Irán e Israel, una guerra militar y comercial en marcha

La guerra entre Israel e Irán ha dado esta semana un paso al frente. Se desarrolla a nivel militar y comercial prácticamente desde la fundación de la república islámica en 1979, pero se ha agudizado recientemente. El conflicto puede agravarse si el presidente Donald Trump decide asistir a Israel para acabar con el régimen de Teherán.

La respuesta iraní al ataque del pasado 9 de abril, cuando los aviones israelíes bombardearon la base aérea T4 en Siria, se demoró un mes, haciendo caso a la versión israelí que sostiene que esta semana la Fuerza al Quds de la Guardia Revolucionaria iraní disparó 20 cohetes contra posiciones militares en el Golán ocupado por Israel desde la guerra de 1967.

En el bombardeo del 9 de abril murieron 7 iraníes y Teherán prometió que habría una respuesta acorde. Los israelíes la esperaban, pero probablemente no esperaban una chapuza de tal magnitud. Según la versión israelí, cuatro de los 20 cohetes que dispararon los iraníes fueron interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, y los restantes 16 cayeron en territorio sirio.

Esta es al menos la versión israelí. Los iraníes aseguran que ellos no dispararon ningún cohete y que no tienen ninguna base militar en territorio sirio. Los cohetes los habría disparado el ejército sirio después de un bombardeo puntual israelí en la zona de la ciudad de Quneitra, en la frontera del Golán.


Lo que siguió fue un bombardeo masivo de los F-15 y F-16 israelíes, especialmente en el área de Damasco. Según los rusos, la mitad de 70 misiles disparados fueron interceptados por el sistema antiaéreo sirio. Los vídeos colgados en las redes sociales por los habitantes de Damasco muestran con claridad esas intercepciones, que no fueron completas pero sí muy frecuentes.

Aunque seguramente es verdad que Irán no dispone de bases militares en Siria, también es verdad que hay millares de “consejeros” iraníes en ese país. La muerte de siete de ellos en la base T4 lo prueba. Y que esos consejeros llevan a cabo una intensa actividad que refuerza la capacidad del ejército sirio también es verdad.


Los objetivos atacados por Israel esta semana figuraban en la lista que el 19 de febrero publicó el Instituto para el Estudio de la Guerra en Estados Unidos. Eran decenas de posiciones, aunque no todas, donde, según ese instituto, había actividad iraní. La operación muestra que el ejército israelí es la fuerza dominante en Siria, al menos en el sur de Siria.


Los dirigentes hebreos, con el primer ministro Benjamín Netanyahu a la cabeza, aseguran una y otra vez que no permitirán que Irán establezca una presencia militar en Siria. Lo ocurrido esta semana muestra que hablan en serio y que son capaces de mantener su promesa. Los israelíes esperan que Teherán haya tomado nota de lo ocurrido y desista de enviar fuerzas a Siria.

No está claro que Irán vaya a renunciar a Siria, en parte porque este país es una base cercana a Israel, el país que persigue al régimen islámico en todos los frentes y que de tanto en tanto también lleva a cabo acciones espectaculares en Irán. Si es así, los choques entre iraníes e israelíes están garantizados en el futuro inmediato.

Otra cuestión que se ha suscitado estos días es si estamos en el umbral de un nuevo conflicto armado regional. Es evidente que esta sería la opción más apreciada por Israel y que los israelíes están obrando de manera calculada para implicar a los Estados Unidos. En este sentido, la guerra ya ha comenzado y no es solo un conflicto armado sino que también es una guerra económica en la que los americanos están al lado del estado judío.

Las autoridades de Teherán han preguntado este viernes a los europeos si les van a vender un gran pedido de aviones civiles Airbus o si van a sumarse al boicot de Estados Unidos. Se espera que los europeos respondan esta semana, pero no hay que olvidar que los aparatos de Airbus se construyen usando algunas patentes de Estados Unidos y que si Washington se opone los europeos no podrán hacer nada.


Unas horas antes, Angela Merkel repitió que Europa ya no puede confiar en Estados Unidos. Es algo que la canciller alemana ya dijo recientemente. Sin embargo, la política europea respecto de Oriente Próximo no puede ser más nefasta para los intereses de Europa, comenzando por la cuestión palestina, y nada indica que Merkel y sus socios europeos vayan a modificarla radicalmente, que es lo que haría falta.

En el conflicto entre Israel e Irán está en juego la hegemonía militar, política y económica en Oriente Próximo, e Irán tiene las de perder. Todo apunta, y la suspensión del acuerdo nuclear por parte de Estados Unidos es otra indicación, a que los israelíes y los saudíes van a seguir acorralando a Teherán con la ayuda de Donald Trump, y van a intentar arrastrar al presidente republicano hacía una guerra militar.

Una parte de esta guerra se desarrolla en el interior de Irán. Aquí es donde entran en juego las sanciones económicas que Trump ha prometido adoptar. Los israelíes llevan a cabo una intensa actividad en el interior de Irán y confían en que las sanciones aceleren las protestas contra el régimen.


El funcionario del departamento de Estado Andrew Peek ha dejado claro esta semana que el abandono del acuerdo nuclear por parte de Trump fue coordinado con Israel. Es un punto importante porque muestra la poca influencia que tienen Ángela Merkel y sus socios europeos en Washington, y el claro ascendiente de Benjamín Netanyahu en los foros de poder americanos.

Publicado enInternacional
Israel lanza el mayor bombardeo en Siria desde 1973 en respuesta a un ataque de Irán un día después de la ruptura del pacto nuclear

La operación israelí "es una de las mayores operaciones aéreas en los últimos años y la mayor contra objetivos iraníes" en Siria, según fuentes militares. Previamente, Israel denunció el lanzamiento de 20 cohetes desde territorio sirio por parte de la Fuerza Al Quds de la Guardia Revolucionaria iraní.

 


Israel atacó a lo largo de la noche docenas de objetivos militares iraníes en Siria tras sufrir anoche el lanzamiento de 20 cohetes, de los que 4 fueron interceptados y el resto cayeron en suelo sirio, aseguraron fuentes militares.


"Hemos atacado docenas de objetivos militares en Siria", dijo a un grupo de periodistas el portavoz militar Johnatan Conricus, que agregó que han "estado en esta operación varias semanas, casi un mes, en los que se ha conseguido frustrar varios ataques iraníes".


"El ataque de anoche fue uno de los más graves de la Fuerza Al Quds de la Guardia Revolucionaria contra la soberanía israelí, fue ordenado y comandado por el general Suleimaní y no logró sus objetivos", añadió.


Ninguno de los veinte cohetes tipo Grad y Fajr que lanzaron contra Israel cayeron en el país, cuatro de ellos fueron interceptados y resto se quedaron cortos e impactaron en Siria.


El ataque iraní fue lanzado desde las afueras de Damasco, a unos 30 o 40 kilómetros de la divisoria y "fue muy grave" a pesar de que no provocó víctimas y apenas daños.


La operación israelí de anoche "es una de las mayores operaciones aéreas de la Fuerza Aérea en los últimos años y la mayor contra objetivos iraníes. Se atacaron docenas de objetivos: centros de inteligencia, bases militares, almacenes, misiles balísticos y un vehículo que sirvió como lanzadera de los cohetes", añadió Conricus. De hecho, este es el mayor bombardeo de Israel sobre Siria desde la guerra del Yom Kippur en 1973.


"Nos centramos en destruir las capacidades iraníes en Siria, no en causar daños personales. Hemos destruido un trabajo de meses de Irán allí" afirmó Conricus, que confirmó que "todos los objetivos atacados fueron destruidos y nuestros aviones volvieron sin daños".


"Esto es algo que habíamos previsto, pero la Inteligencia y la Fuerza Aérea y otras fuerzas fueron capaces de minimizar daños" y eso a pesar de que, aunque advirtieron a Siria que no interviniera, los aviones de combate se enfrentaron a "fuego masivo de las defensas antiaéreas" sirias.


Entre los objetivos en Siria atacados por Israel se cuentan: centros de inteligencia asociados con Irán y el Eje Radical, una sede de logística de la Fuerza Quds, una instalación militar logística en Al Kiswah, un complejo militar iraní al norte de Damasco y almacenes de munición de la fuerza Quds en el aeropuerto de Damasco.


También se destruyeron sistemas de inteligencia y puestos asociados con la fuerza Quds, puestos de observación militares y de munición en la zona de nadie de la frontera y un lanzador iraní desde donde salieron los cohetes hacia Israel.


"Los ataques de la Fuerza Aérea fueron llevados a cabo entre fuego de las defensas aéreas sirias, que dispararon a pesar de la advertencia israelí. En respuesta, atacaron varios sistemas de interceptación (SA5, SA2, SA22, SA17) del Ejército sirio" reza un comunicado militar.


Las autoridades han decidido que la vida civil en el territorio ocupado de los Altos del Golán continúe con normalidad, por lo que habrá colegios y trabajo, pero pide a los ciudadanos que se mantengan alerta y solo permite agrupaciones de más de mil personas en lugares abiertos.


"Continuamos teniendo alerta alta en el norte. Israel no permitirá la presencia iraní en el Golán ni en Siria. No buscamos una escalada, sino lo contrario", dijo Conricus, que advirtió que "los iraníes todavía tienen capacidades en Siria que les permitirían volver a atacar", pero señaló que el Ejército "está preparado para defenderse de la continua agresión iraní en cualquier escenario".

Publicado enInternacional
Trump y Netanyahu incendian al Medio Oriente: EU reniega el acuerdo de Obama con Irán

Como esperado, en coordinación con las mentiras de su supremo aliado Netanyahu, Trump reniega el creativo acuerdo nuclear de Obama y su secretario de Estado John Kerry respecto a Irán del P5+1: los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos (EU), Gran Bretaña (GB), Francia, China y Rusia), sumados de Alemania.

El presidente francés Macrón, después de su calurosa visita a Trump, adelantó que EU renegaría su compromiso debido a factores "domésticos" a seis meses de las cruciales elecciones intermedias.

¿Se referirá a los escándalos pornográficos y sus concomitantes líos legales en el frente interno?

Ni el experimentado ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani –encubridor artístico del montaje hollywoodense de los atentados del 11/9–, quien se sumó al desfalleciente equipo legal del presidente, no puede sofocar el incendio de su cliente y amigo.

Tampoco la visita de la canciller Ángela Merkel ni del ministro de Relaciones Exteriores de GB, el extravagante Boris Johnson, pudieron disuadir a Trump de poner en riesgo el agónico orden internacional.

Lo de menos son las falsas justificaciones basadas en mentiras de Netanyahu (https://bit.ly/2JO3CjQ) que Trump tomó al pie de la letra como pretexto y que no fueron avaladas ni por la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) ni por la Unión Europea (UE) ni por Rusia ni por China, es decir, los otros co-signatarios del acuerdo nuclear lubricado por Obama.

Desde su campaña Trump anunció que rompería el acuerdo conseguido por Obama que consideró un "desastre". Así que el montaje circense del teatral Netanyahu contra Irán ya estaba escrito en el muro.

The Guardián reveló que los "ayudantes" de Trump habían contratado a Black Cube, firma privada de espionaje de Israel, con el fin de "excavar" información que podría ser usada para desacreditar a los funcionarios de Obama quienes ayudaron a negociar el acuerdo nuclear con Irán” (https://bit.ly/2rl1f1q). ¡Clásico operativo del siniestro Mossad israelí!

Ya el ministro de Transporte y Espionaje –¡curiosa mezcla!– Israel Katz había predicho que Trump renegaría el acuerdo de Obama con Irán (https://bit.ly/2ImADXs).

Los "ayudantes" de Trump usaron las tácticas del degenerado multisexual Harvey Weinsten –el fétido cineasta israelí de Hollywood atrapado en su red de prostitución cinematográfica (https://bit.ly/2j9bf99)– para descarrilar el acuerdo nuclear con Irán, según The New Yorker (https://bit.ly/2wlqPbe).

Sobra recalcar que Obama fustigó la grave decisión de Trump cuando Irán ha cumplido a carta cabal con el acuerdo (https://bit.ly/2FW9SE4).

Más allá de las bravatas retóricas de Trump, se desprende que busca maximizar la puja para que Irán negocie sus misiles balísticos y se desvincule de sus asociados chiítas de Iraq/Siria/Líbano (donde el grupo chiíta Hezbolá obtuvo un resonante triunfo electoral)/Yemen.

Trump amenazó con el ominoso "cambio de régimen" mediante las asfixiantes sanciones económicas llevadas al "más alto nivel" cuando la teocracia chiíta persa sufre poderosos embates contra su divisa, el rial, como aduje en mis entrevistas a Telesur (https://bit.ly/2rvIU0z) e HispanTV (https://bit.ly/2rpMBFc).

Trump adelantó una semana su anuncio esperado contra Irán, para aprovecharse del "hueco cronológico" de aquí hasta el fin del mundial de futbol en Rusia (15 de julio).

El zar Vlady Putin acaba de iniciar su cuarto mandato presidencial y nombró de nuevo a Medvedev como primer ministro, del ala negociadora con Occidente, lo que delata su voluntad de buscar un arreglo.

Tampoco pasa desapercibido que en estos días el zar recibirá al primer ministro Netanyahu en el Kremlin.

En una clásica jugada de apostador de casinos, a los que es adicto Trump, después de haber exhibido su "garrote" económico contra Irán, promovió lo valioso de la "zanahoria" de su próximo acuerdo con Norcorea –que deberá tomar nota de la falta de confianza de la(s) firma(s) de EU.

Irán ganó las guerras de Irak y Siria en contra del espantapájaros de los yihadistas islámicos del Daesh, apuntalados por la dupla de EU e Israel y sus aliados en la región, lo cual obligó a Trump y Netanyahu a maximizar su puja militar.

En espera de la decisión unilateral de Trump, Irán se abstuvo de tomar represalias contra Israel que bombardeó varios de sus puestos militares en Siria y cobraron la vida de decenas de iraníes.

Después de las amenazas truculentas de Trump, que alientan a la revuelta interna en Irán y al "cambio de régimen", Israel lanzó misiles contra Damasco.

En EU, el Partido Demócrata criticó la grave decisión aventurera de Trump. Hace poco John Kerry –quien pronosticó que Trump no duraría más de dos años en el poder– visitó al canciller iraní Javad Zarif para persuadirlo de no renegar del acuerdo.

El presidente Rouhani declaró en forma sagaz que Irán no se saldría del acuerdo hasta consultar con los otros firmantes europeos y que congelaría su decisión por "unas semanas".

La UE, en su totalidad, y GB/Francia/Alemania en forma individual, han lamentado la decisión unilateral de Trump que pone en riesgo el Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares que, por cierto, Israel no firma, pese a poseer un máximo de 400 bombas atómicas clandestinas, y se da el lujo de no aceptar la inspección de la OIEA, lo cual ha respetado al pie de la letra Irán.

En medio del caos global en varios frentes, la dupla Trump/Netanyahu prácticamente aniquila lo que queda del orden internacional en vías de extinción y juega con el fuego nuclear con el fin de obtener el máximo de beneficios bajo el chantaje de la desestabilización regional al borde del precipicio.

Sea lo que fuere, Trump, azuzado por Netanyahu –quien busca una guerra de Washington contra Irán hasta el último soldado "estadunidense"–, rompe con un acuerdo avalado por los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, lo cual deja a la deriva el mínimo del "fractal" que subsiste del orden internacional en medio del caos global.

Más allá del "hueco cronológico" de aquí a finales del mundial de futbol en Rusia, el incendio provocado por la dupla piromaniáca Trump/Netanyahu, si es que no consiguen en este breve lapso de dos meses el impensable colapso del "cambio de régimen" en la antigua Persia, será apagado por los bomberos de Rusia, China y de quienes, de las tres potencias europeas (GB/Francia/Alemania) deseen quitarse los grilletes del chantaje conjunto de Trump y Netanyahu.

A mi juicio será difícil doblegar a Irán que, pese a las asfixiantes sanciones desde 1979 se encuentra en el lugar 19 de la economía global, según la CIA (https://bit.ly/2woSGr3).

Más allá del alza del petróleo, en un escenario más realista de "asentamientos post-sísmicos", el peor error de Trump y Netanyahu es haber arrojado a Irán –país que nunca ha sido esclavizado, potencia gasera a carta cabal con una población juvenil muy educada y sofisticada, y ahora eslabón super-estratégico de la Ruta de la Seda china– a los brazos del RIC (Rusia,China e India).

Una realidad infranqueable es que los decadentes Trump y Netanyahu no pueden imponer solos su "nuevo orden global".

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Miércoles, 09 Mayo 2018 06:33

Cuenta regresiva

Cuenta regresiva

Donald Trump activó la cuenta regresiva de una bomba que los europeos trataron de desarmar a lo largo de los meses. Desde enero de 2018 hasta la visita oficial que realizó a Estados Unidos el presidente francés, Emmanuel Macron (finales de abril), seguida luego por la de otros responsables, los países europeos implicados en el acuerdo nuclear firmado con Irán en julio de 2015 en Viena (Francia, Gran Bretaña, Alemania junto a Estados Unidos, Rusia y China, Joint Comprehensive Plan of Action, JCPOA) buscaron por todos los medios disuadir a la administración de Donald Trump de no romper el pacto cuya negociación, bajo el mandato de Barack Obama, consumió más de dos años. La tarea resultó imposible. La doble meta que consistió en convencer a Donald Trump, a través de una serie de contrapropuestas destinadas a complementar el acuerdo de 2015 con un nuevo texto y, al mismo tiempo, no hostigar a Teherán terminó chocando con la intransigencia del presidente norteamericano.


El oráculo más acertado sobre lo que iba a suceder este 8 de mayo lo adelantó Macron al final de su visita cuando dijo que Donald Trump se retiraría del acuerdo con Irán “por razones domésticas”. Los europeos siempre refutaron el argumento simplista de la administración Trump, para la cual “el pacto se construyó a partir de un engaño” (Mike Pompeo, Secretario de Estado norteamericano). A su vez, Trump, durante su encuentro con Macron, retrató el acuerdo con la grosería que lo identifica: los calificativos fueron “ridículo, demencial y ruinoso”. Nada que ver con la posición repetida muchas veces por los europeos. Se trata, para ellos, de un pacto que implica “compromisos precisos, mecanismos de verificación y un control a largo plazo por parte de la Agencia Internacional de Energía Atómica”, la AIEA.


El exhibicionismo muscular de Trump pudo más que la razón. Los dirigentes del Viejo continente que patrocinaron el texto con Irán vieron cómo, poco a poco, el trumpismo iba preparando el terreno de la ruptura. Junto a Rusia y China, los otros garantes, el grupo tenía dos respaldos sólidos en la capital norteamericana: Brian Hook, un alto funcionario del Departamento de Estado, y, sobre todo, la pieza clave “razonable” que fue Rex Tillerson, el ex Secretario de Estado norteamericano. Pero Trump lo decapitó en beneficio de Mike Pompeo y, con ello, firmó con anticipación el fin de toda negociación. A finales de abril, en la sede de la Alianza Atlántica en Bruselas, Pompeo preparó la primera granada cuando dijo que el acuerdo contenía “demasiadas fallas”. Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel y luego Boris Johnson, el responsable de la diplomacia de Gran Bretaña, emprendieron el camino hacia Washington para salvar el pacto. Encontraron puertas y oídos cerrados. En Europa nadie cree que Teherán esté empeñado en desarrollar en secreto un programa nuclear que, como lo reiteró la Alta Responsable de la diplomacia europea, Federica Mogherini, supondría “una ruptura con Occidente” al mismo tiempo que, en el plano interno, equivaldría a un retroceso de la postura del presidente reformista Hassan Rohani. La fase que se inicia con la decisión de Donald Trump es tan incierta como peligrosa. El pasado 5 de mayo, en una entrevista publicada por el semanario alemán Der Spiegel, Emmanuel Macron manifestó su temor de que la postura norteamericana “abra una caja de Pandora que podría conducir a una guerra”.


Washington es sólo uno de los firmantes del texto, pero su poderío mundial proyecta una sombra sobre la estabilidad regional y mundial. Donald Trump actuó como si estuviera sólo, sin el más mínimo tacto o responsabilidad hacia las otras potencias que pusieron fin a la crisis con Teherán al cabo de innumerables negociaciones. En junio de 2017, Trump procedió con el mismo método cuando decidió salir del acuerdo de París sobre el clima. Guerra contra el clima y, ahora, contra sus aliados y la región de Medio Oriente. El trumpismo abre un frente que podría tragarse todo con el desencadenamiento de una guerra entre Israel e Irán con, en el telón de fondo, Siria y el Líbano como primeras víctimas en segunda línea.


A través de Twitter, el presidente francés lamentó una decisión que, escribió, lleva a que “este en juego el régimen internacional de lucha contra la proliferación nuclear”.


¿Qué harán ahora los europeos? Todo apunta a que, tal y como apareció en filtraciones en la prensa durante las últimas semanas, el Viejo Continente cuenta con un plan B. Desde ya, salvo algún que otro siervo entre los 28 países de la Unión Europea, el núcleo fuerte no se plegará a la demencia del mandatario norteamericano. Federica Mogherini recalcó que el acuerdo de 2015 “responde a nuestro objetivo que consiste en garantizar que Irán no desarrolle armas nucleares. La Unión Europea está determinada a preservar el acuerdo”. La responsable de la diplomacia de la UE aclaró que “mientras Irán cumpla”, la Unión Europea “aplicará el acuerdo”. La amenaza mayor reside precisamente en ese “mientras Irán cumpla”.


El portazo de Donald Trump no sólo rompe un acuerdo que su propio país promovió, no solo es un escupitajo en la cara de la comunidad internacional y de los países que lo respaldaron, sino, también, representa un caluroso espaldarazo a los sectores iraníes más conservadores que siempre abogaron por no ceñirse a ningún acuerdo con Occidente. Con el objetivo de mantener el acuerdo vigente, de no aislar al presidente Hassan Rohani (foto), de contener la influencia del ala más conservadora de Teherán y de demostrar el compromiso europeo, la UE tejió, hasta lo que se conoce, un modesto plan B con dos vertientes: la primera consiste en una línea de créditos que el BEI (Banco Europeo de inversiones) le otorgaría a las empresas que mantengan negocios con Irán y que, debido a la posición de Washington, no consigan financiación en el mercado mundial. La segunda consiste en evitar que las empresas que ya firmaron acuerdos con Irán o están por hacerlo se vean sancionadas por el unilateralismo estadounidense. Cabe recordar que eso es precisamente lo que ocurrió con la llamada ley Helms-Burton adoptada en Estados Unidos en 1996 y mediante la cual se sancionaba a cualquier empresa que, sea cual fuere su origen, hiciera negocios con Cuba.


La multinacional francesa Total tiene acuerdos con Irán que rozan los 5 000 millones de dólares. Y no es la única. Siemens, Airbus y Peugeot integran la amplia lista de empresas que sellaron jugosos contratos con Irán después del acuerdo nuclear de 2015. Es altamente probable que muchos de los acuerdos en curso queden en la nada. La influencia de Estados Unidos es decisiva, a menudo más allá de lo que los lectores suponen. Un ejemplo de ello es el alucinante relato que la periodista Sylvie Kauffmann hace en el vespertino Le Monde acerca de las dificultades con las que se encontró en febrero pasado Mohammad Javad Zarif, el Ministro iraní de Relaciones Exteriores. Zarif estaba en Munich asistiendo a la conferencia anual sobre la seguridad. De allí debía desplazarse a Moscú, pero ninguna de las empresas que suministran combustible en el aeropuerto de Múnich aceptó entregarle los 17.000 litros que necesitaba el avión del canciller para llegar a la capital rusa. Tenían miedo de que Washington las castigara. Hizo falta la intervención del gobierno alemán para que la empresa Bundeswehr abasteciera el avión de Mohammad Javad Zarif. Ello despeja las incógnitas de lo que ocurrirá en el futuro. Decenas de bancos y de atemorizadas empresas seguirán la danza mortal del amo del mundo y de las guerras.


Con Trump, Estado Unidos pasó de ser la primera potencia mundial a convertirse en la primera república bananera del planeta cuyo poder tiene un alcance devastador. Trump mató el acuerdo, la endeble paz en la región e hipotecó el destino de millones de seres humanos de Medio Oriente. El colonialismo occidental sigue haciendo estragos en el siglo XXI.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Asia y Oriente Medio impulsan el gasto militar mundial, que alcanza los 1,44 billones

Estados Unidos, China, Arabia Saudí, Rusia e India acaparan el 60% del gasto en armamento, que crece un 1,7% en 2017


El gasto militar mundial ascendió en 2017 a 1,73 billones de dólares (1,44 billones de euros), un 1,1% más en términos reales respecto al año anterior, según un informe difundido este miércoles por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).


El estudio destacó que el aumento experimentado en los últimos años ha estado impulsado por una subida "sustancial" en el gasto de países asiáticos y en Oriente Medio, y que el peso de la inversión armamentística se está trasladando de la región euroatlántica.


La cifra gastada en armamento el año pasado equivale al 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB) global, según el SIPRI, que resalta que los cinco principales inversores (Estados Unidos, China, Arabia Saudí, Rusia e India) acapararon el 60% del gasto total.


Estados Unidos mantiene su hegemonía mundial, con el 35% total y una inversión que supera a la de los siete siguientes países combinados, a pesar de que los 610.000 millones de dólares (507.000 millones de euros) gastados el año pasado representan una cantidad similar a la de 2016.


"La tendencia descendente en el gasto militar estadounidense iniciada en 2010 ha finalizado. Está previsto que el gasto en 2018 crezca de forma significativa para respaldar los aumentos en personal militar y la modernización de armas convencionales y nucleares", apunta el informe.


China conserva la segunda plaza con un gasto estimado de 228.000 millones (190.000 millones de euros), un 5,6% más que en 2016 y el 13% del total mundial; por delante de Arabia Saudí, con 69.400 millones (57.685 millones de euros).


Cuarta es Rusia con 66.300 millones (55.108 millones de euros), que con un 20% experimentó la primera bajada en dos décadas, que el informe atribuye a sus problemas económicos; y quinta, India, con 63.900 (53.114 millones de euros), un 5,5% más interanual.


"Las tensiones entre China y muchos de sus vecinos siguen impulsando la subida del gasto militar en Asia", explica el SIPRI, en alusión a que otros dos países de la zona están entre los diez primeros, Japón (octavo) y Corea del Sur (décimo).


El gasto militar aumentó en Europa Central y Occidental, un 12% y un 1,7% respectivamente, debido en parte "a la percepción de la creciente amenaza de Rusia" y al hecho de que muchos de los estados europeos forman parte de la OTAN, cuyos miembros en 2017 gastaron 900.000 millones de dólares (748.000 millones de euros).
En Oriente Medio, donde la inversión supuso el equivalente al 5,2% del PIB, el gasto subió un 6,2% por los conflictos armados y las rivalidades, pese al bajo precio del petróleo.


En América del Sur el gasto subió un 4,1% a causa de los aumentos registrados en los dos principales inversores de la región: Argentina, que subió un 15%, y Brasil, un 6,3% más y undécimo país en la lista mundial.


En América Central y el Caribe se produjo sin embargo una caída del 6,6%, provocada por que México redujo su inversión militar un 8,1% con respecto al año anterior.

Publicado enInternacional
Informe enumera constantes violaciones de EEUU a derechos humanos en otros países

BEIJING, 24 abr (Xinhua) -- Las operaciones militares encabezadas por Estados Unidos en otros países han causado un gran número de víctimas civiles, señala el "Registro de derechos humanos en Estados Unidos en 2017" publicado hoy por China.

Las operaciones militares en Siria causaron una gran cantidad de víctimas civiles, dice el informe, que cita información de medios de comunicación


La coalición encabezada por Estados Unidos y sus Marines presuntamente bombardearon por lo menos 12 escuelas, 15 mezquitas, 15 puentes, así como vecindarios residenciales, hospitales, reliquias culturales y campamentos de refugiados, indica la página www.motherjones.com.


El sitio web Muslim Times informó el 24 de junio de 2017 que el ejército de Estados Unidos atacó a las fuerzas del gobierno sirio "por lo menos en cuatro ocasiones en meses recientes", incluyendo un ataque con misiles en abril contra un campo aéreo en Siria. Myles Hoenig, un analista político estadounidense, señaló que Estados Unidos está violando la Carta de la ONU al llevar a cabo una guerra de agresión contra Siria.
En una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el ex detenido en Guantánamo Djamel Ameziane preparó una declaración por escrito en la que dijo que estuvo detenido durante 11 años, enfrentó una prolongada detención incomunicado, sufrió múltiples formas de tortura y nunca recibió una resolución judicial respecto a la legalidad de su detención, menciona el informe citado por la página Al Jazeera.


Además, de acuerdo con un informe del sitio web de The USA Today, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y organizaciones de derechos humanos han criticado a las autoridades de Estados Unidos por crear un "hoyo negro legal" en Guantánamo permitiendo la detención por tiempo indefinido de sospechosos sin presentar acusación y por retener a muchos detenidos durante más de una década.


El informe publicado por China también indica que Estados Unidos ha desarrollado instrumentos para una guerra informática. El documento cita información de WikiLeaks de que operadores de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos lanzaron ataques informáticos contra redes móviles de Pakistán y que han estado espiando cientos de direcciones IP en el país.


El informe fue publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado, el gabinete de China, en respuesta a los Informes de Países sobre Prácticas de Derechos Humanos de 2017 publicados por Estados Unidos.


 Texto íntegro del registro de derechos humanos de Estados Unidos en 2017 (1)

Actualizado 2018-04-25 15:27:48 | Spanish. xinhuanet. com

BEIJING, 25 abr (Xinhua) -- A continuación presentamos el texto íntegro del Registro de Derechos Humanos de Estados Unidos en 2017, publicado el martes en Beijing por la Oficina de Información del Consejo de Estado (gabinete de China):


Registro de Derechos Humanos de Estados Unidos en 2017


Oficina de Información del Consejo de Estado de la República Popular China


Abril de 2018


Prólogo:


El 20 de abril, hora local, el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó sus informes por países sobre las prácticas en materia de derechos humanos en 2017 y se presentó una vez más como "el guardián de los derechos humanos" y como un supuesto "juez de los derechos humanos". Volvió a señalar con el dedo y a atribuir culpas sin fundamento en materia de asuntos internos y en relación con la situación de los derechos humanos en otros países como si tuviese la mejor situación del mundo en este aspecto. Sin embargo, al volver la vista atrás a lo acontecido en 2017, incluso aquellos que tienen un menor sentido de la rectitud se darán cuenta de que el registro de los derechos humanos en Estados Unidos volvió a mostrar manchas y una tendencia continuada al deterioro.


-- La noche del 1 de octubre de 2017, casi 60 personas fueron asesinadas y más de 800 resultaron heridas en un tiroteo contra una multitud en Las Vegas, el suceso de este tipo con un mayor número de muertes en la historia moderna de EE.UU.
-- En agosto de 2017, supremacistas blancos se manifestaron en Charlottesville coreando eslóganes nazis en la que fue "la mayor reunión motivada por odio en décadas".
-- Artículos publicado en los sitios web de The Atlantic y el New York Times citaban encuestas realizadas entre expertos estadounidenses que revelaban que la mayoría de los participantes dijo opinar que la democracia en Estados Unidos lleva décadas estancada y que se está ahogando en dinero.


-- Una investigación de Martin Gilens, un profesor de política de la Universidad de Princeton, mostró que las políticas económicas estadounidenses de los últimos 40 años "reflejan nítidamente las preferencias de los más acomodados, pero prácticamente no tienen relación con las preferencias de los estadounidenses pobres o con ingresos medios".


-- Un estudio del Registro Nacional de Exculpaciones de Estados Unidos publicado el 7 de marzo de 2017 mostró que los estadounidenses negros tenían siete veces más probabilidades de ser condenados injustamente por asesinato que los blancos. En lo que se refiere a los delitos relacionados con drogas, los estadounidenses negros tienen unas 12 veces más probabilidades de que se les aplique una condena equivocada que las personas blancas inocentes. Los infractores varones negros fueron condenados, de media, a penas un 19,1 por ciento más largas que aquellos infractores varones blancos en "situación similar".
-- El Instituto de Política Económica publicó el 13 de febrero de 2017 un informe en el que afirma que la riqueza media de las familias blancas es siete veces superior a la riqueza media de las familias negras y que la mediana de la riqueza de los blancos es 12 veces superior a la mediana de la riqueza de los negros. Más de uno de cada cuatro hogares negros tenía un patrimonio neto de cero o negativo.


-- En los sitios web del Guardian y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas se informó en diciembre de 2017 de que 52,3 millones de estadounidenses vivían en "comunidades empobrecidas económicamente" y de que 18,5 millones vivían en una situación de pobreza profunda.


-- Una información de la BBC del 11 de diciembre de 2017 indicaba que, entre quienes se encuentran en situación de pobreza en Estados Unidos, hay unos 13,3 millones de niños, el 18 por ciento de la población de menos de 18 años. Las estadísticas del Instituto Urbano de Estados Unidos revelaron que cerca de nueve millones de niños de Estados Unidos (el 11,8 por ciento de los menores del país) crecerán en familias persistentemente pobres.


I. Serias vulneraciones de los derechos civiles


Los delitos violentos fueron en aumento en Estados Unidos; el gobierno no ejerció un control efectivo sobre las armas, lo que causó un continuo incremento de los incidentes con las mismas; los abusos de poder por parte de la policía provocaron protestas masivas y la vigilancia del gobierno vulneró la privacidad individual. Como resultado, los derechos civiles del pueblo estadounidense, en especial el derecho a la vida y el derecho a la libertad, se vieron seriamente amenazados.


Los delitos violentos fueron en aumento en Estados Unidos. Según el informe anual del FBI sobre las estadísticas nacionales de delitos publicado en septiembre de 2017, hubo una cantidad estimada de 1,2 millones de delitos violentos en Estados Unidos en 2016, un aumento del 4,1 por ciento con respecto a 2015. Esto indica que la tasa estimada de crímenes violentos fue de 386,3 por cada 100.000 habitantes, un 3,4 por ciento más que en 2015. Los casos estimados de agresiones con agravantes, asesinatos y violaciones se incrementaron un 5,1, un 8,6 y un 4,9 por ciento, respectivamente, en 2016 en el país, en comparación con la estimación de 2015 (www.fbi.gov, ucr.fbi.gov, septiembre de 2017).


El ineficiente control sobre las armas causó un crecimiento constante de la violencia relacionada con las mismas en Estados Unidos. Una encuesta del Centro de Estudios Pew muestra que al menos dos tercios de los estadounidenses entrevistados había vivido en un hogar con un arma en algún momento de su vida (www.pewsocialtrends.org, 22 de junio de 2017). El 73 por ciento de los homicidios por los cuales el FBI recibió información de armas en 2016 estaba relacionado con el uso de armas de fuego, según el informe anual del FBI sobre las estadísticas de delitos publicado en septiembre de 2017 (www.ucr.fbi.gov, septiembre de 2017). Según el Archivo de Violencia con Armas de 2017, hasta el 25 de diciembre el número total de incidentes en Estados Unidos era de 60.091 y en los mismos habían muerto 15.182 personas y 30.619 habían quedado heridas. De los incidentes, 338 fueron tiroteos masivos (www.gunviolencearchive.org, 25 de diciembre de 2017). El 1 de octubre de 2017, un pistolero, identificado como Stephen Paddock, residente de Nevada de 64 años, abrió fuego desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay de Las Vegas contra una multitud que estaba en un festival de música al aire libre al que asistieron 22.000 personas. Murieron cerca de 60 personas y en torno a 500 resultaron heridas en este tiroteo, el más mortífero de la historia moderna de EE.UU. (www.bbc.com, 2 de octubre de 2017). La policía encontró 42 armas de fuego, miles de balas y explosivos en la habitación del hotel y en la vivienda de Paddock. El 5 de noviembre de 2017, al menos 26 personas fallecieron y 20 quedaron heridas después de que un hombre vestido de negro entrase en la Primera Iglesia Baptista de Sutherland Springs, en Texas, armado con un rifle y comenzase a disparar contra la congregación. Las víctimas tenían entre cinco y 72 años.


La policía estadounidense abusó de su poder en la aplicación de la ley. De acuerdo con las estadísticas publicadas por el FBI, las fuerzas del orden practicaron 10.662.252 arrestos estimados en todo el país en 2016. (Nota: El Programa UCR no incorpora los datos de las citaciones por infracciones de tráfico). La tasa de arrestos de Estados Unidos en 2016 fue de 3.298,5 por cada 100.000 habitantes (ucr.fbi.gov, septiembre de 2017). De acuerdo con la base de datos Fatal Force del Washington Post, 987 personas recibieron disparos de la policía en 2017. Este periódico informó el 26 de julio de 2017 de que los agentes estadounidenses habían disparado y provocado la muerte de un hombre al tratar de cumplir una orden en la casa equivocada. No había una orden de arresto contra el hombre, que no tenía antecedentes penales. Las estadísticas difundidas por el Centro de Estudios Pew el 11 de enero de 2017 muestran que desde 2015 casi 500 ciudadanos negros recibieron disparos mortales de la policía (www.pewsocialtrends.org, 11 de enero de 2017). El Huffington Post publicó el 7 de noviembre de 2017 que dos investigadores de la policía estadounidense, Eddie Martins, de 37 años, y Richard Hall, de 33, habían sido arrestados por acusaciones entre las que se incluía la violación de una mujer en un furgón policial en Nueva York tras descubrir que llevaba marihuana y pastillas antidepresivas.


La aplicación de la ley de forma violenta por parte de la policía estadounidense desencadenó protestas masivas en Estados Unidos. El 22 de febrero de 2017 centenares de personas salieron a las calles de Anaheim, en California, en una protesta iniciada a raíz de una grabación de vídeo en la que se veía a un policía de Los Ángeles fuera de servicio disparando con su arma en un enfrentamiento con unos adolescentes el día anterior. La policía informó de que había arrestado a 23 personas en las protestas (www.washingtonpost.com, 23 de febrero de 2017). En Saint Louis manifestantes bloquearon carreteras, dañaron propiedades públicas y privadas, rompieron ventanas, lanzaron piedras a la casa del alcalde y lanzaron ladrillos a los agentes el 15 de septiembre de 2017, después de que un expolicía blanco fuese absuelto ese mismo día de las acusaciones de haber disparado y matado a un hombre negro en 2011. Fueron arrestados 32 de los asistentes a las protestas. "Una y otra vez la policía mata a hombres afroamericanos y nadie paga por ello", dijo uno de los manifestantes (abcnews.go.com, 16 de septiembre de 2017).


La vigilancia en internet por parte del gobierno de Estados Unidos vulneró la privacidad individual. Según una información del Daily Mail del 6 de abril de 2017, Twitter rechazó una petición del gobierno para que revelase quién estaba detrás de una cuenta crítica con las duras políticas de inmigración del presidente, Donald Trump. La empresa presentó un litigio federal para bloquear la orden en el que citaba la libertad de expresión como base para no entregar registros sobre la cuenta. El New York Times publicó el 13 de septiembre de 2017 que hubo casi 15.000 registros forzosos de teléfonos o computadoras portátiles en Estados Unidos entre octubre de 2016 y marzo de 2017, en comparación con los 8.383 del mismo periodo de un año antes. De acuerdo con una información del Independent del 27 de septiembre de 2017, el gobierno estadounidense informó discretamente de que tenía previsto continuar reuniendo información de las redes sociales sobre los inmigrantes en Estados Unidos, una política que preocupa a los expertos por los abusos en materia de privacidad y por la ineficiencia. César Cuauhtémoc García Hernández, un profesor de derecho asociado de la Facultad de Derecho de Sturm de la Universidad de Denver, manifestó que hacer un seguimiento de las cuentas en las redes sociales podría tener un efecto desincentivador en la libertad de expresión. El Departamento de Justicia de EE.UU. estaba investigando a los manifestantes que se acogieron a sus derechos recogidos en la Primera Enmienda de libertad de reunión en la toma de posesión de Donald Trump en enero de 2017. El Departamento de Justicia ha pedido a la empresa DreamHost que entregue 1,3 millones de direcciones IP de personas que visitaron el sitio web utilizado para coordinar las protestas del día de la toma de posesión (edition.cnn.com, 17 de agosto de 2017).


II. La discriminación racial sistemática agrava la fractura social


Los problemas de discriminación por motivos de raza existentes en Estados Unidos no se han suavizado, sino que las relaciones raciales siguen empeorando. El antagonismo social se ha intensificado y se han producido con frecuencia conflictos raciales.


Existe una discriminación racial sistemática en la aplicación de la ley y en los órganos judiciales. De acuerdo con la información publicada en el sitio web del Huffington Post el 18 de noviembre de 2017, un documento de la Comisión de Condenas de Estados Unidos difundido en noviembre dice que los infractores varones negros fueron condenados a penas un 19,1 por ciento más largas de media que aquellos varones blancos infractores que se encontraban en "situaciones similares". Según el estudio del Registro Nacional de Exculpaciones, publicado el 7 de marzo de 2017 y que examina casos desde 1989 hasta octubre de 2016, los afroamericanos tienen muchas más probabilidades que las personas blancas de ser condenados injustamente por delitos como asesinato, agresión sexual y actividades ilegales relacionadas con la droga. De los 1.900 acusados condenados por delitos y posteriormente exculpados, el 47 por ciento eran afroamericanos --tres veces su representación en la población-- (www.aljazeera.com, 8 de marzo de 2017). De acuerdo con un informe del Stanford Open Policing Project publicado el 19 de junio de 2017 y basado en el análisis de más de 60 millones de altos dados por la policía en 20 estados, los conductores negros y de origen latinoamericano se enfrentan a un doble rasero y los agentes necesitan muchas menos sospechas para registrarlos que en el caso de los conductores blancos. Los conductores afroamericanos y latinoamericanos tienen el doble de probabilidades de que los registren que los blancos. Una vez que los han parado, los negros y latinos son multados, registrados y arrestados más a menudo que los blancos. Por ejemplo, cuando los paran por exceso de velocidad, los conductores negros tienen un 20 por ciento más y los latinos un 30 por ciento más de probabilidades que los blancos de ser multados (www.latimes.com, 19 de junio de 2017). Según las estadísticas de Mapping Police Violence publicadas en su web el 1 de enero de 2018, la policía estadounidense provocó la muerte de 1.129 personas en 2017, de las que el 25 por ciento eran personas negras, un porcentaje que está muy por encima del que representan entre la población, que es del 13 por ciento.


Según una información difundida por la CNN el 1 de septiembre de 2017, un teniente blanco de la policía del estado de Georgia que llevaba más de 20 años en el cuerpo, Greg Abbott, paró a una conductora blanca. La mujer relató que tenía miedo de mover las manos y que Abbott la interrumpió para decir: "No eres negra. Recuerda: solo matamos a la gente negra". El 8 de septiembre de 2017, AP informó de que seis agentes negros de la policía de Filadelfia presentaron quejas contra sus inspectores, entre ellas que estos se refirieron a civiles negros como "escoria" y a los asesinatos de civiles negros como "reducción del ganado".


Los crímenes de odio por motivos de raza alcanzaron un récord en los últimos años. Según un nuevo informe estadístico publicado por el Buró Federal de Investigación (FBI, por las siglas en inglés) el 13 de noviembre de 2017, el FBI fue informado de un total de 6.121 delitos de odio en Estados Unidos en 2016, un nivel que no se había visto en la historia reciente. En las jornadas posteriores a las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, se informó de un aumento de los eslóganes racistas y los mensajes de odio, en especial en las escuelas. El Southern Poverty Law Center detectó 867 casos de acoso por odio o intimidación en los 10 días que siguieron a la cita electoral (edition.cnn.com, 13 de noviembre de 2017). Según una noticia publicada en el sitio web de Al Yazira el 10 de junio de 2017, un hombre blanco de 52 años, Adam Purinton, fue acusado de disparar y matar a un hombre indio y de herir a otro en un bar de Kansas mientras gritaba "fuera de mi país". Según la información publicada en el sitio web del New York Post el 31 de octubre de 2017, en el verano de 2016 la policía arrestó a tres hombres que destrozaron más de 40 lápidas y pintaron con espray expresiones racistas y frases ofensivas en varias lápidas en las que había nombres asiáticos en el cementerio de Queens.


Manifestantes nacionalistas blancos provocaron enfrentamientos violentos. En agosto de 2017 algunos manifestantes nacionalistas blancos y de derechas convergieron en Charlottesville, en Virginia, y gritaron "sangre y tierra", una frase que evoca la filosofía nazi (edition.cnn.com, 12 de agosto de 2017). El nacionalista blanco James Alex Fields Jr., de 20 años, arrolló con su automóvil a un grupo de personas que se manifestaban contra los nacionalistas blancos y mató a una de ellas e hirió a otras 19 (www.cbsnews.com, 12 de agosto de 2017). El Telegraph publicó el 13 de agosto de 2017 que grupos de derechos civiles de Estados Unidos describieron los disturbios como "la mayor concentración motivada por odio en décadas" en el país. La presidenta del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU, Anastasia Crickley, manifestó: "Estamos alarmados por las manifestaciones racistas, con eslóganes, cánticos y saludos abiertamente racistas de los nacionalistas blancos, neonazis y el Ku Klux Klan en defensa de la supremacía blanca e incitando a la discriminación y el odio racial". Los expertos en derechos de las Naciones Unidas criticaron que el gobierno estadounidense no rechazase inequívocamente los eventos violentos racistas y llamó a los políticos de alto nivel y a los funcionarios públicos de Estados Unidos a rechazar de forma inequívoca e incondicional y a condenar el discurso y los crímenes de odio por motivos de raza ocurridos en Charlottesville y en todo el país (www.un.org, 23 de agosto de 2017).


Las relaciones raciales empeoraron. De acuerdo con una encuesta de Gallup publicada el 15 de marzo del año pasado, el 42 por ciento de los estadounidenses dicen que están personalmente muy preocupados sobre las relaciones entre razas en Estados Unidos, siete puntos porcentuales más que en 2016 y un récord en la tendencia en 17 años de Gallup. Es el tercer año consecutivo que la preocupación sobre este asunto sube en un margen significativo. Una encuesta realizada por el Centro de Estudios Pew en agosto de 2017 muestra que el 58 por ciento de los estadounidenses dicen que el racismo es "un gran problema" en su sociedad, ocho puntos porcentuales más que en los últimos dos años. El porcentaje se ha duplicado prácticamente con respecto a 2011 (www.pewresearch.org, 29 de agosto de 2017). De acuerdo con una información publicada en el sitio web de BCC el 26 de septiembre de 2017, en 2016 el jugador de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por las siglas en inglés) Colin Kaepernick rechazó ponerse en pie y se arrodilló al sonar el himno nacional. "No me voy a poner en pie para mostrar mi orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas negras y a las personas de color", explicó. Varios jugadores se unieron a Colin Kaepernick desde que comenzó sus protestas.


Se produjo con frecuencia discriminación racial. Según una información publicada por la BBC en su sitio web el 31 de mayo de 2017, la superestrella de la NBA LeBron James informó de que la "palabra que empieza por n" apareció pintada con espray en su casa de Los Ángeles. Dijo que el racismo siempre va a ser parte de Estados Unidos y que el odio en Estados Unidos, en especial contra los afroamericanos, está vivo todos los días. El New York Post informó el 15 de septiembre de 2017 de que un bombero voluntario de Ohio había publicado comentarios racistas en Facebook, en los que decía que preferiría salvar a un perro de una casa en llamas antes que a un hombre negro. "Es porque un perro es más importante que un millón de n...", afirmó. Según una información difundida en el sitio web del New York Daily News el 3 de noviembre de 2017, dos candidatos asiáticos a la junta escolar en el centro de New Jersey fueron víctimas de un ataque racista. Una postal enviada a los residentes de Edison incluía fotos de ambos con la palabra "deportar" impresa sobre sus caras. Una encuesta del Centro de Estudios Pew mostró que algunos grupos minoritarios se enfrentan a un acoso de tintes racistas más a menudo. Una cuarta parte de los estadounidenses negros y un 10 por ciento de los hispanos manifiestan que han sido objetivos en internet debido a su raza o etnia (www.pewresearch.org, 25 de julio de 2017).


Los grupos minoritarios tienen una tasa de empleo más baja y salarios menores. Según una noticia publicada en el sitio web de Los Angeles Times el 15 de septiembre de 2017, desde que el Departamento de Trabajo comenzó a hacer un registro del desempleo por razas a principios de los años 70, la tasa de paro de los negros es casi el doble que la de los blancos. En 1979 el hombre negro medio en Estados Unidos ganaba por hora el 80 por ciento de lo que ingresaba un blanco medio. En 2016 la cifra había empeorado hasta el 70 por ciento, según la investigación de San Francisco Fed (www.washingtonpost.com, 5 de septiembre de 2017). Una información del sitio web de USA Today del 16 de diciembre de 2017 indicaba que en todo el país el hogar negro típico ingresaba solo el 61 por ciento del dinero que ganaba la familia blanca típica. En Erie, en Pennsylvania, la tasa de desempleo de la población blanca es del cuatro por ciento, mientras que la de la negra es del 24,6 por ciento. La media de los ingresos de los negros es solo el 43,2 por ciento de la de los blancos. Un artículo publicado en el sitio web de USA Today el 3 de octubre de 2017 afirmaba que la representación de todos los grupos minoritarios va en descenso en las empresas tecnológicas. Según un informe publicado el 29 de marzo de 2017 por una empresa de tecnología de recursos humanos con sede en San Francisco, las personas negras representa solo entre el dos y el tres por ciento de los trabajadores de cuello blanco, muy por debajo de su peso en la mano de obra total, que es del 12 por ciento. La cifra está en torno al cinco por ciento entre la población hispana (www.ibtimes.com, 31 de marzo de 2017).


La brecha racial en la riqueza se amplía. Según los datos publicados por la Reserva Federal en septiembre del año pasado, entre 2013 y 2016 la brecha en la riqueza entre las familias negras y blancas creció un 16 por ciento, mientras que entre las hispanas y las blancas lo hizo en un 14 por ciento. En 2016 las familias blancas tenían una media de patrimonio neto de 171.000 dólares estadounidenses, frente a los 17.600 dólares de las negras y los 20.700 de las hispanas, cifras que representan un 10,29 y un 12,11 por ciento del de las familias blancas, respectivamente (www.washingtonpost.com, 28 de septiembre de 2017). Un informe difundido por el Instituto de Política Económica el 13 de febrero de 2017 señala que más de uno de cada cuatro hogares negros tienen un patrimonio neto de cero o negativo (www.epi.org, 13 de febrero de 2017). La media de los ingresos de las familias afroamericanas era de 39.490 dólares en 2016, según los datos del Buró del Censo de EE.UU. publicados en septiembre de 2017, cantidad que es 1.873 dólares inferior a la del año 2000. Los afroamericanos son el único grupo racial que el Buró del Censo identifica que se ha quedado por detrás del año 2000 (www.latimes.com, 15 de septiembre de 2017).


Los musulmanes sufrieron discriminación y ataques. El 27 de enero de 2017 el gobierno de Estados Unidos emitió una orden para prohibir la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. La orden fue etiquetada como una "prohibición contra los musulmanes", puesto que los países afectados son de población principalmente musulmana, y provocó protestas en Estados Unidos y en el mundo. En una encuesta del Centro de Estudios Pew realizada a principios de 2017, tres cuartas partes de los estadounidenses musulmanes adultos manifestaron que hay "mucha" discriminación contra los musulmanes en el país, una opinión compartida por el 69 por ciento de los adultos de la ciudadanía en general. Además, la mitad de los musulmanes adultos afirmaron que en los últimos años se ha vuelto más difícil seguir su religión en Estados Unidos. Según un análisis del Centro de Estudios Pew sobre las estadísticas de los delitos de odio del FBI, el número de ataques contra musulmanes en Estados Unidos se elevó notablemente entre 2015 y 2016 y sobrepasó el pico moderno que se alcanzó en 2001, el año en el que se produjeron los atentados del 11 de septiembre (www.pewresearch.org, 15 de noviembre de 2017).


III. Graves defectos de la democracia de estilo estadounidense


La influencia del dinero en la política ha aumentado en 2017, año en que los grupos acomodados controlaron los acontecimientos políticos, los grupos desfavorecidos tuvieron mayores impedimentos para votar y se produjeron continuos escándalos de personalidades políticas.


La influencia del dinero en la política agravó la desigualdad. La página web del Financial Times dijo el 15 de julio de 2017 que el sistema político de EE. UU. se ha visto muy adulterado por el gran capital. Decenas de comités de acción política recaudaron decenas de millones de dólares en el primer trimestre de 2017, según datos de la Comisión Electoral Federal. Los donantes individuales entregaron 236,4 millones de dólares a los comités de acción política y entes políticos relacionados, en torno a un 30 por ciento más que la contribución registrada durante el mismo periodo de las elecciones presidenciales de 2012 (www.bizjournals.com, 8 de mayo de 2017). La página web del Centro para la Política Reactiva presentó el 27 de diciembre de 2017 una serie de datos que mostraron que el gasto en cabildeo de 2017 fue el mayor de los cinco últimos años (www.opensecrets.org, 27 de diciembre de 2017). La página web del New York Times dijo en un comentario el 20 de diciembre de 2017: "La democracia estadounidense se está ahogando en dinero". La política del dinero ha causado que las políticas económicas del país en los últimos 40 años "reflejen nítidamente las preferencias de los más acomodados y no tengan prácticamente relación con las preferencias de los estadounidenses pobres o con ingresos medianos".


La política democrática siguió debilitándose. Una encuesta a expertos sobre la democracia estadounidense mostró que el 89 por ciento de los consultados consideraban que la calidad democrática de Estados Unidos ha disminuido en los últimos 10 años (www.authwarningsurvey.com, 28 de junio de 2017). La página web de The Atlantic informó el 21 de junio de 2017 de que la mayoría de los entrevistados en una consulta sobre la democracia de EE. UU. no compartían que EE. UU. cumpliese los estándares para garantizar el derecho al voto en condiciones de igualdad o evitar que los funcionarios públicos se aprovechasen de sus cargos en beneficio personal, ni tampoco para participar en política y dictarla.


Los votantes de ingresos bajos tuvieron ante sí las barreras más firmes. Una información del 21 de noviembre de 2017 de la página web de la revista Newsweek dijo que se estaba denegando el derecho al voto a centenares de miles de estadounidenses porque eran pobres. En nueve Estados, los legisladores han aprobado leyes que excluyen a quien tenga facturas legales o multas judiciales por abonar. En Alabama, más de 100.000 personas con deudas, en torno a un tres por ciento de la población en edad de votar del Estado, han sido eliminadas de las listas de votantes. El informe dice que evitar que la gente vote porque deba facturas legales o multas judiciales amordaza a los estadounidenses con pocos ingresos en un momento de la historia de la nación en que los ricos tienen más poder político que nunca.


Los votantes mayores o con discapacidades físicas tuvieron más problemas para ejercer este derecho. La página web del New York Times informó el 24 de noviembre de 2017 de que las máquinas de voto de los colegios electorales dificultaron el voto a los ancianos y los minusválidos de todas las edades. Una encuesta en 178 colegios electorales mostró que la gran mayoría de ellos presentaban problemas de acceso tanto dentro como fuera del recinto, con rampas con mucha pendiente o dificultades para aparcar, que podían desanimar o excluir a estos grupos de votantes.


Los medios fueron silenciados. En 2017 se impidió a varias organizaciones mediáticas asistir a ruedas de prensa y otras actividades oficiales del gobierno de EE. UU. y la CNN, el New York Times y otras organizaciones mediáticas fueron excluidas de las reuniones informativas de la Casa Blanca. La libertad de prensa en Estados Unidos está en su punto más bajo en 13 años, según un informe de 2017 (www.cnn.com, 28 de abril de 2017). Otra encuesta, del Centro de Estudios Pew, mostró el 4 de abril de 2017 que el 73 por ciento de los adultos que participaron creían que las tensiones entre el gobierno y los medios informativos estaban siendo un impedimento para el acceso a importantes noticias e informaciones de política nacional (www.journalism.org, 4 de abril de 2017).


Estallaron escándalos de corrupción. Una encuesta de 2017 mostró que casi seis de cada 10 estadounidenses creían que el nivel de corrupción se incrementó en 2017, y casi siete de cada 10 dijeron que el gobierno no estaba combatiendo la corrupción adecuadamente. La página web de CBS News informó el 14 de marzo de 2017 de que nueve funcionarios militares, incluido el general de la Armada retirado Bruce Loveless, habían sido procesados por un escándalo de sobornos en el que aceptaron los servicios de prostitutas, comidas y viajes de lujo de un contratista del sector de la Defensa. En el caso están implicados más de 20 funcionarios de la Armada retirados o en activo.


Se siguen sucediendo los escándalos de miembros del Congreso. La página web de USA Today dijo el 20 de noviembre de 2017 que desde 2016 han sido acusados públicamente de algún tipo de conducta sexual incorrecta o acoso por parte de más de 100 personas al menos 40 legisladores de 20 Estados. La página web de Al Yazira informó el 12 de diciembre de 2017 de que el congresista del Partido Demócrata Al Franken y otros habían sido acusados de acoso sexual. Según una información de la página web del Washington Post del 21 de diciembre de 2017, el gabinete de un senador usó fondos del Departamento del Tesoro para zanjar una reclamación por discriminación o acoso sexual, y la Cámara de Representantes ha estado implicada en acuerdos extrajudiciales en al menos 10 acusaciones de acoso o discriminación sexual desde 2008. Otra información, también del Washington Post, del 1 de diciembre de 2017, indicó que las acusaciones contra varias personalidades políticas estaban siendo tapadas por sus partidos, lo que revela una imagen desagradable de la política estadounidense.

IV. La brecha entre ricos y pobres aumenta


La brecha entre ricos y pobres en EE. UU. aumentó, como lo hizo el número de personas sin hogar. Se abusó de las drogas y las sustancias prohibidas, y la población en situación de pobreza vivió en condiciones miserables. "El sueño americano se está convirtiendo rápidamente en el engaño americano", afirmó un experto independiente en derechos humanos nombrado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para examinar la pobreza y los derechos humanos en los países del mundo (www.theguardian.com, 15 de diciembre de 2017).

La situación de las personas pobres siguió siendo precaria. La página web del Guardian informó el 8 de diciembre de 2017 de que 52,3 millones de estadounidenses vivían en "comunidades empobrecidas económicamente", un 17 por ciento de la población del país (www.theguardian.com, 8 de diciembre de 2017). Las estadísticas oficiales más recientes de la Oficina del Censo de EE. UU. indican que viven en la pobreza más de 40 millones de personas. Casi la mitad, 18,5 millones, viven en la extrema pobreza, con ingresos familiares declarados inferiores a la mitad del umbral de la pobreza (www.ohchr.org, 15 de diciembre de 2017). Según un informe de 2017 publicado por el Centro Stanford para el estudio de la Pobreza y la Desigualdad, la tasa de pobreza para el conjunto del sur rural de Estados Unidos se situó en el 20 por ciento, siendo esta del 33 por ciento en el caso de los negros, y del 37 por ciento en el de las mujeres negras. Los indios americanos del oeste rural tuvieron una tasa de pobreza que llegó al 32 por ciento

(inequality.stanford.edu). Tras una visita de dos semanas a Estados Unidos, Philip Alston, el relator especial de Naciones Unidas sobre pobreza extrema y derechos humanos, declaró que Estados Unidos es uno de los países más ricos, poderosos y tecnológicamente innovadores, pero que ni su riqueza ni su poder ni su tecnología se estaban dirigiendo a corregir la situación de 40 millones de personas que seguían viviendo en la pobreza. La conclusión que sacó es que "la persistencia de la extrema pobreza es una elección política hecha por quienes están en el poder" (www.theguardian.com, 15 de diciembre de 2017).

La desigualdad empeoró. La brecha patrimonial en Estados Unidos siguió ampliándose. Según la Base de Datos Mundial sobre Desigualdad de Ingresos, Estados Unidos tiene la mayor tasa en el índice de Gini (que mide la desigualdad) de todos los países occidentales. En la OCDE, Estados Unidos está en la 35ª posición de 37 en términos de pobreza y desigualdad (www.theguardian.com, 15 de diciembre de 2017). En un informe que muestra la proporción de la riqueza de los hogares de EE. UU. por nivel de ingresos, el jefe de economistas internacionales del Deutsche Bank, Torsten Slok, dijo que el 0,1 por ciento más rico de entre los hogares estadounidenses disponía de en torno a la misma riqueza que el 90 por ciento menos rico (www.businessinsider.com, 25 de enero de 2017). La página web de la Boston Review informó el 1 de septiembre de 2017 de que, mientras los ingresos del 80 por ciento menos acomodado de los estadounidenses habían crecido en torno a un mero 25 por ciento en las últimas cuatro décadas, estos se han casi duplicado para el 20 por ciento con mayor patrimonio. El analista de Naciones Unidas sobre la pobreza y los derechos humanos acusó a los líderes de EE. UU. de intentar convertir al país en el "campeón mundial de la desigualdad extrema" (www.theguardian.com, 15 de diciembre de 2017).

La vida de los sin hogar fue miserable. La página web del Guardian informó el 6 de diciembre de 2017 de que 553.742 personas pasaban las noches a la intemperie en Estados Unidos el año previo, con un aumento del 4,1 por ciento en Nueva York. En un campamento de personas sin hogar de Los Ángeles, aproximadamente 1.800 personas compartían nueve retretes sin paredes por la noche (www.theguardian.com, 30 de junio de 2017). El libro de Matthew Desmond "Desahuciadas" afirma que millones de estadounidenses son desahuciados todos los años por los problemas para pagar el alquiler: estas personas son los verdaderos pobres olvidados (www.theguardian.com, 24 de febrero de 2017).

El gobierno de EE. UU. fue incapaz de controlar las drogas y los medicamentos adictivos. La página web de Medical Press informó el 13 de junio de 2017 de que 7,7 millones de estadounidenses consumen demasiadas drogas ilícitas. La CNN dijo el 14 de diciembre de 2017 que casi el 40 por ciento de los estudiantes del último curso de instituto, el 28 por ciento de los del antepenúltimo y el 12,9 por ciento de los del octavo de la enseñanza obligatoria habían consumido algún tipo de droga ilegal el año anterior. CBS News informó el 6 de junio de 2017 en su página web de que entre 2011 y 2015 se recetaron casi 4.000 millones de pastillas opiáceas solo en el estado de Ohio. Las sobredosis son hoy la principal causa de muerte entre los estadounidenses de menos de 50 años. Según un informe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. de diciembre de 2017, en 2016 se produjeron más de 63.600 muertes por sobredosis en el país. El 12 de diciembre de 2017, ABC News informó de que el fulgurante aumento del consumo de opiáceos había llevado a decenas de miles de niños a abandonar el hogar en todo el país, y aludió a un aumento del 32 por ciento en los casos de niños en hogares de acogida entre 2012 y 2016.

El sistema sanitario tenía múltiples carencias. Philip Alston, el relator especial de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos, mencionó en un informe que la "brecha sanitaria" entre Estados Unidos y los países de su entorno siguió creciendo y que los estadounidenses tenían una esperanza de vida menor y peor calidad de vida. Los gastos médicos y los costes de los seguros médicos volvieron a incrementarse, y los precios de las medicinas para las enfermedades crónicas, del asma al cáncer, alcanzaron cifras récord, según recogió el Guardian en su página web el 15 de noviembre de 2017, (www.theguardian.com, 15 de diciembre de 2017). Los resultados de una encuesta publicada el 14 de diciembre de 2017 por el Centro de Estudios Pew mostraron que las puntuaciones positivas respecto de la garantía gubernamental del acceso a la atención sanitaria habían descendido 20 puntos porcentuales desde 2015 (www.people-press.org, 14 de diciembre de 2017).


V. Grupos específicos sufren discriminación y agresiones físicas


Las mujeres estadounidenses fueron claramente discriminadas laboralmente y en cuanto al desarrollo de sus carreras. La pobreza, salud y problemas de seguridad de los niños fueron preocupantes. Las personas con discapacidades sufrieron abusos violentos. El acoso sexual y las violaciones generalizados alimentaron múltiples protestas.


-- Las mujeres recibieron graves amenazas de acoso sexual y violación. En octubre de 2017 estalló el escándalo del productor cinematográfico estadounidense Harvey Weinstein, que acosó sexualmente a varias mujeres. Muchos estadounidenses de toda extracción social comenzaron la campaña "#MeToo(Victim)" en las redes sociales para animar a las víctimas a protestar contra el acoso sexual y la violación generalizados, iniciativa que tuvo una respuesta activa por parte de en torno a un millón de personas. Según un informe de la Comisión de Igualdad de Oportunidades Laborales de EE. UU., el 60 por ciento de las mujeres sufrieron acoso laboral (https://www.usatoday.com, 8 de diciembre de 2017). Según una información publicada el 22 de noviembre de 2017 en el sitio web de la BBC, el que fue médico del equipo olímpico estadounidense de gimnasia Larry Nassar fue acusado de abusar sexualmente de más de 130 mujeres a las que prestaba atención médica, incluidas varias deportistas ganadoras de medallas de oro olímpicas.

Según, un artículo publicado el 18 de diciembre de 2017 en la página web del Huffington Post, Alex Kozinski, un juez del tribunal de apelación federal, fue acusado por múltiples secretarias judiciales de conducta sexual inapropiada. Según el índice anual de acoso sexual, publicado en mayo de 2017 por el Departamento de Defensa de EE. UU., en 2016 se dieron 14.900 casos de acoso sexual en el ejército (http://abc7ny.com, 13 de diciembre de 2017). Según un informe publicado el 15 de diciembre en la página web del Huffington Post, no se podía garantizar la privacidad de las mujeres víctimas y estas vivían con el temor de que las encontrasen y descubriesen quienes eran, lo que tuvo un impacto negativo en la decisión de las víctimas de presentar una denuncia por acoso sexual.


-- Discriminación de género grave en materia de empleo y desarrollo profesional. Según un informe de empleo de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU., el comercio al por menor perdió 54.300 puestos de trabajo entre octubre de 2016 y octubre de 2017, pero la experiencia de hombres y mujeres contrastaba acusadamente: las mujeres perdieron 160.300 empleos, mientras que los hombres obtuvieron 106.000 (http:/iwpr.org). Según una encuesta del Centro de Estudios Pew, el 57 por ciento de las mujeres dicen que el país no ha hecho lo suficiente para igualar los derechos de mujeres y hombres, y el 38 por ciento aluden a situaciones de discriminación de género relacionadas con la contratación, la paga o los ascensos (http://www.pewsocialtrends.org).


-- Los derechos personales de los niños estuvieron gravemente amenazados. Según estadísticas del Buró Federal de Investigación de EE. UU. (FBI), en 2016 se registraron en el país 68.068 casos de agresiones físicas a niños de menos de 10 años, 97.588 a niños de entre 11 y 15 y 159.963 contra jóvenes de entre 16 y 20. Del total de casos, 83.611 fueron delitos sexuales (http://ucr.fbi.gov). Según un informe publicado el 28 de noviembre de 2017 por el Instituto para el Estudio de Políticas sobre la Mujer de EE. UU., casi una de cada cinco alumnas de secudaria sufrió abusos escolares, mientras que un cuarto de las mujeres de Hawái afirmó haber tenido contactos sexuales indeseados en algún momento de sus vidas.


-- El estado de salud de los niños pobres fue preocupante. Según una información de la BBC del 11 de diciembre de 2017, en EE. UU. había 13,3 millones de niños pobres, el 18 por ciento del total. Casi nueve millones de niños de Estados Unidos (el 11,8 por ciento) crecían en hogares sistemáticamente pobres (http://www.mobilitypartnership.org, 18 de mayo de 2017). Según una encuesta sobre el estado de salud de los residentes en viviendas públicas del Distrito de Columbia, el 33 por ciento de los adultos consultados señalaron que tenían hijos con asma, el 21 por ciento, con sobrepeso, y el 14 por ciento, con alguna enfermedad crónica (http://www.mobilitypartnership.org, 6 de marzo de 2017).


-- Graves abusos a personas con discapacidades. Según estadísticas publicadas en julio de 2017 por la Oficina de Estadísticas Judiciales de Estados Unidos, la tasa de abusos violentos a personas con discapacidades fue 2,5 veces mayor que en las personas sin discapacidades de más de 12 años entre 2009 y 2015. La tasa de delitos violentos contra personas con discapacidades triplicó la de las personas sin ellas (http://www.bjs.gov). Según las estadísticas del Programa de Estadísticas sobre Delitos de Odio del FBI de 2016, publicadas en 2017, de los 6.063 incidentes por prejuicios de los que se tuvo conocimiento en 2016, el 1,2 por ciento estuvieron causados por prejuicios respecto de las discapacidades (http://ucr.fbi.gov).


VI. Violaciones continuadas de los derechos humanos en otros países


Las operaciones militares encabezadas por EE. UU. en otros países han causado múltiples bajas civiles. El centro de detención de la bahía de Guantánamo siguió deteniendo y torturando a extranjeros. Estados Unidos también elaboró herramientas de ciberguerra, atacó y espió redes extranjeras.


La guerra de agresión a Siria causó un gran número de bajas civiles. El 19 de junio de 2017, la página web del New York Times informó de que el gobierno de EE. UU. había dado a los militares "autorización plena" para decidir cómo y cuánta fuerza emplear, mientras que el ejército estadounidense había relajado la supervisión, la investigación y la exigencia de responsabilidades por las víctimas civiles, lo que resultó en un repunte de las muertes de civiles. La coalición liderada por EE. UU. y los marines había bombardeado y disparado proyectiles sobre al menos 12 escuelas, 15 mezquitas y 15 puentes, así como barrios residenciales, hospitales, reliquias culturales y campos de refugiados. Los aviones de guerra de la coalición también lanzaron múltiples ataques aéreos sobre barcos en los que muchas familias esperaban a cruzar un río para escapar, lo que supuso la masacre de 21 civiles (www.motherjones.com, 6 de agosto de 2017). El sitio web del Muslim Times de Colombia informó de que el ejército de EE. UU. había atacado a fuerzas del gobierno sirio en "al menos cuatro ocasiones en los últimos meses", incluido un ataque con misiles en abril contra un aeródromo sirio. Myles Hoenig, un analista político estadounidense, declaró que Estados Unidos estaba violando la Carta de Naciones Unidas por estar librando una guerra de agresión contra Siria (muslimtimes.co, 24 de junio de 2017).


En la bahía de Guantánamo se lleva tiempo deteniendo y torturando a extranjeros. La página web de la American Broadcasting Company informó el 13 de diciembre de 2017 de que la nueva administración estadounidense no había liberado a ningún prisionero de la bahía de Guantánamo ni anotado a nadie a la lista de hombres exonerados. La página web de Al Jazeera informó el 22 de septiembre de 2017 de que, en una sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el antiguo preso de Guantánamo Djamel Ameziane redactó una declaración escrita en la que dijo que pasó 11 años detenido, con prolongados periodos de aislamiento y múltiples formas de tortura y nunca fue objeto de una resolución judicial que dirimiese la legalidad de su arresto. Según una información de la página web de USA Today del 13 de diciembre de 2017, la ONU y organizaciones de derechos humanos habían criticado a las autoridades de EE. UU. por crear un "agujero negro legal" que permitió la detención indefinida de sospechosos sin cargos, y por mantener presos a muchos de ellos durante más de una década. Nils Melzer, el relator especial sobre la tortura del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, instó a Estados Unidos el 13 de diciembre 2017 a poner fin a la tortura de presos en el polémico centro de detención de la bahía de Guantánamo (www.usatoday.com, 13 de diciembre de 2017).


Fabricar herramientas de ciberguerra. Operadores de la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU. (NSA, por sus siglas en inglés) penetraron en redes de telefonía móvil de Pakistán y habían estado espiando cientos de direcciones IP en el país, según WikiLeaks (economictimes.indiatimes.com, 11 de abril de 2017). El 14 de mayo de 2017, la página web Zero Hedge reveló que la NSA había creado un "Arsenal de alto secreto" que permitía a quienquiera entrar "por la puerta de atrás" en prácticamente cualquier ordenador. Un grupo de piratas informáticos desconocido empleó el mismo juego de herramientas creadas por la NSA para iniciar un ataque cibernético global con software malicioso mediante un virus "secuestrador" que infectó a casi 200.000 sistemas informáticos por todo el mundo (www.zerohedge.com, 14 de mayo de 2017).

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 25 Abril 2018 06:12

Arsenales nucleares: el mensaje desde Siria

Arsenales nucleares: el mensaje desde Siria

El 14 de abril Estados Unidos, Inglaterra y Francia lanzaron 103 misiles contra tres diferentes objetivos en Siria. El ataque fue la respuesta a informaciones sobre el empleo de armas químicas en contra de la población civil en las afueras de Damasco. Los inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas todavía no han podido corroborar que dicha agresión tuvo lugar.

Washington insiste en que el régimen de Bashar al Assad mantiene un programa de armas químicas y, según el Pentágono, el ataque destruyó las instalaciones clave de dicho sistema. (Más datos sobre la presencia de armas químicas en Siria). El parte oficial estadunidense afirma que todos los misiles dieron en el blanco. Ninguno fue interceptado. “Happy saturday” fueron las primeras palabras de la vocera del Pentágono al comenzar su conferencia de prensa.

La versión rusa sobre el ataque presenta un panorama distinto. El Ministerio de Defensa ruso afirma que se lanzaron 112 misiles defensivos tierra-aire en contra de los misiles atacantes. El coeficiente de intercepción, según Moscú, fue de 69 por ciento. El vocero ruso señala que Estados Unidos no utilizó sus sistemas de supresión electrónica para bloquear las defensas antiaéreas sirias. Aunque el Pentágono asegura que sus aviones de guerra electrónica fueron desplegados en el Mediterráneo oriental y en el mar Rojo, Moscú sostiene que estaban fuera de alcance del teatro de operaciones y pretende así apuntalar su afirmación de que más de 70 misiles atacantes fueron interceptados.

Es normal que los partes de guerra transmitan mensajes contrastantes. Pero hay que notar que esta vez las diferencias son mayúsculas. Si el coeficiente de misiles interceptados es tan alto como Moscú afirma, eso significaría que la tan glorificada supremacía estadunidense en materia de misiles habría dejado de existir. Sin embargo, esa versión sobre la capacidad de las defensas sirias tampoco ha sido confirmada por fuentes independientes.

Es claro que la situación en Siria se asemeja cada vez más a las guerras por procuración de la guerra fría. Y de esto se deriva un importante mensaje: seguimos estando muy cerca de una guerra nuclear. Por eso la pregunta sobre la capacidad tecnológica de Rusia es relevante.

En un discurso el pasado primero de marzo, Vladimir Putin presentó una panorámica sobre los nuevos componentes del arsenal nuclear estratégico ruso. Uno de ellos es verdaderamente revolucionario: el vehículo de reingreso a la atmósfera Avangard. Este sistema otorgaría a Rusia la capacidad de extender el alcance de sus misiles estratégicos de manera significativa, permitiéndole atacar cualquier blanco en el mundo desde direcciones novedosas, incluyendo la del Polo Sur. Pareciera que Putin está queriendo comunicarse con el establishment político-militar en Estados Unidos. ¿Qué le quiere decir?

El sistema Avangard es un deslizador hipersónico, cuyo diseño le permite iniciar el reingreso a la atmósfera como cualquier otra ojiva, pero al llegar a capas más densas puede rebotar y reiniciar una nueva fase de vuelo exoatmosférico y así extender notablemente su alcance. Además, puede utilizar superficies de control aerodinámico para evadir defensas antimisiles para la fase endoatmosférica. Dotado de ese sistema, Rusia podría atacar cualquier punto en Estados Unidos sobrevolando el Polo Sur. Ninguna instalación militar o de comando y control estadunidense se encuentra preparada para un ataque desde esta dirección.

Los principios del Avangard son conocidos desde hace mucho tiempo, pero dominar la tecnología para hacerlo operativo no ha sido fácil. Sin embargo, el sistema ya entró en la fase de producción en serie y las autoridades militares rusas insisten en que en 2019 el sistema alcanzará su fase operativa. El despliegue de un misil balístico de alcance casi ilimitado y de vehículos terminales capaces de maniobrar en la fase final del trayecto anulan cualquier sistema de defensa anti-misiles y proporciona una ventaja estratégica a su poseedor.

El sistema Avangard no es el único ejemplo del nuevo poderío militar ruso. El consenso entre los expertos militares independientes es que los misiles 3M22 Zircon, capaces de alcanzar ocho veces la velocidad del sonido, han hecho obsoletos los costosísimos portaviones estadunidenses y sus flotillas protectoras. Para un análisis detallado y más ejemplos, véanse los artículos de Paul Craig Roberts y de Andrei Martyanov en el blog del US Naval Institute.

Desde que George W. Bush decidió abandonar (en 2001) el Tratado de Prohibición de Defensas Antimisiles (conocido por sus siglas en inglés como ABM), la percepción en Rusia es que Estados Unidos nunca dejó atrás los reflejos de la guerra fría. La expansión de la OTAN le confirmó esta percepción. Putin tiene muchos (y muy serios) defectos, pero aquí no estamos hablando de su capacidad de alardear. La plataforma tecnológica rusa es real y revela que los mitos sobre la supremacía y la invulnerabilidad de Estados Unidos son precisamente eso: mitos.

Twitter: @anadaloficial

Publicado enInternacional
Una multiplicación de guerras permanentes

Los siete años de conflicto dejaron más de medio millón de muertos y millones de desplazados. Ante lo que Occidente describe como un ataque químico del régimen de Assad, Trump y Putin amenazan con subir la apuesta.

 De la Guerra Fría a la casi guerra tórrida. El conflicto en el este de Ucrania primero y luego la guerra interna Siria donde Occidente y Rusia mezclaron las cartas hacia una tensa escalada desembocan ahora en un circuito de amenazas que pone al mundo en la frontera de un conflicto de proporciones inescrutables. El fin del mundo bipolar después de la caída del Muro de Berlín (1989) y el advenimiento de un “nuevo orden mundial” definido por el presidente George Bush (padre) no vio emerger un nuevo sistema internacional de seguridad sino una multiplicación de guerras permanentes. Siria es el último modelo. La supuesta utilización de armas químicas por el régimen de Bashar al-Assad contra la localidad de Duma (7 de abril) llevó al presidente norteamericano Donald Trump a prometer una respuesta militar con “misiles bonitos, nuevos e inteligentes” y a Moscú, que ya bloqueó dos resoluciones en las Naciones Unidas, a reiterar su oposición total a esa iniciativa y a advertir que derribaría cualquier misil. En Gran Bretaña, la Primera Ministra Teresa May parecía dispuesta a participar en la coalición sin autorización parlamentaria mientras que, en Francia, el Presidente Emmanuel Macron aseguró que “tenemos la prueba de que las armas químicas fueron utilizadas por Bashar al Assad”. París, no obstante, conserva un perfil prudente ante el temor de “una escalada mayor” cuyo telón de fondo es una puja por el control geopolítico entre Washington y Moscú.

La guerra Siria es un afluencia de actores y una catástrofe humanitaria: los siete años de conflicto dejaron más de medio millón de muertos y uno de los desplazamientos de población más imponentes de la historia moderna (más de la mitad de la población). Sea cual fuere su naturaleza, una excursión militar es un rompecabezas. En abril de 2017, Donald Trump ya lanzó 59 misiles Tomahawk contra una base aérea (Shayrat, en la localidad de Homs) como respuesta al empleo por parte del régimen de Bachar al Assad de armas químicas. La configuración militar no cambió por ello. Al contrario, el presidente sirio reforzó sus posiciones. Hoy tiene bajo su control dos terceras partes del país gracias a las sucesivas victorias contra los rebeldes y al respaldo de Irán, Rusia y combatientes chiítas oriundos de la región. La última batalla en el suburbio (afueras de Damasco, la capital) de la Gruta Oriental acabó con los rebeldes de Jaish al Islam y consagró la doble victoria de al-Assad y Rusia. Pese a las gesticulaciones de Occidente, Bachar al Assad ha ganado la guerra.


Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, Arabia Saudita, Irán, Israel, Turquía (en guerra contra los Kurdos), los rebeldes Kurdos respaldados por Washington (hay 50.000 desplegados en la frontera con Siria), Irak, el Estado Islámico, opositores insurgentes, rebeldes islamistas y grupos afines a Al Qaeda, milicias chiítas, grupos sunitas (Frente al Nusra) y otros salafistas más los “consejeros” enviados por las potencias conforman uno de los mayores enredos que se hayan conocido en la región. En ese río agitado de muchos brazos el régimen sirio navegó a sus anchas. La multitud de frentes vivos torna imposible una solución radical. Los “misiles bonitos, nuevos e inteligentes” con los que Donald Trump fanfarroneó en Twitter no podrán mover las piezas instaladas. El triángulo sirio-ruso-iraní construyó un éxito compacto.


Lo que comenzó en 2011 junto a la Primavera Árabe como una revolución pacífica contra Bachar al-Assad y su régimen autoritario derivó en una guerra civil, luego en una confrontación regional entre Irán, Arabia Saudita y Qatar (Teherán respaldó a Bachar al-Assad y saudíes y cataríes a la oposición). Más tarde, lo regional pasó a ser una confrontación internacional con dos polos mayores: Estados Unidos y sus aliados europeos y Rusia, país que selló su alianza con Damasco a partir de los años 50 del siglo pasado. En 2012, Washington y sus socios europeos se metieron en el conflicto mediante la ayuda que prometieron a la rebelión siria. La incoherencia de esa rebelión y los tanteos aproximativos de las potencias de Occidente no hicieron más que cavar la tumba de miles de civiles inocentes. En 2103, luego de otra masiva sospecha de recurso a las armas químicas por parte de las tropas de AlAssad, el entonces presidente norteamericano Barack Obama fijó una “línea roja”: prometió, otra vez junto a París y Londres, una respuesta que nunca llegó. Occidente se empeñó inútilmente en que si había una solución a esa guerra pasaba, antes que nada, por la salida del presidente sirio. La aparición del Estado Islámico y su famoso y hoy desarticulado califato trastornó los ya promiscuas estrategias de las potencias. Enfrentadas entre su, suministrando ayuda a insurgentes sunitas que eran enemigos de otros grupos a su vez sostenidos por otras capitales aliadas, París, Londres y Washington fueron los actores quizá involuntarios del triunfo de al-Assad y Moscú. Se desplazaron a ciegas. Las soluciones políticas que se buscaron en el curso de innumerables negociaciones organizadas en Ginebra tampoco dieron resultados. La condición occidental -franco norteamericana- de la renuncia de al-Assad hipotecó cualquier salida. La guerra cambió radicalmente de naturaleza a partir de 2015 cuando entró en acción la aviación rusa. El principio fijado era “la lucha contra el terrorismo” pero Rusia extendió su radio de acción, bombardeó las bases rebeldes, incluidas aquellas apoyadas por Occidente, y contribuyó a la caída de Alepo y, por consiguiente, a la victoria de Bachar al-Assad.


Luego de la caída del imperio Otomano, franceses y británicos pactaron las fronteras oficiales de Siria después de la Primera Guerra Mundial (Acuerdos de San Remo, 1920). El país y sus 23 millones de habitantes vivieron bajo mandato francés hasta 1946. En 1963, al cabo de un golpe de Estado militar, se estableció el régimen político actual, pero sin la figura del clan al-Assad. Recién en 1970, Hafez al-Assad, el padre de Bachar, accedió al poder mediante un putsch. Tras su muerte, en el año 2000, su hijo tomó las riendas del país. Al principio, la liberalización económica y los modales educados del heredero (se formó en Londres) hicieron suspirar de alivio a los occidentales. Luego, el régimen volvió a su naturaleza represiva articulada en torno a un clan. Contra ese modelo clánico se levantó parte del país en 2011 cuando Túnez, Egipto, Jordania, Yemen y Bahrein hacían lo mismo durante la Primavera Árabe. Israel, saudíes, cataríes y occidentales pensaron que aquella revuelta pondría fin no sólo al régimen de los al-Assad sino, también, a la creciente influencia regional del Irán chita enfrentado a los sunitas de Qatar y Riad. Vieron una doble oportunidad y perdieron por los dos lados. Metieron sus armas y sus intereses en juego para terminar afianzando a quienes pretendían derrotar y provocando lo que el ex Secretario general de la ONU Ban Ki-Moon calificó como “la crisis humanitaria más grande de nuestro tiempo”.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Trump ordena atacar a Siria por presunto uso de armas químicas

El presidente Donald Trump anunció por tuit este miércoles un inminente ataque de misiles contra Siria, mientras el segundo republicano más poderoso del país expresó su intención de jubilarse, alimentando la percepción del hundimiento de su partido ante las próximas elecciones intermedias a consecuencia del repudio popular al mandatario más reprobado en la historia moderna del país.

Esta mañana Trump declaró vía tuit que está ordenando un ataque contra Siria, y se burló de que Rusia había prometido interceptar los misiles: “Prepárate, Rusia, porque (los misiles) estarán llegando, bonitos, nuevos e ‘inteligentes’. No deberías ser socio de un animal que mata con gas, que mata a su pueblo y lo goza!”

Poco más tarde, tuiteó: “nuestra relación con Rusia es peor ahora que nunca, y eso incluye la guerra fría. No hay razón para esto. Rusia necesita que le ayudemos con su economía, algo que sería muy fácil hacer, y necesitamos que todas las naciones trabajen juntas. ¿Poner fin a la carrera armamentista?”

Y poco más de una hora después decidió enlazar la guerra en el extranjero con la guerra política en casa, explicando en otro tuit que mucha de la mala sangre con Rusia es causada por la Investigación Falsa & Corrupta sobre Rusia, encabezada por todos los leales a los demócratas, o gente que trabajó para Obama. Mueller es quien tiene mayores conflictos de todos (excepto Rosenstein). No hay colusión, entonces enloquecen.

Rod Rosenstein es el subprocurador general, segundo en rango en el Departamento de Justicia, quien fue instalado en su puesto por Trump; Robert Mueller es el fiscal especial encargado de la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones y posible colusión con la campaña de Trump, entre otros delitos relacionados con eso, y fue nombrado en ese puesto por Rosenstein. Ambos son republicanos.

Trump, como candidato y al inicio de su presidencia había declarado que estaba en contra de abrir otro frente de guerra en Medio Oriente, criticando la política bélica de Barack Obama y George W. Bush. Hace unos días había anunciado por tuit su intención de retirar todas las fuerzas estadunidenses del conflicto en Siria. Pero ahora ha revertido el curso –aun antes de que existan pruebas que comprueben el ataque químico y los responsables– en Siria que está sirviendo de justificación para lanzar sus misiles.

Vale recordar que Obama rehusó bombardear Siria (aunque la CIA se dedicó a capacitar a fuerzas contra el régimen de Bashar Al Assad) evitando confrontar a Rusia en ese terreno, algo que fue criticado por una amplia gama de demócratas, incluida Hillary Clinton, muchos de los cuales hoy están apoyando la aparente decisión de Trump de un ataque con misiles. No es la primera vez que Trump se atreve a provocar una crisis mayor contra Rusia en Siria, en abril del año pasado ordenó el bombardeo de un campo de aviación militar en ese país.

Mientras tanto, una de las aparentes bajas de la guerra en casa es el representante republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes –el segundo puesto político más poderoso de Washington y tercero en línea de sucesión, después del vicepresidente–, quien este miércoles anunció que no buscará la relección en los comicios intermedios de noviembre.

Aunque se había especulado sobre esta posibilidad, el anuncio sorprendió a muchos en sus filas y de inmediato detona una batalla de aspirantes para su puesto dentro de un partido cada vez más dividido internamente entre sus filas tradicionales y un ala ultraderechista.

Más aún, el anuncio de Ryan podría alentar el éxodo ya notable de más de 40 legisladores republicanos que huyen del repudio popular al no buscar su relección. De hecho, una hora depués de que Ryan anunció su decisión, otro colega, Dennis Ross, de Florida, hizo lo mismo.

Ryan insistió en que las razones de su decisión son para poder dedicar más tiempo a su familia, pero el panorama electoral para su partido en las próximas elecciones es cada vez menos positivo, ante una creciente ira contra Trump, quien permanece como el presidente más reprobado en la opinión pública a sólo poco más de un año de iniciar su presidencia. Más aún, Ryan ha sido sujeto de los ataques y críticas del presidente, así como por tratar de maniobrar en torno al comportamiento errático del ocupante de la Casa Blanca.

Por cierto, en su distrito en Wisconsin, Ryan estaba enfrentando una batalla electoral encabezada por dos demócratas, el trabajador metalúrgico Randy Bryce (quien es de herencia mitad mexicana y mitad polaca) y una maestra, y por un republicano apoyado por supremacistas blancos.

En otro frente de la guerra local, desde el martes por la noche el jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, feroz defensor de Trump, amenazó con proceder hacia la destitución del subprocurador general Rosenstein y del jefe de la FBI, Christopher Wray (por cierto, otro republicano), si éstos no entregan el documento que en 2016 desató la investigación de la FBI sobre la injerencia rusa en la campaña de Trump.

El presidente está considerando, según varias fuentes citadas por medios nacionales, despedir a Rosenstein, Mueller y hasta posiblemente al procurador general Jeff Sessions, desde que se enteró del allanamiento por agentes federales a las oficinas y residencias de su abogado personal, Michael Cohen, el lunes pasado, algo que calificó de un ataque contra nuestro país.

Desde su toma de posesión como presidente, 61 por ciento del equipo seleccionado por Trump al iniciar su presidencia en la Casa Blanca ya no está ahí (14 de 23), mientras una cuarta parte de su gabinete inicial también se ha esfumado (otros dos integrantes están en riesgo de renunciar o de ser expulsados), reportó el Washington Post.

 

Publicado enInternacional
Domingo, 08 Abril 2018 06:01

El tablero actual en Medio Oriente

El tablero actual en Medio Oriente

El Estado Islámico (Daesh), que creía ser inmortal y pensaba poder ocupar toda Siria e Irak con la ayuda de Estados Unidos, Qatar, Israel y Arabia Saudita, ahora casi no tiene un territorio donde ubicar sus arsenales y esconder a sus jefes, vender el petróleo iraquí y sirio a precio viles y comercializar los tesoros arqueológicos robados, antes de destruir inmensos bienes culturales de la humanidad.

Ahora sus militantes dispersos se retiran en los transportes turcos que combaten en la frontera siria con los kurdos socialistas, van a Afghanistán o retornan a Europa –muchos son ciudadanos franceses, alemanes, ingleses, belgas– para organizar algún atentado mal ideado y peor organizado, algo así como un saludo a la bandera. Eso plantea la estabilización y reconstrucción de una región estratégica por su riqueza en gas y petróleo y también táctica porque es la bisagra entre Occidente y el Lejano Oriente.
Washington fue derrotado en Corea, Vietnam, Irak y Afganistán, y hace tiempo que no es una gran potencia en la región e incluso Donald Trump habla de retirar las tropas que aún tiene ahí.


La guerra comercial con China y el rearme acelerado concentran las pocas neuronas disponibles del presidente de Estados Unidos; y la burguesía de ese país está dividida entre los mundialistas y los predominantes proteccionistas a los que el Americafirst tiende a disuadir de nuevas y costosas aventuras internacionales.


Por su parte, las viejas potencias coloniales –Inglaterra en Irak y Palestina, Francia en Siria y Líbano– no están en condiciones militares que les permitan aspirar a algo más que jugar un papel diplomático menor. Actualmente, en la zona kurda, en el Norte de Siria, quedan algunos efectivos militares estadunidenses y franceses –los cuales apoyan a las Fuerzas Democráticas Sirias, predominantemente kurdas, y tienen sus antenas coloniales, o sea, el espionaje militar–, pero esos contingentes cumplen más con una función de escudos humanos, para evitar bombardeos, que de fuerzas operativas. En cuanto a Arabia Saudita y Qatar, sólo les queda seguir utilizando la vieja arma del soborno, porque apenas controlan algún grupo armado.


Las reales tres grandes potencias regionales, como los mosqueteros de Dumas, son cuatro: Irán, Turquía y Rusia, los tres anti-israelíes, e Israel, que tiene bandera de pirata y que para romper su aislamiento hace una política antiraní sumamente pragmática y desprejuiciada (ayudó a crear Hamas contra la OLP laica que tenía alas socialistas, pero se le fue de las manos; quiso igualmente desarrollar a Hezbollah como adversario religioso de los palestinos en Líbano para desestabilizar a ese país y el tiro le salió por la culata).


Entre las tres potencias antioccidentales hubo y hay enormes diferencias y conflictos, pero ahora hay coincidencias. Turquía, por ejemplo, estuvo aliada con Israel cuando el Estado Islámico (EI) aparecía fuerte, pero en su calidad de vieja potencia colonial en Medio Oriente hasta 1919, tiene una política árabe y, en particular, interés por la paz con los gobiernos de Irak y Siria porque su problema central son los kurdos del PKK turco, y Ankara sabe que ni Irán ni Irak ni Siria ven con buenos ojos la unificación de los kurdos en un Estado independiente, sobre todo cuando en la zona siria de Rojaya los kurdos atraen socialistas e internacionalistas de muchos países, como la joven médica argentina muerta cuando peleaba contra el EI.


Hace poco, Turquía estuvo al borde de la guerra con Moscú, cuando derribó un avión ruso, y siempre ha temido a Rusia desde que los zares le quitaron territorio en varias guerras. Teherán tampoco olvida las sucesivas invasiones zaristas y la ocupación del norte del país por los soviéticos hasta el fin de la guerra mundial, pero la necesidad obliga, y ahora el país de Vladimir Putin está instalado en Siria, donde tiene una base naval y bases aéreas y es posible llegar a un acuerdo que pueda asegurar la gestión tripartita de la región.


El 4 de abril, en efecto, se reunieron en Ankara el dictador turco Recep Tayyib Erdogan, Putin, ex general de la KGB, convertido en nuevo zar ruso, y Hassan Rouhani, presidente del régimen de los ayatollahs iraníes.


A quienes creen analizar Medio Oriente recurriendo a las diferencias entre las sectas del Islam, esta reunión entre un sunní, un cristiano ortodoxo activo y un ayatollahchiíta les debe resultar incomprensible. Es que la geopolítica y la economía se imponen a las ideologías. Moscú, Ankara y Teherán están hoy de acuerdo en mantener al régimen dictatorial sirio de Bachir al Assad a costa de los kurdos estabilizando de paso, si fuese posible, el mercado petrolero y del gas que el fracking estadunidense descompagina haciendo bajar los precios.


Es una alianza entre intereses dirigida contra Israel (que quiere atacar a Irán, a Siria y a Hezbollah ocupando el Líbano) y contra las monarquías árabes del Golfo, los países europeos y Estados Unidos. La Conferencia de Ginebra, de las diversas oposiciones a Assad respaldadas por Francia y Estados Unidos, ha perdido así gran parte de su importancia potencial debido a esta conferencia de Ankara que preanuncia otras maniobras con países, como China, interesados en el petróleo de la zona y en la reconstrucción de Irak y Siria.


Tanto el acuerdo en Ankara como los pactos entre Corea del Norte y Corea del Sur, tendientes a su futura reunificación, ponen a China en el centro del tablero medioriental y oriental –esté o no presente en las negociaciones puntuales–, pues ésta tiene necesidad de nuevos órdenes regionales y una pacificación relativa para comerciar y desarrollar su nueva ruta de la seda por medio de esa parte convulsionada de Asia. Esos mismos acuerdos excluyen a estadunidenses y europeos y marcan su decadencia. Ni Bruselas, París o Washington (intoxicado por el proteccionismo) piensan estratégicamente: Putín y Xi Jinping sí.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional