La capitana, Megan Rapinoe, junto a sus compañeras de equipo durante la celebración en Nueva York de su título mundial. AFP BRUCE BENNETT

La capitana de la selección de fútbol de EE UU reivindica la diversidad como parte del éxito: "Tenemos el pelo rosa y morado, tatuajes y rastas, tenemos chicas blancas y negras, heterosexuales y gays"

 

El general Dwight Eisenhower tuvo su propio desfile por liderar las Fuerzas Aliadas, igual que Charles Lindberg tras cruzar en solitario el Atlántico en avión. Por el afamado Cañón de los Héroes pasaron también astronautas, Nelson Mandela, y varias veces los Yankees, los Metz y los Giants cuando ganaron sus respectivas ligas. Este miércoles, el centro de la celebración fue la selección femenina de fútbol tras su rotundo triunfo en Francia al grito de "USA". La capitana, Megan Rapinoe, erigida en azote de la Administración de Donald Trump, hizo una defensa de la diversidad en su discurso: "Este grupo es fuerte, resistente", afirmó, y continuó: "Tenemos el pelo rosa y el pelo morado, tatuajes y rastas, tenemos chicas blancas, negras y lo que hay en medio. Tenemos chicas heterosexuales y chicas gays".

Fue un acto que sirvió para aplaudir también la defensa que sus integrantes hacen por la igualdad de género en el mundo del deporte y denunciar la injusticia social. “Dentro y fuera del campo”, dijo el alcalde demócrata Bill de Blasio, “este equipo representa lo mejor de Nueva York y de nuestro país”. “La confianza, el coraje y la perseverancia de la selección nacional femenina sirve de inspiración para todos los que las ven jugar”, añadió el también candidato presidencial.

El alcalde dice que si fuera presidente recurriría a sus poderes para forzar a la Federación a que ponga fin a la discriminación salarial contra las mujeres. El gobernador Andrew Cuomo también aprovechó para presionar firmando una legislación que garantiza la igualdad en las remuneraciones. “Si no se paga a las mujeres lo que se paga a los hombres no podrás hacer negocio en Nueva York”.

Los seguidores de la selección lo que quieren es que sea Rapinoe la que se presente a presidenta en 2020, como podía leerse en numerosas pancartas. Charlotte dice que la capitana es su heroína. Estuvo en la celebración que se realizó hace cuatro años. “Esta es muy diferente”, compara, “ahora hay mucha más energía. Espero que se mantenga para seguir dando fuerza a su activismo”.

Rapinoe dijo durante la ceremonia que es un honor liderar el equipo. "No hay otro lugar en el que me gustaría estar, ni en la carrera presidencial", bromeó, "lo siento, estoy demasiado ocupada". Antes, en una entrevista con CNN, le envió un mensaje a Donald Trump. “Tu mensaje excluye a gente que se parece a mí”, denunció, “a estadounidenses que pueden apoyarte”.

El dorsal de la capitana dominaba entre las decenas de miles de fans que se echaron a la calle. También había muchas camisetas con el 13 de Alex Morgan y el 17 de Tobin Heath. “Son el ejemplo de que los sueños se pueden cumplir”, comenta Ella. Juega al fútbol desde los cuatro años. Ahora tiene 14 años. Se acercó con seis amigas desde Nueva Jersey para participar en el evento.

Stephanie Maden, una de las madres que le acompañaba, dice que es frustrante “que las mujeres estén por debajo cuando están logrando mucho más. Tienen mucha más audiencia, venden mucha más ropa”. En marzo, la selección demandó a la Federación por discriminación de género. Las dos partes pactaron negociar un arreglo después del Mundial. Tras el silbato final en Lyon, la afición reclamó a coro igualdad salarial al grito de “equal pay” ante la presencia del presidente de la FIFA.

Carlos Cordeiro, presidente de US Soccer, calificó de “éxito sin precedentes” el triunfo del equipo femenino. “Son 22 de las mejores deportistas jamás producidas por EE UU”. Reconoció además el esfuerzo que hacen para ser grandes también fuera del campo. "Habéis elevado vuestras voces por la igualdad. Os hemos escuchado, creemos en vosotras y estamos dispuestos a hacer lo correcto", garantizó. "Has demostrado que estás de nuestro lado", le dijo Megan Rapinoe.

La capitana se dirigió a la audiecia en la conclusión del acto para decir que esta selección es "mucho más que un grupo de mujeres deportistas". “No hay nada que no pueda afrontar", dijo, "unas tenemos el pelo rosa y morado, tatuajes, hay chicas blancas, negras y toda la diversidad en medio, tenemos chicas hetero y gay”. Para después decir que hay que aprender a "amar más y odiar menos" porque es "responsabilidad de todos hacer de este mundo un lugar mejor”.

Las entradas para participar en la celebración se agotaron en minutos. Es la segunda vez que la selección femenina de fútbol de EE UU comparte su victoria en Nueva York. La anterior fue cuando ganó el Mundial en 2015. Y es también la segunda vez que un equipo de mujeres desfila por el Cañón de los Héroes, como se conoce al recorrido entre rascacielos por la avenida Broadway en el distrito financiero. La ciudad acogió un total de 206 desfiles en su historia.

Es el alcalde el que decide quién recibe la celebración. El evento debe su nombre a la cinta de papel que salía de las máquinas que en Wall Street registraban el valor de los títulos que cotizaban en el parqué neoyorquino. Los empleados los tiraban a modo de serpentina desde las ventanas, creando un efecto remolino. En la última se tiraron varias toneladas de confeti al paso de la comitiva. En la ceremonia en el ayuntamiento, cada miembros del equipo recibió las llaves de la ciudad.

Por Sandro Pozzi

Nueva York 11 JUL 2019 - 03:04 COT

Publicado enInternacional
Viernes, 27 Julio 2018 17:11

Un mundial reloco, el de Rusia 2018

Un mundial reloco, el de Rusia 2018

Terminó el Mundial de Fútbol Rusia 2018, con el equipo francés como campeón al derrotar a Croacia 4 a 2. Como nunca antes, tuvimos un Mundial reloco, para locos. Un gran Mundial. Las pollas no dieron pie con bola, entre otras cosas porque los equipos que debían quedarse se fueron y algunos que se suponía no llegarían a cuartos de final, llegaron. En esta nota algo de lo ocurrido, aunque después haremos un balance más amplio.

 

El juego ha sido intenso, también el espectáculo. Según la FIFA, en los estadios estuvieron tres millones de espectadores, y siete millones en los “fan fest”; por TV lo vieron tres mil millones, y para la final esperaban una audiencia de mil millones de espectadores. El mercado se frota las manos con los dividendos por recibir. Las fases del Mundial fueron pasando: fase de grupos, octavos, cuartos de final, semifinales y final. Se jugaron 64 partidos, en los cuales se marcaron 169 goles, un promedio de 2,6 goles por partido, que no es malo.

 

Lo más atípico de este Mundial: la mayoría de los goles se marcaron con pelota parada, ya sean penales, tiros libres o tiros de esquina, más de setenta goles por este camino, por ejemplo 28 penales.

 

Diecinueve goles después del minuto 90, en tiempo descuento, varios más que los anotados en tal tiempo en Francia o en Brasil. Esto es muy importante a la hora de mirar los eliminados y los que se quedaron, pues debido al trabajo defensivo los tiros de pelota parada son claves, de allí la importancia que están logrando los cabeceadores. Argentina cobró en total 26 tiros de pelota parada y no aprovechó ninguno.

 

Se realizaron un total de 49,647 pases, o sea, 775,5 pases por partido. Se sacaron 219 tarjetas amarillas y cuatro tarjetas rojas, un promedio de 3,5 tarjetas amarillas por partido y el 0,07 por ciento de rojas por partido. Un árbitro se mide si es bueno o no por las tarjeteadas en un partido, como el estadounidense que le faltó tarjetear a la tribuna colombiana.

 

La selección que más pases completos realizó fue la de Inglaterra, con 3.336; la mejor defensa la de Rusia, con 259 jugadas defensivas. El mejor arquero del Mundial fue Thibaut Courtois de Bélgica, mejor jugador joven Kylian Mbappe de Francia, mejor jugador del Mundial: Luca Modric de Croacia. Goleador (botín de oro): Harry Kane de Inglaterra, con seis goles.

 

Reloco todo esto, porque en esta competencia durísima de más nivel futbolístico que Brasil 2014, fueron eliminadas favoritas como Alemania, Brasil, España, Uruguay y Argentina, o posibles finalistas como Colombia. Y fueron sorpresa Rusia, Bélgica, Suecia, o ¿alguien daba un peso por ellas? Y la gran sorpresa, la selección de Croacia. Al final, una “mini copa-europea”, y esto ya es todo un tema, problema y disgusto. Los seleccionados de Sur América salieron y lo mismo México.

 

También reloco porque la emoción ha estado al máximo debido, entre otras cosas, a que los equipos decidieron jugar con más intensidad los últimos minutos de los partidos y, entonces, vienen los goles y el alargue, y de pronto los penales.

 

¿Qué ocurrió?

 

Los debates, críticas positivas y negativas, no se han hecho esperar: técnicos, directivos y jugadores, y claro, la prensa deportiva, dan una y mil explicaciones, pero de todo lo dicho vale destacar las siguientes: 1. La disciplina y el orden táctico le ganaron a la creación, al “jugo bonito”, a la “gambeta”. 2. Primó la estructura (que también es orden), la velocidad, fuerza y potencia. 3. Primó el juego de bloques defensivos, de aquí lo clave de la pelota parada.

 

También hay analistas europeos que dicen que sería bueno mirar el biotipo, la genética y la condición física de los jugadores latinos, en relación con los europeos. Como la potencia y velocidad de un Lukaku, o que no es de extrañar que el colombiano Jerry Mina haya hecho tres goles de cabeza pues se están buscando jugadores en defensa de talla de 1.90 y más, que también cabeceen en el área rival. Es decir, el fútbol también está evolucionando.

 

¿Y nosotros?

 

Colombia llegó a los cuartos de final en Brasil 2014, y en esta ocasión solo avanzó hasta octavos, que para muchos es un fracaso en los objetivos.

 

Pese a ello, hay que anotar que se contó con una buena selección que estuvo a punto de llegar a cuartos, pero como el “camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”, simplemente nos sacaron los ingleses, con árbitro malo y todo. Solo queda prepararse para Qatar 2022, que debe pasar por los cuatro partidos Fifa amistosos de fin de este año, en preparación para la Copa América de junio de 2019.

 

Y aquí es donde viene el problema, pues la mayoría de la prensa deportiva, que a su vez tiene intereses económicos por jugadores de la liga colombiana, llegarán (aunque ya empezaron) a “barrer el piso” con el técnico Peckerman y los jugadores que no les gustan. Para que así no vuelva a suceder deberíamos acordarnos de 1998, cuando Inglaterra nos eliminó en la fase de grupos y la prensa y los directivos de la Federación de Fútbol barrieron con todo, y nos costó ¡12 años! volver a un Mundial.



Por ahora, ojalá se hayan gozado los partidos del Mundial, y que aquellos que hicieron pollas los dioses los hayan acompañado.

Publicado enEdición Nº248
Carlsen: “Mi punto más débil es el control de las emociones”

El campeón el mundo de ajedrez repasa la consecución de su tercer título ante Kariakin



Magnus Carlsen es muy consciente de que ha estado a punto de perder el título mundial ante el ruso Serguéi Kariakin, y que la causa principal es psicológica. Sus tremendos berrinches cuando las cosas no le salen bien, que en el Mundial de Nueva York le han costado una multa de 27.500 euros, y los fracasos en el remate de posiciones ganadoras le obligaron a ganar el miércoles un desempate rápido de infarto el día que cumplía 26 años. El rey del ajedrez aún no ha asumido que la prensa es un vínculo esencial con millones de aficionados de todo el mundo y con los patrocinadores cuyos nombres luce en la chaqueta. En las 18 horas siguientes a su triunfo negó toda petición de entrevista individual (incluidos los medios de Noruega, donde es el mayor ídolo deportivo), y solo aceptó reunirse 15 minutos con una decena de “periodistas muy seleccionados” (la mitad, noruegos); entre ellos, el enviado de EL PAÍS.


Pregunta. Ha estado a punto de perder la corona...


Respuesta. Sí. Tras no ser capaz de ganar posiciones muy ventajosas en las partidas 3ª y 4ª, lo pasé mal en la 5ª; tras la derrota en la 8ª estaba devastado, y sufrí mucho para no perder la 9ª. Aunque seguía pensando que era el jugador más fuerte de los dos, apenas me quedaban oportunidades de remontar el marcador. Una parte de mí aún quería tener fe, pero fue un momento dificilísimo. Creo que en esas situaciones lo que uno debe hacer es concentrarse en lo siguiente, no en el marcador o en el pasado. Pero eso es fácil de decir y muy difícil de hacer. Durante las dos partidas siguientes me asaltaba el pensamiento de “cómo demonios voy a ganar yo este duelo”, que no es precisamente una actitud muy buena.
P. ¿Logró dormir esas noches?
R. Tuve problemas para dormir después de las partidas 8ª y 9ª, pero después de ganar la 10ª dormí como un niño.
P. ¿Y cómo se recuperó?
R. Pues no lo tengo muy claro. Incluso antes de la 10ª no estaba en la mejor actitud mental. Luego no jugué tan mal pero, claro, cuando me di cuenta de que había hecho una jugada que permitía a Serguéi forzar las tablas, me invadió ese sentimiento de ¡otra vez, no! De hecho, daba por seguro que la partida iba a terminar de inmediato en tablas y que tendría que irme al hotel para preparar algo que me permitiera ganar con negras la 11ª, pero ya con muy pocas esperanzas. Por fortuna, él no vio esa variante, y me dio un respiro muy importante, que pude aprovechar. Yo no diría que en esa partida fui capaz de recuperarme de un error, sino más bien que me encontré ante una oportunidad y la aproveché.
P. Después de esa victoria hizo dos tablas sin mucha historia porque usted quería forzar el desempate.
R. Sí. Yo sabía que en el desempate tenía muchas probabilidades de ganar. De modo que mis momentos de mayor tensión no fueron los de ese día [el miércoles], sino todos los anteriores a mi victoria en la 10ª. Es verdad que me irritó bastante no ser capaz de ganar la 2ª del desempate en una posición ganadora. Pero en los diez minutos de descanso antes de la 3ª logré evitar la sensación de pánico, fijarme solo en el marcador, que estaba igualado después de todo, y centrarme en ganar la siguiente, llevado por ese enfado conmigo mismo, pero sin perder el control.
P. Ha fallado especialmente al intentar convertir posiciones muy ventajosas en victorias.
R. Es verdad. Cuando eso te ocurre una vez, no hay que darle mayor importancia. Pero si son varias, quiere decir que algo falla. Lo normal en este duelo hubiera sido que yo tuviera uno o dos puntos de ventaja después de las primeras cuatro partidas, lo cual cambiaría por completo el panorama y el rumbo. Lo que ocurrió de verdad es que yo era mejor que Serguéi en las tres primeras horas, pero luego, en la 5ª, 6ª o 7ª, yo fallaba y él se defendía magníficamente. Está claro que también debo trabajar en ese terreno, y que tenía que haberme preparado mejor en cómo optimizar mi rendimiento en las partidas muy largas.
P. Pero usted hasta ahora se ha negado a trabajar con un psicólogo especializado en el deporte de alta competición, como hace la mayoría de las estrellas de los demás deportes.
R. Es cierto, pero creo que voy a corregir eso en un próximo futuro. Todo lo que tiene que ver con el control de las emociones y la psicología es mi punto más débil. Cuando las cosas me van bien y me siento fuerte, con todo bajo control, es muy difícil ganarme. Pero mi fuerza de juego baja considerablemente cuando las cosas no me salen como están planeadas. Definitivamente, debo trabajar más en ese campo.
P. ¿De qué está más satisfecho en este Mundial?
R. He hecho muchas cosas bien en cuanto a estrategia general y aperturas, pero quizá queden difuminadas por mis errores inusuales en varias partidas; sobre todo, en la 7ª y 8ª, que fueron horribles por mi parte; especialmente en la 8ª, cuando hice una jugada de farol, y salió mal. Pero es muy estimulante ver que he sido capaz de ganar cuando las cosas no iban tal como yo quisiera. La situación antes de la 10ª era el peor escenario posible, pero finalmente la gané. Y, por supuesto, estoy muy satisfecho de mi capacidad de lucha en las partidas del desempate, así como del remate de la última, muy brillante en mi opinión.
P. El año pasado usted propuso cambiar el sistema del Mundial volviendo a las eliminatorias a solo dos partidas, que convirtió en campeones del mundo a jugadores de segunda fila.
R. El mismo sistema que produjo a campeones como Jálifman o Kasimyánov hizo que Anand perdiera solo un duelo en tres de esos torneos. Yo creo que ese sistema es justo, pero todo indica que el mundo del ajedrez no está de acuerdo, y yo lo acepto y me olvido del asunto por ahora.
P. ¿Cómo ve el futuro del ajedrez? ¿Tiene ideas innovadoras?
R. Estoy abierto a todo lo que sea innovador y no perjudique nuestro rendimiento en el tablero. Por ejemplo, me parece interesante, y no tengo objeción alguna, que nos midan las pulsaciones o el gasto energético mientras estamos jugando.
P. Usted siempre ha sido muy sensible a la difusión del ajedrez como herramienta pedagógica.
R. Sí. Hace poco visité un colegio público aquí, en Brooklyn, donde casi todos los alumnos son hijos de inmigrantes. Han tenido un enorme éxito con el ajedrez, no solo para mejorar la inteligencia y desarrollar valores, sino para aumentar la autoestima de esos niños, que han ganado varias veces el Campeonato Escolar de EE UU por delante de colegios privados carísimos. Debemos expandir por todos los países el mensaje de que el ajedrez no es solo muy divertido, sino también muy útil como herramienta educativa

Publicado enSociedad
Carlsen y Karjakin hicieron tablas tras 42 jugadas

La partida inaugural del Campeonato Mundial de Ajedrez que se disputa en Nueva York entre Magnus Carlsen, poseedor del título y el aspirante Serguei Karjakin, no defraudó (Le puede interesar La vanguardia del ajedrez). Carlsen que jugaba con blancas, planteó el ataque Trompovsky, línea peligrosa para ambos bandos, especialmente para las negras que les quedan doblados los peones del enroque y su rey en peor situación. Medio juego rápido sin el menor fallo.

estadísticas


Fue una partida de tanteo en la que el campeón del mundo, con blancas, empleó una apertura que no está en su repertorio habitual, pero que encaja con su estilo de juego y no pareció pillar por sorpresa al aspirante. El noruego consiguió llevar la lucha a su terreno, obteniendo una posición en apariencia simple pero con una microscópica ventaja a su favor, en la que básicamente sólo tenía posibilidades de empatar o ganar. Es en este tipo de partidas en las que Carlsen, como Karpov en sus mejores tiempos, demuestra su maestría una y otra vez, aprovechando cualquier imprecisión de su rival para aumentar la presión gradualmente. Pero Karjakin dio muestras de su templanza, y defendió las pequeñas debilidades de su posición de manera firme e impecable. El ruso no dio ningún atisbo de miedo escénico en su debut en un Mundial, y se le vio cómodo y confiado ante el tablero, consumiendo incluso menos tiempo para sus jugadas que el campeón.

 

Ver primera partida


Cambio de piezas a partir de la jugada quince, llegándose a un equilibrado pero difícil final con torre y caballo Carlsen y torre y alfil Karjakin, con seis peones cada adversario. La posición puede considerarse igualada y más al no existir problemas de tiempo con el reloj. Pero ambos genios, en una decisión que les honra, siguen luchando por el triunfo, buscando posiciones prometedoras de éxito.


En resumen, un buen resultado para el aspirante, que dio la impresión de estar muy bien preparado. Sería de esperar que Carlsen tenga que buscar en los próximos días un juego un poco más incisivo para poder doblegar al ruso, que llevará las blancas en la segunda partida que se disputará hoy, 12 de noviembre. A continuación puede observar el desarrollo de las 42 jugadas de ambos ajedrecistas.

 

Referencias 

[1]http://www.mundodeportivo.com/otros-deportes/20161112/411799846863/carlsen-y-karjakin-firman-tablas-en-la-primera-partida-del-mundial.html

[2]http://www.elmundo.es/deportes/2016/11/12/5826649de2704ea96c8b45b8.html

[3]http://www.mundodeportivo.com/otros-deportes/20161112/411799846863/carlsen-y-karjakin-firman-tablas-en-la-primera-partida-del-mundial.html

[4]http://www.elmundo.es/deportes/2016/11/12/5826649de2704ea96c8b45b8.html

[5] Fuente del vídeo: https://chess24.com/es/watch/live-tournaments/carlsen-karjakin-world-chess-championship-2016/1/1/1

Publicado enColombia