Domingo, 04 Octubre 2009 08:10

La crisis tiene dos caras

Les sonríe a los poderosos, castiga a los infelices y la teoría de los círculos financieros es hija de una concepción darwinista selectiva: los estadounidenses que se arriesgaron a comprar casa con ventajosas hipotecas se merecen lo que les pasa. Así lo registra críticamente Nomi Prins, autora de It takes a pillage (John Willy & Sons, 2009) y ex directora ejecutiva de Goldman Sachs. El hecho es que a mayo de 2009, los bancos prestamistas habían pedido la ejecución de la hipoteca de más de cinco millones de propiedades. Perspectiva: sus habitantes, a la calle.

El gobierno Obama destinó miles de millones de dólares para apoyar a las entidades bancarias y a varias grandes empresas a fin de resolver la crisis financiera. A regañadientes, la Reserva Federal y el Tesoro desembolsaron 13 billones para “corregir la situación inmobiliaria”. Prins señala que ese dinero habría podido costear las hipotecas de todo el país –su total ascendía a 11,9 billones de dólares a fines de diciembre de 2008– “y aún quedaba un billón para comprarle una vivienda a cada estadounidense que no pudiera hacerlo”. Pero ocurre otra cosa: el número de procesos de ejecución de las hipotecas impagas llegó a más de 300.000 en cada mes del período marzo/agosto del presente año (www.bloom berg.com, 10-9-09.) Hay más.

La Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo norteamericano estimó que la cantidad de desocupados y empleados part-time ascendía a casi 25 millones en agosto de 2009, un 17 por ciento de la fuerza de trabajo (www.bls.gov, 4-9-09). Ese mes se elevó el desempleo en las industrias que más personal ocupan y es interesante ver cómo se distribuye: hombres adultos, 10,1 por ciento; blancos, 8,9 por ciento; negros, 15,l; mujeres adultas, 7,6; jóvenes, 25,5; hispanos, 13; asiáticos, 7,5 por ciento. Los negros, los hispanos y los jóvenes son los más castigados. Las personas que no pueden pagar ni un centavo de sus deudas serán 900.000 sólo en este año (prescriptions.blogs.nytimes.com, 7-9-09). Claro que no todos la pasan mal.

Los ejecutivos financieros rescatados por Obama siguen recibiendo los sueldos y las bonificaciones que solían recibir y no pocos consorcios gigantes aumentaron sus ganancias en el año declarado de la crisis. Véase el caso de la petrolera Chevron, que opera en 120 países. Sus actividades: explorar yacimientos de petróleo y gas natural, explotarlos, refinar la materia prima, invertir en empresas mineras, químicas y eléctricas. Sus beneficios en el 2008 alcanzaron 23.900 millones de dólares, la cifra más elevada de su historia, superior en un 28 por ciento a la del año anterior. David J. O’Reilly, presidente y director ejecutivo de Chevron Corporation, percibió 50 millones de dólares en el 2008 y es apenas el número 15 de los mejor pagados en EE.UU. (www.chevron.com) . Qué ganarán los otros 14.

¿Para quién gobierna Obama? Semanas antes de la reunión del G-20 declaró en una entrevista que Gandhi era su héroe (www.expressindia.com, 11-7-09). Difícil. Es imposible pensar que el líder indio aprobara la inversión de 700.000 millones de dólares en las guerras de Irak y Afganistán en el año fiscal 2009/10, monto que no incluye los gastos de seguridad interior y de los servicios de inteligencia (www.nytimes.com, 6-10-08). El envío previsto de más efectivos estadounidenses a Afganistán engordará esa suma, que decuplica con creces los presupuestos militares de Rusia y China.

El mandatario estadounidense declaró en vísperas de la reunión del G-20 que nunca apreció mucho las manifestaciones de protesta (www.post-gazette.com, 20-9-09) y que lo importante es atender los problemas “concretos, locales, inmediatos, esos que tienen un impacto en la vida de la gente”. ¿Estaba desalentando las manifestaciones contra la reunión que tuvo lugar en Pittsburgh? Pareciera. En todo caso, las que se produjeron fueron reprimidas con balas de goma, gases y un artefacto que ensordece y dispersa a las multitudes (www.inthesetimes.com, 26-9-09). Los manifestantes reclamaban la solución de problemas populares, una acción decidida contra el calentamiento global y el punto final a las guerras de Irak y Afganistán. Sigue en pie esa fatigada máxima: “Lo que es bueno para Wall Street es bueno para EE.UU.”.

Las posiciones que está adoptando Obama lo alejan cada vez más de Franklin Delano Roosevelt, figura con la que se lo compara con frecuencia. Durante su campaña electoral B.O. reiteró una anécdota atribuida a F.D.R., que respondió a las demandas de un líder sindical diciéndole que tenía razón y que emplearía todo su poder para corregir lo que estaba mal, pero agregó: “Sólo pido una cosa. Salgan a la calle y oblíguenme a hacerlo” (www.seatllepi.com, 21-1-09). Era claro que Obama pedía lo mismo, sólo que ahora reprime a quienes le tomaron la palabra.

Por Juan Gelman
 

Publicado enInternacional

“Gracias al ejército israelí”, anunció ayer el diario La Tribuna de Tegucigalpa, la Policía Nacional hondureña posee ahora un cañón sónico (LRAD, siglas de Long Range Acoustic Device) que ahora es “utilizado para neutralizar a los violentos miembros de la resistencia”.

Con el LRAD, también proveído por Israel a través de una firma local propiedad de un ex militar israelí que trabajo con la CIA, las tropas del dictador hondureño Micheletti se beneficia de lo que La Tribuna califica de “tecnología de punta que les ha ayudado a bajar la violencia entre los seguidores de Manuel Zelaya”.

Conocido en el ámbito policiaco como el “Screamer” (“El Gritón”), el equipo es, según el rotativo golpista, utilizado por primera vez “públicamente” en Honduras. No se precisa si los técnicos encapuchados de la policía que lo manipulan son hondureños o si pertenecen a las fuerzas armadas sionistas.

Dice textualmente La Tribuna que se trata de “la última arma secreta en dotación desde hace tiempo por el ejército de Israel, usada públicamente sólo ahora después de muchos años de experimentación”.

LA MULTITUD “SE CONTUERCE DEL DOLOR”

El diario relata cómo funciona el aparato ante una concentración de manifestantes: “pasa un carro blanco con dos policías e igual número de militares, con dos aparatos desconocidos, semejantes a parlantes de sonidos, pero no de los convencionales, se miran modernos”.

Y precisa con el mismo cinismo: “Pocos segundos después emite un sonido que corta el aire: la multitud agitada, cae en pánico, se tapa los oídos y se contuerce del dolor”.

La Tribuna no precisa cuantas veces el arma ha sido experimentada por Israel contra los Palestinos, pero explica que, “sin ser un arma mortal”, el Screamer “puede provocar convulsiones, nauseas y terribles dolores de cabeza, a muchos metros de distancia”.

Este diario, que pertenece al golpista Carlos Roberto Facussé, ex presidente de Honduras, señala que el uso del equipo “es un evento sin precedentes, que representa un significativo cambio en las tácticas de guerrilla urbana”.

“Gracias al ejército israelí, ahora lo tiene Honduras”,  concluye con una evidente satisfacción el autor del texto, evidentemente bien conectado al aprato policial.

El articulo de La Tribuna ofrece una respuesta a las interrogaciones que surgieron después de revelarse, hace unos días, la presencia de aparatos LRAD en las proximidades de la embajada de Brasil, donde se encuentra el Presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya.

Imágenes tomadas por un fotógrafo de la resistencia popular en el medio de los incidentes denunció la presencia del aparato de tipo LRAD de fabricación norteamericana capaz de emitir un sonido estridente que puede causar daños graves al oído de sus víctimas.

Las fotos revelaron también al lado de los operadores del LRAD, la presencia de técnicos, con casco de la policía y encapuchados, que usaban un aparato cuyas características quedaban por descubrir.

Era nada menos que este Screamer cuyos sonidos, efectivamente, provocaron un grave malestar, entonces inexplicable, a todas las personas presentes en la representación diplomática de Brasil, una violación evidente de todos los convenios internacionales en materia del respeto y de la protección que deben otorgar las naciones a las embajadas en su territorio.

El propio presidente Zelaya acusó en varias entrevistas las tropas de la dictadura de usar tales instrumentos de represión. La prensa internacional, en mayor parte propiedad de grandes monopolios, dio poca difusión a estas informaciones.

El propio dueño de La Tribuna, el multimillonario Facussé, pertenece a la Sociedad  Interamericana de Prensa, que consagra su dinero y su tiempo a atacar a los líderes progresistas de América Latina desde su cuartel general de Miami.

Poco después de revelarse la existencia del LRAD, la canciller del gobierno constitucional Patricia Rodas denunció en Nueva York que Yehuda Leitner, ex oficial israelí  radicado en Honduras, era el proveedor de armas “novedosas” y de gases asesinos a la dictadura hondureña.

Este veterano del negocio de la muerte pertenecía, en los años 80, a la red de contrabando del multimillonario Gerard Latchinian, que abastecía en armas a los agentes CIA y terroristas cubanoamericanos Félix Rodriguez y Luis Posada Carriles en sus operaciones luego conocidas cómo  escandalo Iran-Contra.

Latchinian fue liberado en el 2002 por la justicia de Bush, después de cumplir solo 18 años de la sentencia de 30 a la cual había sido condenado por una gigantesca operación de narcotráfico a favor de la Contra nicaragüense.

EL LRAD, UN JUGUETE PREFERIDO POR ESTADOS UNIDOS

En este vídeo de Youtube usted puede ver cómo funciona este artefacto, con los que se amenazó hace apenas una semana a los manifestantes contra la Cumbre del G-20, en la ciudad Pittsburgh (California).

De acuerdo con el analista Nick Turse, hay evidencias del uso de esta tecnología desde el 2004, cuando los marines la utilizaron en Iraq. Entonces Woody Norris, presidente de la American Technology Corporation, que fabrica en Estados Unidos este artefacto, aseguró que con esto se lograba “poner de rodillas a mucha gente.”

Ese mismo año, el LRAD fue desplegado en las calles de la Gran Manzana (pero aparentemente no utilizado) por el Departamento de Policía de Nueva York, como respaldo para ser utilizado en las protestas contra la Convención Nacional Republicana. En 2005, fue enviado a “áreas alcanzadas por el huracán Katrina” para posibles propósitos de “control de multitudes” y, en 2006, estuvo en manos de agentes de la Patrulla de Fronteras de EE.UU.

Ese mismo año, también se reveló que el Departamento del Alguacil del Distrito de Los Ángeles había comenzado pruebas del uso de estos equipos, contralados por control remoto y vehículos no tripulados de vigilancia –no diferentes de los que operan ahora mismo sobre ciudades iraquíes. (Ver: “El Pentágono planifica una nueva guerra de 100 años. Contiendas en los barrios marginales”, de Nick Turse. En: Tom Dispatch, 15 de octubre de 2007)

Por Jean Guy Allard, especial para Cubadebate

Publicado enInternacional
URGENTE. Radio Liberada está informando en este momento, que por toda la ciudad se expanden esos gases tóxicos y la gente está sintiendo los efectos. Hombres, mujeres, niños y niñas presentan los siguientes síntomas: problemas respiratorios, vómitos con sangre, micciones y defecaciones con sangre, problemas en la piel, dolores fuertes de cabeza.

La población civil está siendo afectada. Inclusive en la Colonia 3 Caminos (lejana a la embajada de Brasil)  sus habitantes presentan esos  síntomas. Mucho más en la embajada  o en las zonas cercanas.

Radio Liberada piden por favor a la comunidad internacional que los y las especialistas en gases químicos que  conozcan como se debe actuar, se comuniquen de inmediato para saber que hacer. Hay médicos que quieren acercarse a la embajada para prestar ayuda pero no los dejan asistir a las personas e incluso acaban de amenazarlos para que se retiren.

Denuncian además que hay helicópteros por Tegucigalpa que están tirando gases químicos en varias zonas de la ciudad. A los lectores y lectoras de Kaos se les sugiere difundir esta información y pedir ayuda internacional.

Viernes, 25 de Septiembre de 2009 17:43


Consejo de Seguridad exige cese de hostigamiento a embajada de Brasil en Honduras


El Consejo de seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó este viernes los "actos de intimidación" realizados por el gobierno de facto de Honduras en la embajada de Brasil en Honduras y pidió el cese inmediato del hostigamiento a esa sede, donde se encuentra refugiado el presidente constitucional, Manuel Zelaya.

Militares lanzan gases dentro de embajada de Brasil en Honduras

Telesur acaba de informar que: "Las fuerzas militares hondureñas comenzaron este viernes una nueva arremetida de presión contra la embajada de Brasil en Tegucigalpa lazando bombas de gas y bloqueando la entrada de insumos a la sede diplomática donde se mantiene resguardado el presidente legítimo Manuel Zelaya desde el lunes.

De acuerdo con el reporte de la corresponsal de teleSUR, Adriana Sívori, varias de las personas que se encuentran dentro de la embajada empezaron a sangrar por la nariz y al orinar. Mientras uno de los médicos que se encuentra en la sede se encarga de atenderlos.

La sede diplomática hasta este viernes se encuentra rodeada con efectivos militares y policías y el gobierno de facto de Roberto Micheletti no se presta para el diálogo con Zelaya.

Este jueves ingresaron representantes de la iglesia católica para conversar con el presidente constitucional sobre todas las irregularidades que está sufriendo este país.

Luego se reunió con cuatro candidatos a las elecciones que está programada para el próximo 29 de noviembre, éstos apoyaron el golpe de Estado del 28 de junio. Elvin Santos (de su mismo Partido Liberal), Porfirio Lobo (Partido Nacional), Felícito Avila (Democracia Cristiana) y Bernard Martínez (Partido Integración y Unidad).

En el encuentro, que se efectuó durante unas dos horas, con los candidatos, se conversó acerca de la búsqueda de una pronta solución pacífica a la crisis desatada en la nación centroamericana pero no se habló de la restitución al cargo de Zelaya.

Sivori aseguró que aún se mantiene el toque de queda en en país. El gobierno de facto no ha dado señales de avalar el diálogo, por el contrario continúa emitiendo comunicados reiterando el toque de queda que inició este lunes.

El presidente Zelaya hizo un llamado a "la Resistencia a mantener la batalla hasta que juntos, pueblo y presidente, logren las reformas constitucionales y la caída de los usurpadores".

En un comunicado, aseguró que el problema de la crisis política en la nación no está resuelto y agradeció a la comunidad internacional por haberse pronunciado con respecto al tema del golpe de Estado y al restablecimiento del orden constitucional.

Esta situación, según Sívori, ha causado mucha expectativa dentro de las personas que se encuentran dentro de la embajada, pues tanto en la Asamblea General de Naciones Unidas, como en las otras reuniones, podrían salir posibles soluciones que le pongan fin a este conflicto.

Militares atacan con gases químicos la embajada de Brasil.


Kaos América Latina

Los golpistas han instalado un dispositivo para disparar los gases.

Zelaya denunció a un canal televisivo de Argentina, en el mismo momento que ocurría, los ataques de que eran objeto en ese mismo momento. Un fotógrafo que está en la embajada sacó fotos de la instalación de los dispositivos (unas tuberías) para realizar esa agresión.

Quienes están en la embajada presentan problemas graves respiratorios, estomacales y neurológicos. Zelaya dijo que en minutos se subirían a Internet esas fotos.
Seguiremos informando...

Comunicado de la Diócesis de Santa Rosa de Copán (Honduras) / Jueves 24 de septiembre de 2009

  1. El presbiterio de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, siempre fiel a los valores del Reino de Dios y al pueblo que se nos ha encomendado apacentar, iluminados por la Palabra de Dios y el Magisterio eclesiástico, hemos analizado el fenómeno del Golpe de Estado y después de maduro examen , queremos compartir nuestras reflexiones al respecto.
  2. Rechazamos el golpe de Estado porque viola la constitución de la República, principalmente los art. 3, 71, 72, 84 y 102, coarta las garantías constitucionales, enfrenta las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional con el pueblo humilde, obliga al pueblo a la insurrección ( cfr. Const. Art 3 ) causa inestabilidad e intranquilidad en la ciudadanía y ha enlutado muchas familias con los homicidios, heridos y golpeados cuyo número aumenta cada día.
  3. El grupo de familias, sumamente enriquecidas, con empresas que viven de los proyectos que el Estado financia, con los impuestos que paga la ciudadanía y el dinero que viene de países amigos, debería decir al pueblo hondureño, las causas y razones que las indujeron a dar el golpe de Estado al Gobierno de José Manuel Zelaya Rosales o que desautoricen al Gobierno usurpador( Cfr. Const. Art 3).
  4.  Creemos que ningún bien material vale la vida de tantas personas que por órdenes de Roberto Michelletti Baín, del Jefe de Estado Mayor Conjunto, General Romeo Vásquez Velásquez, el ministro de Seguridad Jorge Alberto Rodas Gamero, del asesor Billy Joya y ejecutadas por malos agentes de la Policía Nacional, se han producido en el intento de impedir manifestaciones del pueblo.
  5.  Recordamos a todos los ciudadanos, que nadie debe obediencia a un gobierno usurpador y que nadie debe obedecer a una orden de matar personas.(cfr. Const. Art 3..)
  6.  Responsabilizamos al Señor Roberto Michelletti Baín, al actual Congreso Nacional y a los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia por todos los daños que sobrevengan a personas y bienes después de este Golpe de Estado.
  7.  Como ordenados presbíteros, nos solidarizamos con nuestro hermano en el sacerdocio ministerial, el Padre Andrés Tamayo, defensor de nuestros bosques y profeta de estos tiempos, reclamando que la Iglesia Católica no debe amparar al grupo económicamente rico sino a los pobres.
  8.  El Golpe de Estado es fruto de la injusta distribución de la riqueza, que genera en Honduras profundas desigualdades, en la alimentación, en el trabajo, la educación, la salud, la posibilidad de expresión y la participación ciudadana, ya que el 80% de nuestro pueblo empobrecido, es nuevamente víctima de un juegos de poderes, donde quiere imponerse, la soberbia de los más adinerados.
  9.  Interpelados por el clamor de muchos hermanos católicos y no católicos, que esperan de nosotros una palabra profética, en defensa de la verdad y la justicia, iluminando desde la fe, la circunstancias actuales y acompañando al pueblo en el sufrimiento de su lucha reivindicadora citamos las palabras de nuestro querido Papa Benedicto XVI: “ Desear el bien común y esforzarse por el, es exigencia de justicia y caridad. Trabajar por el bien común es cuidar, por un lado y utilizar, el conjunto de instituciones que estructuran jurídica civil, política y culturalmente la vida social”.. (cf Caritas in veritate n. 7) Las palabras de Nuestro Señor Jesucristo consuelan al sufrido pueblo.  “Bienaventurados los pobres por que de ellos es el Reino de los cielos. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados..”(Cfr Mt 5,6).
  10.  Este Golpe de Estado ha sido la oportunidad para solicitar la ayuda de todos los países de la Organización de las Naciones Unidas; porque todos los países del mundo se han dado cuenta de la manera como se administraba y gobernaba Honduras y de cómo se usaban las ayudas económicas que ellos aportaban para el desarrollo social y humano de nuestro país. Lanzamos un S.O..S. a todos los hombres y mujeres de buena voluntad. No abandonen a cinco millones de pobres y a dos millones y medio de hondureños indigentes, oprimidos hoy, por una dictadura militar con la cual han cerrado filas los traidores a la patria.
  11. Agradecemos al Brasil, por asilar diplomáticamente al presidente de Honduras José Manuel Zelaya Rosales.
  12. Tratándose de nuestra patria, no descansaremos hasta que se restablezca el orden constitucional interrumpido por el Golpe de Estado. Con la Palabra de Dios,la enseñanza, la convivencia, la oración y sobre todo con la celebración de la Santa Misa, esperamos vencer (cfr. Hech. 2,42-47).
  13. No tenemos enemigos, si alguien nos adversa, es por odio a la religión católica, a la cual pertenece la inmensa mayoría del occidente de Honduras.
  14. La pertenencia a un partido político, no debe estar por encima de la pertenencia a la Iglesia, siempre que se trate de defender a la gente pobre en contra de la injusticia social.
  15. Les Comunicamos lo que nos dice el papa Benedicto XVI, sobre la teología que debemos profesar en lo socio económico-polí tico “ La doctrina social de la Iglesia, responde a esta dinámica de caridad, recibida y ofrecida. Es “CARITAS IN VERITATE IN RE SOCIALI”, anuncio de la verdad del amor de Cristo en la sociedad. Dicha doctrina es servicio de la caridad, pero en la verdad. La verdad preserva y expresa la fuerza liberadora de la caridad en los acontecimientos siempre nuevos de la historia. Es al mismo tiempo verdad de la fe y de la razón en la distinción y la sinergia a la vez de los dos ámbitos congnitivos. El dasarrollo, el bienestar social, una solución adecuada de los grandes problemas socioeconómicos que afligen a la humanidad, necesitan esta verdad. Y necesitan aún más que se estime y de testimonio de esta verdad. Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social, y la actuación social se deja a merced de intereses privados y de lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad tanto más en una sociedad en vías de globalización, en momentos difíciles como los actuales.” (Caritas in veritate n. 5).
  16. Los exhortamos, a perseverar, en las comunidades eclesiales de base, para llevar a cabo la pastoral popular, que hemos emprendido en todas las parroquias.
  17. Con el amparo poderoso de Nuestra Señora de Suyapa, Auxiliadora de los cristianos, estamos seguros, que ustedes vivirán libres de toda debilidad del cuerpo y alma.
  18. Con la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, reciban también la nuestra. Sus hermanos y amigos del presbiterio de la diócesis de Santa Rosa de Copán, Honduras Centro América.
 
Mons. Luis Alfonso Santos
Obispo Diocesis de Santa Rosa de Copan
24 de Septiembre de 2009.
Publicado enInternacional
Miércoles, 23 Septiembre 2009 19:25

Zelaya denunció un plan para suicidarlo

"Iban a asaltar la embajada (de Brasil) y declarar un suicidio por mi parte, pero José Manuel Zelaya no se está suicidando", afirmó el mandatario de Honduras en una entrevista telefónica con TN.

El plan del Gobierno de facto, explicó Zelaya, se paró porque "la comunidad internacional intervino inmediatamente, incluido Estados Unidos y la OEA (Organización de Estados Americanos)".

"Hoy todavía se corre el riesgo de que sea asaltada la embajada y que se planifique que iba a ser anunciado un suicidio de parte mía como para simular que nosotros habíamos decidido morir antes de que entraran aquí", insistió.

Según Zelaya, con él se encuentran en la embajada de Brasil alrededor de cien personas que están soportando "bombardeos con productos químicos y ondas de ultrasonido que provocan malestar a la salud y ponen muy nerviosas a las personas".

"Han allanado casas vecinas a la embajada", rige "un estado de sitio total" con "miles de prisioneros y personas heridas en los hospitales" en un contexto de "terrible situación de inseguridad", afirmó.

Zelaya dijo que está en contacto "permanente" con el gobernante brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, "y otros presidentes" que asisten a la Asamblea General de la ONU, y expresó su confianza en que prospere la convocatoria al Consejo de Seguridad de la ONU de modo de contribuir a que Honduras "recupere la paz y el diálogo".

"El país está en estado de sitio total, con los aeropuertos cerrados, las carreteras, las empresas y las fábricas cerradas y la gente no puede circular por las calles", agregó.

"Los policías están en las calles reprimiendo, no dejan que la gente llegue a la embajada", denunció Zelaya, que advirtió que "el país no volverá a la calma mientras el presidente está encerrado".
Publicado enInternacional
Militares hondureños rodearon por la madrugada la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde permanece el depuesto presidente Manuel Zelaya, y obligaron a retirarse a los manifestantes que pasaron toda la noche frente al edificio. Las cerca de 150 personas detenidas permanecen en un estadio de béisbol de la Villa Olímpica y hay versiones de que habría al menos tres muertos tras la represión.    

Los sucesos

Los soldados y policías hondureños, muchos con sus rostros cubiertos con gorros pasamontañas, llegaron hacia las 6 locales y lanzaron gases lacrimógenos y golpearon con palos a unos 4.000 manifestantes zelayistas para obligarlos a irse de la zona de la legación brasileña, mientras regía en el país un toque de queda impuesto por el régimen de facto.

Luego de desalojar a los manifestantes, los militares colocaron equipos de amplificación en dirección a la embajada brasileña y comenzaron a tocar en forma estridente el himno nacional de Honduras, dijo Zelaya a la cadena estadounidense CNN.

Zelaya llamó al pueblo de su país a movilizarse para exigir el establecimiento de un diálogo nacional, y reclamó a la comunidad internacional una actuación más enérgica contra del régimen dictatorial.

"Este pueblo tiene que ponerse de pie para exigir el diálogo", exhortó el dignatario en declaraciones desde le embajada de Brasil a la cadena Telesur, citado por la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) de Venezuela.

En opinión del mandatario, la nación está "sometida a una dictadura; la vuelta a regímenes de ese tipo parecía una situación superada en el país, pero ha tenido lugar un retorno al fascismo, que apela a las armas y la violencia para imponer sus criterios".

"Frente al diálogo que yo les planteé, a la propuesta de paz que hemos hecho, tanto la comunidad internacional, un servidor y el pueblo, lo que tenemos de respuesta son balazos, bombas lacrimógenas, muerte, odio y destrucción. Se está instalado una dictadura represiva y criminal en Honduras que debe ser detenida inmediatamente", advirtió.

También calificó de "lamentable y crítico" lo ocurrido tras la asonada militar de junio pasado, y entendió que esa situación repercute "también negativamente sobre los otros pueblos latinoamericanos".

Zelaya insistió en que sí hay un régimen de terror en el país que debe ser atendido inmediatamente por la comunidad internacional.

"En Honduras hay un sólo Presidente, electo por el pueblo, como es su servidor, por lo que exijo a la comunidad internacional que actúe con energía, con determinación, con las diferentes formas que tiene en los aspectos comerciales y económicos, a fin de que este régimen no se perpetúe", sostuvo Zelaya.

Zelaya fue derrocado por un golpe de Estado el 28 de junio, pero fue reconocido como presidente constitucional de Honduras por la Organización de Estados Americanos (OEA), la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (Alba) y el Grupo de Río, así como por la ONU, que aprobó por unanimidad la condena a la asonada militar.

Acerca de la situación de represión en las afueras de la representación diplomática de Brasil en Tegucigalpa, Zelaya denunció: "Los golpistas buscan establecer una estrategia de fichar la embajada, rodearla, cortarle el suministro de alimentos, asfixiar a las personas que estamos adentro, para demostrar la fuerza de su poder y tratar de rodear a quienes estamos aquí, que buscamos una solución para el diálogo en el ámbito nacional".

Zelaya señaló que la comunidad internacional va a hacer sus acciones este martes, aunque el gobierno de facto cerró los aeropuertos nacionales para que nadie pueda visitar la nación centroamericana.

En un mensaje a la Asamblea General de la ONU que comenzará a sesionar mañana en Nueva York, expresó: "Llamo a la ONU porque soy el presidente elegido por el pueblo y es necesario que se aplique la Carta de las Naciones Unidas, tal como pide la OEA. No puedo vivir desterrado, por eso les pido que una resolución inmediata".

Publicado enInternacional

La palabra resistencia en Francia tiene un significado especial porque se usa cuando un grupo de ciudadanos decide defender la República frente a un poder antirrepublicano, por muy ilegal que sea hacerlo. Esa palabra es la invocada por más de 3.000 profesores de Primaria firmantes de "Carta de Resistencia Pedagógica" para el inicio de curso.

El movimiento se formalizó en septiembre. Un núcleo de profesores vio que ni huelgas ni negociaciones lograron frenar ciertos planes del Ministerio de Educación. Medidas que, pese a ser presentadas como de interés general, a juicio de los maestros caminan hacia un Estado policial que destruye la escuela pública. El Gobierno creó hace dos años un fichero informatizado y central (BasEleves) basado en las ideas del presidente Nicolas Sarkozy, un hombre que cree posible detectar los gérmenes de un futuro delincuente en un chaval de 4 años.

Los directores de escuela están obligados a enviar al Ministerio los datos "pedagógicos", suministrados por los maestros, de cada uno de los niños de entre 4 y 12 años. Su puesta en marcha coincide con los primeros globos sonda del Gobierno sobre la necesidad de autorizar la entrada de la Policía en los colegios, y la necesidad de rebajar la edad penal.

Los profesores también resisten contra la aprobación de nuevos programas, una nueva organización de las clases y nuevos horarios. Todo ello, aunque perfectamente argumentado desde la pedagogía y la eficacia por parte del Ejecutivo, ha conducido a una reducción de horarios, a un cierre de aulas y a la supresión de las clases reforzadas con pocos alumnos en barrios difíciles.

Reducción de clases rurales

El recorte se ha notado en las zonas rurales, donde ya se han registrado conflictos. En la localidad pirenaica de Laroque dOlmes, los padres llegaron a retener a tres maestras hasta que intervino la Policía. El nuevo umbral para mantener tres clases de Primaria en un pueblo es de 50 alumnos. En Laroque dOlmes, sólo se presentaron 47, por lo que el Ministerio quiere cerrar la clase.

Los resistentes acusan a las reformas de buscar la destrucción del carácter igualitario del sistema público francés. "En pleno conocimiento de causa, me niego a obedecer" a las nuevas consignas de Sarkozy, rezaba la carta fundacional del movimiento, en noviembre de 2008. Esas fueron las palabras de la misiva que un modesto profesor de Toulouse, Alain Réfalo, envió al inspector académico que le reprochó su desobediencia, y le retiró puntos de su escalafón de salario. Las sanciones de empleo y sueldo se han multiplicado. De ahí que a finales de agosto pasado, los resistentes abrieran una caja solidaria para pagar a los colegas sancionados. Se trata de un gesto similar al que, hace 40 años, tras mayo del 68, dio lugar al nacimiento de las primeras corrientes de liceos públicos autogestionarios. Los 3.000 maestros van a plantar cara.

ANDRÉS PÉREZ - CORRESPONSAL - 21/09/2009 06:00
 

Publicado enInternacional

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que pertenece a  la Organización de Estados Americanos (OEA), visitó Honduras hace dos semanas para verificar en qué situación se encuentran los habitantes del país centroamericano tras el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya, ocurrido el pasado 28 de junio.

Cuatro representantes de diversos países formaron parte de la comitiva, entre ellas su presidenta, la venezolana Luz Patricia Mejía. Desde Caracas, la funcionaria   explica a El Telégrafo el contenido del  informe preliminar -el definitivo se prevé que esté a fines de año- que elaboró la comisión.

¿Cuál es el balance general de su visita a Honduras?
Encontramos tres patrones que son  los más obvios de violaciones de los derechos humanos. El primero está vinculado con las detenciones arbitrarias. En ese sentido  hubo represión hacia un sector político, que son los seguidores de Zelaya y/o los seguidores del regreso a la constitucionalidad. Lo planteo con mucha claridad, pues hay personas que no tienen  una posición a favor de Zelaya, lo que tienen es una postura a favor del regreso de la constitucionalidad.
 
Hubo represión, ¿cómo?
 Ese  es el  segundo patrón. Un mecanismo de uso excesivo de la fuerza. Y cuando hablamos de uso excesivo de la fuerza, es que pudimos identificar, a través de testimonios  de participantes de manifestaciones, que habían sido lesionados y maltratados. Y el tercer patrón, una cantidad de métodos de control contra el libre flujo de la información.

¿De qué forma las  personas eran   sometidas?
Por ejemplo, a través de toletes o bastones policiales. Personas que estando ya detenidas  se les colocaba bombas lacrimógenas en las celdas. Una vez que los organismos de seguridad recibían la orden de desalojo, el proceso que se iniciaba para reprimir una manifestación era absolutamente violento.  
 
Hablemos del segundo punto, fuerzas policiales contra seguidores de Zelaya...
Una de nuestras principales preocupaciones era dónde estaban  las personas detenidas, porque  conocíamos  que habían alrededor de cinco mil, pero comprobamos que las detenciones no   terminaban en un proceso. Eran detenciones básicamente en el marco de un decreto cuestionable en términos no solo jurídicos, sino en los de derecho internacional y de los derechos humanos, que es el decreto de Restricción de Garantías, y que -salvo escasas excepciones- no duraban más de 24 horas. Pero había un problema  adicional.


 ¿Torturas?
Los malos tratos los pudimos identificar como le señalé anteriormente, el problema es que no había registro de las personas  detenidas, con lo cual los elementos para poder determinar si una persona estaba o no presa eran muy frágiles.

Y tampoco se pudo registrar que fueron maltratadas...
Claro, nadie lo registraba. Salvo escasas excepciones, el Ministerio Público era notificado de la detención. Las organizaciones de Derechos Humanos, que son las que han tenido un papel más activo y  las que han estado vigilantes ante estos hechos, tenían la información sobre el estado de  salud de las personas.

¿Hay personas detenidas ahora?
Tuvimos la oportunidad de visitar a doce detenidos por una manifestación ilícita y, de ellos, tres fueron puestos en libertad plena y otros seis iban a ser procesados.

Pasemos al caso de los  fallecidos, el informe habla  de cuatro muertos...
Pudimos obtener información concreta de cuatro personas fallecidas en el marco de las manifestaciones. De ellas, dos habrían fallecido por proyectiles, cuyas características eran de uso oficial, es decir de armas rápidas a la que solo tenían acceso los organismos de seguridad.   Sin embargo, a través de la Fiscalía conocimos   que el proceso de investigación no ha sido tan rápido, y que la dificultad  está vinculada con la poca colaboración que la gente presta para la investigación debido a la poca credibilidad que tiene  la institucionalidad democrática del Estado.

¿Cuál es la situación de  los medios  de comunicación?
Uno  está  en el proceso de polarización y dos,   que con su participación activa en este proceso de polarización, magnifican los elementos para que las personas sigan polarizadas. Por ejemplo, los medios que apoyan el golpe de Estado no informan sobre la represión, ni de   los   detenidos ni sobre la violación de los derechos humanos. Por otro lado, hay un ataque claro a aquellos medios que están informando.

¿Cómo?
Fueron militarizados después del golpe de Estado varios medios. Además, se interrumpieron las transmisiones,  porque se suspendió  el servicio eléctrico en las zonas donde  funcionan las radios.

¿Hay medios cerrados?
Han sido cerrados medios que han vuelto a abrirse, pero que durante el tiempo en que fueron cerrados les han generado  miedo, que impide que cuando  se vuelven a abrir, puedan libremente plantear los hechos.


Después de la visita de la CIDH, hubo una serie de críticas de los seguidores de Zelaya y del gobierno de facto, este último  dijo que el informe no les satisfizo porque respondía a la orientación  de la OEA...
Sabíamos que había una opinión de sectores manejados por el gobierno de facto de que el informe que hiciera la comisión  iba a ser parcializado. Pese a lo que se ha dicho, la CIDH se reunió con ambos sectores de la población hondureña, que nos permitió una visión muy amplia de lo que está ocurriendo, pero quizás el hecho de que la comisión no haya fijado posiciones políticas generaba una expectativa respecto al papel político que podía hacer la comisión.

Pero ¿respondían a la orientación del Secretario de la OEA?
La CIDH es un órgano imparcial de la OEA, para nada recibimos instrucciones del Secretario General. Lo que pasa es que la comisión tiene una posición frente al golpe, que coincide con la OEA, lo cual  no significa que  sigamos sus instrucciones.

En el caso de los seguidores de Zelaya, ellos criticaron que la comisión estuvo    poco tiempo...
Había  mucha expectativa de que la comisión montara una oficina de manera permanente y nos quedáramos  mucho más tiempo, porque los mecanismos de represión en la semana que estuvimos desaparecieron.  La gente quería que esta situación que se mantuvo en ciertos niveles de calma dure más, pero eso no nos corresponde. Además,  no tenemos los recursos ni la capacidad de hacer ese trabajo. Nunca lo hemos hecho.

Diana Auz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Editora de Mundo

Publicado enInternacional
Viernes, 14 Agosto 2009 15:13

Honduras: Continua escalada represiva

El jueves 13, a casi siete semanas del derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, el Frente Nacional contra el Golpe de Estado dio una conferencia de prensa en la capital de Honduras, para denunciar la violencia excesiva y la represión. También criticó al régimen golpista por la utilización de centros de detención que recuerdan la violencia, las desapariciones y torturas de la década de 1980. Por su parte, la quinta delegación de observadores/as internacionales emitió un boletín en el que denuncia "las múltiples y graves violaciones de derechos humanos perpetradas por las fuerzas de seguridad del Estado, tales como la policía nacional, el Comando de Operaciones Especiales (COBRA) de la policía nacional, y el ejército nacional". Expresó  su gran preocupación  por la “situación de deterioro rápido y acelerado de los derechos humanos en el país y por el bienestar de las múltiples personas que aun están detenidas".  Exigió que las autoridades entreguen una lista con los nombres de todas las personas detenidas, con información sobre su estado de salud.

En su declaración, los/as observadores/as internacionales recordaron cómo cientos de policías y militares rodearon la marcha del miércoles en Tegucigalpa y utilizaron gran cantidad de gases lacrimógenos, gas pimienta y armas de fuego contra los/as manifestantes que marchaban pacíficamente hacia el Congreso Nacional, donde se debatía un proyecto de ley que propone restablecer el servicio militar obligatorio. Cuando los manifestantes intentaron evacuar el centro de la ciudad, las patrullas policiales persiguieron, capturaron y golpearon a numerosas personas, incluyendo a jóvenes y ancianos, así como a personas que no participaron en la manifestación. Los/as observadores también documentaron la agresión contra los/las periodistas con credenciales. En la ciudad industrial de San Pedro Sula, donde se llevaba a cabo una manifestación al mismo tiempo que en Tegucigalpa, cientos de personas fueron también detenidas. Más de dos docenas de personas siguen detenidas y unas seis siguen sin aparecer desde el jueves, y se teme que estén desaparecidas. En ambas ciudades, numerosas personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad. Marvin Ponce, diputado del Partido de Unificación Democrática y miembro del comité ejecutivo del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado, fue uno de ellos y sufre de múltiples fracturas.

Algunos lugares de reunión utilizados por el Frente Nacional contra el Golpe de Estado también han sido objeto de vigilancia, ocupación y agresión.  El edificio del Sindicato de Trabajadores de Bebidas (STIBYS), que es de propiedad privada y utilizado con frecuencia como un lugar de encuentro por el Frente, fue reportado como blanco de la vigilancia militar y, durante la noche, varios disparos impactaron contra el edificio.  Del mismo modo, el martes por la noche se efectuaron disparos contra las oficinas de Vía Campesina cuyo coordinador, Rafael Alegría, es un líder muy visible del comité ejecutivo del Frente.  Además, la Universidad Pedagógica, donde las personas se reúnen a diario antes de salir a las marchas pacíficas, fue tomada por militares el miércoles por la tarde. Varias docenas de personas se mantuvieron detenidas en este edificio durante la tarde y la noche, por parte de cientos de oficiales militares así como miembros de las fuerzas especiales de policía (COBRA). Inicialmente, solo se permitió la entrada a fiscales para observar lo que estaba ocurriendo, mientras que a la sociedad civil y a las delegaciones internacionales de Derechos Humanos las hicieron esperar durante varias horas antes de permitirles ingresar.

Por su parte, el Frente Nacional contra el Golpe de Estado también criticó a las fuerzas armadas por el uso de los centros de detención relacionados con la violencia, la tortura y las desapariciones llevadas a cabo en los años 80, y condenó el vandalismo que tuvo lugar a raíz de una marcha pacífica el martes pasado, que fue utilizada por el régimen de facto para justificar el incremento de la represión y por los medios de comunicación para mostrar a los manifestantes como violentos. El Frente definió a estos incidentes como "el producto de la provocación de infiltrados" y recordó que el asesor de seguridad especial del gobierno de facto es Billy Joya, un ex miembro del infame Batallón 316, que fue una unidad paramilitar responsable de la muerte de cientos de personas.

El coordinador de la Vía Campesina y miembro del comité ejecutivo del Frente Nacional, Rafael Alegría, declaró: "En principio, el Frente apoya marchas pacíficas y exige la movilización pacífica. En ningún momento convocamos a actos violentos. Parece que estos incidentes son responsabilidad de grupos interesados en arruinar la movilización social". Un observador internacional también comentó a ALAI que está "muy impresionado". "Veo gente con mucha dignidad y fuerza –continuó- que han logrado mantener una movilización durante todo este tiempo, y en las condiciones que hemos visto. Este es un movimiento popular sin recursos que se ha movilizado sin violencia de una manera ejemplar”.  Reflexionando sobre la manera en que incidentes como la quema de un autobús y de un restaurante el día martes son utilizados contra el movimiento, añadió: "Es importante valorar la resistencia pacífica de estas personas que exigen el retorno a la constitucionalidad y la transformación de un Estado que se basa en las históricas injusticias".

Representantes del Frente añadieron que se están tomando medidas a fin de evitar nuevas perturbaciones y hacen un llamado a que se realicen más actos culturales para la resistencia y hacia el restablecimiento del Presidente Zelaya, así como el establecimiento de una Asamblea Nacional Constituyente para reescribir la Constitución del país acorde a los intereses de la mayoría pobre de Honduras.

- Jennifer Moore es periodista independiente canadiense desde Honduras para ALAI y FEDAEPS.
Publicado enInternacional


Tegucigalpa, 12 de agosto. Alba Leticia Ochoa, 52 años, ingeniera agrónoma con estudios de posgrado en Costa Rica, camina altiva en medio de tres cobras: “¡Me llevan porque no ando con (cédula de) identidad!”, grita. Uno de los cobras –policías antimotines con uniformes camuflados, los más duros– intenta empujarla: “¡Voy caminando!”, se impone Alba Leticia, antes de traspasar la valla de militares que resguarda la sede del Congreso Nacional.

Adentro se la cobran. Frente a una pared, unas 15 personas están tiradas en el piso, sin camisas y sin zapatos, varios de ellos con lesiones por los macanazos recibidos (aunque, en rigor, los soldados no portan macanas, sino tubos. Dos policías quieren obligar a Alba Leticia a echarse al piso, al lado de los otros detenidos. Ella se resiste. Un policía le tira un golpe. Entra al quite una mujer de uniforme. Alba Leticia se desgarra a gritos. Un oficial hace una seña y los soldados de la primera fila alzan sus escudos para que fotógrafos y camarógrafos no capturen la golpiza.

La escena se repite una y otra vez, desde la una de la tarde, hora en que comienza la cacería por todas las calles del centro. Llegan más detenidos, algunos con huellas visibles de los golpes. Reciben el mismo trato. “Me llevan nada más porque ellos quieren”, dice un hombre. Semidesnudos, los tienden en el suelo, a los pies del salón de sesiones, donde el pasado 28 de junio los diputados hicieron presidente a Roberto Micheletti, tras aceptar una supuesta renuncia de Manuel Zelaya.

Como si fuera función de circo

Policías y empleados del Congreso se acercan a los detenidos para mirarlos, como bichos raros. Desde los ventanales de arriba, otros empleados parecen asistir a una función de circo. Los soldados alzan una y otra vez sus escudos, en un intento de que no haya testimonios gráficos.

A pesar de que el Congreso es una muralla verde, la gente se acerca poco a poco. Un hombre suplica: “Llévenlos, pero no los golpeen!” Mabel Carolina López, cuya hermana está ahí, tendida en el piso, deja los pulmones en su reclamo: “¡Mi hermana es maestra de Choluteca y está golpeada, le dieron de toletazos! ¡Tienen que venir los cascos azules, nos están matando, ya no soportamos esto!” Los soldados ni se inmutan.

Un nuevo contingente de soldados llega desde una calle aledaña: “¡Fuera! ¡Circulen!” “¡Prensa internacional!”, dice una voz. “¡Largo de aquí!”, vocifera el valiente capitán, mientras reparte golpes con un fuete.

Mabel Carolina se va con un grito: “¡Ya van a ver cuando venga (Hugo) Chávez, desgraciados!”

Los consejeros

A unos pasos de donde yacen los zelayistas, y algunos ciudadanos que sólo pasaban por el centro de la ciudad, está la oficina del teniente coronel retirado Eric O’Connor Bain, jefe de seguridad del Congreso y primo del presidente de facto Roberto Micheletti Bain. Para entrar a las sesiones públicas del Congreso es preciso pasar por una entrevista con él, y dejar con sus asistentes copias de pasaporte y credenciales de prensa. “¿Y por qué le interesa Honduras?”, suelta, muy amigable, la pregunta de apertura de su interrogatorio.

En los sesenta, el entonces subteniente O’Connor Bain, hijo de mexicano-irlandés, estuvo en dos oportunidades en la Escuela de las Américas, en cursos de “tácticas” y “armas de infantería”. Ya en los últimos años, cuenta un viceministro de Zelaya, O’Connor es el filtro para acercarse a su primo, presidente del Congreso hasta el pasado 28 de junio. El mismo funcionario asegura que O’Connor llevó a un personaje célebre, el capitán Billy Joya, a trabajar en la campaña de Roberto Micheletti, cuando el ahora presidente de facto buscó la candidatura presidencial del Partido Liberal (y quedó en tercer lugar).

Las calles de esta ciudad están llenas de pintas que rezan: “Billy Joya asesino, el pueblo no olvida”. Joya fue pieza clave del Batallón 3-16, que en los años ochenta torturó, desapareció y asesinó a centenares de hondureños. En los primeros días posteriores al golpe apareció en la televisión, en calidad de “analista político”, para explicar que el malévolo plan de Manuel Zelaya se remontaba a líneas trazadas por el diario Pravda y por Salvador Allende.

Luego, dio una entrevista a Ginger Thompson, del New York Times, en la que aseguró que nunca le probaron nada, además de declararse orgulloso de haber formado parte de una política cuyo lema era: “El mejor comunista es el comunista muerto”.

Esos son los personajes que ayudan a Micheletti a cumplir la promesa que hiciera el pasado 31 de julio: “Vamos a poner orden en este país”.

La marcha del día comienza en la Universidad Pedagógica, donde ayer los disturbios terminaron con un autobús y un restaurante en llamas.

Unos diez mil manifestantes avanzan en calma los cuatro o cinco kilómetros que los separan del centro de la ciudad. Al grito de “¡Si buscas un ladrón, en el Congreso hay un montón!”, la vanguardia de la marcha se desvía al Congreso Nacional, a una cuadra del Parque Central, custodiado por los militares que según el gobierno están en sus cuarteles.

Distraído o temerario, el democristiano Ramón Velásquez, vicepresidente del Congreso, sale en ese preciso momento. Los manifestantes lo reconocen. “¡Golpista!”, le gritan. Algunos le arrojan agua. Un hombretón de plano se le va encima y lo derriba. Otros manifestantes lo protegen. Es la orden de arranque.
 
El vicepresidente del Congreso de Honduras, Ramón Velásquez, es golpeado por un zelayista durante una protesta en repudio al régimen de facto afuera de la sede del Legislativo, ayer en TegucigalpaFoto Reuters
Policías y soldados rompen filas. El grueso de la marcha no se da por enterada. Lo que es primero un enfrentamiento de gases lacrimógenos contra piedras se convierte pronto en una cacería. Policías y soldados avanzan por las calles para cercar y separar a los marchistas. Los comercios cierran sus puertas. Un helicóptero no deja de tronar sobre las cabezas. Uno de los primeros en caer, víctima de tremenda golpiza según testigos, es el diputado Marvin Ponce, de Unificación Democrática.

El cable de Notimex dirá horas más tarde que los zelayistas intentaron “entrar por la fuerza” al Congreso, aunque ni lo pretendieron ni podrían haberlo logrado.

Durante cerca de dos horas los policías van de un lado a otro, cercando a los marchistas y deteniendo a los que se desvalagan. Las estaciones de policía se llenan de presos. Algunos grupos de jóvenes no dejan de lanzar piedras contra las fuerzas del orden, pero también contra edificios y automóviles.

–Me preocupa usted, porque no puede correr– le dice un hombre a una anciana.

–Por eso me gusta andar sola, para que nadie se preocupe– responde la mujer, en la suma de absurdos en medio de la batalla.

Los rezos

“¡Agua, agua!”, dice un hombre que, muy tranquilo, reparte bolsas del líquido sin ocuparse del gas lanzado a tres metros de sus pies. Un contingente de soldados avanza: todos pertrechados con tubos, escudos y un M-16. Pero uno de ellos carga un extintor… y un palo de escoba.

Cada tanto, personas vuelven a reunirse frente al Congreso. Y cada tanto policías y soldados los desalojan blandiendo sus toletes. Un policía hace el ademán de golpear a unos muchachitos de secundaria con todo y sus unifomes: “¡Estudien para que no sean chepos!” (lo mismo policías que soldados son llamados así).

Los militares con rango miran la escena desde arriba, como quien dirige una batalla contra un peligroso enemigo de la patria. Lentes negros, brazos cruzados, barbilla alzada, y un brazo que indica dónde o a quién tundir.

Las sirenas de las ambulancias completan el panorama. Los heridos con suerte son sacados en camillas. Un taxista que trabaja en la zona observa que los detenidos del Congreso son sacados y subidos a un camión del ejército. Sigue al camión y luego se va a Radio Globo, donde cuenta: “Eran 33, los sacaron por el portón de abajo y los llevaron al Fuerte General Cabañas”.

Corre de una calle a otra la profesora Hedmé Castro, y señala los edificios aledaños desde donde, dice, lanzan el gas lacrimógeno.

El hombre de los bigotes está entregado, indefenso. Su pecado: llevar un sombrero como el que usa el presidente Manuel Zelaya. El policía que lo lleva asido de la camisa lo zarandea, otro le quita la mochila y la estrella en el suelo. Lo avientan al centro de un grupo de cobras. Llueven los toletazos. Los manifestantes que se atreven todavía a andar por ahí gritan: “¡Déjenlo, déjenlo, ya no le peguen!”

A la misma hora, policías y soldados toman control de la Universidad Pedagógica donde, según un informe oficial, detienen a 95 personas. El objetivo es que los marchistas venidos de otros lugares del país no tengan donde dormir.

Poco antes de que llegue la marcha, la diputada María Eugenia Landa ha exigido una “reunión de emergencia para tomar medidas inmediatas para rescatar a nuestra ciudad del vandalismo”. La diputada se lamenta: “Me indigna la manera como han dañado el ornato de la capital. Por doquier hallamos letreros que desmoralizan y ya es hora de que depongamos esa violencia”.

Le hacen caso de inmediato, aunque el resultado sea, según denuncia el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Codadeh), “veinte personas con lesiones, dos de ellas totalmente deformadas por los golpes y que no se sabe si sobrevivirán”.

A las cinco de la tarde, dos horas antes de inicio del encuentro de futbol, también les tunden a los manifestantes en San Pedro Sula. “Estos traidores a la patria deben entender que los hondureños no nos vamos a doblegar”, dice desde esa ciudad la diputada Silvia Ayala.

Las acciones para “poner orden” habían comenzado antes. En la madrugada, pese al toque de queda, las oficinas de Vía Campesina, del Sindicato de Trabajadores de la Industria de las Bebidas y la UPN son tiroteadas por desconocidos que sólo causan daños materiales.

Diez minutos antes de que comience el partido de futbol entre Honduras y Costa Rica, Roberto Micheletti aparece en cadena nacional para denunciar el “hostigamiento externo” acompañado de “brotes de violencia interna”. Promete que respetará los derechos humanos. Denuncia el financiamiento con dólares del exterior de “pequeños grupos de oposición” e invita a la ciudadanía a denunciar a “extranjeros sospechosos”. Para cerrar, pide a todos los hondureños orar “porque ganemos este partido”.

Cuando cae la noche y se juega el crucial encuentro, el dramaturgo Tito Ochoa pide ayuda para encontrar a su hermana, la agrónoma Alba Leticia, pues en todas las estaciones de policía se la niegan.
 

Publicado enInternacional
La manifestación celebrada este jueves en Tegucigalpa en apoyo al presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, se ha saldado con un total de 26 heridos, entre ellos un profesor que ha recibido un disparo en la cabeza, y 88 detenidos.

El docente, identificado como Riger Abrahan Vallejo Cerrano, de 38 años, tiene una herida producida por una bala calibre 9 milímetros en la sien derecha y su pronóstico es "reservado", según el hospital donde ha sido ingresado. Además, entre los detenidos figuran el candidato presidencial Carlos H. Reyes y el sindicalista Juan Barahona, líder del Frente Nacional contra el Golpe de Estado.

Aunque la policía no se ha pronunciado sobre este hecho, algunos medios locales mencionan que los disparos fueron efectuados por unos supuestos "infiltrados" que generaron el caos poco después de haber comenzado la marcha.

El incidente se produce durante una intensa jornada de manifestaciones a favor del regreso de Zelaya al poder en las que la policía, ayudada por el Ejército, ha empleado gases lacrimógenos y chorros de agua a presión. Además, se han producido huelgas en algunos sectores -entre ellos el educativo- que desde hace un mes han estado ejerciendo presión contra el Gobierno de facto de Roberto Micheletti.

Desde que el pasado 28 de junio el Ejército hondureño expulsara a Manuel Zelaya y el Parlamento nombrara presidente a Roberto Micheletti, la tensión entre los seguidores de uno y otro líder ha marcado la pauta de la escena política en el país centroamericano, alcanzando su culmen en las intentonas del derrocado presidente por pisar suelo hondureño.

Acusará a los golpistas de "delitos de lesa humanidad"

El depuesto presidente de Honduras ha anunciado en Managua que acusará ante la Corte Penal Internacional al nuevo gobernante de su país, Roberto Micheletti, y al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el general Romeo Vásquez, de delitos de lesa humanidad.

Según ha afirmado, interpondrá la acusación en las "próximas horas". La demanda incluye a los miembros de la Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas de Honduras, a la directiva del Congreso, al fiscal Luis Rubí y al magistrado Tomás Arita, entre otros.

Este jueves, en el que el ex mandatario hondureño se reunió en Managua con el embajador de EE UU en Tegucigalpa, el líder opositor nicaragüense, Eduardo Montealegre, visitó la embajada de Honduras para tratar de entregarle una carta. En ella, le pide que no use el territorio nicaragüense para organizar una insurrección contra el nuevo Gobierno hondureño. Le explicaron que Zelaya estaba reunido y no le permitieron entrar, informa Efe.

Hace dos días, Zelaya pedía a Washington embargar las cuentas bancarias de los "golpistas" hondureños en EE UU y continuar "apretando" a las nuevas autoridades de su país tras celebrar que la Administración de Barack Obama revocara el visado diplomático a cuatro funcionarios del nuevo Gobierno.

EUROPA PRESS - Tegucigalpa - 31/07/2009

  




Publicado enInternacional