Sábado, 12 Julio 2014 11:27

Nómadas de la era digital

La libertad de comunicarse y compartir ha ingresado a una nueva era. El poder prometido por esta libertad, por la Internet, es tan inmenso que las instituciones del poder establecido le tienen miedo. Gobiernos, ejércitos, compañías, bancos: todos se resisten a perder el control que ejercen sobre la sociedad cuando la información que mantienen en secreto circula libremente. Y algunos de los más fervientes defensores de esta nueva era de libertad de información se convierten en blanco de ataque de estas mismas instituciones, y se ven obligados a vivir huyendo, en el exilio o, en algunos casos, a pasar años en prisión.


Julian Assange es tal vez una de las personalidades más reconocidas de la lucha por la transparencia y la apertura de la comunicación. Assange fundó el sitio web WikiLeaks en el año 2007, a fin de brindar un medio seguro para filtrar documentos electrónicos. En el año 2010, WikiLeaks publicó un impactante video filmado desde un helicóptero de ataque militar estadounidense, en el que se ve cómo los comandantes de la nave disparan sistemáticamente a muerte a al menos doce civiles en Nuevo Bagdad, un barrio de Bagdad, en Irak. Dos de las personas asesinadas eran periodistas de Reuters. Sobre las imágenes de la masacre, se oyen las transmisiones de radio del ejército: una combinación de crudas órdenes asépticas de "entrar en combate" con las víctimas y de una serie de intercambios jocosos entre los soldados, con expresiones de desprecio hacia las víctimas y de festejo por la matanza.


Inmediatamente después de la publicación del video, WikiLeaks realizó tres grandes difusiones de documentación, posibilitando el acceso a cientos de miles de documentos secretos, entre otros, comunicaciones oficiales del ejército estadounidense relativas a las guerras en Afganistán e Irak, las cuales permitieron realizar investigaciones directas, por ejemplo, acerca de la cantidad de víctimas civiles en dichas guerras. WikiLeaks reveló además cientos de miles de cables del Departamento de Estado de Estados Unidos que expusieron la oscura y cínica realidad de la diplomacia estadounidense. Se cree que los cables secretos de alguna manera impulsaron la Primavera Árabe, especialmente en lo que respecta al derrocamiento del corrupto régimen de Túnez, que contaba con apoyo de Estados Unidos.


Si bien el sitio web WikiLeaks logró proteger la identidad de la fuente de estas excepcionales filtraciones, un informante del FBI señaló a un soldado estadounidense, el Soldado Bradley Manning. Mientras trabajaba en inteligencia militar estadounidense en Irak, Manning se sintió frustrado ante los abusos cometidos por el ejército de Estados Unidos. Presuntamente, habría copiado la vasta cantidad de archivos y se los habría entregado a WikiLeaks. Manning fue arrestado y recluido en aislamiento, en condiciones que Naciones Unidas ha calificado como "tortura". Manning fue juzgado por una corte marcial. Tras ser declarado culpable y sentenciado a 35 años de reclusión en una prisión militar, Manning anunció su intención de transformarse en mujer y formalmente cambió su nombre a Chelsea Manning. Hace un mes, Manning escribió en un artículo de opinión publicado por el periódico New York Times: "Creo que las actuales limitaciones a la libertad de prensa y el excesivo secreto por parte del gobierno hacen que resulte imposible para los estadounidenses comprender cabalmente lo que está sucediendo en las guerras que financiamos".

La editora de investigación de WikiLeaks, Sarah Harrison, es británica pero vive en Berlín. Cuando Edward Snowden filtró los documentos de la Agencia de Seguridad Nacional en Hong Kong, Harrison viajó hasta allí. Ella y WikiLeaks brindaron asistencia clave a Snowden en el proceso que culminó con la solicitud de asilo político en Rusia. Harrison teme ser arrestada si vuelve a su Inglaterra natal. Me encontré con ella en Bonn, Alemania, donde me dijo: "Inglaterra tiene una Ley Antiterrorista que contiene una sección titulada Declaración Complementaria 7, que es bastante singular y que otorga a los funcionarios la facultad de detener personas en la frontera al ingresar o abandonar el país, o incluso si están en tránsito. Ello les permite interrogar a la gente por meras sospechas, sin que les correspondan ciertos derechos fundamentales, como el derecho a guardar silencio o el derecho a contar con un abogado".

También en Berlín se encuentra la ciudadana estadounidense Laura Poitras, la primera periodista que respondió a Snowden en sus esfuerzos por filtrar los documentos de la NSA . Fue ella quien convenció a Glenn Greenwald de acompañarla a Hong Kong, dando así inicio a la era Snowden de la cobertura sobre seguridad nacional estadounidense. Poitras ya ha sido detenida e interrogada de manera agresiva en muchas oportunidades al ingresar a Estados Unidos, muy probablemente por sus resueltas exposiciones sobre el sistema de seguridad nacional estadounidense.

Por su parte, Greenwald, también ciudadano estadounidense, ha elegido vivir en Brasil. Desde las revelaciones de Snowden, y por consejo de sus abogados, había evitado visitar su país natal. Poitras y Greenwald finalmente regresaron a Estados Unidos para recibir el prestigioso premio George Polk Award por su labor periodística. Tres días después, figuraban en los equipos de los periódicos The Guardian y The Washington Post que recibieron el Premio Pulitzer.

Y también está Edward Snowden, contra quien se han presentado cargos por espionaje, por efectuar una de las mayores y más significativas filtraciones de la historia de Estados Unidos. Las filtraciones de Snowden han desatado un debateç a nivel mundial acerca de la vigilancia, la privacidad y la seguridad nacional de los Estados. Este fin de semana, The Guardian publicó una entrevista mantenida con Hillary Clinton.

Clinton expresó que Snowden debería retornar a Estados Unidos, donde podría desarrollar una enérgica defensa legal y pública de sus actos. Al día siguiente, le pregunté a Julian Assange cuál era su opinión al respecto. Me respondió: "El gobierno de Estados Unidos decidió destrozar a Chelsea Manning, destrozarla totalmente, para enviar un mensaje a todos: ni se les ocurra contarle a la gente lo que pasa en realidad dentro del ejército de Estados Unidos, ni los abusos que comete. Y luego trataron de destrozar también a la persona y organización más visibles, que era WikiLeaks, para tener atados a los dos extremos, la fuente y el medio de publicación".


Entrevisté a Assange en la Embajada de Ecuador en Londres, donde se ha refugiado durante los últimos dos años. Ecuador le otorgó asilo político, pero Assange teme que si pone un pie fuera de la embajada, será finalmente extraditado a Estados Unidos y encerrado durante años en una prisión estadounidense por su labor con WikiLeaks.


En el centro de su caso, como en el de tantos otros, está la cuestión de si Internet continuará siendo una plataforma libre y abierta de comunicación, o una mercancía controlada por unas pocas compañías, censurada y vigilada por el aparato de seguridad nacional de Estados Unidos.

Agencia AP comienza a utilizar los robots periodistas

La agencia Associated Press ha anunciado un nuevo sistema de publicación automática de contenidos, o lo que es lo mismo, un plan para utilizar los polémicos robots periodistas, que usará únicamente para publicar piezas con datos de resultados económicos de empresas y con el que AP calcula que pasará a publicar 4.400 historias de este tipo por trimestre, en lugar de las 300 que publica ahora.


Nada más hacer público el nuevo plan de automatización de contenidos, la agencia ha recibido un torrente de críticas a través de Twitter, por lo que se ha visto obligada a dar nuevas explicaciones sobre el mismo, aclarando que en ningún caso los robots suplantarán el trabajo de los periodistas, sino que su objetivo es facilitarles las cosas.


(Con información de Cubaperiodistas)

Miércoles, 09 Julio 2014 06:02

La huella del otro

Desde el punto de vista estrictamente técnico, la comunicación con el otro puede establecerse entre personas y máquinas, entre máquinas o entre sujetos.


Sin embargo, la comunicación humana insiste en eludir similitudes y la precisión electrónica o lógica de emisores y receptores.
Quienes comparten mensajes pueden usar análogos recursos teóricos y perceptivos e interpretarlos de modo diferente o bien coincidir con desconocidos de ajenas cosmovisiones.


En los complejos intercambios humanos intervienen habilidades personales, universales, culturales y, bajo capas de convenciones y convicciones, universos de señales sutiles. Huellas primarias sobre las cuales, educación y adiestramientos, experiencias y elecciones personales instalan gustos y disgustos, adhesiones y prejuicios. Cuanto más profundos e inconscientes sus surcos, más automáticas serán las respuestas.


Datos inocuos si, durante el proceso de concentración global de la economía, no se hubiesen desarrollado tecnologías de manipulación de conciencias, contenidos y formatos de comunicación, tan capaces de vender productos y administrar necesidades y consumos como de fomentar conductas acríticas y adictivas en audiencias mundiales.

Para que los estímulos desalienten el pensamiento crítico y cedan control social efectivo a la anomia se necesita de jueces, cómplices y silencio.

Nadie se sorprenda entonces que una palabra como "extorsión" tenga tanta importancia para los buitres y sus socios.
Difícil libertad *


Un siglo de metódico trabajo de marketing social para maximizar ganancias corporativas aún manifiesta el implante de hábitos y valores que convirtieron a valiosos intelectuales en escépticos fabricantes de papers, a sindicalistas en patrones y a tanto militante por un mundo mejor, en empleado al servicio de intereses que otrora despreciaba.


Las violaciones a los derechos comunicacionales son digeridas por sus víctimas del mismo modo como lo hacen algunas víctimas de otros delitos: justifican al agresor y hasta exigen castigos para quienes las defienden o se atreven a rebelarse. El poder de los medios masivos es más evidente a la hora de promover fanatismos.


Primero construyen al culpable, luego se naturalizan sus presuntos delitos mediante reiteraciones y, finalmente, se dicta su condena convocando consensos virtuales, antes que la suscriba un eventual magistrado.


En esta etapa de la batalla cultural, las víctimas por exposición mediática aún son habitantes de un mundo donde la libertad continúa traduciéndose como caos. Señalan la urgencia de seguir desnudando operaciones y consignas que promueven egocentrismos y dobles estándares y de crear simultáneamente gestos y antídotos que aceleren los tiempos de labranza y cultivo de normas humanitarias.


Alcanzar mayores espacios de mutua libertad siempre parece demandar la apertura a debates genuinos y la formulación de propuestas que convoquen todas las tradiciones intelectuales e imaginarios posibles.


Sostener plataformas de debates ofrece oportunidades para elegir entre confrontaciones estériles y un trabajo que transforme conflictos y coincidencias en acciones de mutuo beneficio.


"El rostro de mi prójimo..

.
una alteridad... que abre al más allá" *


Asumir responsabilidades colectivas junto al Otro también significa profundizar en las huellas de diversas construcciones superestructurales, nutrir negociaciones, aceptar compromisos.


Cuando la libertad abandona al mármol se ejercita entre opciones encarnadas, logra concentrarse en dualidades más hondas y apartarse de las superficiales. Por caso, la difusión de audiovisuales exhibiendo a bárbaros que fueron profundos pensadores y a civilizados intelectuales que desplegaron brutalidades asesinas en defensa de mezquinos intereses, perturbó los tradicionales duelos entre las categorías "civilización" y "barbarie".


Sólo a partir de que el Estado interviene en el intercambio comunicacional y garantiza el acceso a la emisión y recepción de diversos sectores de representación popular, los ciudadanos no necesitan definirse por su pertenencia al rebaño. La puesta en valor de las elecciones personales y comunitarias y los disensos y acuerdos que aportan los debates cuestionará no pocos prejuicios y capacidades personales para disfrutar de una sociedad cada vez más inclusiva.


Un país multicultural como Argentina ofrece hoy la enorme oportunidad para diseñar, entre todos, y desde el sur del planeta, los próximos e históricos cambios de paradigma.


Después de todo, las coherencias entre la teoría y la práctica son la mejor vidriera de la efectividad de las políticas éticas y solidarias, confirmando con alegría, "como se hace" para que la Patria sea el Otro.


* Emmanuel Levinas (1906-1995).
** Antropóloga Universidad Nacional de Rosario.

Publicado enInternacional
La sociedad del espectáculo y el homo videns

"El espectáculo en general, como
inversión concreta de la vida,
es el movimiento autónomo
de lo no-viviente".
Guy Debord

 

Las agencias de prensa reseñaban a comienzos del mes de junio, que dos niñas de doce años apuñalaron a su mejor amiga para poder acceder al reino de Slenderman, líder imaginario de un sitio virtual, que exige como condición para subir a su reino, que los aspirantes maten a alguien. Los gestores del sitio afirmaron no ser responsables en modo alguno, pues consideran que el reconocimiento de la línea que separa la realidad de la ficción es un asunto personal.

 

El hecho, que se divulgó como una anécdota más de las consecuencias del desvanecimiento de la frontera entre lo ficticio y lo real vela que la realidad misma se ha vuelto problemática de definir. Pues, los acontecimientos que el sentido común considera reales, al ser difundidos por los mismos canales y en el mismo formato que los ficticios, terminan mezclados e indistinguibles en el imaginario del receptor.

 

Además, la creación y difusión masiva de sucesos como la existencia de armas de destrucción masiva en el Irak de Saddam Hussein, con la que se justificó la invasión y destrucción de ese país, dejan la sensación en los lectores o los video-escuchas, que lo que presentan los medios es todo de igual naturaleza y que allí carece de sentido la distinción entre invención y realidad.

 

De la acción a la contemplación

 

La conversión acelerada de los seres humanos en pasivos espectadores, para quienes lo mejor de sus "experiencias" son las sensaciones que perciben en otros individuos reales o imaginarios que gozan, sufren o descansan frente a ellos según las narrativas de los medios de masas, es una de las características más marcadas de la llamada era de la postmodernidad, que empieza a convertirse en una amenaza tan grande como el deterioro del medio físico natural. En últimas, se es feliz o infeliz en la medida que otro lo sea y no como resultado del propio devenir, de tal forma que se suplanta la búsqueda de la realización personal a través de la praxis por una observación complaciente en la que tiene lugar una satisfacción fantasmal del deseo.


Que la vida se vive cada vez más como un espectáculo, lo expone por primera vez de forma sistemática y crítica el pensador francés Guy Debord en un texto considerado hoy clásico titulado, precisamente, La sociedad del espectáculo. Debord sostiene que la profundización de la división del trabajo en especializaciones y sub-especializaciones, conduce a la mercantilización creciente de los objetos y actividades necesarias para la supervivencia así como a la fragmentación sin precedentes de la vida, llevándonos a una vida mediatizada en la que los seres humanos desconocen las condiciones mismas de su sobrevivencia. En el siglo XXI los jóvenes, por ejemplo, no son solamente hijos, sino estudiantes, hinchas del club deportivo de sus amores, socios del gimnasio, misioneros de una ONG, fieles de una religión, miembros de un videojuego de culto y de numerosas redes sociales en las que lo fundamental es la membresía, pues lo esencial es la "conectividad" que te permite ver y ser visto.

 

Según la empresa Nielsen, una persona ve la televisión cinco horas diarias en promedio, lo que representa para una esperanza de vida de 78 años, la no despreciable cifra de 142.350 horas, es decir 16 años y tres meses, que equivalen, más o menos, al 21% del tiempo de vida total y a por lo menos el 50% del tiempo no laboral en vigilia. Si sumamos a lo anterior que en promedio se consumen, en la actualidad, entre 53 minutos y dos horas diarias en internet, podemos estar hablando de que pasamos entre el 60 y el 70% de nuestro tiempo no laboral activo frente a una pantalla. Los espectáculos deportivos en "vivo", los conciertos musicales y el cine completan el escenario del homo-videns, cuyo culto a la contemplación es cada vez mayor.

 

La ideología de la competencia

 

Desde el mismo momento en que Adam Smith legitima el aforismo que sostiene que la búsqueda del interés privado conduce al bienestar colectivo, pues en el afán de buscar lo propio nos volvemos eficientes, idea base de las sociedades liberales, la competencia, como práctica social básica, fue enquistada de forma profunda en el imaginario de los individuos. Por esto, no debe extrañar que el deporte competitivo de masas se haya convertido rápida y fácilmente en uno de los entretenimientos de mayor aceptación en las sociedades modernas. No es casualidad, entonces que, en 1894, durante el desarrollo de la segunda revolución industrial y cuando el capitalismo financiero comenzaba su proceso de consolidación, se realizaran las primeras olimpiadas de la era moderna, que como evento deportivo multidisciplinario reúne en la actualidad no menos de doscientas naciones.

 

Los eventos deportivos tienen la particularidad de ser juegos de suma cero, es decir, que si uno de los competidores gana, el otro, necesaria y obligatoriamente pierde. No existe espacio para los llamados juegos de suma no cero en los que es posible que la opción ganar-ganar tenga lugar, es decir que en el resultado no necesariamente si hay un ganador debe haber un perdedor. Se entiende, entonces, que en una sociedad que ha sacralizado la competencia por encima de la empatía, los eventos deportivos sean hechos destacables en los que el símbolo del éxito de unos implique, necesariamente el fracaso de otros. Se transmite de esa forma la idea no sólo de que las jerarquizaciones humanas son un asunto connatural a la existencia, sino que la cima del poder es producto de la virtud individual.

 

La creación de ídolos, producto de su excepcionalidad en cuanto a habilidades, muestra el carácter ideológico de los espectáculos deportivos, que complementan el papel de lo religioso en la aceptación de la condición de inferioridad por parte de los no-excepcionales y, en consecuencia, de su subordinación. Igual función cumplen los llamados programas de telerrealidad (más conocidos como reality show por su denominación en inglés), en los que además del refuerzo de la idea de la sociedad estructurada entre ganadores y perdedores, se deja la sensación de que además dicha sociedad es justa pues cumple con el mito de la igualdad de oportunidades del que habla el sociólogo francés Francois Dubet.


Espectáculo, ídolos y agentes multimillonarios

 

La religión, la política, la cultura y el deporte, entre otras manifestaciones humanas, se venden como mercancías, mediatizadas por los ídolos que fabrican. La producción en masa de películas y programas de televisión, la realización permanente de torneos y competencias deportivas han creado industrias concentradas, que como en el caso del cine, se replican homogenizadas, pues a la manera del Hollywood gringo, tenemos Bollywood en la india y Nollywood en Nigeria, que en conjunto producen alrededor de dos mil quinientas películas anuales (siendo la industria hindú la mayor productora con 1.100 películas al año aproximadamente, seguida de la nigeriana con cerca de 900 y la norteamericana con alrededor de 500).

 

En el caso del deporte, quizá la organización con más tentáculos en el mundo es la Federación Internacional de Futbol Asociado (Fifa) que reúne 209 federaciones, y que es la organizadora del campeonato mundial de fútbol, que se realiza cada cuatro años y que es superado tan sólo por los juegos olímpicos en costos y número de deportistas. El mundial de Brasil, que está en realización, tiene un presupuesto de $11.754 millones de dólares y la pauta publicitaria se estima alcanzará $2.900 millones; mientras que las federaciones participantes van a repartirse 576 millones en premios.

 

Los ingresos de los ídolos deportivos se tasan también en millones. Las dos máximas estrellas del fútbol actual, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, tienen ingresos cercanos a los 40 millones de euros anuales cada uno (lo que en pesos colombianos representa un ingreso aproximado de 8.483 millones de pesos colombianos mensuales) si se contabilizan los salarios pagados por los clubes y las ventas de su imagen para la publicidad. Sin embargo, no son ellos los deportistas mejor pagados pues el golfista Tiger Woods, según la revista France Football, es quien encabeza la lista con 53 millones de euros ingresados cada año.

 

Estos datos esconden que debajo de la punta de la pirámide se encuentra un mundo de explotación y miseria en el que el mercado de niños no es un asunto menor ni aislado. En abril de este año, el Fútbol Club Barcelona, de España, fue amenazado con sanciones por violar las restricciones que se tienen sobre la contratación de menores, en razón de que mantenía bajo su tutoría al joven coreano Lee Seung Woo, sin la presencia de sus padres. El club reporta que La Masia, centro deportivo donde entrenan los niños y jóvenes, concentra 238 menores de 18 países diferentes, de los cuales 80 son internos (viven en el centro de entrenamiento). Los escándalos recientes por evasión de impuestos y las acusaciones de lavado de activos a algunas de las estrellas, así como las muertes tempranas o en plena competencia por el uso de estimulantes, muestran la cara oscura de una práctica cada vez más mercantilizada y delincuencial.

 

Cuando la mandataria brasilera Dilma Rousseff, intentando calmar los ánimos de los protestantes que se quejaban de que sí había plata para el mundial y no para la salud y la educación, argumentaba que los estadios y los aeropuertos no se construyeron sólo para el mundial, tenía razón, sin embargo, no la tenía cuando afirmaba que eran para el pueblo brasileño, pues quienes en últimas usufructúan esa infraestructura son los empresarios del espectáculo, entre quienes no se debe olvidar los que explotan el turismo y que han convertido a la miseria también en espectáculo vendible. Los favela tour le ofrecen a los turistas no sólo la panorámica de cómo viven los más pobres, sino que a los más osados les ofrecen la adrenalina de correr los riesgos de visitar las zonas más inseguras. Ese tipo de turismo "extremo" que se ha degenerado a tal punto que hoy, por ejemplo, se pagan grandes sumas por vivir la "experiencia" de la reclusión en una cárcel, mediante la reconstrucción ficticia del ambiente de un penal, banaliza las situaciones más crueles de millones de seres humanos y contribuye a hacer aún más borrosa la línea que separa la ficción de la realidad.

 

La economía naranja

 

La elevada productividad alcanzada en la producción de bienes, ha reorientado los capitales, en las últimas cuatro décadas, hacía la producción de servicios, que en la actualidad, según el Banco Mundial, representan el 70% del valor total de lo producido en el mundo. Dentro de éstos, las visiones convencionales de la economía han separado los que denominan servicios creativos, entre los que cuentan las artes visuales y escénicas, el cine, diseño, investigación y desarrollo, juegos, moda, música, publicidad, software, TV y radio, y videojuegos, y le han dado, con la cursilería propia de la neo-academia económica, el ridículo nombre de Economía Naranja. El valor realizado en estos sectores, que aún no están plenamente identificados ni definidos, fue estimado en el 2011 en un valor aproximado de 4,3 billones de dólares (millones de millones), lo que representaría 6,1% del PIB total mundial, ocupando 144 millones de personas.

 

Las exportaciones de este tipo de servicios se cifraron en 646 mil millones de dólares, que tomados conjuntamente serían la quinta mercancía más comercializada. La facilidad de la reproducción y distribución de los productos de la llamada industria de contenido ha generado cifras asombrosas, que a la vez que atraen la atención de los inversionistas del capital, los estimulan a intentar apropiar y controlar las condiciones de reproducción y circulación de dichos servicios. Se estima que se han descargado 25 mil millones de canciones por iTunes, y se sabe que las llamadas descargas piratas también se cuentan por millones, Netflix, la comercializadora de películas a través de la red cuenta más de 33 millones de suscriptores y se calcula que más de 100 horas de video son subidas a Youtube cada minuto, acumulándose a mediados de 2013 seis mil millones de horas, con mil millones de visitantes por mes. Ese suculento mercado busca resistirse a la democratización y los Estados más fuertes están empeñados en la regulación y el control policivo de la industria del contenido mediante legislaciones cada vez más restrictivas.

 

La relativa interactividad en la producción-consumo de muchos de estos productos ha llevado al capital a la búsqueda de la utilización de sus clientes como trabajadores gratuitos. En la generación de software comercial, por ejemplo, el descubrimiento de fallas en su funcionamiento por parte del usuario, retroalimenta la producción de subsecuentes versiones que, mejoradas por la información de los clientes, tienen luego que pagar más caras. El capital empieza a desarrollar un lenguaje ambiguo y contradictorio para denominar estas situaciones y habla, por citar un caso, de prosumidor, neologismo derivado de productor y consumidor. Igualmente ha acuñado términos como coopetitivas (cooperación y competencia), para referirse a zonas donde se ha buscado concentrar mediante estímulos a los "creativos" (científicos, artistas, diseñadores), en la búsqueda de las llamadas ventajas de las aglomeraciones (conocidas como cluster, por su acepción en inglés) creativas en las que la cultura de la competencia, pero simultáneamente de la cooperación por la comunicación lograda por la cercanía física hace más eficiente el trabajo de estas personas (los ejemplos más citados son los del Soho en Lóndres y el Silicon Valley en los Ángeles). Ese neo-lenguaje es una muestra que nuestra época, con altísimas dosis de espectáculo y apariencia, ha entrado en una peligrosa condición esquizofrénica.

 

Las niñas que quisieron entrar al reino de Slenderman apuñalando a su amiguita, se les colocó una fianza de 500 mil dólares, comparecen a las audiencias encadenadas, van a ser juzgadas como adultas y enfrentan una posible condena de sesenta años en prisión. Llama la atención, entre otras cosas, el trato de adultas que se les da, pues no es más que el irónico reconocimiento que en esta sociedad infantilizada, las personas adquieren la condición de "responsables" cuando están subsumidas de tal forma en lo espectacular que ya han borrado la distinción entre ficción y realidad. El caso recuerda la situación de los campesinos en los inicios del capitalismo, que al ser expulsados a las ciudades, si no lograban insertarse en las fábricas se les aplicaba las leyes de vagabundaje y eran ahorcados. La postmodernidad despoja a los individuos del mundo real, y cuando actúan de acuerdo con las leyes de la ficción, son castigados.

Publicado enEdición N° 203
En el aniversario de 55 de Prensa Latina

Hace 55 años nacía la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, hecho que significó un hito importantísimo en la lucha por una información que tuviera que ver con nuestra región, desde la perspectiva de la historia y las realidades de nuestros pueblos. Prensa Latina fue, durante años, la casa de grandes periodistas latinoamericanos y latinoamericanistas como Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano, Rodolfo Walsh, Haroldo Wall, Rogelio García Lupo, Carlos Núñez, entre muchos otros.

 

La primera noticia que transmitió la agencia Prensa Latina, el 16 de julio de 1959, fue sobre América Latina, emitida desde la capital más mgeneradora de informaciones de aquella década, La Habana. La consigna de su primer director, el argentino Jorge Ricardo Masseti, fue la de "somos objetivos pero no imparciales".

 

En 1961, gracias a la existencia de PL, a la que desde Washington no daban más que un mes de vida, el mundo pudo conocer la derrota de la invasión estadounidense a Playa Girón, mientras las agencias transnacionales hablaban incluso de la muerte de Fidel Castro.

 

55 años después, y pese a los aires de democratización, la mayoría de la información que circula en América Latina y el Caribe está generada por las agencias trasnacionales de noticias, europeas o de los Estados Unidos.

 

No cabe duda que es indispensable cambiar esta realidad informativa con la difusión de contenidos generados en la región que -además- reflejen la idiosincrasia de nuestros pueblos, sus intereses y, sobre todo, los procesos de integración existentes.

 

En el camino de un periodismo soberano, el Foro de Comunicación para la Integración de Nuestra América, integrado por organizaciones y movimientos sociales, y medios públicos y redes de medios alternativos, comunitarios y populares, decidió priorizar en sus agendas de trabajo el apoyo, el fomento y la difusión de los procesos de integración, e incluir la democratización de la comunicación como tema prioritario en sus agendas integracionistas.

 

Una tarea que, en esta etapa de ofensiva contra nuestros procesos de integración, comienza con contrarrestar el impacto causado por el neoliberalismo en el terreno de la cultura, la educación y la comunicación social.

 

55 años atrás, Masetti sostenía que el periodista no puede ser imparcial, porque siempre, lo quiera o no lo quiera, lo sepa o no lo sepa, el periodista toma partido, se identifica con uno de los elementos de la ecuación, social, económica o política que caracterizan a determinado escenario informativo, bajando del pedestal el paradigma liberal de la objetividad, la imparcialidad y la neutralidad.

 

Hoy, el compromiso sigue el mismo, en medio de una ofensiva de los medios hegemónicos, cartelizados en toda la región, bombardeando permanentemente con información falsa, medias verdades, manipulación, con el fin de desestabilizar a nuestros gobiernos, a través de la publicidad, las series de televisión y juegos cibernéticos, con mensajes e imágenes únicas, en el intento de crear imaginarios colectivos que destruyan la autoestima y la identidad de Patria Grande.

 

Vernos con nuestros propios ojos, hacer efectiva la participación de la sociedad y sus expresiones representativas, convirtiéndolas en sujetos de integración de nuestros pueblos, es el renovado compromiso. Saludamos a Prensa Latina en su aniversario.

Publicado enInternacional

La ley de marco civil, aprobada en abril de este año, es una norma pionera en el mundo. Garantiza la privacidad en la web y establece la neutralidad, es decir que los proveedores no pueden manejar los contenidos. Fue producto de un largo debate promovido por la sociedad civil y resistido por las corporaciones mediáticas. Aquí, el coordinador de Intervozes, la organización que movilizó la discusión, explica cómo fue el proceso, las presiones, los logros y lo que falta.


"La Internet es un negocio, pero no sólo un negocio. Es un servicio fundamental como el agua, porque todo va a pasar por ahí. Hay que garantizar el acceso. Hay que invertir dinero público, porque el mercado no va a invertir en Amazonia, por ejemplo, porque no hay mercado, pero hay personas." Así habló Pedro Ekman, coordinador de Intervozes de Brasil, una de las organizaciones que impulsó la sanción de la Ley de Marco Civil de Internet, en la jornada "Espionaje, Transparencia y Soberanía en Internet", organizada por el Programa Sur Global de la Universidad Nacional de San Martín, para analizar el impacto de Internet en materia de derechos civiles y los alcances geopolíticos de su manipulación por parte de los países centrales. En esta entrevista, Ekman habla claro y directo para echar un poco de luz sobre un tema que atraviesa a la sociedad toda y que pocos entienden.


–¿De dónde es, Pedro?


–Soy de San Pablo, Brasil. Soy arquitecto pero trabajo en comunicación. Empecé en escenarios de televisión y pasé a dirigir y escribir algunas cosas audiovisuales. Estuve discutiendo los temas de comunicación con el grupo Intervozes, que es un grupo amplio de activistas por el derecho a la comunicación, donde hay periodistas, abogados, actores, actrices.


–¿Qué es lo que lo llevó a acercarse a este grupo?


–Lo que pasó es que no había un espacio en Brasil para discutir la comunicación como un derecho, para formular políticas. No era una prioridad. Así creamos un espacio de participación política, hay personas de distintos partidos, personas sin partido. Lo que nos une es el tema, la lucha por el derecho a la comunicación. Ahí actuamos contra el gobierno, con el gobierno, no importa, lo que importa es que el tema se mueva hacia los derechos.


–¿Cuáles son los principales problemas del acceso a la comunicación o en relación a la libertad de expresión en Brasil?


–Históricamente, Brasil, como casi todos los países latinoamericanos, ha tratado el tema de la comunicación como un simple negocio comercial. Es lo que vemos en todos los sectores, la radiodifusión o Internet siempre fueron tratados en Sudamérica por los Estados o gobiernos como simples negocios comerciales. En Brasil, pocas familias controlan la radiodifusión, que es el principal vehículo de comunicación hoy en Brasil. Lo mismo pasa en Internet. El principal tema es la concentración de los medios: la comunicación comunitaria y la comunicación pública como una comunicación menor y la comunicación comercial como la natural y la única que se puede hacer. Entonces tenemos que cambiar las reglas para que la comunicación sea tratada como un derecho. Las empresas comerciales son legítimas, tienen que tener su espacio, pero no solamente ellas.


–¿Qué acceso a Internet hay en Brasil?


–Una investigación de CGI, un instituto de comunicación para Internet, dice que no más del 40 por ciento de hogares de Brasil están conectados a una Internet fija, que es la Internet que tiene más interactividad. La móvil todavía es de velocidad muy mala y no se puede hacer muchas cosas todavía en esos dispositivos. En el norte, esos números no llegan al 30 por ciento y a velocidades muy bajas. En las clases D y E, las más bajas, no más del siete por ciento de los domicilios están conectados. Entonces, aunque sea un medio más democrático, más diverso, no habla para todos ni todos lo pueden hacer. La televisión y la radio aún son los medios que llegan a todo el país y están manejando la pauta política y cultural del país.


–¿En la normativa hay algún tipo de límite para la concentración?


–Lo que pasa en Brasil es que estamos haciendo todo lo contrario de lo que pasa en Argentina. Por una coyuntura muy específica.
–No reformaron la ley de medios. ¿La ley vigente de qué año es?


–De antes de la dictadura brasileña. Hace 50 años que tenemos la misma ley. Es una ley que no ha reglamentado los principales artículos constitucionales que tenemos sobre comunicación social. Entonces no hay ningún dispositivo que regule la concentración de medios. Entonces hay un ambiente regulatorio para la radiodifusión muy frágil.


–¿Por qué empezaron por Internet?


–Por una coyuntura política internacional. Peleamos por una ley de medios hace mucho, pero como el poder de los radiodifusores es muy grande nunca logramos que un gobierno trabaje el tema con prioridad. Juntamente con la ley de medios trabajamos el "marco civil". El "marco civil" empieza en contra de un diputado de la derecha brasileña que hizo un proyecto de ley para criminalizar todo lo que los internautas hacían en la red y para naturalizar todo lo que las corporaciones querían hacer con la red. Entonces hubo un movimiento muy fuerte en contra de este proyecto de ley y logramos sacarlo de la agenda. Lo llamamos el AI5 digital, AI5 es el Acto Institucional Nº 5 de la dictadura brasileña, que sacó todos los derechos. Lo llamamos así porque casi lo mismo que la dictadura hizo con los derechos humanos lo estaban haciendo en Internet con este proyecto. Luego que logramos sacarlo de la agenda política pensamos: necesitamos urgente de una ley que garantice los derechos en la red, porque si no, va a haber otros proyectos para criminalizar a las personas. Así empezamos. El Ministerio de Justicia construyó una plataforma digital colocando los proyectos. Esta plataforma era colaborativa y miles de colaboraciones de organizaciones de la sociedad civil hicieron un proyecto en conjunto con el gobierno, pero principalmente de la sociedad civil.


–¿Desde cuándo trabajaron en ese proyecto?


–Desde 2009. Es un proyecto de consenso entre la sociedad civil, los empresarios de contenidos de Internet y algunas cosas con los empresarios de conexión. Entonces, este proyecto no era el programa máximo que nosotros queríamos para Internet, era un programa consensuado, pero era muy bueno. Pero, como con la ley de medios, no había coyuntura política para aprobarlo. Las telefónicas estaban muy fuertes para que no pasase nada por este tema. También les interesaba a ellos un ambiente sin regulación para Internet, porque, así lo regulaban ellos como querían según sus reglas de mercado y sus intereses privados.


–Hasta que Dilma da el OK.


–Lo que pasó es que (Edward) Snowden dijo que Estados Unidos estaba vigilando a todo el mundo, incluso a la presidenta Dilma. Esto obligó al gobierno a contestar. Ella fue a las Naciones Unidas, dijo que teníamos que cambiar la forma de gobernar Internet, tenía el marco civil en las manos y respondió a Brasil y al mundo cómo teníamos que cambiar.


–¿No hay nada parecido en otros países?


–No hay una ley con tantas cosas. En Europa hay una ley de neutralidad de red, en Chile también. Pero privacidad, libertad de expresión y tantas cosas, sólo esta. Este es para mí un proyecto imposible de ser aprobado en Brasil sin una coyuntura como ésta. Nunca hubiéramos logrado que el Congreso brasileño lo aprobara.

–¿Cómo fue el día que se aprobó?

–No fue un día, fueron meses. Fue una pelea muy fuerte. Se colocaba y se sacaba, se colocaba y se sacaba porque la presión era muy fuerte. Qué hizo el gobierno: puso la urgencia constitucional. Un dispositivo que cuando entra un proyecto en urgencia hay un plazo máximo para que se apruebe o no, pero que se vote, y si no lo hacen en esta fecha se traba la pauta del Congreso, no se puede votar nada más hasta que se vote eso. Incluso con ese dispositivo estuvo trabado por siete meses. No se votaba nada en Brasil porque no caminaba el proyecto de marco civil. Y no caminaba porque no había consensos, uno quería una cosa, otro, otra; todos juegos políticos. Las telefónicas presionaban muchísimo. Hubo un cisma en la bancada del gobierno. La mitad dijo que no iban a aprobar y ahí se reorganizó la fuerza del gobierno. Se hizo una presión social en Internet, en las calles, para que el pueblo entendiese que ese no era un proyecto del gobierno brasileño en contra de las corporaciones o de un partido para controlar la Internet, sino que era un proyecto de la sociedad para que nos defendamos del gobierno y de las corporaciones. Porque hay dispositivos incluso que protegen nuestros derechos de un autoritarismo de gobierno. Así logramos un consenso, fue aprobado casi por unanimidad, solamente un partido votó en contra.


–O sea que ese día no fue una larga sesión.


–No. Pero hubo meses de sesiones porque no caminaba. Y se aprobó en el Senado el día que empezó la Cumbre Mundial en Brasil (NetMundial). Fue un acontecimiento tremendo.


–¿Cuáles son los principales logros que trae esta ley marco?


–La neutralidad de red es lo que llamamos el alma, para que la Internet sea como es hoy, que no haga un "aparte social", y que la concentración de los medios que hay hoy en la radiodifusión no suceda en Internet. Qué dice la neutralidad. Que quien hace el control sobre la infraestructura de la red tiene que ser neutro en relación con los contenidos que trafican.


–Por ejemplo, las telefónicas.


–Sí. Las telefónicas que proveen Internet no pueden manejar los contenidos. Tienen que ofertar velocidad y volumen. No pueden decir este contenido lo voy a cobrar, este contenido no. O este contenido lo voy a pasar más rápido y este no. No se pueden monitorear, ni filtrar los contenidos de la red, porque la tecnología permite que se haga eso. Porque qué tenemos aquí, la telefónica hace un acuerdo con Facebook, del cual yo no voy a participar, y me va a ofertar Facebook gratuito en mi conexión. Entonces por un acuerdo comercial, Facebook termina siendo la Internet para millones de personas. Y si otra red social como Diáspora o cualquier otra no tiene la capacidad comercial de negociar como tiene Facebook nunca va a lograr hacer una red para muchas personas. El artículo 9 del marco civil impide claramente esto. Aún se tiene que reglamentar este artículo. Aún sigue la pelea. Entonces la neutralidad de la red sirve para que mis contenidos sean igual que los de cualquier otro, para enviar y para recibir. Los operadores tienen que ser neutros en relación con los contenidos. Venden la velocidad pero no tocan los contenidos.


–¿Y la privacidad?


–No logramos todo con la privacidad. Pero el artículo 7 garantiza la privacidad como no había estado nunca garantizada para Internet. Ahí dice que el flujo privado es inviolable. Que la comunicación almacenada necesita orden judicial para ser monitoreada. No se puede, como con los teléfonos, escuchar lo que estamos hablando sin que un juez lo pida. Esto no resuelve totalmente. Aun hay que practicar esto y ver cómo se va a dar. Pero ahora estamos jugando el juego, antes ni siquiera lo podíamos jugar. Por ejemplo, la cooperación entre corporaciones de contenido como Facebook o Google antes de la ley ni siquiera era ilegal. ¿Ahora se va a parar con esto? No. Pero ahora es ilegal, entonces hay mecanismos para controlar. Se puede manejar datos pero no pasar a terceros para cualquier otro fin. Estos son mecanismos de defensa de la privacidad muy fuertes.


–Acá una ex modelo inició un juicio porque aparecía su nombre en un buscador asociada a páginas de pornografía y pide que se elimine esa información. ¿Cómo sería para esta ley?


–Los principales ataques a la libertad de expresión en Internet es que se sacan contenidos sin chances de defensa. Por ejemplo, en Brasil está la Marcha de las Putas, que defiende los derechos de las mujeres –el nombre es un sarcasmo–, entonces en Facebook sacaban todas sus fotos y cancelaban todos los perfiles porque (sus reglas dicen que) no se puede hacer nudismo. Pero fotos artísticas de desnudos no sacaban. Había una censura política.


–También hay denuncias en relación con mujeres amamantando...


–Sí, es lo mismo. Eso no se puede, pero una foto artística de una modelo desnuda se puede. Entonces quién es el juez, ¿Facebook? ¿O quién? Otra cosa, a un gobernador no le gusta lo que un blog está diciendo sobre él y le pide al proveedor de contenidos que lo saque, porque si no va a procesar al proveedor y no a la persona que lo está escribiendo. Esta es una censura muy practicada en toda la red. Entonces lo que la ley hace es decir que los proveedores de contenidos no son responsables por contenidos de terceros. Eso es un detalle muy importante, porque ahí, si Facebook saca las fotos de las protestas o un buscador va a sacar un blog de su estructura, tendrá que explicar por qué lo está haciendo, porque si no es responsable por los contenidos no hay amenaza para ellos sobre estos contenidos. Solamente lo puede sacar con una orden judicial. Que se discuta en la Justicia por qué lo sacaban en forma automática. El único contenido que permitimos sacar sin orden judicial es el contenido de desnudez y sexo sin autorización de la propia persona. Tiene que ser la propia persona o su responsable legal en caso de un niño, el que comunique a un proveedor que saque todas las imágenes o videos de contenido propio. Entonces, por ejemplo, una entidad religiosa no lo puede hacer diciendo que está contra su moral. Sólo la persona.


–Entonces en el caso de la modelo argentina...


–Sólo con la comunicación a Google o al que fuera deberían sacarlo si ella no autorizó las fotos. El marco civil no puede controlar si la foto es una foto pública; no se pueden eliminar ciertas búsquedas públicas.


–¿Qué es lo que no lograron hacer con la ley de marco civil?


–Hay algo que principalmente la televisión Globo no permitió, que en los contenidos protegidos por derechos autorales no se aplica esta regla. Se los puede sacar sin orden judicial, sólo con simple notificación. Entonces, aún sigue una censura travestida de derechos autorales, que no necesariamente está protegiendo derechos patrimoniales. Lo que acordamos fue discutir esto en la ley de derechos autorales. Lo sacamos de la ley de marco civil porque con Globo y las telefónicas juntas contra la ley no la íbamos a aprobar nunca.
–O sea que ahora hay que trabajar en esa otra ley...


–Sí, todavía lo estamos estudiando. Pero qué pasa con los derechos autorales: aún sigue la censura. Por ejemplo, Globo saca los videos que están criticando a Globo, alegando que eso está protegido por derechos autorales. Y eso no tiene nada que ver, porque la misma ley hoy de derechos autorales permite que usemos pequeños trechos para hacer crítica, sátira. El problema es que nuestra ley actual no habla sobre Internet. Así siguen sacando contenidos con argumentos patrimoniales, pero en realidad están censurando el debate. Otro problema es el artículo 15. Las policías brasileñas hicieron una fuerte presión. En el proyecto original, en la guarda de datos de aplicación, las empresas de Internet podían decidir si querían hacerla o no. En realidad, lo que queríamos era que no se pudiera guardar, pero era imposible que Google o Facebook o cualquier otra, cuyo negocio está en la guarda de datos, siguiesen en Internet si lo prohibíamos, íbamos a hacer que en Brasil no hubiera Google y Facebook y eso no le iba a gustar a nadie.


–Iba a ser contraproducente.

–Entonces decidimos que cada empresa decidiera. Pero la policía obligó a guardar a todas las empresas por seis meses con fines de investigación criminal. Todo. Si alguien subió una foto, si compró un remedio por Internet o un libro, el correo, si vio una noticia, todos esos movimientos esas empresas tenían que guardarlos por seis meses. Para verlos, tiene que ser requerido por la Justicia. Entonces lo que decimos es que hay dos principios constitucionales que están violados con este artículo. Uno, es la presunción de inocencia. Estamos considerando culpables a todos, entonces se está guardando la información de toda la sociedad por si alguien es sospechoso. Y es una medida que viola el principio de proporcionalidad, es muy desproporcional. Para que alguien no cometa un crimen vamos a vigilar a todos. Eso es un problema. "Ah –dicen–, pero sólo es con orden judicial." Sí, pero cómo la empresa va a garantizar que esos datos no se van por ahí.


–Y es difícil probar también que han vendido esos datos o les han dado otro uso.


–Y si van a guardar, van a tener que invertir para guardar. Entonces, por ejemplo, una librería que vende libros por Internet, que no iba a guardar nada, ahora tiene que guardar. Y si va a guardar, va a comercializar porque tiene que invertir. "Ah, pero no puede usar los datos para otros." Sí, pero puede analizar la estadística y usar ese análisis como un dato. Los metadatos. Se hace una estadística de todo lo que sucede y sabe direccionar publicidad. Entonces, empuja a todas las empresas a un comercio de metadatos.


–¿En la reglamentación pueden modificar esto?


–Sí, vamos a intentar que sean sólo algunas empresas, no todas las que pueden guardan. Nuestra propuesta es que las que ya guardan las sometan a este artículo, pero las que no guardan no. También podemos trabajar en otra ley, que es la de protección de datos personales. En esta ley podríamos revocar este artículo 15.


–La ley de marco civil le devuelve al Estado un rol importante en relación con la regulación de las comunicaciones..

.
–Más que al Estado a la sociedad misma. Es una ley de la sociedad y no una ley que está siendo manejada por los intereses políticos de un partido o de un gobierno.


–¿Pero quién es la autoridad de aplicación de la ley?


–Tenemos la Anatel, que es una agencia del Estado, que regula la infraestructura de telecomunicaciones, y tenemos el CGI, el Consejo General de Internet brasileño, compuesto por gobierno, sociedad empresarial y de consumidores, que hace muchas cosas acerca de los dominios punto br. Algunos artículos dicen que Anatel y CGI tienen que ser escuchados por el gobierno para hacer la reglamentación. Pero aún no hay una agencia específica como la Afsca aquí, no se creó nada para monitorear esto. Entonces Anatel sigue ejerciendo la aplicación de lo que pasa en infraestructura pero no en la camada lógica (el nivel de los contenidos) y CGI trata de la camada lógica. Ahora el marco civil lo nombra por primera vez en una ley. Esa es otra victoria.


–En Argentina hay un movimiento en relación con cuestionar contenidos discriminatorios por razones de género, etnia, orientación sexual. ¿La ley de marco civil dice algo en relación con este tipo de contenidos?


–Sí, habla también con los mismos principios. Pero es un marco civil, no trata temas penales. Por ejemplo, el racismo es un crimen en Brasil. Entonces por el marco penal no se puede ser racista en Internet. Entonces el marco civil no necesita tratarlo.
–¿Pero por ejemplo un contenido sexista, que es simbólico?


–No hay ningún dispositivo en la ley que diga esto no se puede, se saca. Porque ahí fragilizamos la ley: quién va a decidir sobre eso.
–¿Qué habría que hacer entonces?


–Sí nombramos como principio que hay que respetar los derechos humanos, pero no hay un mecanismo específico que lo saque o lo resuelva. Entonces hay que poner esto en la Justicia. Hay que tener jueces especiales para tratar el tema, un fuero especial para que no quede junto con todos los temas porque hay que ser más rápido para tratarlo. Eso la ley lo nombra, no lo instituye, pero dice que se haga este fuero porque es importante para normatizar y agilizar las cosas.


–Hay que apelar a otros mecanismos también, como campañas...


–Sí. Y el marco civil es una ley de principios. Es una ley general, que dibuja camino. Es un buen comienzo, no terminamos nada. Y tenemos un camino largo.


–¿Van a aprovechar el Mundial de Fútbol para mostrar esta legislación al mundo?


–No. Eso pasó con el NetMundial, todo el mundo vio que es posible aprobar una ley así. Y se indicó que se haga un marco civil mundial. Porque las cosas no están en un país u otro, están en todo el mundo. El mundial es un problema, incluso para la privacidad, porque todas las empresas de espionaje están viendo a Brasil para monitorear las redes por las protestas, por todo lo que va a pasar, porque la FIFA impone cosas tremendas que hay que garantizar en nombre de sus patrocinadores.


–¿Qué le sirvió de la arquitectura para pensar la comunicación?


–Lo que me sirve es pensar las cosas visualmente. La comunicación no es sólo la radio o la TV, la ciudad es un tremendo canal de comunicación. También estoy dibujando mi casa, que voy a construir. Me gusta muchísimo. Pero sin la comunicación democrática todos los otros temas quedan paralizados. No vamos a tener una educación pública, salud, la reforma agraria no se va a dar sin que el debate se pueda hacer en forma democrática. Entonces elegí ese como el tema de todas las peleas. Tenemos que democratizar la comunicación para que la democracia misma se concrete.

Publicado enInternacional
Miércoles, 11 Junio 2014 06:05

Comunicación política en transformación

Comunicación política en transformación

Hoy existen dos paradigmas de la comunicación en pugna, que se pueden visibilizar en las maneras de concebir y desarrollar la comunicación política. Una concepción lineal, descomplejizada y unidireccional, que sigue privilegiando al emisor, en desmedro de los actores sociales, colocándolos en el lugar de meros receptores. Una visión de la comunicación en la que pareciera que con pensar un slogan ingenioso, emocional y pregnante, basta para prender en la mente de los destinatarios, tratados como una totalidad homogénea y despersonalizada, bajo la creencia de que con sólo utilizar algunas herramientas comunicacionales básicas, que conformarían el kit de cualquier político y aspirante, bastará para desarrollar una comunicación exitosa.


Otro enfoque, que concibe que la construcción de sentido y la reapropiación y metabolización de los mensajes importa más que los mensajes en sí, se concentra en los actores sociales. Y, por ende, esta mirada se nutre de las dimensiones propias de la comunicación institucional y las relaciones públicas, en tanto ve a la comunicación como una práctica multisectorial y transversal. Entiende que la complejidad es la única clave de lectura de la cosa pública y desviste a la comunicación de su vestimenta paternalista y vertical, para pensarla desde una visión estratégica y de construcción de sentido compartida.


La transformación del concepto de la comunicación política a una concepción estratégica vinculada con la comunicación institucional y las relaciones públicas, muestra que más que pensar en el desarrollo de herramientas de comunicación aisladas, se debe trabajar arduamente en el discurso de identidad a priori, que abone para la construcción de sentido imprimiéndole una direccionalidad y una determinada orientación normativa.


Si la identidad de una institución o persona con incidencia pública está trabajada desde la complejidad comunicacional, luego permeará de manera natural el resto de las comunicaciones. Pero este proceso no puede darse de la manera inversa, como muchas campañas políticas han intentado e intentan. Es decir, constituirse en usinas de mensajes atractivos, con "gancho" y cortoplacistas, pensados por "grandes creativos", pero carentes de profundidad y reconocimiento de otras variables sociales, culturales, políticas y económicas que construyen su sentido social.
Hoy, la decisión de otorgarle el voto a un candidato en una elección política no es el resultado de un proceso meramente razonado. Aunque suene paradójico, quienes busquen cambiar el resultado de una elección deben recurrir más a la emoción que a los argumentos racionales ya que la gente vota según su identidad moral y sus valores, aún cuando éstos vayan en contra de sus intereses.


Ya no se juzga a los políticos solamente por sus palabras y promesas, porque frente al descreimiento de los ciudadanos hacia la política, el aspecto o la actitud de los candidatos pasan a jugar un papel relevante y decisivo. Un gesto fuera de lugar o un comportamiento equívoco pueden minar la confianza de los ciudadanos, más de lo que está.


Los votantes son emocionales, por lo tanto, lo irracional es un componente dominante en una elección. Sin embargo, los políticos no deben olvidar que para gobernar bien, primero necesitan comunicar bien lo que, posteriormente, deberán gestionar bien.


En campaña pueden sonar bien determinados slogans y canciones pegadizas que se tararean hasta el hartazgo. Pero, una vez llegados al gobierno, los políticos deberán darles a esos electores, razones que justifiquen por qué los han apoyado para llegar hasta ahí. Los políticos tienen que saber que es hora de atender las necesidades de los ciudadanos para, a su vez, entender cuál es la orientación de su voto. Bajo esa premisa, en un contexto social donde el tiempo es un bien escaso, captar la atención de votantes descreídos se convierte en un milagro. Por ello, la política y los políticos deben aprender a contar cosas e implicarse desde la emoción.


Lo anterior exige una mirada compleja y estratégica, concentrando sus esfuerzos en la identificación y caracterización pormenorizada de los públicos, de manera de dar cuenta de los intereses y necesidades de cada actor social, en tanto preludio indispensable para el trazado de estrategias de comunicación. Este es uno de los tesoros de las relaciones públicas y la comunicación institucional que hoy puede nutrir a la comunicación política.

 

Por,

Geraldine Mendilaharzu, periodista. Especialista en Comunicación.
Karine Ortíz, Lic. en Relaciones Públicas. Especialista en Comunicación.

Publicado enInternacional
Fanático Escarlata, gráfica popular y amor por la mechita

Advertencia

Lo primero que hizo el ser humano cuando quiso expresar su sentimiento de pertenencia a la tribu fue erigir un lugar de culto. Lo construyó en el centro de la aldea. Un lugar mágico. Un universo interior. Ese lugar hoy es el estadio de fútbol. Un recinto cerrado, sagrado, visible desde lejos, rodeado de postes totémicos y con un campo que parece dedicado a un primitivo dios agrario y guerrero, en torno del cual ruge una multitud en éxtasis. El estadio es el lugar de encuentro favorito de nuestra civilización y los hinchas, actores de la más grande representación teatral de nuestro tiempo. El estadio ofrece un espacio para la manifestación pública y para el placer individual. El estadio es el único sitio que reúne a todas las clases sociales: la casta política, los empresarios y los trabajadores. Y también los parias: el desempleado, el joven sin futuro, el barra brava, el fanático, aquel personaje que el escritor uruguayo, Eduardo Galeano describe como una persona que "En estado de epilepsia mira el partido, pero no lo ve. Lo suyo es la tribuna. Ahí está su campo de batalla".


Sinopsis

El proyecto editorial Fanático Escarlata, es una propuesta estética de gráfica popular y literatura fantástica futbolera, editado por el Colectivo Diaboló, que de forma autogéstiva y autónoma visibiliza en 6 publicaciones impresas (formato fanzine-magazìn-revista-libro arte popular barrista) como la hinchada escarlata manifiesta desde su cotidianidad festiva y ritualizada, una avalancha de contenidos y capitales simbólicos, que evidencian los imaginarios de una cultura urbana, inmersa y entregada a un caótico ritual de masas, como el futbol, en momentos previos que América Latina se dispone a abrazar el retorno de la Copa del Mundo, y Brasil 2014 convierte al planeta en una pantalla global para una cita impostergable con los gladiadores de la posmodernidad, héroes numerados que ingresan a la cancha, pues como afirma el escritor mexicano Juan Villoro: "Lo que está en juego ya no es un deporte. Alineados en el círculo central, los elegidos saludan a su gente. Sólo entonces se comprende la fascinación atávica del fútbol. Son los nuestros. Son los once de la tribu".


Plano general


El fútbol es, sin duda alguna, el deporte más popular del mundo. Esta popularidad obedece al hecho de escenificar la experiencia y los valores que gobiernan la vida de los individuos y de los grupos de las sociedades modernas, es decir, de las sociedades imbuidas de los valores de igualdad, justicia y libertad y caracterizadas por la tensión entre el individualismo y la nostalgia de colectivos tribales.


Esta realidad es uno de los principales motivos de inspiración para que el colectivo Diaboló siga dialogando con la ciudad de Cali, con un trabajo investigativo de 3 años, materializado en su último trabajo: Fanático Escarlata, edición fetiche, donde invitamos a pensar tanto la ciudad material, la urbe, como también aquellas otras ciudades que cotidianamente construyen sus habitantes, entre ellos los jóvenes de las culturas urbanas ligadas al apasionamiento futbolero. Ciudades imaginadas, sentidas, recreadas en la combinación de diversas sensibilidades y expresiones estéticas, que guardan una estrecha cercanía con el arte, relatos, narraciones y hábitos que interrogan continuamente por sus identidades y cosmovisiones urbanas.


Voz en off/ fuera de campo


Somos parcerxs que nos conocimos en la calicalentura, con birra en mano, y con el olor de la greda escondido en los vientos del litoral pacífico, mientras pillábamos a la mechita trazar utopías en el lienzo sanfernandino, en la hinchada de los cantos: Barón Rojo Sur.


Nos conocimos cuando no existía Facebook, tampoco twitter, y el Blanco y Negro te podía llevar en $500 a Pance; la Gruta no había muerto, y la mechita estaba en primera. Perdidos en sus arterias psikotropicas, y esquinas punketas que electrocutan los sentidos, desde la rebel music de bandas como Attaque 77, Dos minutos, Mano negra y el poder comunicativo del fanzine.


Memoria. Empezamos a pensar hace más de una década una publicación escrita desde las vísceras, con sonidos, gráfica y acciones callejeras, enarbolando la bandera de la autogestión y el emprendimiento callejero, tácticas siempre vigentes por quienes resisten localmente con los medios a su alcance y se unen a otrxs en otro lugar del mundo que de igual manera resisten, autogestionan y actúan para crear vías alternas al pensamiento único gobernante y a su ejército de orcos asesinos, del neoliberalismo depredador y sus políticas autoritarias que secuestran a la Pacha Mama.


Zoom in/Primer plano


El proyecto editorial Fanàtico Escarlata, es una iniciativa de comunicación alternativa con el lenguaje experimental de un fanzine, conspirado entre profesionales del diseño gráfico y la comunicación social, que ha recorrido distintos espacios de exhibición y circulación, como Ferias del libro en Cali, Bogotá, y espacios independientes en Barcelona, México y Buenos Aires, convirtiéndose en un referente de proyectos editoriales impresos sobre hinchas del fútbol, que cuenta una historia del deporte, ligado a la cotidianidad, a la realidad social y cultural de Cali, desde las nuevas tribalidades y formas de juntarse en la ciudad.


La publicación de la edición No. 6 del Fanático Escarlata, cuyo dossier editorial y grafico es la temática del fetiche en la cultura futbolera escarlata, socializa una propuesta comunicativa plural y múltiple, propia de la hinchada americana, una propuesta gráfica que difunde los códigos estéticos de una cultura popular, urbana, permitiendo la expresión escrita e iconográfica de los hinchas americanos mediante textos e imágenes relacionadas siempre con la pasión desatada por el equipo América de Cali, expresadas de distintas forma, lo que permite la construcción de un relato colectivo en clave de memoria popular.


Para producir y editar esta publicación de colección, el colectivo realizó convocatoria por su blog (www.fanaticoescarlata.blogspot.com) desde el año 2010, en el marco de la Feria del Libro del Pacifico, cuando hicimos el lanzamiento de la edición retro No. 5. También hicimos talleres personalizados con personas interesadas en escribir e ilustrar, pintar murales y una vasta etnografía por las calles de Cali, que nos permitió plasmar un trabajo editorial de 160 páginas que visibiliza lo que hay de arte popular en el fútbol, describiendo la fuerte relación identitaria que se construye con el equipo, para promover procesos pedagógicos de lectura y escritura en las bibliotecas públicas y comunitarias del Valle del Cauca, donde el público ligado a las barras populares de fútbol se encontrará con un repertorio de textos, fotografías, documentos y objetos que documentan los símbolos y signos producidos popularmente, que constituyen ese imaginario que encarna los sentimientos del aficionado, hincha y fanático escarlata.

Corte final

Estos objetos e imágenes de culto, componen una iconografía con la que los individuos se identifican y distinguen socialmente alrededor del América, objetos e imágenes convertidos en patrimonio cultural de la ciudad, la región y el país; historia escrita con el alma y con la piel de sus protagonistas, que desde un lenguaje gráfico y una narrativa literaria puede incentivar procesos colectivos de recuperación de la memoria popular y la consolidación de redes de economía creativa entre los distintos procesos tejidos alrededor de esta manifestación cultural del planeta fútbol. 

 

{gallery}escarlata{/gallery}

 

 

Publicado enColombia
La NSA filtra millones de rostros a través de las imágenes colgadas en la web

La Agencia de Seguridad Nacional está cosechando un gran número de imágenes de personas a través de las comunicaciones que intercepta en sus operaciones mundiales de vigilancia, con el uso de programas de reconocimiento facial sofisticados, de acuerdo con documentos secretos publicados hoy por The New York Times.


La dependencia de la agencia de espionaje hacia la tecnología de reconocimiento facial ha crecido significativamente en los últimos cuatro años, aseguran los periodistas James Risen y Laura Poitras en una investigación, en la que se asegura que la NSA posee un nuevo software que aprovecha la avalancha de imágenes que circulan en la web, incluidas aquellas que se intercambian en los correos electrónicos, mensajes de texto, redes sociales, videoconferencias y otras comunicaciones.


Funcionarios de la Agencia creen que los avances tecnológicos podrían revolucionar la forma en que la NSA encuentra objetivos en todo el mundo, muestran los documentos.


La agencia intercepta "millones de imágenes por día" -incluyendo cerca de 55.000 "imágenes con calidad de reconocimiento facial" -que se traduce en "un enorme potencial sin explotar", según documentos obtenidos en el 2011 por el ex contratista de la agencia de Edward J. Snowden.


Sin desdeñar las comunicaciones escritas y orales, la NSA ahora considera que las imágenes faciales, las huellas dactilares y otros datos de identificación son tan importantes como las otras para su misión de seguimiento de sospechosos de terrorismo y otros objetivos de inteligencia, muestran los documentos.


Una presentación de PowerPoint de 2011, por ejemplo, muestra varias fotografías de un hombre no identificado -a veces con barba, otras veces afeitado en diferentes escenarios-, junto con más de dos docenas de puntos de datos acerca de él. Estos incluyen si estaba en la lista de exclusión aérea de la Administración de Seguridad del Transporte, su pasaporte y visa, socios conocidos o presuntos vínculos terroristas y comentarios acerca de él generados por los informantes de las agencias de inteligencia estadounidenses.


No está claro cuántas personas en todo el mundo, y cuántos estadounidenses, podrían haber sido atrapados en el esfuerzo. Ni las leyes federales de privacidad, ni leyes de vigilancia de la nación proporcionan protecciones específicas para este tipo de rastreo de imágenes faciales. Dada las misiones de inteligencia en el exterior de la NSA, muchas de las imágenes podrían involucrar a gente en el extranjero cuyos datos se recogió a través de los grifos de cables, hubs de Internet y transmisiones por satélite.


Defensores de las libertades civiles y otros críticos están preocupados porque al mejorar cada día el poder de la tecnología en manos del gobierno y la industria, la privacidad está totalmente erosionada. "El reconocimiento facial puede ser muy invasivo", dijo Alessandro Acquisti, un investigador vinculado a la tecnología de reconocimiento facial de la Universidad Carnegie Mellon. "Todavía hay limitaciones técnicas para ello, pero la potencia de cálculo sigue creciendo, y las bases de datos siguen creciendo, y los algoritmos deben seguir mejorando".


Lea el artículo completo de The New York Times: N.S.A. Collecting Millions of Faces From Web Images. Versión Cubadebate.

Publicado enInternacional
La semilla de un Sistema y Plataforma nacional de Comunicación Alternativa

En hecho de a puño, una cadena radial gana a las otras con 1'386.000 tuiteres. En la otra orilla, aun con mérito, el relato de la 'prensa de partido', los «boletines sindicales» y el proliferar de «prensa comunal» que deben ser complementarios para un país, no tiene éxito en proyectar una mayoría social y el discernir amplio de los ciudadanos. Su proselitismo, apenas forma y satisface militantes y a una corta periferia. La inconformidad social en ciudad y campo no será patente, organizada, con corriente de opinión; sin el seguimiento diario nacional de información, sonido e imagen, desde sus múltiples rincones y motivos.

 

El retrato reciente de la realidad en uno de sus tamaños, el electoral; resultó no favorable a la paz justa, con verdad de la responsabilidad histórica en el origen del conflicto. Tiene delantera, la suma de las dos visiones en contradicción de paz oficial: santismo y uribismo. Comprobó la foto, el desbalance que aqueja la acumulación y convocatoria electoral de la oposición de izquierda, y a la simpatía "amplia" de la insurgencia. ¿Por qué aunque pasa el tiempo y el fragor de las luchas y las "coyunturas favorables", la mayoría popular sigue en minoría en las esferas de gobierno y poder nacional? Cuál error persiste, en la conducción, discurso y métodos de la acumulación popular y la comunicación.

 

El reto: No solo letras. Voces e imágenes...

 

desdeabajo cumple 201 ediciones en paso a la corrección y meta de un diario y un noticiero de tv digitales con una producción radial, necesarios hoy: A un leer, oír, ver y riposta que ajuste en la sociedad de la información que entró en Colombia desde 2001, cuando la des-información y el poder de los medios electrónicos masivos y de propaganda, imponen al ciudadano el rumbo de la política.

 

No es fácil en las condiciones de Colombia, de sus monopolios de toda índole y la democracia de retahíla con ventaja oligárquica e impunidad, de gatilleros sin ley y mandos sin honor; sostener un periodismo militante, en sus variantes y lenguajes diferentes. Activo, en propugnar el cambio de la situación, de las complicidades con el poder, el conformismo y la pasividad. Como es conocido, el semanario La Nueva Prensa que desafió al Frente Nacional, palideció en pocos años. Más reciente, la revista Alternativa hizo cuatro intentos sin prosperar, y en el caso de otras publicaciones con orientación de izquierda, a bombo y platillos el día de su inauguración, tras unos escasos números, ya no circulan hoy.

 

Inexorable, aún con la conjura del poder para neutralizar y echarlo a pique, el país –la fuerza subterránea del segmento popular– está en camino, de un momento más intenso y próximo, a 2019. Diagnóstico/pronóstico que junto al hecho de franquear doscientas ediciones, mueve a un nuevo reto, con acopio del ingenio técnico necesario: El aporte en construir una Plataforma y Sistema Integral de Comunicación Alternativa, como instrumento de participación y acción colectiva y social.

 

Estructura y tejido para librar desde la orilla popular, la batalla por la información, la comunicación, la cultura, el arte, la memoria y sus imágenes; por la actualización en ciencia y tecnología y por el pleito abierto de tallar la opinión sin manipular. Un propósito que requiere redoblar amigos. Asimismo, un salto de creatividad y capacidad en el registro noticioso y el análisis de más particularidades del país.


Ampliar en la información de los sucesos y noticias regionales y de fronteras. En las de orden nacional, del continente y el mundo, en todos sus timbres. Y ante todo, en el pormenor de cada una de las inconformidades –espontáneas o con acompañamiento de la izquierda– que ocurran al día, en el largo y ancho del país. Acertar en cubrimientos de ¡última hora! y la vida pública, más que del debate casi monótono en el Congreso, de la prioridad de discusiones y trámites en los concejos municipales. En particular, del área en el triángulo Bogotá-Villavicencio-Tunja, Cali y Medellín, que constituye el asiento y hegemonía que irradia y fortalece el poder económico y político, y es piso de sus maniobras.


Requiere la fijación informativa de la vida cotidiana y la cercanía urbano rural, en eslabones como las plazas de mercado –sus aromas y sabores sin empaque de transnacionales–, la salud, el humor, la diversión, la situación del joven y las jóvenes, el arte, el folclor y la música en sus géneros y auditorios básicos, la realidad de nuestros parques nacionales y la naturaleza, a la par, de la batalla de ideas y por la construcción y realce de nuestros sujetos sociales, con raíz nacional, de colombianía. Ánimo tal, que desdeabajo tiene en obra con base en la acción, relación y funcionamiento de una red de activismos sociales y sus verdades dignas de todo crédito. Junto y en interrelación con el entusiasmo de periodistas noveles, dispuestos a romper con la cátedra y la escuela comercial, defensora de tabúes y exclusiones.

 

En fin, una estructura y relación como Plataforma y Sistema con el conjunto de alfabetos y colectivos que es imprescindible. Máximo, cuando la realidad que destaca y el mensaje en el mundo de hoy, ya no es la que marcó a los mayores de generaciones anteriores: la radio de onda corta y la novedad de FM frecuencia modulada, el periódico de las principales capitales de departamento y la televisión en blanco y negro, con el estreno luego del color. Un entorno que fue así hasta los años ochenta y noventa del siglo XX, en el cual los postulados de estrategia revolucionaria no sentían o no padecían con calidad de amenaza y riesgo para el triunfo, el "cerco mediático" como instrumento decisivo del poder global.

 

Por entonces, en la lucha de los pueblos bastó la precaución ideológica y organizativa de construir un movimiento o un "partido de clase" para confrontar la "ideología dominante" y los "aparatos ideológicos del estado". Contaba para este efecto, que la socialización en las fábricas influía y trascendía al conjunto social. En el pasado, la "función reproductora del poder" no penetraba como ahora, a fondo, a toda hora, minuto a minuto en la cotidianidad y las salas de casas y una parte de los ranchos.

 

En una situación internacional que era favorable, tuvo lugar el ascenso de triunfos revolucionarios con el molde organizativo de (solo) tres instrumentos: partido, frente y ejército-insurrección. Al respecto de la comunicación, sólo concebía la tarea amplia de "difusión del programa", su agitación y propaganda en soporte de la "conciencia obrera" o la "conciencia popular". Carrillera insuficiente ahora.

 

Línea de organización que no aboca, el cómo y mediante cuál instrumento (Plataforma-Sistema) enfrentar el papel de la información, su atmósfera de «tiempo real», efecto de la revolución técnico-científica, y el nuevo curso y periodo de la situación mundial. Novedad que relegó al ayer, una Colombia cuyo mayor daño y "penetración ideológica" era El Tiempo y Radio Sutatenza, con batuta de la jerarquía católica. Al fin de cuentas, el telégrafo, el correo postal y la navegación a vapor ya pasó. La United Fruit Company ya no es la garra del imperialismo. Aun así, los mecanismos del mensaje desde la izquierda siguen sin innovación. Su arenga y verdad a pie juntillas y bajo el filtro de la edición comercial, si bien concita respaldo en sectores del activismo y minoritarios de la población; no aumenta los nidos, oídos y manos populares ni la captación de la sensibilidad colectiva, en acumulación y acción crecientes.

 

Un poder no oligárquico que favorezca la inclusión, requiere una Plataforma Sistema de Comunicación, con raíz en el movimiento popular y una unidad social y de movilización, por las reivindicaciones que la gente reclama con esperanza y sentimiento.

 


 

Recuadro


Desdeabajo:

 

Uno de los ejes para construir una Plataforma

 

Con sentido autónomo, desdeabajo es crítico del hacer política "por lo alto". Comenzó con ediciones trimestrales durante los dos primeros años, bajo el impulso de la configuración de AD M-19. Envión que afloró sin promover ni conservar las raíces populares y orgánicas de sus organizaciones de origen (M-19, Epl, Prt, Comando Quintín Lame) firmantes de unos acuerdos de desmovilización. Bajo el cuido de una base económica autogestionaria, en guarda de la independencia económica y la línea editorial por la causa de la humanidad y la construcción del socialismo con base en un poder popular y no vertical; acopia hasta ahora, varios aprendizajes en la comunicación (ver: www.desdeabajo.info). Dispone de impresos, realizaciones y pinitos documentales e información con imagen y radio; y apuesta con intervención colectiva por un periódico diario en página web. Asimismo, con ensayo de participación, están en discusión y prueba los contenidos de una parrilla de programación en televisión.

 

Con experiencia y no solos, falta mucho de nuestra parte y logo la otra posición para leer, oír y ver.

 


 

Recuadro

 

En la disputa por la opinión, las 'prensas de partido' son ineficaces

 

Sin desconocer su aporte, la cultura de izquierda avanza poco, en tanto actúa bajo intereses parciales y presunciones vanguardistas que no dan cuenta de la verdadera situación política y social. Predomina una concepción e insistencia en agitar con una "prensa de partido" y "sindicato" que enquista sus contenidos donde hay militantes y solo capta una realidad parcial, excluyente, de grupo, con miscelánea de localismos; sin margen de debatir y convencer, y con 'verdad oficial' cuando alcanza gobierno.

 

Mientras tanto, los medios y la infraestructura de la comunicación dominante, comercial y de propaganda (Rcn y adláteres, El Tiempo, etcétera), amplían sus recursos y audiencia: Mayor monopolio informativo, más presencia de grandes capitales nacionales e internacionales, distribución con miles de periódicos gratis en las ciudades y más ediciones diarias de los noticieros de televisión. Una superioridad diaria y de cada noche, sin contrarrestar por ahora, que varía incluso, el efecto opositor y resistente de las grandes manifestaciones, las cuales no pasan del encuentro de los mismos. Con autocomplacencia, adquieren el adjetivo de "multitudinarias" y de representación simbólica del pueblo y la mayoría, –con excepción de La Habana en su profundidad histórica, moral y popular– aunque dichas marchas no tienen el resorte de multiplicación de los luchadores y adherentes.

 

La concepción de "prensa de partido", "militante" –en casos, con gobierno–, reclama y aparece 'dueña de la verdad'. Sapiente de todas las causas estructurales, nacionales e internacionales de los sucesos. Con su 'secretismo' y "preocupación" como fuente de datos; no facilita agilidad para informar y denunciar.

 

De este modo, actúa y considera sin hechos a la vista, que cada "interpretación", "pensamiento" y "concepto" de por sí, constituye noticia fundamental, "correcta" y no distractiva. Paradójicamente, en las expresiones sociales, sin aprecio alguno ni inversión por una comunicación alternativa; prefiere delegar, buscar, hipotecar, conceder o pagar en El Tiempo, El Espectador, Semana, Rcn, Caracol, la posibilidad y camino de la información.

 

Visto hasta aquí, con sentido de poder social y su voluntad colectiva, falta el diseño y construcción de un instrumento de comunicación no solo de letras. En tiempo real, con voces, sonidos, imágenes y discusiones acerca del momento y las tareas para retomar la iniciativa.

Publicado enEdición Nº202