El grupo Prisa y la desinformación sobre Venezuela

Adictos a la mentira. Corresponsales a sueldo, sin escrúpulos, programados para crear un imaginario de caos, violencia y muerte en Venezuela, esa es la estrategia del Grupo Prisa. En el ámbito doméstico, mantiene la versión progresista. El consejo de administración nombra directora de El País a Soledad Gallego-Díaz, la cara amable de la socialdemocracia radical. Su relación con Pedro Sánchez y Podemos es fluida, así lima asperezas. Pero cuando se trata de informar sobre Venezuela, son periodistas expertos en manipular, dar noticias sesgadas y publicar material gráfico apócrifo. Hablan de crisis humanitaria y dan voz a quienes llaman al golpe de Estado. Bajo el título "Venezuela enfrenta dos virus", el lunes 6 de abril y firmada por Leopoldo López, en tanto coordinador del Centro de Gobierno de Juan Guaidó, se publica una columna de opinión. Recuérdese que López fue juzgado por participar en el frustrado golpe de abril de 2002 y reincidir el 30 de abril de 2019, en su poder armas de grueso calibre y un plan para atacar el palacio presidencial. En titulares, sin enlaces para corroborar sus datos apunta: “no hay batas, gorros, guantes, mascarillas, provisiones de alcohol, jabón y demás artículos… no hay medicamentos, desinfectantes… el único recurso la voluntad de los trabajadores de la salud… sólo existen 84 respiradores en el sector público… menos de 7 por ciento dispone de agua potable constante, 18 por ciento no la recibe nunca… menos de 10 por ciento recibe servicio eléctrico constante y 6 por ciento tienen garantizado elementos para vivir… y menos de 1 por ciento tienen acceso al combustible...” En su columna, ninguna alusión a las acciones de sabotajes, estrangulamiento o sanciones de EU que condenan a la población venezolana.

El estos tiempos de guerra contra Venezuela, el Grupo Prisa, no se diferencia de ABC, La Razón, El Mundo o La Vanguardia. La columna de López es la excusa para hablar de Venezuela en sus redes. Único punto, apoyar la estrategia lanzada por Estados Unidos y reforzar la condición de narcotraficante de Nicolás Maduro. Presentado como mártir de la libertad, ninguna mención al hecho de haber sido Leopoldo López, según Rodríguez Zapatero, quien se opuso y evitó la firma de acuerdos entre oposición y gobierno en República Dominicana, pateando el tablero a última hora. Lo dicho, puede ser exagerado, pero analicemos las tripas del Grupo Prisa. Sus principales accionistas lo componen: el fondo de capital riesgo, Amber Capital (26.40 por ciento), HSBC (10. 01), Telefónica (9.54) Familia Polanco (8.49), Adar Capital (7.36), International Media Group, propiedad del jeque catarí Al Thani (7.22) GHO Networks (5.02) Banco de Santander (4.15) y Carlos Fernández González, Grupo Finaccess SAPI de CV con 4.02 por ciento. Siendo Joseph Oughourlian, de Amber, su cara visible, junto al sionista de Adar, Zev Marynberg. Amigos de Trump, controlan 65 por ciento de los votos indirectos en la junta de accionistas. Eso sí, el grupo acumula una deuda de 661.2 millones de euros.

Prisa es un conglomerado trasnacional de medios de comunicación, entre los cuales sobresalen Cadena Ser, El País, As, Cinco Días, Radio Olé y El Huffingthon Post en España; ADN Radio con 43 frecuencias en Chile, W Radio en México, Radio Caracol y W Radio en Colombia, su programa LOS40, que emite en 12 países latinoamericanos, o el grupo Santillana, editorial de textos educativos, presente en 14 países con 94 millones de libros vendidos y 32 millones de estudiantes. En Argentina controla 50 por ciento del papel prensa. Con canales de televisión y producción propia, el holding para América Latina tiene su sede en Miami, e imprime en México la edición internacional de El País. En su folleto Prisa Noticias se adjudica 126 millones de navegadores únicos, Prisa Radio 40 millones de navegadores únicos y 20 millones de oyentes y en Tv comercial, audiencia prime time de 26.7 por ciento. Organiza conferencias y actos para orientar inversiones. En ellos participan directivos de Telefónica, Banco de Santander, Sacryr, Asolux, Fenosa, Ferrovial, Iberdrola, ACS, BBVA, etcétera. Felipe González hace anfitrión a sueldo. En 2018 en Madrid, junto a González, el ex presidente de Colombia Juan Manuel Santos, patrocinando inversiones en Colombia y subrayando que su país es de los más rentables y seguros de la región. En ocasiones han participado los ex presidentes Lagos, Sanguinetti o Vargas Llosa.

El País y el Grupo Prisa dio amplia cobertura al artículo de Leopoldo López en sus noticieros. Excusa para intoxicar la información sobre Venezuela entre sus tertulianos. Abrió el debate a los informes de la DEA, haciendo hincapié en el supuesto cártel venezolano Sol y la recompensa de 15 millones de dólares por entregar al presidente Maduro a Washington. ¿Por qué ahora la columna de Leopoldo López? Prisa ha soslayado las peticiones de la ONU, la OMS y organizaciones de derechos humanos de levantar las sanciones, el bloqueo a Venezuela y Cuba en tiempos de pandemia.

La respuesta está en el artículo de Carlos Fazio publicado en La Jornada: “ Lawfare y guerra asimétrica vs. Venezuela”, destapando la trama para derrocar al gobierno constitucional de Venezuela. Hoy, agrego, se suma el Grupo Prisa. Habrá quienes recuerden la estrategia para invadir Irak centrada en la existencia de "armas de destrucción masiva". Una falacia que justificó una guerra espuria. Nunca existieron, pero fue el argumento. Venezuela es la siguiente parada: un supuesto Estado narcoterrorista. El petróleo su objetivo.

Publicado enInternacional
Ortega pone en marcha una nueva oleada represiva contra la prensa independiente de Nicaragua

Una semana después de que la policía asaltase la redacción del 'Confidencial', los agentes allanan el canal 100% Noticias y detienen a su director, Miguel Mora, su esposa, Verónica Chávez, y la jefa de información, Lucía Pineda Ubau



La policía de Nicaragua, bajo el control del presidente Daniel Ortega, asaltó la noche del viernes las instalaciones del canal 100% Noticias, uno de los más críticos con el Gobierno que dirige el líder sandinista. En el asalto fueron detenidos su director, Miguel Mora, su esposa, Verónica Chávez, y la jefa de información, la periodista Lucía Pineda Ubau. El ataque al canal es el segundo que se produce en Nicaragua tras la ocupación de la redacción del diario Confidencial la semana pasada. Este periódico es dirigido por el periodista Carlos Fernando Chamorro, hijo de la ex presidenta Violeta Chamorro.


Oficiales de la policía ocuparon las instalaciones del canal, cuya emisión fue interrumpida por las autoridades. Telcor, el ente regulador de las comunicaciones de Nicaragua, emitió un comunicado la noche del viernes en el que informa que a partir de las 21.00 hora local “queda sin autorización de transmitir en el sistema la entidad jurídica Primicias S. A.”, el nombre legal del canal, a nombre de Mora. La entidad no da explicaciones sobre la cancelación del permiso y tampoco se conocen los motivos del asalto policial a la redacción.


El canal 100% Noticias es uno de los medios más críticos contra el Gobierno de Ortega en Nicaragua. Desde el 18 de abril, cuando comenzaron las manifestaciones contra el presidente, el medio de comunicación mantuvo una programación de 24 horas continuas informando sobre las protestas y la respuesta violenta del Gobierno. Varios de sus reporteros y cámaras fueron agredidos en la cobertura de las manifestaciones y su director, Miguel Mora, denunció el asedio en su contra, su familia y vivienda. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), emitió medidas cautelares a favor de Mora y varios integrantes de su equipo como forma de protección.


Este medio de comunicación mantuvo este viernes una cobertura intensa sobre el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la OEA, que presentaron en Washington un demoledor informe sobre la represión de las protestas en Nicaragua, en el que acusan al presidente Ortega de cometer delitos de lesa humanidad y recomienda una investigación contra el mandatario y altos funcionarios de la Policía Nacional.


El asalto al canal se dio horas después de que se conociera ese informe, que debió ser presentado el jueves en Managua, pero que tuvo que ser pospuesto porque Ortega expulsó el miércoles del país a los integrantes del GIEI y a los representantes de la CIDH que reunían denuncias de los familiares de las víctimas de la represión.


El Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la patronal nicaragüense, se pronunció la madrugada del sábado sobre el asalto al canal. A través de Twitter el COSEP repudió lo que denominó como un "allanamiento ilegal" a las instalaciones de la cadena y la detención arbitraria de su director. Además dijo que "representa un claro atropello a la libertad de prensa, el libre ejercicio de las actividades empresariales y un irrespeto a la propiedad privada". También exigió "la inmediata liberación de Miguel Mora y el restablecimiento a la señal de 100% Noticias" y afirmó que "es indispensable y urgente que cese el Estado policial y se respeten los derechos fundamentales de todos los nicaragüenses".


La policía nicaragüense asaltó la semana pasada la redacción del diario Confidencial, el medio de periodismo de investigación más reconocido del país. Su director, Carlos Chamorro, puso una denuncia contra la policía por “crimen organizado”. La redacción de este periódico sigue ocupada por agentes de la policía, mientas que los periodistas mantienen viva la publicación en un hotel capitalino y los programas Esta Semana y Esta Noche, dirigidos también por Chamorro, se graban desde el estudio del Canal 12, que los ha prestado para ese fin.
Ortega cumplirá en enero 12 años gobernando Nicaragua con mano dura, controlando las instituciones del Estado, las cortes y la Policía Nacional.

Publicado enInternacional
Donald Trump fue abucheado en Davos cuando arremetió contra la prensa.

 

Ayer, en el esperado discurso en el Foro Económico Mundial en la ciudad suiza de Davos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, animó a las empresas a invertir en el país y aseguró que decir “Estados Unidos primero” no excluye la cooperación con otros países.

El magnate de 71 años vendió ante la élite empresarial un país con una economía floreciente tras haber tenido un “gran año” e incitó a las grandes compañías presentes a invertir: “Nunca hubo un mejor momento para contratar, construir, invertir y crecer en Estados Unidos. Estados Unidos está abierto otra vez para hacer negocios y volvemos a ser competitivos”.

Los presidentes de Siemens, Total y SAP, entre otros líderes empresariales, alabaron el jueves a Trump por su reciente reforma fiscal y aseguraron que invertirían más en Estados Unidos gracias a esa política. El fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, aseguró también que la rebaja fiscal estadounidense impulsará la economía mundial.

Sin embargo, el proteccionismo (otra de las patas de la política económica de Trump) fue criticado en los últimos días indirectamente en Davos por varios líderes políticos, como la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y el canadiense Justin Trudeau, quienes defendieron el libre comercio y el multilateralismo.

Ante estas críticas, el mandatario aclaró su posición: “Como presidente de Estados Unidos siempre pondré a Estados Unidos primero. Al igual que los líderes de otros países deberían poner a sus países primero. Pero Estados Unidos primero no significa Estados Unidos solo. Cuando Estados Unidos crece, el mundo también. La prosperidad estadounidense ha generado incontables puestos de trabajo en el mundo, y la búsqueda de excelencia, creatividad e innovación en Estados Unidos llevó a importantes descubrimientos para ayudar a la gente en todas partes a vivir vidas más prósperas y sanas”.

Además, como presidente de Estados Unidos, Trump aseguró que uno de sus principales papeles es actuar como un “cheerleader” (animador) nacional: “Creo que he sido ‘cheerleader’ de nuestro país y todo aquel que represente a un país o a una compañía tiene que serlo, o lo que haga no funcionará”.

En otro orden de cosas, el empresario no descartó que su país vuelva al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), de donde lo sacó hace un año, en una de las primeras decisiones de su mandato. Estados Unidos podría volver a las conversaciones sobre libre comercio con muchos países, entre ellos también los del TPP, afirmó. “Consideraremos negociar con ellos por separado, o quizá como grupo” si los términos comerciales pueden ser más beneficiosos para Estados Unidos que el pacto planeado originalmente, añadió.

Trump anunció también una línea dura en el control de las reglas para el libre comercio. “No seguiremos mirando para otro lado”, advirtió. “No podemos tener un comercio justo y libre cuando algunos países rompen las reglas”, dijo el mandatario estadounidense. Una de las últimas medidas proteccionistas de Trump fue la imposición, esta misma semana, de aranceles a la importación de lavadoras y paneles solares, que generó malestar en China y Corea del Norte.

Varias asociaciones empresariales se mostraron escépticas respecto del discurso de Trump y criticaron sus medidas. “Está claro que la Administración Trump no entendió que el tiempo en que una sola potencia económica podía poner de rodillas a otra con ese tipo de medidas ya pasó”, dijo el presidente de la Asociación de Comercio Exterior alemana BGA, Holger Bingmann.

Otro de los puntos fuertes de su discurso fue el anuncio de la derrota territorial sobre el Estado Islámico (EI) y la captura de casi el ciento por ciento de los territorios que estaban en sus manos en Irak y Siria. Estados Unidos lidera, resumió Trump, “una amplia coalición destinada a impedir el control del territorio por los terroristas, bloquearles los fondos y desacreditar su malvada ideología”. Además, advirtió a sus socios: “Para que el mundo sea más seguro frente a regímenes hostiles, terroristas y potencias revisionistas, pedimos a nuestros amigos y aliados que inviertan en su propia defensa y que cumplan con sus obligaciones de financiación. La seguridad común requiere que cada uno contribuya con su justa parte”.

Como ya es habitual en sus apariciones públicas, el magnate arremetió contra la prensa al responder una pregunta luego de su discurso de apenas 15 minutos: “Hasta que me convertí en político no supe lo repugnante, perversa y falsa que puede llegar a ser la prensa”, dijo provocando abucheos.

En cuanto al frente interno, legisladores demócratas, organizaciones civiles y los propios “dreamers” rechazaron la reforma migratoria que Donald Trump presentará el lunes al Senado, la cual prevé legalizar la situación de 1,8 millón de jóvenes indocumentados a cambio del muro en la frontera con México y de limitar la inmigración legal.

“Este plan se burla de lo que cree la mayoría de los estadounidenses”, manifestó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, que aseguró que Trump utiliza a los jóvenes indocumentados que llegaron de niños a Estados Unidos como “instrumento” para “destrozar” el sistema migratorio legal.

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 21 Enero 2015 06:21

El humor de Mafalda

El humor de Mafalda

El comando que en París arrasó con el equipo editorial de la cuestionable revista (¿de humor?) Charlie Hebdo consiguió el objetivo que sus autores intelectuales buscaban: enlodar exponencialmente la cancha de las instituciones democráticas, sumergir a las izquierdas en polémicas bizantinas, sembrar el miedo reforzando el terrorismo mediático y de Estado, confundir a las buenas conciencias que viven de ideales abstractos y pegar otra vuelta de tuerca a las leyes antiterroristas y de seguridad en Europa.


Los que en la izquierda, por ejemplo, piensan que todo consiste en sacralizar la libertad de expresión y el laicismo quedaron pegados con las derechas neofascistas y seudorepublicanas que aseguran defender estas causas y son las primeras en pisotearlas.


¡Bingo! Así como en la gran final de hace 2 mil 400 años, Atenas versus Grecia, la guerra de Occidente contra el Islam, China y Rusia queda servida. Sólo que esta vez, con armas nucleares.


Hace medio siglo, otro tipo de humor animó los guiones de la mundialmente célebre Mafalda, quien daba cuenta de la capacidad de jugar con las paradojas y el absurdo, y la utilización del humor como arma para lanzar un discurso moral posiblemente liviano, aunque capaz fundir la sonrisa con la reflexión y cierto humanismo al que la arrogante intelectualidad francesa expidió acta de defunción en el decenio de 1980 (¡la muerte del sujeto!).


Mafalda y su creador, Joaquín Lavado (Quino), pecaban quizá de ingenuos y moralistas. No obstante, antes que don del espíritu, el humor de Quino venía del corazón, tomando distancia de las bromas o el humor que hiere y ofende sin contemplar nada de nada. Veamos:


Felipe, el amigo de Mafalda, exclama: ¡Qué barbaridad, Dios mío, qué barbaridad! ¡Aquí dice que la ametralladora fue inventada en 1861 y la máquina de escribir en 1868! ¿Te das cuenta? ¡Se inventó más rápido cómo matar rápido antes que cómo escribir rápido! ¡Es deprimente, deprimente (y las letras de deprimente se van haciendo chiquitas).
Mafalda concluye: el pobre aún no se acostumbra a que este mundo es este mundo.


Otra: El vendedor pregunta: ¿Está tu papá?


–Depende... ¿para qué?


–Para ofrecerle el extraordinario tónico Nocalvex, único que combate, evita y suprime la calvicie.
Mafalda observa: ¿la calvicie del pelo o la calvicie de ideas?


El papá inquiere: ¿quién era?


La niña responde: un intrascendente..

.
En víspera de Reyes, Mafalda comenta a su mamá:


–Y decime... ellos vienen de Medio Oriente ¿no?


–Estee... Sí, claro.


Mafalda: ¡Zas! ¿Y qué serán? ¿Árabes o israelíes?


Cuando en la escuela su maestra se ponía a explicar el pentágono, Mafalda le proponía estudiar el Kremlin para equilibrar.... Y si en los medios oía mensajes del tipo "se calcula que la población mundial...", pensaba: ¿con qué porcentaje de seres humanos de verdad?


Nada escapaba a las ansiedades de Mafalda: guerras, armamentismo, juguetes bélicos, medios de comunicación, feminismo, política, discriminación de la mujer, familia, educación, sicología infantil, violencia, sociedad de consumo...
Un día, Mafalda sorprende a Manolito (el niño de la tienda del barrio), leyendo la cotización en el mercado de valores. Le pregunta: "...¿de valores morales, espirituales, artísticos, humanos?". Manolito aclara: No, no: de los valores que sirven.


Las tiras de Mafalda se publicaron de 1964 a 1973, periodo que empieza con la escalada bélica de Estados Unidos en Indochina, la consagración mundial de los Beatles, el histórico discurso del Che en la ONU, el golpe militar en Brasil y el rechazo de Jean Paul Sartre al Premio Nobel de Literatura, único intelectual francés que entendió y respetó las luchas del mundo colonial.


Nueve años después, el pueblo de Vietnam derrota militarmente al imperio yanqui; en Grecia cae la monarquía y se instaura la república; la CIA y Pinochet dan el golpe en Chile; la entidad llamada Israel derriba un avión civil de pasajeros con bandera libia; la OPEP triplica los precios del petróleo y Pink Floyd lanza el profético álbum musical El lado oscuro de la Luna.


Pero Mafalda siguió viva. Estaba ella leyendo El maravilloso mundo que nos rodea, y su amigo Felipe la invita a jugar a los balazos. Mafalda cierra el libro, diciendo: ¡Sea! Vamos a enfrascarnos con la realidad.


Otra:


–Mamá...


–¿Qué?


–¿Dios está verdaderamente en todas partes?


–Sí, claro.


Mafalda: Pobrecito...


En alguna Navidad, Mafalda organiza un coro con sus amigos, y parándose en una caja de madera se dirige a los pueblos del mundo.


–¡Escuchen!


Coro: ¡Nooooche de paz, noooche de amor...!


Preocupada, la niña interrumpe la melodía con su batuta:


–¡Silencio! Antes de continuar me gustaría saber si se entiende la letra.

Publicado enSociedad
Lunes, 12 Agosto 2013 06:12

Prensa “libre”

Prensa “libre”

“La libertad de la prensa está garantizada sólo para aquellos que son dueños de una”. A.J. Liebling, reconocido periodista y ensayista, en la revista The New Yorker.

 

La gran noticia que sacudió como terremoto al mundo de los periódicos en este país –con réplicas alrededor del mundo–, fue la venta del Washington Post por 250 millones de dólares a Jeff Bezos, fundador de Amazon y uno de los hombres más ricos del planeta (el precio de la adquisición es aproximadamente equivalente a uno por ciento de su fortuna personal, calculada en unos 25 mil millones de dólares). Con ello se intensificó el gran debate sobre el futuro de los periódicos en este país, y por qué un hombre que no hace mucho comentó que en “20 años ya no habrá periódicos impresos” en este país decidió invertir en uno.

 

“La Internet nos está partiendo la madre” es el refrán de casi todos los que estamos en este oficio. En Estados Unidos hay casi 20 mil profesionales de las redacciones que han perdido sus empleos en los últimos años (el Post tiene hoy unos 600 trabajadores en su redacción, cuando hace no tantos años tenía más de mil), y varios periódicos han cerrado secciones e incluso oficinas en el país y en el extranjero o han desaparecido por completo, y parece que sólo hay marchas fúnebres por toda la “industria”.

 

Los periódicos ha visto desplomar su valor empresarial a una fracción de lo que era hace unos 10 o 20 años. El Post se vendió en 250 millones de dólares, cuando no hace tantos años era una empresa valuada en miles de millones. El New York Times acaba de vender el Boston Globe por 70 millones de dólares a John Henry (multimillonario que entre otras cosas es dueño de los Medias Rojas de Boston); lo había comprado en 1993 por mil cien millones de dólares.

 

La raíz del problema económico es que, después de un siglo muy exitoso, el modelo empresarial de los periódicos ya no es viable: los periódicos se financiaban por publicidad y en segundo lugar por la compra de sus ediciones impresas, y la Internet ha robado ambas fuentes de ingreso y por ahora no hay nada que logre sustituirlo. La gente ya no compra periódicos, resumen los analistas al proclamar la muerte de los rotativos.

 

El diario satírico The Onion tal vez tuvo la mejor reacción a la compra del Post en un tuit: “Nación asombrada al ver que un hombre compra un periódico”.

 

Mucho de esta crisis del modelo económico de este sector tuvo que ver cuando los periódicos fueron convertidos en empresas en las bolsas de valores, sujetas a las exigencias no de sus lectores o de mercados, sino de Wall Street. Las ganancias se volvieron lo más importante, y con ello también la reducción de costos para complacer a inversionistas. Eso fue un veneno para el enfermo.

 

A la vez, aparece una paradoja. Mientras con el desarrollo de la tecnología digital y la Internet cada vez menos gente –sobre todo jóvenes– compra periódicos impresos, los diarios nunca han tenido más lectores en la historia que en esta era cibernética. No es que la misión y función de los periódicos esté en crisis, sino el modelo actual para sostenerlos.

 


Para algunos, la solución por ahora parece ser trasladar el control de los periódicosde nuevo –o sea, sacarlos de Wall Street– a manos de multimillonarios: Jeff Bezos la semana pasada, Warren Buffett (el segundo más rico de Estados Unidos), quien ha comprado varios periódicos locales; John Henry con el Boston Globe, y otros que han entrado a controlar medios noticiosos como Michael Bloomberg; y ahora hay una fuerte especulación de que los hermanos Koch, multimillonarios ultraconservadores, están interesados en adquirir Los Angeles Times y el Chicago Tribune, entre otros.

 

Todo esto obviamente tiene implicaciones políticas. El punto, como siempre, es quién controla los grandes medios, incluidos los periódicos de referencia que permanecen, como el Post, un gran poder político y con qué fines. El Post no es bueno como inversión económica, pero sí como inversión política.

 

Bezos compró el Post como individuo (no fue adquisición de su empresa, Amazon). Por lo tanto, vale la pena ver qué ha hecho Bezos como individuo para ofrecer algunas pistas de los intereses detrás de su periódico, lo que ya no es un empresa para generar lana, sino un poderoso instrumento político.

 

Bezos, entre otras cosas, es liberal en asuntos sociales (donó a campañas a favor del matrimonio gay, por ejemplo), pero en asuntos empresariales es defensor de los intereses del 1 por ciento; ha donado miles para derrotar una campaña que pretendía incrementar impuestos para los más ricos en el estado de Washington, y es promotor de las “reformas educativas”, invirtiendo fondos para promover la privatización de escuelas públicas con las llamadas escuelas chárter, por ejemplo.

 

Vale recordar también, como hizo la periodista Amy Goodman, que Amazon clausuró el sitio de Wikileaks en 2010, expulsándolo de sus servidores después de que un senador lo solicitó. A la vez, empresas de Bezos tienen nuevos contratos tecnológicos de cientos de millones de dólares con la CIA.

 

Para Robert McChesney, experto en la industria de los medios, los periódicos “se están convirtiendo en juguetes para estos multimillonarios que pueden usarlos de manera agresiva para promover sus intereses políticos”, comentó en Democracy Now. “Es muy sensato que estarían interesados en comprar periódicos como una inversión política, tanto porque están baratos ahora y porque pueden dominar la discusión pública… de la manera que desean. Es una inversión política muy sabia. Sólo que para gente preocupada por… la gobernabilidad democrática, es la antitesis de lo que este país necesita ahora para que funcione el sistema constitucional. Cuando los medios de noticias, el cuarto poder, un pilar de nuestro sistema constitucional, se vuelve un juguete para multimillonarios, no hay rendición de cuentas”. Afirma que para resolver el problema –algo que las democracias más avanzadas han hecho– se requiere la inversión pública en el periodismo independiente no comercial y sin fines de lucro.

Publicado enInternacional
Boicot de medios de EU al diálogo off the record con el procurador

El gobierno de Barack Obama intentó hoy reparar los daños en su relación con los medios informativos al invitarlos a una serie de reuniones después del escándalo que estalló al revelarse que el Departamento de Justicia había espiado a periodistas, sin embargo, algunos de los principales medios del país rehúsan participar con las condiciones establecidas por el gobierno.

 

The Associated Press (Ap), la principal agencia de noticias del país, el New York Times, CBS News, la cadena de periódicos McLatchy, CNN y NBC, entre otros, anunciaron que no acudirán a las reuniones convocadas por el procurador general Eric Holder con representantes de los principales medios de noticias, al rechazar la condición impuesta por el gobierno de que el diálogo sea off the record, o sea, que no podrá reportarse lo que se hable ahí.

 

La controversia sobre el espionaje de medios estalló el 13 de mayo cuando Ap, la principal agencia de noticias del país, reveló que el Departamento de Justicia, encabezado por Holder, había obtenido de manera secreta los registros de llamadas telefónicas de decenas de sus reporteros y editores al investigar una filtración de información oficial sobre un operativo antiterrorista.

 

Obama debe recibir propuestas para antes del 12 de julio

 

En esas fechas, el director ejecutivo de Ap, Gary Pruitt, en una carta a Holder, calificó la acción secreta de "intrusión masiva y sin precedente" a las actividades periodísticas y denunció que "no puede haber una justificación posible" para algo tan extenso. Otros medios también han cuestionado las investigaciones al señalar que tienen un efecto de intimidación y violan potencialmente los derechos de la libre expresión.

 

La Asociación de Periódicos de América emitió un comunicado cuando Ap reveló el espionaje, en el cual declaró que esa operación del gobierno "sacude la conciencia estadunidense y viola a libertad crítica de la prensa protegida por la Constitución de Estados Unidos".

 

La Casa Blanca ha defendido a Holder, aunque al inicio insistió en que no había tenido conocimiento de esta investigación, subrayando que todo esto es legal y está justificado porque se trata de la seguridad nacional. Poco después, el presidente y su equipo aceptaron que, tal vez, se deben modificar las reglas sobre este tipo de investigaciones. Su gobierno ha repetido que el objetivo no eran los periodistas, sino indagar sobre las fuentes dentro de los gobiernos responsables por las filtraciones de información clasificada y ha reiterado que siempre están conscientes del "equilibrio" entre el "interés público" y el libre flujo de información y la aplicación efectiva de leyes en torno a la seguridad nacional.

 

Por orden de Obama, Holder invitó a representantes de varios medios a reuniones que estaban programadas para este jueves y viernes para discutir cómo mejorar o modificar las regulaciones para investigar las filtraciones. El procurador tiene instrucciones de entregar al presidente recomendaciones sobre posibles cambios en las regulaciones antes del 12 de julio.

 

Pero este intento, al imponer la condición de que los medios no podían citar ni divulgar la conversación con Holder, se ha atorado con el boicot a la cita anunciado por algunos medios, y en lugar de superar el conflicto, como deseaba la Casa Blanca, éste se amplió.

 

Jill Abramson, editora ejecutiva del New York Times, explicó que "no es apropiado que participemos en una reunión off the record con el procurador general".

 

A su vez, Jim Asher, jefe de la oficina en Washington de McClatchy, comentó a USA Today: "Esto parece ser parte de una campaña de relaciones públicas para ser amenos con los medios. Simplemente deberían decirle al público estadunidense por qué piensan que (la investigación de filtraciones) es lo suficientemente importante como para fiscalizar a los periodistas. El Departamento de Justicia/Casa Blanca están diciendo 'se hace a nuestra manera o no se hace'".

 

El jefe de la oficina del Huffington Post en Washington, cuyo medio tampoco asistirá, agregó: "una conversación específicamente sobre la libertad de prensa debería ser abierta. Tenemos una responsabilidad de no traicionar eso".

 

Otros medios, incluidos el Washington Post, ABC News, Politico y USA Today decidieron acudir para "presentar sus preocupaciones" y escuchar al procurador, insistiendo en que no se va a llegar a una resolución ahí y que es práctica común de periodismo realizar encuentros off the record en Washington.

 

La Casa Blanca defendió hoy la decisión de hacer privadas las reuniones. El vocero Josh Earnest dijo que Holder deseaba tener un intercambio "constructivo" y subrayó: "estamos genuinamente interesados en la aportación, la opinión, el consejo y la experiencia de líderes de organizaciones de medios prominentes".

 

El caso de Ap no es el único que ha alarmado a medios y defensores de las libertades civiles. Aunque públicamente Holder y su jefe Obama reiteran su compromiso con los derechos de expresión y una prensa libre, la política agresiva de este gobierno para controlar la información oficial ha llegado a niveles sin precedente.

 

Seis funcionarios y/o ex oficiales han sido formalmente acusados en casos relacionados con filtraciones de información oficial, algunos bajo la vieja Ley de Espionaje, por el gobierno de Obama (el doble de los casos presentados por todos los gobiernos anteriores combinados).

 

Uno de los casos de mayor perfil en este rubro es el del soldado Bradley Manning, acusado de la mayor filtración de documentos oficiales en la historia, difundidos al público por Wikileaks, y quien enfrentará una corte marcial la próxima semana.

 

En días recientes se ha revelado que el Departamento de Justicia obtenía secretamente los registros de teléfonos y correos electrónicos de James Rosen, un reportero de Fox News, al investigarlo por posibles violaciones a la Ley de Espionaje. Fox News también anunció que no asistiría a las reuniones.

 

Todo esto ha tensado las relaciones entre el gobierno de Obama y los medios. Jay Carney, principal vocero de la Casa Blanca, a una pregunta sobre estos asuntos, afirmó ayer que "es importante no perder de vista que estamos hablando de información clasificada, cuya filtración es un delito. A menos que haya una sugerencia de que simplemente deberíamos tener toda la información disponible para todos, incluido Al Qaeda, tiene que haber un proceso que permita proteger esa información clasificada".

 

Pero esa disputa es tan vieja como el tiempo, y todo periodista responsable sospecha cuando un gobierno recurre al pretexto de la "seguridad nacional" para decidir el grado de transparencia que ejercerá.

Publicado enInternacional
“Hay que acostumbrarse a la web que tenemos”
Se huele el poder. En el medio de la transición digital sin retorno, cuatrocientos editores de los medios más poderosos del mundo intentan comprender el cisma que ha provocado Internet en la circulación de información a nivel mundial. Durante tres días, en el Hôtel de Ville en París, se siente de una manera particular la mezcla de elefantiásicos diarios centenarios que reescriben sus métodos de producción y se apropian de una cultura que históricamente no les pertenece, la cultura digital, que aguarda en los pasillos del futuro y se prepara para trabajar de una manera inédita: el periodismo abierto, la influencia definitiva de la cultura del software libre en la cotidianidad de los medios transnacionales, y un “hashtag” que hace unos años habría sido impensable para el establishment editorial: #hackthenewsroom dicen en Twitter, hay que “hackear” las redacciones. Se huele algo de incertidumbre, también. Porque el periodismo avanza por las cuatro pantallas: la web, los teléfonos, las tabletas y los televisores y una impresión en papel que baja de manera acelerada en coincidencia con la digitalización de las sociedades.


El programa desarrollado por la Global Editors Network es una muestra clara de la importancia de los viejos y nuevos actores: Jim Roberts, de The New York Times; Peter Bale, de CNN Internacional, y Juan Luis Cebrian, director ejecutivo de El País, compartían sanguchitos y canapés con Alastair Dant, del equipo interactivo de The Guardian, los “pibes” de CartoDB, un increíble software para generar mapas interactivos, o escuchaban a Douglas Arellanes, de SourceFabric, un administrador de contenidos de licencia libre desarrollado por unos checos muy simpáticos. En la otra esquina del cuadrilátero, Dan Green, director de acuerdos estratégicos de la Fundación Bill y Melinda Gates (sí, ¡el de Windows!), que junto a Warren Buffet crearon el fondo de inversión más grande del mundo, cerca de 50 mil millones de dólares, para realizar donaciones filantrópicas alrededor del mundo junto a Madhav Chinnappa, jefe de acuerdos estratégicos de Google, hacía de “guardián” a Krishna Bahrat, ni más ni menos que el fundador de Google News. Finalmente, corrían de abajo y peleaban por las tarjetas de los señores de corbata los nuevos emprendedores dispuestos a repensarlo todo: nuevos soportes, nuevos formatos, nuevos conceptos, nuevas plataformas para “enterarse” de cómo viene la mano.


Y en el medio de la vorágine, mientras el consultor inglés Jim Chisholm defendía la prensa escrita como modelo de negocio, aseguraba que Twitter y Facebook eran los grandes “chupadores de marcas”, decía que los medios impresos también descienden en venta porque sus editores han abandonado el papel a su suerte y mandaba a los contadores a “juntarlos en un mismo cuarto y matarlos a todos”, la poderosa platea se preparaba para presenciar el primer premio de periodismo de datos (datajournalism, en la jerga, ver recuadro) en cuya presidencia reside el prestigioso Paul Steiger, actualmente al mando del genial sitio ProPublica, antes gerente editorial de The Wall Street Journal. El periodismo de datos es un tema caliente de todas las grandes y no tan grandes redacciones vanguardistas: visualizaciones, cruces de datos, análisis de fuentes, mapas y líneas de tiempo que cuentan historias de maneras impensadas, que acaban de explotar con la salida del primer manual Data Journalism Handbook, auspiciado por la Open Knowledge Foundation y coordinado por Liliana Bounegru, del European Journalism Centre.


Una carrera por generar nuevos estándares, por producir nuevas plataformas, provocó la sensación de que se trata del momento cero del “nuevo” nuevo periodismo, que se está reinventando a una velocidad todavía no percibida por la mayoría de los editores, sobre todo en América latina. Y aquí, una vez más, otra intersección entre dos mundos que antes no se tocaban: si algo ha sido centrado, cerrado y vertical es la producción periodística que choca contra la filosofía del software libre, estimulado por organizaciones sin fines de lucro como la Fundación Mozilla, creadores del navegador Firefox. Mozilla tiene una larga tradición en la generación de estándares abiertos y ha influido fuertemente en medios tradicionales para generar herramientas de software libre, metodología que choca contra los compartimentos estancos. De allí su interés en que los grandes medios se abran hacia metodologías abiertas.


Sólo basta con mirar los números de aquellos que se dedican a producirlos en serio para saber hacia dónde va la industria: en 2015, la cantidad de usuarios de redes sociales rondará los 1700 millones de personas (contra los 1300 millones actuales) y pasará del 65 al 70 por ciento de los usuarios totales de Internet. Los datos pertenecen a una investigación dirigida por Martha Stone, gerente general de la consultora Worlds Newsmedia Network.


Pero la tendencia en tamaño del mercado móvil es mucho más auspicioso: Idate espera que pase de tres mil millones de dólares en 2012 a casi siete mil millones en 2015, mientras que en Asia pasará de 7 mil a 17 mil millones de dólares. Razón más que evidente para estudiar los comportamientos de la generación de “los inclinados”, jóvenes con el cuello encogido hacia abajo, mirando siempre hacia los dispositivos móviles: según un estudio de comScore de agosto de 2011 en Estados Unidos, los lectores usan los teléfonos móviles, las tabletas y las computadoras personales para leer las noticias de manera combinada: un pico parecido entre los tres formatos en horas de la mañana, un descenso del celular y la tableta en horario laboral (donde la gente lee las noticias en computadoras o notebooks) y un aumento ostensible al cierre del día para las tabletas. “Hay que acostumbrarse a la web que tenemos y no esperar la web que queremos”, les dijo Eric Hazan, de McKinsey & Company, a cuatrocientos poderosos editores de medios planetarios, más acostumbrados a crear la realidad que a contarla.

@blejman
Publicado enInternacional
Miércoles, 25 Mayo 2011 10:30

¡Extra! ¡Extra!

A partir de un hecho anecdótico, Sandra Massoni advierte sobre la complejidad del fenómeno comunicacional actual y convoca a investigar sobre los vínculos socioculturales que genera la comunicación.

Caminábamos por la calle y pasamos junto a un puesto de venta de diarios y revistas. Entonces mi madre me preguntó: ¿por qué será que ya no se vocean los periódicos? Es cierto –pensé– y me quedé repasando la cuestión, habida cuenta de que –por ser la comunicadora de la familia– debería analizar y dar alguna respuesta a este perspicaz descubrimiento. Tantos años de estudio e investigación deberían arrimar algunas pistas. Vamos por partes.

Extra! ¡Extra! Es así: ya no existe el canillita parado en una esquina voceando la primicia. ¡Extra! ¡Extra!

Examinemos esto. Si se tratara de un informe académico se podría titular: “Las múltiples transformaciones de la comunicación contemporánea en el entorno de los medios masivos”. Si fuera un escrito poético podría titularse quizás Réquiem a la primicia. Pero se trataba solo de un comentario en conversación con mi madre.

Pensemos qué decir: el hecho es que parecería que ya no hay primicias, al menos en los diarios. Más bien, la comunicación masiva actual parecería estar alejándose lentamente de artefactos tales como la última noticia y acercándose a otras herramientas, otros dispositivos y abordando entonces dimensiones distintas de lo comunicacional. ¿Cómo le explico? A ver así: el dato parece no ser ya lo más valioso en el entorno de la comunicación digital... por el contrario, la noticia hoy incluye muy habitualmente una cierta deconstrucción del escenario en el cual alguien en particular inscribe un dato en particular. Lo que se valora no es el dato sino la trama en la que el dato se inscribe.

Esto pensaba, ensayando una respuesta posible cuando llegamos al restaurante y mi madre pidió al mozo que bajara el volumen del televisor. Pero antes de que esto ocurriera, alcancé a escuchar a un periodista hablando enfáticamente acerca del sistema de medios de información en nuestro país. Así los nombraba y así también rezaba el zócalo: el sistema de medios de información. Y pensé: aquí hay una punta para arrimar una explicación. Es sabido que la comunicación en el siglo XXI es un proceso estratégico en tanto es el espacio y el momento relacionante de las diversidades socioculturales. La comunicación es un fenómeno articulador y central en las dinámicas de las sociedades actuales. Puedo explicarle que la comunicación es un proceso complejo y fluido que tiene múltiples dimensiones: una de ellas es la informativa, pero no es la única; por el contrario, presenta muchas otras: la interaccional, la ideológica, la del encuentro sociocultural. La dimensión informativa es la que típicamente utilizan los modelos difusionistas, aquellos que se ocupan de la comunicación como transferencia y, por tanto, la reducen al estudio lineal del proceso de información. Trabajando en esa dimensión se aborda un registro de lo comunicacional que resulta muy pertinente en contextos estables y en los que se manejan datos homogéneos; pero no es el único registro posible, tampoco –claro está– el único que han investigado los estudios comunicacionales. Actualmente hablamos de Comunicación Estratégica como un enfoque ocupado en considerar esa complejidad, esa multidimensionalidad de lo comunicacional y en establecer y operar un despliegue teórico y operativo desde sus aportes y sus especificidades. No se trata entonces de medios de información masiva, sino de medios de comunicación social. En la investigación comunicacional se considera y se explora este desplazamiento: ya no se investiga a la comunicación masiva sólo como un qué, cercano a la noticia definida en términos clásicos, sino desde un registro que incluye pero que, a la vez, rebasa esa dimensión. Más bien se trata de investigar una modalidad del vínculo sociocultural, una cierta articulación que alienta/hace crecer porque despliega/hace mover una dimensión particular de los fenómenos en torno de los que establece su comunicación un texto publicado en un periódico o una entrevista en un programa de televisión.

¿Medios de información pública? Salta a la vista que resulta urgente reformular esta categoría heredada de los viejos paradigmas y habitar en los ámbitos profesionales y también en los académicos otras formas, otros dispositivos, otras palabras más capaces de dar cuenta de las nuevas realidades que nos confrontan. Esto pensaba, pero llegó el mozo para tomarnos el pedido y nos concentramos en decidir qué íbamos a cenar.

* Directora de la Maestría en Comunicación Estratégica de la Universidad Nacional de Rosario.
Publicado enInternacional
El presidente Rafael Correa dijo hoy que en Ecuador se respeta la libertad de expresión, pero advirtió que "la prensa corrupta tiene mucho que temer" tras la aprobación de un consejo de regulación de medios de comunicación en el referendo celebrado el sábado.

La formación del consejo de regulación es una de las nueve políticas públicas de carácter nacional, respaldadas por la mayoría de los ciudadanos, de acuerdo con el primer reporte del Consejo Nacional Electoral divulgado este domingo.

La décima iniciativa –sobre la prohibición de espectáculos que tengan como finalidad matar animales– fue votada a nivel local y aprobada, al menos, en las tres principales ciudades: Quito, Guayaquil y Cuenca.

Correa, que logró imponerse a un intento de golpe de Estado el 30 de septiembre de 2010, dijo que Ecuador ha sufrido acciones de grupos de poder para colocar la prensa a su servicio.

"Aquí hubo un grupo que quedó debiendo 600 millones de dólares y sus propietarios viven en Miami. El grupo Isaias creó un emporio con bancos, ingenios y haciendas, y compró GamaTV, no para informar, sino para defender sus negocios", apuntó.

Se ocultó información durante la debacle bancaria

GamaTV es parte de un conjunto de propiedades que fueron embargadas por el gobierno a bancos en quiebra y que en breve deberán ser vendidas al sector privado. Correa ha dicho en varias ocasiones que durante la debacle bancaria, el binomio banco-prensa ocultó información.

"Esto no es es sano para una sociedad", señaló durante la entrevista, en la que recordó además que el diario de más ventas en Ecuador, El Universo, "es propiedad de tres fantasmas en las islas Caimán, un paraíso fiscal; ese es el nivel ético de los medios de comunicación que nos dan la información todos los días".

Otra de las medidas aprobadas prohíbe a los bancos adquirir medios de comunicación. Con esta iniciativa, explicó Correa, "estamos desconcentrando el poder, lo estamos democratizando, cambiando las relaciones de poder de forma profunda e histórica", afirmó el presidente en una entrevista difundida hoy por la cadena regional Telesur.

Dos preguntas del referendo tuvieron que ver con mejoras en los procesos judiciales de reos. Otras dos estuvieron relacionadas con cambios en la composición del consejo de la judicatura, el órgano de supervisión técnica del Poder Judicial.

También fue incluida una propuesta para castigar el enriquecimiento privado no justificado y la prohibición de los juegos de azar. Asimismo se consultó a los ciudadanos la posibilidad de castigar a las empresas que no inscriban a los trabajadores en los servicios de seguridad social. Las dos de las 10 medidas restantes son las vinculadas a los medios de comunicación.
Publicado enInternacional
Miércoles, 22 Septiembre 2010 07:30

Bolivia. La prensa disciplinadota

El semanario La Epoca, prestigiosa publicación boliviana, dedicó una edición reciente al tema de los ámbitos donde la derecha de ese país mantiene control y hegemonía, pero además capacidad de rearticulación. En un breve artículo para dicho medio, recordábamos que cuando Antonio Gramsci abordó la estructura ideológica de la clase dominante, se detuvo a analizar su organización material, es decir, la que se ocupa de “mantener, defender y desarrollar el frente teórico e ideológico”. Advirtió que la parte más importante y más dinámica de dicho frente operaba desde la prensa.
 
Mucho más cerca nuestro, y varias décadas más tarde, Emir Sader subraya hoy en su último libro El nuevo topo –los caminos de la izquierda latinoamericana- “el papel que los grandes medios de comunicación mercantiles comenzaron a tener en lo atinente a la dirección política e ideológica de la nueva derecha latinoamericana”. Debemos agregar que funcionan articulados con la industria de la imagen y campañas publicitarias de todo tipo, capaces de persuadir, convencer, fascinar y estimular a las clases subalternas para que adopten los valores de lo que el intelectual boliviano René Zavaleta denominaba la razón señorial, que atraviesa clases y grupos sociales, incrustada en lo hondo de conductas que naturalizan el sometimiento del otro, al que se le ha convencido de su inferioridad.
 
El embate descomunal producido por dicha industria de la imagen en Bolivia revela el grado de control ejercido por la derecha sobre la producción cultural, nutriendo constantemente al sentido común popular, que funciona entonces como instrumento de dominación de clase. De ahí las reacciones furibundas de ciertas empresas y medios de prensa ante la propuesta de una Ley contra el racismo, y en particular contra su artículo 16, que contempla el cierre de los medios que promuevan cualquier tipo de discriminación.
 
Un caso entre muchos
 
Tomaremos como ejemplo en caso de Jorge Melgar Quete, conductor de un programa televisivo de la localidad de Riberalta (Dpto.Beni). En el marco del intento de golpe del año 2008 expresaba literalmente desde el canal 18 de TV: “...en Rusia ¿saben qué hacían con los viejos y las viejas? los mataban y los hacían jabón, en China comunista igual, en Cuba también. ¿Por qué los mataban a los viejos y a las viejas? ¡Porque eran una carga para el Estado! ¡Ese es el destino de nuestros abuelitos y abuelitas!...Un odio de quinientos años que esta raza maldita del occidente, aymaras y quechuas, han guardado en su corazón y en la sangre por generaciones; un odio hacia nosotros los cambas, los mestizos, y ahora pretenden destruirnos matándonos...”.
 
Esas expresiones pudieran parecer hasta grotescas, si no fuera porque además de falaces atizaron graves situaciones de violencia. El sujeto, aparte de emitir adjetivos irreproducibles contra collas e indios, amenazándolos con plazos perentorios para que salieran de la zona de Riberalta, indicó que contaba con fuerzas extranjeras que se encontraban aguardando el momento oportuno para poder socorrer y auxiliar a los movimientos autonomistas, e indicó sobre la conveniencia de fusilar al presidente Evo Morales, su vice Alvaro García, y varios ministros. Debemos recordar que al poco tiempo se produjo la masacre de Porvenir, en la cual fueron emboscados y asesinados decenas de campesinos. Buena parte del empresariado mediático lo apañó cuando fue detenido por diversos hechos delictivos, y se clamó en grandes titulares por los supuestos atropellos a la libertad de prensa.
 
Las críticas actuales en torno a la Ley contra el racismo, así como las movilizaciones de trabajadores de la prensa alentadas por el poderoso empresariado mediático, no se producen únicamente como reacción a posibles medidas de control y resguardo ante expresiones discriminatorias, sino como respuesta exasperada al resquebrajamiento de uno de los fundamentos históricos, raigales y más sólidos del colonialismo: aquel que se ocupa de humillar abierta o solapadamente a determinados grupos y clases sociales, a fin de mantenerlos sometidos y disciplinados a partir de su presunta inferioridad irremediable.

Por Alejandro Dausá
Publicado enInternacional
Página 1 de 2