Caracas difunde pruebas del intento de golpe

Según reveló el teniente Lugo Calderón, el proyecto desestabilizador tenía la pretensión de tomar por la fuerza la región central del país y bombardear zonas estratégicas de la capital venezolana.

 

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, difundió pruebas del plan de golpe de Estado que el gobierno de Nicolás Maduro afirmó haber abortado el 12 de este mes. El proyecto desestabilizador, conocido como Plan Jericó, tenía la pretensión de tomar por la fuerza la región central del país y bombardear zonas estratégicas de Caracas, añadió el titular de la Asamblea Nacional.


En la edición del miércoles por la noche del programa conducido por Cabello, Con el mazo dando, y que contó con la participación del alcalde del municipio El Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, se difundieron los audios de la confesión del primer teniente de la Aviación Luis Lugo Calderón, detenido por su implicación en el intento de golpe, material que aportó nuevos detalles sobre el plan para derrocar a Maduro.


En la grabación, el teniente Calderón confesó haber sido contactado por un grupo rebelde que promovió otro plan golpista en 2014. Calderón detalló que el teniente Henry Zalazar lo invitó a grabar un video el pasado 12 de febrero, en el que llamarían a salir a las calles y varios militares pedirían la renuncia de Maduro a fin de desencadenar el caos para dar paso a los bombarderos en puntos estratégicos de la capital venezolana y bases militares en el centro del país. Los involucrados se comunicaron a través de mensajería instantánea y se referían a cada fuerza con seudónimos. A él lo llamaban Trucha o Pescado, al capitán Héctor Noguera (presente en el video en el cual se exigía la renuncia de Maduro), El Chino, y al teniente Zalazar, Cavernícola.


En otro fragmento del audio revelado por televisión, Calderón fue consultado respecto de las acciones que incluía el golpe. "El golpe consistía en tomar el casco central, desde Guatire hacia Valencia (ciudades ubicadas al este y oeste de Caracas, respectivamente)", declaró el teniente. Y también explicó que el movimiento golpista le pidió pilotear el avión Tucano, con el cual tenían pensado bombardear sedes de ministerios, el Palacio de Miraflores (la casa de gobierno) y el canal internacional de noticias Telesur. El teniente también brindó detalles sobre las personas que impartían las directrices desde el exterior, como el teniente Eduardo Figueroa, solicitado por la Justicia, que reside en Panamá, así como el capitán Juan Carlos Caiguaripano, de quien no profundizó en detalles.


Calderón confirmó que el video sería presentado en el extranjero, a más tardar luego de Carnaval, con apoyo de la periodista venezolana Patricia Poleo –exiliada en Miami– y que sería el punto de partida para la desestabilización en las calles y para activar el movimiento insurreccional. Asimismo, el militar insurrecto confesó que la base aérea de La Carlota, en Caracas, era uno de los objetivo, así como la base Sucre de Maracay, en el estado de Aragua.


El teniente comentó que recibió un ofrecimiento por parte de un funcionario de la embajada británica en Caracas para tramitar un asilo, en caso de que no se concretara el golpe de Estado, que estaba estructurado en varias fases: la primera, denominada La Piñata; una segunda, llamada El Palazo, y una última, El Día D, el cual correspondía a la fecha en que se ejecutaría la acción golpista.


Cabello indicó durante su programa que el alcalde caraqueño Antonio Ledezma, detenido el jueves pasado por delitos contra la patria, mantuvo contacto telefónico con Carlos Manuel Osuna Saraco, alias Guillermo, uno de los financistas del intento golpista promovido por la derecha venezolana. El ex alcalde metropolitano se comunicaba con un número internacional, correspondiente a Estados Unidos, perteneciente al general de brigada Eduardo Báez Torrealba, alias Máximo. El presidente de la Asamblea Nacional señaló que este número también era utilizado por el teniente Henry Javier Salazar Moncada, implicado en el golpe de Estado denunciado por Maduro hace algunas semanas. Ya al finalizar el programa televisivo, Cabello dijo que la oposición debe admitir, ante las pruebas reveladas, que hubo un intento de golpe. "Las evidencias son notorias. Las pruebas están extremadamente claras. Es un golpe de Estado, y tal cual lo dijo el presidente Nicolás Maduro, muy pocos dirigentes de la oposición no sabían nada del golpe. No tienen el coraje para enfrentarlo", dijo Cabello

Publicado enInternacional
Siempre es peligroso jugar con la inteligencia

Un disparo en la sien terminó con la vida del fiscal Nisman que acusó a Cristina Fernández y parte de su gabinete de trabajar para que la masacre de la AMIA quede impune y favorecer negocios con Irán, el principal sospechoso. Mientras, Estados Unidos busca sumar aliados a su cruzada contra el mundo musulmán. Nisman no era ajeno a esos manejos.


La muerte del fiscal Alberto Nisman disparó las alarmas en el plano interno y externo de la política argentina. A poco más de diez días de los atentados a la revista Charlie Hebdo, en pleno centro de París, se abrió un nuevo paradigma en cuestiones de terrorismo internacional. Algo similar a la respuesta tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York. La cruzada contra el terror apunta ahora con nuevos mecanismos basados no sólo en la guerra sino en un reacomodamiento de la diplomacia, que sigue sin recurrir al multilateralismo de la Onu. Con ese marco de referencia, Argentina y otros países de la región no alineados con Washington empiezan a padecer las presiones por un alineamiento explícito y una condena a los países musulmanes poco dóciles a Occidente. La ausencia del canciller argentino Héctor Timerman en la marcha de repudio al asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo fue tomada por medios de prensa locales como un desvío en ese alineamiento pretendido por las potencias. Irán, en ese sentido, es el ejemplo más claro del terror para esos sectores. Y Argentina, con su "memorándum de entendimiento" con Irán para lograr la colaboración del gobierno de la república islámica en el caso Amia, pasó a ser un caso testigo de las nuevas políticas para lograr la adhesión a Estados Unidos en su cruzada. Nisman, como jefe de una unidad fiscal antiterrorista, estaba al tanto de este nuevo esquema por sus relaciones con los servicios de inteligencia internacionales. En especial con la embajada de Estados Unidos, según consignaron cables del Departamento de Estado ventilados en su momento por Wikileaks.


LA INTERNA. El disparo en la sien del fiscal Alberto Nisman volvió a tensar la relación entre el gobierno y las diferentes oposiciones en pleno año electoral. Y el caso volvió a abonar teorías conspirativas que llevaron a nuevas protestas callejeras contra el gobierno en la noche del lunes 19, en los mismos puntos que suelen ocupar los caceroleos: Plaza de Mayo, la esquina de las avenidas Cabildo y Juramento y otros varios puntos de la ciudad y del país.


Iba a presentarse a las tres de la tarde del lunes 19 ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados para aclarar las denuncias que hizo públicas el miércoles 14 contra el gobierno nacional de dejar impune el atentado a la Amia. En su escrito, hecho público finalmente el martes 20, Nisman acusa a Cristina Fernández, al canciller Timerman, al ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, al diputado de La Cámpora Andrés Larroque y a los dirigentes sindicales Luis D'Elía y Fernando Esteche, de urdir un plan para excluir a Irán como responsable del atentado y dejar sin efecto los pedidos de captura de cinco funcionarios y ex funcionarios de ese país involucrados presumiblemente en el atentado. El fiscal responsabilizaba a Irán por la voladura de la Amia, el 18 de julio de 1994.


El domingo a la noche los medios dieron la noticia de la muerte de Nisman, que se habría disparado un tiro en el baño de su lujoso piso en el exclusivo barrio de Puerto Madero, y las especulaciones empezaron a rodar desde los medios acusando al gobierno nacional. Nisman estaba amenazado, según confirmó la diputada Patricia Bullrich, titular de la comisión ante la que al día siguiente iba a hablar el fiscal para aportar pruebas de su tesis. La legisladora macrista Laura Alonso había apoyado la moción de que la sesión fuera secreta y no trascendiera nada de lo conversado en el Congreso. Medios como Clarín y La Nación se hicieron eco de la denuncia del fiscal sin tomar en cuenta la endeblez de las pruebas. El gobierno, seguro de que el fiscal poco tenía, quería que la sesión parlamentaria fuera pública. La noche del miércoles 14 Nisman se había presentado en el programa televisivo A dos voces, del canal Todo Noticias, del grupo Clarín, para explicar sus acusaciones y por qué había pedido la apertura de la feria judicial a la jueza María Servini de Cubría, que se la negó "por inconsistencia en la prueba" aportada.
Resultó sorpresiva la decisión de Nisman de suspender sus vacaciones en Holanda, donde se encontraba con su hija de 15 años, al punto de haberla dejado sola durante algunas horas en el gigantesco aeropuerto madrileño de Barajas, a la espera de que su madre pasara a recogerla. Él se tomó un avión y aterrizó en Ezeiza poco después del atentado en París contra Charlie Hebdo. La hija de Nisman se reunió poco después con su madre, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, de la que el fiscal se encuentra divorciado desde 2009, según informaron fuentes judiciales a Brecha.


"A Nisman alguien lo hizo volver", aseguró el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández. Su vinculación con un ex agente de la Side que trabajó codo a codo con él en la causa Amia abre un abanico de oscuras posibilidades.


Antonio Stiuso era el jefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI) hasta que fue removido a mediados de diciembre pasado. Condujo toda la operación de seguimiento del caso Amia desde que se produjo el atentado hasta su expulsión de la SI. En los últimos años Stiuso y Nisman trabajaron juntos, y juntos aparecieron mencionados en los cables de Wikileaks por sus reuniones en la embajada estadounidense en Buenos Aires, donde obtenían información sobre Irán y algunos personajes catalogados como terroristas por la Cia.
UNA COMUNIDAD DIVIDIDA. La consternación de la comunidad judía –especialmente de los presidentes de la Amia, Leonardo Jmlenitsky, y de la Daia, Julio Schlosser– por la muerte de Nisman fue expresada inmediatamente en términos de apoyo o repudio a la tarea realizada por el fiscal. Quizá sea la Asociación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la Amia –una de las tres en agrupaciones que están divididos los familiares de las víctimas, encabezada por Laura Ginsberg– la que con más ecuanimidad reflejó la situación por la muerte de Nisman. "Su muerte queda definitivamente vinculada a la investigación de la responsabilidad del Estado en el atentado impune de la Amia", sostuvo en un comunicado, en el que insiste en un tema central: la desclasificación de los archivos de la Secretaría de Inteligencia en el caso Amia. Esa es una cuestión que los organismos de derechos humanos plantearon a diferentes gobiernos electos desde 1983, pero, se sabe, la información secreta es vital para la preservación de ciertas zonas oscuras del poder. "Este es el gobierno que más transparencia exhibió en materia de actos de gobierno", repitió la presidenta Cristina Fernández en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso en 2013 y 2014. Pero no alcanza.


Sergio Burnstein, presidente de la agrupación 18-J, que nuclea a otro sector de los familiares de los 85 muertos en el atentado, reconoció sus diferencias con Nisman, pero consideró "invalorable su trabajo al frente del equipo de fiscales que investigan". La Asociación de Familiares de Víctimas del atentado se mostró sorprendida tanto por la muerte de Nisman como antes por su denuncia contra el gobierno. Olga Degtiar, referente del grupo, consideró el mismo miércoles 14 que Nisman quería abandonar la causa y que por eso "salió con una denuncia tan delirante". La Asociación Civil Memoria Activa había pedido ya en 2013 la remoción de Nisman al frente de la unidad fiscal especial, "porque es público y notorio que ha utilizado los enormes recursos que ha tenido su fiscalía para fines que nada tienen que ver con el esclarecimiento del atentado en busca de la verdad y la justicia".


Nisman integró el equipo de fiscales que intervinieron desde el comienzo en la causa Amia, hasta que en julio de 2004 su cuestionado colega Eamon Müllen renunció al cargo. En ese momento, a pocos días de un nuevo aniversario del atentado, el presidente Néstor Kirchner quiso dar una señal a la sociedad y decidió que el entonces procurador general Esteban Righi, jefe de los fiscales, conformara una fiscalía especial para el caso Amia, integrada por un equipo de funcionarios especializados. Righi ofreció la titularidad de ese equipo a Alberto Nisman, que aceptó de inmediato. Righi pretendía no sólo aclarar el atentado a la mutual judía sino dejar conformado un equipo para trabajar en temas de terrorismo, teniendo en cuenta la situación internacional tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York y la seguidilla de casos en Madrid, Londres y ciudades africanas, donde fueron atacadas las embajadas de Estados Unidos.


La designación de Nisman contó con el apoyo de Néstor Kirchner, quien pretendía, según fuentes de la Casa Rosada, avanzar en los primeros meses de su gobierno sobre tres o cuatro planos: "frenar el avance de los grupos económicos externos sobre la economía, construir una Corte Suprema independiente con juristas insospechados, llevar a juicio a los militares acusados por delitos de lesa humanidad y esclarecer el atentado a la Amia. Esos cuatro puntos no eran negociables para Néstor", aseguró a Brecha un ex ministro K.


LA SIDE METE LA COLA. El 16 de diciembre pasado Oscar Parrilli, un kirchnerista de paladar negro, asumió como nuevo secretario de Inteligencia. Llevó como su segundo a Juan Martín Mena, un abogado de bajo perfil que responde al secretario de Justicia, Julián Álvarez, hombre de la agrupación La Cámpora, dirigida por Máximo Kirchner. Parrilli vino a remplazar a otro kirchnerista histórico, Héctor Icazuriaga, importado de Santa Cruz, la provincia feudo de los Kirchner, pero cuyo poder dentro de la Secretaría de Inteligencia estaba esmerilado por un histórico líder entre los espías: Antonio "Jaime" Stiuso, jefe de Operaciones dentro de la SI. Stiuso participó desde el principio en la causa Amia, pero el fin del ciclo kirchnerista y el asesinato de su segundo, Pedro Viale, apodado el "Lanchón", en julio de 2013 en su casa de Moreno a manos de la Policía Bonaerense en un confuso episodio vinculado a operativos antinarcóticos, royó su poder. Desde ese momento la suerte de Stiuso, que revistaba en la Side desde 1972, cambió definitivamente. En puja permanente con los servicios de inteligencia montados por el actual jefe del Ejército, César Milani, protegido de Cristina Fernández, Stiuso sabía que el final de su historia como espía llegaría cuando el kirchnerismo decidiera que era el momento de guardar las espaldas frente a la retirada del poder. "Siempre pasan estas cosas un poco antes de que termine un período de gobierno", apuntó alguna vez el ex ministro del Interior menemista Carlos Corach con cierta ironía.

Cristina confiaba más en Milani que en la SI, pero con las denuncias en contra que sigue acumulando el jefe del Ejército por su papel en la represión de 1976 en La Rioja y Tucumán, resulta una ficha endeble en el tablero K. Era necesario recuperar el bastión de la calle 25 de Mayo, a metros de la Casa Rosada. Parrilli apareció como el hombre indicado, pero le pasa lo mismo que le pasó al ex presidente Fernando de la Rúa cuando envió al banquero Fernando de Santibáñez a limpiar la Side de menemistas: los agentes expulsados armaron un aparato de inteligencia paralelo y sus miembros aún hoy recorren los despachos judiciales acusados de operaciones ilegales. Entre ellos están también el ex jefe de la Side menemista Juan Bautista Yofre y el columnista del diario La Nación Carlos Pagni, procesados en 2012.


Con Parrilli, Stiuso quedó sin trabajo. ¿Qué puede hacer un agente de inteligencia con 42 años de servicio cuando pierde el trabajo? Vinculado desde el comienzo con la investigación de la causa Amia, Stiuso era el nexo desde fines de los noventa entre la ex Side y los servicios del Mossad israelí y la Cia estadounidense. Cuando Nisman se hizo cargo plenamente del expediente Amia a través de la Unidad Fiscal de Investigación, su relación con Stiuso fue permanente. Una pista indica que la suerte de ambos transcurrió en paralelo a partir del 16 de diciembre.


Algunos rumores corrían sobre que la nueva jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, lo removería de su cargo, y esa versión fue creciendo en los pasillos interesados de Tribunales desde fines de noviembre. El enfrentamiento del gobierno con sectores de la justicia tuvo su correlato en un encontronazo de Gils Carbó con fiscales a quienes tenía pensado remover, algo que la oposición veía como una injerencia del poder político en la justicia. Entre la última semana de diciembre y la primera de enero el enfrentamiento creció y Nisman pudo haberse sentido amenazado en su cargo.


Los informes de inteligencia que manejaban Nisman y Stiuso habían sido cuestionados por el juez a cargo de la causa Amia, Rodolfo Canicoba Corral, la semana pasada cuando el fiscal hizo la denuncia. "No todas las escuchas telefónicas fueron autorizadas y no siempre el informe de inteligencia es una prueba para la justicia", dijo a la prensa Canicoba, desautorizando así a Nisman. El 5 de junio la Cámara de Apelaciones debería tratar un pedido de las querellas para avanzar sobre la acusación a Carlos Menem y sus ministros Carlos Corach y Carlos Ruckauf como encubridores del atentado a la mutual judía. El nuevo fiscal del caso, Alberto Gentili, remplazante de Nisman, debiera cesar en su función el 31 de enero, pero como integrante del equipo especial de fiscales tiene posibilidades de quedarse con el caso.


El mundo de los servicios era cotidiano para Nisman desde un primer momento. Para él y para su ex esposa. Por la oficina de Sandra Arroyo Salgado pasaron causas de narcotráfico, las escuchas ilegales de los ex agentes de la Side y el caso de los presuntos hijos apropiados por la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble. Ahora, de vuelta de sus vacaciones, Arroyo pidió constituirse en querellante y no cree en la hipótesis del suicidio de su ex pareja. Una trama confusa para un año duro. 


Los medios y su guerra


Todos los canales de televisión de aire y de cable se abocaron a una cobertura primero policial de la muerte de Alberto Nisman y luego de las consecuencias que esta muerte puede tener en la causa Amia. La excepción fueron Todo Noticias y el Trece, del grupo Clarín. El lunes pasado ambos generaron un desfile de candidatos políticos para exponer sus posiciones frente al hecho, en una típica jornada de campaña electoral.
Las portadas de los diarios Clarín y La Nación han empujado desde el inicio la teoría del "suicidio inducido", cuando no el asesinato. "Crecen las dudas por la muerte del fiscal Nisman. No se probó aún si fue un suicidio", sostuvo Clarín en su tapa del miércoles 21. La Nación destacaba a su vez la existencia de "un pasadizo al departamento (de Nisman)" y el hecho de que se habrían hallado "pisadas, huellas y nuevas pistas". Las protestas callejeras de la noche del lunes fueron cubiertas por Todo Noticias y puestas en portada por Clarín y La Nación.
Página 12 y Tiempo Argentino, ligados al gobierno, apuntaron a las falencias e inconsistencias de la denuncia de Nisman y a la falta de pruebas para sostener un pedido de procesamiento de la presidenta. El punto de vista más equidistante fue aportado por el periodista económico Roberto Navarro. "En este momento hay que leer a los dos sectores del periodismo para tratar de entender quée está pasando", dijo en su programa de televisión Economía política.


Agua para el molino electoral


Todos se preparaban para cerrar acuerdos y mostrar sus fórmulas presidenciales de cara a las internas abiertas de agosto para competir en las elecciones de octubre. Pero el caso Nisman los reacomodó. El alcalde porteño, Mauricio Macri, los primerió a todos y a las nueve de la mañana del lunes 19 dio una conferencia de prensa en la que reclamaba al gobierno respuestas por lo sucedido al fiscal. Nada dijo en cambio sobre el pedido de procesamiento que hizo Nisman contra él por haber espiado a través de agentes de inteligencia, como Ciro James y el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios, también acusado en la causa Amia.
Sergio Massa, candidato del Frente Renovador, reclamó por la tarde urgentes medidas al gobierno y la convocatoria a sesiones extraordinarias en el Congreso. Y dejó flotando la sospecha de que se tratara de un atentado. "Esto nos deja muy mal parados ante el mundo", sentenció. Desde el radicalismo, en plena crisis dentro de la alianza electoral Unen, sus referentes y presidenciables Ernesto Sanz y Julio Cobos dispararon directamente al gobierno, dando por ciertas sin más pruebas las acusaciones de Nisman, y se sumaron al coro de los dolientes.
Para Elisa Carrió, por ahora sin partido después del portazo dado en noviembre en Unen, la muerte de Nisman fue un nuevo caso de conspiración del gobierno para evitar el esclarecimiento del atentado a la Amia. El fiscal, dijo "Lilita", fue inducido al suicidio, lo que demostraría la trama mafiosa de las relaciones internacionales del gobierno K.


El agente Stiuso


Antonio Stiuso ingresó a la Side en tiempos del gobierno militar del general Alejandro Lanusse y pasó toda la siguiente dictadura, nacida del golpe del 24 de marzo de 1976, en esos servicios. Sin pertenecer a la jerarquía en un primer momento, supo de todas las operaciones de seguimiento, rastreo y secuestro de exiliados políticos en Buenos Aires entre 1976 y 1983. Con la vuelta de la democracia escaló posiciones en el gobierno de Raúl Alfonsín, que estaba concentrado en terminar con los elementos más duros de los años de la represión, como por ejemplo la banda de Aníbal Gordon y los agentes vinculados con el Batallón 601 de inteligencia del Ejército, donde revistaba Raúl Guglielminetti, hombre cercano al paramilitar Gordon. A Stiuso le tocó vigilar de cerca a Guglielminetti en España. La vieja guardia de la Side no se lo perdonó. Después de Alfonsín, Stiuso trabajó para el menemismo. Fue jefe de operaciones y llevó, para integrar los equipos de investigación por el atentado a la Amia, a algunos ex torturadores de Automotores Orletti que el menemismo había reincorporado al staff de inteligencia. En 2004 su cara fue expuesta ante las cámaras de televisión por el ex ministro de Justicia Gustavo Beliz, quien desde ese momento quedó fuera del gobierno K. Néstor Kirchner apreciaba los servicios de Stiuso sólo porque podía proporcionarle información sobre sus enemigos políticos. Stiuso fue, de hecho, el jefe en la sombra de los servicios de inteligencia, más allá de quien ocupara su dirección formal. Hasta que a su frente fuera colocado Oscar Parrilli y surgiera la necesidad de pavimentar un posible fin del ciclo K fuera del poder.

Publicado enInternacional
El manual TC-18-01 y la subversión en Cuba y Venezuela

El 30 de abril el Departamento de Estado estadunidense dio a conocer su informe anual sobre países patrocinadores de terrorismo correspondiente a 2013. Como ocurre desde 1982 Cuba integró la lista negra. ¿La razón? Dar refugio a miembros de ETA y las FARC. El documento incluyó a Venezuela, porque el gobierno de Nicolás Maduro no tomó acciones contra funcionarios señalados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por respaldar directamente actividades de tráfico de armas y narcóticos por parte de las FARC.


La doble moral de la diplomacia de guerra de Barack Obama no admite la prueba del ácido. La razón es sencilla: en momentos en que se daba a conocer el informe en Washington, el Pentágono tenía más de 13 mil elementos de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) desplegados y realizando misiones subversivas y terroristas en más de 75 países. Las FOE están integradas por unidades de élite del ejército, la infantería de marina y la fuerza aérea estadunidenses, expertos en operaciones de guerra sicológica, actividades clandestinas, desestabilización, sabotaje, espionaje, ataques cibernéticos y asesinatos selectivos. Adscritas al plan denominado Visión 2020, las fuerzas FOE responden al Comando de Operaciones Especiales Conjuntas de la Secretaría de Defensa, cuyo cuartel general está en MacDill, Florida.


El plan Visión 2020 no es únicamente militar, tiene un enfoque multiagencias. Es decir, las fuerzas especiales cumplen misiones en estrecha cooperación con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la Oficina Federal de Investigación (FBI) y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA). Y se apoyan en el Sistema del Terreno Humano −como le llama el Pentágono−, especialistas civiles en áreas de ciencias sociales y políticas, antropología, estudios regionales y lingüística, además de funcionarios, agencias gubernamentales, empresas multinacionales, think tanks, centros académicos, fundaciones, organizaciones no gubernamentales e intelectuales orgánicos, que deben preparar las condiciones objetivas y subjetivas y las coartadas propagandísticas para la guerra irregular o asimétrica, y dotar de sus conocimientos a los efectivos militares antes de los despliegues en diversas regiones del orbe.


La Circular de Entrenamiento TC-18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales, publicada en noviembre de 2010 bajo el título La guerra no convencional (GNC), confirma la importancia que el comando supremo del Pentágono confiere a dichas unidades de élite. Según el documento, las FOE están capacitadas para explotar las vulnerabilidades sicológicas, económicas y políticas de un país adversario, desarrollar y sostener las fuerzas de resistencia (o insurgencia) y cumplir objetivos estratégicos estadunidenses. Son las únicas fuerzas específicamente designadas para ese tipo de guerra por sus capacidades para infiltrarse en terreno enemigo, posibilitar el desarrollo y entrenamiento de grupos subversivos al servicio de Washington y coordinar sus acciones al interior de países hostiles, así como para coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno.
Los equipos FOE penetran en el área de operaciones, promueven una disidencia subversiva interna, entrenan a sus líderes, les proporcionan la logística necesaria y manejan el guión propagandístico desestabilizador con eje en denuncias de corrupción contra el régimen de turno, que es acusado de dictatorial. Desencadenado un conflicto, el objetivo es generar un clima de malestar permanente mediante manifestaciones y protestas violentas (que son cubiertas por los conglomerados mediáticos como acciones pacíficas) y se promueven intrigas y rumores falsos, agitando como banderas la defensa de los derechos humanos y la libertad de prensa.


La guerra asimétrica resultó exitosa en Serbia, Ucrania y Georgia, donde, con recursos encubiertos del Pentágono y la CIA canalizados por conducto de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y el Instituto Republicano Internacional, y el apoyo de la Open Society de Georges Soros y la Institución Albert Einstein de Gene Sharp, se produjeron las llamadas revoluciones de colores o golpes suaves de comienzos del siglo XXI.


Pese a los sucesivos afanes desestabilizadores, el modelo no ha podido fructificar en Siria, Cuba y Venezuela. En abril se dio a conocer que la USAID diseñó y operó desde 2009 una red de comunicación horizontal vía Internet, ilegal y secreta, denominada ZunZuneo, para impulsar un Twitter cubano y manipular a sectores de la población con mensajes políticos, cuyos objetivos eran generar una disidencia interna y provocar acciones subversivas que llevaran a un cambio de régimen en la isla. Inscrita en los parámetros de la guerra no convencional (en su variable de guerra cibernética), para evadir las restricciones soberanas cubanas, la operación clandestina incluyó la creación de empresas de fachada en España y contó con financiamiento desde bancos en Islas Caimán. Pero la intentona por desencadenar una primavera cubana, fracasó.
Venezuela es otra víctima de una guerra no declarada según los cánones del manual TC-18-01. El objetivo es derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro vía golpe de Estado o una guerra civil que abra las puertas a una intervención humanitaria de la OTAN y/o a la injerencia militar directa del Pentágono. La más reciente escalada sediciosa financiada por la CIA, la USAID y NED cobró alta visibilidad mediática en febrero, cuando partidos y movimientos extremistas de corte neonazi, como Voluntad Popular, de Leopoldo López; la ONG Súmate, de la desaforada legisladora María Corina Machado, y Gustavo Tovar, de la ONG Humano y Libre, llamaron a salir a la calle sin retorno, hasta lograr la renuncia o caída del mandatario. La rebelión de los ricos, como la llamó el diario inglés The Guardian, fracasó, pero dejó un saldo de 41 muertos.

Publicado enInternacional
Miércoles, 16 Abril 2014 05:41

Imputan a tres generales por golpismo

Imputan a tres generales por golpismo

Un tribunal militar venezolano imputó a tres generales y un capitán retirado de la fuerza armada por promover la rebelión contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Los militares forman parte de un grupo de treinta oficiales investigados por estar detrás de un plan de golpe, según publicó el diario venezolano Ultimas Noticias. Los imputados son los generales de Aviación Oswaldo Hernández, José Machillanda y Carlos Millán, así como al capitán retirado de la Guardia Nacional –policía militarizada– Juan Carlos Nieto, por los delitos de instigación a la rebelión y contra el decoro militar.


Nieto fue detenido por la Dirección General de Contrainteligencia Militar el miércoles 2 de abril en un shopping, dijo ayer su abogado defensor, Alonso Medina. "Se le imputó el delito de instigación a la rebelión. Las razones por las cuales se le imputa este delito es simplemente por un reporte de inteligencia que refleja que Juan Carlos estuvo en los Estados Unidos", indicó el letrado. "Supuestamente (Nieto) traía unas instrucciones de su hermano, un capitán en situación de retiro, para otros oficiales, o sea, nada concreto", agregó Medina. Juan Carlos Nieto es hermano de Javier Nieto, quien fue apresado durante un año y medio en 2004 por su presunta relación con un grupo de supuestos paramilitares colombianos. Tras ser liberado, salió del país.


"El intento desestabilizador debía ocurrir el jueves 20 de marzo, con operaciones aéreas y eventual ametrallamiento de soldados y otros hechos planificados para provocar confusión y probables enfrentamientos. Sin embargo, la madeja de la conspiración no ha sido revelada, toda vez que continúa la actividad del consejo de investigación, pero se ha comprobado que algunos de los oficiales estaban en contacto con por lo menos un dirigente político de la oposición", señaló Ultimas Noticias.


Estos cuatro militares forman parte, de acuerdo con el diario, de un grupo de treinta oficiales que "estarían detenidos" por conspirar. El pasado 25 de marzo, el mismo día en que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) envió una delegación de ocho cancilleres a Caracas para empezar a buscar caminos de entendimiento en el medio de las protestas, Maduro anunció la detención de tres generales de la Aviación que, según dijo, pretendían alzar a la Fuerza Aérea contra el gobierno.


"Tengo que decirles aquí, sorprenderlos, pero tengo que decírselo: en la noche de ayer capturamos a tres generales de la Aviación que veníamos investigando gracias a la poderosa moral de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana", indicó Maduro al inicio de la reunión con los cancilleres de Unasur. Maduro sostuvo entonces que los generales detenidos tienen vínculos directos con sectores de la oposición. Hasta el momento el gobierno no brindó una información oficial con respecto a las identidades de los oficiales presuntamente involucrados en ese intento de golpe ni tampoco de los cargos ni pruebas que pesan en su contra.


"La información que nosotros hemos procesado es la de los tres primeros generales que ya en su momento se divulgarán los nombres", señaló la directora de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada, Rocío San Miguel. "Frente a esta imputación pública de delito solicitamos a la fiscal que transmitiera un cuestionario al presidente de la República para que indique los tiempos, móvil y lugar en los cuales se basa esa acusación", indicó San Miguel, quien aseguró que no conoce "ni de vista, trato o comunicación a esos señores a los que se nos ha vinculado".


El principal jefe militar venezolano, el general Vladimir Padrino, indicó el domingo en una entrevista con el canal Televen que uno de los generales detenidos por conspirar, al que no identificó, confesó que participó en el intento de golpe porque se le ofreció un cargo importante en una eventual transición.

Publicado enInternacional
EU creó un Twitter cubano para socavar al gobierno de la isla

El gobierno de Estados Unidos planeó la creación de un Twitter cubano, red de comunicaciones diseñada para socavar el gobierno comunista de la isla, usando empresas de fachada constituidas en secreto y financiada mediante transacciones con bancos extranjeros, según descubrió la agencia de noticias The Associated Press (Ap).

El proyecto, que duró dos años y atrajo decenas de miles de suscriptores, trató de evadir las fuertes restricciones que el gobierno cubano ha impuesto sobre el acceso a Internet, mediante una plataforma primitiva de redes sociales. El primer paso era que la red se volviera popular entre los jóvenes cubanos; luego, empujarlos hacia la disidencia.


Sin embargo, sus usuarios nunca supieron que el proyecto fue creado por una agencia de Estados Unidos vinculada al Departamento de Estado, ni que los contratistas estadunidenses estaban reuniendo datos personales sobre ellos con la esperanza de que algún día esa información fuera utilizada con fines políticos.


No está claro si el proyecto es legal según las leyes estadunidenses, que exigen autorización por escrito del presidente y una notificación al Congreso para realizar cualquier operación secreta. Funcionarios de la USAID, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, declinaron decir quién aprobó el programa o si la Casa Blanca sabía de su existencia. El gobierno cubano también se abstuvo de comentar sobre el asunto.


Como mínimo, los detalles descubiertos por Ap parecen contradecir los argumentos que por mucho tiempo ha esgrimido la USAID de que no participa en acciones encubiertas, algo que podría socavar su misión de asistencia a los pobres y vulnerables del mundo, esfuerzo que requiere de la confianza y la cooperación de gobiernos de otros países.


La USAID y sus contratistas hicieron un esfuerzo significativo para ocultar los lazos que el proyecto tenía con Washington, según entrevistas y más de mil páginas de documentos obtenidos por Ap sobre el desarrollo de esta iniciativa. Establecieron empresas de fachada en España y cuentas bancarias en las islas Caimán para ocultar las transacciones financieras y trataron de contratar altos ejecutivos de empresas privadas sin decirles que se trataba de un proyecto financiado con dinero de los contribuyentes de Estados Unidos.


No se mencionará en absoluto la participación del gobierno, dice un informe de Mobile Accord, una de las empresas contratistas. Es totalmente crucial para el éxito a largo plazo del servicio y garantizar el cumplimiento de la Misión. (Misión aparece con mayúscula en el documento original en inglés).


El proyecto, denominado ZunZuneo –palabra relacionada con el zunzún, como se denomina en Cuba al colibrí–, arrancó poco después del arresto en Cuba del contratista estadunidense Alan Gross en 2009, quien fue condenado a prisión tras viajar repetidamente a la isla en otra misión clandestina de la USAID para ampliar el acceso a Internet mediante el uso de tecnología avanzada, que sólo estaba al alcance de los gobiernos.


La USAID expresó que está orgullosa de su trabajo en Cuba para ofrecer asistencia humanitaria básica, promover los derechos humanos y las libertades fundamentales, y ayudar a que la información fluya con más libertad al pueblo cubano, que ha vivido en un régimen autoritario durante 50 años.


Y añadió: "tampoco es un secreto que en ambientes hostiles el gobierno toma medidas para proteger nuestros colaboradores en el terreno. El propósito del proyecto ZunZuneo era crear una plataforma para que los cubanos hablaran libremente entre ellos, punto. En las etapas iniciales, se enviaron noticias de tecnología, deportes y marcadores, pronósticos del tiempo y trivia para crear interés. Después de eso, los cubanos fueron libres de charlar entre ellos y nos enorgullecemos de eso. USAID es una agencia en pro del desarrollo y trabajamos en todo el mundo para ayudar a la gente a ejercer sus derechos y libertades universales". Sostuvo que su labor se hizo en concordancia con las leyes estadunidenses.


Pero el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont y presidente del Subcomité del Senado sobre el Departamento de Estado y Operaciones en el Extranjero, dijo que las revelaciones son preocupantes.


Existe el riesgo de que cubanos jóvenes usaran el servicio en sus celulares sin saber que era una actividad financiada por el gobierno de Estados Unidos, dijo. También está la naturaleza clandestina del programa, de lo que no se informó al Subcomité de Asignaciones que tiene la responsabilidad de hacer supervisión. Además el servicio comenzó a operar poco después del arresto de Alan Gross, subcontratista de la USAID que fue enviado a Cuba a ofrecer el acceso de los ciudadanos a Internet.


Ap obtuvo más de mil páginas sobre el desarrollo del proyecto. Verificó de manera independiente el alcance y los detalles del mismo con esos documentos mediante bases de datos de acceso público, fuentes del gobierno y entrevistas con quienes participaron en ZunZuneo.
Este proyecto parece ser un retroceso a los tiempos de la guerra fría y a la lucha que por décadas han sostenido Estados Unidos y Cuba. Se hizo en un momento en el que la relación históricamente agria entre los dos países ha mejorado, al menos marginalmente, y cuando Cuba ha intentado dar pasos hacia una economía de mercado.


El proyecto de medios sociales comenzó en 2009, después que Creative Associates International, empresa con sede en Wa-shington, consiguió medio millón de números de teléfonos celulares. Para Ap no está claro cómo se consiguieron los números, aunque los documentos parecen indicar que se hizo de manera ilícita a través de una fuente del interior de la empresa estatal de telefonía cubana. Los directores de ZunZuneo usaron esos números para crear una base de suscriptores con la cual empezar el proyecto.


Los responsables del programa querían que la red social creciera lentamente para que no fuera detectada por el gobierno cubano. Al final, según documentos y entrevistas, la red reuniría una masa crítica suficiente para que los disidentes organizaran a través de la red encuentros masivos convocados con poca antelación, conocidos en inglés como smart mobs, y que pudieran impulsar manifestaciones políticas o una renegociación del equilibrio de poder entre el Estado y la sociedad.Durante un discurso pronunciado en 2011 en la Universidad George

Washington, la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton dijo que Estados Unidos apoya a ciudadanos en entornos opresivos a saltarse los filtros de Internet. Al señalar el ejemplo de Túnez, epicentro y origen de las revoluciones de la primavera árabe, Clinton dijo que la gente usó la tecnología para organizarse, lo que, como ya sabemos, contribuyó a alimentar un movimiento que provocó cambios revolucionarios.

Suzanne Hall, funcionaria del Departamento de Estado que trabajaba en el programa de redes sociales impulsado por Clinton, participó en reuniones sobre ZunZuneo y encabezó un intento por conseguir que el fundador de Twitter, Jack Dorsey, se hiciera cargo del proyecto. Dorsey declinó comentar al respecto.


El millón 600 mil dólares que se calcula que se invirtió en el proyecto estaba asignado públicamente a un plan no especificado en Pakistán, según la información pública del gobierno, pero esos documentos no revelan dónde realmente se gastó el dinero.


Los organizadores trabajaron duro para crear una red que pareciera un negocio legítimo. Crearon un portal de Internet del mismo nombre, y una campaña de mercadotecnia, de manera que los usuarios pudieran suscribirse y enviar sus propios mensajes de texto a grupos de su elección.
La publicidad ficticia le da la apariencia de una actividad comercial, dice un documento. Tras bambalinas, las computadoras de ZunZuneo también almacenaban y analizaban los mensajes de los suscriptores y otra información que incluía género, edad, receptividad y tendencias políticas.


USAID creía que la información demográfica sobre los disidentes iba a ayudar dirigir otros programas que tenían en Cuba.
Ernesto Guerra, un usuario cubano que nunca sospechó que su querida red tenía lazos con Washington, dijo: "¿cómo iba a saberlo? No había un letrero que dijera: 'bienvenido a ZunZuneo, un proyecto de la USAID"'.


Los ejecutivos crearon una empresa en España y otra a cargo de las operaciones en las islas Caimán para pagar las facturas y cuentas de la compañía, de manera que las transacciones monetarias no indicaran su origen en Estados Unidos, decía un memorando sobre estrategia. Eso hubiera sido catastrófico, concluyeron, porque socavaría la credibilidad del servicio ante los usuarios y provocaría el bloqueo por parte del gobierno cubano

.
De manera similar, los mensajes de los suscriptores eran enviados a través de otros dos países, pero nunca por servidores en Estados Unidos.


Mobile Accord, compañía con sede en Denver, consideró contratar a una docena de altos ejecutivos que fueron entrevistados para dirigir la compañía fachada en España. Una de las candidatas, Françoise de Valera, dijo a Ap que nunca le dijeron nada sobre Cuba o la participación del gobierno de Estados Unidos.


James Eberhard, director general de Mobile Accord y uno de los participantes claves en el desarrollo del proyecto, declinó hacer comentarios. Por su parte, Creative Associates refirió todas las preguntas de Ap a la USAID.


En dos años, ZunZuneo llegó a tener por lo menos 40 mil suscriptores. Pero los documentos de su equipo revelan que consiguieron pruebas de que las autoridades cubanas trataron de seguir la pista a los mensajes de texto y de intentos de penetrar el sistema. La USAID dijo a Ap que la red social dejó de funcionar en septiembre de 2012, cuando se acabó una donación del gobierno.


ZunZuneo desapareció abruptamente en 2012 y el Partido Comunista de Cuba sigue en el poder, sin que una primavera cubana se avizore en el horizonte.


En el momento en que ZunZuneo desapareció, quedó un vacío, dijo Guerra. La gente me enviaba mensajes, ¿qué sucede? Al final, nadie sabe lo que pasó. Nunca supimos de dónde salió.

Publicado enInternacional
Obama se aísla en Latinoamérica por Venezuela

El gobierno de Bush tuvo una política expresa de intentar aislar a Venezuela de sus vecinos, pero en lugar de eso la estrategia resultó en el aislamiento de Washington. El presidente Obama, en su primera reunión con líderes del continente en Trinidad en 2009, prometió un nuevo comienzo. Pero hoy su gobierno se encuentra aún más aislado que el de su antecesor, y en gran parte por las mismas razones.


Un ejemplo claro de esto fue la votación no muy pareja en la Organización de Estados Americanos (OEA) en relación con Venezuela el 7 de marzo. Veintinueve de 32 países no solamente rechazaron el intento de Washington de hacer que la OEA interviniera en Venezuela, sino que también, por si fuera poco, aprobaron una resolución en la que expresaron su solidaridad con el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Es difícil imaginar una derrota diplomática más rotunda que esta en una institución en la que el gobierno estadunidense aún tiene un alto y desproporcionado grado de influencia.


El gobierno de Obama, de manera surrealista, parece no tener idea de que este es un continente muy diferente al que era hace 15 años. Los gobiernos que representan la mayoría de Latinoamérica son actualmente de izquierda, incluidos Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Uruguay y Venezuela en Sudamérica, y El Salvador y Nicaragua en Centroamérica. Estos gobiernos rechazan enfáticamente la representación hecha por Washington de los recientes sucesos en Venezuela como la de un gobierno que está intentando reprimir a manifestantes pacíficos. Si consideramos las declaraciones de estos gobiernos e instituciones, como el bloque comercial sudamericano Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas, éstos comparten el punto de vista de Maduro sobre las manifestaciones. Las ven como un intento por derrocar a un gobierno democráticamente elegido. Incluso la presidenta Michelle Bachelet de Chile, quien es renuente a criticar a Washington, al igual que muchos de los otros, utilizó la palabra desestabilización al describir las manifestaciones. Además, ven que Washington una vez más está utilizando su poder para apoyar ese esfuerzo.


Es una película que ya han visto anteriormente. En el año 2002, el gobierno de Bush proporcionó entrenamiento, desarrollo institucional y otros tipos de apoyo a individuos y organizaciones a quienes se les considera haber estado involucrados activamente en el golpe militar que derrocó brevemente al entonces presidente Hugo Chávez, según el Departamento de Estado. Tras el fracaso del golpe, Washington aumentó el nivel de financiamiento a grupos de oposición, lo cual ha continuado hasta el día de hoy.


Estos líderes respetan a Maduro y tienen razones de sobra para creer en él cuando dice que está tratando de prevenir la violencia. El gobierno ha arrestado a por lo menos 21 agentes de seguridad hasta el momento. A pesar de los crímenes cometidos individualmente por agentes de seguridad, no hay evidencia de que el gobierno de Maduro haya tenido la intención de recurrir a la violencia para reprimir la disidencia. Desde que se iniciaron las manifestaciones, la mayoría de muertes a raíz de éstas han sido a manos de manifestantes, no de las fuerzas de seguridad.
Ecuador y Bolivia también enfrentaron manifestaciones violentas cuando fuerzas derechistas similares a las que lideran la oposición en Venezuela intentaron derrocar a sus gobiernos en 2008 y 2010, respectivamente. Sudamérica, liderada por Brasil, se movilizó a favor de su causa en esas ocasiones. Hicieron lo mismo por Venezuela en abril, cuando varias personas fueron asesinadas (en esa ocasión, casi todas chavistas) en manifestaciones en contra de la victoria electoral de Maduro. En ese entonces, también vieron que Washington estaba en el lado equivocado, echándole leña al fuego al rehusarse a reconocer los resultados de unas elecciones democráticas cuyos resultados fueron completamente seguros. La presidenta brasileña Dilma Rousseff y su antecesor, el aún muy amado Lula da Silva, denunciaron la interferencia estadunidense.


La manipulación de la OEA por parte del gobierno de Obama tras el golpe militar de 2009 en Honduras –para ayudar a legitimar la dictadura– provocó que el resto de la región formara una nueva organización continental, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), sin la participación de Estados Unidos y Canadá. Como era de esperar, fueron solamente Estados Unidos y Canadá, a quienes se unió el gobierno derechista de Panamá, los que se opusieron a la resolución del 7 de marzo.

El resto del continente se opondrá a cualquier intento de Estados Unidos por poner a un número relativamente bajo de manifestantes liderados por políticos derechistas al mismo nivel de un gobierno democráticamente elegido, de manera similar a lo que Washington hizo cuando organizó la mediación entre la dictadura hondureña y el gobierno democráticamente elegido al que derrocó en 2009. La región ve a Washington como alguien que intenta restarle legitimidad al gobierno de Venezuela, fomentando así la violencia y la desestabilización.


Si el gobierno de Obama desea mejorar sus relaciones con la región, podría comenzar por unirse al resto del continente en aceptar los resultados de las elecciones democráticas.


Nota: Artículo aparecido originalmente en The Boston Globe (22/3/14). Se publica con autorización de los autores. Oliver Stone es director, guionista y productor de cine. Ha ganado numerosos premios Oscar por su trabajo en películas tan icónicas como Pelotón, Wall Street, JFK, Nacido el 4 de julio, Asesinos por naturaleza y Nixon. Mark Weisbrot es codirector del Centro de Investigación en Economía y Políticas (Center for Economic and Policy Research) y coescritor del documental de Oliver Stone Al sur de la frontera.

Publicado enInternacional
Miércoles, 26 Marzo 2014 06:18

Maduro denunció un intento de golpe

Maduro denunció un intento de golpe

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció ayer que tres generales de la Fuerza Aérea pretendían perpetrar un golpe de Estado, pero fueron capturados. "Detuvimos a tres generales de la aviación que veníamos investigando gracias a la poderosa moral de nuestra Fuerza Armada. Tres generales que pretendían alzar la Fuerza Aérea contra el gobierno legítimamente constituido", dijo el mandatario en una reunión con cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Caracas sobre las protestas opositoras. Maduro sostuvo que los tres generales, de quienes no dio a conocer los nombres, ya fueron presentados ante un tribunal militar y que se descubrió "el intento de golpe de Estado" gracias a la "conciencia de los oficiales" que "vinieron alarmados a denunciar que se los estaba convocando" a alzarse en armas.


"Este grupo capturado tiene vínculos directos con sectores de la oposición y decían que esta semana que se inicia era la semana decisiva. Se la pasan en eso, en una guerra psicológica entre ellos mismos", sostuvo el presidente. Maduro dijo además que la oposición venezolana camina por "atajos" de la violencia, al promover el caos y la desestabilización con las protestas contra el gobierno, que después de seis semanas han dejado 35 muertos y cientos de heridos.


Maduro añadió que la oposición ha abandonado el camino electoral que asumió desde 2006, durante el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez, y se dejó "arrastrar hacia el camino del atajo" y que la muestra es este movimiento rebelde. "Esta Fuerza Armada, producto de la conciencia de los militares jóvenes, los tenientes, capitanes, generales, vieron alarmados el anuncio de que están convocando a un golpe de Estado", señaló.


También afirmó que uno de los detenidos tiene vínculos con sectores de la oposición, que sostenían que esta semana era "decisiva" para la situación política del país. "Lamentablemente, la carrera de estos oficiales la han perdido escuchando consejos de quienes quieren destruir la democracia, vendiendo la idea de un descontento popular. ¿Dónde no hay descontento? Siempre habrá protestas, lucha, un paro, sobre todo en la democracia que vive la región. No es el caso de Venezuela, donde hay garantías al derecho a la lucha política y electoral", aseguró.


El mandatario indicó que en Venezuela se activó un plan para de-sestabilizar el país y justificar un golpe de Estado, con más homicidios. "Si Venezuela fuera de-sestabilizada, tengan la seguridad, nosotros jamás nos entregaríamos. Batallaríamos junto a las fuerzas sociales, militares y políticas. Pero Latinoamérica, el Caribe, Suramérica vivirían un proceso de desestabilización grave, muy agudo. Por eso es muy importante que nuevamente la Unasur se haya activado para acompañar el proceso democrático en nuestros países y ayude a fortalecer el clima de paz", agregó.


Maduro comparó asimismo la situación actual de Venezuela con su pasado reciente y recordó la falta de estabilidad política que imperaba. "Tengan la seguridad que jamás nos entregaríamos, batallaríamos juntos: las fuerzas militares, sociales y políticas por Venezuela en el escenario que nos toque, pero América latina y el Caribe vivirían un proceso de desestabilización grave y aguda", declaró. El pasado 12 de febrero, sectores de la oposición salieron a las calles para reclamar por la situación social del país. En Caracas, Valencia, Mérida, San Cristóbal, Puerto Ordaz y otras ciudades del país, los opositores han bloqueado calles con barricadas y pequeños grupos de jóvenes han enfrentado diariamente a las fuerzas de seguridad y a los denominados "colectivos" –grupos afines al gobierno– con piedras y cócteles molotov.


Por su parte, la diputada opositora María Corina Machado –que lidera las protestas contra el gobierno de Maduro– anunció ayer en Lima que hoy partirá de regreso a Venezuela "para seguir luchando en las calles". Machado, quien llegó a Lima el lunes para participar en un seminario de la fundación que dirige el escritor Mario Vargas Llosa, señaló que el apoyo recibido en Perú la llevó a escoger este país para ofrecer su respuesta oficial a Maduro. "Seguiremos luchando hasta conquistar la democracia y la libertad. En Venezuela no hay estado de derecho, no hay límites en lo que están dispuestos a hacer. Han anunciado que me quieren meter presa, sin embargo yo conozco mis derechos, soy diputada y tengo inmunidad", apuntó.


El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, anunció el lunes que Machado perdió su condición de diputada por haber aceptado ser representante alterna de Panamá en la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado viernes. "Yo soy diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela y ahí represento a todos mis conciudadanos", enfatizó.

Publicado enInternacional
Martes, 25 Febrero 2014 06:31

Venezuela: los burgueses también marchan

Venezuela: los burgueses también marchan

Lilian Tintori es una bella rubia, modelo y presentadora de televisión, dueña de una brillante sonrisa. En la muñeca izquierda tiene tatuado el nombre de su país Es, también, madre de dos hijos y esposa del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, hoy tras las rejas. Cuando se comprometió, él se arrodilló y le hizo dos preguntas: ¿te quieres casar conmigo?... ¿Te quieres casar con Venezuela? Ella respondió que sí a las dos.


Lilian es ahora una figura internacional. Su foto en un mitin opositor al lado del ex candidato presidencial Henrique Capriles Radonski, con una camiseta con la leyenda El que se cansa pierde, dio la vuelta al mundo. Apenas un par de días atrás se había quejado: estoy esperando más apoyo de Henrique Capriles... Lo mínimo que pido es que muestre solidaridad como la mostramos nosotros con él cuando estaba en su momento.
Las quejas de la presentadora no son sólo la expresión desesperada de una esposa que duerme cada noche sin su marido, sino muestra de la profunda división que atraviesa la oposición venezolana agrupada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD). Dos facciones se disputan su conducción. Mientras Capriles apuesta a ganar el poder transitando por la ruta electoral y sumando adeptos entre chavistas descontentos con la crisis económica y la inseguridad pública, el dirigente del partido de ultraderecha Voluntad Popular Leopoldo López, la diputada María Corina Machado y el alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledesma han echado a caminar un golpe de Estado.


López y Machado anunciaron el inicio de su campaña de desestabilización política, a la que bautizaron como La Salida, el pasado 23 de enero. No hace falta mucha imaginación para comprender el objetivo del plan: destituir a Nicolás Maduro de la Presidencia de la República y acabar con lo que ellos llaman la dictadura castro-comunista. El 2 de febrero efectuaron la primera movilización de protesta, que terminó convergiendo con el descontento de estudiantes, hijos de familias de clase media y acomodada.


Diez días después –cuenta Manuel Sutherland–, los opositores pusieron las cartas sobre la mesa: tomaron las calles de Caracas con la consigna Saquemos a Maduro, Pongámosle fin a la dictadura de una vez. En la concentración corearon consignas como: Vamos a alzarnos contra este gobierno, Este gobierno va a caer y Maduro es un maldito colombiano.


Cuando la concentración había terminado, un grupo de 600 personas encapuchadas, con bombas molotov, coordinada por medio de radios de onda corta, levantaron barricadas, quemaron vehículos policiales y dispararon armas de fuego.


A partir de ese momento, la ultraderecha aumentó la violencia. Cobijada por una campaña de desinformación internacional en los medios, en la que difundió imágenes dramáticas de hechos represivos acontecidos en otros países como si estuvieran sucediendo en Venezuela, se presentó como víctima de un gobierno autoritario. Para dar un rostro civil a sus planes golpistas, presentó a los estudiantes de instituciones privadas como jóvenes idealistas y justicieros que luchan contra un Estado represivo.


En el camino, trató de ocultar –con poca fortuna– el apoyo financiero y logístico de Estados Unidos a la intentona desestabilizadora, el entrenamiento de organismos que, en nombre de los derechos humanos, se especializan en incubar revoluciones de terciopelo, y la participación de paramilitares colombianos en la asonada.


La salida golpista fue cuidadosamente construida con acciones previas de sabotaje económico, fuga de capitales y desabasto de productos básicos, para propiciar malestar y desaliento.


Pero el plan de la ultraderecha tiene un grave problema: carece de simpatía organizada dentro de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. Aunque militares como el general retirado Ángel Vivas han participado en el entrenamiento de grupos de choque opositores, un golpe de Estado como el que intentaron dar en 2012 es inviable. Por eso, la derecha radical busca crear una situación de ingobernabilidad y confrontación social que empuje a un sector del Ejército a deponer a Maduro e imponer el orden. La pretensión de hacer asesinar a Leopoldo López por sus aliados era parte de este proyecto.


¿Por qué un sector de la oposición venezolana optó por buscar un atajo insurreccional para remover a Nicolás Maduro? De entrada, porque ha fracasado por la vía electoral. Esperaban que la muerte de Hugo Chávez fuera el fin del chavismo. Se equivocaron. Maduro triunfó en las elecciones presidenciales, y el llamado del candidato perdedor Capriles a desconocer los resultados naufragó. Lo mismo sucedió en los comicios posteriores: el oficialismo ganó en 240 de las 337 alcaldías. Poco antes, en diciembre de 2012, aún con Chávez vivo, había obtenido 20 de las 23 gobernaciones.


Pero, además, la ultraderecha vio con verdadera preocupación la iniciativa presidencial de normalizar la vida política y tender puentes hacia la oposición y hacia los más importantes empresarios del país, para enfrentar conjuntamente problemas como la inseguridad pública. El camino de la reconciliación fue visto como un peligro para la ultraderecha más rabiosa, que ha hecho de la polarización su apuesta permanente.
El intento de golpe de Estado en marcha ha fracturado a la MUD. Hay quien no está de acuerdo con el atajo insurreccional. Según el opositor Jaime Eduardo Merrick ( El Universal, 22/02/14): No podemos sentirnos orgullosos de ir a la calle y quemar cauchos, causar daños a locales y recibir bombas lacrimógenas. E incluso, si de protesta pacífica se trata, no puede causarnos alegría que nuestras marchas sean típicamente clase media y con consignas dispersas que en ocasiones rayan en lo banal y fatuo.


Pero la apuesta desestabilizadora continúa en pie, como se mantiene viva la disputa por conducir a la oposición. Por eso, Lilian Tintori, casada simultáneamente con Venezuela y con Leopoldo López, advirtió que en estos días la patria despertó y su marido es el líder y guía que su país necesita. Probablemente por eso también el pasado 23 de febrero, en la concentración antichavista de la avenida Francisco de Miranda, Kevin Sosa escribió sobre un papel bond: Los burgueses de El Guaratao también marchamos.


Twitter: @lhan55

Publicado enInternacional
EE UU recurre a una gran conspiración para minar la privacidad en Internet

Los estándares de seguridad en Internet han quedado en evidencia después de que se publicara que la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) de EE UU los corrompió para hacerlos vulnerables a su tecnología con el fin de facilitar el espionaje. La información ha sido revelada por el diario The New York Times y extraída de los más de 50.000 documentos filtrados por Edward Snowden, el extécnico de la CIA que trabajó para la NSA y que actualmente está asilado en Rusia.

 

Según esos datos, la agencia habría usado todos los métodos a su alcance, desde la persuasión a la colaboración forzada de empresas hasta el robo de claves de encriptación y alteración de software y hardware para tener acceso a las comunicaciones privadas en la web dentro y fuera de EE UU. Codificaciones de protección comunes en correos electrónicos y compras en internet como la capa de conexión segura SSL, o la red segura VPN, serían objetivo de NSA, lo mismo que las comunicaciones a través de los servicios de Microsoft, Facebook, Yahoo y Google.

 

Los socios británicos de la NSA habrían desarrollado "nuevas oportunidades de acceso" en Google. La teoría de que la NSA manipuló, para su beneficio, una norma relacionada con encriptación adoptada la Organización Internacional de Normalización o ISO ya circulaba entre los especialistas en criptografía desde hacía tiempo, algo que parece confirmar The New York Times. ISO establece los parámetros comunes para los intercambios entre 163 países, entre ellos EE.UU., España y casi toda América Latina.

 

En su edición digital, el periódico neoyorquino indicó que NSA invierte más de 250 millones de dólares al año en un programa llamado Sigint Enabling Project destinado a influir en los diseños de los productos comerciales para hacerlos "explotables". Este sistema estaría presente ya en los microchips que codifican la información de compañías y gobiernos, bien sea gracias a la colaboración con los fabricantes de procesadores o por su piratería por parte de agentes de la NSA.


Entre las víctimas previstas de cara a 2013 estaría un gran operador de llamadas telefónicas y mensajes por internet, un proveedor de internet de Oriente Medio y tres gobiernos extranjeros, de los que no se da el nombre. Las artimañas de NSA llegarían al extremo de hacer que una empresa estadounidense de ordenadores instalara en sus aparatos una vía de acceso oculta para que los espías de EE.UU. pudieran entrar cómodamente sin ser detectados en las nuevas computadoras que iba a vender a un gobierno de otro país.


Otro método que habría usado NSA para incluir puntos débiles en los productos que velan por la seguridad en internet sería a través de iniciativas como Commercial Solutions Center que con la excusa de mejorar la ciberseguridad de EE.UU. invita a los desarrolladores de tecnología de encriptación a que les presenten su software.


En el fondo, se trataría de una cortina de humo para que los "hackers" de NSA pudieran moldear los sistemas a su gusto. La capacidad de NSA para piratear en internet y espiar a los usuarios sería compartida con la inteligencia británica, canadiense, australiana y neozelandesa a través de un programa secreto llamado Bullrun.


La NSA fue fundada en 1952 con la tarea fundamental de descifrar códigos con el fin de obtener información clave para la seguridad de EE.UU. Durante la presidencia de Bill Clinton y ante el despegue de internet, el gobierno de EE.UU. buscó la aprobación de una medida conocida como Clipper Chip que garantizaba que NSA siempre tuviera una vía legal para descifrar las comunicaciones en la web. Clipper Chip no prosperó por atentar contra el derecho a la intimidad y propiedad privada recogido en la Constitución de EE.UU. y la Casa Blanca desistió en su empeño en 1996, pero los documentos de Snowden indicarían que la NSA siguió adelante de forma encubierta.


Responsables del servicio de inteligencia de EE.UU. pidieron a The New York Times y a ProPublica, agencia de noticias sin ánimo de lucro con acceso a estos datos, que no publicaran esta información porque podría hacer que "objetivos extranjeros" cambiaran sus formas de codificar mensajes.

Publicado enInternacional
Philip Agee, el agente CIA que espió a Ecuador y lo contó todo

Tuvo el valor, en 1967, de abandonar una agencia que se caracterizaba por su apoyo criminal a dictaduras sanguinarias. Contaba que tomó esa decisión de manera definitiva cuando, estando en un restaurante de México, vio a una amiga estallar en lágrimas al conocer la noticia de la muerte del Che.


 
Ahí está representada, en una sola imagen, toda la nobleza del personaje que falleció a los 73 años de edad, el 7 de enero en 2008, en  La Habana, en esta tierra de Cuba desde donde seguía denunciando las actividades terroristas y subversivas desarrolladas por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos contra gobiernos y líderes progresistas del continente.


 
Phillip B. Agee, ciudadano estadounidense, fue oficial de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en América Latina durante doce años hasta que abandonó sus filas en 1969 por motivos de conciencia. Ocupaba entonces un puesto de fachada en la embajada norteamericana de México, como agregado olímpico, con el pretexto de la preparación de los Juegos de 1968. Anteriormente, había sido ubicado en Ecuador y en Uruguay.


 
”Millones de personas en el mundo entero han sido matadas o, por lo menos, han visto sus vidas destruidas por la CIA y las instituciones que soporta”, declaró Agee en una entrevista concedida en 1975.


 
”Yo no podía quedarme sentando, haciendo nada”, añadió.


 
Al salir de la Compañía, mientras sufría amenazas y una constante persecución que puso su vida en peligro en más de una oportunidad, se dedicaba a redactar su libro “Inside the Company: CIA Diary” ( Dentro de la Compañía: Diario de la CIA).


 
La obra, verdadera síntesis de las actividades criminales de la CIA en América, fue publicada en 1974, acompañada de un anexo con 22 páginas de nombres de agentes infiltrados en todo el continente. Constituyó una verdadera bomba que estremeció a todos los sectores de los servicios norteamericanos de inteligencia.


 
Determinada a eliminarlo, la CIA encargo al ex jefe de la estación CIA de Miami, Ted Shackley, conocido como el Fantasma Rubio, la misión de capturarlo. Agee tuvo que salir de Francia donde se encontraba para refugiarse en Cambridge, Gran Bretaña, Agee fue entonces expulsado por los británicos a solicitud de Washington.


 
Impedido de radicarse, sucesivamente, en Italia y en los Países Bajos, donde las autoridades fueron constantemente presionadas para negarle algún estatuto migratorio, privado de pasaporte norteamericano por ser una “amenaza a la seguridad nacional”, se exiló en 1980 en la isla caribeña de Granada, bajo el gobierno revolucionario de Maurice Bishop.


 
Con la invasión estadunidense contra ese pequeño país, en 1983, se refugió en Nicaragua, para luego de la llegada al poder de la contrarrevolución sostenida por Washington, instalarse en Cuba que le ofreció su hospitalidad.


 
A pesar de todos los peligros y dificultades, Agee publicó Trabajo sucio: la CIA en Europa occidental, con Louis Wolf y varios artículos de prensa además de conceder entrevistas y asistir a reporteros en búsqueda de información.


 
En cinco oportunidades, el gobierno estadounidense intento llevarlo a juicio por la revelación de secretos, pero sin éxito, sus ex jefes temiendo, en última instancia, el uso que pudiera hacerse de la enorme cantidad de informaciones que conservaba.


 
Rabioso, George Bush padre, el ex jefe de la CIA reciclado en presidente que apadrinó la fundación de la CORU terrorista anticubana y la operación Condor, lo calificó de traidor y lo calumnió en numerosas oportunidades. Su esposa, Barbara, fue condenada a retractarse cuando lanzó el mismo insulto por escrito, en una autobiografía redactada a cuatro manos.


 
Amigo fiel de Cuba, Agee demostró como la Isla se encontraba víctima de un nuevo programa mundial desarrollado por la CIA para financiar y desarrollar organizaciones llamadas disidentes bajo la fachada de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) y un fondo expresamente establecido en 1983 con este objetivo, The National Endowment for Democracy (NED).
 


Mientras el New York Times se interrogaba, al anunciar su muerte, sobre la dimensión de los “daños” causados por Agee a los servicios de inteligencia de EE.UU., los medios progresistas del mundo reconocieron, al contrario, los servicios que rindió a la humanidad, como verdadero patriota norteamericano, al haber desenmascarado una organización que llevo hasta extremos nunca vistos el uso de la violencia por una gran potencia contemporánea.


 
Una potencia que protege a un terrorista como el cubanoamericano Luis Posada Carriles mientras mantiene encarcelados en condiciones infrahumanas a los antiterroristas cubanos que intentaban contrarrestar sus planes.


 
Cuando el mundo entero se escandaliza con las torturas infligidas en Guantánamo y en toda una red de centros de interrogatorio conformada por la CIA en el mundo entero, cuando descubre, ¿qué pensará el agente de la CIA que se sumó a la organización con la ilusión de defender a su país?


 
Contratado por la CIA como analista de las informaciones robadas en el mundo entero con su maquinaria infernal de ciberespionaje construida, Edward Snowden, se habrá dado cuenta, como Philip Agee, que debía renunciar a las ventajas que procura un empleo de funcionario federal norteamericano, para sumarse a la lucha de los miles de millones de seres humanos que, armados con la sola fuerza de sus convicciones, creen que un mundo mejor es posible.

 

26 junio 2013

Publicado enInternacional