Sábado, 04 Mayo 2019 06:24

El Grupo ya no cree en el golpe,

El canciller peruano Néstor Popolizio (centro, izq.) y su vice presiden la reunión en Lima. Imagen: AFP

Por primera vez, el Grupo abre las puertas para su respaldo a una salida negociada en la que incluyen incluso a Cuba.

Bajo la sombra de Washington, el Grupo de Lima, reunido de emergencia en la capital peruana a pedido de Colombia, se volvió a pronunciar respaldando a la oposición venezolana y condenando duramente al gobierno de Nicolás Maduro luego de la fallida intentona golpista encabezada por Juan Guaidó. Pero en esta ocasión por primera vez el Grupo abre las puertas para su respaldo a una salida negociada, en la que llaman a incluir incluso a aliados de Maduro, como Cuba. Un cambio significativo en este grupo de países que hasta hoy exigían el fin del régimen chavista sin dar espacio a un acuerdo consensuado. Un cambio que llega después de que el levantamiento opositor no encontrara el apoyo militar que esperaba, ni una movilización ciudadana masiva a favor de su causa.


La declaración dada ayer por los cancilleres del Grupo de Lima confirma las bajas de los países que se han distanciado de este grupo que tiene como razón de ser buscar el fin del gobierno de Maduro. De los catorce países que lo integran, fueron once los que suscribieron el pronunciamiento: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú. No se han sumado a este pronunciamiento, que respalda el alzamiento de Guaidó, México, cuyo alejamiento del Grupo de Lima es evidente desde que asumió Manuel López Obrador. Tampoco Guyana y Santa Lucía.


Los cancilleres del Grupo de Lima tenían previsto comunicarse con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, a través de una video conferencia -¿tal vez para escuchar directivas finales sobre la línea a seguir?-, pero esa comunicación se frustró por “problemas técnicos”, según informó luego el canciller peruano, Néstor Popolizio. El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, José Valencia, participó de la reunión como observador.


Aunque ya se habían pronunciado sobre el tema hace unos días, cuando estalló la asonada para derrocar a Maduro, los cancilleres de los países del Grupo de Lima se tomaron más tiempo del esperado en los debates previos a la emisión de este último pronunciamiento. Había cambiado el escenario. La reunión a puertas cerradas se prolongó por cinco horas. La apertura del Grupo de Lima a una salida dialogada y la inclusión en la declaración de puntos que buscan un acercamiento a otros países que proponen una negociación como opción a la crisis venezolana, habría sido el punto más conflictivo del debate y lo que prolongó varias horas más de lo esperado la discusión.


Al final, en medio de la sensación de decepción que se respiraba en el ambiente del salón de la Cancillería peruana donde se llevó a cabo la reunión, los países del Grupo de Lima anunciaron que se harán “gestiones para que Cuba participe en la solución de la crisis en Venezuela”. El llamado del Grupo también ha incluido al Grupo de Contacto, formado por países latinoamericanos (México, Uruguay, Bolivia y Costa Rica) y europeos (Portugal, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Suecia y Unión Europea) que han buscado desde un inicio una salida dialogada. Ahora el Grupo de Lima convoca a una reunión “urgente” de los países de ambos grupos para “buscar la convergencia en el propósito común de lograr el retorno a la democracia en Venezuela”.


Según el analista internacional Ramiro Escobar de la Universidad Católica de Perú, el llamado del Grupo es un reconocimiento de que la opción de sacar a Maduro por la fuerza parece agotada. “El Grupo de Lima está tratando de fortalecer la opción de una negociación. El llamado con carácter de urgencia al Grupo de Contacto implica aprobar una negociación, a la que convocan a participar a Cuba, que es lo más importante de este pronunciamiento. Este llamado a un diálogo es una forma de reconocer que ya no funciona la opción de sacar a Maduro por la fuerza, que se ha llegado a una situación límite que puede llevar a más derramamiento de sangre y que hay que buscar una salida negociada. Este llamado a Cuba marca una distancia con Estados Unidos. Estimo que este punto debe ser el resultado de una negociación complicada al interior del grupo”, le señaló Escobar a PáginaI12.


En los otros puntos de la declaración, el Grupo de Lima reitera el respaldo al levantamiento de la oposición, el que se niegan a calificar como un intento golpista, y alientan a Guaidó y a la oposición a seguir adelante en sus acciones. Condenan la represión del gobierno chavista a las protestas, pero mantienen silencio frente a la violencia del lado opositor


“Los países del Grupo de Lima están presionados por Estados Unidos y es cierto que en esta ocasión no hay un rechazo explícito a una intervención militar en Venezuela, pero proponen dos columnas muy importantes para una negociación, que son los llamados al Grupo de Contacto y a Cuba, y que es algo contrario a una intervención militar”, dice el analista Escobar.

Publicado enInternacional
Lunes, 11 Marzo 2019 14:57

Carta al Secretario General de la ONU

Carta al Secretario General de la ONU

El 10 de marzo, el Presidente Duque anunció seis objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP y la presentación de una reforma para modificar el acto legislativo que la crea.

 

Bogotá D. C., 11 de marzo de 2019.

 

Señor

António Guterres

Secretario General de las Naciones Unidas

Nueva York

 

Apreciado señor Secretario:

 

El 17 de septiembre de 2016, el entonces presidente de Colombia llevó a la Organización de Naciones Unidas dos copias del acuerdo de paz que el Estado colombiano firmó con la guerrilla de las FARC-EP “para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”; una de ellas se le entregó al Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-moon, y la otra al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tal como había sido convenido por los equipos negociadores.

El quinto punto de ese acuerdo está consagrado a los derechos de las víctimas y, en particular, al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, del que hace parte la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP. El Congreso de Colombia incorporó a la Constitución Política los elementos estructurales del mencionado Sistema y de la Jurisdicción Especial para la Paz, ratificando así que ésta sería la institución encargada de investigar, juzgar y sancionar los crímenes más graves y representativos ocurridos durante y en relación con el conflicto armado

El 24 de enero del presente año, luego de examinar el informe de la Misión de Verificación de la ONU para el proceso de paz en Colombia, los miembros del Consejo de Seguridad “[r]eiteraron la necesidad de respetar plenamente la independencia y la autonomía de la Jurisdicción Especial para la Paz y subrayaron la importancia de que se le de apoyo político y práctico que le permita alcanzar su objetivo de garantizar los derechos de las víctimas. También expresaron su apoyo a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, cuyo papel es esencial para el establecimiento de la verdad y la reconciliación”[1].

De la misma manera, la Fiscal de la Corte Penal Internacional, CPI, ha respaldado la construcción de la paz entre el Estado y las FARC-EP, y ha afirmado que el Acuerdo Final “[r]econoce el lugar central de las víctimas en el proceso y sus legítimas aspiraciones de justicia”. También ha recordado que “[e]stas aspiraciones deben ser atendidas plenamente, a través de medidas que aseguren que los responsables de sus sufrimientos sean genuinamente puestos a disposición de la justicia”, y que “[s]e espera que la Jurisdicción Especial para la Paz […] lleve a cabo esta función y que se centre en los máximos responsables de los crímenes más graves cometidos durante el conflicto armado. Esta promesa de rendición de cuentas debe volverse una realidad para asegurar que el pueblo de Colombia aproveche plenamente los beneficios de la paz”[2].

En desarrollo del examen preliminar que adelanta la Fiscalía de la CPI con relación a la situación colombiana, en diversos pronunciamientos ha llamado a las autoridades de nuestro país a que sin dilación ni obstáculos se impulse el funcionamiento de la JEP. De esta forma, el señor James Stewart, vicefiscal de la CPI, en visita realizada a Colombia el 1º de noviembre de 2018, insistió en la necesidad de permitir “que los magistrados de la JEP hagan su trabajo”[3].

A pesar de la claridad de todos estos mensajes de influyentes instancias de la comunidad internacional, el gobierno del presidente Iván Duque Márquez persiste en formular nuevos obstáculos, o en intentar revivir debates ya superados en el trámite legislativo de las normas que deben regular el funcionamiento del recién inaugurado sistema de justicia transicional. La más reciente de esas trabas es el conjunto de objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP que ha presentado el Presidente de la República al Congreso, pese a que dicha ley ya fue objeto de control por parte de la Corte Constitucional. Esto es especialmente preocupante porque buena parte de las objeciones que se han venido esgrimiendo están orientadas a desconocer decisiones que la Corte Constitucional tomó el año pasado sobre esa ley. En otras palabras, recurriendo a la figura de la objeción por inconveniencia, se pretende desconocer la decisión a través de la cual la Corte declaró constitucionales algunas normas de la ley, con la condición de que fueran interpretadas en la forma como la propia sentencia indica.

El pasado 20 de febrero, frente a lo que entonces era solo una posibilidad de que la ley fuera objetada por el presidente Duque, el vicefiscal Stewart subrayó “la importancia de que la JEP tenga un marco legal definitivo”, y fue enfático en advertir que “[d]e no ser el caso, esto podría constituir un revés y tendríamos que considerar sus implicaciones”[4].

Desafortunadamente, el asunto no se limita a las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la JEP, que de hecho ya es muy grave. El Gobierno y su bancada en el Congreso han anunciado la radicación de proyectos de reforma constitucional y legal para modificar la nueva jurisdicción, lo que no solo supondría una variación unilateral del acuerdo de paz, sino el desconocimiento de las normas constitucionales que consagran los principios fundamentales que deben regir el funcionamiento de la JEP.

Uno de los temas en los que quieren hacer ajustes es en el concerniente a la investigación y juzgamiento de miembros de la Fuerza Pública. El Centro Democrático, partido de gobierno, ha dicho de tiempo atrás que los miembros de la Fuerza Pública no tienen garantías de imparcialidad en la JEP. Tanto el Acuerdo de Paz como la Constitución Política de Colombia establecen el carácter inescindible de la JEP, por lo que ésta sería la única competente para investigar, juzgar y sancionar tanto a los excombatientes de la guerrilla como a los integrantes de la Fuerza Pública que hayan cometido delitos en desarrollo del conflicto armado. Si bien es cierto que la Constitución también dice que al interior de la JEP el tratamiento de los miembros de las fuerzas armadas deberá ser simétrico, equilibrado, equitativo, simultaneo, y diferenciado en algunos aspectos, la Corte Constitucional ya precisó que el alcance de esta última expresión no significa que se pueda crear una jurisdicción ad-hoc encargada exclusivamente de investigarlos y juzgarlos a ellos.

Para que la JEP logre su objetivo de llamar a los responsables de crímenes de lesa humanidad, de guerra, y, en general, de graves violaciones a los derechos humanos a rendir cuentas judiciales, debe contar con todas las herramientas institucionales, financieras y legales que necesite de acuerdo con la envergadura de su tarea. De no ser así, habría riesgos para el pleno ejercicio de sus competencias y podrían presentarse escenarios en que la falta de herramientas jurídicas favorezca la impunidad y limite la garantía de los derechos de las víctimas. Como ejemplo de los riesgos que lleva consigo la actitud del presidente Duque, vale la pena recordar que es en esa ley que ahora está objetando, donde se garantiza la autonomía financiera de la JEP, cuyo presupuesto ya ha sido cuestionado por el partido de gobierno calificándolo de exageradamente alto.

Señor Secretario:

Quienes suscribimos esta comunicación somos integrantes de las delegaciones que en nombre del gobierno de Colombia y de las FARC-EP elaboramos el Acuerdo de Paz; congresistas que hacemos parte de las comisiones de paz del Senado de la República y de la Cámara de Representantes; exministros y exfuncionarios de gobierno; víctimas del conflicto armado, dirigentes de representativas organizaciones e instituciones de la sociedad civil colombiana, académicos, columnistas de opinión e intelectuales, ciudadanas y ciudadanos que trabajamos por la paz y la reconciliación nacional. Le expresamos nuestra profunda preocupación por los intentos de lesionar gravemente la implementación del Acuerdo, la estructura y el funcionamiento de la JEP, así como el sistema diseñado para honrar los derechos de las víctimas. Somos conscientes del significado que tiene para nuestro país y para el mundo el éxito del proceso de paz y de su modelo de justicia transicional. Por todas estas razones, pedimos que en el próximo informe de la Misión de Verificación de la ONU al Consejo de Seguridad se de cuenta de los hechos mencionados en esta misiva.

PS. Remitimos copia del presente escrito a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y a la Fiscal de la Corte Penal Internacional.

Atentamente,

Equipo Negociador del Gobierno Nacional en los Diálogos por la Paz

– Humberto de la Calle Lombana

Exjefe del equipo de paz y exvicepresidente de la República

– Sergio Jaramillo

Exalto comisionado de paz

-Oscar Adolfo Naranjo Trujillo

Gral (r) y exvicepresidente

– María Ángela Holguín

Exnegociadora de paz y excanciller de la República

– Juan Fernando Cristo Bustos

Exnegociador de paz y exministro del Interior

-Luis Carlos Villegas

Exnegociador y exministro de defensa

– Rafael Pardo

Exnegociador de paz y exministro

– Frank Pearl

Exnegociador de paz y exalto comisionado para la paz

– Roy Leonardo Barreras Montealegre

Exnegociador de paz y senador Partido U

Equipo Negociador de FARC en los Diálogos por la Paz

– Rodrigo Londoño Echeverri

Presidente del partido FARC

– Pablo Catatumbo

Exnegociador de paz y senador del partido FARC

– Pastor Alape

Exnegociador de paz y dirigente del partido FARC

– Julián Gallo Cubillos

Exnegociador de paz y senador partido FARC

– Victoria Sandino

Exnegociadora de paz y senadora del partido FARC

– Marcos Calarcá

Exnegociador de paz y representante del partido FARC

– Rodrigo Granda Escobar

Exnegociador de paz y dirigente partido FARC

Otras personalidades que suscriben:

– Abad Colorado Jesús

Periodista y fotógrafo documental

-Agudelo Yasmín

Veedora nacional REDEPAZ

-Alhach Ocampo Julián

Empresario

-Angarita Robles Mayerlis

Representante legal Narrar para Vivir

– Antequera José

Activista defensor de derechos humanos

-Aragón María Inmaculada

Socióloga

-Ardila Carlos

Representante Partido Liberal

– Arenas Ana Isabel

Consultora

– Argote Muñoz Álvaro

Presidente Polo Democrático

– Arias Cano MariaLeón

Actriz y Gestora

– Arévalo Julián

Decano Facultad de Economía Universidad Externado

-Arias Luis Fernando

Consejero mayor Organización Nacional Indígena de Colombia

– Arias Wilson

Senador Polo Democrático Alternativo

– Arias Fernández Mónica

Representante Legal Observatorio de Seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz OIAP*,

-Aristizabal Ricaute Gladys

Coordinadora Colectivo Nacional Restableciendo Derechos

– Avella Esquivel Aida Yolanda

Senadora Coalición Lista de la Decencia

– Ávila Martínez Ariel

Subdirector Fundación Paz y Reconciliación

– Barrios Alejandra

Directora Misión de Observación Electoral (MOE)

-Bedoya Betancur Yenny Astrit

Coordinadora Colectivo de Mujeres Tejiendo Red

– Bejarano Guzmán Ramiro

Columnista de opinión y abogado

– Bernal Luz Marina

Líder de las madres de las víctimas de los ‘falsos positivos’

-Bibiana Berrío

Redepaz Antioquia

-Bibliowicz Azriel

Escritor

– Bolívar Gustavo

Senador Coalición Lista de la Decencia

-Bonilla Edna

Profesora Universidad Nacional

-Bonnet Piedad

Escritora

– Borja Díaz Wilson Alfonso

Exrepresentante a la Cámara y dirigente político

– Botero Catalina

Exrelatora Especial de Libertad de Expresión de la CIDH/OEA y abogada

-Caballero Argaéz Carlos

Exministro de minas y energía

– Cabrera Mauricio

Economista

-Caicedo Carlos

Exalcalde de Santa Marta

– Cala Suarez Jairo Reinaldo

Representante Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC

-Calle Noreña Andrés

Profesor Universidad de Manizales

-Colón Rafael

Gral (r) y exdirector Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonal

-Camacho Adriana Gladys

Consultora proyectos socioambientales

-Cano Arango Rosa Stella

Escuela de Paz del Eje Cafetero

– Cárdenas Jhon Jairo

Representante Partido U

– Carrascal Mafe

Activista política

-Carreño Carlos

Representante Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC

-Carvajal María Eugenia

Educadora

– Castilla Alberto

Senador Polo Democrático Alternativo

– Castillejo Alejandro

Docente Universidad de Los Andes

– Celis Luis Eduardo

Analista en temas de paz y conflicto armado

– Cepeda Castro Iván

Senador Polo Democrático Alternativo

– Cerón Ángela

Directora Iniciativa de Mujeres por la Paz

-Córdoba Marino

Presidente Afrodes

-Correa Gómez Humberto

Secretario de derechos humanos CGT

– Cristo Bustos Andrés

Senador Partido Liberal

-Cuervo Fernando

Presidente, Corporación Nuevo Arco Iris

– De Gamboa Camila

Profesora universitaria

-De la Hoz Yoemis Paola

Presidenta Asociación para el Desarrollo de la Mujer Urbana y Rural

– Díaz Uribe Eduardo

Exministro de salud y exdirector de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos

-Díaz Fabio Andrés

Investigador, Universidad de Rhodes, Sudáfrica

-Díaz Jaime

Director, Corporación Podión

– Duque Lisandro

Director de cine y columnista de opinión

– Dussan Jaime

Exsenador de la República y dirigente político

-Duzán María Jimena

Columnista Semana y directora Semana en Vivo

– Escobar Ángela María

Coordinadora Red de Mujeres Víctimas y Profesionales

-Escobar Luis Montero

Red Nacional en Democracia y Paz

– Estupiñan Liliana

Profesora universitaria

-Fajardo Sergio

Excandidato presidencial

– Fries Martínez Bertha Lucia

Víctima del atentado al Club El Nogal

– Galán Juan Manuel

Exsenador y dirigente político

-Gallego Marina

Coordinadora nacional Ruta Pacífica de Mujeres

– Garcés Córdoba Mariana

Exministra de cultura

– García Lidio Arturo

Senador Partido Liberal

– García Peña Daniel

Exalto comisionado para la paz y columnista de opinión

– García Realpe Guillermo

Senador Partido Liberal Colombiano

-Garzón Luis Eduardo

Exalcalde de Bogotá

– Gaviria Alejandro

Exministro de Salud

– Gil Andrés

Presidente Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina

– Gil Laura Gabriela

Directora Portal La Línea del Medio

-Girón Claudia

Defensora de derechos humanos

– Goebertus Estrada Juanita María

Representante Partido Alianza Verde

-Gómez Andrei

Director, Rodeemos el Diálogo

– Gómez Londoño Luis Ernesto

Exviceministro del Interior

-Gómez Yiya

Viva la Ciudadanía

-González Jorge Iván

Profesor Universidad Nacional

– González Arana Roberto

Historiador y profesor universitario

– González Benedicto de Jesús

Representante del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

– González Posso Camilo

Exministro de salud e investigador

– González Roberto

Profesor universitario

-Guerrero Luis Guillermo

Director, CINEP

-Guerrero Rodrigo

Exalcalde de Cali

– Henao Juan Carlos

Expresidente de la Corte Constitucional

-Hernández Gerardo Andrés

Director, Transparencia por Colombia

– Herrera Botta Adriana

Empresaria

-Herrera Duque Diego

Presidente, Instituto Popular de Capacitación

– Hommes Rudolf

Exministro de Hacienda y columnista de opinión

– Hurtado María Cristina

Consultora

-Jaramillo Diana

Redepaz, Tolima

-Jiménez Álvaro

Campaña Colombiana contra las Minas

– Juviano Catherine

Periodista y activista social

– Kohon Mariela

Exasesora de la delegación de paz de las FARC y exdirectora de Justice for Colombia

– Lara Salive Patricia

Escritora y columnista

– Leal Buitrago Francisco

Profesor e investigador universitario

-Lenis Luis Fernando

Empresario

– León Magdalena

Socióloga y Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional

– Leyva Durán Álvaro

Exministro y exconstituyente

– López Alexander

Senador Polo Democrático Alternativo

– López Montaño Cecilia

Exministra de salud, exministra de medio ambiente

– López Obregón Clara

Exministra de Trabajo

– López Claudia

Dirigente del Partido Alianza Verde y exsenadora

– Lozada Vargas Juan Carlos

Representante Partido Liberal Colombiano

– Lozano Correa Angélica Lisbeth

Senadora Partido Alianza Verde

– Mantilla Ignacio

Exrector de la Universidad Nacional de Colombia

– Márquez Mina Francia Elena

Integrante del Proceso de Comunidades Negras y Ganadora del Premio Goldman de Medio Ambiente

– Martínez Diego

Integrante Comisión Jurídica constituida en las conversaciones de paz

– Marulanda Gómez Luis Iván

Senador Partido Alianza Verde

– Medina Uribe Henry

General (r)

– Medina Fernando

Académico y Consultor

-Medina Gallego Carlos

Profesor Universidad Nacional

-Mejía Claudia

Directora Sisma Mujer

-Mesa John Fernando

Redepaz, Antioquia

– Miranda Peña Katherine

Representante Partido Alianza Verde

– Mockus Antanas

Senador Partido Alianza Verde

– Monsalve Darío de Jesús

Arzobispo de Cali

-Moreno Néstor

Director, Corporación Córdoba Diversa

-Múnera Ruiz Leopoldo

Profesor, Universidad Nacional

– Muñoz Lopera León Fredy

Representante Partido Alianza Verde

-Murillo Luis Gilberto

Exministro de medio ambiente

– Navarro Antonio

Dirigente del Partido Alianza Verde y exsenador

– Navarro Xinia

Concejal de Bogotá

– Navas Talero Germán

Representante Polo Democrático Alternativo

-Nieves Herrera Celio

Concejal de Bogotá, Polo Democrático

– Orejuela Libardo

Exrector de la Universidad Libre del Valle

-Orgulloso Alberto

Director, Escuela Nacional Sindical

-Ossa Escobar Carlos

Excomisionado de paz y excontralor

– Pardo Alberto

Director MundiPaz

-Parra Ernesto

Director, Corfas

– Paz Carlos Arcesio

Empresario

– Parra Gabriela

Periodista

–Petro Gustavo

Senador Coalición Decentes

– Pizarro Rodríguez María José

Representante Coalición Decentes

– Quintero Calle Daniel

Exviceministro

-Quintero Criado Ufley

Director Ejecutivo Corporación Colombiana de Investigaciones Jurídicas, Económicas y Sociales – RESARCIR

– Racero Mayorca David Ricardo

Representante Coalición Decentes

– Ramírez Sandra

Senadora Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

– Restrepo Álvaro

Director del Colegio del Cuerpo

-Restrepo Juan Camilo

Exministro de agricultura

-Restrepo Laura

Escritora

– Restrepo Manuel

Profesor Universitario UPTC

– Reyes Alvarado Yesid

Exministro de Justicia

– Ríos José Noé

Exviceministro y exnegociador de paz con el ELN

– Rivera Flórez Guillermo

Exministro del Interior

– Robledo Gómez Ángela María

Representante Colombia Humana

– Robledo Jorge Enrique

Senador Polo Democrático Alternativo

– Robledo Patricia

Docente Universitaria

– Rodríguez Roosevelt

Senador Partido de la U

– Rojas Jorge E.

Exsecretario de Integración Social

– Romero Marco

Director de la Maestría en Políticas Públicas de la Universidad Nacional y director de Codhes

– Rozo Rengifo Juan Sebastián

Exministro de TICS

– Sáez de Ibarra María Belén

Directora de Patrimonio de la Universidad Nacional

– Salcedo Doris

Escultora

– Saldarriaga Óscar

Académico e investigador de la Universidad Javeriana

– Saldias Carmenza

Docente y Consultora

– Sanabria Luis Emil

Director de Redepaz

– Sanguino Páez Antonio

Senador Partido Alianza Verde

-Sánchez César Emilio

Mesa de derechos humanos y territorios del César

– Sánchez Gonzalo

Exdirector del Centro de Memoria Histórica e investigador universitario

– Sánchez María Eugenia

Casa de la Mujer

– Sánchez Olga Amparo

Casa de la Mujer

– Sanín José Luciano

Director de Viva la Ciudadanía

– Santiago Enrique

Integrante Comisión Jurídica constituida en las conversaciones de paz

-Sarmiento Clara

Redepaz, Valle

– Sarmiento Manuel

Concejal de Bogotá

– Serpa Horacio José

Senador Partido Liberal

-Serpa Uribe Horacio

Exconsejero de paz y exministro del interior

– Socarrás Reales Fredys Miguel

Exviceministro de Trabajo

-Toloza Campuzano Amparo

Representante legal ASOMUTCO Mujeres víctimas y trabajadoras del César

– Toloza Francisco Javier

Exvocero de paz

-Trujillo Guillermo

Empresario

– Ungar Bleier Elizabeth

Exdirectora de Transparencia por Colombia

– Valencia Agudelo León

Director Fundación Paz y Reconciliación

-Valencia Fernando

Director Conciudadanía

– Vargas Velásquez Alejo

Director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz – Universidad Nacional

-Velandia Nelly

Presidenta ANMUCIC

– Velasco Luis Fernando

Senador Partido Liberal

-Velásquez Fabio

Presidente, Foro Nacional por Colombia

-Villa Martha

Directora, Corporación Región

-Wills María Emma

Exasesora del Centro Nacional de Memoria Histórica

 

[1] Comunicado de prensa del Consejo de Seguridad, Nueva York, 24 de enero de 2019: https://colombia.unmissions.org/comunicado-de-prensa-del-consejo-de-seguridad-sobre-colombia.

[2] Recuperado de: https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16689738.

[3] Recuperado de: https://www.jep.gov.co/Sala-de-Prensa/Paginas/Comunicado-019-de-2019—Corte-Penal-Internacional-insiste-en-que-JEP-tenga-un-marco-legal-definido.aspx.

[4] Comunicado 019 de 2019: “Corte Penal Internacional insiste en que JEP tenga un marco legal definido”: https://www.jep.gov.co/Sala-de-Prensa/Paginas/Comunicado-019-de-2019—Corte-Penal-Internacional-insiste-en-que-JEP-tenga-un-marco-legal-definido.aspx.

Publicado enColombia
Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación del gobierno de Venezuela.

El gobierno de Venezuela liderado por Nicolás Maduro sentó sus bases para abrir un proceso de diálogo. La propuesta la dio a conocer el vocero y ministro de Comunicación e Información venezolano, Jorge Rodríguez. En una entrevista a la agencia rusa Sputnik, Rodríguez explicó que el oficialismo tiene cinco puntos concretos para negociar con el antichavismo: respeto a la soberanía; respeto a la paz; levantamiento de las sanciones contra Venezuela; un mecanismo que permita dirimir las diferencias políticas entre Maduro y el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó y por último la no injerencia de otras naciones en los asuntos internos del país. “Nosotros veremos qué trae la oposición en su propuesta”, apuntó Rodríguez. Desde el pasado 23 de enero, cuando Guaidó autoasumió competencias presidenciales, Venezuela vive una tensión que parece no tener límite. Desde el primer momento, el líder opositor fue reconocido por los gobiernos de Estados Unidos y Brasil, y con el paso de los días fue reuniendo más aliados. Por ahora la oposición venezolana no se mostró dispuesta al diálogo pero si lo hicieron otros países latinoamericanos como México y Uruguay. Recientemente el presidente del país azteca, Andrés Manuel López Obrador, ofreció a su país como sede para el diálogo y el mandatario uruguayo, por su parte, volvió a reafirmar ayer su respaldo a Maduro. 

En cuanto a la propuesta de convocar a elecciones que plantea el Grupo de Contacto convocado por la Unión Europea, Rodríguez desestimó esa posibilidad y recordó que en los últimos comicios de mayo de 2018 Maduro logró imponerse con el 67,84 por ciento de los votos. Además, subrayó que las elecciones cumplieron con todos los estándares internacionales: “Ya las elecciones presidenciales se realizaron, no solo con estándares internacionales, sino con el sistema electoral venezolano, que es el más blindado del mundo entero, más fiable que el sistema electoral de Estados Unidos, de España, y sin duda que el de Colombia”, remarcó. La oposición, sin embargo, sostiene que no tuvieron las garantías exigidas en la mesa de diálogo de República Dominicana celebrada a fines de 2017. En su defensa, Rodríguez aseguró que la oposición se negó a firmar un acuerdo y optó por el boicot para facilitar el intento de golpe de estado apoyado principalmente por Washington. “El boicot a la elección venezolana se hizo para argumentar la agresión que actualmente están intentando perpetrar contra Venezuela, el boicot se inició incluso antes de las negociaciones de Dominicana”, concluyó Rodríguez.

Publicado enInternacional
La cumbre entre Trump y Kim Jong-un termina de forma abrupta sin "ningún acuerdo"

El presidente de EEUU dijo que se retiró porque Kim le pidió "levantar las sanciones de forma íntegra", y dijo que puede que ambos no vuelvan a encontrarse "en mucho tiempo".



La segunda cumbre entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, terminó hoy más de una hora antes de lo previsto y sin que ambos dirigentes alcanzaran "ningún acuerdo" ni firmaran la declaración conjunta que sus equipos habían negociado. A las 13:25 (6:25 GMT), Trump abandonó el céntrico hotel de Hanói donde mantenía sus reuniones con Kim para dirigirse a su propio hotel y dar una conferencia de prensa, mientras Kim se encaminaba también al suyo.


El presidente de EEUU dijo que se retiró porque Kim le pidió "levantar las sanciones de forma íntegra", y dijo que puede que ambos no vuelvan a encontrarse "en mucho tiempo". "Fue por las sanciones. Básicamente ellos querían que levantáramos las sanciones de forma íntegra, y nosotros no podíamos hacer eso", afirmó. "Estaban dispuestos a desnuclearizar una gran parte de las áreas que queríamos, pero no todas las que queríamos. Así que tuvimos que retirarnos", agregó.


Más tarde, Trump precisó que Kim se había comprometido a desmantelar el centro de investigación nuclear de Yongbyon, donde produce su combustible para bombas atómicas, pero había pedido a cambio un levantamiento de sanciones que Washington consideró inaceptable. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, aseguró no obstante que se hicieron "avances reales" en el encuentro, y se mostró "optimista" a pesar de los desacuerdos en la cumbre. "Le pedimos que hiciera más [en materia de desnuclearización], pero no estaba preparado para hacerlo", dijo Pompeo en la misma rueda de prensa.


Trump garantizó que la despedida entre ambas partes fue "amistosa", y negó que se hubiera levantado abruptamente de la mesa de negociación, al asegurar que tiene una relación "cálida" con Kim. "Pero a veces tienes que retirarte, y ésta fue una de esas veces", indicó. También afirmó que Kim y él no se comprometieron por ahora a celebrar una tercera cumbre, aunque sus equipos seguirán dialogando. "No nos hemos comprometido, veremos lo que ocurre. Puede que tenga lugar pronto, pero también podría no producirse en mucho tiempo", declaró el mandatario.


Trump agregó que Estados Unidos está preparado para organizar "muy fácilmente" inspecciones de las instalaciones nucleares en Corea del Norte, si el hermético régimen lo permitiera. "Las inspecciones de Corea del Norte tendrán lugar, y si las hacemos, tenemos un calendario establecido, sabemos cosas sobre ciertos lugares y sitios", indicó.
Las sanciones continúan


Además, confirmó que todas las sanciones actuales de EEUU seguirán por ahora en pie, pero dijo que no quería "hablar sobre aumentarlas, porque son fuertes". Trump tenía previsto volar hoy de regreso a Washington tras la rueda de prensa, y dijo que desde el avión llamaría al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, para ponerles al día de la cumbre.


El abrupto fin de la cumbre se produjo después de que la segunda reunión entre ambos, una bilateral ampliada junto a sus respectivas delegaciones, se alargara más de lo previsto. No hubo almuerzo de trabajo y tampoco ceremonia de firma de una declaración conjunta, en la que se esperaba que ambos Gobiernos detallaran posibles nuevos compromisos sobre desnuclearización e incluso se comprometieran a suscribir una declaración de paz en la península coreana y a iniciar relaciones diplomáticas.


En sus dos encuentros abiertos a la prensa, Trump y Kim habían mostrado muy buena sintonía y humor, y el líder de Corea del Norte incluso respondió por primera vez desde que accedió al cargo a varias preguntas de periodistas extranjeros, estadounidenses en este caso.


La cumbre entre ambos, que sigue a su histórico primer encuentro en Singapur, comenzó este miércoles con una reunión a solas y una cena en Hanói, en la que los dos líderes se mostraron optimistas sobre las perspectivas del encuentro.

HANÓI
28/02/2019 08:11 Actualizado: 28/02/2019 09:26

Publicado enInternacional
Maduro ofrece reunirse con el grupo de contacto

Después de la primera reunión en Montevideo, el grupo internacional impulsado por algunos países latinoamericanos y la Unión Europea busca crear las condiciones para convocar nuevas elecciones “justas” y “libres” en Venezuela.

 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer estar dispuesto a reunirse con enviados del grupo de contacto internacional impulsado por algunos países latinoamericanos y la Unión Europea (UE) que busca crear las condiciones para convocar nuevas elecciones “justas” y “libres” en el país.


“Estoy listo y dispuesto a recibir a cualquier enviado del grupo de contacto”, aseguró Maduro en una rueda de prensa en el palacio presidencial de Miraflores acerca de ese grupo compuesto por países europeos y latinoamericanos.


La alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, abrió este jueves la primera reunión del grupo en Montevideo. Allí, advirtió que la situación en Venezuela pone en riesgo la estabilidad no solo de América latina sino todo el mundo y urgió a buscar una solución a la crisis. “La tarea que nos ocupa es urgente y esta urgencia proviene del empeoramiento de la situación que corre riesgo de desestabilizar a la región y no solamente la región”, subrayó.


Por su parte, Maduro rechazó “la parcialización, la ideologización” que considera que tiene el grupo de contacto, pese a lo que se mostró dispuesto a recibir a los enviados del grupo y tener con ellos “contacto visual, contacto físico o contacto mental”. “Bienvenido el grupo de contacto de la UE, aunque les digo desde ya que estoy totalmente en desacuerdo con la parcialización e ideologización en que han caído producto del extremismo con que ven a Venezuela”, subrayó el gobernante.


Maduro también se refirió al denominado Mecanismo de Montevideo, ideado por Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (Caricom) como iniciativa para lograr la paz en Venezuela y que consta de cuatro etapas centradas en diálogo inmediato, negociación, compromisos e implementación. Ante ello, dijo estar “preparado para dialogar donde sea, cuando sea y con quien sea” bien sea a través de su “persona directa” o “de enviados especiales”.


Precisamente ayer la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), de Miami (Florida, Estados Unidos), rechazó el mecanismo que califican como un “irrespeto al pueblo venezolano”. Para el Veppex “plantear un diálogo y mediación con quienes usurpan el poder en Venezuela es simplemente colocarse del lado de quienes violan la Constitución”. El Mecanismo de Montevideo tiene composiciones y objetivos diferentes a los del Grupo Internacional de Contacto, integrado por una docena de naciones europeas y latinoamericanas.La crisis política en Venezuela se agudizó el 23 de enero pasado cuando el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamó presidente de Venezuela tras señalar que Maduro usurpa la Presidencia por haber sido electo en una votación fraudulenta.


Sin embargo, ayer el gobierno recibió un espaldarazo del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ), que declaró nula una ley que aprobó el Parlamento para una eventual transición en Venezuela. Según el titular del cuerpo, Juan Mendoza, la ley fue anulada por contrariar la Constitución. “No existe en la Constitución mención alguna a un estatuto que pretenda dirigir una supuesta transición hacia un nuevo régimen de los poderes públicos al contrariar el texto fundamental es abiertamente nulo”, dijo Mendoza en declaraciones transmitidas por la televisión estatal VTV.


La Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de contundente mayoría opositora, aprobó el martes una ley que regirá una eventual transición en el país y que entrará en marcha una vez el gobernante Nicolás Maduro, al que no reconoce, se aparte del poder. El texto establece, entre otras cosas, la duración de un Gobierno transitorio y sus competencias políticas y económicas. Ayer el TSJ, de tendencia hiperchavista, anuló esa norma.


Según la sentencia leída por Mendoza la ley de transición “evidencia la grotesca violación del principio de separación de poderes” porque la AN “pretende desconocer a Maduro como jefe de Estado y Gobierno y continuar en su iter criminis (camino del delito) para asumir totalmente las atribuciones constitucionales que corresponden al Ejecutivo”. Mendoza se refirió además a los catorce representantes diplomáticos que el Parlamento ha designando, asegurando que estas no surten efecto jurídico alguno, por lo que exhortó a la Fiscalía a realizar las “investigaciones penales correspondientes” contra esas personas.


El Parlamento desconoce la legitimidad del nuevo mandato que juró Maduro a mediados de enero, y ha señalado que el líder chavista usurpa la Presidencia. Por tal motivo, el antichavismo considera que las competencias del Ejecutivo recaen en el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, hasta que sean convocadas elecciones.


Nicolás Maduro, insistió ayer en que elegir una nueva Asamblea Nacional (AN, Parlamento), actualmente en manos de sus detractores, devolvería la estabilidad al país que atraviesa una severa crisis política y económica.


“Este mismo año, eso lo aspiro yo, la posibilidad de hacer elecciones anticipadas para el Parlamento, esas son las elecciones que van a ayudar a la estabilidad del país, a la superación de estas perturbaciones que estamos viviendo”, dijo el mandatario en una rueda de prensa desde el palacio presidencial. La propuesta de elegir una nueva AN este año, en vez de hacerlo en 2020 como corresponde según mandato constitucional, está siendo analizada por la Asamblea Nacional Constituyente, un foro plenipotenciario que está conformado solo por leales a la revolución bolivariana.


Al ser consultado sobre la posibilidad de celebrar nuevas elecciones presidenciales para resolver la crisis de legitimidad que atraviesa su mandato –no reconocido por el Parlamento y decenas de gobiernos extranjeros–, dijo que ese tema no es una prioridad en el país. En cambio, argumentó, es urgente atender la severa crisis económica en la que entró Venezuela y que incluye escasez generalizada, deterioro de todos los servicios públicos, hiperinflación y devaluación de la moneda.

Publicado enInternacional
Estados Unidos y los talibanes logran un principio de acuerdo de paz en Afganistán

El pacto, que debe ser ratificado por el Gobierno afgano, contempla la retirada de las tropas estadounidenses en 18 meses.

 

Los talibán y el Gobierno de Estados Unidos han alcanzado este sábado un principio de acuerdo, pendiente de ratificación por el Gobierno afgano, por el que se establece un plazo máximo de 18 meses para la retirada de las tropas norteamericanas en Afganistán tras casi dos décadas de permanencia, según fuentes de la insurgencia al término de la última ronda de conversaciones en Qatar.

En virtud de este acuerdo, los talibán se comprometen a negociar un nuevo alto el fuego tras el cual comenzarían a discutir su posible incorporación "gobierno en funciones", por concretar. El borrador del acuerdo incluye una garantía de que Afganistán no será "empleado como territorio de operaciones" de los grupos terroristas Al Qaeda y Estado Islámico. El borrador incluye, además, un apartado sobre intercambio y liberación de prisioneros y presos, la retirada del bloqueo de viaje internacional a varios dirigentes talibán y la formación de un nuevo Gobierno interino en Afganistán tras la firma de un alto el fuego.

Además, el acuerdo tendría consecuencias para las fronteras afganas con Pakistán, India y China tales como medidas para evitar la presencia de milicianos independentistas de Baluchistán en suelo afgano. Baluchistán es una región paquistaní pobre pero con importantes recursos naturales situada en la frontera con Afganistán y tiene desde hace 60 años presencia de grupos separatistas.


El acuerdo ha sido redactado con la colaboración del enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Jalilzad, quien ahora se dirigirá a Kabul para explicar al presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, el resultado de unas conversaciones que han excluido al Gobierno afgano por expreso deseo de los talibán, que considera a Kabul como un interlocutor ilegítimo. Jalilzad, ha reconocido un "avance significativo" en las negociaciones con los talibán y confirmado su viaje a Afganistán a través de varios mensajes en Twitter.

Khalilzad ha advertido que por el momento no se ha cerrado ningún acuerdo, aunque ha manifestado su confianza al respecto y ha señalado que "pronto" se reanudarán las negociaciones."Las reuniones han sido más productivas que otras anteriores. Hemos logrado un avance significativo en cuestiones vitales", ha apuntado. "Nada está cerrado hasta que todo esté cerrado y 'todo' debe incluir un diálogo afgano y un acuerdo de alto el fuego integral", ha puntualizado.
Ghani exige la participación del gobierno afgano


Ghani ha declarado esta semana en Davos que cualquier posible tregua entre los insurgentes y Afganistán debe respetar la Constitución y el marco legal de su país. "La función de la oficina del embajador Khalilzad es llevar al gobierno afgano y a los talibán a discusiones y negociaciones cara a cara. Dentro de ese marco, se abordarán las cuestiones más importantes de la presencia de los Estados Unidos y otras cuestiones internacionales", ha explicado durante el foro de Davos.

"Para lograr la paz, estamos listos para abordar las preocupaciones legítimas de todas las partes afganas en un proceso que garantiza la independencia y la soberanía afganas y representa los intereses legítimos de los estados regionales. Es urgente que termine la lucha. Pero perseguir la paz todavía significa que luchamos según sea necesario", escribió posteriormente en su cuenta de Twitter. Fuentes talibán han apuntado que está previsto que las negociaciones se reanuden en febrero de nuevo en Doha, la capital catarí, ya con la delegación talibán liderada por el nuevo máximo responsable político del grupo, el mulá Abdul Ghani Baradar.

Baradar, liberado en Pakistán el año pasado tras siete años en prisión por ser capturado en una operación estadounidense-paquistaní, es uno de los fundadores de los talibán y fue comandante de las milicias del grupo. Estados Unidos espera que su presencia refuerce el peso político del acuerdo que se logre dado a su peso específico dentro del grupo islamista. Estados Unidos tiene en Afganistán unos 14.000 militares en el marco de una misión internacional liderada por la OTAN conocido como Apoyo Resuelto y en las filas de la operación antiterrorista estadounidense contra Al Qaeda y Estado Islámico.

DOHA
28/01/2019 16:41 Actualizado: 28/01/2019 16:43
AGENCIAS

Publicado enInternacional
Jueves, 10 Enero 2019 06:46

De la guerra a la tregua

De la guerra a la tregua

Las guerras comerciales de 2018, que enfrentaron en diversos momentos a buen número de contendientes –los otros socios del TLCAN, los miembros de la Unión Europea y, desde luego, China– con el instigador de todas ellas, Estados Unidos, se fueron aquietando a lo largo del año en alguna medida. En estas notas catorcenales se analizó su evolución y desenlace, provisional o definitvo. Recordemos, entre otras, dos notas de especial relevancia para la de hoy: Trump y Xi en Mar-a-lago, 20 de abril, y GC: una tregua desmentida, 31 de mayo. En su encuentro de la primavera de 2018 ambos líderes constataron la profundidad y anchura de los abismos que los dividen, que van mucho más allá del intercambio comercial, y acordaron negociaciones a nivel ministerial que resultaron fallidas. Desde el verano, los ruidos intimidatorios y los anuncios de nuevas o más altas barreras arancelarias por parte de Estados Unidos, así como de acciones de represalia por parte de China, fueron más frecuentes que la búsqueda de oportunidades de diálogo y negociación. El encuentro de ambos líderes en el G-20 de Buenos Aires, en diciembre, abrió un nuevo periodo para la búsqueda de entendimientos, inicialmente arruinado por las invectivas de Trump.


La llegada de 2019 tornó imposible seguir ignorando la inminencia de un deadline, que dista sólo siete semanas: a falta de acuerdo, el 2 de marzo se elevarán, en forma autómatica, de 10 a 25 por ciento los aranceles que gravan compras estadunidenses de mercancías de China con valor anual estimado en 200 mil millones de dólares. Nadie duda que las correspondientes acciones de retorsión de China serán también automáticas.


Más que otra vuelta de tuerca, una presión adicional u otra acción disuasoria, esta alza de aranceles punitivos y las inevitables represalias inmediatas constituirían la declaración formal y la primera gran batalla de la guerra comercial del Pacífico, entre las dos principales potencias del planeta. Nadie quedaría a salvo de sus repercusiones y consecuencias. Por ello, hay que pasar, ahora sí en serio, de la guerra a la tregua y a la negociación.


Del 7 al 9 de enero se reunieron en Pekín delegaciones técnicas de los dos países para intentar desbrozar el camino. Se espera que más adelante se reúnan en Washington delegaciones ministeriales. La estadunidense sería copresidida por el representante comercial Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. (Quizá el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el asesor sobre Política Comercial e Industrial, Peter Navarro, se sientan desplazados del frente negociador con Pekín). China no ha informado quienes integrarán su delegación, quizá en espera del resultado de las pláticas preparatorias en Pekín. Se interpretó de manera positiva el hecho de que el viceprimer ministro Liu He –principal negociador económico internacional de China, con acceso directo al presidente Xi– acudiese personalmente al inicio de las negociaciones técnicas.


La aproximación de Estados Unidos a esta negociación ha estado dominada por una visión marcadamente optimista de su fortaleza negociadora ante China, subrayada en todo momento por Trump y otros funcionarios. Han dicho también que, en cambio, es muy precaria la posición de China, sobre todo como resultado de las barreras comerciales impuestas por Estados Unidos. Los aranceles han afectado absolutamente a China, la han lastimado mucho, tuiteó Trump la víspera de la reunión de Pekín, según nota de TheWashington Post.
Entre las cuestiones que Washington desearía obtener de China para proclamarse victorioso absoluto en esta guerra comercial –como Trump desea– destacan una reducción sustancial de su défict comercial bilateral, que alcanza a 375 mil millones de dólares; un compromiso formal de China para cesar las prácticas de invasión cibernética que, según acusaciones de Estados Unidos, le han permitido adueñarse de secretos técnicos en industrias de avanzada; aceptar sin reservas las medidas de protección de los derechos de propiedad intelectual de titularidad estadunidense; y, abatir los subsidios a los exportadores que según Washington significan ventajas excesivas e indebidas.


En los pasados meses, casi sin ruido, China anunció y conformó ahora una serie de medidas que, de forma indirecta, parecen responder a esas demandas: modificación de la ley de inversiones extranjeras para impedir que se exijan transferencias de tecnología a los socios locales, sujetándolas a negociación entre las partes; adopción del principio de neutralidad competitiva, impulsado por la OCDE, que asegura que las empresas de propiedad estatal no gozarán de ventajas frente a sus competidoras privadas o extranjeras, y, entre otras acciones, reabrir las importaciones de automóviles, soya y otros productos estadunidenses, afectadas por represalias comerciales.


Con las pláticas de Pekín, parece despejado el camino para la reunión ministerial, que se examinará con oportunidad.

Publicado enEconomía
EEUU se sienta a negociar con los talibanes, que han aumentado en un 50% su control sobre Afganistán

El objetivo de EEUU en Afganistán es crear unas fuerzas de seguridad afganas fuertes que obliguen a los talibanes a negociar, pero hoy en día estas fuerzas no podrían ni "sobrevivir" solas

En dos años, los talibanes han pasado de controlar el 8% del territorio al 12%, mientras que el Gobierno ha pasado del 63% al 55,5%

Talibanes y EEUU han mantenido negociaciones este lunes y martes en Abu Dabi

 

"Nunca han sido más reales", afirmó el enviado especial de Naciones Unidas para Afganistán, Tadamichi Yamamoto, sobre las negociaciones entre EEUU y los talibanes celebradas este lunes y martes en Abu Dabi. Los talibanes se han sentado en la mesa con el objetivo de conseguir una retirada de las tropas de EEUU y no están dispuestos a hablar con el Gobierno de Afganistán. Además, lo hacen desde una posición reforzada: controlan un 50% más de territorio que hace dos años, superan en número de efectivos al Ejército y la Policía nacionales y en la última etapa han intensificado la violencia para consolidar su posición negociadora.


Ese no era el plan inicial de EEUU. Su objetivo de crear un Gobierno afgano sólido que obligase a los talibanes a negociar y que finalmente no hiciese necesaria la presencia estadounidense está lejos de hacerse realidad. Las fuerzas de seguridad del Estado apenas controlan o tienen influencia sobre el 55'5% del territorio, llevan años estancadas y cada vez tienen menos efectivos. Hoy, los talibanes quieren negociar, pero no lo hacen obligados ante la fuerza del Estado afgano.

 

En la sesión de confirmación del general Kenneth McKenzie como nuevo comandante de Centcom –mando del ejército de EEUU al cargo de 27 países situados entre el Cuerno de África y Asia Central– el pasado 4 de diciembre, el militar aseguró: "La misión está centrada en asegurar que las fuerzas de seguridad de Afganistán están en la mejor posición militar posible para tener éxito en el campo de batalla y poner la presión suficiente sobre los talibanes para llevarles a la mesa de negociaciones con el Gobierno de Afganistán". Sin embargo, durante la misma sesión advirtió: "Hoy sería muy difícil para las fuerzas de seguridad afganas sobrevivir sin nuestra asistencia".

McKenzie informó que los talibanes tienen aproximadamente 60.000 combatientes "disponibles por todo Afganistán", una cifra bastante superior a los 40.000 que conforman el cuerpo de Policía y el Ejército nacionales. Con esta cifra, las fuerzas de seguridad nacionales registran su número más bajo desde 2012 y solo llegan al 11% de la cifra de 352.000 establecida como objetivo. En el último año, las fuerzas de seguridad afganas han perdido 8.827 efectivos, según el último informe de SIGAR, la agencia del Gobierno EEUU encargada de supervisar el proceso de reconstrucción en Afganistán.
Los talibanes dicen estar dispuestos a negociar con EEUU, pero no con el Gobierno de Afganistán. "El principal punto de discusión ha sido la retirada de las tropas extranjeras", afirmó el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, a través de su canal de Telegram. EEUU no ha informado sobra las negociaciones, pero los insurgentes aseguran que en ellas no ha participado el Gobierno afgano. "Toda la agenda está centrada en asuntos que conciernen a los ocupantes y las negociaciones solo se mantendrán con ellos", añadió.


"Recibimos dos mensajes diferentes de los talibanes. Han aumentado la violencia en algunas partes del país, pero a su vez han mostrado un mayor interés por la reconciliación", afirmó el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis. La interpretación del entonces comandante de la misión de EEUU en Afganistán, John Nicholson, era clara: "Los talibanes están combatiendo para ganar influencia en las negociaciones y mantener su cohesión".


Desde 2009, la cifra de civiles muertos se ha casi duplicado, pasando de 2.814 a 5.252. Aun así, la cifra se ha mantenido estable respecto al año pasado, según datos de la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA). Según Naciones Unidas, el 65% de estas muertes está causado por la insurgencia y el 22% por fuerzas progubernamentales.


En cualquier caso, la UNAMA ha registrado 649 muertes de civiles por operaciones aéreas de fuerzas progubernamentales entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2018, lo que supone un aumento del 39% respecto al mismo periodo del año anterior y un récord desde que la misión de ONU empezó a registrar muertes de civiles en el año 2009. Los talibanes han llevado este asunto a las negociaciones de esta semana.


"Ahora tenemos la oportunidad de dar a la Unión Soviética su guerra de Vietnam", le dijo Zbigniew Brzezinski, asesor de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter, a su jefe el mismo día en que los soviéticos entraron en Afganistán. Y lo fue. La URSS estuvo allí 10 años y se marchó derrotada. Hoy, ese mismo territorio se ha convertido en una nueva Guerra de Vietnam para EEUU en la que, 17 años después, no ve la salida. La evolución en la política de Trump es un buen ejemplo de ello, que pasó de apostar por la retirada inmediata a ordenar un aumento de tropas para desequilibrar la batalla. Sin conseguirlo.

Publicado enInternacional
Sábado, 10 Noviembre 2018 05:38

Por primera vez, todos en la mesa

El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú.

Inesperadamente, los rusos lograron que todas las partes se reunieran en Moscú. No hubo todavía acuerdo pero sí canales abiertos.

Rusia logró reunir ayer a representantes talibanes y del gobierno afgano, en lo que fue la primera reunión internacional sobre Afganistán, luego de décadas de conflicto en el país asiático. “Es la primera vez que una delegación del Buró político talibán, con sede en Doha, participa en discusiones a este nivel”, señaló el ministerio de Relaciones Exteriores ruso, al conocer la respuesta favorable de los talibanes. “Rusia reafirma su posición en cuanto a que no hay alternativa a un acuerdo político en la República islámica de Afganistán”, agregó el comunicado ruso.


En la mesa de negociación, estuvieron presentes cuatro miembros del Consejo para la paz de Afganistán, cinco representantes talibanes, representantes de Pakistán, y hasta funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Moscú.


Rusia inauguró la conferencia con la ambición de abrir una nueva página en las negociaciones y terminar con el conflicto. El ministro ruso de Exteriores Serguei Lavrov exhortó a los participantes a no guiarse por sus intereses personales o colectivos, sino por los del pueblo afgano. “La participación en esta reunión de un organismo gubernamental afgano y de los talibanes es una contribución importante a la creación de condiciones favorables al lanzamiento de negociaciones directas”, dijo Lavrov.


Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó que las perspectivas de paz en Afganistán eran más altas que las de hace muchos años, a pesar de la escalada de violencia y los repetidos reveses de las fuerzas afganas. Sin embargo, como era previsible, el encuentro terminó sin que las delegaciones de ambas partes se pusieran de acuerdo sobre la forma de un diálogo sin mediadores y directo. Según declaró el portavoz del consejo de Paz de Afganistán, Ihsan Taheri, la negociación no derivó en un acuerdo porque lo talibanes impusieron condiciones previas.


En este sentido, el movimiento radical condiciona el inicio del diálogo a la retirada de las tropas extranjeras en el país. El portavoz de los talibanes, Mohamad Abas Stanikzai, dijo que en la conferencia no se habló sobre un diálogo directo y que ellos no negociarán con el actual gobierno porque no reconocen su legalidad. “No reconocemos como legítimo al actual Gobierno de Afganistán, porque no fue elegido por el pueblo sino que llegó a la sombra de la invasión”, consideró. Por eso, la organización radical se niega a negociar con el gobierno afgano y en su lugar prefiere entablar conversación con Estados Unidos.


La crisis afgana, consideró Stanikzai, tiene dos dimensiones: una interna y otra externa. “Si se resuelvan los problemas de la dimensión externa, también podremos solucionar la interna, incluidos los temas de Constitución, derechos humanos, derechos de la mujer, drogas y todos los problemas internos”, dijo en referencia a la presencia de tropas estadounidenses en la región. Finalmente afirmó que esperan expectantes la próxima reunión en el formato que propuso Moscú.


En esta línea, el director general del Ministerio de Exteriores iraní para Asia Occidental, Rasul Eslami, declaró que los negociadores se volverán a reunir pronto. “Dado que todos los participantes y todos los presentes se quedaron contentos, se acordó celebrar la próxima reunión en un futuro próximo”, afirmó.


La iniciativa rusa se produce en un momento sensible en Afganistán. Según un reciente informe estadounidense, las fuerzas de seguridad gubernamentales están en la mayor pérdida de los últimos años.

Publicado enInternacional
Martes, 11 Septiembre 2018 08:09

Se empantana el diálogo con el ELN

Se empantana el diálogo con el ELN

La guerrilla ELN acusó ayer al presidente de Colombia, Iván Duque, de acabar con el proceso de paz, al desconocer acuerdos y plantear “condiciones inaceptables” para retomar la mesa de diálogos en Cuba. “Al desconocer los acuerdos hechos con el Estado y colocar unilateralmente condiciones inaceptables, este gobierno está cerrando esta mesa, acabando el proceso de diálogos y los esfuerzos hechos desde hace varios años por el ELN, la sociedad, el anterior gobierno y la comunidad internacional”, dijo en un comunicado. El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, respondió más tarde que el gobierno no reanudará las charlas para superar medio siglo de conflicto armado hasta que la guerrilla cumpla con unos mínimos: liberación de todos los secuestrados y fin de las acciones criminales de los insurgentes. “El gobierno colombiano sigue expresando voluntad de paz, pero con hechos concretos y no con retórica”, dijo. 

Duque, quien asumió la presidencia hace un mes, había dicho el sábado que las conversaciones que se desarrollan en La Habana con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) solo continuarían si se liberan antes a “todos los rehenes”, que su gobierno calcula en al menos 16. De esta forma, el gobernante ató la suerte de las negociaciones iniciadas por su antecesor, el Nobel de Paz Juan Manuel Santos, a que el ELN no solamente libere a seis secuestrados de un grupo de nueve que había ofrecido devolver. “Esto no es un tema de fechas fatales, es un tema de expresiones concretas de paz y de expresiones concretas de compromiso”, indicó Ceballos. Los rebeldes se oponen a estas condiciones por considerarlas imposiciones del gobierno y porque en la mesa se acordó que las conversaciones se desarrollarían en medio de los enfrentamientos en Colombia. Reconocida oficialmente como la última guerrilla de Colombia, el ELN ofreció liberar por su cuenta, y pese a la falta de acuerdos, a nueve policías, militares y civiles capturados en agosto, al término de los diálogos que mantuvo durante año y medio con Santos. El miércoles devolvió a tres militares cerca de la frontera con Venezuela y ayer informó que “está en plan de liberación unilateral” de cuatro miembros de la fuerza pública y dos civiles raptados en el departamento del Chocó. “Hay una posibilidad de que esas liberaciones se den hoy”, apuntó Ceballos, quien aseguró que el proceso se realiza junto con la Defensoría del Pueblo y la Iglesia católica.


Duque deja en suspenso la negociación de paz con el ELN en Colombia

El presidente supedita el diálogo a la liberación de todos los secuestrados. El Gobierno asegura que los atentados de la guerrilla causaron 100 muertos en 17 meses

El diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) está a punto de entrar en un callejón sin salida. El enfoque del nuevo Gobierno colombiano ha dado un giro sustancial con respecto al Ejecutivo de Juan Manuel Santos, que en febrero de 2017 inauguró las conversaciones en Quito, capital de Ecuador, aceptando negociar "en medio del conflicto". Los contactos apenas registraron avances, con la excepción de un cese al fuego bilateral de 101 días declarado hace un año en vísperas de la visita del Papa. El presidente Iván Duque dejó en suspenso este fin de semana el diálogo hasta que la guerrilla, el grupo armado más grande activo en el país andino después de la desmovilización de las FARC, libere todos los secuestrados en su poder y deje de cometer atentados.


"Si esa premisa se cumple, se dan por terminadas esas actividades criminales estamos listos a empezar una exploración [del diálogo], pero esa exploración debe tener una agenda clara y unos tiempos definidos por el bien de la sociedad colombiana. Es por eso que, hasta que no se cumpla esa premisa, nosotros no vamos a designar a nadie para que se siente en esa mesa a tener ningún tipo de aproximación", afirmó el mandatario. Hace un mes, al asumir el cargo, Duque pidió al alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, un informe sobre la mesa de negociación, que en mayo se trasladó a La Habana (Cuba). "Durante esos 17 meses de conversaciones que tuvo el Gobierno anterior con el ELN se adelantaron por parte de ese grupo armado organizado 462 actividades criminales, que cobraron cerca de 100 víctimas fatales, se adelantaron 148 atentados contra la infraestructura petrolera, que ha generado realmente un ecocidio, y se han presentado cerca de 16 secuestros", señaló el presidente durante un acto. "Es importante que la ciudadanía entienda que no se puede hablar de paz mientras se está apelando a la violencia como mecanismo de presión al Estado y a la sociedad colombiana".


El ELN liberó la semana pasada a tres soldados secuestrados en agosto en el departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela, y uno de sus portavoces, conocido como comandante Uriel, aseguró a través de Twitter que habrá nuevas liberaciones "a pesar de las declaraciones de Iván Duque". No obstante, el sucesor de Santos no se limita, como ya prometió en campaña electoral, a exigir la suspensión de esas actividades -un chantaje recurrente que la guerrilla trata de utilizar como moneda de cambio para negociar- sino que insta a abandonar todas las acciones criminales. "Yo celebro en los últimos días que varias personas han regresado a sus hogares. Celebro que en las próximas horas lo hagan más personas, pero aquí se necesita un gesto contundente hacia todos los colombianos [...]. Yo le quiero decir a ese grupo armado organizado que acá tiene toda la voluntad, pero la voluntad más importante en ese momento parte de los que quieren por la violencia seguir ganando espacios con el Estado. Si suspenden esas actividades criminales y están dispuestos a fijar esa agenda, acá tendrán un Gobierno dispuesto a empezar esas exploraciones", aseguró.


Uno de los obstáculos al que se ha enfrentado el proceso de diálogo, encabezado por el negociador Pablo Beltrán, es la desconexión entre la cúpula de la organización y sus bases, a menudo descontroladas y sujetas a una disciplina más laxa que la de las FARC. El ELN nació en 1964 casi a la par que la antigua guerrilla con una ideología que mezclaba marxismo y cristianismo. Los analistas coinciden en que el último grupo insurgente activo en Colombia tiene una estructura más federal de la que tenían las FARC, y eso pone en entredicho su unidad de mando.


Actualmente cuenta con alrededor de 1.500 combatientes que siguen secuestrando. Esa cuestión ha sido la más espinosa a lo largo de los dilatados acercamientos con el Gobierno. La negociación que ha sufrido constantes retrasos e interrupciones desde que se inició. Con todo, hace un año, en vísperas de la visita del papa Francisco a Colombia, las partes anunciaron el primer alto al fuego bilateral en más de medio siglo de conflicto armado. En plena tregua, el exvicepresidente Gustavo Bell relevó a Juan Camilo Restrepo como jefe negociador, pero el diálogo no consiguió retomar el impulso. El logro más tangible de los diálogos tuvo una vigencia de poco más de cien días, y expiró a comienzos de año. Aunque la guerrilla anunció un cese unilateral para los comicios del primer semestre, las negociaciones languidecieron en medio del calendario electoral. Desde los noventa, el ELN ha tenido acercamientos con todos los presidentes de Colombia. Ha sostenido diálogos preliminares de paz con los gobiernos de César Gaviria (1990-94), Ernesto Samper (1994-98), Andrés Pastrana (1998-2002), y Álvaro Uribe (2002-2010), pero solo con el de Santos llegó a instalar una mesa formal.


Su Gobierno, sin embargo, no logró concretar una nueva tregua antes del final de su mandato, el pasado 7 de agosto, y dejó en manos de Duque decidir si continuaba con las conversaciones, que enfrentaron el obstáculo adicional de trasladarse a La Habana desde su sede original en Quito. El pasado abril, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno se retiró como garante de la negociación en medio de un clima de tensión por las actividades criminales de disidencias de las FARC, bandas de narcotraficantes y el propio ELN en la frontera entre los dos países. Al tema de los secuestros el Ejecutivo colombiano ha añadido el de la presencia del ELN en Venezuela. El jueves, Miguel Ceballos le pidió a la guerrilla aclarar si sus tropas se refugian del otro lado de la frontera. “Es imposible llegar a siquiera considerar un cese al fuego cuando parte (...) de la tropa o de los miembros de la contraparte están en un país ajeno", dijo en declaraciones a periodistas.

Por F. MANETTO / S. TORRADO

Diario EL País –España–

Bogotá 10 SEP 2018 - 09:27 COT

Publicado enColombia