Israel va a un fin apocalíptico en Medio Oriente

La matanza perpetrada por Israel el viernes 30 de marzo contra los palestinos de la franja de Gaza confirma la confianza del Estado sionista en que cualquier crimen que cometa quedará impune. Cien francotiradores israelíes dispararon sin cesar contra una marcha pacífica en el contexto de un operativo preparado con semanas de antelación. Esto, sin contar las cargas de artillería y el vuelo de un dron que repartía granadas lacrimógenas. Dieciocho palestinos muertos y cerca de 3 mil heridos fue el saldo macabro del Viernes Santo cristiano y el inicio de la Pascua judía.

En el curso de esa semana el general Gadi Eizenkot, jefe del ejército, realizó varios viajes a la frontera con Gaza para asegurarse de que el dispositivo represivo estuviera a punto. Ampliamente reflejados por los medios israelíes, entre amenazas contra quienes participaron en la Gran Marcha del Retorno, dentro del territorio de Gaza, nominalmente no ocupado. El colmo, Israel puso un cerco militar a los territorios palestinos ocupados en 1967 con el argumento de que sus ciudadanos pudieran celebrar la Pascua judía con tranquilidad.

La marcha durará varias semanas, siempre dentro de territorio palestino, y no ha sido convocada sólo por Hamas, como alega Israel, sino también por numerosas organizaciones y líderes palestinos. Varias ONG israelíes, como Gush Shalom, han pedido una investigación independiente, frenada por Washington en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Son demasiados años de crímenes sin castigo al sionismo en Palestina desde décadas antes de la proclamación del Estado, en 1948. Ya casi nadie cree en esa farsa eterna llamada cínicamente proceso de paz, que no ha servido más que para perpetuar y legitimar el expansionismo isrelí y prolongar el martirio de los palestinos.

Pero Donald Trump hizo lo que ninguno de sus antecesores: reconocer a Jerusalén como capital de Israel, o sea, como ciudad judía. Una grave violación a las bases de una solución política del conflicto árabe-israelí claramente establecidas por la ONU con el acuerdo de Estados Unidos. Una bofetada no sólo al pueblo palestino, sino a cientos de millones de árabes, musulmanes y cristianos para quienes Jerusalén es una ciudad interreligiosa y de paz. Por supuesto, echó también a la basura cualquier posibilidad de concreción de dos estados, uno palestino con capital en la parte oriental de la ciudad santa, y otro judío en la occidental. Todo lo que se diga del valor simbólico y las graves consecuencias políticas y militares de entregar Jerusalén a Israel será poco.

Cada vez son más insistentes las filtraciones sobre la campaña militar que prepara el Estado hebreo para apoderarse de los pocos territorios palestinos que no ocupa, destruir a la combativa organización de resistencia libanesa Hezbolá para apoderarse de Líbano, atacar Irán y descuartizar Siria. Ver cumplido, en fin, el sueño sionista del Gran Israel. Es obvio que esta empresa no puede emprenderla sin apoyo incondicional de Estados Unidos e implicaría un abierto desafío a Rusia y China conducente a la guerra nuclear. La incendiaria extrema derecha gobernante en Israel confía, al parecer, en que su probada influencia en Washington le permitirá conseguirlo. Después de todo, el apoyo a Israel es probablemente uno de los pocos temas capaces de unir a una mayoría de legisladores demócratas y republicanos.

Por otra parte, la sustitución de Rex Tillerson por Mike Pompeo a la cabeza de la secretaría de Estado, y del general McMaster por John Bolton en la oficina de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, implica un enorme reforzamiento de los halcones prosionistas en el círculo inmediato a Trump. Todo indica que ni Tillerson ni McMaster, y tampoco el general Mattis, aún jefe del Pentágono, estuvieron de acuerdo con el reconocimiento de la capitalidad judía de Jerusalén.

Son conocidas la coincidencia de Pompeo con Bolton en apoyar la guerra contra Irak, la ruptura del tratado nuclear con Irán, atacar a Corea del Norte y la mano dura con Rusia y China. Bolton, además, viejo amigo del premier israelí, Bejamín Netanyahu. Ambos también partidarios del cambio de régimen en Cuba y Venezuela. Con la alianza de estos personajes para saciar la sed sionista de tierras, agua e hidrocarburos deben estar contando Netanyahu y sus pares ultras en el gobierno de Israel.

¿Qué viene ahora? La masacre del Viernes Santo en Gaza recuerda el inicio de la operación de castigo contra la franja en 2014, que costó la vida de 3 mil palestinos.

Twitter:@aguerraguerra

 

Publicado enInternacional
¿Neutralidad, unificación y desnuclearización de la península coreana con garantía tripolar?

El mandatario de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha desplegado una impactante ofensiva diplomática desde que envió a una delegación de su país, encabezada por su carismática hermana, a participar en forma conjunta con el anfitrión en los Juegos Olímpicos de invierno de Corea del Sur, donde el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el premier nipón, Shinzo Abe, no se mostraron a la altura que exigían las circunstancias (https://goo.gl/f13Jw3).

No se puede soslayar el papel de gran estadista que juega el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien contra vientos y mareas lubricó en forma ingeniosa la próxima visita en mayo del presidente Donald Trump a Pyongyang, capital de Corea del Norte, a la que había amenazado aniquilar en su tuit de fuego y furia. La próxima reunión bilateral entre los mandatarios de Corea del Norte y Estados Unidos parecía haber dejado de lado a China, actor ineludible, como Rusia, del contencioso nuclear.


La posterior visita de Kim Jong-un a Pekín, agasajado con todos los honores, coloca de nuevo a China en el primer plano de las tratativas en los momentos en que Trump inicia su guerra comercial contra ésta, que acaba de propinar un triple golpe geofinanciero a Estados Unidos con su lanzamiento del petroyuan (con cobertura de oro y las armas nucleares rusas), que puede destronar la supremacía unipolar del dólar (https://goo.gl/1srfv9).


Quizá Kim Jong-un también busque el apoyo para una mínima postura peninsular unificada frente a Trump del mandatario Moon de Corea del Sur, con quien se reunirá el 27 de abril. Un frente común de Pyongyang y Seúl –donde están cansados de la agobiante presencia de 23 mil 468 militares de Estados Unidos–, con la protección nuclear de China y Rusia, diluye el unilateralismo de Trump, quien ahora le ha apretado las tuercas a Corea del Sur debido al déficit que padece Estados Unidos con los mayores actores comerciales del planeta. Trump arranca con chantajes militares lo que no puede obtener por la vía comercial.


Corea del Norte, de 120 mil 538 kilómetros cuadrados y 25 millones de habitantes, ostenta un PIB (medido por el poder adquisitivo) de 40 mil millones de dólares (datos de 2015), que son raquíticos frente al fenómeno geoeconómico de Corea del Sur –de 99 mil 720 kilómetros cuadrados y el doble de habitantes de Corea del Norte–, que brilla con su PIB (medido por el poder adquisitivo) de 2 billones de dólares (lugar 15 global). Se desprende que a Corea del Norte le conviene contar con el apoyo de Sudcorea en esta coyuntura tan crucial de varios niveles y etapas.


Sea con las dinastías de los Bush y los Clinton, sea con Obama o con Trump, a Estados Unidos le fascina el formato de negociación bilateral, donde tiene mayor margen para imponer su agenda hegemónica, a diferencia de las multilaterales, que tienden a diluir su aplastante supremacía.


La espectacular visita de Trump a Pyongyang –que contará tras bambalinas con el apoyo tácito de China y Rusia– le hubiera concedido enormes ventajas a Estados Unidos en un formato meramente bilateral, cuando parecía que China quedaba al margen de una negociación cuyo devenir afecta directamente sus intereses geopolíticos: por contar con mil 352 kilómetros de frontera común con Corea del Norte y constituir su protector geoeconómico natural. Un cambio de cualquier índole en esta última, por diminuto que fuere, afecta también a Corea del Sur y a Rusia, con quienes comparte 237 kilómetros y 18 kilómetros, respectivamente, de frontera. A Corea del Norte le asienta más un formato multilateral en el que concurran las tres superpotencias del momento (Estados Unidos/Rusia/China), sumados de Corea del Sur y Japón.


Un abordaje más creativo y sólido para el futuro consiste en enfocar el contencioso nuclear de Corea del Norte con la unificación de toda la península coreana, al unísono de su neutralidad, a cambio de la garantía tripolar de las superpotencias Estados Unidos/Rusia/China, cuyas grandes líneas fueron esbozadas desde el presidente Carter, postura refrendada por Clinton, quien estuvo a punto de descolgar un acuerdo final, pero a quien faltó tiempo debido a la llegada de Baby Bush, que con la mano en la cintura catalogó en forma aberrante a Corea del Norte de estado canalla, igual que a Irak.


La unificación de la península coreana podría adoptar el exitoso modelo de la unificación alemana que aceptó Moscú en la etapa catastrófica de Gorbachov y que acabó perjudicando a Rusia cuando Estados Unidos, con Daddy Bush y el texano James Baker III, desechó sus supuestas garantías verbales de que Washington ni la OTAN se expandirían hasta los límites de Rusia. Estados Unidos engañó al cándido Gorbachov, consideración que hoy deben tomar en cuenta China y Rusia cuando la unificación y desnuclearización de la península coreana pueden acabar siendo un nuevo caballo de Troya si no se estipulan las prístinas garantías (https://goo.gl/YHRhZN).


En la unificación alemana, Gorbachov –embriagado por sus fallidos teoremas de la perestroika (restructuración económica) y glasnost (transparencia)– aceptó implícitamente el triunfo del capitalismo de la Alemania de Bonn sobre el comunismo alemán de Berlín oriental.


Hoy Rusia y China ostentan óptimas relaciones geoeconómicas con el capitalismo sudcoreano, pero también mantienen excelentes relaciones geopolíticas con Corea del Norte, mientras Estados Unidos se obstina en su caduco esquema de la guerra fría. El futuro geoeconómico de la península debe ser dejado en manos de una negociación bilateral entre Seúl y Pyongyang y cuyo desenlace no afecte los intereses capitalistas de China, Estados Unidos, Japón y Rusia. El problema es geopolítico, más que geoeconómico.


¿A cambio de qué equivalente aceptaría Corea del Norte desprenderse de sus probables 30 bombas nucleares? Las dos Coreas deben estar alertas a los clásicos trucos de Estados Unidos que, con los cuentos texanos de sus elecciones presidenciales y legislativas cada cuatro años, cambian a su antojo de parecer, como sucede con el exitoso arreglo de Obama con Irán, que ahora Trump considera desechar por presiones de su supremo aliado, el premier israelí Benjamín Netanyahu.


¿El tema nodal de la desnuclearización abordará también el espinoso asunto de los misiles, instalados en la península, de todos los alcances: corto, mediano e intercontinental? ¿A cambio de qué?


Las garantías de Estados Unidos no son funcionales ni viables en el mediano y largo plazos debido a las tétricas experiencias en Alemania –donde Estados Unidos se aprovechó de la candidez de Gorbachov y luego de la disfuncionalidad de Yeltsin, hasta la llegada del zar Vlady Putin, que impidió la balcanización de Rusia– y hoy con Irán.


Dada la indisoluble conectividad de los pueblos de las dos Coreas, divididas en forma artificial por el intervencionismo foráneo después de la Segunda Guerra Mundial, una propuesta creativa sería la adopción de la neutralidad, al estilo suizo, de la península coreana, con la salida integral de todas las tropas extranjeras de su suelo y la garantía de las tres superpotencias (Estados Unidos/China/Rusia), sin olvidar a Japón, que es un país congénitamente bélico (como Estados Unidos) y que en el pasado ha causado estragos con sus múltiples invasiones en el noreste asiático. La neutralidad de la península coreana –con la garantía tripolar de Estados Unidos/China/Rusia, sumado Japón en segundo plano– debe formar parte intrínseca de su desnuclearización y unificación.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Kim Jong-un se reunió con Xi en su visita secreta a Pekín

Después de días de conjeturas, la agencia Xinhua confirma la visita del líder norcoreano antes de la cumbre con Trump



Oficialmente confirmado. El líder norcoreano, Kim Jong-un, estuvo el lunes y el martes en Pekín para una visita sorpresa en la que se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, antes de las cumbres que tiene previstas en las próximas semanas, la intercoreana y con Donald Trump. Una visita que se suma a la frenética actividad diplomática en torno a esos encuentros que se prometen históricos y que sella la vuelta a la normalidad de las frías relaciones entre Pekín y Pyongyang


La prensa oficial china publica hoy las fotos del encuentro con Xi: un apretón de manos entre dos de los hombres que mantienen un control más absoluto del poder en sus respectivos países, los dos mirando serios a la cámara; una mesa en torno a la cual se sientan las dos delegaciones. Más tarde, ambos participarían en un banquete ofrecido en honor de Kim.


Esta visita es la primera de Kim al exterior desde que fue nombrado al frente de su país hace seis años. También representa la primera ocasión en que se reúne con un jefe de Estado extranjero.


“No cabe duda de que mi primera visita fuera tenía que ser a la capital china”, declaró el líder norcoreano, citado por la agencia de noticias KCNA. “Es mi solemne deber, como alguien que debe valorar los lazos a lo largo de generaciones”.


China es el principal aliado político y gran socio económico de Corea del Norte, desde los tiempos en que envió tropas para apoyar a Pyongyang en la guerra de Corea (1950-1953). Pero durante el mandato de Kim Jong-un las relaciones se han mantenido distantes en el mejor de los casos: el líder norcoreano contemplaba con resentimiento lo que percibía como una actitud dominante china. Y Pekín veía con irritación el progreso del programa nuclear norcoreano, que ponía en peligro la estabilidad de la región. A lo largo del último año ha aplicado con mucha mayor rigidez las sanciones internacionales contra su país vecino.


El viaje contribuye a normalizar las relaciones entre los dos teóricos aliados. Xi Jinping, según KCNA, ha aceptado una invitación de Kim y viajará a Pyongyang, en fecha aún no determinada, para devolver la visita. Todo un bombazo: hay que retroceder a 2005 para encontrar la última visita de un jefe de Estado chino, Hu Jintao, a Corea del Norte. El líder norcoreano, indica la agencia estatal, se ha comprometido a “fortalecer y elevar” los lazos bilaterales.


Los dos países ganan: una relación más fluida con un Xi recientemente reforzado es esencial para el futuro económico de una Corea del Norte duramente castigada por las sanciones internacionales a su programa nuclear. Y el golpe de efecto de ser el primer líder que se reúna con Kim realza la proyección diplomática del presidente chino y de Pekín.
La visita coloca de nuevo a China en el centro de la intensa ofensiva diplomática en torno al programa nuclear norcoreano. Pekín parecía haber quedado en un segundo plano en los últimos meses, después del acercamiento entre Seúl y Pyongyang facilitado por los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur. Un acercamiento que ha arrojado el anuncio de las cumbres entre las dos Coreas a finales de abril y, en principio para mayo, la anticipadísima reunión entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump.


El viaje se gestó en el mayor de los secretos. Según KCNA comenzó el domingo y concluyó el miércoles (después de que la comitiva de Kim hubiera entrado de nuevo en territorio norcoreano). Un tren blindado, en colores verde y amarillo, cruzaba la frontera y llegaba a Pekín recibido con honores y rodeado de misterio. Sus ocupantes se alojaban en Diaoyutai, la residencia para huéspedes oficiales del Gobierno chino, y se desplazaban en una larguísima caravana de vehículos, incluida una ambulancia.


Mientras se intensificaban los rumores, Pekín mantenía un mutismo estricto. La portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying, insistía en que desconocía a qué podía deberse la fuerte presencia policial en torno a Diaoyutai o la identidad de los huéspedes. “Se sabrá a su debido momento”, replicaba, mientras la comitiva encabezada por Kim y su esposa, Ri Sol-ju, se preparaba ya para emprender viaje de regreso.


El encuentro en Pekín forma parte de una intensa actividad diplomática previa a las cumbres. Las dos Coreas tienen prevista para este jueves una reunión de alto nivel para preparar el encuentro entre sus respectivos líderes en Panmunjom, en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que separa ambos países, a finales de abril. Seúl ha indicado que, también este jueves, China le detallará de los resultados de la reunión entre Xi y Kim. La Casa Blanca ha confirmado que Pekín le informó del encuentro.


La rápida evolución de los acontecimientos, desde que a finales del año pasado los tambores de guerra sonaran con fuerza a raíz de las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte, no se ha limitado a las conversaciones diplomáticas. Estados Unidos y Corea del Sur acaban de dejar atrás uno de los escollos que han dificultado sus relaciones en este último año. Han acordado un nuevo tratado de libre comercio después de que Trump se quejara de que el vigente hasta ahora beneficiaba desproporcionadamente a Seúl.


La visita de Kim a Pekín, asegura el profesor Lu Chao, de la Academia de Ciencias Sociales en Liaoning (noreste de China), es “tremendamente importante. Por un lado, permite normalizar las relaciones entre los dos países, tensas porque China estaba vigilando fuertemente el cumplimiento de las sanciones internacionales. Y los dos países habrán podido intercambiar puntos de vista sobre las próximas cumbres. Kim, con seguridad, ha contado a Xi cuáles son sus puntos de vista en relación con esas reuniones”.

 

Pekín 28 MAR 2018 - 05:16 COT

Publicado enInternacional
Más de cien diplomáticos rusos, expulsados de unos 20 países

Una veintena de países, entre ellos Estados Unidos, 16 de la Unión Europea (UE), Ucrania, Canadá, Noruega y Macedonia, anunciaron la expulsión de más de 110 diplomáticos rusos luego del envenenamiento en Gran Bretaña del ex espía ruso Serguei Skripal, de 66 años, y su hija, Yulia, de 33.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo que las medidas coordinadas demuestran con claridad que todos estamos hombro con hombro en el envío de una señal más fuerte a Rusia para que entienda que no puede seguir saltándose la ley internacional.

Washington expulsó a 60 diplomáticos y ordenó el cierre del consulado ruso en Seattle, en lo que significa la mayor salida en masa de funcionarios rusos o soviéticos en la historia de Estados Unidos.

Así, 48 agentes de inteligencia bien conocidos en Seattle y otros 12 diplomáticos acreditados ante la Organización de las Naciones Unidas tienen siete días para abandonar el territorio estadunidense.

Washington justificó la decisión del cierre del consulado ruso en Seattle por la cercanía de una base de submarinos y gran parte de las instalaciones industriales de la compañía Boeing.

La Casa Blanca dijo haber coordinado esa medida con Reino Unido y otros aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, y la justificó al interpretar el atentado con un agente neurotóxico (novichok) como un ataque contra la seguridad y estabilidad de su aliado más cercano.

Las expulsiones afectan a agentes rusos que se dedican en gran medida a recopilar información agresiva, dijo un funcionario de alto rango de la Casa Blanca que no dio detalles. Rusia tiene actualmente más de 100 agentes activos en Estados Unidos.

El presidente Donald Trump felicitó en una llamada telefónica a su homólogo ruso, Vladimir Puti, por su relección la semana pasada, a pesar de que sus consejeros le recomendaron no felicitarlo. En la charla no abordaron el caso de Skripal.

Más de 30 diplomáticos rusos tendrán que salir de 16 países de la UE, entre ellos Alemania, Francia, Polonia, Lituania, República Checa, España e Italia.

Londres expulsó el 20 de marzo a 23 diplomáticos rusos, Moscú respondió y sacó a 23 diplomáticos británicos.

No se excluyen medidas adicionales en los próximos días, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, desde la ciudad búlgara de Varna, donde anunció la acción coordinada.

Los líderes de la UE emitieron el pasado jueves un comunicado mostrándose de acuerdo con la valoración de Londres, que considera altamente probable que Rusia sea responsable del envenenamiento del ex espía.

Ucrania anunció la expulsión de 13 diplomáticos en solidaridad con nuestros socios británicos. Canadá expulsará a cuatro diplomáticos. Albania a dos y Noruega y Macedonia a uno.

May confirmó que más de 130 personas en la ciudad inglesa de Salisbury (el pasado 4 de marzo) podrían haber estado potencialmente expuestas al agente tóxico.

El canciller británico, Boris Johnson, tuiteó que la extraordinaria respuesta internacional de nuestros aliados quedará en la historia como la expulsión colectiva de funcionarios de inteligencia rusa más grande de la historia y ayudará en la defensa de nuestra seguridad compartida.

El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, saludó la medida como un fuerte mensaje al Kremlin y una derrota para Putin

Publicado enInternacional
‘Sirialeaks’ revela el plan de 6 puntos de EEUU para romper Siria

Washington, 11 de enero de 2018, expediente “Pasos para dividir Siria”. Están presentes en la primera reunión del “Pequeño Grupo sobre Siria”, el estadounidense David Satterfield (ex asesor principal de Condoleezza Rice durante la guerra contra Irak), el británico Hugh Cleary, el francés Jerome Bonnafont, el jordano Nawaf Tell y el saudí Jamal al-Aqeel, todos altos cargos del área de Oriente Próximo en los gobiernos de sus países. La noticia revelada por el diario libanés Al Akhbar en su número del 22 de febrero, está basada en un Telegrama Diplomático confidencial (TD), fechado el 12 de enero de 2018 y enviado por Benjamin Norman, otro participante en la reunión y el responsable de la sección de Oriente Próximo de la embajada británica en EEUU. Los cinco estados se volvieron a reunir el 23 de enero en París, y se centraron en cómo usar el tema de las “Armas químicas de Asad” y manipular a Staffan de Mistura, el enviado especial de la ONU para Siria, para llevar adelante su plan.

Los siguientes pasos para desmantelar Siria

Decidieron:


• Evitar una solución política para Siria, mediante dos fórmulas: Prolongar la guerra, asegurando una ocupación militar de EEUU en las orillas orientales del Éufrates (gracias a sus aliados “yihadistas”), para lo que destinarán 4.000.000 de dólares anuales, señaló David Satterfield en la reunión, y utilizar la ONU, manipulando a su enviado para Siria Staffan de Mistura. Le enviarán un documento no oficial titulado “Reactivando el desarrollo político de Siria en las conversaciones de Ginebra” con el fin de impedir la retirada de Damasco de la conferencia, y así neutralizar las iniciativas de Sochi, patrocinada por Rusia, Turquía, e Irán. Por su parte, uno de los motivos del repliegue de los militares rusos de Afrin fue que Ankara garantizase la asistencia de los rebeldes a las reuniones de Sochi, y devolviese Idlib, la estratégica ciudad del este de Éufrates, a Damasco.


• Romper Siria en línea oriental-occidental, con el río Éufrates como una de las fronteras entre las zonas de influencia de Moscú y Washington. “No hay lugar para Asad en una siria unida”, afirmó el Secretario de Defensa de EEUU, Jim Mates, en esta línea: si no hay un cambio de régimen, dividirán a Siria. De hecho, el ataque del 7 de febrero de EEUU a la compañía militar privada rusa Wagner, en Deir Ezzor, al este de Siria, tenía en objetivo de “marcar el territorio”.


• Persuadir a Staffan de Mistura para que acepte una nueva estructura política en Siria, compuesta por: 1) las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), creada por el Pentágono que además de kurdos ha integrado a hombres turcos y árabes para tranquilizar a Ankara, como confesó el General Raymond Thomasel, y que serían invitadas a la conferencia de Ginebra; 2) el gobierno de Asad y 3) una miniautonomía para YPG que incluya las áreas ricas en petróleo en Deir Ezzur en el noreste de Siria. Se trata del mismo “plan B” del gobierno de Obama de dividir el país en una zona kurda-sunnita, una árabe sunita y otra árabe-alauí. EEUU apoyaría una representación FDS ante la ONU. El Pentágono ha solicitado un presupuesto de 550 millones de dólares para 2019 destinado a “entrenar y equipar actividades” de sus aliados en Siria.


• Con el fin de atraer a Rusia al plan, rechazarán un gobierno de transición, que es la exigencia de los “rebeldes” y es lo prevé la Resolución 2254 de la ONU; permitirán la participación de Asad en las elecciones, pero crearán condiciones e instituciones necesarias para evitar que las gane.


• Desalojar Irán de Siria, del que se encargará Mike Pompeo, el nuevo halcón del gobierno de Trump. El sucesor de Tillerson considera a Turquía e Irán dictaduras islamistas.


• Incitar a Turquía a una guerra contra Siria. De hecho, con la ocupación de Afrin, la OTAN rodea Alepo, presionado a Asad, Rusia e Irán. Además, planea realizar “una ingeniería demográfica” en Afrin asentando a los refugiados árabes sirios, y así crear regiones “monoéticas”, como se ha hecho en Yugoslavia e Irak. El segundo ejercito más grande de la OTAN y sus “proxys” tras aplastar la resistencia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin, lo han sembrado de terror, masacre y saqueo. Miles de niños, ancianos y jóvenes heridos, exhaustos siguen huyendo de sus hogares. Que la caída de este enclave “coincida” con larecuperación de Guta Oriental por el ejército sirio, la evacuación de los “Yihadistas” y sus familias en autocares, y su traslado a la zona controlada por Turquía, plantea una pregunta: ¿Se canjearon las ciudades a espaldas de sus vecinos, siguiendo la decisión del “Grupo de Siria”? Moscú, que había propuesto a los kurdos entregar Afrin a Damasco a cambio de defenderles, sabía que una Rojava “protegidas” y vigilada por 10 bases militares y miles de efectivos de EEUU, no podía hacerlo. Con dicho intercambio, Rusia evitó que el ejército exhausto sirio entrase en un combate mortal por Idlib, y que los habitantes de dichas ciudades sufrieran una mayor crisis humanitaria. Fue así como el ejército sirio recuperó el aeropuerto de Abu Duhur en Idlib. Sorprende que Noam Chomsky haya pedido a EEUU, Rusia e Irán que impidieran a Ankara convertir Afrin en un nuevo Kobane. ¿Otra “intervención humanitaria” al estilo de Yugoslavia o Libia? ¡No, gracias!


Continúa la guerra por el dominio de Eurasia. Esta no es una teoría conspirativa. Estos señores han vuelto a conspirar para desmantelar otro estado soberano.

 

27 MARZO 2018

Publicado enInternacional
John Bolton será el nuevo asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos

El asesor de Seguridad Nacional y uno de los abogados personales del presidente Donald Trump se suman al éxodo de la Casa Blanca, e ingresa un reconocido halcón derechista, mientras el comandante en jefe amenaza con golpear al ex vicepresidente de Estados Unidos y, para acabar, un trío de mujeres –una estrella porno, una ex modelo de Playboy y la concursante de un reality show– acosan por la vía legal al hombre más poderoso del mundo.

La Casa Blanca anunció esta noche que el general HR McMaster, asesor de Seguridad Nacional desde el año pasado, renunciará y será remplazado por John Bolton, halcón derechista y ex embajador ante la Organización de las Naciones Unidas (a la cual deseaba desmantelar).

El nombramiento de Bolton –asumirá funciones el 9 de abril– implica un giro más radical en asuntos de política exterior, generando alarma en varios sectores. Conocido por sus explícitas propuestas de someter por guerra a regímenes que declara como enemigos –ha propuesto bombardear Irán desde hace años y más recientemente a Corea del Norte– fue un gran promotor de la guerra contra Irak y ha sido vinculado con agrupaciones antislámicas.

Ya se esperaba el fin de McMaster, pero no la renuncia de John Dowd, el principal abogado de Trump en el caso de la investigación del fiscal especial. Aparentemente Dowd estaba frustrado porque con frecuencia su jefe ignoraba sus consejos. Trump había asegurado hace poco más de una semana que los medios estaban equivocados cuando decían que estaba considerando cambiar a su equipo legal.

Pero ese equipo legal y otros asesores han expresado preocupación por los cada vez más severos ataques de Trump contra el fiscal especial Robert Mueller y su equipo, alimentando la alarma de que Trump está contemplando la idea de despedirlo. Ante ello, líderes demócratas y algunas voces republicanas prominentes han expresado su apoyo a Mueller y advirtieron al presidente que cualquier intento de despedirlo provocaría una crisis. El senador republicano Lindsey Graham advirtió que si el mandatario se atreve a hacer tal cosa, sería el inicio del fin de su presidencia.

Al mismo tiempo, algunos ex altos funcionarios que suelen guardar discreción, cada vez repudian más en público al presidente. El ex jefe de la CIA John Brennan insinuó esta semana que Rusia podría contar con información comprometedora sobre Trump, y hace un par de días escribió: “tú no destruirás a América... América triunfará sobre ti”; el ex jefe de la FBI James Comey está por presentar un libro sobre su historia, que incluye su despido, y advierte que pronto los estadunidenses podrán decidir quién actuó de manera honorable.

Boxeador galán

Por otro lado, Trump retó al ex vicepresidente demócrata Joe Biden a una pelea a puñetazos. Esto en respuesta a un comentario de Biden el martes de que si se hubiera encontrado con un tipo como Trump en la preparatoria, lo hubiera llevado detrás del gimnasio para darle una golpiza infernal. Esta mañana Trump tuiteó: el loco Joe Biden está tratando de actuar como un tipo duro. Actualmente, él es débil, tanto mental como físicamente... no me conoce pero caería rápido y fuerte, chillando todo el tiempo.

Mientras tanto, el presidente está cada vez más cercado por acusaciones sobre su comportamiento sexual en el pasado. Tanto Stormy Daniels, estrella del cine porno, como Karen McDougal, ex modelo de Playboy, afirman que tuvieron relaciones sexuales con Trump en 2006 y están librando batallas legales para anular acuerdos de confiabilidad que firmaron a cambio de decenas de miles de dólares para guardar silencio. Ambos casos, si proceden, podrían obligar a Trump y sus asistentes a declarar sobre lo ocurrido. En tanto, un juez falló el martes que puede proceder la demanda por difamación presentada por Summer Zervos –una concursante del programa El aprendiz–, contra Trump, después de que él dijo que ella fabricó su acusación de que la hostigó sexualmente en 2007, otro caso que podría incluir un interrogatorio al presidente. Una entrevista con Daniels con el programa nacional de CBS News, 60 Minutes, será transmitida el domingo.

 

Publicado enInternacional
Militarización de la política exterior de Trump: adopta postura bélica de Israel vs. Irán

El nombramiento esperado desde hace cinco meses del saliente director de la CIA, Mike Pompeo –acérrimo enemigo de Julian Assange y Edward Snowden–, formado en la escuela de guerra West Point y hoy flamante titular del Departamento de Estado, militariza la alicaída diplomacia de Estados Unidos (EU) en la fase belicosa de Trump en todos los rubros políticos y comerciales, tanto al interior como al exterior.

Los "civiles" vinculados a Trump de su primero y segundo círculos se desmoronan: la lista es larga, donde resaltan su yerno, el talmúdico Jared Kushner, y su asistente privado John McEntee (investigado por fraude criminal), degradados por el general Kelly, quien les impide ya su acceso a la Casa Blanca.

La defenestración del secretario de Estado –despedido mediante un humillante tuit de Trump–, el texano Rex Tillerson, había sido anunciada desde que tildó a Trump de “idiota ( moron)” por abogar la proliferación de armas nucleares de EU.

Tillerson, con Exxon Mobil –joya geoestratégica de las petroleras de EU– había mantenido una relación cordial con el zar Vlady Putin, llegando a tener "asociaciones estratégicas" para la extracción del petróleo en el Ártico, convertido hoy en uno de los ominosos escenarios de una conflagración nuclear entre EU y Rusia.

Sumados al artefacto del Russiagate –operativo montado por el espía británico Christopher Steele– la defenestración de Tillerson del mortecino Departamento de Estado y el arribo del ex director de la CIA a la que militarizó al máximo, Mike Pompeo, adicto al belicismo supremacista de Israel, se agudiza el alejamiento con Rusia cuando la devaluada primera ministra británica, Theresa May, reanuda la guerra fría de Gran Bretaña (GB) con Rusia bajo el alegato del envenenamiento del desertor ex espía ruso Sergei Skripal, lo cual llevó a la impactante expulsión de 23 diplomáticos rusos.

Quizá esta abrupta decisión de la malhadada May, del Partido Conservador en caída libre electoral, trate de impedir que el probable próximo primer Jeremy Corbyn, del Partido Laborista, intente reactivar las relaciones sanas con Moscú.

En la fase de la posverdad y la preguerra cualquiera puede perorar lo que sea sin necesidad de evidencias con tal de justificar su agenda bélica.

La postura de Pompeo como director de la CIA militarizada al máximo fue muy hostil a Irán, a la que comparó en forma absurda con los yihadistas (https://goo.gl/XUAFdn), y a la que atiborró de los peores dicterios, superando las invectivas del premier israelí Netanyahu.

No son ningún secreto las notables "diferencias de opinión" entre Trump y Tillerson sobre el acuerdo nuclear con Irán del "5P más 1": los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (que incluyen a EU) más Alemania (https://goo.gl/LCV7u6).

Trump –quien carga a cuestas con su preocupante derrota electoral en Pensilvania, pese a todas sus maniobras tarifarias– declaró que no estaba de acuerdo en el negociador abordaje pacífico sobre Irán y contra quien Pompeo exhibe una postura aún más pugnaz que Netanyahu.

La guerra de Israel contra Irán hasta el último soldado de EU (sic) iniciará contra los aliados del país persa: Líbano y la guerrilla chiíta Hezbolá, además de la parte de Siria que domina Teherán, donde la CIA militarizada al máximo está armando su clásica escenografía de "armas químicas": mendacidades que fueron desechadas por Tillerson antes de ser defenestrado.

CNBC alega que "antes de su despido, Tillerson se apartó de la Casa Blanca al decir que el veneno usado contra un ex espía en GB era de procedencia rusa", lo cual “rompió con la Casa Blanca que ha declinado nombrar a Rusia en particular (https://goo.gl/ukE2tp)”.

¿Por qué se habrá alejado Tillerson de sus anteriores socios rusos?

Tampoco se puede eliminar la conjetura de que, a sabiendas de su inminente despido, Tillerson haya adoptado la postura de la premier May sobre el envenenamiento del desertor ex espía ruso Skripal.

En Tel Aviv festejan la santa alianza de Netanyahu con el antiraní Pompeo: “nueva darling de Israel (https://goo.gl/tE2UYB)”, mientras Israel Katz, ministro de Espionaje, lo felicitaba jubilosamente por Twitter.

Desde 2014, dos años antes de que Trump apareciera en el radar electoral, Pompeo, entonces representante del Partido Republicano por el estado de Kansas, era de la idea de que los golpes militares contra las instalaciones nucleares de Irán eran más efectivos que el abordaje diplomático (https://goo.gl/uZ1GgY).

Para Paul Craig Roberts –ex asistente de la Secretaría del Tesoro con Reagan– el cese de Tillerson, así como la llegada de Pompeo al Departamento de Estado y la promoción de la célebre torturadora Gina Haspel al mando de la CIA militarizada al máximo "indican que el complejo militar y de seguridad ha apretado las tuercas al régimen trumpiano. No habrá más lenguaje de normalizar las relaciones con Rusia", cuando “la combinación del lobby israelí [nótese el primer lugar], los neoconservadores [en su aplastante mayoría de origen israelí-estadunidense] y el complejo militar y de seguridad han demostrado ser demasiado poderosos para impedir que la paz pueda ser establecida entre dos potencias nucleares”.

Según Roberts, tales “tres fuerzas –el lo bby israelí, los neoconservadores y el complejo militar y de seguridad– son los que gobiernan” en EU, cuando “Israel está determinado a usar al ejército estadunidense para desestabilizar a Siria e Irán con el fin de aislar a Hezbolá y cortar el apoyo y abastecimiento de la milicia. Los neoconservadores apoyan los intereses de Israel y su propio deseo de hegemonía de Washington en el mundo. El complejo militar y de seguridad intenta mantener la "amenaza rusa como justificación para su presupuesto y poder".

Roberts, quien conoció muy de cerca a los británicos durante un cuarto de siglo, desecha las “historias [ sic]” del Russiagate y el envenenamiento del desertor ex espía ruso Skripal y juzga que el mundo se encuentra ante una "agenda extremadamente peligrosa", cuando “las nuevas armas rusas otorgan a Moscú una superioridad [ ¡megasupersic!] militar sobre EU”, lo cual es sabido por China e Irán (https://goo.gl/LtQMkr).

El asesor de Seguridad Nacional de Trump, general H.R. McMaster –muy cercano a George Soros, uno de los supremos enemigos de Trump–, está en vías de ser defenestrado.

CBS afirma que también el general John Kelly está a punto de ser despedido (https://goo.gl/t3etjo). What is going on?

Para que Trump y Pompeo cancelen en forma unilateral el acuerdo nuclear con Irán –con el fin de complacer a Netanyahu con sus guerras contra Líbano, Siria e Irán (https://goo.gl/bzpfq4)– necesitarán despedir también al general James Mattis, secretario del Pentágono, y/o al general Joe Dunford, jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Conjuntas de EU, quienes favorecen la vigencia del acuerdo nuclear con Irán.

El general Joseph Votel, jefe del Comando Central de EU, manifestó ante un panel del Senado compartir la postura de Mattis y Dunford (https://goo.gl/bTExu1).

¿Quién gobierna hoy EU, arrumbado en pleno caos y con el botón nuclear más suelto que nunca?

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Sábado, 17 Marzo 2018 06:41

Gina Haspel, “la sangrienta”

Gina Haspel, “la sangrienta”

El lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió al secretario de Estado, Rex Tillerson, vía Twitter. A pesar de las decenas de funcionarios del gobierno que han sido destituidos, forzados a renunciar o que simplemente se han ido, Trump aún se las ingenia para dejar una marca indeleble en el gobierno federal: ha designado decenas de jueces conservadores en cargos vitalicios, sigue desmantelando regulaciones logradas con mucho esfuerzo y recortando programas vitales de la seguridad social. En el mismo tuit en que destituyó a Tillerson, Trump anunció dos ascensos: el director de la CIA , Mike Pompeo, sería su nuevo secretario de Estado, y la subdirectora de la CIA , Gina Haspel, reemplazaría a Pompeo en la dirección de la agencia de espionaje. La trayectoria de Haspel en la CIA abarca más de tres décadas. Se desconocen varios aspectos de su trabajo, pero hay dos hechos confirmados: administró una cárcel clandestina de la CIA donde se cometieron torturas brutales y, más adelante, ayudó a encubrir las torturas mediante la destrucción de grabaciones de video, desacatando expresas directivas presidenciales.


Estos hechos deberían ser más que suficientes para desacreditar su nombramiento y para que el Senado niegue su confirmación en el cargo. En un acto de campaña en Ohio en noviembre de 2015, Trump alardeó: “¿Si yo aprobaría el ahogamiento simulado? Ya lo creo, en un abrir y cerrar de ojos”. Trump repitió esa frase durante toda su campaña, y ya como presidente siguió haciéndolo. También sugirió otras técnicas, como ejecutar a familiares de los sospechosos frente a ellos durante los interrogatorios como incentivo para que hablen. Si logra su cometido e instala a Gina Haspel como directora de la CIA , tendrá a su lado a alguien con experiencia directa en la tortura, una de las líderes del tristemente célebre programa de tortura del gobierno de George W. Bush.


En 2002, Gina Haspel dirigió un centro de tortura de la CIA en Tailandia, donde eran llevados prisioneros sospechosos de pertenecer a al-Qaida para ser interrogados. La víctima más conocida de ese sitio es Abu Zubaydah, quien fue sometido a una horrenda gama de técnicas de tortura, todas autorizadas técnicamente a través de una serie de memorandos legales escritos por abogados del gobierno de Bush y Cheney. Se utilizaron torturas tales como el ahogamiento simulado, el confinamiento en una caja del tamaño de un ataúd durante largos períodos, la humillación, la alimentación forzada a través del recto y varios otros procedimientos dolorosos. En 2005, cuando Haspel se desempeñaba como jefa de personal del Centro de Contraterrorismo de la CIA , en ese momento a cargo de José A. Rodriguez Jr., redactó un memorando que Rodríguez firmó, donde se ordenaba la eliminación de 92 grabaciones de video de esas mismas sesiones de tortura dirigidas por Haspel, a pesar de las instrucciones de la Casa Blanca de no destruirlas.


John Kiriakou, un analista de inteligencia que trabajó 14 años para la CIA , denunció el programa de tortura de la era Bush y, por hacerlo, fue encarcelado durante dos años. Hasta el momento, es el único funcionario estadounidense encarcelado en relación con el programa de tortura de Bush. Kiriakou relató en una entrevista para Democracy Now!: “La llamábamos ‘Gina, la sangrienta’. Gina siempre estaba rápidamente dispuesta a usar la fuerza. Había un grupo de oficiales en el Centro de Contraterrorismo de la CIA , cuando yo estaba prestando servicio allí, que… detesto hacer la acusación en voz alta, pero lo voy a decir: que disfrutaban del uso de la fuerza. Todo el mundo sabía que la tortura no funcionaba. Esa ni siquiera era la cuestión. Hay varias cosas que funcionan. ¿Era moral, ético y legal? Creo que la respuesta a esas preguntas es que claramente “no”. Pero Gina y la gente como Gina lo hicieron, creo, porque disfrutaban hacerlo. Torturaron por gusto, no para recopilar información”.


El programa de tortura fue desmantelado tras la elección del presidente Barack Obama. No obstante, quienes lo autorizaron, quienes lo supervisaron y los propios torturadores nunca fueron enjuiciados. Obama declaró al respecto en 2009: “Tenemos que mirar hacia adelante en lugar de mirar hacia atrás”.


“Aquí es donde entramos en escena los europeos”, me dijo el abogado especialista en derechos humanos Wolfgang Kaleck en una entrevista para Democracy Now!. Kaleck es uno de los fundadores del Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos, que el año pasado solicitó a los fiscales alemanes que se emitiera una orden de arresto contra Haspel por su papel en el programa de tortura: “Los casos de tortura deben ser llevados a juicio en todo el mundo. Tenemos varias leyes en Europa, y usamos estas leyes en los últimos 15 años para presentar numerosas denuncias penales en varias jurisdicciones contra los torturadores de Estados Unidos. En algunos casos tuvimos más éxito que en otros. Pero lo interesante es que como resultado del trabajo legal de nuestra red los torturadores estadounidenses ya no son intocables. Deben tener cuidado de adónde viajan”.


Kaleck señaló sobre Haspel: “Decidimos dirigir nuestros esfuerzos particularmente contra ella el año pasado porque, como subdirectora de la CIA , viaja mucho por el mundo. Por lo tanto, creemos que es importante que las autoridades judiciales, en Alemania y otros países europeos, intenten investigar el papel de Haspel en Tailandia y en otros lugares, y que estén preparadas: si Gina Haspel viaja a nuestros países, deberían poder arrestarla. También tendríamos que comunicar que ahora, si es confirmada en el cargo de directora, nuestras oficinas de asuntos exteriores –no solo en Alemania, sino en otros países– deberían declararla persona no grata, para que no sea invitada a nuestros países debido a que es una conocida torturadora y a los torturadores no se les debería permitir viajar libremente por Europa”.


El senador republicano Rand Paul ya expresó que se iba a oponer a la confirmación de Haspel. El senador republicano John McCain, de Arizona, quien fue torturado como prisionero de guerra en Vietnam del Norte, calificó el programa de tortura de Bush como “uno de los capítulos más oscuros de la historia estadounidense”. Todo el senado debería votar contra la confirmación de Gina Haspel y cerrar definitivamente el capítulo de la tortura en nuestro país.
________________________________________
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Ocho razones del cese de Tillerson y el fin de la diplomacia en EEUU

Después de meses de amenazas, al final Trump disparó, el 13 de marzo, a la cabeza de su Secretario de Estado, Rex Tillerson. Es la primera vez en un siglo que un jefe de la diplomacia estadunidense es destituido. ”Dos reyes no caben en un mismo reino”, reza un dicho persa, y la colisión entre los dos multimillonarios y machos alfa acabó en un terremoto cuyas réplicas serán igual de mortales, sobre todo para las gentes de Oriente Próximo.


Un día después del cese del ex presidente de la petrolera Exxon Mobil, la empresa más grande del mundo, también fue despedido el Subsecretario de Estado, Steve Goldstein por decir que Tillerson desconocía las razones de su despido, contradiciendo la versión del presidente.


Los principales medios de EEUU vinculan la caída de Tillerson a sus declaraciones “anti-rusas” el día anterior, cuando acusó a Moscú de estar detrás de la muerte del ex espía Sergei Skripal y su hija en Reino Unido, desautorizando al propio Trump que expresó sus dudas respecto de la autoría de los crímenes. Sin embargo, hace unos meses Tillerson había sido tachado, junto con Trump, de ser “hombre de Moscú”, por firmar acuerdos petrolíferos con la petrolera rusa Rosneft, y haber recibido de Vladimir Putin la Orden Rusa de la Amistad en 2013.


Lo cierto es que, el despido de Tillerson, preparado desde el noviembre pasado, “coincide” con la visita del 5 de marzo de Benjamín Netanyahu a la Casa Blanca para presionar a Donald Trump la necesidad de modificar el acuerdo nuclear con Irán, y a la que realizará el Trump saudí, Mohammed bin Salman (que ha llamado Hitler a ayatolá Jameneí), el día 20 a Washington. Los dos archi enemigos de Irán están llevando una campaña mundial para que EEUU y Europa rompan el acuerdo nuclear con Teherán y restauren las duros sanciones económicas contra esta nación. Los dos mini estados de Oriente Próximo han podido cambiar la política de la superpotencia, riéndose de “America First” de su presidente.


El beneficio inmediato de esta decisión para Trump ha sido desviar la opinión publica de su escándalo sexual (puestos en la punta de mira con la campaña “Metoo” de Hollywood) con la estrella del porno Stormy Daniels que ocupaba las primeras portadas de los medios en EEUU.


Razones de un peligroso cambio


1. Estar en favor de respetar el acuerdo nuclear con Irán. Éste es el único motivo que alegó el propio Trump.
2. Negarse a dar prioridad a los intereses de Israel en Oriente Próximo. Sus “pecados” han sido:


o Estar “distante” a la causa del estado judío. Quizás porque Tillerson, que tenía buenas relaciones con Rusia y los países árabes del Golfo Pérsico por su cargo en Exxon, ignoró el estado judío sin recursos petrolíferos.
o Nunca visitó Israel.
o Aplazó la mudanza de la embajada de EEUU a Jerusalén hasta tres años, y excluyó a Jared Kushner, esposo judío de Ivanka Trump de sus gestiones en Oriente Próximo.
o Su cese fue una petición de la Organización Sionista de América, después de que en el informe anual de su departamento Tillerson afirmase que la “violencia palestina podría atribuirse a la falta de esperanza para lograr la condición de Estado palestino y a la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania“.
o Haber cesado a decenas de funcionarios de las embajadas en el mundo, muchos de ellos veteranos pro-israelíes.


3. Los jeques saudíes le detestaban, no sólo por su posición hacia Irán, sino también por defender a Qatar, otra base militar de EEUU, frente a las presiones de Riad.
4. Intentar bajar las tensiones con Corea del Norte, despreciando a su jefe que en un “twitt” había afirmado que no podría haber tratos el Sr. Kim. Sin consultarselo, Tillerson preparó una cumbre entre los dos presidentes para “conversar que no negociar”, la misma política de “Paciencia estratégica” de Obama.
5. La animosidad personal entre ambos. Tillerson, durante una reunión en el Pentágono que debatía la petición de Trump para aumentar el arsenal nuclear, le llamó “imbécil” ¡a un tipo que se considera un genio! Nunca le perdonó.
6. Estar en favor de la permanencia de EEUU en el Acuerdo Climático de París.
7. Defender a la OTAN y a sus miembros, atacados por Trump.
8. Poner el racismo de Trump en evidencia cuando en el agosto de 2017 se desmarcó del presidente que defendió una marcha de la supremacía blanca en Charlottesville.


Política exterior en manos de un militar halcón


Tillerson ha sido reemplazado por Mike Pompeo, ex director de la CIA, un republicano perteneciente a la facción Tea Party. Entre sus antecedentes:


• Calificar el acuerdo nuclear con Irán de “desastroso”, llamarle “el mayor patrocinador estatal de terrorismo” (¿No fue Arabia quien estaba detrás del 11S?), y vincularle a Al Qaeda. Pompeo formará parte del triángulo anti-iraní con el vicepresidente Mike Pence y la embajadora de los EEUU ante la ONU Nikky Haley.
• Ser un “gran defensor de Israel” afirma Haaretz: ha realizado la obligada peregrinación a este país y su elección ha sido aplaudida por la Coalición Republicana Judía d EEUU.
• Conmiserar a China “una amenaza muy grande” para EEUU al igual que los son Rusia, Venezuela, Cuba, y Corea del Norte. Aboga por un plan militar en Afganistán que obligue a los talibanes a entablar conversaciones de paz con el Gobierno afgano.
• Defender las torturas como “el submarino” y el mantener abierto el Guantánamo.
• Hacer responsable de los ataques “yihadistas” a todos los musulmanes. Pompeo es un provocador y puede lanzar una campaña “anti musulmán” dentro y fuera de EUU.


Trump ha nombrado a “otra joya” , Gina Haspel como directora de la CIA. Entre sus méritos, haber dirigido en 2002 una prisión tailandesa donde torturaban a los sospechosos (a uno de ellos le sometieron 83 veces en un mes al “simulacro de ahogamiento”), y destruir la cinta de video que le condenaría.
El nuevo equipo de halcones de Trump tiene a Irán como objetivo principal. El mes de mayo el presidente debe ratificar el acuerdo nuclear o anularlo. “Con unas 2.000 incursiones podremos destruir la capacidad nuclear iraní“, dijo Pompeo en 2014.


***


Cierto que no hubo una diplomacia “tillersoiana”, pero podría contener a un Trump agresivo, sin escrúpulos, y de escasa inteligencia. La marcha del Sr. Rex podría ser el anuncio del fin de la diplomacia en EEUU. Se acerca una época muy oscura incluso más que la era de G. Bush.

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Marzo 2018 05:47

Apuntan a Putin

Apuntan a Putin

 Los líderes de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido exigieron ayer explicaciones a Rusia en una declaración conjunta por el reciente atentado con un agente neurotóxico contra un exespía ruso en la ciudad inglesa de Salisbury.


“Se trata de un ataque a la soberanía del Reino Unido”, señalaron Donald Trump, Emmanuel Macron, Angela Merkel y Theresa May. “Tal acción viola claramente los términos del acuerdo sobre las armas químicas y el derecho internacional, y amenaza la seguridad de todos nosotros”, subraya la declaración conjunta.


Los líderes occidentales recordaron que el envenenamiento del ex agente doble Serguéi Skripal, supuestamente con la sustancia Novichok, desarrollada en la antigua Unión Soviética, supone el primer uso ofensivo de un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.


Según la declaración, Reino Unido explicó en detalle a sus socios que Rusia es con una alta probabilidad responsable del ataque. “Compartimos la evaluación del Reino Unido de que no hay otra alternativa plausible”, señalan.


Además, los mandatarios pidieron a Moscú revelar su programa de armas químicas y atenerse a las leyes internacionales. “Rusia debería revelar completamente el programa del Novichok a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (...) Llamamos a Rusia a vivir con arreglo a sus responsabilidades como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones unidas para mantener la paz y seguridad internacionales”. sentenciaron.


También el primer ministro belga, Charles Michel, condenó el ataque y pidió a Rusia que colabore para esclarecer el caso. Michel pidió además al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que coordine una respuesta conjunta de la Unión Europea.


El Ministerio británico de Defensa anunció, entre tanto, que miles de soldados serán vacunados contra el ántrax (carbunco), considerado como una potencial arma biológica. A su vez, informó que se creará un centro ultramoderno para la defensa ante armas químicas, al que Londres destinará 48 millones de libras (unos 54 millones de euros).”Si dudamos de la amenaza que supone para nuestra población Rusia, basta con mirar el chocante ejemplo del despiadado ataque en Salisbury”, afirmó en un discurso el ministro británico de Defensa, Gavin Williamson.


En tanto, la primera ministra May visitó ayer el lugar del atentado en Salisbury, donde, esta semana, personal militar y policial hicieron tareas de relevo y traslado de vehículos contaminados por el Novichok (foto). En su visita a la ciudad May se reunió con expertos en salud pública, agradeció a los servicios de emergencia y conversó con ciudadanos.


 Estados Unidos acusó a Rusia de hackeo e injerencia electoral

Trump aplicó sanciones a Moscú

Las medidas punitivas contra cinco entidades rusas y 19 ciudadanos rusos son las más fuertes adoptadas por Trump contra ese país. Hace meses que su administración es acusada de ser demasiado indulgente con Putin.

 

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, aplicó ayer sanciones a ciudadanos y entidades rusas por su presunta injerencia en las elecciones presidenciales de 2016. Además, acusó a Moscú de una operación para hackear la red eléctrica e infraestructura clave de Estados Unidos, incluyendo el sector de la aviación.


Cinco entidades rusas y 19 ciudadanos fueron sancionados por la presunta interferencia de Rusia en las presidenciales norteamericanas de 2016 y por varios ciberataques, incluyendo uno que afectó a empresas de toda Europa hace 11 años. Entre los ciudadanos afectados por las sanciones figuran 13 personas que ya fueron imputadas por el fiscal especial estadounidense Robert Mueller como parte de la investigación que lleva adelante sobre si Rusia interfirió en las elecciones de 2016. Además, entre los cinco organismos sancionados por el Tesoro se encuentra la Agencia de Investigación de Internet (IRA) rusa. Supuestamente usó identidades falsas para hacerse pasar por estadounidenses en las redes sociales, con el fin de generar caos durante la campaña electoral.


. Las medidas son las más fuertes adoptadas contra Rusia por Trump. Hace meses que su administración es acusada de ser demasiado indulgente con Rusia y al presidente en particular de no querer confrontar con su par ruso, Vladimir Putin. Las penalidades anunciadas ayer consisten en el congelamiento de cualquier activo ruso en dólares estadounidenses, el bloqueo al acceso a sus propiedades en el territorio y una prohibición para que ciudadanos estadounidenses hagan negocios con los individuos y entidades castigadas, informó el Departamento del Tesoro.


Se trata de la primera ronda de sanciones anunciada por Estados Unidos desde que el Congreso aprobara un proyecto de ley de sanciones contra Rusia el año pasado. Aquella legislación fue firmada por Trump, pero hasta ahora no se había implementado. “La administración enfrenta y contrarresta la actividad cibernética maligna de Rusia, incluyendo su intento de interferencia en las elecciones estadounidenses, los ciberataques destructivos y las intrusiones dirigidas a la infraestructura crítica”, aseguró el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. Funcionarios del Departamento del Tesoro aseguraron, además, que las sanciones forman parte de una serie de acciones futuras para seguir presionando a Rusia.


Según funcionarios de seguridad nacional, el FBI, el Departamento de Seguridad Interior y organismos de inteligencia concluyeron que la inteligencia rusa estuvo detrás de un amplio abanico de ciberataques. Estos comenzaron hace un año y lograron infiltrar los sectores energéticos, comercial, industrial, de la aviación y del agua, según informó el diario The Washington Post. Las fuentes, que prefirieron mantener el anonimato, afirmaron que los hackers rusos eligieron sus blancos, obtuvieron acceso a sistemas informáticos y realizaron lo que se llama “reconocimientos de redes” de sistemas que controlan elementos clave de la economía estadounidense. Luego, intentaron borrar sus rastros eliminando evidencia de su infiltración, agregó el diario capitalino. El gobierno ayudó a las industrias a repeler los ataques rusos de todos los sistemas que hasta ahora se sabe que se vieron intervenidos, dijeron los funcionarios, aunque advirtieron que continuaban los esfuerzos por proseguir con los ataques.


Por su parte, el vicecanciller ruso, Sergei Ryabkov, aseguró que Rusia tomaba las sanciones con calma, aunque advirtió que su país ya comenzó a preparar represalias. El viceministro insinuó que el gobierno de Trump eligió el momento del anuncio para que coincidiera con la recta final hacia las elecciones presidenciales de Rusia del domingo, en las que se espera una abrumadora victoria de Putin. “Esto está atado al desorden interno de Estados Unidos, atado por supuesto a nuestro calendario electoral”, dijo Ryabkov.


La acción de ayer contrarresta las actividades de Rusia, incluyendo la interferencia en las elecciones y ataques cibernéticos de gran magnitud, como el ataque NotPeya. En 2007, este ataque afectó a empresas de Europa y fue atribuido al Ejército ruso el 15 de febrero de 2018 por la Casa Blanca y el gobierno británico. Este ataque, considerado como el más destructivo y costoso de la historia causó miles de millones de dólares en daños en Europa, Asia y Estados Unidos, e interrumpió significativamente el envío, el comercio y la producción de medicamentos a nivel mundial.


La decisión de sancionar a los ciudadanos rusos se anunció poco después de que Trump, junto a los gobernantes del Reino Unido, Alemania y Francia responsabilizaran de manera conjunta a Rusia del envenenamiento del ex espía Serguei Skripal en Salisbury, en el sur de Inglaterra.

Publicado enInternacional