Un cartel de propaganda muestra a militares del Ejército Coreano Popular (KPA), en un museo en Sinchon, al sur de PyongyangFoto Afp

Un editorial serenamente realista del portal chino Global Times explaya que la “querella política deja a la política exterior de EU sin rumbo ( https://goo.gl/bdUF7J )”.

El editorial marca cómo la errática política del Congreso con sanciones estrafalarias está empujando a China, Norcorea e Irán a los brazos de Rusia. Curiosamente, con la exclusión de Irán a quien no citó, esta fue la misma percepción del presidente deslactosado Trump, plenamente secuestrado por el Deep State y su golpe militar blando en la Casa Blanca ( https://goo.gl/8s7mX2 ).

El portal sentencia que las estrategias foráneas de EU son autocontradictorias y el núcleo del equipo del gabinete parece estar en desacuerdo uno con el otro en temas cruciales como el contencioso nuclear de Norcorea.

EU parece estar irritable (sic), arrogante, desbrujulado (sic) e imprudente, a grado tal que no solamente sus rivales y competidores exhiben profunda preocupación por su conducta, pero también sus aliados (sic) se quejan de su accionar, para el portal que juzga que las élites de EU son narcisistas (sic). Creen que EU debe sancionar a Moscú y no debe dejar a Beijing fuera, y que Norcorea e Irán son sus próximos objetivos, con la notable salvedad de que EU no es capaz de conseguir todos (sic) sus objetivos.

El acercamiento entre los presidentes Trump y Putin ha sido saboteado por el Deep State, mientras que China y EU se comportan como una pareja que comparte la misma cama pero que tienen sueños diferentes.

Para el portal la puerta para mejorar las relaciones de EU y Rusia se cerraron. ¡Uf!

Rusia replicó con la expulsión masiva de 755 funcionarios de la embajada de EU, mientras el primer ministro Medvedev, considerado pro-occidental, fustigó en su Facebook la guerra económica de EU contra Rusia y proclamó que el daño de las sanciones duraría varias décadas.

En la perspectiva de la relación triangular de China/EU/Rusia, Global Times aduce que China y Rusia pueden tener el mayor denominador común ya que mientras China y Rusia mantienen su asociación integral estratégica de coordinación, será suficiente para lidiar con los desafíos de EU.

Alega que EU no mejorará fundamentalmente sus relaciones con Beijing o Moscú, pero tampoco ofenderá a los dos.

Señala que la nueva oleada de sanciones del Congreso no tendrá demasiado efecto real (sic) y solamente perpetuará el punto muerto entre EU y Rusia.

La rivalidad de EU y Rusia es geopolítica, mientras que las fricciones entre China y EU provienen básicamente del comercio, pero China y Rusia tienen un peso específico frente a EU, y conforme Beijing y Moscú se tornan estratégicamente más cercanos, tendrán un poder de disuasión frente a EU.

¿Son tan miopes los zelotes del Congreso de no percatarse que están aislando a su país del concierto universal?

El portal chino concluye que en el futuro previsible, las relaciones de China y Rusia mejorarán, mientras que las de EU y China tendrán altibajos, pero que China será capaz de manejar.

Li Xin comenta que las tensiones de China con EU constituyen una oportunidad (sic) para construir los lazos de Beijing y Moscú, y exhorta a que “China considere ayudar a Rusia para lidiar con el impacto de las sanciones de EU: desde la creación de una zona de libre comercio hasta una ruta de la seda polar a lo largo de la ruta norteña (sic) en el Ártico ( https://goo.gl/ZKdvsH )”.

Trump culpó al Congreso de haber llevado las relaciones con Rusia a sus “niveles más bajos y peligrosos (https://goo.gl/5F1Czr)”. Lo peor del caso es que Trump no tuvo más opción que firmar la enmienda de un Congreso pugnaz que declaró la guerra económica a Rusia.

Wang Cong, de Global Times, “advierte del daño a las economías de EU y China, y urge al diálogo cuando Trump amaga abrir una amplia investigación contra las prácticas comerciales de China bajo la ley doméstica sección 301 de la Enmienda Comercial de 1974 que puede desembocar en abruptas tarifas o restricciones a las importaciones chinas, ante lo cual “China no se mantendrá ociosa ( https://goo.gl/9f4Egs )”.

Guerra económica del Congreso contra Rusia y guerra comercial de Trump contra China, la mayor potencia mercantil y económica (medido por poder adquisitivo de su PIB) del mundo.

China repudió en forma vehemente las sanciones de EU a Rusia, Irán y Norcorea ( https://goo.gl/q6Mc9u ).

Los expertos chinos juzgan que las punitivas medidas mercantiles, para no decir bélicas, de EU tendrían un impacto limitado (sic) en la economía china, pero revertirían la tendencia positiva de la relación bilateral.

Sin contar que las recientes sanciones contra Rusia tienen como daño colateral, si es que no es deliberadamente su objetivo principal, impedir el transporte de gas ruso, mucho más barato, a Europa a la que se pretende arrodillar para comprar el más caro gas estadunidense proveniente del deletéreo fracking, llama la atención la ofensiva global –sea del Congreso, sea del mismo Trump– en varios puntos del planeta, cuando las cifras de empleo han mejorado sustancialmente y el índice Dow Jones rompe su récord en forma antigravitatoria.

En forma destacada, el portal Breitbart, muy cercano a Trump, comenta el elogio de Global Times al secretario de Estado, Rex Tillerson, quien sentenció que EU no busca el cambio de régimen de Norcorea, ni el colapso del régimen, ni la justificación para enviar al ejército de EU al norte del paralelo 38.

La declaración de Tillerson pareció más bien un acto de contrición a Norcorea: “No somos sus enemigos, no somos su amenaza.Pero están exhibiendo una amenaza inaceptable para nosotros y tenemos que responder ( https://goo.gl/SmgHhw )”.

Quizá se trate de una política deliberada, el famoso abordaje de la “teoría del loco  ( https://goo.gl/NJCvsj )”, pero la cacofonía diplomática de EU parece provenir de un manicomio con diferentes tipos de garrotes y zanahorias: desde el pugnaz senador Lindsay Graham –quien afirma que Trump le confirmó que borraría del mapa a Norcorea– pasando por la amazona embajadora en la ONU, Nikki Halley, hasta la tersura de Tillerson.

¿A cuál de estas voces tan disonantes escucharán China y Norcorea, no se diga Rusia?

Sea lo que fuere, en una perspectiva del triángulo estratégico de EU/Rusia/China, resaltó que ni el zar Vlady Putin ni el mandarín Xi se dejaran intimidar por las bravatas evisceradas de Trump y/o el Congreso.

Lamentablemente, como comenta el mandarín Xi, el mundo no está seguro en este momento cuando las tres súper potencias exhibieron en la misma semana su musculatura bélica: después de las pruebas de misiles por Norcorea, dos bombarderos de EU B-1B (susceptibles de transportar armas nucleares) cruzaron la península coreana; el mandarín Xi se vistió de general para supervisar la impactante parada militar del aniversario 90 del Ejército de Liberación del Pueblo; y el zar Vlady Putin ostentó en forma simultánea el poderío naval (50 buques de guerra y submarinos) de Rusia en San Petersburgo, Crimea y en la base rusa en el puerto sirio de Tartús.

La única buena noticia es que tanto el Congreso como Trump se fueron de vacaciones.-

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Trump se prepara para una guerra comercial con China

En particular, el Gobierno estará dispuesto a subir drásticamente los impuestos para la importación de productos y servicios chinos en EE.UU.

 

La administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, ha elaborado una serie de contramedidas comerciales contra China, según informa el diario 'The New York Times'.
Según "tres personas con un conocimiento detallado de los planes de la Administración", el paso se enfocará en las presuntas infracciones a la propiedad intelectual y la restricción de la actividad de empresas estadounidenses por parte del gigante asiático.


El líder norteamericano se está alejando de su rumbo original, destinado al aumento de la cooperación con Pekín. Ello se debe en parte al hecho de que los funcionarios de la Administración se ven "frustrados por la falta de voluntad de confrontar a Corea del Norte en sus programas nucleares y de misiles balísticos".


Según el rotativo, la Casa Blanca podría anunciar la medida en los próximos días. En particular, está previsto que la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU. investigue los métodos implementados por las autoridades chinas respecto a las compañías estadounidenses. El caso podría prolongarse varios meses.


Eventualmente, la administración Trump estará dispuesta a subir drásticamente los impuestos para la importación de productos y servicios chinos en EE.UU., iniciar una campaña para retirar licencias a sus compañías, y tomar otras contramedidas en respuesta a la restricción del negocio estadounidense en la nación asiática.


"Pasividad china"


Este martes, el líder de los demócratas en el Senado, Charles Schumer, ha dirigido a Trump una carta en la que ha instado a limitar las transacciones realizadas por China en EE.UU. en respuesta a la "pasividad" de Pekín en la resolución del problema norcoreano.


El senador ha apelado al Comité sobre Inversiones Extranjeras, un cuerpo que considera las transacciones clave en términos de los intereses de la seguridad nacional. El Comité funciona bajo la presidencia del secretario de Finanzas de EE.UU.


"Muy decepcionado"


El pasado 29 de julio el presidente norteamericano criticó a China por "no hacer nada" respecto a la crisis en la península coreana.
"Estoy muy decepcionado con China. Nuestros estúpidos líderes del pasado les han permitido hacer cientos de miles de millones de dólares al año con el comercio, pero no hacen nada por nosotros con Corea del Norte, solo hablan. Ya no permitiremos que esto continúe. China podría resolver fácilmente este problema", reza el mensaje del presidente Trump en su cuenta personal de Twitter.

 

Publicado: 2 ago 2017 05:26 GMT

Publicado enInternacional
Viernes, 14 Julio 2017 06:20

Trump en Varsovia

Trump en Varsovia

Rumbo a la cumbre del G20 en Hamburgo (7-8/7/17), Donald Trump hizo una escala en Varsovia. Los motivos de esta decisión, "objeto de envidia de otras capitales europeas" (sic) –Jaroslaw Kaczynski, jefe del partido gobernante Ley y Justicia (PiS), dixit (Associated Press, 1/7/17)–, podrían ser tema de un apasionante concurso radiofónico (a ver cuál estación se anima):

“Trump se fue a Polonia para: a) ‘borrar una vez por todas la experiencia de la esclavitud soviética a la que fue sujetada esta nación’ [uff...], según su gobierno nacionalista y ultraconservador ( Gazeta Wyborcza, 3/7/17); b) ver en persona como se hace el famoso ‘polish sausage’ haciendo valientemente oídos sordos a la clásica advertencia de Bismarck sobre las salchichas (no es lo mismo, pero cerca); c) ninguna de las razones de arriba”.

Si escogió usted a) o b) –denotando que ha de ser un fan del gobierno cuya popularidad se basa entre otros en una alucinatoria tesis que el accidente aéreo en Smolensk (2010) en que murió Lech, hermano de Jaroslaw, el entonces presidente de Polonia "fue un atentado de Putin", o un trabajador de la industria cárnica– gana un DVD-box de documentales sobre la vida de los extraterrestres.

Si escogió c), desgraciadamente no hay ningún premio, pero se le invita a seguir sintonizando, para un análisis un poco más "de este mundo".

Allí podrá considerar las siguientes –y un poco más reales– razones de la visita:

• Sellar la venta de gas y armas estadunidenses para ‘make America great again’ (y/o para que Polonia pueda "neutralizar el chantaje energético ruso" y "defenderse del [inminente] ataque de Moscú").

Si en algo Trump es bueno es en andar de vendedor ambulante: ya les vendió los espejitos a los estadunidenses, ahora les mete la chatarra militar primero a la monarquía islámica de Riad, luego al califato católico de Varsovia (Arthur Miller se revuelve en la tumba).

• Mostrarse “estratégicamente menos ‘pro-ruso’” ante el público liberal antes de su primera reunión con Putin (¿qué mejor manera que abrazarse con los chiflados de Varsovia que irían a la guerra con Rusia bajo cualquier pretexto?).

De hecho: ¿se acuerdan como durante la campaña una de las razones por las que según los liberales "Trump no era apto para ser presidente" era que –contrario a la Hillary– "no quería provocar a Rusia" o meterse en Siria?

Ahora que (¡sorpresa!) se va desdiciendo de su no-intervencionismo es cada vez más "apto" (pero "aún falta").

• Dividir (un poco) la Europa, premiando a la "buena" (la Oriental) y regañando a la "mala" (la Occidental).

Contrario a los temores de algunos (The Guardian, 4/7/17) lo hizo "sólo" tácitamente, bendiciendo la iniciativa de los Tres Mares que busca la "independencia energética" para los 12 países de Europa central (véase: Foreign Policy, 6/7/17), pero que igual tienen sus diferencias con la "vieja Europa" como Polonia ,que se opone al gasoducto ruso-europeo Nord Stream II y que Washington acaba de "criminalizar" a fin de promover su propio gas (véase: Counterpunch, 5/7/17).

• "Cargar las baterías del ego" antes del G20 y gozar de la hospitalidad de gobierno –y gente– que comparten su ideología (¿qué otra capital lo recibiría coreando "¡Donald Trump...!" y ondeando las banderas estadunidenses?).

Si bien hay claras afinidades entre Trump y PiS (desdeño a la democracia, ataques a las instituciones independientes, medios, minorías, "negacionismo climático" u oposición al "liderazgo alemán" en la UE) y la visita fue un show de legitimización mutua de los "parias no-liberales", "the love of USA" no es sólo cosa de este gobierno.

Al final fue la "socialdemocracia" polaca –los postcomunistas– que se aliaron con G.W. Bush, mandaron las tropas a Irak y Afganistán y permitieron a la CIA abrir un ‘black-site’ en Polonia.

• Mostrar que "sí tiene aliados", diciéndole en práctica al mundo –como en su tiempo Bush Jr ante los reproches que contaba con poco apoyo para su invasión de Irak (2003): "You forgot Poland!" (goo.gl/JVmS7t).

Pero mientras con Bush todo fue una farsa –"¡te olvidaste de Polonia!" se volvió un cómico símbolo de falta de argumentos serios– con Trump es más bien una tragedia.

Ante a los intentos de la "vieja Europa" de aislarlo después de sus pifias en cuanto a los "compromisos de la OTAN" o los Acuerdos de París (The New York Times, 7/5/17) Trump –que merece ser aislado sin importar las razones (o por quienes)– usó a Polonia como "mano de gato" para burlar el cerco.

En Varsovia dijo la "palabra mágica" –invocó el artículo 5 de la Carta Atlántica– y no había de otra sino aceptarlo de vuelta "a la familia" (aunque de todos modos todo acabó en una suerte de G19...).

Y por último, si bien no menos importante:

• Diseminar su proyecto de odio contra la "amenaza civilizatoria de los musulmanes que atacan y destruyen nuestros valores" en las tierras fértiles de Polonia que está en la vanguardia de la xenofobia desde que estalló la "crisis de los refugiados" (quién sabe por qué, seguramente nada que ver con nuestro involucramiento en Irak o Afganistán...).

En un discurso lleno de referencias (a) históricas frente al monumento del Levantamiento de Varsovia (1944), Trump llamó a "defender a la civilización occidental" y a "mantener a los que quieren subvertirla afuera".

Según él, "Polonia, su historia, su tradición, su fe, el amor de Dios y a la nación que le ayudaron a persistir durante siglos" son ejemplos para el mundo de "cómo luchar con el terrorismo y la migración musulmana" (sic).

La exactitud de esta aseveración es dudable (por decirlo así); pero la flexibilidad trumpiana, impresionante:

Trump en Riad: nada de "choque de civilizaciones"...

Trump en Varsovia: ¡un total "choque de civilizaciones"!

Y ya para ir cerrando, la última encuesta relámpago:

“Opina usted que los refugiados son: a) invasores de Marte que amenazan a la especie humana [como cree Mr. Trump que una vez emuló el discurso del... Día de la independencia (1996) para enfatizar su punto contra los migrantes (‘aliens’) (NY Daily, 13/10/16); o b) ‘productos del Occidente’ y sus guerras en el Medio Oriente y norte de África”.

Si tiene problemas en contestar, no se preocupe.

Ni siquiera "los buenos" –los otros líderes de la OTAN en el G20 como Frau Merkel (la nueva "líder del mundo libre")– tuvieron las agallas para admitir esta realidad [b)] (la "migración" fue uno de los principales temas de la cumbre).

Qué esperar de Trump o sus amigos de Varsovia.

 

Por Maciek Wisniewski, periodista polaco

Twitter: @MaciekWizz

Publicado enInternacional
Oriente Próximo y los peligros del caos diplomático de Trump

La región de Oriente Medio está atravesando por un periodo de calamidades que carece de comparación en toda la historia. Esto ocurre mientras la política exterior americana se basa en provocar un desconcierto general entre enemigos y aliados que la revista Foreign Policy ha calificado de “caos diplomático”.



Este miércoles la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, compareció en el Congreso. Los congresistas le pidieron explicaciones acerca del caos que reina en la política exterior de Washington, y Haley les sorprendió diciendo que eso es positivo para Estados Unidos.


Diplomáticos extranjeros con los que se reúnen Haley y otros colegas americanos se quejan de lo “impredecible” de la administración, pero Haley sostiene que el desconcierto es útil a la hora de negociar, ya que sus interlocutores no saben por dónde van a salir los americanos. “Para mí esto ha sido útil”, ha recalcado la embajadora.


La administración de Trump está usando esta táctica negociadora con sus enemigos, por supuesto, pero también con sus aliados, y se ha puesto de manifiesto en Oriente Próximo de una manera particular. En esta región el caos está adquiriendo una extensión geográfica y una profundidad inmensas y Estados Unidos lo está alentando en todos los frentes, incluso con sus aliados tradicionales, con la excepción de Israel, que sigue siendo un asunto de política interior americana.


La crisis entre Arabia Saudí y Catar es uno de los últimos episodios derivados de la política de caos de Washington. Entre las disparatadas peticiones de los saudíes figura la de que Catar cierre la cadena de televisión Al-Jazeera, una demanda que este viernes las Naciones Unidas han calificado de “inaceptable” puesto que violaría el derecho de expresión y de opinión.


La anarquía general que reina, el desconcierto que ese caos está sembrando en numerosos observadores, puede escaparse de las manos de los dirigentes locales, incluidos los de Arabia Saudí, un país que de la mano del rey Salman y de su hijo Mohammed, se está adentrando por territorios ignotos con decisiones demasiado arriesgadas.
El caos es lo contrario de la estabilidad y esta es una teoría que Israel ha venido aplicando sistemáticamente desde hace mucho tiempo. Recientemente dos destacados profesores de la Universidad de Bar-Ilan, en Tel Aviv, uno de ellos asesor del primer ministro Benjamín Netanyahu y de la OTAN, publicaron y defendieron una tesis que es justamente la que los americanos están aplicando en Oriente Próximo.


La tesis de los profesores israelíes era muy sencilla: “La estabilidad no es un bien en sí mismo y únicamente es buena si responde a nuestros intereses”. Los intereses de Israel en estos momentos consisten fomentar la inestabilidad puesto que esta situación caótica le está dando oportunidades con países que hasta hace poco le resultaban hostiles.
Esta tesis está de acuerdo con la tesis de lo impredecible de la que Nikki Haley habló a los congresistas de Washington el miércoles. Pero ¿qué gana Estados Unidos con este caos? La respuesta es sencilla: su posición se hace más vital y está consiguiendo gigantescos contratos de venta de armas por todas partes.


Y ¿qué gana Israel con este caos? La respuesta también es sencilla: el Estado judío está adquiriendo un papel central en todos los conflictos regionales desde la segura barrera en la que se encuentra. Por ejemplo, se acaba de saber que Israel será el mayor beneficiario de la resolución de la histórica disputa entre Egipto y Arabia Saudí sobre dos diminutas islas situadas en el estrecho de Tirán, en el mar Rojo, que han estado custodiadas por Egipto durante las últimas décadas y que ahora se están transfiriendo a Arabia Saudí.


El meollo de este asunto es que en cuanto las islas pasen a poder de Arabia Saudí, tal y como ha decidido el presidente Abdel Fattah al Sisi con el visto bueno de Israel, el estatus de las aguas de la zona cambiará y dejarán de ser aguas egipcias para convertirse en aguas internacionales, con lo cual los buques israelíes que naveguen por la zona para atracar en el puerto de Eilat saldrán beneficiados.


El caos casi universal que reina en Oriente Próximo tiene un destinatario central que es Irán. La misma Nikki Haley no para de referirse a Teherán como un gran y deforme monstruo, y lo hace en términos apocalípticos semejantes a los que usan los dirigentes israelíes. El peligro más grave ahora es que lo impredecible de la administración Trump se salga de tiesto y llegue a las armas.


La actitud de los militares americanos que operan en Siria se ha vuelto más agresiva en las últimas semanas, derribando incluso un avión sirio de fabricación rusa. Otros incidentes graves también han ocurrido en Siria recientemente y la presencia de los ejércitos ruso y americano tan cerca uno de otro, puede conducir a un enfrentamiento directo entre las dos potencias.


La sensación de que un enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia puede ocurrir en Siria está viva y sujeta a lo impredecible de Washington. Lo más natural parece ser que los americanos se consolarán con la venta masiva de armas, pero nadie puede estar seguro de ello si hacemos caso a la teoría de Nikki Haley, teoría que deja abierta la posibilidad de intervenciones militares.


En este contexto, Europa posee la política exterior de una ameba diminuta e inútil y no hay que contar con los europeos para nada que no sea seguir a pies juntillas la política de Estados Unidos con respecto a Rusia, que también pasa por la adquisición de armas americanas a porrillo.

 

30/06/2017 22:24 Actualizado: 01/07/2017 07:00
EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Publicado enInternacional
"Apoyo al terrorismo e injerencia": Varios países árabes rompen relaciones diplomáticas con Catar

Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Yemen, Libia y Maldivas se han unido a la decisión de Baréin, y han suspendido sus relaciones oficiales con Catar, generando una tensión de carácter político en esa región.


El Gobierno de Baréin ha anunciado que rompe sus relaciones diplomáticas con Catar, según un comunicado oficial citado por Al Arabiya.
De acuerdo con la declaración, Baréin decidió romper los lazos con su vecino "por la insistencia del Estado de Catar de seguir desestabilizando la seguridad y estabilidad del Reino de Baréin e intervenir en sus asuntos".


Asimismo, la incitación por parte de Catar a los medios de comunicación y el apoyo a actividades terroristas, así como el financiamiento de grupos vinculados con Irán también fueron razones detrás de la decisión, han apuntado las autoridades bareiníes.


"[Catar] ha difundido el caos en Baréin, en una flagrante violación de todos los acuerdos, pactos y principios del derecho internacional, sin tener en cuenta los valores, el derecho, la moral, la consideración de los principios de buena vecindad o compromiso con las constantes relaciones del Golfo y la negación de todos los compromisos anteriores", reza el comunicado.


Como parte de la medida, Baréin ha declarado que cancelará las comunicaciones marítimas y aéreas con su vecino. Además, las autoridades bareiníes han prohibido a los ciudadanos cataríes el ingreso a su país, mientras que los propios ciudadanos del Reino que residen en Catar han sido instados a regresar.
Los ciudadanos de Catar tienen 14 días para abandonar el territorio de Baréin, mientras que a sus diplomáticos se les dio 48 horas para dejar el país.
Crisis diplomática

Pocos minutos después de la declaración por parte de Baréin, Arabia Saudita, Egipto y Emiratos Árabes Unidos se han unido a la decisión del Reino y anunciaron el cese de lazos con Catar. El Gobierno de Yemen también informó del cese de relaciones diplomáticas con el país. Horas más tarde, la misma decisión llegó desde Libia. Maldivas se unió a las represalias diplomáticas poco después.


Arabia Saudita ha señalado que esta decisión es necesaria para proteger al reinado del peligro que representa "el terrorismo y el extremismo" y ha instado a todos sus países vecinos y las compañías a "hacer lo mismo".


Asimismo, la coalición dirigida por Arabia Saudita ha anunciado que la participación de Catar en su operación militar conjunta en Yemen ha sido cancelada. La coalición acusa a Doha de apoyar a los grupos terroristas Al Qaeda y el Estado Islámico.


El portavoz del Ministerio de Exteriores de Egipto, por su parte, ha declarado en un comunicado que la decisión fue tomada este lunes debido a la "postura antiegipcia del Gobierno de Catar" y al "fracaso de los intentos por parte del Gobierno egipcio de disuadir a esta nación árabe de apoyar a organizaciones terroristas".

Tensión en el golfo Pérsico


Aunque Catar forma parte de la coalición liderada por Arabia Saudita, sigue manteniendo buenas relaciones con Irán, a diferencia de la mayoría de las naciones del golfo Pérsico.


Las tensiones en torno a la postura de Catar hacia la nación persa aumentaron a finales de mayo después de un escándalo de 'hackeo' y noticias falsas: la Agencia de Noticias de Catar, supuestamente 'hackeada', divulgó unas polémicas frases del emir de este país árabe, Tamim bin Hamad Al Thani, recoge Al Jazeera.


Los medios de comunicación árabes, citando a la agencia, informaron que Al Thani había declarado que Irán es un "poder islámico" y las relaciones de su país con Israel son "buenas", calificando a Hamas y Hezbolá como "movimientos de resistencia".


Además, se reportó que Catar había retirado, supuestamente, a sus embajadores de Baréin, Egipto, Kuwait, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos debido a la "tensión" con la Administración del presidente EE.UU., Donald Trump.


Si bien Doha rechazó vehementemente la validez de esas afirmaciones, indicando que la agencia fue 'hackeada', los medios de comunicación de Emiratos Árabes Unidos, Al Arabiya y Sky News Arabia, entre otros, recogieron las historias, dándoles amplia cobertura y enfureciendo a los funcionarios de Catar.

Publicado: 5 jun 2017 02:26 GMT | Última actualización: 5 jun 2017 10:19 GMT


Irán se pronuncia sobre la ruptura de relaciones con Catar por parte de varios Estados árabes

 

Los países que han impuesto medidas de represalia contra Doha son Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Arabia Saudita, Egipto, Yemen y Libia.


La ruptura de las relaciones diplomáticas entre varios Estados árabes y Catar no hace otra cosa que desestabilizar la situación en la región, afirma el jefe adjunto de la Administración presidencial iraní, Hamid Abutalebi, en declaraciones recogidas por TASS.


"El tiempo de las acciones represalias ha pasado. La ruptura de las relaciones diplomáticas y el cierre de las fronteras no son una salida para la crisis", ha señalado Abutalebi. El alto funcionario ha agregado que la "agresión no tendrá ningún efecto" y solo "llevará a una desestabilización [de la situación en la región]".


En la madrugada del domingo al lunes los EAU, Baréin, Arabia Saudita y Egipto rompieron relaciones diplomáticas con Doha por su supuesto apoyo y financiación de organizaciones terroristas. Más tarde Yemen y Libia tomaron la misma medida. Varias aerolíneas de los citados países han anunciado la suspensión de la comunicación aérea con Catar a partir del martes.

Publicado: 5 jun 2017 07:43 GMT | Última actualización: 5 jun 2017 09:26 GMT

Publicado enInternacional
El Pentágono solicita miles de millones para vigilar los misiles desde el espacio

El Pentágono ha solicitado al Congreso destinar 7.750 millones de dólares del presupuesto de Defensa del Gobierno para 2018 a mejorar los sistemas de vigilancia espacial estadounidenses, unos 1.300 millones más que en 2016.


El aumento incluye 4.330 millones de dólares que serán utilizados para financiar la investigación y el desarrollo de tales sistemas y 3.420 millones para su creación, según informaron varios oficiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.
"Tenemos que ser capaces de encontrar el equilibrio entre recursos, entre lo que nos podemos permitir y entre lo que puede durar", dijo a la prensa Roger Teague, director de programas espaciales en la oficina del secretario adjunto de la Fuerza Aérea de EEUU.


Teague ha explicado que "los fondos son limitados" y que "no se pueden permitir seguir gastando sin considerar las posibilidades".


"Tenemos que ser capaces de invertir con cabeza y de concentrar nuestros recursos en asegurar un buen grado de protección al mismo tiempo que nos quedan recursos para el futuro", dijo.


La parte más importante del presupuesto anunciado por el Pentágono está destinada a su sistema de alerta temprana (SBIRS, por sus siglas en inglés), una constelación de satélites para la detección y el aviso en caso de lanzamientos de misiles.


Teniendo en cuenta las tensiones en la península de Corea, el aumento de 1.300 millones destinados a este propósito se utilizará para financiar el lanzamiento del satélite GEO-4 en noviembre y el desarrollo de los GEO-5 y GEO-6. La Fuerza Aérea desea lanzar ocho satélites en total junto con los tres que ya están orbitando.


De esos 7.750 millones, 36 millones serán destinados a finalizar la construcción de la cerca espacial (Space Fence, en inglés) que Estados Unidos está construyendo en un diminuto atolón de las islas Marshall que ya alberga una instalación de radar. La misión de este sistema es vigilar los objetos en la órbita que sobrevuelan EEUU —satélites o basura espacial-.


También se destinarán 95 millones de dólares para financiar el Wideband Global SATCOM (WGS), un sistema de comunicaciones por satélite de gran capacidad. De esta forma esperan que se pueda terminar de construir el WGS-10, el último satélite que deberá pasar a formar parte del SATCOM.


La Fuerza Aérea estadounidense quiere asegurarse también de que, en caso de un desastre nuclear, sus comunicaciones no se interrumpan. Con este objetivo, Estados Unidos dedicará 172 millones de dólares a la instalación de terminales de comunicación especiales en sus bombarderos estratégicos B-52, en sus aviones de reconocimiento y en sus aviones militares destinados a labores de repostaje aéreo.


También, el Pentágono quiere impulsar su nueva generación de sistemas de posicionamiento global (GPS), integrada por 32 satélites, y destinará 329 millones de dólares —116 millones más que en 2017— a su creación.

Publicado enInternacional
Donald Trump sitúa a Rusia y el terrorismo entre las amenazas principales de OTAN

El presidente estadounidense, Donald Trump, situó hoy a Rusia entre las principales amenazas para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), al intervenir en la cumbre de ese bloque militar.


La OTAN del futuro debe concentrarse en temas como la lucha contra el terrorismo y la inmigración, así como las amenazas provenientes de Rusia, el sur o el oriente, consideró Trump. El jefe de Estado norteamericano condenó el atentado del pasado martes en el estadio Manchester Arena, con saldo preliminar de 22 muertos, entre ellos 12 menores, y unos 75 heridos, incluidos 10 de gravedad.


Además, el mandatario estadounidense reiteró su llamado a los países miembros de la alianza atlántica a cumplir con sus compromisos para financiar el presupuesto de ese bloque, al señalar que al menos 22 naciones son incumplidoras en ese sentido.


En Rusia, expertos estiman que en estados como Alemania, donde cumplir con el compromiso del dos por ciento de su Producto Interno Bruto para sufragar gastos de la OTAN significaría un aumento de unos 300 millones de dólares, se preguntan dónde se gastaría ese monto.


Al mismo tiempo, consideran que la OTAN intenta justificar su existencia con la supuesta amenaza de Moscú, algo que parece estar ligado con el afán del Pentágono de crear un cinturón de defensa antimisil en torno al gigante euroasiático.
Moscú en todo momento denuncia que la sombrilla antimisil constituye una amenaza para su capacidad disuasiva y con ello aumentan los riesgos para la estabilidad estratégica en el orbe.


La cumbre intenta situar a la OTAN en calidad de ente capaz de luchar contra el terrorismo e, incluso, se propuso sumar ese bloque a un anunciado combate contra los extremistas en Siria, donde una coalición internacional actúa sin el visto bueno de Damasco.


Rusia, Turquía e Irán interactúan en Siria como garantes de una tregua pactada en diciembre pasado, pero de la cual están excluidos el movimiento terrorista Estado Islámico y el Frente Al Nusra, así como organizaciones afines.


(Con información de Prensa Latina)

Publicado enInternacional
Los 28 objetivos de Trump en su visita al triángulo de las religiones semíticas

Da igual que Arabia Saudí, Israel y el Vaticano no representen ni a los fieles del Islam, el judaísmo y el cristianismo ni a dichos credos, pero han sido los primeros destinos de Trump como presidente para:


1. Utilizar la caduca farsa de la “alianza de religiones” contra la otra farsa, el terrorismo islámico, pretende justificar la pseudo doctrina de Choque de Civilizaciones, una cortina de humo para ocultar el principal problema de la humanidad, que es el terrorismo del hambre, fruto del capitalismo, que asesina cada día a decenas de miles de personas sin importarle su credo.
Los otros objetivos del equipo de Trump en realizar dichos viajes han sido:
2. Otorgar relevancia a un Trump rechazado a nivel mundial. Los últimos presidentes realizaron su primer viaje a los países vecinos.
3. Reducir la presión sobre Trump, que está acusado de poner en peligro la seguridad nacional, con logros comerciales y militares en Oriente Próximo, y así sobornar a las compañías petrolíferas y militares que controlan las dos cámaras.
EEUU vuelve a abrazar a Arabia Saudi
No es ninguna casualidad que la visita de Trump y su séquito a Riad se programase para el 19 de mayo, el día de las elecciones presidenciales de Irán, con el fin de influir en sus resultados. Entre otros objetivos, la administración Trump buscaba:
4. Imitar a Obama, quien acudió a la sede de los Hermanos Musulmanes en Egipto, para pronunciar un discurso con varias letras pequeñas.
5. Mostrar que no es islamófobo, algo que ya sabíamos: él es aporófobo. Expulsa a los pobres, sean mexicanos, árabes o indios, que no a sus élites mafiosas.
6. Revitalizar las alianzas tradicionales en la región, debilitadas en la era de Obama, y prometer a las élites sunitas del Golfo Pérsico que su estabilidad estaba asegurada.
7. Recuperar la estrategia tradicional de EEUU de apoyar la estabilidad de las monarquías árabes (que también mantienen, a golpe de sus dólares, el orden en Jordania, Egipto y Pakistán) para mantener el actual mapa global de las rutas comerciales de la región. Apoyar el Islam político (siempre de derecha y fundamentalista) forma parte de esta política.
8. Hacer negocios: mil millones de dólares, saqueados de las arcas públicas de Arabia, para crear miles de puestos de trabajo en las empresas de armas de EEUU. Manchados de sangre de los yemeníes, sirios o iraquíes, entre otros pueblos. Los misiles que fabriquen apuntarán a Irán. Así acabará también con las voces críticas con Arabia Saudi en las filas del Partido Demócrata.
9. Conseguir cien millones de dólares para el negocio de mujeres emprendedoras de Ivanka Trump en el Fondo Monetario Internacional, así como consolidar los negocios propios de Trump, como un complejo hotelero. La prensa revela que desde el anuncio de su candidatura, Trump ha creado al menos 46 nuevas empresas.
10. Expulsar a Rusia del negocio de armas con Arabia, que mostraba interés por los misiles tácticos Iskandar rusos.
11. Exhibir la fuerte presencia militar de EEUU en el Golfo Pérsico, algo reducido en la era de Obama por su prioridad de contener a China.
12. Aumentar el peso de Arabia Saudi en la región en perjuicio de Irán y Turquía, países difíciles de domar.
13. Conseguir que los wahabíes saudíes, algo menospreciados por Obama, suavicen sus ataques verbales a EEUU.
14. Acercar a los líderes árabes a Israel, a partir de una alianza tácita contra Irán, nombre del país más repetido en la cumbre. ¡Ni una mención a Palestina! Trump ha puesto los cimientos materiales de una gran guerra chiita-sunita de los 55 países sunitas presentes en el encuentro contra Irán, construyendo la OTAN árabe. Así, serán los jeques quienes financien las guerras de EEUU en la región.
15. Consolar a la Casa Saud por haber sido objeto de los ataques del Trump candidato por varias razones: no acoger a los refugiados sirios, donar millones de dólares a la Fundación Clinton, pretender que EEUU le hiciera el trabajo sucio en Siria, volar las Torres Gemelas (como afirmaba la CIA), tener a mujeres esclavizadas y matar a los gays.
16. Pasar un rato divertido, riéndose de la audiencia que escuchaba las patrañas de ser aliados en la lucha antiterrorista, siendo ambos patrocinadores del yihadismo desde 1978. La misma CIA condecoró con la medalla George Tenet al príncipe heredero Saudi Mohammed por su lucha contra el terror. Otra cosa es pretender neutralizar al sector antioccidental (que no antiimperialista) de la Casa.
17. Ignorar y desactivar la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo que denuncia a Arabia Saudi por el 11-S, que el propio Trump defendía cuando era candidato, o sea que el terrorismo islámico no es fruto de la exclusión de los musulmanes.
18. Mostrar el poder de convocatoria del rey Salman, que reunió a unos 50 jefes de Estado musulmanes en Riad para recibir a Trump, y así justificar esta infame alianza con un peso pesado.
19. Sabotear los intentos de Irán de reconciliarse con Arabia Saudí, empujándoles a una terrible guerra.
20. Construir una nueva alianza entre EEUU, los Estados sunitas (árabes, turcos, paquistaníes, etc) e Israel contra Irán, gran rival geopolítico, al que declararon “el mayor patrocinador del terrorismo mundial”.
21. Regalar una carta verde a los saudíes para entrar en una guerra con Irán, a pesar de que puede terminar con la propia existencia de Arabia Saudí.
Luna de Miel con Israel
En el 50 aniversario de la ocupación de Palestina, y en medio de una huelga de hambre de cientos de presos políticos palestinos en cárceles israelíes, el presidente de EEUU pisaba Israel para:
22. Reparar los daños asestados por Obama a la extemaderecha judía al no destruir Irán y encima firmar el acuerdo nuclear con el gran rival en la zona. Y eso a pesar de que Obama concedió a Israel la ayuda más grande de la historia de EEUU (38.000 millones de dólares), apoyó todas sus agresiones a Gaza y no reconoció el Estado palestino por la ONU. Pero, si unos 130 países ya han reconocido el Estado palestino, ¿a qué esperan para fundarlo? ¡Si Lenin estuviera ahora en Palestina!
23. Fingir que busca el acuerdo final de paz entre palestinos e israelíes, cuando no tienen ningún plan propio. EEUU no puede mediar en este conflicto ya que no es imparcial: nunca ha presionado a Israel para que respete los acuerdos internacionales al respecto. Es posible que eche mano de la propuesta de la Liga Árabe de 2002 de reconocer un Estado palestino con Jerusalén oriental como capital a cambio de que los países árabes reconozcan a Israel. Aunque la naturaleza imperialista de este país también este plan de paz. Por lo que EEUU continuará con la pantomima de negociaciones de paz para que Israel siga ampliando los asentamientos (3.000 más desde la toma del poder de Trump) y se dedicará a gestionar el conflicto.
24. Introducir, en realidad, el factor incertidumbre en las relaciones de EEUU con Israel y Palestina: ha retrocedido de la promesa de reconocer Jerusalén como la capital indivisible de Israel, petición aprobada por el Congreso en 1995, pero a la que los presidentes de EEUU, cada seis meses, han tendido que firmar la renuncia, retrasando el traslado por “razones de seguridad nacional”. La visita de Trump ha tenido lugar antes del 1 de junio, fecha en que toca volver a firmarla. No quería mayor tensión en las relaciones.
25. Echar una mano a Netanyahu, ahora que está acusado de fraude y soborno. Los gazatíes deben prepararse para un nuevo ataque de Israel, que suele utilizar la cortina de humo de las bombas para desviar las miradas de los trapos sucios internos.
26. Trump presionó a Abás para hacer más concesiones por la paz, como abandonar la violencia, eliminar la imagen negativa de Israel en los libros de texto y cortar la ayuda a los familiares de los presos palestinos en cárceles israelíes. Mientras, no pide lo mismo a Israel: que deje de matar a los palestinos, de derruir sus casas o de arrancar sus olivos.
27. Seguir cooperando en el desmantelamiento y la balcanización de los países grandes de la zona, como lo han hecho en Sudán, Irak, Yemen o Siria, y están decididos en convertir a Irán en el próximo.
El Vaticano como el poder blando de Occidente
Obviamente, un Papa goza de más prestigio internacional que un presidente de EEUU. No en vano, George Bush visitó el Vaticano en seis ocasiones para conseguir su apoyo y Obama, en dos. En su encuentro con Francisco, dijo que iba a hablar de “la pobreza y la desigualdad”. Vale, hablar no hace daño a los ricos. El nuevo presidente de EEUU se ha apresurado hacerse una foto con Francisco, por:
28. Conseguir la legitimidad de un Papa carismático que le tachó de “no cristiano” por querer levantar muros contra los inmigrantes, que no puentes. Pero Bergoglio muestra una profunda incoherencia estrechando la mano de un magnate que ha comprado el poder político y presume de ser belicista, aporófobo, misógino y va a robar las pocas conquistas sociales de los trabajadores de EEUU, queriendo privatizar hasta los servicios sociales. Su asalto es de tal magnitud que algunos clérigos católicos estadounidense están dando prioridad a la justicia económica y los derechos de los inmigrantes antes que ir contra el aborto.


“Si usted es el Papa del pueblo en EEUU, entonces tiene un problema cuando la misma gente vota a Trump”, advierte el analista Iacopo Scaramuzzi. Ronald Reagan y Juan Pablo II se unieron para luchar contra el “comunismo ateo”, ¿cuál es el papel de Francisco en el diseño estadounidense del mundo?

Historia y presente

La reciente visita del Pontífice a Georgia y Azerbaiyán no tenía, evidentemente, el objetivo de bendecir a sus católicos: sólo el 0,1% de los 4,3 millones de georgianos, en su mayoría cristiano-ortodoxos, y el 0,01% de los 9,3 millones de un Azerbaiyán musulmán-chiita son católicos. En la patria de Stalin, donde su visita fue boicoteada por la Iglesia Ortodoxa, el Papa lejos de recibir un “baño de multitud” se encontró con un estadio de fútbol semivacío y las protestas de quienes le acusaron de querer “catolizar” a los ortodoxos. La invitación venía del presidente Giorgi Margvelashvili que tiene prisa por entrar en la en la OTAN y la UE, y utiliza al Vaticano para acercarse al Occidente.


A los escasos asistentes, el Papa les habló de la guerra mundial, pero no la que está teniendo lugar en fascículos en Oriente Próximo y que ya ha destruido la vida de cerca de 100 millones de seres humanos en Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen, Libia y Siria, sino de la “guerra mundial para destruir el matrimonio” llevada a cabo por “la teoría de género“, pidiendo a los georgianos tentados por el adulterio buscar ayuda, como si el principal problema de aquella gente fuese de tipo sexual. Luego rogó a Dios, no que impidiera las guerras, sino que consolara a los que están cansados de los bombardeos. ¡Amén!


La región del Cáucaso, hasta 1991 parte de la Unión Soviética, es una de las más estratégicas y volátiles del mundo: por sus incalculables reservas de hidrocarburo y por su ubicación. Está entre el Mar Negro y el Mar Caspio e incrustada en los límites de los antiguos imperios ruso, persa y turco. El rosario de las guerras que ha sufrido empieza después (y a causa de) la desaparición de la URSS: la de Nagorno-Karabaj (1988 y 1994) entre Azerbaiyán y Armenia; Georgia-Abjasia (1992-1993); los conflictos intermitentes entre Chechenia y Rusia (1994 a 2009) y la guerra entre Georgia y Rusia (2008). Es toda una tentación para EEUU hacerse con el control de esta zona. Ya tiene una base militar en Azerbaiyán y pretende incluir a Georgia, – o “Iberia”, su nombre cuando era la provincia cristiana del imperio Persa –, hoy es candidata de entrar en la OTAN en las proximidades de Rusia e Irán.


Entonces, ¿qué interés tiene el Vaticano en introducirse en tal berenjenal?


La Santa Sede y la “Anaconda”


Los antecedentes del Vaticano en cooperar con la CIA, en destruir el socialismo y a las fuerzas anti imperialistas en el mundo, son motivos suficientes para desconfiar de las intenciones del Papa en el Cáucaso. La cooperación entre ambos Estados llegó a su punto álgido con la elección del cardenal polaco antirruso y antisoviético, Karol Wojtyla, como Papa con el objetivo de promover disturbios para derrocar al gobierno socialista de la Polonia “católica”. Fue en 1978, el mismo año que la “Agencia” también contrató a los yihadistas y a Bin Laden para hacerse con Afganistán, frontera sur de la URSS. En Georgia, Francisco declaró (al igual que EEUU), que no reconocía la independencia de Abjasia y de Osetia del Sur, separadas de Georgia y donde Moscú mantiene sus tropas.


¿Participa el Vaticano en el Proyecto Anaconda -el nombre de una temible boa que rodea y estrangula lentamente a su presa, aunque sea un elefante-, diseñado por EEUU para asfixiar a Rusia desde Eurasia?


El Vaticano estrechó sus lazos con el Partido Republicano de EEUU durante la era de Ronald Reagan. Sin embargo, sus esperanzas en “catolizar Rusia” con la caída del socialismo se desvanecen por dos hechos principales:


. Que en 1997 la Ley Yeltsin suprimiera la igualdad de las religiones, otorgando mayor privilegio a la Iglesia Ortodoxa. El número de los centros religiosos ortodoxos ascendió de 5.318 en 1985 a 31.200 en 2012, y eso en una sociedad agnóstica que necesita hospitales y escuelas, entre otros servicios sociales. La fusión de la “ortodoxa” y el nacionalismo ruso ha construido una efectiva barrera al “catolicismo llegado del Occidente”.


. Las guerras lanzadas por EEUU en Oriente Próximo que lo vaciaron de cristianos (aunque la mayoría de gente huida es musulmana y atea), erosionando su poder no sólo “espiritual” sino también material, por la inmensa fortuna que albergan cientos de templos allí ubicados.


El Vaticano anima a los católicos de Oriente Próximo a quedarse en sus tierras y a poblarlas con sus bebés cristianos (prohibiendo anticonceptivos, aborto y homosexualidad), y así proteger con sus vidas el poder de quienes desde sus confortables despachos en Roma participan en la gestión de este mundo de miseria y de dolor.


Un espacio para “Ostipolitik”


Hoy, el Vaticano confecciona su propia agenda, en la que incluye el “Ostipolitik”: la mejora de sus relaciones con Moscú. Reconoce el papel de Rusia como garante de los intereses de los cristianos en Oriente Próximo; pues comparten el mismo temor por el avance de la extrema derecha islámica, y coinciden en el que el futuro régimen de la posguerra Siria no debe tener rasgos religiosos. En el conflicto de Ucrania, Francisco se negó a hablar de “la invasión rusa”, sino de una “terrible violencia fratricida”, alejándose de la postura de EEUU, y más próximo a la de Alemania y Francia. La iglesia católica ucraniana se tiraba de los pelos.


Forma parte de la Doctrina Putin la distensión con el centro del catolicismo mundial, ahora que las cosas no van bien con Europa y con EEUU. Que el Papa no sea europeo, sin duda, ayuda a que se convierta en un interlocutor entre Moscú y Brócelas. Fue la iniciativa del propio líder ruso el encuentro histórico entre el Papa Francisco y el Patriarca Kirill celebrado el día 12 de febrero. Aunque tuvo lugar en el aeropuerto de La Habana en Cuba. Invitar al Papa a Moscú, el sueño de cualquier “Pontífice”, tendrá su precio, y sucederá cuando decida Kremlin.


La prioridad de ninguno es paliar el principal problema de la humanidad que es el hambre que mata cada día a cerca de 60.000 personas en el mundo (más que cualquier guerra), sino mantener sus zonas de influencia para ampliarlas, y poner su sello en el orden mundial. Que el Vaticano invoque las raíces cristianas de Europa y se oponga a la adhesión de Turquía a la Unión Europea, forman parte de esta política, también en sintonía con su Ostipolitik, que es hacer trueque con Rusia.

Publicado enInternacional
"OTAN sunnita": Trump adopta la iranofobia de su aliado Netanyahu

Una semana antes de la espectacular visita de Trump a Arabia Saudita, Josh Rogin, de The Washington Post, había revelado que su “nueva arquitectura de seguridad regional (https://goo.gl/E9dJbS)” pasa(ba) por la creación de una "OTAN sunnita", como "guía para combatir el terrorismo", contener a Irán y operar la "mayor venta de armas en la historia (sic)" por 110 mil millones de dólares, que pueden llegar a 350 mil millones de dólares (https://goo.gl/VFWn1A).

El zar Vlady Putin tocó piano en Pekín para acompasar la nueva Ruta de la Seda (https://goo.gl/i0HZph) y Trump festejó su colosal venta de armas con su baile en la legendaria “danza del sable (https://goo.gl/tViBbi)”. El sable de Trump intenta demoler el piano de la nueva Ruta de la Seda (B&R) en su flanco sur.

Los medios regionales no mencionaron la creación de la "OTAN sunnita" que debió ser formulada durante las dos cumbres de Trump, una con las seis petromonarquías árabes del Consejo de Cooperación del Golfo, y otra con los 55 mandatarios de la Cumbre Arabo-Islamo-Estadunidense, eminentemente sunnita y con la notoria ausencia de Irán, el mayor país chiíta con casi 83 millones de habitantes.

Es probable que la "escalada de tensión" del atentado juvenil de Manchester, que coincidió con la presencia de Trump en Israel, acelere las fracturas –genuino fracking geopolítico– que se han agudizado en Eurasia desde la llegada del atribulado presidente de Estados Unidos (EU) y su cambio tectónico de paradigma con nuevas reglas por hacer (mi entrevista con Russia Today: https://goo.gl/rXf4Jx).

A mayor venta de armas, mayor frecuencia de guerras (mi entrevista con CNN: https://goo.gl/s21Lf6). Sputnik abunda en que la "OTAN sunnita" desestabilizará Medio Oriente y desencadenará una guerra masiva en la región (https://goo.gl/IxhP9Q).

Tal fue la tónica con Kissinger, quien fomentó la venta lucrativa de armas tanto a Irán como a Irak para que se despedazaran durante ocho años. Luego EU se fue sobre la cabeza de su anterior aliado Saddam Husein.

Nada menos que James Stavridis, almirante retirado y ex comandante supremo de la OTAN, desde hace dos años pregonó una "OTAN árabe" para contrarrestar a Irán.

Los estrategas bélicos de EU desean conectar la "OTAN europea" con la proyectada "OTAN sunnita" que forma parte del simplón maniqueísmo lineal para dividir al mundo árabe y/o islámico entre sunnitas (de 85 a 90 por ciento del total de mil 570 millones de musulmanes) y los chiítas (de 10 a 15 por ciento), desde el punto de vista sectario religioso, y también étnico mediante la colisión de árabes contra persas (https://goo.gl/5zraR8). ¿Para descarrilar el B&R?

El analista indio C. Raja Mohan abunda sobre la "escalada militar de Trump" durante la "cumbre sunnita" que "amenaza con despedazar el viejo (sic) orden en Medio Oriente" por lo que "India necesita actuar en forma propositiva para limitar las potenciales consecuencias negativas para el subcontinente". CRM evoca la presencia en la "cumbre sunnita" de Riad del presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, de los primeros ministros de Bangladesh, Sheikh Hasina, y de Pakistán, Nawaz Sharif, principal enemigo de India, cuyo temor radica en la futura definición hollywoodense del "terrorismo islámico" y las dos pesas y dos medidas de Trump (https://goo.gl/iy3vb4).

Irán mantiene una excelente relación con India, a la que le procura su gas y cuya pletórica población islámica (15-20 por ciento) es mayoritariamente sunnita. Este simple matiz se le escapó a Trump, quien abrió su sectaria y racista caja de Pandora en el "Gran Medio Oriente" con la bendición de su "amigo", más que aliado, Netanyahu.

Los reclamos sauditas son dolorosos, de lo cual se aprovechan Trump y Netanyahu. Abdulrahman al-Rashed, ex director de la televisora Al Arabiya, muy cercano a la Casa Real (https://goo.gl/2IHaxx), pregunta qué tanto la "visita de Trump puede cambiar a la región" que se encuentra en "una nueva fase (sic)" después del "anuncio de una serie de medidas para confrontar a Irán".

Trump es especialista en contradicciones, fracturas y muros, y fue mucho más vehemente contra Irán (https://goo.gl/GhlKQF) que los gobiernos de Arabia Saudita e Israel, al grado de comparar al Hezbolá chiíta libanés con Al Qaeda (sic) y denunciar el papel persa en Yemen, Siria y Bahréin donde existen relevantes poblaciones chiítas.

A juicio de Abdulrahman al-Rashed, en la "fase" de Obama el "proyecto de Teherán era sitiar a Arabia Saudita y a las petromonarquías del Golfo para dominar la región", pero ahora con Trump "Irán se encuentra en real peligro" en "Siria, Irak, Yemen y Líbano" y hasta se va a quedar sin refacciones de EU después de haber comprado 80 aviones Boeing por 16 mil millones de dólares.

Ni los sauditas ni los israelíes desean saber más de la política anterior de Obama durante ocho años y se encuentran fascinados con Trump.

Dejo de lado el financiamiento por 100 millones de dólares de Arabia Saudita y de Emiratos Árabes Unidos a la Fundación (sic) de Ivanka Trump (https://goo.gl/J02xSH).

¿Palestina por Irán? Este macabro trueque, que sólo se le puede ocurrir a un vendedor inmobiliario sin tacto diplomático e ignorante de la historia del "gran Medio Oriente", fue lo que vendió Trump en sus dos visitas a Arabia Saudita y a Israel, que no causó mucha gracia a los sitiados palestinos: arreglo mínimo del contencioso palestino a cambio de una santa alianza de la OTAN europea/”OTAN sunnita”/Israel contra de Irán.

¿Aceptarán los europeos este trueque antigravitatorio de un vendedor de bienes raíces?

Hasta el zelote israelí Chemi Shalev, acerbo crítico de Trump, exultó su triunfal visita a Israel: "¡Vino, habló, conquistó!" (https://goo.gl/bqBzG4)

Trump estuvo 27 horas en Israel y una hora en Belén.

Un editorial del rotativo Felesteen, cercano a Hamas, exclamó: "Trump no eres bienvenido en Palestina", mientras el presidente de la autoridad palestina, Mahmud Abbas, se mostró demasiado decente para tolerarlo. El método dialéctico obliga a referir la antítesis del punto de vista de Irán colocado en la picota por Trump y Netanyahu.

Las invectivas de Trump contra Irán han provocado feroces réplicas y se equivoca si cree que el presidente Rouhani se comportará como Videgaray Caso en México.

Los multimedia de Irán fustigan que Trump fue a Riad a conseguir dinero y “se rebajó ante los regalos saudíes (https://goo.gl/i4RIvt)”.

PressTV alega que la visita señala la persecución de los activistas pro democracia en Arabia Saudita y Bahréin (https://goo.gl/Pz6EgY), mientras el canciller "pro occidental" iraní, Javad Zarif, criticó que "Trump coquetea con los déspotas" (https://goo.gl/suko1l).

Retumban ya los tambores de guerra y los funcionarios persas alardean que “Arabia Saudita no está en posición de atreverse a agredir a Irán (https://goo.gl/qNJGtR)”. Por lo pronto, “Israel y EU planean eliminar militarmente a Hezbolá (https://goo.gl/TLLdF7).

Trump ignora los matices consustanciales al "gran Medio Oriente": ha adoptado los esquemas balcanizadores de Netanyahu (https://goo.gl/4DtWDk) y ha optado por la linealidad maniquea ante la hipercomplejidad del "gran Medio Oriente" que ya enterró a varios imperios. Trump fue a sembrar vientos bélicos al "gran Medio Oriente". Sólo cosechará tempestades.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Contener a Irán, "causa común" de países de mayoría musulmana con Israel: Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al comenzar este lunes su primera visita a Israel, dijo que cada vez más las naciones de mayoría musulmana comparten una "causa común" con Israel en su determinación de contrarrestar la amenaza que representa Irán, y aseveró que existe una "rara oportunidad" de llevar la paz a la región.

Trump, quien se convirtió en el primer gobernante estadunidense en visitar el Muro de los Lamentos, ofreció una rueda de prensa con su homólogo israelí, Ruben Rivlin, en la cual elogió "la belleza y majestuosidad" de Israel, así como su compromiso para avanzar hacia una paz con los palestinos.

Hassan Rohani, presidente iraní, replicó que su país no necesita permiso de Washington para realizar pruebas de misiles, que continuarán "si es técnicamente necesario", y aseguró que la cumbre entre Estados Unidos y Arabia Saudita es un show.

Procedente de Riad, Trump dijo a su llegada a esta ciudad que las preocupaciones sobre Irán están acercando a Israel y a varios países árabes, y exigió que Teherán ponga fin de inmediato a la ayuda militar y financiera a "terroristas y milicias".

El mandatario estadunidense se hizo eco de un tema abordado durante su reunión en Arabia Saudita, de población sunita, con varios líderes musulmanes, muchos de los cuales están preocupados por la creciente influencia de Irán, de mayoría chiíta, en la región.

El magnate criticó el acuerdo nuclear que el gobierno de su antecesor, Barack Obama, y sus aliados hicieron con la república islámica. Dijo a la prensa que los iraníes deben estar "agradecidos" con Estados Unidos por los beneficios que han recibido tras dicho pacto. "Les dimos riqueza, prosperidad y la capacidad para continuar con el terror", y agregó: "no se debe permitir que Irán posea un arma nuclear".

Posteriormente, el mandatario estadunidense prometió "hacer lo que sea necesario" para impulsar un proceso de paz entre israelíes y palestinos, en una iniciativa que bautizó como el "acuerdo definitivo".

Sin embargo, ha dado pocas señales de cómo sería posible revivir las conversaciones entre ambas partes, estancadas desde 2014. Trump se reunirá este martes en Belén con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, quien señaló que espera que el encuentro sea "fructífero y genere resultados".

El jefe de la Casa Blanca hizo una "histórica visita" cargada de simbolismo político a la Ciudad Vieja de Jerusalén, ocupada militarmente por Israel en la guerra de 1967; por la tarde oró en el Muro de los Lamentos, lugar sagrado del judaísmo, y visitó la iglesia del Santo Sepulcro, santuario emblemático del cristianismo. Hasta ahora ningún mandatario estadunidense había visitado el muro para evitar, deliberadamente, dar legitimidad pública a la ocupación israelí.

Por la noche, decenas de manifestantes israelíes y estadunidenses salieron a las calles de Jerusalén para protestar contra la visita del gobernante a Israel. También hubo expresiones de repudio en los territorios palestinos y la franja de Gaza.

En tanto, Hasan Rohani, presidente iraní, denunció el "espectáculo sin valor político" de la cumbre en Riad entre Trump y los dirigentes árabes, y anunció que su país mantendrá las pruebas de misiles, "si es necesario".

El presidente iraní rechazó las acusaciones de Trump y del rey Salmán, de Arabia Saudita, de que apoya al "terrorismo", durante la apertura de la cumbre con países de mayoría musulmana en Riad, reunión a la que Irán no fue invitado, a petición del mandatario estadunidense.

Publicado enInternacional