La cumbre de las Américas sentencia el final de la era bolivariana en la región

Morales se queda solo con Cuba en su apoyo a Maduro y su rechazo al “imperialismo” de EEUU


Las cumbres regionales son una fotografía del momento político. La de las Américas ayer en Lima plasmó definitivamente el giro de la región hacia la ortodoxia económica, el final de la llamada era bolivariana, en la que los presidentes de izquierda muy críticos con EEUU protagonizaban estas citas. Vetado el venezolano Nicolás Maduro, la enorme mayoría de los líderes fueron durísimos con él y anunciaron que no reconocerán las elecciones de mayo. Evo Morales, el gran resistente, se quedó solo con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en el apoyo cerrado a Maduro y las críticas al “imperialismo” de EEUU.


La ausencia a última hora de Donald Trump y Raúl Castro eliminó la posibilidad de un cruce directo al máximo nivel entre los dos mundos antagónicos que conviven a pocos kilómetros en América. Pero ese combate ideológico, marcado por el acercamiento o rechazo total a EEUU, quedó muy patente en la Cumbre de las Américas, a la que sí acudieron casi todos los demás presidentes. Uno tras otro, los presidentes de países hasta hace poco cercanos al eje bolivariano como Argentina o Brasil, y otros donde también ha habido un giro político aunque no tan radical, como Chile o Ecuador, mostraron el cambio total que está viviendo la región.


“Tenemos que redoblar esfuerzos para que el Gobierno de Venezuela acepte ayuda internacional en esta crisis humanitaria. Estamos hablando de corrupción y en Venezuela vemos adonde lleva un proceso de corrupción descontrolado. No hay democracia, hay presos políticos. Argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática”, clamó el argentino Mauricio Macri. “Hemos acogido a decenas de miles de venezolanos, intentamos mandar remedios y alimentos y esa ayuda fue negada por el Gobierno venezolano. No hay espacio en nuestra región para alternativas a la democracia”, remató el brasileño Michel Temer.


“En Venezuela no hay democracia, hay presos políticos, las elecciones con partidos proscritos no son legítimas. Ayudemos al pueblo venezolano a recuperar la libertad”, insistió el chileno Sebastián Piñera. “Trabajamos para devolver la democracia a Venezuela, es inaceptable. Cualquiera que sea amigo de Venezuela debe pensar primero en el pueblo venezolano”, dijo el canadiense Justin Trudeau.


Los países grandes que ya estaban controlados por el centro derecha, como México o Colombia, remataron esa sensación de minoría en la que quedaba el boliviano Evo Morales. “Somos generosos con el pueblo venezolano pero seremos implacables con el régimen que tanto daño está haciendo. No reconoceremos los resultados de unas elecciones diseñadas para maquillar una dictadura. Es increíble que Maduro siga negando todo mientras el mundo ve como el pueblo venezolano se muere de hambre. El 15% de la población ha migrado, sobre todo a Colombia”, clamó el colombiano Juan Manuel Santos. “México apoya la decisión de no invitar a Venezuela a esta cumbre”, insistió Enrique Peña Nieto.


Frente a esa oleada de golpes a Venezuela y países que se alinean con la posición de EEUU, cuyo vicepresidente, Mike Pence, llegó a Lima con la intención de reforzar el grupo que mantiene la presión internacional contra Maduro, le llegó el turno a Morales que, pese a su soledad, mantuvo con firmeza sus posiciones clásicas que hace pocos años estaban cerca de tener la mayoría en estas citas. La cumbre estaba centrada en lucha contra la corrupción, y mientras todos los presidentes, incluidos algunos que como Temer está rodeado de escándalos que le afectan personalmente, prometían luchar contra ella, Morales les exigió que combatan el sistema capitalista, que en su opinión es el verdadero origen de esa corrupción.


“Si no eliminamos los paraísos fiscales, sin controles a las empresas transnacionales, si no se modifica el sistema financiero que promueve la acumulación de la riqueza, en tanto no suprimamos el secreto bancario, nada servirá. El capitalismo es el peor enemigo de la humanidad y del planeta. Antes utilizaban el pretexto de la lucha contra el comunismo, hoy pretenden usar la lucha contra la corrupción para derrocar gobiernos democráticos. Respeto al hermano Lula, no puede encarcelar la conciencia de un pueblo”, clamó para golpear después a EEUU, presente en la sala.


“La principal amenaza contra la paz y el multilateralismo es el Gobierno de los EEUU. Da la espalda al acuerdo de París, construye muros, gasta cientos de millones de dólares en seguir construyendo armas de destrucción masiva. Bolivia condena las amenazas de EEUU de invasión de Venezuela. Lamentamos que Maduro no esté aquí por presiones de EEUU”, remató Morales. Solo encontró respaldo en el canciller cubano. Incluso Ecuador, antes alineado con Maduro, mantuvo una posición intermedia aunque lamentó la ausencia del venezolano: “Exhortamos al gobierno venezolano a buscar soluciones integrales en el marco de la democracia. Animamos a las partes al diálogo”, sentenció su canciller, María Fernanda Espinosa, que aprovechó la cumbre para golpear al anterior presidente, Rafael Correa: “Lamentablemente con él la corrupción campeaba en todos sus sectores”. Una muestra más de que las cosas han cambiado mucho en Latinoamérica en muy poco tiempo.


Para concluir este ambiente de máxima presión al que fuera el país clave del eje bolivariano, 15 países, esto es todos los de la declaración de Lima más EEUU, firmaron un comunicado en el que apuntan que no reconocerán las elecciones venezolanas de mayo si no se hacen "con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático". Estos 15 están lejos de los 23 que son necesarios para activar la carta democrática en la OEA, porque la cumbre también demostró que todos los pequeños países de las antillas, muy dependientes de Venezuela, mantienen la lealtad a Maduro, pero en estos 15 están todos los grandes de la región y los más influyentes.


Al final de la cumbre se vivió un cruce muy fuerte entre el vicepresidente de EEUU, Michael Pence, y el canciller cubano. Pence fue rotundo en su intervención, que en teoría cerraba la cumbre: "La mayor corrupción se da cuando la gente pierde su voz a manos de los dictadores. Mientras hablamos, un régimen comunista oprime a su pueblo en Cuba con Castro. Seguiremos apoyanos a los cubanos que piden por su libertad. Cuba exportó su ideología fallida, ayudando a la dictadura corrupta de Venezuela. Maduro prometió prosperidad y los llevó a la pobreza. Venezuela está en el caos. 9 de cada 10 venezolanos viven en la pobreza. Es el mayor éxodo de nuestra histórica. Es un estado fallido".

El canciller cubano pidió la palabra para contestar con mayor dureza aún: "No es nada democrático atacar a Venezuela cuando no está aquí para responderle. EEUU no es una referencia moral para América Latina. En los últimos 100 años, todos los gobiernos despóticos en la región han sido impuestos o apoyados por EEUU, incluidas las más crueles dictaduras militares. La Operación Cóndor y el golpe en Chile están sobre la conciencia de EEUU. El país de Pence ha sido el único en usar un arma nuclear contra civiles inocentes. Es responsables de masacres de civiles, niños mujers y ancianos, a los que llaman daños colaterales. Es el autor de violaciones masivas de los derechos humanos de sus propios ciudadanos afroamericanos. Es una vergüenza para la humanidad que en ese país de extrema riqueza haya millones de pobres. Tienen un patrón diferencia racial en las cárceles. El sustema electoral que lo ha elegido es corrupto por naturaleza porque está sustentado en las contribuciones corporativas. Promueve un proteccionismo feroz. Ha impuesto la idea de que el cambio climático es un invento. Si le interesara la libertad de los cubanos levantaría el bloqueo. Ha usado el mismo lenguaje que llevó a la invasión de Bahía de Cochinos". Por un momento la cumbre parecía volver a los años de la Guerra Fría. Y eso que no estaban ni Trump ni Castro.

 

Lima 14 ABR 2018 - 21:04 COT

Publicado enInternacional
Las claves de la guerra comercial entre Estados Unidos y China: socios y enemigos

Los aranceles anunciados por el gigante americano y el asiático tienen poco peso en el volumen total de intercambios, pero atacan donde hacen más daño

comercial o político

Donald Trump odia el déficit comercial. En su lógica es la evidencia de que EE UU pierde en el mercado global porque compra más de lo que vende al resto del mundo. Por eso convirtió la reducción de esta brecha en un pilar central de su política económica, especialmente con China. La disparidad con el país asiático creció el año pasado en la categoría de bienes un 8%, hasta alcanzar los 375.200 millones de dólares.


Por eso ha empezado su guerra de aranceles contra China, pero sin lanzar toda la artillería. Según la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor´s, el arancel de EE UU puede afectar al 12% de los productos importados desde China. Al ser una disputa sobre tecnología y propiedad intelectual, añaden, podría impactar a artículos que incluyen ordenadores y teléfonos móviles. La primera reprimenda china ataca desde la carne de cerdo, frutas y vino hasta metales como tubos de acero que se compran a Estado Unidos.
“Los productos sujetos a aranceles representan en este momento una parte modesta respecto al volumen total de los intercambios”, valoran desde la agencia. Las amenazas y las listas, sin embargo, muestran cuál es la actitud de las dos potencias. Trump cree que forzando la mano logrará que China entren en razón, porque depende más del mercado de EE UU que al revés. Su objetivo es reducir el déficit en 100.000 millones.


Pekín contraataca donde puede hacer políticamente más daño al republicano en las elecciones de noviembre e incluso en 2020: las comunidades rurales. La agricultura generó más de 19.000 millones en exportaciones hacia China en 2017, con 12.360 millones solo en soja. La segunda mayor partida son aviones comerciales, con 16.260 millones, seguida por los automóviles, con 10.500 millones.


Disuadir a Washington


Estas tres categorías, precisamente, han sido la diana de la segunda ronda de aranceles anunciadas por Pekín, que entrarán en vigor en caso de que Trump acabe por oficializar esta nueva ronda de aranceles estadounidenses contra productos de alta tecnología chinos. Una lista que ha sorprendido por su contundencia. “El Gobierno chino preferiría no aplicar estas contramedidas porque tienen un coste para el país. Pero seguirá adelante con los aranceles para disuadir a Estados Unidos; China necesita dejar claro que está dispuesta a responder del mismo modo si es necesario”, explica Julian Evans-Pritchard, economista de la consultora Capital Economics.


China también es uno de los tres principales mercados para el equipamiento médico que se exporta desde EE UU, así como maquinaria industrial metales y computadoras y componentes electrónicos. La mayor economía asiática es receptora además de combustibles refinados, como el gas natural licuado, y otros derivados del petróleo, lo que explica los nervios en el sector energético, otro lobby de apoyo aTrum.


EE UU es la segunda potencia comercial del mundo. Exportó bienes por valor total de 1,55 billones en 2017. Si se incluyen los servicios, una categoría que siempre evita citar Trump porque está en superávit, ese volumen global asciende a 2,33 billones. Sin embargo, el pasado ejercicio registró importaciones que ascendieron a 2,89 billones, de las que 2,36 billones fueron en bienes.


China es el gran contribuyente a este desequilibrio. Las estadísticas del Departamento de Comercio más recientes reflejan que las importaciones de bienes chinos ascendieron el año pasado a 505.600 millones de dólares, un 9% más que en 2016. Es el mayor suministrador de bienes por delante de México y Canadá, sus socios en la zona de libre cambio en Norteamérica (Nafta).


Las compañías estadounidenses realizaron por su parte exportaciones al otro lado del Pacífico por valor de 130.400 millones. En este caso mejoraron un 12% en el año. China es el tercer destino de los bienes de compañías estadounidenses, por detrás de Canadá y México. Duplican los que van hacia Japón y Alemania. Se estima que el comercio genera unos 910.000 empleos en EE UU.


Ataque al liderazgo mundial chino


Las autoridades chinas rebajan sensiblemente la cifra de déficit que defiende Donald Trump. Según datos de las aduanas, el país asiático registró un superávit comercial de 275.810 millones de dólares frente a Estados Unidos, un desequilibrio récord en los intercambios bilaterales de mercancías, pero menor (en 100.000 millones de dólares) a lo contado por Washington. El comercio con la primera potencia mundial generó el 65% del superávit comercial chino global.


Los más de 1.300 productos identificados hasta ahora por Washington para una nueva ronda de tarifas impactan directamente en el ambicioso programa de reconversión industrial china, cuyo objetivo es convertir al país en líder mundial en alta tecnología para el año 2025. La oficina Comercio de EE UU estudia medidas adicionales elevar el arancel hasta 150.000 millones en importaciones, el 30% de los intercambios.


EE UU representa el 15% de las exportaciones globales de China. Llega de todo, especialmente electrónica y semiconductores que se consumen en masa en EE UU. Los teléfonos móviles manufacturados en fábricas chinas tuvieron un valor de 70.390 millones mientras que la factura en ordenadores fue de 45.520 millones, a la que se suman 31.610 millones en accesorios. El equipamiento para telecomunicaciones fue de 33.480 millones.


Los muebles y otros artículos para el hogar generaron 20.670 millones en importaciones mientras que los electrodomésticos rondaron los 14.150 millones, junto a 10.730 millones en televisores. Las importaciones de juguetes y productos para el deporte generaron importaciones el pasado año por valor de 26.770 millones. El sector textil, incluyendo calzado, movió 35.680 millones.


Caroline Freund, economista del Peterson Institute for International Economics, explica que el déficit no se debe solo a malos acuerdos comerciales como dice Donald Trump, sino más bien al ritmo con el que gastan los consumidores y el Gobierno estadounidense. “Si se redujera el consumo”, añade, “las importaciones caerían”. También cita que un dólar débil encarece las importaciones.


China podría negociar


El problema, según Freund, es que elevando el arancel no se resolverá el desequilibrio. Los analistas señalan que el mercado tenderá a compensarlos buscando los productos en otros países. “La decisión de Donald Trump de imponer nuevos aranceles a China no deja de ser chocante aunque sea esperada”, valora Edward Alden, experto del Council on Foreign Relations.


Pero aunque las prácticas chinas son una queja compartida, la confrontación crea un nuevo escenario. El miedo es que el choque provoque una ruptura que dañe las relaciones entre las dos potencias, amenace el crecimiento y la estabilidad financiera. El riesgo de una guerra comercial, según el BBVA, “es bajo” y ven la maniobra de Trump como una “táctica” negociadora.


En la misma línea se expresa el profesor Xu Bin, de la escuela de negocios CEIBS, que confía en que ambos países encontrarán una solución negociada y evitarán un conflicto comercial a gran escala. “Estoy seguro de que el año que viene el déficit comercial se reducirá; China está dispuesta a hacer esfuerzos para que así sea. Pekín puede comprometerse a acuerdos que no afecten directamente a sus exportaciones hacia EE UU, desde aumentar su volumen de importaciones a animar a sus empresas a producir en suelo estadounidense”, sostiene.

Publicado enEconomía
Responde Rusia: expulsa a 60 diplomáticos de EU

La anunciada respuesta simétrica del Kremlin a la expulsión de 154 diplomáticos rusos en 27 países comenzó este jueves al declarar Rusia persona non grata a 60 diplomáticos de Estados Unidos y ordenar el cierre de su consulado general en San Petersburgo.

Cada uno de los otros 26 países –que se sumaron a la iniciativa británica de "mandar una fuerte señal concertada" por la supuesta implicación rusa en el envenenamiento del ex espía ruso Serguei Skripal y su hija, Yulia, en Salisbury, Inglaterra, acusación que Rusia desmiente de modo tajante–, recibirá la misma represalia que aplicó contra Moscú.

Los respectivos embajadores, a partir de este viernes, serán convocados a la cancillería, donde se les entregará la notificación oficial sobre la expulsión de igual número de diplomáticos que los rusos que tuvieron que dejar sus territorios.

Al dar a conocer las medidas, el ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, dijo que Moscú "no podía dejar de responder a tantas acciones hostiles, absolutamente inadmisibles".

Para Lavrov, "una de la primeras conclusiones de toda esta situación es que, como habíamos señalado tantas veces y con razón, quedan en el mundo, en Europa, muy pocos países que pueden tomar decisiones de manera autónoma", afirmó.

Y explicó: "Sabemos que muchos países que expulsaron a uno o dos diplomáticos rusos tuvieron que hacerlo debido a la presión colosal, al fuerte chantaje que ejerce sobre ellos Washington que, lamentablemente, los ha convertido en su instrumento principal en los asuntos internacionales".

Por ello, y no sólo por ser el que expulsó más diplomáticos rusos y cerró el consulado general en Seattle, Rusia decidió empezar por Estados Unidos.

Lavrov encomendó al vicecanciller Serguei Ryabkov comunicar la respuesta rusa al titular de la embajada de Estados Unidos, John Huntsman: deberán abandonar el país antes del próximo 5 de abril 58 diplomáticos de la embajada en Moscú y dos de su consulado general en Yekaterimburgo, así como se concede dos días para desalojar el edificio de su consulado general en San Petersburgo, que será clausurado.

El jefe de la diplomacia rusa aprovechó la ocasión para volver a exigir que Gran Bretaña permita a funcionarios de la sección consular de la embajada en Londres visitar a Yulia Skripal, cumpliendo así con los compromisos que se desprenden de las Convenciones de Viena sobre Relaciones Consulares y sobre Relaciones Diplomáticas.

"Quiero comentar, entre paréntesis, con satisfacción, que por fin las autoridades británicas nos comunicaron el estado de salud al menos de Yulia Skripal. Según nos escribieron, se está recuperando rápidamente y su estado ya no es crítico. De nuevo exigimos que nos den acceso a Yulia por cuanto es ciudadana rusa", señaló el ministro de Relaciones Exteriores.

Según Lavrov, mientras el gobierno británico –con el pretexto del caso Skripal– "está forzando a todo el mundo a tomar una dirección antirrusa", Rusia sólo quiere "establecer la verdad".

 

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Marzo 2018 06:27

Contratendencias de la decadencia de EU

Contratendencias de la decadencia de EU

En periodos de caos sistémico global es fácil confundir la realidad con los deseos. Más aún cuando hay datos fehacientes que dan pie a pensar que lo que anhelamos durante largo tiempo parece estar acercándose de forma inminente. Sin embargo, aquí aparecen los problemas, las desviaciones ópticas que nos llevan a conclusiones erradas. De algún modo, todos caemos en simplificaciones que a la larga se muestran incorrectas.

Deseamos, por lo menos yo deseo, el fin de este sistema, imperialista, colonial patriarcal y capitalista. Pero sería erróneo creer que existen leyes que conduzcan al sistema a la ruina. Miremos apenas unos años atrás, cuando analistas serios y bien documentados vaticinaban el peak oil, el pico de los descubrimientos de petróleo, que llevaría inevitablemente al fin de la civilización basada en los hidrocarburos.

Pensábamos que a partir de la primera década del siglo comenzaría un declive inexorable y que los precios serían tan elevados que provocarían cambios abruptos y revolucionarios. Como sabemos, eso no está sucediendo. Estados Unidos se ha puesto a la cabeza de la extracción por fractura hidráulica ( fracking), una técnica muy contaminante, y está batiendo todos los récords de producción llevando los precios a niveles muy inferiores a los de tres o cuatro años atrás.

Es apenas un ejemplo, entre muchos. Quienes nos formamos en Marx aprendimos –gracias a los malos divulgadores y al deseo de creerles– que el capitalismo está condenado a desaparecer por supuestas leyes que gobiernan la economía y que lo llevarán al colapso. Estos debates se produjeron un siglo atrás y aún perviven. No me refiero a quienes están oteando el horizonte y ven nubarrones acercándose, sino a los que hacen previsiones desde un escritorio guiados por alguna teoría.

Quiero poner dos ejemplos, uno que avala la tesis de la decadencia de Estados Unidos y otro que la contradice.

El economista David P. Goldman sostiene en un documentado trabajo en Asia Times, que la imposición de aranceles al acero y al aluminio, no tiene ninguna posibilidad de rejuvenecer la base industrial de Estados Unidos (goo.gl/1yVxNy). Su análisis es contundente. Asegura que a partir de la década del 2000 hay un declive en la innovación y productividad en EU, porque el capital de riesgo dejó de invertir en la industria manufacturera.

La causa es típicamente capitalista: aversión a los riesgos por la caída de la tasa de ganancia. China hizo lo contrario, porque no es un capitalismo salvaje sino un capitalismo de Estado, que se dedica a proteger y subvencionar las industrias estratégicas para que la nación no vuelva a ser humillada, como sucedió con las tres invasiones que la postraron (las guerras del opio en el siglo XIX y la invasión japonesa en el siglo XX).

Las inversiones en tecnologías de punta han caído estrepitosamente en EU, siendo apenas un quinto de las que tenía a principios de 2000. La participación de Estados Unidos en las exportaciones mundiales de alta tecnología han caído desde 20 por ciento en 1999, a poco más de 5 por ciento en 2014, mientras China aumentó de 3 a 26 por ciento en el mismo periodo, señala Goldman (goo.gl/1yVxNy ).

Asegura que EU nunca enfrentó un competidor como China. Washington se limita a poner impuestos, como el que colocó a los paneles solares, pero Pekín sigue ganando simpatías al ofrecerse como adalid de la libertad de comercio. Los papeles se han invertido y ahora EU se está convirtiendo, en palabras de Goldman, en un productor y exportador de productos agrícolas y materias primas o semielaboradas con una base industrial atrofiada.

El segundo análisis fue publicado días atrás en el diario El Economista y muestra que EU se convertirá a partir de octubre en el primer productor de petróleo, desplazando a Arabia Saudita y a Rusia, y colocando a la OPEP a la defensiva. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), gracias al fracking la nueva producción de EU cubrirá más de la mitad del crecimiento mundial de la demanda de petróleo hasta 2023 (goo.gl/foDSzg).

Con 10 millones de barriles diarios, EU consigue una sólida independencia energética y además se convierte en gran exportador. Según la AIE, en 2019 los países que no pertenecen a la OPEP (como Canadá, EU, México, Rusia y Brasil, entre otros) producirán 60 por ciento del petróleo mundial (goo.gl/1ywm16).

Mientras la producción de petróleo de Venezuela cae a los niveles de 1940, la de EU bate todos los récords históricos y, cuestión más sorprendente aún, las exportaciones crecen de forma geométrica (89 por ciento en 2017), al punto que se estima que 40 por ciento de la demanda de las refinerías asiáticas quedará cubierta con petróleo estadunidense (goo.gl/ecjQMp). De haber sido un país históricamente dependiente de las importaciones petroleras, se ha convertido en muy pocos años en la gran potencia energética global.

Llegados a este punto, parece necesario hacer algunas precisiones.

La primera, es que creo que efectivamente EU es una gran potencia en decadencia. Este es el principal aspecto de la cuestión. Pero el declive no es lineal ni rápido, tiene contratendencias, como la que señalo arriba. Esto quiere decir que la transición hacia la hegemonía de China será más larga y compleja que la que podíamos prever años atrás y, seguramente, en el camino habrá acuerdos y crisis, que acelerarán y retardarán, a la vez, tanto la decadencia como el ascenso de nuevas potencias.

La segunda cuestión se relaciona con los modos de comprender y analizar lo que está sucediendo. Es muy habitual caer en la tentación de eliminar aquellos datos que contradicen nuestras previsiones y, sobre todo, nuestros deseos. Hasta cierto punto es una tendencia inevitable, pero deberíamos estar alertas para minimizar este riesgo.

La tercera, es que no hay leyes objetivas capaces de poner fin a este sistema de muerte. Sólo la actividad humana, colectiva y organizada puede, a la vez, sofrenar esta barbarie y abrir grietas en el muro de la dominación.

 

Publicado enInternacional
Geopolítica del siglo XXI: volatilidad por todos lados

Puede argüirse que el ámbito más fluido en el sistema-mundo moderno, que está en crisis estructural, es el geopolítico. Ningún país está cercano a dominar este ámbito. La última potencia hegemónica, Estados Unidos, ya lleva tiempo actuando como un gigante incapaz. Tiene poder para destruir pero no para controlar la situación. Sigue proclamando reglas que espera que otros sigan, pero puede ser, y es, ignorado.

Hay ahora una larga lista de países que se consideran listos para desempeñarse de maneras específicas pese a las presiones de otros países. Una mirada por todo el globo confirmará puntualmente la incapacidad de Estados Unidos para imponer sus modos.

Los dos países que además de Estados Unidos tienen el poderío militar más fuerte son Rusia y China. Alguna vez se movían con cuidado para evitar la reprimenda de Estados Unidos. La retórica de la guerra fría hablaba de dos campos geopolíticos en competencia. La realidad era otra cosa. La retórica simplemente enmascaraba la efectividad relativa de la hegemonía estadunidense.

Ahora, virtualmente es lo contrario. Estados Unidos tiene que moverse con cuidado vis-à-vis Rusia y China para evitar perder la capacidad de obtener su cooperación en las prioridades geopolíticas de Estados Unidos.

Miremos a los así llamados aliados más fuertes de Estados Unidos. Podemos enredarnos discutiendo quién es el aliado más cercano, o ha sido ya por largo tiempo. Escojan entre Gran Bretaña e Israel o aun, ¬algunos dirían, Arabia Saudita. O hagamos una lista de los que alguna vez han sido socios confiables de Estados Unidos, como Japón y Corea del Sur, Canadá, Brasil y Alemania. Llamémosles los números dos.

Ahora revisemos el proceder de todos estos países en los 20 años pasados. Digo veinte porque la nueva realidad precede al régimen de Donald Trump, pese a que sin duda él ha sido quien ha empeorado la habilidad de Estados Unidos para imponer sus modos.

Miremos la situación en la península de Corea. Estados Unidos quiere que Corea del Norte renuncie a su armamento nuclear. Este es un objetivo que Estados Unidos ha repetido con regularidad. Fue cierto cuando Bush y Obama fueron presidentes. Ha continuado siendo cierto con Trump. La diferencia es el modo de conseguir este objetivo. Previamente, las acciones estadunidenses utilizaban cierto grado de diplomacia además de las sanciones. Esto reflejaba el entendimiento de que demasiadas amenazas públicas de Estados Unidos terminaban siendo contraproducentes. Trump cree lo opuesto. Considera las amenazas públicas como el arma básica de su arsenal.

No obstante, Trump tiene días diferentes. En el día uno amenaza a Norcorea con devastación. Pero el día dos hace que su objetivo primordial sean Japón y Corea del Sur. Trump dice que le proporcionan insuficiente respaldo financiero para los costos derivados de una continua presencia estadunidense armada ahí. Así que entre el ir y venir de las dos posturas estadunidenses, ni Japón ni Corea del Sur terminan estando seguros de estar protegidos.

Japón y Corea del Sur han lidiado con sus temores e incertidumbres en modos opuestos. El actual régimen japonés busca asegurar las garantías estadunidenses ofreciendo un respaldo público total a las (cambiantes) tácticas estadunidenses. Confía, por tanto, en complacer a Estados Unidos lo suficiente como para recibir las garantías que quiere obtener.

El actual régimen sudcoreano utiliza una táctica bastante diferente. Emprende de modo muy abierto relaciones más cercanas con Norcorea, lo cual en gran medida va contra los deseos de Estados Unidos. Con esto confía complacer al régimen norcoreano lo suficiente como para que Pyongyang responda accediendo a no escalar el conflicto.

Que cualquiera de estas aproximaciones tácticas estabilicen la posición estadunidense es totalmente incierto. Lo seguro es que Washington no está en posición de mando. Tanto Japón como Corea del Sur están buscando obtener calladamente armas nucleares para fortalecer su posición dado que no pueden saber qué traerá el siguiente día en el frente estadunidense. La volatilidad de la postura estadunidense debilita aún más su poderío de¬bido a las reacciones que genera.

O tomemos la más enredosa situación del llamado mundo islámico del Magreb a Indonesia, y en particular en Siria. Cada una de las potencias importantes de la región (o que lidian con la región) tiene un diferente enemigo primordial (o enemigos). Para Arabia Saudita e Israel, por el momento es Irán. Para Irán es Estados Unidos. Para Egipto es la Hermandad Musulmana. Para Turquía son los kurdos. Para el régimen iraquí, son los sunníes. Para Italia es Al Qaeda, que está haciendo imposible controlar el flujo de migrantes. Y así seguimos.

¿Y para Estados Unidos? Quién sabe. Ése es el miedo protuberante para todo el resto. Al momento Estados Unidos parece tener dos prioridades bastante diferentes. El día uno, es la aquiescencia norcoreana hacia los imperativos estadunidenses. El día dos es finiquitar su involucramiento en la región del este asiático, o por lo menos reducir sus desembolsos financieros. El resultado es más y más oscuro.

Podemos trazar retratos semejantes para otras regiones o subregiones del mundo. La lección clave es que a la decadencia de Estados Unidos no le ha seguido el advenimiento de otro hegemón. La situación se pliega en un zigzaguear general y caótico, la volatilidad o inestabilidad de la que hablamos.

Este, por supuesto, es el mayor peligro. Los accidentes nucleares, o los errores, o la locura, se vuelven de repente lo que priva en la mente de todos, especialmente entre las fuerzas armadas del mundo. Cómo lidiar con este peligro es el debate geopolítico más significativo a corto plazo.

Traducción: Ramón Vera-Herrera

Publicado enInternacional
Lunes, 29 Enero 2018 06:45

Carta abierta al pueblo de Venezuela

Carta abierta al pueblo de Venezuela

El pasado 25 de enero el Fiscal General, nuevamente arremetió contra mi nombre y mi reputación, acusándome y condenándome de una vez, de la comisión de supuestos delitos de corrupción durante mi gestión al frente de la industria petrolera.


El Fiscal, con amplia cobertura comunicacional, actúa con claro abuso de poder, violentando mis derechos fundamentales: a la presunción de inocencia, al debido proceso, al derecho a la defensa y anuncia, que pronto emitirá orden de captura en mi contra y solicitará la "alerta roja" en Interpol, como si se tratara de un delincuente.


El Fiscal, aunque es un personaje capaz de hacer cualquier cosa motivado por su afán de cumplir sus ideas fantasiosas, sin embargo, no tiene el valor para llevar adelante esta canallada por sí solo. El Fiscal, actúa sólo por instrucciones del Presidente y su entorno íntimo. Cual títere, hace el mandado y es capaz de prestarse a cualquier cosa por su agradecimiento de que lo sacaran del hueco donde cayó después que el Comandante Chávez le quitara su apoyo a la Gobernación de Anzoátegui. Está lleno de rencores y resentimientos, pero "es" el Fiscal y se presta para cometer esta infamia en mi contra.


¿Cómo llegamos a este punto?, ¿Por qué se arremete con tanta saña en contra de un revolucionario que ha trabajado y luchado lealmente al lado del Comandante Chávez?
¿Por qué se arremete contra una gestión, que es la gestión de Chávez, una gestión que fue fundamental para alcanzar y consolidar los extraordinarios avances políticos, sociales y económicos de nuestro país durante los años que estuvimos en revolución?


¿Por qué soy agredido?, siempre he actuado apegado a mis principios, en el marco de la Ley, nunca abusé del poder, en ejecución de las orientaciones de nuestro Comandante, a favor del Pueblo y nuestra patria.


¿Por qué atacan nuestro trabajo?, que logró enfrentar y derrotar con éxito al capital transnacional, así como, la hegemonía para el desarrollo de nuestro modelo propio, una de las gestiones más transparentes y escrutada hasta el mínimo detalle, tanto por el mismo Comandante, así como, por los mecanismos de control de la Administración Pública, del sector internacional, de nuestros socios y relacionados.


¿Por qué se arremete contra PDVSA y nuestra Política Petrolera?, una de las empresas más importantes del mundo, que la rescatamos junto a Chávez, los trabajadores y el Pueblo, del sabotaje petrolero, de la privatización, que operó como la empresa más exitosa del país, que cumplió todas las tareas asignadas para derrotar la pobreza, que se echó al hombro a todo el Estado y a la economía del país, que cumplimos con éxito todas las tareas asignadas, ayudamos a todos los sectores en el esfuerzo de la gestión de gobierno. Una empresa y una política soberana que rescató el petróleo, y cuyos resultados económicos se tradujeron en prosperidad y desarrollo sostenido del país durante el gobierno revolucionario. Una empresa, la Nueva PDVSA, "Roja Rojita", la de Chávez, profundamente nacional y popular, revolucionaria, instrumento del ejercicio pleno de nuestra soberanía.


Se nos persigue, a nosotros que nunca hicimos cálculos egoístas, ni teníamos otro plan, ni éramos de ninguno de los "grupos", que sólo éramos Chavistas y revolucionarios, que acompañamos al Comandante en su audacia, cuando se metió a lo "hondo", con el "santo y con la limosna", contra el podrido sistema capitalista y dependiente, a conquistar la independencia, lo acompañamos cuando rasgó las tinieblas, abrió las puertas a un gobierno popular y revolucionario


¿Por qué atacan al sector petrolero, a PDVSA, uno de los pilares del Legado del Comandante Chávez?, ¿por qué me atacan, al rostro y nombre emblemático de Chávez y su Política Petrolera, uno de su cuadros históricos?


La respuesta es dura, pero cada vez más evidente, aunque se niegue y no se quiera reconocer o decir: este gobierno hace tiempo que está lejos de ser, lo que nuestro Comandante Chávez quería para su pueblo y para el país, lejos de su Legado y de su Plan de La Patria, mucho menos, es un gobierno socialista.


Desde el inicio de este gobierno, el Presidente fue rodeado por un grupo extraño, además de su entorno íntimo, un grupo empresarial y político, que siempre estuvo allí, agazapado y que fueron actuando de manera persistente, convenciendo al Presidente que "él" debía tener su propio liderazgo, perfil, que "él" era el líder, el nuevo "jefe". Obviaron estos personajes que Nicolás Maduro llegó allí, por el Chavismo, porque Chávez lo pidió el 8 de diciembre, por una posibilidad de continuidad del gobierno de Chávez, de su política, de su Legado, para evitar el asalto de la derecha que se sentía victoriosa después del fallecimiento del Comandante.


Pero, el Comandante en su última alocución del 8 de diciembre, nunca dijo que cambiara a su gobierno, sus políticas, se trataba de poder asumir una nueva elección, si él no estuviese en condiciones de ejercer la Presidencia. Pero él no pensaba morir, siempre pensó estar allí, entre nosotros, creo que así lo entendimos todos, nadie pensó en el escenario de su desaparición física. Es en ese contexto que hay que entender el mensaje del 8 de diciembre.


Creo que, sobreviniendo el fallecimiento del Comandante, el actual Presidente ha debido entender que había sucedido algo fuera de lo previsto por el Presidente Chávez y por tanto se imponía un gobierno, donde, aunque él sería el Presidente tendría que trabajar con la Dirección del equipo de Chávez, y muy cuidadoso de gobernar todos juntos, para enfrentar la tormenta, su elección implicaba el ejercicio de una voluntad colegiada, no individual o personal.


No lo entendió así el nuevo Presidente, ni su papel, ni su responsabilidad. No entendió que no se trataba de sustituir a Chávez, sino de continuarlo. El pueblo nunca quiso cambiar a Chávez, lo perdimos en batalla. El nuevo Presidente se ha debido imponer él mismo la mayor rigurosidad y disciplina, para enfrentar y derrotar la tentación del poder, la ambición de los nuevos grupos, que tratarían de crear círculos de poder, de influencia, para hacer otro gobierno.


Inmediatamente, comenzaron a actuar estos grupos, oportunistas, primero se fue apartando a los Ministros de Chávez. Cualquiera diría, "está en su derecho, es el Presidente", no es verdad, éste era el equipo de Chávez en un gobierno Chavista, pero digamos que sucede, sin embargo, a lo que no tenía derecho, es a apartarse de las políticas del Comandante, de su forma de gobernar y sus principios de actuación. Comenzaron a aparecer personajes a los que justamente el Comandante Chávez había puesto de lado durante su gobierno.


Empezaron los afiches con el nuevo Presidente en posición de "bateo", el ensalzamiento a su personalidad, los aduladores de oficio, el ego, y comenzó un control milimétrico de los medios del Estado, las adquisiciones de medios privados, las alianzas y acuerdos, por lo menos, extraños. Una insistencia del nuevo Presidente de que reconociéramos que "él" era el nuevo "jefe", "él" era el Presidente. Y es verdad, es el Presidente y eso hay que respetarlo, yo lo respeto, pero para ser el nuevo jefe o siquiera acercarse a la estatura de Chávez, hay un trecho insalvable.


No se entendió que, para llegar a acercarse a Chávez, tiene que trabajarse de manera extraordinaria y en equipo. En cuanto a la autoridad sobre un movimiento político o sobre un colectivo, ésta no se decreta, se conquista, con trabajo, estudio, disciplina, ejemplo, decisiones acertadas, actuaciones justas, sin parcialidades, ni grupos, por encima de los intereses mezquinos. Es lo que se llama la "autorictas", pero cuando no se tiene, se recurre al autoritarismo para imponerla.


Igualmente se insistió en hacer un gobierno diferente, dejando languidecer o desaparecer las estructuras, equipos y fórmulas creadas por el Comandante, en un empeño por crear nuevas y distintas iniciativas, una tras otra, sin continuidad y consistencia. Todos estos últimos cinco años están llenos de iniciativas fallidas e improvisadas, con la subsecuente ineficacia o incapacidad del gobierno en la gestión de soluciones a los problemas del pueblo.


En paralelo, se impuso la tesis de controlar, todos los puestos del Estado, del gobierno, con personas "suyas", familiares, amigos, incondicionales. Que no tuviesen capacidad, conocimiento, ni convicciones revolucionarias, ni éticas, no era un problema, lo importante es que eran de los "suyos" y de allí para abajo un desmantelamiento de todos los equipos del gobierno revolucionario del Comandante Chávez, siempre con el argumento de la "corrupción". Qué insensatez y daño tan grande le han hecho a la Revolución Bolivariana y a las instituciones del Estado.


Para ello, se impusieron tesis extrañas como aquella del "sacudón", con alta rotación de cuadros, cambios sucesivos, todo orientado a desmantelar los equipos de trabajo, como si el Gobierno de Chávez hubiese sido malo. No importaba que los ministros o viceministros no tuviesen experiencia, hasta se argumentaba que quien había sido Ministro con Chávez para una cosa, seguro sería buen Ministro para otra. Al final imperó la improvisación, falta de continuidad y ahora el equipo de gobierno es desconocido por su alta rotación, no tiene peso político, nuevamente dentro de la conseja de que "nadie te haga sombra"


El tema económico ha sido el "talón de Aquiles" de este gobierno. Hacía mucho, pero mucho tiempo que todos los grupos políticos, económicos, de poder querían controlar PDVSA y la política petrolera. El Comandante Chávez lo sabía, probablemente encontró en nuestro equipo, un grupo humano comprometido con la transformación del país, como seguramente encontró en los distintos grupos humanos con los cuales fue haciendo sus equipos de gobierno, aupándolos, estimulándolos.


Pero en el caso de PDVSA, la capacidad, conocimiento, honestidad y probidad fueron determinantes para estar el manejo de un sector tan complejo como el petrolero, el corazón de la economía, conformado por un entramado de relaciones internacionales, comerciales y de negocios, con tantos riesgos tentaciones en cuanto en convertirse en un agente de las transnacionales o sencillamente, en un corrupto, un sector creado y estimulado por más de cien años desde la aparición del petróleo en nuestro país, era, o es, el sector vaso comunicante por excelencia con las transnacionales, la única empresa del país en disputa y competencia a nivel internacional.


A los inicios del gobierno del Comandante Chávez, me antecedieron otros presidentes de PDVSA, ajenos a nuestro programa nacional, incluyendo un general activo que terminó de golpista. Esa fue la experiencia del Comandante con el sector petrolero, hasta que llegamos al Sabotaje y la "toma de la Colina". A partir de allí, con un equipo de extraordinarios compañeros, incluyendo a Ali Rodríguez Araque, mi respetado amigo y amigo de mi casa, quien me conoce desde niño y sabe quiénes somos nosotros, comenzamos a trabajar en una Nueva PDVSA, nacional, popular, revolucionaria, la "Roja Rojita". Era la PDVSA de Chávez.


El Comandante, precisamente por las experiencias del Golpe de Estado y del Sabotaje, entendió lo importante de nuestro sector, que era capaz de derrocar gobiernos, por lo que, se dedicó personalmente a trabajar en su refundación, lo hicimos juntos, para mí fue un gran honor.


El que diga que el Comandante era un descuidado, o dejaba hacer, que tuviese "preferidos" por razones distintas al trabajo y las convicciones revolucionarias, está mintiendo. Al contrario, él era extremadamente exigente con los suyos, muy duro. En mi caso, era una revisión permanente, un escrutinio a mi conducta, accionar, gestión, con su mirada fija, penetrante, su intuición, todos sus mecanismos de control, toda la inteligencia y el poder político, popular, se hacía una idea de quién era quién, conocía muy bien a su equipo de hombres y mujeres. Su ingenuidad política quedó atrás con el Golpe de Estado.


Si el Comandante Chávez hubiese tenido alguna duda respecto a mi conducta, honestidad, lealtad o convicciones revolucionarias, me hubiese sacado del gobierno, no hubiese durado ni un año en tan altas responsabilidades. Todos los ayudantes militares, civiles y compañeros que compartimos esta etapa, saben que fue así.


Pues bien, fueron 12 años como Ministro de Petróleo y 10 como Presidente de PDVSA. No sólo estuve en esos cargos, sino que desempeñé innumerables tareas y responsabilidades de la más alta complejidad y compromiso. Ya la historia pondrá las cosas en su justo lugar.


Desde el primer año de gobierno el Presidente Maduro me pidió que le entregara el cargo de Ministro de Petróleo y Presidente de PDVSA, él quería "refrescar" el sector. Ya tenía sus candidatos, uno de ellos está preso y el otro, responsable por cierto de la venta de petróleo Sr Fiscal, goza de protección presidencial que por lo menos es inconsistente con su discurso. No había argumentos, razones. Querían PDVSA y por supuesto, la tuvieron. Yo hice mi entrega de manera escrupulosa, más de 24 cajas de documentos y mantuve copias digitales, de las cuales he hecho varias de respaldo, de toda la información de nuestras operaciones porque ya algo me olía mal en todo ésto.
Eran momentos terribles. Fue la primera andanada de ataques personales, como nunca antes. Sólo le dije en aquel momento al Presidente, que estaba haciendo lo que había prometido hacer Capriles si ganaba las elecciones: removerme e intervenir PDVSA, cosa que el Comandante Chávez en su discurso en La Guaira durante las últimas elecciones, dijo que no sucedería, y explicaba por qué la derecha me profesaba esas amenazas y tanto odio. ¿Quién sospecharía que después el nuevo gobierno, que se proclama Chavista, haría exactamente lo contrario a lo que Chávez dijo?.


Yo acepté ir a Cancillería por mantener la disciplina y manejarme en esta nueva situación, con la esperanza de que fuese sólo un hecho aislado y no un cambio cualitativo. De inmediato me desplegué por el mundo, me recibieron varios presidentes de países petroleros, puesto que yo estaba convencido que el precio del petróleo se desplomaría, no por el petróleo de esquistos norteamericano, sino por las razones geopolíticas que afectaban al norte de África, Siria y Medio Oriente. Fueron desestimadas mis advertencias. Se han debido tomar, en ese momento, las medidas económicas que propuse ante todas las instancias, incluyendo el Congreso del Partido, para enfrentar esta situación que ya estaba advertida. No se tomaron las medidas, se impusieron los intereses de los grupos económicos que se han hecho mil millonarios con el diferencial cambiario.
Al contrario, en vez de atender mis advertencias, algo, que todavía no sé qué fue, molestó mucho al Presidente, cuando intenté ayudar a los trabajadores de Cancillería y hacer algo por la institución, que luego de doce años de Revolución, estaba en una situación deplorable. Salí a las Naciones Unidas.


Nuevamente acepté por disciplina y para representar a mi país ante el máximo organismo de la política mundial y ante el Consejo de Seguridad. Lo hice de inmediato, disciplinado, ya muy preocupado, pero dando todavía espacio al tiempo y a la rectificación. Lo confieso, dentro del chantaje de "no afectar a la revolución", "la unidad", etc.
A PDVSA se entró a "saco roto". Se persiguieron a los llamados "ramiristas", es decir, los equipos formados después de la derrota del sabotaje petrolero, el equipo de Chávez.

Comenzó un proceso de remoción, acusaciones, persecuciones, detenciones, se metió al SEBIN a determinar si las operaciones eran correctas o nó, imperó un profundo desconocimiento. Se removieron a los miembros de la Junta Directiva, técnicos-políticos, con una dilatada experiencia y conocimiento del sector y de los antecedentes de la empresa, con liderazgo y prestigio entre los trabajadores. La nueva Junta Directiva, respondía y responde a distintos grupos de poder, económicos y políticos que conforman los nuevos círculos alrededor del Presidente.


Se está abandonando paulatinamente nuestra Política Petrolera, la Faja Petrolífera del Orinoco, ahora se entrega al mejor postor, los campos petroleros a familiares y personas vinculadas a la derecha y la oposición venezolana. Con el petróleo se han sellado acuerdos y compromisos con un sector de la oposición, se intenta congraciarse con las transnacionales para que vuelvan al país, pero ahora será al saqueo.


Se decía que nuestros problemas económicos se debían a la caída del precio del petróleo, pero el petróleo ya ha subido hasta niveles por encima de un 50% respecto al año pasado, entonces, ahora, es la corrupción, ¡sólo PDVSA es corrupta!, pero después de llevarse presos a quienes han querido, que todavía no saben de qué se les acusa, incluyendo dos ex ministros y presidentes de la empresa, que se prestaron a toda esta mala gestión en estos últimos tres años y medio, ahora resulta que se trata de una conspiración, donde hay un "paro silencioso", dirigido por "mafias corruptas".


Nó. Son mentiras, patrañas. La realidad es que luego de improvisar hasta mas no poder, de fracturar la moral, unidad y disciplina de los trabajadores de PDVSA, luego de maltratarlos y hostigarlos, de remover a los cuadros técnico políticos de experiencia y conocimiento y de una abierta y grosera persecución, luego de restringir los recursos de inversión y mantenimiento, la producción de petróleo ha caído en más de un millón de barriles día, y las refinerías no pueden abastecer el mercado interno.


Un desastre, que está dirigido a entregar PDVSA y nuestra política petrolera a las transnacionales y los nuevos grupos económicos como sucedió tras la caída de la Unión Soviética. Es la esencia del nuevo pacto, no el que se discute en República Dominicana, el que ya se ha cerrado con factores de la oposición.


Este factor, aunado a una permanente improvisación, inacción y falta de capacidad en la conducción de los asuntos del Estado, además de una prepotencia y desconexión de la realidad, nos ha conducido a una terrible crisis económica y social, con unos efectos devastadores contra nuestro pueblo, que ha generado un éxodo y una paralización de nuestras capacidades productivas, con fenómenos de hambre, desnutrición y pobreza que no se pueden ocultar, aunque nada se publique ni se diga al pueblo. Es evidente la compleja y difícil situación que enfrenta el país, el deterioro de la calidad de vida de nuestro pueblo. Se va a requerir de un gran esfuerzo colectivo para superarla.


Todo este deterioro ha venido acompañado del surgimiento de las peores conductas sociales, o más bien, asociales en el seno de nuestro pueblo, a todos los niveles: la corrupción, el "bachaqueo", la falta de compromiso con un programa de transformación, las prebendas de hambre administradas para mantener el control social, la trampa y la mentira como una conducta extendida, la desesperanza, la frustración, la violencia, el incubo del fascismo, estimulado en las redes sociales. Es un gobierno que no emociona a nadie, que vive de la etiqueta, de las conspiraciones y de un escándalo tras otro, del miedo, de la manipulación emocional a nuestro pueblo, abusan de la esperanza Chavista.


Estas opiniones y alertas las he venido expresando de manera privada y luego pública. Tengo la información, el conocimiento, la moral para advertir esta grave y difícil situación, del peligro que acecha a la patria.


Ante la debilidad de nuestras instituciones y nuestra revolución, nuestros enemigos acechan, nos agreden desde el exterior, amenazan, sancionan, prometen invasión, revancha.


El gobierno, de manera secreta, ha tratado de establecer algún tipo de pacto con el imperio, pero éste quiere la entrega de todo. Emisarios especiales y ministros, han ido al norte a ofrecer acuerdos, se ofrecen oportunidades petroleras, contribuciones a la toma de posesión del Presidente, han hecho de todo. En Nueva York era conocido que dos ministros fueron a hablar con la Exxon Mobil a ofrecer arreglos, volver a la Faja Petrolífera, incluso explotar de conjunto las áreas limítrofes del país usurpadas por ellos de facto. Ni siquiera los recibió el presidente de la empresa. Las transnacionales lo quieren todo.


Se ha argumentado que cualquier crítica que se haga dentro del Chavismo sólo contribuye a fortalecer a la derecha, mientras, se negocia con AD, con UNT y otros factores para acordar una convivencia de intereses. Triste que se reflote a la derecha para mantenerse en el poder, a costa de lo que sea. Se ha sido muy habilidoso, no se puede negar, en los pactos, acuerdos, manejo de la oposición, sus contradicciones, pero debe hablársele claro al pueblo, al Chavismo, al país. No manipular sus sentimientos, se promete castigo a los culpables de la violencia, resarcir a las víctimas, sancionar a los que han traicionado la patria, mientras se hacen acuerdos secretos con ellos. Se crean nuevas alianzas, mientras se persigue a los revolucionarios.


Yo he asumido la responsabilidad de hacer estas advertencias, no sólo competen al Chavismo, competen a todo el país honesto, trabajador. Nadie me puede "etiquetar", con los "bots" de las redes sociales, nadie me puede descalificar. Podrían no estar de acuerdo con mis opiniones, mi punto de vista o los tiempos y circunstancias políticas, pero nadie me puede acusar de trabajar con la derecha, contra el país y sus más altos intereses. No he sido quien ha pactado con la derecha, ni ha traicionado a Chávez. Jamás me verán con la contrarrevolución, con su discurso, en pactos secretos. Si alguien me pregunta qué hacer, les diría: retomar el camino de Chávez, seguir su palabra, su ejemplo, su Plan de la Patria.


El Presidente arremete en mi contra, utilizando al Fiscal y todo el poder que tiene como jefe de Estado y de gobierno, me trata como al peor enemigo de la revolución, por mis opiniones políticas, por exigir una rectificación a favor del Pueblo. Se me quiere escarmentar, sentar un precedente, quien se atreva a disentir, será condenado al ostracismo y se arriesga a cualquier cosa. Grave error, están matando a la revolución, su moral, su ética, su irreverencia, lo que constituye su fuerza.


Sé que con cada artículo que escribo, le estoy dando otra vuelta a la soga que han puesto alrededor de mi cuello. Si ese es el precio que debo pagar por mi lealtad al Comandante Chávez, al pueblo y a todo el país, lo asumiré. Veo al mundo, con sus problemas, algunos avanzando a una velocidad inimaginable para nosotros, otros sumidos en el caos, la violencia y descuajados, desarticulados. Yo quiero y creo que el país aún esta en posibilidades de resolver sus problemas y salir de esta crisis sin más violencia, en el marco de nuestra Constitución.


He pedido públicamente la realización de primarias en el seno del Chavismo para escoger, por el voto popular, secreto, en ejercicio de la democracia protagónica y participativa, que consagran los estatutos de nuestro partido, a un candidato que sea capaz de conducir al país en este laberinto infernal, donde ya todo se ha convertido en una tragedia para amplios sectores de nuestro pueblo. Esta intención de ejercer mi derecho a la participación política dentro del Chavismo, del PSUV, ha sido respondida con saña, violencia, desproporción, odio.


Jamás me pasó por la mente que, a pesar de las diferencias que pudiese tener con el Presidente, este diera la orden de que me trataran como al peor de los enemigos, incluso, al solicitar la captura de Interpol, me están entregando a cualquiera de los gobiernos hostiles a nuestra revolución. Me hostigan, hasta el punto que no puedo ni siquiera ejercer mi defensa. El Presidente será responsable de lo que me pueda pasar a mi o a mi familia, cuando se desatan los demonios, cualquier cosa puede suceder.
Yo creo en el Chavismo, en que el Comandante Chávez no haya arado en el mar, creo en el pueblo humilde, ese que se mueve con el corazón, con la pasión del instinto redentor, creo en la juventud, en la honestidad, en el trabajo, en que un futuro mejor es posible. Creo en la dirigencia que se ha fogueado y combatido al lado de Chávez, creo en nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas, en la conciencia del país, en las Fuerzas Morales, como decía José Ingenieros.


Cada quien que asuma sus responsabilidades ante la historia, los que me ofenden y persiguen, los que dan la orden para el linchamiento, los que guardan silencio, los que son indiferentes. Deberán rendir cuentas a la historia y a la memoria de nuestro Comandante Chávez.


Hoy día, soy un perseguido político. Sigo firmemente convencido que nuestro país y nuestro pueblo merecen un destino mejor, y por ello lucharé asumiendo las consecuencias de cualquier agresión en ese pacto tácito con nuestros enemigos, en destruir mi nombre y horadar mi honor, en hacerme daño. Seguiré leal a mis principios y convicciones, honrando la obra, el ejemplo y memoria de nuestro Comandante. Con Chávez siempre, ¡Venceremos!

Por: Rafael Ramírez Carreño | Domingo, 28/01/2018 09:28 AM |

Publicado enInternacional
La salida de EEUU de la UNESCO desde la perspectiva de la crítica al Apagón Pedagógico Global (APG)

La UNESCO (1945) es un órgano del sistema de Naciones Unidas, que surge en el marco del Tratado de Bretton Woods (1944/1945). En consecuencia, es una instancia del sistema de gobernanza global, que emana de la culminación de la segunda guerra mundial. UNESCO tiene unas características singulares, pues en buena medida es el resultado indirecto del triunfo de la ampliación de la cobertura educativa en la URSS, entre 1917-1945, que demostró al mundo cómo un Estado comprometido con la agenda social podría alcanzar logros extraordinarios en la ruta de la universalización educativa, que le permitiera mejorar el desarrollo nacional. En este sentido, UNESCO representóla esperanza de los pueblos del mundo de alcanzar una paz duradera mediante la justicia social y la democratización del conocimiento.


La universalización educativa mundial, mediante el fortalecimiento y expansión de los sistemas escolares nacionales, bajo la orientación estratégica de UNESCO, es dialécticamente hablando, una conquista de los sectores humildes y progresistas del mundo, por lo tanto su creación y funcionamiento se convierte en un hecho progresivo. Esta conquista empalmó con los nuevos requerimientos del capital trasnacional, que necesitabareactivar el aparato productivo mundial en el periodo de postguerra, en cuya perspectiva los sistemas escolares, las escuelas, los liceos, las universidades, fueron vistos como espacios formadores de ciudadanía para el consumo. La creación de una masa de consumidores a escala mundial,formados a través de los sistemas escolares de todo el orbe, hizo que el capitalismo mundial viera con buenos ojos el surgimiento de UNESCO y sus políticas fundacionales de universalización educativa.


Como he insistido en reiterados artículos, publicaciones, videos y conferencias, dos aspectos de la propuesta inherente a UNESCO molestan a los intereses del capital. La primera, las pedagogías que constituyen un intento desde el campo científico, por comprender el hecho y las dinámicas formativas, mucho más allá de las aulas, lo cual constituía de por sí un riesgo para el capital,ya que promueven un pensamiento relacional que vincula temas y agendas aparentemente inconexas, como presupuesto público-PIB y educación, escuela y relación capital-trabajo, ciencia y soberanía nacional, entre otros. Por ello, desde los cincuenta del siglo XX, el complejo industrial cultural inicia una operación de propaganda que impulsa modas que fragmentan las pedagogías. Las políticas educativas dejan de ser pedagógicas para presentarse con énfasis en algunos de sus componentes (didácticas, planeación, gestión escolar, evaluación, currículo, calidad educativa), en distintos momentos históricos, que van desde ese momento hasta el presente. El objetivo de esta iniciativa del capital es despedagogizar e instrumentalizar la enseñanza como simple tecnología de aprendizaje. La segunda, el magisterio que enseña a aprender de manera crítica molesta a los señores del dinero mundial, pues este enfoque educativo convierte la construcción de ciudadanía en un acto de generación de conciencia política y no en un simple acto de formación para el consumo (mercancías, democracia, obediencia). Se inician operaciones propagandísticas a escala planetaria para señalar que no se necesita estudiar y formarse profesionalmente para enseñar, que cualquiera puede enseñar, como un acto político orientado a la progresiva destrucción de la carrera y la profesión docente. Este proceso, desigual y combinado de despedagogización y quiebre de la profesión docente, tiene un capítulo estelar en las narrativas que promueven la disolución de la escuela que conocimos. Sin ese contexto, es imposible comprender en profundidad las implicaciones del anuncio de EEUU de retirarse de la UNESCO, seguido por una decisión similar del gobierno Israelí.


Eso si, esta no es la primera tensión, con amenazas de ruptura, entre EEUU y la UNESCO. En realidad es un nuevo capítulo en la disputa histórica entre laspropuestas de educación para todos y todas y, la visión mercantilista respecto al propósito de los sistemas escolares nacionales. Pero esta puede ser la crisis que marque el punto de partida para arrebatarle institucionalmente a UNESCO la agenda educativa. Por ello debemos estudiar, discutir y analizar tanto los orígenes de las crisis de EEUU con UNESCO, como expresiones de este proceso y su eventual impacto en el devenir del organismo mundial. Veamos algunas pinceladas al respecto.


Primera crisis EEUU-UNESCO


Desde la década de los ´50, el gobierno de los Estados Unidos ha polemizado con decisiones y resoluciones de la Conferencia General, el Comité Ejecutivo y las Conferencias Sectoriales, alegando que el interés nacional de ese país, es superior a decisiones de las mayorías de los países miembros del órgano de cooperación multilateral. Esto se debe en buena medida, en lo interno, a que la nación más poderosa del mundo, define prioridades para la orientación de su sistema educativo que no son necesariamente complementarias con la visión de la mayoría de países miembros; en lo externo, a la valoración económico-productiva-industrial-militar y geopolítica que hacen en cada momento, sobre el impacto de una política educativa sobre la lógica de dependencia neocolonial oel peligro de una eventual ruptura de la misma.
A pesar de estas diferencias, EEUU se mantuvo por décadas en UNESCO, votando en contra o vetando algunas de sus decisiones. La política de preeminencia de la perspectiva del mercado sobre el de la educación como derecho humano, de los sistemas escolares como un servicio versus la mirada de la misma como bien público, marcó buena parte de los debates en ese periodo. Esto se rompe con la llegada de la perspectiva neoliberal a la economía mundial.


Segunda Crisis EEUU – UNESCO


Precisamente en 1985, en medio del impulso de la primera generación de políticas públicas asociadas a la globalización económica y la mundialización cultural, tanto Estados Unidos como el Reino Unido (en 1986) deciden abandonar la UNESCO, alegando serias diferencias con el órgano de Naciones Unidas, por –señalan ellos- la politización del organismo educativo internacional y su supuesta hostilidad contra “las instituciones básicas de una sociedad libre, especialmente contra el libre mercado y la libertad de prensa”. De lo que se trataba en realidad era de atacar el consenso alcanzado por los países miembros, respecto a la educación como derecho ciudadano, presionando para convertir la agenda educativa en un servicio transable en el mercado. El capital comienza a intentar construir una nueva correlación de fuerzas al interior de UNESCO, que se corresponda a las exigencias del modo de producción de ese momento.


De hecho, en los ochenta del siglo XX, el neoliberalismo impulsa el discurso de la crisis de eficacia y legitimidad de los Estados nacionales, que -según esa perspectiva- se expresaban en lo educativo en déficit de calidad y pertinencia. En consecuencia, promueven distintas modalidades de privatización de la escuela pública, que pasan por la desinversión en lo sustantivo de los sistemas escolares: docentes, planta física, programas alimentarios y bibliotecas, argumentando una supuesta búsqueda de calidad educativa y pertinencia de la acción escolar mediante el traspaso de los sistemas escolares a la gestión privada . Esta dinámica se encuentra y complementa con el desembarco de la primera ola de la revolución científico–tecnológica. El negocio de la industria informática y la comunicación analógica se constituye en un componente fundamental en la dinamización de la economía global. Las economías latinoamericanas que venían saliendo de las crisis de las deudas externas de los ochenta, reciben una renovada presión, no sólo paradisminuir el gasto público educativo, sino que comienzan a verse asediados por las narrativas que proponen que lo sustantivo del presupuesto en educación vaya migrando a la adquisición de chatarra tecnológica de rápida obsolescencia. Así, desde lo educativo, se contribuye a dinamizar la economía mundial en detrimento de la estabilidad y sostenibilidad de los propios sistemas escolares.


La UNESCO seguía siendo una referencia importante en la defensa de la educación pública. La UNESCO sin EEUU logra impulsar la declaración de Jomtien (1990) de educación para todos, la Conferencia Mundial de Educación Superior (CMES, 1998) y el Foro de Dakar (2000). Paradójicamente, solo meses después de realizada la Conferencia Mundial de Educación Superior, UNESCO elimina su dirección de educación superior y la convierte en una pequeña división, en lo que sería la primera gran capitulación institucional del organismo en la conducción protagónica de un sector de la educación, ante el emerger de renovadas presiones de los organismos económicos globales.


La tercera revolución industrial (1985/1995) genera nuevas tensiones en el campo educativo. No se trata solo de una transición de la Enseñanza Asistida por Radio (EAR), a la Enseñanza Asistida por la Televisión (EAT) hasta llegar a la Enseñanza Asistida por Computadora (EAC), sino que la virtualidad, la conexión bidireccional en tiempo real, así como las nuevas formas de comunicación relacionadas a la sociabilidad de los “nativos digitales”, comienzan a colocar en debate la propia existencia de la escuela, el liceo y la universidad como les conocimos. El neoliberalismo educativo ve en la tercera revolución industrial una posibilidad de disminuir los costos educativos y optimizar la construcción de ciudadanía para el consumo, mediante las innovaciones que acompañan al desembarco del Internet.


En un primer momento, los organismos económicos globales impulsan y presionan -desde lo externo e interno- para que se produzca un giroen el discurso y las actividades de la UNESCO. Ello hace que el organismo internacional pase de la generación de contenidos que modelen y orienten el debate mundial en educación –como lo venía haciendo- a una especie de institución centrada en “verse el ombligo” mediante el énfasis en la administración de su propia burocracia y la interpretación de los designios educativos del G8, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI) y OCDE.


El propósito no era otro que sacar a la UNESCO de la articulación del debate educativo mundial, subalternizar su trabajo alos organismos económicos globales y,avanzar del modelo de privatización educativa de finales del siglo XX, a la neo privatización del siglo XXI. Esta operación se percibe con especial nitidez al revisar el perfil de los últimos directores generales del organismo, quienes ya no expresan un pensamiento educativo propio o de un sector de la sociedad mundial, sino que son la más clara expresión de equipos burocráticos, quienes firman documentos hechos por terceros, por encargo.


A pesar de ello, UNESCO seguía viviendo de su “prestigio” fundacional y del trabajo realizado enel siglo XX. Muchos educadores, público en general e incluso “decisores” tenían y tienen una percepción ingenua del organismo mundial, que lo coloca como una instancia neutral. En ese sentido, EEUU revisa su decisión de retirase de la misma, pues su opinión resulta importante, en la configuración de los nuevos imaginarios de sociedad y gobernabilidad, así como un lugar de enunciación privilegiado para construir narrativas que hagan “culturalmente digeribles” las soluciones que se plantea la gobernanza mundial, ante los conflictos culturales y de cambio político, que a escala planetaria genera el neoliberalismo.


La salida de EEUU, Reino Unido y Singapurhabía creado una crisis presupuestaria de la organización, sin precedentes en su historia. Ello contribuyó a que la UNESCO,en muchos casos, “mirara para otro lado” y obviara el abordaje tanto de los problemas civilizatorios del milenio como el estudio en profundidad del impacto de la tercera revolución industrial en los sistemas educativos y el futuro de la escuela.


Tercera crisis EEUU UNESCO


En el año 2003 Estados Unidos vuelve a la UNESCO, en lo que algunos catalogan como una operación tipo Caballo de Troya, orientada a producir el quiebre de la agenda educativa del organismo. Ya el Reino Unido lo había hecho en 1997 y Singapur volvería cuatro años después de los norteamericanos, en el 2007. La justificación del reingreso de EEUU se hizo bajo el manto del apoyo a la multiculturalidad, la ciudadanía planetaria y la paz, fundamentalmente después de los acontecimientos del 11-S.
En esta nueva etapa (2004/2005) EEUU coincide con las críticas que formulan algunos países del Grupo Latinoamericano respecto al ostentoso uso que hacen directivos del organismode los fondos aportados por los países miembros. Se cuestiona por ejemplo, que quienes viajan en primera clase aérea y pernotan en hoteles de lujo, es la alta burocracia uneskiana, mientras se disminuyen sensiblemente los fondos para investigación educativa e intervención sobre el terreno por parte de UNESCO.


Una vez que el neoliberalismo ha roto mucho de los tejidos sociales que caracterizaban a las sociedades capitalistas del siglo XX, requiere la construcción de una nueva hegemonía cultural para el modelo de producción en construcción y puesto en marcha. EEUU entiende el papel que UNESCO puede jugar en la coyuntura, básicamente en la recolección de los “vidrios rotos”por sus acciones económicas, políticas, militares y culturales en todo el mundo. EEUU pasa a tener un peso del 22% del financiamiento del organismo; es decir casi una cuarta parte del presupuesto operativo de UNESCO es aportado por la administración norteamericana. Esta operación cierra el anillo financiero sobre el organismo de Naciones Unidas, haciendo que casi el 50% de su presupuesto dependa de los grandes países capitalistas, incluidos Japón y China. Con el reingreso de EEUU, Reino Unido y los aportes de las potencias capitalistas, el neoliberalismo logra construir la dependencia financiera dela institución con estos socios, aunque sus órganos de decisión muestren aún algunos “grados de libertad”.


A partir de 2008 comienzan a evidenciarse presiones crecientes desde el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación al Desarrollo Económico (OCDE), por asumir para sí, la agenda educativa global. Incluso, los impulsores de esta perspectiva comienzan a señalar abiertamente que la UNESCO debe abandonar su papel de articulador educativo, y que –según dicen- debería concentrarse en los temas de Cultura y Comunicación. Desde esa mirada le correspondería a los organismos económicos globales (BM/OCDE), tomar la direccionalidad estratégica de la educación. Pero esto no se queda en un deseo, progresivamente la OCDE –especialmente desde 2008- a través de las pruebas PISA comienza a marcar el territorio de la educación primaria y secundaria con sus paradigmas de estandarización ,mientras que el Banco Mundial hace lo propio con la educación superior. El BM acaba de publicar su informe mundial de la educación superior (2016/2017), en el que ya se asume como interprete y orientador del sector. Instancias como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y más recientemente la Corporación Andina de Fomento (CAF) pugnan por disputar alguna influencia regional y/o subregional en la agenda educativa de los primeros niveles del sistema educativo regional, montando “tienda aparte“ de UNESCO.


En ese marco, en el año 2009, es electa Irina Bokova como Directora General de la UNESCO. Bokova, de origenbúlgaro, altamente relacionada con la diplomacia de la nueva Rusia capitalista, es acompañada en la Dirección Adjunta de Educación por el señor Qian Tang, de origen chino. Así, los países que coordinan la agenda neoliberal logran asegurar la influencia del G8+China en las decisiones del organismo educativo mundial. Tres temas coloca en agenda la nueva dirección de UNESCO: el ingreso de Palestina como Estado miembro pleno del organismo, alcanzar un acuerdo mundial sobre Educación Para Todos (EPT) que contenga acuerdos mínimos en materia presupuestaria y, la inclusión de la agenda educativa en los nuevos objetivos del milenio u ODS, como terminaron denominándose.


En la trigésima sexta Conferencia General realizada en 2011 se abre el debate sobre el ingreso de Palestina como Estado miembro pleno de la UNESCO. Me correspondió estar y votar a favor de tal decisión. La respuesta inmediata de EEUU e Israel fue la de “congelar” sus aportes a la UNESCO por tal decisión. Extrañamente la Dirección General de la UNESCO, la señora Bokova, no desarrolló un plan “B”, para ubicar en otros Estados miembros –por ejemplo el mundo árabe- los recursos faltantes por la decisión de EEUU e Israel. Esta incomprensible indecisión de la dirección de UNESCO generó una nueva crisis financiera del organismo, que llevó a la institución a colocarse de hecho, a la cola de la agenda del Banco Mundial y la OCDE, por su limitada capacidad de iniciativa e incidencia en los debates y acciones de esta etapa. En la práctica, la falta de iniciativa de la dirección general de UNESCO llevaron a que el eje de los debates educativos sustantivos lo asumieran los organismos económicos globales.


Esta errática actuación continuó con el Foro Mundial de Educación (Incheón, 2015) en el cual se debatía el futuro de la educación para todos y todas y,donde los docentes, las maestras y los profesores de aula, fueron los grandes ausentes en la construcción del debate y la toma de decisiones. La limitada presencia docente se expresó a través de la Internacional de la Educación (IE) y la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la educación (CLADE),contrastando con el protagonismo del Banco Mundial, la OCDE y la perspectiva empresarial en la cita de Corea del Sur. La buena nueva que significaba el alcanzar un consenso mundial respecto a la base mínima de un 6% del PIB y un 20% del presupuesto público destinado a la educación, se vio empañada por el temor que estos recursos no fueran a mejorar las condiciones de trabajo y salario de los docentes ni las condiciones de aprendizaje de los estudiantes, sino terminaran en las manos de las grandes trasnacionales de la informática, como sector dinámico de la economía global y como requerimiento para transformar drásticamente la educación conforme a las exigencias de la cuarta revolución industrial (2014/2020). Al concluir esa cita 236 educadores, pedagogos y autores educativos de los cinco continentes lanzamos una carta que cuestionaba lo ocurrido en Incheón y alertaba sobre el riesgo de un Apagón Pedagógico Global; carta en tres idiomas que ya lleva más de treinta mil firmas de respaldo.


La orientación del objetivo educativo de los ODS (2015-2030), el objetivo cuatro, hacia la calidad educativa con pertinencia, nos hizo recordar el eje de las políticas neoliberales que fueron dadas a conocer desde la década de los ochenta del siglo XX. La estandarización educativa, la evaluación a estudiantes y docentes con patrones homologados dan cuenta del lugar de aprobación de este objetivo: la OCDE y el BM.


Cuarta crisis EEUU UNESCO


En esa nueva realidad, la UNESCO convoca a su Conferencia General, a la cual le corresponderá elegir a las autoridades que le conducirán durante los próximos ocho años. Es sintomática del tiempo actual de la UNESCO la candidatura del DGA actual Qian Tang, de origen chino y quien ha ido ascendiendo en la escala burocrática de UNESCO desde la propia dirección de recursos humanos, instancia que le correspondió dirigir. Los otros candidatos son el Sr. Polad Bülbüloglu de Azerbaiyán, el Sr. Pham Sanh Chau de Viet Nam, la Sra. Moushira Khattab de Egipto, el Sr. Hamad bin Abdulaziz Al-Kawari de Qatar, el Sr. Juan Alfonso Fuentes Soria de Guatemala, el Sr. Saleh Al-Hasnawi de Iraq, el Sr. El-Khoury Lacoeuilhe del Líbano y la Sra. Audrey Azoulay Francesa. Los candidatos con más opción pertenecen al mundo árabe y quien les disputa el espacio es la candidata francesa Audrey Azoulay, de origen judío, quien fuera asesora cultural del Presidente francés François Hollande en los años 2014-2016 y Ministra de Cultura y Comunicación de Francia 2016-2017.


La crisis de orientación estratégica del organismo se presenta ahora con claras incidencias en su vida interna. En materia de gestión, los empleados de UNESCO presentaron de manera pública para la valoración en la próxima Conferencia General que inicia en Noviembre de 2017, sus cuestionamientos respecto al manejo del organismo. En el documento titulado “DOCUMENT 202 EX/5. FOLLOW-UP TO DECISIONS AND RESOLUTIONS ADOPTED BY THE EXECUTIVE BOARD AND THE GENERAL CONFERENCE AT THEIR PREVIOUS SESSIONS. Part IV. HUMAN RESOURCES ISSUES” los trabajadores de UNESCO exponen serias observaciones sobre la evolución de la UNESCO hacia un organismo que ha normalizado los contratos temporales de muchos de los directivos y personal clave de los institutos miembros, así como respecto a una desmejora sensible de las condiciones laborales del personal que contrasta con lo que ocurre con la burocracia. Esta pareciera ser la “punta del iceberg” de una dinámica de flexibilización institucional que amenaza a la existencia del propio organismo. El documento en cuestión expone la necesidad de iniciar un serio proceso de transformación institucional para evitar su decadencia y pérdida de influencia mundial.


La decisión respecto a Hebrón (2017) que se convierte en el detonante público de la nueva decisión de EEUU e Israel, de abandonar la UNESCO y sus aportes financieros al organismo, pareciera en realidad ser solo un pretexto que -a mi juicio- cuenta con dos claras intenciones. La primera de carácter “electoral” respecto al proceso que se dará en la Conferencia General de 2017 de sustitución, por parte de los países miembros, del rostro que ocupa el cargo de Director General de la UNESCO. En este sentido, ante la posibilidad que el cargo sea ocupado por un árabe, la salida de estos dos países, sirve de excusa para lanzar un mensaje a los países miembros, aún indecisos, respecto a que lo “políticamente correcto” para los intereses norteamericanos es el apoyo a la candidatura de la Sra. Azoulay. El triunfo de un candidato árabe sería intolerable para Tel Aviv, socio ideológico de la administración norteamericana. Al final, hoy 14 de Octubre de 2017, el primer resultado señala que el Comité Ejecutivo en pleno respaldóla candidatura francesa y la presentará ante la Conferencia General el 10 de Noviembre de 2017. Pareciera allanarse el camino para una solución negociada que permita el retorno de EEUU e Israel a la UNESCO.


Llama la atención que sea una Ex Ministra de Cultura quien dirigirá los destinos de UNESCO, quien tendrá de partida el desafío de enfrentar las voces que plantean que UNESCO debe dejar la agenda educativa y concentrarse en la cultura y la comunicación. Apuesto a que el voto mayoritario del Comité Ejecutivo a su favor, apunte a fortalecer la agenda educativa de UNESCO, pero la última palabra al respecto la tendrá la nueva DG UNESCO.


Segundo, en cualquier caso, gane quien ganela elección para la Dirección General de la UNESCO -en una victoria cantada ante la Conferencia General de Noviembre de 2017- la real agenda del capitalismo mundial en materia educativa la expresa la actual Secretaria de Educación de la Administración de Trump, la Sra. Betsy DeVos, quien impulsa el modelo de educación en casa, de virtualización de los procesos educativos, de mercantilización de la actividad escolar, de la educación como un servicio, elementos asociados a un desarrollo de lo educativo en la vorágine que anuncia la cuarta revolución industrial.La nueva Directora General de la UNESCO, estará altamente tensionada por las mutaciones neoliberales del siglo XXI, el impacto de la cuarta revolución industrial y su incidencia en los sistemas escolares; esperemos que le permitan navegar de manera autónoma en este mar sacudido por la tormenta de las incertidumbres civilizatorias y la transformación del modo de producción capitalista.


El escenario ideal para los EEUU es que la agenda educativa la determinen los órganos económicos globales a partir de las orientaciones del G8; es decir, la disolución de las responsabilidades educativas de UNESCO; veremos hacia donde apuntará la gestión de la inminente nueva figura central del organismo multilateral educativo. Para los pueblos del mundo, para las maestras y los profesores, para la juventud, los niños y niñas que sueñan con un mañana más justo, libre y solidario, la UNESCO representa la organización con mayor capacidad para garantizar educación para la inclusión y la democratización del conocimiento, indispensables para un mejor futuro, por ello no dudamos en defender las enormes potencialidades de un espacio como ese para un mañana de paz e igualdad en el mundo. Por los momentos, le deseamos éxitoa la Sra. Azoulay, esperando que su gestión se oriente a la satisfacción de las aspiraciones y necesidades educativas de los mas humildes de la tierra. Si esa es su orientación, seguro estoy que coincidiremos en el trabajo de defensa de la educación pública, gratuita, popular y de calidad.

Publicado enCultura
Sábado, 19 Agosto 2017 16:35

De los dichos a los hechos

De los dichos a los hechos

La confrontación política venezolana ha entrado en una nueva fase, caracterizada porque las partes en conflicto asumen posiciones más fuertes y definidas, y del discurso han pasado a los hechos para acorralar al adversario, mientras en el entorno internacional los gobiernos se comprometen con decisiones y medidas: un grupo de países a favor y otro en contra del presidente Nicolás Maduro.

 

La Asamblea Nacional Constituyente (Anc) convocada por el presidente, Nicolás Maduro, se instaló y de inmediato traspuso la línea divisoria entre las advertencias y los hechos: se declaró por encima de todos los poderes existentes en Venezuela, asumió funciones y ocupó espacios del parlamento, removió a la fiscal general y creó una comisión de verdad, justicia y reconciliación para dirimir responsabilidades en la violencia que ha marcado la lucha política en el país petrolero.


Esas primeras medidas fueron adoptadas de modo relámpago, por unanimidad y sin debate, en las dos primeras sesiones de la Constituyente, instalada el 4 de agosto tras elegirse el 30 de julio. Sus 545 integrantes son partidarios del oficialismo, pues la oposición boicoteó la convocatoria y la elección.


En el plano internacional también se definieron posiciones. Cancilleres de 12 países americanos reunidos en Lima el pasado martes 8 produjeron una declaración de condena al gobierno de Maduro y a la Constituyente por la “ruptura del orden democrático”, y también pasaron de sólo hacer llamados a tomar medidas para aislar y presionar a Caracas.


Esos gobiernos son los de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú. Los de Uruguay, Jamaica, Grenada, Guyana y Santa Lucía participaron en la cita limeña, pero no suscribieron el texto (véase nota en página 4). Estados Unidos y la Unión Europea apoyan la crítica, y en particular Washington prepara sanciones sobre Caracas, pues ya califica a su gobierno como “una dictadura”.


Por otro lado, el mismo día se reunió en Caracas el consejo político (cancilleres) de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), con representantes de Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, El Salvador, Grenada, Haití, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela. Hubo rechazo a las sanciones estadounidenses sobre autoridades venezolanas y nueva exhortación al diálogo entre gobierno y oposición.


Mientras, en el país no hay reposo para la sucesión de acontecimientos: en la última semana se produjo un ataque de militares disidentes a un estratégico cuartel, con robo de armas, varios muertos, heridos y detenidos; emblemáticos políticos presos fueron devueltos de la cárcel militar a situación de arresto domiciliario; un general ex jefe del Ejército fue sacado de prisión y está “desaparecido”; la fiscal general fue destituida y en su lugar asumió el defensor del pueblo; se reagrupan los “chavistas no-maduristas”; la Sala Constitucional del Tribunal Supremo destituye, inhabilita y arresta a alcaldes opositores que no impiden las protestas callejeras en sus municipios; el alto mando de las fuerzas armadas ratifica su declaración como antimperialista y su apoyo a Maduro ya la Constituyente; y la oposición, pese a declararse en desobediencia, recoge el guante lanzado por el poder electoral y acepta inscribir candidatos para las elección de gobernadores regionales el próximo diciembre.

 

CONSTITUYENTE RELÁMPAGO.


La asamblea convocada por el presidente Maduro se instaló en el Salón Elíptico, un espacio cargado de símbolos y obras de arte en el capitolio local, que también es sede de la Asamblea Nacional, el parlamento de mayoría opositora y en el que no participan desde enero los diputados del oficialismo. Su labor será reescribir la Constitución de 1999, impulsada por el fallecido líder Hugo Chávez, y a la vez dictar leyes y decretos para reestructurar la vida política, económica e institucional del país. Su primer rasgo distintivo ha sido la celeridad; dejó atrás la discusión numérica sobre la participación en las elecciones, votos nulos (estas cifras no han sido publicadas) o resultados de cada mesa o centro de sufragio, y se instaló cuatro días después de la elección.


La ex canciller Delcy Rodríguez fue elegida presidenta, y Aristóbulo Istúriz e Isaías Rodríguez, quienes fueron vicepresidentes de la Constituyente de 1999, repitieron en esos cargos. Un día después, sin discusión y con votación a mano alzada, la novel asamblea destituyó a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, opuesta a que se eligiese esa Constituyente, y la remplazó por el hasta ahora defensor del pueblo, Tarek Saab. En la siguiente sesión produjo un acuerdo en respaldo a las fuerzas armadas, uno de cuyos cuarteles sufrió un ataque armado, y se declaró superpoder al que deben someterse todos los poderes constituidos, es decir, Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y el poder Moral o Ciudadano, que integran la fiscalía, la contraloría y la defensoría del pueblo. Delcy Rodríguez anunció que ya se aprobó un decreto para “garantizar el pleno funcionamiento institucional de la Asamblea Nacional Constituyente en armonía con los poderes públicos constituidos” y establecer que “todos los organismos del poder público quedan subordinados a las decisiones de la Asamblea Constituyente”. Recordó el penúltimo artículo de la Constitución de 1999 según el cual “el poder constituido no podrá impedir ni obstaculizar las decisiones que asuma el poder constituyente originario”.


SORPRESA EN EL FUERTE.


La madrugada del domingo 6 un grupo de individuos traspasó bajo engaño un puesto de policía del Fuerte Paramacay, asiento de una brigada blindada del Ejército en Valencia, urbe industrial 100 quilómetros al oeste de Caracas. Los asaltantes llegaron hasta el parque de armas y se entabló un combate a tiros con los defensores del arsenal, oído por habitantes de la zona, con el resultado de dos atacantes muertos, varios heridos, así como algunos efectivos leales, y ocho detenidos, entre ellos un oficial desertor.


El Ministerio de Defensa reconoció que un grupo logró huir con algunas armas, sin confirmar ni desmentir a medios locales que dieron cuenta del robo de 93 fusiles AK-103 de fabricación rusa, cuatro lanzagranadas y algunas pistolas y municiones. El gobierno informa que los cuerpos de seguridad están abocados a buscar las armas y a los asaltantes. Un teniente del Ejército, José Gutiérrez, está entre los detenidos.


El episodio dio pie a 24 horas de versiones contradictorias, especulaciones y rumores. Circuló un video en el que un capitán retirado de la Guardia Nacional, Juan Caguaripano, se atribuyó la acción como preámbulo de alzamientos en varias unidades militares, las que no se produjeron. En Valencia algunos civiles salieron a manifestar apoyo a los supuestos militares rebeldes, y al dispersarlos fuerzas antimotines se registró un muerto.
Dos días después, la Asamblea Constituyente invitó al alto mando militar para apoyarlo frente al ataque en Paramacay. Allí el general Vladimir Padrino, ministro de Defensa, sostuvo que “gente de la partidocracia de la cuarta república (antes de la llegada de Chávez al poder en 1999) quisiera seguir viendo a generales cuidando sus fincas o grandes empresas. No se ha entendido que son las fuerzas armadas para garantizar la independencia nacional, y de allí su carácter antimperialista”.


PRESOS VAN Y VIENEN.


Mientras se persigue a los asaltantes, el general retirado Raúl Baduel, quien fue comandante del Ejército y ministro de la Defensa de Chávez antes de romper con el líder en 2007, fue sacado de su celda en una prisión militar cerca de Caracas y llevado con rumbo desconocido, según sus familiares. Baduel, quien purgó siete años de cárcel por desvío de fondos cuando fue ministro, fue inculpado el pasado marzo de traición a la patria e instigación a la rebelión. Se ignora si puede haber alguna relación entre su repentino traslado y los hechos de Paramacay.


Los dos presos civiles más emblemáticos, Antonio Ledezma, alcalde mayor de Caracas, y Leopoldo López, líder del partido opositor Voluntad Popular, estaban bajo arresto domiciliario, el cual aprovecharon para grabar videos animando la protesta política. Fueron llevados por dos días a la cárcel y, en otra madrugada, de nuevo devueltos a sus domicilios.


Entretanto, la Sala Constitucional del Supremo, actuando como tribunal penal, ha destituido, inhabilitado para ejercer cargos y ordenado prisión de 15 meses para alcaldes opositores que han tolerado en sus municipios las protestas callejeras con cierres de vías. Los opositores ganaron 70 de los 335 municipios del país hace cuatro años. Trece de ellos han sido castigados por el Supremo y distintas autoridades han tomado medidas contra otros 30. Algunos huyeron al exterior, otros quizá permanecen en la clandestinidad y varios están tras las rejas.
RECOGIENDO EL GUANTE.


Al convocar la Constituyente en mayo, el poder electoral anunció elecciones para gobernadores de los 23 estados del país el próximo 10 de diciembre. Los mandatarios regionales, 20 oficialistas y tres opositores, tienen el período cuatrienal vencido desde finales de 2015. Con el viento de la opinión pública a favor, según las encuestas conocidas, la oposición debería ganar la mayoría de las gobernaciones, sobre todo las de los estados más urbanizados y poblados.


La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (Mud), que desconfía del poder electoral y clama porque se cambie su directiva, quedó atrapada en una discusión acerca de si debía participar en la elección de gobernadores a pesar de denunciar desde hace años ventajismo y fraude por parte del Ejecutivo y el propio Consejo Nacional Electoral (Cne).


El socialdemócrata Henry Ramos Allup, jefe del partido Acción Democrática, y Henrique Capriles, ex abanderado presidencial y líder del partido Primero Justicia (centro), cortaron el debate anunciando que presentarían candidatos, y tras ellos la mayoría de las restantes organizaciones decidieron aceptar el desafío de presentarse a los comicios. Posiblemente dos o tres grupos pequeños se mantendrán al margen.


La oposición espera presentar candidaturas unitarias en todos los estados, una táctica que le permitió ganar la mayoría del parlamento en 2015, con la tarjeta (colores y símbolos) de la Mud, como si la coalición fuese un solo partido. El Cne anunció que en siete de las 23 circunscripciones la coalición no podrá inscribir candidatos, porque en ellas pesan sobre la Mud medidas de suspensión de su cualidad electoral. Esas medidas provisionales fueron dictadas por tribunales locales que estudian denuncias de irregularidades cuando la Mud recogió el año pasado firmas para solicitar un referendo revocatorio del mandato presidencial, que no se produjo. Eso no significa que no pueda haber candidatos opositores en esos estados, sino que los de un partido deberán cobijarse bajo la bandera de otro.


El presidente Maduro ha saludado como positiva la decisión de los dirigentes opositores de acudir a las elecciones regionales. Una directora del Cne, Socorro Hernández, advirtió en una reciente entrevista que, de todas maneras, el proceso de elección de gobernadores de diciembre deberá atender las decisiones que adopte la Asamblea Nacional Constituyente.


OPOSICIÓN DE IZQUIERDA.


Un foro en el que coincidieron la fiscal Ortega, líderes de oposición y del denominado “chavismo crítico” animó a grupos y figuras que siguieron al comandante-presidente fallecido en 2013 a conformar un frente democrático bolivariano. El propósito es “convocar a todos los sectores críticos del gobierno de Maduro y de la conducción política de la Mud para articular esfuerzos en defensa de la Constitución” de 1999, según dijo el politólogo Nicmer Evans, uno de sus animadores.


El nuevo frente ya integra a los grupos Movimiento por la Democracia y la Inclusión, de Evans; Movimiento Desafío de Todos, del general retirado Miguel Rodríguez, un cercano colaborador de Chávez; la Asociación Nacional de Redes y Organizaciones Sociales, que dirige el diputado Germán Ferrer, esposo de Ortega; y el bloque de chavistas críticos que ya tiene tres diputados en el parlamento y al cual se sumó Marcos Padovani, del grupo Redes, quien era suplente de un diputado que renunció a su curul para integrarse a la Constituyente.


También se mantienen en actitud crítica, frente a la Constituyente y las políticas económicas de Maduro, los ex ministros e intelectuales de la Plataforma por la Defensa de la Constitución, el grupo chavista Marea Socialista y el pequeño Partido Socialismo y Libertad, de orientación trotskista.


PRESIÓN INTERNACIONAL.


Además de denunciar una “ruptura del orden democrático” los 12 países –de los 17 que asistieron a la reunión en Lima– avisaron en su declaración que desconocerán a la Asamblea Constituyente y los actos que emanen de ella, en tanto dan “pleno respaldo y solidaridad a la Asamblea Nacional”, el parlamento elegido en 2015. Expresaron solidaridad con la fiscal Ortega y condenaron “la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente” en Venezuela. El duro texto anunció que seguirán más medidas diplomáticas y respaldó la decisión del Mercosur de suspender a Venezuela del bloque en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático.


En Caracas, entretanto, el consejo político de Alba felicitó al pueblo venezolano por la jornada democrática del 30 de julio, aunque el texto de su declaración no mencionó expresamente el reconocimiento de la Constituyente y su supremacía. Insistió en que “sólo compete a los venezolanos superar sus dificultades, sin intromisión”, y centró su crítica en las sanciones financieras estadounidenses contra autoridades de Caracas, incluido Maduro.


Tanto los 12 cancilleres como Alba abogaron por una negociación o diálogo entre gobierno y oposición que busque salidas pacíficas. En Lima se insinuó la creación de un grupo de países amigos que ayude en esa búsqueda y en Caracas se recordó la oferta de la Comunidad del Caribe (Caricom) anglohablante de actuar como facilitador o mediador. Grenada, presidente de turno de la Caricom, se hizo representar en Caracas y en Lima.


Entretanto, llegan las sanciones. Un día antes de la reu-nión de Lima, Washington declaró, por boca de la portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert, que “no reconoce la legitimidad de la Asamblea Constituyente” porque es “un producto ilegítimo de un proceso defectuoso diseñado por un dictador” para perpetuarse en el poder. A la cita limeña no se invitó a Estados Unidos porque el convocante, Perú, estimó que podría dificultar en vez de agilizar los acuerdos, pero Washington monitoreó la cita. Al día siguiente, otros ocho responsables oficialistas recibieron la sanción que la Oficina para el Control de Activos Extranjeros estadounidense (Ofac, por sus siglas en inglés) ya había dispuesto para dos grupos de autoridades civiles y militares de Venezuela: congelación de cuentas y bienes en Estados Unidos, prohibición de realizar transacciones con firmas estadounidenses. Esta vez entre los sancionados quedaron Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo; Herman Escarrá, profesor de leyes y uno de los guías de la Constituyente; y Bladimir Lugo, el coronel que, estando a cargo de la unidad que custodia el capitolio, fue grabado cuando gritaba y empujaba al presidente del parlamento, el dirigente opositor Julio Borges. Todo un símbolo de cómo se van definiendo las posiciones fuera de las fronteras de Venezuela.

Publicado enInternacional
Martes, 15 Agosto 2017 06:54

Buscando “aislar a Venezuela”

Buscando “aislar a Venezuela”

El vicepresidente norteamericano dijo que espera encontrar “una solución pacífica” y concertada con sus aliados de América latina para la crisis venezolana. Tras su visita a Colombia llega a la Argentina.

 

Estados Unidos espera encontrar una “solución pacífica” y concertada con sus aliados en América Latina para la crisis en Venezuela, afirmó ayer el vicepresidente Mike Pence tras reunirse con el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos. Sus palabras llegan después de que el gobierno venezolano recibiera amplios respaldos en la región tras la amenaza de Donald Trump de intervenir militarmente.


“El presidente (Trump) tiene confianza que, al trabajar con nuestros aliados en América latina, vamos a poder lograr una solución pacífica a la crisis que enfrenta el pueblo venezolano”, dijo Pence a través de un intérprete, en la ciudad de Cartagena de Indias, adonde llegó ayer en el marco de una gira regional.


Pence matizó la advertencia que lanzó el viernes el presidente republicano acerca de una “posible opción militar” contra el gobierno de Nicolás Maduro, fuertemente criticado por instalar una Asamblea Nacional Constituyente en medio de la severa crisis política y económica en Venezuela.


Según el vicepresidente estadounidense, Washington seguirá empleando “el poder político y económico” contra el gobierno de Maduro hasta que se restaure la democracia en Venezuela. “Venezuela está camino a la dictadura y, como dijo el presidente Trump, Estados Unidos no va a quedarse quieto. Vamos a seguir trabajando con las naciones del hemisferio hasta que se restaure la democracia para el pueblo venezolano”, enfatizó.


El funcionario norteamericano se refirió a las recientes sanciones adoptadas por Washington contra miembros del gobierno venezolano, incluido Maduro, y dijo que puede haber más. “Vamos a seguir tomando acciones hasta que el régimen de Maduro restaure la democracia, celebre elecciones y les dé libertad a los opositores políticos”, afirmó.
Y continuó Pence: “Vamos a seguir con nuestros esfuerzos para aislar a Venezuela económica y diplomáticamente y supongo que va a haber sanciones adicionales bastante pronto”.


El vicepresidente estadounidense añadió que su gira por Colombia, Argentina, Chile y Panamá busca precisamente aunar esfuerzos para “lograr la restauración de la democracia de Venezuela por medios pacíficos”.


Previamente, Santos le había pedido a su invitado desechar la posibilidad de una opción militar frente a Maduro. “Le expresé al vicepresidente Pence que la posibilidad de una intervención militar no debe ser contemplada. Ni Colombia ni América latina –desde el sur del Río Grande hasta la Patagonia– podrían estar de acuerdo”, afirmó el mandatario colombiano.


Es que desde el Mercosur hasta México, desde los países aliados de Maduro hasta los socios de Washington, la región en su conjunto no dudó en rechazar la declaración belicosa e intervencionista de Trump.


Otro de los temas que trataron Santos y Pence fue el del aumento de los cultivos ilícitos en Colombia, que, según la Casa Blanca, alcanzaron en 2016 la cifra record de 188.000 hectáreas, con una producción potencial de cocaína de 710 toneladas métricas. Al respecto el jefe de Estado colombiano reconoció el incremento en las siembras ilegales, lo cual definió como “una preocupación”.


Aunque inicialmente se había informado de que la visita de Pence a Colombia incluía también a Bogotá, finalmente se aclaró que de Cartagena viajará directamente hoy hacia Argentina. Anoche, Santos y Pence acudieron a una cena en la que participaron miembros del Consejo de Negocios Colombia-Estados Unidos, creado en mayo de este año.
La gira, que llevará igualmente a Mike Pence a Chile y Panamá, busca reforzar la estrategia de Washington de aislar a Venezuela con el apoyo de sus aliados.


La agenda de EE.UU. con Colombia

Coca, paz y Caracas

Por Katalina Vásquez Guzmán


Los Estados Unidos están con Colombia. Fueron las primeras palabras de Mike Pence en una declaración conjunta realizada desde Cartagena, tras el encuentro de ambos gobiernos. Venezuela, cultivos de coca, seguridad en el posconflicto y alianzas comerciales fueron los temas de la agenda del vicepresidente de Estados Unidos en Colombia. Mike Pence pasó por el país en visita oficial como parte del fortalecimiento de las relaciones diplomáticas. Para muchos, su presencia en medio de la crisis en Venezuela trajo un mensaje directo que recuerda al gobierno bolivariano con quién está tomado de la mano Estados Unidos en este continente.


Tras la reunión de casi dos horas que sostuvieron Pence y Santos, el Presidente destacó que el funcionario arriba justo en momentos en que está terminando la dejación total de las armas de las FARC. “Eso constituye -ni más ni menos- el fin de la guerra. Y ya emprendimos un proceso de reintegración de los antiguos integrantes de esa guerrilla a la vida civil”, le explicó Santos destacando el apoyo que Estados unidos ha brindado al proceso. También el mandatario colombiano fue enfático en decir que ambos países tienen una “responsabilidad compartida” en la cadena del narcotráfico, aludiendo a que esa potencia es una de las principales consumidoras de cocaína en el mundo. Santos le precisó a Pence que, en una primera fase de erradicación forzosa la cual está siendo rechazada por los cultivadores, se acabará con unas 100 mil hectáreas de coca. De esas ya van 27 mil, aseguró, diciendo que 12 mil hectáreas se sustituirán de forma voluntaria. También le recordó al funcionario estadounidense que la llegada de norteamericanos aumentó en 16% el año 2016 en Colombia, y por tanto es preciso continuar fortaleciendo relaciones. Más aún en momentos en que en Venezuela arrecia la violencia.

“América es un continente de paz. Manténgamoslo así” insistió Santos a Pence para no realizar una salida militar en el vecino país. Por su parte, Pence aseguró que “seguiremos trabajando directamente con el Gobierno de Colombia para reforzar el sistema judicial, y poder afrontar estos temas de manera más eficaz” también que eStados unidos seguirá tomando decisiones para abordar la demanda que nuestro país tiene en temas de drogas. También en lo relativo a seguridad fronteriza. Lo que dejó lugar a muchas interpretaciones. “Colombia hoy en día representa el futuro de América Latina’, agregó el vicepresidente norteamericano echándole flores a la gestión de Santos en cuyo “liderazgo”, dijo “Colombia hoy en día representa el futuro de América Latina”. Para Estados Unidos, se trata de “un futuro de libertad, seguridad y también prosperidad, y Estados Unidos está junto a ustedes”. Pence dijo que Colombia tiene en Estados Unidos al mejor socio recalcando que seguirán apoyando la paz de este país hoy en momentos de esperanza y de oportunidades para el pueblo colombiano. Y mientras Estados Unidos se pavoneaba en Colombia, en Venezuela Nicolás Maduro ordenó ejercicios militares “ante amenaza de Trump”. Los ordenó para el próximo 26 y 27 de agosto pero sin detallar en qué lugares. “Trump go home, que se escuche hasta Washington”, gritó Maduro.

 

Publicado enInternacional
Tras la aprobación de la ANC: fiesta en el oeste y disputa entre los opositores

Aprobado ya el nuevo órgano legislativo, entramos en otra fase que, previsiblemente, será muy similar a esta-


La política venezolana es aquello que ocurre mientras que un periodista realiza el recorrido este-oeste en mototaxi tantas veces que se siente como una pelota de ping pong rebotando entre raqueta y raqueta. Ayer, nueva jornada decisiva. Otra vez, Caracas rota en dos. Nada que no hayan leído en los últimos días. Seguro que adivinan la división, pero se la recuerdo. En el oeste, partidarios de Nicolás Maduro celebrando la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente. Tremenda rumba. En el este, opositores recibiendo gases lacrimógenos y clamando contra una iniciativa del Gobierno que ya es un hecho. Básicamente, la misma parafernalia de las últimas semanas. Aprobado ya el nuevo órgano legislativo, entramos en otra fase que, previsiblemente, será muy similar a esta. Al final, “la constituyente fue”, el Ejecutivo no cayó y el dólar sigue subiendo en el mercado negro. Ayer, 18.000 bolívares.

Una de las grandes virtudes del chavismo es las rumbas que monta. Cada mitin, manifestación, acto o convocatoria es un fiestón, con camiones atronando las canciones revolucionarias, gente bailando y los tragos fluyendo generosamente. Ayer no fue diferente. No todos los días se monta una constituyente, así que era necesario exhibir músculo. Por eso, desde primera hora, el centro de Caracas era una especie de ruidosa “free party” con camisetas rojas. Un escenario bien distinto al del este, donde nos acercaremos luego y en el que volaban los botes de humo.

La de la calle y la movilización para arropar a la asamblea es la parte, digamos, folklórica. En la asamblea, sin embargo, se desarrollaba la institucional. Desde el punto de la mañana, los 545 delegados tomaban posesión de su puesto e inauguraban el período constituyente. Se esperaba que los diputados opositores, los que fueron elegidos en 2015 y configuran una mayoría declarada en desacato por el Tribunal Superior de Justicia, se atrincherasen en el Palacio Federal Legislativo. No lo intentaron. Cuando llegaron los asambleístas con cuadros de Hugo Chávez y Simón Bolívar, tal y como había anunciado Diosdado Cabello hace dos semanas, el hemiciclo estaba vacío. También es verdad que en las últimas jornadas la Guardia Nacional se había desplegado en la zona, por lo que quizás tampoco hubiesen podido entrar.

Primera clave del día. Delcy Rodríguez, excanciller, es la elegida para presidir la asamblea. Una figura amable, interlocutora en la negociación con los opositores auspiciada por el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, y con capacidad para dialogar con la Mesa de la Unidad Democrática. Habrá que ver para qué le sirve eso, ya que los opositores no están presentes en este órgano, donde únicamente hay diputados chavistas. Su discurso no aportó novedades (llamamiento al diálogo, advertencias a la oposición), más allá de anunciar que hoy se celebrará la primera sesión.

Segunda clave. Por el momento no habrá la imagen de diputados opositores siendo sacados por la fuerza del palacio legislativo. Existía la duda sobre qué haría la constituyente con la asamblea de 2015, si ordenaría su disolución. No por ahora. Así que convivirán las dos cámaras. Claro, que la recién elegida tiene un estatus superior, ya que se ubica por encima del poder de todo resto de las instituciones. Además, cabe recordar que la asamblea ordinaria estaba ya declarada en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia, lo que le convertía en un ente sin funcionalidad práctica.

“Esto va a unir la esperanza y la fortaleza de tener propuestas de los distintos grupos de la sociedad venezolana. Esta es una oportunidad para expresar lo que queremos alcanzar”. Andrea Sánchez participaba en la caravana hacia la asamblea y ponía énfasis en una idea: no buscar revanchismos. En la calle, los partidarios del presidente, Nicolás Maduro, dan por seguro que salen de esta crisis. Así que ya están gestionando el “post”, es decir, cómo relacionarse con una oposición que sigue en la calle pero a la que se le ha ofrecido una salida: participar en las elecciones a gobernadores del 10 de diciembre.

Ese es uno de los grandes debates que se mantienen en el otro lado de la ciudad. Son las 14.00 horas y Altamira registra una entrada floja. Es cierto que hay más manifestantes que en jornadas previas, pero no es la multitud que se congregó en las primeras jornadas de protestas, allá por mayo. Hay desazón. Llevan semanas asegurando que “la constituyente no va” y han terminado por comprobar que para frenar a un Estado se necesita más que anhelos. Por eso, se revuelven unos contra otros. “La calle se enfrió un poco desde el domingo. Hoy se espera que activemos un poco la calle, pero hay descontento con algunas de las directrices de los partidos opositores, lo que está provocando apatía”. Rubén Darío Gil es uno de estos personajes peculiares que surgen en torno a las protestas. Muestra sus heridas de guerra y reconoce que hoy no podrá marchar por un golpe recibido hace unos días. No se corta en cuestionar a sus dirigentes. “Hay una cierta sensación de traición por parte de la militancia”, afirma. En su opinión, las dudas sobre presentarse o no a las elecciones a gobernadores de diciembre está matando al movimiento.

Quienes sí que están enfadados con esta idea son los jóvenes pertenecientes a la denominada “resistencia”, chavales que han sido utilizados como ariete en primera línea pero ahora se sienten abandonados. “No hay liderazgo. Hay discusiones internas en la MUD, a partir de las elecciones a la constituyente parece que se disolvieron, falta liderazgo”, aseguraba un chaval con capucha que, obviamente, no quería ser identificado.

En realidad, tanto Gil como el adolescente embozado se equivocaban. Minutos después irrumpiría en la plaza un bloque de manifestantes donde se encontraban los opositores más conocidos. Ahí estaba Carlos Ocariz, alcalde del municipio Sucre, o Freddy Guevara, vicepresidente de la Asamblea Nacional y quien ejerce de “pitbull” ante el encarcelamiento de Leopoldo López. El objetivo de la marcha era llegar a la sede de la asamblea. Aunque ya sabían que no lo harían. La dinámica no ha cambiado desde hace meses. La oposición convoca una protesta desde el este hacia el oeste, la Guardia Nacional Bolivariana monta un cordón, la dispersa y los opositores ni se acercan. Así ocurrió ayer en la avenida Francisco Miranda, en Chacaíto, que es algo así como la frontera imaginaria que une los barrios opositores con los más proclives al chavismo. Hay una parte de la que no suele hablarse. Opositores y chavistas se tienen ganas y es mejor no pensar qué ocurriría si, en lugar de interceptar la manifestación, los uniformados permitiesen que ambos bloques chocasen en el centro de Caracas.

Superada la enésima jornada decisiva, queda esperar qué se decidirá hoy en la primera sesión de la asamblea constituyente. Ahí comenzarán a verse prioridades. Por el lado opositor, será el lunes, con la apertura de las candidaturas para los comicios, el día clave. La crisis está lejos de resolverse así que nos espera una larga temporada con jornadas clave como la de ayer.

 

Caracas

05/08/2017 11:30 Actualizado: 05/08/2017 11:30

Alberto Pradilla

 @albertopradilla


Los 500 asambleístas sesionaron en la Legislatura venezolana; Delcy Rodríguez fue elegida presidenta del cuerpo


La Asamblea Nacional Constituyente quedó instalada

Página12


La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela quedó formalmente instalada ayer como órgano plenipotenciario, con integrantes únicamente del oficialismo y la ex canciller Delcy Rodríguez como titular.


“Se ha instalado una Asamblea Nacional Constituyente con poder para actuar. Empezaremos a actuar desde mañana. No se sorprendan”, aseguró en su discurso Rodríguez, de 48 años, quien tomó juramento como presidenta, vestida de rojo, con una bandera venezolana en la mano y la Carta Magna que se va a cambiar. Con un gran retrato del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y del libertador Simón Bolívar, Rodríguez ingresó, con el dirigente Diosdado Cabello y la primera dama Cilia Flores (también asambleístas), al salón elíptico del Palacio Legislativo, ante los asambleístas elegidos y la plana mayor del chavismo.


Éste órgano plenipotenciario se instaló y comenzará a sesionar hoy por tiempo indefinido, en el salón elíptico frente al hemiciclo donde realiza sus debates el Parlamento de mayoría opositora. Según Maduro, su Constituyente sacará al país petrolero de la profunda crisis económica que agobia a los venezolanos. Los partidarios del presidente celebraban en las calles céntricas de Caracas la puesta en marcha de la asamblea constituyente.


Los 500 asambleístas entraron a la sede con rosas rojas, al canto de “volvió, volvió”, festejando el regreso del chavismo a la Asamblea tras el triunfo parlamentario opositor en el 2015. Una vez dentro, se escuchó la versión del himno nacional interpretado por Chávez, una grabación que acompaña la mayoría de los actos oficialistas. En los alrededores del palacio, camiones con música y militantes y simpatizantes oficialistas con camisetas rojas esperaron para ver la llegada de los integrantes del nuevo cuerpo.


El asambleísta Fernando Soto Rojas encabezó el acto de instalación. “Debe constituirse el Estado para liberar a la nación de toda dominación, opresión, explotación extranjera y de la burguesía nacional”, remarcó Soto Rojas. Después, a propuesta de Cabello y con el voto unánime de los constituyentes presentes, la ex canciller Rodríguez fue elegida titular del cuerpo, mientras que el ex vicepresidente Aristóbulo Istúriz y la ex fiscal Isaías Rodríguez serán los número dos y tres, respectivamente, de la Asamblea. Un rato antes, un tribunal había declarado nula la solicitud del Ministerio Público (MP) de anular la instalación de la Constituyente. “El pueblo hoy regresa a la Asamblea de donde no tenía que salir”, dijo Euclides Vivas, de 72 años, con un distintivo en el pecho que rezaba “No al fascismo”, en una marcha de simpatizantes del gobierno en las afueras del Legislativo.


“¿Juran ustedes defendernos de las agresiones imperialistas, de la derecha traidora?”, preguntó retóricamente Rodríguez a los diputados. Un poco más tarde, en su discurso inicial, la presidenta de la Constituyente pidió a sus colegas agradecer al convocante “Nicolás Maduro, que hoy se hizo gigante”. Maduro no asistió al evento, en un gesto para escenificar la soberanía e independencia de la nueva Asamblea frente a los poderes constituidos. “Vinimos aquí no a destruir nuestra Constitución, sino a eliminar todos los obstáculos que nos han impedido materializar algunos de sus avances”, aseguró Rodríguez. Con ello no sólo ratifica el propósito de arrase de la resistencia que anima este proceso, sino que, sobre todo, responde las críticas de sectores disidentes del chavismo que tomaron distancia pública de la Constituyente, señalando que se pretende aniquilar la Constitución original del ex presidente Chávez (la vigente, que es de 1999) para perpetuar en el poder a Maduro.


Rodríguez advirtió también a la oposición que esta Constituyente llegó para hacer justicia, puntualizando que sus líderes correrán con las consecuencias si no se deciden a hacer acción política. Dijo que desde el sábado empezarán a tomar medidas: “No se sorprendan porque ya llegó el poder Constituyente”. Por su parte, Soto Rojas, que fue presidente del Parlamento antes de la victoria por mayoría absoluta de la oposición, adelantó que la Constituyente avanzará hacia la construcción de una sociedad sin clases sociales y unos medios de producción regidos por los principios de justa distribución de los bienes y servicios. En su discurso, Rodríguez además advirtió a los dirigentes de la oposición, calificándolos de fascistas, que les llegará la justicia. “A la derecha violenta: Si no toma el camino democrático y de la acción política, se impondrá la justicia”, aseguró.


A su vez, la ex canciller afirmó que esta asamblea logró romper la fase más oscura de la dictadura que desde la derecha trataba de impedir el derecho al voto y el derecho al libre tránsito, en referencia a los cortes de calles promovidos por la oposición para protestar contra la Constituyente. Rodríguez recrimina a la oposición ser un grupo minoritario que busca una restauración neoliberal a costa y al precio que sea y dice que esparce ideas falsas sobre lo que ocurre en el país: “En Venezuela no hay hambre, en Venezuela hay voluntad, aquí no hay crisis humanitaria, aquí hay amor”, señaló.

Publicado enInternacional