“¡Creerás en el evangelio!” es lo único que no le ha pedido EEUU a Irán en sus ’12 mandamientos’

Dejé la mitad de mi vida en mis tierras persas, y cuando aterricé en esta península de acogida, entrañable plataforma de reclamo de pan y paz para todos, me puse a ejercer el desconcertante oficio de exiliado: conocer, aprender, admirar, transmitir, revelar y denunciar, estos últimos aprovechando las clases de la Universidad, los medios de comunicación y una docena de libros como 'Robaiyat de Omar Jayyam' (DVD ediciones, 2004), 'Kurdistán, el país inexistente' (Flor del viento, 2005), 'Irak, Afganistán e Irán, 40 respuestas al conflicto de Oriente Próximo' (Lengua de Trapo, 2007) y 'El Islam sin velo' (Bronce, 2009).


“Les aplastaremos”, “no permitiremos que…”, o “El régimen iraní debe saber que esto es sólo el comienzo“, han sido los términos y el tono usado por Mark Pompeo, el ex jefe de la CIA, experto en torturas y operaciones encubiertas, y quien hoy dirija la política exterior de EEUU, explicando el 21 de mayo la nueva política de EEUU hacia Irán, en 12 puntos.


Al igual que los jefes de la Mafia, Pompeo no negocia, sólo envía recados al adversario: si lo acepta le deje vivir, si no lo eliminará. A sabiendas de que la República Islámica (RI) los iba a rechazar, su discurso era declaración pública de guerra. Dos meses antes, EEUU había realizado con Israel la mega maniobra “Juniper Cobra 2018” con 4500 soldados en el suelo europeo con el objetivo de “mejorar la coordinación entre los ejércitos de EEUU e Israel”. Un año antes, el gobierno judío organizó el mayor ejercicio de guerra de su historia, “la Bandera Azul”, junto con EEUU, Francia, Italia, Grecia y Polonia. Y, acaba de probar el caza más moderno del mundo, el F-35, utilizando el cielo de Beirut como el escenario de la guerra real.


Si Irán no cumple con estos mandamientos, afirmó Pompeo, se enfrentaría a “las sanciones más duras de la historia” y “presiones financieras sin precedentes”. Es lo que hicieron en Irak matando a cerca de 2.000.000 de civiles de hambre, y de bombas, incluido de uranio. Sus amenazas deben alertar al mundo si recordamos además que el Neocon John Bolton, asesor de seguridad de Trump, dijo que “EEUU debe acabar con la RI antes de su 40 aniversario” en 2019, o de que Rudy Giuliani, jefe de “Giuliani Prtners LLC”, una compañía de seguridad, prometía al grupo opositor de derecha islamista “Moyahedin-e Khalq” que en 2019 celebraría sus eventos en Teherán.


¡Obedeces o te convertiré en un pilar de sal!


Las exigencias de Pompeo a Irán son tan imposibles de cumplir como pedir a la esposa de Lot no mirar cómo su hogar se convertía en cenizas por la furia de Dios:


1. ¡Me entregarás el informe se tus actividades nuclear anteriores al 2015, ya que los pecados de mis enemigos nunca se prescriben! Que la OIEA afirme que, al contrario de Israel y Pakistán, Irán no sólo ha sido firmante del TNP, sino que nunca ha fabricado una bomba nuclear, no le sirve al régimen de Trump: Irán debe mostrar su inocencia, aunque, como dijo Colin Powell en 2015 sea Israel quien tenga 200 bombas nucleares y todas apuntándose a Irán.
2. ¡Detendrás el enriquecimiento de uranio¡ Si la ONU reconoce el derecho a enriquecer el uranio para fines pacíficos, y el OIEA confirma que la RI no tiene programa de armas nucleares ¿A qué viene esta exigencia?
3. ¡Permitirás visitas guiadas a tus instalaciones nucleares y militares! Los expertos del OIEA han podido realizar once visitas sorpresas a los centros nucleares de Irán. En cuanto a un paseo turístico por las bases militares, Irán lo aceptará cuando el Trío Tramp-Netanyahu-Salman (TNS) hagan lo mismo.
4. ¡No fabricarás misiles balísticos! Irán, un país que fue ocupado durante las dos guerras mundiales, luego invadido por Irak (aliado de EEUU), y que recibe amenazas de Israel, de Arabia y del propio EEUU, tiene el derecho y el deber a defenderse. Estos tres países poseen juntos un gigantesco almacén de armas de destrucción masiva más avanzadas del planeta, y ¿les preocupe los misiles más “convencionales” de Irán?
5. ¡Liberarás a todos los presos estadounidenses y los de nuestros aliados (o sea, casi de todo el mundo)! Ningún problema. ¿Qué tal si los canjeas con los iraníes encarcelados en los mismos países?
6. ¡Detendrás tu apoyo a los grupos terroristas, como Hizbolá o Hamas! ¿Y lo pide un país que actúa como un estado terrorista? Más allá de la ideología de un partido chiita de derecha como el Partido de Dios (cuyas copias sunnitas, judías, cristianas o budistas, abundan en el mundo, incluido en EEUU), hay que reconocer que, si no fuera por su defensa a la integridad territorial del Líbano, este país hoy sería una provincia asediada de Israel. Además, fue Francia quien creó su sistema político, fallido en su génesis, y marioneta de las potencias extranjeras. En cuanto a Hamas, grupo fundamentalista sunnita, Pompeo sabe que sus principales apoyos son Arabia, Turquía (socio de la OTAN) y Qatar.
7. ¡Respetarás la soberanía de Irak! ¿Lo pide el mismo país que se burló de la soberanía de Irak con falsos argumentos y hoy lo ha colonizado con las 12 bases militares? EEUU gastó miles de millones de dólares, mató a dos millones de iraquíes, y sacrificó a 73.000 soldados propios con el fin de dominar el país que es el corazón de Oriente Próximo y la segunda reserva mundial del petróleo, y no para que ahora venga Irán y quiera parte del pastel? Teherán ha recibido dos fuertes golpes a su influencia en este país: en 2014 cuando Obama apartó al primer ministro Nuri al Maliki, y en mayo del 2018, con el triunfo de los chiitas árabes anti-iraníes en las elecciones parlamentarias.
8. ¡Renunciarás a apoyar a los hutíes de Yemen y presentarás un plan de paz! Irán no puede ayudar a los chiíes yemeníes, porque no existe ningún acceso al país que no esté controlado por EEUU y Arabia. Y no es Irán quien está bombardeando a los civiles, sus hospitales, almacenes de alimentos y depósitos de agua, sino EEUU y las petromonarquías árabes que han provocado en Yemen la mayor crisis humanitaria del mundo, y enviaron a la papelera el plan de paz de 4 puntos de Irán.
9. ¡Retirarás tus fuerzas armadas de Siria! ¿Y dejar que sólo EEUU, Francia, Israel, Arabia, Turquía y otros aliados intervengan en este país? Siria es la última barrera a la agresión de Israel-EEUU a Irán. Pero, Siria no necesitan tutores. Pedirá a Irán que se retirase cuando considere conveniente.
10. ¡Cortarás la relación con los talibanes y Al Qaeda! Cierto que EEUU quiere tener una relación de exclusividad con sus criaturas, pero aquí lo que pretende es relacionar a Irán con el terrorismo “sunnita”. También acusó a Saddam Husein por el 11S, cuando ya conocía los verdaderos organizadores del atentado! Lo cierto es que las fantasías expansionistas de la RI, para ir a liberar a Jerusalén, se desvanecieron cuando perdió la guerra a un país casi cuatro veces más pequeño como Irak. Luego llegaron los ataques en cadena de EEUU y sus aliados a los países soberanos y la RI cambió su política exterior a la defensiva, creando un cinturón de seguridad alrededor del país.
11. ¡Disolverás la Fuerza Qods de los Guardianes Islámicos que opera en la zona! Washington no quiere que nadie moleste a sus cientos de miles de hombres armados que han ocupado esta codicia región.

12. ¡Dejarás de amenazar a nuestros aliados en la zona! Si tu aliado israelí bombardea Gaza, Siria, y el Líbano, y amenaza Irán un día sí y otro también, es absurdo pedirle tener el aguante de Job, y ni se queje.


Las respuestas de la RI


En Irán operan dos gobiernos paralelos: el “de facto” de los ultras del ayatolá Jameneí-Guardianes Islámicos, y el legal del presidente Rohaní. Al primero, que concentra la totalidad del poder, no le importaría una guerra de baja intensidad para exportar la profunda crisis interna, mientras el segundo intenta rebajar la tensión y salvar el acuerdo con el apoyo de China, Rusia y la UE: quizás Trump cambie de idea o quizás el próximo presidente lo recupere.
Pompeo intenta invalidar cualquier acuerdo entre la UE e Irán. Mientras el presidente Macron sigue defendiendo el pacto nuclear criticando duramente a EEUU, la canciller Merkel empieza acercarse a la postura de Trump, quizás por las presiones de Israel y Arabia. Éste ha cancelado nuevos contratos con las compañías de Siemens y Bayer, por seguir trabajando con Irán. Y puede vengarse aun de maneras más contundentes.


El Congreso de EEUU, atemorizado por los pasos que está dando Trump, acaba de retirar al presidente el permiso de lanzar un ataque militar contra Irán. El mundo necesita más diplomacia. La crisis nuclear de Irán ha sido la única en la región que se resolvió sin uso de fuerza militar. Por la paz mundial, hay que salvar este histórico logro.

 

28 mayo 2018

Publicado enInternacional
Un nuevo ensayo nuclear provoca un fuerte terremoto en Corea del Norte

El país sufrió un fuerte terremoto de entre 5,7 y 6,3 grados de magnitud originado por "causas artificiales". Pyongyang confirma el "total éxito" de sus pruebas con bombas de hidrógeno que, amenazan, puede ser instalada en uno de sus misiles intercontinentales.

 

Un nuevo ensayo nuclear del régimen de Kim Jong-un ha causado un terremoto de 6,3 grados de magnitud en Corea del Norte. Así lo han confirmado las autoridades de Corea del Sur, Japón y China, así como desde la propia Pyongyang, que ha constatado el "total éxito" de sus pruebas con una bomba de hidrógeno y ha amenazado con utilizarla en uno de sus misiles balísticos intercontinentales (ICBMs). Así lo ha confirmado un anuncio de la televisión estatal norcoreana KCTV.


"El test fue realizado con una bomba con un poder sin precedentes", señaló la locutora Ri Chun-hee, la encargada de dar las noticias más importantes para el régimen, quien añadió que el ensayo tuvo "dos fases" y que no se ha producido "ninguna fuga de materiales radiactivos ni impacto adverso en el medio ambiente


El nuevo ensayo armamentístico norcoreano fue ejecutado por orden directa del líder Kim Jong-un, según la KCTV, que mostró fotografías del mandatario en su despacho y sus habituales imágenes propagandísticas sobre anteriores lanzamientos de misiles.


La prueba "tenía como objetivo examinar y confirmar la precisión y credibilidad de la tecnología de control de la potencia nuclear, así como del nuevo diseño y estructura internos para manufacturar bombas H instalables en ICBMs", añadió la agencia estatal KCNA.


El seísmo fue detectado en Corea del Norte a las 12.36 horas surcoreana (3.36 GMT) en la provincia de Hamgyong del Norte, en el noreste del país y fronteriza con China, donde se ubica la base de pruebas nucleares de Punggye-ri, escenario de los cinco ensayos atómicos norcoreanos hasta la fecha.


El Gobierno de Seúl anunció la convocatoria de una reunión de emergencia del Consejo Nacional de Seguridad, en declaraciones de un portavoz recogidas por la agencia de noticias surcoreana Yonhap. El Ejecutivo japonés, por su parte, también confirmó la detección del seísmo, así como sus causas artificiales.


"Hemos llegado a la conclusión de que Corea del Norte ha realizado su sexta prueba nuclear", dijo en rueda de prensa el ministro nipón de Asuntos Exteriores, Taro Kono, tras señalar que el seísmo alcanzó los 6,1 grados en la escala abierta de Ritcher y tuvo su hipocentro a muy poca profundidad. Seúl señaló que el seísmo tuvo 5,7 grados de magnitud, según dijo en un comunicado el mando conjunto de las fuerzas surcoreanas.


Por su parte, el Centro de Redes Sismológicas de China indicó que el temblor fue de 6,3 grados Ritcher y se originó a menos de un kilómetro de profundidad, e informó de la detección de un segundo terremoto de menor intensidad (4,6 grados) unos ocho minutos después del primero.


La Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO), un organismo autónomo de la ONU, también confirmó la detección de un "inusual evento sísmico" en Corea del Norte, con una magnitud "más fuerte que en las anteriores pruebas nucleares declaradas" del país asiático. "El evento parece haber sido más grande que el registrado en septiembre del año pasado y la ubicación fue muy similar a la de ese evento", indicó la CTBTO, al precisar que la magnitud del seísmo fue de magnitud 5,8 en la escala de Richter, medio punto menos que lo establecidos por otras fuentes.


"Si se confirma que fue un ensayo nuclear, este acto indicaría que el programa nuclear de Corea del Norte está avanzando con rapidez", agregó el secretario general de la CTBTO, Lassina Zerbo. "Constituye una nueva quiebra de la norma universalmente aceptaba en contra de las pruebas nucleares. Se trata de una norma que ha sido respetada por todos los países menos uno desde 1996", señaló en referencia a la firma de este tratado hace 21 años. "Insto a Corea del Norte a dejar de realizar más pruebas nucleares y adherirse a los 183 países que han firmado el acuerdo de la CTBTO", declaró Zerbo en el comunicado.


El Ejército surcoreano ha elevado su nivel de alerta al máximo ante la nueva provocación del país vecino, mientras que Tokio ha enviado aviones de reconocimiento de sus fuerzas aéreas para medir posibles variaciones en los niveles de radiactividad en el aire.


Respuesta conjunta


Tokio, Seúl y Washington tienen previsto mantener una conferencia telefónica hoy para analizar la situación y dar una respuesta conjunta a la nueva prueba nuclear de Pyongyang, que tiene lugar en la misma semana en que el régimen de Kim Jong-un lanzó un misil balístico sobre Japón que cayó en el Pacífico.
El aparente sexto ensayo atómico norcoreano se produjo unas horas después de que Pyongyang anunciara que ha desarrollado una bomba de hidrógeno que puede ser instalada en un misil balístico intercontinental (ICBM).


Corea del Norte ha llevado a cabo cinco ensayos nucleares hasta la fecha, de los cuales los dos últimos tuvieron lugar en enero y septiembre de 2016. Además, a principios del pasado julio el hermético régimen realizó su primer ensayo con éxito con un misil balístico intercontinental, seguido de otro test de un proyectil similar a finales de ese mes.

Publicado enInternacional
Trump juega a ser comandante en jefe ante nueva crisis con Corea del Norte

Estados Unidos amenazó ayer con una respuesta militar a la exitosa prueba de un misil intercontinental lanzado el martes por Corea del Norte y que generó alarma mundial ante una eventual confrontación nuclear.

En la primera crisis internacional que enfrenta el gobierno de Donald Trump, quien hasta muy recientemente afirmaba que el asunto de Corea del Norte era un problema esencialmente chino, los expertos coinciden en que no hay "buenas opciones", con la vía militar, que es potencialmente catastrófica.

El gobierno de Trump convocó, junto con Japón y Corea del Sur, a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, donde la embajadora estadunidense Nikki Haley calificó la prueba del misil como "una clara escalada militar" y advirtió que con ese tipo de acciones "están cerrando rápidamente la posibilidad a una solución diplomática".

Anunció que Washington eleboraba una resolución para "elevar la respuesta internacional", ya que han sido insuficientes la sanciones contra ese país, pero Haley reiteró que su gobierno está preparado para emplear todas opciones para defenderse, y "una de ellas está en nuestras considerables fuerzas militares. Las usaremos, si tenemos que hacerlo, pero preferimos no proceder en esa dirección".

A la vez, el secretario de Estado Rex Tillerson advirtió que cualquier país que esté ayudando a Corea del Norte, aun dando empleo a sus trabajadores huéspedes, está apoyando "un régimen peligroso", subrayó que la prueba del misil incrementa la amenaza a Estados Unidos y sus aliados, y llamó a la comunidad internacional a "demostrar que hay consecuencias" para Corea del Norte si procede con su programa de armas nucleares.

Mientras tanto, en respuesta a la prueba del misil norcoreano, Estados Unidos realizó un ejercicio conjunto de misiles con Corea del Sur. El general Vicent Brooks, comandante de las fuerzas estadunidenses (38 mil tropas) en este país, declaró que "el autocontrol, el cual es una opción, es todo lo que separa el armisticio y la guerra" (la guerra de Estados Unidos en Corea entre 1950-53 concluyó en un armisticio, y no con un acuerdo de paz).

Por su parte, Trump criticó a China por no hacer lo suficiente para presionar a Corea del Norte sobre su programa nuclear e indicó que estaba "evaluando" la relación comercial entre ambos países. "Pues hasta ahí con China trabajando con nosotros, pero tuvimos que intentarlo", escribió en un tuit al iniciar su viaje a Europa para asistir a la reunión del Grupo de los 20 en Hamburgo esta semana. Ahí se verá con su par chino, Xi Jinping, además de los mandatarios de Japón y Corea del Sur.

El martes Trump envió un tuit aconsejando a China que "hiciera una movida pesada sobre Corea del Norte y poner fin a esta tontería de una vez por todas".

Aun antes de este incidente, ante la renuencia de Pekín a hacer lo que Washington deseaba, Trump ya había expresado su disgusto al aprobar una venta de armas por mil 400 millones de dólares a Taiwán, imponer sanciones sobre un banco chino y ordenar que barcos estadunidenses cruzaran aguas disputadas, entre otras cosas.

Por su parte, los medios alertaban aquí que el misil estrenado por Corea del Norte parece tener la capacidad de alcanzar a Hawai o Alaska. Trump había declarado como presidente electo que no permitiría que Corea del Norte desarrollara un misil nuclear con capacidad de alcanzar parte de Estados Unidos: "no ocurrirá", afirmó en un tuit el 2 de enero; ahora parece que ya pasó.

Trump reconoció en abril que tal vez no era tan sencillo lograr que China resolviera el problema que representa Corea del Norte como lo había afirmado durante su campaña y las primeras semanas de su gobierno, comentando a Fox News que después de que el presidente Xi le había "explicado miles de años de historia con Corea" concluyó que “no es tan fácil... En otras palabras, no es tan simple como uno pensaría”.

Expertos, ex oficiales y comentaristas resaltaron durante días recientes que no hay una salida fácil a esta confrontación, con más de medio siglo de historia. Algunos veteranos de política exterior, incluyendo el ex secretario de Estado George Shultz y el ex secretario de Defensa William Perry, entre otros, han insistido –incluso enviaron recientemente una carta a Trump– en que la "única opción realista" para evitar que Corea del Norte haga uso de armas nucleares es la negociación.

La advertencia de Chomsky

Ante esta coyuntura cobra relevancia la advertencia urgente y repetida de Noam Chomsky en meses recientes de que las posibilidades de una guerra nuclear son ahora mayores que en mucho tiempo. En diversos comentarios, incluyendo un diálogo publicado ayer en la edición digital del New York Times, Chomsky ha insistido en que la guerra nuclear, junto con el cambio climático, son las dos "amenazas verdaderamente existenciales que enfrentamos".

En un diálogo con el profesor George Yancy, publicado ayer en el blog de filosofía del Times (The Stone), Chomsky indicó que acciones estadunidenses en Siria y la frontera rusa elevan la amenaza de confrontaciones que podrían detonar una guerra, "un propuesta impensable". Agregó que continuar el programa de modernización del arsenal nuclear "representa peligros extraordinarios".

De hecho, Chomsky afirma que le preocupa un conflicto nuclear en estos momentos, y señaló que figuras como William Perry, el ex secretario de Defensa y estratega nuclear, también ha expresado estar aterrorizado, y lo cita declarando que “hoy el peligro de algún tipo de catástrofe nuclear es más grande que durante la guerra fría, y la mayor parte de la gente... no está consciente de este peligro”. Chomsky agrega: "Perry tiene razón de estar aterrorizado, y así deberíamos estar todos... por la persona que tiene su dedo en el botón y sus socios surrealistas".

Pero indicó que la acción ciudadana puede “presionar a Wa-shington a explorar opciones diplomáticas –las cuales están disponibles– en lugar de un recurso casi de reflejo a la fuerza y coerción en otras áreas, incluyendo Corea del Norte e Iran”.

Publicado enInternacional
Se acabó la paciencia estratégica con Corea del Norte: Trump

Desde que llegó a la Casa Blanca trata de convencer a China de ejercer su influencia contra Pyongyang

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este viernes que la "paciencia estratégica" de su gobierno hacia Corea del Norte se acabó, al fin de una visita a Washington del líder de Corea del Sur, Moon Jae-in. Señaló que dicha paciencia "Ha fracasado por muchos años. Francamente, la paciencia se acabó", dijo Trump durante una ceremonia conjunta con Moon en los jardines de la Casa Blanca.

Según el mandatario estadunidense, Corea del Sur y Estados Unidos enfrentan "la amenaza del régimen brutal e irresponsable de Corea del Norte", y añadió que "su programa nuclear y de misiles requiere una respuesta firme".

Desde que llegó a la Casa Blanca Trump buscó convencer a China que ejerza su influencia para contener al gobierno de Corea del Norte, aunque por el momento la opción no ha mostrado resultados.

La situación se tornó aún más tensa después que el gobierno de Pyongyang liberó y envió de retorno al estadunidense Otto Warmbier, quien había sido detenido hace 18 meses en Corea del Norte. Warmbier llegó a Estados Unidos en estado de coma y falleció pocos días después a causa de una infección cerebral cuya causa nunca fue esclarecida. Warmbier fue acusado por las autoridades norcoreanas de arrancar un cartel propagandístico de un muro, en la calle.

Trump recibió a Moon para una reunión cuya agenda estaba en gran parte dedicada a discutir las tensiones con Corea del Norte a raíz de sus ensayos de misiles y la continuidad de su programa nuclear.

Aún antes del inicio de la reunión a puertas cerradas, durante una rápida declaración a la prensa, Trump afirmó que hay "muchas opciones" abiertas con relación a Corea del Norte.

Por su parte, en esa oportunidad Moon dijo, a través de un traductor, que con Trump mantuvo con él "una discusión muy honesta sobre varios temas, incluyendo Corea del Norte".

Moon busca en la capital estadunidense apoyo a su intención de lograr algún tipo de aproximación entre Seúl y Pyongyang, y para ello tiene en agenda reuniones con varios legisladores.

Inclusive antes de llegar a Washington Moon sugirió que Seúl y Washington deberían ofrecer algún tipo de concesión a Pyongyang. Trump, en cambio, parece dispuesto a abandonar las esperanzas que tenía de una ayuda de China para controlar a Corea del Norte.

Este viernes, Trump evitó criticar en público la estrategia defendida por Moon, pero sugirió que no estaba dispuesto a un esfuerzo de aproximación.

"Estados Unidos hace un llamado a otras potenciales regionales y a las naciones responsables a que unan a nosotros en la implementación de sanciones", exhortó.

Por su parte, Moon dijo que "el más serio desafío para nuestras dos naciones son las amenazas nucleares y misilísticas de Corea del Norte".

El nuevo presidente sudcoreano añadió que "empleará tanto sanciones como un diálogo un abordaje en fases para buscar una solución al problema nuclear con Corea del Norte".

Estados Unidos tiene en la actualidad unos 28 mil soldados en Corea del Sur.

Pese a su apoyo político, Trump reprendió a Corea del Sur por su superávit comercial con Estados Unidos, demandando la renegociación de un pacto bilateral de comercio. "Me siento alentado por las garantías del presidente Moon de que va a trabajar para crear condiciones parejas para que los negocios y trabajadores estadounidenses, especialmente los productores de automóviles, puedan tener transacciones justas con Corea del Sur" dijo Trump.

Por otra parte, el mandatario instó instó a los senadores republicanos a derogar inmediatamente la ley de salud Obamacare, aunque aún su gobierno no tiene remplazo para la misma, y que decidan luego qué alternativa adoptarán, en vista de que los legisladores no logran ponerse de acuerdo al respecto.

Los líderes republicanos fijaron este viernes como fecha para trabajar en el Senado en los cambios a la legislación del 2010, con los que buscarán rechazar gran parte de una reforma de salud impulsada por el ex presidente Barack Obama, que expandió la cobertura a 20 millones de personas en Estados Unidos.

Sus esfuerzos se complicaron tras un reporte esta semana de la Oficina de Presupuesto del Congreso que indicó que para 2026 habrá 49 millones de personas sin seguro médico con el proyecto del Senado, frente a 28 millones bajo la ley actual.

“¡Si los senadores republicanos no pueden aprobar lo que están elaborando ahora, deberían DEROGAR inmediatamente, y luego REEMPLAZAR en una fecha posterior!", escribió Trump en un tuit refiriéndose a la ley de salud.

Publicado enInternacional
Miércoles, 12 Abril 2017 06:46

. Tambores de guerra

. Tambores de guerra

Las autoridades norcoreanas están “listas para la guerra” después de los “movimientos imprudentes de invasión” de Estados Unidos y del envío de barcos de guerra en sus aguas costeras. “Haremos a los Estados Unidos totalmente responsables de las consecuencias catastróficas que acarrearán sus acciones ultrajantes”, dijo un portavoz de su canciller, citado por la agencia estatal de noticias Korean Central News Agency.


Estados Unidos envió el portaaviones USS Carl Vinson y su grupo de buques de guerra a las aguas de las costas de la Península en una muestra de desafío contra Pyongyang y para realizar ejercicios con la Marina de Corea del Sur. “Esto demuestra que los movimientos imprudentes de Estados Unidos por invadir Corea del Norte han alcanzado una fase seria de su escenario”, continuó el portavoz. “Si los Estados Unidos se atreven a optar por una acción militar, aduciendo que es un ‘ataque preventivo’ y ‘remoción de la sede’,Corea del Norte está dispuesta a reaccionar ante cualquier forma de guerra deseada por los Estados Unidos”.


Corea del Norte promete fuertes medidas de represalia en medio de los crecientes conflictos con Estados Unidos, poco después de que aquélla probara misiles balísticos y justificara la prueba como autodefensa mientras participaba en juegos de guerra con su vecino del sur. El presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos estaba preparado para actuar solo para hacer frente a la amenaza de Corea del Norte de probar más misiles balísticos y desarrollar uno que pudiera llegar a los Estados Unidos. Estas pruebas están prohibidas en virtud de las resoluciones de las Naciones Unidas.


La respuesta oficial fue hecha después de la declaración del Secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, sobre los ataques con misiles estadounidenses contra una base aérea siria como represalia por un ataque con armas químicas llevado a cabo supuestamente por Bashar al-Assad. Tillerson, no especificó Corea del Norte, pero su mensaje era claro. “Si usted viola los acuerdos internacionales, si no cumple con los compromisos, si se convierte en una amenaza para los demás, es probable que en algún momento haya una respuesta”, dijo Tillerson a ABC.


Por Rachel Revesz  De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.


Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
La representante permanente de EE.UU. en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, ofrece un discurso en la conferencia del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés), en Washington D.C. (capital de EE.UU.), 27 de marzo de 2017.

 

Todo lo que hizo el acuerdo nuclear, fue fortalecer a Irán y empoderar a Rusia, denunció la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley.

 

Durante la conferencia del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés), en Washington D.C. (capital de EE.UU.), Haley, arremetió el lunes contra la Administración del expresidente Barack Obama por firmar el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés) y levantar las sanciones ya impuestas contra Irán.

“Es posible imponer restricciones contra un país, pero si se levanta las sanciones no será fácil retomarlas”, reconoció la representante permanente de EE.UU. en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su intervención, también criticó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) por su respaldo al acuerdo nuclear de Irán y Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) y no apoyar la intención del nuevo presidente del país norteamericano, Donald Trump, de suspender el acuerdo nuclear iraní.

“Mi preocupación es que el CSNU está muy interesado en el acuerdo nuclear con Irán, esto es lamentable. No entiendo por qué es así, por qué permitieron este pacto, por qué lo aprobaron, es horrible”, apostilló Haley.

Sin embargo, ante el aplaudo de los concurrentes por esta parte de su discurso, no mencionó ningún plan del Gobierno de Trump para la suspensión del JCPOA. Donald Trump calificó el JCPOA como ‘el peor acuerdo alcanzado en toda la historia de EE.UU.

Según el pacto nuclear, Irán aceptó limitar su programa de energía nuclear, en contrapartida de la eliminación de las sanciones impuestas contra Teherán en relación con dicho programa.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), desde la entrada en vigor del pacto nuclear, ha confirmado que Teherán está cumpliendo con sus obligaciones en el marco del acuerdo.

El presidente iraní, Hasan Rohani, ha rechazado cualquier renegociación sobre el acuerdo nuclear, si así lo pide el presidente de EE.UU.

msm/rha/msf

 

 

Publicado enInternacional
Inteligencia norteamericana reconoce en su informe el fin de la unipolaridad

ALAI AMLATINA, 12/01/2017.- Los últimos años estuvieron impregnados del debate sobre qué características tomaba la política mundial a partir de la posguerra fría. La mayoría de los grandes analistas del mundo académico político angloamericano no dejaba dudas que nos desplazábamos hacia la conformación de un mundo unipolar dominado por los EEUU. Las evidencias de la invasión a Afganistán y a Irak, fundamentadas durante el gobierno de George W Bush (h) en un documento bajo el nombre Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, no dejaban margen para debatir. Esto, agravado también por la crisis política del sistema político occidental y la anglosajonizacion de las Relaciones Internacionales, que repiten los discursos "científicos" de los gurúes, ya sean por dar ejemplos Kaplan, Kagan, Nye, Fukuyama, etc.

En el año 2008 sacamos entre varios expertos un Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica (1), donde con mucha soledad advertíamos que nos dirigíamos hacia un mundo multipolar a contramano de los gurúes y además, mientras existía una gran expectativa mundial por el nuevo Presidente de los EEUU, decíamos que nada señalaba un cambio de la política exterior con respecto a Bush (h).

Hoy, a menos de 10 días de dejar la Presidencia Obama (el Premio Nobel de la Paz que bombardeo 7 países en menos de 6 años), de paso, aprovechamos para decir que ser Nobel de la Paz no implica ninguna garantía. Alfred Nobel fue el inventor de la dinamita. El Presidente Wilson aplicó la diplomacia del dólar en el Caribe, T. Roosevelt la política del garrote y Kissinger el llamado "Plan Cóndor" y todos fueron Premios Nobel. O sea, que lo de Obama es una confirmación una vez más, que hay que mirar de reojo cuando un presidente norteamericano es Premio Nobel.

A pesar que empezó con promesas de retirar a su país de conflictos internacionales tras el mandato de Bush (h), Obama deja el cargo habiendo mantenido a la nación norteamericana en conflicto durante más tiempo que cualquier otro presidente de los Estados Unidos.

Expandió las guerras aéreas y el uso de las fuerzas especiales en todo el mundo. El número de países que cuentan con fuerzas especiales norteamericanas desplegadas ha crecido desde los 60 en 2009 hasta los 138 en 2016 (el 70 %de los países del mundo), según los datos del Mando de Operaciones Especiales de EEUU.

Para analizar el legado del Presidente Obama, el Consejo de Relaciones Exteriores de los EEUU (CFR, por sus siglas en ingles), que se especializa en política exterior y asuntos internacionales del país, presentó datos sobre los ataques aéreos lanzados sobre países extranjeros. Solo en el 2016, el gobierno de Obama arrojó al menos 26171 bombas.

Mientras la mayoría de los bombardeos se produjeron en Siria e Irak, las bombas estadounidenses alcanzaron Afganistán, Libia, Yemen, Somalia y Pakistán, siete de los países musulmanes más grandes.

Durante los ocho años de mandato de Obama, su gobierno no solo ordenó numerosos ataques aéreos, sino que también alcanzó una cifra record de venta de armas desde la segunda guerra mundial, llegando a los 265.471 millones de dólares (2).

Todo lo explicitado nos lleva a comprender un hecho importantísimo que ha ocurrido el pasado 9 de enero de 2017 bastante desapercibido y que nos parece central. El Consejo Nacional de Inteligencia de los EEUU en su Informe de Inteligencia para el nuevo presidente de los EEUU, Trump, reconoce en forma implícita el fracaso de la diplomacia de guerra de Obama, y nuestro lejano Diccionario (seguramente tomado como "ensayo político ideológico" por parte de la mayoría del arco "científico neutral" argentino) se halla en total sintonía, con el Informe del 9 de enero. Si habría juicio por mala praxis en las ciencias sociales, muchos de los monstruos sagrados tambalearían. Esto no significa una ironía vulgar, sino una profunda reflexión que debemos realizarnos todos desde las ciencias sociales y el mundo universitario sobre el devenir y acontecer del sistema mundo.

Durante casi dos décadas, Global Trends Report del Consejo Nacional de Inteligencia (3) ha estado dando forma a conversaciones estratégicas dentro y fuera del gobierno de los EEUU. Desde que el Primer Informe Tendencias Mundiales fuera lanzado en 1997, un nuevo Informe se publica cada cuatro años después de las elecciones en EEUU.

/Tendencias Globales/constituye un importante y estratégico Informe de la evaluación de los servicios de inteligencia de las fuerzas -y elecciones- que configuran el mundo durante las próximas dos décadas.

La última edición del Informe "Tendencias Globales: paradojas del progreso" del Consejo Nacional de Inteligencia, fue presentada el 9 de enero de 2017, explorando tendencias y escenarios en los proximos20 años.

Fundamental para su comprensión y pertinencia han sido las reuniones en todo el mundo con una amplia gama de interlocutores, incluyendo funcionarios de gobiernos, empresarios, académicos, representantes de la sociedad civil y otros, en los talleres e intercambios. Allí se examinan las prospectivas de la economía, la demografía, la ecología, la energía, la salud, la gobernabilidad, la identidad y la geopolítica y es vital entender sus consecuencias para la paz y la seguridad del mundo.

El NIC cristaliza las ideas extraídas de estas reuniones así como de una amplia investigación condensada en el Informe Tendencias Mundiales que se publica cada cuatro años, entre el día de la elección presidencial de EEUU y el día de la inauguración.

En líneas generales, el Informe del 9 de enero alerta sobre un futuro "cercano oscuro y difícil" debido al aumento de hostilidades entre Naciones en niveles no vistos desde la Guerra Fría, a medida que se desacelera el crecimiento global, se erosiona el "orden” posterior a la segunda guerra mundial y a la potenciación de los nacionalismos en los marcos de la globalización.

La incertidumbre sobre EEUU, junto a un "Occidente que mira hacia adentro" y el debilitamiento de los derechos humanos internacionales y los estándares de prevención de conflictos, animarán a Rusia y China a poner a prueba la influencia norteamericana”, dice el Informe.

Y agrega, "...estos retos estarán bajo el umbral de la guerra caliente, pero generarán riesgos profundos de errores de cálculo".

Rusia y China aparecen ya como actores a disputarle influencia reconociendo pérdida de hegemonía, así como conflictos regionales, terrorismo y aumento de la desigualdad.

El organismo ha publicado el 9 de enero -repetimos- el Informe de 226 páginas y alerta "que el nuevo panorama mundial está poniendo fin a la época de dominación estadounidense que siguió a la guerra fría" y que, por lo tanto, los próximos cinco años "pondrán a prueba la resiliencia de los EEUU". Por otro lado, el NIC prevé un crecimiento del populismo en el terreno político a nivel mundial, lo que "representara una amenaza para el liberalismo”. Aquí agregamos que no distinguen en el informe a partidos xenofóbicos que aparecen en Europa de nacionalismos regionales de preservación de la soberanía, como ocurre en Irán o pueden tomar nuevamente fuerza en América del Sur.

Más que nunca debemos buscar desde la Patria Grande un Poder Ético Político Estratégico y la tensión que ya convive con nosotros es /Patria Grande en serio o la nada/. Aquí reside nuestro /por-venir/, al decir de Manuel Ugarte.

Notas

(1) Barrios Miguel Ángel (Director), Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica. Biblos, BsAs, 2008.

(2) https://intereconomia.com/economia/mundo

(3) https://www.dni.gov/index.php/about/organization /national-intelligence-council-global-trends

Miguel Ángel Barrios. Argentina- es doctor en educación y en ciencia política. Autor de reconocidas obras sobre América Latina.

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Diciembre 2016 08:05

La guerra nuclear en 140 caracteres

La guerra nuclear en 140 caracteres

Uno de los peores lugares para desencadenar una nueva carrera armamentista debe ser sin duda Twitter. Pero no para Donald Trump. Y para demostrarlo el 23 de diciembre lanzó un mensaje claro: Estados Unidos, señaló, deben fortalecer y expandir su capacidad atómica hasta que el mundo por fin despierte a la realidad de las armas nucleares.


Por si quedaban dudas, al día siguiente Trump volvió a twittear: ¡Que comience una nueva carrera armamentista! Pareciera que ya no habría lugar a dudas: junto a otras extravagantes promesas de su campaña el presidente electo ahora quiere añadir una nueva etapa en la carrera de armamentos nucleares.


Para tener cierta perspectiva hay que recordar que este año el presidente Barack Obama sentó las bases de un gigantesco programa de modernización del enorme arsenal estratégico de Estados Unidos.


Dicho plan incluye un gasto superior a 348 mil millones de dólares para modernizar y actualizar misiles, bombarderos, cargas nucleares, submarinos, sistemas de monitoreo e identificación de blancos, así como la infraestructura de control y comando del Pentágono. A eso hay que añadir planes para fortalecer el subsistema de investigación y desarrollo tecnológico de todos los componentes de las fuerzas armadas. Algunos analistas independientes calculan que el costo de tales proyectos podría superar el billón (castellano) de dólares.


Estados Unido mantienen hoy un arsenal de aproximadamente mil 750 cabezas nucleares desplegadas en misiles balísticos intercontinentales lanzados desde sus bases en tierra (ICBM), en cohetes lanzados desde submarinos (SLBM) y en bombarderos estratégicos. A este número hay que agregar 180 cargas tácticas localizadas en bases en Europa. En la categoría de misiles ICBM se encuentran 441 Minuteman III, con un alcance de 6 mil kilómetros, colocados en silos subterráneos. Estos misiles pueden ser disparados en menos de cinco minutos después de recibir una orden presidencial.


Por su parte, los misiles SLBM desplegados en submarinos (de propulsión nuclear) suman 288 y todos están dotados de hasta ocho cargas independientes. Estos submarinos tienen la capacidad de permanecer ocultos durante largos periodos de tiempo y desde esa perspectiva constituyen el componente disuasivo por excelencia en caso de lo que algunos analistas llaman un intercambio nuclear.


El llamado de Trump suena ridículo si se considera el hecho de que los arsenales de Estados Unidos han atravesado múltiples programas de modernización desde los peores años de la guerra fría. De hecho, los acuerdos de control y reducción de armamentos que fueron negociados con la antigua Unión Soviética sirvieron para adelgazar el abultado inventario de cargas nucleares, misiles y bombarderos, al eliminar los elementos obsoletos y vulnerables, y abriendo espacio para los más modernos y letales. Un resultado fue el incremento en la precisión de los nuevos cohetes, lo que hizo posible reducir el tamaño de las cargas nucleares individuales. Todo esto llevó a una reducción en los arsenales nucleares y a una impresión de que el peligro estaba disminuyendo.


Es decir, el desplante de Trump (y de Obama) es absurdo desde otro punto de vista. Si hacemos una lista de los países que más invierten en armamentos resulta que el gasto militar de Estados Unidos es mayor al acumulado de las siguientes 10 naciones en dicha escala. Para el estado en el que se encuentra hoy día la economía estadunidense resulta claro que un dispendio improductivo de este calibre representa un oneroso fardo lleno de implicaciones negativas. Ni la economía será más competitiva, ni se generarán empleos productivos. Y si alguien piensa en los posibles beneficios tecnológicos que este dispendio podría traer aparejados, hay que recordar que las innovaciones que generaron los misiles y sus sistemas de navegación ya no se van a repetir.


Vladimir Putin no quiere dejar solo a su compañero de juegos y anunció a los pocos días del tuit de Trump que si Estados Unidos quiere iniciar una nueva carrera de armamentos, Rusia estaría más que dispuesta a responder al desafío. De hecho, el plan de Moscú consiste en remplazar todo el arsenal nuclear viejo heredado de la guerra fría por componentes modernos a lo largo de los próximos 10 años. Dicho sea de paso, Inglaterra, Francia, China, India, Pakistán e Israel siguen la misma trayectoria de modernizar sus arsenales nucleares.


Para el resto del mundo, el panorama es sombrío. Es cierto que el número de armas nucleares se redujo desde su punto máximo en lo más álgido de la guerra fría. Pero queda mucho por hacer para realmente eliminar el riesgo de la aniquilación nuclear. La lentitud con la que ha procedido la reducción de armamentos nucleares es una señal de alarma a la que hay que agregar el sensible deterioro del régimen de no proliferación.
Se calcula que una guerra nuclear tendría una duración de media hora. Pero el mundo de la posguerra sufriría miles de años. Eso no cabe en 140 caracteres.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enInternacional
Estados Unidos puede entrar a una carrera armamentista: Trump

El presidente electo, Donald Trump, propuso, como siempre en un tuit, llevar al planeta al borde de la destrucción al declarar que se necesita "fortalecer y ampliar" el mayor arsenal nuclear del mundo.

Todo empezó cuando Trump envió un tuit, aparentemente en respuesta –aunque no está claro– a comentarios del presidente ruso Vladimir Putin sobre modernizar su arsenal atómico. Afirmó: "Estados Unidos debe, en gran medida, fortalecer y ampliar su capacidad nuclear hasta tal tiempo en que el mundo recupere su sentido en torno a lo atómico".

Este viernes, en comentarios a una reportera de MSNBC que le preguntó sobre su mensaje y si ello no implicaba otra carrera armamentista, respondió: "Entonces, que sea una carrera armamentista. Los superaremos en todo momento y perduraremos sobre ellos".

En los hechos esa afirmación implicaría reanimar dicha carrera por lo menos entre las dos principales potencias nucleares por vez primera en casi cuatro décadas, desde los tiempos de Ronald Reagan y Mijail Gorbachov, cuando se acordó reducir el número de armas que tienen el poder de destruir el mundo.

Pero nadie sabe precisamente qué está diciendo Trump, aunque expertos manifestaron preocupación y alarma sobre la manera tan imprudente de tratar uno de los temas más delicados en el planeta y, para algunos, que una persona inestable y fácilmente provocable –aun por cómicos– pronto tendrá las claves nucleares en sus manos.

Noam Chomsky expresó que el mensaje del jueves "fue una de las cosas más aterradoras que he visto recientemente", en comentarios al Huffington Post.

James Acton, codirector del programa sobre política atómica del Fondo para la Paz Internacional, comentó a NBC News que un tuit como el de Trump no tiene precedente, tanto en su contenido como en el hecho de que un presidente electo se atreva a hacer una declaración sobre un tema tan delicado de manera tan casual y por Twitter. “La política nuclear no se hace al paso... por sus implicaciones extraordinarias.”

“Es irresponsable y temerario que el presidente electo plantee la futura política atómica de Estados Unidos en un tuit”, comentó Daryl Kimball, director de la Asociación de Control de Armas, a The Guardian.

Joseph Cirincione, presidente del Fondo Ploughshares, preguntó: “¿Un tuit puede iniciar una carrera armamentista? Este tal vez acaba de hacerlo”. El experto en asuntos atómicos agregó en entrevista con Politico: "No puedes usar Twitter para elaborar políticas nucleares", y advirtió que en ese ámbito "cada palabra importa".

No es la primera vez que Trump provoca confusión y asombro con sus pronunciamientos –casi siempre vía Twitter– sobre temas delicados, pero en este caso se recordó que varios especialistas y hasta ex altos funcionarios han advertido durante más de un año que es muy peligroso tener a un hombre con el temperamento de Trump con el "dedo sobre el botón nuclear" y con ello la capacidad de destruir el mundo.

Ante las siempre ambiguas declaraciones de Trump, su equipo se encargó de nuevo de intentar "explicar" lo que en verdad quería decir su jefe. El mismo jueves Jason Miller, vocero del equipo de transición, envió un comunicado declarando que Trump "se estaba refiriendo a la amenaza de la proliferación nuclear y a la necesidad crítica de prevenirla". Además, que deseaba "enfatizar la necesidad de mejorar y modernizar nuestra capacidad de disuasión como manera vital de promover la paz a través de la fuerza".

Hoy, después de que Trump de nuevo declaró lo de una carrera armamentista, Sean Spicer, próximo secretario de prensa de la Casa Blanca, comentó a la NBC que Trump deseaba evitar dicha carrera al enviar el mensaje de que no permitiría la proliferación, ya que “asegurará que otros países escuchen el mensaje de que no se va quedar quieto y permitirlo... y lo que va a suceder es que retomarán el sentido y todos estaremos muy bien”. Subrayó que el mensaje de Trump era para "alertar a cada nación de que Estados Unidos va a reafirmar su posición en el mundo".

Kellyanne Conway, próxima consejera del presidente, dijo a MSNBC que el tuit de su jefe no era gran noticia. De hecho, indicó: "Parece que el propio Obama ha invertido y llamado a una mejora en nuestras capacidades (nucleares)".

En ese punto Conway tiene razón. Aunque Obama, desde el inicio de su presidencia, estuvo en favor del desarme atómico y expresaba el deseo de un mundo sin armas nucleares, autorizó una "modernización" sin precedente de las fuerzas atómicas –un billón de dólares a lo largo de 30 años–, incluyendo la construcción de nuevo armamento nuclear.

Con los acuerdos atómicos vigentes entre Estados Unidos y Rusia se han reducido los arsenales de ambos países, y cuando el acuerdo New Start quede completamente instrumentado en febrero de 2018, ambas naciones estarán limitadas a no más de mil 550 ojivas atómicas sobre no más de 700 misiles y bombarderos desplegados (según el Departamento de Defensa, el arsenal total de Estados Unidos en 2015 era de unas 4 mil 600 ojivas y se suponía un número igual para Rusia–: 93 por ciento de todas las ojivas nucleares del mundo. https://fas.org/issues/nuclear-weapons/status-world-nuclear-forces/)

Mientras tanto, Trump difundió una carta que, según él, le envió el presidente ruso, Vladimir Putin, el 15 de diciembre, en la cual le ofrece sus mejores deseos para los días festivos e insta por una relación "constructiva y pragmática" entre los dos líderes para lograr "restaurar el marco de cooperación bilateral en diferentes áreas", como mayor colaboración en el ámbito internacional, ya que en la relación bilateral "permanece el factor importante de asegurar la estabilidad y seguridad del mundo moderno". Trump calificó la misiva de "carta muy agradable" y dijo que "sus pensamientos son muy correctos". Agregó en el comunicado: "Espero que ambos lados puedan cumplir con esos pensamientos y no tengamos que viajar por un camino alterno".

Tras sus comentarios, que provocaron alarma entre expertos sobre política nuclear, Trump fue a jugar golf con el ex campeón Tiger Woods y permanecerá en su mansión Mar-a-Lago, Florida, donde festejará la Navidad.

Publicado enInternacional
Sábado, 03 Diciembre 2016 07:06

Sarcófago

Sarcófago

 

Al menos durante los próximos 100 años el magma radiactivo concentrado en el reactor averiado de la central nuclear de Chernobyl, en Ucrania, que hace tres décadas sufrió la peor catástrofe de la industria atómica civil, dejará de ser una peligrosa fuente de contaminación, desde la agrietada mole de concreto colocada sobre la zona afectada de la que era la mayor planta atómica de la Unión Soviética.


Con donaciones de 28 países que lograron reunir el dinero necesario para construir un nuevo sarcófago, cerca de mil 600 millones de dólares –y no obstante las dudas que despertaba la falta de credibilidad del gobierno en Ucrania–, hace días quedó instalado un inmenso caparazón de acero, nueve años después de que firmó el respectivo contrato con el consorcio francés Novarka para desactivar Chernobyl.


Ahora, las dos grúas móviles a control remoto en el interior de la central, clausurada en diciembre de 2000, permitirán desmontar el techo del reactor dañado y retirar las 200 toneladas de chatarra radiactiva que se acumulan ahí, así como los desechos de los tres reactores restantes.


Resumido en una frase, el Nuevo Sarcófago Seguro (NSS) es la estructura móvil más grande jamás construida en la historia. Para tener una idea aproximada, su tamaño es comparable a dos canchas de futbol con sus 257 metros de longitud, 162 de ancho y 108 de altura, con lo cual podría, valga otro ejemplo, quedar cubierta hasta la neoyorquina Estatua de la Libertad, desde el suelo hasta la antorcha.


Todavía hace falta equipar con los últimos adelantos en materia de seguridad nuclear esta nueva cúpula en forma de arco, que podrá estar operando en su totalidad no antes de finales de 2017, con lo cual habrá que invertir cerca de 700 millones de dólares más y su peso aumentará de las actuales 25 mil toneladas a 36 mil, casi –a modo de comparación– cuatro veces más que el de la parisina Torre Eiffel.


Este ingente esfuerzo técnico, toda un proeza de la ingeniería moderna, da a la comunidad científica un plazo de un siglo para seguir buscando una solución definitiva a una hecatombe que, tras liberar a la atmósfera una radiación de 50 millones de curios y contaminar amplias zonas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, causó un elevado número de víctimas mortales.


El número exacto se desconoce –probablemente en torno a los 100 mil–, ya que las autoridades, aunque reconocen el heroísmo de las 600 mil personas que participaron en las labores de liquidación del siniestro, no llevan una estadística de los fallecidos entre éstas durante los años posteriores por leucemia y otros tipos de cáncer.


La solidaridad de la comunidad internacional hizo posible la inauguración oficial del NSS, primer paso para terminar con las secuelas de una catástrofe que obligó a abandonar sus hogares a 136 mil personas y dañó el medio ambiente en una extensión de 150 mil kilómetros cuadrados, territorio donde aún viven cerca de 5 millones de personas que no tienen la posibilidad de ser evacuadas.