Los aranceles de Estados Unidos a China encienden la guerra comercial

El país asiático ya ha anunciado que responderá con "contraataques necesarios".

 


En la madrugada del jueves al viernes entró en vigor un aumento de los aranceles a la importación de productos chinos por valor de 34.000 millones de dólares impuesto por el Gobierno de Donald Trump impuso, una decisión a la que las autoridades de China ya han anunciado que responderán con "contraataques necesarios".


La entrada en vigor de estos gravámenes supuso el inicio de la temida guerra comercial entre las dos potencias económicas, cuya relación comercial se ha tensado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.


La primera oleada de aranceles de Washington destinados a 818 categorías de bienes importados de China incluye mayoritariamente componentes de la cadena de suministro del sector industrial y tecnológico, pero también apunta a varios bienes de consumo, como bombillas de luz LED y cigarrillos electrónicos, entre otros.


La entrada en vigor de estas sanciones del 25% a importaciones chinas por valor de 34.000 millones este viernes forma parte de la primera fase de un castigo total de 50.000 millones, según anunció la Casa Blanca a mediados de junio.


Los otros 16.000 millones entrarán en vigor en las próximas dos semanas, según anunció este jueves el propio Trump, que también avisó de que EE.UU. responderá con otros 200.000 millones si China decide contraatacar y después con otros 300.000.


Los analistas de Bloomberg han calculado que, con estas medidas, el producto interior bruto de China para 2019, que está previsto que crezca un 6,5 % este año, podría sufrir una desaceleración de dos décimas.


Pekín, por su parte, ha reiterado en varias ocasiones que no está a favor de iniciar una guerra comercial contra Estados Unidos, pero este mismo viernes anunció que emprenderá "los contraataques necesarios" como respuesta al hecho por Estados Unidos, si bien no detalló cuándo ni cómo.


Sin ir más lejos, el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng, había dicho este jueves en rueda de prensa que Pekín "no va a disparar la primera bala" y que no aplicaría medidas arancelarias antes de que lo hiciera EE.UU.


"Las medidas de EE.UU. están esencialmente atacando las cadenas de suministro y de valor globales. Están abriendo fuego contra todo el mundo, incluido contra ellos mismos", sentenció Feng.
La respuesta anunciada por China ante el castigo estadounidense engloba sanciones a 545 productos estadounidenses, entre los que destacan la carne de cerdo, el trigo, productos lácteos, el arroz y la soja, dos alimentos clave en esta cultura asiática.


Según proyecciones del centro de estudios Peterson Insitute for International Economics, con sede en Washington, el impacto a nivel macroeconómico será "mínimo", pero sí afectará a nivel micro en determinados sectores y empresas.


En concreto, las medidas arancelarias de China sobre productos estadounidenses se traducirán en pérdida de empleos, ralentización de las inversiones y subida de los precios en EE.UU., entre otros.
Para la economista Monica de Bolle, investigadora del Peterson Insitute for International Economics, "este intercambio de golpes es el comienzo de una guerra comercial entre EE.UU. y China".
"Cuando uno castiga y el otro toma represalias, los dos países entran en una guerra comercial. Era esperada, no me sorprende: China y Estados Unidos no están negociando, solo atacando", analizó De Bolle en declaraciones a Efe.


De hecho, Trump ya amenazó con una nueva remesa de aranceles a otras exportaciones chinas que totalizan unos 200.000 millones de dólares en caso que el Gobierno de Xi Jinping responda a las sanciones que entrarán en efecto en las próximas horas.


A pesar de estar de acuerdo con que China es una "amenaza" para la economía estadounidense, la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación de Estados Unidos (ITIF, en inglés) considera que "existe una amplia gama de herramientas más allá de los aranceles que pueden abordar de manera efectiva las distorsiones comerciales".


"Estados Unidos debe ser el líder de un orden económico liberal e internacional en el que menos naciones adoptan prácticas mercantilistas, un enfoque que ha producido una enorme riqueza para nosotros y nuestros socios comerciales aliados", señaló hoy en un comunicado Stephen Ezell, vicepresidente de la ITIF.


Además de las consecuencias en las economías de ambos países, la guerra comercial entre EE.UU. y China afectará al funcionamiento del comercio global, tal como han previsto numerosas organizaciones multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Con ese análisis coincidió De Bolle, que explicó que hoy en día el comercio "está muy interconectado a nivel mundial", por lo que este conflicto económico "creará inestabilidad y aumentará el nivel de alteración en el sistema global".

06/07/2018 08:25 Actualizado: 06/07/2018 08:25

Publicado enInternacional
El Kremlin y la Casa Blanca anunciaron que se realizará una cumbre entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo de EU, Donald Trump, en Helsinki

Si la cumbre de Trump y Putin no fue en Viena (http://bit.ly/2II9QAU), no podían haber sido otros lugares mas que Rayjavik o Helsinki –como propuse (http://bit.ly/2MyFlj6)- debido a consideraciones logísticas.


En medio de la “cacería de brujas (Trump dixit)” y la cacofonía multimediática y judicial del fiscal especial Robert Mueller, fue muy significativo que el megahalcón y rusófobo John Bolton –quien llegó a insultar a Putin de mentiroso– acudiera a Moscú a negociar la agenda de la cumbre.


La palabra clave será détente (distensión). Hoy, más que la coexistencia pacífica de la anterior guerra fría entre EU y la ex URSS, sería más bien de tolerancia pacífica.


Los contactos entre los dos mandatarios de las dos superpotencias geoestratégicas, sin olvidar a China, cesarán de ser al margen de irrelevantes cumbres insípidas en dos vestigios arqueológicos del caduco (des)orden global tanto en la APEC como en el G-20.


Tampoco pasó desapercibido la ducha escocesa que propinó Trump al agónico G-7 donde los exhortó invitar a Rusia (http://bit.ly/2NbR0pc), lo cual de cierta manera lubricó la cumbre del 16 de julio –después de su visita a Gran Bretaña y la cumbre con la OTAN el 11 de julio–, en Helsinki: capital de un país con mil 309 kilómetros de frontera con Rusia y que en la etapa de la guerra fría mantuvo una neutralidad positiva que dio pie al término finlandización.


Algunos líderes europeos comentan que Trump dijo en privado al G-7 que Crimea debería ser parte de Rusia debido a que la mayor parte de su población habla ruso.


Ahora Trump se siente más seguro para reunirse con el zar Vlady Putin, satanizado por el Deep State estadunidense que prefiere vivir al borde del precipicio de los suculentos negocios de su complejo militar industrial.


Los multimedia y turiferarios controlados por los banqueros Rothschild y su instrumento megaespeculador Geroge Soros están aterrados de ser los grandes perdedores cuando el mundo financierista se desglobaliza y el planeta se redirecciona a refugios nacionalistas,como acaba de suceder en Turquía, país pivote desde el punto de vista geoestratégico, que con una asombrosa participación ciudadana de 87 por ciento (¡mega sic!) impulsó su ultranacionalismo: mezcla de conservadurismo sunnita con un irredentismo neo-otomano (https://sptnkne.ws/hUwX).


En un artículo repleto de fobias doblemente contra Trump y Putin, The New York Times (NYT), que hizo el ridículo al ignorar la composición del electorado en el mismo Nueva York

(http://bit.ly/2lNLQn3), alega que los “expertos ( sic)” temen que Trump cederá más de lo que obtiene en su reunión con Putin(https://nyti.ms/2NhuvPE).


El problema con los seudoexpertos del NYT es que pertenecen al bando globalista que ni siquiera se detiene a auscultar dialécticamente a la contraparte.


Los seudoexpertos del NYT, exageradamente vinculados al estado sionista, como Martin Indyk, anterior embajador de EU en Israel, dan a entender la posibilidad de un trueque subrepticio de Ucrania por Irán.


NYT comenta que “persuadir a Rusia de cambiar su estrategia en Siria será difícil y levantar las sanciones contra Moscú causarán otra brecha con los aliados ( sic) europeos de por si lastimados ( sic) por Trump”.


Por lo visto NYT no se actualiza: ¿Cuáles aliados europeos?


La tranquilidad estratégica del zar Vlady Putin ha rendido sus frutos y en su conferencia conjunta con el estadunidense Bolton comentó que el ambiente de rusofobia en EU se debía principalmente a las luchas políticas internas dentro del propio EU (http://bit.ly/2tJmLOm).


Para el portal Global Security el tema primordial a abordar será la detención de la carrera armamentista , además de los contenciosos de Ucrania, Siria, Irán, las sanciones occidentales y, quizá, el tema candente del espía Edward Snowden.


El connotado académico israelí-estadunidense especialista en las relaciones EU/Rusia, Steven Cohen, pregunta ¿Quién tiene miedo de la cumbre de Trump/Putin? (http://bit.ly/2lIIDoG). Muy fácil de responder: los globalistas financieristas anglosajones.


AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Afirma China que está lista para una guerra comercial contra EU

China dice estar totalmente preparada para una guerra comercial con Estados Unidos si éste empieza a cobrar –a partir del viernes próximo– aranceles a importaciones por un valor de 34 mil millones de dólares como está previsto, al desvanecerse las esperanzas de una reducción de las tensiones entre las primeras dos economías mundiales.

Pekín ha prometido tomar represalias por el mismo monto. El vocero de la cancillería, Lu Kang, dijo ayer que China está plenamente preparada para adoptar un paquete de medidas necesarias en defensa de sus intereses nacionales.


Una gama de empresas estadunidenses –desde destilerías de whiskey hasta fábricas de automotores– podrían verse afectadas por las represalias chinas. La lista de Pekín está diseñada para afectar a agricultores y otros sectores estadunidenses que conforman la base política de Donald Trump.


La fricción comercial amenaza con perjudicar a grandes empresas del país asiático, como China Mobile. Una dependencia del Departamento de Comercio en Washington recomendó no dar licencias a la mayor firma de telecomunicaciones china por razones de seguridad nacional.


Lu calificó las advertencias de especulaciones infundadas y restricciones irracionales derivadas de una mentalidad propia de la Guerra Fría, y expresó la esperanza de que Washington tome medidas conducentes a la confianza mutua.


La bolsa china ha caído casi 10 por ciento en semanas recientes ante temores de una guerra comercial y su moneda se ha devaluado 3 por ciento frente al dólar. El yuan, cuya tasa de cambio está estrictamente controlada, se encuentra en su nivel más bajo desde diciembre pasado.


Preocupación por posibles aranceles a automóviles


Más de 40 países de la Organización Mundial de Comercio (OMC), entre ellos los 28 miembros de la Unión Europea (UE), Rusia, China y Japón, expresaron su preocupación por la posible imposición de nuevos aranceles de Estados Unidos a la importación de vehículos y autopartes, expresó a Sputnik una fuente con conocimiento del tema.


Según la fuente, en una reunión del Consejo de Comercio de la OMC, esos países señalaron que la eventual medida estadunidense causaría una seria disfunción en el mercado y el sistema comercial globales, dado el volumen que corresponde al comercio de automóviles.


Por otro lado, China está presionando a la UE para que emita un fuerte comunicado conjunto contra las políticas comerciales del presidente estadunidense en una cumbre que se realizará en Pekín los próximos días 16 y 17.


En reuniones en Bruselas, Berlín y Pekín, representantes chinos de alto nivel –incluidos el viceprimer ministro Liu He y el canciller Wang Yi– propusieron una alianza entre ambas potencias y ofrecieron abrir más los mercados de China como gesto de buena voluntad.
Un planteamiento ha sido que la UE y China presenten un reclamo conjunto contra Estados Unidos ante la OMC. Pero el bloque comercial ha rechazado la idea de aliarse con Pekín en contra de Washington, dijeron a Reuters cinco funcionarios y diplomáticos europeos.

Publicado enEconomía
Miércoles, 04 Julio 2018 06:51

Ordenaron la detención de Rafael Correa

Ordenaron la detención de Rafael Correa

La medida fue solicitada luego de que el ex gobernante no se presentara el lunes, en Ecuador, a cumplir con una disposición cautelar. Sin embargo, Correa sí lo había hecho ese día ante el consulado de Ecuador en Bélgica, donde reside.

La Justicia ecuatoriana ordenó ayer la extradición y prisión preventiva de Rafael Correa por su presunto vínculo con el secuestro de un ex legislador durante su presidencia. A su vez la causa judicial fue denunciada por el ex mandatario como parte de una campaña de persecución política en su contra. 

“Jueza Daniella Camacho acoge el pedido de Fiscalía, ordena la prisión preventiva en contra del ex presidente Rafael Correa por su presunta participación en los delitos de asociación ilícita y secuestro. Remitirá oficio a Interpol para la captura con fines de extradición”, informó en la red Twitter la Fiscalía General de Ecuador (FG).


Luego de la audiencia de revisión de medidas cautelares del exJefe de Estado realizada el martes y solicitada por su abogado defensor, la jueza Daniela Camacho dictó la prisión preventiva de Rafael Correa por la acusación que hizo en su contra la Fiscalía por su supuesta vinculación con el secuestro del exasambleísta Fernando Balda, ocurrida en Colombia en 2012.


La jueza envió un pedido de captura a la Interpol para que el ex presidente sea localizado y luego extraditado, debido a que reside en Bruselas junto a su familia desde 2017. A su vez indicó que cuando que Correa esté en el país deberá ser trasladado a la Cárcel 4, ubicada en El Condado, en el norte de Quito.


La medida fue solicitada luego de que el ex gobernante no se presentara el lunes, en Ecuador, a cumplir con la disposición cautelar de la mencionada jueza,quien dispuso que se hiciera presente cada 15 días a partir del 2 de julio ante la sala de lo penal en Quito. No obstante, Correa sí se presentó ayer por la mañana ante el Consulado de Ecuador en Bélgica, donde expresó su deseo de cumplir con las exigencias procesales a pesar de señalar que la maniobra legal refleja una persecución política y judicial. Sin embargo la jueza alegó el incumplimiento, desestimando el accionar del ex mandatario.
El abogado defensor de Correa, Caupolicán Ochoa, presentó ante la fiscal una serie de documentos que certifican la residencia de Correa en Bélgica lo que le permitió calificar de arbitraria la medida ordenada por Camacho. También juzgó de “persecución política” la decisión de la jueza y anunció que se van a interponer otros recursos en el desarrollo del caso.


“Fiscal puesto a dedo, vinculación sin ninguna prueba, jueza que se allana al desacato de la Asamblea Nacional, medida cautelar imposible de cumplir, etc”. Así reaccionó Correa via Twitter a minutos de enterarse de la medida judicial.


La antesala de la medida fue la presentación, el mismo martes, de Fernando Balda a la Corte Nacional de Justicia para formalizar su acusación particular en contra de Rafael Correa donde lo acusó de ser el autor intelectual de su secuestro; esto posibilitó que la jueza Camacho ratificara la imputación y reconociera a Balda como víctima.”Balda ya anunciaba en noviembre que se venían procesos judiciales que me pondrían orden de captura de Interpol.¿Adivino o parte de un complot?” Invocó Correa en un tuit ayer por la tarde.


El ex asambleísta Fernando Balda denunció haber sido introducido, durante unas horas, de manera forzada en un vehículo en 2012, en la ciudad de Bogotá, Colombia. La policía de ese país detuvo el presunto intento de secuestro y el caso fue procesado hasta enjuiciar a los autores del delito.


Los autores fueron detenidos y juzgados en Colombia y delataron que en el secuestro intervinieron agentes ecuatorianos de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), organismo a órdenes de la Presidencia de Ecuador. La Fiscalía de este país reabrió el caso en enero de este año, luego de que el anterior fiscal, Galo Chiriboga, no diera curso. En este sentido, Balda también adelantó que pedirá la investigación del ex fiscal por no haber actuado frente a sus denuncias.


Hacia el final del día de ayer, Rafael Correa expresó su agradecimiento mediante Twitter a quienes se solidarizaron ante “la monstruosidad” que conlleva el atropello de la justicia y de los derechos humanos. Frente al pedido de detención el Movimiento Revolución Ciudadana de Ecuador, fundado por Correa convocó para el próximo jueves a una marcha nacional en apoyo al ex mandatario.

Publicado enInternacional
Jueves, 21 Junio 2018 06:14

G-7: una muerte que celebrar

G-7: una muerte que celebrar

La lucha por el poder entre Estados Unidos y los otros era básicamente una lucha por la primacía en la opresión del resto de naciones del mundo. ¿Estarían mejor estas fuerzas más pequeñas si se impusiera el modo europeo de hacerlo? ¿Le importa a un animal pequeño qué elefante le aplasta? Creo que no.

 

Una institución llamada G-7 celebró su reunión anual el 12-13 de junio en Charlevoix (Quebec, Canadá). El presidente Trump asistió al principio pero se marchó pronto. Debido a que los puntos de vista de ambos lados eran tan incompatibles, el grupo de seis miembros negoció con Trump la emisión de una declaración bastante anodina para la declaración conjunta habitual.


Trump cambió de idea y se negó a firmar ninguna declaración. Los Seis redactaron entonces una declaración que reflejaba sus puntos de vista. Trump se enfadó e insultó a los protagonistas de la firma de la declaración.


Esto fue interpretado por la prensa mundial como un desaire político recíproco por parte de Trump y de los otros seis jefes de Estado y gobierno que asistieron. La mayoría de los comentaristas defendieron también que esta batalla política señalaba el final del G-7 como actor significativo en la política mundial.


Pero ¿qué es el G-7? ¿Quién inventó la idea? ¿Y con qué propósito? No hay nada menos claro. El nombre mismo de la institución ha cambiado constantemente, igual que el número de miembros. Y muchos afirman que han surgido reuniones más importantes, tales como la del G-20 o el G-2. También está la Organización para la Cooperación de Shanghái, que se fundó en oposición al G-7, y que excluye tanto a los Estados Unidos como a los países occidentales europeos.


La primera clave de los orígenes del G-7 como concepto es la fecha del nacimiento de la idea del G-7. Fue a principios de la década de los 70. Antes de ese momento, no había ninguna institución en la que Estados Unidos jugara un papel como participante igual a otras naciones.


Recuerden que tras el final de la Segunda Guerra Mundial y hasta los años 60 los Estados Unidos habían sido el poder hegemónico del sistema-mundo moderno. Invitaba a encuentros internacionales a quien deseaba por motivos propios. El propósito de tales encuentros era principalmente para implementar políticas que los Estados Unidos consideraban inteligentes o útiles —para sí mismos.


Para los 60 los Estados Unidos ya no podían actuar de esa manera tan arbitraria. Había empezado a haber resistencia a los acuerdos unilaterales. Esta resistencia era la evidencia de que el declive de los Estados Unidos como poder hegemónico había empezado.


Para mantener su rol central, en consecuencia, los Estados Unidos cambiaron su estrategia. Buscó vías con las que por lo menos pudiera frenar este declive. Una de las vías fue ofrecer a determinadas grandes potencias industrializadas el estatus de “socio” en la toma de decisiones mundial. Esto iba a ser un intercambio. A cambio de la promoción al estatus de socios, los socios accederían a limitar el grado en el que se apartarían de las políticas que los Estados Unidos preferían.


Uno podría, por lo tanto, argumentar que la idea del G-7 fue algo inventado por los Estados Unidos como parte de este nuevo acuerdo de asociación. Por otro lado, un momento clave en el desarrollo histórico de la idea del G-7 fue el momento de la primera cumbre anual de los altos dirigentes, frente a las reuniones de figuras de rango inferior como los ministros de finanzas. La iniciativa para esto no vino de Estados Unidos sino de Francia.


Fue Valéry Giscard d’Estaing, entonces presidente de Francia, quien convocó el primer encuentro anual de los altos dirigentes en Rambouillet (Francia) en 1975. ¿Por qué pensó que era tan importante que hubiera un encuentro de los altos mandatarios? Una posible explicación era que él lo veía como una forma de limitar más el poder estadounidense. Enfrentados a negociar con el conjunto de los demás líderes, cada uno de los cuales con prioridades diferentes, Estados Unidos estaría obligado a negociar. Y ya que eran los altos mandatarios quienes cerraban el trato, sería más difícil para cualquiera de ellos repudiarlo posteriormente.


Rambouillet comenzó una lucha entre Estados Unidos y diversas potencias europeas (pero especialmente Francia) respecto a los principales temas mundiales. Fue una lucha en la que a Estados Unidos cada vez le fue menos bien. Fue seriamente rechazado en 2003, cuando se vio incapaz, por primera vez en la historia, de ganar siquiera una mayoría de votos en el Consejo de Seguridad de la ONU cuando iban a votar sobre la invasión de Iraq por Estados Unidos. Y este año, en Charlevoix, se vio incapaz de acordar siquiera una declaración conjunta banal con los otros seis miembros del G-7.


A todos los efectos, el G-7 está acabado. Pero ¿deberíamos lamentarnos por ello? La lucha por el poder entre Estados Unidos y los otros era básicamente una lucha por la primacía en la opresión del resto de naciones del mundo. ¿Estarían mejor estas fuerzas más pequeñas si se impusiera el modo europeo de hacerlo? ¿Le importa a un animal pequeño qué elefante le aplasta? Creo que no.


¡Salve Charlevoix! Trump puede habernos hecho a todos el favor de destruir este vestigio de la era de la dominación occidental del sistema-mundo. Por supuesto, la muerte del G-7 no significa que la lucha por un mundo mejor haya acabado. En absoluto. Aquellos que respaldan un sistema de explotación y jerarquía simplemente buscarán otras formas de hacerlo.


Esto me recuerda lo que ahora es mi tema central. Estamos en una crisis estructural del sistema-mundo moderno. Se está dando una batalla respecto a qué versión de un sistema heredero veremos. Todo es muy volátil en este momento. Cada bando está arriba un día, abajo el siguiente. En cierto sentido tenemos suerte de que Donald Trump sea tan necio como para herir a su propio bando con un enorme golpe. Pero no caigamos en animar a Pierre Trudeau [Justin Trudeau, primer ministro canadiense] o Emmanuel Macron, cuya versión más inteligente de opresión está peleando con Trump.

Por Immanuel Wallerstein
Znet

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 06 Junio 2018 06:21

Una ecuatoriana para la ONU

Una ecuatoriana para la ONU

Se convertirá en la primera latinoamericana que ocupe el cargo. Geógrafa, ecologista y poeta, María Fernanda Espinosa será la cuarta mujer que dirija la Asamblea General –el órgano principal de la ONU– en 73 años de historia.

 

La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, fue elegida ayer como la próxima presidenta de la Asamblea General de la ONU y se convertirá en la primera latinoamericana que ocupe el cargo.


“Quiero dedicar esta elección a todas las mujeres del mundo que hoy participan en política, que se enfrentan a ataques políticos y mediáticos marcados por el machismo y la discriminación”, afirmó Espinosa, de 53 años, ante la Asamblea. Además, rindió un especial homenaje a las mujeres que luchan por acceder a trabajos en igualdad de condiciones, a las víctimas de la violencia y a las mujeres y niñas que demandan acceso a información y educación de calidad. “Mi compromiso estará siempre con ellas”, dijo y subrayó su apuesta por que la ONU avance hacia la paridad.


El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, cuya elección, en 2017, fue criticada porque muchos querían que su cargo fuese ocupado por una mujer, celebró la experiencia de Espinosa como diplomática, pero sobre todo, celebró que sea una mujer quien ocupe la presidencia del órgano. “Que la decisión de hoy allane el camino para acelerar el progreso hacia la igualdad de género, dentro y fuera de las Naciones Unidas”, afirmó el máximo representante de la ONU. La última mujer en presidir el cuerpo fue Sheikha Haya Rashed Al-Khalifa de Bahréin, en 2006. Décadas antes lo ocuparon diplomáticas de India y Liberia.


Geógrafa, ecologista y poeta, Espinosa será la cuarta mujer que dirija la Asamblea General –el órgano principal de la ONU– en 73 años de historia. La ecuatoriana se impuso con claridad a la otra aspirante, la embajadora de Honduras ante Naciones Unidas, Mary Elizabeth Flores. La ministra de Ecuador obtuvo el respaldo de 128 de los 193 Estados miembros, mientras que Flores recibió el apoyo de 62.


Espinosa ocupará el puesto durante un año a partir del próximo septiembre, cuando reemplazará al actual presidente, el eslovaco Miroslav Lajcak. “Agradezco profundamente el voto de confianza que hoy han depositado en el Ecuador para presidir esta Asamblea”, dijo Espinosa en su discurso tras la votación.


La presidencia de la Asamblea General corresponde cada año a un grupo regional y la práctica habitual es que los países pacten una candidatura única, por lo que el órgano simplemente ratifica la decisión en una votación secreta.


En esta ocasión, sin embargo, el grupo de Latinoamérica y el Caribe no fue capaz de llegar a un acuerdo y las dos candidatas tuvieron que apurar hasta el último momento sus campañas. La elección se produjo en medio de una clara división en Latinoamérica y generó un choque diplomático entre los dos países aspirantes, después de que Ecuador presentara el pasado febrero la opción de Espinosa. Honduras llevaba años trabajando en su candidatura y defendía que Ecuador se había comprometido en 2015 a respaldar sus aspiraciones, algo que siempre negó el Gobierno ecuatoriano.


Ecuador propuso el pasado febrero a Espinosa como candidata, una decisión que llevó a Honduras a expresar oficialmente su malestar y sorpresa, así como a pedir que se retirara la postulación de la canciller ecuatoriana.


Aunque el voto en la Asamblea es secreto, algunos países latinoamericanos como Colombia o Brasil se posicionaron públicamente con Flores, mientras que otros como Venezuela respaldaron a Espinosa.


Como es habitual en la ONU, en las elecciones entraban en juego numerosos factores como alianzas políticas, intereses nacionales y cuestiones específicas de la agenda. En este caso, una de las que pudo pesar en beneficio de Ecuador fue el conflicto palestino-israelí, pues Quito mantiene una posición más cercana a los palestinos que es la mayoritaria dentro de la Asamblea General.


Honduras, mientras tanto, se ha mostrado más próximo a Israel y fue uno de los pocos países que mostró su respaldo al polémico reconocimiento de Jerusalén como capital israelí por parte de Estados Unidos.


Espinosa fue ministra de Defensa del gobierno izquierdista de Rafael Correa entre 2012 y 2014 y es canciller de Ecuador bajo el actual gobierno de Lenín Moreno. Fue también ministra de Patrimonio Cultural y Natural y embajadora ante la ONU en Nueva York y en Ginebra.


“¡Felicitaciones María Fernanda Espinosa! Un honor y un orgullo para Ecuador. La primera mujer ecuatoriana, y de la región de América Latina y el Caribe, en ocupar la presidencia de la Asamblea General de la ONU”, tuiteó el presidente Lenín Moreno tras la votación.


Espinosa se comprometió ante los Estados miembros actuar como una facilitadora imparcial, objetiva y abierta, que, según aseguró, escuchará las posturas de todos los países, pero que también tratará de liderarlos para que tomen decisiones en los ámbitos más importantes de la agenda. Además, defendió el multilateralismo: “Esta elección ha sido un acto del fortalecimiento del multilateralismo. Todos los Estados hemos ganado”, sostuvo la diplomática tras su triunfo. “Tenemos el reto de construir una organización más fuerte y más eficiente”, afirmó. “El fortalecimiento del multilateralismo no es una opción, es una obligación”.
Entre otras cuestiones, señaló entre sus prioridades las políticas de migración, de desarrollo y de clima y defendió la necesidad de que Naciones Unidas siga avanzando en su proceso de modernización y reforma.

Publicado enInternacional
Putin brilla en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (spief)

El Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF, por sus siglas en inglés) desde su fundación hace 21 años no había tomado la relevancia de este año en donde el presidente ruso Vladimir Putin se movió como pez en el agua.

San Petersburgo, de 5 millones de habitantes, es la ciudad más europea de toda Rusia y es cuna de la mayoría de su élite gobernante.

Desde hace 13 años, el SPIEF se encuentra bajo los auspicios del presidente ruso en turno, y en esta ocasión acudieron desde el presidente francés Emmanuel Macron pasando por el primer ministro nipón Shinzo Abe hasta el vicepresidente chino Wang Qishan (íntimo del mandarín Xi).

De que asistan 2 miembros del G-7–Francia y Japón–, sin contar a la directora del FMI, la francesa Christine Lagarde (CL) y las nutridas delegaciones de empresarios alemanes, pone en tela de juicio toda la política de sanciones que ha encabezado EU contra Rusia.

El portal Russia Today comenta que Washington y Londres no parecen perturbados por el giro de Rusia con China e India, lo cual sí preocupa a Francia y Alemania.

El juvenil presidente galo Macron sentenció que Rusia es una parte inalienable de Europa, mientras que en forma sarcástica el zar Vlady prometió proteger a Francia ante el abandono de Trump.

El ex canciller alemán Gerhard Schroeder resaltó que la asociación energética con Rusia es de interés vital para Europa –cuyo proyecto del gasoducto Nord Stream 2, que vincula a Rusia con Alemania sin pasar por Ucrania, ha indispuesto a EU que desea vender la próxima extracción masiva de gas esquisto de Norteamérica mediante el pernicioso fracking.

Analistas rusos y alemanes consideran que las próximas sanciones de Trump contra Europa, bajo el pretexto de su diferendo con Irán, van encaminadas a procurar ventajas empresariales a EU.

Las sanciones de Trump son ya contraproducentes cuando se auto-golea en sus segmentos médicos y tecnológicos ( http://bit.ly/2GS5sOX ).

El zar Vlady Putin, acompañado por China, alabó el mercado libre y el sistema de cooperación multilateral que tomó años construir y que ahora es roto en forma cruda ya que romper las reglas se está volviendo la nueva regla, en alusión a las deletéreas medidas proteccionistas de Trump.

El zar Vlady expuso que el comercio de Rusia con Europa llegó a alcanzar 450 mil millones de dólares que ahora ha caído a la mitad, mientras que con China “el comercio alcanzará 100 mil millones de dólares próximamente ( http://bit.ly/2sgLEzm )”.

Al contrario de la propaganda negra anglosajona, la directora francesa del FMI, CL, alabó que Rusia había puesto un marco macroeconómico admirable por lo que es capaz de sortear los tiempos difíciles: hoy no tiene virtualmente un déficit fiscal y ostenta un equilibrio sólido de su cuenta corriente con muy poca deuda, además de propiciar inversiones en salud y educación.

CL puso énfasis en los riesgos de tormentas cuando la deuda global, pública y privada juntas, se encuentra en su más alto nivel: 164 millones de millones de dólares, es decir, 225% del PIB global.

El zar Vlady Putin advirtió sobre una crisis financiera no vista en el mundo: el desprecio a las normas existentes y la pérdida de confianza pueden combinarse con la impredecibilidad y la turbulencia del cambio colosal tecnológico que pueden desembocar en una crisis sistémica, por lo que no necesitamos hoy guerras comerciales o aun treguas comerciales temporales. Necesitamos una paz comercial integral, en clara alusión al unilateralismo proteccionista de Trump ( http://bit.ly/2GRqi13 ).

No todos los analistas de la dupla anglosajona son aguafiestas: Ian Colebourne, mandamás de Deloitte CIS, comentó que los “poderosos fundamentos de la economía rusa atraen a los inversionistas extranjeros, en particular en su significativo crecimiento agrícola, así como en el rubro farmacéutico ( http://bit.ly/2IM1Gwm )”.

Según CNBC, Rusia, previo al mundial de futbol, “busca probar que los pronósticos apocalípticos de su colapso económico han fracasado ( https://cnb.cx/2GPJU5z )”.

Kirill Dmitriev, mandamás del Fondo de Inversiones Directas de Rusia (RDIF, por sus siglas en inglés), alardea de las excelentes condiciones de la prudente política macroeconómica del país, además de haber estimulado la economía doméstica mediante la sustitución de importaciones.

Sin duda ha contribuido el alza notable del barril de petróleo que pasó de 27 dólares hace 2 años a 79 dólares este año.

Los analistas pertenecientes a la dupla anglosajona enemiga de Rusia no comparten los prospectos encomiásticos, como es el caso de Neil Shearing, economista en jefe de los mercados emergentes en Capital Economics, quien considera que en el corto plazo, Rusia todavía se encuentra en la fase de recuperación, mientras que vislumbra enorme preocupación en el mediano plazo, debido a la tasa reducida de inversiones que empuja a mayores políticas estatistas.

Las críticas de los economistas anglosajones van encaminadas a la tendencia autárquica (de autosuficiencia) y a su enorme dependencia en los hidrocarburos, y calculan un crecimiento mediocre entre 1.5% a 3% al año de aquí a los próximos 5 años. ¿Cómo catalogarán, entonces, a las propias economías de sus países EU y Gran Bretaña que se encuentran en la lona?

Todo depende del cristal con que se mire: el presidente del banco ruso VTB, Andrei Kostin, comentó que estaba más preocupado por la tercera guerra mundial debido a la política agresiva de EU, que a sus sanciones económicas ( https://cnb.cx/2J8LXGR ).

A propósito, el zar Vlady recordó durante el SPIEF que la OTAN se está acercando a las fronteras de Rusia, por lo que instó a Occidente ( sic) a no cruzar la línea roja en las relaciones con Rusia: No basta con que la OTAN haya llegado a nuestras fronteras, también sospechamos que mañana podría incluir también a Ucrania y desplegar allí radares y sistemas antimisiles de defensa. Existen unos límites, si me entienden, no se puede cruzar la línea roja.

También el zar Vlady se lamentó de que Rusia sea culpada de todos los problemas sin seriedad alguna por EU. Sobre su relación con Trump comentó que no han mejorado ni se han deteriorado. Prácticamente no tenemos un diálogo directo y adujo que “la situación existente se debe a un conflicto entre los representantes de la élite estadunidense ( http://bit.ly/2saiTp3 )”.

Liza Ermolenko, del grupo británico Barclays Capital Economist, pone en relieve el ambiente de su pobre demografía, el cual siempre ha sido el objetivo de largo plazo de EU para doblegar a Rusia.

La dupla simbiótica de Trump y Netanyahu ha arreciado sus guerras demográficas contra mexicanos y palestinos por igual, pero la guerra demográfica propiamente dicha contra Rusia proviene de los cuartos de guerra del Partido Demócrata desde Clinton y Obama y que han sido refrendados por el Deep State estadunidense de demócratas y republicanos por igual.

El objetivo de Washington desde el mediano hasta el largo plazo es obligar a Rusia a reconocer la primacía indiscutible de EU para poder consagrarse a someter a China, donde no existe guerra demográfica que valga.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Europa apuesta por plantar cara a Trump: "¿Queremos ser los vasallos de EEUU?"


Alemania y Francia ya no se fían del presidente estadounidense. Merkel como Macron abogan por abrir una nueva etapa en las relaciones con el gigante estadounidense

 

"Afrontémoslo, Europa todavía está en la infancia en relación a la política exterior común. El supuesto de que Estados Unidos simplemente nos protegerá ya no existe. En su lugar, Europa tiene que tener en sus manos su propio destino. Esa es la tarea para el futuro". La canciller alemana, Angela Merkel, mostró su preocupación, pero especialmente toda su decepción y toda su desconfianza, tras la ruptura unilateral por parte de Donald Trump del pacto nuclear con Irán y el posterior anuncio de sanciones para las empresas que comercien con el país asiático.

La conclusión de las palabras de Merkel, pronunciadas en presencia del presidente francés, Emmanuel Macron, es que Alemania y Francia ya no se fían de Trump. Las declaraciones no sólo de sus líderes, sino de varios miembros de sus respectivos gobiernos, inciden en esa línea no ya sólo de desmarcarse de Trump sino de abrir una nueva etapa en las relaciones con Estados Unidos. Por ejemplo, Merkel dijo que Alemania tenía que acelerar sus esfuerzos y jugar un papel mayor para lograr una solución pacífica en Siria.

En ese sentido, el presidente Macron marcó la línea a seguir: la soberanía de Europa. "Debemos tener éxito a la hora de construir nuestra propia soberanía, que en esta región [Oriente Medio], será garante de estabilidad".


Macron y Merkel llaman a fortalecer a política exterior común europea, así como la defensa. "Elegimos construir la paz en Oriente Próximo. Otras potencias ... no han mantenido su palabra", dijo Macron, sin mencionar un país directamente, pero anunciando un nuevo discurso europeo basado autonomía respecto de Estados, soberanía e iniciativa.

Ese discurso fue refrendado este viernes por el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, quien en una entrevista radiofónica elevó el tono frente a la amenaza de sanciones de Estados Unidos a las empresas que comercien con Irán, al tiempo que pidió a la Unión Europea (UE) que pase "de las palabras a los hechos" y plante cara a Washington.
Le Maire aseguró que Europa debe "preservar su soberanía económica" frente a las sanciones "extraterritoriales" anunciadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el momento de abandonar el acuerdo nuclear con Irán.


"¿Queremos ser los vasallos de Estados Unidos que obedecen al menor movimiento de su dedo?", se preguntó el ministro, que reunirá a sus homólogos de Alemania y el Reino Unido para preparar la respuesta.
Pero, más allá de eso, el ministro galo aseguró que estudian una serie de medidas para contrarrestar la decisión de Washington.

Publicado enInternacional
EE UU pide a China una reducción del déficit comercial de 200.000 millones de dólares


Las demandas por parte de Washington, prácticamente imposibles de cumplir para Pekín, muestran lo alejadas que están sus posiciones

 La negociación comercial entre Estados Unidos y China ha comenzado siguiendo el manual de Donald Trump, el magnate convertido en presidente que propugna golpear primero y luego hablar. Washington quiere reducir en 200.000 millones de dólares (168.000 millones de euros) el déficit comercial con el gigante asiático y para ello reclama cambios drásticos al régimen de Xi Jinping. El equipo estadounidense concluyó este viernes dos días de conversaciones en Pekín sin avances.

Los dos países se comprometen a “estrechar su comunicación”, pero reconocen que “en algunos asuntos existen grandes diferencias”, según informó la agencia china Xinhua. La filtración de una lista de demandas por parte de EE UU, prácticamente imposible de cumplir para China, muestra cómo de alejadas están las posiciones. La lista es extensa. La más relevante es una reducción del déficit comercial de 200.000 millones de dólares desde ahora hasta 2020. Esa cifra supone más de la mitad de todo el desequilibrio entre ambos países, es decir, la diferencia entre lo que EE UU compra a China y lo que le vende, que fue de 375.000 millones en 2017. El desfase con el gigante asiático es el grueso de todo el déficit comercial estadounidense, que asciende a 556.000 millones de dólares.


En ese documento, EE UU también exige a China que no subsidie los sectores de alta tecnología, incluidos en el plan de modernización industrial Made in China 2025; una mayor protección de la propiedad intelectual; acabar con las transferencias “forzadas” de tecnología; que retire sus denuncias contra EE UU en la Organización Mundial del Comercio (OMC) o que se comprometa a no tomar represalias si Washington decide imponer aranceles a sus productos. Otras peticiones pasan por mejorar el acceso de las empresas estadounidenses a sectores ahora protegidos por Pekín y que el país asiático reduzca, para julio de 2020, los aranceles que aplica a todos los productos estadounidenses en sectores no críticos hasta niveles que no superen los de las tarifas correspondientes que aplica Washington.


La Administración de Trump propone que ambos países se reúnan una vez al trimestre para revisar el cumplimiento del acuerdo y que, en caso de que China no lo cumpla, EE UU pueda tomar represalias vía aranceles o restringiendo su oferta de servicios. Una exigencia difícilmente aceptable. Según la agencia oficial china, las delegaciones “mantuvieron un profundo intercambio de opiniones” sobre todas estas cuestiones, aunque “ambas partes reconocieron que, dado que aún existen diferencias considerables en algunos temas, se requiere un trabajo continuo para lograr un mayor progreso”.


En Washington, Trump siguió con su juego de mano dura, la que muestra en su libro superventas El arte de la negociación. En declaraciones a la prensa, el presidente aseguró que la posición estadounidense estaba siendo suave. “Siento un gran respeto por el presidente Xi. Por eso estamos siendo tan amables”, afirmó. La negociación se produce, además, en un momento crítico en otro frente, el inicio de las negociaciones con Corea del Norte para su desnuclearización, donde Xi Jinping ha jugado un papel fundamental.
El acuerdo de mínimos en Pekín no ha ido acompañado de un pacto sobre la escalada arancelaria que han protagonizado recientemente ambos países: ni sobre los 6.000 millones de dólares ya en vigor, ni de la amenaza que pende sobre los aranceles que están teóricamente por venir, por otros 200.000 millones de dólares, según los listados provisionales anunciados tanto por Estados Unidos como China.


El acuerdo, de momento, es seguir hablando y poco más.China no ha dado pistas sobre qué está dispuesta a negociar pero advirtió, antes del encuentro, que no aceptará “demandas no razonables”. Si bien los analistas consideran que Pekín puede ceder terreno en el campo comercial —aunque no en la medida que propone Trump— aumentando las compras de productos americanos o reduciendo los aranceles que impone a estos, es virtualmente imposible que renuncie a su política industrial o tecnológica al tratarse de un objetivo estratégico de las autoridades. La amenaza de guerra comercial sigue, de momento, en pie.

 

Pekín / Washington 4 MAY 2018 - 16:48 COT

Publicado enEconomía
El Catatumbo se une y le dice no a la guerra

El pasado 22 de abril, en el municipio de El Tarra, pleno corazón del Catatumbo, más de 5.000 personas se reunieron en Asamblea Regional por la Paz del Catatumbo para buscar salidas a la crisis humanitaria, social y económica que vive la región desde hace más de un mes, crisis agudizada con el paro armado declarado por el Ejército Popular de Liberación (Epl) el pasado 15 de abril.

 

Desde comienzo del 2018 las comunidades campesinas e indígenas del Catatumbo alertan sobre la situación de orden público que vive la región. La salida del Frente 33 de las Farc en enero de 2017, la poca capacidad institucional para copar los espacios dejados por esta insurgencia y la presencia de economías ilegales en la zona, propiciaron la reconfiguración del control territorial, esta vez en disputa por parte de otros grupos armados.


La crisis ganó tamaño en el momento en que el Frente Nororiental de Guerra del Eln inició una ofensiva armada contra el Epl, a raíz del incumplimiento de los acuerdos territoriales y económicos establecidos años atrás entre estos dos grupos armados. Los combates y panfletos emitidos, tanto por uno como por otro, dan cuenta de la agudización del conflicto armado en esta parte del país.


La situación se agravó desde el pasado 15 de abril cuando el Epl declaró un paro armado en toda esta región, que a la fecha deja como saldo 6 civiles muertos, un número indeterminado de población desplazada, miles de niños y niñas sin clases, además de millonarias pérdidas económicas, tanto en la provincia de Ocaña como en todo el departamento de Norte de Santander.


En medio de la zozobra propiciada por esta medida de fuerza, las comunidades campesinas establecieron refugios humanitarios en más de 5 cabeceras municipales y corregimientos, resguardándose del intercambio de balas pero exponiéndose a una situación de crisis alimentaria y de salud, ya que las vías de acceso para la comercialización de víveres están bloqueadas y los cultivos de pan coger tuvieron que ser abandonados, pues los combates se libran dentro de las veredas, y el mismo Epl decretó en un comunicado público que “[…] se refugien en las cabeceras municipales, ya que no queremos que la población civil esté en medio del fuego cruzado. El no hacer caso entendemos de su participación, complicidad y colaboración con el ELN”.


A lo anotado se suma la indignante pero poco sorprendente respuesta del gobierno nacional, que la semana pasada declaró en público, a través del ministro de defensa Luis Carlos Villegas, que el Catatumbo estaba en normalidad, negando así una situación que parece salirse de las manos de la institucionalidad, pues a pesar de que hay actualmente más de 10.000 efectivos del Ejército y la policía en la región, el control sigue estando en manos de otros actores armados.


Todo esto llevó a que el Consejo Departamental de Paz sesionara el pasado 20 de abril con la participación de la Gobernación de Norte de Santander, las diferentes organizaciones sociales con presencia en la región, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría regional, la Iglesia católica, la delegación de paz del Eln, el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, el Ejército y la Policía. En este espacio se recriminó de manera fuerte al Ministerio de Defensa y al gobierno nacional por las declaraciones de Villegas, y se evaluaron diferentes estrategias para dar una solución a la crisis que se presenta en el Catatumbo.


Pero, es evidente, la situación de la región no se resuelve en la ciudad. Por ello, el 21 de abril se llevaron a cabo diferentes manifestaciones y movilizaciones en los municipios del Catatumbo, a través de las cuales las comunidades manifestaron su rechazo a las confrontaciones y exigieron una salida dialogada a este conflicto.


Como resultado de esto, y de un gesto histórico de unidad entre las organizaciones sociales de la región, el domingo 22 de abril se llevó a cabo la Asamblea Regional por la Paz del Catatumbo, en la que más de 5.000 campesinos, campesinas e indígenas exigencias al gobierno nacional, al Epl y al Eln:


- el fin inmediato de las confrontaciones, y la búsqueda de salidas políticas y negociadas a las mismas,
- respeto a las decisiones autónomas que las comunidades han tomado en sus territorios,
- que se detenga inmediatamente el minado de los territorios,
- que se respeten los refugios humanitarios y la vida de todos los habitantes de la región.
- Que se cumplan los acuerdos de paz,
- que se reconozca la grave situación humanitaria que actualmente vive el Catatumbo,
- que se conforme una Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo.
- Plazo hasta el 24 de abril para que el Epl levante el paro armado.


Como resultado de esto, el 23 de abril en la ciudad de Ocaña se estableció la Mesa permanente para atender la crisis social y humanitaria del Catatumbo, en donde las instituciones y organizaciones sociales avanzaron en la construcción de mecanismos de acompañamiento a los refugios humanitarios establecidos por la comunidad, además de estrategias que aporten a la solución de esta crisis. Sin embargo, desconociendo la exigencia de las comunidades de detener de forma inmediata los combates, ese mismo día el Ministerio de Defensa envió más efectivos del Ejército a la zona.


Por su parte, el Epl emitió un comunicado en el que da 60 horas de plazo –contadas a partir del 24 de abril–, para que se abran las vías y se logre reabastecer el comercio de la región, “a las 6:00 PM del día jueves 26-04-2018 se reanuda el cierre del comercio y demás actividades cotidianas”. Declaran además que levantarán el paro cuando el Eln deje de hostigar sus tropas.


Esta situación, que evidentemente se sale de las manos de las autoridades locales y el gobierno nacional, demuestra que la estrategia militar es un fracaso rotundo. En el Catatumbo se han hecho múltiples paros y movilizaciones sociales a través de los cuales las comunidades han exigido a gritos inversión social y dejen de estigmatizar la región, pese a lo cual la cantidad de soldados y policías supera los proyectos de inversión que se han desarrollado; y esto no solo es grave por las consecuencias que trae la militarización de la vida de las comunidades, también lo es porque a pesar de que se instalen bases y puestos de control en todo el territorio, las economías ilegales no han sido afectadas ni disminuidas, y parecen ser la causa y/o el botín de una guerra que día a día se acrecienta más.

Publicado enColombia