Rusia rearma a Cuba y la salva, por ahora, de pagar

Rusia concederá a Cuba un crédito de más de 50 millones de dólares para que le compre todo tipo de armamento y material militar. La firma del contrato tendrá lugar durante la reunión que la comisión bilateral celebrará en La Habana el 29 y 30 de octubre, según publica Kommersant citando a fuentes de la industria militar rusa.


La reunión estará encabezada por el vice primer ministro de Defensa de Rusia, Yuri Borísov, y por el vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, Ricardo Cabrisas Ruiz. Si bien no se conocen los detalles de la sesión, fuentes cercanas a Borísov han asegurado al periódico ruso Kommersant que se firmarán 60 proyectos de inversión que ya han sido negociados con la isla.


Según los datos que maneja el rotativo, con esos 50 millones de dólares, Cuba podrá escoger qué armamento comprar a Rusia en el marco del programa de cooperación militar para los años 2016-2020. El programa contempla modernizar la industria militar de la república y su armamento.


Kommersant añade que Cuba comprará a Rusia tanques y demás vehículos blindados y, quizás, naves, probablemente helicópteros.


"Además, también comprarán piezas de repuesto, herramientas y demás accesorios para el armamento que en anteriores ocasiones se le ha suministrado y para poner al día, por ejemplo, los [tanques] T-61 y los [blindados soviéticos] BTR-60", publica el periódico citando a las mismas fuentes.


La Habana también planea comprar a Rusia armamento al margen del acuerdo que se firmará a finales de octubre, como, por ejemplo, armas de fuego. En 2017 Alexandr Mijéev, director de la agencia estatal rusa de importación y exportación de material de Defensa, Rosoboronexport, anunció que el Gobierno de Cuba había solicitado a Rusia modernizar el armamento con el que ya contaba, aunque no excluyó la firma de otros contratos comerciales.


La última vez que Rusia concedió un crédito a Cuba por la compra de material defensivo fue en 2009, y el acuerdo de entonces se renovó dos veces: en 2010 y en 2011. En 2015 la isla se interesó por lo que Rusia le podía ofrecer para proteger sus costas y, en 2016, ambos países negociaron reparar los helicópteros de fabricación rusa y soviética con los que cuenta la república.

Publicado enInternacional
Jueves, 25 Octubre 2018 06:04

¿Hacia una nueva carrera armamentista?

¿Hacia una nueva carrera armamentista?

El presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, dijo ayer que si su homólogo estadunidense, Donald Trump, se empeña en retirar a su país del acuerdo que limita las armas nucleares de alcance intermedio, "no quedará nada en materia de restricción de armamentos", lo cual provocará una situación "extremadamente peligrosa" que dará paso a una nueva carrera armamentista entre ambas potencias atómicas.

Cabe recordar que el sábado pasado el mandatario republicano amenazó con rescindir el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio –firmado en 1987 por Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan en el contexto de la política de distensión que caracterizó ese periodo– con el pretexto de que Rusia "lo ha estado violando durante muchos años". Para mayor agravio, el anuncio fue formulado en momentos en que el asesor de Seguridad Nacional de Trump se encontraba en Moscú para acordar con el canciller Sergéi Lavrov un segundo encuentro cumbre entre los jefes de Estado de ambas naciones.

Funcionarios rusos han dicho que el anuncio es uno más de los "chantajes" a los que, efectivamente, suele recurrir el presidente estadunidense, ya sea para presionar a sus interlocutores extranjeros o para desviar la atención de escenarios políticos internos que le resultan desfavorables. En este caso, es claro que Trump, a quien se atribuye el haber llegado a la Casa Blanca con ayuda de una presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, necesita mostrar distancia ante Moscú. Lo grave es que el desbocado mandatario suele confundir la distancia con la beligerancia.

Por otra parte, no debe ignorarse que con la misma frecuencia el magnate pasa de las palabras provocadoras a provocaciones de hecho, extremadamente peligrosas en el contexto de los equilibrios geoestratégicos mundiales, los cuales pasan actualmente por una fase de especial fragilidad.

Ciertamente, aunque la carrera armamentista entre Washington y Moscú se redujo en forma significativa tras el derrumbe de la Unión Soviética, no ha dejado de existir, y sería erróneo culpar sólo a una de las partes por la persistencia de ese indeseable y riesgoso duelo. Pero hasta ahora los desarrollos cualitativos de tecnología bélica que han realizado ambas partes en los pasados 17 años han ocurrido aprovechando ambigüedades o límites poco claros de los acuerdos de desarme, reducción y limitación de nuevos armamentos. En este contexto, el anuncio de Trump de desconocer un tratado de limitación de armas nucleares no sólo favorece una nueva escalada armamentista, sino que representa un paso más en la violación de la legalidad internacional.

La proliferación de arsenales atómicos de alcance intermedio resultaría particularmente grave para el continente europeo, que es donde fueron desplegados en el pasado los artefactos correspondientes. Si bien un incremento de las armas atómicas es una perspectiva indeseable para todos las naciones del mundo, incluidas las superpotencias nucleares, en caso de que ese escenario llegara a concretarse, los gobiernos del viejo continente se verían casi inexorablemente obligados a participar en su despliegue y emplazamiento. Cabe preguntarse si los gobernantes europeos tendrán la prestancia requerida para exigir a su incómodo aliado estadunidense que no los embarque en semejante disparate.

Publicado enInternacional
Domingo, 21 Octubre 2018 07:20

Temer prepara la mano dura de Bolsonaro

Temer prepara la mano dura de Bolsonaro

Por decreto, fundó una “fuerza de tareas de inteligencia” que reúne a todas las policías, a las tres fuerzas armadas y a los agentes civiles. Un mandato convenientemente difuso.

 En el ocaso de un gobierno que desde hace mucho parece moribundo e inerte, Michel Temer, el más impopular presidente de la historia de los períodos democráticos brasileño, avanzó y mucho en la apertura de espacios de poder para las fuerzas armadas, ampliando el camino para un cada vez menos tenue vuelco hacia los cuarteles. El lunes 15, en medio al torbellino provocado por la disputa electoral, Temer bajó un decreto que poco o casi nada llamó la atención en un primer momento. El objetivo es la creación de una “fuerza de tareas de inteligencia” contra las organizaciones criminales.

El problema, dicen analistas, es que ya está sentada por ley la competencia de la Policía Federal para tratar de crímenes, valga la redundancia, federales, como el narcotráfico o el lavado de dinero. Otro punto que llamó la atención es que, en términos de jerarquía, la “fuerza de tareas” obedece en primer lugar al “gabinete de seguridad nacional” de la presidencia, institución abolida en los gobiernos del PT y que Temer trajo de vuelta. Y el otro punto que creó alarma en las organizaciones sociales se refiere a la vaguedad del tema: “organizaciones que atenten contra el Estado o sus instituciones”. Desde luego tanto el lavado de dinero como el narcotráfico atentan contra las instituciones y el Estado. Pero ¿qué más? ¿Sindicatos que llaman a la huelga general? ¿El Movimiento de los Sin Tierra que ocupa áreas ilegales o improductivas?


Muchos analistas señalan una especie de preparación de terreno para que el ultraderechista Jair Bolsonaro y su grupo de generales retirados, caso efectivamente lleguen al poder, puedan desatar una ola de control y represión contra lo que consideran una extemporánea “amenaza comunista”.


Desde que llegó al sillón presidencial gracias a un golpe institucional que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff, no son pocos los pasos de Temer en dirección a abrir espacio a militares en la estructura del gobierno. Por primera vez desde su creación, todavía bajo la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, el ministerio de Defensa fue entregado a un general. La intervención militar en el estado de Rio de Janeiro, decretada el pasado febrero, fue otro paso: bajo el mando de un general quedó toda la estructura policial, desde la investigativa hasta la ostensiva, pasando por el sistema carcelario. Por si fuera poco, Temer también bajó un decreto determinando que cualquier caso de violencia cometido por un militar que participe de la intervención en Río será juzgado por la justicia militar, y no la civil, como determinaba la legislación anterior.

También llamó la atención que el nuevo presidente del Supremo Tribunal Federal, Dias Toffoli, un magistrado que no logró ser aprobado en un concurso público para ser juez de primera instancia pero llegó a la corte máxima, haya convocado para ser una especie de súper-asesor a un general retirado, muy cercano a Bolsonaro. Para inquietar aún más al campo progresista brasileño, el nuevo decreto creó concretamente un núcleo duro de inteligencia, reuniendo el todopoderoso Gabinete de Seguridad Nacional y la Agencia Brasileña de Inteligencia, y también los servicios de la Marina, Fuerza Aérea y Ejército, además del sector de control de actividades financieras del ministerio de la Hacienda, la Receta Federal, y todas las policías, inclusive la responsable por carreteras.


Resumiendo: caso realmente llegue a la presidencia de la República, Bolsonaro contará con instrumentos ilimitados y en manos de generales en actividad para controlar la vida de cada brasileño, teniendo como blanco primordial asegurar que no ocurran atentados “contra el Estado y las instituciones”. Le tocará al núcleo duro del eventual gobierno de ultraderecha decidir qué atenta o no.

Publicado enInternacional
Michel Temer abre espacios de poder a militares en Brasil

Río De Janeiro. En el ocaso de un gobierno que desde hace mucho parece moribundo e inerte, Michel Temer, el más impopular presidente de la historia de los periodos democráticos brasileño, avanzó, y mucho, en la apertura de espacios de poder para las fuerzas armadas, ampliando el camino para un cada vez menos tenue vuelco hacia los cuarteles.

El lunes 15 de octubre, y en medio del torbellino provocado por la disputa electoral, Temer promulgó un decreto que poco o casi nada llamó la atención en un primer momento. El objetivo de la medida se refiere a la creación de una ‘fuerza-tarea de inteligencia’ para el combate a las organizaciones criminales.

El problema, dicen analistas, es que en primer lugar, ya está asentada, por ley, la competencia de la Policía Federal para tratar de crímenes, valga la redundancia, federales, como narcotráfico o lavado de dinero. Otro punto que llamó la atención es que, en términos de jerarquía, la ‘fuerza-tarea’ obedece, en primer lugar, al "gabinete de seguridad nacional" de la presidencia de la República, una institución que había sido abolida en los gobiernos del PT y que Temer trajo de vuelta. Y el otro punto que creó alarma en organizaciones sociales se refiere a la vaguedad del tema "organizaciones que atenten contra el Estado o sus instituciones". Desde luego tanto el lavado de dinero como el narcotráfico atentan contra las instituciones y el Estado, pero, ¿qué más? Los sindicatos, por ejemplo, si decretan una huelga general, ¿estarían "atentando contra las instituciones"? Si el Movimiento de los Sin Tierra promueve una ocupación en áreas improductivas, ¿estaría atentando contra el Estado?

Muchos analistas señalan que se prepara el terreno para que el ultraderechista Jair Bolsonaro y su grupo de generales retirados, en caso de que efectivamente lleguen al poder, puedan desatar una ola de control y represión contra lo que consideran una extemporánea "amenaza comunista".

Desde que llegó al sillón presidencial gracias a un golpe institucional que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff, no han sido pocos los pasos de Michel Temer en dirección a abrir espacio para militares en la estructura del gobierno.

Por primera vez desde su creación, todavía bajo la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, el ministerio de Defensa fue entregado a un general. La intervención militar en el estado de Río de Janeiro, decretada el pasado febrero, ha sido otro paso: bajo el mando de un general en activo quedó toda la estructura policial, desde la investigativa hasta la civil común, pasando por el sistema carcelario. Por si fuera poco, Temer también promulgó un decreto determinando que cualquier caso de violencia cometido por un militar que participe de la intervención en Río será juzgado por la justicia militar, y no la civil, como determinaba la legislación anterior.

También llamó la atención que el nuevo presidente del Supremo Tribunal Federal, Dias Toffoli, un magistrado que no logró ser aprobado en un concurso público para ser juez de primera instancia, pero llegó a la corte máxima de justicia, haya convocado –para ser una especie de superasesor– a un general retirado, muy cercano a Jair Bolsonaro y su grupo.

Para inquietar aún más al campo progresista brasileño, el nuevo decreto de Temer creó un núcleo duro de inteligencia, reuniendo no sólo al todopoderoso Gabinete de Seguridad Nacional y la Agencia Brasileña de Inteligencia, también los servicios de la Marina, Fuerza Aérea y Ejército, además del control de actividades financieras del Ministerio de Hacienda, la Secretaría de Ingresos y todas las policías, inclusive la responsable por carreteras.

Resumiendo: si realmente llega a la presidencia de la República, Jair Bolsonaro y el grupo de oficiales retirados que le rodea, contarán con instrumentos ilimitados –todos controlados por generales en activo– para controlar la vida de cada brasileño, teniendo como blanco primordial asegurar que no ocurran atentados "contra el Estado y las instituciones". Le tocará, desde luego, al núcleo duro del eventual gobierno de ultraderecha decidir qué atenta o no contra "el Estado y las instituciones".

Juristas, sociólogos y organizaciones sociales de defensa de los derechos humanos en Brasil recibieron la nueva medida como una especie de antesala de lo que podrá ocurrir si Bolsonaro llega al poder con semejante instrumento de control en las manos.

El hombre que en repetidas ocasiones proclamó a los gritos ser "favorable a la tortura" y que aseguró que "ninguna elección resolverá nuestros problemas, la única salida será una guerra civil que mate al menos a unos 30 mil, empezando por Fernando Henrique Cardoso (en alusión al ex presidente)", seguramente ampliará aún más, si llega a ganar la elección, el espacio abierto por Temer tanto para militares en activo como, especialmente, para los retirados, que arman su programa de gobierno.

Publicado enInternacional
Hubo reunión el año pasado. EU y jefes militares de Venezuela planearon derrocar a Maduro: NYT

El golpe no se efectuó porque un comandante estaba en lista de sancionados, señala el diario

Washington. Integrantes del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunieron en secreto con mandos militares venezolanos rebeldes el año pasado para planear el derrocamiento del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, reportó este sábado el diario The New York Times.

El rotativo explicó que el golpe no se llevó a cabo porque uno de los comandantes figura en la lista de funcionarios venezolanos sancionados por Estados Unidos, por lo que "no era una figura ideal para ayudar a restaurar la democracia".

La publicación, elaborada con declaraciones anónimas de funcionarios estadunidenses y un ex comandante castrense venezolano involucrados en las conversaciones secretas, apuntó que la Casa Blanca no respondió a preguntas detalladas sobre las conversaciones.

La dependencia argumentó en un comunicado que es importante establecer un "diálogo con todos los venezolanos que demuestren un deseo de democracia, con el fin de traer un cambio positivo a un país que ha sufrido tanto con Maduro".

Jorge Arreaza, canciller de Venezuela, comentó en Twitter: "Denunciamos ante el mundo los planes de intervención y apoyo a conspiraciones militares del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela. En los propios medios estadunidenses salen a la luz nuevas y groseras evidencias".

El Times añadió que "los funcionarios estadunidenses finalmente decidieron no ayudar a los conspiradores y los planes de golpe se estancaron. Pero la voluntad de la administración Trump de reunirse varias veces con oficiales amotinados que intentan derrocar a un presidente en el hemisferio podría ser contraproducente desde el punto de vista político".

Maduro fue blanco de un intento de asesinato el pasado 4 de agosto, durante la conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, lo que dejó 14 detenidos. El mandatario culpó a los gobiernos de Estados Unidos y Colombia, así como a la oposición venezolana, de ser los responsables.

El Departamento de Estado condenó la "violencia política", pero denunció detenciones arbitrarias y confesiones forzadas de sospechosos por el gobierno de Venezuela. El consejero de Seguridad Nacional John Bolton insistió en que "no hubo participación del gobierno de Estados Unidos".

En agosto de 2017, la prensa local informó que Trump preguntó a sus principales asesores sobre el potencial para una eventual invasión estadunidense a Venezuela.

El mandatario comentó abiertamente que no descartaba una "opción militar" contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Actualmente Venezuela vive una severa crisis económica, lo que ha provocado una grave escasez de alimentos y medicinas. Nicolás Maduro responsabiliza a Estados Unidos de esa situación, debido a las sanciones que ha impuesto al país petrolero.

La teoría de que la administración de Donald Trump incluso haya considerado respaldar un intento de golpe de Estado seguramente alimentará esas acusaciones, sobre todo dada la larga historia de intervenciones secretas de Estados Unidos en América Latina, comentó el diario.

Mari Carmen Aponte, una de las principales diplomáticas de Estados Unidos para asuntos latinoamericanos en la administración del ex presidente Barack Obama, manifestó a The New York Times que "esto va a aterrizar como una bomba" en la región.

Por otro lado, Omar Barboza, presidente de la Asamblea Nacional, pidió este sábado al papa Francisco interceder por la liberación de 349 "presos políticos" y el "restablecimiento de la democracia" en el país petrolero. Ello, durante una reunión privada en el Vaticano.

Publicado enInternacional
Domingo, 19 Agosto 2018 08:35

EE.UU. manda un barco militar a Colombia

EE.UU. manda un barco militar a Colombia

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, está de vuelta en Washington, luego de finalizar su gira latinoamericana. Con el objetivo de fortalecer lazos con los países del Cono sur, el jefe del Pentágono visitó Brasilia, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Buenos Aires y Bogotá.

Para conversar sobre los pasos a seguir en una región que consideró afectada por la crisis de Venezuela y por la creciente influencia China, Mattis fue recibido por el presidente de Chile, Sebastián Piñera y de Colombia, Iván Duque y por sus respectivos ministros de Defensa.

La gira concluyó con pocos acuerdos concretos. En primer lugar ultimó detalles sobre el tratado con Chile para que ambos gobiernos colaboren en materia de ciberseguridad. Seguidamente, en su visita a Colombia, arregló el envío de un “buque hospital” estadounidense a las costas del pacífico colombiano, con el propósito, dijo, de ayudar a sortear la crisis humanitaria que acecha al país, derivada de la llegada de miles de venezolanos.

Uno de las tesis más repetidas por Mattis a lo largo de los últimos días, fue que Venezuela está atravezando en una trágica situación, provocada por lo que él consideró como un régimen opresor y hambriento de poder, que está afectando a los Estados de la región. Por este motivo, según fue desvelando el propio general a medida que avanzaba su viaje, este fue un tema central que abordó con las autoridades de los países que visitó.

“El caso de Venezuela es preocupante para toda la región, porque el flujo de refugiados fuera de Venezuela es significativo”, comentó por su parte, el subsecretario adjunto de Defensa de EE.UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental, Sergio de la Peña, el viernes a los periodistas que cubrían el viaje. Al llegar a Brasilia se reunió con los ministros brasileños de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, y de Defensa, el general Joaquim Silva e Luna. En la reunión que mantuvieron, los alabó por el liderazgo de Brasil a la hora de llamar al orden a Maduro desde el Grupo de Lima y la Organización de Estados Americanos. Sin embargo las primeras medidas concretas para hacer frente al éxodo venezolano, las alcanzó recién el viernes después de su encuentro con Duque en Bogotá. “Es una misión absolutamente humanitaria. No vamos a enviar soldados, vamos a enviar doctores. Están desbordando la frontera”, afirmó el secretario de defensa para explicar la decisión de enviar un buque hospital a Colombia.

Otro de los asuntos más abordados durante la gira fue la creciente influencia de Pekín en la parte sur del continente americano, un fenómeno que, según reiteró el Pentágono, supone una auténtica amenaza a la soberanía de algunas naciones latinoamericanas. “Es muy difícil saber lo que piensan los chinos, lo que sí vemos es que están incrementando su presencia en todo el mundo. La única preocupación que nosotros tenemos con los chinos es que muchas veces hay países que se endeudan a un nivel que no es sostenible. Y cuando uno empieza a aplazar los pagos está perdiendo soberanía”, expuso el viernes De la Peña. Por este motivo, aunque EE.UU. ha terminado por reconocer el derecho de cada país a hacer negocios con quien más le convenga, también pidió a sus socios en la región que insistan en alcanzar acuerdos transparentes con China, para evitar futuras situaciones problemáticas. “Existen preocupaciones sobre cuál es el diseño que tiene China en mente para el hemisferio”, reconoció Mattis y citó como ejemplo, el acuerdo alcanzado entre Pekín y Argentina para la construcción de una base espacial en la Patagonia. “¿El único propósito de la estación espacial es la investigación o hay algo más? ¿Es comercial o es espionaje?”, se preguntó el jefe del Pentágono, luego de informar que había recibido informaciones inquietantes al respecto, de los distintos países a los que visitó esta semana.

Más allá de Venezuela y China, el Pentágono consideró que fue un éxito la gira porque ayudó, particularmente, a normalizar las relaciones con Argentina que se habían enfriado durante la presidencia de Cristina Kirchner. También, porque Washington avanzó en diversos compromisos para una estrecha colaboración entre sus Fuerzas Armadas y los Ejércitos de la región. 

Publicado enColombia
716.000 millones de dólares: Trump firma el presupuesto de Defensa más alto de la historia de EE.UU.

El presidente celebra que con el recién promulgado presupuesto militar podrá proveer "los más finos aviones, barcos, tanques y misiles" a las fuerzas estadounidenses.

 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha firmado la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) para el año fiscal 2019, en la que se asignan más de 716.000 millones de dólares al sector militar del país.


El proyecto de ley fue bautizado con el nombre de uno de los legisladores más críticos de Trump, John McCain. El presidente, no obstante, no mencionó a ese senador republicano durante la ceremonia de la firma en la base Fort Drum, ubicada en el estado de Nueva York.


"Nunca nos dieron dinero [para las Fuerzas Armadas] por años y años, y [los fondos] se agotaron", indicó el mandatario previo a la firma del documento. "Ahora tenemos 716.000 millones recién aprobados para darles los más finos aviones, barcos, tanques y misiles", añadió Trump.


La promulgación de ese presupuesto de Defensa se produce luego de que la Cámara de Representantes estadounidense le diera el visto bueno con 359 votos a favor y 54 en contra, para que posteriormente se aprobarael proyecto con una votación favorable de 87 de los 100 miembros del Senado.


De esta forma, la NDAA contempla un aumento de 16.000 millones de dólares respecto al año anterior para convertirse en el más elevado presupuesto anual militar de la historia, según lo había calificado James Mattis, el jefe del Pentágono.


Por otra parte, Trump ha logrado firmarla antes del 1 de octubre —el inicio del año fiscal—, cosa que no sucedía en EE.UU. desde 1996.


¿En qué se puede gastar el dinero?


De acuerdo con la NDAA, el Departamento de Defensa y otros programas de Defensa fuera del Pentágono tendrán a su disposición unos 639.000 millones de dólares, mientras que cerca de 69.000 millones se han asignado a las operaciones de las Fuerzas Armadas de EE.UU. fuera de las fronteras del país. El presupuesto incluye también un aumento de 2,6 % a los salarios de las tropas.


A pesar de que no asigna fondos a la Fuerza Espacial anunciada por Trump, la ley comprende además 6.300 millones de dólares solicitados por el presidente para la Iniciativa Europea de Disuasión, que prevé el incremento de tropas estadounidenses en Europa con motivo de contrarrestar la percibida "agresión rusa".


Por otra parte, incluye fondos por 250 millones de dólares para destinar material defensivo letal a Ucrania, así como 150 millones de dólares para apoyar al Pentágono a desarrollar antes del año fiscal 2022 capacidades para asestar un ataque convencional inmediato en respuesta a los avances de Rusia y China, en particular por sus nuevas armas supersónicas.

¿En qué no se puede gastar el dinero?

El texto prohíbe la compra de equipos de telecomunicaciones de producción china, así como la participación de la Armada del Ejército Popular de Liberación en los ejercicios marítimos RIMPAC durante al menos cuatro años. Además, prohíbe la entrega de cazas F-35 a Turquía luego de que Ankara adquiriera los sistemas antiaéreos rusos S-400 y apresara al pastor estadounidense Andrew Brunson.

A pesar de que la NDAA contempla un resquicio legal para no aplicar algunas de las sanciones a los países que compren armas a Rusia, esas excepciones no se aplicarán a las "transacciones significativas" con el Gobierno y las agencias de seguridad rusas. Por su parte, la ley prohíbe la cooperación militar con Rusia.


En concreto, la NDAA de este año congela la implementación del Tratado de Cielos Abiertos con Rusia, mencionando un incumplimiento por parte de Moscú. El acuerdo, firmado en 1992 y en vigor desde 2002, permite a sus 34 adscritos realizar vuelos de inspección sobre otros países firmantes para promover la transparencia, la seguridad y la confianza entre Estados.

 

Publicado enInternacional
 Moscú superó la crisis catastrófica de la década de los años 90; Rusia fabrica en tiempo récord armas letales de ensueño que hoy resultan imbatibles.Foto Ap

Andrei Martyanov (AM) –director del laboratorio aeroespacial y anterior oficial naval en la ex URSS– expone el mito de la superioridad militar de EU que ya "llegó a su fin", en un libro que ha causado enorme impacto en los centros geoestratégicos de nivel: La Pérdida de la Supremacía Militar: La Miopía de la Planeación Estratégica de EU ( https://amzn.to/2vD6bk8 ), donde propone una "verdadera medición de poder militar".

Rusia ha superado a EU en cinco rubros: 1- Comando, control, comunicaciones, computadoras, espionaje, vigilancia y capacidades de reconocimiento; 2- Capacidades de guerra electrónica; 3- Nuevos sistemas de armas; 4- Sistemas de defensa antiaéreas que limitan la efectividad del poder aéreo de EU y, 5- Misiles crucero de largo alcance subsónicos/supersónicos/hipersónicos que representan una inmensa amenaza a todas las bases de EU.

Mientras EU vivía su "peligroso narcisismo" de superioridad militar, pese a la década catastrófica de 1990 de Rusia, Moscú pudo superar la adversidad y fabricar en tiempo récord armas letales de ensueño que hoy son imbatibles.

Alerta sobre la "amenaza de un masivo error de cálculo militar estadunidense", cuando "EU ha estado en guerra sin cesar desde 1990 llevando a la obliteración de siete (sic) países musulmanes".

AM nombra al "verdadero enemigo" tanto de EU como de Rusia: los neoconservadores straussianos en su embriaguez por preservar la inexistente unipolaridad de EU al precio que fuere y que ha puesto al género humano en riesgo de una aniquilación nuclear.

En los pasados 70 años EU no ha ganado una sola guerra, con recientes magnos fracasos geoestratégicos en Ucrania y Siria, ocultados por una inmensa publicidad.

Y eso que EU sólo se ha enfrentado a países débiles, de "tercer nivel", y aún no se topa con una potencia mediana, no se diga una superpotencia de la talla de Rusia y en menor grado de China.

Lo peor es que los principales "estrategas" de EU son "más leales a Israel" y hoy pretenden librar otra de sus guerras para los "intereses de Israel" contra Irán.

Sin una guerra nuclear de por medio, "EU no puede convencionalmente derrotar a Rusia o a China en sus vecindades geográficas".

EU ha librado sus guerras lejos de su territorio, pero hoy "la evolución de la capacidad militar/tecnológica" es susceptible de llevar el campo de batalla al mismo hogar estadunidense, que incluye un ataque inesperado a distancia desde el "Polo Sur(sic)".

Para el autor, el discurso del zar Vlady el pasado primero de marzo epitomiza las nuevas realidades geopolíticas, militares y económicas de la configuración del poder emergente global: ocho años más tarde del fallido ataque del ejército de Georgia, entrenado por EU e Israel, a Osetia del Sur.

El Kinzhal, cambió radicalmente la correlación de fuerzas a escala "geopolítica, estratégica, operativa, táctica y sicológica".

Cita a Jeffrey Lewis en el Foreign Policy: "la real génesis de la nueva generación de extrañas (sic) armas nucleares de Rusia no radica en la más reciente Revisión de la Postura Nuclear (NPR), sino en la decisión de George W. Bush, en 2001, a retirarse del Tratado Misilístico Anti-Balístico (ABM)", en lo que coincide Putin de que "el retiro unilateral de EU del tratado ABM" permitió a Rusia "realizar un enorme progreso en desarrollar nuevos modelos de armas (sic) estratégicas", lo cual equivale para el autor a una "combinación militar-tecnológica de Pearl Harbor con Stalingrado" cuando hoy no existe "una brecha misilísitica", sino "un abismo tecnológico" entre Rusia y EU.

En la cosmogonía militar rusa, el punto de inflexión no fue el célebre discurso de Putin en Múnich en 2007, ni la paliza que recibió Georgia, ni la grave crisis financiera de Lehman Brothers en 2008, sino el retiro de Baby Bush del tratado ABM hace 17 años.

Hoy se asentó un nuevo realineamiento geopolítico: Rusia y China, "dos de los más poderosos países de Eurasia han declarado su plena independencia de la visión estadunidense del mundo", lo cual fue recalcado supersónicamente por Putin el primero de marzo de 2018 ( http://bit.ly/2OTZvX3 ).

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
De espía a asesor sobre América latina

Juan Cruz llama “Madman” a Maduro, alienta un golpe militar en Venezuela y convence a Trump de aumentar las sanciones a ese país. Sus declaraciones lo ubican como un ariete de la Casa Blanca en esta parte del planeta.

 No tiene la pinta ni el semblante hosco y estereotipado de un ex agente de la CIA, aunque formó parte de la Agencia. Juan Cruz parece lo contrario. Sobre todo cuando se lo ve en una de las pocas fotografías que se conocen de él, estrechándole la mano derecha al ministro de Justicia argentino, Germán Garavano. Fue en una reunión que mantuvo con el funcionario macrista en Estados Unidos y que éste calificó como “muy productiva”. El actual director senior del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental sonreía para la cámara. Alto, calvo y con pinta de contador público, es el principal asesor de Donald Trump para América Latina.

Está en el cargo desde mayo del año pasado y en lo que va de 2018, salió con los tapones de punta contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. En abril lo trató de “madman” (loco en español) y un mes después lo comparó con Pol Pot, el líder del Khmer Rojo camboyano acusado por genocidio en los 70. Su argumento para hacer el paralelo fue la hambruna desatada por aquel en Kampuchea Democrática, un país que hoy ya no existe. Semejantes declaraciones lo ubican como un ariete de la Casa Blanca en esta parte del planeta. “Nuestro patio trasero”, como la definió el ex secretario de Estado John Kerry en abril de 2013.
Cruz ha sabido resguardarse, como buen espía, mientras cumplía funciones en Brasil, Perú y Colombia. De origen puertorriqueño, es un reservista del ejército de Estados Unidos que revistó en la Brigada 302 de Mejoramiento de Maniobras. Orgulloso de su uniforme, en otra de las imágenes se lo observa así, con sus insignias y condecoraciones, en un acto escolar junto a su esposa y su pequeña hija. Ese día entonó el himno de Estados Unidos con enfervorizado patriotismo. En el epígrafe de la foto se lee: “Canto cómo lo siento. Puse mi corazón en este momento, especialmente cuando tenemos tantos veteranos aquí”. Ocurrió en la universidad pública Charter Oak State de Connecticut en 2015.
La única diferencia con su aspecto actual es que hacía tres años lucía más delgado y no entrado en kilos como se lo vio el 25 de mayo último en la sede del Consejo de las Américas. Había sido convocado a un panel para exponer sobre las últimas elecciones presidenciales en Venezuela. Como era de esperar, se analizaron las eventuales respuestas de EE.UU en la región, el papel del grupo de Lima y el G7, pero sobre todo la manera de seguir aislando al gobierno de Maduro.
El 30 de abril pasado, Cruz ya había empezado sus ataques en público contra el presidente venezolano como funcionario del Consejo de Seguridad Nacional. Eligió un lugar muy receptivo a ese tipo de opiniones para hacerlo: la Universidad Internacional de la Florida (FIU). Dijo que “el régimen de Madman Maduro transformó una floreciente democracia en una dictadura opresiva”. Pero el comentario pasaría por moderado si no se considerara lo que declaró después: alentó una intervención militar de las fuerzas armadas venezolanas contra el gobierno. “Llamamos a todos los ciudadanos a cumplir con sus deberes descritos en esta constitución e instamos a los militares a respetar el juramento que tomaron para llevar a cabo sus funciones. Hagan honor a su juramento”, pidió, haciendo uso a su gusto de la Constitución bolivariana aprobada en diciembre de 1999 durante el primer mandato de Hugo Chávez.
“Tengo que suponer que estaba ofreciendo al menos un apoyo velado de la administración para la desobediencia civil”, dijo –citado por Univisión– el ex embajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley, presente en la universidad cuando Cruz pidió que se derrocara a Maduro.
Un mes más tarde volvió a la carga en el Consejo de las Américas. Fue cuando asoció a Maduro con el jefe del Khmer Rojo: “Estoy tentado a compararlos con el régimen de Pol Pot, y no en el aspecto del genocidio, evitemos la hipérbole, hablemos de su manera de matar de hambre a su propia gente y cómo usan los alimentos para la manipulación política. ¡Es repugnante!”. Cruz también señaló el 25 de mayo que EE.UU. “tiene opciones ilimitadas” para intervenir en Venezuela.
Unos días antes, Roger Noriega, el ex subsecretario de Estado de George W. Bush respaldó sus declaraciones sobre Venezuela desde una columna en el New York Times. “Más que temer un golpe de Estado, la comunidad internacional debería animar a los venezolanos –incluidos los miembros de las fuerzas armadas– a restaurar la democracia” escribió. Como Cruz, alentó la solución militar. Aunque se diferencia del actual asesor en que tomó distancia de Trump desde la campaña presidencial. Tildó de “fascista” al presidente y renunció a su afiliación republicana. Un indicio de que aun entre los sectores más derechistas del partido de gobierno, el magnate divide las aguas. Pero sí están unidos sobre su visión de Venezuela y otros países que no se alinean con Estados Unidos.
El papel de Cruz más recordado dentro de la CIA lo ubica en Colombia. Óscar Adolfo Naranjo, el vicepresidente de ese país y general retirado de la Policía Nacional, además de negociador plenipotenciario del gobierno con las Farc, lo recuerda muy bien porque trabajaron juntos. “Su estadía coincidió con los años de mayor éxito contra los carteles de la droga y los golpes contra la guerrilla, fue un gran aliado de Colombia”, declaró en una entrevista que le hizo la cadena de habla hispana Univisión.
Sus días en ese país también concordaron con el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010). El funcionario puertorriqueño llegó a ser el director de la CIA durante el mandato del ex presidente. Elogiado por su labor en Colombia al frente de la Agencia, ahora habría resultado clave para convencer a Trump de que debe incrementar las sanciones a Venezuela. Es lo que sostiene la agencia internacional Reuters.
Secretista como todo espía, Cruz perdió su casi anonimato cuando el presidente de EE.UU lo designó en el Consejo de Seguridad Nacional. Ahí está junto al ultraconservador John Bolton, la última y más importante designación de Trump en el organismo que depende directamente de la Casa Blanca. Un cavernícola que conduce el Instituto Gatestone, un think tank que publica artículos como “Migración masiva: El disolvente fatal de la UE” o “La implacable radicalización de Suecia”. La institución suele calificar a inmigrantes y refugiados musulmanes en Europa y Estados Unidos como potenciales terroristas.
El mes pasado varios medios internacionales reprodujeron una pregunta que el presidente de EE.UU les formuló en 2017 a sus asesores en seguridad hemisférica. El dato lo filtró un funcionario que guardó anonimato. “¿Por qué Estados Unidos no puede invadir el país sudamericano?”, los interrogó Trump sobre Venezuela. Cruz proclamó la salida de un golpe de Estado un año después. No cuesta mucho imaginar cuáles serían las acciones ilimitadas a las que aludió en el Consejo de las Américas.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Domingo, 05 Agosto 2018 07:52

La consumación

La consumación

Israel se define como el “Estado nación del pueblo judío”.

Con la aprobación de la nueva y controvertida ley del Estado nación, Israel oficializó la discriminación de su población de origen palestino.


A la estrategia de colonización rampante en los territorios palestinos ocupados, a la anexión unilateral de Jerusalén Este y el cerco a la Franja de Gaza, el gobierno del primer ministro israelí, Biniamin Netaniahu, suma ahora otra humillación a los palestinos que lograron permanecer en sus tierras cuando se fundó Israel en 1948.


El parlamento israelí –Knesset– aprobó recientemente la ley que define oficialmente al país como “Estado nación del pueblo judío”, limitando el derecho a la autodeterminación solamente a esta colectividad, decretando además que el único idioma oficial será el hebreo, en detrimento del árabe, hablado por la población de origen palestino, que representa el 20 por ciento del total.


“El derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío”, sentencia la nueva ley. Por otra parte declara que “Jerusalén unida e indivisible” es la capital de Israel, desconociendo los acuerdos alcanzados con la Autoridad Nacional Palestina, y refrendados por resoluciones de las Naciones Unidas, de que el estatus de la ciudad, cuya parte oriental los palestinos reivindican como capital de su futuro Estado, debe ser negociado entre ambas partes.


El proyecto fue aprobado por una estrecha mayoría de 62 diputados contra 55, obtenida luego de dejar de lado disposiciones como la que habilitaba a los municipios a excluir a residentes con base en su nacionalidad o religión.


“CIUDADANOS DE SEGUNDA CLASE”

Días antes Netaniahu había afirmado que “una mayoría absoluta quiere asegurar el carácter judío de nuestro Estado para las futuras generaciones”.


Una vez aprobada la ley, Netaniahu declaró ante el Knesset que la resolución marca “un momento fundamental en la historia del sionismo”, estableciendo “por ley el principio básico de nuestra existencia”. “Este es nuestro Estado. El Estado judío… Este es nuestro país. Este es nuestro idioma”, reafirmó el mandatario.


El árabe, que hasta ahora era también idioma oficial, pasó a tener un “estatus especial” con la aprobación de la ley.


Además, esta aprobación provocó la cólera de los legisladores árabe-israelíes, que en la sesión parlamentaria acusaron a la mayoría de legalizar un sistema de apartheid. El líder de la coalición árabe-israelí Ayman Odeh afirmó que la ley legitima la “supremacía judía y nos dice que nosotros siempre seremos ciudadanos de segunda clase” (The Guardian, 19-VII-18).


Más grave aun, esta ley pasará a integrar las denominadas leyes básicas del país, sólo pasibles de ser enmendadas por otra de la misma naturaleza, ya que en Israel cumplen la función de una Constitución, algo que el país no tiene.


CON EL APOYO TOTAL DE ESTADOS UNIDOS

Debe recordarse que la ley es aprobada en una coyuntura que pauta las relaciones más estrechas en décadas entre Israel y Estados Unidos, cuyo presidente no escatima esfuerzos para complacer a su único aliado, al que no considera merecedor de la más mínima crítica.


“Es una decisión en la línea de la doctrina Trump. No hay un plan de paz público del presidente estadounidense, pero el traslado de la embajada a Jerusalén, el recorte de fondos de ayuda a los palestinos y su falta de crítica hacia los asentamientos refuerzan la política de hechos consumados de Netaniahu”, declaró Nabil Shaath, asesor en política exterior del presidente palestino, Mahmud Abbas (El País, 19-VII-18).


Uno de los propulsores de la ley, el diputado Avi Dichter, del partido Likud, liderado por Netaniahu, enfrentó las críticas de sus opositores, declarando a los medios: “Hemos aprobado esta ley fundamental para impedir la menor veleidad o tentativa de transformar el Estado de Israel en una nación de todos sus ciudadanos”.


En la víspera el Knesset había aprobado otra ley destinada a castigar a quienes den una visión negativa del Ejército o que critiquen la ocupación. La norma fue propuesta por el ministro de Educación, Naftali Bennet, y en la práctica abre la puerta a la persecución legal de las organizaciones israelíes como Paz Ahora o Rompiendo el Silencio, que denuncian abusos cometidos por Israel en los territorios palestinos ocupados.
La Unión Europea expresó su rechazo implícito a la ley. “Hemos sido muy claros en lo que respecta a la solución de dos estados, creemos que es el único camino a seguir, y cualquier paso que complique o impida que esta solución se convierta en realidad debería evitarse”, declaró en Bruselas la portavoz de Federica Mogherini, la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores.


PEDIDO DE SUSPENSIÓN DE LA ONU

La Autoridad Nacional Palestina (Anp) advirtió en un comunicado que la nueva ley “allana el camino para una limpieza étnica”. El Ministerio de Información de la Anp en Ramalah afirmó, el día en que se aprobó la ley, que esta es “una declaración de guerra contra la tierra palestina, sus derechos, su identidad y su idioma”.


La Autoridad Palestina evalúa la posibilidad de solicitar una resolución de la Asamblea General de la Onu para suspender la integración de Israel –que reconoció como Estado en 1948– a la organización.


“Israel es un país que viola íntegramente la carta de la Onu. ¿Merece ser miembro de la Onu y de cualquiera de sus agencias o no?”, preguntó el 19 de julio pasado el dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina Saeb Erekat, durante una visita a la localidad beduina de Khan al Ahmar, en Cisjordania, amenazada de demolición por Israel (véase “Allanar un sueño”, Brecha, 20-VII-18).


El cotidiano israelí Haaretz constató en su editorial del 30 de julio que “la aprobación de la ley reavivó también la brecha política en Israel, entre quienes favorecen la discriminación y los que la rechazan. Los ciudadanos árabe-israelíes fueron discriminados desde la fundación del Estado, tanto por los gobiernos de derecha como de izquierda. Pero las liberales leyes básicas y los dictámenes de la Alta Corte de Justicia durante la pasada generación avanzaron hacia la igualdad y la integración de la minoría, algo que Netaniahu busca destruir ahora”.


VERGÜENZA

Pero “la ley de Estado nación judío es solamente la frutilla de la torta”, señaló el analista palestino Ramzy Baroud. “Ahora no se puede escapar al imperativo moral. Quienes insisten en apoyar a Israel deben saber que están apoyando a un régimen desembozado de apartheid”, advirtió.


Advertencia que pareció confirmar el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, quien expresó en un twit el viernes pasado que “la mejor respuesta al terrorismo es la expansión de las colonias” en los territorios palestinos. Lieberman anunció la construcción de 400 viviendas en el asentamiento de Adam, al norte de Jerusalén, luego de que un adolescente palestino apuñalara a muerte a un israelí e hiriera a otros dos.


En la vereda de enfrente se situó el internacionalmente renombrado dirigente de orquesta Daniel Barenboim, quien en una carta pública –que se viralizó y fue publicada tanto en El País, de Madrid, como en Clarín– lamentó que 70 años después de la fundación de Israel “el gobierno acaba de aprobar una ley que sustituye el principio de igualdad y valores universales por el nacionalismo y el racismo”. “¿Encaja la situación de ocupación y dominio sobre otro pueblo en la declaración de independencia?”, se interrogó.


“No creo que el pueblo judío haya vivido 20 siglos, la mayor parte de ellos sufriendo persecución y soportando crueldades sin fin, para ahora convertirse en el opresor que somete a los demás a sus crueldades. Precisamente esto es lo que hace la nueva ley. Por eso hoy me avergüenzo de ser israelí,” admitió el músico argentino-israelí y militante en favor de la paz junto a pacifistas palestinos.


AHED LIBERADA. En medio de este panorama sombrío, los palestinos recibieron una buena noticia. Tras cumplir una pena de ocho meses de prisión en Israel por haber abofeteado a un militar israelí, la activista palestina de 17 años Ahed Tamimi fue liberada días atrás y recibida victoriosamente por una multitud en Cisjordania.


La joven explicó que había increpado a los militares porque, días antes, ellos habían disparado balas de goma a un primo suyo, hiriéndolo en el cráneo y deformándole la cara. Tamimi se declaró culpable de cuatro de los 12 cargos presentados en su contra: asalto a un soldado, incitación a la violencia y otras dos acusaciones por perturbar las operaciones del Ejército. La adolescente pasó un mes menos en la cárcel que el soldado israelí Elor Azaria, quien mató a un atacante palestino mientras se hallaba en el suelo, herido e inmóvil, en 2016.


En un encuentro con periodistas realizado días atrás en su casa en Cisjordania, Tamimi dijo que estudiará derecho para “llevar los casos de los presos políticos ante los tribunales internacionales”. Su abogada israelí, Gaby Lusky, dijo por su parte que “si Israel esperaba que en prisión se quebraría su determinación, logró el efecto contrario. Ahed nunca se rindió”.

Por Jorge Angeloni
3 agosto, 2018

Publicado enInternacional