Martes, 28 Marzo 2017 07:22

PIB crecerá poco por bajo consumo

Foto archivo: El Nuevo Siglo

 

El crecimiento de la economía colombiana no fue el mejor durante 2016. Con apenas 2%, según las cifras oficiales, muestra una pérdida de dinamismo de la producción en el país, que se vio afectado no solo por la baja en los precios internacionales del petróleo, la caída en las exportaciones que comenzaron su recuperación hacia el último trimestre, el fenómeno de El Niño y el paro camionero.

El crecimiento del último trimestre fue según las cifras oficiales de 1,6%. En el mismo trimestre de 2015 fue de 3,4%.

Las ramas con mayor crecimiento en el cuarto trimestre de 2016 fueron Servicios financieros e inmobiliarios con 5,0%, Construcción con 3,5% y Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca con 2,0%.

El investigador asociado de Fedesarrollo, Mauricio Reina, dijo que el crecimiento de la economía durante el primer trimestre que está por terminar sería del orden de 1,6%, es decir igual a lo registrado en el último cuarto de 2015.

Durante este primer tramo del año, en el que se definen muchos de los proyectos a nivel empresarial y gubernamental a desarrollar a lo largo del año, impactará el crecimiento de la economía, la entrada en vigencia de la reforma tributaria, que contempla un aumento de tres puntos en el Impuesto al Valor Agregado, al igual que beneficios para las empresas en el impuesto de renta, y la puesta en marcha del llamado impuesto verde y el monotributo, que están a punto de ser reglamentados por el Gobierno.

Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF, dada la desaceleración de 2016 y la frágil recuperación internacional, el centro de estudios económicos ha decidido mantener inalterados sus pronósticos de crecimiento local en 2,2% para 2017 y en 2,8% para 2018. Teniendo en cuenta las evidentes señales de desaceleración y la disminución de la inflación total.

Los pronósticos de Fedesarrollo sobre el crecimiento de la economía en el mediano plazo se soportan en supuestos acerca de los principales indicadores macroeconómicos locales, los niveles de producción y precios de los productos básicos (commodities) y el desempeño económico de los principales socios comerciales.

 

No hay confianza

 

Sumado a lo anterior hay que mirar cómo influyen los aspectos subjetivos dentro de la economía. No hay duda que la confianza del consumidor en el país llegó en enero y febrero a los niveles más bajos desde que se hace esta medición y eso lleva a que el futuro no se vea tan halagüeño.

La baja en la confianza de los consumidores al arranque de 2017 ha lastimado las ventas de la industria y el comercio tal como lo han reflejado las encuestas realizadas por la ANDI y Fenalco, que han visto cómo la gente está adquiriendo menos productos, y parte de ello se refleja en el pesimismo reportado en la medición realizada por Fedesarrollo.

En enero, el Índice de Confianza del Consumidor, ICC, mostró una drástica reducción y se ubicó en el nivel más bajo desde que se realiza la encuesta.

La caída en la confianza obedeció a un deterioro tanto en el componente de expectativas como en el de condiciones económicas actuales, cuyos balances se situaron en mínimos históricos.

La confianza de los consumidores disminuyó en las cinco ciudades encuestadas, particularmente en Bogotá y Barranquilla.

La disposición a comprar vivienda y bienes durables disminuyó frente al mes anterior, pero se mantuvo en niveles superiores a los observados en enero de 2016.

La reducción en la confianza de los consumidores en el primer mes del año frente a los periodos anteriores se debe a un deterioro importante tanto en la percepción acerca de la situación económica del país como la del hogar.

Los balances para las preguntas relacionadas con la valoración del hogar se ubicaron en terreno negativo y en niveles inferiores a los del cuarto trimestre del año anterior.

Por su parte, la valoración del país disminuyó fuertemente y se mantuvo en balance negativo. La disposición a comprar bienes durables presentó un deterioro importante luego de la recuperación observada en los últimos trimestres, dice la encuesta.

 

Industria y perspectivas

 

El valor agregado del sector manufacturero se expandió un 3% real durante el año 2016, frente a 1,7% en 2015, según el DANE.

Así, la industria fue el tercer sector más dinámico de la economía, por debajo de los establecimientos financieros y la construcción.

Esta buena dinámica obedeció principalmente a tres factores: la entrada en funcionamiento de Reficar, derivando en crecimientos del 9,8% en la cadena petroquímica durante 2016; el buen dinamismo del sector de bebidas y sus conexos, como consecuencia de la ola de calor registrada el primer semestre del año; y la sustitución de importaciones que impulsó algunos sectores de producción nacional, dado el encarecimiento de los productos importados ante la fuerte devaluación de la tasa de cambio (de 37% en 2015 y 11,2% en 2016).

Ahora, señala ANIF, vale la pena analizar también el desempeño de la industria de manera más desagregada, a través de la Encuesta Mensual Manufacturera, EMM, del DANE.

De acuerdo con la EMM, al corte de enero de 2017, las ventas de la industria crecieron un 4,1% en su variación acumulada 12 meses, vs. 2% un año atrás, al tiempo que la producción industrial lo hizo en un 3,2% contra 2,5% y el empleo en un 0,6% frente a 1%.

Subsectorialmente, 20 de las 39 actividades industriales registraron expansiones en su producción real a enero de 2017, un leve deterioro frente a los 24 sectores observados un año atrás. Las actividades industriales con mejor desempeño fueron: refinación de petróleo con 20,6%; productos de caucho con 10,6%; productos elaborados de metal 9,5%; productos de panadería 6,8%; y elaboración de bebidas 5,3%.

En contraste, los sectores con el peor desempeño fueron curtido-recurtido de cueros que cayó 16,9%; otros tipos de equipo de transporte -14,6%; elaboración de azúcar -12%; carrocerías para vehículos y remolques -10,9%; y aparatos y equipo eléctrico -9,1%.

Estas cifras revelan que buena parte de las actividades que registraron caídas están atadas al sector de automotores, un marcado cambio frente a lo observado en 2015, cuando los peores desempeños estaban ligados a la cadena petroquímica.

En cambio, en 2016, buena parte de la recuperación de la industria obedeció al repunte observado en la cadena petroquímica. De hecho, si se excluye la refinación de petróleo, el crecimiento de la producción industrial fue de tan solo el 0,3% anual en enero de 2017, inferior al 1,7% observado un año atrás en la industria sin refinación.

 

 

Publicado enColombia
Coletazo comercial por la carne podrida

El coletazo internacional por la exportación de carne adulterada desde Brasil se hizo fuerte. Montados sobre la crisis causada por el operativo “Carne débil”, una denuncia de la Policía Federal que recayó sobre los hombros de JBS y BRF por vender supuestamente carnes vencidas y reses muertas por enfermedades, Chile, China, Corea del Sur y la Unión Europea (UE) decidieron interponer distintos tipos de barreras a la importación de carne brasileña. Con el escándalo golpeando a las puertas de los frigoríficos brasileños, el presidente Michel Temer intentó minimizar los daños causados a la industria debido a la investigación de la policía por corrupción en la inspección de alimentos.


Fue en vano el intento de generar confianza de Temer, que había invitado a una churrasquería a 40 embajadores el domingo para demostrar que la carne brasileña merecía seguir comercializándose en las grandes ligas mundiales, los principales mercados compradores de Brasil reaccionaron con desconfianza frente a las revelaciones de que 21 frigoríficos están investigados por la presunta adulteración de carnes para permitir el consumo incluso luego de la fecha de vencimiento.


Brasil es líder mundial en carne procesada y es el primero en el mundo en la producción de carne de pollo, con exportaciones que alcanzan a 150 países. Los frigoríficos JBS y BRF, las dos grandes locomotoras de la exportación brasileña de carnes y que están directamente impactados con las investigaciones, niegan los cargos. Temer intentó reducir los daños para la economía durante su presentación en la Cámara de Comercio Brasil-Estados Unidos en San Pablo, donde afirmó que existe un número diminuto de frigoríficos involucrados en la supuesta red desbaratada por la PF la semana pasada.


“Para nosotros el agronegocio es importantísimo y no puede ser devaluado por un asunto menor, que debe ser sancionado, claro, pero que no puede comprometer a todo el sistema que creamos en los últimos años, con exportaciones a 150 países de la carne brasileña”, dijo Temer. El mandatario aseguró que Brasil tiene un sistema rigurosísimo de inspección sanitaria y afirmó que en el operativo fueron afectadas 21 unidades de producción de alimentos, ante 4850 plantas de frigoríficos existentes en el país. “Es un número diminuto”, subrayó el mandatario al intentar llevar confianza a la platea de empresarios de la cámara binacional.


“En las denuncias de la policía hay mucha fantasía, muchas idioteces”, dijo el ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento, Blairo Maggi, ex gobernador de Mato Grosso cuyos negocios agrícolas le hicieron ganar el apodo de rey de la soja la década pasada. El ministro anunció que China, principal socio comercial de Brasil, pidió explicaciones y detuvo los embarques destinados a su país a modo de prevención. Antes se había manifestado Corea del Sur, otro gran importador, a través de un vocero de su Ministerio de Agricultura, en Seúl, que informó sobre la suspensión de la importación de pollo brasileño.


Del pollo que importa Corea del Sur, 80 por ciento proviene de Brasil y la mitad de esta cantidad la produce BRF. Por su parte, el vocero de la UE para asuntos sanitarios, Enrico Brivio, dijo a la agencia local Estado que el bloque le pidió al gobierno de Brasil garantizar que todos los involucrados en el fraude no puedan exportar hacia Europa. “Les recomendamos a los 28 gobiernos europeos que sean extravigilantes con los embarques desde Brasil y que aumenten los controles en las aduanas”, sostuvo, aunque aclaró que no se había encontrado ninguna irregularidad hasta el momento.
El escándalo de la carne en Brasil alcanzó incluso a las negociaciones comerciales que mantienen el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la UE, con los agricultores europeos urgiendo a garantizar las normas de seguridad de los 28 miembros horas antes del inicio de una nueva ronda que tuvo lugar ayer en Buenos Aires. Los países de Mercosur –Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay– “no tienen las mismas normas que nosotros, tal como demuestra el caso descubierto en Brasil”, denunció el secretario general del principal sindicato europeo de agricultores Copa-Cogeca, Pekka Pesonen.


Desde el intercambio de ofertas arancelarias en mayo entre ambos bloques, todo como paso previo a la reanudación de las rondas de negociación formal en octubre, ese sindicato europeo expresó su oposición a un acuerdo de libre comercio, por la inclusión de productos agrícolas sensibles.


Los ganaderos europeos tampoco dudaron en lanzarse contra el mercado brasileño. “Es ultrajante darle una segunda chance a Brasil”, dijo Patrick Kent, de la asociación de productores irlandeses, citado por el diario O Estado de S.Paulo. En tanto Chile suspendió las importaciones hasta tener aclarado el origen de la carne que compra.


El presidente de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil, José Augusto de Bastro, dijo que la imagen externa de Brasil será afectada y seguramente habrá pedidos de nuevos certificados en mercados exigentes como Arabia Saudita, China y Japón. La Asociación Brasileña de Industria Exportadora de Carne (Abiec) fustigó la operación policial, en la que se habla de que el ácido absorbico usado en las carnes podría ser cancerígeno.

Publicado enInternacional
Camiones moviendo contenedores en el puerto de Shanghai

 

Nueva York

 

La economía de Estados Unidos arrancó el año anotándose un incremento mensual del 9,6% en el déficit comercial, que ascendió en enero hasta los 48.500 millones de dólares. Es la brecha más alta entre las importaciones y las exportaciones en cinco años. La tendencia al alza supone un nuevo reto para el presidente Donald Trump, que puede alimentar su retórica proteccionista.

El objetivo del magnate republicano de reducir el déficit está creando una atención especial en Wall Street hacia el indicador que publica cada mes el Departamento de Comercio. El valor total de las importaciones fue de 240.600 millones, un 2,3% de incremento. Se explica por una mayor entrada de productos de consumo desde China, como teléfonos móviles y productos textiles.

El dato refleja que las exportaciones rondaron los 192.100 millones. También crecieron, aunque a un ritmo de solo el 0,6%. El impulso llegó del lado de los envíos de coches y camiones, petróleo y de soja. Por países, el déficit con China creció un 12,5% en enero, hasta los 31.300 millones. El incremento mensual con México fue superior del 20%, hasta los 5.500 millones.

El alza del déficit comercial está en línea con el consenso de mercado, que anticipaba una brecha de 48.800 millones. El dato de diciembre queda en los 43.300 millones. Es la brecha más amplia desde marzo de 2012, cuando el déficit fue de 50.200 millones. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, advierte que será agresivo a la hora de garantizar que se respetan las reglas de juego.

El incremento del déficit tendrá, sin duda, un efecto lastre en el rendimiento general de la economía de EE UU. El cuarto trimestre se cerró con una tasa anualizada de expansión del 1,9%, que en el mejor de los escenarios podría mantenerse durante los tres primeros meses de 2017. La apreciación reciente del dólar hace las exportaciones menos competitivas aunque también abarata las compras de productos extranjeros.

La reducción del déficit comercial fue uno de los caballos de batalla de Donald Trump en pasada campaña a las presidencia. Peter Navarro, nombrado por el presidente para el consejo nacional de Comercio, un órgano de nueva creación dependiente de la Casa Blanca, insiste que el objetivo para conseguirlo es lograr que los acuerdos comerciales firmados con sus socios sean más “equilibrado”.

 

 

Publicado enEconomía
Economía: I bimestre en blanco y negro

Al contrario de lo que muchos piensan o esperan, al despegue de 2017 el desempeño de la economía aunque muestra buenos síntomas también hay nubarrones. Se destaca el crecimiento de las exportaciones, el recaudo de impuestos al alza, pero el crecimiento está frenado y el desempleo sigue acosando a la población, con problemas de desarrollo de la infraestructura y con la confianza industrial en terreno negativo.

 

Inflación, tendencia a la baja


Tal y como lo estimaban los analistas el Índice de Precios al Consumidor viene a la baja desde septiembre de 2016. Al cierre de febrero de 2017 el costo de vida para los colombianos se ubicó en 1,01%, con una reducción importante en el precio de los alimentos. El acumulado de la inflación en los dos primeros meses del año llegó a 2,04% y en los últimos 12 meses la variación del IPC fue de 5,18%. De marzo 2015 a febrero de 2016 fue de 7,59%.

Aumentan las exportaciones


En enero de 2017 se exportaron US$2.614,4 millones Free On Board y en enero de 2016 se exportaron US$1.869,0 millones FOB con una variación de 39,9%. En enero de 2016 la variación fue -35,6%. A enero de 2017 se registran tres períodos consecutivos con tasas de crecimiento positivas. Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones colombianas, con una participación de 28,0% en el valor total exportado; le siguieron en su orden, Panamá, España, China, Ecuador y Bahamas.

Tasas de interés se reducen


En las últimas reuniones de la Junta Directiva del Banco de la República, los codirectores del Emisor han decretado una baja en las tasas de interés de referencia. Al cierre de 2006 la tasa repo del Banco Central se ubicaba en 7,50% y en su reunión de finales de febrero determinó otro recorte de 25 puntos básicos, con lo que la tasa de referencia del Emisor quedó en 7,25: Tanto el Gobierno como analistas económicos han solicitado una baja agresiva del costo del dinero a fin de reactivar la economía.

Cayó confianza del consumidor


Durante enero la confianza del consumidor en la economía cayó a sus niveles más bajos históricamente. Este indicador, medido por Fedesarrollo registró una reducción del 30,2%, lo que representa una contracción de 19,6 puntos porcentuales en comparación con diciembre de 2016. Este es el nivel más bajo desde que se realiza la encuesta desde 2001. el efecto se sintió con fuerza en la ciudad de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga. A esto se suma que el índice de confianza se contrajo en todos los niveles socio-económicos.

Desempleo sigue a la baja


Las más recientes cifras del DANE indican que la tasa de desempleo en Colombia se redujo, aunque levemente en enero de 2017. En el primer mes del año, el desempleo fue 11,7% y la de enero de 2016 fue 11,9%. En el trimestre móvil noviembre 2016 – enero 2017 la tasa de desempleo para el total nacional se situó en 9,3% y completa 4 periodos consecutivos noviembre-enero con tasas de un dígito. Las tasas de desocupación más bajas se registraron en Santa Marta con 7,9%, Barranquilla con 8,1% y Bucaramanga con 8,6%. Las ciudades con tasas de desempleo más altas en el trimestre móvil fueron Cúcuta AM con 16,5%, Quibdó con 15,9% y Armenia con 15,2%.

El dólar, una moneda volátil


La divisa norteamericana abrió 2017 con un precio de $3.000,71. Durante enero la moneda estadounidense en el mercado colombiano registró una tendencia a la baja hasta llegar a los $2.855 y luego, durante febrero, un mes marcado por la volatilidad de los mercados internacionales comenzó a corregir su rumbo hacia los $2.960, gracias a los anuncios de la Reserva Federal de los Estados Unidos de una posible nueva alza en las tasas de interés en ese país, lo que daría como resultado una corrida de dólares de mercado nacional hacia la nación del norte.

Petróleo baja producción, precio estable


Colombia es uno de los países que más se vio afectado a nivel mundial por la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales iniciada en 2014. Durante el llamado ‘boom’ petrolero las exportaciones del país superaban los US$60 mil millones de dólares, pero con la caída de los precios del crudo las ventas nacionales se redujeron en el último año hasta US$36 mil millones. Durante enero la producción promedio de crudo de 860 mil barriles por día, presentando un aumento de 2,74% respecto a diciembre del 2016. El crecimiento obedece al incremento de producción en los campos Casabe, Castilla Norte, Chichimene, Infantas, La Cira, Rubiales, Provincia y Quifa. El precio del barril en el mercado internacional ha oscilado alrededor de los US$53.

Gasolina más cara por impuestos


El valor promedio del galón de gasolina al inicio de 2017 era de $8.081, pero con la entrada en vigencia de la reforma tributaria de 2016, que contempla un impuesto de $135 por emisiones de carbono, el costo del carburante subió más de lo esperado. Para marzo el Ministerio de Minas y Energía reveló que en marzo el valor de los combustibles a los compradores quedó así: El precio de la gasolina subió $141 en Bogotá al pasar de $8.181 a $8.322. Por su parte el ACPM quedó en $7.756.

El recaudo de impuestos va bien


Durante enero de 2017, el recaudo bruto de los impuestos administrados por la DIAN alcanzó los $15,1 billones, valor que representa una variación nominal de 7,3% respecto al mismo período de 2016, en el que se logró recaudar la suma de $14,1 billones. El crecimiento del recaudo total se explica en buena medida por el comportamiento del recaudo del Impuesto al Valor Agregado, IVA, que presentó un incremento de 9,6% pasando de $5,5 billones en 2016 a $6,0 billones en 2017 mostrando una participación de 3,7% en la variación, es decir, que de los 7,3 puntos porcentuales en los que aumentó el recaudo del mes de enero de 2017 en relación con el mismo mes de 2016, el IVA explica 3.7 puntos porcentuales. De otra parte, por Retención en la Fuente a título de Renta, IVA y Timbre, en enero se logró un recaudo de $5,0 billones revelando un crecimiento de 5% en relación con el mismo período 2016 y una contribución a la variación de 1,7%.

Café mejora producción


La producción de café para el primer semestre del 2017 estará entre los 6,3 y 6,8 millones de sacos, que tendrá un comportamiento similar los últimos seis meses del año y una cosecha total entre los 14.2 y 14.5 millones de sacos. El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, explicó que hoy la caficultura colombiana esta renovada y con un precio interno que ha venido mostrando una estabilización por encima de los US$800 mil, lo que lleva a decir que se ha recobrado la rentabilidad. "Hoy el cafetero está más tranquilo, está siendo capaz de pagar sus deudas, de empezar a pensar a futuro y en cómo manejar su finca hacia adelante", indicó el dirigente.

Publicado enColombia
Decrecimiento del PIB Cuba se enfrenta a su año más difícil ahogado por la deuda externa

La economía cubana vive momentos difíciles, el pasado año se fracasó en los planes de crecimiento del PIB y el 2017 no parece ser muy diferente. El pago de la deuda externa ha dejado las arcas vacías en el preciso instante en que Venezuela reduce sus envíos de petróleo.


Mientras, la burocracia estatal frena los planes de inversión extranjera y en las empresas se “pierden” decenas de millones. El crecimiento del turismo no puede capear solo el temporal, especialmente en un país que gasta el 28% del presupuesto en salud y seguridad social.


Los resultados oficiales anunciados en el parlamento cubano revelaron un decrecimiento del PIB de un -0,9%, durante el año 2016. Las causas del desastre económico son múltiples pero entre ellas tiene un peso fundamental la falta de liquidez financiera, producto de que La Habana pagó el pasado año alrededor de 5 mil millones de euros de su deuda externa, según reveló el investigador y exministro de economía cubano, José Luis Rodríguez.


La Habana renegoció con sus acreedores, el principal de ellos fue el Club de París pero hubo negociaciones con muchas otras naciones, como México, Japón, Rusia, Suecia, etc. El resultado fue bastante aceptable para Cuba, cuyos representantes consiguieron reducir sustancialmente los intereses y dedicar una parte del pago a inversiones en la isla.
Aun así, la escasez de dinero obligó a dejar de pagar créditos de corto plazo, sobre todo con las empresas intermediarias que abastecen a Cuba.


Los 'lineamientos' del gobierno cubano


Paralelamente, se reduce el suministro de combustible. La difícil situación económica venezolana, afectada por los bajos precios del petróleo, provocó que los envíos a Cuba cayeran a 55 mil barriles diarios, según The Wall Street Journal. El dato, avalado por los economistas cubanos, implica que a la isla estarían llegando la mitad de lo que recibía en los mejores momentos, cuando daba para consumir,


refinar y exportar. Ese petróleo es el pago que recibe Cuba por el trabajo de alrededor de 50 mil médicos y demás cooperantes de la salud, la educación y los deportes.


Para Cuba es clave lograr cambiar la matriz energética, acudiendo a las fuentes de energía alternativas, fundamentalmente el sol y el viento. En la actualidad solo generan un 4% del total pero los planes es que lleguen al 25% en el año 2030, según se explica en el plan llamado Lineamientos del gobierno cubano. Sin embargo, para semejante salto harían falta inversiones millonarias que no se concretan.


“La inversión extranjera directa será (en 2017) solo un 6,5% del total de las inversiones del país, lo cual se estima que representa unos 425 millones de dólares, cifra aún muy alejada de los U$D 2 000 a U$D 2 500 millones anuales a que se aspira”, afirma el economista Rodríguez.


La causa de este estancamiento inversionista tiene que ver con la lentitud burocrática de las autoridades cubanas, las cuales tienen esperando respuesta a cientos de inversores. En el Puerto de Mariel, donde se creó una zona franca, solo han aprobado la instalación de una docena de empresas extranjeras en los últimos 2 años.


La corrupción mezclada con la ineficiencia le pasa también factura a la economía. La Contraloría General de La República denunció haber detectado en sus inspecciones, durante 2016, “pérdidas” por un monto cercano a los 60 millones de euros en las empresas estatales solo de La Habana.


A todas estas taras internas se le suma el Embargo económico de Washington que continuó vigente durante todo el gobierno demócrata. Tan es así que Barack Obama tiene el record de multas impuestas a bancos y empresas de terceros países por hacer transacciones con Cuba.


Las exportaciones a la isla son limitadas, revisadas con lupa y debeser pagadas al contado porque se prohíben incluso los créditos privados con La Habana. Ahora Cuba entera está a la expectativa sobre la política que aplicara Donald Trump pero nadie es demasiado optimista.


La venta de servicios médicos sigue siendo el principal ingreso de la nación, aunque se reducen los montos en Venezuela y Brasil, en uno por razones económicas en el otro por cuestiones políticas. Un acuerdo con China podría reanimar el sector pero depende mucho de cuál será el volumen de médicos que absorberá y cuan beneficioso pueda ser el contrato con Pekín, algo que solo saben ellos y el gobierno cubano.


Inversión en materiales de construcción


El turismo parece ser la única industria ascendente y con capacidad de tirar del resto de la economía, sobre todo porque arrastra a otros sectores necesarios para abastecer de insumos a los visitantes. Su crecimiento ha sido vertiginoso, un 15% anual desde que, en diciembre del 2014, Cuba y EEUU hicieron públicas las negociaciones. Los principales puntos turísticos del país están totalmente llenos, a pesar de que los precios de los hoteles se han disparado.


El turismo tiene además una repercusión directa en gran parte de la población, a su sombra han nacido cientos de restaurantes privados y los hostales particulares ofrecen ya 17 mil habitaciones. “Enviamos cada año más de medio millón de turistas a las casas particulares”, explicó a Público el Ministro del Turismo, Manuel Marrero. También se han beneficiado los constructores contratados por los trabajadores autónomos para crear esa infraestructura y las decenas de miles de
taxistas, artesanos, guías turísticos, renta de caballos, etc.


A pesar de todas estas dificultades, el gobierno dedicará este año unos 40 millones de euros para subsidiar la compra de materiales de la construcción con el fin de que las familias más necesitadas puedan reparar o ampliar sus viviendas, según expresó la viceministra de Finanzas, Meisi Bolaños.


El 57% del presupuesto del Estado será para gastos sociales, alrededor de 1,523 millones de euros. 400 millones de euros se gastarán en mantener 151 hospitales públicos, 10,782 consultorios médicos, 451 policlínicos, 147 hogares de ancianos, 265 casas de abuelos y 30 hogares para impedidos físicos. Según informó Jesús Matos, también del Ministerio de Finanzas, el objetivo es “respaldar las conquistas sociales de la revolución”.

Publicado enInternacional
La recuperación en América Latina será más débil de lo esperado

El Fondo Monetario Internacional recorta tres décimas el crecimiento para Brasil

y seis el de México este año


Nueva York 16 ENE 2017 - 12:04 COT

 

El Fondo Monetario Internacional trata de ser más optimista al afirmar que el crecimiento gana vigor tras un 2016 decepcionante. Según la última revisión de las cifras de la economía global, América Latina superará así la recesión, al expandirse un 1,2% este año. Pero será también más débil del esperado. Lo recorta cuatro décimas respecto a lo que se proyectó hace tres meses y advierte del impacto adverso de la incertidumbre política en un escenario de baja productividad, débiles inversiones y un comercio internacional sin garra. México sufrirá especialmente por la amenaza proteccionista de Estados Unidos.


Las economías latinoamericanas despidieron el año con una contracción del 0,7%, una décima peor de lo que se anticipó en otoño. Entonces, ya adelantó que se tocaría fondo y que rebotaría dos puntos porcentuales a lo largo de 2017. El de 2018 se mantiene en el 2,1%. El crecimiento para la región este año se queda así a menos de la mitad de camino del 3,4% que espera para la economía global. Las economías emergentes y en desarrollo lo harán un 4,5%.


El Banco Mundial publicó la actualización de sus proyecciones hace una semana. El organismo calcula que la expansión de la economía global se acelerará al 2,7% este año. El crecimiento en el grupo de los países emergentes y en desarrollo repuntará del 3,4% en 2016 al 4,2% en 2017. América Latina lo hará un 1,2%. Pero advierte que pese a la mejora, domina la incertidumbre.


El equipo que lidera Maurice Obstfeld, el economista jefe del FMI, hace un análisis similar. La coyuntura global afronta un panorama cambiante. “Los riesgos son significativos y difíciles de predecir”, indican. Citan expresamente el impacto de las políticas aislacionistas y proteccionistas. En América Latina, apuntan, la revisión a la baja refleja una menor expectativa de recuperación a corto plazo en Argentina y Brasil y el viendo en contra para México desde EE UU.


La salida de la recesión en la región se atribuye al salto que da la economía brasileña, la mayor del subcontinente. Las tensiones internas se moderan y ayuda que se haya recuperado el mercado de las materias primas. Eso permitirá que de contraerse un 3,5% crezca un tímido 0,2% este año y se acelere al 1,5% el que viene. Pero la expansión es tres décimas más débil de lo esperado. Y aunque no se toca para el próximo, el organismo pide incentivar la inversión para apuntalarlo.
Represalias comerciales


México, por el contrario, se frena. La expansión pasará del 2,2% en 2016 al 1,7% en este año. Es un recorte de seis décimas en la previsión, el segundo mayor tras el de Arabia Saudí. Se atribuye al pesimismo por la victoria de Donald Trump y a que las condiciones financieras son más restrictivas por el debilitamiento del tipo de cambio. La misma rebaja se hace para 2018, al 2%. A la espera de que las reformas estructurales empiecen a dar frutos, el temor es el impacto de la nueva dirección de la política comercial en EE UU.


Los efectos del cambio de gobierno en Washington irán en dos direcciones. Por un lado, el incremento de las inversiones en infraestructuras y el recorte de impuestos pueden acelerar el crecimiento de EE UU. Eso, en principio, es bueno para los que países hacen negocio con la mayor economía del mundo. Pero el proteccionismo de Donald Trump puede comerse ese impulso y crear tensiones, a lo que se suma una aceleración del alza de tipos de interés.


El impulso del plan económico del presidente electo tardará aún dos años en notarse y dependerá, en cualquier caso, de lo que se adopte en el Congreso. La mayor potencia del planeta pasará a crecer un 2,3% este año, desde un anémico 1,6% en 2016. Es una revisión al alza de una décima respecto a lo que se anticipó hace tres meses. De ahí volverá a subir dos décimas en 2018, hasta el 2,5%, casi medio punto más.


El FMI vuelve a insistir en que las reformas estructurales son la prioridad a la vista del pobre ritmo con el que crece la productividad. En la mayor parte de los casos ve posible apoyarlas con incentivos fiscales. Al mismo tiempo, defiende una mayor integración económica por vía de la formación de los empleados para así hacer al reto de la globalización y del cambio tecnológico, que se intensificarán en el futuro.

Publicado enEconomía
Amenaza Trump a Toyota con fuerte impuesto a autos hechos en México

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a Toyota con la aplicación de un fuerte impuesto si continúa con sus planes de construir una planta en México para exportar autos a su país. Toyota dijo que construirá una nueva armadora para construir autos Corolla para Estados Unidos. ¡De ningún modo! Construyan en Estados Unidos o paguen un fuerte impuesto fronterizo, escribió en su cuenta de Twitter.

 

En tanto, en Tokio, los presidentes de Toyota y Honda dijeron que no tienen planes inmediatos de reducir su producción de vehículos en México, ya que prefieren esperar hasta después de que Trump asuma la presidencia antes de decidir cambios. Toyota espera colaborar con el gobierno de Trump para servir en el mejor interés de los consumidores y la industria automotriz, afirmó el vocero de la compañía, Scott Vazin. El valor del peso mexicano se ha hundido en medio de los temores de que las políticas de Trump dañarían a la segunda mayor economía de América Latina.

 

Por su parte, Toyota México dio a conocer que los volúmenes de producción y de empleo en la región de Norteamérica no se verán afectados como resultado de nuestra nueva planta en Guanajuato, anunciada en abril de 2015. Añadió que no hay cambios en la estrategia regional bajo las circunstancias actuales.

 

El presidente de Toyota, Akio Toyoda, dijo más temprano el jueves que su compañía no tiene planes inmediatos de reducir su producción en México y que prefieren esperar a que Trump asuma la presidencia, el próximo 20, antes de decidir algún cambio. Producimos automóviles en México para mercados de Norteamérica y Europa y no tenemos planes inmediatos de cambiarlos, sostuvo el presidente ejecutivo y presidente de Honda Motor Co Ltd, Takahiro Hachigo, en la misma reunión.

 

Al mismo tiempo se dio a conocer que Ford deberá regresar al gobierno de San Luis Potosí el terreno de 280 hectáreas donde construiría su planta. El secretario de Desarrollo Económico del gobierno del estado, Gustavo Puente, dijo a Notimex que los directivos de Ford volverán para iniciar el proceso de retiro en el lugar. Toyota, Honda y Nissan Motor Co Ltd, las principales automotrices de Japón, tienen instalaciones de producción tanto en Estados Unidos como en México. Toyota y Honda también operan plantas en Canadá.

 

Esta es la más reciente de las amenazas del presidente electo de Estados Unidos contra automotrices que construyen en México y exportan a Estados Unidos, luego de que esta semana amagó a General Motors con tasar con un fuerte impuesto las exportaciones de sus autos Chevy Cruze fabricados en su planta mexicana.

 

El segundo día hábil del año que se inicia Ford anunció su decisión de cancelar una inversión de mil 600 millones de dólares para la construcción de una planta en el estado de San Luis Potosí, tras meses de ser criticada por Trump. Ford expresó que su decisión obedecía a una baja en la demanda de sus autos compactos, aunque Trump se apresuró a felicitar a la empresa por su decisión. Buena parte de los vehículos producidos en México y Canadá son exportados a Estados Unidos, el mayor mercado para los fabricantes de vehículos japoneses.

 
El plan de Toyota

 

Toyota anunció en septiembre pasado sus planes de invertir 150 millones de dólares para modernizar su planta en Baja California, que fabrica camionetas pick up modelo Tacoma en el norte de México. La planta produciría cerca de 200 mil autos modelos Corolla destinados al mercado de América del Norte para 2019.

 

En un encuentro con medios de comunicación en Japón, el presidente de la empresa, Akio Toyoda, insinuó que tomaría en cuenta al presidente electo Donald Trump en las decisiones de la empresa para participar en el mercado de Estados Unidos.

 

Toyoda afirmó, según versiones de prensa, que le gustaría observar de cerca varias decisiones que tome Trump respecto de los acuerdos comerciales de Estados Unidos, en especial con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El TLCAN ha sido clave para la operación de la industria automotriz en América del Norte, con cadenas de valor integradas y una producción conjunta entre países.

 

Los fabricantes de automóviles en Estados Unidos han sido criticadas por Trump por construir vehículos en fábricas de costos más bajos al sur de la frontera, algo que en su opinión afecta al empleo en Estados Unidos. La presión para frenar esa práctica de las empresas se intensificó esta semana, después de que Ford Motor Co dio marcha atrás en sus planes de construir una planta de ensamblaje en México valorada en mil 600 millones de dólares tras la presión del presidente electo.

Publicado enInternacional
La recesión económica apremia las reformas en Cuba

La economía decrece un 0,9% arrastrada por el desplome de Venezuela y sitúa a La Habana ante la necesidad de espolear la liberalización del mercado interno y de la inversión extranjera



La economía pone a Cuba otra vez a temblar. La recesión del 0,9% en 2016, anunciada este martes en sesión parlamentaria por el Ministro de Economía Ricardo Cabrisas, urge al Gobierno a hallar soluciones alternativas al apoyo de Venezuela, en caída libre por el desplome del precio del crudo y la crisis política. Cabrisas describió una situación “tensa” por el “incumplimiento del ingreso en el plan de exportaciones y fuertes limitaciones en el suministro de combustible que no podrá revertirse en el corto plazo”. La inyección de crudo de Caracas ha pasado de más de 115.000 barriles diarios en 2008 a unos 40.000 en la segunda mitad de 2016. La previsión de crecimiento del 1% se ha ido al traste. Sin embargo, el responsable de Economía espera que Cuba crezca un 2% en 2017.


Sin visos de que Venezuela recobre el paso y con Brasil, otro de los socios comerciales clave de la isla, también en recesión, no se divisa en el panorama resorte alguno que pueda motivar la recuperación anunciada por Cabrisas y por el presidente Raúl Castro. El dirigente reconoció la entrada en recesión pero incidió en que “se preservaron los servicios gratuitos”. Eso, según Castro, “se contrapone a los vaticinios de que la economía cubana colapsaría y que volverían los molestos apagones”. El presidente hacía referencia a las sombras siempre presentes del Periodo Especial de los años 90 tras la disolución de la URSS, cuando el PIB cayó un 37% sumiendo al país en una década calamitosa.


Los dos motores que contrapesan la reducción de la llegada de petróleo y la pérdida de ingresos en venta de servicios médicos a Venezuela y Brasil son las remesas (más de 3.000 millones de dólares anuales) y el turismo, que en 2016 subió un 12% hasta los 3,8 millones de visitantes. Ambos sectores podrían crecer en 2017 pero no como para cortar la recesión por si solos.


La inversión extranjera es la vía franca para afrontar la grave crisis económica, pero la tenaz burocracia del Estado sigue siendo un tapón para su avance. Raúl Castro reconoció esa realidad en su discurso. Afirmando que “no vamos ni iremos al capitalismo” pidió que no se pongan “trabas a lo que podemos hacer en el marco de las leyes vigentes” e hizo referencia a las “dilaciones excesivas” para llegar a acuerdos de inversión con compañías extranjeras. La energía, expuso, tanto la explotación de petróleo en territorio cubano como las energías alternativas solar, fotovoltaica, eólica y de biomasa, es “uno de los sectores estratégicos donde debemos potenciar la inversión extranjera”.


El presidente criticó la “mentalidad obsoleta y llena de prejuicios” en lo económico, una postura marca de la casa desde que asumió la jefatura del Estado en 2008 pero que ha estado lejos de imponer en la práctica. La presencia de Fidel Castro en la trastienda del poder se consideraba el motivo principal para que no acelerase el paso de la liberalización, vista como una enmienda ideológica a su hermano. Con la muerte del padre de la Revolución y valedor mayor del modelo socialista, el ritmo de las reformas podría acrecentarse. Si quedaban dudas de la conveniencia de hacerlo, el negro panorama que ofrecen los datos quiebra los argumentos de las fuerzas del sistema reacias a la apertura al mercado.


La situación apremia, por ejemplo, a la legalización de las pequeñas y medianas empresas, al levantamiento de la prohibición de que profesionales como abogados o arquitectos se empleen o emprendan en el sector privado y a permitir a los negocios la importación de productos, hoy potestad exclusiva del Estado.


Resucitar la economía privada cubana es una vía de sostenimiento económico pero también social, dado que la ausencia de expectativas hace que la emigración se dispare. Entre enero y agosto de 2016 llegaron ilegalmente a Estados Unidos 50.000 cubanos, 10.000 más que en todo 2014, casi 30.000 más que en 2012 y casi ocho veces más que en 2010 (7.400). El pico migratorio de cubanos en edad laboral agrava, además, el duro envejecimiento demográfico.


La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y la mayoría republicana en el Congreso garantizan que en los próximos cuatro años se mantenga el embargo económico de Estados Unidos. Con la conexión a la economía del vecino en compás de espera y el país en recesión, las cartas quedan sobre la mesa de Raúl Castro, que ha prometido delegar el poder en 2018. La hora de medir el alcance de las convicciones reformistas del menor de los Castro ha llegado.

 

Miami 28 DIC 2016 - 02:42 COT

Publicado enInternacional
Jueves, 15 Septiembre 2016 19:19

Economías con pies de petróleo

Economías con pies de petróleo

ALAI AMLATINA, 15/09/2016.- Las economías hidrocarburíferas de la región se encuentran en problemas. La alta dependencia de las exportaciones de crudo y gas de varios países sudamericanos está mostrando la debilidad de sus estructuras productivas y las difíciles perspectivas que se ciernen sobre su futuro.

Bolivia, Ecuador y Venezuela están pasando duros momentos con un deterioro importante de sus ingresos por exportaciones y los balances fiscales en aprietos. Los programas sociales y los planes de expansión económica corren serios riesgos de continuidad. Sin embargo, lejos de cambiar de estrategia, la opción de los gobiernos parece ser profundizar la dependencia de la exportación de hidrocarburos.

Bolivia

En Bolivia los ingresos del gas han venido cayendo continuamente desde su pico de 2014 cuando alcanzó los US$5.489 millones. Ya para 2015 los ingresos bajaron a US$3.200 millones y este año se espera que desciendan aún más. Según del periódico Pagina Siete (12/09/2016), los ingresos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y de regalías del gas disminuirán hasta un 31% y 35% respectivamente en 2017. Este descenso está relacionado básicamente con la caída de los ingresos que recibe Bolivia por las exportaciones de gas natural a los mercados de Brasil y Argentina.

El problema es que la baja de ingresos de regalías e IDH afectará a sectores claves de las políticas públicas, principalmente a las gobernaciones, municipios y universidades y a los recursos que posibilitan el pago de la Renta Dignidad y el Fondo de Promoción a la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera (FPIEEH).

La respuesta del gobierno ha sido ampliar las áreas de exploración de hidrocarburos (entrando incluso en áreas naturales protegidas) y ofrecer un amplio fondo de subsidios por 3.500 millones de dólares a las empresas petroleras y gasíferas. El presidente Evo Morales anunció que "desde 2015 hasta 2020 vamos a invertir 14 mil millones de dólares para exploración, explotación, industrialización y transporte de gas" (lainformacion.com 12/07/2016).

Ecuador

Ecuador lleva casi un año acumulando tasas de crecimiento negativas y es uno de los países más afectados por la caída de los precios del petróleo. El año pasado, el presidente Rafael Correa había reconocido que por tales factores el país tendría un crecimiento bajo o casi nulo y que el país dejaría de recibir $ 7.000 millones por concepto de exportaciones petroleras, alrededor del 7% del Producto Bruto Interno (El Telégrafo 17/09/2015).

Pero la respuesta ecuatoriana no ha sido buscar respuestas fuera del negocio petrolero sino todo lo contrario: ha iniciado la explotación de crudo en uno de los sitios más frágiles del planeta, el Parque Nacional Yasuní. Este parque fue protegido en el pasado por el presidente Correa, pero aquella posición fue revertida por las necesidades económicas del gobierno.

En el bloque petrolero existen reservas probadas de crudo por 1.672 millones de barriles, equivalente al 41,7 por ciento de las reservas totales del país y el ministro de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, dijo que hasta fines de 2016 el país sudamericano recibirá más de 100 millones de dólares con la nueva producción del campo ITT (Xinhua 09/09/2016).

Venezuela

En Venezuela la producción de petróleo ha caído más de un 30% en el último decenio, lo que sumado a la baja del precio del crudo ha tenido notables repercusiones negativas en la economía del país. Sobre todo considerando que este producto representa el 90% de sus exportaciones. Una de las principales causas de la baja producción es la deteriorada situación financiera de la estatal PDVSA que ha entrado en una dramática espiral negativa.

El crudo extrapesado de la Faja del Orinoco debe ser mezclado con otros petróleos livianos importados para poder ser a su vez exportado. Pero los escasos ingresos de las exportaciones hace cada vez más difícil la obtención de divisas para la importación del petróleo liviano.Venezuela está entrando en un círculo vicioso, en el que escasean las divisas porque produce menos petróleo y a su vez produce menos petróleo por esa misma falta de divisas.

El caso venezolano es el más patético de la llamada “maldición de la abundancia”: poseer las mayores reservas petroleras del mundo, con un horizonte de reservas estimado en más de 300 años, lo ha llevado a desarticular toda su economía con la esperanza de hacer del petróleo el motor de su desarrollo.

Y otros

Esto que le ocurre a las economías dependientes de las exportaciones de hidrocarburos también le sucede a todas las economías de la región que han basado sus estrategias de desarrollo de los últimos años en la exportación de materias primas. En algunos casos como los citados, esta dependencia es mayor, pero señales de este problema pueden verse en todos los países en estos tiempos de baja de precios de los “commodities”.

Tampoco es una novedad, esto ya ha ocurrido en el pasado. La pregunta es si nuestros gobiernos continuarán con la misma estrategia, esperando una nueva suba de los precios internacionales del gas, el petróleo o los minerales, o buscarán alternativas para salir de la histórica dependencia de las materias primas.

Ayer fue el caucho, la banana o la plata. Hoy es el petróleo, el gas o la soja. Mañana será el litio, el shale gas o vaya a saber qué. Pero si la región no logra encontrar la bendición de su abundancia, trascendiendo la ilusión del desarrollo, seguirá cayendo por la espiral de la destrucción de su generosa naturaleza sin resolver los problemas sociales que la aquejan.

- Gerardo Honty es analista de CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social)

Publicado enEconomía
Santos, en la sede de Naciones Unidas, la semana pasada.
El país crecerá un 2,5% y la inflación, aunque será menor que el curso pasado, seguirá por encima de las previsiones oficiales
 

 

Las perspectivas del Fondo Monetario Internacional (FMI) tampoco serán nada halagüeñas para Colombia este año. Habrá quien se aferre a que el país seguirá creciendo -“a un ritmo relativamente vigoroso”, según el informe del organismo internacional-, pero por segundo año lo hará a un promedio menor que el del curso anterior: el FMI prevé que la economía crezca un 2,5% en 2016, 0,6% menos que el año anterior. Para el año siguiente, las perspectivas mejoran (se espera un crecimiento del 3%), aunque recuperar los niveles de 2013 (4,9%) o 2014 (4,4%) se antojan quiméricos.

 

El endurecimiento de algunas de las políticas económicas y las condiciones financieras mundiales, en especial la crisis en China, han fagocitado cualquier esperanza de recuperación para Colombia en 2016, el año en el que previsiblemente se firmará la paz con la guerrilla de las FARC, un aspecto que podría dar cierto respiro a la economía colombiana y al que el FMI no hace referencia en su más reciente estudio.

 

Las perspectivas sí mejoran en cuanto a la inflación se refiere. Colombia cerró 2015 con una subida del 3,1% respecto al año anterior, alcanzando un total del 6,8%, la más alta que se recuerda en los últimos años. Al igual que el Gobierno de Juan Manuel Santos, el FMI argumenta que el fenómeno de El Niño ha sido la principal causa de la drástica subida, que afecto a los precios internos de los alimentos. Para este año, el organismo prevé una inflación del 5,3%, aún ligeramente superior de las previsiones del Banco de la República y el Gobierno colombiano.

 

El informe del FMI hace hincapié en cómo la desaceleración de las manufacturas en China ha reducido la demanda de exportaciones procedentes de Sudamérica. Colombia lo ha sufrido de pleno, pero también, quizás más, ha sido víctima de la brusca caída de los precios del petróleo. A diferencia de Venezuela, que cuenta con ingentes reservas de crudo, Colombia ha sacado rédito de este bien desde hace relativamente poco tiempo. El FMI alerta de que el “shock acumulado en los términos de intercambio de las materias primas ha sido grave” en algunos países, entre los que cita a Colombia, Venezuela y Ecuador.

 

En cuanto a las pérdidas de ingresos, estas varían según la importancia de las materias primas en cada economía. Mientras que en el caso de Venezuela, el desplome es de hasta un 17% del PIB, en el caso de Colombia –junto a Chile y Ecuador- gira en torno a un 4% y un 7% del PIB.

 

Ante los constantes cambios en la coyuntura internacional, el FMI recalca cómo muchos países de Sudamérica han experimentado ajustes del tipo de cambio en términos efectivos reales. De ahí que Colombia, junto a Brasil, registre las mayores depreciaciones de su moneda en las últimas décadas. En los últimos años, el peso se ha depreciado alrededor de un 60% frente al dólar.

 

Pese a que aún no ha anunciado cuándo, todo parece indicar que el Gobierno de Santos deberá abordar una reforma fiscal este año. En este contexto frágil y volátil, el FMI considera advierte de que las perspectivas de crecimiento para los próximos cinco años “probablemente seguirán siendo débiles” y considera que todos los países deberán abordar y orientar sus políticas y reformas económicas a “administrar esa transición”, a facilitar un ajuste gradual en respuesta a la nueva realidad de los precios de las materias primas. Sin mencionar un país concreto, el FMI sí lanza un mensaje claro a toda la región, del que se puede sentir aludido Colombia por el contexto en el que se produce: “Las perspectivas de la región comenzarán a ser más prometedoras solo cuando se hayan resuelto los desafíos internos a los que se enfrentan las economías que actualmente sufren una contracción”.

 

 

Publicado enColombia