Jueves, 05 Octubre 2017 07:14

Militares al acecho en Brasil

© AFP 2017/ Yasuyoshi Chiba

 

La crisis política brasileña es un abismo sin fondo. Con el 3% de apoyo popular el gobierno de Michel Temer es un barco a la deriva, sin rumbo ni timonel. No cae porque se somete a las multinacionales y al agronegocio, y porque cualquiera que venga sería igual o peor. En ese clima político, los altos mandos militares empezaron a levantar la voz.

 

En pocas semanas tres generales hicieron declaraciones públicas a favor de la intervención de los militares para solucionar la crisis. La primera correspondió al general Hamilton Mourao, quien dijo en público que si las instituciones no son capaces de resolver la crisis política, "nosotros tendremos que imponer eso".

El segundo fue el general en retiro Augusto Heleno, quien había sido comandante de las fuerzas brasileñas en Haití entre 2004 y 2005. El general respaldó a Mourao, advirtió que no debía ser sancionado por el Ministerio de Defensa y amenazó con "adelantar acciones" en caso de que eso sucediera.

La tercera declaración fue del comandante militar del Sur, la guarnición más poderosa, general Edson Leal Pujol, quien llamó a la población a salir a las calles contra la corrupción para exigir una intervención militar.

Diversos analistas brasileños afirman que los militares están moviendo sus fichas ante la posible destitución de Temer por corrupción. Algunos van más lejos y aseguran que se trata de bloquear un posible triunfo de Luis Inacio Lula da Silva en las elecciones de 2018. En efecto, según las encuestas Lula es el preferido del electorado en todos los escenarios imaginables, aunque también cosecha mayor rechazo.

Un analista prudente como el ex canciller Celso Amorim, declaró recientemente que "en el actual escenario el factor militar tiene peso". El hecho irrefutable es que los militares están opinando sobre la coyuntura política, algo que está expresamente prohibido por la Constitución.

La segunda cuestión es que los militares están divididos. El comandante del Ejército, general Eduardo Villas Boas, rechazó sancionar al general Mourao. Los militares que han hecho declaraciones a favor de un golpe contra la democracia no pertenecen al mismo sector de Villas Boas.

El 26 de setiembre el comandante del Ejército citó una reunión con oficiales generales activos y en reserva, en la que participaron tres ex comandantes y el jefe del Gabinete de Seguridad Institucional durante los dos gobiernos de Lula (2003-2010). Uno de los aspectos centrales fue "asegurar la cohesión, la jerarquía y la disciplina", lo que indica que los tres aspectos están comprometidos en el seno de las fuerzas armadas.

El tercer elemento a tener en cuenta es el apoyo que los militares golpistas tienen de una parte considerable de la sociedad civil. El ex militar Jair Bolsonaro, con posiciones de ultraderecha, marcha segundo en las encuestas detrás de Lula, con el 20% de las intenciones de voto. Bolsonaro tiene fluidas relaciones con el sector militar que encarna Mourao, quien a su vez es el referente de los civiles que apoyan una intervención militar.

En octubre de 2015 Mourao fue sancionado por la entonces presidenta Dilma Rousseff, por declaraciones similares a las realizadas semanas atrás. Era el responsable del Comando Militar del Sur y se lo castigó con el traslado a una tarea burocrática de economía y finanzas. A partir de ese momento fue el ícono de los manifestantes contra Dilma. Un enorme muñeco inflable de 12 metros de altura, simbolizaba a Mourao con una banda presidencial en el pecho. En marzo deberá pasar a la reserva y no son pocos los que proponen que sea candidato a la presidencia.

La cuarta cuestión radica en la importancia de las Fuerzas Armadas en la historia reciente de Brasil. Tuvieron una enorme influencia durante la extensa dictadura (1964-1985) y la perdieron completamente en la Constitución de 1988 que los relegó al control de las fronteras. Nunca perdieron el apetito de poder que hoy se manifiesta en la permanente intervención en asuntos relaciones con la seguridad pública.

Durante el mes de setiembre casi mil soldados intervinieron en la favela Rocinha, la más conocido y emblemática de Rio de Janeiro. La excusa como siempre fueron los enfrentamientos violentos entre grupos de narcotraficantes, pero la realidad indica que los militares están ensayando formas de control social, como trasladando a las favelas su experiencia en los barrios pobres de Haití, adquirida en su participación en la Misión de Pacificación de las Naciones Unidas (MINUSTAH).

La organización humanitaria Justica Global, libró un comunicado en el que afirma: "Operaciones como ésta son fruto de una política genocida de guerra contra las drogas, que viola los derechos de los habitantes de las favelas y victimiza sobre todos a los jóvenes negros. La lógica real de la perpetuación de esta política, en tanto, tiene raíces mucho más profundas, que incluyen el lucrativo mercado ilegal de armas y drogas y la corrupción de los agentes del Estado".

Los militares brasileños nunca renunciaron a dirigir el país, de manera directa o indirecta. Fueron muy críticos con el gobierno de Fernando de Henrique Cardoso (1996-2002), porque firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y privatizó empresas estatales estratégicas como la aeronáutica Embraer, al punto que muchos uniformados lo consideran como un "gobierno traidor".

Bajo Lula los militares se vieron favorecidos (y las voces críticas neutralizadas) con la definición de la Estrategia Nacional de Defensa que comenzó la modernización del armamento y la construcción de los submarinos nucleares, hoy completamente paralizados.

Luego de la participación de Temer en la asamblea de Naciones Unidas, las voces contra el presidente crecieron de forma exponencial, ya que adhirió al "protocolo adicional" al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) que impide todo desarrollo nuclear del país. Durante un tiempo, los militares más nacionalistas habían apoyado a Temer porque consiguió frenar a la izquierda y al ambientalismo, ya que sostienen que la defensa de la integridad de la Amazonia está en riesgo con el monitoreo internacional de su conservación ambiental.

La batalla más inmediata serán las privatizaciones de grandes empresas estatales, como Eletrobras, que para muchos militares no es más que la desnacionalización del patrimonio brasileño. Si alguien piensa que habrá estabilidad en Brasil, deberá esperar por lo menos hasta 2019, una vez que se resuelva la sucesión de Temer en la cual las Fuerzas Armadas jugarán un papel decisivo.

 

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 08 Marzo 2017 09:01

Un golpe a la economía de Brasil

El discurso del gobierno de Temer sobre la “herencia maldita” no se sostiene. El discurso del gobierno de Temer sobre la “herencia maldita” no se sostiene

 

El año pasado el PIB brasileño sufrió un bajón del 3,6 por ciento. El ministro de Hacienda de Temer, Henrique Meirelles, dijo que “lo de 2016 es como mirar por el retrovisor”. Pero los analistas se muestran escépticos.

 

Desde Río de Janeiro

 

Ahora, ya no se trata de un argumento utilizado tanto por los defensores del gobierno de Michel Temer, surgido gracias a un golpe institucional que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff, como de sus críticos: datos oficiales divulgados ayer confirman que entre 2015 y 2016 Brasil vivió la peor recesión de su historia.

Al confirmarse que el año pasado el PIB brasileño sufrió un bajón del 3,6%, y que por primera vez desde 1996 todos los sectores de la economía, sin excepción, retrocedieron, las frases optimistas emanadas del equipo económico en los últimos días perdieron fuerza y espacio. Es verdad que ayer el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, trató de inyectar algún ánimo en los mercados, diciendo que “lo de 2016 es como mirar por el retrovisor” y que ya a fines del primer trimestre, “con toda seguridad”, la recuperación económica será visible y palpable.

Analistas independientes y consultores del mercado financiero se mostraron bastante escépticos frente a esa posibilidad. “A menos que Meirelles disponga de información ultra-híper-secreta que no puede revelar, no existe razón alguna para esperar por ese resultado”, dijo uno de ellos a la emisora de radio CBN, de las organizaciones Globo, defensora a ultranza del golpe del año pasado.

Por más que el resultado fuese esperado, la confirmación oficial tuvo el efecto de una ducha de agua fría sobre todos los segmentos económicos. Analistas del mercado dicen que la recuperación de la economía será mucho más difícil de alcanzar de lo que preveían sus propias proyecciones, para no mencionar las del gobierno, que además vive una turbulencia de proporciones igualmente formidables.

En 2015, la retracción del PIB ya había sido muy elevada, 3,8%. Al confirmarse que por ocho trimestres consecutivos la economía encogió, la única comparación posible se da con la recesión observada en 1930 y 1931, como reflejo de la crisis norteamericana de 1929. En aquellos años considerados “negros”, sin embargo, el retroceso del PIB fue de, respectivamente, 2,1 y 3,3%, muy inferior al de ahora.

Otro dato que hace con que el optimismo del gobierno de Temer carece totalmente de base: en el tercer trimestre de 2016, la caída del PIB había sido de 0,7%. Fue cuando el hablante Henrique Meirelles aseguró que el cuarto y último trimestre ya mostraría recuperación. Bien: en lugar de recuperación, lo que hubo ha sido un retroceso aún mayor, de 0,9%.

Un aspecto que impactó a los analistas fue que en dos segmentos de la economía, industria y servicios, el resultado negativo superó las peores expectativas. Las inversiones, por su vez, retrocedieron 10,2%, dejando claro que en este punto está uno de los más serios problemas del muy conturbado cuadro económico brasileño. Un dato que preocupa al gobierno, por sus efectos negativos sobre la opinión pública, es el empobrecimiento de la población. Desde 2014, último año del primer mandato de Dilma Rousseff, el PIB per cápita se desplomó 9,1%, lo que llevó el consumo familiar a disminuir 4,2% el año pasado.

El cuadro, pese a lo esperado, corroe parte esencial del discurso político del gobierno de Michel Temer. El discurso de que la destitución de la presidenta Rousseff significaría el retorno de la confianza y, como consecuencia, el retorno de las inversiones fue claramente desmentido.

Los grandes medios de comunicación, a su vez, pilares esenciales del golpe institucional, aseguraban, a lo largo de las últimas semanas, que pese a la gravedad de la situación, había indicios claros de que la economía reaccionaba. Bueno, reaccionó desplomándose de una vez.

Tampoco el discurso de la “herencia maldita” recibida por el vice elevado a titular gracias al golpe institucional tampoco se sostuvo: crece, en la opinión pública, el convencimiento de que desde el primer día de 2015, inauguración de su segundo mandato presidencial, Dilma Rousseff, pese al montón de equívocos cometidos en su política económica, fue duramente saboteada por la Cámara de Diputados presidida por el actual prisionero Eduardo Cunha.

Hasta dos medios de comunicación se encuentran con serias dificultades para justificar cómo medidas propuestas por la entonces mandataria y duramente rechazadas por los diputados ahora son vistas como llaves de la salvación nacional. Se hace muy difícil ocultar que el golpe, armado en 2015 por los dos grandes aliados vencedores –el PMDB de Michel Temer y el PSDB del senador Aécio Neves y del ex presidente Fernando Henrique Cardoso– y concluido en 2016, no trajo de regreso ni la confianza del mercado, ni las inversiones, principalmente del sector privado. Con relación al empleo, hubo una fuerte expansión, empujando a millones de familias que, con Lula, habían ascendido a la clase media, de regreso a la pobreza.

De los 38 países que divulgaron los resultados de su economía en 2016, y que juntos significan 81% del PIB mundial, Brasil ha sido el único que retrocedió. Hasta la conturbada Grecia logró crecer: 0,3%. Resultado pifio, es verdad. Pero, al fin y al cabo, positivo.

Si a ese cuadro se suma la única cosa que verdaderamente se expandió muchísimo desde el triunfo del golpe - los escándalos de corrupción - se entenderá la potencia y el alcance de la turbulencia que sacude a Brasil.

Los próximos días prometen nuevas y fuertes emociones. En cualquier momento empezarán a gotear los nombres de los denunciados por corrupción. Entre los más sonantes están los ministros cercanos al presidente, políticos de todos los partidos aliados y, por si fuera poco, Michel Temer.

 

Publicado enEconomía
Lunes, 20 Febrero 2017 09:16

Samba, bikinis y borceguíes

El gobierno de Temer envió nueve mil militares a Río ante la amenaza de una rebelión policial y protestas sociales.

 

El presidente de Brasil mantuvo consultas para mitigar el efecto de las inminentes confesiones de Odebrecht y de su ex socio Cunha.

 

Desde Brasilia

 

”Con mucha música, sudor y cerveza los invitamos a nuestro desfile para gritar juntos Fuera Temer”. Comenzó ayer el pre-carnaval de Río de Janeiro con la participación de más de cien grupos callejeros, los “blocos de rua”, como la banda que escribió el convite citado arriba.Una multitud bailó en Copacabana y en las avenidas del centro carioca a donde hubo que enviar carros hidrantes para contrarrestar el sol y los 34 grados del mediodía. Decenas de miles de personas, disfrazadas de Batman, Caperucita Roja o Donald Trump, siguieron el camión con altoparlantes (“trío eléctrico”) en lo alto del cual cantó Preta Gil, hija del celebrado Gilberto Gil, el ex ministro de cultura durante el gobierno de Lula que en sus últimos recitales europeos denunció el “golpe” contra Dilma Rousseff perpetrado con eficacia por una alianza dominada por banqueros, medios y jueces.

Esa coalición sediciosa, consentida por los militares (cada vez más actuantes), tenía como objetivo proscribir la candidatura de Lula en las elecciones de 2018, en las que se perfila como claro favorito según una encuesta del jueves último, cuya divulgación fue escamoteada por la prensa grande.

Desde antes del golpe el juez Sergio Moro asumió la tarea de perseguir a Lula a través de aprietes mal disimulados, como la detención ocurrida a las 7 horas del 4 de marzo de 2016, luego de que comandos policiales allanaron su departamento donde dieron vuelta el colchón matrimonial para humillación de su esposa Marisa Leticia, fallecida este mes a raíz de un ACV. Hubo una reacción popular inmediata contra la prisión y horas más tarde el ex presidente recuperó la libertad. “Si lo que querían era matar a la jararaca (cobra) les salió mal, la jararaca está viva” avisó Lula, dirigiéndose seguramente a Moro. Era la primera paliza propinada por el fundador del PT al publicitado juez de provincia.

La vía Moro para acabar con Lula parece haber sufrido otra derrota con esta nueva encuesta y cuando no son pocos los que responsabilizan al magistrado por la angustia que derivó en el fallecimiento de Marisa Leticia.

La consolidación de Lula es un mazazo sobre Temer, de quien también se burlaron este fin de semana los miembros del grupo carnavalesco Sovietico, que desfiló por el centro de San Pablo. Un columnista del Folha de San Pablo escribió, entre irónico y resignado, que “la jararaca Lula está viva y engordó” con el 30 % de apoyo que lo coloca 19 puntos delante de sus principales rivales, Marina Silva y el militar retirado Jair Bolsonaro, apologeta de los golpes de 1964 y 2016.

En la misma encuesta Temer continúa su descenso, con una aprobación del 10 %, y probable tendencia a la baja, si se confirman las delaciones premiadas de ex ejecutivos de Odebrecht que lo tocan de lleno.

Temer permaneció parte del fin de semana en Brasilia donde mantuvo consultas para mitigar el efecto de las inminentes confesiones de Odebrecht y otras, acaso más mortíferas, que podría realizar su ex socio, el ahora preso Eduardo Cunha, ambos del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).El más que oficialista semanario Epoca, del grupo Globo, ya no disimula las fisuras en las facciones que sustentan el cada vez más raquítico régimen post-democrático. “Pavor en Brasilia, el Planalto le teme a la delación de Cunha, un profundo conocedor del dinero recaudado por el PMDB” publicó la revista.

Paralelamente los canales de televisión de cable y aire del mismo multimedios Globo saturaban con la cobertura de los irreverentes bailes callejeros, chicas en bikini y, a pocos metros de ellas, soldados con sus borceguíes enterrados en la arena. Temer ordenó blindar el carnaval con el envío de 9 mil militares a Río de Janeiro ante la amenaza de una rebelión policial y las protestas sociales casi diarias.

Es en ese contexto que el jefe del Ejército, general Eduardo Villas Boas, declaró al diario Valor Económico, “Somos un país que está a la deriva” y más adelante manifestó su recelo hacia los “populistas”. Fue la segunda entrevista del jefe del Ejército en poco más de dos meses.

 

 

Publicado enInternacional
Los militares golpistas aseguran haber tomado el control de Turquía

El golpe de Estado en Turquía continúa en varias ciudades del país. En la capital, Ankara, varios tanques han disparado en las inmediaciones del Parlamento turco, según testigos. El Gobierno pidió a los ciudadanos que “salten sobre los tanques” golpistas. En Estambul, fuerzas militares cortaron el acceso a los puentes sobre el Bósforo. Las redes sociales están bloqueadas y la televisión estatal ha dejado de emitir. La situación es de extrema confusión desde que esta noche el Gobierno turco denunciara un intento de golpe de Estado por parte de sectores de las Fuerzas Armadas.

 

Los militares golpistas han leído en televisión un comunicado en el que aseguraban tener el control del país, mientras que el Ejecutivo sostiene que la situación está bajo control. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que se encontraba fuera de la capital, asegura que está regresando, que el golpe no va a triunfar y ha pedido a la población que salga a la calle. Lo ha hecho a través de un teléfono móvil que ha mostrado la cadena CNN turca. "Tarde o temprano será eliminado. Voy a volver a Ankara", agregó el presidente, quien se encuentra de vacaciones fuera de la capital turca.

 

El primer ministro turco, Binali Yildirim, reconoció sobre las nueve de la noche el golpe de Estado por parte de sectores de las Fuerzas Armadas. "Se trata de un grupo dentro del Ejército que se ha alzado", dijo el jefe de gobierno, quien admitió que esos militares habían "rodeado algunos edificios importantes". "Quienes lo han hecho pagarán un alto precio. No haremos concesiones en la democracia", prometió Yildirim.

 

Poco después, los militares sublevados se hicieron con el control de la televisión, desde la que comenzaron a lanzar mensajes. Según ese comunicado, han decretado el toque de queda y los aeropuertos han sido cerrados. El jefe del Estado Mayor ha sido tomado como rehén por los golpistas.

 

Alarmados por las noticias que llegaban desde Turquía, Rusia llamó a evitar un derramamiento de sangre y a solucionar los problemas en el marco constitucional. El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, aseguró también estar enterado y dijo esperar "paz y estabilidad". Trascendió que Barack Obama también está al tanto de lo que ocurre.

 

Una agencia progubernamental asegura que el jefe del Estado Mayor ha sido tomado como "rehén" de los golpistas en un cuartel militar de Ankara. Pese a estas informaciones, una fuente presidencial dijo que el presidente Erdogan sigue en el poder y que no tolerarán "intentos para socavar la democracia".

 

En Ankara también se han podido escuchar disparos, de acuerdo con testigos citados por la agencia de noticias Reuters. Esta misma agencia informó de que una fuente presidencial urgió al mundo a solidarizarse con el pueblo turco.

 

La agencia turca Dogan señaló que numerosas ambulancias habían acudido al cuartel central del Estado Mayor donde según testigos se habían oído tiroteos.

 

Según el diario digital T24, el edificio donde se halla el centro de los servicios secretos turcos había sido tiroteado desde un helicóptero.

Un gran contingente de policía se ha desplegado en Ankara y ha cerrado los accesos a la céntrica plaza de Kizilay.

Al mismo tiempo, unidades de la Gendarmería cerraron las dos puentes sobre el Bósforo en Estambul, impidiendo todo tráfico de la parte asiática a la europea de la ciudad, informa la cadena NTV.

También se han desplegado tanques cerca del aeropuerto de Atatürk en Estambul, agregó la misma emisora. Todos los aeropuertos del país están cerrados, según la televisión oficial turca.

Publicado enInternacional
Domingo, 10 Julio 2016 06:45

“Los corruptos apoyan a Temer”

“Los corruptos apoyan a Temer”
Sostiene que en la génesis del proceso que volteó al gobierno constitucional está el escándalo por el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana (NSA), destapado en 2013 por el ex espía Edward Snowden.

 


La geopolítica del golpe. El senador Roberto Requiao es uno de los encargados de persuadir a sus colegas para que voten por la absolución de la presidenta suspendida Dilma Rousseff en el “impeachment” al que define como una farsa alentada por desde afuera.


“Con la llegada del gobierno de Michel Temer se intenta imponer un proyecto orquestado por los grandes medios con el apoyo fundamental del extranjero donde codician las reservas petroleras del área de pre-sal (en aguas ultraprofundas) y en el futuro posiblemente las riquezas de la Amazonia. Los factores geopolíticos actúan como un Deus ex machina influenciando, conspirando, entregando informaciones, y tienen en José Serra a un aliado, el actual canciller es un entreguista. También está el capital financiero que hoy tiene a Brasil de rodillas. Nuestro país se transformó en un festín para la usura mundial con un Banco Central que fija tasas de interés del 14,25 por ciento. ¿Y quien es el nuevo jefe del Banco Central? Ilan Goldfjan el jefe de economistas del Banco Itaú”.


Requiao, que mantuvo una buena relación con Hugo Chávez, recibió a Página en su despacho del Palacio Legislativo mientras sesionaba la Comisión Especial que lleva adelante el impeachment contra Rousseff en la que hoy será presentado el alegato de la mandataria. “Muy buen amigo de Dilma”, Requiao es un antiguo dirigente del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente interino Temer, de quien es un adversario intransigente.


Sostiene que en la génesis del proceso que volteó al gobierno constitucional está en el escándalo por el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana (NSA) , destapado en 2013, que deterioró tó las relaciones entre Brasilia y Washington. Más aún: Requiao sospecha que parte de los archivos robados por la NSA en Petrobras y los despachos de decenas de políticos fueron cedidos al juez Sergio Moro, el respononsable de la causa por el “Petrolao”.


“Es sensato pensar que la NSA le entregó informaciones Moro para que avance en sus investigaciones. Pero cuidado, que la NSA les pase informaciones a los fiscales y a Moro, no transforma al Ministerio Público y a Moro en agentes de la CIA y la NSA. Moro y los fiscales son justicieros, moralistas, que fueron utilizados por aquellos que les brindan informaciones. Moro no sabe muy bien por quien está siendo manipulado. Y tengo que decir que es muy importante la causa judicial por el escándalo en Petrobras, porque hicieron cosas importantes como detener a varios grandes empresarios de la construcción que son gente de derecha”.


Requiao se reunió recientemente con Dilma para hablar sobre la correlación de fuerzas en la Cámara alta compuesta por 81 miembros, que a fines de agosto decidirá sobre el impeachment. La mandataria electa permanecerá en el cargo si conquista el apoyo un tercio del cuerpo, es decir 27 votos.
La semana pasada Requiao convocó a 30 senadores “éticos” entre quienes hay un grupo que anunció su respaldo a Rousseff y otros indecisos que luego de haber adherido al impeachment ahora podrían revisar su posición ante las evidencias de que Temer está sostenido por una coalición de corruptos al frente de la cual se encuentra el tan poderoso como inescrupuloso Eduardo Cunha (ver recuadro). “Voy a hacer lo posible para que Dilma vuelva, pero esto no es trabajar para ella, sino para que el país no derrape en la recesión y el entreguismo , estoy trabajando para un proyecto.”


Pero la verdad es que Dilma no ayuda mucho a que la ayuden porque está perdiendo tiempo en tomar decisiones importantes. Ella tiene coraje, pero tiene que traducirlo en acciones políticas. Mientras ella vacila Temer busca garantizar sus 54 votos (2/3 Senado) para vencer en el impeachment ofreciendo cargos y ventajas sin pudor porque van a la caza del poder sin ninguna posición ideológica o programática.


–Dilma puede retornar?


–Yo soy gramsciano, soy pesimista en el análisis y optimista en la acción. Posibilidades para que retorne hay y hay que trabajarlas al máximo, necesitamos solo un tercio del Senado, pero no voy a engañarlo diciendo que todo esta bien, hay contradicciones entre Dilma y el PT, yo creo que hay gente del PT quiere que todo esto se termine pronto, gente que piensa que lo mejor es volver a ser oposición pensando en elecciones de 2018.


–Usted elogió la causa por el Petrolao, pero más allá de lo jurídico, ¿no hay móviles políticos?


–Por supuesto que los hay, que yo reconozca su importancia no implica que desconozca sus consecuencias y sus antecedentes históricos.


Moro se inspira en el proceso Manos Limpias italiano, incluso él ha escrito sobre esa referencia. Si vemos que pasó en Italia después de la depuración contra la corrupción, descubrimos que fue enterrando a todo el sistema político y surgió Silvio Berlusconi como el salvador de la patria.


–¿Brasil puede tener su propio salvador de la patria?


–Es perfectamente posible porque este tipo de crisis se prestan para que aparezcan salvadores de la patria. No sé quien encarnaría ese rol, no creo que sea el juez Moro, a pesar de que los medios quieren proyectarlo, él no tiene ninguna experiencia en la administración pública.


Vivimos en una sociedad del espectáculo que nos estimula a buscar salvadores y aplaudir los abusos de poder como los que hemos visto últimamente.


–¿Como cuáles?


–El allanamiento del directorio nacional del PT en San Pablo que fue rodeado por policías vestidos como comandos de guerra en la selva, armados con armas pesadas como si dentro del local del PT estuviera el Estado Islámico o el Chapo Guzmán. O la detención del ex ministro Paulo Bernardo esposo de la senadora Gleisy Hoffman (PT), invandiendo el domicilio de una parlamentaria con foro calificado utilizando helicópteros. Fue un abuso total para intimidar a los legisladores que como Hofffmann se oponen al impeachment.


Están creando un clima para que el pueblo se enceguezca y si se vota contra el impeachment puede haber gente que quiera tomar el congreso. Lo que pasó fue una especie de britzkrieg como los que hacía Hitler, buscan sembrar el terror. Este cuadro que se ve en Brasil, se comienza a ver en otros países de la región lamentablemente.


–¿El Mercosur se acabó?


–Si depende del canciller Serra sí, pero yo no sería tan definitivo, creo que estos gobiernos conservadores tendrán problemas para mantenerse en el poder por mucho tiempo. La recesión y el desempleo van a causar explosiones sociales, saqueos de supermercados, revueltas. No tengo la lámpara de cristal para saber que pasará, pero no veo que estos experimentos puedan afirmarse.


–Usted fue amigo de Chávez, ¿Dónde lo vio por última vez?


–Sí lo fui. La última vez que me vino a visitar fue aquí, en este despacho, él ya estaba muy enfermo,sabía que iba a morirse y estaba decepcionado porque Dilma no daba importancia al Mercosur, que Brasil no presentaba propuestas concretas para avanzar. Era el tiempo en que Dilma estaba deslumbrada con el aumento de los precios de las materias primas y esto la llevó a desinteresarse por la integración regional. Un error grave.

Publicado enInternacional
Viernes, 08 Julio 2016 07:11

Cayó el jefe de la banda de golpistas

Cayó el jefe de la banda de golpistas
Cunha optó ayer por el tono heroico al expresar su “orgullo” de haber comandado la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Hay muchas razones que explican la renuncia y un sinfín de especulaciones sobre lo que vendrá.

 

 


Cayó el “Boss”. Eduardo Cunha, conductor del golpe parlamentario en curso contra Dilma Rousseff, presentó ayer su renuncia a la presidencia de la Cámara de Diputados en el Salón Verde del Congreso, rodeado por seguidores entre los que había algunos de camisa y corbatas negras.


En su discurso apeló por momentos al registro melodramático cuando lloró por su mujer, Claudia Cruz , una ex conductora de la TV Globo imputada con pruebas de haber realizado viajes de compras por tiendas caras de París, Roma y Nueva York con dinero originado en el esquema de corrupción montado en perjuicio de Petrobras.


Un engranaje de sobornos, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito donde el ahora ex presidente de Diputados era una pieza central.


En otro momento de su despedida, Cunha optó ayer por el tono heroico al expresar su “orgullo” de haber comandado la destitución de la presidenta del Partido de los Trabajadores, por el cual siente un odio hepático.


En eso no mintió, porque fue él quien guió a sus seguidores incondicionales para que votaran por la apertura del impeachment en aquella sesión del 17 de abril pasado, transmitida en cadena nacional de medios privados, cuando 367 diputados se pronunciaron contra Dilma y 137 por la estabilidad democrática.


Esa sesión quedará en los anales como el momento más alto del poder de Cunha, antesala del ascenso al Planalto de su correligionario, el ahora presidente interino Michel Temer, y uno de los episodios bochornosos de la historia republicana reciente.


El abogado José Eduardo Cardozo, defensor de la presidenta en el impeachment que se sustancia en el Senado, sostuvo que los dichos de Cunha confirman que éste promovió el juicio por razones políticas y venganza, y que fue un pretexto la violación de las leyes de Presupuesto y Responsabilidad Fiscal.


Cardozo anticipó que el discurso será anexado a la defensa en el juicio político que posiblemente concluirá en agosto, durante o poco después de finalizadas los Juegos Olímpicos en las que Dilma planea denunciar al mundo que fue víctima de un golpe.


Un paréntesis: se sospecha, hasta ahora sin pruebas, que aquella holgada mayoría que votó por el impeachment en Diputados fue en parte comprada por Cunha con dinero del “Petrolao” y acaso con algún refuerzo aportado por grupos de interés hartos de los 13 años de gobiernos petistas. Por ahora eso no pasa de ser un rumor que muchos consideran plausible.


Finalmente, ayer el militante evangélico Cunha cerró su alocución de siete minutos con una frase parecida a la pronunciada aquel domingo de abril que marcó el inicio del fin de Dilma: “Que Dios bendiga a la Nación”.


Hay muchas razones que explican la renuncia y un sinfín de especulaciones sobre lo que vendrá en un escenario político inestable marcado por un gobierno de excepción, que posa de constitucional, y el fin del immpeachment que se tramita en un Senado dominado por los adversarios de Dilma, el PT y Lula.


El primer motivo que obligó a la renuncia fue la situación legal de Cunha, dado que es reo en el Supremo Tribunal Federal. Se le imputa, entre otros cargos, el haber cobrado millones de dólares de sobornos para facilitar contratos de Petrobras y ocultarlos en cuentas de bancos suizos, que fueron descubiertas por la Justicia de aquel país, que envió toda la documentación correspondiente.


Para la Procuraduría General de la República, Cunha no sólo tendría que perder el foro privilegiado sino que debería estar preso, puesto que a pesar de su desgaste continúa operando, como los jefes mafiosos que exigen fidelidad a sus subalternos, a los que amenazan o chantajean con delatarlos.


Se dice que si el “boss” –así lo apodan algunos, otros lo comparan con el Frank Underwood de la serie House of Cards– pierde el fuero especial y va preso, podría optar por una “delación premiada” que arrastraría a su correligionario Temer, ambos del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).


Por lo pronto, la renuncia presentada por Cunha es a la jefatura de la Cámara baja, no a su condición de legislador, algo que puso en alerta a parlamentarios del PT, como la diputada Maria do Rosario, que huelen una maniobra para garantizar el foro especial y la impunidad del socio de Temer.


En todo caso la salida, aunque sea parcial, del personaje que encarnó la furia antipetista no es una mala noticia para Dilma ni para quienes trabajan junto a ella para retornar al gobierno.


“Cunha y la gente que comanda el golpe representan una regresión gramsciana en nuestro país, un salto atrás civilizatorio.” La frase es de una fuente cercana a Dilma dicha durante una conversación informal con este diario en el Palacio de Alvorada ocurrida el miércoles. “Ellos no quieren sólo sacar a la presidenta, quieren empujarnos hacia el atraso civilizatorio, son homofóbicos, militaristas, son enemigos de las políticas de inclusión racial, quieren empujarnos al orden que había antes de la recuperación democrática”, abundó la misma fuente.


La conversación ocurrió en una oficina contigua a la sala de la planta baja de la residencia donde están las dos bicicletas presidenciales, una con ruedas más anchas para cuando quiere hacer más esfuerzo, otra con ruedas más angostas.


Ese miércoles la dueña de casa había recibido en Alvorada a su compañero Luiz Inácio Lula da Silva para conversar sobre los pasos a seguir en la contienda para restablecer el orden democrático.

Publicado enInternacional
Activado el referendo revocatorio contra Maduro
La oposición ha conseguido la validación de 409.313 firmas, el doble de lo exigido por el Consejo Electoral para iniciar un sufragio que deponga al mandatario.

La oposición ha superado con una exponencial ventaja la etapa de la validación de las firmas exigidas por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) para activar un referendo que revoque el mandato de Nicolás Maduro. Henrique Capriles, gobernador del Estado de Miranda y dos veces candidato presidencial, ha anunciado este viernes que se han autentificado 409.313 rúbricas, el doble de lo necesario para comenzar el proceso revocatorio. “El gran perdedor de la jornada de hoy es Nicolás Maduro Moros. El revocatorio va a ser en el año 2016”, dijo en una rueda de prensa.

La validación de las firmas ha significado una carrera de obstáculos para los opositores. La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha acusado al Gobierno de imponer dificultades para que el 1,3 millón de electores que firmaron a finales de abril a favor del revocatorio no pudieran confirmar su voluntad. “Hicieron de todo para que no se pudiera”, agregó Capriles.


El CNE –controlado por el oficialismo– había exigido a la MUD validar el 1% de las firmas de cada uno de los 24 Estados de Venezuela (casi 200.000 en todo el país) entre el lunes y el viernes en un horario de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, con algunas interrupciones. Para esta tarea dispuso de 300 máquinas identificadoras de huellas dactilares –en este caso de los votantes– que fueron distribuidas en sitios hostiles de la nación caribeña, según la oposición.


En el municipio capitalino Chacao, el bastión de la oposición en este país, no fue destinada ninguna máquina captahuellas. Los electores de esta localidad tuvieron que trasladarse durante horas a distantes centros de votación adscritos al Estado de Miranda para validar sus firmas. Otros opositores fueron agredidos el miércoles por seguidores del Gobierno en un centro electoral ubicado en Macarao (oeste de Caracas).


No obstante, la MUD ha concentrado sus denuncias en las adversidades para validar las firmas en el Estado de Nueva Esparta (noroeste de Venezuela). Este era una de las pocas regiones que faltaba el jueves por alcanzar el 1% del padrón electoral. Según los votantes opositores, los cortes de energía eléctrica, la lentitud en la constatación de la identidad de los electores y las intimidaciones demoraron el proceso de validación.


Richard Fermín, alcalde de La Asunción (capital de Nueva Esparta), emprendió ayer jueves, y durante unas horas, una huelga de hambre para exigir al Gobierno el cese de las irregularidades en los centros de votación.


Antes de 2017


El siguiente paso en la meteórica carrera por el revocatorio es la recaudación de más de 4 millones de firmas (20% del padrón electoral). Si la MUD logra conseguir este porcentaje, el Consejo Electoral está obligado a convocar una consulta popular, donde los opositores deben obtener más votos de los conseguidos por el mandatario venezolano en las elecciones de 2013 (algo más de 7,5 millones de papeletas). Es una batalla contra el tiempo, porque de producirse el referendo después de enero, el poder lo podría asumir hasta 2019 otro dirigente del chavismo: el hoy vicepresidente Aristóbulo Istúriz.

Publicado enInternacional
Jueves, 23 Junio 2016 06:50

Los medios masivos de colonización

Los medios masivos de colonización
Artistas, intelectuales, juristas, escritores y dirigentes políticos de varios países preparan un libro contra el golpe en Brasil, en apoyo a Dilma Rousseff. La psicoanalista argentina Nora Merlín participa del proyecto con un capítulo que detalla cómo operan los medios masivos sobre las subjetividades. Aquí, un fragmento de ese texto.

 


El poder político, económico, con sus medios de comunicación corporativos y parte de la Justicia, están poniendo en juego en algunos países de América Latina una nueva modalidad antidemocrática. Buscan desestabilizar gobiernos democráticos realizando golpes de Estado institucionales, con el objetivo de implementar políticas neoliberales. Los medios de comunicación corporativos asumen un rol crucial: configuran la realidad, operan sobre las subjetividades, manipulan significaciones; en definitiva, colonizan la opinión pública. En América Latina, los medios concentrados generan un orden homogéneo opuesto a lo que se entiende como una política democrática, que debe implicar disenso y pluralidad.


Brasil está atravesando un momento de suma gravedad institucional, en el que se juega el destino de este gran país. Los medios gráficos como Folha de São Paulo, Estado de São Paulo, Rede Globo, Editora Abril, Revista Veja, Midia Ninja y Jornalistas libres, y diferentes radios y televisoras, como Rede Globo, producen e imponen sentidos y saberes que por efecto de identificación se transforman en comunes, formando la opinión pública. Esos medios concentrados realizan una manipulación del pensamiento: las informaciones que transmiten funcionan como verdades irrefutables, ante la ausencia de voces alternativas. Se trata de un dispositivo que opera sobre la subjetividad, la condiciona a través de la sugestión y la reiteración de mensajes, que terminan imponiéndose como si fueran certezas. En Brasil esto apuntó a producir el desprestigio de la dirigencia del PT, repitiendo hasta el hartazgo el falaz argumento de la corrupción de sus líderes, para desestabilizar a la presidenta Dilma Rousseff a pesar de su legitimidad por haber sido elegida democráticamente, logrando impulsar un proceso de impeachment.


Según la teoría psicoanalítica, las relaciones sociales se normativizan con la instauración de un operador simbólico denominado Ideal del yo. El individuo espectador ubica a los medios de comunicación en el lugar de ese Ideal, y luego pone en juego un mecanismo de identificación. Esto produce una idealización de los medios y una identificación entre los espectadores, dando como resultado una psicología de las masas: una hipnosis adormecedora en la que el sujeto deviene un objeto cautivo, que se somete de manera inconsciente a los mensajes e imágenes que se le ofrecen. El sujeto de la cultura de masas es pasivo, servil, sugestionado; con un yo empobrecido obedece a un “amo” que articula ideologías e ideales. Al operar esta captura, los mensajes que emiten los medios terminan imponiéndose, condicionando opiniones, valores y pertenencias, lo que redunda en una manipulación de la subjetividad.


En democracia es fundamental regular el poder de influencia de los medios sobre la subjetividad, basado en el marketing político, y derivado de técnicas de venta exitosas que, a consecuencia de la rápida expansión de los medios, llegó a abarcar casi todos los aspectos de la cultura. Consiste en un dispositivo planificado de sugestión, cuyo fin es que el ciudadano devenga un consumidor que compra un objeto o un mensaje político. Mediante técnicas que implican una producción calculada de subjetividad construyen consenso, convencen, consiguen votantes, imponen valores, hábitos, posicionan un producto, una idea o un candidato. Muchas veces se adquiere una marca, una identificación y una pertenencia sin advertir que tras ello hay un proyecto económico o político.


A partir de Freud y Lacan, sabemos que las demandas no son necesidades naturales, básicas o biológicas, sino que son construcciones discursivas: la mercadotecnia impone demandas que luego aparecen como una elección libre del ciudadano. El actual modelo de los medios de comunicación de masas produce gente seriada por efecto de identificación, lo que tira por tierra la supuesta libertad que otorgan la información y los mensajes comunicacionales. Si bien en apariencia amplían la libertad individual, en sentido estricto se imponen, condicionan elecciones, llegando a colonizar y enfermar a toda una cultura. Freud vio en el rebaño, en la fascinación colectiva y en la homogeneización de la psicología de las masas un prolegómeno del totalitarismo.


La democracia no puede definirse por el sentido común, ni por el consenso de una masa de autómatas, producidos por un dispositivo de sugestión de los medios de comunicación concentrados. Una concepción democrática debe incluir pluralidad de voces, evitando la monopolización de la palabra y la instalación de un discurso único, tendiendo a que los mensajes se transmitan libremente, buscando asegurar el derecho que tienen los ciudadanos a una información veraz, vertida de manera responsable y racional.


Gran parte del espacio público ocupado por los medios de comunicación se transformó en la sede del odio y la agresión entre las personas. En esta versión, el derecho a la libre expresión se confunde con una libertad de agresión en la escena pública. En forma desmedida e insistente emiten mensajes agresivos, hostiles, que incrementan el miedo, la angustia, el terror y el odio. Los noticieros y los programas de “información” producen relatos falsos y teorías conspirativas, no comprobadas, de sospecha y complot, instalando el significante “corrupción” sobre los dirigentes del PT, apuntando a que el adversario político sea atacado como un enemigo. Esta modalidad va dando sustento a la hostilidad entre los miembros de la cultura, provocando sentimientos persecutorios e instalando los afectos señalados, que van a funcionar como desencadenantes de enfermedad psíquica. El “enemigo” es el prójimo que deviene en un objeto hostil al que se lo puede humillar, degradar, maltratar, etc. Se produce como resultado una sociedad transformada en un campo minado por la violencia y el odio en sus variadas expresiones. Una cultura así planteada está en riesgo.


Frente a este panorama, surgen algunos interrogantes: ¿dónde quedan las categorías de verdad, decisión racional y autonomía del sujeto, para filtrar y administrar la información y los afectos que éstas instalan? ¿Quién se hace responsable de los efectos patológicos que se constatan en la subjetividad y en los lazos sociales? Ante la constatación de la patología que producen los medios de comunicación y con el objetivo de proteger la salud de la población y la democracia, resulta imperioso desenmascarar los dispositivos con que operan. No se trata aquí de una práctica de censura ni un planteo de tipo moral, sino de asumir una decisión responsable fundamental a favor de preservar la salud de la comunidad.


El Estado, sus representantes e instituciones, deben encarnar una función simbólica de contención y pacificación social, garantizando el bien común, el ejercicio democrático, la disminución de la violencia y la hostilidad entre semejantes. Esto supone limitar la acción de los medios de comunicación de masas, para que dejen de calcular, de manipular la subjetividad, instalando el odio y la agresividad. Una cultura no sometida a un proceso de sugestión homogeneizante, capaz de reconocer el lugar y la dignidad de las diferencias, significará un gran avance en pos de la democracia y en contra del totalitarismo.

 


* Psicoanalista. Docente de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Magister en Ciencias Políticas, Universidad de San Martín (UNSAM-IDAES). Autora del libro Populismo y psicoanálisis, Editorial Letra Viva.
Fragmento del capítulo “Un nuevo dispositivo de sugestión: los medios masivos de colonización”, que formará parte del libro La resistencia internacional al golpe de 2016 y que será lanzado en Río de Janeiro en vísperas de la votación en el Senado, como apoyo a Dilma Rousseff. Colaboran artistas, intelectuales, juristas, escritores y dirigentes políticos de Brasil, Argentina, Alemania, Portugal, España, Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

 

 

Publicado enPolítica
Viernes, 17 Junio 2016 08:18

Tambalea Temer y tiemblan los golpistas

Temer convocó de urgencia a los periodistas para sobreactuar su indignación

 

Temer negó toda vinculación con la corrupción en Petrobras que hizo rodar las cabezas de sus ex ministros Romero Jucá (Planificación), Fabio Silveira (Transparencia) y ahora Henrique Eduardo Alves (Turismo).

 

En caída libre. Si el miércoles pasado cuando su nombre fue citado explícitamente en el escándalo de corrupción del “Petrolao” Michel Temer había quedado a milímetros del abismo, ayer con la renuncia del ministro de Turismo, el presidente interino parecía haber dado un largo paso hacia el vacío.

 

Henrique Eduardo Alves, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) presentó su dimisión por la tarde luego de que el Supremo Tribunal Federal levantó el secreto del sumario sobre los dichos de un ex ejecutivo del grupo Petrobras, Sergio Machado, que para mitigar la condena optó por la “delación premiada” de sus correligionarios.

 

El “pemedebista” Alves es el tercer ministro que cae. Alves fue víctima del fuego amigo de su compañero de partido Machado, cuya función en el PMDB precisamente era la de recaudar fondos ilegales para el partido valiéndose de su alto cargo en la compañía Transpetro, que distribuye combustible para Petrobras.

 

Según rumores que corrían en los pasillos del Poder Legislativo el efecto radioactivo causado por Machado se completará en los próximos días con confesiones de otros arrepentidos. Por la mañana, antes de que se supiera la salida del ministro de Turismo Alves, Temer convocó de urgencia a los periodistas para sobreactuar su indignación contra el traidor Machado quien aseguró haberle entregado el equivalente a unos 340.000 dólares malhabidos para financiar una campaña en 2012.

 

Al mandatario en ejercicio le cuesta expresarse de forma directa, usa construcciones verbales del portugués antiguo, cargadas de prefijos, similares a las empleadas por los jueces cuando leen sus sentencias.

 

Por ejemplo, en lugar de emplear la frase “he dicho que no”, Temer opta por la más rebuscada “habiéndome yo expresado negativamente”. Por eso no es fácil traducir literalmente sus discursos.

 

Temer comenzó su intervención diciendo que su “honra está por encima” de todo y argumentó que en su condición de persona de bien, que primero se debe a su familia, decidió continuar al frente de la Presidencia pues no cometió ninguna irregularidad. Y luego reforzó, “hablo en primer lugar como hombre, como ser humano, en esa condición me quiero referir a los muchos amigos que tengo en Brasil”.

 

De esa forma negó toda vinculación con la trama de corrupción en Petrobras, la cual ya hizo rodar las cabezas de sus ex ministros Romero Jucá (Planificación), Fabio Silveira (Transparencia) y el más reciente Henrique Eduardo Alves. Debido a la avalancha de escándalos el mandatario ha fracasado en su apuesta, y de los mercados asociados a los medios, de construir una imagen positiva en sus primeros días de gestión.

 

Al punto que hasta la fecha sólo una vez dejó la sede del gobierno para visitar Rio de Janeiro, donde el martes un fuerte cerco policial impidió que los manifestantes se le acercaran con sus consignas “Fuera Temer” y “No al golpe”. Al cierre de esta crónica las últimas informaciones indicaban que los asesores de Temer habían decidido suspender un mensaje por radio y televisión en cadena nacional previsto para este viernes ante el temor de que fuera repudiado con un carceloazo. A esa misma hora senadores del Partido de los Trabjadores hablaban en el Legislativo de la salida forzada del ministro de Turismo y las “evidencias” de que la caída de Dilma fue urdida como un atajo para garantizar la impunidad de los golpistas.

 

Dilma se sumó a esa crítica ayer durante una visita a Salvador de Bahia, como parte de su primera gira por la región nordeste costeada por el PT luego de que el gobierno en ejercicio le prohibió hacer uso del avión de la Fuerza Aérea al que tiene derecho como presidenta electa suspendida provisoriamente hasta que concluya el impeachment. “Este golpe es diferente a los que daban los militares, ahora no usan armas, usan parásitos que quieren comer la sabia de los árboles que son las políticas sociales de nuestros gobiernos”. De allí, siguió Dilma, que a través del equipo económico encabezado por Henrique Meirelles, ex presidente del Banco de Boston, se impulse la reducción de los presupuestos para “la salud y la educación en un país como Brasil con las necesidades que tenemos”.

 

El actor Wagner Moura se sumó a la actriz Sonia Braga, en la campaña internacional de denuncia sobre el golpe. Un mes después de que la protagonista de Doña Flor y sus dos maridos mostrara en el festival de Cannes un cartelito escrito en francés sobre el “coup d´etat” esta semana el protagonista de la miniserie Narcos, producida por Netflix, declaró en un programa de televisión norteamericana que no votó a Rousseff pero la respalda por haber sido víctima de “algo muy parecido al golpe de Estado, la sacaron del gobierno sin ninguna razón, desde el punto de vista democrático hubo una ruptura”.

 

El actor que encarna al capo colombiano Pablo Escobar Gaviria consideró “muy importante” el papel de la prensa internacional para la cual Temer no es un mandatario legítimo. A través de las informaciones generadas en el exterior se establece un módico contrapunto, dijo, con la desinformación brasileña donde la prensa está bajo el control de “cinco familias”, simpáticas al régimen de excepción.

 

 

Publicado enInternacional
Cayó el ministro de Transparencia de Brasil

FABIANO SILVEIRA RECOMENDO FRENAR LAS INVESTIGACIONES DE CORRUPCION, SEGUN UNOS AUDIOS



En las conversaciones filtradas a la prensa, Silveira sugiere estrategias de defensa a algunos sospechosos de corrupción en el caso Petrobras. El ministro dejó su cargo como lo hiciera la semana pasada el titular de Planificación, Romero Jucá, involucrado en un escándalo similar.

El ministro de Transparencia, Fiscalización y Control de Brasil, Fabiano Silveira, dejó su cargo luego de que se filtrara a la prensa un audio en el que recomendó medidas para frenar las investigaciones por corrupción en Petrobras. Silveira envió una carta al presidente interino, Michel Temer, en la que presentó su renuncia de manera “irrevocable”. Por la tarde, el jefe de Estado había decidido mantenerlo al frente de la cartera de Transparencia, pero su renuncia era exigida por empleados de ese ministerio luego de que se divulgara el audio. La semana pasada, Temer aceptó el pedido de licencia del ministro de Planeamiento, Romero Jucá, involucrado en un escándalo similar.


El domingo TV Globo divulgó nuevas grabaciones aportadas por Sérgio Machado, ex presidente de Transpetro, subsidiaria de Petrobras, que se acogió al régimen de delación premiada (información a cambio de una reducción de la pena que le corresponde). En esos audios, que según TV Globo fueron registrados el 24 de febrero mientras Silveira aún se desempeñaba como miembro del Consejo Nacional de Justicia, el nuevo responsable de la lucha contra la corrupción criticaba la investigación en la petrolera y sugería estrategias de defensa a algunos de los sospechosos.


Silveira conversa con el presidente del Senado, Renán Calheiros, salpicado por ese caso de corrupción, y con Machado. “Están perdidos con esa cuestión”, dice Silveira en alusión al Ministerio Público, responsable de las investigaciones; aconseja tanto a Calheiros como a Machado sobre líneas a adoptar en sus defensas. Machado grabó a varios miembros y aliados del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) como Romero Jucá, mano derecha de Temer, quien la semana pasada debió abandonar el Ministerio de Planeamiento.


En una nota oficial difundida el domingo, Silveira confirmó el contenido de la grabación y explicó que fue hecha en la residencia de Calheiros, a quien visitó sin saber que Machado estaría presente. Según el ministro, fue una conversación de tono informal que de ninguna manera sugiere que haya hecho gestiones o interferido ante las instituciones públicas en favor de terceros. De a acuerdo a la nota, “es un despropósito sugerir que el Ministerio Público, una institución que ya dio tantas pruebas de independencia en el cumplimiento de su deber, pueda sufrir algún tipo de interferencia externa”.


Las denuncias por corrupción en Petrobras alcanzan a medio centenar de políticos de diversas formaciones, entre ellas, el PMDB, que lidera Temer, y es la columna vertebral del gobierno interino. En los últimos días, Machado reveló conversaciones con otros importantes dirigentes del PMDB, como el ex presidente José Sarney, quien también se queja de las investigaciones en Petrobras y llega a afirmar que Brasil está bajo una “dictadura de la Justicia”.


Según Dilma Rousseff, la difusión de grabaciones como aquella en la que Jucá pide delimitar la investigación prueban que el proceso en su contra no supone más que un golpe de Estado que tiene por objetivo proteger a los corruptos. La semana pasada, el senador Roberto Requiao, que pertenece al mismo partido de Temer, aunque es un crítico acérrimo de su rumbo económico, aseguró que las grabaciones muestran que el PMDB y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) hicieron un acuerdo para derrocar a Dilma. “Esto no tiene nada que ver con el delito de responsabilidad que se le atribuye”, señaló.


Temer, que aún no se expresó sobre el caso Petrobras, asumió el poder en sustitución de la presidenta suspendida el 12 de mayo y ya tuvo que pedirle la renuncia a Jucá al Ministerio de Planificación por el audio en el que se lo escucha pedir la intervención en el caso Petrobras. El mandatario interino consideraba hasta ayer que no había elementos para determinar la salida de Silveira de su gobierno. En una reunión con el procurador general de la República, Rodrigo Janot, según señalaron fuentes oficiales, Temer ratificó el apoyo de su Gobierno a toda investigación sobre irregularidades en el ámbito público.


La presión política para que Silveira renunciara aumentó ayer después de que la prensa difundiera los audios que lo vinculaban al caso Petrobras. Afiliados del sindicato que agrupa a los trabajadores del Ministerio de Transparencia, Fiscalización y Control se manifestaron en Brasilia para exigirle al presidente interino que destituyera a Silveira, a quien acusaron de realizar “maniobras oscuras” relacionadas con la pesquisa en la petrolera estatal. Los manifestantes le impidieron al ministro renunciante el ingreso al edificio de la ex Controlaría General de la Unión (CGU), a la que Temer rebautizó con el nombre de Ministerio de Transparencia, Fiscalización y Control.


A la protesta sindical se sumó el capítulo brasileño del grupo Transparencia Internacional, que en un comunicado afirmó que el Gobierno “debe garantizar que cualquier de sus miembros implicado en corrupción o que trabaje contra las investigaciones deberá ser sustituido”.

Publicado enInternacional
Página 1 de 4