¿Por qué Trump declara la guerra a Nicolás Maduro?

La acusación de William Barr, fiscal general de Estados Unidos, contra Nicolás Maduro, de "haber participado en una asociación criminal que involucra a una organización terrorista extremadamente violenta, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en un esfuerzo por inundar Estados Unidos de cocaína" y la recompensa para su "arresto" de 15 millones de dólares que anunció Mike Pompeo, secretario de Estado, constituye, en los hechos, una declaración de guerra de Donald Trump contra Venezuela.

El marco en el que Trump realiza esta declaración se caracteriza por un desplome extraordinario de los precios internacionales del petróleo que han colocado la cotización del petróleo tipo Brent en 27. 51 dólares –similar al precio promedio nominal de 1999–, sobreproducción de petróleo en los mercados internacionales, producción inédita de Estados Unidos superando los 13 millones de barriles por día, los descuentos y la decisión de incrementar la producción de Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Kuwait, cuyos gobiernos son aliados incondicionales y subordinados a Estados Unidos, hundimiento de la economía mundial en una gran depresión por el freno que apuntaló la pandemia del coronavirus (Covid-19) de la actividad industrial, comercial y financiera.

No es casual que Trump escoja este momento para reforzar su ofensiva para derrocar al presidente de Venezuela. China, que es uno de los principales aliados de Venezuela y se encuentra a la defensiva, concentrado en restablecer sus actividades que fueron paralizadas en muchas de sus principales ciudades para frenar el ritmo de propagación del Covid-19. Rusia e Irán, también aliados de Venezuela, van a tardar en sacudirse el impacto del desplome de sus ingresos petroleros y, además, en el caso de Irán, persiste el bloqueo comercial que le ha impuesto Estados Unidos.

Sin embargo, lo más importante y que ya anticipaba el freno del exponencial crecimiento de su producción petrolera entre 2015 y 2017, es que ésta se mostró muy sensible con precios inferiores a 60 dólares por barril al estancarse su producción; el desplome actual de los precios al retirar a muchos de sus productores amenaza su actual volumen de producción.

Adueñarse de las reservas petroleras de Venezuela, las más importantes del mundo, en el escenario de un eventual derro­camiento de Nicolás Maduro, aunque tuviera que sacrificar a sus productores petroleros internos, concentrados en el fracking, no le importaría, pues en un horizonte de largo plazo estima disponer de una mayor seguridad de abastecimiento, desestimando la decidida batalla que darán el pueblo y el ejército venezolano de cada metro de su territorio frente a sus bombas y mercenarios.

Dentro de este plan contra Venezuela, Irán y Rusia se inscribe la reunión a que convocó a principios de marzo, en la Ciudad de México, el embajador estadunidense a diplomáticos de Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España y Países Bajos para concertar acciones ante las decisiones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador al considerar que "erosionan las bases legales de los contratos de miles de millones de dólares firmados en la administración de Enrique Peña Nieto".

Detener la puesta en marcha de la declaración de guerra de Donald Trump, a través de las irresponsables acusaciones de integrantes de su gobierno, que no tienen mayor validez y sustento a las que utilizaron para ahorcar a Saddam Hussein y asesinar a Muhamar Kaddafi, es un acto de autodefensa para frenar las presiones imperiales contra México para que se retome la vía de la privatización de sus hidrocarburos, incluyendo la explotación de yacimientos mediante la fractura hidráulica.

por Francisco Colmenares. autor de Despojo, resistencia y corrupción. México en los ciclos del precio del petróleo. Ed. Plaza y Valdés, México, 2019

Publicado enInternacional
Toma de muestras a conductores en un punto de prueba de detección del Covid-19 en el Hospital Universitario de Burgos, España.Foto Afp

Más que las vacunas para el Covid-19, lo importante son las llamadas geoestratégicas, como la del mandarín Xi a su homólogo el zar Vlady Putin.

El 27 de marzo –"menos de 20 horas después de la cumbre virtual del G-20"–, Trump y el mandarín Xi entablaron una llamada, poco publicitada por los encubridores multimedia de EU, pero puesta en relieve por el portavoz oficioso chino Global Times que destaca su "cambio de actitud" (https://bit.ly/2QPAmiz), y que el mismo Trump colocó en su Twitter:"Acabo de concluir una muy buena conversación con el presidente Xi de China. Discutimos en gran detalle (sic) que destroza extensas partes de nuestro planeta. China ha pasado por esta etapa y ha desarrollado una poderosa (sic) comprensión del virus. Estamos trabajando juntos en forma estrecha. ¡Mi más profundo respeto (sic)!" (https://bit.ly/2QUpFLN).

Para Global Times la llamada de Trump y Xi es la mejor prueba de que el sistema de salud de EU necesita(ba) la ayuda urgente de China: "La gravedad de la situación en EU obligó a Trump a expresar su deseo de pedir ayuda de China".

Según Xinhua, el mandarín Xi instó a Trump a fortalecer la política de coordinación macroeconómica, para estabilizar los mercados, mantener el crecimiento, salvaguardar el bienestar de las poblaciones, y asegurar la apertura, estabilidad y seguridad de las cadenas globales de suministro (https://bit.ly/3aueUHK). ¡Ahora China marca el diapasón de la "Ruta Sanitaria Global de la Seda"!(https://bit.ly/2UpNZYd).

A diferencia de las misántropas sanciones sanitarias de Trump contra Irán, China abastece con material médico y ventiladores a EU para su batalla contra la pandemia.

En medio de la balcanización sanitaria, aTrump lo alcanzó el "cisne negro": evento inesperado de gran impacto (https://bit.ly/2wyqCCJ). Más bien se trata de la metáfora asiática de los "rinocerontes grises" (https://amzn.to/39wCGBW): allí están, pero nadie los quiere ver hasta que embisten.

Siguiendo el clásico guion de la "zanahoria y el garrote", el plutócrata Trump solicita ayuda médica al Partido Comunista de China, mientras le asesta un golpe geopolítico el mismo día al firmar la "Enmienda Taipéi" (https://bit.ly/3bzT6e8) que promete apoyo a las "alianzas diplomáticas (nota: un total de 15 frente a 180 que reconocen a China)" de la isla renegada de Taiwán y que socava la política de "una sola China" que fue el sustrato de las relaciones de China en la fase de la dupla Mao Zedong/Zhou Enlai con el dúo Nixon-Kissinger a inicios de los 70.

Global Times es muy severo al respecto y fustiga que mientras EU se encuentra plagado con el coronavirus, se dedica a jugar con la política cuando "usa plenamente la carta de Taiwán para librarse a juegos estratégicos con China" (https://bit.ly/33Uxp5C).

Laura Zhou, del portal SCMP, con sede en Hong Kong, comenta que la "diplomacia de los tapabocas" de China "preocupa a Occidente" (https://bit.ly/2y8e0lZ). Hasta cierto punto, porque Italia y Francia han entablado profundas relaciones sanitarias con Pekín para mitigar al Covid-19.

China ha lanzado una ofensiva sanitaria centrada en Europa, Medio Oriente, África y Asia –y ahora en el mismo EU– para enviar a sus expertos médicos y proporcionar el material médico requerido.

Ahora China se ha quitado los guantes y contesta las injurias del presidente brasileño Bolsonaro como las provenientes de EU. Al día siguiente de la "Enmienda Taiwán", Global Times arremetió contra Trump por "haber fracasado en tratar en forma inapropiada (sic) el brote" (https://bit.ly/2WPxEO0)” que calificó como "el nuevo Chernobyl de EU y Europa" (https://bit.ly/3dzS7wc).

China consiguió domesticar al Covid-19 (https://bit.ly/2R8vPs3) y ahora ha lanzado su "Ruta Sanitaria Global de la Seda", último clavo del Covid-19 en el féretro de la globalizaciónque expuso lastimosamente hasta a sus promotores de la monarquía neoliberal financierista británica: el príncipe Carlos y el primer conservador Boris Johnson que presentaron prueba positiva al coronavirus.

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Foto difundida por la Casa Blanca de los Trump junto al Conejo de Pascua

Preocupado por la incidencia electoral de la epidemia, el presidente estadounidense ha decidido no parar la economía pese a los graves riesgos que implica. Al mismo tiempo pone precio a la cabeza de Nicolás Maduro y agudiza el estrangulamiento de Irán, el país más afectado de la región por el covid19.

 

La presión de las grandes corporaciones y el temor a que China comience rápidamente su recuperación económica y pueda alcanzar más rápido de lo previsto el papel de primera potencia económica mundial han llevado a Donald Trump a hacer caso omiso de las recomendaciones de científicos y asesores sanitarios y rechazar la paralización de la producción.

Después de negarlo durante semanas y frivolizar sobre él, la sombra del coronavirus aterrizó en Estados Unidos y comenzó a golpear duramente. La Organización Mundial de Salud (OMS) dice  que EEUU, con más de 100.000 infectados, ya se ha convertido en el epicentro de la epidemia. 

La gran potencia mundial muestra sus pies de barro. La falta de una sanidad pública universal y gratuita puede pasarle ahora una factura gigantesca.

A pesar de que EE UU ya fue golpeado en 2009 —cuando Barack Obama acababa de llegar a la Casa Blanca— con la epidemia de la gripe porcina (H1N1), que provocó la muerte de casi 13.000 personas y la infección de más de 60 millones, el país no escarmentó.

Trump desmontó ni bien llegar al poder en 2017 el organismo que Obama había puesto en marcha para supervisar desde la propia Casa Blanca las grandes directrices en materia de salud pública. 

A Donald Trump le horroriza la idea de que el coronavirus le arruine sus planes políticos, cuando ya daba por segura su reelección en noviembre próximo. 

La Cámara de Representantes —de mayoría demócrata— y el Senado —de mayoría republicana— aprobaron el plan de la Casa Blanca para inyectar 2,2 billones de dólares en la economía, con los que se pretende rescatar empresas, aerolíneas y bancos y ayudar con dinero en efectivo a todas las ciudadanas y ciudadanos que ganen menos de 75.000 dólares anuales.

El Gobierno se compromete a enviar cheques en un pago único por valor de 1.200 dólares por persona, 2.400 por pareja casada legalmente y 500 por cada hijo; cancelar por cuatro meses los cobros de préstamos a los estudiantes y aumentar sustancialmente el subsidio de desempleo durante cuatro meses.

EE UU y España, los países en los que más aumentó la desigualdad

Ya en 2008, al estallar la crisis financiera se tomaron iniciativas similares. Los pagos se concretaron varios meses después de aprobarse las medidas. Unas medidas que permitieron mantener el nivel de consumo, pero los efectos beneficiosos para la población fueron solo temporales, mientras bancos y grandes empresas eran rescatados y volvían a conseguir beneficios pocos años después. 

Como resultado de la crisis se agudizó notablemente la desigualdad social en Estados Unidos. Según los varios informes publicados desde 2010 y años sucesivos por la OCDE, la Unesco y otros organismos, EE UU y España fueron los países donde más se profundizó la desigualdad social durante los años más duros de la crisis.

Pero a la Administración Trump y las grandes corporaciones no les quita el sueño que quede mucha gente atrás. El presidente ya le puso fecha a la reactivación del motor de la economía, para Pascua, para el 12 de abril, y no quiere que le contradigan ni los científicos ni los responsables sanitarios, ni siquiera el alarmante número diario de muertos y nuevos infectados.

Durante una intervención en la cadena conservadora de televisión Fox News Trump dijo días atrás que estaba “ansioso para que la nación recupere su normalidad”. 

“No podemos aceptar que el remedio sea peor que la enfermedad”

En su cuenta de Twitter el presidente dijo también: “No podemos aceptar que el remedio sea peor que la enfermedad” y advirtió que dejar que se hunda la economía y el país con ello “podría provocar miles de suicidios”.

Obviando las instrucciones federales dadas para que no haya reuniones de más de diez personas, Trump añadió en la Fox: “Creo que el domingo de Pascua tendremos las iglesias abarrotadas en todo nuestro país. Sería un momento hermoso. Y es el momento que creo sería adecuado”.

La Cámara de Comercio y la Federación Nacional de Negocios Independientes parecen dudar de que el optimismo de Trump sea realista y prefieren escuchar los consejos de los expertos en salud, pero también hay grandes corporaciones, fondos de inversión, banqueros y dirigentes políticos que respaldan la postura del presidente, piensan que “por algunos que no puedan trabajar no se puede parar el país”.

“Algunos enfermarán y puede algunos mueran, sí, puede ser”

Uno de los amigos multimillonarios de Trump que más crudamente planteó el tema fue el banquero expresidente de Wells Fargo: “Algunos enfermarán y puede que algunos mueran, sí puede ser”, pero acto seguido se preguntaba si era preferible sufrir las terribles consecuencias de una paralización económica “¿o correr el riesgo de tener síntomas en realidad parecido a los de una gripe?”.

Otro de los que está haciendo campaña activa a través de Twitter para que “todos los que tengan poco riesgo de infectarse vuelvan a trabajar” fue Lloyd Blankfein, expresidente de Goldman Sachs.

A pesar de esta campaña de apoyo a Trump —según las últimas encuestas se ha recuperado de su caída en popularidad y vuelve a tener un 49%— las decisiones en materia de salud pública las toman los Estados según la Constitución estadounidense, lo que ha dado lugar a medidas totalmente diferentes a lo largo y ancho del país. 

Varios estados declararon la emergencia sanitaria y el aislamiento social días antes de que lo hiciera el Gobierno de Trump, mientras otros siguieron su ritmo habitual, pero unos y otros dirigen sus ojos ahora a la Casa Blanca, a la que reclaman ayuda, necesitan urgente material para enfrentar la epidemia que ya los desborda.

Trump improvisa día tras día y confía que la inyección económica le permita salir airoso de esta crisis. La campaña de las primarias del Partido Demócrata que ocupaban desde hace meses las portadas de los medios de comunicación han sido totalmente desplazadas y apenas se escuchan declaraciones de los dos candidatos que mantenían un duro pulso, Bernie Sanders y Joe Biden.

La voz demócrata que más se escucha estos últimos días —con ruedas de prensa diaria— es la de Andrew Cuomo, el gobernador del estado de Nueva York, que es quien exige al Gobierno medidas más rápidas y drásticas.

Trump rechazó durante días los consejos que llegaron desde distintos sectores para que interviniera determinadas empresas privadas para redirigir su producción y que fabricaran elementos fundamentales como respiradores. “Esto no es Venezuela, esto es un país libre”, contestó Trump. Pero finalmente tuvo que comerse sus propias palabras.

Ante la presión de las autoridades sanitarias y dirigentes políticos y gobernadores, incluso de su propio partido, terminó cambiando su postura.

A través de su super activa cuenta de Twitter, como es su costumbre, anunció que había obligado a la empresa automovilística General Motors, la más preparada para ello, a fabricar respiradores para los pacientes de coronavirus. Para ello, el presidente estadounidense ha desempolvado una legislación que se adoptó en los años 50 durante la Guerra de Corea, la Ley de Producción de Defensa. 

Carrera por cumplir promesas en política exterior 

Trump está desesperado, va improvisando cada día, ha perdido mucho tiempo y no sabe cómo atajar las graves consecuencias de esa irresponsabilidad.

Pero el presidente no quiere descuidar ningún flanco de su gestión y sigue con su vista puesta en el 3 de noviembre próximo. 

A pesar de que el coronavirus ha trastocado inesperadamente su estrategia quiere mantener también en política exterior el agresivo perfil unilateralista que ha caracterizado a su Administración durante estos últimos tres años.

Trump —como Obama antes— prometió llevar a casa a las tropas empantanadas en guerras lejanas e intenta cumplirlo y reivindicarlo como una victoria y no como lo que es, una derrota en toda regla de Estados Unidos.

Después de casi 19 años de haber iniciado la guerra en Afganistán para perseguir a los milicianos de Al Qaeda y derrocar al régimen de los talibán, Estados Unidos está a punto de firmar un acuerdo de paz con los combatientes islámicos fundamentalistas, que controlan ya hoy las dos terceras partes del territorio afgano.

Estados Unidos está siendo también presionado para abandonar totalmente Iraq, otro país contra el que desató una devastadora guerra unilateral —con complicidad de Blair y Aznar— hace 17 años.

Tras asesinar con un ataque con drones en territorio iraquí en enero pasado al principal general iraní, Qasem Soleimani, la situación de las tropas estadounidenses asentadas en Iraq se ha hecho insostenible. Trump pretende vender la retirada como parte de una estrategia programada por el Pentágono.

Y para gran sorpresa de los otros países firmantes del Acuerdo Nuclear con Irán, y sus propios socios europeos, el Gobierno de Trump decidió endurecer drásticamente las sanciones contra el régimen iraní.

Más sanciones a Irán, el país más castigado de Oriente Medio

Irán es el país más afectado por el covid19 de todo Oriente Medio y el Golfo y las sanciones de EEUU agudizan aún más la pésima gestión de la crisis por las autoridades de ese país. Las sanciones golpean de lleno a la población civil al impedir la llegada de medicinas, mascarillas y respiradores comprados en el exterior.

Trump hace así caso omiso al reclamo hecho por el secretario general de la ONU,  António Guterres, quien pidió que se levantaran todas las sanciones a países existentes actualmente. “Es momento para la solidaridad y no para la exclusión, para los embargos y sanciones”, dijo Guterres. En el mismo sentido lo hizo Josep Borrell, titular de Política Exterior de la UE, quien sostuvo que había que hacer un esfuerzo para ayudar a la población iraní, apoyando de esta forma el inédito pedido que hizo Irán al FMI de un préstamo de más de 5.000 millones de dólares para poder hacer frente a la crisis provocada por la pandemia.

Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos se pronunció también sobre el tema: “En un contexto de pandemia global como la actual, el impedir los esfuerzos médicos de un país aumenta el riesgo para todos nosotros”.

Pero Trump sigue con sus planes. Tras retirarse del Acuerdo Nuclear, ha reanudado y ampliado las sanciones contra la república islámica en un intento por asfixiarla económicamente y con ello agudizar la tensión social y la oposición al Gobierno. 

Trump quisiera cumplir el sueño perseguido por muchos presidentes estadounidenses antes que él: acabar con el régimen de los ayatolás instaurado en 1979.

Trump pone precio a la cabeza de Maduro: 15 millones de dólares

El presidente estadounidense vive la permanencia en el poder de Nicolás Maduro como el mayor fracaso de su Administración en América Latina y el Caribe. 

La Casa Blanca apostó a inicios de 2019 por Juan Guaidó como el último de los intentos hechos en los últimos 20 años para acabar con el proceso chavista iniciado en 1999 por Hugo Chávez que tanto trastocó los intereses de EE UU con Venezuela.

Pero Guaidó fracasó, como antes fracasó Leopoldo López y antes Henrique Capriles, y antes incluso los que protagonizaron el golpe de Estado de 2002, el paro petrolero de 2003 y tantas otras acciones de boicot patronal y hostigamiento mediático.

La gira internacional que llevó a cabo Guaidó entre enero y febrero pasado parecían haber resucitado su figura tras el fracaso de su autoproclamación como 'presidente interino' de un año atrás. Pero el poder real lo sigue detentando Nicolás Maduro. 

A pesar del voluminoso presupuesto que EE UU ha dedicado para los planes golpistas contra Maduro y de los millones de dólares incautados ilegalmente al Estado venezolano que ha puesto a disposición de Guaidó y su equipo, la vía Guaidó no ha logrado cuajar.

Y por ello, y ya descartada hace tiempo una intervención militar convencional por lo arriesgado de la operación, Trump lanza ahora una iniciativa que pareciera inspirada en las películas estadounidenses del viejo Far West: pone precio a la cabeza de Nicolás Maduro y sus principales colaboradores.

En verdad, tampoco es nuevo, Estados Unidos ofreció en el pasado reciente también recompensas millonarias por Sadam Husein primero, y por Osama bin Laden y dirigentes del Estado Islámico después.

Para intentar que la iniciativa no parezca tan grotesca en boca del presidente de la primera potencia mundial Trump ha buscado una justificación. Les acusa de tráfico de drogas y de patrocinar el terrorismo, de ser cómplice de narcoterrorismo con fuerzas no desmovilizadas de las FARC colombianas “para inundar EE UU de cocaína”. 

El presidente estadounidense ofrece 15 millones de dólares por cualquier información que facilite la detención de su homólogo venezolano y baja la recompensa a diez millones por la cabeza del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello; el vicepresidente económico, Tareck El Aissami, los generales retirados Hugo Carvajal y Cliver Alcalá Cordones.

Llama la atención que este último reside ahora en Barranquilla, en Colombia, y aseguró en su momento que en coordinación con Guaidó había comprado armas para preparar hombres en la frontera para poder combatir contra el Gobierno de Maduro.

En la lista negra elaborada por la agencia antidrogas estadounidense (DEA) se incluye también al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Maikel Moreno, y al general Padrino López, actual ministro de Defensa y jefe del Ejército. El año pasado, la CIA aseguraba que el general Padrino López era muy crítico con Nicolás Maduro y hombre en el que apoyarse para su derrocamiento.

Los coloridos carteles con el Reward of up to $15,000,000 USD distribuidos por la DEA con las fotografías de los buscados movilizarán sin duda a no pocos mercenarios, tal como lo mostraban las películas de Hollywood.

Ni la ONU ni la OEA ni la UE ni ningún organismo internacional ha opinado al respecto. La impunidad imperial sigue campando a sus anchas.

29 mar 2020 06:00

Publicado enInternacional
Por el coronavirus se postergan las elecciones en Bolivia

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Bolivia anunció la postergación de las elecciones presidenciales del 3 de mayo a causa del avance del coronavirus, que en ese país registró 19 casos hasta el momento. La nueva fecha no fue anunciada porque, según especificó la resolución, se consensuará con todos los partidos políticos.

La medida fue tomada a solo 24 horas de que comience a regir en ese país la cuarentena obligatoria, dispuesta por el gobierno de facto de Jeanine Áñez, y en momentos en que el Movimiento al Socialismo (MAS), del presidente depuesto Evo Morales, analizaba qué postura adoptar sobre los comicios en un plenario celebrado en La Paz.

El presidente del TSE, Salvador Romero, aseguró que lo que aceleró la resolución fue la cuarentena obligatoria por 14 días para frenar la propagación del COVID-19. En diálogo con agencias internacionales, el funcionario aclaró que la nueva fecha para elegir al sucesor de Evo Morales tras el golpe de Estado en su contra salga de un diálogo con las principales fuerzas políticas en base a criterios de “imparcialidad”, para no beneficiar ni perjudicar a ninguna de ellas.

"Criterios técnicos y científicos sólidos", dijo y anticipó que el Parlamento de ese país deberá hacer formalmente una nueva convocatoria. "Sabremos resistir el embate de la pandemia y también organizaremos un proceso electoral limpio y transparente", remarcó Romero.

Antes de conocerse la decisión del TSE, Evo Morales -quien reside en la Argentina- había anticipado que el MAS llevaría a ese diálogo una propuesta de unidad de la oposición, acompañada de un reclamo de un plan de emergencia enfocado no sólo en la sanidad sino fundamentalmente en la economía, como forma de lograr la unidad para enfrentar esta epidemia global, porque, aseguró, “la pandemia no tiene color ni ideología”.

El candidato presidencial del MAS, Luis Arce, quien lidera las encuestas de intención de voto, encabezaba hoy la reunión partidaria que se celebraba en La Paz.

Morales anticipó la postura de su partido: “Antes que estalle esta pandemia, la derecha golpista estaba buscando ya la suspensión”, aseveró y aseguró que “permanentemente se comenta en la sede del gobierno en La Paz que va a haber autogolpe, que Áñez le va a dejar el gobierno a los militares, porque de acuerdo a las encuestas somos ganadores en la primera vuelta”, de modo que “esta pandemia les llega como anillo al dedo”, agregó Morales.

No obstante, puntualizó que “todos los bolivianos y las bolivianas tenemos la obligación de atender y aplicar las recomendaciones de los expertos, de los científicos nacionales e internacionales, que sienten que es importante el adiestramiento social preventivo y obligatorio, porque menos circulación, menos traslados, menos contacto es menos contagio”.

“Tenemos la obligación primera de salvar la vida, como de defender la vida. Seguramente será esto lo que nuestros compañeros reunidos van a plantear mañana. Pero no solamente poder sumarnos a la cuarentena sin una propuestas de una emergencia alimenticia, económica y social”, anticipó.

Publicado enInternacional
Nutrida conferencia de prensa en la Casa Blanca, en la cual Donald Trump declaró la "emergencia nacional" por el coronavirus.Foto Ap

 Nueva York., Solo después de una creciente ola de críticas por la falta de acción de su régimen y desplomes históricos en las bolsas de valores, el presidente Donald Trump declaró ayer una "emergencia nacional", pero rehusó responsabilizarse de lo que ya es visto como una catástrofe de salud pública prevenible con enormes consecuencias humanas y económicas.

En conferencia de prensa en la Casa Blanca –donde inexplicablemente Trump reunió hombro con hombro a diversos funcionarios y ejecutivos de empresas, a algunos de los cuales saludó de mano, y todos compartieron el mismo micrófono, violando con ello todos los protocolos aconsejados por expertos– el presidente oficialmente declaró una "emergencia nacional".

Aseguró que "esto pasará" y después de autoelogiarse, afirmó que ha creado una nueva alianza con el sector privado para abordar la crisis a la que hace sólo 13 días calificó como "un engaño", y prometió que habrá más que suficientes pruebas diagnósticas disponibles en los siguientes días.

La declaración de emergencia nacional pone hasta 50 mil millones de dólares disponibles para apoyar los esfuerzos de autoridades estatales y locales para enfrentar el coronavirus, además se anunciaron medidas para otorgar "flexibilidad" a los médicos y administradores de salud encargados de responder ante la crisis.

Luego de dos meses sin actuar, dejando al país más rico del mundo sin suficientes pruebas diagnósticas disponibles, herramienta fundamental para controlar la epidemia y armar estrategias de contención y mitigación, provocando una cada vez más furiosa condena, Trump aseguró este viernes que habrá millones de pruebas disponibles en los próximos días, y respondió que "no tomo ninguna responsabilidad" por la carencia de pruebas hasta la fecha, culpando a otros, como suele hacer.

La carencia de pruebas en EU fue denunciada por una amplia gama de políticos y expertos. Desde el inicio de la crisis y hasta la fecha sólo se han aplicado 15 mil, mientras Corea del Sur administra en promedio 10 mil pruebas cada día.

A la pregunta de si asumía la responsabilidad por desmantelar la oficina de pandemias que existía en la Casa Blanca para coordinar la respuesta federal a crisis como esta, Trump primero insultó a la periodista comentando que "esa es una pregunta asquerosa" y luego añadió: "No sé nada sobre eso". Sin embargo, fue su entonces asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien cerró esa oficina dentro del Consejo de Seguridad Nacional en 2018, y Trump en esa fecha lo justificó diciendo: "Yo soy un hombre de negocios" y afirmó que se estaban desperdiciando fondos manteniendo algo así.

El magnate comentó por primera vez que se someterá a una prueba después de que tuvo contacto con por lo menos dos visitantes contagiados. Hoy se confirmó que Peter Dutton, miembro del gabinete australiano, está contagiado, días después de reunirse con el procurador general William Barr y la hija del presidente Ivanka Trump.

Horas después de la conferencia de prensa en la Casa Blanca, la presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi anunció que se había llegado a un acuerdo con el gobierno de Trump para impulsar un paquete de apoyo masivo para los afectados por el impacto de la crisis, que incluye fondos para pagar a trabajadores que soliciten licencia por enfermedad, seguro de desempleo y asistencia alimentaria para los más pobres, entre otras medidas. Se espera que ambas cámaras del Congreso aprueben el proyecto de ley entre ahora y la próxima semana.

Ante todo esto, las bolsas de valores respondieron positivamente, registrando una alza de casi 10 por ciento –la más alta en una jornada desde 2008– un día después de sufrir la peor caída desde 1987.

El número de casos confirmados se elevó a más de 2 mil, con 45 muertos, pero esas son cifras obtenidas con pocas pruebas, y se supone que habrá un incremento exponencial una vez que se cuente con las herramientas diagnósticas.

Más clausuras

Cada día la vida cotidiana es interrumpida con medidas que cancelan actividades de diversas agencias y entidades, cerrando miles de escuelas y universidades, mientras se alarga la lista de eventos cancelados o postergados como resultado de la pandemia.

Proyecciones alarmantes

Cálculos de las dimensiones potenciales de esta epidemia del Centro de Control de Enfermedades (CDC) y expertos internacionales, elaborados el mes pasado, proyectaron, en el peor de los casos y sin una intervención organizada (que ahora está en curso y por tanto se supondría que podría reducir estas consecuencias), una crisis con entre 160 y 214 millones de personas infectadas en Estados Unidos, de las cuales entre 2.4 y 21 millones podrían requerir hospitalización (en un país que cuenta con menos de un millón de camas disponibles, reportó el New York Times).

Una fuente dentro del gobierno comentó a National Public Radio que en enero Trump bloqueó un esfuerzo para multiplicar las pruebas del coronavirus, porque deseaba evitar registrar números crecientes de casos para no afectar su imagen y su campaña de reelección.

Por todo ello, varios expertos coinciden en que las consecuencias que se acumularán por esta pandemia eran en gran medida prevenibles y su gravedad será resultado del manejo político al inicio de esta crisis.

Una periodista haitiana tuiteó: “mi tío me habló desde Puerto Príncipe esta mañana para saber si necesitaba huir de éste, mi país, hoyo de mierda (empleando la palabra de Trump “shithole”, con la cual se refiere a países pobres de donde provienen migrantes).

Por David Brooks

Sábado 14 de marzo

Publicado enInternacional
El testaferro que desató una tormenta política en Colombia

La investigación por presunta compra de votos para favorecer la campaña de Iván Duque tiene al actual mandatario y al expresidente Álvaro Uribe contra las cuerdas

Un teléfono intervenido, una llamada y una presunta compra de votos en medio de la campaña presidencial de 2018 en Colombia. Son los ingredientes que han desatado una tormenta política que azota al Gobierno del presidente Iván Duque, que ganó esas elecciones en segunda vuelta. Detrás de este caso, que la Fiscalía ya está investigando, hay un narcotraficante, fallecido el año pasado, y sus presuntos vínculos con el uribismo, el ala más radical de la derecha colombiana agrupada en torno al expresidente y hoy senador Álvaro Uribe.

Todo empezó con una investigación periodística que dio a conocer la transcripción de una llamada en la que José Guillermo Hernández, conocido como Ñeñe y una mujer hablaban de presunta compra de votos para favorecer la campaña presidencial de Duque. Hernández, que fue asesinado en un atraco en Brasil, era un narcotraficante que usaba como fachada negocios minoristas y la ganadería. Por entonces, estaba siendo investigado por un homicidio. En el marco de esas pesquisas, una de esas conversaciones sobre corrupción electoral quedó registrada.

El ñeñevirus, como también ha sido llamado en el país andino en referencia al coronavirus, hizo temblar los cimientos del partido que sostiene al Gobierno, el Centro Democrático, que llevó a Duque a la presidencia. El mandatario ha rechazado las acusaciones y se ha desmarcado de su relación con Hernández. Sin embargo, decenas de fotografías en eventos de la campaña publicadas por el propio narcotraficante en sus redes sociales muestran que los supuestos vínculos vienen de tiempo atrás. La prensa local, de hecho, llegó a publicar una parte del álbum privado del Ñeñe, donde aparece fotografiado junto al hoy presidente y a Uribe, entre otros políticos. “Nunca le pedí al señor Hernández ningún recurso para mi campaña, ni tampoco hay aportes del señor Hernández a mi campaña”, ha dicho Duque. Y agregó: “Nunca supe que había investigaciones contra él y, si las hay, que las autoridades esclarezcan y rápido”.

El actual presidente de Colombia, Iván Duque, ganó en junio de 2018 las elecciones en segunda vuelta frente al izquierdista Gustavo Petro con un discurso centrado en la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción. El año pasado, el mandatario incluso llegó a apoyar —a diferencia de su mentor, Álvaro Uribe— una consulta contra la corrupción impulsada por la Alianza Verde y la hoy alcaldesa de Bogotá, Claudia López. Además, el político adoptó un estilo de gobierno que evita el tradicional intercambio de favores entre formaciones políticas y el clientelismo, conocido como ‘mermelada’. Lo ocurrido demuestra que la relación con el expresidente Álvaro Uribe, que lleva décadas en política y tiene el control de las redes de poder, contradice el discurso público del mandatario. Y eso sucede en una etapa en la que la sociedad colombiana, que ha dejado atrás la guerra con las FARC aunque todavía convive con el problema de la violencia, busca renovarse y tiene cada vez menos tolerancia hacia la corrupción.

Primer paso

El escándalo ha ido creciendo poco a poco a medida que aparecen pruebas que muestran como el difunto narcotraficante se movía con soltura en círculos de poder. Una de ellas es que Hernández se trasladaba en aeronaves del Ejército. Las fuerzas militares emitieron un comunicado en el que admitieron este hecho, aunque se escudaron en que “para la fecha el señor Hernández era conocido como empresario del sector ganadero y miembro de una familia tradicional del Cesar (norte de Colombia)”. Se trata del mismo argumento al que recurrió el expresidente Uribe, que, cuando Hernández fue asesinado en Brasil, expresó su lamento a través de Twitter. “Causa mucho dolor el asesinato de José Guillermo Hernández, finquero del Cesar, asesinado en un atraco en Brasil donde asistía a una feria ganadera”, escribió.

Uribe, en cualquier caso, tuvo que reconocer que la mujer con la que habla Hernández en esa conversación intervenida era María Claudia Daza, una integrante de su equipo en el Senado. Poco después de que el expresidente admitiera el hecho, ella renunció y salió del país. Mientras tanto, los periodistas que destaparon el caso, Julián Martínez y Gonzalo Guillén, denunciaron ser víctimas de espionaje y seguimientos.

Ante estas circunstancias, en las que aún hay muchas dudas que despejar, la justicia ya ha dado el primer paso. La Fiscalía, encabezada por Francisco Barbosa, que es amigo personal de Duque, decidió abrir una investigación preliminar y envió copias a la Corte Suprema de Justicia, la Comisión de Investigación y Acusaciones de la Cámara de Representantes y al Consejo Nacional Electoral. El objetivo, de momento, es que estos organismos, “según sus competencias, indaguen sobre el contenido de varias interceptaciones hechas a un número telefónico vinculado a la investigación”.

La Procuraduría también abrió una investigación a propósito de los desplazamientos de Hernández en aeronaves de las Fuerzas Armadas. Mientras tanto, Duque, sobre quien arrecian las acusaciones de la oposición, acaba de volver de una gira internacional por Nueva York y México y trata de centrar la agenda en otros asuntos urgentes. Su Gobierno tiene que afrontar la emergencia del coronavirus y cabe esperar que en los próximos días toda la atención pública se concentre en esa crisis.

Por Catalina Oquendo

Bogotá - 11 mar 2020 - 22:50COT

Publicado enColombia
Jueves, 12 Marzo 2020 06:16

Panorama favorable para Arce

Panorama favorable para Arce

A estas alturas del año, Bolivia debería estar a las puertas de una cita electoral que nada tendría que ver con la presidencial. Lo previsto, según el cronograma del año pasado, era que en la segunda quincena de este marzo se celebraran las elecciones subnacionales (departamentos y municipios). Sin embargo, la interrupción del orden democrático alteró absolutamente todo lo planificado, y estamos ahora a menos de dos meses para decidir quién será el próximo presidente de Bolivia.

Estos son unos comicios totalmente anómalos por muchas razones: 1) llegan bajo la gestión de un Gobierno no electo; 2) están muy próximos a la elección anterior (20 octubre de 2019); 3) no compite quien fuera el principal elector del país en los últimos 15 años (Evo Morales quedó proscrito incluso para ser candidato a senador); 4) muchas instituciones (MIT, CEPR, CELAG) han demostrado que no hubo fraude en contra de lo que la OEA manifestó sin prueba alguna; 5) existen muy pocas garantías democráticas debido al alto grado de persecución judicial contra dirigentes del anterior Gobierno y; 6) Bolivia está envuelta en una grave crisis institucional y política.

Después de todo gran sismo es fundamental conocer e identificar cómo se han reacomodado los sentidos comunes de la ciudadanía en todos los planos, desde lo ideológico, las subjetividades económicas y, por supuesto, hasta las preocupaciones cotidianas. Es por ello que, a continuación, vamos a presentar algunos rasgos característicos de la Bolivia de hoy en base a la encuesta elaborada por Celag (2.000 casos, presencial, en todo el país, tanto rural como urbana).

1) Nuevamente se constata algo que ningún golpe de Estado puede lograr: hacer desaparecer a la principal fuerza política del país de un plumazo. El candidato por el MAS, Luis Arce (foto), tiene una intención de voto del 33,1%, y muy por detrás queda Jeanine Áñez, con 20,5%; luego le siguen Carlos Mesa (17,4%) y Fernando Camacho (7,4%). Aún es pronto para saber si esa diferencia le permite a Arce ganar en primera vuelta (requiere superar 40 puntos con diferencia de 10 sobre el segundo); pero lo que sí se puede afirmar es que, por ahora, es la opción electoral con más apoyo en el país, como lo ha sido en los últimos años.

2) Arce tiene aún espacio para crecer en votos. Su techo electoral está próximo al 40%. Pero debemos tener en cuenta que el nivel de desconocimiento es muy alto (casi 25%), y, por ende, aún tiene mucho margen para subir en intención de voto. Arce tiene la ventaja de contar con una evaluación muy positiva como ministro de Economía (54,8%), y además, en términos comparativos, la población boliviana le ve con mayor capacidad de gobernar y mayor compromiso con los necesitados que sus rivales.

3) Por su parte, Áñez se perfila como la gran competidora para Arce. La actual presidenta de facto no tiene tanta intención de voto (20,5%) como potenciales votantes (40%). Su techo electoral duplica a su intención de voto. Y la única razón es simple: ella se convierte en la probable canalizadora del voto útil contra Evo. Este fue el fenómeno político que marcó la elección anterior y que provocó que el espíritu de la segunda vuelta se colara en la primera. Y esta vez la gran incógnita está en saber si los votantes paceños afines a Mesa estarán dispuestos a apoyar a Áñez (la candidata del Oriente). No obstante, Áñez también tiene sus puntos débiles: por un lado, casi dos tercios (64,6%) creen que ella no debería haberse postulado como candidata a presidenta y, por otro lado, más de la mitad (54,4%) cree que ella hará fraude en la próxima elección.

existe una gran sensación negativa (angustia y enojo) en torno a varios problemas: violencia contras las mujeres (80,4%), potencial devaluación de su moneda (68,5%), temor a perder el empleo (63,3%). Y, además, el 82,6% cree que sigue habiendo racismo y que ello es algo a superar, el 85,5% considera que los bonos sociales son necesarios, y sólo un 31,1% piensa que las privatizaciones mejoran el funcionamiento de la economía.

Estos son ejemplos claros que demuestran que el proceso de cambio en Bolivia no pasó en balde, y aún predominan estos sentidos comunes en el imaginario colectivo. Eso hace que el panorama electoral sea más favorable para Arce que para el resto. Aunque visto lo visto en los meses pasados, todo puede pasar en esta próxima contienda electoral; antes, durante y también después. 

Director, Celag

Publicado enInternacional
Twitter con su pajarito fue atrapado por el buitre Singer 

Cuáles son los objetivos económicos y políticos del desembarco del millonarios financistas en la red social preferida de Trump

Paul Singer realizó una compra hostil de acciones por unos 1000 millones de dólares, lo que le permitirá nombrar directores de la compañía para desplazar al actual CEO, identificado con el Partido Demócrata. El buitre es Republicano.

 

Durante el ultimo fin de semana se conoció que Paul Singer, a través de su fondo de inversiones Elliott Management, hizo lo que se llama una “compra hostil” de acciones de Twitter, que le permitirían desplazar a su CEO y fundador, Jack Dorsey.

Ni Twitter ni Elliot han querido comentar públicamente cuántas acciones han sido compradas por el fondo de inversión, pero ha trascendido que serían papeles por al menos 1000 millones de dólares, lo que le permitiría nombrar cuatro de los ocho directores de la compañía.

En Argentina Paul Singer es ampliamente conocido por ser uno de los “buitres” que durante años llevó adelante el juicio en el juzgado neoyorkino de Thomas Griesa, que sólo se resolvió en 2016 cuando Macri le pagó todo lo que pedía (2426 millones de dólares, más 235 millones de dólares por los honorarios de sus abogados )

Esta no es la primera vez Elliott Management realiza una “compra hostil”.  En 2009 Singer hizo una jugada muy audaz: compró acciones que le permitieron tomar el control de la autopartista Delphi Automotive, la principal proveedora de Chrysler y General Motors, tras lo cual anunció que planeaba cerrar la empresa, lo que en dos días dejaría sin autopartes a estas grandes automotrices, obligaría a detener su producción y dejaría a miles de norteamericanos sin empleo. 

Como resultado de la extorsión consiguió que el Tesoro de Estados Unidos le pagara 12.900 millones de dólares en efectivo y subsidios para que continuara con la producción. Pero a pesar de tamaña ayuda, al poco tiempo Delphi cerró 25 de sus 29 plantas en Estados Unidos, y trasladó 25.000 empleos a Asia. Sólo con esta operación Singer ganó personalmente 900 millones de dólares.

En el caso de Twitter pareciera que la pelea no es sólo económica, sino también política. Singer, un billonario con un patrimonio personal de 3500 millones de dólares, según Forbes, es uno de los mayores donantes del partido Republicano

Aunque no apoyó abiertamente a Trump en las últimas elecciones presidenciales, le dio su apoyo para la reelección después de una cena a puertas cerradas en la Casablanca a fines del 2017. Por el otro lado Dorsey, CEO de Twitter, es demócrata. En 2016 apoyó la candidatura de Hillary Clinton y ahora ha hecho donaciones a las campañas de varios de sus precandidatos presidenciales, entre otros Bernie Sanders.

En este año electoral en Estados Unidos, Twitter recientemente prohibió toda publicidad política argumentando que las redes sociales les dan a los anunciantes una ventaja injusta en la proliferación de mensajes altamente específicos y fake news. 

También había trascendido que Twitter estaba a punto de anunciar una novedad para estas elecciones: un indicador de mentiras. Se trataría de una nueva función que permitiría a los propios usuarios marcar tuits como "engañosos" y aportar información que lo demuestre, después de lo cual el tuit mostraría un enorme recuadro naranja para llamar la atención de que lo que está diciendo el usuario puede no ser cierto. 

No hace falta aclarar que Trump utiliza habitualmente Twitter para realizar declaraciones públicas, muchas de las cuales carecen de veracidad. Es muy probable que con el desembarco de Singer en la compañía esta función nunca llegue a implementarse.

Publicado enEconomía
Ray Fisher, Jose La Luz, Bernie Sanders, Kendrick Sampson y Phil Agnew.Foto Marco Cruz

Nueva York. “Este es un movimiento de pueblo… que brota de la indignación y la esperanza, y con una columna vertebral de jóvenes”, afirma Jose La Luz, representante nacional/portavoz del candidato presidencial Bernie Sanders, en entrevista con La Jornada.

La Luz es un veterano luchador social y estratega laboral que ha sido director de educación popular de sindicatos y organizaciones sociales nacionales, coordinó la organización de más de 125 mil trabajadores del sector público en Puerto Rico, promotor de solidaridad internacional incluyendo México y Estados Unidos como parte de movimientos altermundistas, quien ahora ve parte de ese mosaico de experiencias en el movimiento insurgente electoral del socialista democrático Sanders.

En su participación con la campaña –ha estado trabajando en Texas, Nevada y Carolina del Sur– La Luz también introduce las realidades de "nuestros países" en las Américas como una dimensión del trabajo electoral.

Al preguntarle cómo explicaría el fenómeno de Sanders a quienes están observando todo esto desde fuera de este país, La Luz responde que "sin duda alguna, este es un movimiento de pueblo, es popular, tiene toda esa fuerza que para algunos resulta inexplicable pero que para muchos que llevamos años como luchadores sociales sabemos de dónde proviene. Esta indignación, la rabia de gente trabajadora en este país que siente ante promesas incumplidas, la manipulación constante de los que se proclaman amigos de los trabajadores y tan pronto que salen electos, es lo primero que olvidan, los compromisos con la gente trabajadora. Ya no aguantan más, como que se colmó el vaso y entonces eso es lo que estamos viendo y sintiendo, una indignación creciente entre gente trabajadora que obviamente incluye nuestra gente latina".

Esta indignación, agrega La Luz, proviene de la aplicación de la agenda neoliberal dentro de Estados Unidos, señalando que “en otros tiempos, amplios sectores de la clase trabajadora en este país se beneficiaba de la expansión imperialista y las políticas neoliberales aplicadas en otros países, pero hoy día están padeciendo las mismas consecuencias aquí. Es una clase trabajadora multirracial como sabemos, probablemente la más multirracial de los países avanzados... y todos han estado sufriendo los embates de ese proyecto neoliberal. (https://www.youtube.com/watch?v=QyciQNLBnYU).

"Desde la óptica de nuestros países, el resultado de un eventual triunfo de Sanders es que existiría un aliado estratégico que nuestra gente en América Latina necesita desesperadamente, un presidente de este país con respeto para nuestros pueblos, con un propósito de fomentar una economía de prosperidad compartida y una relación comercial que no sea definida por los grandes intereses financieros y empresarios, sino con base en las necesidades sociales en el continente para hacer frente a la creciente desigualdad", agregó.

"Por esto se presenta la posibilidad de una relación de solidaridad entre trabajadores del norte y el sur se puede plasmar con un gobierno de una persona comprometida como Sanders."

Comenta que voluntarios solidarios internacionales que han venido de Europa, Australia, Japón y otros países para trabajar con la campaña de Sanders "ven a Sanders como ese aliado estratégico que tanta falta nos ha hecho por tantos años".

La Luz considera, en vísperas del supermartes (se vota en 14 estados), que "si ganamos Texas y California, veo muy difícil que nos logren impedir que Bernie gane la mayoría de los delegados aunque no logre la cantidad suficiente para obtener la nominación (mil 991). El Partido Demócrata tiene un dilema muy importante porque si hacen lo que algunos proponen de organizar una maniobra (en la Convención Nacional) para negarle la nominación a Bernie, yo creo que es como decir: prepárense para otros cuatro años de Donald Trump".

“El voto latino fue contundente en nuestro triunfo en Nevada. La clave fue la gente joven, ya que sabíamos que ellos y ellas iban a arrastrar a sus padres y, efectivamente, así ocurrió. Porque el miedo que tenía nuestra gente no es sólo por el asunto de la migra y las deportaciones, sino por la represión que ocurre cotidianamente en este país desde que este señor (Trump) nos puso un blanco sobre nuestras espaldas, pero quienes les dieron valor para ir a particular fueron sus hijos”, comentó La Luz.

Recuerda que cuando llegaban a las casas a promover el voto, los padres eran renuentes en dejarlos pasar, pero que sus hijos intervenían y decían: “son la gente del tío Bernie, los tienen que escuchar, y con eso nos dejaban entrar para platicar”.

Y esa gente latina trabajadora tiene entre sus prioridades el acceso a servicios de salud y educación para sus hijos, justo lo que propone Sanders, un seguro de salud universal y educación universitaria gratuita, además de su compromiso con una reforma migratoria y cancelar la medidas mas antimigrantes del actual régimen. Eso explica el triunfo en Nevada, manifestó La Luz, por lo que se promueve esa misma estrategia en otros estados entre un amplio sector latino.

Y su carácter de movimiento será clave si triunfa el senador. "Sanders siempre reitera que este movimiento no se desarticule después de una victoria electoral, sino que al contrario, que continúe organizando y cobrando fuerza porque para lograr su proyecto político hará falta una movilización permanente" para enfrentar a los opositores tanto dentro como fuera del partido y los grandes intereses para la transformación del país.

Los jóvenes que son la columna vertebral de este movimiento también son luchadores en otros movimientos sociales, asegura La Luz. "Ellos son los que me dan tanto ánimo, me dan esperanza de que, efectivamente, hay un relevo que va a continuar la lucha".

Publicado enInternacional
El “cisne negro” que puede descarrilar la relección de Donald Trump

El exitoso autor libanés Na­ssim N. Taleb sacudió las mentes estáticas con su célebre libro El cisne negro: El impacto de lo altamente improbable (https://amzn.to/2wjG7xB) que versa sobre un evento considerado improbable que aparece repentinamente en los radares cerebrales y provoca inesperadas consecuencias masivas.

Pues más que un "cisne negro", a Trump, quien parecía tener blindada su relección, se le apareció la altamente improbable pandemia del coronavirus: mutación que ha golpeado a 53 países hasta ahora.

Dejo de lado el inquietante libro de ciencia ficción Los ojos de la oscuridad, de Dean Koontz, quien hace 41 años vaticinó la dispersión de un virus "alrededor del año 2020" en la misma ciudad de Wuhan (https://amzn.to/39ce95M).

También soslayo las teorías sobre el accidente del coronavirus experimentado y/o sembrado como "arma bacteriológica" y de lo que se han acusado las tres superpotencias: EU, Rusia –con una aterradora excavación (https://bit.ly/2TaMQTH)–, y China, cuyo máximo especialista afirma que el Covid-19 “pudo no haberse originado en China (https://bit.ly/2wRCjE5)”.

Esperando y rezando que los expertos del tema, y no los politiqueros oportunistas que lucran con la enfermedad ajena en un momento tan disruptivo, encuentren los orígenes y la terapia del Covid-19, me enfocaré en el efecto que ha tenido sobre las acciones de las bolsas de Nueva York y que, en caso de prolongarse, es susceptible de quitarle una de las principales cartas a Trump para su relección cuando todavía no se conoce la identidad de su adversario en el antidemocrático Partido Demócrata que busca impedir el ascenso irresistible de Bernie Sanders con toda la jugarreta de los superdelegados –15 por ciento de miembros prominentes y libres del partido que no han sido elegidos– en la Convención de Milwaukee (Wisconsin) del 13 al 16 de julio.

El británico Edward Luce (EL), muy cercano a Obama y gran conocedor de los intríngulis políticos en EU, aduce en Financial Times (27.02.20) que "el coronavirus puede trastocar la elección en EU" cuando "Trump apostó su reputación en algo que no puede controlar".

A juicio de EL, si el Covid-19 se propaga en EU, "Trump perderá doble: dañará el crecimiento de EU y habrá perdido la confianza" de la ciudadanía acerca de lo que "ha explicado en forma nada científica sobre la enfermedad". Él asevera que "el impacto político del virus puede ser radicalmente disruptivo" con "tres efectos visibles": 1. "La aptitud es importante" y debe estar vinculada a la ciencia, así como el expertise; 2. "Una pandemia global puede inclinar la política de EU contra la globalización", lo cual beneficia a Bernie Sanders, y 3. Estimulará la "info-demia": contagio (des)informativo existente en los medios de EU cuando Rush Limbaugh, connotado locutor conservador, afirma que “el Deep State usa al virus para socavar a Trump” ya que Nancy Messonnier –principal epidemióloga del Centro de Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)– es la hermana del anterior vicefiscal Rod Rosenstein, quien buscó derrocar a Trump.

Luce conjetura que la "info-demia" puede ayudar a Trump.

Nada menos que Larry Kudlow (LK), principal consejero económico de Trump, implora a los inversionistas comprar las acciones "abaratadas" después de la estrepitosa caída de la bolsa neoyorquina, asegurando que el impacto económico del coronavirus en la economía no tiene ningún parecido con el crack de 2008.

Después de echarle la culpa a China, LK adujo que la pandemia no tenía nada que ver con las condiciones domésticas de EU y que la manera decisiva del manejo de la crisis por Trump tendría “un efecto muy positivo para su relección (https://washex.am/3apQgb9)”.

Ya el gobernador de la Reserva Federal, Jerome Powell, avisó estar listo para tomar acciones y apoyar a la economía ante el daño que ha provocado a ésta el coronavirus (https://bit.ly/2VvjGAd).

Antes de fallecer, el genial astrofísico Stephen Hawking advirtió sobre las "agresiones de las armas biológicas" al género humano (https://cnet.co/2Towoy1).

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Página 1 de 113