Los avances nucleares de Corea del Norte pueden obligar a Trump o Clinton a sentarse a negociar

-Los expertos interpretan que las ambiciones militares de Kim Jong-un son mayores de lo que se pensaba y que el próximo gobierno de EEUU puede verse obligado a renegociar con el régimen


-Los analistas creen que los científicos norcoreanos han desarrollado una cabeza nuclear suficientemente pequeña para ponerla en un misil


-"Ahora es probable que Corea del Norte pueda poner una cabeza nuclear en un misil de corto o medio alcance que podría llegar a Corea del Sur, a Japón o a instalaciones militares que EEUU tiene en la región", advierte una experta

 

El quinto ensayo nuclear de Corea del Norte confirma los cada vez mayores temores en la comunidad internacional de que las aspiraciones nucleares del régimen sean mucho más ambiciosas de lo que se creía y de que Kim Jong-un esté construyendo un arsenal considerable para usarlo si su gobierno sufre amenazas graves.


Hasta hace dos años, la creencia convencional sobre el programa nuclear de Corea del Norte era que se trataba en gran medida de un símbolo político de la fuerza del país y de un instrumento de negociación para obtener ventajas económicas y diplomáticas.


Desde 2014, sin embargo, el ritmo de las pruebas nucleares y de misiles se ha acelerado, hasta el punto de que algunos expertos creen ahora que los científicos del país han desarrollado una cabeza nuclear suficientemente pequeña para ponerla en un misil.


"Ahora es probable que Corea del Norte pueda poner una cabeza nuclear en un misil de corto o medio alcance que podría llegar a Corea del Sur, a Japón o a instalaciones militares que Estados Unidos tiene en la región", analiza la directora de políticas de no proliferación de la Asociación por el Control de las Armas, Kelsey Davenport. Sin embargo, cree que haría falta aún otra década para que Pyongyang desarrollase un misil balístico intercontinental fiable que pudiera llegar a Estados Unidos.


El ensayo de este viernes llega poco después de una serie de logros en misiles. En agosto se lanzó uno en dos etapas, con combustible sólido y lanzado desde un submarino, y este lunes se probaron tres nuevas versiones con cuerpo de aluminio de los misiles Scud, con un alcance de mil kilómetros.


"Toda esta actividad tiene el fin de ampliar el tamaño del arsenal nuclear de Corea del Norte y sus opciones de lanzamiento", señala Davenport. "Están dando pasos para mejorar la calidad de sus misiles, con combustible sólido para poder desplegarlos más rápido y con un alcance más amplio. La trayectoria apunta a una amenaza nuclear norcoreana creciente y el próximo gobierno estadounidense tendrá que priorizar esa amenaza".


El director del programa de no proliferación de Asia oriental del Instituto Middlebury de Estudios Internacionales de Monterey, Jeffrey Lewis, indica que, aunque Pyongyang calificó de experimental el último ensayo, en enero de 2016, la explosión aparentemente mayor de este viernes fue de una cabeza explosiva ya ensamblada, preparada para que la lance un misil.


"Yo no diría que esto es a pequeña escala. Diría que es un dispositivo compacto, suficientemente pequeño para ir en un misil. Creo que han usado tanto plutonio como uranio altamente enriquecido para estirar sus reservas de plutonio, obtener entre 20 y 30 kilotones y construir más armas de las que pensábamos", explica Lewis.


"No creo que hayamos comprendido su estrategia, que es impedir y repeler una invasión. Kim Jong-un no va a quedarse sentado como Sadam o Gadafi y observar cómo llegamos. Planean dar un giro hacia lo nuclear para que dejemos de colocar fuerzas en la región. Golpearán contra los puertos en los que nuestras tropas estén congregadas, con la idea de obligarnos a parar".


El peligro de una nueva carrera armamentística


La fijación del líder norcoreano en la amenaza de un cambio del régimen podría explotar, según los analistas, desencadenando una carrera armamentística en la región y peticiones de un ataque preventivo contra Corea del Norte antes de que su programa se amplíe aún más.


"El ensayo agravará las tensiones regionales y alimentará el deseo de compensar fuerzas. Más surcoreanos querrán armas nucleares propias y más japoneses querrán tener capacidad de ataques ofensivos", analiza Mark Fitzpatric, director ejecutivo de la oficina en Washington del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.


Davenport apunta que los inconvenientes de una escalada así serían severos, probablemente suficientes para plantearse detener ahora una cascada de proliferación en el noreste de Asia.


"Si Corea del Sur o Japón optan por desarrollar armas nucleares y abandonar el tratado de no proliferación, serían excluidos por la comunidad internacional. No creo que sea un paso para el que esté listo ningún país", señala.


Lewis explica que los últimos ensayos nucleares y de misiles demuestran que las medidas de respuesta planeadas por Corea del Sur, incluido el despliegue del sistema de defensa antimisiles Thaad construido por Estados Unidos, tienen pocas probabilidades de garantizar la protección del país. El desarrollo de misiles lanzados por submarinos y de lanzamientos múltiples simultáneos da a entender que Pyongyang está en camino de tener capacidad de superar un escudo así.


Davenport, Lewis y Fitzpatrick están de acuerdo en que los avances militares de Corea del Norte dan pocas más opciones al próximo gobierno que se forme en Estados Unidos que la de volver a la mesa de negociaciones, aunque es probable que el precio de mantener a Pyongyang bajo control sea ahora mucho más alto.


"Es más difícil hacer que alguien se deshaga de lo que ya tiene que persuadirle de no obtenerlo", advierte Lewis.

Julian Borger - Washington
09/09/2016 - 19:49h

theguardian

Traducción de Jaime Sevilla Lorenzo

Publicado enInternacional
Jueves, 28 Enero 2016 05:40

La proliferación amenazante

La proliferación amenazante

"El calentamiento global no controlado, la modernización de las armas nucleares en el mundo y los descomunales arsenales nucleares constituyen extraordinarias e innegables amenazas a la continuada existencia de la humanidad..."
(Bulletin of the Atomic Scientists, 19/1/15).


El mes que concluye, apenas el primero del año, el mundo pareció venírsenos encima. No sólo a los mexicanos. En otras naciones también hubo que añadir a las propias las angustias globales. Con la acumulación inusitada de catástrofes, amenazas y riesgos hubo cuestiones que a pesar de su gravedad recibieron atención muy limitada. El tema nuclear volvió a discutirse. Como amenaza presente, a raíz del inverosímil anuncio norcoreano de haber detonado un artefacto termonuclear, una bomba de hidrógeno. Y como avance bienvenido, el levantamiento de las sanciones relacionadas con el programa nuclear de Irán, logro inusual de la diplomacia. En cambio, pasó casi desapercibida la evidencia del notable, constante y costoso esfuerzo de modernización técnica y renovación operacional del arsenal nuclear estadunidense, prueba de que la proliferación nuclear es un peligro real y presente. Como se sabe, la proliferación no sólo se manifiesta cuando un Estado que no disponía de él se dota de armamento nuclear –proliferación horizontal–, sino también cuando un Estado nuclear fabrica nuevos ingenios, amplía o moderniza su arsenal –proliferación vertical. Las armas atómicas tácticas B61-12, construidas en EUA y que se supone serán desplegadas sobre todo en Europa occidental, constituyen una de las nuevas amenazas nucleares que mayor preocupación deberían despertar y de la que muy poco se habla. En las últimas semanas han sido tema de dos artículos, publicados el 10 de noviembre por The Guardian y, dos meses después, el 11 de enero, por el New York Times. De ellos se nutre esta nota.


Las bombas B61 son las protagonistas de este particular capítulo de la saga interminable de la proliferación vertical. Han sido parte del arsenal nuclear táctico de Estados Unidos y la OTAN desde las épocas de la guerra fría profunda. Se desplegaron en Europa para disuadir cualquier acción militar soviética y 180 de ellas permanecen en seis bases fincadas en cinco países: Alemania, Bélgica, Holanda, Italia y Turquía. Un programa de modernización iniciado a principios del decenio alcanzó una fase crítica con una prueba realizada el año pasado en el desierto de Nevada. Como se observa en un video de Sandia National Laboratories que acompaña la nota del NYT, una B61-12 sin carga explosiva, lanzada desde un yet de combate, giró sobre sí misma, corrigió su rumbo y alcanzó con toda precisión su objetivo, penetrando la superficie del desierto. Las nuevas características del ingenio son básicamente tres: al dotársele de aletas movibles, la trayectoria de la bomba, convertida en un proyectil de crucero, puede modificarse tras su lanzamiento para asegurar que alcance el objetivo designado; la potencia de la carga explosiva puede elegirse 'a la carta' entre cuatro opciones, la menor o más débil de las cuales equivale a solo 2 por ciento –la cincuentava parte– de la usada en 1945 en Hiroshima, y es capaz de penetrar la corteza terrestre y destruir objetivos subterráneos. Como señala el articulista de The Guardian, el programa se orienta a convertir una bomba tonta (dumb bomb) en una bomba inteligente (smart bomb), que resulte más fácil de usar. La mayor precisión abatiría los daños colaterales; la menor potencia limitaría la dispersión radioactiva y la capacidad de penetración permitiría usarla contra las instalaciones subterráneas, los búnkeres que se supone constituyen los nuevos objetivos. A diferencia del resto del arsenal nuclear, la B61-12 sería considerada una bomba atómica utilizable.


Quizá la parte más alarmante de la información sea el testimonio de mandos militares estadunidenses, en el sentido de que sería concebible usar un artefacto nuclear con las características de la B61-12. James N. Miller, antiguo subsecretario de Defensa citado en la nota del NYT, considera adecuado modernizar la bomba, porque reducir las víctimas civiles en caso de que la disuasión falle constituye un enfoque más creíble y más ético. Por su parte, el general retirado James Cartwright, a quien se considera la mayor autoridad en estrategia nuclear, opina, quizá sin advertir la paradoja, que al hacer más sencillo jalar el gatillo nuclear se reduce la necesidad de hacerlo. En otras palabras, como todo mundo sabe que no es concebible usar las 'bombas tontas', éstas carecen de capacidad disuasiva; en cambio, las 'bombas inteligentes', que resulta creíble que se empleen en algún momento, son un disuasivo real. Estas declaraciones ejemplifican la tortuosa lógica en que se apoyan los practicantes de la proliferación vertical.


En Estados Unidos y Europa, sobre todo en círculos relacionados con cuestiones nucleares, tanto oficiales como no gubernamentales, se ha debatido si la B61-12 debe considerarse un arma nuclear nueva. De ser este el caso, su desarrollo violentaría los compromisos asumidos por Estados Unidos, en especial por el presidente Obama. Se recuerda el célebre discurso de Praga en 2009, en el que prometió adoptar acciones concretas hacia un mundo libre de armas nucleares y, más específicamente, reducir el papel de esas armas en la estrategia estadunidense de seguridad nacional. Ese discurso fue, por cierto, uno de los motivos que le valió la concesión instantánea, el mismo año, del Premio Nobel de la Paz. Al año siguiente, al divulgar la revisión de la posición nuclear, Obama refrendó el compromiso de no desarrollar nuevas cabezas nucleares ni emprender nuevas misiones militares o desplegar nuevas capacidades para las armas nucleares (www. whitehouse.gov). Es difícil, sin embargo, sostener que la transformación de la B61 'tonta' en la B61-12 'inteligente' no violenta esos solemnes compromisos. De hecho, la revisión de 2010, además de reconocer que el riesgo nuclear, más que el enfrentamiento entre Estados, se manifiesta ahora en el terrorismo nuclear y la proliferación horizontal, postula una estrategia de largo plazo basada en el perfeccionamiento y modernización de los arsenales nucleares existentes; es decir, una estrategia de proliferación vertical.


Por ello, el esfuerzo de modernización de la bomba B61-12 forma parte de un empeño de largo plazo y de muy elevado costo. "La B61-12 ensayada el año pasado en Nevada –dice la nota del NYT– es uno de cinco nuevos tipos de cabezas nucleares comprendidas en el programa de revitalización cuyo costo es superior a un billón de dólares a lo largo de tres decenios, orientado a desarrollar armas y vehículos portadores más pequeños, menos detectables y más precisos."
Podría concluirse que la construcción de armas nucleares usables constituye una amenaza no menor a la representada por el acceso de actores no estatales a armas o materiales nucleares, al tiempo que la proliferación vertical puede ser tan peligrosa como la horizontal.

Publicado enInternacional
Israel, a punto de bombardear 4 veces a Irán, confiesa el ex ministro de Defensa Ehud Barak

La desnuclearización del programa civil de Irán, en su exitosa negociación con Estados Unidos, bajo el formato del P5+1, ha puesto la mira universal en el gueto nuclear de Israel, que posee en forma clandestina un máximo de "400 bombas termonucleares y de hidrógeno (http://goo.gl/dptFxW)".


Israel es un país racista que practica el apartheid contra la nación palestina, a la que ha despojado de su territorio, agua y definición universal de semita (http://goo.gl/LZoNfc), que el israelocentrismo hollywoodense distorsiona y propala de manera sectaria y antihistórica.


El Departamento de Estado acaba de exhumar documentos desclasificados, donde "Estados Unidos solicitaba a Israel no desplegar sus armas atómicas (http://goo.gl/z7PU7Y)".


El anterior primer ministro y ex ministro de Defensa Ehud Barak confesó que Israel contempló atacar Irán cuatro veces (¡súpersic!), entre 2009 y 2012, pero el plan fue torpedeado por la oposición en el gabinete de Netanyahu o por la falta de preparación del ejército (http://goo.gl/xKrBJr). De manera extraña, la rígida censura militar israelí aprobó la revelación.
Nada nuevo sobre el unilateralismo nuclear de Israel, que se ha especializado en pisotear las leyes internacionales.


El megahéroe de la era nuclear, Mordejai Vanunu –técnico israelí que exhumó la fabricación de 200 bombas atómicas de Israel en el reactor Dimona–, reveló que "en 1973 Israel estaba dispuesto a utilizar armas nucleares (¡súpersic!) contra Siria... y Egipto (http://goo.gl/l7PG1n)".


Ya en 1981, con base en mentiras, Israel había destruido el reactor nuclear civil Osirak, de Irak (operación Opera-Babylon), construido por Francia, con el fin de establecer unilateralmente la doctrina Beguin, de bombardeos preventivos contraproliferativos (sic), que otorgaba al Estado sionista el monopolio atómico bélico en Medio Oriente (http://goo.gl/GNt7xN).


La piratería bélica israelí en Osirak, en la cercanía de Bagdad, fue condenada por la comunidad internacional en el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU.


Según Ehud Barak, en 2009 el ejército israelí no tenía la capacidad operativa para atacar las instalaciones nucleares de Irán, pese a las directivas del pugnaz Netanyahu.


En 2010, el plan de ataque no fue implementado debido a que el entonces jefe del estado mayor, Gabi Ashkenazi, se opuso arguyendo que no se encontraba listo operativamente.


Luego, en 2011, cuando el ejército disponía de la capacidad militar para atacar Irán, el ex ministro de Asuntos Estratégicos Moshe Ya'alon y el ex ministro de Finanzas Yuval Steinitz objetaron el plan, presentado a ocho ministros anteriores (el Foro de los Ocho).


Ehud Barak revela también que en 2012 otro ataque no fue concretado, debido a una operación militar no especificada de Estados Unidos en Medio Oriente.


La confesión de Barak se genera en un momento de presión de varios ex agentes del Mossad y anteriores jefes militares que favorecen el acuerdo nuclear de Estados Unidos con Irán, cuando Gran Bretaña se ha adelantado a sus aliados y ha reabierto su embajada en Teherán.


Si en 2009 y 2010 el ejército israelí no se encontraba listo para lanzar un ataque unilateral contra Irán, en 2011 el recién entronizado jefe del estado mayor Benny Gantz dijo tener la capacidad operativa, pero el plan de ataque fue declinado por no existir consenso en el Foro de los 8.


Según Barak, el hoy ministro de Defensa, Ya'alon, y el de Agua, Energía e Infraestructura, Steinitz, se opusieron al plan de ataque de 2011.


Benny Gantz presentó los riesgos, incluyendo la posibilidad de pérdidas, según Barak, quien describe cómo Ya'alon (su apellido verdadero es Smilansky, de origen ucranio jázaro no semita; https://goo.gl/ioay4n) y Steinitz se derritieron (sic).
Barak se burla de forma sarcástica de Ya'alon y Steinitz, quienes son los mismos y máximos (¡súper ic!) militantes para atacar Irán.


¿Da a entender Barak que el pugnaz Netanyahu está blofeando en su ataque contra Irán, que por cierto no está manco y está a punto de obtener un óptimo sistema de defensa de misiles S-300 de Rusia?


¿Netanyahu, supremo perdedor de las exitosas negociaciones de Estados Unidos e Irán, busca vender caro su amor?
¿Qué hubiera sucedido después de los bombardeos con la suerte de los 25 mil israelíes que viven en Teherán? ¿Esto no le importa(ba) a Netanyahu, especializado en carnicerías masivas, como su indeleble infanticidio de Gaza?


La oficina del ministro Steinitz calificó las revelaciones de Barak de muy graves y preguntó cómo pudo sortear la censura militar, mientras Ya'alon descalificó las versiones distorsionadas y tendenciosas de Barak, a quien se acusa de querer regresar como primer ministro con la bendición de Obama.


Juan Cole, historiador de la Universidad de Michigan y uno de los máximos orientalistas vivientes, comenta: "Aunque Netanyahu ha descrito permanentemente a Irán como un agresor militar, el país persa nunca ha atacado a otro en una guerra convencional en la historia moderna, mientras Israel ha lanzado repetidamente guerras de agresión, incluyendo 1956, 1967, 1982, 2009 y 2014 (http://goo.gl/BYxSP4)". Le faltó agregar 1948 y 1973. Israel es un país belicoso por antonomasia que, en una primera fase, enfrentó a sus vecinos árabes para expandir su territorio (http://goo.gl/beftmm) y ahora pretende propagar su irredentismo bélico a países distantes islámicos no árabes, como Irán y Turquía, donde, por cierto, pone en riesgo también a 20 mil israelíes que habitan en Estambul.


Juan Cole señala que los planes para atacar Irán fueron revelados previamente por Meir Dagan, anterior jefe de los crapulosos servicios de espionaje del Mossad, cuando vetó, junto con otros funcionarios de la seguridad israelí, el esquema descabellado de Netanyahu y Barak (sic) para atacar Irán. Dagan acusó a Netanyahu y a Barak de exagerar enormemente (sic) la amenaza de Irán, por lo que un ataque es una idea estúpida (¡súpersic!) que no ofrece ninguna ventaja.


Juan Cole cita al general brigadier Aviv Kochavi, director de espionaje militar, quien sentenció ante el Parlamento israelí que consideraba improbable que Irán iniciara un programa nuclear militar. Cabe destacar que el programa atómico de Irán es, hasta ahora, de carácter meramente civil, con propósitos de investigación y terapia médica.


El periodista israelí Barak Ravid comenta que "Netanyahu no blofeó en su deseo por atacar Irán", sino justamente fracasó en cumplir sus amenazas, por lo que las revelaciones de Barak develan algo peor de Netanyahu, quien "intentó y fracasó (http://goo.gl/cWu4Hn)".


Barak Ravid comenta que las vacuas bravatas de Netanyahu para bombardear Irán conformaban parte de un ejercicio engañoso de deténganme (sic): un " blof con la intención de presionar a las potencias mundiales, en especial a Estados Unidos, para imponer sanciones severas a Irán para que cese su programa nuclear o para amenazar una acción militar estadunidense".


Barak Ravid deduce que Netanyahu no desea realmente atacar Irán o, peor, no puede.


Las óptimas guerras destructivas de Israel contra sus pletóricos enemigos han sido libradas por Estados Unidos, como las emprendidas contra Irak, Libia y Siria.


AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Vanunu: prominente héroe de la era nuclear que develó el secreto de las bombas atómicas de Israel

En 1986, el ex técnico nuclear israelí Mordejai Vanunu reveló a The Sunday Times la posesión de armas nucleares de Israel en el reactor Dimona, en el desierto de Neguev.


Hace 29 años Vanunu infirió que Israel poseía 200 bombas atómicas clandestinas en su gueto nuclear, que hoy han alcanzado un máximo de "400 bombas termonucleares y de hidrógeno (http://goo.gl/TBAFy7)".


El notable analista militar de estrategia nuclear de la muy influyente Rand Corporation, Daniel Ellsberg –que popularizó la paradoja Ellsberg en la toma de decisiones–, divulgó los célebres Pentagon Papers (http://goo.gl/phBp4w), sobre la toma de decisiones de EU en la guerra de Vietnam, y proclamó a Vanunu "prominente héroe de la era nuclear (http://goo.gl/mIPGbm)". ¡Sin duda!


Tras haber revelado los secretos del programa nuclear clandestino, en un operativo clásico de los crapulosos servicios de espionaje del Mossad, Vanunu fue secuestrado en Roma –infringiendo las leyes italianas, mediante el anzuelo de una Mata-Hari en turno– y transportado drogado (sic) a Israel, donde fue encarcelado 18 años, 11 de ellos en confinamiento solitario.


El héroe del movimiento antinuclear fue juzgado como espía y traidor en un juicio secreto (¡supersic!) y fue liberado en abril de 2004, pero le fue retirado el pasaporte.


Jonathan Cook comenta las razones por las que Israel desde la fecha de su liberación seguía temerosa de Vanunu: un ardid cínico para que no inspire una campaña en Occidente que lleve al desarme nuclear del único Estado canalla (¡supersic!) en Medio Oriente (https://goo.gl/tWrTiq ).


La heroicidad de Vanunu vuelve a la palestra cuando Obama se dispone a liberar al espía israelí-estadunidense Jonathan Pollard –que libró secretos sensibles del Pentágono a Israel (http://goo.gl/mUXru7)–, quizá para apaciguar la cólera del primer ministro Bibi Netanyahu, supremo perdedor de la desnuclearización negociada de Irán con el P5+1.


El día de su liberación, Vanunu afirmó que Israel "no necesita armas nucleares, especialmente ahora, cuando todo (¡supersic!) Medio Oriente se encuentra libre de ellas (http://goo.gl/odKUHA)".


Once años más tarde de su ilegal liberación restringida (http://goo.gl/G9XQm8), el Estado racista de Israel, que practica su repelente apartheid contra la nación palestina, detenta todavía el monopolio de las armas nucleares en Medio Oriente.
Vanunu volvió a insistir en que su mensaje al mundo entero era de abrir el reactor Dimona para su inspección por la AIEA y se quejó de su trato barbárico y muy cruel en la cárcel.


Greg Myre, del NYT, expone la opinión de los críticos que dicen que a Israel, con el tácito (¡supersic!) apoyo de EU, se le ha permitido desarrollar un amplio arsenal nuclear en secreto (sic), mientras Washington insiste (sic) en que otros países de Medio Oriente sean impedidos de construir armas de destrucción masiva.


Esta flagrante política de dos pesas y dos medidas de EU llegó a su epílogo con el exitoso acuerdo de desnuclearización de Irán, lo cual obliga a que Israel sea inspeccionada por la AIEA/ONU y obligada a firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).


Duncan Campbell, del rotativo británico The Guardian, considera que Vanunu es un héroe de la dimensión de Edward Snowden (http://goo.gl/cgo1Ah).


Snowden y Vanunu merecen el Premio Nobel de la Paz, que le regalaron al presidente Obama que decepcionó a quienes en su momento festejamos su presea, al renegar ulteriormente las razones por las que fue galardonado inmerecidamente, visto en -retrospectiva.


También Vanunu es comparado con DanielEllsberg: ¡tres megahéroes universales del neohumanismo: Ellsberg, Vanunu y Snowden!


Vanunu comentó a la periodista suiza Silvia Cattori, del relevante portal galo Red Voltaire, que "la posesión de la bomba atómica es lo que permite a Israel aplicar el apartheid sin temor" (http://goo.gl/uoWKQS). ¿Será? Juzgo que, aun sin bombas nucleares, el apartheid es hoy consustancial al alma racista de Israel.


Vanunu, que trabajó 10 años como técnico nuclear en Dimona, reveló que las autoridades israelíes estaban mintiendo y alegaban que no tenían la más mínima (sic) intención de dotarse de armas nucleares. ¡No, bueno!


Calculó que ya en 1986, Israel poseía 200 bombas atómicas y que habían empezado a fabricar bombas de hidrógeno (¡supersic!) muy poderosas, por lo que decidió revelar al mundo lo que las autoridades israelíes tramaban en el mayor secreto (sic).


Deseaba impedir que los israelíes usaran bombas atómicas y así evitar una guerra nuclear en Medio Oriente: quería ayudar a la paz en la región, cuando Israel no tenía por qué temer una amenaza palestina o incluso árabe, ya que poseía todo el armamento necesario para sobrevivir (sic).


Vanunu es un ser maravilloso y su razonamiento universal, por ende antisectario, lo llevó a defender a la humanidad, pese a la tortura sicológica que le infligieron sus verdugos israelíes: ¡Me dejaron la luz encendida durante tres (sic) años seguidos! Sus espías (sic) me golpeaban constantemente, me impedían dormir. Fui sometido a un tratamiento bárbaro. Intentaron someterme. Mi objetivo era sobrevivir. ¡Y lo logré!


Silvia Cattori comenta que Vanunu apareció ante las cámaras feliz (sic), decidido, combativo, y era todo lo contrario a un hombre sometido. ¡Mis respetos!


Vanunu explayó sin tapujos que no sólo nadie toma medidas con Israel, sino que incluso se ayuda a ese país secretamente. Hay una cooperación secreta entre Israel y Gran Bretaña, Francia y EU. Esos países han decido aportar su contribución al poderío nuclear de Israel porque quieren que este último esté a sus órdenes, como país colonialista que garantiza el control de Medio Oriente, lo cual les permite apoderarse de las ganancias del petróleo (¡supersic!) y mantener a los árabes sumidos en el subdesarrollo y los conflictos fratricidas. Esa es la principal razón de esa cooperación. ¡Uf!
La periodista suiza hace una pregunta perturbadora a Vanunu, quien responde que gracias a la eliminación del molesto Kennedy la proliferación nuclear pudo continuar. ¡Qué pista más interesante sobre el asesinato de Ke¬nnedy, quien deseaba un alto al nuclearismo clandestino de Israel!


Vanunu expresa cosas muy fuertes: Israel utiliza el poderío de las armas nucleares para imponer sus políticas. Israel tiene mucho poder, aplasta con arrogancia al conjunto (sic) de sus vecinos. ¡Ni EU es capaz de decir a Israel lo que tiene que hacer! Pues sí: que le pregunten a Obama...


Revela que "en 1973 Israel estaba dispuesto a utilizar armas atómicas contra Siria... y Egipto".


Sentencia que la política nuclear secreta de Israel es obra de Shimon Peres, a quien también otorgaron el Premio Nobel de la Paz, que ha perdido rigor y decoro.


Vanunu se convirtió al anglicanismo bajo el nombre de John Crossman, rehúsa hablar hebreo y ha solicitado le revoquen su ciudadanía israelí con el fin de poder abandonar el país.


El megahéroe Vanunu honra al género humano y su espíritu universal.


http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
Gueto nuclear: las 400 bombas atómicas clandestinas de Israel

Irán ha firmado el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP, por sus siglas en inglés), bajo la intrusiva inspección de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) de la Organización de Naciones Unidas, mientras Israel se da el lujo unilateral de despreciar sus resolutivos.


Irán negoció en forma exitosa su desnuclearización –al límite de 6.1 por ciento de su capacidad de enriquecimiento de uranio– a cambio del levantamiento de sanciones asfixiantes por el P5+1, mientras Israel, con un máximo de 400 bombas termonucleares y de hidrógeno, ni siquiera es conminado a firmar el TNP, lo cual fractura el orden internacional y el consenso universal.


La intoxicación desinformativa global ha alcanzado tales niveles esquizofrénicos que hoy cunde una exagerada profusión respecto del pacífico proyecto nuclear iraní –que a 20 por ciento de su capacidad de enriquecimiento de uranio dista lejos del 90 por ciento mínimo para fabricar una bomba atómica–, mientras se oculta en forma deliberada la clandestina posesión nuclear de Israel.


Julian Borge, del rotativo británico The Guardian, ha renfocado la atención sobre el clandestino cuan ominoso arsenal nuclear de Israel (http://goo.gl/HPr0RV).


Borge devela la verdad sobre el arsenal nuclear secreto (¡supersic!) de Israel y fustiga que ha estado hurtando (sic) secretos nucleares y fabricando en forma encubierta (sic) sus bombas desde la década de los 50, mientras los gobiernos occidentales, incluyendo Gran Bretaña (GB) y Estados Unidos (EU), se hacen de la vista gorda".


Tres potencias nucleares (EU, GB y Francia) –miembros permanentes del Consejo de Seguridad– han otorgado materiales y tecnología nucleares a Israel, además de la pasmosa permisividad cleptomaniaca a su poderosa "red de agentes clandestinos" del aparentemente inocuo LAKAM, Oficina de Enlace Científico, a cargo de las Operaciones Especiales del Mossad, de la que formó parte el multimillonario productor (sic) de Hollywood Arnon Milchan (http://goo.gl/HmEPzm), contratista de los actores Brad Pitt y Angelina Jolie. El historial macabro del eje Hollywood/Las Vegas/Israel cada día se asienta más.


Ya en 1986, un excelso y valiente técnico israelí, Mordejai Vanunu, había revelado los secretos de la planta nuclear de Dimona (http://goo.gl/rKp8fe), lo cual le valió su encarcelamiento durante 18 años, 11 de ellos en confinamiento solitario.
A Vanunu, uno de los magnos héroes de los tiempos modernos boicoteado por los multimedia occidentales –en su mayoría controlados por sus carcelarios–, se le tiene prohibido salir de Israel y es motivo de restricciones inconcebibles en el siglo XXI.


Según una reciente desclasificación de archivos secretos de febrero de este año, el Pentágono había descrito en la década de los 60 en un extenso reporte (http://goo.gl/Hb4sQB) –una generación antes de las perturbadoras revelaciones de Vanunu– que el programa nuclear de Israel estaba casi en exactitud paralela a la capacidad existente en los Laboratorios Nacionales de EU (http://goo.gl/el0b3E). El reporte refiere un acuerdo secreto (¡supersic!) en 1959 sobre la venta de agua pesada en Noruega a Israel con la mediación de GB.


El relevante portal Russia Today desmenuza el reporte del Pentágono sobre "el desarrollo de un género de códigos que permite a Israel fabricar bombas de hidrógeno (¡supersic!; http://goo.gl/B5DRDO)". Israel oculta tanto sus bombas atómicas como sus letales armas químicas con el subterfugio de una deliberada pueril política de "ambigüedad/opacidad (amimut, en hebreo)" que no niega ni acepta su posesión, pero lo insinúa en forma sutil, aunque ya varios altos funcionarios lo han confesado, como su anterior presidente Shimon Peres (http://goo.gl/HXeN0x).


En 1979, el satélite estadunidense Vela 6,911 detectó la tercera prueba nuclear de Israel en las costas de Sudáfrica, a cuyo régimen de apartheid ayudó también a fabricar sus bombas nucleares, desmontadas luego por el inconmensurable Mandela.


El portal The Atlantic juzga que las bombas atómicas de Israel constituyen su peor secreto guardado y coloca su cifra entre 150 y 300 (http://goo.gl/c3xeiA). Lo absurdo de la ambigüedad/opacidad/amimut israelí avalada por EU ha llegado al grado de despedir a un empleado del laboratorio Los Alamos, James E. Doyle, quien favorece la abolición de las armas nucleares, por haber esparcido en un artículo el secreto sobre los tenedores de armas nucleares en el planeta que todos expresan sotto voce (http://goo.gl/UtVzMw).


William Greider comenta en el portal The Nation que en forma oficial el Pentágono admitió finalmente que también Israel posee armas nucleares, así como una "asombrosa tecnología de armas similar a la de EU (http://goo.gl/yBwjCh)". Greider había observado en su blog el ocultamiento de las bombas nucleares de Israel cuando los multimedia se enfocaban únicamente a las ambiciones nucleares de Irán.


¿Cómo puede exigir EU –no se diga GB y Francia–, a otros países firmar el TNP cuando exime de ello a Israel que no es sujeto de ninguna inspección de la AIEA? ¿Por qué existen dos pesas proliferativas y dos medidas atómicas que incitan a una carrera armamentista en el Gran Medio-Oriente?


Greider aduce que los expertos estiman que Israel posee por lo menos de 100 a 200 bombas atómicas, posiblemente más. Ahora el secreto no subyace en si Israel posee bombas atómicas, sino en su tipo de alta letalidad, en especial, las ominosas bombas termonucleares de hidrógeno.


Varias fuentes, incluyendo al carismático canciller iraní Javad Zarif que descolgó el acuerdo histórico con el P5+1 encabezado por el estadunidense John Kerry, aseveran que Israel posee un máximo de 400 bombas atómicas (http://goo.gl/V1G5Ia).


El Centro de Contraproliferación de la Fuerza Aérea de EU indica que la fuerza naval nuclear de Israel posee 400 bombas atómicas y de hidrógeno (http://goo.gl/VlmiWg), lo cual es confirmado por GlobalSecurity.org, muy cercano al Pentágono (http://goo.gl/vomVb0).


En caso de poseer 400 bombas termonucleares, Israel se colocaría en el tercer lugar (¡supersic!) en el ranking del club nuclear global después de Rusia (7 mil 500) y EU (7 mil 100), pero antes de Francia (300), China (250), GB (225), Pakistán (120), India (110) y Norcorea (10).


Justamente, la discrepancia sobre el número real de las bombas termonucleares y de hidrógeno de Israel se debe a su desprecio al TNP y la ausencia de inspección universal de la AIEA. Es inconcebible que en el siglo XXI Israel viva en un gueto nuclear por encima de la ley internacional y del consenso universal.


A Israel, Estado racista que practica su repelente apartheid –tanto de personas como del agua–, contra la nación palestina, le ha valido un apabullante ostracismo universal mediante el exitoso operativo "Boicot/Desinversión/Sanciones (BDS, por sus siglas en inglés)practicado por sus aliados occidentales: el creciente boicot universitario y de las poderosas iglesias protestantes en EU y Europa.


Al exitoso BDS (http://boicotisrael.net/) se le debiera agregar otra letra D que signifique la Desnuclearización del Medio Oriente sin excepciones teológicas unilaterales ni míticas canonjías celestiales.


AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
De Hiroshima a Fukushima: el "daño mental", subestimado, según The Lancet

En el aniversario 70 del bombardeo nuclear de Hiroshima (6/8/45), y tres días más tarde de Nagasaki, por Estados Unidos –cuando Japón ya había sido derrotado–, The Lancet, una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo, consagra su editorial y una serie de tres estrujantes artículos al tema.

La razón por la cual Estados Unidos bombardeó Japón en Hiroshima/Nagasaki fue para impedir la revancha e invasión de la entonces URSS al archipiélago nipón, según archivos desclasificados por Gar Alperovitz en su libro La decisión de usar la bomba atómica (http://goo.gl/zN7Ina).


Mas allá de las devastaciones nucleares provocadas por Estados Unidos sobre los humanos, cinco "accidentes" han sido clasificados como "severos" en los pasados 60 años: Kyshtym (Rusia), Windscale (Gran Bretaña: GB), Three Mile Island (Estados Unidos), Chernobyl (Ucrania) y Fukushima (Japón).


En forma inédita, los investigadores, todos japoneses, encontraron que los efectos de "daño mental" eran más profundos, en comparación con el número de enfermedades físicas y muertes.


Koichi Tanigawa, de la Universidad Médica de Fukushima, determinó que la tara sicológica de las personas que viven en las regiones afectadas es eludida en forma frecuente. Normal: en ambientes hoy desenfrenados en la orgía financierista, el daño sicológico –¡ni el propio!– no tiene cabida en sus alucinantes ecuaciones ultrarreduccionistas.


Hoy, por desgracia, los médicos, a quienes se les olvidó el juramento de Hipócrates y totalmente subyugados por esquemas de vulgares "seguros médicos", desdeñan la misma salud mental pública.


En el Foro Chernobyl de la ONU, en 2006, se reportó que el tema de salud pública más grave fue el daño a la salud mental, cuyo efecto empeoró debido a la pobre comunicación (sic) sobre los riesgos de salud de los niveles reportados de radiación.


En japonés existe la palabra fuhyohiga, que significa el daño socioeconómico causado por la desinformación y el vilipendio sin sustento por los multimedia que amplifican los riesgos, lo cual no es específico de los accidentes nucleares.


En Chernobyl –que no pocos consideran constituyó la etiología del derrumbe del imperio soviético y los tragicómicos glasnost (transparencia) y perestroika (restructuración económica) del cándido Gorbachov–, 20 años después, las tasas de depresión y el "síndrome de estrés postraumático" se encuentran muy elevados.


Lo mismo sucedió en post Fukushima –a cuyo cataclismo no faltan misántropos apologistas, con máscara seudocientífica, por estar muy bien lubricados por el lobby nuclear–: la proporción de adultos con estrés sicológico es casi cinco veces mayor entre los evacuados: 14.6 por ciento en comparación con el 3 por ciento de la población general (http://goo.gl/jxvGtD).


Según Koichi Tanigawa, "aunque la dosis de radiación de Fukushima en el público (sic) fue relativamente baja (¡supersic!), con pocos efectos físicos de salud discernibles, los problemas sicológicos y sociales provenientes de las diferencias en los riesgos de percepción han tenido un impacto devastador en la vida de las personas".


¡Cómo no: si los damnificados ignoran la letalidad de la dosis de radiactividad imbuida en sus cuerpos!


Es aterrador el número de personas que habitan cerca de las 437 plantas nucleares sembradas en el planeta –en Alemania y GB, a menos de 75 kilómetros–, quienes deben ser educadas sobre su inseguridad, estar en observación clínica permanente y ser generosamente indemnizadas.


El síndrome de estrés postraumático es una característica común a los desastres de la naturaleza y a los provocados en las guerras, donde la evacuación de los hogares o el simple miedo contribuyen a su magnificación.Su gran diferencia con los otros desastres naturales/humanos es que los afectados por los accidentes nucleares, cuando no bombardeos como en Hiroshima/Nagasaki, llevan las huellas de la radiación consigo, tanto en la mente como en el cuerpo.


Akira Ohtsuru, de la Universidad Médica de Fukushima, afirma que "en la mayor parte de los accidentes nucleares pocas (¡supersic!) personas están expuestas a una dosis amenazante de radiación", aserto que provocará mucha discusión, ya que las generaciones de Hiroshima/Nagasaki, no se diga de Chernobyl, varían con el cronograma reciente de Fukushima (http://goo.gl/HRbqeW).


Los efectos de las evacuaciones repetidas y los desplazamientos a largo plazo resultaron en severos problemas de cuidados de salud en los más vulnerables, de los cuales las muertes se triplicaron entre los adultos mayores en los primeros tres meses de su éxodo.


Se trata de una ruptura cosmogónica que deja en la soledad clínica a los adultos mayores en una sociedad como la japonesa, donde predomina la tercera edad (27 por ciento, mayor a los 65 años), y que tiene pocos resguardos (médicos y de seguros) para sus poblaciones valetudinarias, pese a su enorme riqueza (la quinta geoeconomía global) y su concomitante deuda gubernamental de 230 por ciento de su PIB: la mayor del mundo.

¡Para lo que sirve tanta deshumanización financierista!


¿Es viable el deshumanizado modelo nipón atómico financierista, que insiste en su neobelicismo revisionista azuzado por Estados Unidos?
Otros investigadores abordan los "desafíos a la salud enfrentados por poblaciones expuestas a la radiación de los desastres provocados por humanos" (¡supersic!) y señalan el impacto a largo plazo de la exposición a las radiaciones tanto en el binomio Hiroshima/Nagasaki (1945) como en Chernobyl (1986).


Se desprende que a largo plazo, 65 años más tarde, desde 1950 (cinco años después de los bombardeos de Estados Unidos) hasta 2015, se detecta en Hiroshima, entre los 94 mil sobrevivientes, un incremento del cáncer de tiroides, mientras que en un menor plazo, en Chernobyl, desde 1986 hasta los hallazgos de 2006 (20 años), el mayor daño era infligido a la salud mental (http://goo.gl/UU2JTb).


Después de Chernobyl aumentó el riesgo de cáncer de tiroides en los niños, en especial en las "exposiciones internas" derivadas del consumo de alimento radiactivo. Se ignora hasta la fecha "los efectos de las dosis menores", pero los investigadores sugieren la ingesta de yodo estable para la protección radiactiva.


Hiroshima –ciudad adonde fui a impartir una conferencia en nombre de la Federación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (IPPNW, por sus siglas en inglés), premio Nobel de la Paz 1985, y de la que soy miembro cofundador en representación de México (http://goo.gl/eZEUI3)– conserva las huellas de la devastación en su Cúpula Genbaku (http://goo.gl/OS3d5c) y en su desgarrador museo alusivo a los hibakushas (supervivientes).


El editorial de The Lancet apela a la "reflexión" cuando el "peligro de un ataque nuclear sigue vigente" y el mundo se encuentra bajo la espada de Damocles de más de "15 mil ojivas nucleares", y agradece a los profesionales de la salud, como el grupo samaritano de IPPNW(http://goo.gl/XBrHvM), que "ayudó a retroceder el reloj del juicio final en el pasado", el cual ha sido adelantado a sólo tres minutos de medianoche (http://goo.gl/qtQXyt).


No ha existido nada más bárbaro en la historia de la humanidad que el uso de las armas nucleares sobre poblaciones civiles indefensas.


http://AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Miércoles, 15 Julio 2015 06:31

EU se alinea con Irán

EU se alinea con Irán

Por mucho que Benjamin Netanyahu de Israel y los sultanes del Golfo se enfurezcan por el acuerdo de Viena, los árabes al menos sospecharán la verdad: que los estadunidenses han tomado el lado de los musulmanes chiítas en la guerra sectaria de Medio Oriente.


No fue presentado así por los grandes y los buenos, por supuesto. Los titulares eran simples. Los iraníes acordaron aplicar los frenos a su programa nuclear, empacar sus centrífugas por una década y reducir sus existencias de uranio. Todo esto a cambio de poner fin a las sanciones y a la retención de beneficios financieros y transferencias bancarias que Washington, la Unión Europea y Naciones Unidas habían impuesto a la nación que el viejo prelado barbón Ruhollah Jomeini fundó como República Islámica hace 36 años.


Muchos fulanos en bata blanca de la Agencia Internacional de Energía Atómica podrán inspeccionar las plantas nucleares de Irán, aunque no quedó del todo claro si se avisará o no con anticipación suficiente a los iraníes.


Pero fue paz en nuestro tiempo. Olvídense del legado de Barack Obama y todo el enredo técnico del acuerdo –100 páginas en farsi– porque hoy Irán está en curso de adoptar el papel que tenía el finado sha como policía del Golfo. Los sismólogos de Medio Oriente deberían prepararse para el terremoto.


Un mundo con más esperanza... una oportunidad de moverse en otra dirección, proclamó el sucesor de Roosevelt y George W Bush en la Casa Blanca. Y, por si acaso esos tipos molestos del Congreso tratan de echar a perder todo el numerito, el presidente Obama se apresuró a añadir que vetaría cualquier medida que bloquee su triunfo.


No es extraño que el estudioso presidente chiíta iraní Hassan Rouhani predicara en su sermón que el acuerdo constructivo funciona.


Adiós, pues, a la abrumadora influencia de las naciones musulmanas sunitas que aportaron sus hijos para los crímenes de lesa humanidad del 11-S y dieron al mundo a Osama Bin Laden; que apoyaron al talibán y luego a los islamitas sunitas de Irak y Siria y, por último, a los emires y príncipes que respaldan al Isil. Washington está cansado de los decrépitos príncipes del Golfo, de sus sermones puritanos, su fastidiosa riqueza (excepto cuando sirve paracomprar armamento estadunidense) y su repelente guerra civil en Yemen. Ahora el Irán chiíta es el chico bueno del barrio.


Cierto, las apariencias engañan. La Guardia Revolucionaria de Irán, el gabinete israelí y el Congreso estadunidense intentarán descarrilar los acuerdos. Pero he aquí una idea: John Kerry ha pasado más tiempo en las pláticas sobre Irán en Viena –18 días– que cualquiera de sus predecesores en un solo lugar desde la Segunda Guerra Mundial. La conferencia de Yalta duró sólo ocho días; la de Postdam, 17. No por nada Bibi Netanyahu está furioso. Pero existen más cosas en proceso.


Irán está ahora en el estrato más alto de quienes pueden negociar sobre el futuro de Siria y del régimen de Assad. Su Guardia y sus aliados del Hezbolá libanés están en las primeras líneas contra los islamitas.


Irán intentará persuadir al gobierno de Obama de que apoye a Assad –aunque sea de manera tácita– si tiene tanto deseo como Irán de destruir al Isil sunita wahabita. Fuentes árabes comentan que Kerry y Mohammad Javad Zarif, ministro iraní del Exterior, han pasado muchas horas charlando sobre este tema en Viena. ¿Escuchamos chocar de copas en Damasco?


El Isil, desde luego –el horrible, sanguinario y apocalíptico Isil musulmán sunita– estará casi tan indignado como Netanyahu con el nuevo acuerdo iraní. Y como Arabia Saudita tiene la misma opinión sobre Irán –la cabeza de la serpiente, llamó con descortesía un miembro de la realeza saudita a la República Islámica–, nos espera una buena pieza de vodevil.


Pero no hay manera de darle la vuelta al nuevo estatus de Irán. Como comentó con delicadeza en Viena Federica Mogherini, la jefa de la política exterior de la Unión Europea: Irán tiene una oportunidad histórica de mostrar que está dispuesto a desempeñar un papel positivo en Medio Oriente. Tiene el potencial de utilizar su influencia en la región en tal forma que se puedan resolver conflictos.


© The Independent
Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Irán celebra el pacto nuclear con EE.UU.

Rohani y Obama calificaron el acuerdo provisional de histórico. Las conversaciones de los próximos tres meses serán arduas. Los ultraconservadores en Irán, la oposición en Estados Unidos e Israel seguirán presionando.

 

El presidente de Irán, Hassan Rohani, afirmó ayer que un acuerdo nuclear definitivo con Occidente podrá cerrarse si ambas partes mantienen sus promesas, en la primera aparición pública luego del anunciado pacto provisional alcanzado anteayer en Lausana (Suiza) que, según el mandatario, "abrirá una nueva página" para su país y el mundo.


Irán cumplirá sus promesas en el marco del acuerdo que alcanzó con los países del Grupo 5+1 (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) siempre que la otra parte "cumpla también con las suyas", afirmó Rohani en un discurso televisivo. El mandatario explicó que en virtud del histórico acuerdo, todas las sanciones económicas, financieras y del sector bancario que le fueron impuestas quedarán "anuladas" en el momento en que entren en efecto las medidas consensuadas. Teherán limitará su programa de enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de sanciones. El Organismo Internacional de Energía Atómica supervisará la reducción de la actividad nuclear.


Las partes tienen hasta el 30 de junio para firmar un pacto definitivo que ponga fin a la crisis desatada por el programa nuclear del país persa y las dudas sobre su carácter pacífico. Las conversaciones durante los próximos tres meses serán arduas. Los ultraconservadores en Irán, la oposición republicana en Estados Unidos y el gobierno de Israel seguirán presionando para boicotear el pacto.


Pero ayer los iraníes celebraron como histórico el paso dado por su gobierno. Tras las maratónicas conversaciones en Suiza, con un papel dominante de Estados Unidos, con quien Irán no tiene relaciones diplomáticas desde hace 36 años, el canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, y su equipo de expertos fueron recibidos como héroes por una multitud a su vuelta a Teherán. "¡Viva Zarif!, ¡viva Araghchi!", gritaron, en referencia al ministro y a uno de sus adjuntos, Abas Araghchi. Zarif los saludó, según las imágenes difundidas por televisión, y en un breve comentario agradeció al guía supremo Ali Jamenei, responsable último de las decisiones de Irán en la negociación nuclear, su "gran apoyo".


El pacto es "una victoria para nosotros", afirmó el ayatolá Mohamad Emami Kashani. "La parte occidental debe saber que mientras Irán respete sus compromisos, ellos deben cumplir sus promesas", agregó en declaraciones retransmitidas por la radio de Estado consideradas como un mensaje indirecto de Jamenei.


En las calles, el anuncio del acuerdo fue recibido con escenas de alborozo en Teherán y un concierto de bocinas. Los peatones cantaban y bailaban haciendo el gesto de victoria y agitaban pañuelos blancos. "Ahora vamos a poder vivir normalmente, como el resto del mundo", afirmó Davud Ghafari, a la espera del levantamiento de las sanciones internacionales que asfixian la economía iraní desde hace años. No obstante, algunos sectores criticaron el acuerdo. "No es nada equilibrado", es "vago" en cuanto a las sanciones, criticó un analista político, Mehdi Mohamadi, citado en varios medios conservadores.


La comunidad internacional saludó el preacuerdo, pero se mostró prudente. El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, aclaró que el calendario de levantamiento de las sanciones "aún no está resuelto" y que éstas se irán levantando "a medida" que Irán respete sus compromisos. Berlín advirtió que "era demasiado temprano para festejar", puesto que no había "ninguna garantía de un éxito final" y Moscú dijo que "todavía queda mucho por aclarar".


El primer ministro británico, David Cameron, saludó en cambio "un acuerdo sólido" que "bloquea todas las vías hacia una bomba atómica".


El presidente Barack Obama, que hace frente a las críticas republicanas sobre este acuerdo, habló de un "acuerdo histórico", si bien subrayó que debe ser objeto de "verificaciones sin precedentes" en lo relativo a su aplicación.
En la región, Arabia Saudita, el jefe de filas de las monarquías sunnitas del Golfo recelosas del Irán chiíta, esperó un "acuerdo final vinculante" con Irán. El rey saudí Salman bin Abdelaziz dijo por teléfono al presidente Obama que espera que un acuerdo final refuerce la seguridad y la estabilidad internacional y de la región. Obama expresó a Abdelaziz su disposición para alcanzar esa ansiada paz y estabilidad en Oriente Medio.


Varios países árabes expresaron ayer su confianza en que el principio de acuerdo en materia nuclear alcanzado ayer contribuya a alcanzar la seguridad, estabilidad y paz en la región. En Siria, una fuente de alto rango del Ministerio de Exteriores calificó en un comunicado de "positivo" este pacto, que consideró como "una nueva contribución de la República Islámica de Irán a la vía para consolidar la paz y la seguridad internacional y disminuir la tensión en la región y el mundo".


En el Líbano, el jefe del Parlamento, Nabih Berri, aseguró que su país tiene mucho que ganar con dicho acuerdo, que calificó de "paso importante" hacia las soluciones de las crisis regionales.

Publicado enInternacional
El pacto nuclear que descomprime un foco de conflicto

Después de intensas negociaciones y pese a la oposición que tiene en la derecha israelí y en las derechas de los congresos de Irán y Estados Unidos, se llegó a un acuerdo que descomprime una situación que llevó al borde de una guerra.

 

La discusión sobre qué hacer con el programa nuclear iraní, una cuestión que preocupa a la comunidad internacional desde hace 12 años, se encaminó ayer en Suiza hacia una salida consensuada por todas las partes. Luego de 15 meses de intensas negociaciones, ministros de Exterior y diplomáticos de las seis potencias internacionales del grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania) e Irán se recluyeron en un hotel de lujo en Lausana para llegar a un acuerdo de principios que debe ser firmado antes de julio. El acuerdo nuclear logrado en Lausana prevé que el programa de enriquecimiento de uranio del país persa sea limitado y supervisado bajo controles estrictos, por un período de hasta 25 años, por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), mientras que el 95 por ciento de uranio ya producido por Irán debe diluirse o enviarse al exterior. Israel y la oposición en Estados Unidos e Irán salieron a criticar el acuerdo, que fue saludado por el resto de la comunidad internacional.


En el encuentro que tuvo lugar en Lausana se consensuó, como contrapartida de esta resolución, que todas las sanciones impuestas a Irán por llevar adelante su programa nuclear, tanto económicas como diplomáticas, quedarán sin efecto. Este pacto debe avanzar en sus objetivos para tomar forma de acuerdo definitivo hasta el próximo 30 de junio, fecha límite para lograr un convenio definitivo que cierre más de una década de disputas y controversias. Asimismo, dos tercios de las capacidades de enriquecimiento de uranio deberán realizarse bajo permanente supervisión durante los primeros diez años que rija el acuerdo. El enriquecimiento de uranio es una de las partes más sensibles de las ambiciones nucleares iraníes debido a su doble uso, tanto civil como militar. En ese lapso, el enriquecimiento de uranio para fines de investigación y desarrollo podrá llevarse a cabo de forma limitada y bajo estrictos controles.


Desde que asumió el cargo en 2013, el presidente iraní, Hassan Rohani, intentó por todos los medios convencer a la opinión pública internacional de que su país no busca producir armas nucleares. Miles de personas en Irán esperaban el acuerdo, así como un fin a las sanciones y, en última instancia, una recuperación de la economía del país persa, que desde el comienzo del conflicto estaba cada vez más aislado. Aunque celebrado por los iraníes y por buena parte de la comunidad internacional, el acuerdo de Lausana no satisface en lo inmediato esas expectativas: por ahora se trata sólo de declaraciones de intenciones.


A pesar de que el acuerdo de principios no contemple aspectos legalmente vinculantes, representa un éxito: los ministros de Exteriores de Estados Unidos y de Irán, dos estados enemistados desde hace 35 años, pasaron muchas horas juntos durante las maratónicas negociaciones. El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, dijo recientemente que espera que tras la implementación de nuevas medidas se pueda dejar de lado la desconfianza que reinó entre Teherán y Washington. Uno de los mayores obstáculos para cumplir con ese objetivo podría venir, sin embargo, del Congreso estadounidense. Es que a mediados de abril, el Senado, de mayoría republicana, decidirá si el acuerdo con Irán es aprobado o no por el Congreso.


La ley, conocida como Iran Nuclear Agreement Review Act, podría forzar a Obama a presentar el acuerdo ante el Congreso y podría prohibir el levantamiento de las sanciones durante 60 días para darles tiempo a los congresistas a debatir al respecto. El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, exigió ayer que el Congreso revise completamente los detalles de cualquier acuerdo con Irán antes de levantar sanciones a Teherán. "Mis preocupaciones desde hace tiempo sobre los parámetros de este posible acuerdo continúan, pero mi preocupación inmediata es que la Administración aliviará las sanciones a corto plazo", dijo Boehner, luego de conocerse el pacto de Lausana.


Boehner consideró que los parámetros que contiene el pacto preliminar para llegar a un acuerdo final representan un abandono alarmante de los objetivos iniciales de la Casa Blanca. "Después de visitar a nuestros socios en Oriente Medio esta semana, mis preocupaciones acerca de los esfuerzos de Irán para fomentar el desorden, la violencia brutal y el terror sólo han crecido", aseguró el legislador republicano. Y agregó que sería ingenuo pensar que el régimen iraní no utilizará su programa nuclear y cualquier ayuda económica para desestabilizar aún más la región.


Quien se mostró satisfecho en parte con el acuerdo de Lausana fue el presidente estadounidense, al asegurar que el marco de entendimiento nuclear con Irán es bueno. "Hoy, Estados Unidos, junto con nuestros aliados y socios, alcanzó un histórico entendimiento con Irán", señaló Barack Obama. Parado detrás de un podio ubicado en los jardines de la Casa Blanca, el mandatario sostuvo que el país persa aceptó también las inspecciones más fuertes e intrusivas y un régimen de transparencia jamás negociado para ningún programa nuclear.


Obama reiteró que el mejor camino para un entendimiento a largo plazo es el diplomático, aunque advirtió que este acuerdo no está basado en la confianza sino en una verificación sin precedentes. "Si Irán engaña, el mundo lo sabrá. Si vemos algo sospechoso, lo inspeccionaremos", dijo. El líder de la Casa Blanca mencionó que aun si es implementado, el acuerdo no terminará con las divisiones y desconfianzas entre los dos países. "Tenemos una historia difícil entre nosotros y nuestras preocupaciones respecto del comportamiento de Irán permanecerán siempre que continúe su patrocinio al terrorismo, su apoyo a los representantes que desestabilizan Medio Oriente, sus amenazas contra los amigos y aliados de Estados Unidos, como Israel", dijo. "No nos confundamos: permaneceremos vigilantes para contrarrestar esas acciones y de pie con nuestros aliados", advirtió el jefe de Estado norteamericano.


Pese a las advertencias, el canciller iraní no escondió su alegría. "Antes estábamos en una situación en la que nadie confiaba en nadie. Ahora estamos en una situación en la que todo el mundo gana. A partir de ahora podemos avanzar y resolver los problemas", señaló el funcionario frente a la prensa en Lausana. "Tenemos serias diferencias con Estados Unidos que se basan en una mutua desconfianza por asuntos del pasado. Pero espero que una buena aplicación del acuerdo permita resolver la desconfianza", afirmó Zarif. El veterano y moderado diplomático agradeció al secretario de Estado, John Kerry, por su "gran implicación personal, su tiempo, y el respecto mutuo demostrado".


Una de las figuras más importantes del movimiento conservador del parlamento iraní, opositor al gobierno de Hassan Rohani, envió ayer una carta al presidente para recordarle que es esa institución la encargada de ratificar cualquier acuerdo internacional. La misiva del legislador Ahmad Tavakoli, veterano representante en el Majlis (Asamblea Consultiva Islámica), recuerda la iniciativa impulsada por 360 legisladores del Congreso norteamericano, que enviaron un texto similar a Obama para advertirle de su papel a la hora de sellar un acuerdo con Irán por su programa nuclear. En la carta de Tavakoli, más amigable con Rohani que la de sus colegas estadounidenses con Obama, el legislador le dijo a su "muy honorable hermano Rohani" –en un tono plagado de "tarof", la desmesurada cortesía que domina las relaciones interpersonales en la cultura persa–, que quería creer "que los infatigables y revolucionarios negociadores de su gabinete" habían defendido en sus negociaciones los derechos de los iraníes.


El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, consideró que el acuerdo de principios alcanzado con Irán debe demandar una clara reducción de las capacidades nucleares de Teherán. "Todo acuerdo debe frenar el terrorismo y las agresiones de Irán", escribió Netanyahu en su cuenta de Twitter. El ministro de Economía israelí, Naftali Bennett, criticó con dureza el acuerdo. "El régimen terrorista más radical islámico del mundo recibe un certificado oficial kosher por su programa nuclear ilegal", indicó, irónico, en Twitter.


El ministro israelí a cargo del servicio secreto, Yuval Steinitz, amenazó indirectamente con un ataque militar contra instalaciones nucleares iraníes. "El jefe de gobierno (Netanyahu) ha dicho que Israel no puede permitir a Irán convertirse en una potencia nuclear", dijo Steinitz en declaraciones a la radio israelí antes de que conociera el acuerdo alcanzado en Suiza por el grupo 5+1 con Irán. Al ser consultado si en caso de necesidad Israel atacaría militarmente a Irán para impedir que se dotara de armas nucleares, señaló que todas las opciones estaban sobre la mesa. "Cuando no tenemos otra opción, no tenemos otra opción", dijo el miembro del partido Likud, en referencia a si se podría llegar a actuar aun cuando fuese en contra de la voluntad de Estados Unidos. "No quiero hablar de opciones militares, sino tan sólo señalar que existen." Israel considera que el programa nuclear iraní supone un peligro para su existencia.


El gobierno francés, importante aliado de Jerusalén en las negociaciones nucleares con Irán, intentó mostrarse cauteloso. "Las sanciones levantadas pueden ser restablecidas si el acuerdo no se aplica", aclaró François Hollande, en una conversación telefónica con Obama, que más tarde reprodujo en un comunicado el Palacio del Elíseo.


Rusia, por su parte, saludó el compromiso de acuerdo de los negociadores en Lausana, que a juicio de Moscú permite a Irán de-


sarrollarse con fines pacíficos. "En este acuerdo reposa el principio formulado por el presidente ruso Vladimir Putin, a saber, el derecho incondicional de Irán a desarrollar un programa nuclear pacífico", declaró el ministerio ruso mediante un comunicado. Ese derecho incluye, según Moscú, las actividades de enriquecimiento de uranio bajo control internacional y el levantamiento de todas las sanciones existentes contra Irán.

Publicado enInternacional
Miércoles, 01 Abril 2015 06:13

Irán y Occidente juegan al ajedrez nuclear

Irán y Occidente juegan al ajedrez nuclear

Los enviados de Irán, Estados Unidos y otras potencias acordaron seguir discutiendo, vencido el plazo de ayer, a fin de lograr un acuerdo de principio sobre el programa nuclear del país persa. Informaron que hubo suficientes progresos en puntos clave.

 

Las negociaciones para redactar un pacto con Irán sobre su programa nuclear continuarán hoy tras lograr avances, anunció ayer la portavoz del Departamento de Estado norteamericano Marie Harf a pocas horas de cumplirse el plazo final. "Hemos hecho suficientes progresos en los días pasados para merecer que nos quedemos hasta el miércoles (por hoy)", declaró Harf en un comunicado. El canciller iraní, Mohamed Yavad Zarif, dijo que avanzaron bastante, mientras que su colega ruso, Serguei Lavrov, declaró optimista que lograron consensuar varios puntos principales.


Tras varios días de frenéticas reuniones a puertas cerradas en Suiza entre la República Islámica y las principales potencias del mundo y una lluvia incesante de rumores, uno de los negociadores de Irán en el diálogo nuclear reconoció que aún quedan algunas diferencias por dirimir antes de alcanzar un acuerdo sobre el programa iraní. "Todavía hay otros temas que deben ser resueltos esta noche", aseguró el director político del Ministerio de Exteriores iraní, Hamid Baidi Nejat, ante un grupo de periodistas en el hotel de Lausana, en donde se realizan las negociaciones.


Horas antes, una fuente diplomática estadounidense cercana al diálogo en Suiza había adelantado algo similar. "Nuestros expertos y diplomáticos están trabajando muy duro contrarreloj para ver si pueden alcanzar un acuerdo. Nuestro equipo está evaluando en qué punto estamos y tomando decisiones sobre el mejor camino a seguir. Por supuesto, si continuamos con los avances seguiremos trabajando, incluso hasta mañana, si es útil hacerlo", explicó ayer el funcionario norteamericano.


Uno de los datos preocupantes que había dejado el lunes fue la partida del canciller ruso, Lavrov, por razones desconocidas. Ayer el ministro dio una conferencia de prensa para explicar que "planea regresar a Lausana". "Las perspectivas de la nueva ronda de negociaciones no son malas, yo incluso diría que son buenas. Hay grandes posibilidades. Seguramente no son del ciento por ciento, pero nunca hay seguridad del ciento por ciento de que las posibilidades puedan aprovecharse plenamente", contó Lavrov, quien regresó a Lausana para reunirse con sus homólogos en el palacio Beau Rivage, donde la atmósfera se iba electrizando según se acercaba el plazo de vencimiento.


El domingo pasado y otra vez ayer los ministros de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Francia y Alemania, John Kerry, Laurent Fabius y Frank-Walter Steinmeier, respectivamente, cancelaron sus agendas para quedarse en Lausana y presionar personalmente para alcanzar un acuerdo marco que permita mantener vivo el cronograma aprobado a fines del año pasado.
Según este cronograma, Teherán y las seis potencias que se adjudican la representación de la comunidad internacional –el llamado Grupo 5+1 compuesto por Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China– debían llegar a un acuerdo marco antes de la medianoche de ayer y luego a un texto definitivo para mediados de año. Por primera vez en una década las principales potencias del mundo presionan para llegar a un acuerdo sobre el programa nuclear iraní y poner fin así a años de conflicto y de sanciones, que actualmente asfixian la débil economía de Teherán.


Las potencias occidentales sostienen que cualquier acuerdo debe limitar los aspectos más delicados de su programa nuclear, como la producción de uranio enriquecido y plutonio, al tiempo que la agencia nuclear de Naciones Unidas pueda verificar y controlar de cerca todas sus actividades, incluyendo la investigación y el desarrollo. De esta manera, sostienen, pueden garantizar que Teherán no utilizará su programa de energía civil como una fachada para desarrollar armas nucleares. La contraparte que demanda Irán es que las potencias levanten de manera definitiva las sanciones internacionales que pesan sobre su país.


Oficialmente no se conoce ningún detalle del texto que se está negociando hace meses. Sin embargo, analistas y medios internacionales estiman que uno de los puntos más complicados es que Irán solicitó seguir investigando con nuevas generaciones de centrifugadores avanzados, que puedan enriquecer más rápidamente el uranio y en mayores cantidades que los que ahora tiene en sus plantas.


Otro de los temas que creen que genera diferencias es el de la premura con la que se rebajarán las sanciones económicas y comerciales contra Irán, aprobadas multilateral y unilateralmente por Naciones Unidas y las potencias occidentales.
Entre los detractores de un eventual acuerdo nuclear se destacan el gobierno israelí, las autoridades sauditas –ambos aliados incondicionales de Washington– y la oposición republicana en Estados Unidos.


Ayer el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, volvió a advertir que Irán estaría a menos de un año de conseguir un arma nuclear y, por eso, pidió suspender las negociaciones con Teherán. Hoy Netanyahu y el líder de la oposición republicana en el Congreso, John Boehner, se encontrarán en Jerusalén y darán una conferencia de prensa. No hay dudas de que el tema central de esta reunión será lo que suceda en las próximas horas en Lausana.


El jefe de la diplomacia saudita, Saud al Faysal, por su parte, acusó a las grandes potencias de "provocar un cortocircuito en los intereses regionales al tentar a Irán con beneficios de los que no podrá disfrutar si no coopera con el resto de los países de la región".

Publicado enInternacional