“Lo que iniciamos sobrepasó nuestros cálculos, pero de manera positiva”

"No estábamos preparados para toda la envergadura mediática que esto significaba...", así resume Luis Grubert, presidente de Fecode, la dinámica y gran potencial que despertó el paro docente que durante los últimos días de abril, y primeros de mayo, conmovió a buena parte del país. Para un sector del gremio –que se siente traicionado por la dirección– el paro debió radicalizarse y jugarse a fondo sus reivindiaciones; para otros, el paro dio lo que podía dar, pues había que amarrar los acuerdos al Plan Nacional de Desarrollo. Más allá de unos y otros, los retos por asumir tras el cese de actividades son para el conjunto del movimiento social, aprovechando la oportunidad, como dice nuestro entrevistado, "[...] para convocar a una Mesa Nacional por la Educación".

desde abajo –da–. En el balance que ustedes hacen del paro, hablan de la posibilidad que tuvieron de llegar a un acuerdo en paz laboral sobre el pliego presentado, ¿por qué no se concretó un acuerdo en tales condiciones?, ¿por qué fue necesario llegar al paro?
Luis Grubert Ibarra –LGI–. En paz laboral era en el entendido que el Gobierno respetaba las normas creadas por él mismo, el 160 que abre las puertas para que las partes se sienten a negociar, pero en 56 días que llevábamos discutiendo el resultado era desolador: cero puntos acordados.

da. ¿El Plan Nacional de Desarrollo (PND) marcaba tiempos en esta negociación?
LGI. Sí. El tiempo pasaba y ya faltaba una semana para que aprobaran el PND, el cual se nos volvió una espada de Damocles. Podíamos seguir discutiendo, pero lo que posiblemente acordáramos no quedaría incluido en el Plan. Pero además estaba la cercanía de las vacaciones de mitad de año, las cuales nos bloquean cualquier negociación, pues en caso de paro el Gobierno puede decretar unas vacaciones anticipadas.

da. Ante este escenario, ¿cuál fue el balance que hicieron?
LGI. Vea, la Ministra se sentó con nosotros el día 56, por 40 minutos, y nos afirmó: 10 por ciento, nos afirmó que iría al PND con concurrencia de deuda y que discutiría un aspecto de política educativa con nosotros. Nos pareció interesante, pero nos aseguramos: hago la confrontación con el Director de Planeación y me hace una afirmación contraria a lo dicho por la Ministra, hablo con el Jefe de Presupuesto y el Viceministro de Hacienda y me dicen "no, la chequera está agotada", entonces digo: la Ministra me está haciendo una afirmación falsa.

da. ¿Discuten ese escenario en Fecode?
LGI. En la noche de ese mismo día nos reunimos en la sede de Fecode y votamos la hora cero. Entonces la Ministra se había ido para Panamá, me llamó y dijo: Grubert, ¿qué pasó?, ¿usted es que no cree en mí? Le dije: no, Ministra, yo puedo creerle, pero si pregunto en el Ministerio de Hacienda y me dicen que no, le pregunto a Planeación y me dice que no, ¿cómo puedo creerle? El Gobierno es uno solo, y tenía que haber coherencia con su afirmación, y la respuesta de Hacienda y Planeación no eran coherentes, y como ya nos han hecho conejo Ministra, póngase en mi papel, por eso decretamos la hora cero.

da. ¿Mantuvieron la negociación después de esto?
LGI. Después de esto regresa la Ministra de Panamá, como molesta, y es cuando habla por televisión de sanciones y sueldos irreales, y lo dicho fue lo que hirió y despertó con mayor ahínco la decisión de lucha de los maestros, sus palabras nos unificaron. Pero sus palabras también despertaron la solidaridad de la ciudadanía. Muchos sectores se pronunciaron: 65 parlamentarios firmaron una constancia exigiendo al Gobierno que negociara con Fecode, 35 representantes de todos los matices, sin pedirles nosotros eso, también lo hicieron. Por todas partes había solidaridad. En el ejecutivo de la CUT, a pesar de su diversidad, hubo unanimidad con nosotros. Sin duda cayó sobre nosotros una responsabilidad de liderazgo que los estudiosos de los movimientos sociales deben evaluarla y pensarla. Pero también había un ambiente de presión en los medios de comunicación, pues todos los medios amarillos trataron de hostigar en un primer momento, y después se mostraron como solidarios.

da. ¿Quedó claro que la lucha por el derecho a la educación es un problema, una reivindicación de todo el país?
LGI. Creo que así es, esta es una problemática que nos atañe a todos los sectores; creo que esta es una oportunidad para convocar a que se comprometan en una Mesa Nacional por la Educación, este país se la merece, para ver allí cómo trazamos una hoja de ruta entre todos, no es Fecode, no es el Gobierno, entre todos –de la manera más amplia– debemos afrontar y resolver esta problemática.

da. Una consideración que es importante que presente a los lectores, a propósito del debate suscitado negativo frente al acuerdo; ¿cuál fue el pliego inicial y cuál el acuerdo al que se llegó? ¿hay mucha diferencia?, ¿cómo lo ven?
LGI. En esencia hay dos cosas: en el movimiento sindical hay una costumbre: se pide lo más que se pueda, para llegar hasta donde es posible. El tema de nivelación no era un tema existente en el imaginario de los maestros, ese fue un invento que nos propusimos el año pasado buscando 1.6, eso era lo que pedíamos: 1.6; y cuando salió la palabra 'nivelación', que nos nivelen con los demás, y esa nivelación ya llevamos acordados hasta el momento 12 puntos como un proceso.

da. ¿De qué trata la nivelación?
LGI. El día que estemos igual a los profesionales al servicio del Estado de nuestra misma formación, en ese momento diremos: tenemos nivelación. Por eso digo que iniciamos un proceso.

da. Entonces, ¿por qué la inconformidad de una parte del gremio?
LGI. Porque esta reivindicación generó en los nuevos luchadores la expectativa de que ya tenemos que llegar al 28, ya teníamos que llegar a la nivelación. Los compañeros pensaban que teníamos que sacar el 28 enseguida, no les interesaba lo demás; no alcanzamos el 28, entonces somos unos traidores.

Vea, la Cut acabó de presentar IPC + productividad + 9 puntos; van a llegar apenas a IPC + 1 punto que es igual a productividad; el IPC era 3.66, o sea que de los 9 no van a conseguir nada, porque así se pone para negociar.

 

Y en la otra esquina... El plan Nacional de Desarrollo

 

da. Ustedes estaban negociando contra el tiempo...
LGI. Sí. La noche que llegamos a pre-acuerdo faltaban menos de 8 horas para que acabaran de aprobar el PND. El Gobierno nos puso en una disyuntiva: si ustedes quieren siguen el paro y recogemos lo acordado, y miramos; seguimos negociando el resto del contenido del pliego que no lo hemos discutido.

da. ¿Cuáles temas estaban pendientes de discusión?
LGI. Había un tema nodal: evaluación, diagnóstica formativa o criterios de ascensos; había otro tema nodal: concurrencia de deudas y el tema de infraestructuras. Si en el PND no se hacían los ajustes, de acuerdo a nuestra visión, todo quedaba como lo diseñó el Gobierno.

da. ¿Qué pensaron ante esa realidad?
LGI. Podíamos seguir en paro y teníamos posibilidad de mantenerlo con fuerza hasta el viernes, pero para entonces ya estaba aprobado el PND, entonces lo que lográramos ahí tenía un plazo de cuatro años para implementarse, con el riesgo que sería no con este Gobierno sino con el próximo, ¿y quién garantiza que el próximo si cumpla? En esa disyuntiva, dijimos: nos vamos a seguir negociando, aplazamos la discusión y seguimos negociando, y lo negociado era para incluirlo en el PND.

da. En ese momento había un gran entusiasmo en la calle, las marchas daban un punto muy alto, y la tensión en las redes sociales era evidente, ¿pulsaron esa realidad?
LGI. Nosotros, encerrados allá, no nos dimos cuenta que ya había una campaña mediática en el Gobierno afirmando, independiente de la autoridad de nuestras instancias decisorias, que ya había un acuerdo. Manipularon, crearon un ambiente ficticio, intentaron sabotear nuestras comunicaciones (nuestra página fue atacada quince veces en ocho horas); además, si usted mira los twitter y whatssApp encontrará cómo hay unos personajes –usted nota que es el mismo– manda 50 ó 60 mensajes por hora; o sea, nos inundaron la red de opiniones adversas y todo lo que se preguntaba contra el Gobierno en las últimas cuatro horas no fue contra éste, fue contra Fecode, tan es así que la Ministra me dice: Grubert, bonita la marcha, pero no fue contra mí.

da. Una lección para sacar de esto
LGI. Que los sectores populares no estamos preparados para manejar estos sistemas de comunicación, nuestra generación no sabe manejarlos, corresponde a los nuevos maestros aprender a hacerlo, pero los nuevos –como por primera vez llegan a la pelea– les falta mayor madurez para saber dónde se toca y cuál es el enemigo real.

 

La unidad del gremio

 

da. ¿Cómo es la relación en estos momentos, si es que hay alguna, con estos grupos?, ¿se ha establecido con ellos algún tipo de debate, de diálogo, de comunicación?
LGI. Nosotros dijimos que, como maestros que somos, aquí hay que hacer la pedagogía, que la gente no se afirme en sus posiciones por pasiones, por creencias, sino fundados en los acuerdos. Algún periodista me decía: ¿usted cree que todos los acuerdos son buenos?, le dije: todos son buenos, pero no todos nos complacen plenamente. No tenemos satisfacción plena, eso del 12, yo se lo dije a los compañeros, para mí es como el plato de entrada de un almuerzo, falta el plato fuerte, aún no nos lo han dado, pero no nos lo van a regalar, tenemos que ganarlo, como todo lo que hemos tenido. Creo que el diálogo con ellos debe ser de comprensión, donde no sean las expresiones soeces sino el diálogo comprensivo.

da. ¿Estaría Fecode ante el riesgo de una fractura?
LGI. Si así fuera, el día que a Fecode le quiebren el espinazo, es muy fácil que implementen el modelo neoliberal privatizador en la educación. Por ello nos toca, por responsabilidad política, por responsabilidad social, establecer los lazos de discusión como podamos, porque no podemos dejar que los herederos de la historia de los sindicatos, de la historia de Fecode, la reciban de cualquier manera; creo que esos compañeros ameritan toda nuestra atención, toda nuestra solidaridad, para que esas expresiones que hoy son lógicas en su ideario de resentimiento, por no tener claridad de la dimensión de la pelea, se convierta en una furia dirigida hacia donde debe ser dirigida.

da. Quisiera que ampliara, porque capto que en su formulación hay una idea de renovación generacional de la dirección, ¿está considerado, como una medida de la dirección del sindicalismo en Fecode, pensar seriamente en promover la renovación generacional?
LGI. Es que es más allá del querer, esa es nuestra realidad histórica: los maestros nos llaman los dinosaurios del 2277, los de esta generación, por razones del calendario, tenemos que irnos; yo llamo que estamos los viejos bomberos y los jóvenes incendiarios, entonces los viejos bomberos tienen que aportarle las experiencias a los jóvenes incendiarios para que con su sangre renovada conduzcan de manera acertada la herencia que es Fecode.

da. Hay dos temas muy fuertes; uno de ellos está formulado en el documento que ustedes publicaron y es el de revisar, llegar a un nuevo modelo, en el Sistema General de Participación (SGP), ¿cómo han pensado esto?
LGI. Los artículos modificados para crear el SGP fueron alcanzados por la burguesía con una derrota para Fecode, la que significó la Ley 715 y el decreto 1278, esas dos normas son producto de una derrota, peleando, comprando los votos, pero nos derrotaron. Creemos que ahora tenemos una nueva oportunidad para mantener esa pelea, lo que fue la formulación de la Constitución del 91 de un situado fiscal progresivo para la garantía al derecho a la educación, esa es nuestra bandera hoy

da. ¿Este tema lo han hablado con el Gobierno?
LGI. Sí, y hay una razón para hacerlo: el SGP está hoy en el techo, no tiene cómo cumplir ni siquiera con sus formulaciones.

da. Pese a ello proyectan a Colombia hacia el 2025 como la más educada...
LGI. Me parece que para nosotros es una oportunidad que cumplan con esa promesa, hay que presionar para que así sea, para realizar el derecho a la educación, para romper la inequidad, porque si hay educación se empieza a romper la inequidad y si la rompemos se generan ambientes de paz, para no entenderla solamente como la solución negociada; es que la paz es la reivindicación de derechos, es la profundización de democracia y nosotros, en Fecode, sí estamos comprometidos con eso. Creo que en esta pelea que estamos dando, estamos dando un pasito para ese lado.

da. Hay otro tema fuerte que tiene unos antecedentes y es el de la unificación del Estatuto Docente. Hay una Comisión Tripartita (CT) constituida que ha trabajado pero en esta negociación no hubo ningún tipo de aproximación al tema, ¿qué ha pasado con esa CT?, ¿por qué no han llegado a una formulación?
LGI. La CT trabajó hasta el Congreso anterior, con el nuevo no ha sido posible. En el nuevo Congreso solamente el Senado eligió sus representantes, la Cámara no los han elegido, pero ninguno de los parlamentarios elegidos denota mucho interés en el tema, creemos que es un problema de la orden que da el Presidente de la República, es un problema de voluntad política.

Creo que Santos ha tratado de evadir su relación con Fecode para no tener compromisos en este tema, por una razón: es que ésta es la reivindicación histórica de los últimos ciclos más importante para Fecode; pero es que esa reivindicación cuesta, entonces el Gobierno trata de no sentarse con la Federación, porque la sentada le cuesta.

da. Entonces, ¿qué hacer para que el tema funcione?
LGI. Estamos ante la necesidad de generar un movimiento específico para el nuevo Estatuto, que no se vea como un movimiento de reivindicación momentánea sino como una tarea de tipo estratégico de la Federación, que sería la reivindicación más grande que proyectaríamos los maestros en los últimos tiempos.

Pero para generarlo, creo, hoy no existe la madurez suficiente que el tema y la lucha amerita, porque hay maestros del 1278 que les ha ido bien en las evaluaciones y consideran que hay un buen Estatuto, y no lo pelean; también hay maestros del 2277 que dicen "ya estoy para salir", ese es un buen Estatuto, y tampoco lo pelean. Es claro, entonces, que nos ha faltado pedagogía para que la gente dimensione la importancia para todos del nuevo Estatuto, y el Gobierno aprovecha esa carencia de pedagogía para retrasar los tiempos en esa pelea que es de transcendental importancia para la Federación.

da. De importancia estructural también es el tema de la evaluación, de la formación, de la profesionalización, de los ascensos, lo cual está articulado con una afirmación que ustedes hacen en el balance: el magisterio y Fecode van a seguir insistiendo en ser protagonistas de políticas educativas. Además, en un comunicado anterior, ustedes hacen una caracterización de lo que está sucediendo, como una crisis en la educación, que es necesario hacer reformas, esto ya llegó a un punto en donde no es posible seguir con la inercia, lo que implica unos acuerdos que vayan más allá de un gobierno, que comprometan al Estado. Si asumimos esta premisa, ¿qué piensa, a nivel personal, de la discusión del próximo Plan Decenal de Educación (PDE) y qué piensan sobre ello en Fecode? ¿Ven ahí una opción o una oportunidad?
LGI. En estos tiempos tenemos, como nunca antes, una lucha y una defensa mundial por la educación. Hay movimientos en marcha por todas partes. Hay interés y preocupación de distintos sectores sociales por ella, y eso tenemos que aprovecharlo. La crisis de la misma no la resolvemos los maestros solos, tenemos que citar a la reflexión y a la acción a todos los sectores del país, abordar su crisis no desde la visión gremial sino desde una visión de nación.

Por ello, he dicho, aquí no podemos esperar mesías, aquí, entre todos, tenemos que construir la hoja de ruta que nos saque de la crisis. Y esa hoja de ruta en el contexto nacional tenemos que construirla los colombianos, sin ir a copiar modelos, que sean referentes, bienvenidos los referentes; que nos sirvan de experiencia, bienvenidas las experiencias; pero en nuestra propia realidad tenemos que construir la hoja de ruta que nos saque de la crisis, con nuestras limitaciones, con nuestras fortalezas, con esos maestros que están bien o mediana o pobremente preparados, con ellos es que tenemos que hacer las transformaciones. Y en ello deben aportar los rectores de las universidades, los intelectuales, los estudiantes, todos los sectores sociales, ahí está el reto para Fecode, liderar el proceso, pero lograr que toda la sociedad responda al llamado.

Y en ello, y para ello, tenemos que generar una lucha para que el PDE sea la hoja de ruta por construir entre todos. Por eso mi invitación permanente a que hagamos una Mesa Nacional por la Educación (MNE) para que en el diseño prospectivo de lo que debe ser el PDE, esté el aporte de todas y todos, que la nación le meta el ingrediente que necesita el país, no sólo Fecode; podemos aportar, sí, pero es que aquí hay gente que también puede aportar mucho, entonces toda esa gente que ha pensado la educación, la pedagogía, la ciencia, la política educativa, bienvenidos: las generaciones venideras merecen que hagamos un alto en el camino para que la educación sea la que soñamos, para construirla entre todos.

da. La relación con los padres de familia es una relación permanente del colegio, no es inmanente al trabajo de los maestros, pero siempre ha sido una relación asistemática; en este paro se habló mucho de las afectaciones que traía para los padres, ¿cómo están pensando ustedes, en esta lógica que ha formulado de compromiso, en una relación renovada con los padres y con los mismos jóvenes estudiantes?
LGI. De las cosas que a uno le costaba en las entrevistas era lo que pesan para nosotros los niños; afirmé, reiteradamente, que la relación no sólo es laboral, que también es de afectos, tan es así que los padres casi se disputan la paternidad con los maestros. Hay ejemplos, como: 'madre, no me discuta que eso me lo dijo la profe' –y si la profe lo dijo es verdad. Esto para decirle que el compromiso nuestro es de tal envergadura que terminamos modelando comportamientos paternos en la familia, que casi que los padres terminan aceptando orientaciones que los maestros vamos trazando a veces desde la escuela. Creo, por esto, que a esa relación con los padres no le hemos dado toda la importancia que amerita, por las expectativas que los padres tienen hacia nosotros.

Para ser consecuentes con esto, nos toca, desde la escuela sindical, desde el movimiento pedagógico, hacer un rediseño de cuál es nuestra relación con los padres de familia, porque en este paro fueron solidarios, soportaron los quince días de manera estoica; conozco gente que tenía dificultades, pero no levantaron la voz, fueron muy pocos y contados los que levantaron la voz, y los padres de familia, esa solidaridad que nos expresaron en el paro, es una muestra que aquí hay una identidad de los de abajo.

da. Hablemos del tema de la salud, me gustaría que lo haga extensivo a la salud de los niños y de los jóvenes, porque la institución se encuentra con las limitaciones, las enfermedades de edad, como sarampión etcétera y, además, está el tema de la salud de los maestros y lo que llaman riesgos profesionales.
LGI. El tema de salud es una problemática estructural del pueblo colombiano. Con la bendita Ley 100 esto se volvió la oportunidad para los mercaderes. Nuestro modelo está en manos de los mercaderes, por más que peleemos y luchemos, habrá avances, pero los mercaderes piensan como tales, para ellos es un negocio, para nosotros es un derecho.

Conscientes de esto, nosotros pedimos que el gobierno sea garante, como contratante del servicio, que se cumpla lo que está en el papel, pero como eso que hemos dicho no se cumple, hoy le pedimos que los órganos de control (Procuraduría, Contraloría, la Superintendencia de Salud), creen un órgano de vigilancia permanente –el Defensor del Pueblo, como garante de este acuerdo, tiene que estar allí–, entonces se colocó una figura nueva: el Defensor de la Salud de los Maestros.

Hablamos de los maestros y sus familias. Pero nuestro escenario no es la familia, nuestro mayor escenario es la escuela y en ella nuestros niños son víctimas también de este modelo mercantilizado. Cuando inicié mi vida laboral lo hice en un colegio nacional y allí había médico, enfermera y odontólogo –un logro que se tuvo en los colegios nacionales y que no se extendió para todo el país– y se acabó esta figura de los profesionales de la salud dentro del colegio. Bueno, creo que la escuela hoy tiene unos requerimientos: debe tener el médico, y donde hay preescolar debe tener el pediatra, pero también debe tener el psicólogo, también debe tener el psiquiatra –para poder atender los traumas sociales que viven hoy los jóvenes–, este equipo de profesionales hoy es una necesidad para la escuela; no solo el maestro, no solo el psicopedagogo, necesitamos el trabajador social, el sociólogo, el médico, el odontólogo, la enfermera, porque forman parte de la calidad de los ambientes escolares, y los colegios de élite sí tienen todo esto. El problema es que como aquí hay una educación para pobres, que pobremente es atendida...

Nuestra salud padece los males de la mercantilización, es de verdad el karma más complejo que tiene Fecode, por todos lados revienta. Los dirigentes nacionales, por ejemplo, tenemos la dificultad que cuando nos da alguna cosa en cualquier lado del país, no aparecemos en el sistema, no aparece la cédula, bueno, como es de Fecode lo atienden a uno para que no moleste, pero realmente no debe ser por eso, es que los profesores nos merecemos que donde estemos nos atiendan, porque el modelo está contratado para que nos atiendan en cualquier lugar del país, pero esa no es la realidad.

Con el paro se ordenó a los contratantes que crearan figuras –que ellos llaman "dientes de la contratación"–, para que el que no cumpla de lado y lado lo sancionen, porque el sanduche somos nosotros, en la mitad estamos los maestros, entonces no cumple el prestador, no cumple la previsora, y las víctimas somos los maestros y su familia.

Pero además, más allá del maestro y su familia, me parece interesante que los maestros también pensemos en cómo extender en la educación el derecho a la salud de nuestros niños, porque yo puedo estar sano, pero si hay una epidemia de gripa, de malas por estar dentro de los muchachos, y esos son los ambientes saludables que debe garantizar la escuela.

da. Son muchos retos, se necesitan muchas manos e inteligencia para poderlos atender..
LGI. No hay duda. Les diría que este tema de la salud, de la educación, de la vivienda, del trabajo, de la dignificación del pueblo colombiano, amerita que todos los actores sociales empecemos a encontrarnos nuevamente, como en los setenta y, ojalá haciendo memoria de Camilo, hagamos lo que él pidió: el Frente Unido.

Publicado enEdición Nº 213
Jueves, 30 Abril 2015 18:18

Educadores que cumplen con la lección

Educadores que cumplen con la lección

Fecode y Gobierno regresaron a la mesa de negociaciones desde las 5 de la tarde del jueves 30 de abril, para buscar soluciones al paro de los educadores, luego de ocho días de manifestaciones masivas, por todo el país, del gremio docente.

"La energía se mide en newtons, el trabajo en julios y la ignorancia en parodys". Frases como esta, ridiculizando a la ministra de Educación en Colombia, se escuchan en medio de las marchas y concentraciones que por estos días rompen la rutina de los debates oficiales en Colombia, parodiando con ellas las declaraciones realizadas por la Ministra Gyna Parody, tratando de colocar a la sociedad en contra de los docentes de los colegios públicos del país.

La polémica se desató luego de que Gina Parody asegurara ante el programa "Pregunta Yamid" de CM&, que el salario promedio de un docente es de 2,5 millones de pesos, cuando según cifras de la Asociación Sindical de Educadores, el salario de un profesor colombiano está en un aproximado de $1.500.000. (Vea: Que el Gobierno pase al tablero: Paro nacional del Magisterio).

Sin embargo, esto no es lo que más ha indignado a la Federación de Educadores. Las advertencias de no remunerar los días durante los cuales se efectúo el paro y de no reabrir la mesa de negociación hasta que finalizaran las manifestaciones, no fueron tan efectivas como la Ministra probablemente pensó y solo provocó lo contrario de lo pretendido: fortalecer el gremio educador, el que de forma desafiante propuso recolectar un millón de firmas para exigir la renuncia de la responsable de la educación en Colombia por medio de un plebiscito.

El paro, que ya cumplió ocho días, ha demostrado la capacidad de movilización que tienen los educadores en el país y, de manera sorprendente –contrario a lo sucedido en otras ocasiones–, su firme posición de no acepta dilaciones ni intermediarios al momento de dialogar su pliego de peticiones (Ver tabla: Puntos del pliego de peticiones del magisterio).
Desde el miércoles 22 de abril hasta el momento de escribir esta nota (jueves 30 de abril), de manera juiciosa y sin descanso, la gran mayoría de las personas afiliadas a Fecode han realizado una serie de manifestaciones que llaman la atención de los estudiantes; un sector que sorprendió (en ciudades como Medellín) por la vitalidad en la que han acompañado la mayoría de las movilizaciones de sus docentes.


Luego de las multitudinarias marchas en todo el país del 22 de abril, la Federación ha realizado circuitos informativos, reuniones con los padres de familia y estudiantes de las diferentes instituciones educativas, marchas de antorchas, un cacerolazo y la reciente Toma de Bogotá realizada el pasado lunes. Manifestaciones que han pasado por las calles más estratégicas de Bogotá y de cada una de las ciudades capitales de departamento en todo el país.


Para el caso de la capital del país, en una de sus localidades, "El día jueves 23 de abril citamos a los padres y a los estudiantes y les explicamos la situación, según unas indicaciones que nos dio Fecode y a partir de allí se desarrollaron marchas en todos los colegios, no solamente en Bogotá sino en toda Colombia. El día lunes fue la Gran Toma de Bogotá, en la noche realizamos la marcha de antorchas, el miércoles fue un cacerolazo desde la sede de Catastro hasta el Ministerio de Educación y el jueves nuevamente en Ciudad Bolívar se citó a los estudiantes, padres y profesores para informarles el proceso del paro, todo con una participación masiva", comentó a desdeabajo el docente Mauricio Sanabria González.


La determinación y fuerza de las manifestaciones torció el brazo oficial. Luego de sus declaraciones reiterando que no reabrirían negociaciones con el gremio docente mientras prosiguiera el paro la Ministra de Educación, junto con el Ministro de Trabajo, les propusieron a los maestros levantar el paro por cinco días para negociar, pero nuevamente la propuesta fue rechazada y solo el Defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora convenció a la Federación y el Gobierno de reabrir diálogos desde este jueves 30 de abril a las 5 de la tarde, sin que esto signifique la terminación del paro ni comprometa las actividades que Fecode tiene previstas para el día viernes, con motivo del Día del Trabajo.


"Oficialmente Fecode le dice a los maestros que el paro está firme, está en un buen momento y hay que seguir preparando las tareas. Si hay negociaciones, que las estamos buscando, vamos a ellas, pero eso no significa que el paro finaliza. El paro concluye cuando existan soluciones de fondo", aclaró el presidente de Fecode Luis Grubert, en su más reciente informe.
De igual manera el sector de educadores anunció, de no solucionarse el pliego de peticiones en el diálogo que se adelantará este fin de semana, la realización de un campamento que albergará a 25 mil docentes, así como la realización de una segunda Toma a Bogotá.

 

Otros sectores que también están en paro

 

La dinámica social en Colombia gana nuevos ribetes. Los trabajadores del Estado postergaron un paro que ya habían anunciado y este fin de semana, de no llegar a un acuerdo con el Gobierno, tendrán que declarar la hora cero para el mismo.

A su vez, los voceros de la mesa de interlocución de la Cumbre Agraria anunciaron que las negociaciones con el Gobierno atraviesan un momento difícil, lo que ha generado el bloqueo de las carreteras en el municipio de San Pablo, Nariño, y en otras zonas del país.


"Nos hemos reunido bastante pero no se ha avanzado sustancialmente ni se ha llegado a ningún acuerdo en el pliego único que movió a las comunidades agrarias entre los años 2013 y 2014", comentaron los voceros de la Cumbre Agraria en un comunicado, en el que también agregaron que se unirían al contexto de ebullición por el que está atravesando el país, respaldando las movilizaciones del sector de educadores.


Por otro lado, trabajadores, profesores y estudiantes, están en cese de actividades en la Universidad Nacional. Sus exigencias no han encontrado eco entre las directivas del centro de estudios, lo que motivó que unos 20 estudiantes –de la sede Bogotá–, decidieran ocupar la rectoría el pasado miércoles 29 de abril, para entregar el pliego petitorio.

El jueves 30, luego del medio día, y al no lograr instalar una mesa de negociación, salieron del edificio. Entre los estudiantes, en general se expresaron críticas a la forma apresurada como procedieron estos estudiantes, que no prepararon condiciones para exigir de manera real, a las directivas la atención necesaria a sus exigencias.

Los trabajadores han comentado que ya empezó la retensión de salarios por las horas no trabajadas, mecanismo de presión oficial para quebrar el movimiento. Su decisión permanece firme.

Recuadro

Pliego de peticiones del magisterio

 

El 26 de febrero miembros de la Federación Colombiana de trabajadores de la Educación (Fecode), redactaron un pliego de peticiones dirigido a la Ministra de Educación, Gina Parody, que contiene cinco puntos contemplando temas como la nivelación salarial, carrera docente, política educativa, salud y bienestar docente.

1.NIVELACION SALARIAL (acordada con el presidente Juan Manuel Santos Calderón)
1.1.Hacer efectivo el proceso de nivelación salarial.
2.CARRERA DOCENTE.
2.1.Consensuar el nuevo modelo o sistema de ascensos y reubicación del nivel salarial de los compañeros del Decreto Ley 1278 de 2002.
2.2.Establecer un incentivo salarial para los educadores del grado catorce (14) del decreto 2277.de 1979 que tengan especialización, maestrías, doctorados o escrito un libro, proporcional a los tiempos de servicios acreditados, y para los docentes etnoeducadores, un reajuste salarial.
3.POLITICA EDUCATIVA.
3.1.Jornada única acorde con lo preceptuado en Ley 115 de 1994 (infraestructura, dotación,
relaciones técnicas de estudiantes por grupo como lo establece la norma NTC 4595 de 1999
del ICONTEC, relación número de alumnos por docente, nombramiento de docentes y planes de actualización y perfeccionamiento para los mismos, alimentación, transporte escolar, salario profesional, etc.); implementación del prescolar de tres (3) grados y el desmonte inmediato de la jornada única bajo la modalidad de tutores desarrollada con el SENA, Bienestar Familiar y entidades privadas.
3.2.Respeto a la planta docente habilitada sin tercerización.
3.3.El incremento porcentual del PIB para la educación en el 7.5%, rescatando la fórmula de crecimiento de los recursos establecida con el situado fiscal.
4.SALUD DIGNA.
4.1.Un servicio de salud digno que se corresponda con el pliego de condiciones contratado.
4.2.Inclusión de los contenidos del pliego de condiciones de los contratos de salud en un acto administrativo que garantice su vigencia, permanencia y ajustes de acuerdo a las exigencias sanitarias y satisfacción de las nuevas necesidades. Que el nuevo pliego contemple los ajustes normativos conducentes a garantizar un servicio de calidad.
5.BIENESTAR.
5.1.Recursos para construcción de la sede de la Federación.
5.2.Garantizar la continuidad de la realización de los juegos del magisterio y los encuentros culturales y folclóricos.
5.3.Garantías Sindicales.

Publicado enColombia
Viernes, 24 Abril 2015 08:51

El delgado hilo de la paz

El delgado hilo de la paz

La emboscada de una columna de las FARC a un pelotón del ejército, con un saldo de 11 soldados muertos y más de 20 heridos, colocó al proceso de paz que se negocia en La Habana al borde del fracaso. Los mayores beneficiados, ironía de la Colombia actual, son los enemigos de la paz, acaudillados por el ex presidente Álvaro Uribe.

 

Dos estridentes rechiflas tuvo que soportar el presidente Juan Manuel Santos en apenas 24 horas. En ambos casos los manifestantes expresaban su rechazo a las Farc, reclamaban "respeto a las fuerzas armadas" y exigían el fin de las negociaciones de paz que tienen lugar en Cuba. Una oleada de indignación recorrió el país, visible sobre todo en las redes sociales, cuando se conoció la muerte de 11 soldados a manos de la guerrilla en el municipio Buenos Aires, del departamento de Cauca. Los hechos han movido, como apunta la periodista Juanita León, "el clima de opinión pública frente al proceso a favor de las tesis de Álvaro Uribe" (La Silla Vacía, 17-IV-15).


El ex presidente defiende la tesis de la derrota total de las guerrillas y considera una "traición" cualquier negociación que no pase por la rendición incondicional. Esta posición es compartida, según los resultados electorales y encuestas de opinión pública, por la mitad del país, que odia a las Farc y le atribuye unilateralmente las causas de la violencia.


Lo curioso es que Uribe venía perdiendo terreno a raíz de las investigaciones judiciales a su entorno político, que provocaron el procesamiento de dos superministros de su último gobierno, Sabas Pretelt y Diego Palacio, condenados por corrupción.


El "desescalamiento" del conflicto que venían propiciando los negociadores de La Habana quedó en entredicho, aunque las negociaciones de paz no están en peligro. Santos decidió reanudar los bombardeos a campamentos de la guerrilla, con el fin de dar un golpe de timón y evitar que los ríos de indignación fueran canalizados por Uribe.


Desde la izquierda, el periodista Alfredo Molano destacó que se trata de "un hecho de extrema gravedad" y recordó que el proceso de paz no es irreversible (El Espectador, 18-IV-15). La población tiene la impresión de que la guerrilla miente, al haber declarado un cese al fuego unilateral y ahora emboscar a un pelotón del ejército. Es la opinión pública, cansada de guerra, la que está acotando el margen de la mesa de La Habana y urgiendo al gobierno y a la guerrilla a cerrar un acuerdo, piensa León.


IMPOSIBLE CESE UNILATERAL

 

"¿Por qué el ataque de las Farc?", se pregunta el semanario Semana, afín al gobierno y partidario del proceso de paz. La pregunta no tiene respuestas sencillas. El ataque va a contramano de los tres principales objetivos de la organización guerrillera: el fin de los bombardeos gubernamentales a sus bases, un cese al fuego bilateral, y que sus combatientes no vayan a la cárcel. "Dado el estado de la opinión pública, la presión del uribismo y la encrucijada en la que quedó el presidente, por ahora ninguna de esas cosas se ve viable" (Semana, 18-IV-15).


Para comprender la actitud de las Farc hay que remontarse al 20 de diciembre pasado, cuando decidieron un cese al fuego unilateral por tiempo indefinido, asegurando que sólo usarán las armas para defenderse cuando sean atacadas. La guerrilla tenía dos metas: mejorar su imagen ante la opinión pública y poner al gobierno contra la pared para que declarara el cese al fuego bilateral. Sin embargo, el cese al fuego se le volvió en contra a la guerrilla. Por un lado, el gobierno no va a declarar el cese de las operaciones militares, porque buena parte de los oficiales apoya las tesis de Uribe. Por otro, la ofensiva militar no cesó a pesar de que la guerrilla cumplió el cese al fuego en al menos un 95 por ciento, según observadores citados por Semana. En los últimos meses el ejército golpeó algunos frentes guerrilleros, matando, entre otros, al jefe del frente 57.


Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), destaca que lo que está sucediendo en el Cauca "muestra las limitaciones y fragilidad de un cese unilateral de hostilidades en medio de órdenes oficiales de mantener la ofensiva militar y la ampliación del control de territorios clave" (Indepaz, 18-IV-15).


NO ES CUALQUIER LUGAR

 

El sureño departamento del Cauca, donde sucedió la matanza, es un territorio estratégico. Ubicado entre la selva, la montaña y los puertos del Pacífico, es un corredor por donde circula la droga que lubrica el conflicto armado, ya que de ella se surten todos los actores.


Desde el punto de vista social, la mitad de la población del Cauca es india y negra, son los pobres de la ciudad y del campo, y en el caso indígena es la cuna de la mayor organización social del país, la única que ha podido abrir una brecha en el férreo control social que tuvo el uribismo, lanzando desafíos pacíficos a la guerra y al modelo extractivo. En el Cauca existe, desde su nacimiento, una importante presencia de la guerrilla.


Por último, el municipio de Buenos Aires, donde se produjo el ataque, y buena parte del norte del Cauca, ocupado por las fuerzas armadas, concentra intereses como la minería de oro, de la que participan los mismos actores que se benefician del negocio de las drogas. Una zona caliente, donde ganan las empresas y la explotación informal, protegidas unas y otras, y a su turno, por militares, paramilitares y guerrillas, mientras negros e indios ponen el cuerpo y la salud para la extracción.


La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca denunció el secuestro y muerte de seis comuneros en los mismos días en que se produjo la matanza de soldados por las Farc. Días antes, decenas de uniformados ocuparon el polideportivo del municipio Buenos Aires; las comunidades se reunieron y pidieron a los militares que se retiraran del lugar, por la simple razón de que si acampan en una zona poblada, esa zona se convierte en objetivo de guerra.


Lo cierto, como apunta González Posso, es que la población de la zona "habla de un recrudecimiento de los enfrentamientos desde que el ejército entró a disputarle a las Farc posiciones importantes en este territorio en una operación que viene creciendo desde los últimos meses de 2014".


La situación es compleja y es difícil adivinar salidas. Militares y guerrilleros no se tienen la menor confianza, luego de casi tres años sentados en la mesa de negociaciones habanera. Santos puso todo su prestigio detrás de un acuerdo que se estira demasiado, y Uribe le pisa los talones. Lo más grave, sin embargo, es el escoramiento de la opinión pública hacia la derecha.

Publicado enColombia
Paz y división de las Fuerzas Armadas.

Resulta necio desconocer la enorme incidencia de las conversaciones de paz adelantadas entre el gobierno de Santos y las Farc en La Habana sobre el funcionamiento del Estado y la sociedad colombiana. Amplios sectores de la nación dan su apoyo creciente a los diálogos como lo confirman recientes encuestas, y grupos retardatarios de naturaleza fascista, hacen hasta lo imposible para sabotear la Mesa de concertación cuyo objetivo es la superación de la cruenta guerra civil colombiana.

Sobre esa fractura matriz se proyectan otras divisiones en diversos ámbitos del país.

Las Fuerzas Armadas no son ajenas a dicha circunstancia y las tensiones y antagonismos a su interior son un hecho notorio.

Hay militares guerreristas de ultraderecha, seguidores de las fantasías ultramontanas y asesinas de Uribe Vélez, enemigos radicales de la paz y adictos a la violencia que promueven los clanes oligárquicos del bloque de poder.

Hay otros, más civilizados, respetuosos de la constitución y de la legalidad, proclives al diálogo y la solución política del conflicto nacional (Herrera Berbel, Padilla, Samudio, Bonet, García Flores et.al).

Se trata de un hecho saludable, positivo y estimulante, pues es en los aparatos armados del gobierno donde elementos tan inescrupulosos y corruptos como el señor Uribe pescan en río revuelto con las más estrambóticas especulaciones, diatribas y discursos promovidos para inducir la conspiración, el golpismo y el bloqueo a los procesos de democratización del Estado. Desde que está funcionando La Mesa de conversaciones de La Habana, instalada en octubre del 2012, se han conocido distintos episodios orquestados por generales y oficiales para entrabar y dañar su normal funcionamiento. Chuzadas, seguimientos, provocaciones, filtración de coordenadas, violación de la tregua de las Farc, asalto a campamentos guerrilleros, asesinatos de jefes de las Farc, mentiras y demagogia barata de Pinzón el Min defensa y vinculación descarada con las campañas de la ultraderecha, han sido conductas y acciones permanentes y abundantes para bloquear la estrategia de diálogos y consensos alrededor de la agenda pactada entre las partes.

Lo cierto es que en las Fuerzas Armadas colombiana, dada la enorme influencia que en ellas tienen las teorías anticomunistas y fascistas de la Seguridad Nacional, la paz de La Habana no es de buen recibo. Muchos generales y otros oficiales viven de la guerra, hacen fortunas y acumulan privilegios con planes bélicos de violencia y exterminio de los campesinos, indígenas, grupos populares y militantes de la Izquierda. Son muchos los militares involucrados en los "falsos positivos", en masacres, en desapariciones y violaciones de los derechos humanos. Nada de eso tiene que ver con la defensa de una fementida democracia, nada de eso tiene que ver con el bienestar de la sociedad, nada de eso tiene que ver con el progreso y la protección de la ciudadanía, nada de eso tiene que ver con la defensa de la soberanía nacional como falsamente lo proclama el caballista paramilitar del Ubérrimo y sus mediocres senadores, parlamentarios y parlamentarias.

Siendo que en los cuarteles, en las brigadas, en los comandos policiales, en los aparatos de inteligencia, en la cúpula militar, bulle un ambiente contrario a la paz para aniquilarla, no me parece nada malo que se de la división en las Fuerzas Armadas. Es conveniente para el país que salgan a la luz pública esas divisiones. Para los revolucionarios y marxistas esa debe ser una consecuencia normal de la lucha por cambiar la sociedad en un sentido democrático y socialista. Pues desde siempre, en el capitalismo hay una rémora militarista, reaccionaria y corrupta que envuelve miles de miembros del ejército, que existen y actúan en función de los grupos oligárquicos minoritarios que controlan el régimen político y sus instituciones. Son sus testaferros, son los guardianes de sus riquezas y poderes.

Por supuesto que a estas alturas del proceso de paz ya hay un núcleo de altos oficiales civilistas, respetuosos de la Constitución y del gobierno que no le jalan a la manipulación y a la grotesca deriva uribista. Son militares profesionales, con un sentido adecuado de la política, que han entendido que Colombia debe salir del campo oscuro de la guerra y la destrucción violenta de la sociedad. Son patriotas con otra visión del mundo, tolerantes y pluralistas, partidarios de las reformas sociales, partidarios de una democracia ampliada y diversa como la que se pacto, sin olvidar las salvedades, en el documento consensuado sobre la participación política y las garantías a los integrantes de las Farc y la resistencia campesina revolucionaria que se proponen ingresar a la vida política normal.

Bien que Colombia entera identifique estos enemigos de la paz en los institutos armados y agazapados como dice Otto Morales.

Bien que todos sepamos que hay soldados demócratas jugados con la paz y la superación de la guerra y el conflicto social armado.

Ojala que al abordar el tema del fin del conflicto la depuración de las Fuerzas Armadas permita limpiar las instituciones militares de estas fuerzas retrogradas asociadas con la violencia y la vulneración permanente de los derechos humanos de millones de colombianos.

Nota. La podredumbre de la Justicia Pretel es la misma de todo el Estado liberal oligárquico. Con esa cloaca pestilente que respira corrupción por todos los poros es imposible la paz. Ojala al abordar los ajustes institucionales y las reformas del Estado en el punto del fin del conflicto que se ha previsto en los diálogos de La Habana, se coloquen las bases de cambios profundos que refrende una Asamblea Constituyente soberana y popular cuya convocatoria y reunión es cada día más urgente. Es que el colapso del Estado neoliberal profundiza la crisis orgánica de todo el sistema político de las elites que encarna el señor Santos y su contradictor de ocasión, el jefe de la parapolítica.

Publicado enColombia
Paros, negociaciones y otros conflictos en ciernes

Los paros y protestas de diferentes sectores sociales, son el pan diario de la realidad colombiana, expresión meridiana que las solicitudes respetuosas, pliegos, concertaciones, poco operan. La "democracia" funciona pero por acción popular directa. Aquí, una breve radiografía de lo que está en curso.


Sindicato petrolero saldrá a paro antes del 26 de marzo


Como desaprobación de los 600 trabajadores despedidos del Instituto Colombiano de Petróleo (ICP) en Barrancabermeja, la Unión Sindical Obrera (USO) determinó llevar a cabo un paro nacional petrolero para antes del 26 de marzo, día en que se reunirán los accionistas de Ecopetrol para recibir el informe del presupuesto anual y conocer las inversiones de la estatal petrolera para este año.


Otra de las razones esgrimidas por el sindicato para el anunciado paro es el rechazo a la posible privatización de la empresa, plasmada en el Artículo 241 del Plan Nacional de Desarrollo que acaba de presentar el gobierno Santos al Congreso de la República, intención que el Ministro de Trabajo negó así*: "No es cierto que desde el Ministerio tengamos la intención de privatizar Ecopetrol, les hemos dicho: discutamos junto con el Ministerio de Minas, Hacienda y Planeación y evitemos el paro".


En cuanto a los despidos masivos realizados por Ecopetrol, Garzón afirmó que no ha firmado solicitudes formales de autorización para ejecutar los despidos colectivos. A lo que la USO responde que la postura del Ministro justifica la masacre laboral, debido a que [...] omite el contexto laboral en relación a la tercerización e informalidad laboral que no permite bajo la premisa de la temporalidad terminar masivamente los contratos de trabajo, y no tiene en cuenta la Ley 50 de 1990 en su artículo 67, que plasma la protección en caso de despidos colectivos y el requerimiento de la solicitud de autorización previa del Ministerio de Trabajo".


Por lo pronto, la Unión Sindical lleva a cabo reuniones para concretar la fecha exacta en la que desatará el paro, mientras continúan los despidos masivos de los trabajadores petroleros en las instalaciones de la Icp y en plantas como las de Pacific Rubiales Energy en el Meta.


Corteros de caña y el ingenio Risaralda firmaron acuerdo


Desde el lunes dos de marzo los corteros de caña de La Virginia anunciaron que dejarían sus actividades por la falta de la formalización de su trabajo, por el privilegio que el Ingenio le estaba dando al corte de caña mecánico y el despido de corteros afiliados a los sindicatos, más la discriminación que estos estarían sufriendo dentro de la empresa.


Tras tres días de protesta y luego de la violenta arremetida del Esmad en la madrugada del día 3 que dejó varios lesionados entre los corteros, entre ellos uno en estado de coma, en la madrugada del cinco de marzo se firmaron los acuerdos entre el Ingenio y los trabajadores en paro, por lo cual, regresó la tranquilidad a la zona. Luis Pedraza, presidente de la Cut y miembro de Sintrainagro, le dijo a desdeabajo que se logró la formalización laboral y que frente a la mecanización del corte de caña "Se acordó un sistema de asignación de tareas que no discrimine a los trabajadores sindicalizados, porque les estaban asignando porciones de corte que no les garantizaban más de 40 mil pesos semanales [...]".


Dijo Pedraza, que "[...] lograron el reintegro de cinco trabajadores que habían sido despedidos en el mes de diciembre del año pasado, por actividades de carácter sindical. Y la empresa se comprometió a participar conjuntamente con el sindicato y el viceministerio del trabajo en una reunión en la que se establecerá la seguridad jurídica para el cumplimiento de los acuerdos y el sistema administrativo y jurídico que se implementará para hacer efectiva la transición de contratos de término fijo a contratos directos y de manera indefinida". Agregó que en un término de dos meses y medio debe finiquitarse la formalización.


Otro de los temas que fueron abordados concierne con la situación de Carlos Ossa Trejos, trabajador en coma luego de los enfrentamientos entre el Esmad y los protestantes. Medios de comunicación señalaron que fue un machetazo en la cabeza lo que le provocó ese estado, pero Pedraza le dijo a desdeabajo que fue un gas lacrimógeno que le cayó en la cabeza.


"La empresa y el sindicato conjuntamente con el Ministerio (Trabajo) harán las respectivas acciones para que el compañero obtenga una pensión por invalidez. Y además el Ingenio se comprometió a asignar una cuantía económica de carácter humanitario para ayudar a la familia del trabajador", afirmó Pedraza.


Resaltó el presidente de la Cut que los trabajadores aseguran que miembros del Esmad estaban dotados con machetes, "estamos investigando quién les asignó esa herramienta [...] con la que lesionaron a algunos trabajadores", agregó.


Los camioneros siguen varados


Desde inicios del mes en curso estaba anunciado que los camioneros volverían a sentarse en la mesa de negociaciones con el Ministerio de Transportes en Bogotá. Aunque, según un comunicado de la ATC, ya se han logrado cosas aún no se ha acordado uno de los puntos más importantes en materia económica: el establecimiento de un flete mínimo.


El gremio afirma que el Ministerio no tiene las herramientas ni el apoyo requerido para darle solución a sus problemas, por lo cual la inmovilización de camiones continúa.


Día decisivo para los pequeños mineros


Luego de varias mesas de trabajo entre representantes del Gobierno y los líderes de pequeños mineros, largas jornadas de discusión sin acuerdos palpables, se acordó que la fecha para definir los acuerdos será el 6 de marzo.


Los pequeños mineros esperan que a esta cita sí lleguen los ministros de Ambiente, Defensa y el presidente de la Agencia Nacional de Minería. Se rumora que aún hay grandes diferencias entre las partes y que si las mismas no encuentran canales efectivos para ser solucionadas las calles será el recinto que ahora llenaran hombres y mujeres que buscan en el subsuelo y los ríos su sustento.


Tensiones y problemas venideros


En el norte del Cauca continúa la tensión entre los indígenas y el Esmad. Los enfrentamientos bajaron en intensidad, el Esmad redujo sus provocaciones, pero la exigencia de tierra y respeto a sus derechos humanos por parte de los indígenas no encuentra solución efectiva.


Debe recordarse que "la liberación de la madre tierra" en las haciendas Granadita, García arriba, Miraflores y Quebradaseca, donde están los cultivos del ingenio azucarero Manuelita, han causado por lo menos 75 heridos.


Empresas de energía


Mientras tanto, el tema de Isagen, con el anuncio del Ministro Cárdenas de sacarla de nuevo a subasta pública, volvió a la palestra nacional. Un bien estratégico de inmensa importancia para el país, empresa propietaria de embalses y generadoras de energía en diversos departamentos del país, así como propietaria de extensos terrenos de reserva natural, autosuficiente y rentable, se disponen a venderlo para financiar las llamadas vías de 4 Generación (4G), o como dicen en la calle "plata para sus socios y amigos", una acción demencial que desnuda el carácter del Gobierno y del régimen político encabezado por Juan Manuel Santos.


Desde el 4 de marzo y hasta el miércoles 15 de abril se hará la precalificación de los candidatos a quedarse con una de las empresas más importantes del país. Con el anuncio su acción reaccionó al alza en la Bolsa de Valores en la sesión del día 4 de marzo.


Al mismo tiempo y desde hace varias semanas, con la solicitud de atributos especiales para reforma la estructura del ente administrativo de la capital paisa, crecen los rumores sobre la intensión de privatizar una parte de las Empresas Públicas de Medellín, la empresa más querida por los pobladores de Medellín. La tensión crece en ese territorio y desde ahora diversas organizaciones y equipos humanos preparan demandas para impedir que esto suceda. Alternativas como un Cabildo Popular para discutir tal posibilidad, se barajan en diversos espacios de la ciudad.


¿Será que bajo el manto de la paz posible Santos logrará sacar adelante la agenda neoliberal impuesta por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos –Ocde?

 

*Entrevista realizada recientemente en el programa "Pregunta a Yamid", http://youtu.be/VP0cgzjo-nU

 

Artículos relacionados

El Esmad arremete contra corteros de caña en huelga

Miércoles 4 de marzo de 2015

"Estamos acá hasta que se apague el sol"

Martes 3 de marzo de 2015

Medellín, los antidemocráticos súper poderes de Aníbal

Martes 3 de marzo de 2015

USO instala carpas de resistencia en la entrada del ICP de Bucaramanga

Martes 3 de marzo de 2015

Continúan las negociaciones en el paro camionero

Viernes 27 de febrero de 2015

"Con austeridad el país no logrará superar la inequidad social

Periódico desdeabajo, Edición Nº 210, febrero 20 - marzo 20 de 2015

La venta de Isagen, una práctica para privatizar

Periódico desdeabajo, Edición Nº 210, febrero 20 - marzo 20 de 2015

Primera marcha del paro de pequeño y medianos mineros, ¿continuará?

Jueves 19 de febrero de 2015

En Colombia, pequeños mineros en paro

Miércoles 18 de febrero de 2015

2015, ¿otro año de movilización social en Colombia

Martes 10 de febrero de 2015

 

Publicado enColombia
Jueves, 19 Febrero 2015 06:52

Grecia pedirá prorrogar el crédito

Grecia pedirá prorrogar el crédito

La anticipada intención de Atenas de pedir una extensión de su financiamiento es uno de los puntos de mayor fricción en las negociaciones entre el nuevo gobierno izquierdista griego y el resto de los 19 países de la Eurozona.

 

El gobierno griego confirmó ayer que hoy pedirá una prórroga del crédito de su rescate financiero, que será aceptable tanto para Grecia como para los países de la Eurozona, de la cual Atenas es deudora. La solicitud se realiza en medio de advertencias de Europa y de Estados Unidos de que no pierda tiempo con propuestas inviables.


La anticipada intención de Atenas de pedir una extensión de su financiamiento es uno de los puntos de mayor fricción en las oscilantes negociaciones entre el nuevo gobierno izquierdista griego y el resto de los 19 países de la Eurozona, de los cuales podría depender la permanencia de Grecia en la moneda común.


El Ejecutivo del primer ministro Alexis Tsipras adelantó el martes que su solicitud versará sólo sobre el dinero que recibe como préstamo para no quedarse sin recursos en el corto plazo, pero no sobre las medidas de ajuste que anteriores gobiernos conservadores acordaron con los acreedores europeos y del FMI como contrapartida. Sin embargo, la Comisión Europea (CE) y Alemania, principal acreedor de Grecia, insisten en que el país heleno debe pedir una prórroga de todo el programa, con sus condiciones, si Atenas quiere recibir la financiación pendiente, que debería totalizar unos 240.000 millones de euros.


El vocero del gobierno griego dijo inicialmente que la carta sería enviada ayer, pero el Ejecutivo señaló luego que esto ocurrirá recién hoy, en una decisión que puede ser interpretada como parte de los esfuerzos de Atenas de recalibrar cada palabra de la solicitud.


El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, ayer dijo que el gobierno de Tsipras pedirá una extensión que resulte satisfactoria para los socios europeos y para Atenas. "El pedido estará redactado de forma que deje conforme tanto a Grecia como al presidente del Eurogrupo", dijo Varoufakis, refiriéndose a su par holandés Jeroen Dijsselbloem, quien preside las reuniones de los ministros de Finanzas de la Eurozona. El ministro de Finanzas griego agregó que espera un resultado positivo entre hoy y mañana.


Por su parte, el secretario del Tesoro estadounidense, Jacob Law, llamó a Varoufakis para urgirlo a que trabaje en pos de un acuerdo que se base en el existente programa de rescate acordado entre Atenas y sus prestamistas exteriores desde 2010. "La falta de acuerdo conduciría a Grecia a dificultades inmediatas, la incertidumbre no es buena para Europa y el tiempo es esencial. Es necesario construir sobre los fundamentos que existen para avanzar en el crecimiento y las reformas", señaló Law en un comunicado.


Por otro lado, el vicepresidente de la CE para el Euro, Vladis Dombrovskis, reiteró ayer que el Eurogrupo ya subrayó esta semana que la única manera de que Grecia obtenga la ayuda pendiente es solicitar una prórroga del programa y finalizarlo con éxito, al tiempo que pidió esperar la redacción final de la petición.


El premier griego, por el contrario, afirmó que los ajustes neoliberales estaban hambreando al pueblo, y que se debe cumplir con el mandato de quienes lo votaron en las elecciones del mes pasado y poner fin a las reformas exigidas por la troika (Banco Central Europeo, FMI y Comisión Europea). En una medida calculada para reforzar la posición del gobierno griego en las negociaciones, el Parlamento eligió ayer, con amplio respaldo, al político conservador Propkis Pavlópulos como presidente del país. El respetado ex ministro, de 64 años, contó con el apoyo de los diputados del gobierno –de la coalición izquierdista Syriza y sus socios nacionalistas de Griegos Independientes–, así como con el de su partido, el conservador Nueva Democracia. Pavlópulos fue propuesto por Tsipras para cubrir el cargo, en un intento de garantizar un respaldo multipartidario al gobierno, en momentos en que el país negocia importantes acuerdos con sus acreedores internacionales. El flamante presidente ofreció su trabajo para luchar por Grecia y Europa. "Nuestro objetivo no es esforzarnos sólo por nuestro país y nuestra gente, sino también por Europa, tal y como fue concebida por sus creadores", dijo Pavlópulos.

Publicado enInternacional
El fin de la guerra en la República del Salvador y sus lecciones para Colombia

Después de 8 años de negociaciones, en enero de 1992 se firmó el Acuerdo de Chapultepec entre el gobierno del Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional/FMNL, mediante el cual se puso fin a una prolongada guerra civil que ocasiono casi 80 mil víctimas en esa pequeña nación Centroamericana.

Con el Pacto firmado se determinó lo siguiente:

  • Primero. Una amnistía general para los integrantes de la guerrilla.
  • Segundo. Se procedió a una profunda y radical modificación de las Fuerzas Armadas con depuración y condenas penales de los generales y oficiales implicados en la guerra sucia y en actos criminales contra la población y reducción de los efectivos del aparato militar.
  • Tercero. Se organizó la Policía Nacional Civil en cuya dirección se nombró una líder guerrillera.
  • Cuarto. Se procedió a la disolución de los servicios de inteligencia militar.
  • Quinto. Se suprimieron los cuerpos paramilitares organizados y promovidos por las Fuerzas Armadas, los políticos de la ultraderecha y la embajada de los Estados Unidos.
  • Sexto. Se hizo una modificación profunda del sistema judicial.
  • Séptimo. Se creó un sistema especial para la defensa de los Derechos Humanos.
  • Octavo. Se conformó una Comisión de la Verdad.
  • Noveno. Se hicieron modificaciones estructurales del sistema electoral.
  • Décimo. Se adoptaron medidas económicas y sociales de amplio alcance reformista.

 

Son trascendentales antecedentes para la Mesa de diálogos de La Habana entre el gobierno de Santos y las Farc/EP, ahora que se debate el fin del conflicto.

 

Nota. Con el cuento de que no se debe humillar a Uribe Vélez, promotor de múltiples delitos y violaciones de los derechos humanos, ciertos seudo intelectuales pretenden dejar en la impunidad todas sus tropelías y los de su camarilla. Algo quieren esconder estos mercenarios del establecimiento. En el Perú propusieron lo mismo con Fujimori, pero terminó prevaleciendo la justicia y hoy ese sujeto paga largas condenas de prisión. Es lo que debe ocurrir con el Patrón del Ubérrimo.

Publicado enColombia
"El gobierno venezolano propició el acercamiento entre Santos y el eln"

En la primera entrevista exclusiva después de la realización del V Congreso del Ejército de Liberación Nacional -eln- de Colombia, el histórico integrante del Comando Central de esta fuerza insurgente revela detalles hasta ahora no conocidos del proceso de negociaciones que llevan a cabo hace dos años con el gobierno de Juan Manuel Santos.

La clandestinidad en la que la totalidad de los mandos y miembros del eln siguen forzados a mantenerse, impone que una entrevista de este calibre deba desarrollarse por medios intrincados, también clandestinos. En este caso, el intercambio se dio vía internet. Un diálogo entrecortado pero de ida y vuelta, aunque para ello hubiera que esperar horas o días para recibir las respuestas. Una conversación mediada por mecanismos básicos de encriptación, condiciones que impone la fuerza guerrillera como parte de una cadena de "postas" informáticas que garanticen la seguridad del entrevistado.

El medio obliga a suponer el tono de voz, los gestos; pero a la vez deja constancia directa de las respuestas del jefe militar del eln, que aquí se vuelcan tal cual él las escribió sin mayor necesidad de edición periodística.

¿Cómo, en qué circunstancia, se dio el primer encuentro con el gobierno del presidente Santos?
Santos nos buscó. Sucedió hace dos años, a finales de agosto de 2012, justo cuando oficializaron el acuerdo de La Habana con las farc. Fue el gobierno venezolano quien propició la ocasión: aprovechó una cita que nos brindó para escuchar nuestra lectura sobre la realidad vivida en Colombia y nuestra visión sobre la paz en el momento.

¿Cuál fue la reacción de ustedes?
El gobierno colombiano conoce de sobra nuestra disposición para el diálogo, pero nosotros no queríamos apostarle a la incertidumbre, pues Santos tiene un discurso ambiguo, habla de paz y de guerra al tiempo. Pero ante la sugerencia del presiente Chávez aceptamos escuchar a los emisarios del gobierno de Santos.

¿Qué resultó de ese cara a cara?
Escuchamos sus puntos de vista, que no eran nuevos y que tienen que ver con lo que ellos llaman criterios para establecer un diálogo con la insurgencia: confidencialidad, diálogo directo y en el exterior. Varios de esos criterios no los compartimos, pero de todas formas acordamos que en un mes nos veríamos de nuevo.

¿Cómo se inició ese diálogo, qué tema trataron en primer orden?
Como sucedió en otras ocasiones, esta tampoco fue distinta. El mes de plazo se transformó por obra de ellos en siete, y la siguiente jornada de trabajo acordada para dentro de cuatro semanas se pudo realizar con 8 meses de retraso. El inicio de la exploración tuvo un alargue o incumplimiento de treinta y dos semanas. Es decir, en total hubo una pérdida de 15 meses, que no es culpa nuestra. Pese a eso, el gobierno en ocasiones dice que este proceso "marcha lento" o "con retardo" por culpa nuestra. Para nosotros la lección quedó aprendida: el gobierno no tiene prisa ni urgencias por la paz, así diga lo contrario.

¿Cuántas reuniones directas entre las partes se han realizado hasta ahora?
Van cerca de 15 reuniones y tres largos ciclos de intercambio durante un año. Cada ciclo toma, en promedio, dos o tres semanas de trabajo continúo. Las reuniones son citas algo operativas. Son útiles para desatrancar asuntos de la agenda y detalles operativos.

¿De los que ya mencionó como parte de la agenda común, cuáles han sido los temas más empantanados?
Todos. Aunque suene raro, esto es así como resultado de una lógica de imposición con la cual el gobierno llega a cada cita. El Gobierno veda, impide acercarnos a temas como son: Fuerzas Armadas, economía, Estado, soberanía nacional, cuestiones todas vinculadas a la génesis del conflicto. Son tantas las prohibiciones, que surge una pregunta: ¿de qué vamos a dialogar? Es evidente que la pretensión del gobierno Santos es someternos. Una intención sin preocupación por la solución de los problemas del país. La única materia que les interesa, es la de las armas y la rendición. Pretenden desconocer, como dijo Nelson Mandela, que el uso de las armas no es un asunto moral sino un asunto estratégico. Esta máxima del luchador sudafricano es aplicable a Colombia, donde el uso de las armas por parte de la insurgencia impide el total manejo y abuso del poder, mantiene vigente y garantiza la posibilidad de un camino de solución y búsqueda diferente para la cotidianidad de millones de connacionales.

Además de Venezuela, ¿qué otros países contribuyeron al encuentro y al avance de la conversación?
Varios gobiernos sirvieron de conducto para que se hiciera contacto, bajo la condición de cumplir una fase exploratoria, directa y en el exterior. Ahora, luego de casi dos años de contactos, hay tres tipos de países vinculados a este proceso: garantes permanentes, garantes rotativos, y países acompañantes.

¿Puede precisar cuáles son los países en cada una de esas instancias y funciones?
El acuerdo de confidencialidad establecido nos impide hacer esa precisión. Muy pronto, este pormenor será público. Sí podemos adelantar que para nosotros es fundamental que el continente esté vinculado a la paz de Colombia, y por esta vía, reducir las posibilidades de conflictos armados en la región.

Considerando la historia de Latinoamérica y las insurgencias, ¿temen a la injerencia de los Estados Unidos?
No es descartable. La historia nos alerta sobre este particular. Consideramos que el interés fundamental de los Estados Unidos por la paz de Colombia recae en desmovilizar a la insurgencia y proyectar una imagen de guardián contra el narcotráfico. Espera poder contar con la totalidad de las Fuerzas Armadas colombianas para apuntalarlas en su avance en el continente, tras los recursos naturales y el control del territorio. Además, no puede olvidarse que al enfrentar una posibilidad de diálogo y negociación como la que estamos sorteando, para saber cómo actuar, tenemos que traer a colación la coyuntura mundial, y aún más allá, preguntarnos por el futuro del mundo, del continente y por el futuro de nuestro propio país y de las amenazas que ya son evidentes y los tipos de guerra que ya se preparan. El esfuerzo por la paz de hoy debe ser por ponerle fin al actual conflicto y evitar los futuros en el continente. En esto hay una relación que debemos tener en cuenta.

Teniendo en cuenta los resultados negativos de anteriores procesos de diálogo, ¿cree que este intento sí saldrá airoso? ¿Con qué certezas se presentan a este nuevo intento?
Sólo el tiempo dará su veredicto. Son las transformaciones con las que proceda el establecimiento las que hablarán de su real voluntad de cambio. Por nuestra parte, sabemos, podemos enumerar cinco certezas:

 

  1. La insurgencia no va a negociar por la sociedad, ni la llegada al acuerdo de paz garantizará que la vida cotidiana sea menos traumática que la vivida con el conflicto.
  2. Una solución política del conflicto colombiano será viable en la medida que el Estado reconozca la naturaleza política del conflicto. De tal reconocimiento se desprende el carácter de las mismas medidas o reformas que es necesario cumplir para remover las causas del conflicto, entre las cuales hay entre otras, una importante: el cambio de la doctrina militar que orienta el accionar de las Fuerzas Armadas.
  3. Para que la negociación que apenas estamos redondeando en su estructura formal gane dinámica, es fundamental que el Estado deje a un lado su insuperable lógica de que la contraparte va a incumplir.
  4. La paz no es un problema de simulacro político y manejo mediático, con una dosificación que el establecimiento va entregando a la sociedad de acuerdo a los intereses del Estado o del mismo Ejecutivo. No puede ser así. Es necesario un manejo abierto de las Mesas de paz, que motive y haga partícipe en estos procesos al conjunto nacional.
  5. Es fundamental una democratización de la sociedad colombiana. Es indispensable que el estado y que la clase política reconozcan el carácter político del conflicto. Un sine quanom para nosotros, para poder arrancar y ganar confianza en las posibilidades de un diálogo.

 

El eln es una fuerza alzada en armas, ¿por qué esa insistencia en remarcar la naturaleza política del conflicto?
Mientras no acepten esta premisa, las soluciones que definan serán erróneas. Aceptar esa definición "como político" determina un diagnóstico que no es el que usa y favorece el poder y la clase política. Diagnóstico que desprende un tipo de medidas e impone al conjunto social las reformas que el país necesita para superar la situación de conflicto. No podemos aceptar que el carácter del conflicto es ideológico, como sucedió en la Guerra Fría, porque no lo es. Tampoco que tiene por motivación el enriquecimiento ilícito, y por tanto, que su motor es el narcotráfico, porque esta no es la realidad ni es nuestro quehacer. Menos, que su naturaleza descansa en el terrorismo. No, su naturaleza es política pues así permite afirmarlo el contexto en medio del cual surgió y en el cual se prolonga por cincuenta años.

Hay una diferencia de caracterización del conflicto entre el Estado colombiano y el eln de mucho tamaño. ¿Puede obviarse eso en favor de la paz?
En la distancia como adversarios, en la conversación y su transcurso, este tema no encuentra solución. Pero es una necesidad buscarle una solución, por eso la sabiduría de la sociedad podrá contribuir en superar esta dificultad, pues ahí radica la génesis del conflicto armado y por tanto el nacimiento de la insurgencia hace más de cinco décadas.

¿Cuál considera que es el resultado, el acumulado histórico, tras cincuenta años de existencia insurgente del eln? ¿Si mira hacia atrás qué ve?
Lo hecho por nosotros no lo ha realizado ningún Estado del mundo: 50 años sosteniendo una fuerza peleando, creando mecanismos para construir una economía propia, unas formas de convivir con la sociedad en distintas partes del país. Recuerde que todo Estado tiene ingresos propios vía impuestos que garantizan su funcionamiento. En nuestro caso, nosotros no tenemos tales pagos garantizados, sin embargo nos hemos sostenido y aquí seguimos.

Al volver la vista atrás y mirar nuestra continuidad y realidad actual, veo una comunidad, un proyecto de vida donde están conectadas varias generaciones. Aquí hay valores, principios. Hemos construido una forma de ver y luchar por la vida, la nuestra y la de nuestro pueblo, con un sueño de país que no es local sino continental y mundial. Por esta causa decimos que a la hora de una posible negociación, no nos pueden tratar con el rasero del Derecho normativo sino que tienen que recurrir al Derecho consuetudinario. Recuerden que tenemos nuestras propias leyes, nuestros centros de atención para todas las personas que hacen parte de nuestras estructuras o están cercanas a las mismas, así como nuestra política educativa. Con nuestra visión sobre la vida, con los principios y ética que la sustentan, formamos a nuestros hijos y a la comunidad cercana; esos mismos niños y jóvenes que nos acusan de reclutar en contra de la normativa internacional, pero que en la vida cotidiana el Estado persigue y acosa.

 

 


 

 

Segunda parte de la entrevista realizada por Brecha de Argentina

 

"Con el acuerdo de paz pretenden institucionalizar todo lo que es funcional al modelo neoliberal"

 

¿Cuál es la agenda concreta que ya está acordada entre el eln y el gobierno?
Hasta ahora, los puntos que se han ido trabajando y aún faltan concluirse son: 1. Participación de la sociedad. 2. Democracia para la paz. 3. Transformaciones necesarias para la paz (aún sin tratar). 4. Víctimas. 5. Fin del conflicto armado (aún sin tratar). 6. Implementación del acuerdo y refrendación de los mismos.

Aún con dos aspectos decisivos pendientes, ¿cuál es el margen de avance en cada punto?
En el primero, participación de la sociedad, el objetivo es que el proceso de paz incida o modifique el curso mismo de la dinámica política que el país conoce y ve. Del segundo, democracia para la paz, la discusión y definición de qué debe hacerse para darle vida a una democracia plena, real, aspecto que le corresponde asumirlo a la sociedad en pleno. En el tercero, transformaciones necesarias para la paz, los aspectos por transformar los debe identificar la misma gente, tomando en cuenta que la paz no tomará forma y contenido un día después de firmar los acuerdos. Para el cuarto, víctimas, es fundamental superar en conjunto: el desplazamiento y sus causas, verdad, justicia, reparación, no repetición, perdón y no olvido.

¿"No olvido" refiere al punto de las víctimas?
Es preciso mirar el conjunto. El desplazamiento (qué lo originó, sus causas), identificar por qué la Justicia no actuó y por qué existe y persiste el inmenso porcentaje de impunidad que reina en Colombia; la Corte Penal Internacional -CPI- como evidencia de la inoperancia de la Justicia nacional, reparación (más allá de lo económico y de lo punitivo, pues lo esencial es cómo darle cabida a las víctimas dentro de la sociedad, y que tal realidad no se repita), no repetición, perdón... Y sí, no olvido, pues es la única manera de proceder para que el cúmulo de violaciones a los derechos humanos que los más pobres del país han vivido, no llegue a repetirse: son temas, enfoques y reivindicaciones que deben abordarse de manera directa con las víctimas, no con nosotros.


¿El tema del narcotráfico no está entre los puntos hasta ahora tratados?
Cuando el eln tuvo el interés para trabajar por la superación de este fenómeno pocos se interesaron. Nosotros hemos sido claros y explícitos en que nada tenemos que ver con el narcotráfico, no tenemos ni hemos tenido cultivos, ni laboratorios, menos rutas o negocios, tampoco distribución de ningún tipo. Entendemos que es un fenómeno que ha permeado a la sociedad y al Estado, y el eln estará dispuesto a hablar sobre el tema cuando la sociedad pueda tratarlo en su conjunto. Por otro lado el Estado le dio la franquicia de ese negocio a los paramilitares y usarán sus utilidades para agredir a las comunidades y hacer contrainsurgencia. El Estado fue un aliado de los paramilitares.

Pero hubo ensayos de otros caminos para alcanzar acuerdos, por parte de grupos guerrilleros que se desmovilizaron...
Por qué no preguntar mejor, ¿qué habría pasado en el país, como efecto del paramilitarismo, si toda la insurgencia hubiera firmado acuerdos de paz hacia los años 90 del siglo XX? Tras veinte años de los acuerdos de paz firmados por el M-19 y otras guerrillas, está demostrado que no eran la solución para las demandas de justicia y vida digna, y que tales acuerdos no resolvieron las demandas de justicia reinantes en Colombia.

¿Cómo calificaría al gobierno de Santos y su interés por la paz?
La política de paz de Santos es de pacificación, de sometimiento. El poder quiere aumentar tranquilo las ganancias; resalta que con el acuerdo de paz pretenden institucionalizar todo lo que es funcional al modelo neoliberal. Asumen convencidos que cuentan con una ventaja militar y que la pueden aprovechar políticamente. El Gobierno anda con el afán de mostrar resultados ante el mundo, y de tapar que tienen una incertidumbre estratégica: la guerra cuesta mucho, no tienen con qué sostenerla en el largo plazo, y su mismo desarrollo bloquea o desestimula la llegada de nuevos capitales a invertir en el territorio nacional.

¿Esa incertidumbre rompió la estrategia de no negociar y la luna de miel entre el expresidente Uribe y el presidente Santos?
El diseño de la negociación que impulsa el Gobierno parte del hecho de abrirle un nicho (así lo llaman) a la insurgencia para su reintegración social, sin considerar al conjunto social. No entienden que la negociación no es con la insurgencia sino que ésta debe ser con la sociedad en su conjunto. Es un diseño sin una pedagogía de paz que considere a toda la nación sin partidismos, que aclare el origen y la responsabilidad histórica de la confrontación, que cree y consolide un ambiente para el diálogo y que estimule el interés y la participación del conjunto nacional por el tema de la paz. Además, el Gobierno quiere actuar como arte y parte, pues ante la demanda de reformas inmediatas y evidentes pretende fungir como garante.

Entonces, ¿qué pretende el eln de estas negociaciones?
Establecer una agenda que abra y permita a la sociedad colombiana, por si misma (nosotros no podemos negociar en su nombre), identificar y definir el país que sueña y que es posible hacer realidad. Un mal acuerdo puede ser más perjudicial que el mismo conflicto que vivimos. Nosotros no tenemos afán de firmar cualquier acuerdo. Pues, dada su trascendencia puede perjudicar al país. Hacer un correcto uso del tiempo en la construcción de una agenda y su diseño para una solución es esencial en cualquier diálogo. Con la previsión de un acuerdo que precise las reformas necesarias por definir y reglamentar y por hacer realidad ahora mismo, no después de firmada la paz. Esto es importante anotarlo y diferenciar. Mientras el gobierno ofrece confianza, nosotros demandamos certezas.

Los delegados del gobierno insisten en que todo será cumplido. Nosotros demandamos realizaciones inmediatas, medibles. Que la sociedad pueda gozar de inmediato transformaciones en su vida cotidiana, como garantía de que sí hay un cambio en el establecimiento. No solo repetir promesas.

¿Qué ejemplo puede mencionar de eso que define como indefinición gubernamental?
Ante demandas nuestras referidas a la ausencia de democracia real, ellos ofrecen garantías que ya están en la Constitución pero que no se cumplen. Lo correcto sería evaluar por qué no se cumple el mandato de la Constitución. Es decir, para el gobierno en Colombia hay democracia y para nosotros no es así. ¿Cómo nos pueden ofrecer como garantía una Carta de Derechos que ellos mismos violan constantemente? ¿De qué democracia hablan cuando el activismo social y la oposición es perseguida y asesinada?

¿El eln considera que no hay democracia en Colombia?
Cuál democracia, cuando la política ha sido privatizada por el capital particular y cuando los derechos básicos son negados en las puertas de los hospitales. Cuando la gente continúa muriendo por falta de alimento y al desempleo lo quiebran en las cifras oficiales, pero, la realidad reafirma su drama cada día. El Gobierno parte del supuesto de que está es una sociedad democrática. Esto es un claro error.

¿No es contradictorio afirmar esto ante la inminencia de una Mesa de negociación?
No hacerlo sería un error y una indisposición para la paz de fondo. No alcanzan a reconocer, pese a todas las evidencias, que este es un Estado de minorías que no representa a la sociedad en su conjunto. Un Estado sin legitimidad que tiene que acudir al autoritarismo para poder someter el descontento social. No aceptan o no quieren reconocer que aquí no hay espacios para una vida plena de participación ciudadana. Los niveles de injusticia que reinan son inocultables. No entienden que la ausencia de democracia es lo que da pie a la insurgencia y que sin democracia será muy difícil aclimatar la paz.

¿La posibilidad de conformar un nuevo partido político, o el acuerdo para una participación en política de quienes se alzaron en armas, no sería una solución?
Está a ojos vista que la política ha sido privatizada por lo grupos de poder. En especial, por los económicos. Los partidos tradicionales, supuestas correas de transmisión de los deseos sociales ante el Estado, son simples operadores del poder y de los grupos económicos. La sociedad debe tener la palabra.

¿Por qué a pesar de los intentos por dialogar, el conflicto no mengua?
El Gobierno de manera constante amenaza. No es posible la paz cuando se pretende golpear y asesinar cada día a la insurgencia. Podría decirse que a diferencia de otros países, no existe aquí una política de Estado frente a la paz. Este gobierno, así como los anteriores, no tiene una política de paz propiamente. Están parados en los manuales de negociación, por eso apenas repiten la premisa de que la insurgencia está derrotada. Una postura que supuestamente les permitiría un acuerdo rápido, en tanto la insurgencia estaría urgida de firmar y salvarse.

¿El eln considera válido comenzar a hablar de posconflicto?
No aceptamos esa denominación traída con acomodo. Dicha posibilidad es un ilusionismo, eso no es posible. Ninguna sociedad vive sin conflictos, su necesidad es aprender a vivirlos y saber resolverlos sin necesidad de matarnos.

¿Cómo cree que va a afectar este proceso la coyuntura electoral 2015?
Ya lo afectó. El gobierno utilizó la paz para polarizar al país con propósitos partidistas. Pero hay que resaltar que la paz no puede ser objeto de los intereses privados, la paz debe ser un proyecto colectivo. Por eso, en las elecciones que vienen sería muy importante que la paz sea bandera de todos los movimientos y partidos, constituyéndose en una manera de vincular a todas las regiones a esta coyuntura de solución política del conflicto.

¿Qué tiempo le dan a esta negociación?
Nadie puede determinarlo pues las variables son muchas. Para nosotros, ojalá fuera mañana el momento de firmar los acuerdos. Como hemos dicho, basados en hechos reales no en supuestos; para facilitar el desarrollo de cualquier agenda estamos dispuestos a trabajar con la intensidad y dedicación que sea requerida.

Publicado enEdición 209
Fin integral y simultáneo del conflicto armado colombiano

No es fácil el camino de la paz. Surgen muchas dificultades y obstáculos. Pululan las provocaciones y encerronas. Cuando no es la ultraderecha militar fascista, aparece la derecha perfumada de la politiquería oficialista presta a la manipulación del proceso para sacar partida y tajada.

El proceso de paz es un escenario de lucha de clases, de disputa política contra los diferentes clanes oligárquicos, internacionales, nacionales y regionales. El pueblo, los trabajadores, los campesinos y las organizaciones democráticas de izquierda deben enfrentar los retos políticos correspondientes con la mayor inteligencia, con mucha paciencia y con el olfato que demanda la interacción con los delegados del poder burgués inclinados por la mentira, el truco, la trampa y la ausencia de principios éticos y democráticos. No hay que dejarse impresionar ni amedrentar por unas fichas cargadas de oportunismo y ventajas personalistas.

La paz ha conquistado espacios de enorme importancia. Hay que blindarlos y profundizarlos. De gran trascendencia son las coincidencias en cuanto a la ampliación de la democracia y el impulso a los movimientos sociales que se han convertido en verdadera alternativa a las podridas maquinarias del partidismo feudal y oligárquico.

Hay amplia coincidencia en el sentido de que el proceso de conversaciones entre el gobierno y las Farc/EP ha ingresado a una zona muy sensible, de definiciones absolutas. Los debates que vendrán tienen ingredientes políticos de gran valor estratégico para la terminación del conflicto y para el ingreso de la resistencia campesina revolucionaria a los espacio de la política civil y democrática. Son los campos de la critica a la democracia liberal representativa, electoralista, a la de los mercados y el clientelismos. Son los campos de la democracia comunal como forma de auto conocimiento, como forma que amplia los horizontes de las masas populares y los trabajadores.

Bastante controversia ha suscitado el nuevo temario que será abordado en las rondas de conversaciones concertadas entre los delegados plenipotenciarios para los próximos meses del año en curso y que muy probablemente, dada la envergadura de los asuntos pendientes, se extenderán a buena parte del año 2016.

El tema de la justicia todavía está en pañales y la parte oficial insiste en formulas desuetas e inviables para la terminación del largo conflicto asociado con el alzamiento revolucionario de los campesinos victimas de la violencia latifundista y oligárquica desde hace mas de 50 años. Los personeros del santismo se limitan a clonar las formas jurídicas ofrecidas al paramilitarismo criminal por los gobiernos fascistas de Uribe Velez, de los cuales hizo parte el actual Jefe de la Casa de Nariño, especialmente en sus momentos mas violentos y agresivos.

Cuando se conozca el informe de la Verdad sobre la guerra del Estado contra el pueblo, contra los campesinos, contra la Unión Patriótica, contra el Partido Comunista, contra la Izquierda revolucionaria, se dará un intenso debate porque la ultraderecha pretenderá conservar su falsa versión de la historia nacional a lo largo del último siglo. Querrá endiosar la hegemonía conservadora, distorsionar la masacre de las bananeras, falsear el asesinato de Gaitan para atribuírselo al comunismo internacional, encubrir la violencia de los años 50, edulcorar el excluyente y despoticoFrente Nacional, amañar las causas del extermino de la UP y velar el origen oligárquico e imperialista de la violencia generada por el narcotráfico.

Con todo y eso, el interés se centrará a partir del 2feb2015 en el Tercer punto de la Agenda de diálogos que se refiere al "fin del conflicto".

En dicha materia es crucial que la sociedad y la opinión publica partan de un principio fundamental, muy cercano al otro que plantea que nada esta acordado hasta que todo este acordado. El fin del conflicto debe ser integral y simultaneo, dice de manera escueta el texto del Acuerdo Especial de La Habana (http://bit.ly/1ntk4t5).

Integral quiere decir que los temas que lo componen son de la misma naturaleza, afines al máximo. Solo se separan por razones de orden técnico/analítico, pero en su realidad viva son un solo cuerpo. No es posible tratar uno sin considerar los otros, sin acudir a las otras problemáticas. Por esa misma razón, son simultaneos, sincrónicos. No están organizados de manera diacrónica, lineal, sucesiva, de tal manera que el punto dos se de despues del punto uno. Este último es un método utilizado por la sociología neoliberal para crear compartimentos estancos, para dejar todo trunco, según las conveniencias y el negocio que se lleve entre las manos. Ese enfoque esta descartado.

Con ese avance alcanzado en los diálogos exploratorios, abordemos los temas que están planteados para el cierre del conflicto, que no el proceso.

El primero es el del Cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo. Sobre este campo ya hay un amplio debate. La ruta tiene una sub comisión técnica de militares y guerrilleros funcionando; un cese al fuego y de hostilidades unilateral y permanente ordenado por las Farc a sus combatientes; un repertorio de acciones para desescalar el conflicto y un planteamiento gubernamental cargado de ambigüedades, trampas (corraleja) y oscuridades. Santos dice que un cese bilateral se firmara cuando se ponga fin al conflicto con la firma de un acuerdo general, es decir para cuando ya no se necesite. Tonterías de la Casa de Nariño. Dice ademas que se ordeno entrar a estudiar el Cese bilateral, como gran cosa como, si ese no fuese el punto a seguir en las labores de La Mesa. Sofismas que se inventa JMSantos para ir lidiando con su deteriorada imagen.

El segundo, es el de la dejación de las armas y la reincorporación de las Farc/EP a la vida civil - en lo económico, lo social y lo político-, de acuerdo con los intereses del movimiento guerrillero. Así que se requerirá una definición detallada de los intereses económicos, sociales y políticos de las Farc/ en su transito para convertirse en una organización sociopolitica de gran influencia en la sociedad civil y el Estado. Tema grueso que no podrá despacharse con asuntos de menor cuantía, como ocurrió con los taxis, cargos, partidas presupuestales y demás prebendas (diplomaticas como las de Petro) otorgados a los del M-19. EPL, Quintin Lame, Corriente y otras tendencias que renunciaron a las banderas revolucionarias para acomodarse en el sistema neoliberal de la Constitución de 1991, la misma que convirtieron en un verdadero Dios salvador.

El tercero, es la revisión, por parte del gobierno nacional que hará la coordinación, de la situación de las personas privadas de la libertad, procesadas o condenadas por pertenecer o colaborar con las Farc/EP. Materia en el que gobierno no muestra el menor interés. Santos elude la situación de cerca de 10 mil presas y presos políticos, vinculados con la guerrilla, sometidos a las peores condiciones humanas, judiciales y penitenciarias. Son combatientes, indiciados, muchos de ellos, victimas de montajes judiciales de fiscales y jueces corruptos, ultrajados por una guardia podrida, que se enriquece con las prebendas y comisiones de los parapoliticos y paramilitares, quienes gozan de privilegios y tratos especiales en las penitenciarias y centros de reclusión.

El cuarto, es la acción paralela que debe adelantar el gobierno para intensificar el combate para acabar con las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, incluyendo la lucha contra la corrupción y la impunidad, en particular contra cualquier organización responsable de homicidios y masacres o que atente contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos. Este asunto seguramente tomara muchos meses, pues será necesario mirar el tema de las Fuerzas Militares y policiales para depurarlas, reestructurarlas, reducirlas y modificar los sistemas de formación sustentados en las nefastas doctrinas anticomunistas de la Seguridad Nacional. Muchos miembros de los cuerpos armados siguen vinculados con la organización de grupos paramilitares y redes criminales causantes de homicidios y masacres contra defensores de derechos y lideres de movimientos sociales y políticos populares. La lucha contra la corrupción exigirá mirar el tema de la "mermelada" de las regalias petroleras para los amigos de Santos, y el despojo de los presupuestos público que realizan las redes de gamonales y caciques oficialistas.

Un tópico especial es el de la impunidad, particularmente en el caso de los "falsos positivos", pues muchos generales, 10 en concreto, pretenden que estos crímenes atroces cometidos contra campesinos y humildes jóvenes citadinos, para cobrarse las millonarias recompensas otorgadas por Uribe/Santos, queden en el olvido con reformas que impulsa el Ministro de la Defensa al fuero penal militar. Es el tipo de justicia que quiere el señor Santos y que debe ser denunciada en los organismos internacionales de derechos humanos.

El quinto punto, establece que el gobierno nacional revisará y hará las reformas y ajustes institucionales necesarios para hacer frente a los retos de la construcción de la paz. Seguramente el gobierno llevará a estos debates sus acostumbradas propuestas de reforma neoliberal del Estado, en los términos de lo que se conoce como Nueva Gestión Publica, exigidos, por lo demás, por la OCDE, para admitir a Colombia como uno de sus integrantes. Todas las reformas del Estado, del gobierno y sus instituciones realizadas despues de la Constitución de 1991, se han orientado a la adecuación del Estado a los parámetros del neoliberalismo y el imperio del mercado. No se trata de un estado hecho para la paz. Por el contrario, su esencia y propósitos están muy vinculados con la violencia que favorece el mercado y las ganancias de los grupos plutocracias. En ese sentido, resulta de la mayor conveniencia incorporar a la Mesa de La Habana los debates del Plan De Desarrollo que Santos ha dicho será enfocado en el tema de la paz, la equidad y la educación. Vivir para ver.

Por ultimo, esta el punto de las garantías de seguridad. Me limito a señalar que en El Salvador, despues de terminadas las negociaciones de paz, una mujer guerrillera, integrante del Frente Farabundo Marti, fue nombrada Jefe de la Policía Nacional como una garantía esencial de la seguridad de los combatientes participantes de la vida política. Es la manera de impedir que se repita lo de la Unión Patriótica.

Publicado enColombia
Santos señala que "ya no procede" la ofensiva militar contra las FARC

Una de las reglas a la que se han ceñido los diálogos de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia es que mientras se negocia la terminación del conflicto armado, la guerra continua en las selvas del país. Así ha ocurrido a lo largo de los dos últimos años en los que el Gobierno y la guerrilla han avanzado lentamente en acuerdos sobre una agenda de seis puntos. Pero ahora, esta regla podría cambiar debido a los avances en los diálogos y a que la guerrilla decretó desde el 20 de diciembre un alto al fuego indefinido que por el momento ha cumplido, según lo reconoció este lunes el presidente Juan Manuel Santos.

Tras tres días de reuniones en Cartagena de Indias con su equipo negociador y expertos internacionales que lo asesoran en los diálogos de paz, Santos afirmó que de ahora en adelante su Gobierno se moverá "más rápido para buscar el camino de la paz" y no el de la guerra.

"Hasta ahora hemos seguido esa máxima, que se hizo famosa por el exprimer ministro israelí Isaac Rabin, que decía que había que negociar como si no existiese la guerra o el conflicto, y había que mantener la ofensiva militar como si no existiese proceso de paz. Pero los avances en las negociaciones nos indican que ahora son otras las circunstancias y que esta desconexión ya no procede", aseguró Santos a la prensa sin mayores detalles de los cambios que podrían venir. Lo que sí dijo es que la paz debe reforzar la seguridad de los colombianos, no debilitarla, por lo que aseguró que su Gobierno tomará "todas las medidas para asegurar que así sea".

Bajarle la intensidad al conflicto armado -o desescalarlo como lo llaman en Colombia- ha sido uno de los temas en los que se ha centrado el proceso de paz después de que la guerrilla secuestrara en noviembre a un general del Ejército, provocando la suspensión de las negociaciones hasta que fue liberado dos semanas después del plagio. Luego vino el anuncio de la guerrilla, inédito en 50 años de confrontación, de una tregua indefinida, que fue valorada por Santos, aunque rechazó algunas condiciones de la guerrilla como que se levantaría si eran atacados por las Fuerzas Armadas, lo que algunos sectores de oposición interpretaron como una "trampa" para presionar un cese bilateral de hostilidades.

Ahora Santos ha vuelto a valorar la tregua de las FARC e invitó al Ejército de Liberación Nacional, ELN, la otra guerrilla de izquierdas, a unirse al alto al fuego. "Sobre este punto debemos reconocer que las FARC ha cumplido", dijo el mandatario tras reunirse con expertos como William Uri de la Universidad de Harvard y el exguerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos, entre otros. La guerrilla también liberó a un soldado que había sido secuestrado un día antes de iniciar el alto al fuego en medio de una emboscada que dejó cinco militares muertos, un hecho que fue repudiado por los colombianos. Con el ELN, Santos anunció en junio, a pocos días de las elecciones presidenciales, que estaba en una fase exploratoria para iniciar una diálogo. Sin embargo, pocos han sido los avances.

Aunque aún no está definida la fecha en que se reanudarán las conversaciones de paz, que se encuentran en receso por las fiestas navideñas, el mandatario colombiano aseguró que su equipo negociador regresará a La Habana, sede de los diálogos, con las instrucciones de acelerar el paso de las negociaciones de paz "para terminar lo más pronto posible y de una vez por todas con el conflicto armado".

Publicado enInternacional