MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

En el ranking de paraísos fiscales, Luxemburgo ocupa el sexto lugar, detrás del primer lugar de las Islas Vírgenes Británicas y mucho antes que Andorra. En la imagen, una sucursal de la Banca Privada de Andorra. Foto tomada de Internet

Le Monde y otros 16 medios detonaron el OpenLux sobre el paraíso fiscal de Luxemburgo (http://bit.ly/3aKsBEY): "caja fuerte" de la Unión Europea donde “cerca de la mitad de los negocios comerciales registrados son “ holdings financieros”: sociedades off shore, que totalizan 7.9 trillones (en sistema anglosajón) de dólares.

Con tal suma colosal, el paraíso fiscal de Luxemburgo vendría detrás del PIB nominal de China y antes del de Japón y Alemania. Le Monde juzga que “detrás de esos sabios montajes y filiales en cascada ( sic)” identificó a las principales empresas del índice bursátil de Francia, así como a las "grandes fortunas" y "tenencias" de celebridades y "criminales de cuello blanco".

Le Monde reagrupó una amplia base de datos de los verdaderos dueños de “140 mil ( sic) sociedades matriculadas” con sus activos financieros”, lo que hace de Luxemburgo "un actor clave de la evasión fiscal en Europa", cuyas "prácticas cuestan a sus vecinos billones de euros en evasión fiscal", lo cual se ha vuelto "insostenible" debido a la crisis de Covid-19, que "ha exacerbado las desigualdades", a juicio del economista francés Thomas Piketty (TP; http://bit.ly/2ZG6tFG).

Sus límites geográficos singulares permiten sus ósmosis financieras con Bélgica (130 kilómetros de frontera) y con dos potencias geoeconómicas del G-20: Alemania (128 kilómetros de transfrontera) y Francia (69 km).

El diminuto Luxemburgo, con 2 mil 586 kilómetros cuadrados, cuenta con una población exigua de 639 mil 589 habitantes y ostenta un raquítico PIB nominal de 68 mil 613 millones de dólares –lugar 70 del PIB nominal global–: ¡la décima parte que lo que mueve como capitales golondrinos!

En forma impactante, Luxemburgo detenta el primer lugar del ranking del PIB nominal per cápita con 109 mil 602 dólares, según el FMI (datos de 2020). En el ranking de 64 paraísos fiscales del Corporate Tax Haven Index (http://bit.ly/3aGp4ru ), Luxemburgo ocupa el sexto lugar, detrás del primer lugar de las Islas Vírgenes Británicas (http://bit.ly/2OTWz0U) y mucho antes que Andorra (sitial 51; http://bit.ly/2MfAWaz).

Haber descubierto las cuentas offshore de Miguel de la Madrid Hurtado en Luxemburgo mientras fungía como director del Fondo de Cultura ( sic) Económica valió mi expulsión de una revista local (https://youtu.be/281s-w0fjlk).

TP –quien merece el Premio Nobel de Economía mucho más que los parásitos monetaristas neoliberales que han acaparado la presea en forma asimétrica, pues se ha encumbrado como el apóstol del combate a la desigualdad– escudriñó los hallazgos de OpenLux y avanza dos luminosas propuestas: 1) "la primera prioridad debe ser la recuperación social, ambiental y de salarios"; y 2) el “mayor atesoramiento privado de riqueza tendrá que ser usado en algún punto ( sic) para financiar la recuperación social y reducir la deuda pública”, lo que requiere "mayor transparencia financiera", con el fin de poner en marcha un "sistema de contribuciones más justo".

Juzga que el Laboratorio de Desigualdad Mundial (https://bit.ly/3kk5x3d) ha propuesto "modelos de tablas" que pueden ser mejorados.

TP comenta en forma sarcástica que "la idea general es sencilla: los multimillonarios se encuentran en todos lados en las revistas y ya es tiempo de que aparezcan en las estadísticas de los impuestos". ¡Uf!

Aporta como ejemplo "histórico" el alemán Lastenausgleich (sistema de repartición de cargas), óptimamente analizado por Michael Hughes, adoptado por la mayoría democratacristiana (http://bit.ly/3bx7iG7) en 1952, que constituyó un "éxito de la reconstrucción europea de postguerra", lo cual amerita un próximo escrutinio.

Ya en el año 594 aC, el inconmensurable poeta y legislador Solón de Atenas, uno de los Siete Sabios de Grecia, impulsó la derogación de "la esclavitud por deudas" que hoy, 2 mil 615 años después, la insolente ciberplutocracia ha impuesto a 99 por ciento de la humanidad. La "democracia" nació 86 años después de la abolición de la "esclavitud por las deudas", con Clístenes, familiar de Solón.

La verdadera "democracia" atiende ante todo la esclavizante desigualdad.

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://www.youtube.com/channel/UClf xfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Publicado enInternacional
Stiglitz, Piketty y Ghosh entre las personalidades que integran la ICRICT.

 El sistema actual se basa en una ficción ya que considera a las filiales de las multinacionales como entidades independientes unas de otras. Así, pagan muy bajos impuestos o evaden.  

 La lucha por la igualdad social y la lucha por la justicia fiscal tienen la misma legitimidad, tanto más cuanto que la segunda condiciona el bienestar de los pueblos. Los megamillonarios y las grandes empresas multinacionales no pagan los impuestos que deberían. Gracias a montajes tramposos y dispositivos como la llamada “optimización fiscal”, las empresas globalizadas, sobre todo aquellas que pertenecen al ramo de la “economía digital”, evaden masiva y escandalosamente sus obligaciones fiscales. Salvo sus beneficiarios, a nadie le cabe en la cabeza que las empresas que forman el núcleo GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon) hayan pagado en España sólo 29 millones de euros en impuestos cuando facturan por cientos y cientos de millones. 

Tanto el FMI como Tax Justice Network calculan que unos 500 mil millones de dólares por año se van por la borda de la evasión fiscal. El economista francés Gabriel Zucman, conocido por sus trabajos sobre las desigualdades sociales y los paraísos fiscales, estima que el 40% de los beneficios de las empresas multinacionales son transferidos a los paraísos fiscales. Esa transferencia ilícita organizada por las multinacionales priva a los países miembros de la Unión Europea de una suma que oscila entre 50 y 70 mil millones de dólares anuales en concepto de impuestos. Peor aún, en Estados Unidos, ”60 de las 500 empresas más importantes, por ejemplo, Amazon, Netflix o General Motors, no pagaron ningún impuesto en 2018 pese a un beneficio acumulado de 79 mil millones de dólares” (José Antonio Ocampo, Economista y presidente del ICRICT, Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional).

Esta Comisión está integrada por unas 15 personalidades entre las cuales se encuentran el economista Thomas Piketty (autor del ensayo El Capital en el Siglo XX), el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, la especialista en economía de desarrollo Jayati Ghosh, o el economista Ricardo Martner (ex jefe de la Unidad de Asuntos Fiscales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), La ICRICT se propone alentar un debate para una reforma substancial del sistema internacional aplicado a los impuestos de las empresas. Es una clave fundamental para el desarrollo y la igualdad. Como lo resalta la profesora Jayati Ghosh, ”la arquitectura económica internacional y los patrones asociados de comercio y flujos de capital continúan impulsando la desigualdad”. Con una reunión inicial en 2015 en Nueva York y una primera declaración hecha pública el mismo año en Trento (Italia) la Comisión ha ido tejiendo un sólido programa de acción que cuenta con el respaldo de Oxfam, CCFD-Terre Solidaire y el World Inequality Lab. 

La Comisión organizó en París un encuentro con varios de sus miembros bajo el lema “ Impuestos a las multinacionales: ¿Una revolución para mañana ?”. Se trata, en efecto, de una “revolución” a la altura del desfalco descomunal que cometen cada año los mega grupos. Comparemos: en 2017, Facebook pagó en Reino Unido 8,2 millones de euros de impuestos frente a una ganancia de 1,5 mil millones de euros. Amazon abonó, en Europa, 16,5 millones de euros en concepto de impuestos para una cifra global de negocios de 21 mil millones. La ingeniería contable es un antídoto contra el desarrollo y un proveedor de pobreza. La trampa vale también para la Argentina, país donde estos grupos (Netflix, Airbnb, Spotify y otros) escapan a sus obligaciones fiscales porque están radicadas fuera del país.

¿ Cómo se monta el engaño ?. La ICRICT la resume así: «el sistema actual está basado sobre una ficción por cuanto considera a las filiales de las multinacionales como entidades independientes unas de otras. Ello alienta a las multinacionales a crear estructuras complejas de evasión fiscal creando cientos de filiales en países fiscalmente benignos”. En el Viejo Continente hay países miembros de la Unión Europea que se decidan a “aspirar” la base fiscal de sus vecinos. Es el caso de Luxemburgo, de Irlanda, de Bélgica y de la misma Holanda (Suiza también pero no es un miembro de la UE). En Irlanda, la tasa de imposición es muy baja y, además, el país deja exenta de impuestos a la Propiedad Intelectual. Así, las distintas filiales de Google, Starbucks o Apple transfieren sus ganancias a Irlanda y, de allí, las depositan en los paraísos fiscales. Eluden la masa impositiva en los países donde operan, giran el dinero a su “sede” (Irlanda) y de allí los capitales vuelan. ICRICT ha propuesto ya que se aplique un porcentaje mínimo de impuestos para evitar una competencia entre países donde se tributa menos y también que las empresas cumplan con sus obligaciones impositivas como sociedades unitarias (gravamen unitario y distribución global basada en lo que se produce, con qué se produce y lo que se consume in situ).

Esa tasa “única y global” podría ser del 20%

El valor se crea en un lugar, pero el beneficio es trasladado a otro. La fórmula ha permitido transferencias monumentales de recursos fuera de los lugares donde estos fueron producidos. ”Las estrategias de las corporaciones multinacionales para evitar pagar impuestos son un ataque a los derechos humanos”, alega el economista y presidente del ICRICT José Antonio Ocampo. Según la ICRICT, unos 7,6 billones de dólares duermen en los paraísos fiscales, lo que equivale al 10% del PIB mundial. El porcentaje puede subir al 60% en algunos países de América Latina. 

La OCDE (Organización de Cooperación y desarrollo económico) viene trabajando desde hace algunos años en una reforma del régimen internacional impositivo para las empresas. Sin embargo, Piketty considera esas discusiones “insuficientes” y defiende más bien la idea de que ese tema pase bajo la tutela de la ONU. Salud, infraestructuras, educación, seguridad, desarrollo, todo depende de la capacidad de un Estado para financiar esos sectores. Stiglitz recordó en la capital francesa que la evasión fiscal “tiene un costo enorme para la sociedad. Si las empresas más ricas del planeta no pagan impuestos les corresponderá entonces a otros respaldar los servicios públicos”. 

Cuando más imponente es la evasión, más drástica es la disminución de recursos. Francia ha decidido aplicar un impuesto a los actores de la economía digital, la Tasa GAFA (3%), y otros países le seguirán los pasos. Es sin embargo muy poco comparado con los abismales beneficios que esas multinacionales obtienen y con los que obtendrán mediante el ingreso de esos grupos al sector financiero (Google, Amazon y Facebook). Stiglitz comentó en París que "la mayoría de las empresas estadounidenses son más creativas en soluciones fiscales que en el desarrollo de nuevos productos". Se trata estrictamente de una estafa globalizada al conjunto de las sociedades del mundo. Y hará falta mucha imaginación y movilización social así como coraje estatal para que devuelvan lo que hurtan.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enEconomía
Wilbur Ross, secretario estadunidense de Comercio e íntimo amigo del presidente Donald Trump, tiene una inversión que ha recibido decenas de millones de dólares en ingresos desde 2014, de una empresa rusa cuyo copropietario es yerno del mandatario ruso, Vladimir Putin. Esto quedó al descubierto en los Papeles del Paraíso, masiva filtración sobre la red financiera offshore revelada por el Consorcio Internacional de Periodistas.

 

026n1mun 2

En imagen de archivo, Rex Tillerson, secretario estadunidense de Estado, aparece en las listas de políticos millonarios con fortunas en paraísos fiscales para evitar el pago de impuestos / Foto Afp

 

Nueva filtración masiva amplía la lista de multimillonarios que evaden al fisco

 

Una filtración masiva de más de 13 millones de archivos desnudó parcialmente a los emperadores del dinero, al revelar parte del sistema financiero secreto de ricos y poderosos; desde integrantes del gabinete de Donald Trump, del gobierno brasileño, el presidente y premio Nobel Juan Manuel Santos, de Colombia, entre unos 120 políticos de diversas partes del mundo, hasta empresarios multimillonarios o estrellas de la música, como Bono, empresas como Apple e incluso la reina de Inglaterra, que recurren a paraísos fiscales y otros mecanismos para ocultar sus fortunas y evitar el pago de impuestos en sus países.

La masiva filtración sobre la red financiera offshore dada a conocer en los Papeles del Paraíso (Paradise Papers) por el Consorcio Internacional de Periodistas (ICIJ, por sus siglas en inglés) sacudió este domingo a miles de clientes de la élite mundial –tanto del ámbito político como del empresarial–, ya que el punto de todo este sistema, y lo que vende al club exclusivo que mueve billones de dólares por este sistema es, sobre todo, el secreto.

Entre las primeras revelaciones, más de una docena de secretarios de gabinete, asesores y donantes de Trump fueron identificados como participantes en este sistema. Wilbur Ross, secretario de Comercio e íntimo amigo del presidente, por ejemplo, tiene una inversión en la empresa de transporte marítimo Navigator, que ha recibido decenas de millones de dólares en ingresos desde 2014 de una empresa energética rusa, Sibur, cuyo copropietario es yerno de Vladimir Putin. Todo esto en momentos en que se acelera la investigación sobre las relaciones del círculo de Trump con intereses ligados al Kremlin.

Más aún, en los documentos se encontraron pistas para vincular a inversionistas rusos ligados al gobierno que indirectamente invirtieron en Twitter y Facebook, lo que echa más combustible a la controversia sobre la intromisión rusa en el proceso político estadunidense. Y hay más: uno de esos inversionistas rusos invirtió 850 mil dólares en Cadre, una empresa de bienes raíces cofundada por Jared Kushner, yerno y asesor del presidente Trump.

Otros miembros del círculo Trump que están involucrados en este sistema offshore son Rex Tillerson, ahora secretario de Estado, y Gary Cohn, asesor económico en jefe del presidente, y actualmente vigilante del sector financiero en la Reserva Federal, y Jon Huntsman, el nuevo embajador de Estados Unidos en Rusia, entre otros. Supuestamente todos están dedicados a poner a “América primero”, el lema de Trump, como su promesa de hacer regresar las inversiones y los empleos del extranjero a este país. Tal vez nadie le avisó al gabinete.

Pero también hay demócratas, como la ex secretaria de Comercio Kenny Pritzker y el multimillonario George Soros, entre otros.

A la vez, en los archivos aparece toda una gama de personajes, como la empresa en Bermudas de Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo; los intereses ocultos del mayor recaudador de fondos electorales para el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; inversiones de la monarquia británica y hasta de la reina Noor, de Jordania; del ministro de Finanzas de Brasil, Henrique de Campos Meirelles; del ex general y ex comandante de la OTAN Wesley Clark, entre cientos más.

También hay transacciones de ricos, como los yates y submarinos del cofundador de Microsoft Paul Allen; las inversiones de Pierre Omidyar, fundador de eBay; las acciones de Madonna en una empresa médica, y las de Bono (con su nombre real Paul Hewson) en una empresa maltesa que invirtió en un centro comercial en Lituania.

Los archivos provienen de dos empresas especializadas en ofrecer servicios financieros de este tipo para la élite económica internacional y de 19 registros gubernamentales de jurisdicciones que sirven como paraísos fiscales. La filtración fue obtenida por el rotativo alemán Suddeutsche Zeitung y compartida con el ICIJ, una red de 381 periodistas y 96 medios en 67 países, muchos de los cuales examinaron los 13.4 millones de archivos durante un año. Este domingo empezaron a presentar el resultado de este esfuerzo a través de medios asociados al consorcio. El ICIJ fue el responsable de los Papeles de Panamá divulgados en 2016, y este nuevo esfuerzo amplía lo revelado el año pasado.

El ICIJ, en la presentación de los documentos, afirma que los paraísos fiscales ofrecen un sistema para ocultar, o por lo menos dificultar, el rastreo de fondos a sus dueños. Aunque subraya que por ahora nada de lo descubierto es necesariamente ilegal, este sistema obviamente atrae tanto a los que mueven fondos lícitos, como a los que desean ocultar fondos ilícitos (narcotraficantes, blanqueadores de dinero y corruptos). A la vez, sirven como mecanismos para lograr que billones de dólares no sean sujetos a impuestos, y con ello privan de fondos a tesorerías nacionales.

Hay un grupo pequeño de personas que no son sujetas a las leyes como el resto de nosotros, y eso es a propósito, declaró al ICIJ Brooke Harrington, profesora de la Escuela de Negocios de Copenhage y autora del libro Capital sin fronteras. Puntualizó que cuando los ricos se vuelven más ricos, los pobres se hacen más pobres, porque individuos ricos no están pagando su parte justa de los impuestos y eso está profundizando la desigualdad de la riqueza.

La mayoría de los documentos filtrados provienen del bufete especializado Appleby, junto con Estera (que antes operaban bajo el mismo nombre), donde la mayoría de los clientes, unos 31 mil, están registrados en Estados Unidos. Los cerca de 7 millones de documentos que provienen de Appleby cubren desde 1950 hasta 2016, incluyendo todo tipo de transacciones, recibos, declaraciones bancarias y correos electrónicos que involucran a unas 25 mil empresas offshore vinculadas a personas en 180 países, incluido México. La empresa tiene su sede en Bermudas, con oficinas en Hong Kong, Shanghai, Islas Caimán e Islas Vírgenes.

Otros archivos en la filtración provienen de la empresa Asiaciti Trust, especializada en negocios offshore, con sede en Singapur, pero con sucursales en varios países, desde Asia hasta el Caribe.

Además de políticos y ricos, o ambas cosas, los archivos también revelan maniobras aparentemente legales de megaempresas para trasladar fondos y evitar impuestos. Además de Apple, otros clientes empresariales de Appleby incluyen a Nike, Uber, el conglomerado de construcción del Medio Oriente, Grupo Saad, así como la masiva empresa mercantil Glencore y la firma que opera la planta nuclear de Fukushima, en Japón.

Entre los latinoamericanos en la lista, están Alejando Gertz Manero, ex secretario de Seguridad Pública entre 2000 y 2004, quien está identificado como vicepresidente de Jano, Ltd, empresa en las Islas Caimán, a partir de febrero de 1998, poco antes de ser nombrado jefe de la policía del entonces Distrito Federal. Otros: Blairo Borges Maggi, ministro de Agricultura de Brasil; José María Figueres, ex presidente de Costa Rica, y Carlos Quintanilla Schmidt, ex vicepresidente de El Salvador, entre otros.

Estos nombres se agregan a la lista revelada por los Papeles de Panamá de los usuarios de los paraísos fiscales, entre los cuales figuraban Mauricio Macri, presidente de Argentina, y numerosos ex secretarios y funcionarios de varias partes de América Latina.

Se espera que en los próximos días, al divulgarse más información analizada por el ICIJ, se ampliarán las listas de los empresarios, estrellas y políticos tanto de América Latina como de otras regiones del mundo. (Para la lista interactiva de políticos a escala mundial en los Papeles del Paraíso así como los de los Papeles de Panamá).

ICIJ promete que cada día durante la próxima semana se presentarán más análisis y datos de la información recaudada en la masiva filtración. (Para consultar los materiales, descripciones de los fondos y las empresas identificadas, y un video en inglés sobre los Papeles del Paraíso).

 

 

 

Publicado enInternacional
Latinoamérica es la región del mundo con mayor proporción de riqueza en paraísos fiscales

El 27% de los grandes patrimonios de la zona se encuentra depositado en países 'offshore', frente al 1% de EE UU y Canadá

 

Los paraísos fiscales tienen un filón con las grandes fortunas latinoamericanas. El 27% de la riqueza privada total de América Latina está depositada en países que ofrecen un tratamiento impositivo favorable para los más acaudalados, lo que le convierte en la región del mundo con mayor proporción de capitales privados en estas naciones, por delante de Oriente Medio y África (23%) y de Europa del este (20%). Y a años luz de Europa Occidental (7%), Asia-Pacífico (6%) y Estados Unidos y Canadá (1%), según un estudio presentado este miércoles por Boston Consulting Group, una de las mayores consultoras estratégicas del mundo.


El fracaso de la amnistía fiscal aprobada en Brasil a finales de 2015 —cuyo efecto sobre la repatriación de capitales ha sido "inferior de lo que se preveía"— ha impactado negativamente a las cifras totales de América Latina, según los autores del informe. "En lugar de repatriar dinero, muchos hogares brasileños revelaron riquezas depositadas en paraísos fiscales y optaron por dejarlas allí", subrayan. Brasil es la primera economía latinoamericana y cuna de algunas de las mayores fortunas de la región. Cuatro de las 100 personas más acaudaladas del planeta tienen nacionalidad brasileña. Y una treintena de personas de esa nacionalidad tiene más de 1.000 millones de dólares de patrimonio, el doble que en México y tres veces más que en Chile.


En el próximo lustro, los técnicos de Boston Consulting Group esperan que el patrimonio de grandes fortunas latinoamericanas depositado en paraísos fiscales aumente a un ritmo del 5% anual, ligeramente por debajo de la media global (3,7%) y solo por detrás de Asia-Pacífico (6%) y Oriente Medio y África (6%).


Según los datos del consultora estadounidense, de entre las jurisdicciones que ofrecen ventajas fiscales para las grandes fortunas, en 2016 los preferidos por los más acaudalados del mundo fueron Suiza (con 2,4 billones de patrimonio), el Caribe y Panamá (1,3), Reino Unido (1,3), Singapur (1,2) y Jersey y Guernsey e Irlanda (1,1).
Más patrimonio en manos privadas


El año pasado, la riqueza total de América Latina en manos privadas repuntó un 9% hasta los 5,4 billones de dólares. Y la tendencia al alza se mantendrá en los cinco próximos años, en los que crecerá a una tasa media anual del 6,3%. En 2016, el crecimiento del dinero en manos privadas latinoamericanas fue el segundo más alto de todo el mundo, solo por detrás de Asia-Pacífico (9,5%). Y tuvo origen —fundamentalmente— en la revalorización de las inversiones existentes. Por países, Colombia registró la mayor tasa de crecimiento (14%) por delante de Brasil y México (10% en ambos casos).


Dentro del segmento de personas con un patrimonio superior a los 250.000 dólares, los más beneficiados en Latinoamérica el año pasado fueron quienes tienen una fortuna de entre 20 y 30 millones de dólares, que vieron como sus inversiones crecer a un ritmo del 13%, seguidos por aquellos que tienen entre uno y 20 millones y por quienes poseen un patrimonio superior a los 100 millones de dólares. En todos los casos, el principal factor de crecimiento fue el buen comportamiento de las Bolsas de valores, pese a que la forma de ahorro preferida (más de la mitad del total) siguen siendo los depósitos y el dinero líquido.

Publicado enEconomía
Viernes, 29 Abril 2016 06:41

El mapa del tesoro

El mapa del tesoro

Son cifras siderales, en verdad imposibles de imaginar. Y sin embargo son reales: lo escondido a través de paraísos fiscales por los más ricos del mundo –el 0,1 por ciento de la población mundial– podría ser tanto como 7,6 billones (millón de millones) de dólares. Eso es más de un tercio (2,3 partes) de la riqueza sumada de todos los habitantes de Estados Unidos.

Son cifras siderales, en verdad imposibles de imaginar. Y sin embargo son reales: lo escondido a través de paraísos fiscales por los más ricos del mundo –el 0,1 por ciento de la población mundial– podría ser tanto como 7,6 billones (millón de millones) de dólares. Eso es más de un tercio (2,3 partes) de la riqueza sumada de todos los habitantes de Estados Unidos, el país más rico del mundo durante el último siglo.


Hay una flor y nata entre estos millonarios. Los más ricos entre los muy ricos que conforman ese grupo del 0,1 por ciento son las 100 mil familias más acaudaladas del planeta. Para pasar por el ojo de la proverbial aguja e integrar ese tan selecto paraíso se debe tener al menos 30 millones de dólares. Esos elegidos que se sientan a la derecha de Plutón, dios de los infiernos pero también de la riqueza, son propietarios de algo más de un tercio de esa riqueza de 7,6 billones de dólares. Eso es lo que calcula el economista de Berkeley Gabriel Zucman, ayudante de Thomas Picketty, el destacado economista francés autor de Capital en el siglo XXI.


En cuanto al total del dinero que se maneja a través de los paraísos fiscales, en 2010 se estimaba entre 21 y 32 billones de dólares, cifra que desde entonces viene aumentando a razón de 16 por ciento anual y que el año pasado oscilaba entre 24 y 36 billones, según Foreign Affairs del 12 de abril. Es difícil la precisión tratándose de estas sumas siderales, pero el trabajo de Picketty se basa en la convicción de que la verdadera dimensión de la inequidad económica es invisible, pues escapa a cualquier parámetro de riqueza que pueda manejar el gran público. A esa riqueza que se maneja a través de las sociedades offshore se le debe agregar el resguardo offshore de entre 5 y 10 billones de dólares en bienes no financieros: resulta prácticamente imposible imaginar esa montaña de bienes inmuebles, oro y otros metales preciosos, gemas, arte, incunables y otros libros raros, automóviles, íconos religiosos, colecciones variadas, yates, barcos, submarinos, jets privados, establecimientos rurales, minas, bosques y pozos petroleros.


Los 11,5 millones de documentos que se filtraron en el caso de los Panama Papers son una parte imprecisa de los 370 mil negocios offshore que alberga Panamá, y para el lunes 9 de mayo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (Icij, por sus siglas en inglés) anuncia “la mayor revelación jamás hecha sobre compañías offshore y la gente tras ellas”, lo que incluirá “más de 200 mil compañías, fideicomisos, fundaciones y fondos incorporados a 21 paraísos fiscales, desde Hong Kong a Nevada, en Estados Unidos”.


“Incorporados” es una buena palabra para adentrarse en el mecanismo del que las offshore forman parte. Pues los arquitectos y controladores del tráfico de esta auténtica industria global de manejo de dinero negro son los grandes bancos, los 50 más grandes del mundo, como el Hsbc, Ubs, Credit Suisse, Citigroup, Bank of America, Royal Bank of Scotland, Barclays, Lloyds, Standard Chartered, J P Morgan Chase, Wells Fargo, Santander, Credit Agricole, Internationale Nederlanden Groep (Ing), Deutsche Bank, Bnp Paribas, Morgan Stanley y Goldman Sachs.


Desde la década del 70, cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) logró un significativo aumento del precio del crudo y generó una crisis, estos bancos estuvieron a la vanguardia en asociar a poderosos inversores a su clientela, y los ayudaron a mover sus riquezas a los pagos brumosos del offshore. La arquitectura del sistema debe necesariamente incluir paraísos fiscales dispuestos a arrendar su soberanía fiscal a cambio de que el dinero les llegue. Otorgan anonimidad para el huésped y para su capital corporativo, para su propiedad intelectual y sus bienes no financieros, y un estricto secreto bancario que lo aleja de impuestos, regulaciones y la ley de su país. La gracia del asunto es que el dinero no se queda allí, porque estos súper ricos son tan temerosos como los pequeños burgueses asustados de Bertold Brecht. Los paraísos fiscales no pueden ser, por lógica, laxos en su legislación, cómplices en el secreto bancario y además tener un sistema policial, judicial y político riguroso. Por lo tanto, no son un lugar seguro para guardar plata; sí para lavarla. Una vez seca y planchada, la platita vuelve al circuito financiero a través de los grandes bancos. Así llega a mercados con todas las posibilidades de movimiento a su favor, gerenciamiento del mejor nivel y estabilidad política y financiera.


En esos territorios a los que la plata negra va primero no se puede invertir porque su mercado de capitales es muy pequeño, como lo es el uruguayo. La inversión posible en esos casos es con el capital protegido por una legislación especial (como el régimen de zonas francas) y además favorecido por beneficios extraordinarios (como no pagar peaje por el paso cotidiano de barcazas de celulosa rumbo al puerto de Nueva Palmira), y hecha en nombre del aporte de tecnología y capital productivo para la explotación de recursos naturales, que son en esencia lo que estos territorios tienen como base de su economía. Por eso, por más genuflexa que sea su soberanía impositiva, estos estados son suplantados para ciertos propósitos por jurisdicciones onshore como la ciudad de Londres, Suiza, Delaware, Nevada, Luxemburgo, Dubai, Singapur, Malasia, y Hong Kong. El gran capital tiene todas las opciones a su disposición.

Publicado enInternacional
Una de las mayores noticias en los papeles de Panamá que usted no conocerá

Como era de esperar, las noticias generadas por la publicación de los papeles de Panamá están creando un gran revuelo. Y puesto que hay 11,5 millones de documentos que han sido hechos públicos que antes eran confidenciales, hay mucho tema y más noticias para publicar sobre tales papeles. Ahora bien, es sorprendente que elementos clave ya conocidos, de gran significado político, apenas se conozcan o se ignoren completamente (ver mi artículo “Lo que no se dice ni se dirá de los papeles de Panamá”, Público, 11.04.16). Por ejemplo, ¿quién es y quiénes son los fundadores de la firma de abogados Mossack Fonseca, que mantenía toda esta información? Es curioso que apenas se haya analizado este hecho. Emile Schepers, de la revista World News, que goza de gran credibilidad, ha publicado un artículo de gran interés, “Panama Papers and Latin America: The elephant in the room” (11.04.16), que detalla datos que son de una enorme importancia y que no he leído en los mayores medios de información españoles. Veamos en primer lugar los datos.


Un miembro fundador de la firma de abogados Mossack Fonseca es el Sr. Jürgen Mossack, el cual es hijo de un miembro de las enormemente represivas SS del Partido Nazi alemán, que tras escapar de Alemania al terminar la II Guerra Mundial se fue a Panamá, y allí se estableció. El hijo es miembro prominente del partido de la derecha panameña, el Partido Panameñista, muy activo en el establishment económico-político-mediático de aquel país, con conocidas conexiones con la derecha y la ultraderecha latinoamericana. El presidente de este partido ha sido hasta hace muy poco el partner del Sr. Mossack en la firma de abogados, el Sr. Ramón Fonseca Mora.


El centro de ocultación de la financiación de las derechas y ultraderechas latinoamericanas


De ahí que gran parte de los negocios de tal firma incluyan el ser depositaria de grandes fondos ocultados, procedentes y de propiedad de instituciones y de personajes prominentes de la derecha y ultraderecha latinoamericana, que incluye políticos y/o gobiernos de sensibilidad conservadora y liberal (que constituyen los grandes ejes de la gran derecha latinoamericana). Según Schepers, dicha lista incluye hoy a los políticos más prominentes de esta derecha, desde el hoy presidente argentino, el Sr. Mauricio Macri, hasta la familia Fujimori de Perú, pasando por el presidente Enrique Peña Nieto, de México (del PRI), y el presidente de la Cámara Baja brasileña, el congresista Eduardo Cunha, miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) que hoy ha roto su alianza con el Partido de los Trabajadores que gobierna Brasil, a fin de facilitar el impeachment de la presidenta del país. De nuevo, segúun el artículo del Sr. Schepers, tal personaje, el Sr. Cunha, parece haber recibido alrededor de 5 millones de dólares de un consorcio de construcción portugués que intentaba conseguir un contrato con la compañía petrolera pública Petrobas, hoy el centro de un gran escándalo en Brasil.


Tratándose de las derechas y ultraderechas latinoamericanas, no podía faltar entre los que ocultaban dinero en la firma de abogados Mossack Fonseca, la institución que más ha participado en la promoción y defensa de tales grupos de América Latina: nada menos que la CIA del gobierno federal de EEUU. Según el autor del citado artículo, el origen de la firma Mossack Fonseca, así como otras compañías fantasmas panameñas, estaba relacionado con las actividades de la CIA. Por lo visto, tal firma de abogados era la base también de los fondos ocultos destinados por la CIA para desestabilizar a todos los gobiernos de izquierdas de América Latina, desde Cuba hasta Brasil, Bolivia, Argentina, Perú, Nicaragua, El Salvador y una larga lista.


La doble moral de los grandes medios de información


La CIA, fundada en 1947, ha tenido un presupuesto que se ha mantenido secreto, no conocido ni por la población estadounidense ni por el Congreso de EEUU. Se calcula que son alrededor de 52.000 millones de dólares, que incluyen la financiación, también secreta, de actividades desestabilizadoras de los gobiernos que el gobierno federal de EEUU (y, sobre todo, las grandes empresas financieras e industriales que ejercen una excesiva influencia sobre tal gobierno) considera contrario a sus intereses. Una de sus primeras acciones fue el golpe militar contra el presidente Jacobo Arbenz de Guatemala en 1954. Entre los colaboradores de la CIA se encontraba el dictador de Panamá, Manuel Noriega. Desde entonces, Panamá ha sido uno de los focos financieros de la intervención desestabilizadora de esta agencia. Panamá también ha sido, no solo un lugar donde esconder dinero, sino también donde traficar con dinero escondido procedente del tráfico de armas y el comercio de las drogas.


Supongo que el lector estará de acuerdo en que de haberse descubierto que tal firma de abogados era una de las sedes financieras establecidas por el gobierno cubano para desestabilizar los gobiernos de derecha en América Latina, ello habría sido una noticia mayúscula, apareciendo en la primera página de El País. Pues bien, no solo no ha aparecido en la primera, sino tampoco en la última página de El País. ¿No le parece al lector esta situación más que preocupante para la salud de la democracia española? En su lugar, la gran noticia que apareció en su día era la supuesta financiación del Partido político Podemos por parte de Venezuela e Irán, sin que se haya mostrado ni un ápice de evidencia sobre ello. Pero esto nunca ha sido un hándicap para los grandes medios de información y persuasión de este país, que continúan la distribución y promoción de tal acusación.


Mientras, los mismos medios silencian y ocultan la documentada financiación (parte de la cual está basada en Panamá) de la CIA a grupos opositores a los gobiernos de izquierdas en América Latina, que están recurriendo a métodos antidemocráticos en su intento por interrumpir el proceso democrático y que el Presidente Obama, en su reciente visita a América Latina, tuvo la gran nobleza (impensable entre los dirigentes del Estado español) de reconocer y excusarse de tales intervenciones llevadas a cabo por muchos gobiernos estadounidenses para desestabilizar gobiernos progresistas en aquel continente. En España, por el contrario, la gran mayoría de medios de información están contribuyendo a crear una gran hostilidad contra tales gobiernos. Los recientes casos de Argentina, Brasil y Venezuela, entre otros, son clara muestra de su doble moral, que, a nivel popular, se llama correctamente hipocresía.

Publicado enInternacional
Las grandes corporaciones de EEUU esconden 1,4 billones en paraísos fiscales, según Oxfam


Apple, General Electric y Microsoft se encuentran entre los primeros puestos de la lista elaborada por la organización


Un informe de Oxfam denuncia que grandes empresas estadounidenses como Apple, Walmart y General Electric, han desviado 1,4 billones de dólares hacia filiales situadas en paraísos fiscales, a pesar de que reciben billones de dólares del contribuyente.


Oxfam señala que esta cantidad, que supera el rendimiento económico de Rusia, Corea del Sur y España, se oculta a través de una red opaca y hermética de 1.608 sociedades filiales con sede en otros países. La organización benéfica ha publicado el informe sobre la realidad financiera de las 50 mayores corporaciones de Estados Unidos coincidiendo con la filtración de Los papeles de Panamá, que ha generado un intenso debate en torno a los paraísos fiscales.


El informe ilustra que se cometen abusos masivos y sistemáticos del régimen fiscal mundial. El gigante tecnológico Apple, la segunda mayor corporación del mundo, ocupa el primer lugar en la lista que Oxfam ha elaborado de empresas con dinero offshore o "deslocalizado", con unos 181.000 millones de dólares canalizados a través de tres filiales con sede en el extranjero.


Los ricos y poderosos no cumplen con sus obligaciones fiscales y los demás tenemos que pagar la factura, y esto no puede seguir así. Es necesario que los gobiernos lleguen a un consenso para terminar con los paraísos fiscales"
General Electric, con sede en Boston y que según Oxfam recibió 28.000 millones de dólares del contribuyente, ocupa el segundo puesto de la lista, con 119.000 millones de dólares depositados en 118 filiales con sede en paraísos fiscales.


El gigante informático Microsoft se sitúa en tercer lugar, con unos 108.000 millones de dólares. Otras multinacionales que se encuentran entre los diez primeros puestos de la lista son el gigante farmacéutico Pfizer, la sociedad matriz de Google, Alphabet, y Exxon Mobil, la mayor petrolera mundial que no pertenece a un Estado productor de petróleo.


Oxfam compara la suma de 1,4 billones de dólares desviada hacia filiales offshore con los impuestos pagados por las 50 mayores corporaciones de Estados Unidos entre 2008 y 2014, que ascienden a 1 billón de dólares. También señala que en el mismo periodo, estas compañías se beneficiaron, en conjunto, de préstamos federales, rescates y garantías crediticias por valor de 11,2 billones de dólares.


"Abuso masivo y sistemático"


Al ocultar parte de los beneficios a través de filiales en paraísos fiscales, estas empresas estadounidenses no pagaron el tipo impositivo real aplicable a unos beneficios de 4 billones de dólares (35%) sino que la tasa efectiva de impuestos fue del 26,5%.


La organización indica que estas multinacionales se han gastado miles de millones de dólares en presionar al gobierno de Estados Unidos y obtener más préstamos fiscales, rescates y garantías crediticias pagadas con el dinero del contribuyente. Entre 2008 y 2014, las 50 mayores corporaciones de Estados Unidos destinaron 2.600 millones de dólares a esta labor de presión.


"Por cada dólar gastado en cabildeo, estas compañías recibieron en su conjunto exenciones fiscales por un valor de 130 dólares y préstamos federales, rescates y garantías crediticias por un valor de 4.000 dólares", indica Oxfam.


Robbie Silverman, asesor fiscal de Oxfam, señala que "una vez más tenemos constancia del abuso masivo y sistemático del régimen fiscal mundial. Los ricos y poderosos no cumplen con sus obligaciones fiscales y los demás tenemos que pagar la factura, y esto no puede seguir así. Es necesario que los gobiernos lleguen a un consenso para terminar con los paraísos fiscales".


Oxfam calcula que la evasión de impuestos de las grandes compañías estadounidenses tiene un coste para la mayor economía del mundo de unos 111.000 millones anuales. La evasión de impuestos también incrementa la brecha mundial entre ricos y pobres ya que para los países en vías de desarrollo supone una merma de 100.000 millones de dólares.


"La evasión de impuestos por parte de las corporaciones empeora la peligrosa desigualdad que está socavando nuestro tejido social y bloqueando el crecimiento económico", afirma el informe. Oxfam también menciona a los territorios británicos de ultramar, como las Bermudas, por su popularidad entre las empresas estadounidenses que quieren "transferir beneficios" y pagar menos impuestos.


La organización señala que en 2012 las filiales de estas compañías en las Bermudas declararon unos beneficios de 80.000 millones de dólares, una cifra que supera la suma de los beneficios obtenidos por Japón, China, Alemania y Francia, cuatro de las cinco mayores economías del planeta.


Oxfam pide a Estados Unidos que apruebe una ley que pondría fin a los abusos que se realizan en los paraísos fiscales (Stop Tax Haven Abuse Act), y que obligaría a las compañías a una contribución fiscal en cada país. De hecho, muchas organizaciones no gubernamentales y benéficas recomiendan la información desglosada por países ya que consideran que así se podría impedir que las compañías reduzcan artificialmente la base imponible en los países más pobres.

 

Por The Guardian - Rob Davies

Publicado enInternacional
Se complica la situación de Macri por revelaciones de Los papeles de Panamá

Con el paso de los días el presidente argentino, Mauricio Macri, de la derechista alianza Cambiemos aparece cada vez más complicado y ahora suman cuatro empresas offshore, en las que figura en distintos cargos y por lo menos 20 de sus allegados, entre ellos ministros y diputados también aparecen en los listados de los documentos de Los Papeles de Panamá.


El periodista del diario La Nación, Hugo Alconada Mon, quien investigó Los papeles de Panamá declaró ante el juez Sebastián Casanello que podría existir una cuarta sociedad offshore del presidente bajo el nombre de Macri Group Corporate, creada en Panamá, el 25 de noviembre de 2008, con Franco Macri (padre del mandatario) como presidente y miembro del directorio.


El padre del presidente figura con siete sociedades y su hermano Gianfranco cuenta con 8 firmas activas en Panamá en varias de las cuales figura también el gobernante. La mayoría de las empresas fueron constituidas dos días después de que Maricio Macri asumió como jefe de gobierno porteño en 2007.


Además de los nombres de funcionarios macristas ya conocidos como Daniel Angelici, presidente de Boca y operador judicial de Cambiemos; figuran Gerónimo Momo Venegas, líder sindical; el empresario Nicolás Caputo, beneficiado por el mandatario; Darío Lopérfido, ministro de Cultura porteño; Jorge Macri, alcalde de Vicente López; Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Néstor Grindetti, intendente de Lanús.


También aparecen Carlos Augusto Lo Turco, subsecretario del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas (presidente y director de Marbira SA); Jesús María Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agroindustria y secretario y director de Trafimex SA Holding Corporation.


También están salpicados en este este escándalo Clarisa Lifsic, secretaria de Promoción de Inversiones del Ministerio de Comunicaciones (directora en cuatro empresas radicadas en Chipre desde mediados de los 90, de las cuales tres continúan activas: Ofsett Investments Limited, Emerging Ukranian Limited, Ukranian Dolphin Limited y Prior Investments Limited.


Hugo Darío Miguel, del Ministerio de Comunicaciones de Comunicaciones (tesorero y director de la empresa TESACOM Panamá SA); Jorge Braulio Norverto, subsecretario de Ciberdefensa en el Ministerio de Defensa, (socio de la firma La Jotabe, LLC, en el estado de Florida, Estados Unidos; Maria Paula Schiappapietra, del Ministerio de Desarrollo Social (titular de la empresa actualmente inactiva Los Didis, radicada en Florida); el diputado nacional Waldo Wolff; Daniel Ivoskus, diputado bonaerense, y otros aparecen en Los papeles de Panamá.


El escándalo de las sociedades en paraísos fiscales ha golpeado fuerte al primer gobierno derechista que llega al poder por elecciones en este país.


La primera empresa, descubierta en los Panamá, Fleg Trading Limitada, de Bahamas, tiene a Mauricio Macri, su hermano Mariano y a su padre como directores. Luego salió a la luz Kagemusha S.A., de Panamá, y por último fue presentada en el programa de televisión Economía Política Opalsen S.A., sociedad uruguaya por la que el presidente fue procesado por evasión impositiva.


Por otra parte, Ramón Fonseca Mora, socio fundador de la firma Mossack Fonseca del la que el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación divulgó 11.5 millones de documentos, acusó que Paul Singer, el dueño del fondo buitre MNL, de pagarle al periodista Jorge Lanata -quien se dedicó a presentar denuncias falsas durante contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante el gobierno del Frente para la Victoria. Dijo al diario La Estrella de Panamá –que citan varios portales locales- que Singer lo presiona desde hace años para que entregue información que pudiera relacionar al empresario procesado Lázaro Báez con Fernández Kirchner “para perjudicar su imagen. A tal punto habría llegado la extorsión, que hasta se vería involucrado el periodista Jorge Lanata”.

Publicado enInternacional
Martes, 03 Noviembre 2015 06:35

Las guaridas elegidas para fugar divisas

Las guaridas elegidas para fugar divisas

El ranking elaborado por la Red de Justicia Fiscal volvió a colocar a Suiza como la jurisdicción que menos colabora en el combate al secretismo fiscal. Otros poderosos centros capitalistas superan también a las paradisíacas islas caribeñas.


No hubo sorpresas: Suiza conservó el liderazgo en el ranking internacional de guaridas fiscales. Antes que denunciar como únicas responsables del negocio a las paradisíacas islas caribeñas, el Indice de Secreto Financiero elaborado por la Red de Justicia Fiscal afina la puntería y señala a Hong Kong, Estados Unidos, Singapur y las Islas Caimán. Su tamaño y relevancia dentro del sistema financiero los convierte en las principales plataformas globales para la fuga de capitales y la evasión tributaria. La hegemonía suiza ni siquiera se puso en duda con la filtración de los datos de 130 mil cuentas de clientes en el HSBC de Ginebra, uno de los 26 cantones de la confederación, que habilitaron investigaciones judiciales alrededor del mundo.

El compromiso de las autoridades helvéticas con la tradición instalada en 1934, cuando se consagró el secreto bancario y la confianza de los clientes, permanece prácticamente inalterado. La neutralidad en conflictos bélicos externos, la estabilidad política y los bajos (o nulos) impuestos exigidos por el enclave europeo colaboran para sostener al país en la primera posición del indicador.

El indicador divulgado cada dos años por la Red de Justicia Fiscal (TJN, por sus siglas en inglés) ofrece un abordaje integral del mundo offshore: analiza las regulaciones, leyes y tratados de las diferentes jurisdicciones para elaborar el índice de secretismo que luego es ponderado de acuerdo al tamaño de la guarida y su relevancia para los mercados financieros globales. Con esos parámetros, Alemania, Líbano, Bahrein, Dubai y Japón ocupan un lugar más relevante entre las guaridas fiscales que otros paradisíacos destinos popularizados por la industria cinematográfica estadounidense como Bahamas, Bermudas e Islas Vírgenes Británicas.


Argentina no forma parte del listado que hoy componen alrededor de cien jurisdicciones. Existen aceitadas plataformas para facilitar la evasión y fuga de capitales que constituyen un problema estructural para el desarrollo económico, pero el país carece de un sistema offshore propio. Aunque las 4040 cuentas no declaradas con 3500 millones de dólares abiertas por contribuyentes argentinos en el HSBC de Ginebra ofrecen una muestra contundente de los abusos canalizados a través de Suiza, los centros financieros predilectos de los argentinos para esas operaciones son Uruguay, Panamá y Estados Unidos. El país vecino ocupa el escalón 28 en el ranking, la economía centroamericana ostenta el puesto número 13.


Por su parte, Estados Unidos exhibió el peor comportamiento al subir del sexto al tercer lugar. "Es uno de los pocos países cuyo puntaje ha empeorado después de 2013. Es la jurisdicción más preocupante, tanto por el tamaño de su sector offshore, como por su actitud más bien recalcitrante ante la cooperación internacional y las reformas", advirtieron ayer los investigadores de TJN al presentar sus resultados. "Estados Unidos ha sido un pionero a la hora de defenderse de las jurisdicciones opacas extranjeras, enfrentando agresivamente al sector bancario suizo y creando su poderosas legislaciones, pero proporciona muy poca información a otros países, volviéndose una formidable jurisdicción opaca dañina e irresponsable, tanto a nivel federal como estatal", explican los autores del indicador.


"Los paraísos fiscales ofrecen muchos servicios nocivos además del secreto financiero que exceden al índice de secreto financiero. Por ejemplo, Luxemburgo limitó recientemente su régimen de opacidad, pero eso no quiere decir que haya reformado su régimen abusivo de impuestos corporativos", advierten los investigadores al referirse al pequeño país europeo que cayó del segundo al sexto lugar del ranking. Luxemburgo alberga los domicilios legales de Ternium, la sociedad que controla la mayoría accionaria de Siderar, del grupo Techint, y Globant, una pujante firma tecnológica de capitales argentinos.

Publicado enEconomía
HSBC, un pasado lamentable y un presente sulfuroso

El rey de Marruecos, Mohamed VI, el difunto presidente del Banco Santander, vedettes del mundo del espectáculo, múltiples sociedades privadas... habrían encomendado a este banco la misión de disimular ante el fisco y a la justicia de sus respectivos países una parte de sus ingresos.

 

El banco Hsbc ha vuelto al primer plano de la actualidad. Según las informaciones publicadas por varios medios de prensa el lunes 9, se habrían transferido cuentas a Ginebra por valor de 1.806 millones de euros entre el 9 de noviembre de 2006 y el 31 de marzo de 2007 (es decir, ¡en menos de cinco meses!). El rey de Marruecos, Mohamed VI, el difunto presidente del Banco Santander, vedettes del mundo del espectáculo, múltiples sociedades privadas... habrían encomendado a este banco la misión de disimular ante el fisco y a la justicia de sus respectivos países una parte de sus ingresos.


Las siglas Hsbc significan Hong Kong and Shanghai Banking Corporation. El grupo mundial Hsbc empleaba a 260 mil personas en 2014, está presente en 75 países y declara 54 millones de clientes. Desde sus orígenes ha estado mezclado con el comercio internacional de drogas duras. En efecto, fue fundado siguiendo la estela de la victoria británica contra China en las dos guerras del opio (1839-1842 y 1856-1860). Esas dos guerras jugaron un papel decisivo en el refuerzo del imperio británico y en la marginación de China, que duró alrededor de siglo y medio.


En el curso de esas dos contiendas el Reino Unido logró imponer a China la aceptación de las exportaciones británicas de opio provenientes de India (que formaba parte del imperio británico). China intentó oponerse al comercio del opio pero las armas británicas, con el apoyo de Washington, se impusieron. Londres creó una colonia en Hong Kong y, en 1865, fue fundado el Hong Kong and Shanghai Banking Corporation por un comerciante escocés especia¬lizado en la importación de opio (entonces, el 70 por ciento del flete marítimo que pasaba por Hong Kong concernía al opio venido de India).


Desde ese momento la historia del banco ha seguido siempre estrechamente la política exte-rior del Reino Unido y los intereses de la gran patronal británica en Asia. Después de 1949 y la victoria de la China de Mao, el banco se replegó a Hong Kong, que permaneció como territorio británico. Luego, entre 1980 y 1997, desarrolló sus actividades en Estados Unidos y en Europa. Sólo desplazó su sede social de Hong Kong a Londres en 1993, antes de la retrocesión del territorio a la República Popular de China, anunciada para 1997. El Hsbc sigue siendo parte inseparable de Hong Kong: emite el 70 por ciento de su moneda (el dólar de Hong Kong). Hong Kong constituye un elemento clave en la cadena del blanqueo de dinero acumulado por la nueva clase dirigente china.


Además del blanqueo de dinero de la droga y del terrorismo, el Hsbc está implicado en otros asuntos: la manipulación del mercado de tipos de cambio (el escándalo estalló en 2013 y trata sobre un mercado cotidiano de 5.300 millones de dólares), la manipulación de las tasas de interés interbancario (entre ellas la Libor), la venta abusiva y fraudulenta de derivados sobre las tasas de interés, la venta abusiva y fraudulenta de productos de seguros a los particulares y a las pymes en Reino Unido (la Fsa, la autoridad de control británica, ha perseguido al Hsbc en este asunto que ha revelado que el banco ha vendido seguros que no servían para nada o para muy poco), la venta abusiva de mortgage backed securities en Estados Unidos, la manipulación en las cotizaciones del oro y de la plata (el escándalo estalló en enero-febrero de 2014) y la organización a gran escala de la evasión fiscal de importantes fortunas.


¿EL EDGAR SNOWDEN DE HSBC? Hervé Falciani, un ciudadano franco-italiano, trabajó en los servicios informáticos del Hsbc suizo en Ginebra de 2006 a 2008. Antes de abandonar el banco copió 127 mil ficheros que ligaban al Hsbc con operaciones masivas de fraude y de evasión fiscal en las que el banco jugó un papel a menudo activo. Luego pasó a residir en Francia. Suiza decidió detenerlo y lanzó una orden de arresto internacional vía Interpol por "sustracción de datos", "violación de secreto bancario y del secreto comercial" y "presunción de venta de informaciones económicas". Hay que subrayar que Suiza no atacó al Hsbc.


A comienzos de 2009 el domicilio en Niza de Falciani fue objeto de un registro efectuado por la policía local. Las informaciones que poseía eran explosivas: entre los 127 mil archivos se encontraban fichas de exiliados fiscales franceses (8.231, según Falciani), belgas (más de 800), españoles (más de 600 nombres), griegos (la famosa lista llamada "Lagarde", porque la entonces ministra francesa, hoy directora del Fmi, la entregó a las autoridades griegas en 2010, y que contiene alrededor de 2 mil nombres), alemanes, italianos, mexicanos, estadounidenses... Hervé Falciani entregó toda o una parte de las informaciones que poseía a las autoridades francesas y a las de otros países.


Luego, según sus declaraciones, colaboró con las autoridades de Washington, a las que dio informaciones que hicieron avanzar el asunto del blanqueo del dinero de los cárteles de la droga de México y Colombia por el Hsbc. En 2012 colaboró con las autoridades españolas, pero fue detenido en aplicación del mandato de detención lanzado por Suiza. Suiza insistió con que España le entregara a Falciani, lo cual fue rechazado por Madrid en mayo de 2013, pues la justicia consideró que era un testigo privilegiado en varios grandes asuntos de fraude y evasión fiscal. En efecto, la comunicación a las autoridades españolas de los datos conseguidos por Falciani había permitido desde 2011 descubrir una gran cantidad de dinero (alrededor de 2.000 millones de euros) depositada en Suiza por miembros de la familia de Emilio Botín, el recientemente fallecido presidente del banco Santander. Éste, acorralado, pagó a las autoridades españolas 200 millones de euros de multa.


Los datos entregados por Falciani han desembocado también en el escándalo de la financiación fraudulenta del Partido Popular. La justicia española proporciona una protección policial permanente al franco-italiano. Las autoridades belgas y francesas se reúnen con él y utilizan los datos que les proporciona e instruyen expedientes. No es en absoluto seguro que esto desemboque en condenas por fraude, pues es más que probable que los defraudadores lleguen a acuerdos financieros que les permitan evitarlas.


Hay que subrayar que en este asunto no sólo Suiza intenta detener a quien ha dado la voz de alarma. Ocurre lo mismo en Grecia, donde la justicia arrestó al editor de la revista Hot Doc, Costas Vaxevanis, porque se había atrevido a publicar en octubre de 2012 la lista Lagarde-Hsbc-Falciani que las autoridades griegas habían perdido hacía tres años. Como consecuencia de las reacciones ciudadanas en Grecia y en el plano internacional, el periodista ha quedado en libertad.
No es fácil denunciar a un banco y a los ricos defraudadores que protege, o lo que viene a ser poco más o menos lo mismo: denunciar a los ricos defraudadores que protegen a los bancos y su sacrosanto secreto. Hay claramente una verdadera simbiosis entre los grandes bancos y la clase dominante, igual que existen pasarelas permanentes entre los gobernantes y las grandes empresas, en particular las de las finanzas.


En 2013 la Unión Europea fijó un límite a los bonos que podían recibir los dirigentes y traders de un banco. El bono no puede ser superior al doble de la remuneración salarial fija. Pero hecha la ley, hecha la trampa: la dirección del Hsbc anunciaba en febrero de 2014 que iba a aumentar considerablemente la remuneración fija de esos dirigentes a fin de que su bono no quedara reducido.


El grupo mundial Hsbc debería ser cerrado, despedida su dirección sin indemnización y llevada a los tribunales (igual que los grandes accionistas). El mastodonte Hsbc debería ser dividido bajo control ciudadano en una serie de bancos públicos de talla media, cuyas labores deberían estar estrictamente definidas y ejercidas en el marco de un estatuto de servicio público.


1. Autor del libro Bancocracia (Icaria, Barcelona, 2014), portavoz del Cadtm Internacional y miembro del Consejo Científico de Attac-Francia.


Imposible que el sistema financiero y HSBC cambien su manera de funcionar: Falciani

Armando G. Tejeda

Corresponsal
Periódico La Jornada
.
Desde el refugio desconocido en el que vive desde que dio a conocer la lista de más de 130 mil defraudadores fiscales en el mundo con cuentas en el banco HSBC de Suiza, Hervé Falciani, un informático de origen francés e italiano, reconoció que su labor de denuncia pretende hacer el trabajo que no hacen ni los gobiernos ni los políticos. A pesar del nivel del escándalo y de los impactos –tanto jurídicos como mediáticos– de la filtración, Falciani reconoció que es imposible que el sistema financiero y el banco HSBC hayan cambiado su manera de funcionar.


En una entrevista con el programa de radio Carne Cruda, que ahora se emite desde un portal independiente después de haber sido censurados en Radio Nacional de España (RNE) y de que en la Cadena Ser también les cerraran el espacio, Falciani advirtió que trabaja en una comunidad de ciudadanos que luchan por destapar el fraude del sistema financiero internacional, que permite la corrupción política y favorece mover el dinero del crimen organizado, como se ha demostrado con el narcotráfico o los grupos extremistas islamistas, como Al Qaeda.


El ex trabajador del banco HSBC sustrajo material informático de la sede en Suiza que contenía centenares de miles de fichas de ciudadanos de todo el mundo con cuentas secretas en el país helvético. El material lo entregó a gobiernos, fiscalías y tribunales para que se investigara, pero también a un colectivo de periodistas de investigación que analizaron la información y contrastaron su veracidad.


En la entrevista radiofónica, que se hizo a través del teléfono y sin que se revelara el lugar en el que se encuentra, Falciani advirtió que los bancos trabajan para adaptar los mecanismos a su favor, por eso necesitamos a la sociedad civil dentro de los bancos. No podemos dejar que hagan las leyes los mismos que trabajan contra nosotros.


La llamada Lista Falciani contiene datos bancarios y personales de más de 130 mil evasores procedentes de 212 países, incluido México, entre los que hay numerosos políticos, empresarios, deportistas de élite y, por supuesto, delincuentes dedicados al tráfico de drogas.


Falciani explicó que su situación personal sigue siendo muy difícil, ya que se encuentra en un lugar secreto y siempre tiene que tener mucho cuidado para moverse a cualquier lugar o para hablar con alguien. Desde que entregó a la justicia de varios países la citada lista, se convirtió en un testigo protegido y en un hombre amenazado por las numerosas tramas mafiosas que habría desvelado con la información sensible que sustrajo de los archivos de su anterior trabajo, el banco HSBC.


Explicó que la reacción a la publicación de la lista es buena para entender dónde está el dinero que falta en esta crisis. Dónde está el control que todos pensábamos que existía, pero que en realidad no existe. Explicó que él, personalmente, siempre se mostró partidario de que no se hicieran públicos los nombres y que en caso de que esto ocurriera que su difusión no intercediera en los procesos penales abiertos contra las personas implicadas. Como así ha ocurrido, afirmó.
Yo jamás quise que los nombres se hicieran públicos, pero hay gente dentro del sistema judicial que quiere hacer algo por su país y por la sociedad y que piensa que si esto se hace público es útil. Lo entiendo y me parece correcto. Estamos en una comunidad y entre todos nos apoyamos, así que se sabía la publicación de los nombres porque estamos haciendo lo que los gobiernos no quieren hacer. Por eso necesitamos esta colaboración. Es una manera de hacer política más en la calle y así vamos a continuar.


Falciani reconoció que en su labor para denunciar la corrupción estructural del sistema financiero internacional se ha encontrado numerosas dificultades, sobre todo por parte de los gobiernos y de los políticos, que no ayudan, más bien al contrario. Siempre tenemos problemas de cooperación con los gobiernos. Hablamos mucho del dinero que se limpia en los paraísos fiscales, pero no se habla del dinero negro que permite la corrupción, que hace que encontremos siempre a las mismas personas hablando con los grandes gigantes de la economía. Por ejemplo, en el Parlamento europeo, añadió.

Publicado enEconomía