Estamos viviendo un momento excepcional de la historia humana. A partir de un período en que ésta se dividía en Historia Antigua, Media, Moderna y Contemporánea. No aquella que estudiábamos en la escuela hace tres cuartos de siglo, sino de la que Carlos Marx genialmente calificó como la prehistoria. Ello sería consecuencia del increíble desarrollo de las fuerzas productivas, aportada por la ciencia y la tecnología, y su impacto en la conciencia y la vida material de nuestra especie.
 
Pero también la ciencia y la tecnología aportaron una inimaginable capacidad destructiva.
 
José Martí, nuestro Apóstol y Héroe Nacional, en su lucha contra el colonialismo español -que hace más de 500 años anexó la isla a su país situado a miles de millas de distancia en el Viejo Continente, exterminó su población e impuso una nueva cultura y mezcla de sangre- veía el futuro como fruto del desarrollo de las ideas y la necesidad de justicia e igualdad entre los seres humanos.
 
Los grandes forjadores de nuestros sueños, a los que consagraron su existencia, que llegaron a conocer las entrañas del monstruo imperialista y con relación a los pueblos iberoamericanos, el gigante de las siete leguas, poco les faltó para vivir la terrible disyuntiva de tragedia extrema o luminosa esperanza que hoy envuelve a nuestro planeta globalizado.
 
Afortunadamente nuestro país hizo una Revolución. Todo el mundo aprendió a leer y escribir, disfrutó de excelentes servicios de salud e incluso los compartió con otros pueblos, supo ser patriota y a la vez internacionalista; está preparado para un mundo de justicia sin explotadores y explotados, podrá contribuir a la búsqueda de fórmulas nuevas que harán posible la vida humana en la tierra.
 
Parto de la convicción de que el imperialismo desaparecerá porque su existencia es incompatible con la vida humana en el planeta.
 
A lo largo de 88 días, se han reunido los elementos de juicio pertinentes para explicar a los lectores lo que está sucediendo. Emplearé dos Reflexiones.
 
El 1º de junio, 8 días antes de que se aprobara la Resolución 1929 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las agencias de prensa publicaron cinco despachos. La agencia EFE informaba en tres despachos diferentes:
 
“Irán tildó hoy de ‘repetitivo y parcial’ el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre el programa nuclear iraní y se mostró ‘sorprendido’ por la falta de mención al acuerdo tripartito de intercambio de uranio firmado con Turquía y Brasil.”
 
El ministro de Exteriores iraní, Manoucher Mottaki, escuchó hoy duras críticas en el Parlamento Europeo, donde los diputados le reprocharon la situación de los derechos humanos en su país y el programa nuclear que impulsa su gobierno.
 
La Casa Blanca dijo hoy que el último informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA, por su sigla en inglés) demuestra que Irán sigue violando sus obligaciones internacionales y se niega a cooperar con los inspectores de la ONU.
 
Por su parte ANSA comunicaba:
 
“El jefe del Mossad, servicio secreto israelí, Meir Dagan, consideró hoy que el acuerdo entre Irán, Brasil y Turquía para el intercambio de material nuclear es un ‘engaño’ tramado por Teherán para dividir a la comunidad internacional.”
 
Junio 2:
 
(AFP).- Estados Unidos espera que el Consejo de Seguridad de la ONU se pronuncie sobre una resolución que promueve nuevas sanciones a Irán a más tardar para el 21 de junio, indicó este miércoles el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.
 
(EFE).- El Banco Central de Irán ha puesto en marcha un plan para transformar 45.000 millones de sus reservas en euros en dólares y lingotes de oro debido a la crisis en la moneda única, informó hoy la televisión estatal en inglés PressTV.
 
Junio 4:
 
(EFE).- Cientos de miles de personas conmemoraron hoy el XXI aniversario de la muerte del fundador de la República Islámica de Irán, ayatolá Jomeini, en un acto en el que el líder supremo, ayatolá Alí Jameneí, y el presidente, Mahmud Ahmadineyad, amenazaron a la oposición y arremetieron contra EEUU e Israel.
 
“(ANSA).- El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, advirtió hoy que un ataque contra su país por parte de Israel sería ‘la muerte del régimen sionista’.”
 
(REUTERS).- Rusia y China están en contra de apurar una votación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre mayores sanciones contra Irán, dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, según fue citado el viernes.
 
Junio 6:
 
“(ANSA).- El jefe de la oposición iraní, Mir Hossein Mussavi, acusó hoy al gobierno de llevar adelante ‘políticas engañosas, oscuras y dañosas’ que ‘ofrecen una oportunidad de oro a Estados Unidos e Israel’.”
 
Junio 7:
 
(EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, viajará esta semana a China para discutir la polémica nuclear y la propuesta de intercambio de combustible acordada con Brasil y Turquía, anunció hoy la televisión estatal.
 
(AFP).- La AIEA sigue esperando una respuesta oficial de Estados Unidos, Francia y Rusia sobre el acuerdo de intercambio de uranio realizado por Irán con Turquía y Brasil, indicó este lunes en Viena el director de esta agencia de la ONU, Yukiya Amano.
 
(DPA).- El gobierno iraní saludó hoy que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) incluyera el supuesto programa de armas nucleares de Israel en las discusiones que mantendrá en Viena a lo largo de esta semana.
 
(EFE).- El jefe de la Agencia Nuclear Rusia (Rosatom), Serguéi Kiriyenko, negó hoy que la imposición de sanciones a Teherán pueda afectar a la construcción por ingenieros rusos de la Central Nuclear de Bushehr, en Irán.
 
(EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU podría votar el miércoles para decidir si impone una cuarta ronda de sanciones a Irán por negarse a detener el enriquecimiento de uranio, dijeron hoy fuentes diplomáticas.
 
(AFP).- La televisión iraní difundió el lunes por la noche la entrevista de un hombre presentado como Shahram Amiri, físico nuclear iraní desaparecido en 2009 en Arabia Saudita, que afirma haber sido secuestrado por los servicios secretos estadounidenses y saudíes y llevado a Estados Unidos.
 
Junio 8:
 
“(AFP).- El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad advirtió que su país no participará en nuevas negociaciones sobre su programa nuclear si es sometido a nuevas sanciones, lo que el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, espera que se produzca ‘muy pronto’.”
 
“(REUTERS).- Las sanciones de la ONU hacia Irán por su disputado programa nuclear han sido ‘completamente acordadas’, informó el martes una fuente rusa cercana a los diálogos del Consejo de Seguridad.”
 
(EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU votará este miércoles si impone una cuarta ronda de sanciones a Irán por su negativa a detener el enriquecimiento de uranio, pese a los intentos de Brasil y Turquía para dar más tiempo a las negociaciones con Teherán.
 
(EFE).- El Parlamento iraní reconsiderará la cooperación de su país con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) si el Consejo de Seguridad de la ONU aprueba el nuevo paquete de sanciones promovido por Estados Unidos.
 
(REUTERS).- Irán llamó el martes a consultas al embajador suizo en Teherán y le entregó documentos que según dice muestran que un científico nuclear iraní fue secuestrado por Estados Unidos, reportó la agencia oficial de noticias IRNA.
 
El mayor número de despachos cablegráficos se produjo el 9 de junio. Esa jornada pasará a la historia como el día en que Estados Unidos pasó el Rubicón, cuando se comprometió a tomar medidas de fuerza contra Irán si no permitía que sus buques mercantes fuesen inspeccionados en aguas internacionales. Los señalaré todos por el orden en que fueron emitidos:
 
(EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, denunció hoy que mientras en algunas partes del mundo la falta de agua se ha convertido en un factor crítico, los países desarrollados utilizan más agua de la que necesitan.
 
“(EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy un nuevo y más duro régimen de sanciones contra Irán por su negativa a detener su programa nuclear, lo que fue acogido con sarcasmo por el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que calificó la medida como un grupo de ‘moscas latosas’.”
 
“(EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo país votó hoy en contra de las sanciones contra Irán aprobadas en el Consejo de Seguridad de la ONU, afirmó que la nueva pena fue impuesta por ‘quienes creen en la fuerza’ y no en el diálogo.”
 
“(AFP).- Estados Unidos respeta el ‘punto de vista diferente’ de Brasil y Turquía sobre las nuevas sanciones a Irán, aunque ambos países deberán explicar por qué votaron en contra en el Consejo de Seguridad, declaró este miércoles el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.”
 
(EFE).- Poco antes de adoptar una nueva ronda de sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU, la UE y EEUU condenaron hoy con dureza, durante una reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA en Viena, la falta de cooperación iraní en relación con su controvertido programa nuclear.
 
(AFP).- Estados Unidos, Francia y Rusia expresaron el miércoles sus reservas sobre el acuerdo de Irán con Brasil y Turquía para el canje de uranio iraní, pocas horas antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna para votar una nueva serie de sanciones contra la República Islámica.
 
“(ANSA).- Una nueva resolución con sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Irán ‘no resolverá la cuestión’ del litigio nuclear que afronta Teherán, advirtió hoy en un editorial uno de los diarios del gobierno sirio.”
 
(EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó hoy a Irán a que cumpla con sus obligaciones internacionales después de que el Consejo de Seguridad del organismo le impusiera un nuevo conjunto de sanciones por proseguir con su programa nuclear.
 
“(AFP).- Irán afirmó el miércoles que las nuevas sanciones adoptadas en su contra por el Consejo de seguridad de la ONU ‘son solo pañuelos usados y deben ir a la basura’ y reiteró su voluntad de seguir adelante, ocurra lo que ocurra, con su controvertido programa nuclear.”
 
“(AFP).- La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que impone nuevas sanciones a Irán por su programa nuclear es una ‘victoria pírrica’, dijo este miércoles el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo país, miembro no permanente del cuerpo, votó contra la medida.”
 
(REUTERS).- El Congreso de Estados Unidos aprobará más sanciones para Irán este mes, pronosticó el miércoles un legislador demócrata, quien indicó que las nuevas medidas adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU serían un paso clave a la vez que instó a tomar medidas más fuertes.
 
Un total de 11 despachos noticiosos informaron al mundo lo ocurrido en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
 
Fue seguido el día 10 por otros 9 despachos sobre el tema. Mencionaré algunos:
 
(AFP).- Irán amenazó este jueves con disminuir su relación con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) al día siguiente de que la ONU votara nuevas sanciones y luego de que Rusia, su tradicional aliado, congelara la venta de misiles a la República Islámica.
 
“(NOTIMEX).- El presidente del parlamento de Irán, Ali Larijani, afirmó hoy que Estados Unidos desafortunadamente está jugando ‘una inocente partida’ sobre el controversial programa nuclear de Teherán, presionado por lo que llamó el ‘lobby sionista’.”
 
“(EFE).- El Gobierno venezolano dijo hoy que ‘rechaza tajantemente’ la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre nuevas sanciones políticas y económicas a Irán, un día después de que el presidente Hugo Chávez exigiera ‘respeto’ para la nación persa.”
 
(EFE).- Rusia declaró hoy que las nuevas sanciones internacionales contra Irán aprobadas la víspera por el Consejo de Seguridad de la ONU no le impiden cumplir el contrato de venta a Teherán de baterías de sistemas antiaéreos con misiles S-300.
 
“(ANSA).- Estados Unidos considera ‘decepcionante’ el voto contrario de Brasil y Turquía el miércoles en el Consejo de Seguridad de la ONU para poner en marcha la nueva tanda de sanciones contra Irán, dijo hoy el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.”
 
A continuación incluyo despachos aislados que se refieren al tema, sin que en ninguno de ellos se muestre el menor cambio de matriz. Como dos trenes, marchando por una misma vía a toda velocidad uno hacia el otro.
 
(AFP).- El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad se libró el viernes a una diatriba contra Estados Unidos e Israel, 48 horas después de la aprobación de nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra su país, que aparece cada vez más aislado internacionalmente.
 
(Reuters).- Irán sería capaz de desarrollar armas nucleares en un lapso de uno a tres años, dijo el viernes el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, agregando que todavía hay tiempo para presionar a Teherán.
 
(EFE).- Irán restringirá su cooperación con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a los límites que impone el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN) y proseguirá con el enriquecimiento de uranio, indicó el embajador iraní ante este organismo, Alí Asghar Soltanieh.
 
(EFE).- El director de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, advirtió hoy a Occidente evitar meterse en un callejón sin salida y aceptar la fórmula del intercambio de combustible nuclear con Irán.
 
“(ANSA).- Arabia Saudita concedió el uso de su espacio aéreo a Israel para un eventual ataque contra plantas nucleares de Irán, tras las nuevas sanciones decididas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra la República islámica.
 
“Lo reveló hoy el periódico británico Times, citando fuentes de Defensa en el Golfo Pérsico, que pidieron anonimato.
 
Las fuentes dijeron que Riad concedió a Israel un estrecho corredor aéreo en el Norte del país para acortar la distancia entre el Estado judío y la República islámica.
 
(EFE).- Agentes secretos iraníes detuvieron la semana pasada en varios puntos del país a trece supuestos miembros de un grupo terrorista antirrevolucionario que al parecer estaba preparado para atentar, informó hoy la oficina de relaciones públicas del Ministerio de Inteligencia.
 
Junio 15:
 
“(AFP).- El canciller brasileño, Celso Amorim, consideró el martes una ‘buena noticia’ que el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad declarase aún vigente, pese a las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad, el acuerdo de canje de uranio firmado por su país con Brasil y Turquía.”
 
“(AFP).- El canciller brasileño, Celso Amorim, afirmó el martes que llegó la hora de escuchar a los países emergentes en ‘cuestiones graves’ como la del programa nuclear iraní, después que las potencias ignoraran una iniciativa respaldada por Turquía y Brasil para desactivar esas tensiones.
 
“‘Es tiempo de que en las cuestiones graves de paz y de guerra se escuche a los países emergentes -Turquía y Brasil, así como a otros como India, Sudáfrica, Egipto e Indonesia’, escribe el ministro en el diario francés Le Figaro.”
 
Junio 16:
 
(EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, advirtió hoy de que a partir de ahora será su país el que establezca las condiciones para un eventual diálogo sobre la controversia nuclear.
 
(ANSA).- Irán anunció hoy la construcción de un nuevo reactor nuclear con fines científicos y advirtió que reanudará negociaciones en el litigio por sus planes atómicos sólo después de imponer castigos a las potencias que aprobaron sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
 
(EFE).- La cumbre de líderes de la Unión Europea respaldará mañana la aprobación de sanciones a Irán más allá de las impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, incluyendo medidas en el sector de petróleo y gas.
 
“(EFE).- La Guardia Revolucionaria, cuerpo de élite de las fuerzas de seguridad iraníes, ha comenzado a desplegarse a lo largo de la frontera con Irak ‘ante la presencia en la zona de Estados Unidos e Israel’, declaró hoy uno de sus comandantes.
 
“Mehdi Moini, general de brigada y comandante de este cuerpo en la provincia noroccidental iraní de Azerbaiyán oeste, acusó a estos y otros países de querer provocar un conflicto de carácter étnico en la región, según la televisión estatal en inglés ‘Press Tv’.
 
“‘La presencia de fuerzas estadounidenses e israelíes a lo largo de la frontera es la razón para los movimientos militares de Irán en la provincia’, explicó Moini.”
 
Junio 17:
 
(AFP).- Los dirigentes de la Unión Europea (UE) decidieron el jueves imponer sanciones más severas a Irán por su programa nuclear que las acordadas por la ONU, al apuntar contra el sector nacional clave del gas y el petróleo, lo que ha enfurecido a Rusia.
 
“(DPA).- Rusia criticó hoy duramente sendas ampliaciones de las sanciones a Irán acordadas por Estados Unidos y por la Unión Europea.
 
“‘Estamos profundamente decepcionados por que ni Estados Unidos ni la Unión Europea han seguido nuestra petición de renunciar a determinadas medidas.’”
 
“(AFP).- Irán es capaz de lanzar un ataque contra Europa mediante ‘decenas o incluso cientos’ de misiles, con lo cual Estados Unidos ha revisado su sistema de defensa antimisiles, afirmó este jueves el secretario estadounidense de la Defensa, Robert Gates.”
 
Junio 18:
 
“(REUTERS).- Irán calificó el viernes las sanciones de Naciones Unidas contra su programa nuclear como ‘ilegales’ y culpó a Estados Unidos, el principal defensor de las medidas, de la difusión de las armas atómicas en todo el mundo.”
 
Junio 20:
 
“(EFE).- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, dijo hoy que las nuevas sanciones contra Irán tienen una ‘posibilidad razonable’ de funcionar y obligar al gobierno de Teherán a poner fin a su programa nuclear.”
 
(AP).- Un enviado especial de Estados Unidos advirtió el domingo al gobierno de Pakistán que se abstenga de concretar un acuerdo para un gasoducto firmado recientemente con Irán, pues podría desencadenar nuevas sanciones que el Congreso está bosquejando.
 
Continuará mañana.

Fidel Castro Ruz
Agosto 27 de 2010
6 y 12 p.m.
Publicado enInternacional
Paradójicamente, hablar de "cambio climático" es caer en la trampa de quienes lo han provocado: invita a pensar en un cambio paulatino, natural y frente al cual no queda más que tratar de "adaptarnos" o "mitigar" sus efectos. “Nosotros preferimos hablar de crisis climática, provocada por un modelo de sociedad que ha decidido ‘quemar’ el planeta para que algunos disfruten poco de un estilo de vida que también de manera perversa han dado en llamar ‘desarrollado”, afirma el editorial de "Crisis climática, falsos remedios y soluciones verdaderas", compendio editado por la revista Biodiversidad, sustento y culturas, con el Movimiento Mundial de Bosques y Amigos de la Tierra ALC.

La crisis climática es una consecuencia de la civilización petrolera, con gravísimos impactos sociales y ambientales. El tema está plagado de trampas conceptuales, intentando que no reconozcamos las causas reales o los remedios falsos propuestos por quienes causan los problemas para seguir sacando ganancias aunque la crisis empeore.

Un ejemplo de ello son los programas llamados Redd, por su siglas en inglés, lo cual se traduce como "Reducción de emisiones de carbono derivadas de la deforestación y degradación de bosques".

Como explica el Movimiento Mundial de Bosques en el compendio citado, la idea es simple: la deforestación es un factor importante de emisiones de dióxido de carbono –por tanto, de calentamiento global–, por lo que se busca compensar financieramente a quienes puedan evitar la deforestación. Pero los problemas comienzan desde la definición. En la convención sobre cambio climático se refieren en Redd a "deforestación evitada" y no a "evitar la deforestación". Parece una distracción semántica, pero las consecuencias son tremendas: no se trata de apoyar a quienes realmente evitan la deforestación, sino de pagar a quienes ya deforestan y lucran con ello, para que deforesten un poco menos, pagándoles lo que dejarían de ganar. Es la misma lógica del Mecanismo de desarrollo limpio de esa convención, que sólo apoya a quienes tengan desarrollo sucio pagándoles para que ensucien un poco menos. No son apoyos para quienes no contaminan o no deforestan, sino solamente para los que sí lo hacen. El programa premia a los mayores deforestadores (cuanto más grandes más ganan) y estimula la deforestación para poder cobrar por dejar de hacerlo (luego de haber lucrado primero con ella). Los países y comunidades que cuiden sus bosques no pueden recibir nada de esos programas, es necesario que primero los destruyan. Que en un periodo no se deforeste una zona no implica que no se pueda hacer en los años siguientes, estimulando así también la apertura de nuevas zonas a deforestar mientras se vuelve luego a las que se "deja" de deforestar, de tal manera que las mismas empresas, ONG y gobiernos, pueden hacer negocio tanto cobrando de Redd como deforestando. Las nuevas versiones de programas Redd, llamadas Redd++, dan una vuelta más a la perversión, con más trampas conceptuales y mayor afectación para las comunidades indígenas y forestales.

En esas versiones se introducen en el programa la "conservación", la "gestión sustentable de los bosques" y el "mejoramiento de la capacidad de almacenamiento de carbono en los bosques". Puede sonar bien, pero lo que significan está muy mal.

La "conservación" y "gestión sustentable de los bosques", en el marco de Redd, significa que estados, ONG y/o técnicos podrán definir, con reglas externas elaboradas por instituciones internacionales (como el Banco Mundial), por arriba de las comunidades, el uso de sus territorios. Esto ya ha significado en varios países, incluso, la expulsión de comunidades indígenas de estas áreas y en todas la enajenación de la decisión de las comunidades sobre sus territorios.

El llamado "mejoramiento de la capacidad de almacenamiento" es una luz verde para deforestar bosques naturales (hasta 90 por ciento y aún "cumplir" con Redd, ya que dejan de talar 10 por ciento) y plantar monocultivos de árboles de rápido crecimiento y fines comerciales, como eucaliptos, pinos y palma aceitera, porque mientras los árboles están creciendo absorberían más dióxido de carbono que los bosques antiguos. Este esquema ha sido refutado científicamente, al observar el ciclo de vida completo de un bosque natural contra el de una plantación, pero los que ganan con los monocultivos de árboles ocultan estos datos.

México, Brasil y otros países que están entre los peores deforestadores del mundo han abrazado las propuestas Redd con entusiasmo, acompañados por ONG trasnacionales, como The Nature Conservancy, WWF y Conservación Internacional, y las trasnacionales más contaminantes, como la petrolera BP, que avizoran un gran negocio que les sirve además como maquillaje verde. También ONG nacionales, las mismas que han apoyado el negocio de venta de servicios ambientales (incluyendo la biopiratería) y la entrada de proyectos del Banco Mundial a comunidades, ahora defienden los proyectos Redd "para apoyar a las comunidades forestales". Además de promover mayor destrucción de bosques, Redd es en realidad otra forma de enajenar el poder de decisión de las asambleas comunitarias para que grupos compitan por proyectos en lugar de luchar por sus derechos, por el reconocimiento y apoyo que debería ser política pública –no dependiente de trasnacionales e insituciones financieras internacionales– al rol fundamental que tienen las comunidades indígenas, campesinas y forestales, entre muchos otros, para enfrentar la crisis climática y enfriar el planeta.

Por Silvia Ribeiro, Investigadora del grupo ETC
Publicado enInternacional
Una bomba atómica de la naturaleza ha destruido Puerto Príncipe. El caos sigue reinando en las calles de la capital de Haití y ha complicado, de momento, el reparto de la ayuda humanitaria que está llegando a la isla. Muchos haitianos están huyendo de la ciudad ante la falta de alimentos.

El Gobierno ya prepara el traslado masivo de los supervivientes ante el riesgo de epidemias. Unas 600.000 personas se ha quedado sin techo, según el Gobierno. "En muchos casos vamos a tener que proceder al desplazamiento de la población, y planeamos construir campamentos provisionales para recibir a las víctimas", dijo ayer el ministro del Interior, Antoine Bien-Aimé.

El caos es de tal magnitud que se espera la llegada de las tropas de EEUU como si fueran el Séptimo de Caballería. Hillary Clinton, la secretaria de Estado llegó ayer a Puerto Príncipe, dispuesta a organizar antes de rehabilitar. Una réplica de 4,5 en la escala Richter aumentó el nerviosismo.

Nadie manda en Haití, excepto en el aeropuerto, tomado ya por la avanzadilla de los marines. Pero ni siquiera en los alrededores de la terminal el Gobierno haitiano ha hecho acto de presencia. La carretera que lleva hasta el aeropuerto se colapsó durante horas. Estas dificultades son las mismas que se encuentran para la distribución de los alimentos. Lo que se ha hecho para paliar el hambre de la población es aún poco y, a todas luces, insuficiente. EEUU asegura que ha logrado repartir las 160 toneladas de comida que se habían acumulado en las pistas del aeropuerto, lo que equivaldría a 600.000 raciones diarias de comida. Pero en distintos rincones de la ciudad, recorridos ayer por Público, no tenían ninguna noticia de ayuda humanitaria.

La ciudad de los cementerios

"La gente todavía no se ha repuesto del tremendo susto. Por eso siguen en las calles, por eso ves tantas miradas perdidas. Pero en cuanto entierren a sus muertos y sientan el hambre, saltarán. Y cuando los haitianos saltan", profetiza Jean Bernard, buscavidas haitiano que vive buenos momentos por su habilidad para saber qué pasa en la calle.

En la capital haitiana sobreviven hoy varias ciudades. Una de ellas es la ciudad de los cementerios al aire libre, repartidos por las esquinas, junto a las morgues, cerca de los hospitales, en las fosas comunes Cadáveres y más cadáveres, pese a los cinco días transcurridos. Miles y miles se ven. Otros miles permanecen debajo de los edificios. Los más optimistas apuestan porque la cifra estará en torno a los 50.000. Los pesimistas temen que superen los 100.000. Y los más conmocionados por esta catástrofe devastadora estiran los números hasta proporciones difíciles de soportar. Entre ellos figura el ministro Bien-Aimé, que ayer adelantó su propia estimación: 200.000 muertos, de los que 50.000 ya se han recogido, sostuvo.

La segunda de las nuevas ciudades dentro de la gran capital es la de los refugiados. Puerto Príncipe es un gran campamento, también al aire libre. La Cruz Roja calcula que en el Campo de Marte duermen 50.000 personas. Junto al Palacio Presidencial permanecen centenares de haitianos que han perdido todo. Más o menos el mismo número que ha tomado el Centro Olímpico. Varias jóvenes se bañan desnudas en uno de sus laterales. Seguramente será el mejor momento del día. El pudor se acabó con el terremoto.

La tercera ciudad es la de la destrucción, apocalíptica. Es difícil contar cuántas viviendas, centros comerciales, hospitales o colegios se han hundido. Pero no es ninguna locura adelantar que entre el 50% y el 70% de los edificios se han desparramado, destrozados por el temblor. Y los que han quedado de pie también se han resquebrajado de una u otra forma.

El presidente René Preval trata de dar soluciones a estas tres ciudades en las que se ha convertido Puerto Príncipe y le abruman. Pero el caos es de tal calibre que nadie acierta a saber cómo. Cuatro camiones de bomberos distribuyen galones de agua entre los afortunados que los ven llegar. Cuatro camiones para toda la ciudad.
"Por favor, ayúdennos"

Joasil Ronald, su inspector principal, asegura, muy optimista, que han podido mitigar la sed de sus paisanos y que el alcalde parece coordinar los operativos desde un cuartel del centro. "El pueblo está bien, ahora tiene agua", continúa el bombero. "Pero ahora están esperando comida. Hacen falta alimentos. Por favor, ¡ayúdennos¡".

El clamor del bombero tiene una razón: conoce a su gente. Sabe que los brotes de violencia son, de momento, esporádicos. Cientos de personas saquearon ayer el antiguo centro comercial, según Efe. Arrasaron almacenes y bodegas de la Avenida Dessalines para llevarse sacos de arroz y alimentos secos. Otra información de Reuters aseguraba que la Policía repelió a tiros otros asaltos en el centro de la ciudad.

Mientras, el rescate de las víctimas está en manos de los héroes. Como el bombero español que se ha convertido en uno de los rostros de la tragedia tras rescatar a un pequeño. O como Villandry, un bombero francés, que ayer se lanzaba como Spiderman ante una montaña de escombros. "Hemos sacado 20 cadáveres en 24 horas, pero creemos que puede haber gente viva". No es tiempo para las palabras. El francés se lanza al edificio y vuelve a gatear junto a su compañero. Nadie les ayuda. Nadie les observa.

La hecatombe es de tal calibre que es muy difícil encontrar a los 26 equipos internaciones de rescate. Los cuatro de EEUU han rescatado a 15 personas vivas. Pero todavía quedan miles atrapadas. Sólo nuevos milagros devolverán la vida a alguno de ellos.

Por DANIEL LOZANO - ENVIADO ESPECIAL 2010-01-17
Publicado enInternacional
Jueves, 08 Octubre 2009 20:21

Los Sin Tierra, una espina para Lula

La destrucción que llevaron a cabo el miércoles unas 300 familias del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST) en la finca, de unas 300.000 hectáreas, de la empresa cítrica Cutrale -la mayor productora mundial de zumo de naranja- en el Estado de São Paulo fue como un tsunami, según se desprende de las fotografías. Los campesinos arrancaron 12.000 naranjos, que estaban en plena producción, destruyeron 30 tractores, armarios y utensilios varios, según datos de la Policía Civil. Y, además, dejaron las siglas del MST pintadas en las paredes y en los camiones de la empresa. Todo ello para exigir al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que cumpla su promesa de desarrollar una reforma agraria.

La justicia obligó ayer a las 300 familias a retirarse de la finca con la ayuda de 120 policías. "Ha sido un absurdo esa destrucción del patrimonio, un verdadero crimen ambiental", criticó José Serra, gobernador del Estado de São Paulo.

En su editorial de ayer, el diario O Globo afirmaba que "el ataque a la empresa Cutrale, gran exportador nacional de jugo de naranja, importante en la estrategia del comercio exterior del propio Gobierno" merece la creación de una Comisión de Investigación Parlamentaria (CPI). La oposición ya ha comenzado a recoger firmas en el Senado, ya que según O Globo "es un asunto que interesa a todos los que defienden el orden democrático".

El problema es un arma de doble filo para Lula. Por eso, las declaraciones oficiales son cautas. El jefe de Gabinete de Seguridad Institucional, de la Presidencia de la República, el general Jorge Félix, minimizó ayer las acciones de vandalismo de los Sin Tierra el movimiento "no supone una amenaza a la sociedad y tiene sus razones para existir". Según Félix, son el Ministerio Público y la justicia los que tienen que analizar cada acto considerado criminal por parte de los Sin Tierra.

Para Lula, sin embargo, cada acción ilegal o criminal de los Sin Tierra, que continúan acusándole de no haber llevado a cabo la reforma agraria prometida por él mismo cuando llegó a la presidencia en 2003, es una verdadera espina. El MST, al que siempre había apoyado desde la oposición, contribuyó enormemente a su elección en las elecciones de finales de 2002. Como recompensa les había prometido una reforma agraria que los otros Gobiernos habían aplazado siempre. El Ejecutivo dio millones de reales al Movimiento, pero la esperada transformación agraria ha seguido aparcada con la excusa de que la reforma que les gustaría a los Sin Tierra no es compatible con los modernos criterios de la agricultura.

El carismático presidente va a necesitar el próximo año de todos los movimientos sociales para conseguir elegir a su candidata para los comicios de 2010, la ministra de la Casa Civil, Dilma Rousseff. El jefe del Gobierno brasileño se ha liberado ya de los tintes izquierdistas que lo perseguían cuando estaba en la oposición de la mano de los Sin Tierra. Las buenas relaciones que mantiene Lula con el mundo empresarial le crean problemas cada vez que el MST entra en una finca productiva y arrasa con todo con el pretexto de que la empresa de cítricos Cutrale probablemente financiaba las campañas políticas de algunos diputados.

"Pasar con los tractores por encima de las plantas de naranja es pasar por encima de la corrupción que mantiene esta situación durante tanto tiempo", afirmó ayer el presidente de Brasil. Y el conflicto sigue en pie aunque la sociedad, que en un 80% aprueba la política neoliberal del actual Gobierno, simpatiza cada vez menos con el movimiento izquierdista de campesinos, que había sido el mayor de América Latina.

JUAN ARIAS - Río de Janeiro - 09/10/2009
Publicado enInternacional
Domingo, 04 Octubre 2009 08:16

Cuidado con la Tierra, se tambalea

El mundo que conocemos sólo tiene 10.000 años. Por esa fecha acabó la prehistoria y empezó el holoceno, el raro periodo de buen tiempo en que vivimos. Esa estabilidad podría durar otros 7.000 años, según predice la geología, pero la actividad humana ha alcanzado un nivel capaz de "dañar los sistemas que mantienen la Tierra en el estado de holoceno".

Johan Rockström, de la Universidad de Estocolmo, y otros 28 científicos de universidades e institutos europeos, norteamericanos y australianos proponen ahora un sistema nuevo y polémico. Han estimado nueve "límites planetarios" que la humanidad debe respetar para no inestabilizar los sistemas terrestres esenciales, con cambios climáticos bruscos y tal vez catastróficos.

Tres de los límites ya han sido transgredidos: los del calentamiento global, la extinción de especies y el ciclo del nitrógeno. Otros cuatro están cerca de caer: uso del agua dulce, conversión de bosques en cultivos, acidificación de los océanos y ciclo del fósforo. Los otros dos son la contaminación química y la carga de aerosoles en la atmósfera.

Rockström y sus 28 colegas han presentado su propuesta en Nature. La versión completa de su trabajo está disponible en http://www.stockholmresilience.org/planetary-boundaries. El último número de la revista Nature Reports Climate Change recoge las críticas de siete expertos -incluido el premio Nobel Mario Molina-, y hay un debate abierto sobre la propuesta en http://tinyurl.com/boundariesblog.

La idea que más se maneja para el nuevo acuerdo del clima que se negociará en Copenhague, el próximo diciembre, es la "barrera de los dos grados": que la temperatura no suba más de dos grados por encima del nivel preindustrial. Pero los científicos no creen que ese objetivo sea suficiente, ni adecuado.

La barrera de los dos grados se basa en los modelos climáticos convencionales, que predicen un aumento de tres grados cada vez que se dobla el nivel de CO2 en la atmósfera. "Pero estos modelos no incluyen los procesos de feedback que calentarán aún más el clima", dicen los expertos. Un ejemplo de feedback: el calentamiento funde los hielos, y la pérdida de superficie de hielo causa un mayor calentamiento.

Cuando estos feedbacks se incluyen, la duplicación del CO2 atmosférico no sube la temperatura tres grados, sino seis grados, una cifra que "amenazaría los sistemas vitales del holoceno y cuestionaría gravemente la viabilidad de las sociedades humanas actuales", según los autores.

Su propuesta es otro tipo de barrera más exigente. Se compone de dos límites. Primero, que la contribución humana al CO2 atmosférico no pase de 350 partes por millón (ppm). Y segundo, que el forzante radiativo (el cambio de energía en la capa más alta de la atmósfera) no supere los niveles preindustriales en más de un vatio por metro cuadrado.

Los expertos afirman que "violar esos límites incrementa el riesgo de cambio climático irreversible, con pérdida de las principales capas de hielo, subida acelerada del nivel del mar y cambios abruptos en los sistemas forestales y agrícolas". Una pésima noticia, porque ambos límites se han violado ya: el nivel de CO2 está en 387 ppm, y el forzante radiativo en 1,5 vatios por metro cuadrado.

De hecho, "ya empezamos a ver evidencias de que algunos subsistemas terrestres han empezado a salirse de su estado holocénico estable", dicen los expertos. La rápida pérdida de los hielos árticos en verano, por ejemplo. También la masa menguante de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental. Y el aumento acelerado del nivel del mar en los últimos 10 años.

El 80% de la atmósfera es nitrógeno -un componente básico de nuestras células-, pero en una forma gaseosa que ni las plantas ni los animales podemos asimilar. Son las bacterias quienes lo convierten en nitratos y otras formas utilizables por las plantas. Los animales lo obtienen comiéndose a las plantas. Otras bacterias lo devuelven después a la atmósfera, cerrando el ciclo del nitrógeno.

Pero la fabricación de nitratos como fertilizantes para la agricultura, y los propios cultivos de legumbres -que sí pueden asimilar el nitrógeno de la atmósfera gracias a una bacteria simbiótica- han superado ya a todas las bacterias del planeta: fijan 140 millones de toneladas de nitrógeno de la atmósfera al año.

Como es más de lo que las segundas bacterias pueden devolver a la atmósfera, gran parte de ese nitrógeno acaba contaminando los ríos y las zonas costeras. Muchos sistemas lacustres se han vuelto turbios por esta razón, como se vuelve el mar Báltico entero de forma intermitente.

También puede volver a la atmósfera, pero no en su forma original (N2), sino como óxido nitroso (N2O), uno de los principales gases de efecto invernadero junto al CO2.

Los científicos han situado el límite planetario del uso del nitrógeno en un 25% de su valor actual, o 35 millones de toneladas. Con argumentos similares, fijan un límite de 11 millones de toneladas para el fósforo que la actividad humana vierte a los océanos cada año, no muy lejos de los 9 millones actuales. El flujo natural de fósforo a los océanos ronda el millón de toneladas.

El fósforo no proviene de la atmósfera como el nitrógeno, sino de la minería, pero también se usa para fabricar fertilizantes, entre otras muchas cosas (como pasta de dientes). El registro geológico indica que un exceso de fósforo en los océanos se asocia a episodios de falta de oxígeno en el agua -"sucesos anóxicos"- de tal escala que algunos científicos los consideran responsables de extinciones masivas en el pasado.

La extinción de especies es parte del juego de la vida, pero el registro fósil muestra que su ritmo natural es menor de una extinción por millón de especies al año (las estimaciones varían entre entre 0,1 y 1). La tasa actual de extinción causada por el hombre es entre 100 y 1.000 veces mayor.

La frecuencia basal, desde luego, ya se había disparado en las ocasionales extinciones masivas que jalonan la historia del planeta. Pero ahora "las especies se están extinguiendo a un ritmo inédito desde la última extinción global en masa", dicen los científicos. Se refieren al evento K/T, la extinción masiva que puso fin al periodo cretácico hace 65 millones de años, y con él a los dinosaurios y a la mitad de los géneros biológicos. El impacto humano aún no iguala al de un buen meteorito, pero hace méritos.

La principal causa son los cambios en el uso de la tierra, sobre todo su conversión en tierras de cultivo o zonas urbanas. También los incendios forestales, y la introducción de especies extrañas en un entorno natural. Las cabras, por ejemplo, han hecho más daño al entorno en las islas Galápagos que los propios humanos que las llevaron allí.

El cuadro empeorará con el cambio climático. Los científicos estiman que el 30% de las especies de mamíferos, pájaros y anfibios estarán amenazadas de extinción este siglo.

La extinción de especies no es un problema sólo para los museos de ciencias naturales. Los ecosistemas pueden tolerar notables pérdidas de biodiversidad -muchas especies son redundantes en el sistema-, pero la pérdida de redundancia los hace muy vulnerables a cualquier cambio del entorno. Es la diversidad quien garantiza una respuesta a los imprevistos.

"La Tierra no puede sostener el actual ritmo de extinción sin una importante erosión de la resiliencia de los ecosistemas", dicen los autores. El término resiliencia se ha tomado prestado de la ingeniería -donde mide la energía que puede absorber un material deformándose de manera elástica- para designar la capacidad de un ecosistema para encajar las agresiones.

Rockström y sus colegas proponen como límite planetario que los cultivos no cubran más del 15% de la superficie de tierra firme -ahora cubren el 12%-, pero hay científicos críticos con ese límite, y con los demás.


Los límites de la propuesta
Steve Bass, del Instituto Internacional para el Entorno y el Desarrollo de Londres, duda que este límite del 15% pueda ser tomado en serio por políticos y gestores mientras no haya pruebas más elocuentes de que el cambio de uso de la tierra es perjudicial para las personas. "Si acaso", dice Bass, "lo contrario ha sido más cierto, probablemente: convertir la tierra en cultivos o industrias ha proporcionado mucho bienestar, y las poblaciones seguirán encontrando esa utilización de la tierra deseable y tentadora".

Bass también duda de que el porcentaje de superficie cultivada -sea el 15% u otro- sea el mejor límite para garantizar que el uso de la tierra sea sostenible. "Por ejemplo", dice el científico británico, "el impacto ambiental de un 15% de superficie cultivada en grandes parcelas con métodos intensivos será muy diferente del que tendría ese mismo 15% cultivado de formas más sostenibles e integradas en el paisaje". Bass cree que un 'límite planetario' en la degradación del suelo sería más adecuado que el que propone el informe Rockström.

Myles Allen, físico especializado en clima de la Universidad de Oxford, discrepa de los autores. Afirma que la "campaña" para establecer un límite de 350 ppm de CO2 en la atmósfera tiene poco sustento científico. "Al ser uno de los avales de más alto perfil científico a favor de ese límite", lamenta Allen, "el ensayo de Rockström y sus colegas será citado sin moderación de aquí a las negociaciones climáticas de diciembre en Copenhague, con toda certeza".

"El problema no es si el límite de 350 ppm es demasiado o demasiado poco", prosigue el físico de Oxford. "El problema es que ese límite no capta la idea; las acciones que se requieren las próximas dos décadas son las mismas sea cual sea el nivel de CO2 que decidamos poner como límite; proponer un 'límite planetario' al CO2 es una distracción innecesaria". Allen aboga por mantener la idea actual de la "barrera de los 2 grados".

Otro límite propuesto es que la cantidad de ozono en las capas altas de la atmósfera no se reduzca más del 5% respecto a los niveles de 1964-1980. "La elección es razonable, aunque algo arbitraria", opina el premio Nobel Mario Molina, director del Centro de Estudios Estratégicos sobre Energía y Entorno de México DF. "El límite del 5% está claramente dentro de la zona de comportamiento lineal para la pérdida de ozono global".

Un comportamiento lineal implica que no hay riesgo de respuestas súbitas al atravesar algún tipo de umbral. Estas respuestas "no lineales" de los sistemas terrestres son el fundamento del sistema de límites propuesto por el informe Rockström.

Molina opina que sería mejor poner un límite a las emisiones de compuestos con cloro y bromo, como los cloro-fluoro-carbonos (CFC) que consumen el ozono, y no al propio grosor de la capa de ozono. Pero admite que la idea de los límites es un "concepto útil y muy interesante".

Por JAVIER SAMPEDRO 04/10/2009
 

Publicado enInternacional
Miércoles, 15 Julio 2009 05:54

"No había inocentes en Gaza"

"Abrimos fuego y no hacemos preguntas". "Nos dijeron que debíamos arrasar la mayor parte posible de nuestra zona". "Mi comandante me dijo, medio sonriendo, medio serio, que esas demoliciones podrían añadirse a su lista de crímenes de guerra". "Si alguna vez nos hablaron de inocentes, fue para decirnos que no había inocentes". Es el turno de los soldados israelíes. Dirigentes, académicos y analistas hebreos; políticos y civiles palestinos; organizaciones no gubernamentales internacionales y locales; Naciones Unidas. Todos han investigado y extraído conclusiones de la guerra que el Ejército israelí lanzó contra Gaza el invierno pasado. ¿Guerra? "¿Es realmente plausible denominar batallas al bombardeo con artillería y tanques, y al fuego lanzado desde helicópteros y aviones?", se pregunta el abogado Michael Sfard, defensor ante los tribunales israelíes de muchas víctimas palestinas del Ejército. "Es el ataque más duro que ha infligido el Estado de Israel a una zona urbana densamente poblada por civiles", añade Sfard. Algún ex diplomático israelí confiesa, exigiendo no ser citado, que las operaciones por tierra, después de la primera semana de bombardeos aéreos, fueron "un exceso". Pero ahora lo han contado a Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), una ONG israelí, 26 militares que participaron en la campaña. Algunos se plantaron ante las cámaras y prefirieron que su rostro fuera difuminado. Otro, como el experimentado sargento reservista Amir, a cara descubierta. Su descripción provoca escalofríos y explica por qué varias zonas de Gaza parecían devastadas por un terremoto. A todos ellos les resultará muy difícil tragarse la coletilla que los líderes de su país utilizan a destajo: "El Ejército de Israel", dicen, "es el más moral del mundo". La guerra de Gaza ha sido un punto y aparte. No hubo reglas y los crímenes de guerra, según la ONG, no fueron ni mucho menos hechos aislados.

Todo fue diseñado para acometer una "guerra sin bajas", en palabras de Sfard. Y como relata Yehuda Shaul, uno de los directivos de Breaking the Silence, "la mejor manera de defenderse es disparando fuego masivamente. Así el enemigo no saca la cabeza. Se bombardearon barrios y viviendas sabiendo que se iba a matar a civiles. Después de lanzar octavillas sobre un barrio, se decidió que se podía matar a quien fuera". 1.400 palestinos perdieron la vida en 22 días de contienda, una gran mayoría de ellos civiles. Las milicias palestinas mataron a tres inocentes israelíes con cohetes kassam. De los nueve soldados caídos, cuatro lo fueron por fuego amigo. Unas 50.000 casas, 200 escuelas, casi un millar de fábricas fueron dañadas o convertidas en ruinas, según Naciones Unidas. La lucha entre militares y milicianos fue la excepción en una campaña en la que soldados disparaban contra depósitos de agua por aburrimiento; en la que se lanzaron bombas de fósforo en zonas civiles, en las que muchos soldados se dieron al pillaje, y en la que se disparaban cañones para despertar a una compañía.

"Las reglas de combate no distinguieron entre combatientes y civiles; no tuvieron en consideración que los combates tuvieron lugar en una zona donde debía conocerse la presencia de niños, mujeres y ancianos; se emplearon armas con un radio de precisión inapropiado para áreas llenas de civiles; la amplia devastación; la destrucción sistemática; su increíble magnitud; la destrucción de casas, apartamentos, edificios públicos y propiedades, en muchos casos sin que respondiera a una aparente necesidad militar", precisa Sfard. "Disparar a cualquiera que se supone no debe estar en un lugar" fue una regla destinada a impedir bajas propias. A cualquier precio. No se daban órdenes precisas, pero todos los soldados coinciden en que había que hacer lo que fuera para no caer heridos. Un militar admite que se empleó con profusión la denominada "entrada mojada". Es decir, el allanamiento de una casa a tiro limpio. En ocasiones lanzando misiles o proyectiles antitanque. Después se comprobaría lo que había dentro.

La destrucción, deliberada según los testimonios, fue minuciosamente planificada. Antes de la guerra, durante el entrenamiento, "nos dimos cuenta de que esta vez no se trataba de una campaña, sino de una guerra en la que te quitas los guantes... Las consideraciones que estábamos acostumbrados a escuchar sobre las reglas de combate, y los esfuerzos por no dañar a inocentes no se escucharon esta vez. Al contrario... Un comandante nos dijo que no habría segundos pensamientos sobre cualquier amenaza, real o imaginaria, que pudiéramos sentir... La idea era abrir fuego y no intentar considerar las repercusiones. Ante cualquier obstáculo, ante cualquier problema, abrimos fuego y no hacemos preguntas. Si hay un vehículo en el camino, se aplasta; si hay un edificio se bombardea. Éste es el espíritu que se transmitió durante el entrenamiento", relata Amir.

El componente religioso también jugó su papel. "Se repartieron pasquines con el sello del Ejército y su Rabinato que contenían material político explícito: los palestinos eran descritos como los filisteos, nuevos en esta tierra. Como alienígenas en esta tierra que nosotros debemos retomar. Luego el rabino Chen nos habló de la santidad del pueblo de Israel y de que estábamos luchando en una guerra entre la luz y la oscuridad llena de connotaciones apocalípticas y escatológicas. El lenguaje era altamente mesiánico. La guerra entre la luz y la oscuridad era la preparación para la redención. Pero más perturbador que este asunto religioso era la demonización del otro, los hijos de la oscuridad, mientras nosotros éramos los hijos de la luz. Esto es muy problemático porque se podría esperar que se hiciera una distinción con los civiles", narra otro militar.

Un activista de la ONG israelí Breaking the Silence le pregunta a Amir, que ha servido en Gaza y Cisjordania varias veces como reservista: ¿Esto era nuevo para ti? "Sí. Sin ninguna sombra de duda... Nunca tuve permiso o recibí instrucciones para comportarme de este modo... De alguna manera, el Ejército siempre planteaba vías para tratar de evitar heridos. En esta ocasión, la sensación era la contraria. Como si herir a civiles no jugara un papel en las consideraciones... Si alguna vez nos hablaron de inocentes fue para decirnos que no habría inocentes. Todos allí eran el enemigo. Es una frase que escuchamos al comandante de la brigada... No había normas para el combate. La norma era disparar".

Relata un soldado que observó a un hombre con una antorcha y camisa blanca aproximarse. Pidió a su comandante permiso varias veces para realizar disparos de disuasión (a metros de distancia para que el palestino se detuviera) tras informarle de que el hombre no iba armado. El oficial no se lo concedió. Cuando ya estaba muy cerca, cuanta el uniformado: "De pronto una explosión de fuego que venía de arriba nos hizo saltar a todos. El hombre comenzó a chillar. No lo olvidaré mientras viva. Todo el mundo disparaba y el hombre gritaba. El comandante bajó las escaleras y dijo: 'Este es el comienzo de la noche'. Se preguntó al comandante porque no había autorizado el fuego de disuasión, y contestó: 'Es de noche y era un terrorista'. Cuando le dijimos que el hombre sólo llevaba una antorcha, respondió: 'No importa, era de noche'... Al día siguiente enviamos a un perro para detectar si tenía explosivos. No tenía nada. Sólo su antorcha.

Mientras el presidente Simón Peres y varios miembros del Gobierno repitieron hasta la saciedad que Hamás y los demás grupos armados palestinos utilizaron escudos humanos en sus operaciones y que sus acusaciones eran propaganda, resulta patente, a tenor de estos testimonios, que el Ejército israelí sí los utilizó. "Johnnies". Así llamaban los uniformados a los palestinos que eran forzados, encañonados y maniatados, a entrar en las casas sospechosas de albergar a milicianos. En alguna ocasión, alguno debió entrar más de una vez para tratar de convencer a los hombres armados milicianos de que se rindieran. ¿Y si no se rendían, se derribaba la casa sobre ellos? "Sí", contesta un sargento de la Brigada Golani. Otras veces obligaban a los palestinos a taladrar paredes con martillos mecánicos para eludir cualquier riesgo de que los soldados se toparan con una trampa explosiva.

"No era necesario tanto fuego. Tengo la sensación de que el Ejército buscaba una oportunidad para llevar a cabo una demostración de fuerza espectacular. Es la única explicación para el uso de morteros dentro de una zona urbana", explica un sargento de una brigada de infantería que fue enviado a Netzarim, al sur de la ciudad de Gaza. "Los objetivos de la guerra eran vagos. Pero nos dijeron que debíamos arrasar la mayor parte de la zona posible. Esto es un eufemismo de destrucción sistemática". El suboficial explica que las casas se derribaban por dos razones. Una operacional: la sospecha de que en una vivienda se guardaban armas, o si de ella partían túneles, o si había señales de que se había excavado. El segundo motivo lo denominaron "El día después", teniendo siempre en mente que la operación era de duración limitada. "La idea era dejar un área estéril detrás de nosotros cuando nos marcháramos. Y el mejor modo para lograrlo era arrasar la zona. Así tendríamos buena capacidad de fuego, visibilidad abierta. Podíamos verlo todo. Eso significaba las demoliciones para el "Día Después". En la práctica, esto supuso derribar casas que no eran sospechosas. Puedo incluso decir que, en una conversación con mi comandante, mencionó, medio sonriente, medio triste, que esto podría añadirse a su lista de crímenes de guerra".

No se escatimaron métodos ni recursos. "Todos los medios de destrucción se utilizaron, al menos los que yo conozco. Las casas eran demolidas con excavadoras D-9 que trabajaban continuamente, pero la artillería, helicópteros, tanques y aviones también se emplearon. Y morteros de 81 milímetros, creo. Y, por supuesto, unidades especiales de ingenieros que hicieron explosiones controladas de casas. Las explosiones eran constantes. No siempre sabían porqué, pero volaban casas diariamente". En los alrededores de donde se instaló la compañía de este sargento no hubo combates. "No, no. En general no vimos a nadie vivo, excepto los soldados". También con experiencia en la franja de Gaza, el sargento coincide con los demás militares: "La destrucción fue en una escala diferente. Nunca había conocido semejante poder de fuego".

¿Que te preocupa de esta operación? Y responde otro soldado: "Primero, tanta destrucción, todo ese fuego contra inocentes. La conmoción de darme cuenta de con quien he estado en esto. ¡Como se comportaban mis compañeros! Es asombroso, inconcebible... Todo ese odio, disfrutar matando. (Decían): 'He matado a un terrorista, uuuau'. 'Le reventamos la cabeza". Otro compañero se muestra aliviado por haber sido destinado a otra unidad con soldados más veteranos. "No eran de gatillo fácil", comenta.

El Ejército lamentó que otra ONG haya difundido un informe con testimonios anónimos. Al menos uno, el del sargento Amir, no lo es.

JUAN MIGUEL MUÑOZ - Jerusalén - 15/07/2009

 

 

Publicado enInternacional

Un muy destacado científico ha expresado la opinión de que la raza humana sólo tiene un cincuenta por ciento de posibilidades de sobrevivir al siglo XXI. Ésta es en cierto sentido una afirmación extrema; pero muy pocos disentiríamos de la idea de que nuestra especie y nuestro globo enfrentan ahora peligros sin precedentes para la presente centuria, aunque sólo sea por el extraordinario impacto que la tecnología y la economía humanas ejercen sobre el medio ambiente. A este ensayo mío no le conciernen tales escenarios apocalípticos: supondré que si la humanidad sobrevivió al siglo XX, igualmente lo hará en el siglo XXI.

El mundo de principios del siglo XXI se caracteriza por tres sucesos principales:

  • Las enormes fuerzas que aceleran la velocidad de nuestra capacidad de producción y que, al hacerlo, cambian la faz del mundo. Esto es así y así continuará.
  • Un proceso de globalización acelerado por la revolución en el transporte y las comunicaciones, nos indica que: a) sus efectos mayores corresponden directa o indirectamente a la globalización económica; aunque b) se presenta en todos los campos excepto en los del poder político y la cultura, en la medida en que dependen del idioma.
  • El reciente pero rápido cambio en la distribución de la riqueza, el poder y la cultura, de un patrón establecido que duró de 1750 a 1970 a uno todavía indeterminado.


I. El incremento en nuestra capacidad para producir –y para consumir– difícilmente requiere de comprobación alguna. Sin embargo, deseo hacer tres observaciones. La primera concierne a la explotación de recursos cuyo abastecimiento es naturalmente limitado. Esto incluye no sólo las fuentes de energía fósil de las cuales la industria ha dependido desde el siglo XIX –carbón, petróleo, gas– sino de los más antiguos fundadores de nuestra civilización, a saber: agricultura, pesca y bosques. Estas limitaciones naturales o son absolutas dada la magnitud de las reservas geológicas y de tierras cultivables, o relativas cuando la demanda excede la capacidad de estos recursos para su propia renovación, como la excesiva explotación pesquera y de bosques. Cerca del final del siglo XX el mundo no se había aproximado aún al límite absoluto de las fuentes de energía, ni a un incremento sustancial en la productividad agrícola y las extensiones cultivables, aunque el ritmo de incorporación de nuevas tierras aflojó durante la segunda mitad del siglo. Los rendimientos por hectárea de trigo, arroz y maíz subieron a más del doble entre 1960 y 1990. Sin embargo, los bosques fueron seriamente amenazados. La deforestación en pequeña escala ha sido un antiguo problema y ha dejado marca permanente en algunas regiones, notablemente el Mediterráneo. La sobreexplotación pesquera empezó a alcanzar su punto crítico en el Atlántico norte alrededor de los últimos treinta años del siglo XX y se extendió a todo el globo debido a la preferencia por algunas especies. Esto, hasta cierto punto, se ha compensado con la acuicultura, que en la actualidad produce alrededor del 36% del pescado y marisco que consumimos –cerca de la mitad de las importaciones de pescado de los Estados Unidos. Aunque la acuicultura todavía se encuentra en etapa inicial, el esfuerzo podría terminar en la mayor innovación en la producción de alimentos desde que se inventó la agricultura. Esta vastedad de alimentos alcanzada, que permite alimentar a más de seis mil millones de personas mucho mejor que a los dos mil millones de principios del siglo XX, se logró a través de los métodos tradicionales, además de las tecnologías mecánica y química; de modo que no tiene sentido argumentar que la humanidad no puede ser alimentada sin manipulación genética.

El agotamiento de los recursos no renovables o limitados ciertamente planteará serios problemas al siglo XXI, particularmente si la crisis medioambiental no se encara seriamente.

Mi segunda observación se ocupa del impacto que la revolución tecnológica ha tenido sobre la producción y la mano de obra. En la segunda mitad del siglo XX, por primera vez en la historia la producción dejó de ser de mano de obra intensiva para volverse de capital intensivo y, progresivamente, de información intensiva. Las consecuencias han sido dramáticas. La agricultura sigue siendo el principal deponente de mano de obra. En Japón la población agrícola se redujo del 52,4% después de la Segunda Guerra Mundial al 5% en el presente. Lo mismo en Corea del Sur y Taiwán. Aun en China la población agrícola ha disminuido del 85% en 1950, al 50% hoy en día. No hay necesidad de comprobar la sangría de campesinos en América Latina desde 1960, pues es evidente. Para decirlo pronto, salvo la India y algunas zonas del África subsahariana, no quedan países campesinos en el mundo. La dramática caída de la población rural se ha compensado con un alto crecimiento de las zonas urbanas que, en el mundo en desarrollo, han dado origen a ciudades gigantes.



En el pasado, este caudal de mano de obra redundante y no calificada era absorbido por la industria –en la minería, la construcción, el transporte, las manufacturas, etc. Esta situación aún prevalece en China, pero en el resto del mundo, incluyendo a los países en desarrollo, la industria ha venido deshaciéndose aceleradamente de la mano de obra. Este descenso en la industria no es sólo debido a la transferencia de la producción de regiones de altos costos a otras de bajos, sino que también va implícita la substitución de tecnologías cuyos costos declinan por mano de obra calificada cuyos costos son inelásticos y al alza con el propio desarrollo económico. Desde 1980, los sindicatos de la industria automotriz en los Estados Unidos han perdido la mitad de sus miembros. Igualmente Brasil empleaba un tercio menos de trabajadores aun cuando produce casi el doble de vehículos automotores en 1995 que en 1980. El incremento en el sector de los servicios junto al crecimiento económico no ofrecen una alternativa viable para dar salida a la mano de obra redundante tanto industrial como agrícola, generalmente de baja escolaridad y con poca capacidad de adaptación. Sin embargo, hasta ahora, el empleo a las mujeres ha resultado relativamente beneficiado, al menos en los países desarrollados.

La mayor parte de la mano de obra redundante la absorbe la economía informal que, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), comprende el 47 por ciento del empleo no agrícola en el Medio Oriente y Norte de África; 51 por ciento en América Latina; 71 por ciento en Asia y 72 por ciento en el África Subsahariana. El problema se observa muy agudo en los países más pobres y en aquellos otros devastados por la transición económica, como la ex URSS y los Balcanes. Mientras se ha argumentado a favor de la flexibilidad y efectividad de la economía informal sobre todo en el caso latinoamericano, la verdad es que ésta es siempre bastante menos significativa en los países desarrollados (alrededor de diez por ciento en Estados Unidos). En cambio, el contraste entre un rápido crecimiento económico y la incapacidad para generar suficientes empleos es particularmente impactante en la India , cuyo crecimiento se cimienta en capital e información intensivos pero con un 83 por ciento de la fuerza laboral en el sector informal. El gobierno de Manmohan Singh se ha visto en la necesidad de garantizar un mínimo de días de trabajo a la población rural más pobre.

Mi tercera observación es obvia, y es que el enorme incremento en la capacidad humana para producir depende mayormente de los conocimientos y la información. Esto es, en un gran número de gente con altos estudios y no necesariamente sólo en el campo profesional de la investigación y el desarrollo. Aquí, la riqueza acumulada y el capital intelectual de la era de la industrialización occidental continúa dándoles a los países del norte enormes ventajas sobre los países en desarrollo. Aunque el número de asiáticos laureados con Premios Nobel de Ciencia va en aumento desde 1980, sigue siendo pequeño. Los recursos intelectuales en el resto del mundo en desarrollo siguen a la espera de un mejor aprovechamiento. Además, los jóvenes investigadores del mundo en desarrollo pueden trabajar en los centros de investigación del Norte, reforzando así su predominancia.

Sin embargo, el siglo XXI está siendo testigo de la rápida transferencia de actividades innovadoras, base del progreso moderno, antes monopolizadas por las regiones del Atlántico norte. Esto es muy reciente. El primer laboratorio extranjero para investigación y desarrollo se estableció en China en 1993 (por Motorola); pero en pocos años setecientas empresas transnacionales han hecho lo mismo, mayormente en el sur y el este de Asia, una región especializada en diseño de semiconductores. Y aquí, una vez más, las disparidades regionales parecen aumentar, ya que el progreso depende también de que los gobiernos sean efectivos, se cuente con infraestructura adecuada y, sobre todo, con población educada por encima de los niveles básicos. No hay duda de que en países como la India y, en menor grado, Brasil, la baja escolaridad de la mayoría de la población es un obstáculo; sin embargo, esto se ha compensado por el relativo buen aprovechamiento del escaso número de los altamente educados. Los avances en este aspecto, en el mundo en desarrollo, todavía enfrentan un largo camino. El crecimiento de algunas regiones y el rezago de otras es muy evidente, así como el aumento en las disparidades. Según la revista R&D , en la lista de países más atractivos para invertir, están –en ese orden– China, Estados Unidos, India, Japón, el Reino Unido y Rusia. De América Latina, Brasil ocupó el lugar diecinueve (debajo de Austria), y México el ventitrés.


II. Y paso a la globalización, esto es, el desarrollo mundial como una sola unidad, cuyas transacciones y comunicación están libres de trabas locales y de otra índole.

Esto, en principio, no es nada nuevo. Teóricos como Wallerstein registran un “Sistema Mundial” desde la circunnavegación del globo durante el siglo XVI. Desde entonces se han ido registrando otros varios e importantes avances, principalmente en los campos económico y de las comunicaciones. Dejaré fuera de las comparaciones la fase del proceso previa a 1914. Esa economía nunca abordó seriamente asuntos de producción y distribución de bienes materiales aun cuando sí creó un libre flujo global en las transacciones financieras –aunque en menor escala que las actuales. Fueron tiempos de migraciones de mano de obra casi totalmente irrestrictas por los gobiernos, y en este sentido, una globalización más avanzada que la presente. Y mientras que las comunicaciones sufrieron cambios benéficos y sustanciales en los sistemas postales, telegráficos y organismos de coordinación internacional a mediados del siglo XIX, el número de personas involucradas en transacciones internacionales fue escaso. De hecho, la globalización de la producción ha sido posible gracias al revolucionario avance en las comunicaciones, que virtualmente han abolido las limitaciones en cuanto a lugar, distancia y tiempo se refiere y al no menos dramático adelanto en la transportación de mercancías desde los años sesenta –carga aérea y contenedores–, aun cuando la innovación tecnológica fue menor que en las comunicaciones humanas.

Aquí, tres puntos son relevantes.

El primero es la peculiar naturaleza de este proceso a partir de los años setenta, concretamente el triunfo sin precedente de un capitalismo que descansa en la libre movilidad global de todos los factores de la producción y la de los gobiernos atentos a no interferir en la distribución de los recursos dispuesta por el mercado. Ésta no es la única versión del concepto de globalización. En las décadas anteriores a 1914, su progreso corrió paralelo rivalizando con las políticas proteccionistas, moderadas en la mayoría de los países industrializados y extremas en los Estados Unidos. Durante las décadas doradas posteriores a 1945 esta práctica de sustitución de importaciones corrió paralela a las políticas, no tan infructuosas, del mundo no comunista. No queda claro que los programas neoliberales extremos aseguren un máximo de crecimiento económico, asumiendo que fuese deseable. El más rápido crecimiento del Producto Interno Bruto per cápita observado en el “mundo capitalista avanzado” no se dio en el “orden liberal” de 1870 a 1913, ni tampoco en el “orden neoliberal” de 1973 a 1998, sino solamente en los “años dorados” de 1950-1973. El crecimiento económico de los inicios del siglo XXI ha descansado primordialmente en un dinamismo que Maddison llama “las quince economías asiáticas resurgentes”, cuyo crecimiento ha sido asombroso. Pero no fue el neoliberalismo el que presidió la extraordinaria revolución industrial de Corea del Sur, Taiwán, China y, aun, la India a principios de los años noventa. A la inversa, la situación de 168 economías, fuera de estos dínamos, mostró un rápido deterioro en el último cuarto del siglo XX y fue una catástrofe para la ex URSS, los Balcanes y algunas regiones africanas.

Algunos aspectos de esta globalización neoliberal tienen relevancia directa sobre la situación mundial general a principios de este siglo XXI. Primero, es patente el incremento en la desigualdad económica y social tanto entre países como al interior de ellos. Esta desigualdad eventualmente podría disminuir, pues las economías asiáticas más dinámicas podrían alcanzar a los viejos países capitalistas desarrollados; pero en el caso de la India y China, con sus miles de millones de habitantes, hace que la brecha sea tan grande y que el paso al que pudieran alcanzar el mismo PIB per cápita de los Estados Unidos sea tan lento como un caracol. Lo que es más, la rapidez con que crece la brecha entre países ricos y pobres reduce el significado práctico de estos avances.

Sería inapropiado usar a los 52 multimillonarios de Rusia como índice comparativo del estándar de vida en ese país. Éstos representan otra más de las consecuencias de la globalización neoliberal, cuya novedad es que pequeños grupos de ricos globales son tan adinerados que sus recursos podrían ser de la magnitud del ingreso nacional de países como Eslovaquia, Eslovenia, Kenya o, en el caso de los muy ricos, del orden del PIB de Nigeria, Ucrania y Vietnam. Este tipo de crecimiento ha generado en la India un mercado de clase media tipo occidental contado por decenas –algunos aseguran que cientos– de millones; sólo hay que subrayar que, hacia 2005, en este país el 43 por ciento de la población vivía con menos de un dólar al día. Fuertes y crecientes desigualdades en la riqueza, el poder y las oportunidades para tener una vida mejor no son la receta para la estabilidad política.La segunda característica de la globalización, respaldada por las políticas socialmente ciegas del Fondo Monetario Internacional, ha sido el agudo crecimiento en la inestabilidad económica y en las fluctuaciones económicas. Los viejos países industriales han estado resguardados, comparativamente, de las depresiones cíclicas, excepto por los bruscos virajes a corto plazo del mercado bursátil; sin embargo, el impacto ha sido dramático en grandes partes del mundo y, notablemente, en América Latina, el sudeste asiático y la ex Unión Soviética. Sólo tenemos que recordar las crisis de principios de 1980 en Brasil y, a fines de los noventa, las de Indonesia, Malasia, Tailandia y Corea del Sur y, sin olvidar, la de Argentina a principios del año 2000. Sólo recordemos los cambios políticos que siguieron a estas crisis en varios países. Las economías volátiles no son receta para la estabilidad política.


La tercera característica de la globalización neoliberal es que, al sustituir un conjunto de economías nacionales por una economía global, se reduce severamente la capacidad de los gobiernos para influir en las actividades económicas de su territorio y se daña su capacidad recaudatoria. Esta situación se agudizó mayormente al aceptar todos la lógica del neoliberalismo. Desde la terminación de las economías de planeación centralizada, todos los países, incluyendo a los más grandes, están en mayor o menor grado a merced del “mercado”. Esto no implica que hayan perdido todo peso específico en la economía. Todos los gobiernos centrales y locales, por la naturaleza de sus actividades, son los principales empleadores de la fuerza laboral. Es más, así han retenido su mayor valor histórico: el monopolio de la ley y el poder político. Y esto significa que ya no funcionan como actores económicos en el teatro mundial, ni siquiera como dramaturgos aunque sí como escenógrafos. Pues los actores de hoy, las grandes corporaciones transnacionales, se ven en la necesidad de acudir a ellos pues también son los propietarios de los teatros nacionales que requieren para sus operaciones. La globalización neoliberal ha debilitado seriamente a los Estados nacionales como los conductores del poder y artífices de la política.

 



Políticamente, el aspecto más serio de este debilitamiento es el de que priva a los gobiernos, sobre todo a los de las economías desarrolladas del Norte y Occidente, de sus ambiciosos y generosos planes sobre seguridad social, mismos que ya desde los tiempos de Bismarck habían sido reconocidos por los gobernantes como la mejor herramienta para la estabilidad social y política, esto es, el Estado benefactor. En vez de esto, el mercado global fundamentalista ofrece un proyecto de prosperidad para todos –o casi todos– a través de los beneficios de un crecimiento económico interminable. Aun en los países como el Reino Unido donde el programa neoliberal ha proveído a la gente de una genuina y bien distribuida riqueza, no han disminuido las demandas de los ciudadanos por más empleos, garantías para sus ingresos básicos, seguro social, salud y pensiones. Sólo la capacidad o voluntad de los gobiernos para proveer lo anterior ha posibilitado el cumplimiento de esas ambiciones.Esto me trae a la segunda y más amplia de las propuestas sobre globalización y es que ésta, en mayor o menor grado, es universal pero se queda corta ante un problema humano mucho mayor: la política. Históricamente han existido y existen mecanismos económicos en el mundo, pero ninguno dirigido a la creación de un gobierno mundial. Las Naciones Unidas y otros organismos prevalecen por la conveniencia y el permiso que los propios países les otorgan. Los Estados nacionales son las únicas autoridades en el mundo y sobre el mundo para ejercer el poder de la ley y el monopolio de la violencia. De hecho, en el transcurso del siglo XX se dio fin a la era de los viejos y nuevos imperios y, durante la Guerra Fría , se estabilizaron las fronteras de los Estados nacionales, revertiéndose la vieja tendencia hacia la concentración del poder político debido a la expansión imperial y por el surgimiento de Estados nacionales ampliados. Por implicación, esto resultó antiglobalizador. Hoy en día, hay cuatro veces más naciones técnicamente soberanas que hace cien años.

Desde luego, en cierto sentido esta multiplicación de Estados nacionales ha favorecido la globalización económica pues muchas de las pequeñas y enanas unidades políticas dependen totalmente de la economía global porque poseen recursos indispensables –petróleo, destinos turísticos, territorios base para la evasión fiscal, empresas transnacionales. Así pues, algunos países se han beneficiado desproporcionadamente con la globalización. De los quince Estados nacionales con el PIB más alto per cápita en el 2004, doce tienen una población que va de los cien mil a los diez millones de habitantes. La mayoría sin un poder o peso significativos. No obstante, aun los Estados pequeños y aquellas etnias aspirantes a formar el suyo propio, son rocas que rompen el oleaje de la globalización. Ha habido intentos ocasionales de contrarrestar la fragmentación política del mundo, principalmente a través de áreas regionales de libre comercio como el Mercosur, pero sólo la Unión Europea ha logrado ir más allá de lo meramente económico, pero aun sin que se vean indicios claros de avance hacia una federación, ni siquiera a Estados confederados, como estaba en la mente de sus fundadores. La UE , pues, permanece como un hecho irrepetible y producto de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría.


Y abundando: los Estados nacionales son lugares políticos y la política tiene una considerable fuerza internacional en una época en que todos los países, democráticos o no, y aún las teocracias, tienen que tomar en cuenta el sentir de sus ciudadanos. Esa ha sido una fuerza suficiente para ponerle un freno a la globalización neoliberal. El ideal de una sociedad global de libre mercado supone la irrestricta distribución de recursos y resultados en base a criterios de mercado. Por razones políticas, los gobiernos no pueden correr el riesgo de dejar en manos del mercado la distribución del producto nacional. Otra, la globalización requiere de un solo lenguaje –una versión globalizada del inglés pero, como lo demuestra la historia reciente en Europa y el sur de Asia, los países pagan las consecuencias si fallan al tomar en cuenta los idiomas dentro de sus territorios. Un mundo neoliberal requiere moverse libremente en la transacción de todos los factores de la producción. Sólo que no existe el libre movimiento internacional de la mano de obra, a pesar del hecho de encontrarse una enorme brecha entre los niveles de salarios de los países pobres y los ricos; millones de pobres en el mundo quieren migrar a las economías desarrolladas. ¿Y por qué no hay libertad migratoria? Porque no existe gobierno alguno en las economías desarrolladas que se atreva a pasar por alto la resistencia masiva de sus ciudadanos hacia la irrestricta inmigración, tanto en el plano económico como en el cultural. No defiendo esta situación, sólo señalo su enorme fuerza.


La política, a través de la acción del Estado, proporciona así el necesario contrapeso a la globalización económica. Sin embargo, difícilmente hoy encontramos gobiernos que rechacen las desventajas de la globalización o que pudieran suspenderla en sus territorios, si quisieran. Claramente no todos los países son iguales. Ciertamente, la proliferación de países pequeños y virtualmente débiles da gran prominencia y peso global a un puñado de países o uniones fuertes que dominan hoy en día el mundo: China e India, los Estados Unidos, la Unión Europea , Rusia, Japón y Brasil, quienes tienen alrededor de la mitad de la población mundial y casi las tres cuartas partes del PIB. La globalización económica opera a través de empresas transnacionales sin poder militar ni político, pero que funcionan en un marco determinado por sus propios países de origen, sus políticas, alianzas y rivalidades.


No obstante, los progresos y la voluntad de globalización continuarán aun si –lo que no es imposible– el ritmo para lograr el libre intercambio mundial aflojase en las próximas décadas. Esto me trae a mi tercera proposición: la creación de una economía mundial como una sola y total unidad interconectada y sin obstáculos aún está en la infancia. Así, si tomamos los bienes de exportación como si fuesen el PIB de los 56 países económicamente significativos del mundo, este alcanzó su primer punto máximo alrededor de 1913 con cerca del nueve por ciento de los PIBs conjuntos, pero entre este año y 1990, sólo hubo un crecimiento del 13,5 por ciento; ni siquiera se duplicó. El Instituto Federal Suizo de Tecnología, en Zurich, ha establecido un índice de globalización. En este índice los diez países más económicamente globalizados del mundo sólo incluyen una economía avanzada, la del Reino Unido (como el número 10). De las economías mayormente desarrolladas, Francia clasifica en el puesto 16; los Estados Unidos en el 39 un poco adelante de Alemania y Noruega; Japón ocupa el puesto 67; Turquía clasifica en 52; China en 55; Brasil, 60; Rusia, 76 y la India ocupa el lugar 105. La clasificación en globalización social se distribuye más uniformemente entre las economías occidentales. Con excepción de la mayor parte de América Latina, la globalización social (si se prefiere cultural) refleja un mayor avance que la económica.


Esto indica que el mundo continúa abierto a los choques y tensiones de la globalización. Consideremos que, mientras los pasados treinta años nos han traído las más grandes migraciones masivas, sólo el 3 por ciento de la población mundial vive fuera de su país de origen. ¿Qué tan lejos nos llevarán los todavía modestos avances de la globalización? Júzguenlo ustedes.

 



III. Si hemos de juzgar los cambios en la riqueza, el poder y la cultura en el equilibrio global, debemos, por tanto, definir lo que se entiende por equilibrio mundial, o mejor, por desequilibrio –como prevaleció el planeta en el período de 1750 a 1970. Con una sola excepción –la población– hubo un gran predominio de la región del Atlántico norte, al principio confinada a las partes más relevantes de Europa pero que en el transcurso del siglo XX se inclinó hacia las antiguas colonizaciones de emigrantes europeos a Norteamérica, específicamente los Estados Unidos. Europa y las regiones colonizadas por emigrantes europeos nunca fueron más que una minoría de la población global, digamos el veinte por ciento en 1750, y tal vez el treinta o 35 por ciento hacia 1913.

Desde entonces, ha caído hasta llegar alrededor del quince por ciento.

En cualquier otro sentido, el predominio del Atlántico norte fue absoluto. Cualesquiera que hubiesen sido las circunstancias, la economía mundial se transformó gracias a las tecnologías y al sistema capitalista occidentales. Pero aquí debe hacerse una distinción entre el original predominio europeo y la más reciente fase norteamericana. En el siglo XIX la dinámica global venía del capitalismo europeo pues los Estados Unidos eran mayormente una economía independiente: hasta el siglo XX su impacto sobre América Latina, por ejemplo, era menor comparado con el de Gran Bretaña. Los territorios del mundo estaban ocupados y divididos entre los poderes europeos occidentales del Atlántico Norte y el Imperio ruso. En términos militares la situación no era del todo desequilibrada, pero ninguna potencia que no contase con los recursos técnicos y de organización occidentales podría haberse enfrentado a otra que sí los tuviese. En lo que se refiere al campo intelectual, excepto el religioso, las ideas que cambiaron la política y la cultura en el mundo llegaron de Europa. Modernización significaba occidentalización. La ciencia y la tecnología, aunque internacionales, se originaban en Europa y sus filiales y estaban virtualmente monopolizadas por los países de la región. Igualmente por lo que hacía a la literatura, comunicación impresa, libros y periódicos.


En términos de poder económico, la globalización reforzó la situación original del norte industrializado y su desarrollo capitalista, el cual también multiplicó la distancia entre la riqueza per cápita de estos países con los del resto del mundo, dando a sus habitantes un elevado nivel de vida, seguridad social y, en general, mejores oportunidades de vida. En términos de lo que podría llamarse “capital intelectual”, el monopolio sobre la ciencia y la tecnología se mantuvo, aunque el centro de gravedad de estos campos se movió de Europa a los Estados Unidos después de concluida la Segunda Guerra Mundial. En el campo de las ideas y hasta la Revolución Iraní de 1979, las ideologías de origen europeo/norteamericano nacidas de las Revoluciones Estadounidense, Francesa y Rusa así como las de los Estados nacionales independientes y aun las del fascismo, fueron ideas casi universales e inspiraron tanto a los propios gobiernos como a los que quisieron deponerlos.


Esta fue la situación que empezó rápidamente a cambiar hacia finales del siglo XX, afectando desigualmente a diferentes partes del mundo. Las regiones importantes en el mundo del siglo XXI son hoy muy distintas en sus estructuras demográficas. En el año 2006 se estimaba que, en países con poblaciones enormes, los niños menores de quince años de edad constituían entre el treinta y el cincuenta por ciento de la población. Para ser más preciso, son cuatro las regiones de jóvenes actualmente: América Latina y el Caribe, al norte del Cono Sur; la subsahariana de África; la importante región musulmana de Oriente Medio y el Norte de África; y el sur y sudeste asiático. Es preciso distinguir claramente entre el subcontinente Indio y sudeste asiático. Dejo fuera los archipiélagos del Pacífico por no ser de gran importancia cuantitativa. Tres regiones desarrolladas o en rápido desarrollo representan a la población en proceso de envejecimiento en el mundo. Europa en el más amplio sentido, incluyendo Rusia y los otros países ex comunistas (no los musulmanes de Asia central) y Norteamérica y Australasia, todas éstas son regiones originalmente colonizadas o pobladas por blancos europeos. Existen, desde luego, diferencias significativas entre Norteamérica, la Unión Europea , los países que integraban la URSS y la Europa del este y el lejano oriente asiático: China, Corea del Sur, Japón, Hong Kong, Taiwán y Singapur.


Para efectos de este trabajo, no me interesa ahora discutir los problemas globales de la transición demográfica que, esperamos, logre estabilizarse en una población mundial de más de seis mil millones.


Es evidente que la humanidad del siglo XXI contendrá una proporción mucho menor de blancos europeos o sus descendientes, una menor proporción de asiáticos del este y una mucho más alta proporción de latinoamericanos, de subsaharianos de África, de musulmanes mediorientales y asiáticos del sur y sureste. Esto tiene una relevancia inmediata sobre la distribución de la pobreza en el globo, que claramente se concentra en las regiones de rápido crecimiento demográfico, a excepción del sureste asiático, donde el desarrollo económico ha reducido la expansión poblacional; y desde luego también, los antiguos países soviéticos. De otra parte, mientras no existan implicaciones inmediatas en la distribución de la riqueza y el poder económico, esto es irrelevante. Así, de las unidades políticas más importantes y que son centros de poder económico, sólo dos –India y Brasil– están presentes en las regiones de crecimiento demográfico; cuatro, los Estados Unidos, la Unión Europea , Rusia y China están en los regiones de estancamiento o disminución poblacional. El África subsahariana, el Medio Oriente musulmán y el sureste asiático están fuera de consideración.


La globalización y el desarrollo económico han afectado a los países de manera asimétrica. De hecho, hoy tenemos un “mundo en desarrollo” dividido en tres partes: los países de desarrollo rápido; los países cuya función principal es la de abastecer materias primas y combustibles fósiles y los países con poco interés en la economía globalizada. En el presente, el este asiático es el más exitoso ejemplo de los primeros, los de rápido desarrollo; los países del antiguo bloque soviético y la mayoría de los musulmanes de Medio Oriente pertenecen a la segunda categoría y la mayoría de los subsaharianos de África, a la tercera.


El cambio más importante que se da a partir de 1970 es la transferencia del centro de gravedad de la economía mundial, de Norteamérica y la Unión Europea hacia el Oriente extendiéndose por el sur y sureste asiáticos. A menudo se olvida que el ascenso hacia la prominencia global de la economía japonesa también ocurrió a finales del siglo XX, así pues, al término de 1968 la producción industrial de Japón alcanzaba no más de cuatro por ciento de la mundial total, por debajo de la del Reino Unido. Desde luego, es verdad que el equilibrio del poder mundial de los negocios continúa, en gran medida, en manos de los viejos países industriales. Sin embargo, la tendencia es clara por el destacado y sorprendente papel de los asiáticos.


Qué tan lejos llegarán los cambios en el equilibrio del poder económico no está claro todavía. Norteamérica y la Unión Europea , los más importantes contribuyentes al PIB mundial, perderán terreno –Estados Unidos tal vez más que la ue. Por su parte, los países del Mar de China avanzarán, pero todavía les falta mucho. A la India , todavía no se le puede juzgar, pero hay que considerarla como claro y futuro jugador importante. A América Latina, con su cercanía al ocho por ciento del PIB mundial, no se le ven trazas de algo importante; los resultados de décadas pasadas han sido más bien decepcionantes y sus prospecciones dependerán del progreso que obtengan los países del Mercosur y México mientras no sean absorbidos aún más por la economía estadounidense. El mundo musulmán del Oriente Medio, con todo y los ingresos por el petróleo y gas, contribuye poco a los cambios y –a excepción de Turquía e Irán– sus prospecciones dependen mucho de la venta de energéticos. Por su parte, los sucesores de los países comunistas, que ahora contribuyen con alrededor del cinco por ciento del PIB posiblemente mejoren algo sus resultados cuando se recuperen de los infaustos sucesos de los noventa. Además de las materias primas y el petróleo, el poder económico de la Rusia desindustrializada tiene hoy un poco más en don- de apoyarse que en los tiempos de la era soviética con todo y la poderosa industria de armamentos y la gente con elevada educación. Por otro lado, a la cada día más empobrecida África subsahariana se le ven escasas esperanzas de poder lograr desempeñar un mejor papel.


De todas las regiones, sólo una, América del Norte, se encuentra bajo el predominio de una sola economía nacional: los Estados Unidos. Cuando las reliquias de la Guerra Fría incluyendo a Rusia asumieron que el camino se despejaba, el futuro lógico lo encontraron en combinarse con Europa. En el este y sudeste asiáticos, China puede aspirar a la hegemonía económica que por breve tiempo disfrutó Japón, pero Japón permanecerá como un jugador principal, sin tampoco olvidarnos de la India. Este nuevo y dinámico centro global, por consiguiente, será el campo en la interacción de estos tres gigantes. Ni la región musulmana del Medio Oriente, ni África, potencialmente poseen fuerza hegemónica en los campos económico y político; pero en América del Sur el solo tamaño y potencial de la economía brasileña le asigna a ésta un papel central, todavía más si la economía mexicana se permite seguir atada al sistema de los Estados Unidos.

Esto no significa que estas economías hegemónicas nacionales o regionales estén en conflicto con la ya en buena parte interdependiente economía global, que les otorga a todos beneficios reales o potenciales. Y sí significa que la globalización no puede –como el neoliberalismo lo supone– ser como el fluir suave de un líquido. Existen tres agregados principales, políticos y sociales, en el líquido. Primero, el siglo XXI tiene poco que ofrecer al rico mundo del norte, excepto la erosión, tal vez la pérdida, de su vieja hegemonía que fue también la base de su poder y del extraordinariamente elevado estándar de vida en su gente. Inevitablemente este mundo del norte se resistirá a los cambios, aunque sólo los Estados Unidos –con sus aspiraciones de supremacía de mano fuerte– pueden verse tentados a complementar su resistencia con medios militares. Segundo, la ausencia de autoridades globales efectivas y de un sistema de poder internacional, han creado una situación de gran inestabilidad política y social, turbulencias y gobiernos impotentes en muchas partes del mundo, efectos que durarán todavía algún tiempo. Tercero, las tensiones y desigualdades originadas por una globalización incontrolada, están generando una significativa resistencia popular que limita el campo de acción de los gobiernos neoliberales y de regímenes democráticos. Desde luego, se generarán movimientos de disidencia y rebelión populares.

Nos encontramos en el presente ante una fase de transición, de una economía mundial dominada por el Norte a una de nuevo esquema, probablemente de orientación asiática. Hasta que estas nuevas pautas queden establecidas, es probable que pasemos por algunas décadas de violencia, turbulencias económicas, sociales y políticas, como ha ocurrido en el pasado en similares periodos de transición. No es imposible que esto nos lleve a guerras entre países, sin embargo serán menos probables que en el siglo pasado. Quizá podamos esperar una relativa estabilidad global en algunas décadas, como las posteriores a 1945. Ciertamente la humanidad no se acercará a la solución de la crisis medioambiental del mundo, crisis que la propia actividad humana continuará fortaleciendo. ¿Cuál es la participación de Latinoamérica en esta prospección global? Ésta es una cuestión que ustedes como expertos pueden encarar mucho mejor que yo, que no lo soy.

Eric Hobsbawn
Letras Libres
Tomado de http://www.ddooss.org/articulos/otros/eric_hobsbawn.htm

Publicado enInternacional
Domingo, 29 Marzo 2009 11:33

Aniversario en la neblina

El 24 de marzo se cumplió una década de la intervención de la OTAN y EE.UU. en la antigua Yugoslavia: 11 semanas de bombardeos implacables que dejaron un saldo de 2500 civiles muertos y numerosos heridos (www.news.bbc.co.uk, 24-3-09). La justificación de esta violación de la soberanía yugoslava: el genocidio de la minoría kosovar-albanesa de Serbia a manos del ejército y la policía del gobierno y la obligación moral de ponerle fin. William Cohen, entonces jefe del Pentágono de Clinton, habló de 100.000 asesinados como consecuencia de esa “limpieza étnica” (The Washington Post, 16-5-99), Hillary Clinton prácticamente obligó a su marido a participar en el ataque y hasta Susan Sontag sumó su voz a la de los neoconservadores: “Es complicado, pero no tan complicado. Existe algo que se llama guerra justa” (The New York Times Review, 2-5-99).

Todo avanza con el tiempo, pero el tiempo –en este caso– fue haciendo retroceder la cifra a 50.000 víctimas primero, a 25.000 después, luego a 15.000, para estacionarse finalmente en menos de 8000 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad. Esto es repudiable, pero no alcanza la categoría de genocidio. La máquina de desinformación fue poderosa y hay quienes creen todavía que lo hubo. Pasó lo mismo con las presuntas armas de destrucción masiva de Saddam Hussein: bajo el manto de esa mentira, EE.UU. invadió Irak y es incontable la cifra de civiles iraquíes que han pasado a mejor vida desde entonces.

Las grandes potencias se dan “el lujo” de invadir a las otras con débiles pretextos aplicando el famoso principio que Hitler explicó en el capítulo 10 de Mein Kampf: “En una mentira grande siempre hay una cierta fuerza de credibilidad, porque tocando los estratos profundos de la naturaleza emocional de las masas, se las corrompe más fácilmente que por la vía consciente o voluntaria; así, vista la simpleza primitiva de sus mentes, se convierten con rapidez en víctimas de una gran mentira, más que de una pequeña... Nunca les pasará por la cabeza el fabricar mentiras colosales y no creerán que otros puedan tener la impudicia de distorsionar la verdad de manera tan vil”. Goebbels adensó el concepto: “La verdad es el mayor enemigo del Estado”.

Lincoln dijo alguna vez que se puede engañar a un pueblo por un tiempo, pero no a todo un pueblo todo el tiempo. Hay, sin duda, conciencia de esta sí que verdad y las injerencias militares en países extranjeros se abrigan hoy con un lenguaje que haría las delicias de George Orwell: se convirtieron en “el derecho a la intervención humanitaria”. En el 2005, la 60ª Asamblea General de las Naciones Unidas aclamó la moción canadiense de crear la Comisión Internacional sobre la Intervención y la Soberanía del Estado (Iciss, por sus siglas en inglés) que estableció la doctrina de “la responsabilidad de proteger”, asentada en el principio de que los Estados soberanos “tienen la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos de catástrofes evitables, pero cuando no pueden o no quieren hacerlo, la responsabilidad debe trasladarse a la amplia comunidad de los Estados” (www.iciss.ca).

El viejo colonialismo era más franco: iba directamente al grano, es decir, al oro y la plata, a las especias, a la captura de esclavos. Se asiste a otro retroceso de la posmodernidad.

La llamada obligación moral de proteger a pueblos desamparados cobijó el desmembramiento de Serbia, la creación del protectorado de Kosovo y finalmente su independencia en el 2008. Quienes criticaron esas decisiones fueron acusados de preocuparse por las “minucias legales” de la soberanía de los Estados más que por el sufrimiento humano. Rusia aprendió sin demoras la lección impartida por Occidente: poco después, reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, territorios reclamados por Georgia, y calificó este hecho de intervención humanitaria para frenar la campaña de limpieza étnica orquestada por el gobierno de Tiflis. La hipocresía de las grandes potencias macula la bandera de los derechos humanos.

Los medios y gobiernos occidentales presentaron al Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) –que el Departamento de Estado había antes incluido en su lista de grupos terroristas– como una respetable organización nacionalista que defendía y defiende los derechos de los kosovar-albaneses. Diez años después, el tráfico de drogas y la trata de blancas aparecen irremisiblemente cuando se habla de Kosovo. El crimen organizado ha financiado y financia al ELK con la aprobación de EE.UU. y aliados: en los archivos policiales de media Europa hay constancia de los lazos del ELK con los sindicatos narcos de Albania, Turquía y de la Unión Europea (The Times, 24-3-99), otra de las redes que la CIA utiliza para reunir fondos destinados a sus operaciones encubiertas. ¿Será ésta la moral subyacente del muy moral “derecho a la intervención humanitaria”?

Por Juan Gelman
Publicado enInternacional
Sábado, 07 Febrero 2009 07:20

Marubos y mayorubas

Repaso mi cuaderno de notas y encuentro el mapa que hizo Débora Arisi, brasileña, antropóloga, ojos bien abiertos y celestes. A un costado de la carpa donde mujeres indígenas hacían un homenaje a la tierra ofreciéndole semillas, estábamos conversando con Jorge (léase yogyi) y Waki, jefes marubo y mayoruba, respectivamente. Son dos de las comunidades más grandes de la Amazonia, donde viven casi 300 etnias distintas. Un rato antes, yo estaba sentada en una de las gradas, con un aparatinho, así decía el locutor, del que “salían las voces de las traductoras”. El mío no andaba, y es que fallan muchas veces. Una mujer joven, con la cara limpia, se paró delante de mí para leer mi credencial, que decía “Imprensa”. Mi nombre y mi medio habían estado escritos con birome roja, que se fue destiñendo lluvia tras lluvia.
 
–¿Prensa? –me preguntó, sin saber mi idioma.
 
–¿Cómo? –yo estaba distraída con el aparatinho.
 
La mujer rubia sonrió, me agarró la mano y la estrechó con fuerza. Una manera cordial de obligarme a acercarme, porque el sonido ambiente obligaba a gritar.
 
–Soy Débora Arisi, soy antropóloga. Yo vivo con los marubo, de la zona del Javarí. Están en problemas, graves problemas. ¿Puedes hacerles una nota?
 
Le dije que sí. Tiró de mi mano y allí fui, siguiéndola por esa enorme tienda llena de indios de atavíos o desnudeces muy bellas. Llegamos a una tribuna en la que decenas y decenas de caras pintadas de rojo y negro nos miraron. Tenían las mejillas pintadas de negro y el rojo les tapaba la frente y los contornos de los ojos, como un antifaz.
 
–Ella es periodista de un buen periódico argentino. Va a hacerles una nota sobre la hepatitis –les dijo en un brasileño muy cerrado.
 
Las decenas y decenas de caras rojas y negras dejaron ver lo sepia de los dientes. Me sonrieron. Será una escena difícil de olvidar.
 
–Jorge, vamos afuera para poder hablar. Y Waki, tú también.
 
Mientras salíamos, me susurró:
 
–Waki es un jefe mayoruba muy importante.
 
El primero en hablar fue Jorge. Débora estaba tan nerviosa que no me traducía, más bien me repetía textualmente lo que Jorge iba diciendo. Y cada tanto me arrebataba el cuaderno en el que yo tomaba notas, y hacía listas explicativas, dibujos de plantas y mapas de diferentes regiones de la Amazonia. “8.544.444 ha”, leo ahora. Eso es la Amazonia.
 
Los marubo y los mayoruba son las principales etnias de la terra indígena vale do javari. La integran, según anotó Débora, os povos marubo, mayoruba, matis, kanamari, kalina, korubo. En las aldeas marubo de Lameirao, en los años ’80 entró el virus de la hepatitis. Todos ellos. A, B, C y Delta. Empezaron a morir.
 
En las riberas del río Javarí viven cerca de 3700 personas. Según Jorge, el 80 por ciento de ellas contrajo alguno de los virus. Jorge tiene los ojos enrojecidos. Hace apenas unas horas, desde un puesto cercano a su aldea, su hermano le dijo que tres de sus parientes están vomitando sangre. Ellos saben que es el principio del fin. Morirán sus parientes, como murió el 26 de enero Edilson Kanamari, un líder de 43 años, de hepatitis Delta.
 
No les llevan vacunas. La infraestructura sanitaria brasileña no llega a ellos. La piden a gritos. Han pasado, en estos años, a darles una dosis. Pero no llegan para la segunda o la tercera. De modo que esas 3700 personas no están inmunizadas, como podrían estarlo, como lo está la gente en las ciudades. Y esas personas que mueren de hepatitis no sólo se llevan su vida con ellos. Se llevan lo que queda de sus pueblos. Se llevan lo que sobrevivió a la selva y a la conquista. Jorge y Waki anuncian la inevitable extinción de los marubo y los mayorubas.
 
¿Qué piden? ¿Qué necesitan para garantizar la continuidad de sus linajes? Heladeras. Corriente eléctrica y heladeras donde guardar las vacunas ellos mismos o el puesto sanitario que necesitan. En 1996 creyeron que todo se terminaba. Ese año murieron 39 mayorubas de hepatitis en la aldea de Lobo. El virus, dicen, entró por Perú. Todas estas etnias vivieron siglos sin conocerlo.
 
Débora volvió a arrastrarme de un brazo hasta un enorme mapa de la Amazonia que estaba colgado en la carpa. Me mostró la región y dónde viven unos y otros. Las distancias son bestiales. Pocos pueblos tienen barcos con motor. Los otros usan el peque peque. Tardan cuatro, ocho, diez días para llegar a alguna parte a pedir ayuda. Ella está vacunada. Pero la malaria fue imposible evitarla. La contrajo cuando hacía poco que había llegado. Nombra a otro antropólogo que Jorge y Waki conocen, un tipo que vive en la selva porque está haciendo un trabajo sobre poesía mayoruba. Ya tuvo más de veinte malarias. De modo que en esta charla al costado de la carpa donde se lleva a cabo una actividad del Foro Social Mundial, la Amazonia se me entreabre de otra manera. Como un territorio abandonado, misterioso, algo que guarda lo secreto de lo virgen. Un territorio que todavía es la casa de muchas etnias aisladas que todavía no han sido “descubiertas”. Los korubo fueron “contactados” recién en 1996.
 
Pero también es un territorio al que van imantadas personas como Débora o el antropólogo poeta, gente con vocaciones rotundas, gente que vive su apostolado laico viviendo en tiendas precarias en la selva, ganándose la confianza de los pintados de rojo y negro recién cuando logran hablar su lengua. En la selva se habla el idioma de la selva. Y se aprende el brasileño para poder protestar.
 
Por Sandra Russo
Publicado enInternacional

Compañeras y compañeros:

Nos separan pocos días del final de un año en que el país ha
enfrentado retos difíciles. A los vaivenes de una economía mundial en
declive sostenido, se han sumado fenómenos naturales cada vez más
impredecibles y devastadores. En Cuba, el resto del Caribe y América
Latina, se alternan sequías, huracanes e inundaciones de intensidad y
frecuencia crecientes.

Ha sido una nueva oportunidad para que millones de cubanos saquen a
relucir esa fibra de quienes no se doblegan ante las dificultades, por
insuperables que puedan parecer. También se ha ratificado que cuando
trabajamos unidos, de forma organizada y solidaria, se multiplican los
frutos del esfuerzo y los recursos invertidos.

La recuperación de los daños ocasionados por los tres últimos
huracanes, en general marcha satisfactoriamente. Ya se aprecian los
primeros resultados de la paulatina restauración de las producciones
agropecuarias. También se han hecho importantes inversiones para el
equipamiento de brigadas que elevarán sustancialmente la capacidad de
construcción de viviendas. Ya están en el país las primeras cuatro
grandes brigadas destinadas al movimiento de tierra que demandan las
nuevas urbanizaciones.

Por otra parte, se ha adquirido equipamiento y materiales para la
construcción de carreteras, vías férreas y el restablecimiento de las
redes eléctricas y de comunicaciones, lo que se ha logrado en plazos
menores que en situaciones anteriores, aunque los daños fueron
mayores. Son solo algunos ejemplos de cuanto se ha venido haciendo
durante los últimos meses.

No obstante, debemos estar conscientes de la magnitud de esta tarea,
en particular la recuperación de las viviendas. Hay más de 500 mil
afectadas por los huracanes en el presente año en 35 municipios, y en
otros 12 se suman más de 70 mil dañadas por eventos meteorológicos de
años anteriores. De todas ellas, aún resta por reparar o construir
totalmente el 77%.

Me han asegurado que puede concluirse en tres años, pero seamos
realistas y no nos engañemos, con un esfuerzo continuado pudiera
necesitarse de tres a seis años.

Sin embargo, en medio de un ambiente de trabajo y sacrificio de la
mayoría, algunos intentaron lucrar en medio de esa situación a costa
de las necesidades de sus compatriotas. Recibieron la respuesta firme
de los órganos de Orden Interior, de la Fiscalía y los Tribunales,
apoyados por la población a través de las organizaciones de masas.

Debe quedar claro que no habrá retrocesos en el propósito de
fortalecer la institucionalidad, la disciplina y el orden en todas las
esferas del país, sin los cuales sencillamente no es posible avanzar.

Los resultados económicos alcanzados en el presente año fueron
abordados tanto en esta sesión plenaria como en los días previos.

La realidad económica adversa presente durante prácticamente todo el
2008, unida a las muchas horas que la dirección del país tuvo que
dedicar a la búsqueda de las mejores alternativas para garantizar,
pese a las dificultades, la alimentación, la salud, la educación y la
satisfacción de las demás necesidades básicas de nuestro pueblo,
obligaron a situar en una segunda prioridad el estudio y la adopción
de decisiones en asuntos también importantes.

En otros se ha logrado avanzar, como en ir poniendo las tierras
ociosas en manos de quienes puedan y estén dispuestos a hacerlas
rendir frutos. Este es un frente decisivo en que hay que estar alerta
ante cualquier retraso o violación de lo establecido.

Además hay avances en el acopio y distribución local de leche y del
resto de los alimentos que es posible producir en el país; en la
racionalización del transporte y su incremento cuando ha sido posible;
en la construcción de grandes obras hidráulicas, acueductos y sistemas
de alcantarillado o la rehabilitación de los existentes en varias
ciudades; el crecimiento sostenido del turismo y una modesta elevación
de la sustitución de importaciones, por sólo mencionar algunas de las
más importantes tareas.

Ello ha permitido afrontar mejor el crecimiento de los gastos como
consecuencia de las pérdidas ocasionadas por los grandes fenómenos
meteorológicos que nos afectaron e incluso en mayor medida por el
aumento descomunal, salvo oscilaciones coyunturales, de los precios de
prácticamente todo lo que importamos.

En alimentos, por ejemplo, este año el país tuvo que pagar 907
millones de dólares más que en el 2007, de esa cifra, cerca de 840
millones por incrementos de precios. Han bajado en las últimas
semanas, pero lo han hecho aún más los de nuestros principales
renglones exportables.

El precio promedio del níquel en el 2008 ha sido un 41% inferior al
del 2007, y 80% menor que el récord que alcanzó en ese año. También
han disminuido los del azúcar y los productos del mar, entre otros que
Cuba exporta.

La crisis financiera que estalló en los Estados Unidos ha evolucionado
rápidamente hasta transformarse en la crisis económica global que el
compañero Fidel pronosticó hace no menos de una década, la más
profunda en casi 80 años.

La realidad es que ningún Premio Nobel de Economía, ninguna escuela de
pensamiento económico, ningún organismo internacional puede decir con
certeza hasta cuándo y hasta dónde llegará.

El año próximo es por tanto de mucha incertidumbre en la economía
mundial y debemos estar preparados para enfrentar ese serio reto, que
ya nos viene afectando de manera apreciable.

Pese a tantas dificultades, la economía creció, aunque menos que lo
planificado, en lo que influyeron de modo determinante, como mencioné
anteriormente, las pérdidas ocasionadas por los huracanes, con un
monto cercano a los diez mil millones de dólares, es decir, alrededor
del 20 por ciento del producto interno bruto del presente año.

Por su importancia, insisto en una idea que he expresado otras veces:
nadie, ni un individuo ni un país, puede darse el lujo de gastar
indefinidamente más de lo que recibe por la venta de sus producciones
o por los servicios que presta.

El escenario desfavorable de la economía mundial y nuestras propias
dificultades, exigen optimizar las posibilidades que nos brindan las
relaciones económicas mutuamente ventajosas, que venimos desarrollando
con naciones amigas de todos los continentes, en especial con la
hermana República Bolivariana de Venezuela, impulsadas personalmente
por su Presidente, el compañero Hugo Chávez Frías.

Nuestro elemental deber es ajustar los gastos en divisas a los
volúmenes que estamos en condiciones de ingresar. Es una batalla en
que la victoria depende del incremento paulatino de las producciones
destinadas a la exportación o que sustituyen importaciones con
eficiencia y ahorro, y de garantizar una mayor y mejor oferta de
servicios a personas de otros países, que como el turismo y la salud
aportan considerables ingresos.

Además de una necesidad imperiosa, constituye un deber elemental para
con las futuras generaciones. No sería ético aumentar los gastos no
productivos a costa de contraer deudas que tendrían que pagar nuestros
hijos y nietos.

En consecuencia, entre otras medidas, se decidió reducir en un 50% los
gastos previstos en viajes al exterior de los organismos, y lo mismo
se ha indicado respecto al sector empresarial. El objetivo no es
disminuir tareas ni gestiones necesarias, sino hacerlas con mayor racionalidad.

No se trata de un cambio en la estrategia económica adoptada, al
contrario, significa ser totalmente consecuentes con ella. No se ha
engavetado ninguno de los temas de los que he hablado en los últimos
tiempos. En cada uno de ellos se han ido instrumentando las medidas
parciales que han permitido las circunstancias y se avanzará, sin
apresuramientos ni excesos de idealismo, según se disponga de los
recursos y concluyan los estudios necesarios.

Estrechamente relacionado con lo anterior, debemos estar conscientes
de que para ir resolviendo paulatinamente las distorsiones existentes
en el sistema salarial, hay que ir eliminando las gratuidades
indebidas y los subsidios excesivos. De lo contrario, sencillamente
las cuentas no cuadran. Dos más dos siempre suma cuatro, jamás cinco;
hay que actuar con realismo y ajustar todos los sueños a las
verdaderas posibilidades. Esto significa cumplir con el principio
socialista de que cada cual reciba según su trabajo.

Las gratuidades deben limitarse estrictamente a asegurar a todos los
ciudadanos por igual cuestiones vitales como la educación, la salud y
la seguridad y asistencia social, que junto a la cultura y el deporte,
para mantener incluso los niveles actuales, se requerirá producir más
e incrementar los ingresos al presupuesto, pues los gastos crecen de
año en año. La tarea es nada sencilla y se necesita de la comprensión
y el apoyo de todos.

Un ejemplo de ello es lo que analizó el Consejo de Ministros y lo que
se informó a ustedes ampliamente ayer, en cuanto a eliminar la
práctica de garantizar planes vacacionales, ofertas gastronómicas y
otras a precios altamente subsidiados, que se venían ofreciendo a
cuadros, trabajadores destacados y otros sectores de la población. El
costo anual en divisas por este concepto era de casi 60 millones de
dólares; tal vez un poquito más, si tenemos en cuenta la parte de
subsidio que recibe el campismo pasa de 60 millones de dólares
anuales. Este es el único país del mundo que hace eso.

Que se entienda bien, no se trata de si lo merecen o no quienes han
disfrutado de esa posibilidad, ni de limitar el derecho a ir a esos
centros, sino de si resulta racional mantener una forma de estímulo
que representa tan alto costo, en las difíciles circunstancias
actuales o en cualquier otra.

Es sabido que la gran mayoría de las personas no aprecia justamente
una gratuidad o un elevado subsidio generalizado, como parte de la
retribución que recibe, en la que sólo considera el salario.

Ayer discutimos ampliamente este tema. Tiene otras muchas facetas, las
cuales seguiremos discutiendo, y lo advertimos sin que nos tiemble la
voz, que deben ser analizadas para paulatinamente irlas eliminando,
junto con el proceso de darle el verdadero valor al salario. No hay
otra solución.

La prioridad de otros asuntos nos impidió concluir los estudios y
presentar a esta sesión de la Asamblea la nueva composición del
Gobierno. Por tanto solicitamos a ustedes aplazar esta decisión, lo
que no implica que puntualmente, como se ha venido haciendo, se
realicen otros cambios en el transcurso del 2009.

Estos temas están íntimamente vinculados con las transformaciones
estructurales y de concepto que deben ser sometidas a la consideración
y aprobación del VI Congreso del Partido.

Por ejemplo, se encuentran en una etapa muy avanzada los estudios para
la creación de la Contraloría General de la República, como un órgano
jerárquicamente superior a los organismos de la administración central
del Estado que estaría subordinado directamente al Consejo de Estado y
tenemos el propósito de presentar dicha propuesta en el próximo
período de sesiones de la Asamblea.

El proyecto concibe que este órgano asuma las funciones del actual
ministerio de Auditoría y Control, a las que se agregan otras, pues se
prevé otorgarle más facultades que las que suele tener en determinados
países, limitadas fundamentalmente al control de los fondos públicos.

Dicho en pocas palabras, aspiramos a que contribuya de manera decisiva
a fortalecer la exigencia en el cumplimiento estricto del deber por
todas las estructuras de dirección, sin suplantar en sus
responsabilidades a los ministros ni a ningún otro funcionario.

Incluso, en los casos en que detecte la ausencia de normas o
regulaciones, promoverá que sean elaboradas y presentadas ante las
instancias correspondientes. En muchos lugares esa situación está
presente tanto en la empresa como en la nación.

) Dónde está escrito cuáles son los deberes, cuáles son las funciones,
por las cuales ustedes tienen que dirigir su trabajo y realizar las
exigencias en el cumplimiento del deber de cada uno que mencionaron
aquí varios diputados refiriéndose a temas muy concretos? Ausencia
total de normas o regulaciones.

Esta Contraloría General de la República velará además por eso, y le
amplío el concepto, porque ya es hora de que muchos empecemos a ver
qué falta por regular dentro del área de trabajo de cada cual.

Todo requiere regulación como guía sobre la cual basar el trabajo.

Exigir conlleva controlar, educar, orientar, prevenir y hacer cumplir
lo dispuesto; pero eso que tiene que hacerse cumplir; lo dispuesto,
tiene que estar escrito, no es por lo que se le ocurra a cada cual. Si
llegado el momento hay que sancionar a alguien, no podemos limitarnos
a los comisores directos de las violaciones. Debe incluir también a
los que con su actuar negligente propician o permiten su ocurrencia,
es decir, los llamados responsables colaterales, que son precisamente
los que no exigen.

Durante muchos años he meditado sobre estas cuestiones, en primer
lugar analizando críticamente mi propio trabajo y también el de los
demás. He llegado a la conclusión de que uno de nuestros problemas
fundamentales es la falta de exigencia sistemática a todos los
niveles. Observen, mediten, miren hacia un lado, miren hacia el otro y
también mírense hacia adentro.

Hay que estar siempre dispuesto a buscarse problemas y a enfrentar
incomprensiones. Dirigir es en primer lugar saber exigir, desde la
base hasta los niveles superiores.

No se puede dirigir y controlar y a la vez ser tolerante; desempeñar
el papel del A buena [email protected] como suele decirse popularmente. De ahí
los diversos calificativos, por lo regular denigrantes, que les
endilgan a cuantos actúan como realmente debe hacerse.

Tampoco es posible dirigir sin dominar las disposiciones y documentos
rectores de nuestro trabajo. No estamos acostumbrados a regirnos por
los documentos, y cuando aparece uno, le vemos el título y allá va a
dormir a las gavetas. Hay que regir, se rige el trabajo por documentos
rectores, aprobados en los niveles correspondientes, preferiblemente
discutidos de manera democrática, con la participación de todos los
que deben participar y de los que deben hacerlo cumplir.

En muy pocas instituciones de este país C las hay, muy pocasC está
regulado desde que usted ingresa hasta la forma en que lo tienen que
enterrar, si muere en ese organismo, y qué se hace en cada caso. Cito
esos dos extremos. Pero hay otros donde no se rigen por nada y es muy
común la violación inconsciente C y como cosa naturalC de regulaciones
oficiales y de leyes de la república, de este propio Parlamento, y no
pasa nada.

Decía que tampoco es posible dirigir sin dominar las disposiciones y
documentos rectores de nuestro trabajo.

Lamentablemente, no todos tienen el hábito de estudiarlos ni
consultarlos con la periodicidad requerida, que es la única forma de
aplicarlos de manera consecuente.

La Contraloría no va a eliminar por sí sola estos problemas, que
provienen de vicios enraizados C tan enraizados como el marabú; pero
el marabú se arranca, el marabú se quema, y sobre la tierra que hoy es
protegida por lo menos por el marabú, pueden producirse frutos útiles
para el paísC , pero contribuirá C me refiero a la ContraloríaC a la
batalla que estamos librando contra ellos, con el apoyo de otros
organismos, particularmente de la Fiscalía General de la República, y
junto al Partido y otras instituciones no estatales que representan en
su conjunto a toda la sociedad. Daremos el máximo de apoyo a ese
empeño, paso a paso y sin extremismos, pero de forma cada vez más
rigurosa y enérgica. Mediten sobre estas cuestiones que acabo de
decirles y observen.

En la anterior sesión de la Asamblea nos concentramos en dos temas
principales: la nueva Ley de Seguridad Social y la necesidad de
incrementar la incorporación al trabajo, su productividad y eficiencia.

Coincido con las opiniones vertidas durante la sesión: hemos aprobado
una Ley de Seguridad Social justa, respetuosa de los intereses de los
trabajadores y que a su vez tiene en cuenta las realidades económicas
y demográficas del país.

Como ha informado nuestra prensa, el 2008 va a concluir con un ligero
aumento de la natalidad respecto a años anteriores, pero esto no
significa todavía un cambio en la tendencia sostenida al incremento de
los ciudadanos de edad avanzada respecto a los más jóvenes, con la
consiguiente disminución progresiva de la población laboralmente activa.

Son razones insoslayables y muy difíciles de revertir, que imponen la
necesidad de aumentar la edad de jubilación y así lo ha comprendido la
gran mayoría de nuestros trabajadores, después de profundas
discusiones en que se escuchó y tuvo en cuenta la opinión de todos.

El pasado mes de junio hicimos un llamado a la reincorporación a las
aulas de maestros y profesores jubilados o que habían dejado de
impartir clases por diversas razones. La respuesta ha justificado
nuestra expectativa. Nos satisface felicitar a los siete mil
educadores que respondieron, y hoy aportan su experiencia y
conocimientos en los diferentes niveles de enseñanza, en particular la
primaria, media y preuniversitaria, donde se presenta el mayor déficit
de docentes.

Ha sido un refuerzo muy importante para el abnegado e insustituible
destacamento que constituyen nuestros educadores. Así lo demuestran
los otros nueve mil que han rebasado la edad de jubilación y continúan
en sus puestos. Esta tarea no concluye aquí, sobre todo en las
provincias que han obtenido hasta ahora menores resultados.

Igual ocurrió anteriormente con los más de 1 600 ingenieros, técnicos
de nivel medio y obreros calificados, que ya estaban en retiro y se
reincorporaron a las FAR, gran parte de ellos para participar en la
importante tarea de la modernización de nuestro armamento y otros
medios de la defensa, tema del que hablé en la anterior sesión de la
Asamblea; 1 600 retirados volvieron.

Son ejemplos que demuestran que nuestro pueblo siempre responde cuando
se trabaja seriamente, con argumentos sólidos y una correcta organización.

En esa ocasión también hablé de que cada provincia debe garantizar,
además de los profesores que requiere, los constructores, policías y
el resto de la fuerza de trabajo hoy deficitaria. Algo se ha avanzado.
En el primer semestre ingresaron a cursos de formación como policías,
867 jóvenes de la capital de la república, e igualmente está cubierta
la matrícula de los que comenzarán a prepararse en febrero del 2009.
Las provincias más atrasadas son Matanzas y La Habana.

En la próxima sesión de la Asamblea, volveré a recordarlo para que no
se nos olvide.

En cuanto a los constructores, debo decir que la respuesta es muy, muy
insuficiente en este sector clave para el desarrollo del país en todos
los aspectos, hasta para las miles de viviendas que tenemos que
construir. Veremos qué podemos hacer.

Son pasos dentro del conjunto de medidas que habrá que continuar
adoptando, hasta que trabajar constituya realmente algo vital para
todos. Dicho más claro: que las personas sientan la necesidad de
trabajar para satisfacer sus necesidades, independientemente de la
conciencia de todo ciudadano honesto sobre este primordial deber.

No nos engañemos más; si no hay la presión, si no existe la necesidad
de trabajar para satisfacer mis necesidades, y me lo están dando
gratis por aquí o por allá, nos quedaremos sin voz llamando al
trabajo. Esa es mi forma de pensar, y por eso todo lo que estoy
proponiendo va en gran parte encaminado hacia ese objetivo. No nos engañemos.

Compartimos la preocupación de muchos compatriotas respecto a
individuos que no aportan a la sociedad, pero debemos estar
conscientes de que son problemas que no resuelve una disposición, ni
siquiera una ley. Requieren un enfoque que integre acciones políticas,
económicas, legales y administrativas, y, sobre todo, lo que les acabo
de decir: que sientan la necesidad de trabajar.

En las relaciones internacionales son considerables los éxitos del
país. Hemos cumplido cabalmente con nuestra responsabilidad como
Presidente del Movimiento de Países no Alineados, hoy más activos y
cohesionados. En la ONU fue aprobada la resolución contra el bloqueo
por décimo séptima ocasión consecutiva. Hace pocos días en Brasil, la
Cumbre del Grupo de Río recibió con una ovación el ingreso de Cuba
como miembro pleno, e igualmente fueron escuchadas con respeto y
atención las valoraciones de nuestro país por los mandatarios
asistentes a las cumbres de América Latina y el Caribe sobre
Integración y Desarrollo, y del Mercado Común del Sur.

Las naciones de nuestro subcontinente han pasado de las peticiones a
la exigencia en cuanto al cese de las agresiones contra Cuba por parte
de los Estados Unidos, tanto en eventos multilaterales como de forma
individual por un número creciente de gobiernos y parlamentos.

Ejemplo de esa transformación es el pronunciamiento contra el bloqueo
adoptado de forma unánime en la Cumbre de América Latina y el Caribe
sobre Integración y Desarrollo.

En el año continuamos batallando sin descanso por el regreso a la
Patria de nuestros Cinco Héroes. Renovamos ante sus familiares y el
pueblo el compromiso de no desmayar jamás en ese esfuerzo hasta que
regresen a su Patria (Aplausos prolongados).

La inmediata e importante ayuda recibida tras el paso de los
huracanes, junto a los incontables mensajes de solidaridad y aliento,
son gestos que aprecia y agradece nuestro pueblo, a la vez que otra
muestra palpable del respeto y el cariño que Cuba ha sabido ganarse
con su actuación siempre vertical y de principios en sus relaciones
con el resto de los países, y su cooperación solidaria y desinteresada
en incontables campos, especialmente en los de la salud y la educación.

Vivimos un momento histórico radicalmente diferente, muy diferente al
de aquellos años en que los gobiernos de América Latina, salvo muy
contadas y honrosas excepciones, se plegaban en bloque de manera
sumisa a los dictados de Washington para aislar a Cuba. Hoy estamos
cosechando los frutos de una política exterior firme, solidaria y
basada en principios inviolables, concebida y llevada a la práctica
por el compañero Fidel durante casi cinco décadas, aun en las más
difíciles circunstancias.

Fuimos anfitriones en el año que concluye de importantes reuniones
internacionales, la más reciente la Tercera Cumbre Cuba-CARICOM,
efectuada a comienzos de diciembre en Santiago de Cuba con excelentes
resultados, y a la que por primera vez asistieron todos los
mandatarios de los países que integran la Comunidad del Caribe.
Además, hemos tenido el honor de recibir a numerosos Jefes de Estado y
de Gobierno, y a personalidades de la política, la economía, la
religión, la ciencia y la cultura de todos los continentes.

Hace 50 años, por estos días el Ejército Rebelde, en estrecha
coordinación con los combatientes de la lucha clandestina, obtenía sus
grandes y decisivas victorias finales a lo largo y ancho del país. No
transcurrió una semana y ante el empuje de la Revolución, se desplomó
la tiranía fruto del golpe de Estado que casi siete años antes terminó
de sumir al país en la tragedia.

El triunfo en nuestra última Guerra de Liberación llegó exactamente
cinco años, cinco meses y cinco días después del heroico intento de A
tomar el cielo por [email protected] en Santiago de Cuba y Bayamo, el 26 de
julio de 1953.

La victoria del Primero de Enero no marcó el final de la lucha, sino
el inicio de una nueva etapa caracterizada por la cada vez más masiva
y consciente participación del pueblo, en la que no ha habido un
minuto de tregua durante el medio siglo transcurrido. Así han sido
también estos últimos 12 meses, especialmente intensos y complejos, a
los que hemos pasado balance.

Por eso concluyo deseándoles, a ustedes y a todos nuestros
compatriotas, para el año 2009 salud y mucha energía. Vamos a
necesitar de ambas, como he dicho otras veces, ( trabajo hay de sobra!

Los revolucionarios cubanos podemos mirar hacia el pasado con la
frente en alto y al futuro además con la misma confianza en nuestra
fuerza y capacidad de resistir.

Felicitémonos todos por el aniversario 50 del triunfo de la
Revolución, en primer lugar a su Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz
(Aplausos prolongados y exclamaciones), quien nos ha ido conduciendo,
ayer, hoy y siempre, ( de victoria en victoria!

Muchas gracias.

Publicado enInternacional