Jueves, 06 Mayo 2021 06:19

Crisis capitalista y control social

Crisis capitalista y control social

La decisión del presidente Joe Biden, el pasado 15 de abril, de expulsar a 10 diplomáticos del Kremlin y de imponer nuevas sanciones contra Rusia por su alegada injerencia en las elecciones presidenciales estadunidenses de 2020 –a lo cual ya contestó Rusia– se produjo pocos días después de que el Pentágono realizara ejercicios navales frente a costas de China. Las dos acciones representan una escalada de las agresiones con el afán de Washington de intensificar la "nueva guerra fría" en contra de Rusia y China, llevando al mundo cada vez más hacia la conflagración político-militar internacional.

La mayoría de los observadores atribuyen esta guerra, instigada por Estados Unidos, a la rivalidad y la competencia sobre la hegemonía y el control económico internacional. No obstante, estos factores sólo explican en parte esta guerra. Hay un cuadro más amplio –que ha sido pasado por alto– que impulsa este proceso: la crisis del capitalismo global.

Esta crisis es económica, de estancamiento crónico en la economía global. Pero también es política, una crisis de la legitimidad del Estado y de la hegemonía capitalista. En Estados Unidos, los grupos dominantes se esfuerzan por desviar la inseguridad generalizada producida de la crisis hacia chivos expiatorios, como los inmigrantes o enemigos externos como China y Rusia. Las crecientes tensiones internacionales legitiman el aumento en presupuestos militares y de seguridad y abren nuevas oportunidades lucrativas mediante los conflictos y la extensión de los sistemas trasnacionales de control social y represión.

Los niveles de polarización social global y la desigualdad registrados en la actualidad están en niveles sin precedente. En 2018, el uno por ciento más rico de la humanidad controló más que la mitad de la riqueza del mundo mientras el 80 por ciento más pobre tuvo que conformarse con apenas 5 por ciento. Estas desigualdades socavan la estabilidad del sistema, mientras crece la brecha entre lo que el sistema produce o podría producir y lo que el mercado puede absorber.

Las corporaciones trasnacionales registraron niveles récord de ganancias entre 2010 y 2019, al mismo tiempo que las inversiones corporativas disminuyeron. El monto total de dinero en reservas de las 2 mil corporaciones no financieras más grandes en el mundo pasó de 6.6 billones de dólares a 14.2 billones entre 2010 y 2020 –cantidad por encima del valor total de todas las reservas en divisas de los gobiernos centrales del planeta– al mismo tiempo que la economía global se quedó estancada.

La economía mundial ha llegado a depender cada vez más del desarrollo y despliegue de los sistemas de guerra, de control social trasnacional, y de represión, simplemente como medio para sacar ganancia y seguir acumulando el capital de cara al crónico estancamiento y la saturación de los mercados globales. Los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 marcaron el inicio de una era de guerra global permanente en que la logística, la guerra, la inteligencia, la represión, el monitoreo y rastreo, y hasta el personal militar son cada vez más el dominio privado del capital trasnacional.

El presupuesto del Pentágono creció 91 por ciento en términos reales entre 1998 y 2011, mientras a escala mundial, el conjunto de los presupuestos militares estatales creció 50 por ciento entre 2006 y 2015, de 1.4 billones de dólares, a 2.03 billones. Durante este lapso, las ganancias del complejo militar-industrial se cuadruplicaron.

Los múltiples conflictos y campañas del control social en el mundo entrañan la fusión de la acumulación privada con la militarización estatal. En esta relación, el Estado facilita la expansión de las oportunidades para que el capital privado acumule ganancias, como facilitación de la venta global de armamentos por parte de compañías del complejo militar-industrial-seguridad. Las ventas globales de armamentos por parte de los 100 fabricantes más grandes aumentaron 38 por ciento entre 2002 y 2016.

En 2018, el entonces presidente estadunidense, Donald Trump, anunció la creación de un sexto servicio de sus fuerzas armadas, la llamada "Fuerza Espacial", con el pretexto de que era necesario para que Estados Unidos enfrentara crecientes amenazas internacionales. Pero tras bastidores, un pequeño grupo de ex funcionarios gubernamentales con fuertes lazos con la industria aeroespacial hicieron cabildeo para su creación con el fin de ampliar el gasto militar en satélites y otros sistemas espaciales.

En febrero pasado, la Federación de Científicos Estadunidenses denunció que detrás de la decisión de Washington de invertir no menos de 100 mil millones de dólares en una renovación del arsenal nuclear, se dio un constante cabildeo por parte de las compañías que producen y mantienen dicho arsenal. La administración Biden anunció con fanfarrias a principios de abril que iba a retirar todas las tropas estadunidenses en Afganistán. Sin embargo, sus 2 mil 500 soldados en ese país palidecen en comparación con los más de 18 mil contratistas de auxilio privados desplegados por Estados Unidos, entre ellos al menos 5 mil soldados bajo la planilla de las corporaciones militares privadas.

Pero si bien la ganancia de capital trasnacional y no la amenaza externa es la explicación para la expansión de la maquinaria estadunidense de guerra estatal y corporativa, esta expansión necesita ser justificada por la propaganda oficial del Estado y la nueva guerra fría cumple con esa finalidad.

El afán del Estado capitalista de externalizar las consecuencias políticas de la crisis incrementa el peligro de que las tensiones internacionales conduzcan a la guerra. Los presidentes estadunidenses históricamente registran el índice de aprobación más alto cuando lanzan las guerras. El de George W. Bush alcanzó el máximo histórico de 90 por ciento en 2001, en el momento en que su administración se alistaba para invadir a Afganistán, en tanto el de la administración de su padre, George H. W. Bush, alcanzó un índice de 89 por ciento en 1991, a raíz de su declaración de que concluyó exitosamente la (primera) invasión a Irak y la "liberación de Kuwait".

Por, William I. Robinson* Profesor de sociología y estudios globales de la Universidad de California, en Santa Bárbara. Siglo XXI recién publicó su libro El capitalismo global y la crisis de la humanidad

Publicado enInternacional
Kissinger: extinción tecnonuclear de la humanidad por una guerra fría de EU y China

La revista globalista The Economist colocó a Taiwán como "el lugar más peligroso del planeta" por lo que “Estados Unidos y China deben trabajar (sic) más duro para evitar una guerra sobre el futuro de Taiwán (https://econ.st/3vLSDQ9)”.

Al menos que Biden use la "carta de Taiwán" como moneda de regateo con China, la portada de The Economist rememora la máxima crisis de la guerra fría entre Estados Unidos y la ex URSS por la crisis de los misiles en Cuba hace 59 años.

Con Taiwán, EU –desde los Clinton/Obama, pasando por Trump, hasta Biden– ha pisoteado las "líneas rojas" aceptadas por Nixon/Kissinger a inicios de los años 70 del siglo pasado.

En su ponencia virtual conjunta “El desorden mundial: confrontando el desafío de China (https://bit.ly/2QKmA4h)”, con el senador israelí-estadunidense Joe Lieberman del Partido Demócrata, el también israelí-alemán-estadunidense Kissinger, a sus 97 años, advirtió en forma dramática la "capacidad de la humanidad para extinguirse en un periodo finito (sic) de tiempo", debido a las tensiones crecientes entre Estados Unidos y China, en el foro Sedona anual del McCain Institute, con sede en Washington, dependiente de la Universidad del estado de Arizona.

Kissinger dramatizó que hoy el “máximo problema del mundo es la confrontación de Estados Unidos y China: es el principal problema para Washington; es el principal problema del mundo, ya que si no podemos resolverlo, entonces el riesgo es que se desarrollará en todo (sic) el mundo un género de guerra fría entre China y Estados Unidos (https://bit.ly/3ulIg50)”.

El ex asesor de Seguridad Nacional de Nixon y Ford afirmó que los avances en tecnología nuclear e inteligencia artificial (IA) –cuyas máquinas y algoritmos pueden ser autónomos sin intervención humana– donde China y Estados Unidos son líderes y han multiplicado la amenaza de un Armagedón.

Kissinger reconoce que las ya de por sí pletóricas armas nucleares eran más que suficientes durante la guerra fría para dañar al planeta entero, ahora los prodigiosos avances en la tecnología, en particular en el ámbito de la IA militar, tienen un colosal efecto multiplicador: "hemos desarrollado la tecnología de un poder que va más allá de lo que cualquiera hubiera imaginado hace 70 años", ya que “un conflicto militar entre poderes high tech es de significado colosal (sic)” cuando al tema nuclear se ha sumado el tema high tech, que en el campo de la IA, en su esencia, se basa en que el hombre (sic) se vuelve socio de las máquinas y que las máquinas pueden desarrollar su propio juicio (¡mega-sic!)”.

Rememoró que la guerra fría después de la Segunda Guerra Mundial entre Estados Unidos y la ex URSS por décadas fue de carácter "unidimensional", centrada en la competencia de armas nucleares: "la URSS no tenía capacidad económica (sic). Tenían una tecnológica militar" y "no habían desarrollado una tecnológica como China". Hoy "China es un inmenso (sic) poder económico, además de constituir un poder militar significativo".

¿No estará hoy exagerando el poder militar de China y depreciando el poder geoeconómico de Rusia? A mi juicio, tales errores de juicio y de cálculo desembocan seguido en catástrofes.

En su apocalíptico epílogo, el casi centenario Kissinger abogó por una política de Estados Unidos hacia China con un abordaje de dos vertientes: mantener firmes los principios de Estados Unidos y exigir respeto (sic) de China y mantener un diálogo constante en búsqueda de áreas de cooperación con métodos "diplomáticos" que "no siempre llevarán a resultados benéficos".

Mientras Washington inicia su nada graciosa fuga de su guerra más duradera en Afganistán, en paralelo, el primer secretario de Defensa afroestadunidense, general Lloyd Austin, ha advertido en forma ominosa que “la forma en que combatamos la siguiente (sic) gran guerra será muy diferente a la forma en que hemos combatido las otras (https://bit.ly/3b1GChy)”.

Kissinger, que sueña todavía con un G-2 de Rusia con Estados Unidos contra China, no citó las categóricas "líneas rojas" de Putin del 21 de abril (https://bit.ly/3xKDrEA) ni citó las armas hipersónicas del Kremlin. A su cuenta y riesgo…

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://www.youtube.com/channel/ UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Publicado enInternacional
“En todo el barrio están dando bala”

“[…] íbamos marchando por la Avenida de Los Cerros, cuando empezaron a dispararnos bala, gases … desde un helicóptero también caían gases y todos comenzamos a correr hacia el barrio…”. Así narra un joven del popular Siloé de Cali la situación vivida en la noche del 3 de mayo, cuando se sumaron al alzamiento juvenil que conmociona a Colombia.

Según narra, en procura de proteger la vida se resguardan en sus viviendas o en cualquiera donde encontraban una puerta abierta; Kevin Agudelo, de escasos 19 años de edad, estudiante del Sena y quien hacía parte de la protesta, quien estaba acompañado de su novia, se resguarda en una panadería del barrio donde fue alcanzado por las balas disparadas por sus perseguidores, perdiendo de inmediato la vida.

Las voces de denuncia de los habitantes de este popular barrio caleño indican que otros dos jóvenes también fueron asesinados, pero no tienen sus nombres y la denuncia queda en manos de los organismos de derechos humanos para que la verifiquen, denuncia que indica que los heridos suman más de una decena.

La acción represiva de la policía, acompañada de unidades del ejército, sobre el grupo de jóvenes, permite visualizar que la potencia de fuego era enorme y la decisión tomada de acallar la protesta a como de lugar es evidente, disparando a diestra y siniestra, “en todo el barrio están dando bala”, como si fuera una zona de guerra, comenta uno de sus jóvenes pobladores.

En esta misma ciudad, queda registrada otra evidencia más que relevante sobre la mentalidad militarista que domina a los cuerpos armados del Estado, sin miramiento alguno con los derechos humanos (palabra que les debe sonar extraña), en la manera como “atendieron” una comisión verificadora de la situación que viven algunos de los jóvenes presos y que fueron recluidos en la estación de Fray Damián (ubicada en el centro de la ciudad). Al llegar la misma a este lugar es recibida inicialmente por un policía y luego por otros varios de sus compañeros que  con insultos, amenazas, disparos e incluso una bomba aturdidora lanzada por el Esmad, les obligan a retirarse del lugar. Según los atacados lograron salir ilesos por la protección que les prestaron varios “habitantes de calle”. La comisión estaba integrada por delegados de la Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Alta Comisionada de Naciones Unidas, organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil (como la alianza “Defender la libertad Asunto de todas), la Cut, la Arquidiócesis de Cali, el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, es atendida inicialmente

Por todo el país

Mientras la población de Siloé vivía la situación referida, en otros muchos lugares del país grupos de jóvenes alzaban su voz para reclamar un gobierno diferente, con una realidad social y económica que permita dejar a un lado las penurias, y acceder a derechos tales como educación universitaria o superior, vivienda, salud, transporte, y otros muchos más que por ahora solo figuran en el papel o accede a los mismos quien tiene con que comprarlos.

Así ocurrió en Floriblanca, ciudad conurbana con Bucaramanga, donde la protesta juvenil, luego de ser reprimida por la mal llamada “fuerza pública” dejó como salto 15 heridos, 4 de ellos graves, entre estos uno con la mandíbula destruida, además de 57 detenidos. Por redes sociales los manifestantes circularon un video donde Cristian Barrios, joven estudiante, cae al suelo luego de ser atacado, seguramente por una descarga de pistola taser. Los lo lesionan son 4 policías que circulan en moto y que así evidencian el tipo de formación que reciben, su disposición para desatar violencia y para llegar, incluso, al máximo grado de la misma.

Más al sur del país, en Popayán, una marcha que recorría el centro de la ciudad sufre la ofensiva policial de la cual queda un saldo de 53 heridos.

En otras ciudades como Armenia, Tunja, Pasto, Bogotá, también se registran protestas, aunque no en todas la acción represiva toma forma-

Cierres de vías

Mientras los jóvenes reclaman en la calle derechos inexistentes, e incluso otro gobierno, en varias autopistas del país los camioneros interponen sus vehículos e impiden el paso normal de automotores. Demandan reivindicaciones propias, aunque ahora las suman a la dinámica que caldea al país.

Es una situación reinante en Cundinamarca en municipios como Facatativá, Gachancipá, Nemocon, Cajicá, Fusagasugá, Choachí, Ubaté, Sibaté, Caqueza-, En Antioquia, a la altura del municipio de Santuario. En Boyacá en las vías que llevan hacia Santander.

En el municipio de Zulia, cercano a Cúcuta, con cierres en las vías que llevan hacia Ocaña y Tibú, pero en este caso por acción liderada por campesinos campesinos que rechazan las fumigaciones con glifosato y exigen la implementación del Acuerdo de Paz. Una acción que también lleva a cabo en Nariño indígenas yasingas y pastos.

Otras regiones del país también tienen sus vías cerradas y las quejas del empresariado, en procura de solución, se escucharon sin cesar: en Pasto, dicen, se agota la gasolina; las granjas avícolas alertan que millones de pollos morirán por falta de alimento; los lecheros avisan que están perdiendo el producto de su trabajo pues no pueden llevarlo a las plantas procesadoras. En las ciudades los comerciantes se lamentan por las pérdidas que dejan las protestas y diversos almacenas de cadena informan del límite a que van llegando sus existencias.  Como si fuera poco, ante la renuncia del Ministro de Hacienda el dólar se dispara y con él la deuda pública, y las agencias calificadoras de riesgos avisan de la decaída en la confianza que tenían en el país. Es decir, la economía al piso.

Una realidad, la económica, que atrae con energía de imán, a las diversas expresiones del establecimiento que llaman a un pronto acuerdo de la crisis.

Sin pisarse los cayos

El alzamiento juvenil y social se va ampliando como mancha de aceite, y en la medida que esto sucede, como evidencia de su debilidad y desespero que lo descuaderna, el gobierno militariza más y más. Su actuar desbocado puede terminar en cualquier desfiladero: una mayor masacre, un autogolpe, o cosa similar. Una recurso al cual no renunciará, aunque por lo pronto y como quedó evidente a lo largo del día 4 de mayo, acudió al llamado a un Acuerdo Nacional al cual respondieron de manera favorable, y en primera instancia, los partidos tradicionales en sus distintas vertientes. Personajes como Juan Manuel Santos, quien ha liderado una acción subrepticia para descuadernarlo y por su conducto acorralar al innombrable, tampoco se negó. El tamaño de la crisis es tal, así como la necesidad a que se enfrenta el establecimiento para resolverlo en el menor tiempo posible, que hasta tres de las universidades privadas del país de mayor reconocimiento le dieron el miércoles 5 de mayo libre a sus estudiantes y los invitaron a sumarse a la protesta contra el mal gobierno. Una medida que responde, es claro, a las fuerzas subterráneas que actúan, desde el propio establecimiento, contra el gobierno Duque.

Queda por conocerse la manera como procederán las fuerzas llamadas alternativas y los diversos movimientos sociales, entre ellos indígenas y sindicalistas, y unos actores claves de la coyuntura: los jóvenes, aunque con una dificultad mayor: ¿quién los representa, quién o quiénes pueden asumir una vocería legitima como totalidad?

Un escenario realmente complicado para las fuerzas alternativas, que desde hace dos años han tratado de llevar al gobierno a una negociación abierta de un inmenso pliego de reivindicaciones el cual ahora sí podría ser negociado. El dilema es claro: Si se participa de la negociación se le brinda a Duque el aire necesario para dilatar la crisis, pero si no se participa será testigos mudos de la negociación que haga el establecimiento con el establecimiento o los mismos con las mismas.

La dificultad para resolver el dilema está en la postura expresada por algunas de estas fuerzas que demandan como precondición para un posible diálogo: la desmilitarización del país, el cese de la violencia represiva, renuncia de la cúpula policiva-militar, entre algunas de sus exigencias.

Mientras así cierra el día siete del alzamiento juvenil/popular, y termina el 4 de mayo, la luz se dirige al siguiente día donde el país está llamado a una inmensa manifestación de repudió en contra del régimen y del gobierno. Una jornada donde el movimiento indígena incorpora sus fuerzas y ampliará los bloqueos de autopistas.El desenlace de la jornada podría dar pistas sobre lo que está por venir.

Publicado enColombia
El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, el 27 de abril de 2021.Leah Millis / Reuters

El secretario de Estado de EE.UU. afirmó que el gigante asiático "es el único país con la capacidad militar, económica y diplomática" para desafiar, lo que llamó, un "orden basado en reglas".

 

Tanto EE.UU. como China no están interesados en buscar una confrontación militar porque va en contra de sus intereses, afirmó este fin de semana el secretario de Estado del país norteamericano, Antony Blinken, durante una entrevista con CBS News.

Al ser cuestionado sobre las capacidades militares del gigante asiático en zonas donde la Armada de EE.UU. también tiene una presencia importante, Blinken sostuvo que llegar o dirigirse hacia un enfrentamiento entre las dos potencias es "completamente contrario" a sus intereses.

"China cree que puede ser y debe ser y será el país dominante en el mundo", afirmó el alto funcionario tras sugerir que "es el único país con la capacidad militar, económica y diplomática para socavar o desafiar el orden basado en reglas".

En este contexto, aseguró que el propósito de Washington no es contener o frenar a Pekín, sino mantener "ese orden basado en normas que China está desafiando". "Si alguien desafía ese orden, nos pondremos de pie y lo defenderemos", subrayó.

Por otra parte, Blinken declaró que EE.UU. también tiene preocupaciones en otros ámbitos con China, como el área comercial, recordando que la Administración del presidente Joe Biden ha mantenido los aranceles contra el gigante asiático, impuestos durante la presidencia de Donald Trump. "China puede ser el único gran problema del momento en Washington en el que demócratas y republicanos encuentran una causa común", agregó.

Publicado: 3 may 2021 01:57 GMT

Publicado enInternacional
Lyle Goldstein, del Colegio Naval de Guerra de Estados Unidos, define las "lineas rojas" de Putin

Antecedentes: Ya había enunciado el abordaje de las "líneas rojas" del zar Vlady Putin de su célebre discurso del 21 de abril que "denotan la hipersensibilidad de la confrontación de Estados Unidos contra Rusia" (https://bit.ly/3vA22Kt).

En mi video semanal de Radar Geopolítico, en interacción con la audiencia intentamos "definir" tales "líneas rojas": el Donbass, Crimea, la zona rusa del Mar Negro, el gasoducto Nord Stream 2, el Ártico, el enclave de Kaliningrado (entre Polonia y Lituania), la línea vertical del eje de los mares Báltico, Negro y Mediterráneo oriental y, relativamente, el Cáucaso (Chechenia y Daguestán) extensivo al Mar Caspio y a Azerbaiyán (https://bit.ly/3vEHZut). Algo así como su "periferia inmediata".

HECHOS: el estratega militar Lyle Goldstein, profesor del Colegio Naval de Guerra de Estados Unidas, consagrado principalmente a investigar los mares de China, así como el contencioso ruso –además de coautor del libro Futuro de la fuerza submarina nuclear de China (https://bit.ly/3nF2kgb)– realizó un ilustrativo ensayo en el portal American Committee for US-Russia Accord (Acura): "Escudriñando las Líneas Rojas de Putin" (https://bit.ly/2QQeHKp).

Goldstein se detiene en la "respuesta rusa" que sería "asimétrica, rápida y severa" que "agitó a los observadores occidentales" con la frase enigmática de que tales "líneas rojas serán de acuerdo con las circunstancias de cada situación".

El enfoque de Goldstein refiere que "tales líneas rojas han tenido una importancia que define la importante época desde el alba de la era nuclear", como sucedió en el “momento más peligroso de la guerra fría, la crisis de misiles de Cuba en octubre de 1962” cuando, a su juicio, "Moscú transgredió torpemente la línea roja de Washington a estacionar armas nucleares en Cuba".

Reconoce que los intereses de Rusia hoy colisionan directamente contra Washington en un "patrón de suma cero" en un "extenso (sic) frente que va del Ártico al Báltico, a través de Bielorrusia al Donbass y a Crimea, y todo el camino abajo hasta al Cáucaso y más allá".

Exhorta a los estadunidenses a “la pregunta incómoda: ¿Por qué Estados Unidos y sus aliados (sic) parecen traspasar (sic) diferentes líneas rojas rusas en tantas ‘situaciones (sic)’ en forma simultánea?”

Distingue en forma sobria "una línea roja con Siria, obviamente diferente al concepto de línea roja referente a las potencias nucleares, como China y particularmente Rusia", lo cual es “absolutamente grave (sic), ya que se trata de países que pueden ‘liquidar (sic)’ a Estados Unidos quizá en unas cuantas horas, aun si tenemos el consuelo (sic) de que podemos llevarnos con nosotros a nuestros adversarios en las llamas”.

Lamentablemente la aplastante mayoría de los mandatarios, tanto de los 193 países de la ONU como los 255 (sic) del World Factbook de la CIA, con la notable excepción de los nueve países atómicos, carecen de cultura nuclear y, peor aún, ignoran sus graves consecuencias.

Tal ignorancia de los mandatarios de los países no-nucleares tiende a jalar a las nueve potencias nucleares a una destrucción planetaria, como nos ilustra la inigualable Guerra del Peloponeso escrita en el siglo V aC por Tucídides.

El estratega Goldstein, que conoce como pocos el tema y sus consecuencias, concluye que "una noción de sentido común de paz, y la genuina supervivencia (sic), para el siglo XXI debe incorporar límites (sic) y, en forma crucial, los principios de realismo y moderación" cuando "no debemos tocar las líneas rojas de otras superpotencias nucleares en forma cotidiana".

Recuerda la sabiduría de George Kennan –a mi juicio, el óptimo geoestratega de Estados Unidos de todos los tiempos– de, como versa un proverbio chino, no jugar con los testícu-los del tigre, como en forma insolente los "estrategas de Occidente buscan probar las líneas rojas de Rusia en Europa oriental", por lo que aconseja "aprender a vivir en forma amigable con Rusia".

Conclusión: la Crisis de los misiles en Cuba sucedió hace 59 años, cuando la ex-URSS aún no contaba con su temible panoplia nuclear de hoy ni con sus hasta ahora inigualables armas hipersónicas.

www.alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Publicado enInternacional
El gasto militar mundial aumenta pese a la pandemia

Casi dos tercios del gasto total corresponden a cinco países: Estados Unidos, China, India, Rusia y Reino Unido.

A pesar de las crisis económicas y la pandemia de covid-19, el gasto militar total aumentó en 2020, según un estudio realizado por el Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés).

En total, el gasto militar global aumentó en 2020 a 1,9 billones de dólares el año pasado, lo que supone un aumento del 2,6 % respecto al 2019.

Los cinco países que más gastaron en 2020 —y juntos representan el 62 % del gasto militar mundial— fueron Estados Unidos, China, India, Rusia y Reino Unido. El gasto militar de China creció por vigésimo sexto año consecutivo al marcar 252.000 millones de dólares en 2020.

Sin embargo, algunos países, como Chile y Corea del Sur, reasignaron parte de su gasto militar ya planificado a la respuesta a la pandemia, indica SIPRI.

Otros, como Brasil y Rusia (pese a un aumento del 2,5 %, en el caso del país euroasiático), gastaron considerablemente menos de lo que sus presupuestos militares marcaban inicialmente para 2020. 

Casi todos los miembros de la OTAN aumentaron sus gastos militares en 2020. Así, 12 miembros de la OTAN gastaron el 2 % o más de su PIB en sus fuerzas armadas, el objetivo de gasto de la alianza, en comparación con los 9 miembros que llegaron a ese porcentaje en 2019.

"Podemos decir con cierta certeza que la pandemia no tuvo un impacto significativo en el gasto militar mundial en 2020", resumió Diego Lopes da Silva, investigador del Programa de Armas y Gasto Militar del SIPRI.

Publicado: 27 abr 2021 09:26 GMT

Publicado enInternacional
Comando Estratégico de EE.UU. sobre China y Rusia: "Por primera vez avanzamos hacia una confrontación con dos adversarios con capacidades nucleares"

El comandante de la entidad no descartó que los conflictos actuales en la palestra internacional puedan degenerar rápidamente en una confrontación nuclear.

 

Por primera vez en la historia EE.UU. se enfrenta a la vez con China y Rusia, dos potencias con capacidades nucleares poderosas, expuso el jefe del Comando Estratégico estadounidense, Charles Richard, en su intervención ante el Comité de Servicios Armados del Senado este martes. 

En opinión de Richard, "China y Rusia desafían nuestra fuerza [de EE.UU.] a través de una amplia gama de actividades que requieren una respuesta concertada e integrada del Gobierno. Por primera vez en nuestra historia, la nación avanza hacia la confrontación con dos adversarios estratégicos que al mismo tiempo tienen capacidad nuclear, pero que deben ser disuadidos de manera diferente". Richard consideró como signo preocupante la cooperación estratégica en el ámbito militar entre los dos países, citando como ejemplo los ejercicios conjuntos Kavkaz-2020.

Los potenciales adversarios

Según Richard, China continúa avanzando en los programas de modernización de su arsenal nuclear, destinados a cumplir los objetivos de largo alcance para negar la proyección de poder de EE.UU. en el Indo-Pacífico, y suplantar a la nación norteamericana como el socio de seguridad preferido de los países de la región. "China ya es capaz de ejecutar cualquier estrategia de empleo de armas nucleares dentro de su región y pronto podrá hacerlo también con alcances intercontinentales", sostuvo el militar estadounidense, que además subrayó que el país asiático ya no es una amenaza inferior a la que representa Rusia.

En cuanto a Moscú, aseguró que las armas nucleares siguen siendo un elemento fundamental de la estrategia de seguridad de Rusia, que está finalizando su campaña de modernización de la tríada estratégica y los sistemas de doble uso. El comandante afirmó que el armamento nuclear puede ser aplicado en respuesta a un ataque convencional en caso de la presencia de una amenaza a su existencia. "Por lo tanto, nuestras fuerzas nucleares deben incluir una gama suficiente de capacidades y atributos para que Rusia nunca perciba erróneamente ninguna ventaja del uso de armas nucleares en ningún umbral de violencia", subrayó. 

"Si bien la extensión del tratado de Reducción de Armas Estratégicas proporciona ventajas útiles de mayor transparencia y previsibilidad para gran parte del arsenal estratégico de Rusia, persiste un considerable nivel de incertidumbre con respecto al alcance y la disposición del arsenal nuclear de Rusia, incluidas las armas nucleares no desplegadas y sus novedosos sistemas no previstos en el Tratado", comentó el militar. 

También Corea del Norte representa un desafío para la  seguridad de EE.UU., ya que Pionyang "continúa realizando actividades que amenazan la estabilidad regional y desafían las normas internacionales", dijo el militar. A su vez, Irán, que posee del mayor arsenal de misiles balísticos de Oriente Medio, "seguirá siendo una fuerza desestabilizadora en la región", a juicio del jefe del Comando Estratégico de EE.UU. 

Resumiendo, Richard dijo que "la particularidad del conflicto actual consiste en que no es lineal ni predecible". "Debemos tener en cuenta la posibilidad de que este conflicto cree unas condiciones que podrían llevar muy rápidamente a un adversario a considerar el uso de armas nucleares como la opción menos mala", añadió.

En este contexto, Richard concluyó que EE.UU. requiere unas fuerzas nucleares y una infraestructura de apoyo completamente modernizadas para garantizar la protección de su pueblo. "No podemos continuar extendiendo indefinidamente la vida de nuestras armas y sistemas sobrantes de la era de la Guerra Fría", puntualizó.

Rusia: "No buscamos ningún enfrentamiento"

A principios de abril, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, declaró que Washington se comporta como un "gamberro de patio". "Ahora se ha puesto de moda describir lo que pasa con ejemplos tomados de la vida. Todos jugamos en el patio en la infancia [...] y siempre había dos o tres gamberros principales" que "controlaban a todos" y "les quitaban dinero", explicó el diplomático. 

"Pero pasaron dos, tres, cuatro años, y estos pequeños niños crecieron y fueron capaces de responder. Ni siquiera necesitamos crecer. No buscamos ningún enfrentamiento", agregó Lavrov, al tiempo que enfatizó que el presidente ruso, Vladímir Putin, ha mostrado reiteradamente su disposición a trabajar con EE.UU. "en aras de los pueblos de ambos países y de la seguridad internacional".

"Nunca hemos representado y no representamos una amenaza para nadie. Pero, por supuesto, nunca permitiremos que nadie, incluido EE.UU., nos amenace, nos dicte algo e infrinja nuestros intereses", señaló, por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Publicado: 20 abr 2021 23:22 GMT

Publicado enInternacional
Un avión de reconocimiento Boeing RC-135W "Rivet Joint" como el utilizado por la Fuerza Aérea de Estados Unidos en la frontera entre Colombia y Venezuela (U.S. Air Force/Master Sgt. Lance Cheung/Archivo)

Varias aeronaves del país norteamericano sobrevolaron los sectores de Cravo Norte, Puerto Rondón y Tame, en Arauca, a inicios de esta semana, en busca de información sobre los movimientos del ejército vecino.

 

De acuerdo con un reporte de W Radio, miembros de inteligencia de Estados Unidos vienen desplegando labores de vigilancia aérea sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela desde el espacio aéreo colombiano. Esto se sabe luego de que dicha emisora pudiera corroborar que una de las misiones tuvo lugar el pasado 12 de abril sobre el estado de Apure, donde todavía se registran intensos combates entre dicho Ejército y disidencias de las Farc.

Las mismas, agregó el medio de comunicación colombiano, se están adelantando a bordo de una aeronave tipo Boeing RC-135W “Rivet Joint”, perteneciente a la Fuerza Aérea norteamericana. Está, continuó, estaría equipada con sensores que buscan detectar, identificar y geolocalizar señales en todo el espectro electromagnético. En otras palabras, interceptar comunicaciones entre efectivos del ejército del vecino país.

Según explicó el ministro de Defensa, Diego Molano, a W Radio, dichas labores se habrían realizado con la venia del Gobierno nacional. “El Estado colombiano, a través del Ministerio de Defensa Nacional, ha realizado acuerdos de cooperación con el Gobierno de los Estados Unidos en asuntos de lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y amenazas transnacionales”.

Se trata de una misión sin precedentes en el país, pues como reportó Webinfomil, medio especializado en la industria de seguridad que pudo seguir los movimientos de la aeronave empleando fuentes abiertas y programas que registran la posición de las aeronaves por medio del sistema de transponder ADS-B, el avión de registro 62-4139 llegó al espacio aéreo nacional desde la Base Aérea Lincoln, en el estado de Nebraska, en Estados Unidos. En el camino, se reabasteció con el apoyo de otras aeronaves KC-10 Extender y KC-135 Stratotanker que la alcanzaron desde diferentes bases militares de ese mismo país.

Una vez en Arauca, el Boeing procedió a sobrevolar la frontera colombiana con Venezuela, hacia el suroccidente del país, desplazándose principalmente por los municipios araucanos de Tame, Cravo Norte y Puerto Rondón. En ese tiempo, anotó el mismo portal, se buscó conocer las capacidades de batalla electrónica del ejército venezolano, incluyendo la detección de dispositivos como radares, sistemas de defensa aérea, señales de celular, emisoras clandestinas y otras formas de comunicación.

De igual manera, se trabajó para identificar la disposición táctica y estratégica de las fuerzas armadas que hacen en terreno, tanto táctica como estratégica de las fuerzas armadas que hacen presencia en la región con motivo de los combates entre autoridades venezolanas y disidencias colombianas desde el pasado 21 de marzo. Dichos enfrentamientos han resultado en el desplazamiento de al menos 6.000 personas hacia el departamento de Arauca, que tuvo que declarar estado de Calamidad Pública siete días después.

Tal es la situación, que el comandante de la Milicia Nacional de Venezuela, mayor general Manuel Bernal Martínez, anunció el pasado miércoles 14 de abril que un grupo de mil combatientes de la Milicia Nacional, una unidad de civiles afectos al chavismo, uniformados y armados, se desplazará al estado fronterizo de Apure. Horas después, el mandatario de ese país, Nicolás Maduro, explicó que la orden en Apure es la de “guerra de todo el pueblo en defensa de la soberanía y de la tierra contra los grupos irregulares, delincuenciales, criminales y terroristas que vienen de Colombia”.

Es de presumir que esa emergencia forzó la mano del Gobierno estadounidense, que no había ingresado a territorio colombiano durante los dos años que lleva adelantando misiones de este tipo, hasta el pasado 12 de abril. Antes de eso, señaló Webinfomil, los aviones como el ‘Rivet Joint’ se limitaban a operar desde el Mar Caribe, sobre el espacio aéreo internacional a poca distancia del territorio venezolano.

15 de Abril de 2021

Publicado enColombia
Amagar en el mar del Sur de China para golpear en Ucrania

Desde hace algunos meses el ex secretario de Estado Henry Kissinger viene alertando sobre la posibilidad de un conflicto armado entre EEUU y China, apuntando la necesidad de que su país tome el camino de la cooperación con Pekín, ya que puede "conducir a buenos y grandes resultados".

Por el contrario, desaconseja justo lo que viene haciendo el presidente Joe Biden, ya que "una coalición que apunta a un país específico no es razonable".

A fines de marzo, con 97 años, Kissinger insistió en "un entendimiento con China sobre un nuevo orden global para garantizar la estabilidad o el mundo enfrentará un período peligroso como el que precedió a la Primera Guerra Mundial". Lo dice con la experiencia que le da el haber piloteado uno de los giros de política internacional más importantes de la década de 1970, al haber concretado una alianza de EEUU con China para contener a la Unión Soviética.

En un evento de Chatham House en Londres, dijo que "es infinitamente más peligroso ahora de lo que era entonces", en referencia a la situación de 1914 que desencadenó la primera guerra, ya que "el armamento de alta tecnología en ambos lados podría conducir a un conflicto".

En el mismo sentido se pronunció el analista Michel T. Klare: "La historia nos dice que los conflictos no siempre comienzan debido a la planificación y la intención", explica Klare en un largo artículo en Tom Dispatch.

En junio de 1914, sostiene, "las principales potencias europeas tropezaron con la Primera Guerra Mundial". Y agrega: "Lamentablemente, nos enfrentamos a la posibilidad de una situación muy similar en los próximos años. Las tres principales potencias militares de la era actual, China, Estados Unidos y Rusia, se están comportando de manera inquietante, igual que sus contrapartes de esa era anterior".

Argumenta que el actual despliegue de fuerzas en las fronteras de sus adversarios, o de los aliados de esos adversarios, y las operaciones de "flexión muscular y demostración de fuerza (…) implican un alto grado de riesgo cuando se trata de provocar un choque accidental o no intencionado que podría resultar en un combate a gran escala o incluso, en el peor de los casos, en una guerra global".

A mi modo de ver, el despliegue naval de EEUU en el mar del Sur de China es apenas un amague previo a la presión, con atisbos de guerra "localizada", en la frontera de Ucrania con Rusia.

A principios de abril un grupo de ataque de portaviones de EEUU entró en el mar de China, pero Pekín reaccionó desplegando un grupo de tareas del portaviones Liaoning en el Estrecho de Miyako, perteneciente a la prefectura de Okinawa pero relativamente cerca de Taiwán, la isla que está en el centro de las disputas.

En efecto, el despliegue de la Armada del Ejército Popular de Liberación, incluía el portaviones Liaoning y estaba acompañada por el destructor de misiles guiados Nanchang, que navegaron a través del estrecho de Miyako, situado entre las islas japonesas de Miyako y Okinawa, en dirección al océano Pacífico, según Global Times.

El periódico oficialista chino agrega que el despliegue de su Armada se realizó "comenzando ejercicios regulares cerca de la isla de Taiwán, en un momento en que los buques de guerra estadounidenses, incluido un portaviones, hicieron provocaciones puntiagudas cerca de China".

Los destructores chinos de la clase 055 son considerados "las naves de combate más poderosas del mundo", superiores incluso a los estadounidenses Zumwalt, según la revista especializada MilitaryWatch Magazine. Lo más sugestivo es que China ha sido capaz de botar ocho de esas naves en tiempo récord de tres años.

La impresión es que China no es vulnerable en sus aguas territoriales, ni en los mares que la circundan. Un reciente estudio de Military.Direct, concluye que las tres potencias militares del mundo tienen sus puntos fuertes en cada una de las tres armas: EEUU en la superioridad aérea, Rusia en la terrestre y China en la naval.

Según este análisis, el poder aéreo del Pentágono es superior al de China y Rusia sumados. Pero China duplica la capacidad naval de EEUU en sus aguas, donde además de su Armada cuenta con misiles antibuque para los que el Pentágono no tiene respuesta, además de la guerra cibernética que el Dragón está en condiciones de desplegar, cegando las defensas enemigas.

Por eso, limitado en el Mar del Sur de China, el Pentágono parece estar apuntando hacia las fronteras de la Unión Europea con Rusia. Como señala el analista de Asia Times, Pepe Escobar, "Ucrania y Rusia pueden estar al borde de la guerra, con graves consecuencias para toda Eurasia".

Según su análisis, el 24 de marzo el presidente ucraniano Volodímir Zelenski firmó un decreto que define que la política oficial del país consiste en "recuperar Crimea de Rusia", lo que equivale a una declaración de guerra apoyada por la OTAN. Esa es la razón para Escobar de que Rusia refuerce sus fronteras.

¿Qué buscan la OTAN y el Pentágono al crear una situación bélica en las fronteras de Rusia? Creo que se trataría de un golpe estratégico de tres dimensiones:

El primero significa la ruptura deseada por Washington entre la Unión Europea y Rusia. Aislar a Rusia es un deseo largamente acariciado por las elites de EEUU, que buscan a mediano plazo un cambio de régimen en Moscú para instalar un gobierno pro occidental que abra sus enormes riquezas naturales a las multinacionales del Norte.

El segundo es el fin del gasoducto Nord Stream 2, al que le faltan apenas 35 kilómetros y dos meses para su finalización, lo que asegura el suministro energético a Alemania y Europa en el largo plazo. Las reiteradas sanciones a empresas europeas y rusas que construyen el gasoducto no han podido impedir su desarrollo, considerado "peligroso" por Washington que desea vender su propio a gas a Europa.

El tercero se relaciona con China y Eurasia, como apunta Escobar. Debilitar a Rusia es el paso imprescindible para bloquear o acotar la Ruta de la Seda. Como señala el exembajador de la India MK Bhadrakumar, el acuerdo China-Irán firmado el 27 de marzo, cambia las reglas del juego porque "afecta las estrategias globales estadounidenses", al punto que aliados tradicionales de EEUU como Turquía y Arabia Saudí ya no siguen sus orientaciones.

A la defensiva en todo el mundo, apretar en Crimea y en las repúblicas de Donetsk y Lugansk puede ser una salida, peligrosa por cierto, para una estrategia global que no encuentra puntos de apoyo como antaño.

Publicado enInternacional
Irán acusa a Israel del ataque a la planta nuclear de Natanz y promete "venganza"

Rusia y la UE esperan que las negociaciones en Viena no se vean afectadas por el percance

 

Teherán. Irán acusó ayer a Israel de estar detrás del ataque a su planta de enriquecimiento de uranio de Natanz y prometió "venganza" en medio de esfuerzos diplomáticos para conseguir que el acuerdo internacional de 2015 sobre el programa nuclear iraní vuelva a su cauce.

Más de 24 horas después del incidente, las circunstancias, el modus operandi y el alcance de los daños siguen siendo confusos.

La Unión Europea (UE) y Rusia, que participan en las negociaciones diplomáticas con la república islámica para reimpulsar el acuerdo sobre su programa nuclear, afirmaron que esperaban que lo ocurrido en Natanz no socave las discusiones.

Desde Washington, la Casa Blanca desmintió todo vínculo con el incidente "Estados Unidos no estuvo involucrado de ninguna manera", dijo a la prensa la secretaria de prensa Jen Psaki, quien agregó que las negociaciones en Viena no deberían verse afectadas.

El portavoz de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Behrouz Kamalvandi, pareció minimizar el incidente al declarar que "el centro de distribución de electricidad" de la planta de Natanz, en el centro del país, se vio afectado por una "pequeña explosión" hacia las 5 de la mañana del domingo.

Agregó que los daños se podrán reparar "rápidamente", observación que contrasta con las declaraciones del jefe de la agencia nuclear de Irán, Alí Akbar Salehi, quien poco antes había declarado a la agencia de noticias Fars que fue necesario activar el sistema eléctrico de emergencia.

En tanto, el portavoz de la diplomacia iraní, Said Khatibzadeh, señaló que aún era "demasiado pronto" para evaluar los daños de lo que calificó de acto "terrorista" perpetrado por Israel, que habría dañado varias centrifugadoras utilizadas para enriquecer uranio.

El diario New York Times citó a jefes de los servicios de inteligencia israelíes y estadunidenses, que señalaron que "Israel desempeñó un papel" en lo acontecido en Natanz donde, según esas fuentes, "una fuerte explosión" habría "destruido el sistema eléctrico interno que alimenta las centrifugadoras".

Fue en esta misma planta del complejo nuclear de Natanz, uno de los centros neurálgicos del programa atómico de la república islámica, donde Irán comenzó a probar el sábado nuevos conjuntos interconectados de centrifugadoras.

Khatibzadeh acusó indirectamente a Israel de hacer naufragar las conversaciones en curso en Viena para intentar que Estados Unidos vuelva al acuerdo internacional de 2015 y levante las sanciones contra Teherán.

Khatibzadeh prometió que "la respuesta de Irán será la venganza contra el régimen sionista en el momento y lugar adecuados".

La agencia de prensa Irna indicó que varios diputados comentaron que el canciller Mohammad Javad Zarif había subrayado “la necesidad de no caer en la trampa tendida por los sionistas.

"No permitiremos (que Israel haga descarrilar las conversaciones de Viena) y nos vengaremos de los sionistas por estas acciones", habría dicho, según las mismas fuentes, durante una reunión a puerta cerrada en el Parlamento sobre el ataque a la planta de Natanz.

Estados Unidos, durante la presidencia de Donald Trump, rechazó de manera unilateral en 2018 el acuerdo nuclear alcanzado con Irán en Viena tres años antes, y restableció las sanciones estadunidenses que se habían levantado como parte del pacto.

Como represalia, desde 2019 Irán se ha alejado de la mayoría de los compromisos claves para limitar sus actividades nucleares que asumió en Viena.

El presidente estadunidense, Joe Biden, quien sucedió a Trump en enero, anunció su intención de reincorporarse al acuerdo de Viena.

En tanto Heiko Maas, jefe de la diplomacia alemana, uno de los países firmantes del acuerdo de 2015, afirmó que los acontecimientos recientes "no son positivos" para las negociaciones en curso, y la cancillería rusa afirmó que espera que “lo ocurrido (en Natanz) no se convierta en un ‘regalo’ para los varios opositores al acuerdo y que no socave las negociaciones”.

Irán siempre ha negado que su programa nuclear tenga como finalidad fabricar una bomba atómica, como acusa el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien reiteró ayer que su país impedirá que Irán se dote del arma nuclear pero evitó mencionar el incidente en Natanz.

Por otra parte, los servicios secretos israelíes acusaron a Irán de crear falsas cuentas de mujeres en Instagram para engatusar y secuestrar a ciudadanos de Israel, después de que Teherán prometió responder al ataque en Natanz.

La Unión Europea añadió a ocho funcionarios iraníes a su lista de sancionados, entre ellos al comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, Hosein Salami, por su participación en la represión a las protestas de 2019, a lo que la república islámica respondió con la suspensión del diálogo y la cooperación con Bruselas en materia de terrorismo, drogas, refugiados y derechos humanos.

Publicado enInternacional
Página 1 de 30