China responde ante "acciones provocativas" de Estados Unidos en la región asiática

22 agosto 2020  Si Estados Unidos “sigue su propio camino”, ejerciendo acciones provocativas y presionando a los países de la región asiática, China se verá obligada a tomar medidas de represalia para salvaguardar sus intereses de seguridad, declaró este viernes en una conferencia de prensa el portavoz de la Cancillería china, Zhao Lijian.

“China se opone firmemente al despliegue estadounidense de misiles terrestres de medio alcance en la región de Asia-Pacífico y expresa su fuerte descontento con la presión frecuente de Estados Unidos sobre los países vecinos de China y las provocaciones abiertas en el hogar de China”, indicó el alto funcionario.

Según el vocero ministerial, la intención de la Casa Blanca “es consistente con su creciente presencia militar en la región y la llamada 'estrategia Indo-Pacífico', una demostración típica de su mentalidad de Guerra Fría”.

Zhao Lijian instó a Washington a “adoptar una actitud responsable” y concentrar sus esfuerzos en el mantenimiento de la paz y la estabilidad mundial y regional, “y no al revés”.

“Si Estados Unidos insiste en seguir su propio camino, China tomará las contramedidas necesarias para salvaguardar firmemente sus propios intereses de seguridad”, advirtió Zhao Lijian.

Los planes de Estados Unidos en la región asiática

El diplomático chino valoró así las palabras del enviado especial estadounidense para el control de armas, Marshall Billingslea, que en una entrevista con el medio japonés Nikkei afirmó que la Casa Blanca planeaba discutir el despliegue de misiles terrestres de mediano alcance con algunos países asiáticos para contrarrestar la “amenaza inmediata” del arsenal nuclear de China.

En particular, se trata de un tipo de misil de crucero de alcance medio no nuclear lanzado desde tierra que Estados Unidos empezó a desarrollar días después de su salida del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Medio y Corto (INF por sus siglas en inglés) con Rusia, que prohibía este tipo de armas, explicó Billingslea.

Según sus palabras, el nuevo misil, con un alcance de 1.000 kilómetros, es “exactamente el tipo de capacidad defensiva que países como Japón querrán y necesitarán en el futuro”.

Este acuerdo para la destrucción de los proyectiles de alcance medio y corto quedó oficialmente cancelado el pasado 2 de agosto de 2019 a iniciativa de la Administración Trump. El Tratado INF fue firmado en 1987 por la Unión Soviética y Estados Unidos con el objetivo de eliminar los misiles balísticos y de crucero con base en tierra con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros, tanto nucleares como convencionales.

El último de los instrumentos bilaterales en el ámbito del control de armas ofensivas estratégicas que queda vigente entre Moscú y Washington es el Tratado START III, que expira en febrero de 2021.

Zhao Lijian aseguró que China apoya el diálogo sobre la extensión del START, dado que este tratado garantiza “no solo la seguridad estratégica de Estados Unidos y Rusia, sino también la estabilidad estratégica global”. Paralelamente, el portavoz señaló que Pekín “no tiene intención de participar en las llamadas 'negociaciones trilaterales' sobre el control de armas con Moscú y Washington”.

(Con información de RT)

Publicado enInternacional
La cumbre que busca Trump de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, asentaría el nuevo orden tripolar del siglo XXI.Foto Ap

El influyente Sputnik difundió la "intrépida" propuesta de Trump para una “nueva iniciativa trilateral de control de armas con Rusia y China (https://bit.ly/2TL92TB)”.

La propuesta de Trump, proferida en el aniversario 50 del inoperante tratado NTP (No-Proliferación de Armas Nucleares) tiene como objetivo evitar una costosa carrera armamentista, que no conviene a EU ni a Rusia.

Trump fustigó a China por buscar duplicar su arsenal nuclear en la próxima década, mientras criticó a Rusia por estar desarrollando “costosos y desestabilizadores (sic) nuevos tipos de sistemas de lanzamiento ( delivery systems)”, en alusión a las armas hipersónicas con las que Rusia lleva una ventaja de una generación a EU.

El grave problema con los negociadores nucleares de EU, más que con Trump, radica en su falta de credibilidad e implementación de los acuerdos firmados: el caso del contencioso nuclear con Irán que pisoteó Trump, no se diga su salida unilateral del Tratado INF (Tratado de Armas Intermedias Nucleares) que dejó a Europa continental totalmente desvalida (https://bit.ly/38H3wXK), sin contar todas las trampas que se atragantó el cándido Gorbachov con Reagan.

El único tratado nuclear vigente para el control de armas nucleares es el “ nuevo START (Tratado de Reducción de Armas Nucleares Estratégicas)” de 2010, que expira en febrero de 2021, pero puede ser renovado otros cinco años.

Trump insiste en incorporar al tratado bilateral del "nuevo START" a China, que no tiene vela en ese entierro y que es muy probable lo deseche debido a su desproporcionada pequeñez frente a los magnos arsenales de Rusia y EU (https://bit.ly/2wz9Ov0).

El zar Vlady Putin ha propuesto extender el “ nuevo START” con EU "sin precondición alguna", a lo que Trump aún no ha dado respuesta porque insiste en incorporar a China (https://bit.ly/2TSivsm).

La trampa de Trump para incorporar a China a un acuerdo bilateral se debe quizá a que fue informado de los resultados de los recientes "juegos de guerra" en los que Rusia y China juntos propinan una paliza a EU (https://bit.ly/39A3ySb).

También la propuesta de Trump comporta una teatralidad electorera cuando desea convocar a una cumbre de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, todos ellos potencias nucleares (https://bit.ly/3cKrAft), lo que de facto asentaría el nuevo orden tripolar del siglo XXI con sus respectivas "esferas de influencia" que evoca en un reciente ensayo Graham Allison –un bizarro pensador híbrido que mezcla en forma forzada y contradictoria a Obama con Kissinger– donde Washington/Moscú/Beijing se reparten el planeta (https://bit.ly/32XGt9H).

Allison comenta que ante un "primer golpe" nuclear de EU, todavía Rusia y China tendrían la capacidad de represalias con un "segundo golpe" que aniquilaría "enteramente" a EU.

Los estrategas rusos vislumbran la "opción política de EU para iniciar un conflicto nuclear", debido a la reciente introducción de ojivas nucleares de “bajo rendimiento ( low-yield)” a su arsenal (https://bit.ly/2W4Lyf1).

Mas allá de los consabidos exorcismos maniqueos/lineales/daltónicos de la barata propaganda de EU con las dos caras de su misma moneda irredentista, sea con republicanos o demócratas por igual, ¿qué tanto conviene a China participar en un acuerdo trilateral?

Son más conocidas las jeremiadas cacofónicas de la propaganda estadunidense, debido a su oligopolio multimediático global, que las preocupaciones de sus "competidores geoestratégicos" cuando Rusia también tiene su propia lista de angustiantes preocupaciones sobre la política irredentista de EU y su amenazante panoplia armamentista: sistemas misilísticos de defensa, armas cibernéticas, armas de desarrollo en el espacio y armas convencionales avanzadas (https://bit.ly/2TM228T).

Un sector estratégico de EU aduce que China puede ser seducida a un acuerdo nuclear trilateral porque le concedería un estatus de superpotencia (https://bit.ly/2VS8BcB).

El mundo del siglo XXI será "tripolar", con sus "esferas de influencia" y "regionalismos geoeconómicos", o no lo será.

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

VK: id254048037

Publicado enInternacional