Lunes, 23 Noviembre 2015 06:16

¿Antorcha extinguida?

¿Antorcha extinguida?

La Estatua de la Libertad, la cual tiene unos versos famosos en su pedestal que declaran "dame a tus fatigados, tus pobres, tus masas abigarradas anhelando la libertad... Envíame estos, los sin casa, los arrojados por tormentas; levanto mi linterna (en referencia a su antorcha) al lado de la puerta dorada", pronto tendrá que exiliarse, ya que es extranjera y no puede comprobar que es cristiana.


Desde los atentados en París, los políticos estadunidenses se han dedicado a alimentar lo mejor de lo peor: más temor, más guerra, más vigilancia, más xenofobia y, por supuesto, un nuevo enemigo externo.


Para los inmigrantes, esto entorpece cualquier mejoría en sus vidas, y para las comunidades musulmanas –las estadunidenses y las extranjeras– es una pesadilla parecida a los tiempos poco después de los atentados del 11-S.


El temor sembrado por los políticos ha tenido resultados casi instantáneos: una nueva encuesta del Washington Post/ABC News registra que 83 por ciento de votantes empadronados creen que un gran atentado terrorista es probable en el futuro cercano (por lo menos 10 puntos más que una encuesta separada a principios de mes), y que la mayoría se opone a permitir el ingreso de refugiados de Siria y otros países de Medio Oriente.


Políticos de ambos partidos, pero sobre todo de la derecha, han detonado una ola xenofóbica, más bien islamofóbica. La semana pasada, la cámara baja del Congreso aprobó por 289 votos contra 137 (casi todos los republicanos más 50 demócratas) un proyecto de ley para restringir el ingreso al país de refugiados de Siria e Irak. La mayoría de los gobernadores (por lo menos 31) han impulsado medidas con la intención de prohibir el ingreso de estos refugiados a sus estados.
Todo esto acompañado de los precandidatos presidenciales republicanos, que abogan por una guerra religiosa. Donald Trump sugirió un programa para registrar a todo musulmán en el país (algo que líderes musulmanes y políticos de ambos partidos repudiaron; algunos compararon esa idea con el registro de judíos por los nazis). Poco antes, después de que un par de familias sirias se entregaron a las autoridades de migración en la frontera con México, afirmó que esto demuestra aún más la necesidad de construir un muro grande y bello a lo largo de la frontera.


Jeb Bush y Ted Cruz, entre otros, proponen aplicar un examen religioso a refugiados y permitir sólo el ingreso de cristianos. Ben Carson llegó a comparar a refugiados sirios con un perro rabioso corriendo por tu barrio.


Líderes musulmanes, algunos políticos, intelectuales, artistas, editorialistas y hasta el presidente condenan esta retórica de odio que, afirman, viola los valores estadunidenses más básicos. Esto es más que terrorífico, comentó Nihad Awad, director de la agrupación nacional musulmana de abogacía más grande, el Consejo sobre Relaciones Americanas-Islámicas (CAIR). Agrupaciones de defensa de derechos civiles alertan que ya se han registrado múltiples incidentes de amenazas y actos de odio contra musulmanes en varios puntos del país.


Cuando Bush fue cuestionado por un reportero cómo determinaría quién entre los refugiados es cristiano o no, el precandidato titubeó y comentó: "puedes comprobar que eres cristiano... Creo que lo puedes comprobar..." Tal vez el comentario más elegante y devastador fue el de Stephen Colbert, anfitrión del programa de televisión nacional The Tonight Show, quien sugirió cuál podría ser el examen: "si quieres saber si alguien es cristiano, simplemente pídele que complete esta frase de lo que dijo Jesucristo: 'tenía hambre, tú me diste algo que comer; estaba sediento, me diste algo que beber; yo era un extranjero y tú...' Y si no dice 'me diste la bienvenida', entonces es un terrorista o está contendiendo para presidente".


No es la primera vez que cunden la xenofobia y la locura antimigrante (locura, justo por ser un país fundado y poblado por inmigrantes). Vale recordar que en los años 30, durante el inicio de la gran depresión, Estados Unidos acorraló, expulsó y deportó (en algunos casos, en trenes de ganado) a casi 2 millones de inmigrantes mexicanos, y tal vez la mitad eran ciudadanos estadunidenses.


En años anteriores, poco después de la Primera Guerra Mundial, el gobierno lanzó cacerías y deportaciones de rojos, acusó a inmigrantes –sobre todo anarquistas– de importar ideas antiestadunidenses que ponían en peligro al Estado. Durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, rehúso permitir que un buque lleno de refugiados judíos que huía de los nazis entrara a un puerto y lo obligó a regresar a Europa, y entre las justificaciones mencionó que entre los judíos podría haber comunistas (varios de esos refugiados acabaron muriendo en campos de concentración). En otro episodio, poco después del bombardeo de Pearl Habor por los japoneses, el presidente Franklin D. Roosevelt ordenó internar aproximadamente a 120 mil japoneses-estadunidenses (incluso niños) en campos de concentración en el oeste de Estados Unidos.


Algunos comentaristas señalan que hay cierta ironía en estas fechas, al aproximarse el Día de Acción de Gracias (el próximo jueves), en el que se conmemora cómo sobrevivieron los refugiados ingleses que llegaron a estas costas gracias a los indígenas americanos. En la redes sociales ahora se difunde un cartón con un indígena americano declarando a uno de estos puritanos recién llegados: perdón, pero no aceptamos refugiados.


El poema de la Estatua de la Libertad, grabado en una placa en su pedestal (escrito por Emma Lazarus a finales del siglo XIX), incluye una afirmación de que ésta "es un mujer de gran fuerza con una linterna... y su nombre es Madre de Exiliados", que da la bienvenida a los jodidos del mundo. Vale recordar que la estatua fue construida en París y fue un regalo de Francia a Estados Unidos. Ahora lo ocurrido en París es usado para traicionar su mensaje.


Tal vez la madre de exiliados tendrá que huir de este país y sumarse a los 60 millones de desplazados y refugiados del planeta, si aquí logran extinguir su antorcha cada vez más opacada.

Publicado enInternacional
Miércoles, 30 Septiembre 2015 06:17

La nueva fuerza en el mercado laboral alemán

La nueva fuerza en el mercado laboral alemán

Ulrich Benke está entusiasmado con su nuevo aprendiz. Asegura que es muy trabajador: "Me gustaría poder decir lo mismo de algunos de mis discípulos alemanes". Yamusa Sylla, un muchacho guineano, llegó solo con 15 años a Alemania como refugiado. Ahora, el joven habla perfecto alemán y está aprendiendo el oficio de metalúrgico en la empresa de Benke en Schwerte, en Renania del Norte-Westfalia. Benke está contento de contar con Yamusa, ya que le cuesta encontrar buenos aprendices.


Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), este año llegarán a Europa un millón de personas en busca de asilo, unas 800.000 a Alemania, la mitad menores de 25 años.


Los refugiados pueden contribuir a paliar algo el problema demográfico de Alemania y de Europa. Se prevé que ya entre 2013 y 2020 la población en edad de trabajar se reduzca en 7,5 millones de personas (un 2,2%) en el continente. Así, Europa tiene que recurrir a refugiados como Sylla también por su propio interés.


Actualmente, los demandantes de asilo son mejor acogidos en Alemania que en la década de 1990. Una de las razones es que entonces la presión demográfica aún no era tan grande. Y es que, en comparación con la situación internacional, el envejecimiento de la población alemana es particularmente dramático. Hace poco, la Fundación Bertelsmann calculaba que si la mayor economía de Europa quiere mantener estable hasta 2050 su número de trabajadores y su sistema social, necesita cada año medio millón neto de inmigrantes. Este año, la economía alemana es incapaz de cubrir decenas de miles de plazas en prácticas porque no hay solicitudes. El número de titulados de grado medio desciende, y cada vez más jóvenes optan por una carrera universitaria.


"Los jóvenes [refugiados] están muy motivados", asegura Berthold Schröder, presidente de la Cámara de Oficios de Dortmund. Un proyecto piloto está formando a 20 demandantes de asilo, cinco de ellos sirios. Aprenden carpintería, construcción y reparación de tejados, electricidad o electromecánica. Previamente reciben cursos intensivos de matemáticas y alemán, y han seguido una "orientación intercultural". Algunos han obtenido un título alemán de grado medio. Mientras dura la formación, se "tolera" su presencia en el país, aunque todavía no se haya reconocido su condición de refugiados.


También en otras ciudades hay proyectos como el de Dortmund. La asociación Berliner Stadtmission forma a refugiados como montadores y vendedores de bicicletas. Los emigrantes llevan ya dos meses reparando bicicletas que la gente ha donado en un taller cercano a la estación central.


No obstante, los refugiados no empiezan como aprendices desde el primer momento. "Antes que nada queremos preparar a las personas para el aprendizaje", explica Thomas Jaeger, de la Berliner Stadtmission. El proyecto trabaja con la denominada "cualificación para el ingreso" (EQ, por sus siglas en alemán). "Se trabajan también la puntualidad, la organización y la seriedad", explica.
Un efecto positivo
El ministro del Interior federal, Thomas de Maizière (democristiano), asume que Alemania necesita inmigrantes jóvenes, pero recalca que deben ser cualificados. Entre los refugiados hay muchos bien preparados, "pero en ningún caso tantos como nos esperamos", declaraba De Maizière hace poco en un congreso de demografía en Berlín.


En la historia de Alemania ha habido casos de inmigración planificada, como en la década de 1960, pero también no planificada, como en la década de 1990, cuando fueron acogidos los refugiados de los Balcanes. Toda la migración ha tenido algo en común: hasta ahora nunca ha provocado un aumento del paro, un descenso de los salarios o un incremento de los costes sociales. "Es algo que no se puede demostrar. El efecto de la migración sobre el mercado laboral es positivo, aunque muy limitado", precisa Holger Bonin, experto en mercado de trabajo del Centro para la Investigación Económica Europea de Mannheim. Lo mismo se observa a escala internacional. Incluso cuando, tras la caída del Telón de Acero, en Israel la población activa aumentó de golpe un 30%, el efecto sobre el mercado laboral solo duró un año y medio.


La experiencia de anteriores crisis migratorias ha mostrado que los inmigrantes "pueden proporcionar una valiosa contribución al bienestar social y económico de un país", señala la OCDE en su último informe sobre migraciones. Sea como sea, Yamusa Sylla está a gusto entre los 20 trabajadores de la fábrica de Schwerte. A lo mejor cuando acabe el grado medio puede hacer el superior: "O hasta montar mi propia empresa".


Con información de Stefan von Borstel, Martin Greive y Benno Müchler.


Traducción de News Clips.

Publicado enEconomía
Los muros se multiplican en Europa contra el mayor éxodo humano desde la II Guerra Mundial

Por Jairo Vargas

 

Poner alambradas de espino a la Europa sin fronteras es la única solución implementada por los Estados miembro de la Unión Europea a la crisis de los refugiados. Salta a la vista, no obstante, que no merece el nombre de solución.

Desde que estalló la guerra en Siria, hace ya cuatro años, el goteo de refugiados que llegaban a la UE con destino final Alemania o Suecia se ha convertido en una auténtica riada que desborda a los países más pobres. Pero las bombas y las balas no son el único motivo por el que se huye de un país. El hambre, el arma más mortífera del planeta, sigue azotando los países africanos, que sumado a los distintos conflictos armados, ha generado el éxodo que llena de cadáveres el Mediterráneo. El mayor éxodo humano desde la II Guerra Mundial tiene varias etapas hasta su fin, y entre ellas, varios obstáculos que sortear.

 

Erdine (Grecia-Turquía)

 

Valla entre la frontera turca y griega, cerca de Erdine.

 

Desde el Este, el recorrido que siguen los refugiados sirios comienza en la frontera con Turquía. Los que no se pueden permitir jugarse la vida en una lancha neumática para llegar a la isla griega de Kos y de ahí alcanzar la península para seguir hasta Macedonia, tratan de superar el primer obstáculo terrestre: la valla fronteriza en provincia turca de Erdine. Se construyó en 2013 con tres millones de euros de fondos europeos para tapar el único agujero ─de 12,5 kilómetros─ por el que podían colarse los refugiados, entre los que también hay afganos, iraquíes y palestinos.

 

Lesovo y Kraynovo (Bulgaria-Turquía)

 

Valla fronteriza entre Turquía y Bulgaria en la localidad de Kraynovo.- FRONTEX

 

Pero el resultado es el de un parche en un barco que se inunda. El agua, en seguida, encuentra otra grieta por la que colarse. Y en este caso, la grieta era el país más pobre de la UE. Bulgaria, con 7,4 millones de habitantes, tiene 1.808 kilómetros de frontera. Una parte importante la comparte con Serbia, siguiente destino antes de la próxima parada: Hungría.

Desde que se levantó la valla de Erdine, Bulgaria pasó de recibir unos cientos de refugiados e inmigrantes al año a contar 11.500 en 2013. Siguiendo el modelo anterior ─criticado por la UE, que tampoco ofrece otra solución─, el Gobierno búlgaro con ayuda económica comunitaria levantó 30 kilómetros de alambre y concertinas en las localidades fronterizas de Lesovo y Kraynovo. 2014 cerró con 6.000 nuevos refugiados en territorio búlgaro. Como parecía que la valla y el control policial funcionaban, el pasado enero, el Gobierno búlgaro aprobó la construcción de 82 kilómetros adicionales. Problema resuelto para Bulgaria, pero no para la UE.

 

Hungría

 

Refugiados sirios cruzan debajo de una alambrada con cuchillas e la frontera entre Hungría y Serbia, cerca Röszke.- REUTERS / Laszlo Balogh

 

No hay, al menos de forma estable por el momento, concertinas entre Grecia y su vecina del norte, Macedonia. El cierre de la frontera búlgara no hizo sino aumentar el éxodo por la vía marítima. El Egeo se convirtió en la única forma de llegar a Europa desde Turquía y se triplicó el número de personas que optó por esta ruta. De 5.800 durante el segundo cuatrimestre 2014 a casi 15.000 durante el tercero. Las islas griegas se han convertido en campos de refugiados que se cobijan en hoteles en ruinas, y el Gobierno heleno ha tenido que fletar barcos para trasladarlos a la península y que sigan su dura ruta hacia el norte rico y desarrollado.

Serbia es la etapa común tanto para las personas que se desplazan desde Macedonia (Sur) como para los que llegan desde Bulgaria (Este). En cualquier caso, es un país de tránsito que no ha perdido ni tiempo ni dinero en tratar de frenar la desesperación humana, a diferencia de Macedonia, cuyos policías han cargado duramente contra los miles de refugiados que se agolpaban en la frontera para coger el tren a Serbia, en la localidad de Gevgelija. Hungría es el siguiente destino después de Serbia.

Y ante la postura de Serbia, el Gobierno conservador y nacionalista húngaro no está dispuesto a que ningún extranjero más ─ sólo un 1,5% de su población es extranjera─ se quede rezagado en su país durante la travesía. Serán 135 kilómetros de vallado con una altura de cuatro metros. Su construcción va a marchas forzadas y ya está instalada en algunos pasos. Según datos de la oficina de inmigración húngara, en estos ocho meses de 2015 han recibido 57.000 inmigrantes ilegales (no distingue entre refugiados e inmigrantes). 43.000 llegaron en 2014 frente a los escasos 2.000 en 2012. Aunque el número de extranjeros no ha aumentado.

 

Ceuta y Melilla (España-Marruecos)

 

Inmigrantes subsaharianos encaramados a la valla de Melilla.- AFP

 

Ceuta y Melilla, las ciudades españolas en la costa africana, fueron objeto de una "fuerte presión migratoria" entre 2013 y 2014. El foco se puso sobre los inmigrantes subsaharianos y lo que la prensa decidió llamar "asaltos" a la valla fronteriza. Sobre todo en Melilla. Sin embargo, las ONG de la zona advirtieron en repetidas ocasiones de que, en realidad, la presión migratoria era provocada por lo refugiados sirios.

Aún así, España reforzó la triple valla ─de doce kilómetros en Melilla y ocho en Ceuta─ para frenar a esos inmigrantes que, pese a sufrir guerras, matanzas y persecuciones en sus países, "no tienen derecho a asilo", según el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.

El CETI melillense se encontraba desbordado (vea aquí las condiciones en las que viven) precisamente de ciudadanos sirios, que no cruzaban saltando la valla, sino pasando la aduana de Marruecos con un pasaporte falso. Eran los sirios más pudientes, ya que esta ruta ─en avión desde Turquía a Argelia─ costaba miles de euros. En cualquier caso, Alemania y los países nórdicos son la meta para todos los que intentan llegar.

 

Calais (Francia-Inglaterra)

 

Varios inmigrantes llaman por teléfono cerca de una cerca con alambre de púas, junto al campamento improvisado llamado "La nueva jungla" en Calais, Francia.- REUTERS / Regis Duvignau
 


Ceuta y Melilla no deja de ser un esfuerzo en vano para muchos migrantes. El alzado de la valla española, más la construida por Marruecos recientemente, y el refuerzo de agentes y las devoluciones en caliente es un obstáculo demasiado grande para, al fin y al cabo, continuar separado de Europa por el Mediterráneo.

Las tragedias de naufragios en aguas libias e italianas durante estos dos últimos años han puesto de manifiesto el problema al que se enfrenta la UE. Aún así, la última reunión de alto nivel para buscar una solución terminó sin ningún acuerdo, y los inmigrantes que no murieron en las aguas del Mediterráneo, tras atravesar Italia, han acabado llamando a las puertas de Reino Unido. El Canal de la Mancha, que comunica por carretera subterránea Francia e Inglaterra, ha ocupado efímeramente las portadas de todos los diarios.

La crisis migratoria de Calais, la región francesa por la que se accede al Canal, ha sido tratada con la misma fórmula fallida. A principios de agosto, el premier británico, David Cameron, y el primer ministro francés, François Hollande, llegaron un acuerdo para frenar lo que Cameron tildó de "plaga": nuevas vallas con alambre de espino y docenas de cámaras de seguridad adicionales en el extremo francés del Eurotúnel.

 

 

(Tomado de Público)

Publicado enFotorreportajes
¿Ya no es el imperio el principal enemigo de la "Revolución Bolivariana"?

"La teoría del complot tiene el peligro de velar las causas profundas de los problemas y desdibujar la realidad". François Houtart

 

El presidente Chávez consideraba a Uribe un "peón del imperio". Y estaba en lo cierto. Uribe en ese momento tenía el Poder y el gobierno. EE.UU. lo respaldaba y contaba con una fuerza paramilitar organizada que, a su vez, era apoyada por el ejército oficial. La mayoría de empresarios y terratenientes nacionales y extranjeros habían decidido jugársela con su política guerrerista. Además, aprovechó los graves errores de la guerrilla para construir un fuerte apoyo popular que es lo único que parcialmente le queda en la actualidad.

Ahora, las circunstancias son diferentes. La estrategia imperial no está centrada en una intervención armada inmediata en Venezuela y menos desde el exterior. Eso es cosa del pasado. Las "revoluciones de colores" son su método actual. Para ello están implementando la guerra económica –la de verdad–, que tiene como eje el auto-abastecimiento de petróleo utilizando la tecnología del fracking (gas de esquisto), bajar artificialmente los precios internacionales del combustible y, de contrapeso, debilitar la economía de países productores de hidrocarburos como Venezuela, Ecuador, Irán y otros.

De esa manera, preparan condiciones para generar la inconformidad popular, estimulando sobre todo a las clases medias para derrotar o derrocar a los gobiernos "indóciles" o que muestren cierto grado de independencia y autonomía. Los estrategas del imperio han aprendido de experiencias pasadas (Cuba, Nicaragua, Vietnam) en cuanto a entender que las operaciones armadas imperialistas con fuerzas extranjeras o mercenarias generan fuertes resistencias nacionalistas que no son fáciles de derrotar.

Esa nueva estrategia imperial requiere de los pueblos y gobiernos que desean mantener su independencia y soberanía, unas respuestas internas de carácter integral. No basta la alerta sobre la intervención extranjera. Se necesita coherencia en el manejo económico, construir una base productiva propia, apoyarse realmente en el pueblo para profundizar la revolución democrática en todos los aspectos: sociales, económicos, culturales, políticos e incluso espirituales. Para ello se necesita coherencia ideológica y estrategia política.

La "pequeña" guerra económica interna en Venezuela, que causa escasez y desabastecimiento de algunos productos, es resultado, por un lado, de la incapacidad del gobierno para organizar a la población para construir un nuevo aparato productivo y, simultáneamente, controlar el comercio exterior apoyándose en empresas sociales (cooperativas, mutuales, solidarias) y en monopolios estatales. Pero por otro lado, dicha guerra económica es producto de la resistencia de la burguesía parasitaria que se niega a aceptar su derrota política y económica, y utiliza todos los mecanismos legales e ilegales para mantener un negocio lucrativo y especulativo de importación de mercancías del exterior. La burguesía emergente también quiere heredar ese fabuloso negocio y desde el gobierno ha saboteado la línea que trazó el presidente Chávez.

Estas verdades las conocen y las repiten a diario los principales dirigentes bolivarianos de Venezuela. Lo dejó escrito y grabado en sus discursos el presidente Chávez. Pero no ha sido fácil implementarlas por cuanto la burguesía emergente ha ido copando los espacios de dirección del "proceso de cambio", y ella no está interesada en profundizar la revolución. Sólo le interesa mantenerse en el gobierno, controlar la renta petrolera y reemplazar a la burguesía parasitaria entreguista y pro-imperialista.

Maduro es consciente de esta situación. Sin embargo, debido al deterioro de la situación interna, se ve obligado a recurrir al nacionalismo estrecho, a la demagogia anti-colombianista que todos los gobiernos venezolanos –de derecha o de izquierda– han utilizado en el pasado para ganar apoyo popular y triunfar en las elecciones.

Es por ello que Maduro hizo lo que hizo.

La campaña contra el paramilitarismo y la delincuencia de origen colombiano

Ahora Maduro quiere convertir a Uribe en el enemigo principal. Con la consigna de que la causa de los problemas de Venezuela está en la acción paramilitar que llega desde Colombia, y la utilización por esas fuerzas ilegales del contrabando, el bachaqueo y todo tipo de delitos, se pretende radicalizar a los venezolanos contra el supuesto enemigo externo, que ya no es el imperio sino un debilitado Uribe. Éste lo único que está buscando con su pataleo es negociar su propia impunidad y la de sus cómplices, y aprovecha el momento para generar ruido. Nada más.

Estudios muy serios de académicos venezolanos demuestran que la presencia de diferentes clases de violencias y de diversas expresiones de la delincuencia, no sólo se observa en la frontera con Colombia sino que está presente en todo el territorio nacional venezolano. Y además, identifican como las causas más visibles, primero, el deterioro de la situación económica del país y, segundo, a la corrupción de las mismas fuerzas armadas (Guardia Naciona y Ejército) y de las autoridades civiles (Ver. http://bit.ly/1NYyjPu).

Para enfrentar estos flagelos se requiere una política integral de seguridad que obliga al Estado a apoyarse en el pueblo. Pero esa línea política, que ideó el presidente Chávez, implicaba atacar al burocratismo, la corrupción y los intereses de la burguesía emergente, y ello no ha sido ni va a ser posible en el corto plazo. Es más fácil utilizar un enemigo externo, discriminar y golpear a inermes colombianos de la frontera, hacer apariencia de mano fuerte, mostrar shows mediáticos y paralelamente, engrandecer a Uribe.

Las consecuencias para el gobierno de Santos y el proceso de paz

El actual "incidente" con Venezuela, va a traer consecuencias inmediatas para el proceso de paz en Colombia. Es un hecho que el cierre de la frontera de forma unilateral es un acto inamistoso y grave. Afecta a colombianos y venezolanos de la frontera, lesiona intereses económicos, deteriora la confianza entre los dos gobiernos, y – de la forma como se realizó la expulsión de más de un millar de colombianos – es una violación flagrante de los derechos humanos de esas personas inmigrantes y desplazadas.

Santos, así él no lo quiera ni Maduro tampoco, es el gran damnificado. Su debilidad es manifiesta y trágica. Su cara de susto y la actitud temerosa de sus funcionarios en el discurso del pasado martes 25 de agosto, así lo delata. Le faltó decir que el presidente Maduro no le pasa al teléfono. Lo único que Santos realmente ofreció en esa intervención televisada, fue conseguir camiones y permiso con el gobierno de Venezuela para ayudarles a los colombianos a traer sus "corotos". ¡Qué desgracia y qué indignidad!

El presidente colombiano ha quedado en medio de un emparedado. Está atrapado entre la teoría del complot imperial y paramilitar, que respalda el expresidente Samper desde la UNASUR, las FARC y algunas fuerzas políticas de izquierda colombianas, y los análisis de diversos sectores políticos que identifican los problemas de Venezuela con la corrupción, la mala gestión económica, el derroche, la agudización de la dependencia del petróleo, el fracaso en la generación de nuevas áreas productivas y el paternalismo excesivo, entre otras.

Así, el presidente Santos ha mostrado una enorme indecisión y debilidad. No pudo identificar a tiempo que Maduro va con todo pensando en las elecciones de diciembre. Creía –equivocadamente–, que un tratamiento diplomático prudente y bilateral podría hacer recapacitar al gobierno venezolano para reabrir la frontera y darle un tratamiento legal y humanitario a los inmigrantes colombianos, especialmente a los ilegales e indocumentados. Pero se equivocó de cabo a rabo.

Se argumenta que Santos actuaba de esa manera para proteger el "proceso de paz". Sin embargo, los hechos demuestran que el mayor riesgo para ese proceso es la inmensa debilidad de Santos. Ahora, su posición se ha debilitado más, mucho más cuando las FARC han salido a respaldar al gobierno bolivariano. La tensión entre los dos gobiernos y países va a crecer, y la paz negociada entrará en un enfriador por un buen lapso de tiempo.

Uribe ha recibido un segundo aire de Maduro, una oportunidad de oro, no para sabotear el proceso de paz sino para debilitar a Santos. Así podrá obtener mayores ventajas en el proceso de negociación de su impunidad.

Mientras tanto, la crisis económica y fiscal que avanza a diario en ambos países le pondrá su toque de realismo a un ambiente político cada vez más caldeado y confuso, en donde la polarización juega a favor de quienes acusan a Santos de frágil e incoherente. La tormenta recién arrecia y el grifo que abrió Maduro tal vez se convierta en un río y en una avalancha. Ojalá no sea así.

 

NOTA: Los medios de comunicación colombianos han hecho su fiesta contra el régimen bolivariano. Ahora son solidarios con los colombianos expulsados de Venezuela pero nunca han dicho nada con los expulsados y desplazados de El Quimbo, Ituango, indígenas de Corinto o "invasores" de lotes en muchas ciudades que son desalojados a sangre y fuego.

Bogotá, 28 de agosto de 2015

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / Twitter: @ferdorado

Publicado enInternacional
Lucha la Unión Europea en cuatro frentes para evitar posible colapso

Cuatro grandes crisis en la periferia de Europa amenazan con colapsar a la Unión Europea (UE), lo que significaría un retroceso de décadas para este ambicioso proyecto de unificación continental cuya idea surgió tras la Segunda Guerra Mundial.


La unidad, la solidaridad y la posición internacional de la UE están en entredicho debido a la crisis de deuda griega, al papel de Rusia en Ucrania, al intento de Gran Bretaña de cambiar sus relaciones con el bloque y de la masiva llegada de inmigrantes a Europa a través del mar Mediterráneo.


Si la UE no es capaz de lidiar correctamente con cualquiera de estos problemas, podría agravar los demás, y ampliar así los peligros que enfrenta el Proyecto Europa.


La suspensión de pagos de Grecia y el riesgo de que la nación pueda salir de la zona euro es el reto más inmediato para la noción de una unión integrada de los estados y pueblos europeos.


Las consecuencias a largo plazo de una salida de Grecia de la zona euro afectarían por completo al proyecto europeo. Sentaría un precedente que podría minar la misma razón de ser de la UE, escribieron Fabian Zuleeg y Janis Emmanouilidis en un análisis para el Centro Europeo de Política, con sede en la capital belga.


El efecto helénico


Aunque Grecia responde por apenas 2 por ciento del producto interno bruto y de la población de la UE, la bancarrota del país –tras dos rescates, sus socios europeos le prestaron cerca de 200 mil millones de euros (220 mil millones de dólares)– es un enorme golpe para el prestigio del bloque.


Incluso antes de conocerse al resultado del referendo griego del domingo anterior, el ambiente en Bruselas era tenso, con los griegos que culparon a los alemanes, mientras la mayoría de los demás países comunitarios señalaron a los griegos, a su vez los economistas keynesianos atribuyeron la crisis a la obsesión con la austeridad de las autoridades europeas, que hacen énfasis en el éxito que tuvieron los rescates que se llevaron a cabo en otros estados del bloque.


Con su destino aún incierto, Atenas ya dejó en evidencia que los fundadores del euro fueron ingenuos cuando declararon que la membresía al bloque monetario era inquebrantable.


Ahora, sus socios podrían intentar dar un portazo detrás de Grecia y tomar medidas rápidas para mantener unidos al resto de los miembros, quizás enmendando algunos de los errores que se cometieron al llevar a cabo la unión monetaria, aunque es probable que la oposición alemana evite cualquier intento de emisión conjunta de bonos gubernamentales.


La próxima vez que una recesión o un alza de los rendimientos de los bonos soberanos sacuda a la zona euro, los mercados recordarán el precedente de Grecia.


Con la tensión ya desatada en el Mediterráneo oriental debido a la guerra civil en Siria, el eterno conflicto palestino-israelí, la división no resuelta de Chipre y las disputas marítimas sobre yacimientos de gas, una Grecia quebrada podría volverse hacia Rusia en busca de apoyo.


A cambio, los griegos podrían vetar la próxima extensión de sanciones de la UE contra Moscú, o incluso ofrecerle acceso a instalaciones navales que una vez usó Estados Unidos.


Atenas ya lidia con el flujo de refugiados que huyen del conflicto en Siria e Irak y que llegan a las islas del Egeo, en busca de la ruta más segura para atravesar Europa en dirección a los países más prósperos del continente, como Alemania o Suecia.
La incapacidad para resolver la crisis griega después de cinco años de discusiones podría hacer parecer débil a la UE a los ojos del presidente ruso, Vladimir Putin; del presidente chino, Xi Jinping, y de otros que busquen expandir su poder.


Las autoridades de Bruselas son conscientes de que la crisis de la zona euro ha provocado renacionalización de la toma de decisiones en algunas materias y minado el poder blando del modelo de reglas europeas basado en la gobernación supranacional.


Además, la postura de la UE ya se ha debilitado en temas relacionados con el comercio mundial y las negociaciones por el cambio climático.


Y lo peor aún puede estar por venir.


La exigencia de Gran Bretaña de renegociar los términos de su pertenencia a la Unión y someter el resultado a un incierto referendo en 2017 aumenta el riesgo de que el bloque se quede sin el miembro que es su segunda mayor economía, su principal centro financiero y su principal potencia militar.


Dada la enemistad de Rusia con los británicos, a quienes ven como el aliado más cercano de Estados Unidos, Putin seguramente se sentiría favorecido si Gran Bretaña abandona al bloque.


La salida debilitaría a aquellos que apoyan una respuesta contundente al comportamiento de Rusia en Ucrania y Georgia, y dejaría al bloque continental sin el principal socio de confianza de Estados Unidos en la región, aunque seguiría perteneciendo a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).


Todo ello podría fortalecer la posición de Putin en las negociaciones con la canciller federal alemana Angela Merkel, quien ha liderado a la diplomacia europea en su intento de devolver a Ucrania el control de la totalidad de su territorio.

Publicado enInternacional
Viernes, 15 Mayo 2015 06:15

Mano dura con discurso blando

Mano dura con discurso blando

En su primera semana de gobierno, el primer ministro David Cameron está dejando en claro sus credenciales. Con un discurso soft, una política hard y mayoría parlamentaria propia, el gobierno ha rechazado la nueva iniciativa europea sobre inmigración, repelerá la Ley de Derechos Humanos, propondrá una nueva ley de emergencia antiterrorista y la complementará con medidas adicionales de vigilancia por Internet.


El gobierno que Cameron terminó de conformar este lunes tiene una mezcla de pragmáticos de derecha y ministros que oscilan entre un fuerte euroescepticismo y el discurso de mano dura. Entre los primeros se encuentra el principal aliado de Cameron y posible sucesor, el ministro de Finanzas George Osborne. Entre los segundos están la ministra del Interior, Theresa May que, como Osborne, reina en su puesto desde 2010, y el de Justicia, Michael Gove.


May y Gove están a cargo de áreas clave de la nueva agenda. Inmigración y antiterrorismo serán feudos de la Dama de Hierro II, mientras que el Caballero de Acero se encargará de derechos humanos: ambos tendrán a Europa en el centro de la mira.
La Dama comenzó este miércoles por dejar en claro que el Reino Unido no participaría de ninguna iniciativa de la Unión Europea (UE) para lidiar con el fenómeno de los inmigrantes en el Mar Mediterráneo, a pesar de que en lo que va del año, luego de la tragedia de abril, suman treinta veces más muertes que el año pasado. El Reino Unido junto a Dinamarca y la República de Irlanda están exceptuados por el Tratado de Lisboa de la UE de cumplir directivas europeas de asilo e inmigración: si lo hacen es por decisión propia. Este miércoles May dejó en claro su posición. "Ofrecerles asilo es estimular el tráfico de personas, que es la causa de este problema", señaló.


Ese mismo miércoles, la ministra del interior anunció que impulsará una nueva ley antiterrorista. "Nos centraremos en el extremismo de todo tipo, un extremismo que busca promover el odio, que busca dividir nuestra sociedad, que busca socavar los valores que nos hacen una gran nación", indicó.


La ministra no dio detalles, pero la iniciativa no es nueva. En la última conferencia del Partido Conservador el año pasado May propuso la proscripción de grupos o individuos que buscan incitar el odio racial o religioso, amenazan la democracia o promueven el desorden público, la violencia y el acoso u otros actos criminales. A una iniciativa caracterizada por la amplitud y vaguedad sumó la bautizada snooper charter (estatuto del fisgón), que busca vigilancia policial prácticamente ilimitada a los contenidos de Internet de todos sus ciudadanos.


Hasta aquí la Dama de Hierro II. El Caballero, Michael Gove –ministro de Justicia que en su época de periodista reivindicó la pena de muerte–, está embarcado en la abolición de la Ley de Derechos Humanos de 1998 que incorporó a la legislación británica una iniciativa de la posguerra que tuvo entre sus adalides al mismo Reino Unido: la Convención Europea de Derechos humanos. En su reemplazo los conservadores proponen una nueva Ley Británica de Derechos y Responsabilidades para "terminar con el vínculo formal existente entre las cortes británicas y la Corte Europea de Justicia".


En la práctica el Reino Unido seguiría siendo signatario de la Convención Europea de Derechos Humanos –sólo podría dejar de serlo si se separase de la UE–, pero ningún británico o residente podrá iniciar una demanda en el Reino Unido: para hacerlo tendrá que recurrir a la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo, Francia. Según Shami Chakrabarti, directora de la ONG de libertades civiles Liberty, "los déspotas de todo el mundo deben de estar frotándose las manos porque si un país como el Reino Unido descarta derechos fundamentales, ¿por qué no lo van a hacer ellos?"


El tercer mosquetero de la pandilla, el nuevo ministro de Cultura, John Whittingdale, está a cargo de la batalla con la BBC, corporación pública de televisión y radio que siempre ha estado en la mira de la derecha conservadora y sus aliados mediáticos, liderados por el Grupo Murdoch. La primera estocada ha sido el anuncio de la despenalización por no pagar la licencia que financia la corporación. La licencia es un impuesto automático, equivalente a unos 200 dólares anuales por televisor, que financia la BBC a nivel nacional y mundial: la despenalización es una invitación a desfinanciarla. El ministro ha estado públicamente a la cabeza de los conservadores que quieren eliminar el impuesto y, en los hechos, privatizar la BBC.


Con una mayoría parlamentaria de diez diputados, los conservadores no deberían tener muchos problemas para llevar adelante la mayoría de sus iniciativas, pero con la ley de derechos humanos tendrán serias dificultades. En estos días ha quedado bosquejado el espacio para una amplia alianza entre laboristas, liberal demócratas, verdes, autonomistas de Gales, la izquierda en Irlanda del Norte y nacionalistas escoceses, junto a un grupo de diputados conservadores que se oponen a la medida, coalición a la que se suman ONG como Amnistía Internacional o Liberty. En la Cámara de los Lores, que puede obstaculizar hasta terminar ahogando la aprobación de una ley, hay mayoría opositora. Según el periódico ultra conservador Daily Telegraph, a esta coalición se suman enormes problemas legales que vuelven a la ley "difícilmente reversible".


El primer ministro David Cameron es el encargado de poner las palabras soft para evitar esa imagen que los conservadores cargan desde el thatcherismo de ser el nasty party (el partido "odioso, repugnante"), imagen que no les impidió ganar las elecciones con el 36,9 por ciento del voto. "Somos el partido de todos los británicos. El partido de una nación unida que da oportunidades a todos, sean pobres o ricos, sean de cualquiera de las naciones que forman nuestro Reino Unido. Somos eso. Nunca debimos dejar de serlo", dijo Cameron luego de su sorpresiva victoria la semana pasada. A la vista de los hechos, sus palabras recuerdan las de Margaret Thatcher luego de su primera victoria electoral, en 1979, cuando citó a San Francisco de Asís para asegurar que había triunfado a fin de que "donde hay conflicto reine la armonía", cita que precedió el más furibundo ataque sobre sindicatos, organizaciones populares y el Estado de Bienestar Social.

Publicado enInternacional
Sábado, 24 Enero 2015 07:18

Imaginemos algo diferente

Imaginemos algo diferente

"Imaginen si hiciéramos algo diferente".

 

Esas fueron tan solo cinco de las casi 7.000 palabras que el presidente Barack Obama pronunció durante su discurso del Estado de la Unión esta semana. Obama pronunció su discurso ante las dos cámaras del Congreso, cuya mayoría está en manos de sus más implacables opositores. Lo más importante, sin embargo, es que se dirigía al país. De forma característica, Obama empleó una retórica muy encendida para transmitir su mensaje a favor del bipartidismo. "La sombra de la crisis ya pasó, y el Estado de la Unión es fuerte", aseguró.

 

¿Para quiénes pasó la sombra de la crisis? ¿Y para quién es fuerte esta Nación?

 

"¿Aceptaremos una economía donde solo a unos pocos de nosotros les va muy bien? ¿O vamos a comprometernos con una economía que genere mayores ingresos y oportunidades para todos los que hagan el esfuerzo?".

 

Oxfam, la organización internacional de lucha contra la pobreza, opinó sobre esta cuestión en un informe publicado el día anterior al discurso de Obama, titulado "Riqueza: Tenerlo todo y querer más". Oxfam analizó los datos del informe mundial sobre riqueza 2014 publicado por el banco de inversiones Credit Suisse y la lista de la revista Forbes de los multimillonarios del mundo para determinar algunos hechos impactantes sobre la desigualdad mundial.

 

En primer lugar se concluyó que, a partir de 2014, las 80 personas más ricas del mundo son más ricas en conjunto que la mitad de la población mundial. Vale la pena repetirlo: las 80 personas más ricas, un grupo que podría entrar en un autobús, controla más riqueza que 3.500 millones de personas. Los ricos no sólo están acumulando cada año más riqueza, sino que además lo hacen cada vez más rápido. Oxfam informa que entre 2009 y 2014 la riqueza de esas 80 personas se duplicó. Mientras tanto, el resto del mundo estaba sumido en la llamada Gran Recesión, con un desempleo atroz y los ahorros de toda la vida de las personas viéndose esfumados. Si las tendencias actuales continúan, señala Oxfam, en 2016 el 1% más rico de la población mundial controlará más riqueza que el 99% de la población menos favorecida.

 

Una de las formas en que los ricos logran aumentar su riqueza, informa Oxfam, es a través de grupos de presión o lobby. El informe identifica dos industrias: la de finanzas y seguros, y la de farmacéutica y salud, como las principales fuentes de riqueza de los más ricos y las principales fuentes de financiamiento político. Cada año estas industrias destinan cientos de millones de dólares a influenciar la política pública y salvaguardar sus ingresos.

 

Obama también habló sobre este tema en su discurso del Estado de la Unión: "Durante demasiado tiempo, los grupos de presión han manipulado el código impositivo con lagunas tributarias que permiten que algunas empresas no paguen nada mientras las demás pagan toda la carga. Lo han llenado de concesiones para los más ricos, que no las necesitan, y han negado un recorte a las familias de clase media que sí lo necesitan.".

 

Obama ha propuesto aumentar los impuestos a los más ricos: "Vamos a eliminar las lagunas tributarias que fomentan la desigualdad al permitir que el 1% más rico evite pagar impuestos sobre su riqueza acumulada".

 

David Cay Johnston, periodista ganador del premio Pulitzer, es un experto en impuestos. Lo entrevistamos en "Democracy Now!" poco después del discurso del Estado de la Unión. "La idea de que no hay que ajustar las tasas impositivas para las personas más ricas, y que hacerlo de alguna manera constituye una lucha de clases, es absurda. El presidente está proponiendo que las personas que constituyen la mitad superior del 1% más rico paguen una tasa de impuesto sobre las ganancias de capital similar a la tasa vigente durante el gobierno de Ronald Reagan, que era del 28%. Casi todo el dinero lo pagaría solo la décima parte superior del 1%, que son personas que ganan más de dos millones de dólares. Y los republicanos están diciendo que eso es una barbaridad. Bueno, lo siento, pero siempre nos dijeron que Ronald Reagan era un santo".

 

¿Para qué se usaría el dinero de estos impuestos? Entre otras cosas, Obama se comprometió a hacer el cuidado infantil más asequible y prometió educación terciaria gratuita. Estas son buenas ideas, genuinas. Tras su discurso, los republicanos en repetidas ocasiones afirmaron que Obama está abogando por la "redistribución de la riqueza", es decir, en sus códigos, por el socialismo. Pero la riqueza ya está siendo actualmente redistribuida por el gobierno: solo que de abajo hacia arriba, de los pobres a los ricos, a través de políticas promovidas por los dos grandes partidos, como las lagunas fiscales y los acuerdos de "libre comercio", que protegen los beneficios de las empresas antes que los derechos de los trabajadores.

 

¿Y quiénes promulgan estas leyes? El Centro para la Política Receptiva (CRP, por sus siglas en inglés), un observatorio sobre el financiamiento político, informa que, por primera vez en la historia, más de la mitad de los miembros del Congreso son millonarios. El grupo sostiene que esto "representa un punto de inflexión en un momento donde los legisladores están debatiendo cuestiones como prestaciones por desempleo, cupones de alimentos y salario mínimo, que afectan a las personas de menores recursos, además de evaluar la revisión del código tributario".

 

Como dijo el presidente Obama en su discurso del Estado de la Unión: "A todos los que todavía se niegan en este Congreso a aumentar el salario mínimo, les digo: 'Si realmente creen que podrían trabajar a tiempo completo y mantener una familia con menos de 15.000 dólares al año, inténtenlo'".

 

La creciente desigualdad económica no sólo perjudica a los pobres y a la clase media y obrera, sino que también desestabiliza a la sociedad en su conjunto. Sí, como dice Obama, "imaginemos si hiciéramos algo diferente". Todo el mundo debe interesarse por el estado de la nación.

 

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Uso de grilletes, un tipo de esclavitud moderna en EU: garífunas hondureñas

Al llegar a Estados Unidos, cientos de mujeres garífunas hondureñas son encadenadas a su pasado por las autoridades de migración, al colocarles en el tobillo un grillete por el único delito de haber cruzado la frontera de manera ilegal.


Nosotros, los garífunas, fuimos esclavos y nos liberamos. Somos un pueblo que luchó contra los colonialistas. Entonces, este tipo de programas (de migración), con los cuales nos colocan grilletes, nos hacen recordar nuestra historia, nada más que antes colocaban a los esclavos cadenas de hierro y ahora, en una economía capitalista, son electrónicas, relata Carla García, coordinadora de relaciones internacionales en Estados Unidos de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh). El uso del grillete es un tipo de esclavitud moderna, afirma en entrevista con La Jornada.


María Asunción, otra mujer garífuna, dice al respecto: Me siento como animal, porque sólo a ellos les colocan algo así. Continúa: "Mi hijo me pregunta 'por qué te pusieron ese aparato, mamá. En mi escuela me dijeron que sólo los ladrones los usan, pero yo sé que tú no eres ladrona'. ¿Cómo les explicamos a nuestros hijos?"


Libres, pero presas, se encuentran aproximadamente unas 400 mujeres de la comunidad garífuna hondureña emigradas recientemente a Nueva York. En lugar de encarcelarlas en un centro de detención, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) les colocó en los tobillos grilletes electrónicos para monitorearlas las 24 horas del día, mientras esperan que se resuelva su proceso de deportación.

Originarias de diferentes pueblos garífunas o garínagu hondureños –con ascendencia amerindia y africana–, la mayoría de estas madres solteras detenidas son parte de una reciente ola de migración que ha salido huyendo del desolado mar de violencia y marginalidad que desde hace décadas vive su país. Asociado con la actual crisis territorial, producida por el proyecto de ciudades modelos o desarrollo turístico, que ha orillado al pueblo garífuna en tiempos recientes a desplazarse de sus tierras y emigrar por la presión de políticos y empresarios.


Cuando Adriana Colón y un grupo de mujeres garífunas de su comunidad cruzaron el río Bravo hacia Estados Unidos por Piedras Negras, Coahuila, ya los esperaba la migra. Como veníamos con nuestros hijos no nos deportaron, dice Adriana. Sin embargo, añade, los agentes de migración nos tomaron nuestras huellas digitales y nos obligaron a firmar, sin explicarnos qué tipo de documentos estábamos signando, aprobación para participar en el Programa de Apariencia de Supervisión Intensiva (ISAP).


El ISAP es coordinado por el ICE, con la finalidad de garantizar alternativas a la detención de migrantes y ofrecer al gobierno federal condiciones económicas más viables, pues mientras la estadía en una prisión cuesta aproximadamente 122 dólares diarios, la detención mediante el monitoreo electrónico no rebasa 20 dólares por día.


El ISAP es un negocio que funciona a través de la empresa Behavioral Interventions Incorporated (BI), subsidiaria de GEO, segundo mayor contratista privado del ICE y una de las corporaciones de cárceles privadas más grandes de Estados Unidos. BI, como contratista del ICE, maneja y supervisa a esos mediante un dispositivo GPS capaz de rastrear el movimiento y la ubicación de una persona en tiempo casi real.


El grillete es una forma de controlarnos fuera de la cárcel. A través de él la policía puede saber cada paso que das, dónde te encuentras. Incluso, si estás fuera de casa muy noche el grillete emite una voz de advertencia, relata Adriana Colón.
Una vez que te lo colocan, comenta Berni Lara, debes presentarte regularmente ante las oficinas del programa de ISAP para que revisen tu grillete y recibir visitas a domicilio sin previo aviso por la policía de migración.


Uno debe tener mucho cuidado al andar con el grillete, pues por ejemplo, cuando se te olvida recargarlo o estás en un lugar que no es permitido, puede llegar la policía de inmediato y eso es muy peligroso, porque pueden hasta deportarte, asegura Zully García.

Además de la estigmatización social, muchas garífunas han expresado vergüenza al usar el grillete. "Utilizarlo es una tortura. Cuando sales a la calle, todo mundo se te queda viendo. Hace unos días un policía me paró y me preguntó si había estado presa. Le dije que no, y me respondió: 'entonces, ¿por qué traes ese grillete? Eso sólo se los ponen a los presos que han cometido crímenes'. Me sentí muy mal", relata García.

La comunidad garífuna hondureña no es la única afectada por estas medidas de seguridad. Un reporte de la escuela de leyes de la Universidad de Rutgers, la Clínica de Derechos de los Migrantes y el Comité de Amigos estima que, durante 2011, alrededor de 17 mil 454 personas de diferentes nacionalidades en toda la nación estaban bajo supervisión electrónica.


Algunas garífunas refieren que los oficiales de migración nunca les explicaron las razones por las que les habían colocado el grillete, cuándo se los quitarían y en qué estatus legal se encuentran. La mayoría, incluso, no sabe que está en proceso de deportación.


Además, estas mujeres enfrentan precariedades económicas, pues como el programa de supervisión no nos permite trabajar, muchas veces no tenemos ni para comer y alimentar a nuestros hijos o mandarlos a la escuela, afirma Cinthya Colón.

No obstante, algunas de estas mujeres cuentan con apoyo comunitario. Al sur del condado del Bronx, la Iglesia Evangélica Española, a cargo del reverendo Danilo Lachapel, ha abierto sus puertas a la comunidad garífuna hondureña brindándole diariamente desde comida gratuita hasta apoyo legal.

Publicado enInternacional
Lunes, 16 Junio 2014 05:59

Postales desde EU

Si uno estuviera de viaje por Estados Unidos en estos últimos días, éstas serían algunas de las tarjetas postales (obviamente, en nuestra era tan moderna, serían más bien correos electrónicos o mensajes por redes sociales) que uno enviaría a casa para contar los sucesos.

Si no puedes contra ellos, úneteles: en Phoenix, Arizona, el muy anglosajón y ex republicano Scott Fistler, candidato demócrata a representante federal, busca ganar en un distrito abrumadoramente latino. Ante ello, decidió cambiar su nombre legalmente para ver si con ello triunfa: ahora se llama César Chávez, el nombre del legendario líder jornalero y defensor de derechos civiles de los latinos. Pero la cosa se pone mejor: en algunos videos de propaganda de su campaña hay imágenes de multitudes con pancartas de ¡Viva Chávez! y coreando su apellido. Al fijarse más cuidadosamente, uno ve que curiosamente están vestidos con camisetas rojas y algunos con boinas rojas. Fistler/Chávez está usando imágenes de manifestaciones de apoyo a... Hugo Chávez. Fistler ha defendido su estrategia diciendo: estoy tratando de convencer a la gente de que todo es posible.


¡Aguas con los armados! Ciudadanos armados legalmente continúan matando a inocentes en universidades, escuelas y malls. El propio presidente comentó, después de un tiroteo más en una escuela en Oregon la semana pasada, que somos el único país desarrollado donde esto sucede, y sucede semanalmente. A finales de mayo, seis estudiantes de la Universidad de California, Santa Bárbara, fueron asesinados y otros 13 heridos al azar antes de que el pistolero de 22 años se quitara la vida con armas que había adquirido legalmente. Richard Rodríguez, padre de una de las víctimas, acusó que su hijo murió porque los políticos no habían hecho nada desde la masacre de 2012 en Sandy Hook, donde murieron 20 niños de primaria, como otras anteriores a lo largo de los últimos años. ¿No hemos aprendido nada? Estas cosas continuarán sucediendo hasta que alguien haga algo, entonces ¿dónde diablos está el liderazgo? Agregó que todos estamos orgullosos de ser estadunidenses. ¿Pero qué tipo de mensaje se envía al mundo cuando tenemos un banda de idiotas sin dirección en el gobierno?

Por todas partes hay odas a la libertad –en las bocas de políticos, en lemas en edificios y camisetas, en estadios deportivos que entonan himnos y juran lealtad a la bandera, en todo libro de texto– pero estamos en el país más con más encarcelados a escala mundial. Dos millones 200 mil humanos en jaulas, una proporción hasta cinco veces más de lo de otros países industrializados. Por ejemplo, aquí 710 de cada 100 mil están encarcelados, comparado con Francia con 98, o hasta México con 210 por 100 mil. El costo del sistema carcelario es de 80 mil millones de dólares al año. Dicen que eso se llama justicia, y que se hace, como las guerras, en defensa de la libertad.


Hablando de guerras: justo cuando Irak estaba por pasar a la historia como otro campo de batalla estadunidense más, los portaviones van de regreso y se preparan drones para misiones mortales (se descarta el regreso de botas en el territorio, o sea, será acción militar a control remoto y/o desde los cielos). Y en esta ocasión, en lugar de la llamada coalición internacional (que en verdad eran sólo Estados Unidos e Inglaterra), el socio para defender a Irak de los insurgentes es ese viejo aliado de Washington, Irán (eso lo dejamos para que alguien más inteligente nos lo explique y además, no cabe en una postal). Así, después de ocho años y más de 4 mil 500 estadunidenses muertos –y cientos de miles de iraquíes– en una guerra detonada con justificaciones falsas, Washington, una vez más, se adelantó al proclamar misión cumplida, mientras la historia que dejó en ese país invade de nuevo su presente.


Aquí les gusta decir que es un país de inmigrantes, aunque los están encarcelando y deportando a niveles sin precedente. A la vez, saben que dependen de su mano de obra barata. Tal vez por eso se les ocurrió combinar ambas cosas: los encarcelados por violaciones de leyes migratorias en instalaciones federales ahora trabajan también, pero por el pago de un dólar al día o incluso nada. El New York Times reportó que mientras el gobierno procede contra indocumentados al prohibir su empleo y encarcelarlos, miles (unos 5 mil 500 cada día en centros por todo el país, 60 mil a lo largo de un año) son obligados a trabajar en tareas de mantenimiento en los centros de detención por unos 13 centavos la hora. El gobierno y las empresas privadas que administran los centros ahorran más de 40 millones al año en costos al no tener que contratar trabajadores de servicios a los que tendrían que pagar por lo menos el salario mínimo federal de 7.25 dólares la hora.


Los políticos aquí dicen, como en todas partes, que el futuro del país son sus jóvenes y que la educación es la clave para asegurar ese futuro. Aquí, en los hechos, los jóvenes no sólo ven un futuro económico muy nublado, sino que son invitados a ese futuro con la carga de deuda más grande de la historia. La deuda estudiantil total en Estados Unidos es de más de un billón de dólares, y el estudiante deudor promedio egresa debiendo unos 29 mil dólares. Hay unos 40 millones de estudiantes endeudados, 7 millones de ellos en incumplimiento de pagos.


Pero no todos los jóvenes sufren: resulta que ser hija de un presidente ayuda a conseguir buena chamba en el gremio periodístico: Chelsea Clinton, trabajando como corresponsal especial de NBC News desde noviembre de 2011 gozaba de un salario anual de 600 mil dólares, reportó Politico.


Última tarjeta postal (para intentar resumir el viaje): ante cosas como las sucedidas en estos últimos días, a veces uno recuerda lo que dicen algunos turistas estadunidenses cuando viajan a otros países, "nice place to visit, but I wouldn't want to live there" (es un país bonito para visitar, pero no quisiera vivir ahí).

Publicado enInternacional
Rafael Correa: "Ecuador es hoy ejemplo de estabilidad democrática"

El presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, ha dedicado el doctor honoris causa que recibirá este miércoles en la Universidad de Barcelona a los emigrantes que tuvieron que salir del país tras la grave crisis económica de 1999. "Sentí verguenza de ser economista. No fui culpable de aquella tragedia nacional, pero sí corresponsable. Es para vosotros este doctorado, hermanos. A Ecuador lo mantuvieron los pobres", se ha dirigido a la comunidad ecuatoriana que ha llenado el Auditorio del Fórum barcelonés, más de 3.000 entre ciudadanos, voluntarios y cuerpo diplomático.

 

En su primer día de la gira europea que lo llevará a Madrid el jueves y el fin de semana a Italia, el presidente ecuatoriano, que ha llegado a la Ciudad Condal con cinco horas de retraso por un problema técnico en el avión, también ha repasado algunas de las mejorías que está experimentado el país desde que llegó al poder en 2007: "Me encontré a un país desesperanzado. Pero gracias a vosotros, que sostuvisteis al país partiendo a tierras extrañas para enviar dinero, hoy estamos en la vanguardia a nivel mundial. Somos un país modernizando, el milagro ecuatoriano, el país que más reduce desigualdad en América Latina"


Desde que llegó al poder, Correa ha sustentado la política exterior en velar por los intereses de la comunidad que vive en el extranjero. Y ésta se lo agradece cada vez que recibe la visita de su presidente. Una vez al año, el presidente ecuatoriano realiza giras por Europa, Asia y Oceanía. España copa prácticamente la mitad de la migración ecuatoriana y en Catalunya ésta llegó a los índices más altos en 2006, con más de 86.000 ecuatorianos según datos del Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat). El mismo estudio, sin embargo, determina que el pasado 2013 la comunidad ecuatoriana apenas rebasaba los 50.000 residentes. Un descenso que Anabel Intriago, ecuatoriana con más de 19 años residiendo en Catalunya, cree que seguirá a la baja. "Muchos ecuatorianos en Catalunya ya tienen la maleta hecha. Es el mayor logro de nuestro presidente: haber puesto las facilidades para que los que dejamos hace tiempo nuestro país podamos regresar", razona desde su butaca, visiblemente emocionada. Argumentos no le faltan. El gobierno de Ecuador eliminó los impuestos en la entrada de inmueble al país de aquellos ecuatorianos con más de un año residiendo fuera. Y aprobó la dación en pago, en una jugada que Correa ha reivindicado con esmero: "Respetamos la soberanía española, pero nuestros migrantes serán respaldados en cualquier problema con los desahucios, a través de la dación en pago. Ningún banquero que compre deuda ecuatoriana en España podrá cobrarla en nuestro país". Los asistentes se han arrancado a gritar un "¡Sí, se puede!" que por un momento ha desconcertado al presidente.


Correa también ha insistido en que "está prohibido olvidar lo que nos llevó a la crisis", en un evidente paralelismo con la situación española. "Nos vendieron las bondades del mercado, la libertad de elegir y producir... Pero el fundamentalismo neoliberal, esta ideología disfrazada de ciencia, esta idea de que los mercados se regulaban solitos nos llevó a la quiebra generalizada. El poder en Ecuador lo tenían los banqueros, con la revolución ciudadana manda el pueblo", ha apuntado. Y ha acabado con una advertencia: "Ecuador es hoy ejemplo de estabilidad democrática pero hay que estar atentos, los medios son los brazos ejecutores, de los caprichos y necedades de la elite que siempre nos dominó. Hay políticos que añoran el pasado. Ni un paso atrás".


Correa se ha despedido del auditorio remarcando los pilares de su reforma educativa, con dos nuevas universidades inauguradas este año y otras dos en camino, a la postre el motivo de su investidura como doctor honoris causa por la UB. "Hace cuarenta años fue el boom petrolífero, hoy vivimos el boom del conocimiento, de la investigación, del talento humano". Para ello ha recalcado que en su viaje a España busca "estrechar lazos con universidades de prestigio, firmar convenios de colaboración y visitar institutos de investigación".


En un ambiente festivo y familiar, cada asistente ha contado en su butaca con un globo con un lema muy significativo: "Hablemos de lo importante: Crisis y futuro". También se han repartido guantes negros como protesta contra el fallo emitido el pasado marzo en Nueva York, que consideraba fraudulenta la sentencia que obligaba a la compañía petrolera estadounidense Texaco -ahora Chevron- a indemnizar al gobierno de Ecuador por contaminar una zona de la Amazonia ecuatoriana durante décadas. Correa, que ha sido vitoreado tras cada intervención, sólo se ha enojado cuando un espontáneo ha intentado boicotear la charla exigiendo a gritos que se leyera una carta con sus quejas al actual gobierno.


Rafael Correa, tras ser investido mañana doctor honoris causa en reconocimiento a su trayectoria profesional y a los avances en materia educativa registrados en Ecuador durante su mandato, viajará el jueves a Madrid para reunirse con la comunidad ecuatoriana de la capital española, además de hacer lo propio con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el rey don Juan Carlos, según ha confirmado entre tímidos silbidos. El viernes pondrá rumbo a Italia, donde tiene previsto acudir a Génova primero (ahí radica la comunidad ecuatoriana más grande del país transalpino) y a El Vaticano después, dando por concluida su gira europea con la participación en la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII.


El presidente de la Asociación de Ecuatorianos de Catalunya, William Macas, se mostraba agradecido al gobierno de Correa por su lealtad con los que dejaron, como él, el país hace 15 años. "Ecuador consta de cuatro regiones naturales: la litoral, la interandina, la amazónica y la insular. Desde que está Correa, los que vivimos fuera del país somos la quinta región", aseguraba.

Publicado enInternacional