Manifestación de ciudadanos que respaldan el referendo independentista frente a la consejería de Economía, ayer en Barcelona. La protesta se trasladó a Las Ramblas, donde más de 40 mil personas insistieron en que a pesar de la censura y las medidas antidemocráticas del Estado español, el primero de octubre votaremos

 

La policia española registra oficinas de la Generalitat, donde incauta millones de papeletas

Rajoy apremia a líderes independentistas a frenar una consulta "que nunca fue legal"

 

La Guardia Civil española, por orden de un juzgado ordinario con sede en Barcelona, detuvo a 14 personas –12 funcionarios públicos y dos empresarios– por participar en la organización del referendo de independencia previsto para el primero de octubre. Además, la policía española registró más de 40 sedes de la Generalitat de Cataluña y de partidos políticos que apoyan el proceso secesionista, donde además incautaron 10 millones de papeletas para la consulta ciudadana.

En términos policiales, la operación sirvió para destruir el núcleo de los responsables de organizar la consulta y para confiscar documentos, papeletas, censos y cartas que serían esenciales para llevar a cabo la consulta soberanista.

Los dos detenidos de mayor rango son personajes muy importantes en la coalición que impulsa la independencia: el secretario general de Economía, Josep Maria Jové, y el secretario de Hacienda, Lluís Salvadó, los colaboradores más cercanos del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y del vicepresidente, Oriol Junqueras.

La operación se llevó a cabo al amparo del juzgado 13 de instrucción de Barcelona, que además suscribió las detenciones del consejero de Economía de la Generalitat, Jové; del secretario general de Economía, Salvadó, y de otros miembros del gobierno catalán, entre ellos Juan Manuel Gómez, de Economía; Xavier Puig Farré, de Asuntos Sociales; Josué Sallent y David Franco, del CTTI, y David Palancad, de Asuntos Exteriores. La Guardia Civil también arrestó a Pau Furriol y Mercedes Martínez, directivos de empresas privadas en las que se ha encontrado material electoral y propagandístico. En Madrid se ha detenido también a Rosa María Rodríguez Curto, responsable de la Generalitat de desarrollo informático.

Una masiva concentración espontánea se llevó a cabo frente a la consejería de Economía, a la que se sumaron ciudadanos indignados por las medidas represivas desarrolladas desde Madrid por el gobierno del derechista Mariano Rajoy. La protesta se trasladó a Las Ramblas, donde más de 40 mil personas insistieron en que a pesar de la censura y las medidas antidemocráticas del Estado español, el primero de octubre votaremos.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, compareció por la noche y apremió a los líderes independentistas a que cesen en su estrategia de llevar a cabo un referendo que no se puede celebrar, nunca fue legal ni legítimo y ahora no es más que una quimera imposible. Y añadió: Mi actuación estará guiada en todo momento por la prudencia y la responsabilidad, pero cada ilegalidad tendrá una respuesta firme, proporcionada y rigurosa.

 

Publicado enInternacional
Jueves, 14 Septiembre 2017 07:18

Presionan a los soberanistas

Propaganda del referéndum en un subte de Barcelona.

 

Puigmont denuncia las imputaciones a 700 alcaldes catalanes en España

El fiscal general de España ordenó a los fiscales catalanes citar en calidad de investigados a los alcaldes dispuestos a cooperar en el referendo del 1º de octubre y, en caso de que no comparezcan, acordar su detención.

 

El presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, calificó ayer de barbaridad la citación y amenaza de arresto de la fiscalía contra más de 700 alcaldes dispuestos a organizar el referéndum de autodeterminación prohibido, asegurando que se manifestará con ellos.

“Esto es una barbaridad. ¿Dónde, del mundo occidental o europeo, alguien puede pensar que deteniendo en el peor de los casos al 75 por ciento de los alcaldes del país está contribuyendo a solucionar el problema?”, dijo Puigdemont en una entrevista a la televisión pública catalana TV3. “Es una causa general, es una causa que recuerda a prácticas impropias de una democracia”, añadió. Mientras el presidente regional era entrevistado, algunos catalanes protestaban en sus balcones haciendo repicar cazuelas y sartenes contra la decisión del fiscal general del Estado, José Manuel Maza.

En un nota Maza ordenó a los fiscales catalanes citar en calidad de investigados a los alcaldes dispuestos a cooperar en el referendo del 1 de octubre y, en caso de que no comparezcan, acordar su detención. La Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) afirma que 712 alcaldes catalanes, de un total de 948, están comprometidos con la votación. Su presidenta, Neus Lloveras, denunció el hecho como muy grave y anunció una manifestación de protesta de los afectados el sábado en Barcelona. “Los acompañaré en ese acto”, dijo Puigdemont.

Los alcaldes que serán citados son aquellos que firmaron decretos para poner a disposición del gobierno catalán los locales necesarios para que se realice el referéndum. El ministerio público recordó que el Tribunal Constitucional suspendió hace unos días de manera cautelar la convocatoria del referéndum, prohibiéndolo de facto, y advirtió que las conductas dirigidas a su organización y celebración pueden constituir delitos de desobediencia, prevaricato y malversación de caudales públicos. El gobierno catalán del presidente Puigdemont pidió a todos la cesión de locales para la votación.

La presidenta de AMI respondió que los alcaldes de la asociación, que son la inmensa mayoría de los 712, acudirán a declarar, pero el partido antisistema y secesionista CUP, que apoya al gobierno catalán de la coalición separatista Junts pel Sí (Juntos por el Sí), anunció que sus 30 alcaldes no obedecerán a la Fiscalía. “Es un hecho insólito en Europa que hayan citado a más de 700 alcaldes por firmar un decreto de apoyo al Gobierno y al Parlament. Tenemos muy claro donde tenemos que estar y es al lado de la ciudadanía”, señaló Lloveras, quien es alcaldesa de la localidad de Vilanova i la Geltrú. La primera edil agregó que los alcaldes de AMI acudirán a declarar porque no tienen nada que esconder.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, llamó a los ciudadanos que sean citados como autoridades de mesa a no responder a la convocatoria.

“Les pido a esas personas que no vayan, aunque les citen, porque sería un acto ilegal”, reclamó Rajoy en declaraciones a la prensa al término de una sesión parlamentaria. Asimismo, aseguró que intentó en reiteradas ocasiones negociar una salida con Puigdemont, pero que no fue posible porque el líder catalán no quiere renunciar al referéndum y eso es algo que ningún gobierno del mundo puede permitir.

Por otra parte, un juez ordenó ayer el cierre de la página web que informaba sobre el referéndum. El portal dejó de funcionar, pero Puigdemont y otros dirigentes catalanes independentistas difundieron por la red social Twitter nuevos enlaces para la página que permitieron a los internautas esquivar así el cierre del dominio original llevado a cabo por la Guardia Civil española.

 

 

Publicado enInternacional
Habrá referendo independentista en Cataluña el primero de octubre

 

Madrid.


Cataluña celebrará el primer referendo de independencia de su historia el próximo primero de octubre, fecha en la que decidirá si sigue vinculada al Estado español o se constituye como Estado independiente en forma de una nueva República. El gobierno catalán, presidido por Carles Puigdemont, firmó la noche de este miércoles la convocatoria a la consulta, después de la aprobación en el Parlamento regional.

La ley aprobada da amparo tanto a la consulta ciudadana como a la eventual desconexión de las instituciones catalanas de las españolas, en el caso de que gane el sí a la secesión. Desde Madrid se anunciaron querellas judiciales y una batería de denuncias ante el Tribunal Constitucional.

El conflicto político entre Cataluña y España entró en un punto de no retorno. Las instituciones catalanas, gracias a la mayoría absoluta del bloque de partidos que apoyan la independencia, más la abstención de la formación emergente Catalunya si que es pot (la marca electoral de Podemos en la región) llevó a cabo el primer gran paso para la independencia.

La aprobación de la ley del referendo se logró con 72 votos en favor de los partidos Junts pel sí, integrado por la extinta Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Republicana de Cataluña, y la Candidatura de Unidad Popular (CUP), las 11 abstenciones de Catalunya si que es pot y ningún voto en contra, tras el abandono del pleno del resto de grupos parlamentarios en señal de protesta.

Esta ley permitirá desarrollar la hoja de ruta para llevar a cabo el referendo y dará cobertura legal, por encima de la legislación que rige en España, a las instituciones y ciudadanos catalanes.

Después de estampar su firma en el documento que abre la vía a la independencia, Puigdemont afirmó: hemos aprobado el decreto de convocatoria del referendo en el amparo de legalidad del Parlamento, que representa al pueblo de Cataluña. Convocamos a los ciudadanos para que decidan de qué manera se tiene que orientar el futuro de Cataluña. Su decisión nos vinculará. Y añadió: nadie tiene la autoridad ni el poder para confiscar el derecho a decidir. No nos dejaremos desahuciar de la democracia.

Al abrirse la histórica sesión, la vocera del grupo Junts pel sí, Marta Rovira, solicitó la palabra para reclamar a la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, un cambio en la orden del día para que se incluyera la votación de la ley del referendo. Idéntica petición realizó minutos después la CUP, a lo que se opusieron el resto de los grupos, Ciudadanos, el Partido Socialista de Cataluña (PSC) y el Partido Popular (PP) y una postura más equidistante de Catalunya si que es pot.

Tras un primer y agrio enfrentamiento, se decidió votar en el pleno el cambio en la orden del día, que finalmente se aprobó y se incluyó entonces la tramitación y el debate para votar la ley del referendo, las réplicas y la presentación de enmiendas.

Mientras seguía el pleno, que tenía programada una sesión de control al gobierno, parte de cada uno de los grupos parlamentarios se ausentaron para redactar sus particulares enmiendas, con la excepción de los grupos que apoyaban la estrategia de los partidos independentistas, que permanecieron en el pleno todo el tiempo.

Después de un debate y una sesión de más de 12 horas, se convocó a los diputados para votar. En ese momento los diputados de Ciudadanos, PP y PSC abandonaron el salón de plenos y los del PP colocaron banderas catalanas y españolas en sus escaños. Ahí se registró uno de los momentos más tensos de la sesión, cuando la diputada de Podemos, Angels Martínez, se levantó y retiró únicamente las banderas españolas.

Después de la votación y la aprobación, los diputados que votaron en favor cantaron el himno catalán Els segador, en un momento muy emotivo para los partidarios de la independencia.

Hora y media después de la votación, el presidente Puigdemont convocó a todo su gabinete para firmar la nueva legislación que consta de 34 artículos distribuidos en ocho capítulos, una disposición adicional y una disposición final. Es una norma que se fundamenta en los principios internacionales alrededor del derecho de autodeterminación, y basa buena parte de su articulado en la legislación española de régimen electoral ya existente. También firmó la convocatoria al referendo.

Antes de esta aprobación ocurrió un hecho que puso nerviosos a los partidarios de la independencia, cuando el secretario general del Parlamento, Xavier Muro, y el letrado mayor, Antoni Bayona, registraron un escrito dirigido a la Mesa del Parlamento en el que alertaban que la tramitación de las leyes de la consulta y de ruptura chocaban con las advertencias del Tribunal Constitucional.

En concreto, los letrados recordaron el deber de la mesa de frenar cualquier iniciativa jurídica o material de los grupos que suponga eludir o ignorar las sentencias y los autos del Constitucional que han anulado distintas resoluciones independentistas aprobadas en la Cámara, y advertían que el incumplimiento de este deber puede dar lugar a responsabilidades de los miembros de la mesa.

En medio de la confusión y el malestar de los partidarios de mantener el actual modelo de vinculación a España, Ciudadanos anunció una moción de censura contra el presidente catalán, que tiene previsto presentar en los próximos días, pero que es difícil que prospere al no contar con la mayoría necesaria.

Mientras en Barcelona celebraban el pleno histórico, en Madrid se reunió de urgencia el Consejo de Ministros del presidente español, Mariano Rajoy, y anunció una batería de medidas legales, entre ellas un informe al Consejo de Estado y las denuncias ante el Tribunal Constitucional por el incumplimiento de una sentencia previa que había emitido este órgano jurídico en el que prohibía a las instituciones catalanas llevar cabo cualquier iniciativa que vaya en la senda de un proceso de autodeterminación.

La vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, advirtió que el gobierno no va a permitir que se incumpla la ley en España y acusó a la presidenta del Parlamento de que durante su mandato ha muerto la democracia en Cataluña. Lo que hemos presenciado es un acto de fuerza contrario a la democracia, a los derechos de los parlamentarios, de los catalanes y de las competencias de los funcionarios. Imágenes como esas son propias de otras latitudes, afirmó.

La dirigente del PP añadió: querer imponer a toda costa una decisión contraria a la Constitución y la democracia demuestra que quienes están al frente del Parlamento y de la Generalitat se acercan más a los regímenes dictatoriales que a una democracia. Están dispuestos a atropellar a todos los catalanes con tal de imponer sus ideas. Lo que hemos vivido hoy es una patada a la democracia, a la decencia política. Han demostrado que no tienen respeto ni a Cataluña ni a los catalanes.

 

 

Publicado enInternacional
Jueves, 08 Diciembre 2016 05:11

“Ganaron las nuevas fuerzas”

“Ganaron las nuevas fuerzas”

Según el analista y experto en historia comparada, los verdaderos ganadores del plebiscito son el M5S y la Liga Norte, porque los partidos tradicionales del establishment demostraron ser incapaces de lograr reformas a la ley electoral.



La ley de presupuesto 2017 fue aprobada ayer por el senado italiano. Horas después, el primer ministro Matteo Renzi participó de una reunión de la dirección del Partido Democrático (PD), del que es secretario, donde propuso un gobierno de coalición de todos los partidos políticos hasta que se puedan hacer nuevas elecciones. Afuera de la sede partidaria, los militantes del PD se peleaban entre ellos por diferencias políticas. Luego, como estaba previsto, Renzi presentó formalmente su renuncia al presidente Sergio Mattarella, quien el jueves o viernes podría comenzar las consultas con los partidos políticos para ver cómo resolver esta crisis italiana que no parece tener una solución fácil.


El problema es entender quiénes fueron los verdaderos perdedores y los verdaderos ganadores del referendo del domingo pasado que provocó la renuncia de Renzi. Y de ahí en más prever cuáles serán sus próximas jugadas en el tablero de la política italiana. En una entrevista con PáginaI12, el profesor Giovanni Orsina, que enseña Historia Comparada de los Sistemas Políticos Europeos en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Luiss de Roma, dio respuestas a estas preguntas.
–Profesor Orsina ¿quién fue el verdadero perdedor de este referendo?


–Primero que nada fue derrotada la vieja clase política o establishment político y en segundo lugar Matteo Renzi. La reforma constitucional que proponía el referendo debía ser en principio el modo en que los partidos de derecha y de izquierda más tradicionales, demostraban a Italia que estaban en condiciones de hacer reformas. Ya en las elecciones políticas de 2013 se vio que la gente era crítica del establishment al darle el voto al Movimiento Cinco Estrellas (M5S, centro). En Italia es muy fuerte la división entre los partidos tradicionalistas y las fuerzas nuevas, como el M5S y la Liga Norte (derecha) que usando una palabra no muy correcta podemos llamar populistas. El referendo demostró que la política no está en condiciones de reformarse a sí misma. Y esto marca una derrota importante para la clase política tradicional.


–¿Incluso del Partido Democrático (centro izquierda) del que Renzi es secretario?


–Sí. Es también una derrota para el PD, aunque es cierto que una parte del PD votó NO en el referendo. Pero precisamente el hecho de que el partido se haya dividido, es una derrota. Ha demostrado al país que no está en condiciones de permanecer unido. Renzi había surgido como el exponente de ese sector de la clase política tradicional en grado de hacer frente al M5S y hacer las reformas. Se trató de una clase política tradicional, sin ideas y con el M5S haciéndole competencia en todo, que confió en este joven, brillante y enérgico para ser renovada y poder enfrentar al M5S. Esta derrota ha demostrado que él no está en condiciones de competir con el M5S.


–¿Qué sucederá con Renzi? ¿Desaparecerá del mundo político después de esto?


–El no tiene ninguna intención de abandonar. Veremos qué dice la dirección del partido aunque él es muy fuerte dentro de esta dirección. Tiene una amplia mayoría. Hay que ver sin embargo otra cosa, es decir la opinión de los grupos parlamentarios del PD que fueron elegidos en el Parlamento antes de que Renzi fuera elegido líder del partido y primer ministro. Los grupos parlamentarios no los construyó él.


–Entonces ¿quiénes son los verdaderos ganadores de esta batalla referendaria?


–Los verdaderos ganadores son el M5S y la Liga Norte. No sólo porque eran favorables al NO sino porque son partidos que apuntan a que la clase política tradicional no vale más porque no puede hacer reformas. Una parte de la batalla referendaria era ésta precisamente.


–¿Según usted cómo se sale de esta crisis?


–Yo creo que sólo se puede salir cambiando la ley electoral. Y para eso se necesita un poco de tiempo. Se deberá formar un “gobierno puente” que esté en su puesto todo el tiempo que el país necesite para cambiar la ley electoral. Actualmente tenemos dos leyes distintas, una para la Cámara de Diputados (conocida como Italicum) y otra para el Senado. Las dos están en vigor pero la Corte Constitucional podría declarar el Italicum inconstitucional en enero, porque ha habido algunas objeciones sobre las que la Corte deberá decidir. Por eso el presidente Mattarela dice que hay que armonizar las dos leyes y ver lo que decide la Corte Constitucional a fines de enero. Tal vez se puede votar en mayo o junio. Y esto para Renzi es una pesadilla porque él querría votar lo más pronto posible.


–Porque él piensa que el 40% de votos que obtuvo en el referendo son todos votos a su favor o del PD...


–Si, él quiere confirmar ese 40% e impedir que surja una alternativa, especialmente dentro del PD. Porque piensa que si surge un gobierno puente, y dura en el tiempo, tal vez podría perfilarse un nuevo líder en el partido y así perdería todo.
–También M5S quiere elecciones inmediatas...


–Sí, quieren elecciones pero si no se hacen, igual están contentos porque el gobierno que surja ahora no podrá ser demasiado fuerte y ellos podrán criticar y usar el hecho de que no se hacen las elecciones como un elemento de propaganda.


–¿El M5S se podría transformar en el partido mayoritario de este país según usted?


–En este momento prácticamente están al mismo nivel que el PD, en torno al 30% de los votos. Si se hacen elecciones serán muy peleadas.

Publicado enInternacional
Edgardo Lander: “En Venezuela, sencillamente, la gente está harta”

 En la casa de Edgardo Lander hay trazos de su estadía en México y varios países de África. Su cara es conocida en los movimientos sociales de América Latina y otros continentes. Su pensamiento es de izquierda, acendrado en la academia y en un estudio continuo. Recientemente, escribió un "paper" para la Fundación Rosa Luxemburgo que retrata, con severidad de investigador, el momento actual que vive Venezuela.


Esta entrevista propone abordar ése y otros temas. Uno de ellos es el referéndum revocatorio. Pero antes, y esto es absolutamente necesario, Edgardo Lander habla sobre la profunda crisis de la sociedad venezolana, sobre la cual está montada la crisis política coyuntural que tiene en vilo al país.


Los problemas son dilemáticos y de un calado estremecedor. El conflicto llegó para quedarse y el gran desafío que tiene la sociedad venezolana pasa por resolverlo mediante las vías que ofrece la democracia. El costo para la izquierda y para el movimiento popular venezolano, simplemente, es terrible.


Podríamos empezar por una pregunta obvia. ¿Cuál es la evaluación política que hace de este momento?


Bueno, una obviedad decir que estamos en una profunda crisis en este momento. Yo creo que es importante, no sólo para pensar la situación actual, las del año que viene, las posibles salidas, si hay transición o no, esas cosas, que sería útil reconocer que la crisis política está montada sobre una crisis mucho más profunda, que es la crisis de un patrón de acumulación, de un patrón de organización del conjunto de la sociedad, cuyo soporte es la renta petrolera. No se puede abordar el debate y las posibles salidas a la crisis política, si hay o no referendo, si se logra o no en 2016, digamos, las opciones que hay en el debate político, si uno simultáneamente no está pensando hacia dónde va esta sociedad. ¿Qué significado tendría que hubiese un cambio de gobierno si las condiciones básicas de la organización de la sociedad no están siendo cuestionadas y la lógica va a seguir siendo la misma? ¿Se va a tener la pretensión de que como ya no es posible sostener la economía sobre la base de la renta petrolera, entonces, vamos a optar por la renta minera? ¿Vamos a traer grandes inversiones en el Arco Minero y vamos a seguir, como sociedad, en esa misma lógica de un asalto permanente de la naturaleza, de la devastación del ecosistema y todo eso para que el Estado tenga suficientes recursos para poder mantener su legitimidad sobre la base de políticas clientelares? Mientras estas cosas no se cuestionen, creo que hablar de la crisis política es atenerse a la ceguera, a la falta de dirección de hacia dónde debería ir esta sociedad.


Sí, la obviedad no es tal. Podríamos preguntarnos: ¿qué es lo que viene aquí? ¿Una restauración? ¿Eso es todo? ¿A eso se reduce la elipsis del chavismo? A estas alturas, no quisiera ser peyorativo con lo que había antes en Venezuela, porque creo que en el tema del debate, de la democracia e incluso de la organización social, era superior a lo que hay actualmente. Pero si tengo que decir que lo que había no era suficiente. ¿Cuál es su visión?


Para pensar en lo que había, hay que ubicarse en los tiempos, del 58 en adelante. Una cosa fueron los primeros 20 años, donde hubo, efectivamente, políticas públicas, que permitieron el acceso de la gente a la educación, a la salud, hubo una movilidad social importante. Hubo cambios en la sociedad. Pero a partir de mediados de la década del 70, empezó un proceso de declive muy marcado. Durante el segundo mandato de Pérez hubo una aplicación tardía del ajuste neoliberal —con respecto a América Latina— que llevó a un deterioro de las condiciones de vida de la población, a un incremento de la pobreza medido estadísticamente y se fue produciendo un divorcio creciente entre los partidos de origen popular (Acción Democrática, principalmente), que tenía estructuras organizativas, una casa en cada pueblo, a procesos en los cuales los partidos se fueron convirtiendo en maquinarias electorales, corruptas también, de manera que había una ruptura entre el mundo popular venezolano, que ya estaba desencantado y la actividad política. El Caracazo es la expresión de que efectivamente había un inmenso malestar ahí. Pero sin dirección, sin salida. No creo que sea deseable regresar a esa cosa.

Pero por otra parte está el imaginario de que somos ricos y el Estado proveerá. Es algo que está profundamente instalado en esta sociedad, entre otras cosas, porque son 100 años de explotación petrolera.


¿No cree que sería absolutamente novedoso, no sé si revolucionario, que el libro de Fernando Coronil El Estado Mágico se reedite masivamente en Venezuela? Lo pregunto porque allí están todas las claves de la relación que hay entre el rentismo petrolero y el sistema político venezolano. Ese fenómeno está allí expuesto como una fractura abierta de la sociedad venezolana, que deja ver el hueso. Y, sin embargo, no pasa nada.


Inclusive la naturalidad con que se incorpora al discurso político una cosa que todo el mundo dice "tenemos que salir del rentismo". Es una especie de cliché obligatorio, pero que no tiene consecuencias. De ahí no se deriva nada, ninguna propuesta concreta. Y para ejemplo, un botón: en el programa de gobierno, tanto de la oposición como del chavismo (elecciones de 2012 y en las que se realizaron en 2013, debido a la muerte de Chávez), no había nada, nada, nada, en común, excepto una sola cosa. Ofrecían llevar la producción de petróleo de 3 millones de barriles a 6 millones de barriles para el año 2019, en esa lógica de que somos un país rico y que el Estado va a tener mucho dinero. La verdad es que eso no está cuestionado. Hay razones sólidas para advertir que en este momento no estamos ante una caída coyuntural del precio del petróleo, sino que estamos en un punto cualitativamente diferente con relación al tema del petróleo. Y esto por dos razones. En primer lugar, si hace algunos años se hablaba del "Peak oil" (Una influyente teoría acerca del agotamiento a largo plazo del petróleo, en la que resalta el hecho de que el factor limitador de la extracción de petróleo es la energía requerida y no su costo económico), pues resulta que eso ya no es cierto. Las transformaciones tecnológicas permiten explotar hidrocarburos en el fondo del Ártico; en el presal, en Brasil; en las arenas bituminosas, en Canadá, el fraking, no sólo en Estados Unidos, sino en otros países, hace que hoy exista una sobreabundancia de hidrocarburos y eso no va a cambiar. Hay un segundo factor estructural muy importante. Los peligros que encierra el cambio climático hacen que sea absolutamente indispensable, por un problema de sobrevivencia de la humanidad en el planeta, que la mayor parte de los hidrocarburos ya detectados, explorados y cuantificados permanezcan bajo tierra. Eso nos coloca en otra situación. Por más petróleo que haya en Venezuela, la mayor parte de ese petróleo no va a poder ser extraída.


Cambió la realidad, cambió el mundo, hay una nueva matriz energética en los países ricos, pero nosotros no hemos cambiado absolutamente nada. Entonces, ¿nosotros nos vamos a quedar como el petróleo, bajo la tierra?


Estamos en un momento de crisis de patrón civilizatorio completo. No es sólo el patrón energético. La sobreutilización de la capacidad de carga del planeta, en su conjunto, en términos de agua, bosques, pesca, de todo, ya está sobrepasando la capacidad de reposición que tiene el planeta Tierra. Entonces, la posibilidad de construcción de una sociedad más igualitaria, más equitativa e, inclusive, la capacidad de sobrevivencia, pasa por un reconocimiento de esa realidad y un redireccionamiento de qué es lo que aspiramos como vida digna. Tiene que ser en otras condiciones. Pretender que los patrones de consumo de los países del norte tienen que ser los patrones imitables del sur, que es la lógica con la cual se está trabajando todo el tiempo, digamos aspirar a vivir como en Estados Unidos o Europa o el aceleradísimo proceso de expansión del consumo chino, es una cosa que no lleva sino a la destrucción. Reconocer eso es extremadamente complejo, porque forma parte de la lógica del capitalismo, de la lógica de crecimiento sin fin, de la lógica de 500 años de modernidad y de la lógica de sistemas políticos, cuya legitimidad está basada sobre el crecimiento continuo del PIB y de la capacidad clientelar del Estado. Son demasiadas fuerzas de inercia que apuntan en esa dirección. Pero esa dirección apunta al suicidio colectivo. Si eso no se incorpora a lo que tenemos que pensar en América Latina y en Venezuela, estamos, simplemente, ignorando la realidad.


Pero volvamos al tema de la democracia y la elipsis del chavismo. Ciertamente, hubo un retroceso que se inicia a mediados de los años 70, eso es cuantificable, medible, y políticamente contrastable, porque eso fue lo que nos llevó a Chávez, ¿no? Pero vamos a lo siguiente: en los inicios de la democracia, la mayor preocupación, el objetivo principal, era la estabilidad y Chávez puso en escena el tema de la participación, el tema de la soberanía popular. Pero lo que estamos añorando ahora es un poco de estabilidad. No sé si Edgardo Lander sueña, de día o de noche, con vivir en un país cuya estabilidad le permita enfrentarse a una vida cotidiana, menos inquietante, menos azarosa.


Obviamente, la vida cotidiana de los venezolanos hoy es extraordinariamente difícil. Vivimos en una sensación de inseguridad permanente. No sólo de inseguridad física, que es algo que está presente en los venezolanos día a día, no sabes si cuando alguien sale va regresar a su casa, esa frase, "por favor, llámeme cuando llegues", es una cosa que está ahí, instalada, y eso es terrible, esa cosa de la supresión del espacio público como un lugar de encuentro, la reducción del horario de la vida, cómo a partir de una hora, simplemente no sales, eso, obviamente, es un empobrecimiento de la vida y si a eso se le agrega esta dimensión, absolutamente compleja, que tiene que ver con la escasez y la inflación, eso hace que la vida cotidiana sea insoportable. Tener una sensación de "normalidad" es una aspiración que recorre a la sociedad venezolana.


Sí, estamos encerrados en una crisis más profunda, que tiene que ver con el petróleo, con la viabilidad económica de Venezuela, con los grandes dilemas sociales. Pero también estamos sumergidos en una crisis que tiene que ver con un conflicto de poderes, con el ReferendoRevocatorio. Hay una lucha descarnada por el poder, pero no hay una compaginación de procesos, de propuestas. A no ser la curiosa coincidencia alrededor de los 6 millones de barriles de petróleo. Pero nada de esto se puede enfrentar sin un mínimo de estabilidad política.


Es muy difícil lograr la estabilidad política en esta transición de una sociedad supuestamente rica a reconocer los niveles realmente existentes de producción. (Un dato, cortesía del economista Asdrúbal Baptista. Sin la renta petrolera, el tamaño de la economía venezolana es similar a la de Chile, pero nosotros tenemos una población de 30 millones de habitantes y ellos de 10 millones). Venezuela, de lejos, no produce suficientes productos para alimentarse, el componente importado es absolutamente elevado para producir cualquier cosa, eso hace extraordinariamente compleja la situación. Y si a eso le agregas el imaginario que atravesaba los proyectos de la IV República pero también la Constitución Bolivariana, que no es otra cosa que el Estado del bienestar europeo, que ya ni siquiera es así en Europa, es decir, una sociedad donde todo el mundo tenía acceso a la educación, a la salud, a la seguridad social y a niveles de consumo elevados, en Venezuela, ese imaginario, se alimentó con el petróleo. Darse cuenta de que no estamos en una crisis económica coyuntural, porque coyunturalmente bajaron los precios del petróleo, sino porque la sociedad está montada sobre una ficción, de que el precio del barril iba a subir indefinidamente, por encima de 100 dólares, y que esa era la característica estructural de la sociedad venezolana o advertir que las importaciones no petroleras pasaron de 80.000 millones de dólares a 15.000 millones de dólares, significa que la sociedad está cambiando, está cambiando profundamente. Eso genera, inevitablemente, condiciones de inestabilidad, que no tiene posibilidad, ni institucional ni política de resolverse, porque si se convocase a elecciones y llega un gobierno de la MUD, las condiciones estructurales de la sociedad son las mismas.


El conflicto llegó para quedarse. En Venezuela hay una serie de ajustes pendientes. Hay sectores, vinculados a los servicios que presta el Estado —electricidad, telefonía, transporte—, cuyo costo nada tiene que ver ni con la producción real de esta economía, ni con la paridad cambiaria del llamado dólar Dicom, hacia donde se han movido muchas de las importaciones.


¡Ah! Esos ajustes, inevitablemente, tienen que pasar. El problema es cómo pasan. Si pasan negociados democráticamente, si pasan de alguna forma equitativos, en que haya la posibilidad de que a cada quien le toque su parte, en una forma de capacidad política, de procesamiento democrático. ¿O va a hacer una política a rajatablas? Porque si es el caso, obviamente esa política no conduce a la estabilidad, sino a una protesta permanente.


Hay sociedades que han resuelto esos conflictos, unas mejor que otras, claro. El problema es que si no pudimos aprovechar 100 años de explotación petrolera, pues uno se queda pensando.


Ese es el reto que tenemos como sociedad. Pero es un reto que pasa, repito lo que dije al principio, por reconocer la situación en la cual estamos. Yo creo que eso, todavía, no forma parte del debate. Porque estas situaciones de inestabilidad no conducen necesariamente a procesos de violencia, pero sí a reacomodos que son muy difíciles, porque los venezolanos tenemos grandes expectativas de cuáles son nuestros derechos y a que cosas aspiramos que sean redimensionadas. Porque esas aspiraciones, ese imaginario que tenemos no es sostenible.


¿Esto tiene que ver fundamentalmente, digamos, con el rentismo petrolero?


Tiene que ver con eso. Pero la salida que pretende darle el gobierno a esto es, como se está agotando la posibilidad de seguir con esta lógica del rentismo petrolero, vamos a pasar entonces a un gran megaproyecto que es el Arco Minero, vamos a traer masivas inyecciones de capital, y eso entonces nos va a permitir vivir... del rentismo minero, sin cuestionar la lógica del Estado proveedor, la lógica de la legitimidad montada sobre la capacidad del Estado de responder a las expectativas de la población, sin reconocer la situación en la cual estamos. Creo que estamos en una coyuntura extremadamente crítica, en el sentido de que si no entendemos, como sociedad, qué nos pasó con el petróleo, qué le pasó al Lago de Maracaibo con el petróleo, estamos dejando que se tomen decisiones en nuestro nombre que van a afectar cómo va a ser Venezuela en el próximo siglo.


No sé si el Referendo Revocatorio se está planteando como una vía para solucionar los problemas de la sociedad venezolana, que son además dilemáticos, de una enorme complejidad. Pero la sensación es que el proyecto chavista fracasó en la gestión gubernamental y uno, como elector, teóricamente, tiene la posibilidad de darle la oportunidad a otras fuerzas políticas a las cuales no se les puede endosar la responsabilidad de lo que aquí ha ocurrido en los últimos 18 años.

¿Cómo ve el Referendo Revocatorio en esa perspectiva?


Yo entiendo perfectamente que en la sociedad venezolana hay hoy un rechazo extraordinariamente elevado a la gestión de gobierno, las encuestas más recientes apuntan al 80%. Y es obvio que hay, en una proporción importante de la sociedad, un sentido de que esto fracasó. ¿Cómo se interpreta esto? Hay interpretaciones de que el fracaso es del gobierno de Maduro, salvando la herencia de Chávez. Digamos, hay diferentes formas de verlo, pero hoy no queda la menor duda de que el gobierno actual está siendo rechazado por la mayoría de la población. Es un gobierno que es ineficiente, es un gobierno que es corrupto, que, además, es crecientemente autoritario. Entonces, la aspiración de la gente es salir de esto. Y no necesariamente porque desde una opción le estén hablando de los problemas reales. Sencillamente, la gente está harta. Hay una noción, casi mágica, "vamos a salir de esto y después veremos". Pero obviamente, la sociedad llegó al límite en que la continuidad de este gobierno es intolerable.


El problema es si se va a apelar a los mecanismos establecidos constitucionalmente. O si eso, sencillamente, está cancelado


Lo que está contemplado en la Constitución es que si un sector importante de la población considera que hay razones para someter a evaluación al Presidente, se hace todo el procedimiento para el Referendo Revocatorio, el 20% de las firmas, etc, etc, y la sociedad tienen la posibilidad de evaluar la gestión. El hecho de que se haga el Referendo Revocatorio no quiere decir que se revoca el mandato. Se hace una evaluación y cuando se hace una consulta puede ser a favor o en contra. Eso no está predeterminado. En el juego democrático, la gente tiene derecho a decidir. Obviamente, este gobierno ha tomado la decisión de bloquear el Referendo Revocatorio.


¿Por qué sabe que lo va a perder?


El Referendo Revocatorio no es una cosa fácil. Primero hay que pasar por recoger casi cuatro millones de firmas (el 20% del padrón electoral) y en el momento en que se haga, como tal, no es sólo ganar, sino que tiene que tiene que sacar más de 7,5 millones de votos. Ese es un reto que no es fácil. Ahora, si el gobierno está tan sistemáticamente oponiéndose y bloqueando la posibilidad es porque tiene las encuestas en mano y sabe que si se lleva a cabo el Referendo Revocatorio, lo va a perder, porque otra reacción hubiese sido la reacción de Chávez en el referendo anterior. Vamos pa’lante con el referendo y empezar a reaccionar políticamente. Porque una de las cosas que yo creo que caracteriza al gobierno actual, crecientemente, es que ha sustituido la acción política por la acción de poder estatal. Es decir, en lugar de tener capacidad de organización de políticas públicas, de legitimación, de actuar y de confrontarse en el terreno propiamente político, lo que hace es ejercer el poder autoritario del Estado. Y eso es lo que está haciendo.


¿Está hablando claramente de la represión?


Sí, sí. Estoy hablando de represión y eso es no hacer política. Eso es sustituir la política por "yo tengo el poder y por tanto yo decido".


Se murió el que ganaba elecciones, se murió el que hacía política. ¿Qué hacemos? ¿Qué hace el chavismo? ¿Qué nos queda?


Algunas de las cosas que ha declarado el gobierno como respuesta a la exigencia del Referendo Revocatorio son realmente de unos niveles delirantes. Por ejemplo, Elías Jaua afirmó que "el revocatorio es para revocar a gobiernos oligárquicos, no gobiernos populares". Entonces, el gobierno decide qué es un gobierno popular y qué es un gobierno oligárquico y, como este es un gobierno popular, no hay Referendo. Son argumentos absolutamente halados por los cabellos. Un desconocimiento absoluto de la noción básica de que se supone que el pueblo es soberano y que tiene derecho a decidir. Es simplemente, tirarle una patada a la mesa y decir: "Bueno, nosotros nos quedamos aquí a como dé lugar".


Eso suele pasar cuando se apela a un silogismo.


(Ríe). Efectivamente. Lo que contempla la Constitución es que la gente tiene ese derecho y el gobierno anda, sistemáticamente, bloqueando ese derecho. Algo similar está ocurriendo con las elecciones de gobernadores, que no es una cosa que se hace o no se hace, según le parezca o no al CNE. Los plazos de gestión de los gobernadores están establecidos taxativamente en la Constitución. Cuando se termina el período tiene que haber elecciones que permita la sustitución. El no realizar la elección de gobernadores es nuevamente entrar en un estado de facto, en una situación en la cual el funcionamiento fundamental de la estructura democrática del Estado —que no es otra que la que ejerce la representación electa por la población— está siendo desconocida.


Habías dicho que de no realizarse el Referendo Revocatorio era entrar en un estado de facto. Lo planteas, igualmente, si eso ocurre con las elecciones de gobernadores. ¿El gobierno se va a jugar esa carta?


De hecho se la está jugando, porque se supone que las elecciones de gobernadores tendrían que realizarse, a más tardar, en diciembre. Y no hay la menor señal de que se esté organizando ese proceso.


¿Cuál podría ser la lectura que haga la comunidad internacional? ¿Venezuela va a seguir siendo un interlocutor válido en organismos internacionales? ¿Qué va a pasar en ese ámbito?


El gobierno venezolano está inmerso en un proceso de aislamiento internacional creciente. Al crear mecanismos de integración como Unasur, la Celac, Petro Caribe, el gobierno venezolano ha enfrentado una oposición muy fuerte de Estados Unidos. No ha sido una oposición discursiva solamente. Obviamente, apoyaron el golpe de Estado en abril de 2002. El decreto de Obama califica a Venezuela como una amenaza severa a la seguridad estadounidense. En la región ha habido un viraje fuerte a la derecha, en el caso de Argentina, legítimo, en el caso de Brasil con visos golpistas. Venezuela, prácticamente, está siendo expulsada del Mercosur. No ha cumplido con una serie de regulaciones en cuatro años y, de aquí a diciembre, obviamente, no las va a cumplir. Prácticamente va a quedar fuera de ese mecanismo de integración. Entonces hay un aislamiento creciente. La investigación del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y la protesta creciente, porque el gobierno no autoriza la presencia de sus funcionarios para saber lo qué está pasando. El gobierno, con su improvisación y la prepotencia con la cual está ejerciendo el poder, está perdiendo el reconocimiento y desconociendo las implicaciones de lo que está haciendo. Esas implicaciones no son sólo nacionales, sino también internacionales. Ese aislamiento creciente tiene costos y, por lo tanto, no es prolongable en el tiempo.


Una incógnita es el papel que podría jugar el factor militar.


Lo militar siempre tiene un aspecto de caja negra. Uno no termina de saber lo que pasa en la Fuerza Armada. Pero por las cosas que llegan, por diferentes vías, creo que está claro que hay un descontento creciente. Por una parte, el mundo militar está viviendo las mismas cosas que vive el resto de la población (inseguridad, inflación, escasez), esa información de coroneles que en su tiempo libre trabajan como taxistas. Los militares son parte de la vida nacional y enfrentan las mismas dificultades. Esa idea de que había un sólido respaldo militar al gobierno, ya no corresponde a la realidad. Hasta qué punto eso se expresa en divisiones orgánicas claras, de quienes están a favor o en contra, en términos de una posible ruptura del hilo constitucional o de un golpe es una cosa más difícil de saber, entre otras cosas, porque el funcionamiento político al interior de las Fuerzas Armadas, siempre es conspirativo. Hasta que no ocurra un hecho, no se sabe quiénes están involucrados y quienes no lo están. Pero si es bastante claro, creo yo, que no pueda darse la noción de un autogolpe, por parte de Maduro, con apoyo militar. Esa me parece una hipótesis descartable, porque si Maduro se lo propusiese, eso llevaría, por lo menos, a una división profunda de las Fuerzas Armadas.


¿Cómo afectaría la negación del Referendo Revocatorio a las fuerzas de izquierda en Venezuela?


Desde el punto del movimiento popular que aspira a una sociedad más justa, más igualitaria, más democrática, de quienes creen en la necesidad y posibilidad de otro mundo, la prolongación de este gobierno, es la prolongación de un largo proceso de desgaste. El mundo popular que se politizó, que se organizó en estos años no tiene por que cargar con el peso de un gobierno no sólo ineficiente, sino extraordinariamente corrupto. Prolongar la presidencia de Maduro es contribuir a liquidar las ilusiones de otro mundo posible, es contribuir a instalar en el pueblo venezolano la idea de que nada puede cambiar. De que, como ha afirmado, por tanto tiempo el neoliberalismo, lo público necesariamente es ineficiente y corrupto. El gobierno de Maduro pareciera haber dejado atrás toda pretensión de democracia y estar más interesado en preservas sus posiciones de poder y sus privilegios económicos, sin importarle el costo que ello tenga para el movimiento popular venezolano.


Para terminar, como inicié, con una obviedad. ¿Qué cree usted que va a pasar si no hay Referendo Revocatorio?
Creo que pasamos a una situación de profundización de la crisis. Pasamos, efectivamente, a que el gobierno actúa como un gobierno de facto, entre otras cosas, porque está dejando de lado un derecho fundamental de la Constitución, que es el derecho de la gente a decidir, en las condiciones contempladas en la propia Constitución. El aislamiento internacional sería creciente. Creo que los sectores de la derecha más radical, que han estado más o menos contenidos por los sectores más o menos socialdemócratas de la MUD, dejarían de operar porque ya no habría argumentos. La posibilidad de pasar a situaciones de violencia de diversa índole, creo que se acelerarían. Y esto llevaría a una situación tremendamente peligrosa, porque esta sociedad, entre otras cosas, tiene una cantidad de armas, extendida entre la población, extremadamente vasta. Yo no veo en el horizonte una guerra civil, pero el hecho de que eso sea una posibilidad de la cual se habla, me parece una cosa absolutamente aterradora.

Publicado enInternacional
Presiona EU en la OEA por referendo contra Maduro

Encabezados por Estados Unidos, un grupo de 15 países de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre ellos México, Argentina, Brasil y Colombia, apremiaron este jueves al gobierno de Venezuela a permitir sin demora la realización de un referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro impulsado por la oposición de ese país, antes de que termine este año.

 

La declaración, difundida por el Departamento de Estado tras una sesión del Consejo Permanente de la OEA, fue suscrita también por Belice, Canadá, Chile, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

 

"Llamamos a las autoridades venezolanas a garantizar el ejercicio de los derechos constitucionales de los venezolanos y que los pasos pendientes para la realización del referendo revocatorio presidencial se adelanten de manera clara, concreta y sin demora, lo que contribuiría a la resolución efectiva y rápida de las dificultades sociales, económicas y políticas en el país", se señaló el texto.

 

El grupo de países también reiteró su llamado a un diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición, luego de iniciativas frustradas en los últimos meses. "Urgimos al gobierno de Venezuela y la oposición a mantener lo más pronto posible a un diálogo franco y efectivo, de manera directa o con el apoyo de facilitadores", señalaron en la nota.

 

El embajador mexicano Luis Alfonso de Alba expresó su preocupación ante lo que consideró la falta de resultados que tuvo la gestión de los ex presidentes dominicano, panameño y español, Leonel Fernández, Martín Torrijos y José Luis Rodríguez Zapatero, respectivamente, para mediar entre el gobierno y la oposición venezolanas, y subrayó que ni siquiera se estableció un canal directo de comunicación.

 

En junio pasado la OEA aprobó una declaración en la que sus miembros ofrecían ayuda a favor de un gran diálogo nacional en Venezuela y respaldaban la iniciativa de los ex presidentes. En ese entonces, el secretario general del organismo continental, Luis Almagro, invocó la Carta Democrática Interamericana al considerar que Venezuela vive alteraciones graves al orden democrático.

 

En reacción a la declaración de este jueves, el embajador venezolano Bernardo Álvarez calificó el comunicado de "asombroso". Y agregó: "no me voy a referir al contenido, no es el momento ni el sitio, pero el procedimiento es absolutamente irregular y antidiplomático".

 

Al cierre de esta edición, Maduro no había hecho pronunciamiento alguno sobre la declaración del grupo de 15 países de la OEA.

 

Los 15 gobiernos se pronunciaron dos días después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela anunció el cronograma para activar la consulta, que fija hasta finales de octubre la recolección de 4 millones de firmas (20 por ciento del electorado), lo que abriría un proceso de casi un mes para validarlas y luego comenzaría un plazo de 90 días dentro del cual podría celebrarse la consulta, lo que aleja la posibilidad de que se lleve a cabo este año.

 

La oposición busca celebrar el referendo antes del 10 de enero de 2017, que es la fecha límite para convocar a nuevas elecciones en caso de que el mandato de Maduro sea revocado, de acuerdo con la Constitución.

 

Si el referendo se realiza en 2016 y Maduro pierde se debe convocar a elecciones, pero si es revocado después de esa fecha límite, los dos años restantes de mandato los completará su vicepresidente, nombrado por Maduro, quien puede cambiarlo cuando considere conveniente.

 

En Caracas, la mayoría opositora en la Asamblea Nacional aprobó una resolución para exigir al CNE que publique el cronograma a fin de dar celeridad al proceso de activación del referendo para este año y garantizar lo que describieron el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos.

 

También lo exhortó a iniciar el procedimiento para convocar las elecciones regionales (de gobernadores) que están previstas para finales de este año, y que podrían suspenderse debido al trámite del referendo.

 

De igual manera, llamó a la Defensoría del Pueblo para que garantice el efectivo respeto a los derechos políticos e intente acciones legales contra los directivos del CNE que obstaculicen sin justificación el proceso electoral.

 

La bancada mayoritaria en la Asamblea aprobó el pronunciamiento después de un debate en el que alegó que el referendo revocatorio es la fórmula democrática para superar la crisis de desabasto de alimentos y medicinas en el país.

 

Según el oficialismo, el CNE ha precisado que de un millón 957 mil 779 firmas reunidas por la coalición opositora en su petición de referendo revocatorio de Maduro, unas 605 mil 727 no cumplieron con los criterios establecidos por la norma para iniciar el proceso.

 

En este contexto, Venezuela y Colombia acordaron una apertura gradual y controlada de la frontera común a partir del próximo sábado, anunció el presidente colombiano Juan Manuel Santos, luego de un encuentro que se extendió por casi tres horas con Maduro.

 

La apertura de la frontera tendrá un horario de las 6 a las 21 horas locales en cinco puntos fronterizos, explicó Santos desde la ciudad venezolana de Puerto Ordaz, estado de Bolívar.

 

Maduro ordenó en agosto de 2015 el cierre de algunos pasos fronterizos a raíz de un ataque que sufrieron tres militares y un civil en la localidad de San Antonio del Táchira cuando realizaban operaciones de combate al contrabando.

 

La medida que inicialmente comenzó en el estado suroccidental del Táchira luego se extendió a los estados de Zulia, Apure y Amazonas, y las autoridades venezolanas deportaron a más de mil colombianos sin residencia legal.

 

Las acciones de Venezuela desataron una crisis diplomática que fue superada poco después de conversaciones que sostuvieron Santos y Maduro en septiembre en Quito.

 

El gobierno de Maduro enfrenta una grave crisis política y económica, cuyo malestar se ha visto reflejado en protestas por una escasez de alimentos y medicinas que alcanza 80 por ciento. A esto se suma una inflación galopante de 180.9 por ciento durante 2015, y según proyecciones del Fondo Monetario Internacional llegará a 720 por ciento este año.

Publicado enInternacional
Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, anunció ayer en rueda de prensa que la coalición opositora MUD cumplió con el requisito de reunir 200 mil firmas como primer paso para la activación de un referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro

 

Caracas.

 

La oposición de derecha de Venezuela, congregada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), cumplió con el requisito inicial de reunir 200 mil firmas, equivalente a 1 por ciento del padrón electoral, para avanzar en la activación de un referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro, anunció este lunes el Consejo Nacional Electoral (CNE), que validó las firmas y huellas recolectadas durante junio.

 

"Los 24 estados cumplieron con el requisito de 1 por ciento (que representan 200 mil rúbricas) de validación de manifestaciones de voluntad y la certificación será extendida por secretaría", informó en conferencia de prensa Tibisay Lucena, presidenta del CNE.

 

Con la validación de las 200 mil firmas, la MUD puede pedir la activación de la consulta. Tendrá dos días para hacer la solicitud, mientras el CNE debe responder en un máximo de 15 días naturales y luego, en 15 días hábiles, fijar la fecha y los puntos de recolección de 4 millones de firmas, equivalente a 20 por ciento del padrón, necesarias para convocar a la consulta.

 

Para ir a la siguiente etapa, la MUD exigía desde la semana pasada el pronunciamiento del CNE, al que acusa de ser aliado del gobierno y de retrasar el proceso para evitar que la consulta se realice antes del 10 de enero de 2017.

 

Ese fecha límite es clave. Si el referendo se realiza este año y Maduro pierde, se debe convocar a elecciones; pero si es revocado después de esa fecha, los dos años de mandato que faltarían los completaría el vicepresidente.

 

Lucena detalló que en total la MUD logró autentificar 399 mil 412 firmas, que son casi más del doble de lo requerido. Agregó que en el proceso de revisión de las 200 mil rúbricas se detectaron irregularidades, como inconsistencias entre firmas y huellas, lo que podría tratarse de casos de "usurpación de identidad".

 

Por lo anterior, dijo: "vistas las irregularidades relativas a la posible usurpación de identidad cometida por algunos ciudadanos, el Consejo Nacional Electoral está solicitando al Ministerio Público la investigación del caso".

 

Según Lucena, el CNE ha recibido dos solicitudes de información de la fiscalía, ante la cual Maduro presentó una denuncia por usurpación, que se suma a una demanda interpuesta ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por supuesto fraude en el acopio de voluntades. Además, hay unos 8 mil 600 recursos legales interpuestos por el oficialismo.

 

Para revocar el mandato de Maduro se necesitan más de los 7.5 millones de votos con los que fue elegido en 2013. Según la firma Venebarómetro, 74.4 por ciento de los venezolanos reprueban su gestión y 64 por ciento de los electores votarían por sacarlo del poder.

 

El gobierno de Maduro enfrenta una grave crisis política y económica, cuyo malestar se ha visto reflejado en protestas por una escasez de alimentos y medicinas que alcanza 80 por ciento. A esto se suma una inflación galopante de 180.9 por ciento durante 2015, y según proyecciones del Fondo Monetario Internacional llegará a 720 por ciento para 2016.

 

El gobierno, que atribuye la crisis al desplome de los precios del petróleo y a una "guerra económica" de empresarios, asegura que no habrá referendo este año.

 

Horas antes de conocerse el pronunciamiento del CNE, Jorge Rodríguez, representante de Maduro en la comisión de validación de firmas, dijo que el referendo revocatorio que promueve la oposición de derecha contra el presidente "está muerto legalmente", debido a una serie de irregularidades en las firmas que presentó.

 

Además, se entregaron al CNE nuevos elementos "del más gigantesco fraude en la historia de Venezuela", añadió el también alcalde de Caracas, en referencia a irregularidades en las rúbricas del 1 por ciento del padrón electoral nacional recolectadas por la oposición.

 

Según el oficialismo, el CNE ha precisado que de un millón 957 mil 779 firmas reunidas por la coalición opositora, unas 605 mil 727 no cumplieron con los criterios establecidos por la norma para iniciar el proceso.

 

De ellas, 307 mil 747 no cumplieron con uno o más criterios, y que 97 mil 158 planillas sólo contenían datos en un campo: 86 mil 337 sólo tenían el nombre y el apellido, 80 mil 105 sólo la huella del elector, 18 mil 338 sólo el ciudadanos a revocar, 7 mil 823 sólo el cargo a revocar, mil 805 sólo la firma y 396 sólo la célula del elector.

 

Por último, añade que entre las irregularidades también había 10 mil 995 firmas de personas fallecidas.

 

El secretario estadunidense de Estado, John Kerry, llamó a las autoridades electorales venezolanas a "no jugar a los retrasos" en el proceso de referendo revocatorio que impulsa la oposición. Añadió que “la Constitución venezolana garantiza el derecho de los venezolanos a que su voz sea escuchada a través del proceso de referendo.

 

"Llamamos a las autoridades venezolanas a permitir que este proceso avance de una manera oportuna y justa, y no jugar a retrasos que vayan en ventaja de una parte frente a otra, en vez de en ventaja de la democracia", apuntó Kerry.

 

Esta declaración se dio en momentos en que fiscales de Estados Unidos anunciaban que acusarán a dos ex altos funcionarios antinarcóticos venezolanos, entre ellos a quien se convertiría en comandante de la Guardia Nacional, por su presunta participación en una trama de distribución de cocaína.

 

La acusación de una corte federal de Brooklyn identificó a Néstor Reverol, ex director general de la agencia antinarcóticos, y al ex subdirector Edylberto Molina, que luego se convirtió en agregado militar en Alemania.

 

En tanto, el papa Francisco admitió la posibilidad de que un representante del Vaticano participe en el grupo internacional de mediación que intenta poner en marcha un diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición.

 

El Tribunal Supremo de Justicia declaró que serán nulas las actuaciones de la Asamblea Nacional,mientras se mantengan en ejercicio tres diputados opositores reincorporados recientemente, tras ser impugnados por supuestas irregularidades en los comicios en los que fueron elegidos.

 

El organismo calificó de desacato la decisión tomada por el Legislativo, tras advertir que podría activar acciones judiciales.

 

 

Publicado enInternacional
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

 

El recurso previsto en la Constitución busca hacer frente a la grave crisis socioeconómica y de gobernabilidad que atraviesa el país

 

Un grupo de exfuncionarios del Gobierno de Hugo Chávez, incluyendo exministros, junto a representantes de una facción disidente del oficialismo, ofrecieron este lunes una rueda de prensa para exigir que se convoque este año a un Referendo Revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, algo que el régimen revolucionario busca evitar a toda costa.


“El referendo revocatorio, aparte de ser un derecho constitucional, es también una salida pacífica a la crisis política del país”, subrayó Ana Elisa Osorio, ministra de Ambiente en el Gabinete de Hugo Chávez durante cinco años, y ex diputada del Parlamento Latinoamericano por el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). “Obviar esto podría conducir a salidas no deseadas”.


Además de Osorio, figuraron en la convocatoria, entre otros, el exministro de Educación y compañero de ruta de Chávez desde la primera hora insurgente, Héctor Navarro; Gustavo Márquez, ex ministro de Comercio; el mayor general retirado Oliver Alcalá Cordones, ex Jefe de la Zona de Defensa Integral de Guayana; el ex representante de Venezuela ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Freddy Gutiérrez; y el politólogo Nicmer Evans, dirigente de Marea Socialista, un desprendimiento crítico del chavismo.


Minutos antes del evento, el mayor general Alcalá Cordones –hermano del ex comandante del Ejército y actual alcalde de La Guaira (estado de Vargas, litoral central de Venezuela), Carlos Alcalá Cordones-, había consignado ante el Consejo Supremo Electoral (CNE), en su sede del centro de Caracas, un documento que contenía del mismo requerimiento. El petitorio incluye además la firma del exministro de Planificación y mentor intelectual de Chávez, Jorge Giordani.


“Nos calificamos como defensores de la Constitución, estamos a favor de que el pueblo decida”, fijó posición Alcalá Cordones, quien acompañó en 1992 al entonces comandante Hugo Chávez en su intentona golpista contra el segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez (1989-93), y a quien diversas versiones de prensa vincularon con carteles del tráfico de drogas durante su servicio activo.


En vista de la grave crisis socioeconómica y de gobernabilidad que atraviesa Venezuela, sectores de oposición han venido impulsando la realización de un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, un recurso disponible en la Constitución vigente de 1999, y que ya se puso en funcionamiento en 2004 frente al entonces presidente Hugo Chávez, quien ganó el desafío.


La oposición solo ha conseguido completar ante las autoridades electorales una primera fase del proceso de activación del Referendo, y acusa al CNE –dominado por el Gobierno- de ralentizarlo de manera deliberada para evitar la convocatoria de los comicios.


En efecto, el Gobierno de Nicolás Maduro intenta sortear el año 2016 sin enfrentar el reto revocatorio. Este mismo lunes se dieron a conocer en Caracas los resultados de la encuesta de opinión Venebarómetro, que constató que 88% de los entrevistados apoyan la pronta remoción de Maduro del poder, y que 58% se dijeron dispuestos a firmar las planillas de solicitud del revocatorio a pesar de los riesgos que ello pudiera comportar para cada uno de ellos. En este marco, no resulta de extrañar que el mismo Maduro, así como otros jerarcas del oficialismo como el número dos de Psuv, Diosdado Cabello, y el Gobernador del estado de Aragua, Tarek El Aissami, hayan manifestado de manera rotunda que este año no se realizará el referendo, aduciendo que la oposición inició tarde las gestiones o que el proceso es fraudulento.


Si el Gobierno no puede esquivar la realización del referendo, al menos busca diferirlo para el año próximo, cuando, según las disposiciones constitucionales, de resultar derrotado, el periodo presidencial hasta enero de 2019 deberá ser completado por el vicepresidente de la República, ahora Aristóbulo Istúriz, ficha del Psuv. En cambio, si ello ocurriera en 2016, se tendría que convocar a elecciones en un mes luego del evento refrendario.


De allí la importancia de la declaración de este lunes, en la que voces destacadas del campo revolucionario –pero que vienen mostrando distancia con Maduro desde hace tiempo- piden la celebración inmediata del referendo. El profesor universitario Esteban Emilio Mosonyi aclaró, a nombre del grupo, que su iniciativa no apunta necesariamente a sacar a Maduro del poder, sino a poner en ejercicio “un derecho ciudadano” consagrado en la Constitución que el propio Chávez apadrinó en 1999.


Así mismo, los disidentes condenaron el despido de funcionarios públicos que firmaron a favor del llamado a referendo, así como a los “funcionarios a quienes no les está atribuida ninguna competencia electoral, (pero) manifiestan a diestra y siniestra la procedencia o no del acto evaluatorio".


Manifestaciones de este calibre vienen repitiéndose en diversos medios de comunicación en los últimos días procedentes de figuras de los albores del régimen bolivariano. Juan Barreto, exalcalde de Caracas y dirigente del partido Redes (uno de los integrantes de la coalición progubernamental Gran Polo Patriótico) aconsejó este lunes al oficialismo que deje de sospechar “cada vez que se le haga una crítica” y que Maduro “debe respetar el revocatorio”. “Si sigue amenazando a los que discrepan, esa no es la manera”, sentenció.


Hace dos semanas Barreto admitió en un programa de entrevistas en televisión que se viene negociando “la salida de Maduro”, infidencia que generó airadas respuestas desde el Psuv. Militantes oficialistas también fustigaron al ex alcalde capitalino tras aparecer en una imagen intercambiando saludos con Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, el dirigente opositor preso desde febrero de 2014 en una cárcel militar cerca de Caracas y verdadera bestia negra para el chavismo.

 

 

 

Publicado enInternacional
Jacques Attali: “O Europa se mueve hacia un federalismo genuino o se disolverá en el caos de la dictadura del populismo”

Doctor en Economía y economista fundador y primer presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, creado para poder ayudar en la transición a la economía de mercado de las ex repúblicas socialistas. Escritor y pensador, aunque también consejero de Estado francés honorario, e iniciador del proceso que homogeneizó los diplomas universitarios europeos, de la oenegé Acción Internacional contra el Hambre en 1980 y colaborador del Nobel Muhammad Yunus en PlaNet finance para el uso del microcrédito como vía para el desarrollo en la era digital.

También cronista del semanario L’Express.


Y un europeísta convencido de su bondad.


Jacques Attali (Argel, 1943) es un autor prolífico que, sin embargo, será recordado como el asesor especial –y el hombre fuerte en la sombra– del presidente de la República francés, el socialista François Mitterrand, entre 1981 y 1991 (a quien conocía desde 1968). Y también, décadas después, por asumir la presidencia de la comisión para la liberalización económica en Francia bajo los auspicios del gaullista Nicolás Sarkozy.


Ayer como hoy, piensa que la solución siempre pasa por mirar adelante.


¿El Brexit es tan peligroso para Europa como se denuncia?

 


La UE va a encarar riesgos en su futuro cercano. El primero y principal es el del contagio, por ejemplo por la salida de más países de la UE. Los Países Bajos son una fuente de preocupación, y otras demandas de referéndum se han lanzado por parte de partidos populistas en Francia, Italia o Suecia. El Brexit ha probado que el proceso de integración europea no es irreversible, y la vuelta a actitudes introspectivas puede tener dramáticas consecuencias en Europa. El segundo riesgo es que el Brexit puede dificultar una mayor integración europea, y el euroescepticismo puede dar un empuje al conservadurismo en un momento en el que la integración europea necesita ir más allá, en particular para completar la unión económica y monetaria. No hay ningún ejemplo en la historia de una moneda común que haya sobrevivido sin una entidad política común. Las consecuencias de estos dos riesgos puede consistir en un reto para la eurozona, desde el momento en que su coherencia y fuerza serán puestas a prueba de forma creciente.


¿Tras el Brexit volvemos a los primeros días de la integración europea con un eje franco-alemán liderando de manera autónoma a Europa?

 


No lo creo. El Brexit forzará a los líderes a repensar el liderazgo europeo. El eje franco-alemán puede reforzarse, o no. Es importante destacar que, en ausencia de una coordinación presupuestaria en la eurozona, los intereses de Francia y Alemania son totalmente divergentes: Alemania necesita un euro fuerte y tasas altas de interés; Francia lo opuesto. Con el Reino Unido fuera de la UE, la eurozona representará más del 85% del PIB de la Unión. Y por eso mimo, la UE será comandada crecientemente por las economías líderes de la eurozona. Y en este contexto, España e Italia asumirán un rol creciente en paralelo al de Francia y Alemania.


¿La UE puede ser reformada? Y, en tal caso, ¿qué es lo más urgente?

 


Construir una Europa más democrática e inclusiva. El próximo reto de importancia es el hecho de que Europa tendrá que tomar crecientemente las riendas de su propio destino, toda vez Estados Unidos –más allá de quién sea su próximo presidente– continuará centrando su foco en el Pacífico. En este contexto, tenemos que ser conscientes de que proteger a la UE es un bien público y que debe lograrse con significados compartidos, y ello incluye recursos financieros comunes en la forma de eurobonos dedicados a defensa y seguridad. Sólo entonces Europa será capaz de gestionar la inestabilidad en sus fronteras y fortalecer su capacidad para gestionar la cuestión migratoria de una forma que sea respetuosa con los valores europeos.


El libre comercio es de interés básico para países como Reino Unido y otros muchos del este, pero no la integración política. En cierta forma, ¿la única vía de oxígeno posible para Europa es una vuelta a la Comunidad Económica y/o a la EFTA?

 


Nunca habrá un mercado global sostenible sin un imperio de la ley global, y esto también es cierto para Europa, la región más avanzada en ambos campos pero en donde la integración política todavía va detrás de la económica. O Europa se mueve para lograr una mayor integración económica, fiscal y de las políticas sociales y camina hacia un federalismo genuino, o toda la construcción europea se disolverá en el caos desde el momento en que la dictadura del populismo y del egoísmo nacional se desarrollará como reacción al egoísmo individual y del dinero.


¿Existe un pueblo europeo que haga posible ir más allá en esta integración europea? ¿O la desconfianza entre nuestros países y pueblos todavía es un gran problema para la integración política?

 


Europa no es un pueblo, sino una construcción voluntaria de pueblos que han aprendido –por su historia común de violencia– que la apertura y la unidad son condiciones para una vida feliz y próspera. Como tales, los ciudadanos europeos deben tener cuidado de aquellos que abogan por volverse fronteras adentro diciendo hablar en nombre de ellos. Al contrario, deben de darse cuenta de que tienen un interés en reforzar las formas democráticas de cooperación y en mejorar la felicidad de sus vecinos. Para los líderes políticos europeos, esto implica reforzar el rol de la democracia representativa y promover el altruismo o podría dar pie, por ejemplo, a ampliar los objetivos del programa Erasmus o una iniciativa de Seguridad y Defensa europea, como ya mencioné.

Publicado enInternacional
Lunes, 27 Junio 2016 06:45

Gran Bretaña fuera

Gran Bretaña fuera

Europa está metida en una recuperación económica que se ha extendido largamente, ha sido lenta y, además, frágil. El gobierno con sede en Bruselas es muy cuestionado en cuanto a su liderazgo político y su excesivo peso burocrático; también por el alejamiento con los ciudadanos.


El Banco Central Europeo no alcanza a afianzar el crecimiento del producto, el aumento del empleo y los salarios. Tampoco consigue regenerar el crédito y la solvencia del sistema bancario comercial. La desigualdad social ha crecido notablemente en los últimos ocho años; en algunos países es mucho más ostensible que en otros, Alemania parece haber resistido mejor, Grecia está en el otro extremo.


Todo esto ocurre en medio de una gran crisis migratoria que no sólo ha impactado en términos de los recursos financieros y materiales que exige, sino que ha ido calando hondo en las sociedades europeas, y provoca una visible reacción de corte nacionalista y xenófoba. La situación pone de manifiesto la idea de que hay demasiada gente de fuera, mucha de ella con una cultura y religión distintas que perturban. Los británicos lo han dicho ahora en las urnas.


No es este un asunto exento de serias complicaciones y no debería trivializarse, aunque en principio se esté en desacuerdo con tales actitudes. Las posturas más liberales al respecto, especialmente en Europa, pero también en el resto de Occidente, tienen enfrente un arduo proceso de pensamiento, de elaboración política y de expresión a escala social.


La política en el continente está en un periodo de recomposición con fuertes tendencias a la derecha y no precisamente una de carácter tolerante. Los partidos de la derecha han cosechado ganancias políticas del descontento, y se radicalizan cada vez más.


El ambiente, entre la carga económica sobre la sociedad y la migración, a la que se suma la violencia, es ahora más propicio para que el extremismo prospere. El Frente Nacional de Le Pen, en Francia, se fortalece, y con ello la posibilidad para acceder al gobierno. Mientras tanto, el presidente Hollande y su ministro Valls, socialistas, enfrentan las protestas de los trabajadores y las huelgas. Hungría y Polonia son casos sonados de giros al autoritarismo y la separación, pero los hay más en la zona de la Unión Europea (UE) y hasta en los países nórdicos.


La otrora potente socialdemocracia en la región está de capa caída. La Tercera Vía de Tony Blair fue un fiasco. La izquierda política no tiene plan ni destino. La idea misma de Europa, como se ha ido fraguando durante décadas en torno a la Comunidad y la Unión, aunada a la creación del euro, está cuestionada.


El eje político que en algún momento representaron las capitales Berlín, Londres y París estaba ya debilitado y ha recibido un mazazo con el voto por la salida de Gran Bretaña de la UE. Este es un golpe frontal a los acuerdos políticos de la zona y pone en entredicho el liderazgo de los actuales gobernantes. Nadie puede minimizar este hecho, el voluntarismo no prosperará, el gobierno regional no tiene una estrategia. La evidencia es, en cambio, la del regocijo general de las fuerzas más a la derecha, apenas saberse el resultado de la elección del día 23.


La primera víctima es Cameron, que renunciará en unos cuantos meses. La campaña para asegurar un voto por la permanencia fue tibia en el mejor de los casos e ineficaz a las claras. La que hicieron Johnson y Farage para alentar la salida estuvo marcada por acentos demagógicos y populistas, no demasiado alejados de los que ha ofrecido Trump en Estados Unidos. Este es el reinante espíritu de esta época.


Esto podría indicar una tendencia que amenaza a Francia; un impulso para los separatistas escoceses con renovados argumentos; la extensión de los nacionalismos y el aislacionismo, de lo que hay indicios en Holanda. Se pueden reforzar los movimientos antiextranjeros y en contra de las minorías; es una historia conocida y que tiene todos los visos de repetirse. Tenderá a fortalecer a Putin en Rusia. Pondrá al nuevo gobierno estadunidense que inicia a fin de año en una situación inesperada y muy complicada en cuanto a su política exterior con respecto al escenario en el que comenzaron las elecciones primarias.


Todo esto parece un coctel bastante tempestuoso. No es difícil dudar de la capacidad política para encauzar estos procesos por una vía conciliatoria, que tome un rumbo pacífico. Hanns Magnus Ensenzberger, siempre un lúcido observador de los hechos sociales, ha escrito recientemente: Puede que pase mucho tiempo antes de que los seres humanos estén preparados para aceptar la paz. Basta echar un vistazo alrededor del planeta.


Hay quienes sostienen que el Brexit expone el claro rechazo a las políticas neoliberales en boga y su peso en el curso de la crisis desde 2008. La economía siempre cuenta. Lo que habría que discernir es si este es el motivo predominante en este caso. El desgaste social es, sin duda, muy grande. La geografía del voto británico indica que son las zonas con población blanca de trabajadores las que votaron por salir. Pero me temo que el asunto de la política económica no es el detonante principal. Después de todo, desde la señora Thatcher hasta ahora no ha prevalecido más que el neoliberalismo y la desindustrializacion con cara de conservadores y de laboristas. Los ingleses en especial no han sido entusiastas de Europa.


El creciente ritmo de llegada de extranjeros, sean otros europeos, sean africanos, indios y pakistaníes, y ahora los sirios con las variadas expresiones que acarrea, algunas de ellas llevadas hasta el extremo, es uno de los factores clave que han empujado al inicio del desmembramiento de la Unión Europea

Publicado enInternacional