John Bolton será el nuevo asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos

El asesor de Seguridad Nacional y uno de los abogados personales del presidente Donald Trump se suman al éxodo de la Casa Blanca, e ingresa un reconocido halcón derechista, mientras el comandante en jefe amenaza con golpear al ex vicepresidente de Estados Unidos y, para acabar, un trío de mujeres –una estrella porno, una ex modelo de Playboy y la concursante de un reality show– acosan por la vía legal al hombre más poderoso del mundo.

La Casa Blanca anunció esta noche que el general HR McMaster, asesor de Seguridad Nacional desde el año pasado, renunciará y será remplazado por John Bolton, halcón derechista y ex embajador ante la Organización de las Naciones Unidas (a la cual deseaba desmantelar).

El nombramiento de Bolton –asumirá funciones el 9 de abril– implica un giro más radical en asuntos de política exterior, generando alarma en varios sectores. Conocido por sus explícitas propuestas de someter por guerra a regímenes que declara como enemigos –ha propuesto bombardear Irán desde hace años y más recientemente a Corea del Norte– fue un gran promotor de la guerra contra Irak y ha sido vinculado con agrupaciones antislámicas.

Ya se esperaba el fin de McMaster, pero no la renuncia de John Dowd, el principal abogado de Trump en el caso de la investigación del fiscal especial. Aparentemente Dowd estaba frustrado porque con frecuencia su jefe ignoraba sus consejos. Trump había asegurado hace poco más de una semana que los medios estaban equivocados cuando decían que estaba considerando cambiar a su equipo legal.

Pero ese equipo legal y otros asesores han expresado preocupación por los cada vez más severos ataques de Trump contra el fiscal especial Robert Mueller y su equipo, alimentando la alarma de que Trump está contemplando la idea de despedirlo. Ante ello, líderes demócratas y algunas voces republicanas prominentes han expresado su apoyo a Mueller y advirtieron al presidente que cualquier intento de despedirlo provocaría una crisis. El senador republicano Lindsey Graham advirtió que si el mandatario se atreve a hacer tal cosa, sería el inicio del fin de su presidencia.

Al mismo tiempo, algunos ex altos funcionarios que suelen guardar discreción, cada vez repudian más en público al presidente. El ex jefe de la CIA John Brennan insinuó esta semana que Rusia podría contar con información comprometedora sobre Trump, y hace un par de días escribió: “tú no destruirás a América... América triunfará sobre ti”; el ex jefe de la FBI James Comey está por presentar un libro sobre su historia, que incluye su despido, y advierte que pronto los estadunidenses podrán decidir quién actuó de manera honorable.

Boxeador galán

Por otro lado, Trump retó al ex vicepresidente demócrata Joe Biden a una pelea a puñetazos. Esto en respuesta a un comentario de Biden el martes de que si se hubiera encontrado con un tipo como Trump en la preparatoria, lo hubiera llevado detrás del gimnasio para darle una golpiza infernal. Esta mañana Trump tuiteó: el loco Joe Biden está tratando de actuar como un tipo duro. Actualmente, él es débil, tanto mental como físicamente... no me conoce pero caería rápido y fuerte, chillando todo el tiempo.

Mientras tanto, el presidente está cada vez más cercado por acusaciones sobre su comportamiento sexual en el pasado. Tanto Stormy Daniels, estrella del cine porno, como Karen McDougal, ex modelo de Playboy, afirman que tuvieron relaciones sexuales con Trump en 2006 y están librando batallas legales para anular acuerdos de confiabilidad que firmaron a cambio de decenas de miles de dólares para guardar silencio. Ambos casos, si proceden, podrían obligar a Trump y sus asistentes a declarar sobre lo ocurrido. En tanto, un juez falló el martes que puede proceder la demanda por difamación presentada por Summer Zervos –una concursante del programa El aprendiz–, contra Trump, después de que él dijo que ella fabricó su acusación de que la hostigó sexualmente en 2007, otro caso que podría incluir un interrogatorio al presidente. Una entrevista con Daniels con el programa nacional de CBS News, 60 Minutes, será transmitida el domingo.

 

Publicado enInternacional
Militarización de la política exterior de Trump: adopta postura bélica de Israel vs. Irán

El nombramiento esperado desde hace cinco meses del saliente director de la CIA, Mike Pompeo –acérrimo enemigo de Julian Assange y Edward Snowden–, formado en la escuela de guerra West Point y hoy flamante titular del Departamento de Estado, militariza la alicaída diplomacia de Estados Unidos (EU) en la fase belicosa de Trump en todos los rubros políticos y comerciales, tanto al interior como al exterior.

Los "civiles" vinculados a Trump de su primero y segundo círculos se desmoronan: la lista es larga, donde resaltan su yerno, el talmúdico Jared Kushner, y su asistente privado John McEntee (investigado por fraude criminal), degradados por el general Kelly, quien les impide ya su acceso a la Casa Blanca.

La defenestración del secretario de Estado –despedido mediante un humillante tuit de Trump–, el texano Rex Tillerson, había sido anunciada desde que tildó a Trump de “idiota ( moron)” por abogar la proliferación de armas nucleares de EU.

Tillerson, con Exxon Mobil –joya geoestratégica de las petroleras de EU– había mantenido una relación cordial con el zar Vlady Putin, llegando a tener "asociaciones estratégicas" para la extracción del petróleo en el Ártico, convertido hoy en uno de los ominosos escenarios de una conflagración nuclear entre EU y Rusia.

Sumados al artefacto del Russiagate –operativo montado por el espía británico Christopher Steele– la defenestración de Tillerson del mortecino Departamento de Estado y el arribo del ex director de la CIA a la que militarizó al máximo, Mike Pompeo, adicto al belicismo supremacista de Israel, se agudiza el alejamiento con Rusia cuando la devaluada primera ministra británica, Theresa May, reanuda la guerra fría de Gran Bretaña (GB) con Rusia bajo el alegato del envenenamiento del desertor ex espía ruso Sergei Skripal, lo cual llevó a la impactante expulsión de 23 diplomáticos rusos.

Quizá esta abrupta decisión de la malhadada May, del Partido Conservador en caída libre electoral, trate de impedir que el probable próximo primer Jeremy Corbyn, del Partido Laborista, intente reactivar las relaciones sanas con Moscú.

En la fase de la posverdad y la preguerra cualquiera puede perorar lo que sea sin necesidad de evidencias con tal de justificar su agenda bélica.

La postura de Pompeo como director de la CIA militarizada al máximo fue muy hostil a Irán, a la que comparó en forma absurda con los yihadistas (https://goo.gl/XUAFdn), y a la que atiborró de los peores dicterios, superando las invectivas del premier israelí Netanyahu.

No son ningún secreto las notables "diferencias de opinión" entre Trump y Tillerson sobre el acuerdo nuclear con Irán del "5P más 1": los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (que incluyen a EU) más Alemania (https://goo.gl/LCV7u6).

Trump –quien carga a cuestas con su preocupante derrota electoral en Pensilvania, pese a todas sus maniobras tarifarias– declaró que no estaba de acuerdo en el negociador abordaje pacífico sobre Irán y contra quien Pompeo exhibe una postura aún más pugnaz que Netanyahu.

La guerra de Israel contra Irán hasta el último soldado de EU (sic) iniciará contra los aliados del país persa: Líbano y la guerrilla chiíta Hezbolá, además de la parte de Siria que domina Teherán, donde la CIA militarizada al máximo está armando su clásica escenografía de "armas químicas": mendacidades que fueron desechadas por Tillerson antes de ser defenestrado.

CNBC alega que "antes de su despido, Tillerson se apartó de la Casa Blanca al decir que el veneno usado contra un ex espía en GB era de procedencia rusa", lo cual “rompió con la Casa Blanca que ha declinado nombrar a Rusia en particular (https://goo.gl/ukE2tp)”.

¿Por qué se habrá alejado Tillerson de sus anteriores socios rusos?

Tampoco se puede eliminar la conjetura de que, a sabiendas de su inminente despido, Tillerson haya adoptado la postura de la premier May sobre el envenenamiento del desertor ex espía ruso Skripal.

En Tel Aviv festejan la santa alianza de Netanyahu con el antiraní Pompeo: “nueva darling de Israel (https://goo.gl/tE2UYB)”, mientras Israel Katz, ministro de Espionaje, lo felicitaba jubilosamente por Twitter.

Desde 2014, dos años antes de que Trump apareciera en el radar electoral, Pompeo, entonces representante del Partido Republicano por el estado de Kansas, era de la idea de que los golpes militares contra las instalaciones nucleares de Irán eran más efectivos que el abordaje diplomático (https://goo.gl/uZ1GgY).

Para Paul Craig Roberts –ex asistente de la Secretaría del Tesoro con Reagan– el cese de Tillerson, así como la llegada de Pompeo al Departamento de Estado y la promoción de la célebre torturadora Gina Haspel al mando de la CIA militarizada al máximo "indican que el complejo militar y de seguridad ha apretado las tuercas al régimen trumpiano. No habrá más lenguaje de normalizar las relaciones con Rusia", cuando “la combinación del lobby israelí [nótese el primer lugar], los neoconservadores [en su aplastante mayoría de origen israelí-estadunidense] y el complejo militar y de seguridad han demostrado ser demasiado poderosos para impedir que la paz pueda ser establecida entre dos potencias nucleares”.

Según Roberts, tales “tres fuerzas –el lo bby israelí, los neoconservadores y el complejo militar y de seguridad– son los que gobiernan” en EU, cuando “Israel está determinado a usar al ejército estadunidense para desestabilizar a Siria e Irán con el fin de aislar a Hezbolá y cortar el apoyo y abastecimiento de la milicia. Los neoconservadores apoyan los intereses de Israel y su propio deseo de hegemonía de Washington en el mundo. El complejo militar y de seguridad intenta mantener la "amenaza rusa como justificación para su presupuesto y poder".

Roberts, quien conoció muy de cerca a los británicos durante un cuarto de siglo, desecha las “historias [ sic]” del Russiagate y el envenenamiento del desertor ex espía ruso Skripal y juzga que el mundo se encuentra ante una "agenda extremadamente peligrosa", cuando “las nuevas armas rusas otorgan a Moscú una superioridad [ ¡megasupersic!] militar sobre EU”, lo cual es sabido por China e Irán (https://goo.gl/LtQMkr).

El asesor de Seguridad Nacional de Trump, general H.R. McMaster –muy cercano a George Soros, uno de los supremos enemigos de Trump–, está en vías de ser defenestrado.

CBS afirma que también el general John Kelly está a punto de ser despedido (https://goo.gl/t3etjo). What is going on?

Para que Trump y Pompeo cancelen en forma unilateral el acuerdo nuclear con Irán –con el fin de complacer a Netanyahu con sus guerras contra Líbano, Siria e Irán (https://goo.gl/bzpfq4)– necesitarán despedir también al general James Mattis, secretario del Pentágono, y/o al general Joe Dunford, jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Conjuntas de EU, quienes favorecen la vigencia del acuerdo nuclear con Irán.

El general Joseph Votel, jefe del Comando Central de EU, manifestó ante un panel del Senado compartir la postura de Mattis y Dunford (https://goo.gl/bTExu1).

¿Quién gobierna hoy EU, arrumbado en pleno caos y con el botón nuclear más suelto que nunca?

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Sábado, 17 Marzo 2018 06:41

Gina Haspel, “la sangrienta”

Gina Haspel, “la sangrienta”

El lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió al secretario de Estado, Rex Tillerson, vía Twitter. A pesar de las decenas de funcionarios del gobierno que han sido destituidos, forzados a renunciar o que simplemente se han ido, Trump aún se las ingenia para dejar una marca indeleble en el gobierno federal: ha designado decenas de jueces conservadores en cargos vitalicios, sigue desmantelando regulaciones logradas con mucho esfuerzo y recortando programas vitales de la seguridad social. En el mismo tuit en que destituyó a Tillerson, Trump anunció dos ascensos: el director de la CIA , Mike Pompeo, sería su nuevo secretario de Estado, y la subdirectora de la CIA , Gina Haspel, reemplazaría a Pompeo en la dirección de la agencia de espionaje. La trayectoria de Haspel en la CIA abarca más de tres décadas. Se desconocen varios aspectos de su trabajo, pero hay dos hechos confirmados: administró una cárcel clandestina de la CIA donde se cometieron torturas brutales y, más adelante, ayudó a encubrir las torturas mediante la destrucción de grabaciones de video, desacatando expresas directivas presidenciales.


Estos hechos deberían ser más que suficientes para desacreditar su nombramiento y para que el Senado niegue su confirmación en el cargo. En un acto de campaña en Ohio en noviembre de 2015, Trump alardeó: “¿Si yo aprobaría el ahogamiento simulado? Ya lo creo, en un abrir y cerrar de ojos”. Trump repitió esa frase durante toda su campaña, y ya como presidente siguió haciéndolo. También sugirió otras técnicas, como ejecutar a familiares de los sospechosos frente a ellos durante los interrogatorios como incentivo para que hablen. Si logra su cometido e instala a Gina Haspel como directora de la CIA , tendrá a su lado a alguien con experiencia directa en la tortura, una de las líderes del tristemente célebre programa de tortura del gobierno de George W. Bush.


En 2002, Gina Haspel dirigió un centro de tortura de la CIA en Tailandia, donde eran llevados prisioneros sospechosos de pertenecer a al-Qaida para ser interrogados. La víctima más conocida de ese sitio es Abu Zubaydah, quien fue sometido a una horrenda gama de técnicas de tortura, todas autorizadas técnicamente a través de una serie de memorandos legales escritos por abogados del gobierno de Bush y Cheney. Se utilizaron torturas tales como el ahogamiento simulado, el confinamiento en una caja del tamaño de un ataúd durante largos períodos, la humillación, la alimentación forzada a través del recto y varios otros procedimientos dolorosos. En 2005, cuando Haspel se desempeñaba como jefa de personal del Centro de Contraterrorismo de la CIA , en ese momento a cargo de José A. Rodriguez Jr., redactó un memorando que Rodríguez firmó, donde se ordenaba la eliminación de 92 grabaciones de video de esas mismas sesiones de tortura dirigidas por Haspel, a pesar de las instrucciones de la Casa Blanca de no destruirlas.


John Kiriakou, un analista de inteligencia que trabajó 14 años para la CIA , denunció el programa de tortura de la era Bush y, por hacerlo, fue encarcelado durante dos años. Hasta el momento, es el único funcionario estadounidense encarcelado en relación con el programa de tortura de Bush. Kiriakou relató en una entrevista para Democracy Now!: “La llamábamos ‘Gina, la sangrienta’. Gina siempre estaba rápidamente dispuesta a usar la fuerza. Había un grupo de oficiales en el Centro de Contraterrorismo de la CIA , cuando yo estaba prestando servicio allí, que… detesto hacer la acusación en voz alta, pero lo voy a decir: que disfrutaban del uso de la fuerza. Todo el mundo sabía que la tortura no funcionaba. Esa ni siquiera era la cuestión. Hay varias cosas que funcionan. ¿Era moral, ético y legal? Creo que la respuesta a esas preguntas es que claramente “no”. Pero Gina y la gente como Gina lo hicieron, creo, porque disfrutaban hacerlo. Torturaron por gusto, no para recopilar información”.


El programa de tortura fue desmantelado tras la elección del presidente Barack Obama. No obstante, quienes lo autorizaron, quienes lo supervisaron y los propios torturadores nunca fueron enjuiciados. Obama declaró al respecto en 2009: “Tenemos que mirar hacia adelante en lugar de mirar hacia atrás”.


“Aquí es donde entramos en escena los europeos”, me dijo el abogado especialista en derechos humanos Wolfgang Kaleck en una entrevista para Democracy Now!. Kaleck es uno de los fundadores del Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos, que el año pasado solicitó a los fiscales alemanes que se emitiera una orden de arresto contra Haspel por su papel en el programa de tortura: “Los casos de tortura deben ser llevados a juicio en todo el mundo. Tenemos varias leyes en Europa, y usamos estas leyes en los últimos 15 años para presentar numerosas denuncias penales en varias jurisdicciones contra los torturadores de Estados Unidos. En algunos casos tuvimos más éxito que en otros. Pero lo interesante es que como resultado del trabajo legal de nuestra red los torturadores estadounidenses ya no son intocables. Deben tener cuidado de adónde viajan”.


Kaleck señaló sobre Haspel: “Decidimos dirigir nuestros esfuerzos particularmente contra ella el año pasado porque, como subdirectora de la CIA , viaja mucho por el mundo. Por lo tanto, creemos que es importante que las autoridades judiciales, en Alemania y otros países europeos, intenten investigar el papel de Haspel en Tailandia y en otros lugares, y que estén preparadas: si Gina Haspel viaja a nuestros países, deberían poder arrestarla. También tendríamos que comunicar que ahora, si es confirmada en el cargo de directora, nuestras oficinas de asuntos exteriores –no solo en Alemania, sino en otros países– deberían declararla persona no grata, para que no sea invitada a nuestros países debido a que es una conocida torturadora y a los torturadores no se les debería permitir viajar libremente por Europa”.


El senador republicano Rand Paul ya expresó que se iba a oponer a la confirmación de Haspel. El senador republicano John McCain, de Arizona, quien fue torturado como prisionero de guerra en Vietnam del Norte, calificó el programa de tortura de Bush como “uno de los capítulos más oscuros de la historia estadounidense”. Todo el senado debería votar contra la confirmación de Gina Haspel y cerrar definitivamente el capítulo de la tortura en nuestro país.
________________________________________
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Ocho razones del cese de Tillerson y el fin de la diplomacia en EEUU

Después de meses de amenazas, al final Trump disparó, el 13 de marzo, a la cabeza de su Secretario de Estado, Rex Tillerson. Es la primera vez en un siglo que un jefe de la diplomacia estadunidense es destituido. ”Dos reyes no caben en un mismo reino”, reza un dicho persa, y la colisión entre los dos multimillonarios y machos alfa acabó en un terremoto cuyas réplicas serán igual de mortales, sobre todo para las gentes de Oriente Próximo.


Un día después del cese del ex presidente de la petrolera Exxon Mobil, la empresa más grande del mundo, también fue despedido el Subsecretario de Estado, Steve Goldstein por decir que Tillerson desconocía las razones de su despido, contradiciendo la versión del presidente.


Los principales medios de EEUU vinculan la caída de Tillerson a sus declaraciones “anti-rusas” el día anterior, cuando acusó a Moscú de estar detrás de la muerte del ex espía Sergei Skripal y su hija en Reino Unido, desautorizando al propio Trump que expresó sus dudas respecto de la autoría de los crímenes. Sin embargo, hace unos meses Tillerson había sido tachado, junto con Trump, de ser “hombre de Moscú”, por firmar acuerdos petrolíferos con la petrolera rusa Rosneft, y haber recibido de Vladimir Putin la Orden Rusa de la Amistad en 2013.


Lo cierto es que, el despido de Tillerson, preparado desde el noviembre pasado, “coincide” con la visita del 5 de marzo de Benjamín Netanyahu a la Casa Blanca para presionar a Donald Trump la necesidad de modificar el acuerdo nuclear con Irán, y a la que realizará el Trump saudí, Mohammed bin Salman (que ha llamado Hitler a ayatolá Jameneí), el día 20 a Washington. Los dos archi enemigos de Irán están llevando una campaña mundial para que EEUU y Europa rompan el acuerdo nuclear con Teherán y restauren las duros sanciones económicas contra esta nación. Los dos mini estados de Oriente Próximo han podido cambiar la política de la superpotencia, riéndose de “America First” de su presidente.


El beneficio inmediato de esta decisión para Trump ha sido desviar la opinión publica de su escándalo sexual (puestos en la punta de mira con la campaña “Metoo” de Hollywood) con la estrella del porno Stormy Daniels que ocupaba las primeras portadas de los medios en EEUU.


Razones de un peligroso cambio


1. Estar en favor de respetar el acuerdo nuclear con Irán. Éste es el único motivo que alegó el propio Trump.
2. Negarse a dar prioridad a los intereses de Israel en Oriente Próximo. Sus “pecados” han sido:


o Estar “distante” a la causa del estado judío. Quizás porque Tillerson, que tenía buenas relaciones con Rusia y los países árabes del Golfo Pérsico por su cargo en Exxon, ignoró el estado judío sin recursos petrolíferos.
o Nunca visitó Israel.
o Aplazó la mudanza de la embajada de EEUU a Jerusalén hasta tres años, y excluyó a Jared Kushner, esposo judío de Ivanka Trump de sus gestiones en Oriente Próximo.
o Su cese fue una petición de la Organización Sionista de América, después de que en el informe anual de su departamento Tillerson afirmase que la “violencia palestina podría atribuirse a la falta de esperanza para lograr la condición de Estado palestino y a la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania“.
o Haber cesado a decenas de funcionarios de las embajadas en el mundo, muchos de ellos veteranos pro-israelíes.


3. Los jeques saudíes le detestaban, no sólo por su posición hacia Irán, sino también por defender a Qatar, otra base militar de EEUU, frente a las presiones de Riad.
4. Intentar bajar las tensiones con Corea del Norte, despreciando a su jefe que en un “twitt” había afirmado que no podría haber tratos el Sr. Kim. Sin consultarselo, Tillerson preparó una cumbre entre los dos presidentes para “conversar que no negociar”, la misma política de “Paciencia estratégica” de Obama.
5. La animosidad personal entre ambos. Tillerson, durante una reunión en el Pentágono que debatía la petición de Trump para aumentar el arsenal nuclear, le llamó “imbécil” ¡a un tipo que se considera un genio! Nunca le perdonó.
6. Estar en favor de la permanencia de EEUU en el Acuerdo Climático de París.
7. Defender a la OTAN y a sus miembros, atacados por Trump.
8. Poner el racismo de Trump en evidencia cuando en el agosto de 2017 se desmarcó del presidente que defendió una marcha de la supremacía blanca en Charlottesville.


Política exterior en manos de un militar halcón


Tillerson ha sido reemplazado por Mike Pompeo, ex director de la CIA, un republicano perteneciente a la facción Tea Party. Entre sus antecedentes:


• Calificar el acuerdo nuclear con Irán de “desastroso”, llamarle “el mayor patrocinador estatal de terrorismo” (¿No fue Arabia quien estaba detrás del 11S?), y vincularle a Al Qaeda. Pompeo formará parte del triángulo anti-iraní con el vicepresidente Mike Pence y la embajadora de los EEUU ante la ONU Nikky Haley.
• Ser un “gran defensor de Israel” afirma Haaretz: ha realizado la obligada peregrinación a este país y su elección ha sido aplaudida por la Coalición Republicana Judía d EEUU.
• Conmiserar a China “una amenaza muy grande” para EEUU al igual que los son Rusia, Venezuela, Cuba, y Corea del Norte. Aboga por un plan militar en Afganistán que obligue a los talibanes a entablar conversaciones de paz con el Gobierno afgano.
• Defender las torturas como “el submarino” y el mantener abierto el Guantánamo.
• Hacer responsable de los ataques “yihadistas” a todos los musulmanes. Pompeo es un provocador y puede lanzar una campaña “anti musulmán” dentro y fuera de EUU.


Trump ha nombrado a “otra joya” , Gina Haspel como directora de la CIA. Entre sus méritos, haber dirigido en 2002 una prisión tailandesa donde torturaban a los sospechosos (a uno de ellos le sometieron 83 veces en un mes al “simulacro de ahogamiento”), y destruir la cinta de video que le condenaría.
El nuevo equipo de halcones de Trump tiene a Irán como objetivo principal. El mes de mayo el presidente debe ratificar el acuerdo nuclear o anularlo. “Con unas 2.000 incursiones podremos destruir la capacidad nuclear iraní“, dijo Pompeo en 2014.


***


Cierto que no hubo una diplomacia “tillersoiana”, pero podría contener a un Trump agresivo, sin escrúpulos, y de escasa inteligencia. La marcha del Sr. Rex podría ser el anuncio del fin de la diplomacia en EEUU. Se acerca una época muy oscura incluso más que la era de G. Bush.

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Marzo 2018 05:47

Apuntan a Putin

Apuntan a Putin

 Los líderes de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido exigieron ayer explicaciones a Rusia en una declaración conjunta por el reciente atentado con un agente neurotóxico contra un exespía ruso en la ciudad inglesa de Salisbury.


“Se trata de un ataque a la soberanía del Reino Unido”, señalaron Donald Trump, Emmanuel Macron, Angela Merkel y Theresa May. “Tal acción viola claramente los términos del acuerdo sobre las armas químicas y el derecho internacional, y amenaza la seguridad de todos nosotros”, subraya la declaración conjunta.


Los líderes occidentales recordaron que el envenenamiento del ex agente doble Serguéi Skripal, supuestamente con la sustancia Novichok, desarrollada en la antigua Unión Soviética, supone el primer uso ofensivo de un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.


Según la declaración, Reino Unido explicó en detalle a sus socios que Rusia es con una alta probabilidad responsable del ataque. “Compartimos la evaluación del Reino Unido de que no hay otra alternativa plausible”, señalan.


Además, los mandatarios pidieron a Moscú revelar su programa de armas químicas y atenerse a las leyes internacionales. “Rusia debería revelar completamente el programa del Novichok a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (...) Llamamos a Rusia a vivir con arreglo a sus responsabilidades como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones unidas para mantener la paz y seguridad internacionales”. sentenciaron.


También el primer ministro belga, Charles Michel, condenó el ataque y pidió a Rusia que colabore para esclarecer el caso. Michel pidió además al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que coordine una respuesta conjunta de la Unión Europea.


El Ministerio británico de Defensa anunció, entre tanto, que miles de soldados serán vacunados contra el ántrax (carbunco), considerado como una potencial arma biológica. A su vez, informó que se creará un centro ultramoderno para la defensa ante armas químicas, al que Londres destinará 48 millones de libras (unos 54 millones de euros).”Si dudamos de la amenaza que supone para nuestra población Rusia, basta con mirar el chocante ejemplo del despiadado ataque en Salisbury”, afirmó en un discurso el ministro británico de Defensa, Gavin Williamson.


En tanto, la primera ministra May visitó ayer el lugar del atentado en Salisbury, donde, esta semana, personal militar y policial hicieron tareas de relevo y traslado de vehículos contaminados por el Novichok (foto). En su visita a la ciudad May se reunió con expertos en salud pública, agradeció a los servicios de emergencia y conversó con ciudadanos.


 Estados Unidos acusó a Rusia de hackeo e injerencia electoral

Trump aplicó sanciones a Moscú

Las medidas punitivas contra cinco entidades rusas y 19 ciudadanos rusos son las más fuertes adoptadas por Trump contra ese país. Hace meses que su administración es acusada de ser demasiado indulgente con Putin.

 

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, aplicó ayer sanciones a ciudadanos y entidades rusas por su presunta injerencia en las elecciones presidenciales de 2016. Además, acusó a Moscú de una operación para hackear la red eléctrica e infraestructura clave de Estados Unidos, incluyendo el sector de la aviación.


Cinco entidades rusas y 19 ciudadanos fueron sancionados por la presunta interferencia de Rusia en las presidenciales norteamericanas de 2016 y por varios ciberataques, incluyendo uno que afectó a empresas de toda Europa hace 11 años. Entre los ciudadanos afectados por las sanciones figuran 13 personas que ya fueron imputadas por el fiscal especial estadounidense Robert Mueller como parte de la investigación que lleva adelante sobre si Rusia interfirió en las elecciones de 2016. Además, entre los cinco organismos sancionados por el Tesoro se encuentra la Agencia de Investigación de Internet (IRA) rusa. Supuestamente usó identidades falsas para hacerse pasar por estadounidenses en las redes sociales, con el fin de generar caos durante la campaña electoral.


. Las medidas son las más fuertes adoptadas contra Rusia por Trump. Hace meses que su administración es acusada de ser demasiado indulgente con Rusia y al presidente en particular de no querer confrontar con su par ruso, Vladimir Putin. Las penalidades anunciadas ayer consisten en el congelamiento de cualquier activo ruso en dólares estadounidenses, el bloqueo al acceso a sus propiedades en el territorio y una prohibición para que ciudadanos estadounidenses hagan negocios con los individuos y entidades castigadas, informó el Departamento del Tesoro.


Se trata de la primera ronda de sanciones anunciada por Estados Unidos desde que el Congreso aprobara un proyecto de ley de sanciones contra Rusia el año pasado. Aquella legislación fue firmada por Trump, pero hasta ahora no se había implementado. “La administración enfrenta y contrarresta la actividad cibernética maligna de Rusia, incluyendo su intento de interferencia en las elecciones estadounidenses, los ciberataques destructivos y las intrusiones dirigidas a la infraestructura crítica”, aseguró el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. Funcionarios del Departamento del Tesoro aseguraron, además, que las sanciones forman parte de una serie de acciones futuras para seguir presionando a Rusia.


Según funcionarios de seguridad nacional, el FBI, el Departamento de Seguridad Interior y organismos de inteligencia concluyeron que la inteligencia rusa estuvo detrás de un amplio abanico de ciberataques. Estos comenzaron hace un año y lograron infiltrar los sectores energéticos, comercial, industrial, de la aviación y del agua, según informó el diario The Washington Post. Las fuentes, que prefirieron mantener el anonimato, afirmaron que los hackers rusos eligieron sus blancos, obtuvieron acceso a sistemas informáticos y realizaron lo que se llama “reconocimientos de redes” de sistemas que controlan elementos clave de la economía estadounidense. Luego, intentaron borrar sus rastros eliminando evidencia de su infiltración, agregó el diario capitalino. El gobierno ayudó a las industrias a repeler los ataques rusos de todos los sistemas que hasta ahora se sabe que se vieron intervenidos, dijeron los funcionarios, aunque advirtieron que continuaban los esfuerzos por proseguir con los ataques.


Por su parte, el vicecanciller ruso, Sergei Ryabkov, aseguró que Rusia tomaba las sanciones con calma, aunque advirtió que su país ya comenzó a preparar represalias. El viceministro insinuó que el gobierno de Trump eligió el momento del anuncio para que coincidiera con la recta final hacia las elecciones presidenciales de Rusia del domingo, en las que se espera una abrumadora victoria de Putin. “Esto está atado al desorden interno de Estados Unidos, atado por supuesto a nuestro calendario electoral”, dijo Ryabkov.


La acción de ayer contrarresta las actividades de Rusia, incluyendo la interferencia en las elecciones y ataques cibernéticos de gran magnitud, como el ataque NotPeya. En 2007, este ataque afectó a empresas de Europa y fue atribuido al Ejército ruso el 15 de febrero de 2018 por la Casa Blanca y el gobierno británico. Este ataque, considerado como el más destructivo y costoso de la historia causó miles de millones de dólares en daños en Europa, Asia y Estados Unidos, e interrumpió significativamente el envío, el comercio y la producción de medicamentos a nivel mundial.


La decisión de sancionar a los ciudadanos rusos se anunció poco después de que Trump, junto a los gobernantes del Reino Unido, Alemania y Francia responsabilizaran de manera conjunta a Rusia del envenenamiento del ex espía Serguei Skripal en Salisbury, en el sur de Inglaterra.

Publicado enInternacional
Trump afirma que el cosmos es "un campo de batalla" y propone crear una "Fuerza Espacial"

El mandatario estadounidense se pronunció a favor de la militarización del espacio a pesar de que está prohibida por convenios internacionales.

 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, propuso la creación en su país de una Fuerza Espacial, una nueva rama militar que utilizaría el espacio exterior como un "campo de batalla". Aparte de eso, prometió que los estadounidenses pronto llegarán a Marte.

"Mi nueva estrategia nacional para el espacio reconoce que el cosmos es un campo de batalla igual que lo son tierra, aire y mar. Incluso podríamos tener una Fuerza Espacial", afirmó el mandatario en un discurso desde la base aérea de Miramar, en California. "Tenemos la Fuerza Aérea, tendremos una Fuerza Espacial", aseguró.

A pesar de que Trump ha promocionado la idea de la militarización espacial en otras ocasiones, no está claro si sus palabras pueden tomarse al pie de la letra: el propio presidente reconoció que sus primera propuestas de la idea "en realidad no fueron en serio".

La reacción a estas palabras desde Rusia ha sido de consternación. Dmitri Rogozin, viceprimer ministro encargado de la industria de Defensa del país, considera que si esta declaración significa un despliegue de armas en el espacio, "EE.UU. ha abierto una caja de Pandora".

EE.UU. forma parte de acuerdos internacionales como el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre de 1967, que prohíbe la militarización del espacio. Hasta el momento, ningún país tiene una rama militar fuera de la Tierra; por ejemplo, las recientemente creadas Fuerzas Aeroespaciales rusas se limitan a la gestión de satélites, ejecución de alertas y administración de cosmódromos.

 

Publicado enInternacional
Fin de la hegemonía estadunidense: nuevo equilibrio militar de Rusia/China/EU

Antes del trascendental e histórico discurso del zar Vlady Putin sobre el Estado de la Unión ante el Parlamento ruso, Global Firepower Report había clasificado que EU/Rusia/China eran las más poderosas fuerzas militares del planeta, lo cual no era nada creíble ya que a nivel de fuerzas convencionales, Rusia supera de lejos a EU y en el rubro de armas nucleares Rusia posee incluso un mayor número de ojivas atómicas (https://goo.gl/xGe1Lf).


Después del asombroso anuncio del zar Vlady Putin –si es que no se trata de un bluff como alega el New York Times, controlado por el comglomerado financiero de George Soros que abomina tanto a Putin como a Trump–, Rusia dejó sembrado a EU en la carrera armamentista que desató mediante la colocación de un asfixiante cerco de misiles antibalísticos de defensa (THAAD, por sus siglas en inglés) en las fronteras de Rusia y hasta la misma China.


En mi artículo exclusivo para el portal Sputnik expuse la exhibición de la nueva musculatura militar de Rusia y su nueva panoplia de armas de alta tecnología donde destacan misiles hipersónicos que parecen ser invencibles –que el mismo EU no posee– y son capaces de horadar cualquier tipo de defensa de EU en cualquier rincón del planeta (https://goo.gl/HmMMjA).


Ahora me abocaré en las consecuencias geoestratégicas del espectacular game changer (punto de inflexión) que reajusta el equilibrio nuclear entre las dos superpotencias atómicas (EU/Rusia) y China, la superpotencia geoeconómica, considerando que no se trata de un vulgar bluff al estilo de Trump, sino de una advertencia del zar Vlady Putin al complejo militar de EU a quienes conminó a escuchar, cuando pusieron oídos sordos a su primera alerta en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2007 (https://goo.gl/6Rnz7D).


Es probable que hace ya una década, el zar Vlady Putin sabía del avance de su I&D (Investigación y Desarrollo). Bastaba seguir la seriedad del proyecto con los temerarios tuitsde Dmitri Rogozin: viceprimer ministro, vicejefe de la Comisión Militar Industrial y “enviado especial (sic)” del presidente (https://goo.gl/9mk5uu). ¡Los tuits de Rogozin vencen a los de Trump!


Seraphin Hanisch, colaborador del portal británico The Duran, deduce que ahora los militares de EU tienen que alcanzar a Rusia que anunció la operabilidad de sus sistemas de armas hipersónicas que los funcionarios del Pentágono aseveran que tal programa se encuentra en la fase de investigación, además de estar subfinanciados (https://goo.gl/nn1RcF).


Vale la pena exhibir los infogramas de las nuevas armas hipersónicas, explicadas por Vladimir Korolyov, comandante en jefe de la Armada rusa (https://goo.gl/VJSgrw).


Seraphin Hanisch afirma que después de las impactantes reverberaciones del anuncio hipersónico de Putin, Rusia, China y EU (nótese el orden) han regresado al equilibrio del poder cuando el zar Vlady Putin aboga la restauración de la paridad geoestratégica y del equilibrio militar de poder como clave para preservar la paz. ¡Vaya jugada de ajedrez!


Seraphin Hanisch juzga que desde hace mucho Putin ha criticado los movimientos de EU para establecer lo que equivale a una hegemonía, mientras Rusia se ha reconstituido como superpotencia. Arguye que Putin insiste que el objetivo de Rusia no es conquistar y menos atacar a quien sea y que ha expresado la esperanza que EU regrese a la mesa de negociaciones para encontrar una solución que proteja a todo el mundo del horror de tal conflicto nuclear. Eso es lo razonable.


Mientras EU anda inmersa en el espantapájaros del Rusiagate, en sus múltiples balaceras estudiantiles y en los Óscares, el analista británico Alexander Mercouris, editor del portal The Duran, sopesa las repercusiones del discurso hipersónico del zar VladyPutin.


Según Alexander Mercouris, “El as (sic) en el paquete ruso es su alianza (sic) militar con China además de las relaciones amigables de Rusia con India”. Especifica que, con China, Rusia tiene una “integral asociación estratégica (léase: “alianza de facto”), mientras que con India, Rusia mantiene una especial relación estratégica privilegiada.


Alexander Mercouris se pregunta si la edificación naval china en el océano Pacífico, en complementariedad con la construcción de las armas estratégicas rusas y sus fuerzas terrestres en Europa, persuadirán a EU a modificar su conducta, ante lo cual expone su escepticismo.


Para Alexander Mercouris, la Revisión de la Postura Nuclear del Pentágono (https://goo.gl/iSBZht) busca perpetuar el dominio de EUcuando el Pentágono admite que concluyó el momento unipolar de EU (https://goo.gl/k5HDzp).


Hoy EU busca desprender a Rusia de China mediante presiones incrementadas, en particular, las asfixiantes sanciones económicas y el desplome del precio del crudo.
Alexander Mercouris juzga que ha regresado la competencia de las grandes potencias y con ello, el concepto de equilibrio de poder. Considera que de nuevo “estaremos hablando de esferas de influencia –por cierto, mi tesis, al unísono de regionalismos geoeconómicos.


Alega que el teatro de batalla en el océano Pacífico, donde colisionan EU y China, hoy exacerbado por las amenazas de guerra comercial de Trump, desnudará la alianza de Rusia y China que saldrá de las penumbras. Esta frase es seminal cuando el oficial Periódico del Ejército de EU concede a Rusia su victoria en Siria (https://goo.gl/gBMb6h). ¡Uf!


El comentarista iraní Mostafa Azerian –jefe del Centro de Investigación Estratégica sobre Rusia– declaró a Sputnik que Rusia demostró al mundo entero que el periodo del mundo unipolar y de la hegemonía de EU concluyeron y juzgó que EU se ha anclado en una mentalidad de guerra fría cuando al haber aprobado su nueva doctrina nuclear, EU probó una vez más su abordaje unilateral que socava la estabilidad estratégica y la seguridad de un buen número de países. Mostafa Azerian comentó que hoy las medidas tomadas por Rusia, para contrarrestar el unilateralismo del Pentágono, buscan conservar la seguridad internacional, en clara alusión al nuevo equilibrio tripolar de Rusia/China/EU (https://goo.gl/PABvsc).


En Turquía, miembro de la OTAN con una base de EU en Incirlik (https://goo.gl/U52bAk), el experto militar turco Beyazit Karatas juzga que, sin contar las nuevas armas tecnológicas hipersónicas de Rusia, el país otomano se puede retirar de la OTAN en forma tranquila para que Ankara obtenga garantías de parte de Rusia con el fin de contrarrestar las amenazas a su seguridad.


En la semana del anuncio hipersónico del zar Vlady Putin, Alexander Sherin, vicepresidente del Comité de Defensa de la Cámara Baja, sentenció que la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO, por sus siglas en inglés) –que incluye a Siria, Irán, Norcorea, China y Turquía– son hoy más que nunca socios de Rusia que está lista para apoyarlos en caso de un posible ataque nuclear (https://goo.gl/8Rh6G7).


Conforme se enteren de los alcances del game changerhipersónico del zar Vlady Putin, los países relevantes del planeta irán ajustando en consecuencia sus nuevas alianzas (https://goo.gl/CsXDEZ).
¡Asistimos a una recomposición global a gran escala!


AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

 

Publicado enInternacional
Putin se ufana de arsenal nuclear que hace a Rusia invulnerable

Convierte informe anual de labores en acto de campaña, de cara a comicios del 18 de marzo


El último informe anual del presidente Vladimir Putin en este sexenio a la Asamblea Federal –las dos cámaras que componen el Parlamento de Rusia– se convirtió de hecho en el primer programa de intenciones para la siguiente década de quien se sabe ganador de los comicios que, sin verdaderos rivales al actual mandatario, tendrán lugar dentro de poco más de dos semanas.

En su privilegiado papel de presidente y candidato, Putin dedicó la parte más impactante de su intervención de dos horas a demostrar –con videos inusuales y atractivos– que sus compatriotas pueden dormir tranquilos, ya que ningún enemigo externo está en condiciones de interrumpir su sueño con amenazas nucleares.

Rusia, en palabras de su jefe de Estado, es una potencia nuclear que no quiere agredir a nadie y cuya capacidad de respuesta demoledora desde 2000, cuando asumió el poder, se ha reforzado tanto que su voz, en la arena internacional, debería escucharse y tomarse en cuenta.

Porque, asegura Putin, Rusia ya cuenta con armamento que nadie tiene, incluidos los misiles balísticos intercontinentales Sarmat capaces de alcanzar cualquier punto en el planeta; drones submarinos súper rápidos y de autonomía ilimitada al tener un propulsor atómico; misiles crucero con ojivas nucleares reducidas pero 10 veces más potentes que las normales; un cañón láser móvil, y los temidos sistemas de ataque hipersónico, entre otros que aún no se pueden nombrar.

El inquilino del Kremlin se refirió con detenimiento a esas variedades de armas nuevas –con detalles que si los diera a conocer otro ruso podría ser encarcelado por revelar secretos de Estado– con un claro propósito: subrayar que son invulnerables para el costoso escudo antimisiles que Estados Unidos se empeña en seguir construyendo en el mundo, a pesar de que, en su opinión, es innecesario, así como que pueden considerarse una respuesta adecuada y contundente a la expansión hacia el este de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

El resto del discurso de Putin tampoco pretendió explicar qué hizo el presidente durante el ejercicio de rendir cuentas. Más bien, resultó un catálogo de qué promete el candidato Putin hacer en el siguiente decenio, aunque el mandato presidencial por supuesto es de sólo seis años.

Si las intenciones formuladas por Putin este jueves tuvieran sustento para volverse realidad, cualquier ruso –aparte de los invitados especiales que se pusieron de pie después de cada espectacular anuncio– también aplaudiría con fervor: aumentar las pensiones, mejorar la asistencia médica de los jubilados, cuidar y respetar a los ancianos, reducir a la mitad la pobreza, crear puestos de trabajo, recortar el desempleo, subir los salarios, impulsar la natalidad, incrementar la esperanza de vida, financiar la educación y la ciencia, bajar las hipotecas y un largo etcétera de bondades de rigor en estos tiempos electorales ofreció el presidente/candidato.

Este jueves –en la ocasión número 14 desde que Putin, salvo los cuatro años que se desempeñó como primer ministro, cumple la obligación constitucional de presentar un informe anual de labores como jefe de Estado– el escenario se trasladó del Gran Palacio y, luego, de la Sala de San Jorge, en el Kremlin, a la céntrica sala de exhibiciones Manezh, la antigua caballeriza de los zares.

Con mayor aforo, el Manezh dio cabida no sólo a los legisladores, sino a poco más de un millar de invitados, que para los operadores políticos del Kremlin representan la crema y nata de la élite gobernante, y donde se instalaron pantallas gigantes para ilustrar con gráficos y videos las partes medulares del discurso de Putin.

Al cambiar el sitio, a propuesta de Serguei Kiriyenko –primer ministro en los tiempos de Boris Yeltsin y ahora titular adjunto de la poderosa Oficina de la Presidencia a cargo de la política interna–, se quiso transmitir la idea de que el mensaje de Putin tenía como destinatario a la sociedad toda y no sólo a los parlamentarios.

Así, el favorito de todas las encuestas oficiales, que se negó a participar en los debates televisivos con sus rivales nominales, disfrutó este jueves de amplia cobertura en cadena nacional y en posteriores programas especiales sin otro propósito que encomiar lo dicho por el candidato, perdón, presidente, Putin, en tanto que los otros aspirantes se limitan a protagonizar el bochornoso circo de acusaciones recíprocas, insultos y baños con vasos de agua en la cara con que degradaron sus diálogos de propuestas este miércoles en un canal de la TV pública.

Mientras el show electoral continúa, el próximo sábado jubilados y estudiantes están incluidos en las listas de asistencia obligatoria de cien mil personas a un concierto de apoyo a la candidatura de Putin con cantantes y grupos musicales de moda, el único rival de importancia que podría tener, el opositor Aleksei Navalny, tendrá que comparecer ante un juez el próximo lunes.

Navalny conocerá ese día la sentencia por haber convocado la protesta del 28 de enero anterior y, no hay que tener bola de cristal para darlo por hecho, será condenado a 30 días de privación de libertad, con lo cual no podrá empañar la celebración del triunfo de Putin en las elecciones del 18 de marzo.

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Febrero 2018 06:29

El "socialicidio" colombiano

El "socialicidio" colombiano

La situación de derechos humanos que atraviesa Colombia es extraordinariamente preocupante. En lugar de abrir las puertas a la paz y la esperanza, el post-acuerdo con las FARC-EP aparece como un período plagado de incertidumbre y violencia. Mientras se hacen cuentas alegres sobre la reducción de muertes violentas de miembros de la Fuerza Pública, desde la vereda de las organizaciones y los movimientos populares y de izquierda, la realidad es aterradora. La guerra sucia continúa y va en aumento. Escasamente pasa un día sin que asesinen a un dirigente popular. Sólo en Enero del corriente año, 27 dirigentes sociales han sido asesinados, prácticamente uno por día. Huelga aclarar que el epicentro de esta guerra sucia se encuentra en el suroccidente colombiano, que es, a su vez, el escenario más álgido que ha tenido el conflicto social y armado en el país. Los mapas de una y otra violencia se sobreponen, revelando así el vínculo íntimo que les une. 

Todo esto ocurre bajo las narices de las fuerzas represivas del Estado, que tienen un despliegue en todo el territorio nacional sin precedentes. Esas fuerzas, tan efectivas para combatir los brotes de insurgencia, se muestran impotentes ante el avance del paramilitarismo y el sicariato. No es en realidad impotencia, sino falta de voluntad, pues la alianza perversa entre paramilitarismo y fuerza pública no ha sido desmantelada. Ni siquiera ha sido reconocida, pues el gobierno sigue negando lo evidente: que el paramilitarismo existe y se fortalece en todo el territorio nacional. Esto es como el alcoholismo. Si usted quiere superar su problema, primero debe reconocerlo. La negativa del Estado para reconocer el problema paramilitar es la prueba fehaciente de la falta de voluntad política para frenar esta masacre preventiva. Digo preventiva, porque la dirección con la que se está desarrollando esta matazón parece dirigida hacia evitar cualquier avance, por pequeño que este sea, de fuerzas políticas y sociales alternativas al bloque oligárquico en el poder. Dentro de este orden de ideas, el asesinato de dirigentes sociales y de defensores de derechos humanos es el elemento clave de este tipo de violencia de los poderosos contra quienes cuestionan su poder y sus privilegios.


Es hora de asumir este problema en su real magnitud y comenzar a pedir algo más que castigo para los responsables intelectuales y materiales de este auténtico genocidio en curso. Es hora de entender la gravedad particular de estos crímenes sistemáticos y exigir un tratamiento diferencial para este tipo de violencia. Aclaro, de antemano, que no soy un experto en derecho ni nada que se le parezca, pero creo que debemos comenzar a llamar las cosas por su nombre. Así como el asesinato sistemático de mujeres en el marco de relaciones de género asimétricas y desiguales ha sido llamado feminicidio, para resaltar el carácter particularmente grave de este tipo de violencia letal, es hora de que comencemos a hablar de socialicidio. Esto es, del asesinato sistemático de dirigentes sociales y de defensores de derechos humanos como una estrategia para evitar cualquier clase de cuestionamiento al orden social vigente.


Este tipo de crimen merece un tratamiento especial porque es particularmente grave y tiene un efecto multiplicador sobre la sociedad, creando apatía y terror. Eso lo saben bien las fuerzas siniestras que jalan del gatillo, que estigmatizan a las potenciales víctimas desde los medios y desde las instituciones del Estado, que facilitan esta masacre desde los organismos de inteligencia y desde los organismos represivos. Por eso lo aplican de manera tan entusiasta. Ellos saben que usted mata a un dirigente social y aterroriza a una comunidad entera de cientos, sino de miles de personas. El asesinato selectivo es tan eficaz como las masacres paramilitares de comienzos del milenio. Paraliza, silencia, amordaza, desmoviliza. Es por eso que este tipo de crímenes no pueden seguir siendo tratados de la misma manera que se trata un asesinato por una pelea de borrachos, o para utilizar al lenguaje oficial, como un mero lío de faldas. El asesinato de un dirigente social debe ser tratado con mucho mayor rigor, pues cada asesinato a un líder o a un defensor equivale a asesinar a cien personas. Es más, el problema es aún más grave que el cálculo cuantitativo: se trata, en realidad, de matar el tejido social a través del asesinato del dirigente.


Este castigo ejemplar debe ser aplicado no sólo a las fuerzas materiales detrás de esta sangría interminable: debe también aplicarse a los autores intelectuales y a las fuerzas que desde los medios de comunicación incitan a esta cultura de la violencia en contra de los contradictores del establecimiento. Es hora de coger al toro por las astas. Lo primero, es reconocer la excepcionalidad de esta ola de crímenes que sacude a Colombia y que, a falta de un mejor nombre, llamaría un socialicidio, pues estamos ante el intento de suprimir violentamente a un sector de la sociedad y todo el tejido social alrededor de éste, mediante la supresión letal de sus representantes visibles. Debemos sacudir la indiferencia y esa cultura en la cual se ha normalizado el asesinato de los nuestros. No estamos ante una serie de asesinatos y crímenes inconexos: estamos ante una masacre sistemática, de varias décadas, propiciada por un ambiente hostil en el que desde los medios se exacerba el odio y se normaliza la muerte. La gravedad de la situación amerita medidas igualmente excepcionales.

Publicado enColombia
Martes, 20 Febrero 2018 06:08

Los militares, con licencia para matar

Los militares, con licencia para matar

La intervención militar en Río instaló una polémica por la aplicación de una ley según la cual quienes cometan delitos en la operación, entre ellos violaciones a los derechos humanos, serán juzgados por la Justicia castrense.

 

La inminente intervención militar en Río de Janeiro instaló en Brasil una polémica por la aplicación de una ley según la cual quienes cometan delitos en la operación, entre ellos violaciones a los derechos humanos, serán juzgados por la Justicia castrense en lugar de la civil ordinaria.


“Esto es una licencia para matar, porque es darle a los militares un tribunal de excepción, para juzgarse a sí mismos”, dijo el abogado Ariel de Castro Alves, especialista en seguridad pública de la Pontificia Universidad Católica y miembro del Movimiento Nacional de Derechos Humanos.


La ley castrense vigente había sido reclamada por el jefe del Ejército, general Eduardo Vilas Boas, a raíz de la participación de esa fuerza armada en la seguridad pública durante los Juegos Olímipicos de Río de Janeiro 2016.


El pedido de Vilas Boas se fundó también en la actuación de los militares como apoyo a la Policía carioca durante el segundo semestre del año pasado.


Por la nueva ley promulgada el 16 de octubre por el gobierno de Michel Temer, cualquier miembro de la Fuerza Aérea, Ejército o Marina que cometa un homicidio en un operativo en su propio territorio será juzgado por tribunales militares, muchas veces ocupados por jefes castrenses que no son juristas.


“Buscamos con la ley –explicó el diputado Espiridao Amin del conservador Partido Progresista y autor del proyecto– darle seguridad jurídica a los militares, porque la normativa no especificaba sus atribuciones en operaciones internas”.


El militar que agreda o mate a alguien fuera de su horario de trabajo o de operaciones internas deberá ser juzgado por la justicia ordinaria y no por los tribunales castrenses.
“El asunto deber ser abordado por el Supremo Tribunal Federal, porque es inconstitucional que haya tribunales especiales para algunos brasileños”, sostuvo el abogado Castro Alves. “Es una licencia para matar, porque la justicia militar es corporativa, resuelve sus mismos problemas”, insistió.


Organismos defensores de los derechos humanos, como la estadounidense Human Rights Watch y la británica Amnistía Internacional, repudiaron esa medida por considerar que viola los acuerdos internacionales de Brasil.


Castro Alves dijo que la operación del Ejército corre el riesgo de fracasar como las Unidades de Policías Pacificadoras que se instalaron en 2008 hasta la actualidad recuperando territorio a los narcotraficantes en las favelas cariocas.


“Los militares están entrenados para la guerra, no para el conflicto de la delincuencia. Una intervención debería ser también en políticas públicas generales, salud, educación, ocio, deportes, tratamiento de pacientes químicos”, subrayó.


“No se puede esperar que un chico que no tiene banco en la escuela de su barrio no acepte ser parte del narcotráfico por lo que sería unos 80 dólares por día”, agregó el especialista de la Pontificia Universidad Católica. Apuntó que uno de los problemas de Río es la corrupción policial pero también la falta de inversión en inteligencia e investigación: apenas 10% de los homicidios se esclarecen en ese estado.


Otro punto al que varios especialistas apuntan es que la mayor parte de los soldados del Ejército son jóvenes con domicilios en favelas y buscarán protección extra para participar de las operaciones, de modo de proteger a sus familias del narcotráfico o de los grupos parapoliciales.


La cuestión de los tribunales militares se da en un contexto en el que se disparó la popularidad del diputado Jair Bolsonaro, un ex capitán del Ejército que pide mano dura y reivindica los regímenes de facto.


Bolsonaro aparece como segundo favorito en las encuestas para las elecciones presidenciales brasileñas, detrás de Luiz Inácio Lula da Silva, del opositor Partido e los Trabajadores.


En Brasil, los militares que cometieron torturas, muertes y desapariciones durante la última dictadura militar están bajo protección de la ley de Amnistía de 1979, que el propio régimen castrense aprobó como parte de su apertura política para el retorno a la democracia.


La semana pasada, la fiscal general, Raquel Dodge, pidió al Supremo Tribunal Federal revisar la ley de Amnistía para poder juzgar a los autores de la muerte y ocultación del cadáver del diputado Rubens Paiva, en 1971 en Río de Janeiro. Las asociaciones de militares retirados se pronunciaron en contra del pedido de la fiscal general.

Publicado enInternacional