México: las narco-fosas del narco-capitalismo

"El país se ha convertido en un inconmensurable tiradero de cadáveres", destaca el semanario Proceso en su cobertura sobre el gigantesco narco-cementerio descubierto en el estado de Veracruz (Proceso, 19 de marzo de 2017)


Todos los días, desde hace una década, se acumulan noticias macabras que elevan la cifra de muertos por la 'guerra contra el narcotráfico' a más de 200.000 personas y 30.000 desaparecidos.

Al día siguiente, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y ONU-Mujeres apuntan al corredor Puebla-Tlaxcala como una de las principales zonas de captación y tránsito de personas con fines de explotación sexual, lo que sucede desde hace, al menos, 20 años, "sin que el Estado mexicano intervenga de manera decidida en un fenómeno delictivo que se extiende cada vez más" (La Jornada, 20 de marzo de 2017). El informe asegura que "México es país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata de personas, a lo cual contribuye su situación geográfica, dado que se ha convertido en paso obligado de los migrantes centroamericanos".


El mismo día, los medios informan del asesinato del periodista Ricardo Monlui Cabrera, propietario y director del portal El Político, cuando salía de un restaurante junto con su familia en el municipio de Yanga, en Veracruz. Sólo en ese estado, 24 periodistas y fotógrafos fueron asesinados durante las Administraciones de los miembros del PRI (Partido Revolucionario Institucional) Fidel Herrera y Javier Duarte. Este fue gobernador entre 2010 y 2016 y, desde hace seis meses, se encuentra prófugo de la justicia, que lo acusa por delitos de "delincuencia organizada", lo que habla de su vinculación con el narcotráfico.


Este breve panorama dibuja no obstante la lacerante actualidad de México, que sufre una guerra que se ha cobrado más víctimas que las guerras civiles centroamericanas en las décadas de 1980 y 1990. Hay tres aspectos que merecen ser destacados: la inacción del Estado, la connivencia de una parte de las instituciones con el narcotráfico y la acción de la sociedad civil organizada como única respuesta a la violencia.


El caso de Veracruz, que estos días ocupa las portadas de los medios, puede servir de muestra de lo que sucede en casi todo el país. Por un lado, aparece la disputa entre diversos carteles de la droga (Jalisco Nueva Generación y Los Zetas, con apoyo de agentes policiales y de la Secretaría de Seguridad Pública, en asesinatos y desapariciones). Una de las luchas más crueles se registra por el control de puerto de Veracruz, sobre el golfo de México, el puerto marítimo y comercial más importante del país azteca. Por allí salen toneladas de droga e ingresan los preciados precursores químicos imprescindibles para fabricar estupefacientes.


Veracruz tiene 212 municipios y se han encontrado fosas clandestinas en 44 de ellos, sobre todo en el entorno del puerto. La más reciente es la descubierta en Colinas de Santa Fe, que alberga un mínimo de 250 cadáveres, pero que la Policía Científica estima que podrían superar los 600.


El narco opera de una manera directa. Cuando una autoridad no se pliega a sus negocios, ya sea participando o dejando hacer, la asesinan o crean una situación insostenible. Cuando Miguel Ángel Yunes, del PAN, asumió la gobernación de Veracruz (el 1 de diciembre de 2016), en sustitución del prófugo Duarte, se produjeron 600 homicidios en los primeros 100 días de su Administración. Un mensaje mafioso, una advertencia para que participe en los negocios ilícitos o por lo menos no se entrometa.


Pero uno de los hechos más elocuentes es el trabajo incansable de las madres de desaparecidos, que decidieron salir a buscar a sus hijos e hijas que no regresaron. Es el caso de Colectivo Solecito, que consiguió ubicar decenas de cuerpos y es el responsable del descubrimiento de la megafosa de Colinas de Santa Fe, probablemente la más grande hallada en América Latina.


Son apenas medio centenar de madres, que dedican todo su tiempo a realizar marchas, denuncias y a cavar en las fosas clandestinas con sus manos. Financian sus actividades con ventas de ropa en garajes, kermeses y rifas para apoyar a sus brigadas de búsqueda. El 10 de mayo del 2016, varios desconocidos se les acercaron en una marcha y les entregaron papeles con mapas dibujados a mano que les permitieron llegar a la fosa de Colinas de Santa Fe.


Las madres del Colectivo Solecito dijeron a Proceso que el fiscal general del Estado, Jorge Winckler (goo.gl/2tV08F), "se burla de nosotras en redes sociales, no nos atiende, no nos recibe", y desprecia el trabajo de las asociaciones de familiares de desaparecidos. En suma, que la complicidad del Estado en los crímenes del narcotráfico está fuera de duda. Por eso, el pasado 16 de febrero, las madres entraron a la fuerza a la Fiscalía empujando a los policías ministeriales, luego de que Winckler las hiciera esperar más de tres horas para recibirlas.


A las narco-fosas se suman las matanzas a cielo abierto. El 20 de septiembre de 2011, fueron abandonados 32 cadáveres en Boca del Río (Veracruz). Estaban maniatados, semidesnudos y con las letras Z talladas en las espaldas. Es una de las muchas matanzas con las cuales el narco pretende amedrentar a la población para que no interfiera en sus negocios.


Lo que llama la atención es que el Banco Mundial, además de otras instituciones y organismos como Forbes, consideran que México es el país que tiene mejor "clima de negocios" de la región, que se sitúa en el "grupo selecto de economías mundiales que han llevado a cabo reformas cada año desde 2004" y que, "una vez más, México es la economía mejor clasificada en la región".


¿Cómo podemos relacionar este 'clima de negocios' con una guerra desastrosa para la sociedad mexicana? Este es el punto clave que nos permite pensar que estamos ante un narco-capitalismo. Suele decirse que el de México es un 'narco-Estado". Pero esta realidad, que remacha el Banco Mundial con sus informes favorables sobre México, nos permite inferir que la guerra contra el narco encubre otra realidad más profunda y terrible: el capital funciona en algunos países en alianza con el narco, del cual toma prestados sus modos de operar, que consisten en hacer negocios aun al precio de destruir la sociedad.

Publicado enInternacional
Wikileaks y las Guerras de Cuarta Generación

Sin duda alguna tanto los medios masivos de comunicación tradicionales como los nuevos, basados en las Tecnologías de la Información y la Comunicación, son herramientas claves e imprescindibles en las nuevas estrategias en la lucha por el control hegemónico y son la base de los nuevos modelos de guerras, basadas en desgastes, difusión de información falsa o generación de masa crítica tras la difusión de noticias falsas o tendenciosas más los ataques cibernéticos concretos.


Las guerras de cuarta generación requieren de la combinación de estrategias en las que el control de los medios de comunicación, las redes informáticas tanto físicas: fibra óptica, cables, computadores y dispositivos electrónicos para el tráfico y generación de información, como las redes sociales como nueva herramienta de difusión, son objetivos claves.

Vimos surgir la llamada “Primavera Árabe” con la inmolación de Mohamed Bouazizi, informático desocupado, vendedor de frutas, en Túnez en diciembre de 2010. Allí se dispararon herramientas de información y contra información basadas casi en su totalidad en las nuevas Tecnologías de la Información (TIC). Varios gobiernos bloquearon el acceso a las redes debido al poder de convocatoria que tuvieron las redes sociales, llevando a millones de personas a la calle a manifestarse. También vimos a Microsoft apoyando el “lock-out” petrolero en Venezuela en 2012, dando acceso a los computadores vía sus sistemas operativos para bloquear la salida de hidrocarburos y poner al país al borde del Golpe de Estado.


La propiedad y el control de las fibras ópticas submarinas que comunican al mundo entero, está en manos de corporaciones que responden a los diferentes ejes de poder político centrales. Entre ellas Telefónica, Google, China Telecom, etc. Las mismas potencias centrales poseen, por ejemplo, submarinos no tripulados capaces de realizar ataques físicos (cortar los cables) en pocos minutos lo que incomunicaría parcial o totalmente a la humanidad entera: el equipamiento industrial o médico, por ejemplo, depende de computadores y conexión a internet, el sistema financiero va camino a abandonar el papel moneda y manejarse exclusivamente con “dinero electrónico” que no es otra cosa que millones de transacciones por redes informáticas, desde dispositivos electrónicos, dependiendo en forma exclusiva de las redes informáticas y software para ello.


El “no tengo nada que ocultar” que ha impuesto el sistema y que oímos decir todos los días tanto a amigos como a altos dirigentes políticos, ha llevado a que toda la información financiera, militar y civil esté almacenada en computadores centrales alojados ¿donde? en su mayoría, ¡oh casualidad! en EEUU, Alemania o China. Y todo está diseñado para que sea mas simple, de lindos colores, de tocar un botón y subir a “la nube” el documento de síntesis del Congreso del Partido, la contabilidad de todos y cada uno de nosotros o la foto del gato sentado al sol. Todo guardado en grandes computadoras sin NINGÚN CONTROL por parte de nosotros, los usuarios o los Estados!


El estado de bienestar basado en ese cúmulo de servicios “gratis” es aplaudido por la mayoría de los ciudadanos del mundo entero. Un par de clicks y todo parecería estar resuelto! ¿Acaso alguien se pregunta quién paga los millones de dólares que requiere Google, por ejemplo, para mantener sus mega centros de datos donde almacena en forma “gratuita” nuestra información? ¿Por qué nos aparecen “mágicamente” publicidad en redes y servicios de correo de las cosas sobre las que hemos estado buscando en la internet o incluso chateando o “whatsapeando”? ¿Por qué el WiFi gratis ofrecido en espacios públicos de Montevideo por la firma “UNO WiFi”, sugiere publicidad sensible al contexto y los intereses del usuario? ¿Quién hace esas magias? ¿Quien paga y quien gana, en tanto vivimos en capitalismo puro y duro? Los “filántropos” como George Soros o Mark Suckerberg se sacan fotos con Pepe Mujica y Dilma Rouseff y pocos se preguntan ¿para qué?


El sistema ha logrado centralizar la información de la población mundial. Y con la capacidad de cortar la conexión en muy pocas horas, lo que llevaría al caos mundial, o tal vez a cosas imprevisibles como que misiles se dispararan solos o si un ataque a sus propias computadoras lo haría. También hay información semi pública que da cuenta de los países centrales “juegan” a sacarse de órbita satélites de comunicación o espías o a controlar su equipamiento militar exclusivamente desde las redes. La Soberanía ha pasado a ser un concepto cada día mas abstracto: en lo particular el término recientemente acuñado: Soberanía Tecnológica.


El único país que venía “salvándose”, irónicamente gracias al bloqueo, era Cuba: no podía conectarse con los cables de fibra submarina que en su mayoría TODOS pasan a pocos kilómetros de la costa de la mayor de las Antillas. Sus computadoras, redes, software y demás estaban todos dentro y con una única salida “al mundo” vía satélite mas un cable de fibra que tendiera Venezuela gobernada por Chávez. En el pasado año se ha sabido de convenios Google-Cuba lo que no deja de preocupar y habla claramente de la intención, para nada velada, del gigante imperialista de conquistar ese gran mercado cuasi virgen pero fundamentalmente de entrar para poder agregar control a uno de los pocos puntos del mundo en donde aún no lo han logrado hacer.


Pero el mercado y el estado de bienestar nos hacen ver a cada instante de que somos dueños de nuestros dispositivos informáticos, al igual que el Estado lo es; que somos dueños de la tecnología y que la manejamos y utilizamos a nuestro total libre albedrío. La cruda realidad es que no somos mas que tristes dueños de un montón de fierritos, cables y chips, que por cierto nos los venden como si de oro en polvo se tratase. Pero en ningún caso somos dueños de la información y menos aún de los programas que corren “por debajo” de los que usamos a diario en nuestros dispositivos, que no los vemos ni sabemos que cosas hacen, no sabemos que existen, pero se ejecutan en nuestros computadores, consolas de juego o celulares para espiar, escuchar y controlar nuestro movimiento.


Gracias a las revelaciones, sobre vigilancia mundial de Edward Snowden en junio de 2013 se supo que, por ejemplo, la presidenta Dilma Rouseff así como la petrolera Petrobras, venían siendo espiadas por mucho tiempo. Objetivo político y económico en tanto Petrobras comenzaba las prospecciones petroleras que darían Soberanía Energética al “país continente”. Otros mandatarios han sido y son espiados todo el tiempo sin que tengan consciencia de ello. Pero también el “ciudadano común” en tanto el cruce de información analizado por imponentes sistemas informáticos hace que “cualquier monedita sirva” y que todos aportemos algo para ese gran sistema de control mundial. Se apunta a la agencia NSA como responsable de este espionaje.


Pero como indudablemente ha hecho mucho ruido mediático el pasado 7 de marzo de 2017 las filtraciones de WikiLeaks relacionadas a espionaje de la agencia norteamericana CIA, es bueno hacer una breve reseña de WikiLeaks, sus integrantes y el nivel de la información filtrada.


WikiLeaks (del inglés leak, «fuga», «goteo», «filtración [de información]») surge en el año 2006 es una organización mediática internacional sin ánimo de lucro, que publica a través de su sitio web informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia de interés público, preservando el anonimato de sus fuentes. Se estima que su base de datos acumula 1,2 millones de documentos. Si bien no hay información pública de quienes son sus integrantes, se sabe que los hay periodistas, tecnólogos, científicos entre quienes aportan a la organización.


En términos técnicos es básicamente una Wiki, que utiliza el software de Wikipedia (Wikimedia) con algunas modificaciones y de acuerdo a los permisos de acceso que cada uno de los usuarios tiene, es el nivel de cosas que se pueden realizar, es decir: puede ser solamente un lector, un editor, corrector, manejador de las bases de datos, como habitualmente sucede con cualquier sistema informático, máxime cuando lo es colaborativo.


En el año 2010 surgen las primeras filtraciones de información que generaron impacto mundial. Entre ellas se destacan en el año 2007 cómo desde un helicóptero Apache se tirotea a un periodista de la agencia Reuters junto con otros civiles, ninguno de ellos en posición de ataque o amenaza contra la aeronave de guerra norteamericana. En relación con la Guerra de Afganistán iniciada en 2001, en julio de 2010 los periódicos The Guardian, The New York Times y Der Spiegel hicieron públicos un conjunto de unos 92.000 documentos sobre la Guerra de Afganistán entre los años 2004 y 2009. Estos les llegaron a través de WikiLeaks sin compensación económica a la página. Lo mismo ha sucedido con los casi 400.000 documentos filtrados de la guerra de Irak entre los años 2004 y 2009, revelados también en el año 2010.
Los mas de 250.000 cables o comunicaciones entre el Departamento de Estado estadounidense con sus embajadas por todo el mundo, conocido como “Cablegate” y como la filtración de información de documentos de la historia, fue develado a fines del año 2010. A comienzos del 2012 Wikileaks realiza la filtración de archivos de correos electrónicos de la empresa Stratfor en 2012 y refiere a la publicación y difusión de correos electrónicos de carácter interno entre personal de la agencia de inteligencia privada y espionaje estadounidense Stratfor así como del personal de la empresa con sus clientes.
El pasado 7 de marzo de 2017, el portal Wikileaks aseguró haber obtenido los detalles de un programa de hackeo de teléfonos, ordenadores y televisores por parte del espionaje de Estados Unidos, y comenzó a filtrar miles de documentos relacionados que atribuye a la CIA. Incluyendo un programa llamado “Año Cero”, que incluiría toda una serie de armas informáticas para poder hackear teléfonos y dispositivos producidos por compañías estadounidenses, como los iPhone de Apple, el sistema Android de Google, el Windows de Microsoft o los televisores Samsung con conexión a Internet, que se convertían en micrófonos encubiertos a través de los cuales espiar a sus usuarios.


Recordemos además que la cabeza visible de Wikileaks, Julian Assange, se encuentra asilado en la embajada de Ecuador en Londres. Guillermo Lasso, candidato por la oposición que enfrentará a Lenin Moreno el próximo 2 de abril de 2017 en la segunda vuelta electoral, aseguró el pasado 17 de febrero y con motivos de la primer vuelta electoral que, de llegar al poder, le daría un mes al fundador de Wikileaks para salir de la embajada de su país en Londres.


Aparentemente de las nuevas filtraciones se desprendería, en forma primaria en tanto son miles los documentos revelados, que la agencia de inteligencia CIA maneja “agencias clandestinas” en su seno, igual o mas potente y aceitada que la NSA. Incluso se ha dicho que unos espían a otros.


En todos los casos, las revelaciones de los últimos siete años, dan cuenta de la importancia que le dan a los inmensos ejércitos informáticos en EEUU, China, Israel, Alemania, Irán, etc. Se recluta a la par soldados e informáticos, como Mamram o Unidad 8200 del ejército israelí.


Y hasta aquí usted podrá decir: Basta de relato!!, pese a notarse que habrían decenas de páginas para redactar respecto a filtraciones, espionaje, revelaciones,contraespionaje y pasar a preguntarnos: ¿Qué hacemos? Hemos escuchado a encumbradas figuras de nuestro gobierno decir “tenemos que hacer alianza con los EEUU” (y de allí, entre otras cosas, tal vez lo mas públicamente conocido ha sido el acuerdo del Plan Ceibal de Google, del que poco o nada se sabe hoy día).
Otros mas osados, fuera de los ejes de decisión, se preguntan “¿Y si hacemos alianza con China, comunista, potencia, que tiene buscadores y tecnología iguales o mas sofisticada que los EEUU?” y quizá los mas tozudos decimos: no queremos cambiar control norteamericano por control chino o de quien fuera; sencillamente NO QUEREMOS SER CONTROLADOS. Pero allí surge el nudo mas grande: para lograrlo, debemos tener nuestro propio hardware soberano, saber cómo se fabrica (computadores, celulares, tabletas, tomógrafos o cualquier dispositivo electrónico utilizado hoy día), fibra óptica soberana y la capacidad de desarrollar y analizar nuestro software: programas de computadora y celulares, por ejemplo. En el caso de los programas, la única forma de lograr saber a ciencia cierta que es lo que hacen es utilizar Software Libre. Hacemos la analogía del término para denominar Hardware Libre a aquel capaz de ser analizado, modificado, compartido, cumpliendo las mismas premisas que el Software Libre.


Imposible pensar en el perimido concepto de Estado-Nación para resolver tan complejo asunto. Se requiere de cifras millonarias pero sobre todo de conocimiento acumulado durante mas de 20 años que ningún país por sí solo tiene, a excepción de las potencias centrales.


En la región se han hecho interesantísimas propuestas. Anillo de Fibra Óptica UNASUR, Centro de Datos regional y distribuido, MERCOSUR, Grupo de Seguridad Informática MERCOSUR más los intentos individuales de cada uno de los países: en Brasil todo el correo electrónico del Estado alojado en servidores y con programas controlados 100% por Brasil, diferentes leyes como la Ley de Software Libre en Uruguay, de Infogobierno en Venezuela, etc. Todas estas propuestas, lamentablemente, han sido “saludos a la bandera” pese a que TODAS ELLAS fueran realizadas en momentos de gobiernos progresistas o de izquierda lo que hacía aún mas alentador animarse a pensar en que algo de eso funcionaría. No ha sido así: ninguno de los gobiernos progresistas parece haberle dado importancia o las potencias tienen mas fuerza. Con el actual retroceso en las correlaciones de fuerza en nuestro continente, parece aún mas impensable.


Quizá la propuesta pueda ser la reactivación de esos macro proyectos regionales, la posibilidad de reclutar a nuestros propios ejércitos informáticos, capacitarnos a la par de quienes hoy detentan el control, pero comenzando por poner estos temas en agenda, darles visibilidad. A no quedarnos en que “solo es un tuit, lo que importa es salir a la calle, como el 8 de marzo donde eramos como 300.000” (recordemos, sin ir mas lejos, el impacto que generó en las pasadas elecciones de EEUU, la filtración de correos electrónicos de Hillary Clinton, según dicen un “gesto” de Rusia para apoyar a Trump, algo que, quien escribe, no logra terminar de comprender a cabalidad), a poner pienso, recursos humanos y financieros para comenzar a armar redes regionales para pensar juntos en las mejores estrategias para salirnos de la lógica sistémica e ir camino a la Soberanía Tecnológica que se enmarca, sin duda alguna, en nuestras históricas luchas y compromiso por la Liberación.


(Tomado de La Pupila Insomne)

Publicado enInternacional
El papel del Estado en el mercado de las drogas ilícitas

En Honrarás a tu padre, publicada en 1971, Gay Tales escribió: «El mercado de la marihuana no había llamado la atención de la mafia (estadounidense) ni de sus asociados porque la marihuana entraba con demasiada facilidad por la frontera mexicana y porque el negocio estaba plagado de gánsteres independientes y jóvenes aventureros. Pero si los agentes del gobierno lograban limitar la oferta, si las leyes más severas inhibían y disminuían el número de importaciones y hacía subir el precio, los contrabandistas expertos del crimen organizado podían invadir el mercado de la marihuana, tal y como lo habían hecho con el contrabando del licor durante la prohibición» .


Conciso y sustancioso, este párrafo nos revela el papel jugado por el Estado en relación a los distintos mercados ilícitos: el papel de regulador. Este es quien se encarga de limitar la oferta de drogas ilícitas atacando, sobre todo, a los eslabones más débiles en la cadena: el consumidor y los pequeños productores. En eso consiste la política mundial contra las drogas ilícitas: en favorecer a los eslabones más fuertes al impedir que los precios bajen. Si bajaran, ya no sería un negocio fructífero y de seguro muchos productores, grandes o pequeños, dejarían de cultivarlo. Pero no sólo ellos se verían afectados, también lo estaría un sector al que poco mencionan dentro de esta cadena: el sistema bancario, uno de los más beneficiados con este tipo de mercados gracias a los lavados de activos.


Tal vez por esto causaron tanta preocupación los informes del Departamento de Estado de los Estados Unidos y el de la ONU, publicados a principios de mes. Los informes coincidían en advertir que los cultivos de coca aumentaron el último año en un cien por ciento y que Colombia sigue siendo el mayor productor y exportador de cocaína en el mundo. Así, frente a este panorama se volvió a abrir en el país el debate sobre las estrategias en la política antidroga, la cual ha sufrido leves cambios, principalmente por el proceso de paz. En este contexto se ha dicho que los cultivadores que hayan sembrado después del 10 de julio de 2016 “no serán beneficiados ni atendidos por el programa” de sustitución de cultivos. A su vez los guerrilleros ubicados en las Zonas Veredales tendrán que brindar información sobre los cultivos ilícitos que estaban a su cargo para beneficiarse con los programas que surjan de los acuerdos de paz. Así, muchos esperan que a mediano plazo los cultivos y la producción disminuyan.


Sin embargo, otros son menos optimistas y afirman que con o sin las Farc el negocio de las drogas ilícitas se mantendrá, sobre todo si la política mundial antidrogas continúa siendo prohibitiva. Lo mejor que podría hacer el Estado es enfocar la política hacia un problema de sanidad pública, y la forma más óptima para desestimular el consumo es hacer que se incrementen los precios a través de los impuestos, lo que implica su legalización.


Romper el mito impuesto con las drogas es eliminar su utilidad como instrumento de Estado, de gran utilidad, para acrecentar el miedo y la desconfianza social, para desunir, para que el aire del otro como mi enemigo pulule por toda la sociedad, legitimando con ello el espacio para su militarización y/o control policivo, y a esto difícilmente renunciarán.


Sin duda, los próximos informes de los organismos multilaterales continuarán indicando que los sembrados se mantienen, aquí o en cualquier otro país de la región. Sin duda, tendremos problemática de drogas para rato.

Publicado enColombia
El mundo pos-Wikileaks: los derechos civiles secuestrados por el ciberespionaje de la CIA

Lo más aterrador de la explosiva filtración de solamente uno por ciento del ciberespionaje de la CIA por Wikileaks (https://goo.gl/CDUpF7) ha sido la censura despectiva de los multimedia de Estados Unidos (EU), con sus microscópicas excepciones en redes y portales alternativos.

Ni el Congreso de EU, con mayoría del Partido Republicano, se inmutó, mientras James Comey, polémico director de la FBI, sentenció que "no existe tal cosa como la privacidad absoluta (sic) en EU".

¿Como definirán los 17 organismos orwellianos de ciberespionaje en EU a la anticonstitucional "privacidad relativa"?

El cada vez más deslactosado Trump, quien tiene pleito comprado con el Deep State (Estado profundo) –que controla supuestamente a la macabra CIA y el flujo noticioso de los poderosos multimedia que definen en forma unilateral lo "correcto" y lo "incorrecto" para los intereses sectarios de las dinastías Bush/Clinton, más Obama y Soros–, mantiene un estridente silencio, mientras su vicepresidente Mike Pence declaró que “el tráfico de la información de Seguridad Nacional, como alega Wikileaks, es un delito muy serio” y "compromete la seguridad del pueblo estadunidense" (https://goo.gl/7AEeUF).

Al riesgo de su defenestración legislativa/judicial (impeachment) y/o su asesinato, ¿se atreverá el deslactosado Trump a desmontar el letal centro de ciberespionaje de la CIA?

Un editorial del Washington Post (9/3/17), portavoz del establishment, arremetió contra “ Wikileaks que hace un gran favor a los enemigos de EU”, lo cual delata una defensa a ultranza de la CIA, en lugar de defender los derechos civiles de los ciudadanos afectados en todo el mundo.

El editorial alega que los "principales beneficiarios de la filtración serán los terroristas del Estado Islámico, los hacedores de bombas de Norcorea, los espías de Irán, China y Rusia y otros (sic) adversarios de EU", y fustiga a los "zelotes de la privacidad, quienes abogan el desarme (sic) unilateral de EU en el ciberespacio".

Julian Assange, fundador de Wikileaks, reveló que los "expertos antivirus" alegan que el "sofisticado malware" atribuido a Irán, China o Rusia, proviene de la CIA (https://goo.gl/xIJiCc).

¿Resultó "falsa bandera" el presunto hackeo ruso de Hillary?

John Kiriakou, ex funcionario de la CIA entrevistado por Russia Today, comenta que la organización que dejó hace 13 años es irreconocible, ya que hoy se ha convertido en una "organización parmilitar, una organización cibermilitar" (https://goo.gl/qY425m).

Kiriakou fustiga que la CIA se politizó en exceso desde la llegada de Barack Obama, quien colocó a sus partidarios en la cúpula del ciberespionaje.

Ha quedado al descubierto la legendaria duplicidad maligna de Obama.

Paul Craig Roberts –ex subsecretario financiero de Reagan– fulminó que los "métodos para censurar a los medios independientes provienen todos de la CIA" y señaló que "el jefe de Google está en un comité intergubernamental para ayudar a determinar cómo la CIA puede controlar la información". Cuestiona por qué "otros países no crean alternativas a Google" y "desarrollan su propia Internet". Sugiere que "ahora es el mejor momento para que Rusia, China, India y todos los países de Sudamérica (sic) consigan su propio sistema de Internet" para que GAFAT (Google, Apple, Facebook, Amazon, Twitter) "deje de ser cautivo de la CIA" (https://goo.gl/TlYLH9).

El portal chino Global Times pregunta: "¿Vivimos en un panóptico en que nuestras vidas son observadas todo el tiempo", cuando "nuestros datos no solamente son vigilados por el gobierno de EU, sino también por las empresas tecnológicas de EU con lo que han lucrado?" Comenta que en las "pasadas décadas EU ha perpetrado ataques a las redes de sus enemigos y ha paralizado los sistemas de información durante las guerras del Golfo, Kosovo e Irak", como reflejo de la "hegemonía de la Internet por Washington".

El portal chino protesta que "ningún país tiene el derecho de monopolizar la Internet" y sugiere "promover una revolución (sic) en la gobernación global de la red", por lo que China publicó la "Cooperación Estratégica Internacional en el Ciberespacio" que articula "el principio de que toda soberanía cubre todos los aspectos de las relaciones de Estado a Estado", que también incluye el ciberespacio”, por lo que "ningún país debe proseguir la ciberhegemonía" que socava la "seguridad nacional" de otros países (https://goo.gl/viG0Yw).

El portavoz de la cancillería, Geng Shuang, externó la oposición de China a “todas formas de ciberataques y urgió a EU de cesar el espionaje y el monitoreo contra China y otros países” (https://goo.gl/mm1zh7).

El portal ruso Strategic Culture Foundation (SCF), que basa sus asertos en un artículo revelador del NYT (https://goo.gl/VLo4uB), acusa a Obama de haber ordenado el "abuso del espionaje" para sabotear las políticas de Trump, en particular su acercamiento con Rusia: "Obama ordenó a las agencias de espionaje coleccionar y distribuir información de contactos entre la campaña de Trump y Rusia" con el fin de "prevenir cualquier cambio en la administración Trump a la política hostil contra Rusia que la administración Obama instituyó. Esta intención fue también para proporcionar material de chantaje (sic) a los servicios de espionaje contra el equipo de Trump para prevenir cualquier cambio indebido (sic) y su independencia anárquica".

El portal SCF señala que, "basado en los movimientos ilegales de la administración Cheney, Obama instaló y dio poder a instrumentos de espionaje": desde "los peores días de J. Edgar Hoover, EU no había visto tal asalto doméstico a los políticos y a sus políticas" (https://goo.gl/97AIgZ).

Pero, ¿por qué no protestan y controlan los políticos a la CIA? ¿Tanto miedo tienen a la divulgación de sus fichajes extracurriculares?

El polémico ex asesor de Trump Roger Stone "cree" que "la administración Obama sí interceptó las comunicaciones del actual mandatario antes de la elección presidencial" y afirmó que "no existen pruebas de la interferencia rusa en la supuesta intromisión". Asevera que "Hillary Clinton había prometido al Pentágono y a la CIA la expansión de la guerra en Siria", lo cual ha rechazado Trump, quien "prefiere la negociación a la guerra y cree (sic) que puede llegar a un acuerdo con el presidente Putin y tener la paz en Oriente Medio".

A juicio de Stone, Obama "interceptaba" las comunicaciones de Trump, lo cual representaría “un escándalo mucho mayor que el de Watergate, probablemente el mayor en la historia de EU”, y no descarta que Obama y algunos miembros de su gabinete comparezcan "ante un gran jurado" debido a “la peor forma de macartismo en 40 años (https://goo.gl/53XJf4)”.

Rusia, también hackeada por la CIA, ya empezó a levantar el tono de protesta y la portavoz de su cancillería, Maria Zakharova, comentó que si el ciberespionaje de la CIA es confirmado, ello "representaría un grave peligro para el mundo y la seguridad internacional" (https://goo.gl/HX6MDg).

El mundo impotente se encuentra en ascuas. ¿Cómo podrán los ciudadanos liberarse de la cárcel global del ciberespionaje de la CIA?

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Las 'normas secretas' del FBI: nueva tanda de documentos revela métodos cuestionables de la agencia

La investigación deja al descubierto el espionaje del FBI sobre periodistas, la deportación de sus informantes migrantes y otras tácticas de vigilancia.

 

Un nuevo informe publicado por Intercept revela los amplios 'poderes secretos' de la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) en aspectos que van desde la vigilancia de periodistas hasta el tratamiento de sus informantes. Una serie de publicaciones de la periodista Cora Currier arroja luz sobre las competencias de la agencia descubiertas tras una investigación de documentos confidenciales que duró varios meses. Los documentos incluyen el reglamento del FBI titulado 'Guía para Investigaciones y Operaciones Nacionales' (DIOG), así como otros conjuntos de normas clasificadas para aplicar en la lucha contra el terrorismo y el tratamiento de los informantes confidenciales.


Espionaje contra periodistas


La DIOG revela el preocupante alcance de los poderes del FBI. Estas normas clasificadas, que datan de 2013, indican que los agentes solo necesitan la aprobación de dos oficiales internos para conseguir acceso al registro telefónico de un periodista.


En particular, el consejero general de la agencia y el director ejecutivo adjunto del Brazo de Seguridad Nacional del FBI se ven obligados a firmar la llamada 'Carta de seguridad nacional'. Eso permite a la agencia evitar el procedimiento normal de solicitar citaciones y órdenes de búsqueda a un tribunal.


Cómo tratar a los informantes extranjeros


La 'Guía confidencial sobre la política de recursos humanos', una instrucción clasificada del FBI que data del 21 de septiembre de 2015, especifica el proceso de reclutamiento de informantes y el trato que se les da. Prácticamente cualquier persona, incluso menores sin el conocimiento de sus padres, puede ser considerada como una fuente potencial de información si los supervisores lo aprueban. La instrucción aconseja a los agentes investigar a posibles informantes y recabar información que podría ser usada para presionar a aquellos que no tengan voluntad de colaborar.


La guía dedica un capítulo a los informantes inmigrantes, especificando que los agentes no pueden trabajar con personas que no tienen estatus legal, por lo que antes de reclutar a un extranjero están obligados a contactar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Sin embargo, según la instrucción, los agentes tienen órdenes de colaborar con el ICE a localizar a los extranjeros ilegales cuando estos dejan de serle útiles al FBI. "Si se desconoce el paradero [del informante], [el agente del FBI] tiene que trabajar con el ICE para localizarlo", reza la instrucción clasificada.

 

Publicado: 1 feb 2017 06:58 GMT | Última actualización: 1 feb 2017 06:58 GMT

Publicado enInternacional
Estados Unidos concentra la mitad de las exportaciones mundiales de armas

Un informe del Congreso de EEUU revela que en 2015 la venta mundial de armas cayó hasta los 76.000 millones de euros de los 85.000 millones de 2014
EEUU se ha quedado con cerca de la mitad del mercado, con Rusia y Francia por detrás
Los países en vías de desarrollo son los principales compradores, con Catar, Egipto y Arabia Saudí a la cabeza


La venta de armas a nivel global cayó el año pasado de los 85.208 millones de euros de 2014 a 76.592 millones en 2015, según señala un nuevo informe elaborado por el Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos. Estados Unidos mantiene su posición como principal proveedor mundial.


Con una participación de 38.296 millones de euros, la venta de armas de Estados Unidos supuso aproximadamente la mitad de la venta mundial de armas en 2015, superando por más del doble el valor de los pedidos registrados por Francia, su rival más cercano con 14.361 millones de euros. Tanto Estados Unidos como Francia aumentaron su participación en el mercado en 3.800 y 8.600 millones de euros respectivamente.
Rusia registró una ligera caída en la venta de armas, cayendo de 10.723 millones en 2014 a 10.627 millones en 2015. Por su parte, China alcanzó los 5.744 millones de euros, doblando las estimaciones del año anterior.


Estos datos fueron publicados la semana pasada por el Servicio de Investigación del Congreso de EEUU, un departamento de la Biblioteca del Congreso, y están considerados como una de las estimaciones más fiables en el comercio mundial de armas.


La exportación de armas de Estados Unidos en 2016 parece que se mantendrá en la misma línea que en los años anteriores. El mes pasado, la Agencia de Cooperación de Seguridad y Defensa, la agencia del Pentágono encargada de las ventas al exterior, anunció que en 2016 se alcanzaría una venta de armas equivalente a 32.168 millones de euros. Los datos no incluyen la venta de aviones de combate a Kuwait, Catar y Bahréin por 6.702 millones de euros que, por razones de contabilidad, se incluirán en las ventas de 2017.


El informe, titulado Venta de armas convencionales a países en desarrollo 2008-2015 , revela que las naciones en desarrollo continúan siendo los mayores compradores de armas. De estos países, los más importantes en 2015 fueron Catar, que firmó acuerdos por más de 16.276 millones de euros; Egipto, con casi 11.489 millones de euros; y Arabia Saudí, con alrededor de 7.659 millones. Otros compradores destacados fueron Corea del Sur, Pakistán, Israel, Emiratos Árabes Unidos e Irak.


Los autores del informe indican que la ligera contracción global en la venta de armas refleja “la situación de debilidad de la economía mundial”. “Las preocupaciones sobre los presupuestos a nivel interno han llevado a muchos países compradores a posponer o limitar la compra de nuevos y destacados sistemas armamentísticos”, escribe Catherine A Theohary, experta en políticas de seguridad nacional y autora del informe.
Estados Unidos no solo lidera la lista de nuevos pedidos de armas, también es el primero en el valor de todas las entregas de armas a nivel mundial con 16.276 millones de euros, lo que equivale al 37% de todas las entregas. 2015 fue el octavo año consecutivo en que Estados Unidos lideró la entrega mundial de armas.


Rusia fue el segundo en la entrega de armas en 2015 (6.892 millones), la misma posición que ha ocupado en los últimos ocho años. Francia, por su parte, ocupó el tercer lugar con 6.697 millones. El aumento de las ventas de Francia se debe en gran parte a los acuerdos de venta de buques y aviones de combate a Egipto. En este sentido, Francia suspendió la venta de dos buques anfibios de asalto a Rusia después de la crisis en Ucrania y los vendió a Egipto.


Los datos del informe se ajustan con un estudio publicado en noviembre que indicaba que la administración Obama había aprobado más de 265.955 millones de euros en venta de armas al extranjero en ocho años, más del doble que lo aprobado por la administración Bush, que ascendió a 123.028 millones.


La mayoría de los acuerdos de 2015 se firmaron con Oriente Medio. Arabia Saudí hizo pedidos a productores estadounidenses por un valor de más de 110.017 millones. El armamento incluye cazas F-15, helicópteros de ataque Apache, helicópteros Blackhawk, interceptores de misiles, carros blindados, bombas y misiles. Sin embargo, expertos en armamento explican que la aprobación del Congreso para la venta de armas no acaba siempre en contratos.


Aun así, el dudoso honor de tener el récord en la venta de armas va definitivamente para la administración Obama. Defense One ha estimado recientemente que la administración saliente ha negociado más acuerdos de venta de armas que cualquier otra administración desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Edward Helmore - Nueva York

27/12/2016 - 19:07h


Traducido por Javier Biosca Azcoiti

Publicado enInternacional
Sábado, 10 Diciembre 2016 06:43

El consumo, campo de acción política

El consumo, campo de acción política


Está vigente la tarea de que el consumo sea ese campo de acción política del que hablaba Baudrillard.

En 1929, la experta en economía doméstica estadounidense Christine Frederick revelaba las claves económicas en las que se basaba el por entonces naciente sistema consumista: "Las masas trabajadoras no sólo están compuestas por trabajadores productores, sino también por los que podemos considerar como consumidores. Y la clave consiste en pagarles más para venderles más y así obtener más beneficios".


En 1938, la revista profesional de los publicitarios Printer's Ink traducía esta filosofía en práctica empresarial: "El destino de las empresas descansa en su capacidad para fabricar clientes del mismo modo que fabrican productos".


Y en 1970, el sociólogo francés Jean Baudrillard extraía las consecuencias políticas que se derivaban de esta filosofía consumidora: "El mismo proceso de racionalización de las fuerzas productivas que tuvo lugar en el siglo XIX en el sector de la producción se consuma en el siglo XX en el sector del consumo. [...] El 'egoísmo frenético' del consumidor es también la subconsciencia burda de ser [...] el nuevo explotado de los tiempos modernos".


De modo que, como concluía Baudrillard, "el consumo es un gigantesco campo político, que necesita ser analizado junto con el de la producción".


Ahora bien, ¿qué se ha hecho desde entonces? ¿En qué medida la conclusión del autor francés se ha traducido en acciones?


Bien poca cosa, debemos concluir por nuestra cuenta. El "movimiento consumerista", que se implantó con fuerza en Europa en los años 70 del pasado siglo siguiendo el ejemplo estadounidense, se ha diluido en una serie de organizaciones que velan sobre todo por los intereses de sus socios.


Los ardores anticonsumistas de los hippies de los años 60 se han ido disolviendo frente a la acometida implacable de la realidad. Las corrientes antimarca que constituyeron una de tantas vertientes del movimiento antiglobalización de los años 90 apenas han sobrevivido a la disolución del propio movimiento. Y las acciones contrapublicitarias que han conocido un nuevo auge en virtud de la viralidad de las redes sociales prosiguen entre la ironía cómplice y la denuncia, sin afectar a la marcha del sistema.


Y, sin embargo, hay que concluir que el diagnóstico de Baudrillard era acertado. Desde el momento en que el trabajo de la inmensa mayoría de los mortales se ha vaciado de contenido en la exacta medida en que la marca desplazaba al producto y su fabricación se trasladaba, siempre que resultaba posible, a los infectos talleres del extremo oriente, más las expectativas del trabajador se desplazaban a ese escenario consumista plagado de Disneyworlds y de cruceros de ensueño.


Y el lugar que estos trabajadores mitificados desempeñaban en el proceso de creación de valor ha sido ocupado por los privilegiados de la llamada "clase creativa" que diseña las marcas y las publicita en sus oficinas de los centros de negocios de las grandes ciudades.


Pero la pregunta sigue en pie: ¿cómo llevar a la práctica ese 'campo político' que es el consumo? Obviamente, no se trata de culpabilizar a los consumidores.


Cuando voces, sin duda con buena intención, piden moderación en el consumo están desconociendo el cometido de realización personal que tienen las actividades de consumo para unos trabajadores que han visto despojadas de sentido sus actividades laborales. Desde este punto de vista, las actividades de consumo son un bien social. El modo probablemente más factible de obtener, hoy por hoy, un cierto grado de autoestima personal para la inmensa mayoría de las personas.


Frente a ello, la tarea es mucho más ardua y de mucho mayor alcance. Se trata de ir desvelando las claves que han hecho posible esta reconversión del trabajador productivo en consumidor sumiso manipulado por el sistema y, en la base de ello, la transformación que ha experimentado el capitalismo durante el último siglo, en virtud de la cual el valor trabajo ha sido sustituido por un valor de consumo cuyo referente ya no es el producto material, sino la marca efímera e insustancial.

 

 

Publicado enSociedad
La CIA y la prensa: cuando el Washington Post dirigía la red de propaganda de la CIA

La semana pasada, el Washington Post publicaba un insultante artículo de un redactor de tecnología hasta ahora desconocido llamado Craig Timberg, afirmando sin la más leve prueba que la inteligencia rusa estaba usando más de 200 portales de noticias independientes para bombear propaganda pro-Putin y anti-Clinton durante la campaña electoral.

Bajo el apasionante titular, “El esfuerzo propagandístico ruso ayudó a difundir ‘noticias falsas’ durante las elecciones, según los expertos”,Timberg confeccionó su relato basándose en los alegatos de un tenue grupo llamado ProporNot, conducido por individuos sin nombre de origen desconocido, a quienes Timbering (plagiando con el estilo de Bob Woodward [1]) accede a citar como fuentes anónimas.


El catálogo de supuestos canales controlados por Putin de ProporNot apesta a las calumnias macarthistas de la época del Terror Rojo. La lista negra incluye a algunos de los portales de noticias alternativos más reconocidos de la web, incluyendo Anti-war.com, Black Agenda Report, Truthdig, Naked Capitalism, Consortium News, Truthout, Lew Rockwell.com, Global Research, Unz.com, Zero Hedge y, sí, CounterPunch, entre muchos otros. Tendré más sobre Timberg y ProporNot en mi columna del viernes.


Mientras tanto, aquí tienen una breve nota histórica sobre como en el apogeo de la Guerra Fría la CIA desarrolló su propio establo de escritores, editores y publicistas (abultado hasta al menos los 3.000 individuos) que pagaba para garabatear la propaganda de la Agencia bajo un programa llamado Operación Calandria. La red de desinformación estaba supervisada por el último Philip Graham, ex editor del propio periódico de Timberg, el Washington Post.


La historia de Craig Timberg, que es tan sólida como las pintadas anónimas dibujadas en un cuarto de baño, da lugar a la sospecha de que el Post todavía sigue siendo un jugador en el mismo viejo juego que perfeccionó en los 50 y continuó a lo largo de las décadas culminando en su crítica feroz de 1996 contra mi viejo amigo Gary Webb y su inmaculado informe sobre el tráfico de drogas de los contras apoyados por la CIA en los 80. El repugnante ataque del Post sobre Webb fue encabezado, en parte, por el redactor de inteligencia del periódico Walter Pincus, él mismo una vieja mano de la CIA.


Para Timberg, este fue probablemente solo otro día más en la oficina: arrojar algunas calumnias rojas contra la pared y ver cuales se pegan antes de pasar a su siguiente gran primicia tecnológica (cortesía de los soplos de unos cuantos adolescentes anónimos en Cupertino [2]) sobre fallos técnicos del software en el i-Phone 7.


Para sujetos del periodismo de conductores fugados como este, sin embargo, a menudo es un asunto completamente diferente. En el caso de Webb, los ataques deplorables e infundados del Post mataron su carrera como periodista de investigación y precipitaron una depresión fuera de control que terminó con Gary quitándose su propia vida. Aunque el propio inspector general de la CIA, Frederick Hitz, confirmó más tarde el contenido del informe de Webb, el Post nunca se retractó de sus historias infamantes o pidió disculpas por arruinar la vida de uno de los periodistas más sutiles y valientes del país.


Ahora parece que el periódico está dando vueltas para otro tiroteo desde el coche.


(Este artículo es una adaptación de nuestro libroEnd Times: the Death of the Fourth Estate.) –JSC


Casi desde su fundación en 1947, la CIA tuvo periodistas en su nómina, un hecho reconocido a voces por la Agencia en su declaración de 1976 cuando George H. W. Bush relevó a William Colby, cuando afirmó que “con efectos inmediatos, la CIA no entrará en ninguna relación pagada o contractual con ningún corresponsal de noticias a tiempo completo o parcial acreditado por ningún servicio de noticias, periódico, revista, red o estación de radio o televisión de EEUU.”


Aunque la declaración también subrayaba que la CIA continuaría dando la “bienvenida” a la cooperación voluntaria y no pagada de periodistas, no hay razones para creer que la Agencia realmente parase las recompensas encubiertas al Cuarto Poder.


Sus prácticas a este respecto antes de 1976 han sido documentadas hasta cierto punto. En 1977, Carl Bernstein afrontó el tema en Rolling Stone, concluyendo que más de 400 periodistas habían mantenido algún tipo de alianza con la Agencia entre 1956 y 1972.


En 1997, el hijo de un alto responsable de la CIA bien conocido en los primeros años de la Agencia afirmó categóricamente a CounterPuncher, aunque extraoficialmente, que “por supuesto” que el poderoso y malévolo columnista Joseph Alsop “estaba en nómina”.


La manipulación mediática fue siempre una preocupación primordial de la CIA, así como del Pentágono. En su Secret History of the CIA, publicada en 2001, Joe Trento describe como en 1948 el hombre de la CIA Frank Wisner fue nombrado director de la Oficina de Proyectos Especiales, pronto renombrada Oficina de Coordinación de Políticas (OPC). Ésta se convirtió en la rama de espionaje y contrainteligencia de la Agencia Central de Inteligencia, siendo la primerísima en su lista de funciones designadas la de “propaganda”.


Más adelante en ese año Wisner lanzó una operación llamada en clave “Calandria”, para influir en la prensa doméstica estadounidense. Reclutó a Philip Graham del Washington Post para llevar el proyecto en la industria.


Trento escribe que “uno de los periodistas más importantes bajo el control de la Operación Calandria fue Joseph Alsop, cuyos artículos aparecieron en más de 300 periódicos diferentes.” Otros periodistas dispuestos a promover las opiniones de la CIA, incluyeron a Stewart Alsop (New York Herald Tribune), Ben Bradlee (Newsweek), James Reston (New York Times), Charles Douglas Jackson (Time Magazine), Walter Pincus (Washington Post), William C. Baggs (Miami News), Herb Gold (Miami News) y Charles Bartlett (Chattanooga Times).


Hacia 1953 la Operación Calandria tenía una gran influencia sobre 25 periódicos y agencias de noticias, incluyendo el New York Times, la CBS o Time. Las operaciones de Wisner estaban financiadas por desvíos de fondos previstos para el Plan Marshall. Algo de este dinero fue usado para sobornar a periodistas y editores.”


En su libro Mockingbird: The Subversion of the Free Press by the CIA, Alex Constantine escribe que en los 50, “alrededor de 3.000 empleados asalariados y contratados de la CIA estaban finalmente implicados en esfuerzos de propaganda”.


Notas: [1] Periodista de investigación y escritor, trabaja en el Washington Post desde 1971, donde actualmente ejerce como editor asociado. [N. del T.]
[2] Ciudad de California conocida por albergar la sede central de Apple. [N. del T.]

Publicado enInternacional
Amenazas de Trump a migrantes "no son nuevas; Obama deportó 3 millones"

La "amenaza" de Donald Trump durante su campaña, de deportar migrantes, no es novedad para los que viven en Estados Unidos, pues Barack Obama deportó más de tres millones,’. "Con eso hemos vivido durante años. Claro que hay miedo, por eso ahora recurrimos a la autodefensa y al cierre de filas entre mexicanos, musulmanes, japoneses, polacos, ju díos", entre otros, aseguró Jorge Mujica, activista laboral de la organización Arise.

En Chicago y en la mayor parte de Estados Unidos la vida transcurre en el batallar cotidiano que es defender a las mujeres de diversos tipos de acoso, ir en contra de compañías que contratan de forma temporal a los trabajadores y los explotan de forma extrema; evitar que madres solteras sean detenidas, o que algún trabajador ilegal sea deportado tras haber sido víctima de "sufrimiento extremo". Detalló que Georgia o Alabama son las ciudades en las que se espera una reacción más violenta contra los migrantes con la llegada de Trump a la presidencia; "en Arizona ya no, porque ahí ya lo vivieron y la gente ya sabe cómo defenderse".

Mujica, encargado de las campañas por la defensa de los derechos laborales de los migrantes que deciden apoyarse en Arise Chicago, descartó que Trump vaya a hacer deportaciones masivas de migrantes porque hay muchos recursos legales a los que pueden acogerse.

Sin embargo, dijo, la percepción es que atacará partes más sensibles para los indocumentados que llevan años en espera de la ciudadanía. Uno de esos frentes, explicó, es el de los dreamers, alrededor de 2 millones de jóvenes que llegaron siendo niños a Estados Unidos, y se han preparado para regularizar su situación migratoria. Muchos han entrado a programas de empleo temporal por periodos de dos años, lo que les da cierto reconocimiento.

Incertidumbre, más que ilegalidad

El golpe, dijo, sería que ya no les renueven ese permiso y entonces los coloquen en una situación que debe ser bien entendida, pues no sería de ilegalidad, pero sí de incertidumbre, después de tantos años de espera.

Jorge Mujica dijo que sí hay miedo entre los migrantes de cualquier nacionalidad, sobre todo porque no todos tienen la misma protección de sus consulados. Por ejemplo, dijo, "polaco detenido, polaco reportado a su consulado. Pero en el caso de los mexicanos, no".

La autoridad estadunidense tiene la obligación de decirle al mexicano que tiene derecho a hacer una llamada para avisar de su situación o si prefiere la harán los mismos policías, pero el reporte no es en automático como en otros casos.

"El gobierno de México debe entender que los migrantes no están escondidos; nos estamos organizando porque el miedo paraliza, y unirse es una forma de defensa", dijo.

Detalló que esta organización rebasa la nacionalidad, pues ante las circunstancias hace unos días se realizó una asamblea en una organización de migrantes islamita; “llegaron más personas de las acostumbradas y el dirigente pidió que se identificaran, pues no eran asiduos ni parte de la comunidad.

"La sorpresa fue que se empezaron a parar judíos que dijeron que ellos sabían lo que es la persecución y se presentaron a ofrecer apoyo. Lo mismo hicieron hijos de japoneses que estuvieron en campos estadunidenses, y otras organizaciones". Mujica dijo que la mayoría pertenecen a grupos independientes que hacen trabajo directo en la calle; ninguno forma parte de las grandes organizaciones no gubernamentales de presupuestos elevados que "se dedican a hacer inscripción electoral".

La realidad de los migrantes es la de todos los días desde hace años, sólo con las variaciones que presenta la legislación o el mercado laboral. "A las compañeras que son de las más organizadas, hay que apoyarlas cuando son víctimas de acoso sexal, laboral o de cualquier tipo. Las madres solteras deben saber que si son detenidas deben ser liberadas casi de inmediato para que puedan atender a sus hijos".

Abusos de todo tipo

Cada día hay que atender casos de abusos de los patrones, como el que ahora está en investigación. "Son tres empresas de empleo temporal que mandaban a los trabajadores a un restaurante chino y otras empresas de ese tipo donde eran explotados vilmente. Trabajaban lunes y martes, el miércoles el patrón empezaba a tener fricciones con ellos, el jueves la situación ya era de enfrentamiento y el viernes les aventaba 20 dólares y los corría. Entonces debían volver a buscar donde los emplearan otra vez".

Dentro de todo el drama, esos trabajadores y otros en situación de "sufrimiento extremo" podrían obtener la nacionalidad estadunidense si conocen sus derechos. Si alguießn va a ser deportado y eso ocasionaría la muerte de su madre se puede resistir en caso de sufrimiento extremo, al igual que si una madre soltera va a ser deportada con sus hijos y los niños nunca han estado en México ni hablan español.

En espera de que llegue el 20 de enero y haya más claridad, la clave es conocer los derechos y la organización, dijo Mujica.

 

Por Miriam Posada García
Enviada

Publicado enInternacional
Sábado, 29 Octubre 2016 06:32

AT&T, Time Warner y el fin de la privacidad

AT&T, Time Warner y el fin de la privacidad

Han transcurrido 140 años desde que Alexander Graham Bell utilizó por primera vez su teléfono experimental para comunicarse a distancia. En aquella ocasión, utilizó el dispositivo para decirle a su asistente de laboratorio: “Señor Watson, venga, quiero verlo”. Su invención transformaría la comunicación humana y el mundo. La empresa creada por Bell creció hasta transformarse en un inmenso monopolio: AT&T. El Gobierno federal consideró luego que era demasiado poderosa y dispuso la desintegración de la gigante de las telecomunicaciones en 1982. Ahora bien, AT&T ha regresado, y hay quienes dicen que para crecer y ser aún más poderosa que en el pasado, ya que ha anunciado que planea adquirir Time Warner, una de las principales compañías de medios de comunicación a nivel mundial, para conformar así uno de los más grandes conglomerados del entretenimiento y las comunicaciones del planeta. Más allá de representar una amenaza a la competencia, la fusión propuesta, que aún debe ser sometida a estudio por las autoridades, representa una significativa amenaza a la privacidad y a la libertad básica de comunicarse.

Actualmente, AT&T ocupa el puesto número diez en la lista de la revista Forbes de las 500 compañías más grandes de Estados Unidos. Si se le permitiera adquirir Time Warner, que ocupa el lugar 99 de esa lista, se crearía una enorme compañía “integrada verticalmente” que controlaría una amplia cantidad de contenidos audiovisuales, así como la forma en que la población accede a esos contenidos.

Free Press, una organización que lucha por políticas nacionales que regulen los medios de comunicación y amparen el derecho al acceso a la información, está movilizando a la población para que manifieste su oposición a la fusión. Candace Clement, de Free Press, escribió: “Esta fusión generaría un imperio mediático nunca antes visto. AT&T controlaría el acceso a Internet móvil y por cableado, canales de televisión por cable, franquicias de películas, un estudio de cine y televisión y otras empresas de la industria. Eso significa que AT&T controlaría el acceso a Internet de cientos de millones de personas, así como el contenido que miran, lo que le permitiría dar prioridad a su propia oferta y hacer uso de recursos engañosos que socavarían la neutralidad de la red”.

La neutralidad de la red es esa cualidad esencial de Internet que la hace tan poderosa. El término “neutralidad de la red” fue acuñado por el docente de derecho de la Universidad de Columbia Tim Wu. El año pasado, luego de que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) aprobara una estricta normativa tendiente a regular la neutralidad de la red, Wu dijo en el programa de “Democracy Now!”: “Es necesario que haya normas básicas que regulen el tráfico en Internet. No podemos confiar en que las compañías de cable y telefonía vayan a respetar la libertad de expresión o a los nuevos innovadores, debido a sus malos antecedentes al respecto”.

Millones de ciudadanos hicieron llegar a la FCC comentarios públicos en apoyo a la neutralidad de la red, al igual que lo hicieron organizaciones como Free Press y The Electronic Frontier Foundation. A ellos se unieron gigantes de Internet como Google, Amazon y Microsoft. A esta coalición se enfrentaron las compañías de cable y telecomunicaciones, el oligopolio de proveedores de servicios de Internet que comercializan el acceso a la red a cientos de millones de estadounidenses. Está por verse si, en la práctica, AT&T violará la normativa que regula la neutralidad de la red creando una vía rápida para acceder a sus contenidos y enlenteciendo el acceso al contenido de sus competidores, entre ellos, el sector no comercial.

Otro problema que presenta AT&T, y que se vería exacerbado con la fusión, es la posibilidad de invadir la privacidad de sus millones de clientes. En 2006, el denunciante de AT&T Mark Klein reveló que la compañía compartía en forma secreta los metadatos de todos sus clientes con la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés). Klein, que fue quien instaló el dispositivo de división de fibra óptica que permitió el espionaje en una sala secreta de la planta principal de AT&T ubicada en San Francisco, vio confirmadas sus acusaciones como denunciante varios años después con las filtraciones de Edward Snowden sobre la NSA. Aunque ese programa de vigilancia se cerró supuestamente en 2011, sigue existiendo un programa de vigilancia similar. Se llama “Project Hemisphere” o Proyecto Hemisferio. El mismo fue expuesto por el periódico The New York Times en 2013 y el sitio web de noticias The Daily Beast reveló esta semana documentos que lo prueban.

En el marco del Proyecto Hemisferio, AT&T vende metadatos a organismos policiales usando como escudo la guerra contra las drogas. Un organismo policial envía una solicitud de toda la información relacionada con una persona en particular o un número telefónico y, a cambio de abultados honorarios pero sin necesidad de que medie una orden judicial, AT&T le entrega un sofisticado conjunto de datos, que permite, según The Daily Beast, “determinar la ubicación del objetivo, con quién habla y probablemente sobre qué”.

Fuente: http://www.democracynow.org/es/2016/10/28/at_t_time_warner_y_el

Los lugares a los que vamos, lo que miramos, los mensajes de texto que enviamos y lo que compartimos, con quién hablamos, todas las búsquedas que realizamos por Internet y nuestras preferencias, toda esa información junta e "integrada verticalmente" es vendida a la policía y quizás, en el futuro, a cierta cantidad de clientes empresariales de AT&T. Imposible saber si al inventar el teléfono Alexander Graham Bell vislumbró este “mundo feliz” de la nueva era digital. Sin embargo, así es el futuro que se aproxima rápidamente, a menos que la población se oponga y detenga esta fusión.

Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional