Tribu siux de Standing Rock a Trump: “Crear otro Flint no hará grande a Estados Unidos otra vez”

Desde que asumió el cargo, y ya no solo a través de Twitter, el presidente Donald J. Trump no ha dejado de emitir órdenes ejecutivas y memorandos presidenciales. El martes, sus pronunciamientos se refirieron a los oleoductos Keystone XL y Dakota Access. Ambos proyectos fueron rechazados o retrasados por el gobierno de Barack Obama, tras grandes protestas de la población en ambos casos. Ahora, con las acciones del gobierno de Trump, respaldadas por un Congreso servil con mayoría republicana, los megaproyectos de combustibles fósiles están recibiendo luz verde otra vez.


Sin embargo, se necesita algo más que la acción veloz de la pluma de Trump para sofocar la vigorosa resistencia a estos dos oleoductos y al creciente movimiento mundial que demanda medidas urgentes para combatir el cambio climático.
El oleoducto Dakota Access (DAPL, por su sigla en inglés) es un proyecto de 1.770 kilómetros de extensión, valuado en 3.800 millones de dólares, que tiene como objetivo transportar petróleo obtenido mediante fracturación hidráulica desde los yacimientos petroleros de Bakken, en Dakota del Norte, pasando por Dakota del Sur y Iowa hasta Illinois, donde se conectaría con otro oleoducto para trasladar el petróleo al golfo de México.


Los opositores al oleoducto Dakota Access temen que una ruptura del oleoducto pueda envenenar el río Missouri, que abastece de agua potable a 17 millones de personas. El núcleo base de la oposición se encuentra en los campamentos instalados dentro de la Reserva Siux de Standing Rock y sus alrededores, donde está planificado que el oleoducto cruce por debajo del río.


El proyecto del oleoducto Keystone XL (KXL) propone transportar los combustibles fósiles más sucios del mundo, arenas alquitranadas, desde Alberta, Canadá pasando por la frontera hacia Estados Unidos, también culminando en el golfo de México. El 6 de noviembre de 2015, tras cinco años de protestas contra el KXL, el presidente Barack Obama declaró que el oleoducto “no era de interés nacional para Estados Unidos”, y acabó definitivamente con el proyecto. El 5 de diciembre de 2016, en una segunda victoria para los ambientalistas de base, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense le negó el permiso a la propietaria del Dakota Access para perforar debajo del río Missouri, lo que detuvo ese proyecto de oleoducto.


“La orden ejecutiva de Trump sobre el oleoducto Dakota Access viola la ley y los tratados tribales. Tomaremos medidas legales”, dijo el jefe de la tribu siux de Standing Rock, David Archambault II, en un comunicado de prensa. “Crear otro Flint no hará a Estados Unidos grande otra vez”. El memorando presidencial de Trump sobre el Dakota Access instruye al secretario del Ejército a “evaluar y aprobar de forma expedita... las solicitudes de aprobación para construir y poner en funcionamiento el oleoducto Dakota Access”. El mismo tipo de redacción se puede ver en el memo respecto al oleoducto Keystone XL, dirigido al secretario del Ejército, así como a los secretarios de Estado y del Interior. La persona designada por Trump para el cargo de secretario de Estado, Rex Tillerson, anteriormente fue director ejecutivo de ExxonMobil, una empresa que cosecharía enormes ganancias mediante la explotación del petróleo de las arenas alquitranadas canadienses. El nominado de Trump para el puesto de secretario de Energía y ex gobernador de Texas, Rick Perry, poco tiempo atrás integraba la junta de la empresa Energy Transfer Partners, propietaria del Dakota Access.


La orden ejecutiva de Trump titulada “Acelerar las evaluaciones ambientales y aprobaciones para proyectos de infraestructura de alta prioridad”, emitida junto con los dos memorándums, incluye la declaración de que “muy a menudo, los proyectos de infraestructura en Estados Unidos han sido retrasados de forma rutinaria y excesiva por los procesos y procedimientos de las agencias”. Junto con un cuarto memo que exige –sin tener fuerza de ley– que los proyectos de construcción y reparación de oleoductos “usen materiales y equipos producidos en Estados Unidos”, esta oleada de decretos prepara el terreno para el resurgimiento acelerado de ambos oleoductos.


Winona LaDuke, activista indígena estadounidense y directora ejecutiva del grupo “Honor the Earth”, dijo en una entrevista en Democracy Now!: “Es prácticamente una declaración de guerra contra todos nosotros aquí, no solo contra los pueblos indígenas sino contra cualquier persona que desee beber agua. [Trump] definitivamente quiere forzar la construcción de estos oleoductos como sea”.


Bobbi Jean Three Legs, miembro de la nación sioux de Standing Rock, comenzó las protestas contra el Dakota Access antes del surgimiento del primer campamento de resistencia el pasado mes de abril. La joven, de 24 años de edad, ayudó a dirigir una carrera con relevo de 3200 kilómetros para los jóvenes indígenas, desde el campamento Sacred Stone en Cannon Ball, Dakota del Norte hasta Washington DC, con el objetivo de atraer la atención a su lucha contra el oleoducto. Su principio básico es “El agua es vida” o, en lengua lakota, “Mni Wiconi”. Bobbi declaró en Democracy Now!: “[Trump] está despertando a mucha gente. Ahora mucha gente realmente le está prestando atención al cambio climático. No vamos a retroceder jamás”.


A Bobbi Jean Three Legs y Winona LaDuke les preocupa el aumento de la violencia por parte de la policía y la Guardia Nacional. Bobbi describió la situación: “Aún estamos sufriendo brutalidad policial. Reprimen a la gente con gas. Les disparan. Nuestra hermana Red Fawn sigue en la cárcel. Más de 600 personas han sido arrestadas al momento, y esta cifra sigue aumentando”. Los ojos de Bobbi Jean se llenan de lágrimas mientras habla. “Ahora mismo les pido a todos los jóvenes del país que nos apoyen. Les pido a todas las personas del mundo que nos apoyen, dondequiera que estén... Me temo que quieren matarnos”.


________________________________________
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Trump revive dos oleoductos frenados por Obama

El presidente norteamericano reflotó el oleoducto Keystone XL y otro que atravesaría territorio indígena en Dakota del Norte. La organización Amigos de la Tierra dijo que Trump da muestras de su “alianza con grupos petroleros y bancos de Wall Street’’.

 

El presidente Estados Unidos Donald Trump revivió ayer dos polémicos oleoductos cuya construcción había sido descartada por el gobierno de Barack Obama en nombre de la lucha contra el cambio climático. Por segundo día consecutivo, Trump siguió anulando decisiones de su antecesor. El lunes retiró a Estados Unidos del tratado de libre comercio TPP impulsado y negociado por Obama pero que Trump considera nefasto para los empleos estadounidenses.


Ayer Trump reflotó el extenso oleoducto Keystone XL, que transportaría crudo desde Canadá a refinerías en Estados Unidos, y otro que atravesaría territorio indígena en Dakota del Norte. Trump dijo que el Keystone XL había sido objeto de una “disputa’’ y añadió que se renegociarán los contratos. De acuerdo con flamante mandatario, el proyecto representa “muchos empleos. Serán 28.000 puestos de trabajo. Excelentes puestos de trabajo de construcción’’, afirmó.


Trump dijo además que el oleoducto Dakota Access, también será objeto de renegociación. “Insisto en que si vamos a construir oleoductos, que las tuberías sean construidas en Estados Unidos’’, dijo.


“Vamos a construir nuestro propio oleoducto, nuestros propios caños, como en los buenos tiempos’’, añadió.


El líder conservador decretó también el período de revisión del impacto ambiental para obras de infraestructura consideradas de alta prioridad. “Queremos arreglar nuestro país, nuestros puentes, nuestras carreteras. No podemos estar en un proceso de revisión ambiental durante 15 años si el puente se está cayendo o la carretera se rompe en pedazos. Vamos a acelerar la revisión y aprobación ambiental’’, dijo. El proyecto Keystone XL había sido descartado por Obama en medio de la enorme presión que ejerció la comunidad ambientalista.


Canadá se congratuló por la decisión de Trump. “Estamos a favor de Keystone y ,como todos saben, ese proyecto ya fue aprobado en el lado canadiense’’, dijo la ministra de Exteriores Chrystia Freeland. En Estados Unidos el campo republicano también saludó la reanimación del proyecto Keystone pero ecologistas y líderes de la oposición demócrata la criticaron al unísono. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo que “ya era hora’’ de que los proyectos salgan del papel. Los dos proyectos, apuntó Ryan, fueron usados “políticamente’’ por personas que defendían una “agenda radical anti-energía’’.


En cambio el senador demócrata y ex candidato Bernie Sanders censuró la decisión: “Hoy el presidente Trump ignoró las voces de millones de estadounidenses y dio prioridad a las ganancias de corto plazo de la industria de las energías fósiles’’. La organización Amigos de la Tierra dijo que Trump dio muestras de su “alianza con grupos petroleros y los bancos de Wall Street’’ en detrimento “de la salud pública y el medio ambiente’’.


A lo largo de 1.900 kilómetros, de los cuales 1400 están en territorio estadounidense, el oleoducto transportaría crudo desde Alberta, al oeste de Canadá hasta Nebraska, en el corazón de Estados Unidos, desde donde alimentaría refinerías en el Golfo de México.


Tras años de polémicas, Obama la enterró por razones ambientales y por su “escaso aporte’’ a la seguridad de Estados Unidos. Obama anunció su decisión en 2015 a tres semanas de la Conferencia de Cambio de Climático de Paris. El oleoducto de Dakota del Norte se había convertido en el centro de una espectacular polémica interna en Estados Unidos que ahora parece reanudarse.


El grupo Standing Rock, de los indígenas Sioux que viven en la región por donde pasaría el oleoducto, emitió una nota donde adelantó que resistirá en la justicia. El oleoducto no sólo atropella acuerdos con los Sioux sino también amenaza “contaminar el nuestra agua y el agua de 17 millones de estadounidenses”. Grupos indígenas y agrupaciones de apoyo organizaron una encarnizada resistencia al proyecto, con intensa movilización que incluyó celebridades del cine. Miles de personas llegaron a acampar en el helado territorio abierto de Dakota del Norte, en pleno invierno, para bloquear el proyecto.


Trump se reunió ayer por la mañana con ejecutivos de automóviles como parte de su programa de traer puestos de trabajo a los Estados Unidos. El presidente afirmó que “el ambientalismo está fuera de control” y les dijo a sus huéspedes en la Casa Blanca que estaba tratando de aflojar los reglamentos para ayudar a las compañías de automóviles y otras empresas que deseen operar en los Estados Unidos.


Entre los asistentes a la reunión de desayuno estaban el presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, el presidente de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, y la directora ejecutiva de General Motors, Mary Barra. Trump le pidió a las empresas automotrices aumentar la producción en Estados Unidos e impulsar el empleo en el país, agregando que esperaba ver construir nuevas plantas de autos en el país.


Trump criticó repetidamente a las empresas por la construcción de automóviles en México y en otros lugares y amenazó con imponer aranceles del 35 por ciento a los vehículos importados. El presidente a menudo criticó las inversiones de Ford en México durante su campaña electoral.


Fue la primera vez que los directores ejecutivos de los tres grandes fabricantes de autos se reunieron con un presidente de Estados Unidos desde una sesión de julio de 2011 con el entonces presidente Obama para destacar un acuerdo para elevar los estándares de eficiencia de combustible a 54,5 millas por galón para 2025. El portavoz Sean Spicer dijo antes de la reunión que Trump estaba deseando conocer a los CEOs y “escuchar sus ideas sobre cómo podemos trabajar juntos para traer más puestos de trabajo a esta industria”.

Publicado enInternacional
Jueves, 29 Diciembre 2016 09:28

Los deslices de la economía en 2016

Los deslices de la economía en 2016

La Unión Europea no pudo salir de su estancamiento económico y social en el finalizado 2016. Algo tan cercano a la realidad es que la aprobación del brexit en el referendo realizado en Gran Bretaña ha causado una especie de terremoto económico y político en la Unión Europea, que también ha tenido repercusiones sísmicas para otras regiones del mundo. Entre las causas que se le achacan a esa decisión, se encuentran la crisis que atraviesa la Unión desde 2008 la cual no ha podido solventar: los bajos crecimientos entre sus miembros; los graves problemas económicos, déficit de empleos y reducción de programas sociales en varias naciones como España, Portugal, Francia, Grecia, Irlanda; la caída del valor del euro; las medidas de austeridad impuestas por la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) y la llegada de gran número de inmigrantes los que pueden moverse por todos los países de la Unión Europea.


Políticas neoliberales hacia América Latina


Las oligarquías criollas han tomado fuerza en parte de América del Sur y se lanzaron a instaurar regímenes neoliberales que atentan contra los beneficios de las grandes mayorías con recortes de programas sociales en educación, salud, pensiones y aumento del desempleo. Una violenta guerra económica-financiera, orientada desde Washington, intenta desestabilizar a gobiernos legítimos como el de Ecuador, Bolivia y especialmente el de la República Bolivariana de Venezuela que hasta ahora han resistido todos los embates. Mientras tanto, los países progresistas de América Latina y el Caribe, apostaron por lograr una mayor integración regional y han laborado por reforzar, pese a los desafíos, la CELAC, CARICON, el ALBA y otros organismos.


Se recupera precio del petróleo


Ya a los finales de 2016, el precio del crudo comenzó su ascenso a nivel internacional debido a un acuerdo histórico firmado por países miembros y no miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Los precios que durante todo el año se mantuvieron cercanos a los 30 dólares el barril, comenzó a elevarse al acordar los miembros de la OPEP reducir a partir del primero de enero de 2017, la extracción en 1,2 millones de barriles diarios (mbd) y los No miembros en 558 000 millones mbd. Al cierre del año, el barril de petróleo Brent, referente en Europa, llegaba a 55,33 dólares.


China sigue adelante


La segunda economía del mundo, China, volvió en 2016 a ser uno de los principales impulsoras del mundo al terminar el año con 6,7 % de Producto Interno Bruto, bastante superior a los logrados por las naciones capitalistas desarrolladas. Además, ha ayudado a mantener el impulso de las econom{ias de los países integrantes de la ASEAN y ha ocupado nuevos espacios en América Latina con la entrega de financiamientos en obras que ofrecen beneficios para las partes involucradas.


La globalización aumentó la desigualdad


Como una bendición para los ricos, por un lado, y una maldición para los pobres, por otra, llegó la llamada globalización capitalista de la economía mundial que en 2016 incrementó aún más las desigualdades entre las personas y los países del orbe. Organismos internacionales denunciaron que las 62 personas más ricas del mundo acumulan más capitales que la mitad más pobres. A los acaudalados se les facilita además, esconder sus capitales en los llamados paraísos fiscales, cuyas fortunas ascienden ya a 7,6 billones de dólares, una cantidad que supera los Producto Interno Bruto (PIB) del Reino Unido y Alemania juntos. Cálculos recientes ubican la cifra en siete trillones de dólares, y la mayor parte, cerca de cuatro trillones, son de "ahorros" de personas de muy altos ingresos depositados en el exterior.


Yuan, dólar y euro


El yuan chino continuó su camino ascendente después de ser incluido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la lista de monedas de reserva, lo cual augura que el también llamado renminbi provocará un cambio trascendental para todo el desenvolvimiento de la economía mundial. Mientras, las otras monedas que integran esa Cesta de Derechos Especiales de Giro (dólar estadounidense, el yen japonés, la libra esterlina y el euro) han tenido constantes altas y bajas.


ALBA y PETROCARIBE


En los doce años desde su creación, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA-TP) posibilitó que cuatro países se liberaran del analfabetismo y avanzaran en la escolarización de sus poblaciones. Millones de latinoamericanos recibieron servicios de salud gratuitos y más de un 1 700 000 recuperaron la vista. Se creó un comercio de nuevo tipo, justo y complementario, sin proteccionismos que llevaron a significativos avances en materia económica: la creación del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) y del Banco del ALBA contribuyen a la construcción de una nueva arquitectura financiera regional. Mientras, PETROCARIBE envió crudo a bajos precios a todas las naciones miembros, cooperación que les ha permitido esquivar estos tiempos de crisis .


Desastre migratorio


La cifra de personas fallecidas al intentar cruzar el Mar Mediterráneo en 2016, se elevó a más de 5 000, muy superior a la 3 771 que murieron en ese intento en 2015. Las violentas guerras, así como el hambre y la miseria en diferentes países, sobre todo de África y Medio Oriente, son las causas fundamentales de esa emigración. La situación subraya la urgente necesidad de que los Estados aumenten los mecanismos legales para admitir a los refugiados, como el reasentamiento, el patrocinio privado, la reunificación familiar y esquemas de becas para estudiantes, afirmó un documento de la Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Publicado enInternacional
Policía reprime a manifestantes en reserva india de Dakota del Norte; 167 lesionados

Las protestas contra el polémico oleoducto en construcción en Dakota del Norte, que atraviesa la reserva de agua india Standing Rock, se tornaron violentas la madrugada de este lunes, cuando la policía lanzó gas lacrimógeno, balas de goma y cañones de agua helada contra los manifestantes. Los disturbios dejaron 167 heridos, entre ellos tres ancianos de la comunidad siux.

Los manifestantes intentaban mover varios vehículos quemados dejados como barricada por la policía y que bloquean el puente Backwater, en la carretera 1806, desde el 27 de octubre.

La oficina del alguacil del condado de Morton subrayó que los manifestantes provocaron verdaderos "disturbios". Las autoridades calculan que había unos 400 manifestantes.

Según el diario estadunidense Bismark Tribune, que cita la oficina del alguacil, los manifestantes aventaron piedras y pedazos de madera a la policía. El saldo fue de un detenido.

Dallas Goldtooth, activista de Indigenous Enviromental Netwok, confirmó que la policía roció a los manifestantes con agua helada y usó gas lacrimógeno.

"La temperatura era de menos 3 grados en Cannon Ball alrededor de las 9 de la noche", dijo Goldtooth, quien añadió que "el fuego reportado por la policía fue para ayudar a calentar a las personas mojadas".

El activista comentó que "los manifestantes se han sentido frustrados por semanas con la barricada, ya que ha bloqueado el acceso para los servicios de emergencia de quienes se dirigen al sur hacia el campamento y para los activistas que van hacia el norte para protestar contra la construcción cerca del río Misuri", donde la compañía planea excavar bajo el río, el cual se encuentra a kilómetro y medio del puente Backwater.

Para la tribu siux de la reserva india Standing Rock, el oleoducto amenaza sus fuentes de agua potable y varios sitios en donde están enterrados sus ancestros. La población pidió al presidente Barack Obama intervenir para detener esta construcción y ordenar una investigación sobre los abusos cometidos por las fuerzas del orden.

La semana pasada, para calmar los ánimos, el gobierno estadunidense ordenó la paralización de esta obra, ya que consideró que se requerían mayores análisis y debates sobre el proyecto. El plan del oleoducto de la compañía Energy Transfer Partners despertó en estos meses un movimiento de protesta creciente de las tribus indígenas en Estados Unidos, de los ambientalistas y de los defensores de los derechos de los amerindios.

El proyecto del oleoducto, bautizado Dakota Access Pipeline, atraviesa cuatro estados sobre mil 886 kilómetros para transportar el petróleo que se extrae de Dakota del Norte, en la frontera canadiense, hasta Illinois.

Publicado enInternacional
Músicos en pie de lucha: El CEO del oleoducto Dakota Access tendría que escuchar

El presidente Barack Obama auguró más complicaciones para el oleoducto Dakota Access esta semana durante una entrevista en el programa “NowThis”, en la que declaró: "Ahora mismo el Cuerpo de Ingenieros del Ejército está evaluando si existe manera de trazar una nueva ruta para este oleoducto. Por lo que vamos a esperar varias semanas más para ver cómo avanza esa evaluación".


En las últimas semanas han sido arrestadas cientos de personas que se oponen al Dakota Access en Standing Rock, Dakota del Norte, pero aún así, el movimiento para detener la construcción de este oleoducto de más de 1.900 kilómetros de extensión y 3.800 millones de dólares de costo sigue creciendo. Cada vez son más los músicos que se unen a esta lucha y que inesperadamente han dado en la tecla, ejerciendo presión sobre el multimillonario Kelcy Warren, director ejecutivo de Energy Transfer Partners, la compañía propietaria del oleoducto. Warren posee además un pequeño sello discográfico y es fundador e impulsor del Cherokee Creek Music Festival de Texas. Muchos músicos, entre ellos la leyenda del folk rock Jackson Browne, están uniendo sus voces para enfrentar a Warren y ayudar a detener la construcción del oleoducto.


En un comunicado publicado en septiembre por el sitio web de noticias Indian Country Today Media Network, Jackson Browne expresó: “Me crucé con Kelcy Warren en una ocasión, cuando toqué en el Cherokee Creek Music Festival en su hacienda. Después, su compañía, Music Road Records, produjo un álbum con mis canciones. Aunque me sentí honrado con el ‘tributo’ y aprecio las versiones que hicieron algunos de mis cantantes y compositores preferidos, no tuve nada que ver con la producción de las grabaciones ni con la decisión de quiénes participarían de las mismas".


Jackson continuó: “No apoyo el oleoducto Dakota Access. Voy a donar todo el dinero que he percibido hasta la fecha y el dinero que perciba en el futuro por ese álbum a las tribus que se oponen al oleoducto". El título original en inglés del álbum al que se refiere Browne es “Looking Into You: A Tribute to Jackson Browne”.


Emily Saliers y Amy Ray, más conocidas como el dúo folk Indigo Girls, se hicieron presentes en los campamentos de resistencia instalados en la Reserva Sioux de Standing Rock, donde miles de personas vienen siendo reprimidas por fuerzas policiales cada vez más violentas y militarizadas que han atacado a los protectores del agua pertenecientes a pueblos originarios de América del Norte con perros de ataque, vehículos blindados, gas pimienta, granadas de contusión y ensordecedores cañones acústicos. Además de estar generando conciencia y recaudando fondos para los protectores de la tierra y el agua de Standing Rock, las Indigo Girls se organizan junto a otros músicos para enfrentar de manera directa a Kelcy Warren.


En una reciente publicación en Facebook, redactaron: “Sucede que Kelcy Warren es un amante de la música y tiene un festival. El dúo Indigo Girls ha tocado en el festival y tiene una canción en el disco de tributo [a Jackson Browne]. Cuando participamos en esos eventos, no sabíamos de los vínculos de Kelcy Warren con las grandes compañías petroleras ni de la amenaza inminente que impondrían a los sioux de Standing Rock. Ahora sabemos”.


Las Indigo Girls escribieron además una carta a Kelcy Warren, que fue firmada también por Jackson Browne, Shawn Colvin, Joan Osborne, Keb’ Mo’ y otros. músicos Emily Saliers, integrante de Indigo Girls, leyó públicamente un fragmento de la carta: “Consideramos que el entorno bucólico de su festival, así como la imagen que transmite, están en conflicto directo con el oleoducto Dakota Access, proyecto del que su compañía, Energy Transfer Partners, se encuentra al frente. Este oleoducto viola derechos de los pueblos sioux de Standing Rock que han sido establecidos en tratados, pone en riesgo al vital río Missouri y continúa la historia de genocidio contra los pueblos originarios”. La carta termina diciendo: "Ya no tocaremos en su festival ni participaremos en grabaciones de Music Road Records. Le rogamos que detenga la construcción del oleoducto Dakota Access”.


Kelcy Warren es un multimillonario petrolero de Texas y una amenaza de boicot no lo va a disuadir tan fácilmente. De hecho, cuando los precios del petróleo a nivel mundial comenzaron a bajar, Bloomberg Markets informó que "nadie estaba más feliz con el colapso que el presidente y director de Energy Transfer, Kelcy Warren”. Toda la competencia "se evaporó", se regodeó Warren en ese momento. Él, al igual que muchos analistas, anticipa que los precios del petróleo van a subir, que volverá el boom de la fracturación hidráulica a la zona de yacimientos de Bakken y que su oleoducto Dakota Access será el único ducto por el que transportar el crudo hasta las costas del Golfo de Texas para su refinado y exportación. “Hay que crecer hasta la muerte”, dijo Warren a Bloomberg.


En su comunicado de septiembre, Jackson Browne dijo también: “Tengo la intención de apoyar la oposición de la población al oleoducto Dakota Access tanto como me sea posible. Citando una de mis canciones: ‘¿De qué lado estás? ¿Del de las compañías que atacan a la naturaleza, perforando y fracturando, con el apoyo de los cobardes y los corruptos? ¿O del de los que luchan por la Tierra con todas sus fuerzas y en nombre de todos? ¡A enfrentarlos y detenerlos!’”


En un comunicado de prensa acerca del álbum de tributo a Jackson Browne de Music Road Records, Kelcy Warren redactó: “No conozco a nadie que admire a Jackson Browne más que yo". Pues bien, Jackson Browne y otros músicos como Bonnie Raitt, han anunciado que tocarán en el Praire Knights Casino de la Reserva Sioux de Standing Rock el 27 de noviembre, el sábado del fin de semana de Acción de Gracias. En momentos en que Browne y otros músicos se unen a la lucha de los protectores de la tierra y el agua en Standing Rock y en que el presidente Obama menciona que después de las elecciones se tomarán medidas respecto al oleoducto, es hora de que Kelcy Warren escuche con atención.


Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
La 'colombiana' Pacific: un Nobel a la especulación petrolera

Un estudio sobre la empresa de hidrocarburos muestra los peligros del modelo de desarrollo basado en el despojo y la militarización; un negocio que no cambiará con la actual etapa de postconflicto.



Hacer ganancias exorbitadas en situaciones de violencia y contaminación ambiental para luego quebrar y dejar colgados a los accionistas minoristas es un modelo de negocio que merecería el Premio Nobel de la especulación. La candidata ideal es Pacific, empresa símbolo del negocio relacionado con la política de hidrocarburos que los Gobiernos colombianos han impulsado durante la última década con el objetivo de “enriquecer la canasta minero-energética”.


Esta política se entrelaza con la situación de violencia en varias regiones de Colombia y se funda en un modelo de seguridad basado en la militarización del territorio del que el actual presidente, Juan Manuel Santos –flamante Premio Nobel de la Paz y anterior ministro de Defensa con el presidente Álvaro Uribe–, ha sido uno de los promotores.


La historia de Pacific –en el centro de un informe de dos ONG, la holandesa Somo y la colombiana Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), que Diagonal tuvo la oportunidad de leer antes de su publicación– muestra las grietas de este modelo de desarrollo destinado a continuar también en la actual etapa de postconflicto.


“Pacific es Colombia”, pero tiene sede en Canadá


Pacific –según explican Somo e Indepaz– puede considerarse una multinacional-local que identificó un negocio en Colombia y a su alrededor construyó un entramado empresarial internacional en Perú, Brasil y Guatemala, entre otros países. Si bien su sede está en Canadá, el 72% de las 75 zonas en las que participaba a diciembre de 2015 se localizaban en territorio colombiano, de donde extrajo el 96% del total de su producción de petróleo y gas, tanto que la compañía, en su estrategia de imagen, utilizó durante años el lema “Pacific es Colombia”.


Pacific se constituyó bajo las leyes de la provincia de Columbia Británica, Canadá, con el nombre de Agincourt Explorations Inc. en los 90 y modificó varias veces su nombre conforme incorporaba nuevas empresas y sucursales. La empresa, la primera en colocar simultáneamente acciones en las bolsas de Bogotá y Toronto, conoció un rápido crecimiento debido a la gestión de los exfuncionarios de la petrolera estatal de Venezuela PDVSA, hasta 2014, cuando estuvo a punto de quebrar por el sobreendeudamiento y la sobrevaloración de los bloques adquiridos y por el incremento en las inversiones en infraestructura, a la par que caían los precios del petróleo.


No hay, sin embargo, sólo sombras económicas en la historia de Pacific: muchos son también los problemas relacionados con la contaminación del medio ambiente y con la violencia en las regiones en las que la compañía operó durante años.


Los acuerdos con Santos


La operación de Pacific se centra en Puerto Gaitán, una zona altamente afectada por el despojo y el abandono de tierras provocado por masacres, homicidios, reclutamientos forzados, desapariciones. Allí también se han dado atentados contra la infraestructura petrolera. Según se revela en el informe de Somo-Indepaz, Pacific y el Ministerio de Defensa (del que fue titular el actual presidente Santos) han firmado convenios de seguridad que han implicado la disminución de afectaciones, entre ellas los secuestros. Se trata de convenios que representan un modelo de seguridad basado en la militarización del territorio y en la combinación de seguridad militar y privada que involucra a la empresa en operaciones de guerra dentro del conflicto armado interno colombiano.


“La política de seguridad que impulsó Santos como ministro de Defensa es la misma como presidente –explica a Diagonal la investigadora de Indepaz Yamile Salinas Abdala–. Por supuesto, han disminuido los atentados y secuestros, como se dice en el informe, pero los convenios de seguridad y la acción cívico-militar ha mermado la exigencia de los derechos de los pobladores y trabajadores, y en ocasiones la Fuerza Pública, y especialmente el ESMAD (el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional de Colombia), les vulnera sus derechos y estigmatiza a quienes se oponen o controvierten las iniciativas económicas”.


En definitiva, Pacific –indica el informe– es un símbolo de los riesgos de operar en entornos complejos, en los que los éxitos se anteponen a la responsabilidad de las empresas. Algo que no va a cambiar en la etapa postconflicto. “No hay diferencia en las políticas de Uribe y Santos en materia económica y de seguridad –añade Yamile Salinas Abdala–. En las conversaciones entre el Gobierno y las FARC se acordó no tocar el modelo económico”.


Especulación y fraude


La historia de Pacific, sin embargo, cuestiona también la viabilidad económica del modelo elegido para impulsar el sector de hidrocarburos en Colombia. La quiebra de la compañía el pasado abril, bajo un fardo de más de 5.000 millones de dolares ha dejado colgados a los accionistas minoristas (entre otros, a fondos pensiones). Sin embargo, Pacific ha conseguido sobrevivir: los directores, con el apoyo de un fondo de capital riesgo, hicieron un rearranque que, según explica el Wall Street Journal, biblia del capitalismo americano, ha encontrado la oposición de varios inversores, en desacuerdo con un plan que “favorece los intereses de los directores sobre aquellos de los accionistas”.


El dinero, sin embargo, no se ha volatilizado sólo en la Bolsa: la compleja estructura corporativa del grupo (más de 100 compañías subordinadas, de las cuales 13 son filiales, que están domiciliadas en más de 20 jurisdicciones, entre ellas Canadá, Panamá, Islas Vírgenes Británicas, Luxemburgo, Suiza, los Estados Unidos y Holanda) parece pensada para favorecer el fraude fiscal. Toda una paradoja para una de las empresas más favorecidas por los planes de desarrollo impulsados por los Gobiernos colombianos. “Gran parte de las empresas de Pacific –concluye Yamile Salinas Abdala– se constituyeron en países como Panamá y otros considerados paraísos fiscales, lo que atenta contra la transparencia y, según autoridades colombianas (la Dirección de Impuestos y la Superintendencia de Sociedades conocida como Supersociedades), puede facilitar prácticas de evitación o evasión de impuestos”.

Publicado enColombia
Asombroso acercamiento “estratégico“ de Putin y Erdogan: se dispara el petróleo

¿Se prepara el Kremlin para el escenario de una presidencia hostil de Hillary Clinton en la dimensión curvilínea de Rusia en su nuevo patio trasero, que incluye el binomio Ucrania/Siria y conecta el mar Mediterraneo al mar Negro?

El mismo día que el Kremlin anunció la instalación de una base naval permanente (¡supersic!) en Tartús (en la costa alauita de Siria), Rusia y Turquía firmaron un acuerdo "estratégico" para construir un gasoducto con destino a Europa, eludiendo las anteriores conexiones gaseras con Ucrania (https://goo.gl/Favxm6).

La prensa turca califica de "estratégico" el acuerdo gasero, durante la 23 edición de la cumbre del Congreso Mundial de Energía en Estambul, que contará con un descuento sustancial en el precio y comporta como corolario la aceleración de la construcción de la planta nuclear turca Akkuyu (https://goo.gl/B1t4a8).

Se asienta la nueva reconfiguración cartográfica y marítima desde el mar Negro hasta el Mediterráneo, que incluye el binomio petróleo/gas con sus respectivos transportes terrestres, en cuya travesía se escenifican dos batallas cruciales: la de Alepo (Siria), a punto de caer en favor de la coalición de Rusia/Siria/Irán/Hezbolá (con la tácita anuencia turca), y la de Mosul (Irak), que empezará el 19 de octubre la coalición de EU y kurdos con sus aliados del gobierno de Irak, sin la conspicua participación de Turquía (https://goo.gl/iVSRnJ).

El acuerdo "estratégico", acompasado de otros suculentos aperitivos entre Rusia y Turquía –todavía miembro de la OTAN y potencia militar sunita de primer orden– trastoca en forma dramática las coordenadas desde el mar Negro hasta el Mediterráneo y reconfigura la cartografía energética de Europa, quedando aislada Ucrania, y contaría con dos gasoductos que atravesarán el lecho del mar Negro, con una capacidad combinada de 30 mil millones de metros cúbicos de gas operados por la gasera estatal rusa Gazprom: uno destinado al consumo interno de Turquía y el otro al restante de Europa.

El gas natural se disparó hasta 3.27 dólares y arrastró al barril de petróleo a 53.73 dólares en la variedad Brent, a niveles de hace un año, luego de que el zar energético Vlady Putin apoyó un tope a la producción fraguado por la OPEP para ser aplicado en su cumbre en Viena a finales de noviembre, y que pudiera alcanzar un mínimo de 60 dólares el barril (https://goo.gl/hmltqF).

Rusia no es miembro de la OPEP, pero viene negociando con Arabia Saudita (AS) –arrojada a las fauces del Congreso de EU con su letal legislación derivada del 11/S– un recorte extractivo con tal de mejorar su precio secuestrado por la banca de Wall Street y la City (Londres). No pasó desapercibido que el zar Vlady Putin haya sostenido reuniones bilaterales con los presidentes de Turquía y Venezuela (https://goo.gl/UnPtlD).

En solo tres meses, es la tercera vez que se reúnen el zar Vlady Putin y el sultán neo-otomano Erdogan, quien busca diversificar sus relaciones exteriores después del golpe fallido en su contra, teledirigido por EU y la OTAN.

En contraste con los palafreneros del "fin del petróleo" y la “revolución energética del gas esquisto (shale gas)”, con todo y su letal fracking (fracturación hidráulica), el zar energético ruso sentenció que todavía no ha llegado el crepúsculo del binomio petróleo/gas en un futuro visible debido a “la demanda de la energía tradicional (sic), apoyada no sólo por la motorización y la electrificación de inmensos países, como China e India, sino también por la participación continua de los productos del petróleo y el gas en las aéreas más diversas de la vida humana,en los procesos industriales (https://goo.gl/kgiDln)”. ¡Hay petróleo para rato!

Según el zar ruso: "la congelación, o incluso la reducción de la extracción del petróleo, es probablemente la única solución correcta para mantener la estabilidad energética mundial". Hoy la producción total de los 14 miembros de la OPEP asciende a 33.5 millones de barriles diarios (mbd), y en su reciente reunión en Argel acordaron reducirla a 32.5 mbd, a lo que se sumaría en forma externa Rusia, que produce 11.1 mbd, mucho más que la misma AS, con 10.6 mbd (https://goo.gl/wmcY1p). Las producciones de esta última nación, líder de facto de la OPEP, y Rusia se encuentran a su máximo con precios mediocres, cuando podrían recibir mejores dividendos produciendo menos.

El Congreso Mundial de Energía de Turquía, con representantes de los sectores político/energético de 80 países, se celebró bajo el cántico de la "transición energética" hacia la alternancia de la energía "renovable". Mientras llegue la prometida parusía de la energía "renovable", Turquía y varios países de Europa, no se diga los gigantes China e India, que ostentan los mayores crecimientos geoeconómicos del planeta, seguirán consumiendo gas y petróleo en la fase "transitoria".

Quedó atrás el derribo, en la transfrontera turco-siria, del avión ruso por Turquía. Reuters comenta que la construcción de la base naval permanente de Rusia en Tartús contempla expandir su presencia militar en Siria. Hoy Moscú sopesa reabrir sus anteriores bases en Cuba y Vietnam, cuando se encuentra en pláticas para abrir una base aérea en Egipto (sic) y anhela abrir bases en Venezuela, Nicaragua, Singapur y las islas Seychelles.

¿Tan fuerte se siente ahora Rusia para avanzar sus piezas de ajedrez en el tablero militar/energético global con el apoyo tácito de China? ¿Habrá detectado Rusia la debilidad de EU, que huye hacia adelante? A juicio del senador ruso Igor Morozov, del Comité de Asuntos Internacionales, el avance en Tartús representa un incremento también de su potencial militar en todo Medio Oriente.

Los contenciosos del binomio Ucrania/Siria, que enfrentan a EU con Rusia, han llevado a que Moscú haya traslado los misiles S-300 a Tartús y los Iskander al enclave ruso de Kaliningrado, que pone en jaque a los países bálticos y a Polonia hasta un radio que alcanza Berlín (https://goo.gl/xhWnPu).

Tan importante como el gasoducto "estratégico" ruso-turco, de un costo de 10 mil millones de dólares, es la construcción por Rosatom de Rusia de la primera planta nuclear de Turquía en Akkuyu, de un total de cuatro plantas a un costo de 20 mil millones de dólares. El mismo Erdogan ha deplorado la vulnerabilidad en energía que depende de "países extranjeros", por lo que contempla que 10 por ciento de la producción eléctrica provenga de fuentes nucleares (https://goo.gl/hWzYbN).

El acuerdo estratégico envolvió el contencioso sirio –donde Moscú y Ankara han acercado sus antagónicas posturas– y la Operación Blindaje del Éufrates, mote de la tolerada intervención del ejército turco en 5 mil kilómetros cuadrados adentro de Siria, con el fin de desalojar a los rebeldes kurdos al este del río Éufrates.

El zar Putin y el sultán Erdogan acordaron aportar ayuda humanitaria a la parte oriental sitiada de Alepo, lo cual pudiera desembocar en la retirada de los yihadistas sirios, pero deja fuera de la jugada la mediación de Francia, muy proclive a Obama. El zar ruso, a la contraofensiva en el electoral mes aciago de octubre en EU, se siente tan fuerte que hasta canceló la visita a su homólogo galo.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Miércoles, 12 Octubre 2016 06:33

Putin y Hollande se pelean por Siria

Putin y Hollande se pelean por Siria

La suspensión del viaje del presidente ruso sólo muestra las intrigas estratégicas y diplomáticas de una guerra que ya provocó en la ciudad de Alepo la tragedia humanitaria más espantosa desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 300 mil muertos.


La Catedral Ortodoxa de París se acaba de convertir en la primera víctima simbólica –las demás son horrorosamente reales– de la tensión entre Rusia y las potencias occidentales derivada de la estrategia rusa en Siria, donde la aviación del presidente ruso Vladimir Putin se alió con la del mandatario sirio Bashar al Assad para arrasar con los sectores rebeldes de la ciudad de Alepo. Putin debía acudir el próximo 19 de octubre a la capital francesa para inaugurar la monumental Iglesia Ortodoxa cuya construcción empezó a gestarse bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy. El deterioro de las relaciones entre los bloques tornó imposible el viaje de Putin a París. El presidente francés, François Hollande, primero acusó a Rusia de cometer “crímenes de guerra” en Siria, luego presentó el pasado fin de semana una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU contra los bombardeos rusos –fue vetada por Rusia– y, por último, decidió recibir a Putin en París para evocar la situación en Siria pero no estar presente en la inauguración de la Catedral Ortodoxa. El jefe del Estado ruso consideró que todo era demasiado y terminó anulando su desplazamiento.


Las relaciones entre Rusia y Occidente nunca habían atravesado una fase tan nefasta desde la caída del Muro de Berlín, en 1989. El ex presidente del antiguo imperio rojo, Mijail Gorbachov, sentenció hace dos años lo que hoy es una realidad: en 2014, en plena crisis entre Rusia y el eje occidental por las intromisiones de las potencias occidentales en Ucrania y la guerra respaldada por Moscú que se desató luego en el Este de Ucrania con, entre otros trastornos, la anexión de Crimea, Gorbachov dijo: “El mundo está al borde de una nueva Guerra Fría”. Dos años más tarde, el mismo dirigente que presidió los destinos de la Unión Soviética cuando se cayó el Muro de Berlín vuelve a señalar la amenaza de un conflicto generalizado con el telón de fondo de la guerra en Siria: “Pienso que el mundo se acerca peligrosamente a la zona roja”, dijo Gorbachov a la agencia rusa RIA Novosti. Pruebas no faltan sobre el desencuentro entre aliados y antagonistas en torno de la catástrofe que esos mismos aliados provocaron en Siria y que ha conducido hoy, en la ciudad siria de Alepo, a la tragedia humanitaria más espantosa desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 300 mil muertos.


La suspensión del viaje de Putin a París no hace sino traducir el mar de fondo y las intrigas estratégicas y diplomáticas que se mueven detrás de esta barbarie moderna donde rusos y occidentales juegan a una ruleta mortal a espaldas de las víctimas. La ofensiva conjunta sirio-rusa en Alepo tiene como objetivo tomar el control de los barrios del este controlados por los rebeldes desde 2012 mientras que los occidentales y varios países árabes vecinos que soplaron sobre las brasas del conflicto se cruzan de brazos o acusan de todo a Moscú como si, desde el principio, esos mismos actores no hubiesen sido los que respaldaron, adiestraron, financiaron y armaron a una resistencia dispar que jamás pudieron controlar realmente. Luego, Rusia se metió en el juego con una ambivalencia que no tardó en plasmarse en otra calamidad: los rusos también estaban jugando en el conflicto, pero al revés de lo que habían anunciado y sin la más mínima piedad por las poblaciones civiles. Civiles, médicos, miembros de la ONU, periodistas, ONG internacionales como la Cruz Roja testimonian cada día del horror de bombas de todo tipo bajo el cual vive Alepo.


París esperaba que Vladimir Putin hiciera “algunas concesiones” sobre su posición en Siria, pero en lugar de “concesión” hubo un plantón y, por ende, el cierre de una nueva vía para frenar la espantosa escalada siria. Como lo admiten ya sin medias palabras los expertos en estrategia internacional, se ha instaurado realmente una lógica de confrontación que nadie sabe hasta dónde irá. Uno de los gestos más espectaculares que prueban esa escalada es la instalación, el pasado 8 de octubre, en Kaliningrado, de misiles crucero con capacidad para llegar hasta Berlín. Poco a poco, las tentativas de mediación, de diálogo y de consenso fueron cediendo ante la imparable evidencia de la guerra y de los intereses cruzados que la alimentan. Aunque parezca imposible o lejana, la eventualidad de una confrontación mayor está cerca. El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, admitió que “el peligro de una confrontación militar es considerable. Desde hace varias décadas ese peligro nunca ha sido tan importante como ahora. La confianza entre el Este y el Oeste nunca había sido tan débil”. Pese a todo, la presidencia francesa reconoce que el “diálogo nunca se ha roto entre París y Moscú”. En total, los presidentes de Francia y Rusia han mantenido cerca de 30 conversaciones telefónicas. Ninguna, sin embargo, ha cambiado el rumbo del conflicto en torno de Alepo. Decenas de personas mueren cada día por la responsabilidad directa de todas las potencias mundiales que tomaron a la población civil como rehenes de sus guerras de alianzas y de influencias. Medio millón de muertos, dos millones de desplazados, decenas de miles de refugiados, ciudades arrasadas por los bombardeos, Siria paga el tributo del volcán que encendieron Estados Unidos-Francia-Gran Bretaña, Rusia-Irán, Arabia Saudita-Qatar y Turquía. Los unos apoyan a los rebeldes, los otros a Bashar al Assad o a quien le convenga según el momento –Moscú– y los terceros, en su empreño por debilitar a Irán o a los kurdos, a los grupos jihadistas sumergidos dentro de la polifónica “oposición siria”. Guerra global en un pequeño territorio donde cada día la indolencia y la inoperancia de quienes gobiernan el mundo extiende la catástrofe.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Jueves, 29 Septiembre 2016 05:58

Acuerda OPEP recortar la producción

Acuerda OPEP recortar la producción

Argel. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) llegó el miércoles a un acuerdo para reducir la producción por primera vez desde 2008, luego de que Arabia Saudita, su miembro más importante, suavizó su postura frente a su archirrival Irán, y por la creciente presión de los bajos precios del petróleo.

Dos fuentes de la OPEP dijeron que el grupo reducirá su bombeo desde los 33.24 millones que produce actualmente a 32.5 millones de barriles por día. "La OPEP ha llegado a una decisión excepcional. Tras dos años y medio, ha logrado un consenso para gestionar el mercado", confirmó el ministro de Energía de Irán, Bijan Zanganeh, a la agencia Shana.

Tras el anuncio, que sorprendió a los operadores, los precios del crudo aumentaron casi 6 por ciento, una vez que los productores llegaron a su primer pacto de esta naturaleza desde el hundimiento del mercado hace dos años, por exceso de suministro.

En Londres el contrato del referente global, el Brent, ganó 2.72 dólares (5.92 por ciento), a 48.69 dólares por barril, tras tocar un máximo de más de dos semanas de 48.96 dólares.

En Nueva York el referencial West Texas Intermediate (WTI) sumó 2.38 dólares (5.33 por ciento), a 47.05 dólares por barril, tras haber alcanzado los 47.45 dólares, su cota más elevada desde el 8 de septiembre.

La mezcla mexicana de exportación también avanzó, aunque en menor medida, el barril subió 73 centavos (1.97 por ciento) a 37.77 dólares, de acuerdo con el dato de cierre de Pemex.

Los miembros de la OPEP tendrán que acordar los niveles de bombeo de cada país en su próxima reunión formal en noviembre, cuando se podría extender una invitación a países que no pertenecen al grupo, como Rusia, para que se unan a los recortes, añadieron las fuentes.

"No sabemos aún quién va a producir cuánto. Quiero oír de boca del ministro de Petróleo de Irán que no van a volver a los niveles previos a las sanciones. En lo que se refiere a los sauditas, va en contra de todo lo que han estado diciendo", sostuvo Jeff Quigley, director de mercados energéticos de Stratas Advisors.

(Con información de la Redacción

Publicado enInternacional
Caquetá: Petróleo, “paz” y resistencia social

El mensaje es claro: la paz aún no está en vigencia para los campesinos y menos para los territorios petroleros y mineros. La situación que enfrentan las comunidades campesinas en el departamento de Caquetá, ante la exploración y explotación de petroleras, con fracking a la vista –muestra de lo que será el posacuerdo para las comunidades y territorios–, quedó en segundo plano ante la avalancha de la paz y la supuesta transformación del campo como resultado de la firma de los Acuerdos de La Habana.


Los municipios de El Paujil, Montañita y El Doncello, han sido el nuevo punto de disputa entre los campesinos, las multinacionales petroleras y la fuerza pública. En lo que va del año las comunidades campesinas del Caquetá han obstaculizado el ingreso de la petrolera Petroseismic Services S.A. Desde el 24 de agosto hasta 16 de septiembre, con distintas intensidades, las comunidades enfrentaron a la mal llamada Fuerza Pública, exigiendo una mesa de diálogo que aún el Gobierno no ha concretado y que tiene como objetivo “parar el proceso extractivista, hasta que se realicen los estudios pertinentes que demuestren que la extracción de hidrocarburos no pone en riesgo la vida en los territorios”, tal como lo expresó José Antonio Saldarriaga representante de las comisiones por la Vida del Agua y de la Mesa Departamental por la Defensa del agua y el territorio en el Caquetá.


Radicalización. Durante las últimas semanas de agosto y lo corrido de septiembre los campesinos han expresado con mayor contundencia su rechazo ante el intento empresarial y gubernamental, recibiendo como respuesta el “diálogo” de la “fuerza pública” a través de la militarización del territorio. Intenta así el Gobierno, abrir el espacio para que la petrolera realice los estudios del subsuelo y la extracción de petróleo a través de la onda sísmica 2D.


¿Cómo llega Petroseismic Services S.A a Caquetá?


Durante la administración de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) aprobaron once mil concesiones de tierra en todo el país, que suman un aproximado de siete millones trescientos mil hectáreas, dentro de las cuales la filial Emerald Energy de la empresa china Sinochem obtuvo 113.259 hectáreas en el 2012, sólo en el bloque Cardón, el cual comprende desde el San Vicente del Caguán hasta el Putumayo; territorio que fue concedido para las exploraciones y perforaciones con una inversión de US$ 27 millones (77.370,98 millones de pesos colombianos (1)).


Entra el socio. Para el año 2013 Ecopetrol ingresa al territorio a través de un acuerdo firmado con Emerald Energy en el que convienen explotar un 50-50 del bloque Cardón entre ambas petroleras. Ya para el 4 de abril de 2016, Ecopetrol cede el contrato número 5227282 a la empresa Petroseismic Service S.A, también filial de la petrolera china Sinochem y perteneciente al grupo GIA, uno de los más grandes de nuestro país. Esta filial llegó al bloque Cardón –clasificado como upstream (http://bit.ly/2da3gVb) - con el permiso de realizar su exploración y explotación de petróleo ejecutando el programa sísmico 2D.


En palabras de Miltón Marín Pérez, representante del movimiento Los Guardianes de la Tierra, el Grupo de Campesinos del Caquetá, y de la Mesa en defensa del agua y el territorio, la multinacional llegó cubierta por dos estrategias para garantizar su presencia en los terrenos a explorar: 1) dando dádivas a los campesinos bajo el supuesto de mejorar sus condiciones de trabajo, 2) bajo el discurso del desarrollo y progreso para la región. Sin embargo, la discordia fue evidente cuando los campesinos se negaron a ceder los territorios ambicionados para la extracción de petróleo por parte de Petroseismic Services S.A.


Pese a esto, legalizaron su presencia. “La trampa de la filial petrolera fue a través de la recolección de firmas para actividades comunitarias, sociales, deportivas y culturales en las que las comunidades campesinas participaron, firmas que luego fueron usadas para legalizar el ingreso de Petroseismic Services S.A a los territorios” afirmó Miltón Marín Pérez.


No es terquedad, hay razones. Los campesinos se oponen a esta presencia por temor a los impactos y consecuencias que genera el programa sísmico 2D en las reservas de agua y en la tierra, afectando los sembrados, la ganadería y, en general, las condiciones de vida de los campesinos.


Programa sísmico 2D


Inicialmente es un programa exploratorio de la tierra, que por medio de sismos artificiales les permite a los geólogos identificar la presencia de hidrocarburos en el subsuelo. Previamente, para instalar el cableado, deben deforestar los terrenos y abrir trochas entre 2 y 10 metros de ancho, para así poder realizar el diseño de las mallas sísmicas permitiendo identificar los pozos de petróleo, líneas de flujo, nacimientos de agua, vías de acceso, zonas pobladas.


El diámetro de la excavación está entre unos 5 o 10 centímetros, con una profundidad que va de los 5 a los 20 metros; la distancia entre las perforaciones varían de 15 a 100 metros. En cada hoyo se depositan explosivos que finalmente generan las ondas necesarias.


El programa sísmico 2D tiene 5 fases relacionadas en el siguiente cuadro:

 

 

Más allá de los sismos, están las implicaciones y consecuencias ambientales que genera tal exploración. Posibilidad que amenaza y enfrentan, desde el gobierno de la “Seguroidad Democrática”, los campesinos del departamento de Caquetá, exactamente en los municipios El Paujil, Montañita y El Doncello; territorios comprendidos dentro del bloque Cardón.


 

La Paz y la Reforma Rural Integral... y Zidres

 

“Tenemos sentimientos encontrados con lo que vemos hoy en nuestro Caquetá amazónico. En nuestro contexto y en la realidad nacional que hoy se vive, el pueblo se está polarizando ya que no se comprende la urgencia de hablar de "paz" mientras se vapulea al pueblo cuando se manifiesta. Los acuerdos son un avance, lo mismo que lograr el desarme de uno de los actores del conflicto, pero mientras el pueblo siga siendo avasallado por la Fuerza Pública, y siga poniendo los muertos cuando sale a las calles a reclamar soberanía, será difícil seguir hablando de "paz". En el Caquetá ya es difícil hablar con la gente sobre la defensa del territorio, pues la gente se confunde y se polariza al tener esas dos ideas en la cabeza”, afirmó Carlos Olmedo, un ciudadano del común interesado en su región.


Es evidente. Las comunidades campesinas de Caquetá están percibiendo de manera ambigua la paz y lo acordado entre las Farc y el Gobierno. La disputa del territorio es cada vez más desigual: son las manos campesinas contra la estructura empresarial extractivista, la ley Zidres, los vacíos de la Reforma Rural Integral, la política petrolera y el fortalecimiento del Esmad, que tal como lo dijo Juan Manuel Santos “el papel del Esmad se vuelve especialmente importante para preservar la seguridad en todo el territorio, es otra prioridad” (2).


Sumado a esto, tenemos lo que el Gobierno ha nombrado como el mito No. 6 de la Ley Zidres, donde: “En el proyecto de ley se beneficia más al empresario en detrimento de los intereses del trabajador agrario, en el sentido que se ven forzados a vender su tierra o a cambiar los usos del suelo de sus predios, restringiendo su derecho de acceso a la tierra” (3). Pero que finalmente termina siendo una realidad, cayendo las comunidade en el riesgo de ser expropiadas de sus predios al ser las Zidres de utilidad pública e interés social.


Miltón Marín, José Antonio Saldarriaga y Carlos Olmedo, como líderes y campesinos afectados, ven con preocupación la falta de garantías que tienen quienes habitan y trabajan los territorios, y en consecuencia su calidad de vida y bienestar.


Lo que sigue


Pese a que la petrolera Petroseismic Services S.A logró realizar los estudios del subsuelo, pese a su temporal retirada de los municipios de El Paujil, Montañita y El Doncello; las comunidades campesinas siguen resistiendo y han programado una movilización masiva para el próximo 7 de octubre desde el departamento hasta la ciudad de Bogotá, donde le exigirán al Gobierno que establezca la mesa de diálogo acerca de la problemática, frente a la sísmica, y la proyectada aprobación del proyecto de fracking para el Caquetá en abril de 2017.

 

1  http://www.bnamericas.com/project-profile/es/bloque-cardon-bloque-cardon

2  http://www.semana.com/nacion/articulo/proceso-de-paz-santos-fortalecera-esmad-para-el-posconflicto/479858

3  https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/story/loqueocultaproyectodeley223-2.pdf

Publicado enColombia