Colombia. Movilización popular de la multitud indignada
Esta es la Agenda de acciones y el pliego de reivindicaciones de la multitud indignada que se organiza y se movilizará en los primeros días de octubre y a lo largo del último trimestre del año. Los derechos de las más diversas expresiones de las clases populares de nuestro país apalancan su movilización y la potencia de su lucha por una verdadera democracia, por la justicia  social, por la paz y contra el modelo neoliberal extractivista del señor Santos.

Hay que sumar, reunir y coordinar todas las luchas de nuestro pueblo, por mínimas que ellas sean. No puede ser que la oligarquía santouribista desvie los objetivos centrales y estratégicos de la lucha popular y revolucionaria.

Que se expresen y sientan los plantones, el mítin, la marcha, la manifestación, el artículo de prensa, el programa de radio,  la conferencia, el debate, en fin todas las manifestaciones de la inconformidad, de la protesta, del reclamo de todos, sin excepción y con optimismo y fuerza. Ese es el camino de los derechos del pueblo.

Que el señor Santos y sus "jugadas politiqueras" no engañen al pueblo. Menos sus encuestas de recuperación de popularidad,  verdadero popurri de la demagogia oficialista.

Pongo a disposicion la Agenda de la movilizacion. Hay que difundirla y hacerla conocer por todos los rincones.

Más accion de masas y menos politiquería y clientelismo de caudillos que frustran la constitución de subjetividades más potentes.


Agenda


Los obreros, trabajadores, campesinos, estudiantes, cristianos, intelectuales, mujeres, jóvenes, indígenas, afrodescendientes, pobladores de los barrios y demás sectores sociales y populares, realizaremos del 4 al 12 de octubre de 2012 una JORNADA NACIONAL DE INDIGNACION.

El deterioro paulatino de la calidad de vida y la pérdida sistemática de derechos, garantías y libertades democráticas son las razones fundamentales para manifestar nuestro rechazo e indignación contra las políticas neoliberales y de globalización implementada por el imperialismo, las clases dominantes colombianas y el régimen de Juan Manuel Santos.
  • - Indignación por la entrega del territorio nacional a los consorcios internacionales para el desarrollo de mega proyectos mineros, energéticos, agroindustriales y petroleros.
  • - Indignación por la entrega de bases militares al ejército de los Estados Unidos.
  • - Indignación por convertir el derecho a la salud y la educación en una mercancía.
  • - Indignación por el despojo de tierras y el desplazamiento forzado de millones de colombianos.
  • - Indignación por el asesinato, desplazamiento, amenaza e intimidación de los dirigentes sindicales, sociales, indígenas y populares, además de la criminalización a quien opina diferente y no está de acuerdo con las políticas impuestas.
  • - Indignados con la guerra, las masacres generalizadas, los desplazamientos forzados, los asesinatos de jóvenes en campos y ciudades.

Por estas y muchas otras razones realizaremos las siguientes acciones de protesta en todo el territorio nacional que articule las diferentes iniciativas del movimiento social y popular.

4 DE OCTUBRE
 - Movilización por el trabajo digno impulsada por las Centrales Sindicales y el Comando Nacional Unitario.
- Movilización Nacional de la MANE por un billón mas para la Universidad publica.

8 DE OCTUBRE
- movilización por la paz e instalación de la mesa social con la consigna Vamos por la Paz con una Agenda Social.
- Jornadas de agitación en las Universidades del País y rueda de prensa nacional de la MANE.

9, 10 y 11 DE OCTUBRE

- Campamentos por el derecho a la salud en Bogotá y demás regiones del país.
- Jornada nacional por el derecho fundamental a la Salud y la Seguridad social en Bogotá, nos movilizaremos en varias localidades (San Cristóbal, Suba, Usaquén, entre otras), y convocamos desde ahora, para el 11 de octubre a la jornada que iniciará frente a las instalaciones del Ministerio del Trabajo (Carrera 14 No. 99-33), para ir luego a la sede de Acemi (Calle 104 A N. 21-47) y terminar frente a la dirección de Saludcoop (Avenida Calle 116 Nº 21 – 37).

12 DE OCTUBRE
- Movilización de la MANE, estudiantes indignados movilizándose por una    educación para un Nuevo país.
-  Paro Nacional.
- Eventos y acciones del movimiento indígena y agrario

Otras acciones que estatemos impulsando

17 DE OCTUBRE
-Movilización Nacional de la MANE para presentar la exposición de motivos y articulado del Proyecto de Ley Alternativa de Educación Superior.

19 DE OCTUBRE
-Marcha y festival  por la defensa del agua, la vida y el territorio – Ibagué (Tolima).

20 Y 21 DE 0CTUBRE
Encuentro Nacional de Estudiantes de Secundaria.

26 DE OCTUBRE
Cabildo Nacional de Vivienda.

30 DE OCTUBRE
-Marcha territorial por la salud y la seguridad social. (Localidad de Suba - Bogotá)

TODO OCTUBRE
-Por la defensa del territorio del rio Magdalena y el Macizo Colombiano, respaldo a la recuperación de tierras en el proyecto minero-energetico del Quimbo – Huila.

10 DE DICIEMBRE
-Encuentros y movilizaciones para reivindicar que el Gobierno garantice el respeto y ejercicio pleno de los Derechos Humanos fundamentales del pueblo colombiano.


Publicado enColombia
La lucha mundial de clases: la geografía de la protesta
Cuando son buenos los tiempos, y la economía-mundo se expande en términos de nueva plusvalía producida, la lucha de clases se acalla. Nunca desaparece, pero en tanto exista un bajo nivel de desempleo y los ingresos reales de los estratos más bajos suban, aunque sólo sea en pequeñas cantidades, los arreglos sociales son la orden del día.


Pero cuando se estanca la economía-mundo y el desempleo real se expande considerablemente, esto significa que el pastel total se encoge. La cuestión entonces resulta ser quién cargará el peso del encogimiento –dentro de cada país y entre países. La lucha de clases se torna aguda y tarde o temprano conduce a un conflicto abierto en las calles. Esto es lo que ha estado ocurriendo en el sistema-mundo desde la década de 1970 y del modo más dramático desde 2007. Hasta ahora, el estrato más alto (el uno por ciento) se ha aferrado a su tajada, de hecho la ha incrementado. Esto necesariamente significa que la tajada del 99 por ciento se ha encogido.


La lucha por las asignaciones gira primordialmente en torno a dos aspectos del presupuesto global: los impuestos (cuánto y para quiénes) y la red de seguridad para el resto de la población (gastos en educación, salud, y garantías para un ingreso de por vida). No hay país en el mundo donde esta lucha no esté ocurriendo. Pero estalla en algunos países con más violencia que en otros –debido a su localización en la economía-mundo, a su demografía interna, y debido a su historia política.


Una aguda lucha de clases hace surgir, para todos, la pregunta de cómo manejarla políticamente. Los grupos en el poder pueden reprimir duramente los disturbios populares, y muchos lo hacen. O, si los disturbios son muy fuertes para los mecanismos represivos, pueden intentar cooptar a los manifestantes fingiendo unirse a ellos y así limitar el cambio real. O hacen ambas cosas: intentan primero la represión y si ésta falla, cooptan a la gente.


Los manifestantes también enfrentan un dilema. Comienzan siempre con un grupo valeroso relativamente pequeño. Necesitan persuadir a un grupo más grande (que es mucho más tímido políticamente) que se les una, si es que han de impresionar a los grupos que detentan el poder. Esto no es fácil pero puede ocurrir. Sucedió en Egipto en la plaza Tahrir en 2011. Ocurrió con el movimiento Occupy en Estados Unidos y Canadá, Ocurrió en Grecia en las últimas elecciones. Ocurrió en Chile en las huelgas estudiantiles que han perdurado. Y en este momento parece ocurrir de un modo espectacular en Quebec.


Pero cuando ocurre, ¿entonces qué? Hay algunos manifestantes que desean expandir sus estrechas demandas iniciales hacia demandas fundamentales de mayor amplitud y deconstruir el orden social. Y hay otros, siempre hay otros, que están listos para sentarse con los grupos en el poder para negociar algún arreglo.


Cuando los grupos en el poder reprimen, con mucha frecuencia avivan las flamas de la protesta. Pero muchas veces la represión funciona. Cuando no funciona y los grupos en el poder hacen arreglos y cooptan, a veces son capaces de neutralizar políticamente a los manifestantes. Esto es lo que parece haber ocurrido en Egipto. Las recientes elecciones conducen a una segunda ronda entre dos candidatos, ninguno de los cuales apoyó la revolución de la plaza Tahrir –uno es el último primer ministro del depuesto presidente Hosni Mubarak, y el otro es un líder de la Hermandad Musulmana cuyo objetivo primordial es instituir la sharia en la ley egipcia y no implementar las demandas de aquéllos que estuvieron en la plaza Tahrir. El resultado es una cruel opción para el aproximado 50 por ciento que no votó en la primera ronda por ninguno de los dos que contaron con la mayor pluralidad de votos. Esta desafortunada situación, resultó de que los votantes pro plaza Tahrir dividieron sus votos entre dos candidatos con antecedentes algo diferentes.


¿Qué habremos de pensar de todo esto? Parece existir una geografía de la protesta que cambia rápida y constantemente. Salta aquí y luego es reprimida, cooptada, o se agota. Y tan pronto como esto ocurre, salta en otra parte, donde de nuevo se le reprime, se le coopta o se agota. Y luego salta en un tercer lugar, como si por todo el mundo fuera irreprimible.


Es irreprimible por una simple razón. El apretón a los ingresos mundiales es real, y no parece que vaya a desaparecer. La crisis estructural de la economía-mundo capitalista hace inoperantes las soluciones convencionales a las caídas económicas, no importa qué tanto nuestros expertos y políticos nos aseguren que hay un nuevo periodo de prosperidad asomándose en el horizonte.


Vivimos en una situación mundial caótica. Las fluctuaciones en todo son vastas y rápidas. Esto se aplica también a la protesta social. Esto es lo que miramos conforme la geografía de la protesta se altera constantemente. Ayer fue la plaza Tahrir en El Cairo, las marchas masivas desautorizadas con sartenes y cacerolas en Montreal hoy, y en alguna otra parte (probablemente sorpresiva) mañana.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Martes, 24 Abril 2012 06:40

Un proyecto que excluye a la banca

Un proyecto que excluye a la banca

Con la marcha de estudiantes de mañana pisándole los talones, al gobierno chileno no se le ocurrió mejor idea que proponer que la banca privada deje de financiar la educación superior privada y pública. Lo que se pretende con esta medida, que en apariencia surge como herramienta para descomprimir el conflicto por la gratuidad en la educación, es que el Estado se encargue de otorgar créditos a los estudiantes universitarios a menores tasas que las vigentes. El proyecto fue presentado ayer por el ministro de Educación, Harald Beyer, ante el presidente Sebastián Piñera, y será remitido próximamente al Parlamento con carácter de urgente. Los créditos que otorgará el Estado tendrán una tasa de interés única anual de un 2 por ciento y beneficiarán al 90 por ciento de los estudiantes, en tanto que el 10 por ciento que quede afuera del nuevo sistema serán jóvenes de altos recursos, explicó el ministro.
 

El proyecto de ley apunta a que el Estado, a través de una agencia especializada, se haga cargo del diseño, administración y provisión de los fondos del nuevo sistema integrado de financiamiento de la educación superior. La modalidad propuesta contempla cambios en la forma de pago de los créditos, ya que los alumnos comenzarán a cancelarlos una vez que comiencen a trabajar y la cuota no podrá superar el 10 por ciento del salario que perciban. Además se estipulará un máximo de 180 cuotas mensuales, de modo tal que quienes no hayan cancelado el total de su deuda en ese lapso se beneficiarán con la condonación del saldo. Con respecto a la brecha entre el arancel real (lo que cobra cada universidad) y el de referencia (lo que considera el Ministerio de Educación para otorgar los créditos), Beyer aseguró que serán las instituciones de educación superior las que financiarán la diferencia total de los estudiantes más vulnerables y de forma parcial, para los estudiantes con más recursos.
 

Paralelamente se impulsará una nueva política de fijación de los aranceles de referencia, a partir de un cálculo que considerará la calidad de la carrera que ofrece determinada institución, incluyendo variables como los ingresos esperados, el nivel socioeconómico de los estudiantes, duración y deserción. En el caso de las becas, el proyecto propone una disminución en los puntajes de la Prueba de Selección Universitaria para acceder a ellas, dependiendo del nivel socioeconómico del estudiante.
 

“Creemos que estos aranceles de referencia van a ser mucho más justos, mucho más pertinentes y acordes a la calidad de cada institución”, destacó Beyer, quien consideró que “es tremendamente importante que las instituciones se hagan cargo no solamente de los costos inmediatos de la carrera sino de la deserción que generan y también de las expectativas laborales de sus egresados”. Luego del anuncio, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Gabriel Boric, consideró la propuesta del gobierno como una reacción positiva a los reclamos del movimiento estudiantil, que el año pasado realizó decenas de movilizaciones y tomas de instituciones. “Me parece que eso (las manifestaciones) hay que reconocerlo. Pero esto no puede ser independiente del contenido”, dijo.
 

“Que se saque a la banca privada me parece deseable, pero no es lo fundamental. Lo importante para nosotros es cómo se financia a todos los estudiantes, pero nos siguen hablando de créditos”, afirmó. El dirigente indicó que las asociaciones estudiantiles evaluarán con cautela las medidas para considerar cuáles son positivas, cuáles no o cuáles apuntan a una decisión correcta. “El proyecto hay que estudiarlo con detalle, porque estamos acostumbrados a la letra chica del gobierno”, señaló. Asimismo, los líderes estudiantiles insistieron en su convocatoria a la primera marcha nacional por la educación. La vicepresidenta de la FECH, Camila Vallejo, escribió en su cuenta de Twitter: “Porque los cambios que necesita Chile son profundos, no claudicaremos en la lucha por la reforma educacional. ¡Movilízate!”, pidió la líder estudiantil.
 

El ex presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica Giorgio Jackson valoró el anuncio del gobierno y llamó a reconocer logros y avances, pero animó a sus compañeros a “seguir luchando para recuperar la educación pública de nuestro país”.
 

De acuerdo con una investigación del Centro de Información Periodística (Ciper-Chile), entre 2006 y 2011, los siete bancos que participan del sistema de Crédito con Aval del Estado embolsaron más de 312 millones de dólares durante ese período, cifra que representa un tercio de los 1800 millones de dólares anuales que la Confederación de Estudiantes de Chile estima necesarios para crear un sistema de educación superior gratuita en el país trasandino.
 

La propuesta se hace a dos días de la reanudación de las movilizaciones estudiantiles, que demandan una educación estatal, gratuita y de calidad, y que el año pasado volcaron a un millón de personas a las calles, poniendo en jaque al gobierno y derribando el capital simbólico de Sebastián Piñera hasta alcanzar el 26 por ciento de popularidad.
 

Publicado enInternacional
Lunes, 23 Abril 2012 19:31

Nace una esperanza

Nace una esperanza
Con gran fuerza social se presentó ante el país este 23 de abril el Movimiento político y social Marcha Patriótica, luego de sesionar los días 21 y 22 en su Consejo Patriótico Nacional.

El lunes 23, desde primeras horas de la mañana, diversos puntos de Bogotá, se vieron copados por las delegaciones dispuestas a marchar hacia el centro de la ciudad. A medida que pasaban las horas, decenas de buses y camiones arribaban a la capital con miles de activistas, hasta juntar –según la Alcaldía de la ciudad– no menos de 35 mil personas, las cuales colmaron la plaza de Bolívar hasta bien entrada la tarde.

La movilización, integrada por delegaciones procedentes de los más diversos lugares del país, dejó claro ante propios y extraños que fuerzas sociales de base campesina, indígena y negra raizal, con importantes aliados urbanos, están convencidos de la necesidad de la paz negociada en Colombia: “Marcha Patriótica manifiesta su compromiso ético y político con la búsqueda de una solución política al conflicto social y armado. […] Aunar esfuerzos para transitar caminos que permitan hacer realidad los anhelos de paz de las gentes del común y del pueblo colombiano en general”.

Según sus organizadores, el nuevo movimiento está constituido por no menos de 1.700 organizaciones de base. Esta expresión de fuerza social recuerda a todos los que habitan Colombia, que en su territorio subsiste un conflicto armado sin resolución efectiva a pesar de las varias décadas transcurridas en medio de operativos armados para liquidar a la insurgencia, en intentos desesperados de los gobernantes por desconocer las causas que han propiciado el alzamiento de miles de personas.

Y esta misma fuerza social movilizada en Bogotá, compuesta de rostros color de la tierra –como dijera el subcomandante Marcos de los indígenas de Chiapas– recuerda a todo el país, que es posible y es necesario otro modelo social para que la justicia, la fraternidad, la igualdad, en suma la felicidad, sean factibles en Colombia.

Contradicciones de la propuesta


Miles de piernas marcharon al son del nuevo país. Pese a su convicción, la nueva fuerza política y social que ha visto la luz en este abril en Bogotá, bienvenida como la que más, pese a su fortaleza humana movilizada, deja a lo largo de sus primeras declaraciones importantes vacíos y contradicciones que es necesario retomar para el bien de la propia fuerza, como del conjunto social alternativo. Algunas de estas son:

  1. ¿Llamamiento retórico?: “Marcha (…) llama a la más amplia unidad del pueblo colombiano y, en especial, a los diferentes procesos sociales y populares existentes (…). Y enfatiza, “Marcha Patriótica considera de vital importancia y de suma urgencia lograr acuerdos entre los diferentes procesos políticos y organizativos del campo popular”. La pregunta es fundamental: ¿por qué no se propició la discusión y el proceso de coordinación o unidad durante los dos años que se ha tomado para la constitución de la nueva fuerza? ¿Por qué esperar hasta ahora para proclamar tal disposición?
  2. ¿Sin claridad de lo que se busca? El objetivo sustancial del nuevo movimiento: “(…) producir el cambio político que requiere nuestro país, superando la hegemonía impuesta por las clases dominantes, avanzar en la construcción de un proyecto alternativo de sociedad y al logro de la segunda y definitiva independencia”, si bien parece ser nítido no lo es ya que en ninguna parte de las primeras declaraciones dadas para la sociedad colombiana se expone la manera cómo esto se hará realidad: cómo funcionarán las fuerzas productivas, el papel del Estado, el papel de la sociedad, cómo hacer vigente la soberanía en momentos en que la misma se redibuja por doquier, cómo llevar a cabo la siempre reclamada y vigente reforma agraria, y cómo hacer realidad “…la transformación estructural del Estado, de la economía y de la cultura”.
  3. Un soporte para el activismo y para el país que no da cuenta de los tiempos que vivimos. El nuevo movimiento, como su nombre lo confirma, reivindica el patriotismo. En su declaración afirma: “En Marcha hemos llegado las y los patriotas para afirmar la existencia de sueños colectivos…”, reivindicación contradictoria toda vez que, por un lado, desde la izquierda siempre se ha reivindicado la superación de fronteras –el internacionalismo– consigna con mayor vigencia en la actualidad, cuando se han roto de facto las fronteras nacionales, cuando las multinacionales borran los Estados –dejándolos como simples ejecutivos y legitimadores de sus operaciones–, lo que pone a la orden del día una sociedad cada vez más abierta e integrada, donde se reconstruya el concepto de país y de Estado, y por tanto, donde la patria, y con ésta el patriotismo, pasan al cuarto del olvido.
  4. ¿Forma de lucha como principio? Desde hace más de un año los impulsores del nuevo movimiento insisten en la necesidad de llevar a cabo en el país un Paro Cívico Nacional. Tanta es la insistencia en el tema que pareciera que el nombre de la protesta fuera lo sustancial. Ahora se vuelve con lo mismo: “(…) se trata de juntar esfuerzos y de avanzar en la construcción de acumulados hacia la movilización como principal vía del accionar colectivo y tendientes a la realización de un gran Paro Cívico Nacional (PCN)”. Es necesario preguntar –con el deseo de que algún día se aclare– ¿por qué un PCN? ¿qué significa y cómo se concreta éste? ¿No existen otras formas de protesta y de tensión de fuerzas que puedan hacer realidad lo que se pretendería con el PCN? Interrogantes todos necesarios de aclarar si de verdad se desea y se aspira que la sociedad colombiana se sacuda del yugo que la oprime.
Los interrogantes pueden ser muchos más, pero por ahora no enfatizamos en otros; el tiempo y el debate dirán si es necesario expresarlos.


Por ahora enfaticemos que Bogotá y Colombia vivieron este 23 de abril un día de esperanza. Para que la misma no se diluya en otro sinsabor es necesario superar esquemas y acometer de verdad los objetivos propuestos con real vocación unitaria y sentido cabal de los tiempos que corren. Es necesario actuar así para que –por demás– el cambio económico, político y social propuesto y buscado no se quede en estatización –aunque le digan revolución– como ahora sucede en Suramérica.
Publicado enColombia
Viernes, 17 Junio 2011 07:55

Las revoluciones contra las vanguardias

Las potentes movilizaciones que atraviesan el mundo están desbordando tanto democracias como dictaduras, regímenes nacidos de elecciones y de golpes de Estado, gobiernos del primer y del tercer mundo. No sólo eso. Desbordan los muros de contención de los partidos socialdemócratas y de izquierda, en sus más diversas variantes. Desbordan también los saberes acumulados por las prácticas emancipatorias en más de un siglo, por lo menos desde la Comuna de París.

Naturalmente, esto produce desconcierto y desconfianza entre las viejas guardias revolucionarias, que reclaman organización más sólida, un programa con objetivos alcanzables y caminos para conseguirlos. En suma, una estrategia y una táctica que pavimenten la unidad de movimientos que estarían condenados al fracaso si persisten en su dispersión e improvisación actuales. Lo dicen a menudo personas que participan en los movimientos y quienes se felicitan de su existencia, pero que no aceptan que puedan marchar por sí mismos sin mediar intervenciones que establezcan cierta orientación y dirección.

Los movimientos en curso cuestionan de raíz la idea de vanguardia, de que es necesaria una organización de especialistas en pensar, planificar y dirigir al movimiento. Esta idea nació, como nos enseña Georges Haupt en La Comuna como símbolo y como ejemplo (Siglo XXI, 1986), con el fracaso de la Comuna. La lectura que hizo una parte sustancial del campo revolucionario fue que la experiencia parisina fracasó por la inexistencia de una dirección: "Fue la falta de centralización y de autoridad lo que costó la vida a la Comuna de París", dijo Engels a Bakunin. Lo que en aquel momento era acertado.

Haupt sostiene que del fracaso de la Comuna surgen nuevos temas en el movimiento socialista: el partido y la toma del poder estatal. En la socialdemocracia alemana, el principal partido obrero de la época, se abre paso la idea de que la Comuna de 1871 era "un modelo a rechazar", como escribió Bebel pocos años después. La siguiente oleada de revoluciones obreras, que tuvo su punto alto en la revolución rusa de 1917, estuvo marcada a fuego por una teoría de la revolución que había hecho de la organización jerárquica y de especialistas su eje y centro.

En el último medio siglo han sucedido dos nuevas oleadas de los de abajo: las revoluciones de 1968 y las actuales, que probablemente tengan su punto de arranque en los movimientos latinoamericanos contra el neoliberalismo de la década de 1990. En este medio siglo han sucedido, insertos en ambas oleadas, algunos hechos que modifican de raíz aquellos principios: el fracaso del socialismo soviético, la descolonización del tercer mundo y, sobre todo, las revueltas de las mujeres, de los jóvenes y de los obreros. Los tres procesos son tan recientes que muchas veces no reparamos en la profundidad de los cambios que encarnan.

Las mujeres hicieron entrar en crisis el patriarcado, lo que no quiere decir que haya desaparecido, agrietando uno de los núcleos de la dominación. Los jóvenes han desbordado la cultura autoritaria. Los obreros, y las obreras, desarticularon el fordismo. Es evidente que los tres movimientos pertenecen a un mismo proceso que podemos resumir en crisis de la autoridad: del macho, del jerarca y del capataz. En su lugar se instaló un gran desorden que fuerza a los dominadores a encontrar nuevas formas para disciplinar a los de abajo, para imponer un orden cada vez más efímero y menos legítimo, ya que a menudo es simple violencia: machista, estatal, desde arriba.

En paralelo, los de abajo se han apropiado de saberes que antes les eran negados, desde el dominio de la escritura hasta las modernas tecnologías de la comunicación. Lo más importante, empero, es que aprendieron dos hechos enlazados: cómo actúa la dominación y cómo hacer para desarticularla o, cuando menos, neutralizarla. Un siglo atrás eran una exigua minoría los obreros que dominaban tales artes. Las rebeliones, como la que comandó la Comuna, eran fruto de brechas que otros abrían en los muros de dominación. Ahora los de abajo aprendimos a abrir grietas por nosotros mismos, sin depender de la sacrosanta "coyuntura revolucionaria", cuyo conocimiento era obra de especialistas que dominaban ciertos saberes abstractos.

En algunas regiones del mundo pobre se produjo la recuperación de saberes ancestrales de los de abajo que habían sido aplastados por el progreso y la modernidad. En este proceso los pueblos indios juegan un papel decisivo, al darle nueva vida a un conjunto de saberes vinculados a la curación, el aprendizaje, la relación con el entorno y también la defensa de las comunidades, o sea la guerra. Ahí están los zapatistas, pero también las comunidades de Bagua, en la selva peruana, y un sinfín de experiencias que muestran que aquellos saberes son válidos para estas resistencias.

Este conjunto de aprendizajes y nuevas capacidades adquiridas en la resistencia ha tornado inservible y poco operativa la existencia de vanguardias, esos grupos que tienen vocación de mandar porque creen saber lo que es mejor para los demás. Ahora, pueblos enteros saben cómo conducirse a sí mismos, con base en el mandar obedeciendo, pero también inspirados por otros principios que hemos podido escuchar y practicar estos años: "caminar al paso del más lento", "entre todos lo sabemos todo" y "preguntando caminamos".

Lo anterior no quiere decir que ya no sea necesario organizarnos en colectivos militantes. Sin este tipo de organizaciones y grupos, integrados por activistas o como quiera llamarse a las personas que dedicamos nuestras mejores energías a cambiar el mundo, ese cambio no llegaría jamás, porque no cae nunca del cielo, ni es regalo de caudillos y estadistas esclarecidos. Las revoluciones que estamos viviendo son fruto de esas múltiples energías. Las detonamos entre muchos y muchas. Pero una vez puestas en marcha, la pretensión de dirigirlas a puro mando suele producir resultados opuestos a los deseados.

Por Raúl Zibechi
Publicado enInternacional
Con una multitudinaria movilización, los sindicatos griegos rechazaron la venta de propiedades y empresas estatales con que el gobierno pretende obtener unos 50 mil millones de euros, tal como lo sugirió la receta del FMI para paliar la crisis en ese país. La marcha repudió también el recorte por 78 mil millones que trató el consejo de ministros de Grecia, otro requisito para recibir financiamiento de los organismos internacionales de crédito.

Las calles de Atenas fueron el escenario de las demandas. La radio informó que el tráfico ferroviario quedó prácticamente suspendido. A ello se sumó la huelga de las compañía estatal de telefonía, de la lotería estatal y de varios bancos. Y en numerosos hospitales sólo se atienden urgencias.

La desocupación en Grecia alcanzó un nuevo récord con 16,2 por ciento en marzo pasado. Según un comunicado del Gsee, el mayor sindicato griego del sector privado, los nuevos datos "demuestran los resultados de una política seguida por el gobierno, bajo orden y pretensión de los acreedores, que refuerza la recesión y aumenta de modo dramático la desocupación".

El programa de recortes dispuesto por el gobierno topa con la oposición del ala izquierda del partido socialista en el Ejecutivo griego.

No obstante, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, acaba de confirmar un nuevo plan de ayuda financiera para Grecia y afirmó que el monto dependerá de la contribución del sector privado. "No puedo dar una cifra exacta porque todo dependerá del monto que el sector privado (bancario) esté dispuesto a movilizar", dijo.
Publicado enInternacional
Los griegos han vuelto a echarse a la calle, o mejor, no salen de ella. Los indignados, un día más, han salido para protestar contra las medidas de austeridad que el gobierno ha aprobado para lograr un nuevo tramo de ayuda financiera y evitar la quiebra estatal. Es la segunda semana que gente de todas las edades acude a la cita difundida por las redes sociales para manifestarse contra un Gobierno de "corruptos".

Decenas los acampados en las plazas principales de Atenas y otras urbes helénicas han organziado caceroladas con ollas vacías, así como acontecimientos culturales y protestas contra los políticos. Pero se prevé que miles de "indignados" se citen mañana, domingo, en las calles griegas para una amplia protesta. Incluso voluntarios del movimiento de los indignados griegos han ido a visitar a ciudadanos, puerta por puerta, para sugerirles que si no pueden acudir a la plaza central de Atenas que icen al menos la bandera nacional en sus casas en señal de apoyo a la protesta multitudinaria de mañana.

Tras tres casos de agresión e insultos de la muchedumbre contra políticos en tres ciudades griegas, los diputados y ministros han limitado sus apariciones públicas. El movimiento de los indignados en Atenas se ha querido distanciar de "tales acciones", según un comunicado del movimiento de protestas.
"Y no aguantamos más"

Cientos de trabajadores siguieron hoy el llamado de la Unión de Funcionarios públicos (Adedy) y la Confederación de Trabajadores (GSEE) a una manifestación en el centro de Atenas, como preludio a la décimoquinta huelga general de 24 horas en un año, anunciada para el 15 de junio.

La pancarta principal leía "Y no aguantamos más", en alusión a los nuevos recortes que deberán aplicarse en lo que queda de año para obtener 6.400 millones de euros que faltan en las arcas del Estado de los organismos internacionales. "Viene el dinero pero...junto con el cierre de empresas y despidos" en el portal financiero euro2day, "El país en las manos de los comisarios en Bruselas" en Zougla y "Un paquete de rescate con un paquete de...medidas" en "Adesmeftos Tipos" eran algunos titulares contra las impopulares medidas de austeridad.

Entre ellas destaca un aumento del IVA para los servicios de hoteles y clubes, una subida de impuestos para la propiedad inmobiliaria y nuevas cargas impositivas para sueldos y pensiones, además del cierre de 75 organismos estatales, despidos de personal y la privatización de empresas públicas.

Tras la luz verde que dio ayer un equipo de evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Unión Europea, Grecia espera recibir a principios de julio 12.000 millones de euros como el quinto tramo del rescate trienal de 110.000 millones otorgado el año pasado por estos organismos para librar al país de la bancarota.
"Medidas bárbaras impopulares"

La inmediata labor del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, será convencer a su propio grupo parlamentario de 156 diputados, de un total de 300 en el Parlamento, para que voten a favor del nuevo acuerdo de rescate, ya que de lo contrario, debería convocar elecciones anticipadas, comentó hoy la publicación "Estia". "No somos corderos", declararon algunos diputados del partido de Gobierno socialista PASOK, que firmaron esta semana un texto en el que pedían a Papandréu que explicara la razón de las nuevas medidas tras un año de severa austeridad.

Papandréu mantendrá una reunión informal de su gabinete de la que no se esperan decisiones y después presentará el nuevo acuerdo ante su partido y el Ejecutivo para su aprobación el miércoles y su tramitación posterior en el Parlamento.

Los partidos de la oposición mantienen su negativa a apoyar a Papandréu, argumentado "que se aplica tanto remedio para combatir la enfermedad que al final matará al paciente", según el partido conservador Nueva Democracia (ND), mayoritario en la oposición. El Partido Comunista (KKE) califica el plan de austeridad de "medidas bárbaras impopulares", mientras que la formación de extrema derecha LAOS afirma que "Grecia perderá parte de su soberanía" con la venta de empresas estatales y activos.

PÚBLICO.ES / EFE Atenas 04/06/2011 19:08 Actualizado: 04/06/2011 19:30
Publicado enInternacional
Sábado, 28 Mayo 2011 08:51

El 15-M prepara la era posacampada

Las asociaciones integrantes del 15-M ya preparan la era posacampadas. Hasta el desalojo temporal de Barcelona y Lleida, contaban con una disminución paulatina del número de participantes y de atención mediática. Tras este episodio, y pese al repunte actual, saben que volverán a perder seguidores. Sin embargo, creen que el movimiento tiene que continuar y ya preparan la estrategia: proponen una movilización europea a final de junio, la creación de un wikiparlamento para formalizar propuestas, el desarrollo de la democracia 4.0 y la extensión del movimiento en red por barrios y ciudades menores.
 
La actuación policial en Cataluña ha reavivado las protestas. Ya pasó en Granada al comienzo de la campaña electoral. A más presencia policial, más acampados. Pero los integrantes del 15-M son conscientes de que el futuro próximo pasa por una disminución de manifestantes hasta la disolución de las concentraciones. No obstante, no quieren que la falta de presencia en las calles suponga el fin de un movimiento sin precedentes.
 
El Laboratorio de Ideas y Prácticas Políticas de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla ha acogido el movimiento porque, según el profesor de Filosofía del Derecho Rafael Rodríguez, es necesario “crear vínculos y sinergias” para facilitar la elaboración de propuestas de transformación social. En el marco de este laboratorio, Francisco Jurado, licenciado en derecho, integrante del 15-M y uno de los fundadores de la coordinadora Democracia Real Ya, ha explicado cómo preparan el futuro.
 
Wikiparlamento. Aún está en debate la metodología para la toma de decisiones en este entorno asambleario. Una de las ideas que barajan es crear una plataforma de propuestas en Internet tipo wiki, una página que se enriquece con aportaciones voluntarias. Este sistema permitiría volcar propuestas y que cada uno las vaya completando aportando su saber y su experiencia.
Rechazan la presentación de propuestas sin unas “exigencias mínimas”. Por lo que consideran que este wikicongreso permitiría que cualquier idea se complete con aportaciones razonables, se enmiende y se desarrolle. Una vez que haya un consenso sobre las mismas, se promoverán.
 
Entre los objetivos a corto plazo, que las hipotecas se salden con la vivienda en caso de impago. A largo plazo, una revisión de la separación de poderes, la fiscalización social de las acciones ejecutivas y la reforma de las vías de participación. Como rechazan la vinculación a partido político alguno, la vía parlamentaria tradicional es difícil y queda reducida a proponer iniciativas legislativas populares. "Si algún partido recoge nuestras propuestas, estaríamos satisfechos", afirma Jurado
Democracia 4.0. La definió así un miembro del laboratorio de ideas universitario y se basa en la existencia de tecnología y precedentes jurídicos suficientes –hay antecedentes que habilitan a diputados votar sin estar en el Parlamento- para garantizar la participación ciudadana más allá que cada cuatro años en unas urnas. Se trata de habilitar un sistema de votación on line que facilitaría a la ciudadanía expresar su opinión.
 
A esta propuesta suman otras para facilitar las vías de participación social en los parlamentos, sin necesidad de tener que vehicular sus propuestas a través de grupos políticos.
 
Reorganización territorial. La primera acción es extender el movimiento y desvincularlo de las plazas centrales. Son conscientes de que las acampadas han sido fundamentales, un “seminario de práctica política”, afirma Jurado. Las acampadas han sido una agrupación por intereses y objetivos comunes que ha generado una “identidad”, pero el 15.M no puede limitarse a Sol, Plaza de Catalunya o las setas, como se conoce a La Encarnación de Sevilla.
 
El objetivo es dispersar con pedagogía este movimiento por “entornos más cercanos”, como barrios o pueblos pequeños. Sin dejar el carácter global del movimiento, por lo que paralelamente se potenciará la creación de una plataforma internacional. De esta forma, se pretende generar una red de la que surjan apoyos, propuestas y seguidores.
 
Educación. Es otra de las claves de los planes del 15-M. Se trata de promover iniciativas, como la dela Universidad Pablo de Olavide sevillana para crear una sociedad comprometida y preparada para tomar una actitud más activa en la gestión y fiscalización de las administraciones.
En este sentido, Jurado afirma que conciben la universidad como un centro de investigación y conocimiento centrado en la realidad social.

Por RAÚL LIMÓN
Publicado enInternacional
La suerte de la Costa de Marfil y la batalla de Abiyán se acelera. Por una parte, los fieles del presidente electo, Alassane Ouattara, aseguran haber desencadenado ya la ofensiva final que les llevará hasta los últimos reductos donde se hacen fuertes los seguidores de Lauren Gbagbo: el palacio presidencial y la residencia del expresidente de Costa de Marfil, aferrado al poder a pesar de haber perdido las elecciones. Según un portavoz de Ouattara, esta madrugada sus tropas han logrado tomar el control de la casa privada de Ggagbo, de quien se desconoce su paradero.

Por otra, Francia, antigua metrópoli, con 12.000 ciudadanos franceses actualmente en Abiyán, ha decidido actuar. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha autorizado a las fuerzas francesas desplazadas en Abiyán bajo la bandera de la ONU a que disparen contra las armas pesadas de los seguidores de Gbagbo. Sarkozy ha precisado que dio la orden de intervenir después de recibir la petición del Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon que, a su vez, se apoya en la resolución 1975 de la ONU, votada el 30 de marzo, que autoriza el empleo de la fuerza para proteger a los civiles.

Al caer la noche, helicópteros franceses dispararon varios misiles en bases militares de los soldados de Gbagbo. Posteriormente, los helicópteros atacaron el palacio presidencial y la residencia de Gbagbo, que parece tener ya las horas contadas y que se oculta en alguno de estos dos lugares.

La decisión de Sarkozy coincide con el secuestro de varios extranjeros por parte de las fuerzas de Gbagbo que se encontraban en el hotel Novotel de Abiyán. Al menos, dos son franceses, según ha confirmado el ministerio de Asuntos Exteriores francés. "Los blindados de la ONU estaban allí y lo vieron todo, pero no podían intervenir", ha explicado un periodista de la cadena de televisión LCI.

Las tropas aliadas al presidente electo Ouattara habían entrado pocas horas antes en Abiyán fuertemente armados. Para llevar a cabo la que consideran su ofensiva final cuentan con entre 4.000 y 5.000 soldados y decenas de carros de combate de las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil (FRCI) y de los antiguos rebeldes de las Fuerzas Nuevas. "Sabemos cuando se inicia, pero podría tomarnos 48 horas para limpiar adecuadamente la ciudad", ha declarado el comandante oficial Issiaka Wattao Ouattara.

Ouattara investigará la matanza de civiles

En otro frente, Ouattara debe responder ante la ONU por la matanza a matanza de civiles perpetrada por sus tropas en el oeste del país. "La posición del Gobierno es clara y limpia: no habrá impunidad. Vamos a realizar una investigación y los responsables serán castigados. Queremos un Estado de derecho", declaró Guillaume Soro, primer ministro de Ouatarra, a la cadena francófona TV5.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exigió el domingo a Ouattara que investigue la masacre en Duékué cuando sus hombres tomaron la ciudad, situada al oeste del país. Ban Ki-moon se declaró "alarmado" por los informes recibidos de los equipos de la ONU sobre el terreno, que encontraron al menos 330 cadáveres de civiles asesinados, en su mayoría, por las fuerzas de Ouattara. Varias organizaciones internacionales creen que la cifra de muertos es mucho más alta.

Francia, preocupada por sus nacionales

Ante la escalada de violencia en el país, el Ejército francés se desplegó el domingo en el aeropuerto internacional de Abiyán, en una operación coordinada por la misión de la ONU en Costa de Marfil, a fin de tener todo listo por si fuera necesario repatriar a los extranjeros, en su mayoría franceses.

Además, el presidente Nicolas Sarkozy ordenó también el agrupamiento urgente de la colonia francesa (unas 12.000 personas) en la capital y, según el portavoz de las tropas francesas, cerca de 1.900 extranjeros se han refugiado ya en la base militar francesa de Port-Bouët, dejando atrás sus casas y negocios, temiendo ser víctimas de las bandas de saqueadores que deambulan por los barrios ricos de Abiyán. Además, otros 500 extranjeros han abandonado ya el país.
Publicado enInternacional
Sábado, 14 Agosto 2010 06:41

Bolivia. Una autocrítica necesaria

Cuando escucho decir a un compañero que una movilización popular es política se me erizan los pelos. Esa frase corresponde al léxico de las dictaduras militares que se arrogaron el derecho a hacer política y se lo prohibieron al pueblo. Por supuesto que toda movilización tiene carácter político porque es una reclamación, justa o no, contra la autoridad o contra los empresarios. Otra cosa distinta es que se aprovechen de ésta algunos politiqueros.

Y entiendo por este último término a quienes actúan en el campo político para obtener beneficios personales o de grupo, a aquéllos que sólo hacen clientelismo. Hay que dar dignidad a la palabra Política, así con mayúsculas, porque es la proposición y la acción relacionada con la cosa pública. 

Y lo que queremos hacer, en este proceso de cambios, es que todo el pueblo intervenga en la Política. En los últimos meses se han producido varias movilizaciones sociales. Con superficialidad, ciertas autoridades las calificaron como políticas, dándole un sentido perverso a ese término. Por supuesto que fue política la marcha de la Cidob, lo fue también la exigencia de Caranavi. Política ha sido la acción de los comunarios de Uncía, incluyendo los asesinatos cometidos. Política, en fin, es el bloqueo potosino. 

¿Y cuál es la acción de nuestro gobierno? En todos los casos, intervenir después que se desata la violencia para llegar a arreglos insatisfactorios y, también en todos los casos, dejar resentimientos por mucho tiempo. 

Debemos hacer una larga reflexión. Llegamos al gobierno con una popularidad que sobrepasó las más entusiastas expectativas. Mantuvimos esa vinculación con el pueblo hasta alcanzar los altos puntos que se mantuvieron hasta las elecciones pasadas de gobernadores y alcaldes. 

Desde diciembre de 2005 participamos en cuatro elecciones y cuatro referendos. En todos ellos la asistencia superó el 80% del padrón electoral; del vilipendiado anterior y del depurado actual. No hay estadística electoral más satisfactoria, elogiada por propios y ajenos. La administración del Estado tiene también un desarrollo de gran valor. Las cifras macroeconómicas no pueden refutarse.

Escuché a uno que fue ministro en la época neoliberal que acusaba al Gobierno aduciendo que antes había más de 50 campos petroleros en actividad y hoy hay sólo tres. Habría que contestarle que esas cifras demuestran lo vergonzoso de los gobiernos en los que participó él, porque con tanta producción no éramos ni siquiera un país, pues entregaron todo a las transnacionales, y lo que quedaba llegó a pocos bolsillos.

Pero este pueblo, que ha demostrado un alto nivel de participación que sigue apoyando a nuestro gobierno por su buen desempeño, reclama atención a sus demandas. Puede que haya exageraciones, incluso abusos y hasta abiertas contravenciones a la ley. Todo eso debe rectificarse; pero antes, como base para poner orden, está la relación con los sectores populares. Ese es el nudo gordiano que debemos desatar.

Aclaremos. Todos somos conscientes de que no se ha hecho trabajo de base. Las direcciones del MAS, en todos los niveles, no han cumplido su tarea: trabajar en las organizaciones sociales, organizarlas, orientarlas, recibir sus quejas y buscar soluciones. Esas organizaciones, que muchas veces han buscado a los dirigentes del MAS sin encontrarlos, tienen la sensación de que fueron y siguen siendo utilizadas en elecciones y referendos, en concentraciones y asambleas. Entonces, se preguntan, ¿cuándo abordamos nuestros problemas? Porque votaron por nuestro gobierno y nos apoyaron como vía de solución al eterno problema de la pobreza y el atraso.

Nuestros compañeros, en las organizaciones sociales, no esperan que las soluciones surjan hoy día, como si se tratara de tocar las cosas con una varita mágica. Pero cuando no hay respuesta a sus quejas, a sus expectativas, a sus reclamos, entonces endurecen sus posiciones. Piénsenlo, compañeros, ¿no actuábamos así cuando luchábamos contra los gobiernos neoliberales? No podemos entrar en la lógica de desgastar a nuestras organizaciones. Porque el MAS proviene de éstas y sin ellas, sin su apoyo, no somos nada.

Lo que ha ocurrido en la marcha de la Cidob, el prolongado paro de Caranavi disuelto con violencia, los crímenes de Uncía y el bloqueo de Potosí, todo eso es más que suficiente para inducirnos a reconocer nuestros errores. Debemos comenzar a trabajar seriamente en las organizaciones sociales, en el seno del pueblo, de donde surgieron nuestros líderes y donde obtuvimos las victorias contra el neoliberalismo. Ojalá sea tiempo aún para hacerlo.

Por Antonio Peredo Leigue
Cambio
Publicado enInternacional