de enlazar directamente con informaciones reprimidas en el inconsciente y así conseguir liberarlas”, cuenta Toni Hurtado. Psicoterapeuta y profesor de yoga, trabaja junto a su mujer Mariela realizando ceremonias de ayahuasca y San Pedro, otra planta de propiedades enteógenas cuyo principio activo es la mescalina.

Su método de trabajo consiste en realizar la toma con su intrínseco ritual. En la mañana siguiente se hace un trabajo psicoterapéutico de lo que ha vivido cada uno: “Es casi más importante la parte de integración que la toma de la ayahuasca en sí”, explica Toni. Su trabajo no se centra únicamente en ofrecer la “medicina”, como lo llaman, sino que incorporan la ayahuasca como una herramienta en el proceso de crecimiento personal que desarrollan. “Nosotros mostramos cosas a los pacientes que igual no han sabido conectar; ese es nuestro trabajo”, cuenta Hurtado.

A 9.000 kilómetros de distancia, Neida trabaja con ayahuasca en la selva amazónica, en un contexto más cercano a las prácticas originarias: “Doy mucha información sobre la planta y hago de guía durante el viaje. Mi trabajo es personalizado porque me gusta que cada uno se encuentre consigo mismo”. Neida no teoriza, sus terapias son pura tradición indígena, pura experiencia práctica heredada. En cambio, Toni y Mariela trabajan desde la psicoterapia evolutiva y tratan de descifrar lo que la ayahuasca ha mostrado a cada asistente. “Hay un mundo entre el chamán y el psiquiatra”, explica Toni. “Nosotros estamos en medio. No estamos en el enfoque clínico ni tampoco en el esoterismo. Entendemos la parte espiritual y la parte del método científico”, cuenta al hablar de sus sesiones.

AYAHUASCA Y LEGALIDAD

El comercio, fabricación y distribución de DMT, principio activo de la ayahuasca, fue prohibido por el Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas de Viena de 1971. Ahora bien, los preparados elaborados a partir de plantas que contengan DMT, como es el caso de la ayahuasca, no están prohibidos. Es en la Lista Verde, elaborada por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), donde aparecen las sustancias que están bajo lupa, como el DMT. En Perú fue declarada patrimonio cultural. En Brasil, la bebida goza de protección legal. En Chile, un tribunal determinó que “la ayahuasca ha reportado importantes beneficios para múltiples personas y, por lo tanto, su uso no debe ser penalizado”. La ayahuasca es legal en todos los países que se rigen por los convenios y acuerdos de la JIFE, salvo legislación específica.


“Francia es el único país en el que la ayahuasca está explícitamente prohibida”, tal y como explican desde ICEERS. En 2012, Jacques Mabit, fundador de uno de los centros de desintoxicación a través de la ayahuasca, fue procesado en Francia por incitación al consumo de drogas y secta, pero el caso fue desestimado pro falta de pruebas. El uso de la ayahuasca ha sido perseguido en España, con más de cien procesos judiciales que hasta ahora han acabado en archivo de la causa o absolución.


Riesgos asociados al consumo de ayahuasca

Así lo anunció el doctor Riba: “La ayahuasca conlleva sus riesgos pero carece de toxicidad física”. No todas las personas son válidas para experimentar con esta sustancia y que hay contraindicaciones para aquellas que deciden iniciar un proceso con ayahuasca: “No se puede tomar alcohol, no se puede comer carne ni picante, solo comida ligera sin aderezos. Además, es importante la abstinencia sexual”, explica Mendive en referencia a los requisitos del centro Takiwasi.
También hay fármacos que están contraindicados si se experimenta con ayahuasca: “El uso simultáneo de inhibidores de la recaptación de la serotonina y la ayahuasca puede contribuir a un desenlace letal”, tal y como explican Evelyn Doering y Xavier Da Silveira, psicóloga clínica e investigadora, en una entrevista publicada en Ayahuasca y Salud. Esto se traduce en que fármacos antidepresivos o ansiolíticos son incompatibles con la ayahuasca. 
“No se puede descartar que personas con trastornos cardiovasculares o metabólicos puedan sufrir reacciones adversas”, explica el doctor Riba. Según él, el mayor riesgo está a nivel psicológico: “Episodios de ansiedad, desorientación y reacciones psicóticas que se han prolongado más allá de los efectos agudos y que han tenido que ser tratadas con fármacos”. Son sustancias muy intensas, modificadoras del funcionamiento normal de la mente: “Muchas personas acuden por mera curiosidad a sesiones de ayahuasca, simplemente para tener una nueva experiencia exótica, y se quedan impactadas, a veces de forma desagradable, por lo vivido”, matiza el doctor.


Neurogénesis o desarrollo de nuevas neuronas mediante ayahuasca

Uno de los recientes estudios con animales del doctor Jordi Riba ha demostrado que la ayahuasca es capaz de estimular el desarrollo y maduración de nuevas neuronas a partir de células madre del hipocampo, lo que se conoce por neurogénesis. “El hipocampo es la zona del cerebro implicada en los procesos de memoria, cuya perdida de células degenera rápidamente en Alzheimer”, explica el doctor. Esto podría ser un posible remedio, aunque queda mucho camino por recorrer, para el tratamiento de esta enfermedad degenerativa. 

Por Diego Menjíbar

2019-08-25 06:59

Decenas de detenidos durante uno de los fines de semana más violentos en Hong Kong desde el inicio de las protestas

Hong Kong vivió el domingo una de las protestas más violentas hasta ahora. La Policía ha anunciado la detención de 36 personas, incluido un niño de 12 años. Los arrestados han sido acusados de reunión ilícita, posesión de armas y de atacar a agentes de policía.

Las protestas del domingo acabaron en una de las jornadas con más disturbios desde que estalló la crisis política a mediados de junio por el proyecto de ley de extradición, ahora suspendido. Dicho proyecto permitiría a las autoridades extraditar a China a los ciudadanos de Hong Kong para ser juzgados.

La Policía de Hong Kong disparó este domingo un tiro de advertencia al aire, hecho que sucede por primera vez desde que comenzaron las manifestaciones hace doce fines de semana, al encontrarse seis agentes "con sus vidas en peligro", según ha informado este lunes la Policía en un comunicado de prensa.

"Rodeados, bajo ataque y viendo sus vidas amenazadas, seis agentes sacaron la pistola mientras lanzaban advertencias a los manifestantes. Para proteger la seguridad de otros agentes y la suya propia, y sin más alternativas, uno de los policías disparó un tiro de advertencia al aire", indica el texto.

El incidente se produjo en el barrio de Tsuen Wan, donde se desarrolló la manifestación del domingo, en un momento en el que un grupo de manifestantes violentos superaba en número a los agentes y les estaba atacando con tuberías y barras metálicas.

Los policías habían acudido al lugar en torno a las 20.00 hora local (12.00 hora GMT) tras recibir avisos de que había vándalos destrozando los escaparates de algunas tiendas de la zona.

Este fin de semana de manifestaciones fue un contraste brusco respecto al anterior, en el que las protestas se desarrollaron de manera totalmente pacífica sin enfrentamientos destacables entre policía y manifestantes.

La Policía también tuvo que recurrir al gas lacrimógeno y a los cañones de agua para dispersar a los grupos de manifestantes violentos que les atacaron con barras de hierro, que les lanzaron ladrillos y cócteles molotov y que levantaron barricadas en las calles de la región administrativa especial.

Según el cuerpo, al menos 15 agentes de la Policía de Hong Kong resultaron heridos este domingo y tuvieron que recibir tratamiento médico. La Policía ha hecho un llamamiento a que la gente se distancie de los manifestantes violentos.

La Policía de Hong Kong ha recibido duras críticas por lo desmedido de su gestión de las protestas y una de las demandas de los manifestantes prodemocráticos es el establecimiento de una comisión independiente que investigue la brutalidad policial.

El mismo domingo se registró otra insólita marcha de familiares de policías para pedir al Gobierno que no utilice a la Policía de la urbe como "chivos expiatorios" para solucionar el conflicto, sino que apueste por el diálogo político.

A pesar de que las protestas comenzaron ante un polémico proyecto de ley de extradición, las demandas de los manifestantes se han ampliado y reclaman una mejoría de los mecanismos democráticos de la ciudad y, en definitiva, se oponen al autoritarismo chino.

Pekín asegura que detrás de las protestas existe una "mano negra" y ha señalado a "algunas fuerzas de Estados Unidos" como responsables.

Tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997 y bajo la fórmula "un país, dos sistemas", el Gobierno chino se comprometió a mantener la autonomía de Hong Kong y a respetar una serie de libertades de las que no gozan los ciudadanos de la China continental hasta 2047.

eldiario.es

26/08/2019 - 11:18h

Publicado enInternacional
El feminismo, las críticas al #MeToo y los argumentos del ‘anti #MeToo’

Pasan dos años desde que la actriz demócrata de Hollywood Alyssa Milano lanzara la campaña “#Yotambién” para denunciar la violencia sexual que había sufrido en su trabajo e invitara a otras mujeres romper su silencio; y lo consiguió: miles de mujeres de todo el mundo y en decenas de idiomas se animaran a revelar y compartir sus secretos más dolorosos y humillantes haciendo historia: romper en pedazo al maldito concepto de honor, uno de los pilares de la familia patriarcal.

Pasó desaparecido que la frase ya había sido formulada en 2006 por otra víctima de violencia sexual, la activista afroamericana Tarana Burke quien después de conocer el drama de unas menores sometidas a abusos, fundó Me too Movement con el fin de generar conciencia sobre la dimensión de la agresión y la explotación sexual en la sociedad, promoviendo el «empoderamiento a través de empatía» entre mujeres.

El éxito universal de la campaña de Milano, que pone su énfasis en la conducta sexual grosero ejercido desde el poder, se debió quizás a que fue utilizada por los medios de comunicación demócratas contra un Donald Trump que había sido acusado por varias mujeres de perversión y abusos sexuales. Unas 50 diputadas de un Partido Demócrata sin ideas e incapaz de reclutar a diferentes sectores sociales (mujeres, trabajadores, inmigrantes, las minorías “raciales” y religiosas, los ecologistas, etc.), perjudicados por las políticas de un inepto presidente que se le regalaba decenas de motivos en bandeja, pidieron su dimisión o una investigación al respecto para someterle a una moción (impeachment). Y cuando se dieron cuenta de su error, empezaron a cometer otro: esta vez con el llamado Rusiagate, mientras 45 millones de mujeres, hombres, negros, blancos, nativos y emigrantes viven en la absoluta pobreza.

El mundo debería haberse estremecido al conocer parte de la magnitud de tanto horror sufrido en silencioso, pero ¿lo hizo?

Los dos sectores anti #MeToo

  1. Desde la derecha la campaña fue atacada con los siguientes argumentos:
  • Las mujeres son cómplices de los abusos: utilizan sus encantos para escalar en su trabajo. Aunque en los ínfimos casos fuese así, ¿por qué los hombres no necesitan hacer lo mismo?
  • El deseo sexual masculino es imposible de controlar por estar incrustado en sus genes que no en una mente que considera a la mujer un ser creado para satisfacer las necesidades de los hijos varones de Adán. ¡Falso biologismo! ¡No hay registro histórico de la violación colectiva de mujeres en biquini o bañador en ninguna playa por los hombres bañistas, pero los hay y millones sobre el acoso y los abusos de los jefes a sus empleadas en los 195 países del planeta! La diferencia es que en un lugar carecen del poder para hacerlo y en el otro sí. En el trabajo, ellas aguantan la agresión sexual porque dependen de la voluntad del hombre para ser contratadas, ocupan puestos de menor categoría en la jerarquía de poder y son las primeras en ser despedidos.
  • Si no resisten, significa que les gusta, sino “se irían”: pero no “se van” porque la mayoría tiene todas las puertas bloqueadas y no pueden permitirse el lujo de perder su trabajo mientras tienen bocas que alimentar, y aunque se vayan, en el segundo, el tercero y el último trabajo encontrarían el mismo problema.
  • El tipo de ropa que llevan es una autorización a ser tocadas, asaltadas:  Es lo que pensó un tribunal de Irlanda, al absolver en 2018 a un violador después de que su abogado mostrase el tanga que había llevado su víctima de 17 años. El hashtag #ThisIsNotConsent con las fotos de tangas invadieron las redes sociales. ¿Por qué, entonces, a ninguna mujer se le ocurre manosear ni mucho menos violar a los hombres que andan sin camisa y con los pechos expuestos en la Rambla de Barcelona?

Millones de mujeres musulmanas que obligadas (por Dios, el Estado o la familia) se cubre con el velo también sufren tocamientos e incluso violaciones en los espacios públicos. Una encuesta a las mujeres egipcias, (que hoy al contrario de lo que pasaba en los años setenta ninguna se atreve a ponerse minifalda), casi todas con el velo, realizada por la ONU en 2013, mostró que el 99,4% había experimentado acoso y abusos sexuales.

El asalto a las mujeres en las calles de Afganistán es tal que ni se salvan las que llevan el burka (prenda que justamente lo único que resalta es el sexo de la persona). Este fue el tema del performance de la artista afgana Kubra Khademi, que  hizo de gladiatoria de bragas de acero para mostrar por qué hay padres que no dejan que sus hijas vayan al colegio. El hastag #MosqueMeToo (“Mezquita yo también”) denuncia que ni en los lugares sagrados como la Meca, las mujeres aun ultratapadas están a salvo.

  1. Desde la extrema izquierda se alega que #MeToo:
  • Es una campaña de mujeres burguesas. ¡Vale, porque ellas tienen medios para expresarse y su voz llega. Pero, esta lacra, y otras incluidas en la violencia contra la mujer, la sufren todas (en diferentes grados y formas), independientemente de su clase, raza o religión. Las temporeras marroquíes de Huelva también denunciaron en 2018 el acoso, los abusos sexuales (tocamientos en pechos y genitales) y coacción del empresario, pero el juez instructor lo archivó. La presión social hizo que la justicia ordenase reabrir el caso. Luego están, las amordazadas, como millones de madres en los campos de refugiados de Kenia, Somalia, Sudan, Siria, Jordania, Turquía, y otros que cada vez que tiene que pedir una barra de pan para sus hijos son manoseadas, incluso violadas por los vigilantes o proveedores de alimentos.
  • Se centra en el dolor de una misma que no la discriminación integral de la mujer como colectivo. “Yo también”, es una pieza más de una causa común, y tiene el potencial de construir una solidaridad en base del sufrimiento compartido, y no hay que pedirle más.
  • Su objetivo no es desmantelar el neoliberalismo patriarcal. ¡Cierto! Pero esto no debe impedir hacerle un “apoyo crítico”. Reclamar la libertad personal de expresión de mujeres que incluso hoy están forzadas a callarse significa romper los tabús creados durante milenios que hacen de mordaza. La campaña cuestiona la normalidad del abuso del poder, y ha planteado la necesidad de expresar el consentimiento en una relación sexual.

Los males de MeToo

  • Al carecer de un enfoque ideológico para analizar el problema, cuestiona la “actitud poco moral” de algunos hombres, que no la estructura del poder, el monopolio de los hombres sobre los recursos y medios económicos, y una milenaria cultura misógina legitimada por muchas religiones. La superioridad es el concepto que el sexismo comparte con el racismo y también con el especismo.
  • Carece de respuestas incluso para suavizar la opresión multidimensional a la que están sometidas todas las mujeres que trabajan.
  • Comparte la visión con quienes abogan que el empoderamiento individual conduce a la liberación colectiva, pidiendo más puestos para las mujeres “valiosas” en el poder, que no es otro que participar en la gestión de la explotación, legitimando y reproduciendo el sistema, y liberarse ellas que no las mujeres. El modelo individualista del feminismo, que achaca la disfunción de una sociedad fundada en la explotación y la lamentable situación de mujeres a la falta de ambición de ellas, les propone atiborrarse de libros de “autoayuda”, ser “agresivas”  y “emprendedoras”. Si aun así, y matándose en el esfuerzo, no consiguen triunfar será porque no se lo merecen.

Si el «feminismo de Twitter» no acaba con una complejo y milenario sistema de explotación de unos sobre otras, la “lucha armada” tampoco lo consigue: Phoolan Devi, la Reina Bandida, una mujer india que había sido violada en varias ocasiones por una manada de hombres, creó un grupo armado de mujeres que mató a una veintena de depredadores sexuales, todos de castas superiores. Después de pasar 11 años en prisión –sin ser juzgada–, la heroína de los pobres fue elegida diputada. En 2001 fue asesinada a balazos por defensores de la supremacía masculina.

La necesidad de acciones colectivas

El 16 de agosto, varios miles de mujeres ocuparon la Zona Rosa de la Ciudad de México, -en un país donde cada día al menos 10 mujeres son asesinadas-, en protesta por la violación de una joven por cuatro policías y la indiferencia de las autoridades. Días antes, un grupo de mujeres asaltó con espray una jefatura de la honorable policía, pintándola de rosa. Para un poder que se aterroriza viendo un pueblo movilizado, la “violación” del espacio policial era más grave que la violación y el asesinato de mujeres por estos individuos. El movimiento feminista universal, como movimiento político, necesita acciones contundentes que visibilicen su profundo malestar por los recortes de derechos logrados durante siglos de lucha, y no sólo para así ser escuchado, sino también para atraer a las jóvenes al activismo en las calles, universidades y fábricas, traspasando el “me gusta” del ordenador.

Por Nazanín Armanian

25 agosto 2019

Publicado enSociedad
Territorio: nuestro cuerpo, nuestro espíritu

 Nosotras: mujeres, lesbianas, travestis, trans, indígenas, campesinas, indias, mujeres negras, afrodescendientes, comunitarias, villeras, urbanas, trabajadoras, latinoamericanas y del mundo, nos unimos para repudiar el incendio genocida de la Amazonia en Brasil.

La Amazonia es la entraña latiente de la vida misma --que tiene millones de formas pero es una sola-- órgano vital del mundo: es el lugar donde una fuerza del cosmos, la luz del sol, es transformada en buena parte del aire que respiramos casi todas las formas de la vida en el planeta. La Amazonia es el lugar en el que los minerales se hacen tierra y la tierra se sostiene gracias a las redes que tejen sus árboles centenarios en su mismo seno que borbotea de seres grandes y pequeños junto a los ríos. La Amazonia es el lugar donde los ríos brotan de fuentes que hace millones de años yacen bajo kilómetros de rocas y le dan la humedad que lo vivo necesita para vivir a la tierra y los árboles y a sus miles, millones de animales y plantas. La Amazonia es el lugar en el que la vida se hace a sí misma y nos hace a nosotros con su aire, su humedad, con su regulación de los climas. La Amazonia es el hogar, la fuente de vida de cientos de pueblos indígenas que, a su vez, la protegen de la depredación del capital, de los capitalistas, los pueblos que protegen el agua de hoy y del futuro, los alimentos que muchxs de nosotrxs comemos.

La Amazonia y sus habitantes son la resistencia ancestral a la imbecilidad humana, al antropocentrismo criminal que gira alrededor de, por supuesto, el universal masculino. La Amazonia está siendo exterminada por la acción directa del capitalismo extractivista.

No aceptamos la violencia ni las muertes a las que están siendo sometidas las compañeras indígenas y las comunidades que por siglos han vivido en cuidado recíproco con la selva y con todos los seres no humanos que habitan en ella.

Nosotras: mujeres, lesbianas, travestis, trans, indígenas, campesinas, indias, mujeres negras, afrodescendientes, comunitarias, villeras, urbanas, trabajadoras, latinoamericanas y del mundo agradecemos y apoyamos las luchas de las amazónicas de más de 130 pueblos que salieron en la Primera Marcha de Mujeres Indígenas de Brasil para denunciar el aumento de la deforestación de la Amazonía en un 67% desde la llegada del gobierno terrorista-extractivista-patriarcal de Bolsonaro. Con el lema “Territorio: nuestro cuerpo, nuestro espíritu”, la marcha denunció la urgencia del cuidado de lo viviente, de los bosques y del agua, y exigió el cese de la violencia machista y racista contra ellas y les niñes.

La Primera Marcha de Mujeres Indígenas da cuenta de un nuevo tipo de lucha por el territorio entendido también como el planeta que habitamos y contra las causas capitalistas-extractivistas-patriarcales del cambio climático. Hemos visto también la fuerza de la Marcha de las Margaritas, que unos días antes, reunió a trabajadoras rurales, de la floresta y de las aguas de todos los estados brasileños.

Nosotras, estos cuerpos feminizados que somos, rechazamos la violencia y el exterminio colonial de lo existente y agradecemos a nuestras hermanas amazónicas y campesinas porque su lucha es nuestra lucha.

Sabemos que los empresarios, los fazendeiros y sus agentes provocaron el incendio. Buscan desforestar la selva y desplazar comunidades para extender la frontera agrícola y ganadera y favorecer la acumulación extractivista y genocida del agronegocio. Entendemos que se trata de una forma de disciplinamiento atroz, una respuesta desaforada a la energía que logró avivar y levantar en todo el mundo la marcha de las mujeres indígenas, guardianas de la selva y de las formas de existencia insurrectas que alberga.

“Cuando defendemos nuestros territorios, nuestros cuerpos y nuestros espíritus, también estamos defendiendo la vida de los demás pueblos que habitan este planeta”. Así dijeron también varias de las mujeres que caminaron por las calles de Brasilia con sus hijxs: “es en la vida comunal que se puede sostener una vida digna”. Con ellas y por todxs, convocamos a las organizaciones feministas del mundo a manifestarse y a exigir que se tomen las medidas necesarias para detener el incendio.

#NiUnaMenos #VivasNosQueremos #FueraBolsonaro #MachistasRacistasNoPasarán

Documento de NiUnaMenos con firmas de cien colectivas de América Latina.

Publicado enSociedad
Viernes, 23 Agosto 2019 06:27

La tercera expansión del zapatismo

La tercera expansión del zapatismo

Pese a estar rodeadas por el Ejército mexicano, las bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (Ezln) han conseguido romper el cerco militar, mediático y político que pesaba sobre ellas. En un comunicado librado el 17 de agosto y firmado por el subcomandante Moisés, indígena convertido en vocero del movimiento zapatista luego de la “muerte” simbólica de Marcos, se anuncia desde las montañas del sureste mexicano la creación de siete nuevos “caracoles” y cuatro municipios autónomos, que se denominan en adelante “centros de resistencia autónoma y rebeldía zapatista”.

Estamos ante el tercer empuje organizativo de los pueblos mayas que integran el Ezln. Las fechas son 1994, 2003 y 2019. En la primera, anunciaron la creación de los municipios autónomos rebeldes zapatistas, en medio de fraudes electorales y del caos instalado con el gobierno del histórico Partido Revolucionario Institucional (Pri). En la segunda, abrieron cinco caracoles para ejercer la autonomía, cuando el parlamento mexicano, incluidos tanto los partidos de derecha como los de izquierda, rechazó la que ya habían negociado y firmado con delegados oficiales.

Los 27 municipios autónomos (inicialmente eran algunos más) se superponen a los municipios oficiales y en ellos se agrupan representantes de las comunidades de la zona de influencia. Los caracoles, por su parte, articulan sus regiones y albergan las Juntas de Buen Gobierno, que se encargan, de forma rotativa, de gobernar una media docena de municipios (en promedio) y cientos de comunidades.

La zona zapatista no es homogénea. En las comunidades y en los municipios (que se autogobiernan por consejos autónomos) conviven familias zapatistas y no zapatistas, con la particularidad de que estas acuden a las clínicas y centros de salud creados y dirigidos por aquellas, y de que prefieren la justicia autónoma que administran las Juntas de Buen Gobierno, que no les cobran ni son corruptas, como sucede con la justicia del Estado.

Las familias no zapatistas se benefician de la ayuda de los gobiernos federal y del estado de Chiapas, con alimentos, materiales para las viviendas y planes sociales, que ahora el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha ampliado con proyectos asistenciales, como Sembrando Vida o Jóvenes Construyendo el Futuro. Los zapatistas no sólo no reciben esos planes, sino que, por influencia de las mujeres, tampoco toman alcohol, ya que ellas consideran que fomenta la violencia machista.

Los caracoles son “ventanas para vernos dentro y para que veamos fuera”, mientras que las Juntas de Buen Gobierno “funcionan mediante los principios de rotación, la revocación de mandato y la rendición de cuentas” y son “verdaderas redes del poder de abajo”, en las que se articulan los consejos municipales. Se han convertido en formas de poder donde “los gobernantes pasan a ser servidores”, como recuerda el sociólogo Raúl Romero (La Jornada, 17-VIII-19).

SALTO ADELANTE.

Lo más importante del anuncio del pasado 17 de agosto es que varios de los nuevos centros se encuentran más allá de la zona de control tradicional del zapatismo, mientras que otros son linderos y refuerzan la presencia que tiene en la región desde el alzamiento de 1994, cuando recuperó cientos de miles de hectáreas de los grandes terratenientes. Ahora ya suman 43 los centros zapatistas.

Como señala el director de opinión de La Jornada, Luis Hernández Navarro, “la expansión de la autonomía zapatista a nuevos territorios desmiente la versión de la supuesta deserción de sus bases sociales como resultado de programas asistenciales”. Realizaron cientos de asambleas, “desdoblándose como fuerza político-social, a través de movilizaciones pacíficas sui generis, que cambiaron el campo de confrontación con el Estado, llevándolo al terreno en que las comunidades son más fuertes: el de la producción y reproducción de su existencia” (La Jornada, 20-VIII-19).

El paso siguiente es el llamado a la sociedad a contribuir en la construcción de los nuevos espacios, además de la convocatoria a los colectivos urbanos para crear una “red internacional de resistencia y rebeldía”, advirtiendo a quienes participen que renuncien “a hegemonizar y homogeneizar”. Además, convocan a intelectuales y artistas a festivales, encuentros, semilleros de ideas y debates.

UNA NUEVA CULTURA POLÍTICA.

El aspecto más interesante de esta expansión del zapatismo consiste en los modos en que lo hicieron, el cómo de su acción política. Porque revela una cultura a contrapelo de la hegemónica, anclada como está en instituciones estatales o en oenegés y en la afirmación de la grieta entre quienes mandan y toman decisiones, y quienes obedecen y cumplen.

En el comunicado firmado por Moisés, así como en la literatura anterior zapatista, hay un claro desmarque del vanguardismo, pero también de la cultura jerárquica de los partidos. Fueron las mujeres y los jóvenes los que salieron de sus comunidades a dialogar con otras comunidades, y se entendieron pronto “como sólo se entienden entre sí quienes comparten no sólo el dolor, pero también la historia, la indignación, la rabia”.

El papel central fue el de las mujeres: “No sólo van delante”, explica Moisés, “para marcarnos el camino y (que) no nos perdamos: también a los lados para que no nos desviemos; y atrás para que no nos retrasemos”. Ellas encarnan la cultura comunitaria, que pone por delante lo colectivo a lo individual, la dignidad y la cosmovisión a las ventajas materiales. Por eso se equivocan feo los gobiernos que piensan –como el de Amlo, pero también los demás progresistas– que con planes económicos pueden hacer que pueblos enteros desistan de sus identidades.

Se trata de una cultura política que sólo puede entenderse en clave comunitaria. Quienes visitan las regiones zapatistas suelen sorprenderse cuando se dirigen a sus principales “enemigos”, las bases del Pri, como “hermanos priístas” o, ahora con relación al partido de gobierno, como “hermanos partidistas”. Unos cuantos de esos hermanos son los que ahora dieron el paso de rechazar las limosnas de arriba para volverse zapatistas: el modo que encontraron para seguir siendo pueblos originarios.

Por Raúl Zibechi

23 agosto, 2019

Publicado enCultura