Sábado, 18 Mayo 2019 06:04

China, en estado de urgencia

El presidente de los EEUU, Donald Trump (i), y su homólogo chino, Xi Jingping (d), ofrecen una rueda de prensa en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín (China) el 9 de noviembre de 2017. EFE

Trump no solo quiere que China compre más productos americanos. Los halcones que le asesoran pretenden ralentizar el desarrollo tecnológico del gigante asiático


Este es el inicio de una rivalidad sistémica que va a durar décadas, y que hace que los mandarines de Pekín no solo estén pensando en si Trump va a ganar las próximas elecciones. Las autoridades chinas confían en su capacidad de resistencia


El Gobierno chino controla las palancas macroeconómicas y pueden estimular la economía por el lado fiscal o monetario. Trump se da cuenta: ha declarado que la FED debería ser súbdita al ejecutivo como lo es el banco central chino y ayudarle


Escribo estas líneas desde Shanghái. Esta semana he tenido la oportunidad de hablar con empresarios, académicos y personas cercanas al Gobierno chino y la sensación de inquietud es palpable. La intensificación de la guerra comercial entre EEUU y China es el mayor tema de debate en la televisión y en la calle. En la última semana no solo ha habido la subida de aranceles de 10% a 25% a un volumen equivalente a 200.000 millones de dólares de importaciones chinas por parte de Donald Trump, y la consecuente represalia de Pekín sobre 60.000 millones de dólares de productos americanos, sino que el presidente de los EEUU ha decidido prohibir incluso –por orden ejecutiva– el uso de equipamiento de Huawei y ZTE en suelo americano e introducir un proceso de obtención de licencias para aquellas empresas americanas que quieran vender tecnología a las compañías de telecomunicaciones chinas.

Esto es un torpedo a la línea de flotación de las empresas chinas, ya que Huawei, por ejemplo, depende del suministro de semiconductores de la estadounidense Qualcomm. Por lo tanto, el convencimiento en China es que Trump está jugando demasiado duro en las negociaciones que están librando los dos países y que su órdago le puede salir mal, ya que si una cosa no puede hacer el Gobierno chino, y eso está muy grabado en el ADN de este país, es "perder la cara", es decir, mostrar que cede al chantaje de otro, sobre todo si ese otro es la encarnación contemporánea del occidental imperialista que en el siglo XIX humilló a China y la condenó a un siglo de inestabilidad. Antes de capitular a las presiones de Trump, la población china está dispuesta a sufrir, y por eso mismo el Gobierno ya se está preparando para lo peor.


Al fin y al cabo, Trump no solo quiere que China compre más productos americanos. Eso se podría lograr en la próxima reunión bilateral entre Trump y el presidente Xi Jinping en la cumbre del G20 en Japón el próximo mes. Lo que realmente quieren los halcones que asesoran a Trump es ralentizar el desarrollo tecnológico del gigante asiático y ese no es un tema que se vaya a resolver en unas cuantas rondas de negociación, como a veces se pretende indicar. Esto es solo el inicio de una rivalidad sistémica que va a durar décadas, y que hace que los mandarines de Pekín no solo estén pensando en si Trump va a ganar las próximas elecciones o no, sino mucho más allá. El Gobierno chino es consciente que se enfrenta a un rival de un poderío enorme, pero como me ha comentado un interlocutor esta semana: "si tiramos la toalla, y cedemos, vamos a perder, así que tenemos que luchar, porque si luchamos, puede que no perdamos".


Pese a la gran preocupación que hay, y a la evidente desaceleración que se observa en la economía, la sensación que queda después de esta semana es que las autoridades chinas confían en su capacidad de resistencia. Saben que controlan las palancas macroeconómicas, y que si es necesario pueden estimular la economía por el lado fiscal o monetario, o los dos a la vez. Trump se da cuenta de eso, y ya ha declarado que la FED debería ser súbdita al ejecutivo como lo es el banco central chino y ayudarle a aguantar el pulso. El temor evidente es que, para compensar los aranceles sobre sus productos, China devalúe su moneda y se mantenga así competitiva. Relacionado con esto está el hecho de que EEUU (y también Europa) pueden bloquear la compra de tecnología por parte China, y ya lo están haciendo, pero ante eso China ya está desarrollando programas para atraer talento internacional y desarrollar la tecnología en suelo chino. Hoy en día, cualquier joven emprendedor con una patente tiene un talonario esperándole en Shanghái para desarrollar su idea y cumplir su sueño.


Finalmente, otro factor que les ofrece confianza a las autoridades chinas es la capacidad de trabajo (y de sacrificio) de su población. Cualquier extranjero que visite o viva en este país lo percibe. La ambición y el hambre por mejorar son impresionantes. Jack Ma, el presidente de Alibaba, suele comentar en sus intervenciones públicas que espera que sus empleados trabajen bajo la fórmula: 9-9-6. Es decir, empezar a las 9 de la mañana, acabar a las 9 de la noche y trabajar 6 días de la semana. Según parece, al Gobierno chino también está promoviendo esta misma fórmula entre sus empleados. Teniendo en cuenta que el Estado domina directamente cerca del 50% del PIB chino y que tiene algo o mucha influencia en el otro 50%, queda claro que EEUU se enfrenta a un hueso duro. Tanto que el Gobierno chino incluso se está planteando aumentar los días de vacaciones “obligatorios” para promover el consumo y así la actividad económica si fuese necesario.


China, luego, vive en un cierto estado de urgencia. Hace un año había dos grupos de opinión entre las élites. Los que pensaban que había que ceder ante las presiones de Trump y los que se oponían. Hoy esos dos campos están de acuerdo en que no se puede ceder, y se han dividido en otros dos grupos. Los que piensan que lo mejor para enfrentarse a EEUU es hacer reformas domésticas y estimular la innovación del mercado y el consumo interno para estar más protegidos y los que creen que la mejor defensa es apostar por el modelo chino de capitalismo de estado, reforzar el sector público y depender lo mínimo posible del exterior. Ambos están cada vez más convencidos que el mundo se va a dividir en un hemisferio norte, liderado por EEUU, y un hemisferio sur, donde China tiene cada vez más influencia. Bienvenidos al eterno retorno de la geopolítica.

 

Por Miguel Otero Iglesias 

17/05/2019 - 21:45h

Publicado enEconomía
Responde China a EU con aumento de aranceles

Tasas hasta de 25% a bienes valorados en 60 mil millones de dólares anuales

China anunció ayer que aumentará los aranceles aduaneros a la importación de productos estadunidenses por un monto de 60 mil millones de dólares anuales en represalia por las medidas comerciales adoptadas por el presidente estadunidense, Donald Trump, la semana pasada.La medida elevó el temor a que las dos mayores economías del mundo entren en una disputa sin freno, la cual podría golpear el crecimiento global y se reflejó en caídas de las bolsas a escala global.

A partir del primero de junio China impondrá aranceles de 10, 20 e incluso 25 por ciento a 5 mil 140 productos estadunidenses ya gravados, como vegetales congelados y gas natural licuado, informó la Oficina de la Comisión tarifaria del país asiático.

"El ajuste a los aranceles es respuesta al unilateralismo y proteccionismo estadunidense", subrayó el Ministerio de Finanzas chino. "Pekín espera que Washington vuelva al camino correcto del comercio bilateral y las consultas económicas", agregó.

De acuerdo con la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado, China elaborará y dará a conocer una lista de productos estadunidenses importados elegibles para ser excluidos de los gravámenes extras tras evaluar las solicitudes presentadas por las partes interesadas sobre una base de prueba.

Trump confirmó a periodistas que en junio próximo se reunirá con el mandatario chino, Xi Jinping, en el contexto de la cumbre del G20, y que espera que el encuentro sea fructífero para la resolución del conflicto.

Previamente, en Twitter, Trump culpó a Xi del fracaso en las negociaciones para la firma de un acuerdo comercial, y le advirtió que si aplica represalias empeorará la relación.

"Le digo abiertamente al presidente Xi y a mis muchos amigos en China que sufrirán mucho si no llegan a un acuerdo, porque las compañías se verán obligadas a abandonar esa nación por otros países. Es demasiado caro comprar en China. ¡Tenían un gran acuerdo casi cerrado y dieron marcha atrás!", apuntó.

La más reciente ronda de negociaciones entre Estados Unidos y China terminó el pasado viernes en Washington sin que hubiera acuerdo.

En días anteriores, Estados Unidos acusó a China de no comprometerse con acuerdos previamente alcanzados.

El viernes entró en vigor un aumento de 10 a 25 por ciento de los aranceles a las compras de productos del país asiático por un monto de 200 mil millones de dólares anuales. Trump también llamó a gravar los 300 mil millones de importaciones chinas restantes.

Este lunes los mercados mundiales reaccionaron negativamente ante el incremento de la tensión comercial entre Washington y Pekín, las dos mayores economías del planeta.

En Nueva York, el índice Dow Jones bajó 2.38 por ciento, a 25 mil 324.99 unidades, mientras el Standard & Poor’s 500 cayó 2.41, a 2 mil 811.87. El Nasdaq, en tanto, descendió 3.41 por ciento, a 7 mil 647.02 puntos.

La Bolsa Mexicana de Valores perdió 0.55 por ciento, a 43 mil 142.46 puntos.

Los mercados europeos cerraron con pérdidas generalizadas. Destacaron la bolsa de Lisboa, con un retroceso de 1.81 por ciento, y la de Fráncfort, con 1.58.

En China, el índice Shezhen cayó 1.43 por ciento y el Shanghái Composite cedió 1.21.

En el continente americano, las bolsas también bajaron notablemente. En Buenos Aires el mercado perdió 3.27 por ciento y el de Sao Paulo tuvo una variación de menos 2.69.

"Un acuerdo entre Estados Unidos y China es muy valorado por el mercado", expresó el analista Sam Stovall, de la empresa CFRA Research. "¿Quién sabe qué puede pasar antes de que ese acuerdo sea alcanzado?", añadió.

Para el analista comercial William Reinsch, "en este momento pareciera que estamos en un choque de trenes en cámara lenta, en el que ambas partes se apegan a sus posturas".

 

Publicado enInternacional
China se prepara para una guerra de desgaste con EE UU en su disputa comercial

Pekín exige que un acuerdo final garantice la “igualdad y la dignidad” de los dos países

 La ronda número once de conversaciones comerciales entre China y Estados Unidos terminó en Washington sin más acuerdo aparente entre las delegaciones que el desayuno: donuts, que llevaban los guardaespaldas en grandes bolsas. EE UU ya ha puesto en marcha su anunciado aumento de aranceles sobre productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares, y no hay fecha para retomar las negociaciones. Aunque, al abandonar Washington, el jefe de la delegación china, el vice primer ministro Liu He, se declaraba “cautelosamente optimista”, también dejaba claro que las posturas están separadas por enormes diferencias de fondo.


Los canales siguen abiertos, han insistido las dos partes. “Las negociaciones no se han roto” y se retomarán en Pekín en algún momento del futuro, subrayaba Liu, el hombre de confianza del presidente chino Xi Jinping para los asuntos económicos, en una rueda de prensa con medios chinos. Pero también admitía que existen “desacuerdos sobre cuestiones de principio”. Tres cuestiones en las que, subrayó, China “no cederá bajo ningún concepto”.


Para poder llegar a un acuerdo —ha explicado—, su Gobierno considera obligatorio que Estados Unidos levante sus aranceles adicionales; que el aumento del volumen de compras de productos estadounidenses que Washington exige a China sea realista y se ciña a la demanda interna china; y —sobre todo— que el documento final del acuerdo sea “equilibrado” para garantizar la “igualdad y la dignidad” de los dos países.
En esa tercera condición, la “dignidad”, está la clave. El actual punto muerto se desató, como ha publicado la agencia Reuters, cuando Pekín eliminó del borrador de acuerdo las referencias a que cambiaría sus leyes para aceptar las demandas de EE. UU. sobre protección de la propiedad intelectual, acceso a los mercados de servicios financieros y transferencia forzosa de tecnología, entre otros. Para Washington, esos términos eran la garantía para hacer cumplir lo que -creía- se había acordado. Para Pekín representaban una injerencia intolerable en su soberanía. Y un cambio en su modelo económico que Xi Jinping no tiene ninguna intención de aceptar. Venga lo que venga.


“China está dispuesta a pagar un cheque, pero no a transformar su modelo económico estatal en una economía de mercado”, escribía esta semana Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia Pacífico del banco de inversiones Natixis. “El abrupto cambio de dirección [de el presidente estadounidense, Donald Trump] en la estrategia de negociación revela desesperación, más que fuerza” al imponer los nuevos aranceles, que pasan del 10 al 25%, y amenazar con gravar de la misma manera al resto de productos importados chinos.


Y China ha llegado a la conclusión de que tiene margen de maniobra para aguantar lo que cree que puede ser una guerra de desgaste prolongada. La desconfianza de Pekín es grande, y domina la percepción de que, al final, el objetivo de EE. UU. es impedir que este país se convierta en una gran potencia. No ha ayudado que esta semana las autoridades estadounidenses denegaran una licencia de operación a la principal compañía telefónica china —China Mobile— e intensificaran su retórica contra el gigante tecnológico Huawei.


A lo largo de los meses de negociación, Pekín ha ido dando pasos para proteger su economía ante la ausencia de un acuerdo. “Los responsables políticos chinos se han centrado en estimular de modo efectivo la economía. Además, con una perspectiva a largo plazo en mente, China se ha esforzado en extender lazos amistosos con la mayor cantidad posible de países”, apunta García-Herrero. Para lo primero, recuerda la economista, se encuentran en marcha estímulos para el sector privado vía crédito. Para lo segundo, China ha sumado ya oficialmente a 130 países a su iniciativa Nuevas Rutas de la Seda.


Los últimos datos económicos avalan, a ojos de Pekín, esta estrategia. El crecimiento del PIB en el primer trimestre del año ha sido del 6,4%, por encima de lo esperado. Las exportaciones también han aumentado un 4,3% interanual en los primeros cuatro meses del año, como han resaltado los medios oficiales chinos a lo largo de esta semana. El economista jefe del banco central chino, Ma Jun, ha calculado el impacto de la guerra comercial en una pérdida de tres décimas de punto de crecimiento del PIB, “algo que está dentro de lo controlable”.


“La economía tocó suelo a finales del año pasado, ahora empieza a recuperarse”, ha subrayado Liu. “A pesar de las presiones económicas que puedan venir, creo que la economía china mantendrá su impulso y un desarrollo sano y estable”.


La cita del G20


A corto plazo, y con independencia de que las delegaciones vuelvan a reunirse antes o no, la próxima gran cita se perfila en Osaka (Japón) a finales de junio, la cumbre anual del G20. Allí se verán las caras Trump y Xi Jinping, los únicos -como ha quedado claro esta semana- que tienen la última palabra para cerrar un acuerdo.


Un acuerdo que no llegará, como venía a decir Liu, a cualquier precio. “Cuanto más necesite Xi movilizar su sistema político y su población para (…) luchar una guerra de desgaste, más difícil le será cambiar la marcha y aceptar un gesto de Estados Unidos; si es que llega”, apunta en una nota la consultora Eurasia Group.


Aunque ambos les interesa entenderse. Una guerra comercial entre las dos principales economías del mundo sería perjudicial para todos. Trump necesita réditos electorales, y un pacto con China que pueda presentar como ventajoso sería una buena carta. Xi conmemorará en octubre el 70 aniversario de la fundación de la República Popular de China, y no quiere problemas que distraigan de los preparativos. Para Pekín —recuerda García-Herrero— continuar la política de crecimiento mediante estímulos puede suponer en el futuro un aumento de la deuda.


Pero incluso si los dos jefes fuman a corto plazo la pipa de la paz —y hoy por hoy, está por ver—, no está tan claro que consigan la cuadratura del círculo: resolver sus diferencias de principio, la “dignidad” de la que hablaba Liu He. Y un acuerdo que no las solvente puede acabar siendo como los dónuts del desayuno de sus delegaciones: dulce por fuera; por dentro, vacío.

Por Macarena Vidal Liy
Pekín 11 MAY 2019 - 10:33 COT

Publicado enInternacional
G-20: No hubo ruptura pero cada uno hizo su juego

Los presidentes reivindicaron el comercio internacional, pero por primera vez no se condenó explícitamente el proteccionismo económico y se llamó a reformar la OMC. En materia ambiental no se pudo adoptar una posición común.

La cumbre de presidentes del G-20 cerró ayer con una declaración conjunta que sirvió para evitar el fracaso explícito del encuentro, aunque dejó en evidencia las profundas diferencias que separan a Estados Unidos del resto de las potencias en temas centrales de la agenda global como el comercio internacional y la preservación del medio ambiente.


Por primera vez desde que se reactivó este foro multilateral hace ya diez años el texto no incluyó una condena explícita al proteccionismo económico, dejando en claro cómo impacta en los espacios multilaterales el giro que le imprimió Donald Trump a la política exterior de Estados Unidos. En la declaración incluso se incluyó un punto que llama a la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), entidad que viene siendo duramente cuestionada por Trump. En lo que respecta al medio ambiente, para evitar una ruptura se optó por una decisión salomónica consistente en incorporar un párrafo con la posición de quienes respaldan el Acuerdo de París y otro donde Estados Unidos marca sus diferencias. El presidente Mauricio Macri se limitó a observar esta pelea entre las principales potencias casi como un espectador de lujo y al cierre del evento celebró que haya habido un comunicado (ver aparte).
Los presidentes del G-20 emiten una declaración por año, la cual se va negociando durante meses en distintos encuentros ministeriales. Cuando la cumbre de líderes se acerca, esas negociaciones se intensifican y se concentran sobre los puntos conflictivos. El jueves los sherpas encargados de ese tira y afloje estuvieron reunidos hasta las 2 de la mañana y el viernes fue otra jornada agitada, pues de nada hubiera servido tener la gran mayoría de los puntos del documento consensuados si finalmente, por ejemplo, no se ponían de acuerdo en torno al Acuerdo de París y Trump terminaba pegando un portazo.


Los líderes tienen claro que este tipo de espacios multilaterales tienen algún tipo de sentido solo si se llega al menos a un mínimo consenso, pues de lo contrario el efecto termina siendo contraproducente por el desgaste que le genera a las partes. El presidente francés Emmanuel Macron había dejado en claro este punto hace algunos días cuando aseguró públicamente que “si no conseguimos acuerdos concretos, nuestras reuniones internacionales se vuelven inútiles”.


Con la intención de evitar esa ruptura explicita, en lo que refiere a la disputa ambiental el documento final de 31 puntos que se distribuyó ayer por la tarde le dedicó un párrafo a cada posición. “Los firmantes del Acuerdo de París, quienes también se unieron al Plan de Acción de Hamburgo, reafirman que el Acuerdo de París es irreversible y se comprometen a su completa implementación”, señala el punto 20, mientras que en el punto siguiente aclara: Los Estados Unidos reitera su decisión de retirarse del Acuerdo de París y afirma su fuerte compromiso para el crecimiento económico y accesos a energía y seguridad, utilizando todos las fuentes de energía y tecnologías al tiempo que protege el medio ambiente”.


El otro tema que divide las aguas son las reglas que rigen el comercio internacional. Trump pateó el tablero al poco tiempo de asumir la presidencia de Estados Unidos e inició una ofensiva comercial en defensa de sus intereses que tuvo a China como principal objetivo. En julio le aplicó una serie de aranceles y el gigante asiático respondió de la misma manera quedando declarada la guerra comercial entre las dos principales potencias mundiales que ha ido escalando y tiene en vilo al resto del mundo, pues ambos países en conjunto representan más del 40 del PBI mundial.

La declaración de los presidentes trató de hacer equilibrio en medio de esta disputa. “El comercio y las inversiones internacionales son motores importantes de crecimiento,

productividad, innovación, creación de trabajo y desarrollo. Reconocemos la contribución que el sistema de comercio multilateral ha hecho para este fin”, dice el texto, pero, a diferencia de las ocasiones anteriores no llamó a luchar contra el proteccionismo y le apuntó a la OMC, una de los engranajes de la arquitectura internacional que Trump tiene en la mira. “El sistema actualmente no cumple con sus objetivos y hay espacio para mejorar. Por lo tanto, apoyamos la reforma necesaria de la Organización Internacional de Comercio para optimizar su funcionamiento, revisaremos su progreso en nuestra próxima cumbre”, destaca el texto. Luego de la disputa que mantuvieron dentro de la cumbre, Trump y el presidente chino Xi Jinping mantuvieron una reunión bilateral junto a sus equipos para seguir negociando cara a cara reglas que garanticen nuevas condiciones de equilibrio para el escenario internacional. Por ahora, lo único claro pareciera ser que el modelo de liberalización comercial gradual instrumentado a mediados del siglo XX para dejar atrás el proteccionismo que derivó en las dos guerras mundiales está en rediscusión. Por eso se puso el foco en la reforma de la OMC, organismo creado en 1995, pero que marca la continuidad de un proceso que comenzó con la aprobación del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en 1947. Lo que aún está por verse es si estos escarceos son solo un reacomodamiento dentro del mismo esquema o un punto de quiebre que le abre las puertas a un escenario todavía desconocido.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Cinco puntos en la disfuncional cumbre del G-20 en Buenos Aires, según Breitbart

Las cumbres del desfalleciente Occidente se han vuelto disfuncionales, como sucedió con el G-7 en Canadá (http://bit.ly/2LCoQlO) y luego con el APEC (http://bit.ly/2zxSqp2) donde ni siquiera pudo acordar un comunicado conjunto, lo cual refleja la fractura y el "(des) Orden Global en la Era Post-EstadosUnidos" (http://bit.ly/2zzcffD).

El G-20 de Buenos Aires tampoco será la excepción y va que vuela al fracaso: creado con un enfoque economicista/reduccionista después de la quiebra de Lehman Brothers en 2008 no sirve para nada ni ha tenido concreciones saludables.

La única gracia del G-20, como las demás cumbres aludidas, es haberse convertido en un "punto de contacto" para trascendentales reuniones tangenciales al margen de sus deliberaciones.

Este G-20 de Buenos Aires pudo haber sido el catalizador del nuevo orden tripolar global entre EU/Rusia/China o cual hubiera marcado el hito histórico del siglo 21 cuando se habían programado sendas reuniones de Trump con el zar Vladimir Putin y con el mandarín Xi a quien invitó a cenar (http://bit.ly/2PacRxh).

Todo es posible con la volatilidad del estadunidense, quien puede cambiar de opinión en el último instante con el fin de sacar ventajas transaccionales a sus rivales, cuando ya canceló la anhelada cumbre con su homólogo ruso debido al recalentamiento del contencioso ucraniano, el cual Réseau Voltaire se debió a un sabotaje deliberado de EU e Israel para torpedear la reunión bilateral de Trump y Putin (http://bit.ly/2P8UkBf).

Una cumbre inesperada es la que entablarán el zar Vlady Putin y el premier nipón Shinzo Abe que puede llevar a la firma de un acuerdo de paz con consecuentes arreglos geopolíticos (http://bit.ly/2P8We4R).

El portal Breitbart, portavoz oficioso de Trump –quien al primer día ya había maltratado al anfitrión Macri y al presidente saliente Peña– avanza "cinco puntos a seguir en el G-20":

1. La cumbre de Trump y Putin: ya fue cancelada. El estadunidense deseaba hasta el último minuto reunirse con su homólogo ruso, pero fue desaconsejado por su primer círculo, lo cual no descarta que se puedan reunir, quizá de contrabando, en cualquier momento.

2. La cena del jefe de Estado de la Unión Americana con el mandarín Xi: China ha mostrado flexibilidad en ciertos rubros que han sido desechados por el estadunidense como "inaceptables". Sin embargo, NYT considera que a pesar de su "dura retórica" Trump “busca una tregua comercial con la nación asiática (https://nyti.ms/2zAYsW1)”, lo cual se empata con mi hipótesis de un "cese al fuego". La pésima noticia es que el sinófobo súper-halcón Peter Navarro fue reincorporado a la lista de seis funcionarios que acompañarán a Trump durante la cena, quien fungirá de espantapájaros. Es curioso que los multimedia chinos estén optimistas (https://reut.rs/2zzcRlr). Como que no suena lógico que inviten a cenar al mandarín Xi para humillarlo, de lo cual es capaz Trump.

3. Arabia Saudita y las secuelas del asesinato del periodista saudita Khashoggi: el presidente turco Erdogán ha reclamado la suavidad del tratamiento especial al príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salman quien ha recibido cordiales saludos de Trump, la primera ministra británica Theresa May, el zar Vlady Putin y el primer indio Narendra Modi, mientras queda "volando" la tragedia bélica en Yemen.

4. Las sanciones de Irán: "significativa fuente de tensión entre EU y Europa que desea continuar haciendo negocios con Teherán y preservar vivo el arreglo nuclear de Obama", lo cual tendrá un impacto sobre el precio del petróleo que EU exige disminuir. ¿Vendió Trump el cadáver de Khashoggi, columnista de The Washington Post, por un barril de petróleo?

5. Brexit: Trump interpeló que el acuerdo entre la primera ministra británica May otorgó demasiadas concesiones a la Unión Europea, lo cual “pudiera interferir en el pacto comercial GB-EU (http://bit.ly/2zyked0)”.

El G-20 de Buenos Aires llega a una bifurcación: dependiendo del resultado de las gestiones EU-China, que apunta a un cese al fuego, dejará su impronta histórica; otro camino marcará la tragedia del comercio.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Lunes, 09 Julio 2018 07:27

Proteccionismo

Proteccionismo

El presidente de EstadosUnidos, Donald Trump, dice que las guerras comerciales se ganan fácilmente. Para él se trata de reducir el gran déficit comercial que tiene su país respecto de China, y también en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los flujos transfronterizos de mercancías son correlativos a las corrientes de inversión extranjera, sea ésta directa (en la producción) o financiera. El TLCAN, por ejemplo, es primordialmente un acuerdo para el flujo de inversiones de Estados Unidos a México y de ellas se desprende la corriente de mercancías que se exportan a aquel país.


El tratado acarreó inversiones de lugares como Europa y Japón para aprovechar las cláusulas previstas de exportación con menores aranceles. En el caso de China, el déficit comercial que incomoda a Trump se ha forjado largamente por las ventajas que representa para las empresas en materia de costos.


El déficit se compensa con las enormes corrientes de capital que se invierten en la deuda emitida por el gobierno estadunidense, financian la deuda pública y apoyan al valor de dólar. Este aspecto de las relaciones económicas internacionales no debe perderse de vista.


En términos contables las partidas cuadran entre la balanza comercial y la de capitales. Las cosas no son simples, por supuesto, pues las transacciones económicas entre las naciones involucran siempre muchos otros aspectos.
Abarcan el saqueo de minerales preciosos como ocurrió en las colonias americanas de Europa; la obstrucción de industrias nacionales para beneficiar a los productores de las metrópolis, como sucedió en la India, o bien, la implantación de mecanismos financieros que articulan los procesos de producción y distribución de la riqueza hasta alcanzar dimensiones globales.
Las guerras comerciales se describen usualmente como políticas para “empobrecer al vecino”, aumentado la demanda de la producción interna y reduciendo la dependencia de las importaciones.
Para eso se imponen tarifas (sobreprecios) o cuotas (límites cuantitativos). La protección se alcanza también manipulando el tipo de cambio, con devaluaciones competitivas para acrecentar el nivel de la actividad económica interna.
La protección que se impulsa hoy en Estados Unidos pretende recuperar los empleos que se han ido a otras partes, principalmente por ventajas salariales y también en materia de impuestos.
La situación actual es distinta a la promoción de la industria infante que utilizó Alemania en el siglo 19 para crear una industria propia y competitiva alcanzando los niveles requeridos de tamaño y economías de escala.
La defensa de los productores nacionales mediante la protección se aplicó también en América Latina con la sustitución de importaciones después de la Segunda Guerra Mundial. Luego, como se sabe, se pasó al extremo opuesto de la liberalización a ultranza.
En el capitalismo global las fronteras en materia económica se han ido borrando. De manera más general, la globalidad se ha establecido en los procesos de división del trabajo, salarios, abastecimiento, tecnología y cadenas de producción. La formación de los precios en muchas actividades económicas es de índole global.
Todo ello es consistente con las exigencias de la acumulación de los capitales. Los costos para las empresas estadunidenses se forman en ese terreno y de ello depende su competitividad, así como la pugna por la distribución del ingreso y la riqueza.
Con el nuevo proteccionismo, los consumidores de ese país tendrán que pagar precios más altos por los bienes importados y por los producidos internamente con insumos de fuera. No es claro cómo determinar las consecuencias últimas de la guerra abierta ya en materia de ciertos productos, o bien, a escala de un país determinado como China.
En México, el nuevo proteccionismo es un asunto político relevante. Para el nuevo gobierno es un elemento clave para definir la relación bilateral y, más crucial aún, es para plantear el programa económico interno.

Publicado enEconomía
Sábado, 07 Julio 2018 07:35

EE.UU. grava y China responde

EE.UU. grava y China responde

Ayer se activaron los nuevos aranceles del 25 por ciento a importaciones de productos por valor de 34.000 millones de dólares.

 

El conflicto comercial entre Estados Unidos y China se agravó ayer con la imposición mutua de aranceles, un enfrentamiento en las dos mayores economías que preocupa por el alcance de sus consecuencias en la economía mundial.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a China con imponer aranceles a productos importados a Estados Unidos por valor de hasta 500.000 millones de dólares. La primera ronda de estos gravámenes entró en vigor a la madrugada de ayer de Washington, cuando se activaron los nuevos aranceles del 25 por ciento a importaciones de productos por valor de 34.000 millones de dólares.


China no hizo esperar la respuesta y puso en marcha de inmediato aranceles a productos estadounidenses por un valor equivalente. El gobierno de Beijing se ha visto “obligado a contraatacar”, dijo el portavoz del ministerio de Comercio chino, quien agregó: Estados Unidos ha iniciado “la mayor guerra comercial de la Historia comercial”.


Las tasas chinas afectan a productos agrarios como la soja, el pescado, la carne de cerdo, de ternera y productos lácteos. China apunta así al electorado de Trump, en áreas rurales. Asimismo se aumentarán los aranceles a los automóviles. La República Popular China informará ahora a la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la situación, dijo el portavoz chino.


Estados Unidos, continuó, persigue “poner trabas al comercio”, lo que daña la cadena de producción, perjudica la recuperación económica e intranquiliza a los mercados globales. “No sólo será inútil, sino que también dañará los intereses de empresas estadounidenses”, añadió el portavoz.


Con esta primera ronda de aranceles, la primera y la segunda economía del mundo se encaminan a un conflicto comercial abierto, ya que Trump dijo que en caso de represalia china iba a imponer más aranceles. Por el momento se desconoce si materializará su amenaza o si con estas medidas persigue tan sólo reforzar su posición de cara a las negociaciones. Trump amenazó con gravar escalonadamente productos por valor de hasta medio billón de dólares, lo que supondría que todas importaciones de China se verían afectadas.


Los economistas creen que este conflicto entre China y Estados Unidos puede derivar en una guerra comercial sin control. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el volumen de productos ahora gravado es demasiado pequeño para crear por sí solo un problema para economía mundial, pero sí se temen efectos en los mercados, como la incertidumbre o la escalada del conflicto.
Para acortar el déficit comercial de 800.000 millones de su país, Trump libra una batalla en diversos frentes. Ordenó gravar productos de las vecinas Canadá y México, así como de aliados como la Unión Europea. También esta última ha contraatacado con gravámenes punitivos.


Las medidas de Trump tampoco son del agrado de las empresas estadounidenses en China, que criticaron de “contraproductivos” a los aranceles. “No hay ningún ganador en esta guerra comercial”, aseguró ayer en Beijing el presidente de la cámara de comercio estadounidense en China (AmCham), William Zarit. Los aranceles, continuó, no sólo dañan Estados Unidos y China, sino también otros países.
En su opinión, las 900 empresas inscritas en la cámara de comercio están en desventaja en China en términos de competitividad; sin embargo tienen claro que las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos “influye negativamente en su actividad, añadió Zarit.

Publicado enInternacional
Afirma China que está lista para una guerra comercial contra EU

China dice estar totalmente preparada para una guerra comercial con Estados Unidos si éste empieza a cobrar –a partir del viernes próximo– aranceles a importaciones por un valor de 34 mil millones de dólares como está previsto, al desvanecerse las esperanzas de una reducción de las tensiones entre las primeras dos economías mundiales.

Pekín ha prometido tomar represalias por el mismo monto. El vocero de la cancillería, Lu Kang, dijo ayer que China está plenamente preparada para adoptar un paquete de medidas necesarias en defensa de sus intereses nacionales.


Una gama de empresas estadunidenses –desde destilerías de whiskey hasta fábricas de automotores– podrían verse afectadas por las represalias chinas. La lista de Pekín está diseñada para afectar a agricultores y otros sectores estadunidenses que conforman la base política de Donald Trump.


La fricción comercial amenaza con perjudicar a grandes empresas del país asiático, como China Mobile. Una dependencia del Departamento de Comercio en Washington recomendó no dar licencias a la mayor firma de telecomunicaciones china por razones de seguridad nacional.


Lu calificó las advertencias de especulaciones infundadas y restricciones irracionales derivadas de una mentalidad propia de la Guerra Fría, y expresó la esperanza de que Washington tome medidas conducentes a la confianza mutua.


La bolsa china ha caído casi 10 por ciento en semanas recientes ante temores de una guerra comercial y su moneda se ha devaluado 3 por ciento frente al dólar. El yuan, cuya tasa de cambio está estrictamente controlada, se encuentra en su nivel más bajo desde diciembre pasado.


Preocupación por posibles aranceles a automóviles


Más de 40 países de la Organización Mundial de Comercio (OMC), entre ellos los 28 miembros de la Unión Europea (UE), Rusia, China y Japón, expresaron su preocupación por la posible imposición de nuevos aranceles de Estados Unidos a la importación de vehículos y autopartes, expresó a Sputnik una fuente con conocimiento del tema.


Según la fuente, en una reunión del Consejo de Comercio de la OMC, esos países señalaron que la eventual medida estadunidense causaría una seria disfunción en el mercado y el sistema comercial globales, dado el volumen que corresponde al comercio de automóviles.


Por otro lado, China está presionando a la UE para que emita un fuerte comunicado conjunto contra las políticas comerciales del presidente estadunidense en una cumbre que se realizará en Pekín los próximos días 16 y 17.


En reuniones en Bruselas, Berlín y Pekín, representantes chinos de alto nivel –incluidos el viceprimer ministro Liu He y el canciller Wang Yi– propusieron una alianza entre ambas potencias y ofrecieron abrir más los mercados de China como gesto de buena voluntad.
Un planteamiento ha sido que la UE y China presenten un reclamo conjunto contra Estados Unidos ante la OMC. Pero el bloque comercial ha rechazado la idea de aliarse con Pekín en contra de Washington, dijeron a Reuters cinco funcionarios y diplomáticos europeos.

Publicado enEconomía
Miércoles, 06 Junio 2018 07:04

Moneda hegemónica: costos y privilegios

Moneda hegemónica: costos y privilegios

Los mensajes desde la Casa Blanca indican que los aranceles impuestos contra las importaciones de China, Unión Europea, Canadá y México tienen como objetivo corregir el gigantesco desequilibrio en las cuentas externas de Estados Unidos. Pero la paradoja es que si el presidente Donald Trump realmente quiere corregir ese desequilibrio tendría que comenzar por reconsiderar el papel de su moneda, el dólar, en el sistema de pagos internacionales.

La hegemonía de la divisa estadunidense sigue siendo innegable. Es la moneda de mayor presencia en las transacciones comerciales y financieras en todo el mundo. Y se mantiene también como la divisa más utilizada como reserva por bancos centrales y en las tesorerías de los grandes grupos corporativos.


Las ventajas que esta posición privilegiada confiere a Estados Unidos son múltiples. La más importante es que permite a ese país mantener un gigantesco déficit crónico en su balanza comercial, sin que eso le imponga una disciplina macroeconómica, como sucede con cualquier otro país. Desde esa perspectiva, el consumidor estadunidense goza de una ventaja sin paralelo. Es por esto que Estados Unidos ha podido mantener durante décadas un crecimiento económico impulsado por el consumo. En el sistema de hegemonía del dólar, el público estadunidense se ha convertido efectivamente en el consumidor de última instancia.


El emisor de la moneda hegemónica recibe un tributo del resto del mundo. Es lo que se denomina el privilegio de señoraje: imprimir un billete de 100 dólares casi no cuesta nada a la Reserva Federal, pero el resto del mundo debe dar a cambio recursos por más de ese valor para obtener ese pedazo de papel.


Pero ese privilegio exorbitante tiene un costo. Al permitir al consumidor estadunidense obtener mercancías de todo tipo a cambio de dólares, el sistema ha ido debilitando la industria en ese país. La demanda de dólares en el mundo provoca la apreciación de esa moneda y el abaratamiento de las importaciones, lo que mantiene activo al consumidor en Estados Unidos y profundiza el déficit comercial que ahora Trump quiere corregir a base de luchar con molinos de viento. En síntesis, el papel de moneda hegemónica terminó al paso de los años por promover la desindustrialización de Estados Unidos. No es el único factor, pero ha sido una fuerza tenaz que ha socavado la base competitiva del sistema industrial estadunidense.


Por otra parte, ese proceso se intensifica cada vez que en medio de una crisis los agentes y gobiernos buscan obtener dólares para usarlos como moneda de reserva. Al aumentar la demanda y el precio de los activos financieros en Estados Unidos, las tasas de interés se reducen y eso incrementa el valor de activos como bienes raíces residenciales y fomenta el consumo. Pero la apreciación del dólar le resta competitividad a la industria manufacturera estadunidense en los mercados mundiales. Al paso de los años, los privilegios de mantener la moneda hegemónica comenzaron a ser dominados por los efectos negativos.


Sin embargo, las ventajas de mantener una moneda como divisa dominante en el mundo son percibidas como muy superiores a los costos. No por nada los países que a lo largo de la historia del capitalismo han gozado de este privilegio han luchado hasta con las uñas para conservar el papel de moneda hegemónica para su divisa. Por eso la historia de la posguerra puede sintetizarse como la larga serie de esfuerzos de Washington para consolidar el papel del dólar como moneda de reserva.


Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos emergió como la potencia económica número uno del planeta. Pero la consolidación del dólar estadunidense como moneda hegemónica necesitaba algo más que poderío económico y militar. Durante los primeros años de vida del nuevo sistema, Estados Unidos buscó controlar y marginalizar el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI) al tiempo que promovía el remplazo de la libra esterlina por el dólar para cubrir las necesidades de liquidez de la economía mundial.
La crisis del canal de Suez en 1956 se presentó a Estados Unidos como una gran oportunidad para usar el FMI en su nueva estrategia geopolítica y financiera. Inglaterra seguía siendo la potencia colonial dominante en Medio Oriente, y Washington estaba deseoso de introducir cambios en la región. Para evitar que la libra esterlina fuera objeto de ataques especulativos, la City necesitaba el apoyo del FMI y Washington le pudo ofrecer las garantías necesarias, pero con la condición de que retirara sus tropas del canal y cancelara la invasión. Londres no tuvo más remedio que someterse a los designios de Washington. El dólar se consolidó, pero a la larga la disfuncionalidad del sistema monetario terminó por minar las bases de la competitividad internacional de la economía estadunidense. Hoy, ningún arancel podrá corregir las distorsiones que las fuerzas económicas del sistema monetario internacional han introducido a lo largo de las pasadas siete décadas.


Twitter: @anadaloficial

 

Publicado enEconomía
Trump lanza una guerra comercial contra la Unión Europea, Canadá y México

EEUU decide finalmente imponer aranceles a la importación de acero y aluminio de la UE, Canadá y México. La UE anuncia que denunciará este viernes a EEUU ante la OMC y que impondrá "medidas de reequilibrio" para proteger a su industria. México anuncia que responderá con "medidas equivalentes a diversos productos"


El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció hoy la suspensión de la exención a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de la Unión Europea (UE), Canadá y México, en una decisión que dispara las tensiones comerciales y provocará represalias de sus socios.


"Hemos decidido no ampliar la exención para la UE, Canadá y México, por lo que estarán sujetos a los aranceles del 25% y 10%" en el acero y el aluminio, indicó el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, poco antes de cumplirse el plazo para tomar una decisión al respecto. Los aranceles entrarán en vigor mañana, 1 de junio.


Ross subrayó que, aunque "hubo avances en las conversaciones con la UE", no fueron suficientes "para mantener las exenciones temporales o lograr exenciones definitivas". Además, apuntó que "ya no hay fecha precisa" para el fin de las negociaciones con Canadá y México sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que "se han prolongado más de los previsto", por lo que "también quedarán sujetos a los aranceles.


No obstante, Ross precisó que Washington continuará sus conversaciones con la UE, Canadá y México, ya que se "puede seguir hablando con las tarifas en vigor".
De este modo, el Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, avanza en su agenda proteccionista y aplicará aranceles a estrechos socios como la UE, Canadá y México, que ya han advertido de que responderán con medidas similares contra importaciones procedentes de EEUU. De hecho, la Comisión Europea (CE) denunciará mañana a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los aranceles, además de imponer "medidas de reequilibrio" para proteger a su industria.


"Estados Unidos no nos deja otra opción que proceder con una disputa ante la OMC y con la imposición de aranceles adicionales en una serie de importaciones de EEUU", anunció el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.


Juncker agregó que la CE defenderá "los intereses de la Unión cumpliendo enteramente con las leyes de comercio internacional", respondiendo así a la decisión de Washington de suspender la exención a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de la Unión, Canadá y México.


Por su parte, el Gobierno de México anunció que responderá con "medidas equivalentes a diversos productos". "Ante los aranceles impuestos por Estados Unidos, México impondrá medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco (cerdo)", informó la Secretaría de Economía (SE) en un boletín.


Los aranceles mexicanos -que también contemplarán embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y diversos quesos- se aplicarán "hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación".

Publicado enInternacional
Página 1 de 3