¿Está realizando Israel un nuevo ‘experimento’ con seres humanos en Gaza?

Imagínense un campo de concentración con dos millones de personas, sin posibilidad de salir. Piensen en unos carceleros que entre otros objetivos estudian el comportamiento humano en situaciones al límite y para ello recurren al uso cotidiano del terror, la tortura y aislamientos durante un largo periodo de tiempo; privación de alimentos y medicamentos; derruir las viviendas (teniendo en cuenta que el ser humano es madriguera), destruir el resultado de su durísimo trabajo (aplicando una ‘Ecocidia’ sistemática y arrancando unos 2.000.000 de árboles frutales después de golpear y asesinar a decenas de mujeres y hombres campesinos); impedir que reciban agua y luz suficientes, que trabajen, que tengan ocio, que se relajen sometiéndoles a diferentes grados de estrés; lanzarles toneladas de bombas, misiles y sustancias químicas como el fósforo blanco, no sólo para eliminar la población sobrante del campo, sino también para analizar el estado de shock y el complejo sentimiento de dolor y sufrimiento de los supervivientes al ver con impotencia el cuerpo destrozado de sus hijos, de sus seres queridos delante de sus ojos.


A estos experimentos iniciados hace 10 años en Gaza, como en un macabro Reality Show, los israelíes han añadido uno nueva prueba: simular la Edad de Piedra, cortándoles las horas de electricidad de 7 a 2,5 horas al día, para ver cómo conservarán los bancos de sangre o como se mantendrán con vida los recién nacidos en las incubadoras, los enfermos de cáncer o los pacientes en diálisis; cómo aguantarán el calor asfixiantes de este verano sin ventiladores o conservarán los alimentos sin nevera, o cómo depurarán el agua para lavarse, cocinar, regar sus cultivos, etc.


Los destartalados generadores de los hospitales no han podido salvar la vida de una veintena de pacientes, entre ellos Yara, una bebé de tres años. La única planta de energía de Gaza cerró en abril por falta de combustible, y desde entonces, Israel se ha convertido en su proveedor de electricidad.


Pero, Tel Aviv aunque es el principal responsable de esta tragedia, no es el único. La nueva medida ha sido solicitada por la Autoridad Palestina (AP) que así pretende castigar a Hamas por el impago de las facturas de luz de Gaza. El castigo colectivo está a la orden del día... Aquí hay un pulso entre la burguesía palestina por el poder a expensas de millones de compatriotas desharrapados: se trata de la lucha de clase en el medio de un movimiento nacional de liberación contra el colonialismo israelí.


Para no olvidar los orígenes de la crisis


El bloqueo significa que los soldados de ocupación impidieran a Rula Ashtiya, a punto de dar a luz, y su marido el paso para llegar a un ambulatorio. Dio a luz tirada en el suelo y ante las miradas indecentes de aquellos hombres armados. El bebé murió y sólo entonces le dejaron ir a pie al hospital en Nablus, con su hijo muerto en los brazos. Esta es la punta de Iceberg de la brutalidad del bloque, de los inhumanos métodos utilizados por el régimen israelí, que al puro estilo del Estado Islámico, lava el cerebro de sus soldaditos de 18 años, convirtiéndolos en monstruos.


Los objetivos de Israel


Israel, un pequeño punto en el mapa para ser una potencia regional hegemónica, además de las armas y el dinero que recibe de los aliados occidentales, necesita territorio, petróleo y agua, y estos elementos están en las tierras vecinas. De hecho, Israel ha sido el principal ganador de las guerras de EEUU contra Irak, Libia y Siria y las sanciones y amenazas que sufre Irán. Ahora pretende matar lentamente a los olvidados palestinos de Gaza, para quienes el debate ha dejado de ser “un estado o dos”, sino cómo conseguir agua y pan.


El proyecto de Gran Israel pretende “fabricar” palestinos enfermos, mutilados, analfabetos, incapaces en el presente y futuro a proteger sus derechos sobre su tierra. Acosando a la población, Israel pretende forzar a los líderes palestinos a la rendición total por las buenas, si no, provocar una Intifada, y conseguirla por la guerra. La tentación de quedarse con el gas de Gaza en el Mediterráneo y trazar el gaseoducto para el 2025 es irresistible: de allí, en parte, el silencio cómplice de Bruselas


Aunque sea un Estado de Apartheid, ninguna potencia le trata a Israel como a una “paria” ¡Hasta se le considera un estado democrático a pesar de ser regido por los intereses de un grupo religioso-étnico con una ideología arcaica! Si a veces Occidente le critica por los asentamientos, se debe a una estrategia de distracción con el fin de no exigirle la desocupación o el levantamiento del bloqueo. Es lo que Obama hizo antes de marcharse, mientras se negaba a exigir a Israel a cumplir la legalidad internacional y le asignaba una ayuda militar valorada por 38.000 millones de dólares. Tiempos atrás, los presidentes de EEUU que temían un acercamiento de los árabes a la Unión Soviética se imponían a un Israel desbocado: en 1956 después de la crisis de Suez, Dwight Eisenhower amenazó a su pequeño aliado con castigos económicos si no se retiraba del Sinaí; Gerard Ford en 1975 se negó a proporcionar más armas al Estado judío hasta completar su salida del territorio egipcio; Carter en 1977 le exigió evacuar El Líbano, y acudir a Camp David, si quería más bombas y misiles.


Hoy Israel no está bajo ninguna presión, y salvo que las estrellas se alinearan para que se formara a nivel internacional un movimiento progresista que pare los pies a los pequeños y grandes países imperialistas, poco se puede hacer, incluso para salvarle de sí mismo y hacerle entender la lógica de los vasos comunicantes. Para Netanyahu el costo de un acuerdo de paz es mucho mayor que mantener la situación actual, debido a la oposición de los ultra ortodoxos y colonos judíos y una creciente presencia de la extrema derecha religiosa en el seno del ejército.


Matar por el bloqueo no escandaliza a la opinión pública mundial, todo lo contrario: puede presionar a los regímenes árabes, incluyendo Arabia Saudí, para un acercamiento a Israel para ‘solucionar el conflicto’.


En las próximas semanas la tensión puede convertirse en conflicto, cuando Israel empiece las excavaciones alrededor de la Franja de Gaza para crear una barrera subterránea y evitar que Hamas construya túneles transfronterizos. Obviamente, Israel está provocando una nueva Intifada, mientras Hamas espera un milagro que rehabilite su legitimidad.


No hay un conflicto israelo-palestino, sino una política sionista diseñada para acabar con una población desarmada y secuestrada. Los partidos políticos y movimiento sociales progresistas deben incluir en su agenda política el objetivo de poner fin al bloqueo a Gaza.


Propuso Ayelet Shaked, la diputada israelí, “matar a todas las madres palestinas para que dejen de parir ‘pequeñas serpientes’”, ignorando que las ‘soluciones finales’ finalmente estallan en la cara de sus ideólogos.

Publicado enInternacional
Viernes, 07 Julio 2017 07:06

Brujas, perras y narcoparamilitares

Brujas, perras y narcoparamilitares

"Muerte a las perras", se titula el panfleto distribuido por las Águilas Negras en el correo electrónico de una organización social de Bogotá. En este caso, la banda paramilitar amenaza a defensoras de derechos humanos (todas mujeres) y muestra un lenguaje y estilo que desnuda el carácter violento y machista del grupo armado.

"Malditas perras sapas del gobierno gonorreas las bamos a matar por sapas y por andar de metidas donde no deben sapas hp luchando por los derechos de la mujer que mierda son si lo unico que son es sirvientas de nosotros aver si se van a hacer oficio de la casa malparidas", reza textualmente el volante reproducido parcialmente por la página pacifista.co (goo.gl/hoL4Hy).

La amenaza va dirigida a las integrantes de la Mesa Nacional de Víctimas: "Van a caer con sus familias y a estos hp malparidos por estar apoyandolas los bamos a matar por metiches y no ser fieles a la causa".

Una de las amenazadas dijo a los medios: "El gobierno no ha hecho nada para protegerme. Todos los días matan a líderes sociales en el país y a ellos parece no importarles porque no hacen nada. Hago responsable al Estado por lo que me pase a mí, a mi familia y a mis compañeras". Este es el punto central.

Águilas Negras proviene de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), supuestamente desmovilizadas, y su accionar se ha destacado en departamentos conflictivos como el Cauca, donde ha amenazado y asesinado a dirigentes indígenas. También en las regiones de población negra y en Ciudad Bolívar, la periferia sur de Bogotá.

En 2016 fueron asesinados 94 defensores de derechos humanos y líderes sociales, la cifra más alta desde que comenzó el proceso de paz. Las víctimas son en su inmensa mayoría militantes ligados a Marcha Patriótica, al Congreso de los Pueblos y a diversos movimientos populares.

Este tipo de violencia es bien diferente de la que afectó en la década de 1980 a la Unión Patriótica. En aquellos años fueron asesinados más de 2 mil militantes, incluyendo alcaldes, concejales, diputados, senadores y candidatos a la presidencia, por una alianza de paramilitares y narcotraficantes que arrasaron con la izquierda electoral vinculada al Partido Comunista y las FARC.

Parece necesario detenerse en las principales características de esta violencia sistemática contra los sectores populares organizados, ya que no se registra sólo en Colombia sino que se ha convertido en un modo de regular las relaciones sociales en todo el continente, con especial desarrollo en México y Guatemala. En este punto, debemos recordar el papel del general Óscar Naranjo, actual vicepresidente de Colombia, en la "exportación" de la "narcodemocracia" a México, como ha consignado Carlos Fazio (goo.gl/vT7Xt).

La primera cuestión es que se trata de una violencia difusa, sin centro dirigente aparente, lo que hace difícil identificar a sus autores al punto que las autoridades niegan la existencia de las Águilas Negras. La dirección de Inteligencia de la Policía de Colombia asegura que la organización ya no existe, lo que puede ser cierto si pensamos en un aparato estructurado con mando centrales.

Un informe de la BBC sobre las Águilas Negras, sostiene que es "una razón social que utilizan varios grupos" y pone un ejemplo: "En el Cauca, a raíz de un conflicto interno en una universidad, un grupo de gente decidió sacar un panfleto firmado Águilas Negras contra unos profesores" (goo.gl/0gGOQw). Este es el punto: una maquinaria narcoparamilitar desterritorializada, convertida en cultura política de control de las relaciones sociales a cielo abierto.

La segunda es que estamos ante una forma brutal de regular las relaciones entre personas y, de modo muy particular, de enfrentar a los movimientos sociales. El excelente informe "Mujeres y guerra: víctimas y resistentes en el Caribe colombiano", del Centro Nacional de Memoria Histórica (2014), destaca que las masacres son el límite más brutal de la violencia paramilitar. A partir de ellas, consiguieron imponer un nuevo orden social.

“A través del uso del lenguaje, la regulación del cuerpo, el espacio y las prácticas sociales, estos actores lograron imponer sus ideas de orden, ‘buen’ comportamiento y disciplina” (p. 37). De ese modo, establecieron un orden patriarcal, racista, capaz de regular los mínimos intersticios de la vida cotidiana. Las mujeres relegadas a sus casas, los negros y homosexuales sistemáticamente humillados, y "los hombres debían comportarse de forma viril y ceñirse a un modelo de hombre guerrero y militar" (p. 38).

La tercera se relaciona con la continuidad de este modelo de control una vez finalizada la guerra. En las regiones dominadas por los paramilitares, la guerra continúa pero con otros actores, como las pandillas que actúan sobre el legado de miedo dejado por la violencia, usando métodos muy similares.

Por eso debemos hablar de una maquinaria, un nuevo modo de control de la población como lo fue el panóptico, que con el tiempo se ha convertido en el sentido común para organizar los espacios de encierro y funciona "naturalmente", sin que un mando central deba promoverlo o planificarlo.

Por último, debe entenderse que estamos ante una violencia sistémica, no coyuntural. Los feminicidios y el narco son los modos de control de los de abajo en la zona del no-ser; el modo de tener controlados a indios, negros y mestizos. No depende, por tanto, de la actitud "progresista" de las autoridades o de la "benevolencia" de los varones. Es como la plusvalía: funciona aunque el patrón pague salarios "justos", porque la explotación del trabajo asalariado es inherente al capitalismo.

Por brutal que sea, la violencia nunca es el objetivo final, sino el medio para construir un orden social jerárquico, patriarcal, capitalista. Es el genocidio que el sistema necesita para imponer la "cuarta guerra mundial" contra los pueblos y la vida. Esto es lo que no podemos perder de vista en la imprescindible denuncia sobre las violaciones de los derechos humanos.

Publicado enColombia
Viernes, 07 Julio 2017 06:43

El país de la perfecta coreografía

El país de la perfecta coreografía

Corea del Norte es el país de la perfecta coreografía. El único del mundo donde todos los ciudadanos, sin excepción, representan un papel en el tablado, cada quien actuando en una gran puesta escénica destinada a durar para siempre. Cada actor y cada actriz hacen el triste papel de vivir felices, y esa felicidad absoluta llega hasta las lágrimas cuando se evoca a la santísima trinidad compuesta por Kim Il-sung, su hijo Kim Yong-il, y el nieto actualmente reinante, Kim Yong-un, elevados a la categoría de deidades celestiales.

Un país de dos pisos. Arriba, el escenario de la eterna representación donde se rinde culto al padre, al hijo y al nieto, mientras la dinastía guiada por los astros está destinada a prolongarse sin fin; y debajo del tinglado el mundo subterráneo de las hambrunas que matan a centenares de miles, las cárceles secretas, los campos de concentración, los resortes del miedo que obligan a poner las caras sonrientes; todo un engranaje preciso e inflexible que asegura el sometimiento y el silencio. Y allí, bajo el escenario, están también los rehenes, esperando su turno de entrar en escena.

Es de este mundo subterráneo de donde salió en estado de coma, para ser repatriado "por razones humanitarias" a Estados Unidos, el estudiante de la universidad de Virginia Otto Frederick Warmbier, condenado a 15 años de trabajos forzados por perpetrar "un acto hostil" contra el país de la felicidad perpetua, y tratar de "derrumbar los cimientos de su unidad".

¿Y cómo se proponía este muchacho de 22 años derrumbar esos cimientos? En febrero de 2016 las cámaras de circuito cerrado del hotel donde se alojaba en Pyongyang lo filmaron mientras arrancaba de la pared un cartel de propaganda política del régimen, para meterlo en su maleta y llevárselo como souvenir, pues partía al día siguiente.

Durante el juicio que se le siguió por crímenes contra el estado, el muchacho "confesó" que el hurto lo había cometido siguiendo instrucciones de la Iglesia Metodista Unida de Ohio, con el fin de "dañar la motivación y el trabajo del pueblo norcoreano", con el apoyo, por supuesto, de la CIA.

Si era descubierto en su intento desestabilizador, declaró, la iglesia metodista entregaría a sus padres la suma de 200 mil dólares como compensación, pues "sufrían graves dificultades económicas". Los padres, dicho sea de paso, pertenecen a la religión judía, no a la metodista cristiana, como el propio Otto fue también creyente judío.

El tribunal que lo condenó funciona arriba, en el escenario, y el juicio fue televisado. Que el reo no tuviera acceso a defensa legal, pareció irrelevante a quienes montaron el espectáculo. Y frente a sus jueces disfrazados de togas, Otto se convirtió en parte de la farsa colectiva, obligado a mentir, a lo mejor bajo la falsa promesa de que, mostrando arrepentimiento, como lo mostró al pedir perdón por su delito, sería puesto en libertad y devuelto a su hogar.

En 2014 otro rehén, Jeffrey Fowle, arrestado en Chongjin por haber dejado un ejemplar de la Biblia en un cuarto de baño de un club nocturno, fue condenado también por atentar contra la seguridad del estado coreano, pero terminó siendo liberado gracias a una negociación.

Para Otto no se presentaron condiciones propicias sino, por el contrario, un agudo incremento de las tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos y sus aliados de la región, Corea del Sur y Japón, debido a la insistencia de Kim Yong Un en probar sus cohetes nucleares de largo alcance, y demostrar que un día podrán llevar sus cargas atómicas hasta Nueva York.

Que Otto era tratado como un rehén, el comunicado emitido por el gobierno de Corea del Norte tras su muerte, no lo oculta cuando dice: "Warmbier es una víctima de la política de paciencia estratégica de Obama, que se obcecó en la mayor hostilidad y negación contra la República Democrática Popular de Corea y rechazó mantener un diálogo con ella".

Para este rehén la negociación llegó muy tarde. Tenía un año de hallarse en coma, y sólo fue devuelto cuando le faltaba muy poco para morir; aquí, el cinismo que exhibe ese mismo comunicado es asombroso: "El hecho de que Warmbier muriera de repente en menos de una semana inmediatamente después de su regreso a Estados Unidos en su estado de salud normal también es un misterio para nosotros".

No salió de Corea del Norte andando con sus propios pies, sino inconsciente en una camilla. La justificación oficial había sido hasta entonces que el coma era el resultado de una combinación de botulismo, consumo de alimentos en conserva en mal estado, y la ingestión de somníferos. Lo que los médicos del Departamento de Atención Neurocrítica de la Universidad de Cincinnati declararon tras examinarlo, es que sufría de un daño neurológico severo, sin señal alguna de botulismo, debido a falta de irrigación del cerebro tras haber sufrido un paro cardíaco en una fecha imprecisa. A los 22 años, extrañamente le falló el corazón.

La luz radiante que ilumina el escenario del paraíso del proletariado, sigue alumbrando los rostros de todo un pueblo que desborda de felicidad, según el guión, y daría gustoso la vida por Kim Yong Un, aficionado a algunos vicios occidentales como las discotecas, las actrices, los autos de carrera, la música hip hop, el futbol y el basquetbol, y quien mandó a asesinar en Malasia a su hermano mayor Kim Jong Nam, pues mantenerlo en el exilio no le fue suficiente.

Todo un prodigio Kim Yong Un, de acuerdo a las biografías oficiales de lectura obligatoria en las escuelas y universidades del país: “desde muy niño estuvo dotado de "una inteligencia asombrosa, un agudo poder de observación, una gran capacidad de análisis y una perspicacia extraordinaria, valiente y ambicioso, de pensamiento creativo, miraba cada problema con un ojo innovador pese a su tierna edad".

Mientras tanto, las tinieblas reinan, como siempre, en los subterráneos debajo del escenario.

Masatepe, junio 2017

sergioramirez.com

Facebook: escritorsergioramirez

Twitter: sergioramirezm

Instagram: sergioramirezmercad

Publicado enInternacional
Wikileaks: CIA posee un arma para monitorear la actividad de usuarios conectados a redes WiFi

WikiLeaks relevó información sobre sobre el arsenal cibernético de la CIA que obtuvo en el marco de la filtración histórica apodada Vault 7. La nueva filtración, denominada CherryBlossom, versa sobre un arma homónima que afecta a los usuarios con WiFi en casas, oficinas de pequeñas y medianas empresas así como en espacios públicos.
La CIA habría desarrollado esta herramienta con apoyo de la ONG SRI International.


CherryBlossom es un programa informático que afecta a los dispositivos de las redes inalámbricas, como ‘routers’ para monitorear la actividad de sus usuarios y manipular su tráfico de Internet, aprovechando las vulnerabilidades de los dispositivos.


CherryBlossom puede instalarse en los dispositivos por vía inalámbrica, sin acceder a ellos físicamente, informa WikiLeaks. Una vez afectan a los dispositivos, los agentes de la CIA pueden realizar tareas de administración del sistema.


Filtraciones anteriores en el marco de Vault 7:


• El programa Pandemic permite instalar ‘troyanos’ en toda las computadoras de una red local que opera bajo Windows.
• El programa espía Athena es capaz de controlar todo el sistema informático de Microsoft Windows, incluyendo la configuración y el manejo de tareas, para descargar o cargar archivos desde o hacia un directorio específico.
• Los ‘software’ maliciosos AfterMidnight y Assassin están diseñados para operar dentro del sistema operativo Microsoft Windows, donde monitorean y reportan acciones en el equipo ‘host’ y ejecutan acciones especificadas por la CIA.
• El ‘malware’ llamado Archimedes permite hacerse rápidamente con el control de las computadoras de una red de área local (LAN), haciéndose pasar por una sesión común y corriente de navegadores de Internet.
• La herramienta Scribbles de laCIA permite etiquetar y rastrear documentos creados con el software de Microsoft Office filtrados por informantes o robados por “oficiales de Inteligencia extranjeros”.
• La herramienta Weeping Angel de la CIA puede grabar, enviar o almacenar audio a través del micrófono incorporado en las televisiones inteligentes de la serie F de Samsung.
• El ‘software’ Dark Matter está diseñado para infectar productos de la compañía estadounidense Apple aún después de borrar el disco duro y reinstalar el sistema operativo del dispositivo.
• El programa Marble ‘disfraza’ los ‘hackeos’ de la CIA impidiendo a los investigadores forenses atribuirles virus, troyanos y ataques cibernéticos.
• Desde octubre de 2014 la CIA estudia la posibilidad de infectar sistemas de control de vehículos utilizados por los coches y camiones modernos para “realizar asesinatos indetectables”.
• El programa malicioso Hive es usado por la agencia para enviar información desde máquinas atacadas por la CIA y permite hacerse con su control para efectuar tareas específicas.
• La herramienta Grasshopper, indetectable por la mayoría de programas antivirus, va destinada a crear datos dañinos de forma individual para el sistema Windows.


(Tomado de Russia Today)

Ahora que James Comey declara bajo juramento sería una lástima no preguntarle sobre el historial de conductas ilegítimas del FBI

Esta semana, la expertocracia ha puesto el foco de atención en la comparecencia del exdirector del FBI James Comey, quien fue despedido del cargo por Trump el mes pasado, ante el Comité de Inteligencia del Senado. En los medios se considera que no ha habido testimonio de tamaña importancia desde el escándalo Watergate. La expectativa, que no ha sido declarada explícitamente pero sí insinuada, es que Comey de comienzo a un largo y caluroso verano de revelaciones perjudiciales que conducirán a la renuncia o destitución del presidente Donald Trump. Gran parte de las principales figuras de las cadenas de noticias, muchas de las cuales fueron difamadas personalmente por Trump en algún momento desde que lanzó su campaña para la presidencia el 16 de junio de 2015, quedarán satisfechas si su trabajo contribuye a que Trump deje su cargo, voluntariamente o no. Comey se ha convertido en una especie de caballero blanco, cabalgando para salvar a la república con sus numerosos memorandos y sus refinadas habilidades retóricas.


Por asociación, el propio FBI se ha convertido en el favorito de los opositores de Trump. Pero esta fuerza policial federal, poderosa y hermética, esta agencia de espionaje interno, tiene una larga, oscura y, a menudo, violenta historia de represión de la disidencia en Estados Unidos. Sería una lástima tener a Comey testificando bajo juramento y no hacerle preguntas importantes acerca de la mala conducta profesional del FBI , tanto histórica como actual.


Los senadores podrían considerar hacerle al señor Comey, por ejemplo, algunas de estas cuatro preguntas:


Número uno. ¿Cuál es el alcance de la vigilancia de periodistas que realiza el FBI ?


Las grandilocuentes arremetidas de Donald Trump contra la prensa son, al menos, realizadas abiertamente. Por lo general se dan en el contexto de sus actos políticos o a través de Twitter. Sus ataques son viles y deben ser cuestionados para que dejen de suceder. Pero el FBI , en cambio, detenta un enorme poder para vigilar y censurar periodistas mediante la emisión de las Cartas de Seguridad Nacional ( NSL , por su sigla en inglés). La Fundación Frontera Electrónica calificó a las Cartas de Seguridad Nacional como “uno de los poderes más aterradores e invasivos” de la Ley Patriota estadounidense. El periodista ganador del Premio Pulitzer James Risen escribió en el periódico The New York Times: “Durante [el gobierno de] Obama, el Departamento de Justicia y el FBI han espiado a periodistas”. Risen sabe de lo que habla: fue uno de los perseguidos. Ahora le preocupa que Trump tenga los mismos poderes. Trump, presuntamente, le habría sugerido a Comey que los periodistas que filtraran información debían ser encarcelados.


Número dos. ¿Por qué el FBI calificó de posibles terroristas a los pacíficos protectores del agua de la tribu Sioux de Standing Rock, en Dakota del Norte? ¿Y por qué hubo una infiltración similar del FBI en los movimientos Occupy Wall Street y Black Lives Matter (en español: Las vidas afroestadounidenses importan y Ocupa Wall Street)?


Una de las protestas públicas más importantes en décadas ocurrió a lo largo de un tramo solitario de una carretera que atraviesa el territorio sioux de Standing Rock, que fue confiscado por el gobierno estadounidense violando tratados firmados en el pasado. En febrero, el periódico The Guardian informó que “varios oficiales de las fuerzas especiales conjuntas contra el terrorismo del FBI [ JTTF , por su sigla en inglés] intentaron contactar a por lo menos tres personas vinculadas al movimiento de ‘protectores del agua’ de Standing Rock”. El informe agregó que “los tres contactos se hicieron pocas semanas después de la asunción de Trump”, mientras Comey estaba a cargo del FBI .

Información filtrada posteriormente publicada por el medio The Intercept reveló que la empresa paramilitar privada TigerSwan había sido contratada para infiltrarse y perjudicar al movimiento contra el oleoducto, etiquetando a los activistas pacíficos de “insurgentes”. Comey y el FBI deben responder por esta actividad que constituye una violación de la de la Primera Enmienda y por otras intrusiones similares en los movimientos Black Lives Matter y Occupy Wall Street.


Pregunta número tres. En cuanto al programa de contrainteligencia del FBI que reprimió ilegalmente a los disidentes en las décadas de 1950, 1960 y 1970, el COINTELPRO , ¿cuántas de las personas que fueron blanco del programa y siguen encarceladas, como el activista del Movimiento Indígena Estadounidense Leonard Peltier y los numerosos ex miembros de las Panteras Negras, fueron encarceladas como consecuencia de la mala conducta profesional del FBI ?


El FBI realizó una sofisticada campaña contra la disidencia en Estados Unidos bajo la dirección corrupta de J. Edgar Hoover. Activistas por la paz, dirigentes sindicales y grupos radicales como Panteras Negras, Young Lords y el Movimiento Indígena Estadounidense fueron blanco de arresto y encarcelamiento bajo pretextos falsos, infiltrados y afectados por informantes contratados y, en casos como el del líder de las Panteras Negras en Chicago, Fred Hampton, asesinato. Muchas víctimas del COINTELPRO siguen languideciendo en la cárcel. El FBI ha pasado décadas negando sus acciones criminales en los casos al tiempo que obstruye las solicitudes de documentos en virtud de la Ley de Libertad de Información y se opone activamente a los pedidos de libertad condicional o indultos. James Comey debería responder por las continuas injusticias producidas durante el pasado criminal del FBI .


Pregunta número cuatro. Por último, habría que preguntarle a Comey cómo cree que sería nuestro país actualmente si el FBI no hubiera perseguido a Martin Luther King Jr. con su incesante campaña de vigilancia, intimidación y acoso, que muy probablemente contribuyó al clima de odio que condujo a su asesinato.


Es posible que el capítulo más oscuro de la historia del FBI sea su campaña para desestimar y perjudicar la obra de Martin Luther King Jr. Hoover llamó a King “el mentiroso más tristemente celébre del país” y trató de convencer a King de suicidarse. Comey tiene más información que la mayoría de la población sobre la campaña activa del FBI contra la disidencia en Estados Unidos y debería revelar todo lo que sabe.


La audiencia de comparecencia de James Comey en el Senado y, sin duda, las numerosas futuras audiencias del Congreso y de la investigación especial del exdirector del FBI Robert Mueller, estarán centradas en Trump y sus asesores. Pero el FBI tiene una larga historia de hermetismo y opresión que nunca debe ser olvidada por quienes luchan por la justicia y la democracia.
________________________________________
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Así se ha usado el terrorismo para recortar libertades desde antes del 11-S

En 1999 la BBC denunció la creación de un sistema de vigilancia masiva a nivel global, una estrategia de espionaje que se ha valido del terrorismo para consolidarse como un arma anti-disidencia

 

Tras los ataques contra el World Trade Center del 11 de septiembre de 2001 el entonces presidente de EEUU George W. Bush declaró la Guerra contra el Terror. Encomendó al "mundo libre" acabar con el terrorismo internacional a cualquier precio. Se podría pensar que fue a partir de ese momento cuando se pusieron en marcha los sistemas de vigilancia masiva y las leyes que sacrifican libertad por seguridad. Pero no fue así.


En octubre de 1999 (dos años antes del 11-S) la BBC informa de la existencia de Echelon. "Imagine una red de espionaje global que pueda escuchar cada llamada telefónica, fax o e-mail, en cualquier lugar del mundo. Suena a ciencia ficción, pero es cierto", expresaba el periodista de la prestigiosa cadena pública británica. En el crepúsculo del siglo XX, un sistema de espionaje de este calibre parecía sacado de Hollywood, pero era totalmente real. La información de la BBC detallaba que la vigilancia había sido puesto en marcha por EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, y aunque los gobiernos británico y estadounidense lo negaban, el australiano había confirmado su existencia.


Fue la primera vez que el mundo supo que esta coalición para compartir información de Inteligencia (conocida oficialmente como pacto UKUSA, o la alianza de Los Cinco Ojos), que data de la II Guerra Mundial, seguía activa. La era digital traía consigo nuevas posibilidades para el espionaje, y la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA, por sus siglas en inglés) y sus aliados iban a aprovecharlas.


El Parlamento Europeo lanzó una comisión de investigación dada la gravedad de las revelaciones. Justo dos meses antes del 11-S, el 11 de julio de 2001, la Eurocámara publicó los resultados: los diputados concluyeron que "no había dudas" sobre la existencia de un programa de espionaje global llamado Echelon. "Y lo que es más importante, su propósito es interceptar comunicaciones privadas o comerciales, y no las militares", aseveraba el informe.


Los eurodiputados alertaron por primera vez de que había empezado una carrera de recolección de datos digitales, y que los ciudadanos europeos no estaban protegidos. Recomendaron a las instituciones comunitarias que impulsaran la criptografía como método de protección en un texto lleno de explicaciones técnicas básicas de cada concepto.
La BBC siguió investigando, e informó de que Margaret Thatcher había utilizado el sistema para el espionaje político, 13 años antes de que Edward Snowden probara al mundo que absolutamente todo ciudadano es vigilado en el terreno digital.


La Patriot Act


En octubre de 2001, un mes después del 11-S el Congreso estadounidense promulga la Patriot Act. Esta ley permite, entre otras cosas, la vigilancia electrónica sobre sospechosos de crímenes terroristas e investigarlos sin orden judicial, así como a sus negocios y relaciones personales hasta el sexto grado de contacto.


Aunque la vigilancia masiva sea anterior al 11-S, es la Patriot Act la ley que marca el pistoletazo de salida al recorte de libertades aprobado democráticamente. En el ámbito de Internet y las telecomunicaciones, la legislación estadounidense es particularmente importante debido a la gran extensión de su soberanía tecnológica: si las empresas que operan con datos digitales de sus usuarios son estadounidenses y sus bases de datos están en suelo estadounidense... ¿Adivinan qué legislación las regula? Han acertado: la estadounidense.


La Patriot Act fue la parte pública de una estrategia que, en su mayoría, se desarrollaba alejada de los focos. En 2002 Bush autoriza un programa encubierto de "vigilancia doméstica" sin autorización judicial de la NSA. Lo renovará hasta 30 veces. Tres años más tarde acusará al New York Times de poner en peligro la seguridad nacional por sacar a la luz el programa y publicar que había dado permiso para pinchar teléfonos de ciudadanos sin el visto bueno de un juez.


También en 2002 y siempre bajo la excusa del combate al terrorismo, el Pentágono empieza a trabajar en un proyecto especial. Pretende desarrollar herramientas para analizar toda información almacenada en bases de datos comerciales y gubernamentales de cualquier país del mundo. Se trata del Total Information Awareness Project. Un año más tarde, gracias a la presión popular, el Congreso estadounidense retira la partida presupuestaria del Plan y ordena el cese inmediato del proyecto.


Espionaje cueste lo que cueste


Marzo de 2004. El Fiscal General de los Estados Unidos, John Ashcroft, está hospitalizado. El Fiscal General en funciones, James Comey, se niega a renovar el permiso para que el sistema de espionaje táctico que EEUU mantiene desde 2001 siga en marcha, al considerarlo ilegal. Tras esta decisión, agentes de la Casa Blanca acuden al hospital donde convalece Ashcroft, en cuidados intensivos e incapacitado, para que firme la orden que permita al sistema de espionaje sin garantías judiciales seguir en funcionamiento. Comey también acude al hospital e impide que Ashcroft firme la orden en su estado.


Es la versión que Comey relató en el juicio contra los agentes. Años más tarde será elegido director del FBI, puesto que desempeña de 2013 a mayo de 2017, cuando es cesado por Donald Trump tras negarse a serle leal a cualquier precio.


En mayo de 2006 USA Today revela que la NSA ha impulsado una alianza público-privada para recolectar en secreto grabaciones de las llamadas telefónicas de decenas de miles de americanos, suministradas por las compañías AT&T, Verizon y BellSouth. En esta ocasión Bush defiende el programa denominándolo Terrorist Surveillance Program (Programa de Vigilancia Terrorista). El presidente de EEUU y sus colaboradores recalcan que el programa ha salvado vidas y está "cuidadosamente dirigido" contra los aliados de Al Qaeda, por lo que los estadounidenses "no deberían preocuparse".


En 2010 Wikileaks comienza a liberar información secreta estadounidense. La organización, su líder Julian Assange, así como todos sus filtradores conocidos, sufrirán la persecución de EEUU y sus aliados.


En junio de 2013 llegan las pruebas documentales del proceso de creación del sistema de vigilancia masiva, reveladas por el ex analista de la NSA Edward Snowden. La información que aporta confirma y alarga la extensión del espionaje de la alianza de Los Cinco Ojos liderada por la NSA.


Pacto antiyihadista


La nueva ola de ataques terroristas ha llevado a muchos gobernantes a prometer más seguridad a sus ciudadanos a costa de seguir recortando libertades fundamentales en red. La última en caer ha sido Theresa May, primera ministra del Reino Unido, que ha propuesto coartar la encriptación (considerada un derecho básica de Internet y recomendada por el Parlamento Europeo) tras los atentados de Manchester y Londres.


Francia llegó más lejos y se declaró en estado de excepción durante meses después de los ataques en París y Niza. En España no ha habido ataques yihadistas desde 2004, lo que no ha impedido que se recorten libertades al amparo de la conmoción que genera un atentado.


Para ello se utilizó el paraguas del ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo. Apenas tres semanas después, PP y PSOE reformaron el Código Penal en forma de pacto antiyihadista que tipificó "terrorismo" de forma tan difusa que activistas de todo tipo podrían ser acusados de ello. Esto es: "desórdenes públicos", "obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo" o, simplemente, "alterar gravemente la paz pública", pueden ser considerados delitos de terrorismo.


A nivel internacional, cercenar la capacidad de las redes para actuar como contrapoder se ha convertido en el objetivo de los gobiernos, anulando con la vigilancia masiva cualquier posibilidad de disidencia. La criptografía, considerada un derecho humano por la UNESCO, es la última frontera. En España, además, se persigue la capacidad de movilización espontánea y el activismo para hacer ilegales los procesos que propiciaron el 15-M en 2011. Una cadena de prohibiciones con muy poco que ver con el terrorismo.

Publicado enInternacional
171.000 desplazados por conflicto en 2016

El desplazamiento en el país continúa por cuenta del conflicto y la violencia. En 2016 171 mil personas debieron dejar sus hogares, manteniendo al país con el nada honroso primer lugar en el mundo que sufre este flagelo.


Así lo establece un informe dado a conocer ayer por el Consejo Noruego para Refugiados (NRC) y según el cual en el mundo hay un total de 40,3 millones de personas que viven en condición de desplazamiento y detrás de Colombia están Siria (6,3), Sudán (3,3), Irak (3,0) y República Democrática del Congo (2,2).


El estudio presentado en Ginebra, Suiza y Nueva York, Estados Unidos, coincide con organismos como Acnur y Amnistía Internacional y está pendiente por conocerse las cifras que entregue el Codhes y que podría salir en pocos días.


De acuerdo con Christian Visnes, director regional de NRC en América Latina, “lamentablemente y pese a los avances en materia de paz, hoy no es posible hablar del fin definitivo del conflicto armado en Colombia. Los enfrentamientos por el control territorial entre otros actores armados no estatales, como el Eln, el Epl y los grupos armados organizados, siguen causando desplazamiento y la situación humanitaria se ha deteriorado en áreas específicas del país”.


Indica que a pesar de la disminución del número de desplazados en el país, comparando las cifras del año 2015 y 2016; la cifra de nuevas personas desarraigadas “es preocupante (171.000). En este contexto el reconocimiento de las víctimas -su asistencia, acceso al registro, reconocimiento de su situación y protección-, deben seguir siendo una prioridad durante la fase de implementación de los acuerdos de paz”.


Durante el año pasado, por delante de Colombia estuvo únicamente El Salvador, 220.000 personas, también por la violencia, las desapariciones forzadas y violencia sexual y por debajo del país, México (23.000), Honduras (16.000) y Guatemala (6.200).


Los números que maneja el Consejo Noruego, concuerdan con la preocupación expresada por Acnur y Amnistía Internacional recientemente.


El pasado marzo, la agencia de la ONU para los refugiados manifestó su “alta preocupación” por el aumento de las situaciones de desplazamiento presentados en distintos puntos de Colombia.
En un comunicado, Acnur denunció el “incremento de situaciones de desplazamiento forzado y riesgo de desplazamiento que han afectado varias comunidades en las últimas semanas, en particular en la región del Pacífico colombiano (...), generando un alto riesgo para la integridad física y cultural de las comunidades”.


Los principales afectados, según el organismo internacional, han sido pueblos indígenas y afrodescendientes que habitan distintas zonas del Pacífico.


Recordó en su momento el organismo que la región de la costa Pacífica ha sido una de las más afectadas por este flagelo, mientras que en otras zonas como el Cauca, Norte de Santander, Putumayo, entre otros.
La Defensoría del Pueblo también denunció que familias de estas zonas debieron dejar sus hogares y lo atribuyó a combates entre el Eln y una banda criminal de origen paramilitar.


La agencia de la ONU destacó en su omento, además, que “en el actual contexto de post acuerdo”, tras la firma en noviembre del pacto de paz entre el Gobierno y las Farc, las zonas tradicionalmente más golpeadas por el conflicto armado de más de medio siglo “presentan especiales riesgos por la disputa en el control que otros actores armados ilegales están ejerciendo sobre los territorios”.


Aun así, el número de desplazados en 2016 es inferior al de 2015 cuando se estimó que 225.842 personas llegaron a 961 municipios del país a causa del desplazamiento, y la cual fue superior al estimado por Codhes para 2014, en el cual hubo cerca de 204.832 personas en esta condición.
Diferencias


Pero entre algunos organismos existe una enorme diferencia en las cifras. Entre el Consejo Noruego, Acnur y Amnistía Internacional, se manejan unas y por parte de las entidades oficiales otras muy dispares.


De acuerdo con la Unidad de Víctimas, para 2016 en el país hubo solo 74.762 desplazados y en lo que va corrido de 2017, 2.288.


Es así que mientras que para unas organizaciones el acumulado superó los 7 millones e incluso algunos señalan que está por el orden de los 7,7 millones, para el Gobierno no alcanza los 3 millones.
Del total de los más de 7 millones de personas desplazadas, el 35,5% son menores de edad; 56,9% son adultos y 7,6% son población Lgbti. Para las comunidades afro e indígenas, el desplazamiento sigue representando uno de sus principales y más agudos problemas.


“La reducción de las hostilidades entre las fuerzas de seguridad y las Farc durante el año dio lugar a una fuerte disminución de la violencia relacionada con el combate que afectaba a la población civil. No obstante, las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas, particularmente las que habitaban en zonas de interés para los sectores agroindustrial, minero y de infraestructuras, continuaban haciendo frente a abusos y violaciones de derechos humanos”, indicó Amnistía recientemente.


Habrá que esperar a que el Codhes consolide sus cifras de 2016 y las dé a conocer, aunque se asegura que no distarán de las del Consejo Noruego para Refugiados, las Acnur y Amnistía.


Refugiados


A nivel mundial señala el Consejo Noruego que los conflictos, la violencia y los desastres causaron 31,1 millones de nuevos desplazamientos internos en 2016. Los desastres desplazaron tres veces más personas que los conflictos, con 24,2 millones en comparación con 6,9 millones. La mayoría de los nuevos desplazamientos provocados por desastres registrados en 2016 estuvo relacionada con riesgos meteorológicos tales como inundaciones, tormentas, incendios forestales y condiciones invernales severas.


El secretario general del NRC, Jan Egeland, dijo que “en 2016, cada segundo una persona se vio obligada a huir de su hogar dentro de su propio país. El número de desplazados internos ahora supera por el doble al número de refugiados.


Es urgente volver a posicionar el tema del desplazamiento interno en la agenda mundial”.
El informe reveló una clara relación entre el desplazamiento interno y refugio. Los países con mayor número de desplazamiento también son los que tienen el mayor número de población refugiada.


Colombia es uno de los 6 países que corrobora esta afirmación. Según el informe hay 340.000 colombianos refugiados o en situación similar a la de los refugiados, ubicados principalmente en Panamá, Ecuador y Venezuela.


La directora del IDMC, Alexandra Bilak, dijo que “a pesar de que el desplazamiento interno es el punto de partida de muchos viajes sin regreso, en la actualidad ha sido eclipsado por el enfoque global en los refugiados y los migrantes.


Tenemos que reconocer que, sin el tipo adecuado de apoyo y protección, un desplazado interno hoy puede convertirse en un refugiado, un solicitante de asilo o un migrante internacional mañana”.

Publicado enColombia
WikiLeaks revela cómo la CIA se hace con el control de los navegadores en la oficinas

El portal de filtraciones ha publicado información sobre una herramienta llamada Archimedes que usa la CIA para controlar redes de computadoras.


'WikiLeaks' ha publicado este viernes una nueva filtración en la que revela cómo funciona el 'malware' llamado Archimedes, que usa la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. Esta herramienta permite hacerse rápidamente con el control de las computadoras de una red de área local (LAN), haciéndose pasar por una sesión común y corriente de navegadores de Internet.


Por lo general las redes LAN unen varios dispositivos dentro de las oficinas, pero también son usadas por algunos usuarios en sus casas.


La CIA espía el historial de los navegadores web de usuarios


El 'malware' infecta una computadora de la Red y envía el navegador web de esta computadora a un servidor especial que busca las vulnerabilidades mientras el usuario no percibe nada sospechoso. De esta forma la CIA puede infiltrarse en las redes locales para controlar y afectar a las computadoras de las que consta, explica WikiLeaks.


En el marco de la filtración sobre Archimedes, WikiLeaks publicó un manual sobre su uso, elaborado por la CIA, así como tres apéndices sobre el mismo y el manual de uso del programa malicioso Fulcrum, que permite usar una compudadora infectada para afectar a otro dispositivo de una red local, así como espiar el tráfico de comunicaciones HTTP de las computadoras afectadas. Es decir, el programa espía el historial de los navegadores web de usuarios y permite ver qué páginas visita.


Esta publicación forma parte de la filtración a gran escala de archivos sobre armas cibernéticas de la CIA denominada Vault 7.


Filtraciones anteriores revelaron, entre otras cosas, que:


• La herramienta Scribbles de laCIA permite etiquetar y rastrear documentos creados con el software de Microsoft Office filtrados por informantes o robados por "oficiales de Inteligencia extranjeros".
• La herramienta Weeping Angel de la CIA puede grabar, enviar o almacenar audio a través del micrófono incorporado en las televisiones inteligentes de la serie F de Samsung.
• El 'software' Dark Matter está diseñado para infectar productos de la compañía estadounidense Apple aún después de borrar el disco duro y reinstalar el sistema operativo del dispositivo.
• El Programa Marble 'disfraza' los 'hackeos' de la CIA impidiendo a los investigadores forenses atribuirles virus, troyanos y ataques cibernéticos.
• Desde octubre de 2014 la CIA estudia la posibilidad de infectar sistemas de control de vehículos utilizados por los coches y camiones modernos para "realizar asesinatos indetectables".
• El programa malicioso Hive es usado por la agencia para enviar información desde máquinas atacadas por la CIA y permite hacerse con su control para efectuar tareas específicas.
• La herramienta Grasshopper, indetectable por la mayoría de programas antivirus, va destinada a crear datos dañinos de forma individual para el sistema Windows.

“Mi primo fue ejecutado por izar su bandera”

Desde Deir Haffer, Siria

Los soldados sirios en este pueblo cubierto de escombros y polvo no sonríen mucho y su fatiga es obvia. Usan remeras y bufandas y turbantes negros - no muy diferentes de sus enemigos del Estado Islámico (EI) - y cuando una radio da la noticia de que un oficial ha sido asesinado por una mina en un pueblo vecino, no muestran reacción inmediata. Las tropas de combate no se parecen a los hombres en los cuarteles con sus uniformes limpios y tableros y explicaciones estratégicas. Pero en Deir Haffer, estos soldados sirios tienen suerte. Hace doce horas, sus enemigos del EI, en lugar de luchar hasta la muerte, de pronto huyeron.

Los edificios destruidos y las casas aplastadas de esta ciudad provincial vacía en la carretera a Raqqa, muestran exactamente lo que pasó. Los jets sirios y rusos destrozaron el lugar y el ejército sirio atacó tan rápidamente desde ambos lados que el EI apenas tuvo tiempo de abandonar su línea de frente. Durante tres semanas habían luchado contra los sirios con camiones suicidas y con una vasta red de trincheras a cada lado de la autopista y, a diferencia de sus compañeros en las calles del lejano Mosul, al este, huyeron.


Un pensamiento asombroso. ¿Acaso la vida de los hombres del EI realmente importa después de todo? ¿Había colapsado de repente el culto a la muerte del Califato en este lugar de desolación?


Los soldados sirios estaban asombrados. Habían luchado contra el ejército más cruel del mundo y habían ganado. Algunos de los soldados eran hombres locales que habían vivido en secreto bajo la ley del EI y salieron de Deir Hafer para reunirse con su ejército y luego lucharon para liberar sus propias casas. Habían visto el Califato con sus propios ojos y algunos habían sufrido por ello. No es de extrañar que no sonrieran ni bromearan como suelen hacerlo los soldados cuando han sobrevivido a una batalla. Estaban absorbiendo la lección crucial de todos los que se enfrentan al EI: que se puede vencer.


Por lo tanto, estos soldados llevaron cansinamente al único periodista extranjero de la ciudad -o lo que quedaba de él- a ver las escenas de la muerte que dejó atrás el EI: las “patios” de ejecución apresuradamente abandonados, las macabras, oscuras prisiones pintadas de negro, la sarta de archivos arrojados al suelo con tal despreocupación que pude recoger sólo un trozo de papel en el que leí que Hassan al-Khalef al-Mustafa Ibn Osman robó cereales de granja de un edificio del gobierno y luego atacó a un combatiente Isja “Mujahid” por lo cual fue enviado a la corte legal especial de la Sharia después de ser acusado de “violar el gobierno de Dios”. Pobre Ibn Osman. Me temo que fue llevado a la plataforma de ejecución de hierro, pintada de negro, por supuesto, las láminas de metal del piso sueltas y ruidosas amenazantes bajo sus pies, el último sonido que el condenado debe haber escuchado - que se encuentra a escasos 12 metros de La sala mugrienta en la que se sentaban sus jueces.


Encontré a un soldado sirio de pie junto a la plataforma, con los ojos entrecerrados, un pañuelo negro alrededor de su frente, que contó su historia triste y sin que se lo preguntara. “Mi primo fue ejecutado aquí -dijo-. “Él era Bassem Hassan al-Khalouf. Cuando él y otros 11 pensaron que el ejército sirio venía el año pasado, izaron la bandera siria en el techo de una casa. ‘Da’esh’ [EI] arrestó a ocho de ellos. Los otros lograron huir. Fueron torturados. Y luego fueron ejecutados. Fueron fusilados aquí, y después de ser asesinados, sus cuerpos fueron colgados de esta plataforma durante tres días para aterrorizar al pueblo. Después de esto, logré escapar de Deir Hafer y regresar hoy como soldado”.


Hay lugar para que cuatro cadáveres puedan colgarse alrededor de la plataforma de ejecución. Me estoy acostumbrando a estas cosas repulsivas en cada ciudad que el ejército sirio recupera del EI. Así que, sin duda, la gente de Deir Hafer se acostumbró a ella, alguna de ellas –que Dios los perdone, supongo que debemos decir– obviamente apoyaron al EI al comienzo de su ocupación de tres años. Deir Hafer es una ciudad sunita y las tribus que vivieron aquí y en los 27 pueblos recién liberados de alrededor han enviado un pedido de “reconciliación” al ejército –esa palabra “reconciliación” de nuevo, con su combinación de tristeza servil y suplica especial– y el ejército ha enviado la petición a las autoridades del régimen en la ciudad de Alepo.
Por supuesto, el EI podría tratar de regresar - como lo hizo, sorprendentemente, a Palmira después de la primera “liberación” de la antigua ciudad -, pero la campaña militar siria aquí parece ser de una escala mucho mayor. Atacaron al EI por dos lados - los sirios han decidido que ningún ataque frontal vale la pena las bajas, pero a pesar de todo el equipo estadounidense capturado que el EI puede desplegar en Irak, fuera de Deir Hafer su artillería parece haber sido un arma única y excéntrica que los soldados inspeccionaron aquí con creciente incredulidad. Parece ser un barril de tanque T-62 de fabricación rusa soldado al chasis de una pieza de artillería francesa de la Segunda Guerra Mundial.


Pero tales detalles no debían restarle valor al mundo oscuro que estaba sin descubrir en Deir Hafer. Su mensaje era la oración y la muerte y quizás mejor descripto, en orden consecutivo, mientras rondamos por los restos de este horrible lugar, el lejano golpe de explosiones desde la nueva línea de frente en la autopista que resonaba por las calles destrozadas. El conocido logotipo del EI de “Allah, el Profeta Mohamed” pintado de negro sobre un fondo blanco gotea de cada pared, a menudo de cada edificio en una calle.


El paso subterráneo de la carretera está decorado con citas del Corán.


“La esencia de la religión es un libro que te conduce”, está pintado en una pared cercana al patio religioso del EI. Uno pasa a través de una puerta rota y camina hacia una serie de habitaciones, todas pintadas de negro, decoradas sólo con otras citas religiosas. “Ustedes que aterrorizan al enemigo”, dice, “serán recordados como un mártires por las chicas del paraíso”. Y de pronto uno se da cuenta de que los jueces deben haberse considerado a sí mismos como aquellos que aterrorizaron a sus enemigos. Para ellos las chicas del paraíso. La mayoría de los jueces, según el primo ejecutado de al-Khalouf, eran egipcios.

Es una habitación pequeña con algunas sillas tiradas y una pila de documentos que contienen los nombres de los litigantes -algunas familias aquí, al parecer, usaron los tribunales del EI para arreglar cuentas contra sus antiguos enemigos de antes de la guerra- y aquellos cuya presencia era exigida ante los Jueces. Así, Shawkat al-Kurah Ali al-Haj Obeid, tío de Abdullah bin Mohamed, que vive en Kiarieh “tiene instrucciones de estar presente en la oficina de la policía islámica en Deir Hafer el 8 de mayo de 2014 a las 9.00 am y cualquier demora o rechazo [a estar presente] será castigado. El juez de instrucción será Abdul Hamid al-Ghaif “.


Afuera hay una sala semihundida por encima de la cual está escrito - no necesito mencionar más el color negro - “Sala del juez legal”. Hay folletos de las resoluciones de la Sharia - en color e impreso, observo, en la capital saudita de Riyadh - y una sucia y vieja computadora de escritorio y una impresora. Aquí hay otra acusación siniestra en el suelo, en la que “Mojahid” Ahmad Abu Obeidi de la “Policía Revolucionaria Libre” de Deir Hafer acusa a un refugiado sirio llamado Ali, recién regresado del Líbano, de reunirse de noche con una chica local, de fingir ir a las oraciones vespertinas cuando de hecho se estaba viendo a una mujer. Ali, nos dicen, “confesó”.


Justo al lado está la prisión. Tiene celdas arriba y abajo el piso sin luces y un lavabo de cemento sucio y una sola cita en la pared: “Si la gente quiere la vida, su fe les responderá.” Las puertas son de hierro grueso, hay candados en el suelo. Del otro lado de un patio ahora destruido por las bombas sirias y rusas hay otra prisión. Más puertas de hierro. Y luego subiendo, hay una escuela que fue convertida en un centro de reclutamiento - sí, esto significa que los civiles de Deir Hafer colaboraron , pero faltan los pupitres. Lo mismo ocurre con los libros escolares. La educación no es parte de la fe del EI.


A media milla de distancia está la sede del departamento de agricultura local, sus grúas rotas y camiones destartalados junto a lo que debería haber sido un granero o un almacén. Pero es una fábrica de armas. Hay proyectiles recién acuñados y morteros y minas y cohetes y pilas de tubos de metal. Varias balas de artillería de fabricación profesional están desplegadas en mesas - claramente, son modelos para que los fabricantes del EI copien. Deben aprender su arte a partir de los explosivos de última generación que primero creamos en Occidente –o en Rusia–.


Debajo de la autopista, hay un hospital de campaña para los combatientes del EI con logos más grandes del EI e inscripciones coránicas y trozos de jeringas. “Dar al-Fatah”, dice por encima de la puerta de hormigón. Esta es “La Casa de Dios”, dice. Y aquí hay una sorpresa, un montón de revistas publicadas por el Ejército Sirio Libre, los llamados rebeldes moderados de los cuales David Cameron habló una vez con admiración. ¿Por qué el EI consintió a la desesperada milicia de la FSA (Ejército Libre Sirio)con todas sus conexiones occidentales almacenando sus revistas? ¿Y por qué, de hecho, hay algunos de los documentos de la corte aparentemente escritos bajo los títulos de la FSA?


Todo es parte de una historia que al gobierno sirio le gusta contar; que no hay diferencia entre el EI y la FSA y Nusra (Frente Al-Nusra) / Al-Qaida o cualquier otro grupo y que otros extranjeros en Deir Hafer incluyeron a tunecinos y chechenos. Y pueden tener razón. Estas batallas también demuestran la mentira de esa afirmación constante de los Estados Unidos que el ejército sirio no lucha contra el EI. Pero el verdadero mensaje de Deir Hafer es uno que todos sabemos, pero que probablemente debemos ver para poder creer.


Es el mensaje del EI. El juicio santo es sobre el castigo y la muerte. La plaza de la ciudad es para las ejecuciones. El lugar de la fruta y el departamento agrícola es una fábrica de proyectiles. La escuela es un lugar de reclutamiento militar. El hospital es para curar a los hombres para que sigan matando. La única alegría debe buscarse en el paraíso. Nada de lo que los antiguos gobernantes de Deir Hafer dejaron atrás tenía la menor conexión con la vida. Con razón los soldados no sonreían.

Por Robert Fisk *
Desde Deir Haffer, Siria
* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.

Publicado enInternacional
Asesinan periodistas para disciplinar medios

No son, no pueden ser, efectos colaterales e indeseados de la guerra contra el narcotráfico. Los periodistas críticos son uno de los objetivos. No el único, porque el blanco principal siguen siendo los de abajo organizados. El asesinato es el modo que tienen los de arriba, esa compleja alianza narco-empresarial-estatal, para desorganizar movimientos y para neutralizar a los periodistas críticos y a los medios (pocos) que los publican. Me resisto a verlo de otro modo, por la propia historia de los medios.

Hasta hace algunas décadas, hasta los años 70 u 80 (fechas algo arbitrarias), quienes ponían orden en las redacciones eran los jefes de sección: política, sociedad, cultura, y así. El consejo de redacción era una suerte de comité central en los diarios y revistas semanales, que eran los medios más difundidos, seguidos y apreciados por quienes deseaban informarse con un mínimo de calidad en cuanto a los análisis y el estilo.

El jefe de cada sección acostumbraba reunirse con el grupo de periodistas que le tocaba dirigir, les proponía temas y escuchaba alguna observación, menor porque el poder funcionaba de arriba abajo. Un viejo periodista tupamaro, que oficiaba luego de la dictadura uruguaya como editor del quincenario Mate Amargo, solía decir –medio en broma medio en serio– que el "buen periodista" se limitaba a preguntar "cuántas líneas" debía escribir (hasta entonces no se mentaban caracteres) y, sobre todo, si la nota debía ser "a favor o en contra".

Con los años, la crisis de las jerarquías y, sobre todo, del patriarcado, las relaciones en los medios (por lo menos en la prensa que es lo que conozco), sufrieron un fuerte cimbronazo. A propósito, el consejo de redacción de Brecha está hoy integrado sólo por mujeres, la directora y las cuatro jefas de cada sección, son mujeres. Y jóvenes.

Más que cambio, un verdadero tsunami que habría dejado perplejos a los periodistas con los que nos formamos, muchos de ellos provenientes de la mítica Marcha, donde escribieron entre otros Carlos María Gutiérrez (autor de la primera entrevista a Fidel en Sierra Maestra y fundador de Prensa Latina junto a Rodolfo Walsh) y Gregorio Selser, quien también colaboró en La Jornada.

Hoy las redacciones son bien distintas. Los y las periodistas suelen tomar la iniciativa, proponen temas y definen las formas de abordarlos, encaran investigaciones sin esperar el visto bueno de sus jefes. Se comportan cada vez con mayor autonomía y, aunque pueden ser una minoría, saben lo que quieren y el modo de conseguirlo. Aunque no la conocí personalmente, Miroslava Breach debe haber pertenecido a esta estirpe y abrevado en el mismo pozo.

Lo que pretendo decir es esto: se asesina periodistas en vez de atentar contra medios, como se hacía antes; y ahí están las decenas de periódicos cerrados por las dictaduras o el atentado contra El Espectador en Bogotá por el grupo de Pablo Escobar, en 1989, con más de 70 heridos. Los periodistas críticos –reporteros, fotógrafos, etcétera– son un objetivo en sí mismos, como lo son los dirigentes de movimientos antisistémicos.

En los 20 años que duró la guerra de Vietnam (1955-1975) fueron muertos 79 periodistas (goo.gl/FO3meD), habiendo sido el conflicto armado con mayor cobertura de prensa en la historia y uno de los más letales, con una cifra de muertos que, según las fuentes, superó los 4 millones. La cifra contrasta vivamente con los más de 120 periodistas asesinados en México desde 2000, en una situación completamente diferente a la del sudeste asiático.

El aumento de los crímenes contra periodistas forma parte del control a cielo abierto que realiza el sistema, para lo cual se vale tanto de los aparatos armados del Estado como del narco. El modo de operar ha cambiado de forma radical en el pasado medio siglo.

A partir de Vietnam, donde el periodismo jugó un papel relevante a la hora de informar a la población, comenzaron a cerrarse puertas. Imágenes como la de la niña desnuda huyendo de un bombardeo con napalm o la cinta de un oficial ejecutando de un tiro en la cabeza a un guerrillero desarmado, contribuyeron de modo decisivo para volcar a la opinión pública –en particular a la estadunidense– contra la guerra.

En muchos sentidos el fracaso de Vietnam fue un parteaguas. Ahí nacieron las "políticas sociales" de la mano de Robert McNamara, quien se había desempeñado como secretario de Defensa durante Vietnam y luego como presidente del Banco Mundial, quien comprendió que las guerras no se ganan con armas. Esas política, devastadoras de la autonomía y autoestima de los de abajo, hasta el día de hoy, son hijas de la derrota militar yanqui.

Esos mismos años sucedieron dos hechos adicionales que vale recordar. Uno, el capitalismo contra-ataca al movimiento obrero con una completa restructuración laboral, de la cual nace la automatización en los países centrales y la maquila en los periféricos.

Dos, la guerra contra las drogas hizo sus primeros ensayos contra el partido Panteras Negras, en Estados Unidos a finales de la década de 1970, asesinando dirigentes y desarrollando el llamado "Programa de Contrainteligencia", para aniquilar una organización que había conseguido hondos vínculos comunitarios. De la mano de la FBI se inundaron los barrios negros de drogas, como parte de la lucha contra la "insurgencia".

A propósito, es necesario recordar que el periodista californiano Gary Webb fue "suicidado" en 2004, presuntamente por los servicios de inteligencia estadunidenses, por sus investigaciones que pusieron en evidencia las conexiones de la CIA con la venta masiva de crack en barrios negros para financiar las guerras ilegales del Pentágono.

Es evidente que la alianza narcos-estado-burguesía goza de buena salud, siendo uno de los más sólidos pilares de los regímenes llamados "democracias". Pese al horror, no debemos perder el norte: los asesinatos forman parte de una guerra contra los pueblos. No matan por ser periodistas sino por su compromiso con los de abajo

La crisis de la democracia en el neoliberalismo
Emir Sader
Un elemento que se ha globalizado rápidamente ha sido el de la crisis de la democracia. En Europa, que se enorgullecía de sus sistemas políticos, las políticas de austeridad han promovido la generalizada deslegitimación de esos sistemas, centrados en dos grandes partidos. Cuando ambos asumieron esas políticas económicas antisociales, han entrado en crisis acelerada, perdiendo votos, intensificando el desinterés político por las elecciones, dado que esos dos partidos promueven políticas similares. Han empezado a surgir alternativas –en la extrema derecha y en la misma izquierda–, que ponen en crisis esos sistemas, por la derecha de forma autoritaria, por la izquierda buscando el ensanchamiento y la renovación de las democracias.

Hasta que la crisis de las democracias dio un salto con el Brexit y con la elección de Donald Trump en Estados Unidos. En Gran Bretaña, los dos partidos tradicionales fueron derrotados en una decisión crucial para el futuro del país y de la misma Europa, con la decisión mayoritaria de salida de la Unión Europea. Lo cual refleja cómo esos dos partidos no han sabido entender el malestar de gran parte de la población –incluso de amplios sectores de la misma clase trabajadora– respecto de los efectos negativos de la globalización neoliberal. Los trabajadores, electores tradicionales del Partido Laborista, concentraron su voto por el Brexit, en contra de la decisión de ese partido, y terminaron decidiendo la votación.

En Estados Unidos no es sólo la victoria de un candidato outsider, que enfrentó al Partido Demócrata, sino también a los grandes medios, a la dirección de su propio partido, a los formadores de opinión, para ser electo. El triunfo de Trump representó una derrota para los dos partidos como expresiones de la voluntad organizada de los estadunidenses.

Por todas partes la democracia tradicional hace agua. Los partidos tradicionales pierden aceleradamente apoyos, las personas se interesan cada vez menos por la política, votan cada vez menos, los sistemas políticos entran en crisis, ya no representan a la sociedad. Es la democracia liberal, que siempre se autodefinió como "la democracia", la que entra en crisis, bajo el impacto de la pérdida de legitimidad de gobiernos que han asumido los proyectos antisociales del neoliberalismo y de la misma política, corrompida por el poder del dinero, que en el neoliberalismo invade a toda la sociedad, incluso a la misma política.

En América Latina, dos países que habían fortalecido sus sistemas políticos, mediante gobiernos y liderazgos con legitimidad popular, como Argentina y Brasil, han retrocedido hacia gobiernos que pierden –o nunca han tenido– apoyo popular. El mismo sistema político sufre con gobiernos que han hecho promesas o han sido elegidos con programas distintos a los que ponen en práctica. El programa neoliberal de ajustes fiscales profundiza la crisis de legitimidad de los gobiernos y de los mismos sistemas políticos.

La concepción que preside al neoliberalismo, que busca trasformar todo en mercancía, llegó con plena fuerza a la política, con sus financiamientos privados, con campañas adecuadas a servicios de marketing, con millonarias actividades que hacen de las campañas un despliegue de piezas publicitarias casi al estilo de cualquier otra mercancía. Por otra parte, gobiernos copados de ejecutivos privados los hacen cada vez más parecidos a empresas, por el personal y por la concepción que preside a gobiernos con mentalidad de mercado.

La era neoliberal es, así, la era del agotamiento del sistema de las democracias liberales. Los agentes que le daban legitimidad –parlamentos con representación popular, partidos con definiciones ideológicas, sindicatos y centrales sindicales fuertes, dirigentes políticos representantes de distintos proyectos políticos, medios de comunicación como espacio relativamente diversificado de debates– se han vaciado, dejando al sistema político y a los gobiernos suspendidos en el aire. El desprestigio de la política es la consecuencia inmediata del Estado mínimo y de la centralidad del mercado.

La crisis de las democracias se ha vuelto uno de los temas que se extiende de Estados Unidos a América Latina, pasando por Europa y por Asia. Ya no se trata de reivindicar un sistema que se ha agotado, sino de construir formas alternativas de Estado, de sistemas políticos y de representación política de todas las fuerzas sociales.

Publicado enInternacional