Asciende a 66 la cifra de muertos al explotar una toma clandestina de gasolina en México

Muchos de los heridos sufren graves quemaduras y se teme que se encuentren mas cadáveres calcinados en las cercanías del oleoducto


López Obrador comenzó una batalla al robo de hidrocarburos a través de los ductos de Petróleos Mexicanos, que genera pérdidas estatales millonarias


México sufre una crisis de desabastecimiento en unos diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas, compras de pánico y el sabotaje de ductos

 

El número de muertos por la explosión de una toma clandestina de gasolina en el estado mexicano de Hidalgo ha subido de 21 a 66 personas en las últimas horas, según han informado este sábado fuentes oficiales.


"El saldo que tenemos al momento de lo ocurrido en Tlahuelilpan es de 66 personas fallecidas y 76 personas heridas, que están siendo atendidas en distintos hospitales", ha indicado en Twitter el gobernador estatal, Omar Fayad.


Muchos de los heridos sufren graves quemaduras y se teme que se encuentren más cadáveres calcinados en las cercanías del oleoducto donde centenares de personas se agolparon para robar el combustible de la fuga provocada a media tarde del viernes.


En una conferencia de prensa convocada este sábado en la mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, instó a los ciudadanos a que abandonen esta modalidad de robo de hidrocarburo, conocida como "huachicoleo".


"De manera sincera, nos entristece lo sucedido, y también comentar a los familiares de los heridos que estamos dando atención especial en hospitales y que se está buscando salvar vidas", ha señalado el mandatario.


El gobernador estatal, Omar Fayad, ha explicado que en el momento en el que se conoció la fuga se intentó acordonar la zona, pero que fue imposible porque había cientos de ciudadanos en el lugar de los hechos.


La explosión tuvo lugar a las 18.50 hora local del viernes (00.50 del sábado). "Las llamas estaban consumiendo todo lo que había alrededor y había personas fallecidas y quemadas", ha agregado el gobernador estatal.


"Hoy se enluta, y se enluta México, con la muerte de estas personas", dijo Fayad antes de dar a conocer la cifra preliminar de 66 fallecidos y 76 heridos. De entre los lesionados, 73 son hombres y tres mujeres.


Desde que llegó al poder el 1 de diciembre, López Obrador comenzó un combate frontal al robo de hidrocarburos a través de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que genera pérdidas millonarias para la compañía.


Para tal fin, se reforzó con miles de efectivos la seguridad en los ductos y se transportó más gasolina con pipa (camión cisterna), lo que ha causado una crisis de desabastecimiento en unos diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas, compras de pánico y el sabotaje de ductos.

 

EFE
19/01/2019 - 17:12h

Publicado enInternacional
Fiscalía venezolana ordena arresto de un ex funcionario de Chávez

Caracas. El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, ordenó este jueves investigar y confiscar los bienes de Alejandro Andrade Cedeño, ex funcionario del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) quien recientemente se declaró culpable en Estados Unidos de asociación ilícita por lavar más de mil millones de dólares en sobornos.

Saab indicó en conferencia de prensa que también se ordenó el arresto de Andrade y explicó que es investigado por la venta irregular de bonos de la nación y el desvío de fondos del estatal Banco de Fomento Regional Los Andes a la banca privada, por lo que podría ser acusado de los delitos de peculado doloso propio, legitimación de capitales y concierto de funcionario con contratista.

Además, ordenó congelar las cuentas bancarias del ex funcionario en Venezuela ante la gravedad de los cargos.

"Esperamos que Estados Unidos entregue al Estado venezolano a este delincuente internacional", comentó el fiscal, y añadió que pidió a la Interpol la captura del acusado, “porque este ciudadano vive en otro país dándose la dolce vita (dulce vida) de una manera brutal, grotesca y repugnante”.

Andrade ascendió de guardaespaldas de Chávez a jefe de la Oficina Nacional del Tesoro, y presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, donde se desempeñó hasta 2010. Antes de dejar su cargo empezó a visitar Estados Unidos, donde compró una lujosa hacienda de caballos en el área de Wellington, Florida, y en 2013 comenzó a colaborar con las autoridades estadunidenses para destapar una trama de corrupción y lavado de dinero que supuestamente involucra a altos funcionarios y empresarios venezolanos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó el martes pasado que Andrade admitió su culpabilidad en este esquema el 22 de diciembre de 2017 ante la corte federal del distrito sur de Florida.

Los documentos judiciales publicados indicaron que al acusado se le decomisaron mil millones de dólares y se le confiscaron todos los activos involucrados en el plan, incluidos bienes raíces, vehículos, caballos, relojes, aviones, además de cuentas bancarias en Estados Unidos y Suiza.

También reveló que el banquero venezolano Gabriel Jiménez Aray, ex propietario del disuelto Banco Peravia, de República Dominicana, participó en esta trama y se declaró culpable el 20 de marzo pasado por el mismo cargo.

Los testimonios de ambos involucraron al multimillonario venezolano Raul Gorrín Belisario, dueño de la televisora privada Globovisión. El empresario, con residencia en Miami, fue acusado el 16 de agosto de 2017 por la misma corte federal de violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, una norma estadunidense con disposiciones antisoborno, y de otros 10 cargos.

Andrade y Jiménez se comprometieron con las autoridades estadunidenses a colaborar con la finalidad de intentar reducir sus condenas, de acuerdo con la nota. La audiencia de la sentencia contra el ex funcionario chavista será este 27 de noviembre, y la del banquero el 29; cada uno podría alcanzar hasta 10 años de prisión.

En otro orden, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) acusó a varios de sus ex directores de robar un equivalente a 500 millones de dólares en contratos de compra de material a sus propias sociedades, reportó el diario español El País.

De 48 mil contratos examinados entre 2009 y 2015, un total de 2 mil 562 fueron a empresas de Roberto Rincón Fernández y Abraham Shiera, quienes fueron acusados en Estados Unidos de sobornar a funcionarios venezolanos para obtener acuerdos lucrativos.

El dinero fue malversado en las sucursales de la petrolera venezolana y lavado en España, detalló el rotativo. La información fue citada por varios medios periodísticos venezolanos, entre ellos El Nacional; PDVSA no comentó el reporte del diario madrileño.

Publicado enInternacional
Nicmer Evans: El desfalco a la Nación sería de 500 mil millones de dólares

Nicmer Evans, integrante del chavismo disidente, anunció que durante la enfermedad y posterior muerte de Hugo Chávez hasta la elección de Nicolás Maduro como presidente, en el año 2013, Venezuela contó con una fuga de capitales del 259 mil millones de dólares.

Desde la fecha hasta hoy, indicó que al menos 500 mil millones de dólares ha sido el desfalco por parte del Gobierno venezolano.

Hasta el año 2012, “la gente se veía verdaderamente beneficiada” con la distribución de medicamentos por parte del Gobierno Nacional, así como contaba con el poder de adquisición de diferentes productos, aún existiendo “corrupción” interna en el Ejecutivo, situación “que no es justificable”, expresó Evans.

La escasez en los anaqueles venezolanos, empieza a notarse para el 2013 con el declive de la producción petrolera de PDVSA y los conflictos en las inversiones de importación. Aunado a la “nueva casta” de políticos que empezaron a profundizar aún más el desfalco de nación, acotó.

El politólogo puntualizó que en Venezuela “hubo fuga de capitales controladas por el Gobierno”, porque políticamente “se ponían en riesgo, sino lo sacaban” de la dirigencia. La trama de corrupción es lo que ha llevado al país a la actual situación que vive.

Evans invitó a la Comisión de Contraloría, investigar también a todos los subtesoreros durante el mandando de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que son los que firmaban las ordenes de pago.

“El nivel tan abrupto de comportamiento y deformación llega al punto” de que tenemos a un extesorero fuera del país, que es el señor Alejandro Andrade, dueño de grandes propiedades en Estados Unidos.

“Él nunca podrá comprobar cuánto trabajó para tener esas propiedades”, expresó Evans e instó al gobierno norteamericano a que “le meta el ojo a personalidades como estas que son pública y notoriamente hijos del desfalco de la nación”.

Por: Aporrea-Agencias | Viernes, 16/11/2018 04:31 PM |

Publicado enInternacional
Wilbur Ross en una reunión; en primer plano, Donald Trump

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, “desvió erróneamente o directamente robó” a socios de negocios 120 millones de dólares, de acuerdo con un reportaje con base en 21 testimonios que publica la revista Forbes y en el cual se le considera “uno de los mayores estafadores en la historia del país”.


El reporte de Forbes comienza relatando que una demanda multimillonaria ha estado avanzando por el sistema de Cortes del estado de Nueva York en los últimos tres años, enfrentando a un gerente de fondos de capital privado, David Storper, contra su antiguo jefe, Wilbur Ross, con quien trabajó por más de una década.


Según el alegato de Storper, en la firma WL Ross & Co el ahora secretario de Comercio robó sus intereses en un fondo de capital privado, los transfirió a sí mismo y trató de encubrir la operación con “papeleo falso”.
Dos semanas atrás, justo antes del inicio del juicio en el que se jugaban cuatro millones, Ross y Storper llegaron a un acuerdo confidencial del que nada se conoce.


Es solo uno de los casos que recoge el reporte de Forbes, que habló con 21 conocidos de Ross a lo largo de varios meses. Del total de testimonios de los afectados, la suma total asciende a más de 120 millones de dólares en valor agregado.


Entre esos testimoni0os están los de tres exejecutivos de WL Ross quienes afirman que Ross y su firma cobraron al menos 48 millones de dólares en pagos erróneos o deshonestos y luego se embolsillaron el dinero. Una demanda judicial con este caso está activa, aunque Ross consideró “sin sustento” el caso en una declaración a la revista.


“Si al menos la mitad de las acusaciones son legítimas, el actual secretario de Comercio de Estados Unidos podría clasificar entre los mayores estafadores de la historia estadounidense”, señala Forbes.
“Es difícil imaginar la posibilidad de que un hombre como Ross, a quien Forbesestima una fortuna de unos 700 millones de dólares, pudiera robar unos pocos millones a uno de sus asociados en negocios”, refiere el reporte.


Muchas de las acusaciones recogidas en la investigación conforman un patrón, según la revista: muchos de los que trabajaron directamente con él afirman que Ross “erróneamente desvió o robó descaradamente unos millones aquí, unos millones allá, grandes cantidades no solo para él (…) En total, las alegaciones suman más de 120 millones de dólares”.


Otro de los grandes robos que se señalan a Ross es el de 43 millones de dólares provenientes de gastos regulatorios y reembolsos de la empresa matriz de WL Ross, Invesco, y que varios exempleados de la firma refieren que están relacionados con problemas ocurridos bajo la directiva del hoy alto funcionario del gobierno de EEUU.


WL Ross estaba cargando a empleados e inversionistas dinero que había perdido, según el testimonio de cinco exempleados.


Ross también habría sustraído dinero sirviendo en las juntas corporativas del portafolio de compañías de su firma. “Era como un niño en una tienda de dulces, lo afanaba todo”, dijo otro de sus exempleados.
Los testimonios de quienes trabajaron con él indican que se trata de un hombre “obsesionado con el dinero y desconectado de los hechos. “Empujaría los límites de la honradez y emplearía cualquier poder en sus manos para hacerse con capital”, dijo Asher Edelman, financista de Nueva York.


Uno de sus antiguos colegas fue más directo: “Es un mentiroso patológico”.

7 agosto 2018
(Tomado de Forbes. Traducción de Cubadebate)

Publicado enInternacional
Viernes, 24 Febrero 2017 06:38

Monarquía desgastada

Monarquía desgastada

Los recientes 12 años han sido los más críticos para la monarquía española desde que en 1969 el dictador Francisco Franco designó como su sucesor en la jefatura de Estado a Juan Carlos de Borbón. Y sobran razones, porque en lo que va de este nuevo siglo la figura de la monarquía ha sufrido enorme desgaste.


Todo comenzó en 2005, al divulgarse los negocios que, a la sombra del poder que daba ser el yerno preferido del rey Juan Carlos, realizaba el que fue un deportista popular y de buena presencia física: Iñaki Urdangarin. En unos cuantos años, y a través de un instituto, el Nóos, presuntamente sin fines de lucro, se hizo de contratos que le dejaron ganancias millonarias en euros. De la directiva de tal institución formaba parte su esposa, la infanta Cristina. Denunciado el caso ante la justicia, ésta descubrió las formas utilizadas por el yerno a través de Nóos para hacerse de dinero público.


A este desgaste se sumó en 2012 la fractura de la cadera que sufrió el rey cuando estaba en África cazando elefantes. Lo acompañaba su novia del momento. El viaje lo financió uno de sus amigos árabes, muy rico. Los medios aprovecharon el caso para exhibir otras infidelidades del monarca y la virtual separación de su esposa, la reina Sofía. Igualmente se puso en duda el origen de su cuantiosa fortuna.


No tuvo entonces Juan Carlos otra alternativa que ceder la corona a su hijo Felipe, quien carga desde 2014 con el desprestigio que rodea a la monarquía y, de paso, los escándalos de corrupción protagonizados por relevantes figuras del Partido Popular, que incluyen al presidente Mariano Rajoy.


Pero el cambio de monarca no sigificó el fin del juicio contra Urdangarin y su esposa por diversos delitos, entre ellos evasión fiscal. Aunque a ambos se les retiraron los títulos nobiliarios y fueron marginados de los actos oficiales, la infanta siguió protegida salarialmente con cargos en trasnacionales españolas.


Lo que no pudo evitar fue presentarse ante la instancia judicial que la acusaba como corresponsable de los negocios hechos por su esposo a través del Instituto Nóos. Por primera vez un integrante de la monarquía fue obligado a sentarse en el banquillo de los acusados. Allí, Cristina dijo estar convencida de la inocencia de su marido y desconocer los malos manejos en Nóos y que la culpa de lo que pasó era de otros. Sin embargo, tuvo que pagar casi 700 mil dólares por ser presunta beneficiaria de la evasión fiscal de su esposo.


Hace una semana, finalmente se dictó sentencia: Cristina, inocente. A Iñaki, 6 años y 3 meses de cárcel, pero no ingresará a ella. Lo dejan en libertad provisional. Se irá a vivir a Suiza con la infanta. Se cumplió así lo que la mayoría de los españoles creyó siempre: la justicia es ciega, pero no con los integrantes de la monarquía.

Publicado enSociedad
Lunes, 20 Febrero 2017 16:32

A papaya puesta...

A papaya puesta...

Despistados, como en medio de un huracán, así quedaron los compañeros del proyecto desdeabajo el pasado lunes 13 de febrero cuando al final de la presentación del libro Cambios de las culturas. Ingeniería cultural y pedagogía, cuyo editor es Francois Houtart, y en el que escriben, además de Gloria Gaitán, otra media docena de investigadores, sufrieron el hurto de su cámara de video.

El reloj marcaba algo más de las 8 pm, y todo parecía normal, hasta que la cámara quedó en manos de quienes prepararon y desplegaron toda una dinámica de entretención, despiste y confusión para lograr su propósito.

Aunque en ese momento todos quedamos como lelos, una tranquila reflexión sobre lo sucedido, rememorando lo que vimos raro antes del evento –incluso antes de salir de la oficina del periódico rumbo al sitio del evento –donde recibimos la visita de campaneo de uno de los “profesionales de lo ajeno”–, y desde que llegamos a la Casa de la Educación tan amablemente facilitada por los amigos/as de la Cooperativa Codema –donde ya nos estaban esperando–, nos permitió precisar lo sucedido, identificar cuándo cometimos el desliz y quiénes y cuántas personas fueron las que participaron en esta acción de distracción y robo.

La posterior revisión de las cintas de grabación con que cuenta la Cooperativa, más otras externas, nos permitió, finalmente, hilar y comprobar sin duda alguna lo reconstruido. Cinco personas participaron en el robo y cada una cumplió de manera cabal su propósito. Hasta quien cargó el morral donde guardábamos la cámara, ocultada hábilmente en la parte izquierda de su cuerpo, dejándolo colgar del brazo –como si de algo sin valor se tratara–, evitando así que el celador se fijara en ella.

Puesto en alerta por lo sucedido, y con la filmación de las cámaras, pasamos a reconstruir los rostros de los cinco compinches, los cuales nos han servido para ir preguntando por aquí y por allá por lo que con tanta dificultad conseguimos, y lo que tanta falta nos hace para nuestra labor comunicativa.

El mundo es pequeño y las pistas nos irán acercando por nuestros barrios a quienes, incluso, podrían ser vecinos nuestros.

El paso previo en esta búsqueda, será conversar con quienes nos afectaron, reconociendo que “ganaron”, que así lo aceptamos y, por lo tanto, que el tema puede hablarse.

El paso posterior, si lo dominante es el silencio, es circular los dibujos de los cinco rostros, detallar la técnica utilizada y así “calentar el parche”.

Dicen por ahí que todo lo hecho puede ser deshecho. Estamos atentos para que sí sea en este caso.

Publicado enColombia
Jueves, 20 Octubre 2016 06:37

Pánico en Brasilia y Tokio

Pánico en Brasilia y Tokio

Poco después de la una de la tarde de ayer, el ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (foto), figura clave en el golpe institucional que destituyó a la presidenta constitucional Dilma Rousseff, fue detenido por la policía federal en Brasilia.


Tan pronto se conoció la noticia, alguien comentó que el Rivotril, poderoso y popular ansiolítico, había desaparecido de las farmacias de Brasilia.


Es que Cunha es guardián de un sinfín de secretos que ponen en riesgo la supervivencia política de más de un centenar de diputados y senadores, y pueden devastar el gobierno de Michel Temer. Concretamente, es el más poderoso de los todos políticos presos por la Operación Lavado Rápido, el único capaz de hacer tumbar el gobierno de Temer. Además de corrupto, fue también corruptor. Conoce bien las dos caras de la modena.


Si decide recurrir al recurso de la delación premiada, o sea, denunciar por doquier a cambio de una rebaja en sus sentencias cuando sea condenado, será un desastre sin límites. Y no parece existir ninguna alternativa, a menos que el ex todopoderoso conspirador se resigne a una larguísima condena por lavado de dinero, evasión fiscal, corrupción activa y pasiva, entre otras delincuencias. Además, pesa sobre su actual esposa y una de sus hijas la amenaza concreta de prisión.
Temer, que se encontraba en visita oficial a Japón, anticipó en más de 20 horas su regreso. No se difundió ningún comunicado oficial explicando la urgencia en volver, pero tampoco hizo falta. Cunha ha sido un fiel y eficaz aliado de Temer y de los que con él treparon al poder.


A la hora de ser detenido, Eduardo Cunha logró un acuerdo: ninguna foto esposado. Pero al entrar en el avión lo esposaron, según le explicaron, “para cumplir reglas de seguridad”, no exactamente de él, pero de sus guardianes.
En todo caso, la imagen esperada este lunes era otra: la de Lula da Silva, él sí, siendo esposado.


Ayer mismo, el diputado Pauderney Avelino, vocero del DEM (Partido Democrata) en la Cámara baja, aliado de Temer, declaró que la prisión de Cunha es una forma de debilitar la tesis de que la Operación Lavado Rápido está direccionada principalmente a destruir al PT y liquidar la vida política de Lula. “Con la prisión de Cunha se abre el camino para la detención de Lula”, dijo.


Así, como admite el diputado golpista, al prender a Cunha, el juez Sergio Moro trató de deshacerse de la imagen de justiciero obcecado y de perseguidor implacable e insaciable de Lula da Silva, que será el siguiente de la lista.


Claro que hay diferencias oceánicas entre un caso y otro. Contra Cunha se acumulan pruebas concretas de un sistema ilimitado de desvíos y corrupciones. Sobre él recae una montaña –en realidad, toda una cordillera– de acusaciones y denuncias. No solo practicaba extorsiones contra empresas públicas y privadas, también facilitaba a varios de sus pares el acceso a esquemas de financiación ilegal de campaña electorales.


Contra Lula, no hay más que “convicciones”, en palabras de los propios fiscales que actúan en las investigaciones. Pero para Moro, este será siempre un detalle sin importancia: su obsesión con Lula es clarísima.


Si Cunha habla, los dos mayores partidos de la actualidad, el PMDB de Temer y el PSDB de los verdaderos artífices del golpes, el ex presidente Fernando Henrique Cardoso y el senador Aécio Neves, serán devastados. El gobierno golpista podría quedar herido de muerte.


Entre los políticos cuya vida política está en riesg hay figuras clave del gobierno, como el canciller José Serra y el todopoderoso encargado del Programa de Privatizaciones, Moreira Franco.


Cunha aseguró que no denunciará a nadie. Pero igualmente dejó claro que se sintió abandonado por Temer y su grupo. De ahí el pánico que ayer se apoderó de Brasilia, y cuyos reflujos llegaron a Japón, al otro lado del mundo, forzando un vuelo de emergencia para Temer y sus acólitos.


Con Dilma destituida, Cunha dejó de ser necesario. En doce días perdió su escaño parlamentario, y en menos de cuarenta, su libertad. Quienes lo conocen reiteran que él no es de los que caen solos. Y que a partir de su detención, el gobierno de Michel Temer está en jaque.


Todo dependerá del tiempo que Cunha necesite para llegar a algún acuerdo con la Justicia y empezar a hablar.


ACUSADO DE RECIBIR SOBORNOS Y LAVAR DINERO EN SUIZA, EDUARDO CUNHA FUE DETENIDO POR EL JUEZ MORO


Cayó preso el jefe de los golpistas en Brasil


Cunha fue el presidente de la Cámara de Diputados que el año pasado bloqueó al gobierno de Rousseff y, cuando ella se negó a protegerlo de un proceso, dio curso al juicio político que terminó en la destitución de la presidenta.

 

El ex presidente de la Cámara de Diputados y comandante del juicio político que destituyó a Dilma Rousseff, Eduardo Cunha, fue detenido ayer. Está acusado de recibir sobornos y lavar dinero en Suiza por parte del juez Sergio Moro, que investiga la corrupción en Petrobras.


La decisión de Moro está basada en un pedido de la fiscalía, que vio riesgo de que Cunha pueda obstruir las investigaciones, centradas en tres cuentas que el ex diputado tiene en Suiza abastecidas por varios millones de dólares de sobornos por intermediar en la compra de un campo petrolero en Benín por parte de Petrobras. Es la máxima detención en términos políticos de la Operación Lava Jato ya que Cunha es uno de los hombres fuertes del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) de Michel Temer, de quien fue uno de sus principales consejeros y además presidente de la Cámara de Diputados. El presidente Temer, según informó la oficina de prensa del gobierno citada por la cadena Globonews, anticipó su regreso de Japón, donde se encuentra de gira oficial.


Cunha fue el presidente de la Cámara de Diputados que el año pasado bloqueó al gobierno de Rousseff y, cuando ella se negó a protegerlo de un proceso, el 2 de diciembre activó como jefe de la casa legislativa el pedido de juicio político que terminó en la destitución de Rousseff el 31 de agosto pasado. Cunha, por su parte, estaba procesado por la corte suprema por evasión de divisas, corrupción y lavado de dinero, causa que pasó a la alzada de Moro cuando el diputado fue destituido en setiembre por falta de decoro del cargo, por haber mentido sobre sus cuentas en Suiza.


“Esperemos que él haga una delación premiada, que será la delación de delaciones. Cunha tiene un estilo de gángster”, dijo Ivan Valente, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), autor del proceso que destituyó a Cunha en setiembre pasado. El ex parlamentario fue trasladado desde Brasilia, donde fue capturado, hacia Curitiba, donde quedará detenido por tiempo indeterminado.


El juez Moro bloqueó cuentas por unos 68 millones de dólares en poder de Cunha y su esposa, una ex presentadora de televisión de la cadena Globo en los años noventa investigada por lavado de dinero ya que hizo compras millonarias en el exterior con el dinero de las cuentas suizas.


La detención de Cunha se produjo mientras el ex diputado había acusado al gobierno de Temer y varios ministros de haberlo abandonado, a la vez que estaba en Brasilia para escribir un libro sobre el juicio político contra Rousseff. La ex mandataria denunció que el impeachment fue ilegal debido a que Cunha cometió desvío de poder, pero la corte rechazó ese recurso. El ex parlamentario fue preso porque el juez Moro según dijeron los fiscales temía que se pueda fugar a Italia, ya que el ex diputado tiene pasaporte de ese país.


Bautizado “Mi Villano Favorito”, Cunha fue el principal responsable de haber conformado un conglomerado opositor a Rousseff en el Congreso en 2015. “Esperábamos que Cunha fuera escuchado por las acusaciones en su contra, no una detención”, dijo Paderley Avelino, jefe del bloque de Diputados del conservador Demócratas, que hoy apoya a Temer y tiene en sus manos el Ministerio de Educación. “Hoy cae el gobierno de Temer en caso de que Cunha hable sobre sus delitos”, dijo el diputado Silvio Costa, del minúsculo Partido de los Laboristas de Brasil (PTdoB), quien fue uno de los principales defensores de Rousseff en el juicio político.


La detención se produjo en medio de rumores sobre el arresto del ex presidente Luiz Inácio Lula da Sllva, procesado por Moro y quien denuncia al juez por persecución política. Incluso el lunes hubo una vigilia en la casa de Lula para blindar al líder del Partido de los Trabajadores por parte de militantes.


La defensa de Cunha, citada por la radio CBN, dijo que la prisión es arbitraria porque no apareció ningún hecho nuevo en el expediente, que estuvo seis meses a cargo del Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país que pasó el caso a la primera instancia una vez que Cunha perdió sus fueros de diputado. Por su parte, el ex jefe de la Cámara de Diputados afirmó ayer que su detención y prisión preventiva es absurda y sin ninguna motivación. En una nota difundida por sus abogados, Cunha, dijo que los argumentos utilizados para su detención son “de una medida cautelar extinta por el Supremo Tribunal Federal”. Además, expresó: “Mis abogados tomarán las medidas pertinentes para enfrentar esta absurda decisión”.


En el marco de las investigación de la Operación Lava Jato, la fiscalía Suiza envió dos mil documentos vinculados a cuentas en ese país de la empresa Odebrecht, que abasteció la financiación de campañas políticas con dinero ilegal. Por su parte, la constructora Delta, según el diario O Estado de Sao Paulo, anunció que está negociando un perdón de la justicia a cambio de entregar una lista de políticos a los que les pagó dinero de sobornos o en forma ilegal de campaña, pertenecientes al PMDB y al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), del canciller José Serra.


El PMDB fue aliado de prácticamente todos los gobiernos desde el fin del régimen militar en Brasil en 1985. Cunha llegó a la presidencia de la Cámara tras ganarle una pulseada a un candidato apoyado por Rousseff. Desde su podio, este político dueño de más de 150 dominios de internet con la palabra Jesús, impulsó proyectos conservadores como la reducción de la edad de responsabilidad penal a 16 años o la celebración de un “Día del Orgullo Heterosexual’’. En la Cámara tenía apoyos entre parlamentarios de la bancada “BBB’’ (Buey, Biblia y Bala) integrada por los lobbies del agronegocio, evangélico y de ex policías y militares que defienden el porte de armas.


Dio sus primeros pasos en política vinculado al tesorero de la campaña del ex presidente Fernando Collor, quien renunció en 1992, también bajo la presión de un juicio de destitución. “La historia hará justicia al coraje que tuvo la cámara de Diputados bajo mi conducción, de abrir el proceso de impeachment que terminó con el alejamiento de la presidenta, sacando al país del caos’’, afirmó cuando renunció a su cargo

Publicado enInternacional
Jueves, 05 Mayo 2016 08:02

Capitalismo degenerativo

Capitalismo degenerativo

A finales de los años 70 del siglo XX se hizo evidente que la maquinaria de producción capitalista se había estancado de nuevo. La enfermedad crónica del capitalismo se había vuelto a manifestar: la sobre-acumulación de capital. Demasiada concentración tecnológica por unidad de producción, a costa del trabajo humano.

 

Como quiera que sólo de este último se extrae plusvalía, la consecuencia es una decadencia de la misma y por tanto de la ganancia final que los capitalistas reciben cuando venden las mercancías producidas, diseñadas o servidas por la fuerza de trabajo. Es decir, una generalizada pérdida de rentabilidad de las inversiones capitalistas. Y si hay pérdida de rentabilidad desciende la inversión en la esfera productiva, con lo cual baja también la productividad.

 

Frente a ello el Capital (en mayúsculas, como capitalista colectivo) emprende un conjunto de dinámicas orientadas a paliar el descenso de la rentabilidad: incremento de la explotación de la fuerza de trabajo; aceleración de los desplazamientos de capital hacia las periferias del Sistema, allí donde había (y hay todavía) más expectativas de rentabilidad, dado que no se ha dado el proceso de sobreacumulación (desplazamientos más posibles porque coinciden con la segunda globalización de la economía capitalista); hay un desplazamiento también técnico-organizativo, hacia nuevas ramas de inversión (sobre todo la “economía inmaterial” o “nueva economía”); y asimismo se da un desplazamiento hacia los circuitos que hasta ese momento eran secundarios en la acumulación de capital (el suelo, la vivienda, las hipotecas), con la consiguiente gestión del territorio de cara a su valorización especulativa (haciendo del conjunto del hábitat una mercancía, lo que lleva emparejada su depredación).

 

Se emprende, concomitantemente, un paquete de políticas tendentes a deteriorar la condición salarial: desinversión selectiva y reorientación hacia un tipo de producción flexible, ligera; reducción de la masa salarial a partir de la desvinculación de los salarios respecto de la productividad y el subsecuente declinar de los salarios reales; inhibición de la inversión pública que conlleva el deterioro de lo público y de la “seguridad social”. Conduciendo todo ello a la entrada en una era de inseguridad colectiva.

 

Habrá además una dinámica que incidirá especialmente en el desmontaje de lo que hasta entonces había sido el Estado Social (para muchos “de bienestar”): la apropiación privada por parte de los grandes capitales de más y más parcelas de la riqueza social (esto es, una nueva desposesión masiva de la población1). Para ello fue necesario todo un paquete de contra-reformas:

 

a) reducción de aportes patronales a la seguridad social;
b) tributación regresiva;
c) incremento de las oportunidades de inversión de capital excedente a través de privatizaciones masivas (continua privatización de lo público);
d) legalización de trabajos precarizados;
e) significativo descenso de los empleos y de los salarios públicos.
Para el Capital la gobernanza o gobernabilidad significaría en lo sucesivo que todo esto se pudiera hacer sin insurrección de las poblaciones.

 

La financiarización de la economía (y de la sociedad)

 

Pero faltaba aún otro desplazamiento de consecuencias letales: el que ha consistido en “huir” de la producción y por tanto de la normal y “sana” dinámica de acumulación, para derivar cada vez más capitales (los que resultan en potencia del beneficio conseguido con los otros desplazamientos nombrados y también del saqueo de la riqueza colectiva) hacia las finanzas. De nuevo había que cumplir un requisito o paso previo para ello: liberalizar el mundo financiero que tanto había costado domeñar en los Acuerdos de Bretton Woods tras todo el cúmulo de desmanes financieros que se había iniciado a fines del XIX y que finalizó en la catástrofe del 29.

 

El pistoletazo lo daría EE.UU. el 15 de agosto de 1971, al desvincular el dólar del patrón oro.

 

En seguida el resto de potencias capitalistas haría lo propio con sus monedas. A partir de entonces éstas no tendrían ningún anclaje material y podían “flotar” a merced de las apuestas y especulaciones sobre ellas.

 

Los procesos seguidos en casi todo el planeta responderían en adelante a unos mismos patrones, que comienzan por la desregulación del sistema bancario y de las finanzas, desmantelando primero los mecanismos de control financiero o las instituciones financieras keynesianas y des-reprimiendo al capital a interés para posibilitar la base especulativo-rentista que caracterizaría después al (actual) capitalismo degenerativo. Ello ha permitido hasta hoy crecer a costa del endeudamiento.

 

Además, Estados como los europeos hacen dejación de su soberanía, permitiendo que los Bancos Centrales se independicen de ellos, mientras que ellos mismos pasan a emitir títulos de deuda en los mercados financieros mundiales, con lo que entran como cualquier otra entidad en el “rating internacional de riesgo” dictaminado por agencias privadas, obligándose a llevar a cabo políticas ortodoxas monetarias y fiscales subordinadas a los intereses del capital financiero internacional. Al mismo tiempo, se da un creciente bombeo de la renta y el ahorro, (tanto presente como colocado en forma de futuras pensiones o ahorros de futuro) hacia los mercados financieros, agrandado la importancia de éstos, así como, en consecuencia, el aumento de las cotizaciones bursátiles. Se desarrollan además los productos derivados financieros (especulaciones sobre posibilidades de futuro de divisas y valores) activados por las nuevas fluctuaciones creadas por la liberalización de los controles financieros. Se genera con todo ello una ingente masa de capital ficticio 2.

 

El capital a interés ficticio busca obtener beneficios a través de la actividad financiera pura, desligada de la esfera productiva. El atasco en la ganancia vía plusvalía industrial y la expectativa de ganancias en el ámbito financiero-especulativo hace que además muchas corporaciones no financieras se enganchen directamente en actividades financieras y las finanzas comiencen a regular la actividad de las empresas y a dictar las normas en los mercados laborales.

 

El hinchado valor bursátil de activos y propiedades hizo que más y más sectores de la sociedad entraran en ese desquiciado juego (era la fase en que parecía haber un pequeño especulador en cada individuo). La mayoría perdería en el mismo, como se explica a continuación.

 

 
Saqueo universal y autocolonización

 

Con aquellas medidas los grandes capitalistas del mundo se despejaban el camino para apropiarse arteramente de nuestros patrimonios. Pero no deja de ser reseñable el hecho de que después de haber saqueado a través de las sucesivas colonizaciones la mayor parte de territorios del planeta, se detengan ahora a espoliar la propia casa (las sociedades de las antiguas metrópolis). Lo cual no puede sino ser descrito como un proceso de auto-colonización o auto-fagocitación (consistente en devorar la riqueza social previamente creada). Proceso que ha sido también llamado “acumulación por desposesión” o bien “despojo universal”. Entre otros procesos que lo ilustran vale la pena mencionar al menos los siguientes:

 

• Privatización de la riqueza social y cultural acumulada a través de generaciones. Afecta, entre otros aspectos, a los servicios públicos (sanidad, educación, transporte, comunicaciones, etc.); infraestructuras (red viaria, instalaciones...) y patrimonio construido.
• Privatización también del patrimonio natural. Mercantilización de la naturaleza en todas sus formas.
• Apropiación de tierras. Eliminación de propiedades comunales o colectivas y consiguientes desplazamientos de poblaciones campesinas (sustitución de agricultura campesina o familiar por agroindustrias; intensificación de la desaparición de formas de producción y consumo no capitalistas).
• Mercantilización de los recursos genéticos.
• Derechos de propiedad intelectual o patentes sobre recursos ajenos.
• Empresarización y/o privatización de instituciones públicas (como las Universidades e incluso la Administración).
• Apropiación militar directa de los recursos y materias primas más codiciados.
En este capítulo entran asimismo las técnicas financieras de desposesión:
• Promociones fraudulentas de títulos.
• Destrucción deliberada de activos mediante la inflación y a través de fusiones y absorciones.
• Endeudamiento generalizado (por encima de la capacidad de pago) que genera un disciplinamiento de las sociedades así como formas modernas de servidumbre por deudas.
• Fraudes empresariales
• Desposesión de activos mediante la manipulación del crédito y las cotizaciones (p.e. el saqueo de los fondos de pensiones)
• Ofensiva especulativa de los fondos de riesgo (“hedge funds”), etc...

 

Con estas premisas, todas las dinámicas de corrupción que se acentuarían sobremanera desde los años 70 hasta aquí, no serían sino la parte más superficial de todo el entramado metabólico de saqueo que se había estado construyendo (el que aquellas dinámicas salgan de vez en cuando a la luz es resultado de luchas intestinas de las altas esferas, donde unos revelan trapos sucios de otros para sacudirse competencia o renovar élites).

 

Sólo faltaba un último toque a todo este plan: comenzar a sembrar el mundo de “paraísos fiscales” para guardar el enorme botín del Gran Robo.

 

A mediados de los 70 del siglo XX se dispararía esa operación.

 

Según la publicación de la “Tax Justice Network”(Red para la Justicia Global), en 2015 había unos 26 billones de euros ocultos y libres de impuestos en los diversos paraísos fiscales (lo que supone aproximadamente un tercio del PIB mundial).
¿Cómo puede ser que hoy escandalice que las grandes fortunas lleven su dinero a espuertas a lo que los dueños de aquéllas llaman “paraísos”, y que en realidad deberían ser llamados “cuevas de latrocinio”? ¿Para qué si no iban a crearlas?

 

Como quiera que a los Grandes Capitales la tributación regresiva (consistente en gravar menos y menos a los que más tienen) no les era suficiente, se dedicaron al fraude fiscal generalizado y a la evasión de impuestos. Si en España en 1995 las rentas del trabajo sufrían una carga impositiva del 16,4% del PIB, las rentas del capital sólo llegaban al 7,4%, es decir, menos de la mitad. Trece años después, en 2008, la situación apenas había variado: 16,7% para las rentas del trabajo, 8,6% para las del capital. Esto hace que lo recaudado de la población trabajadora sea más de 9 veces el monto total recaudado del ámbito del capital.

 

Todo ello al margen de la evasión y el fraude fiscal, que serían escandalosos si es que tuviéramos todavía capacidad de escandalizarnos. Veamos de nuevo el ejemplo español. Según GESTHA, organismo sindical de los técnicos del Ministerio de Hacienda (http://www.gestha.es/), las grandes fortunas y empresas españolas evadieron 42.771 millones de euros sólo en 2010. Si a ello añadimos la evasión de la pequeña y mediana empresa, según esa misma fuente, obtenemos 59.032 millones. Sumando a esto el fraude a la seguridad social que se realiza a través de la economía sumergida, nos da la enorme suma de unos 90.000 millones de euros (aunque hay una posterior rectificación de los datos que sube la primera de aquellas dos sumas a alrededor de 70.000 millones y la total a algo más de 100.000 millones de euros; recordemos que los recortes sociales que venían impuestos por el gobierno del PSOE para el periodo 2010-2013 sumaban 50.000 millones de euros).

 
El Gran Robo como “derecho internacional” informal impuesto por EE.UU.

 

El ambicioso proyecto de construcción del capitalismo global a imagen del estadounidense, imbricado en esa suerte de “Open Door” de EE.UU. hacia afuera (en lo que sería un Imperio por inundación o anegación), iba a emprenderse a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial para trasladar la jurisprudencia USA al resto del planeta, y con ella después el conjunto de dispositivos y medidas del Gran Robo, que pasarían a blindarse a través de toda clase de Acuerdos y Tratados.

 

Así, un aspecto importante de lo que significan Tratados como el TTIP (EU-EEUU), es que están creando un “derecho internacional” informal que en realidad está basado en las leyes y la jurisprudencia de EEUU (porque ningún Tratado o Acuerdo con este país puede contradecir las leyes o el Congreso de EEUU, ni EE.UU. acepta ninguna decisión de organismo multinacional que le contravenga). Es decir, que todos los Tratados firmados por este país institucionalizan de jure la aplicación extraterritorial de las leyes de EEUU. La liberalización comercial (OMC y Tratados de libre comercio) potencia esa operación a escala mundial.

 

Las otras potencias capitalistas aprenderían del camino trazado, para hacer lo propio con otras formaciones menores. No es de extrañar, por ello, que en 1997 se realizaran 1850 Tratados Bilaterales (se había firmado uno cada dos días y medio). Son reflejo de la necesidad imperiosa de construir un “modelo económico” universal y libre de responsabilidades sociales (proceso de disolución social) y con posibilidades ilimitadas de enriquecimiento para las elites (extrema desigualdad), lo que paso a paso se logra a partir de los años 90 con la creación del sistema legal supranacional que va despojando de su soberanía popular a los pueblos vía los Tratados y Acuerdos de comercio e inversiones que expanden los derechos de la propiedad privada de los monopolios (aplicando la ley estadounidense en casi todos los casos).

 

 

Pero al hacerse único el capitalismo “made in USA” se pierde a sí mismo

 

Justo al cumplir el sueño de un “capitalismo global” y al identificar ese capitalismo con el propio, las cosas empezaron a torcerse para el Imperio del Mundo.

 

No podríamos entenderlo si no consideramos la secuencia de procesos difícilmente controlables que dejó la caída del Bloque Soviético:

 

1) Se completó de nuevo, tras el lapsus de la desconexión soviética, un único Sistema Mundial capitalista (ayudado por la entrada de China en la OMC y aceptación de sus reglas del juego). Se consiguió así un único mercado global y (casi) una única fuerza de trabajo mundial. También un ingente ejército de reserva que permitió la acentuación de la importación masiva de fuerza de trabajo por parte de las economías centrales de ese Sistema (así como de otras formaciones sociales), desde las periferias del mismo (con la excepción de la fuerza de trabajo china), una vez que ya no había “otro mundo” no capitalista.

 

2) Todo ello redujo el poder social de negociación de la población asalariada en casi cualquier parte del planeta, con la consiguiente destrucción de condiciones laborales y salariales y el desguace de la negociación colectiva. Esto posibilitó frenar aún más los procesos de automatización de las principales economías capitalistas, dado que cuando la mano de obra es tan barata no compensa, o no tanto, la introducción de maquinaria o tecnología.

 

Así que la caída del enemigo sistémico (el mismo que ya había “salvado” al propio Sistema al forzar el keynesianismo en las formaciones centrales capitalistas) ayudó a sobrevivir al capitalismo por el lado de la valorización (o producción de plusvalía). Pero por otra parte se despejaron con ello las dinámicas de saqueo y destrucción de las condiciones laborales y sociales que hemos visto, con lo que se agravaron las contradicciones del Sistema por el lado de la realización (o venta de lo producido), pues el ciclo liberal-degenerativo conduce inexorablemente al deterioro del consumo de masas.

 

LLegábamos así a un círculo vicioso recesivo: falta de inversión productiva, falta de productividad, falta de crecimiento, sobredosis de explotación de la población, re-mercantilización de las necesidades sociales, deterioro de los salarios, descenso del empleo, caída en picado la capacidad de consumo.

 

Círculo que fue solventado pasajeramente mediante el préstamo masivo, que condujo a la expansión del crédito y al paroxismo del endeudamiento generalizado de empresas, familias, Administraciones públicas e incluso Estados.

 

Tan masivo que resultó una trampa. Multiplicó todo un capital que confiaba en la devolución de las deudas y se acrecentaba ficticiamente especulando en las finanzas. Cuando empezaron los impagos en masa, les siguieron las quiebras también masivas.

 

Pero entonces se perpetra un nuevo Robo: con el dinero de toda la población se rescata a empresas, financieras y Bancos. Este es el “socialismo capitalista”: socialización de las pérdidas de los ricos y apropiación por los ricos de la riqueza de todos. Pero con ello cada vez queda menos riqueza social de la que apropiarse.

 

¿Y ahora qué hacen para seguir adelante, o al menos para simular que el capitalismo global sigue funcionando?: inventarse más dinero.

 

Crear dinero de la nada a mansalva. Primero la Reserva Federal de EE.UU., después el Banco Central de Inglaterra y el de Japón y ahora el Banco Central Europeo. Este último está sacándose de la chistera 80.000 millones de euros al mes para sanear las cuentas de la Banca, sin que apenas nada de ese dinero llegue a la gente.

 

 
¿Todo esto puede seguir siendo capitalismo?

 

Llegados a este punto tendríamos que hacernos una pregunta trascendental. Si el capitalismo global muestra crecientes dificultades para combinar la tecnificación con la plusvalía, si lógicamente con la automatización tiene cada vez más problemas para conseguir la asalarización de la fuerza laboral, si el consumo por tanto no puede sostenerse sin crédito y éste deja de fluir, si está acumulando cada vez más a través del saqueo, sin reinversión productiva de las ganancias. ¿Es esto, estrictamente hablando, capitalismo?

 

El capitalismo debe su existencia al proceso de conversión del dinero en capital, a la apropiación privada de los medios de producción y a la explotación del trabajo ajeno en forma de plusvalía que procure ganancia. En la actualidad tenemos una involución de dos de esos procesos: hay una creciente re-conversión del capital en dinero (derivación de las inversiones productivas hacia el dinero bancario y financiero, e incluso la conversión de gran parte de esas formas de dinero en “ficticias”); y hay una creciente incapacidad de asalarización de la población, obliterándose a la larga el proceso de extracción de plusvalía. Sólo va quedando de la dotación originaria del capitalismo la retención de los medios de vida por una insignificante minoría de la población, menos del 1% de la misma. Lo que conduce a una concentración de los medios de producción, de comercialización y de las finanzas nunca antes vista.

 

Una minoría que ahora buscaría, en un desesperado intento de compensar la caída de la tasa de ganancia y de las inversiones rentistas (los ricos no saben en qué invertir, de ahí la hinchazón de los “paraísos fiscales”), la mercantilización de todo lo que hay en la Naturaleza y de todo lo que hacen los seres humanos para conservar la vida. Buena parte del crecimiento en la actualidad proviene del paso de actividades que no entraban en la economía monetaria a convertirse en mercancías: los cuidados, las interacciones y comunicaciones humanas de todo tipo, los juegos, lo que hacemos unas por otras, el sol, el aire, la Vida...

 

Sólo un crack sin precedentes podría restablecer la dinámica habitual de las Grandes Crisis: depuración de ingentes capitales no competitivos e improductivos para reemprender un nuevo ciclo de crecimiento. ¿Pero cómo realizar eso en la era nuclear, cómo deshacerse de las monstruosas cifras de capital ficticio circulando por el planeta, que pueden alcanzar más de 20 veces el PIB mundial, cómo destrozar todo un entramado productivo mundial manteniendo la “gobernanza”?

 

Además, el camino a seguir tras ese Gran Trauma sería relanzar la inversión productiva. Esta vez, dado el desarrollo tecnológico, tendría que ser en alta tecnología (nanotecnología, biotecnología, inteligencia artificial, robótica, neurociencia...). Pero eso sólo podrá significar la aceleración del fin de los empleos no sólo manuales sino de inteligencia o habilidad profesional de cualquier tipo: todo podrá ser hecho por las máquinas androides.

 

De nuevo, ¿eso sería capitalismo?

 

Cuando un sistema está en su fase de agonía cada vez puede ofrecer menos “bienestar” y sí en cambio más dolor, sufrimiento y muerte para la Humanidad, funcionando mafiosamente y saqueando crecientemente a sus propias poblaciones. El modo de producción que viene queda por definir, en función también, obviamente, de las luchas de las sociedades. Pero lo que queda del capitalismo en degeneración es un tanatocapitalismo, un sistema que roba y mata más y más mientras no termina de morir.

 

Notas

 

1 La anterior desposesión masiva consistió en la apropiación capitalista de los medios de vida (medios de producción) de la población (una generalizada proletarización de la misma), que se dio a lo largo de los siglos. Ésta había sido paliada a través de las luchas históricas mediante la consecución de un Estado Social que proveía de los medios de cobertura de las necesidades básicas, a través de “servicios” sociales. La destrucción de esos servicios re-proletariza a las poblaciones.

 

2 El capital se transforma en ficticio a través de la titularización de los derechos de remuneración por interés. Es decir, cuando comienza a comercializarse un capital que es deuda y que en realidad no existe (esta es la base de su ficción, que después las finanzas complejizarán sobremanera).

 

Todo este conjunto de procesos está en la base de la segunda fase universal de financiarización (la primera se dio entre el último cuarto del siglo XIX y el primero del XX), que en EE.UU. conllevaría la abrogación de la Ley Glass-Steagall, en 1999 (la cual, en 1933 había introducido reformas bancarias para controlar la especulación y demás desmanes financieros, destacando entre sus características la separación entre la banca de depósito y la banca de inversión).

 

3 Las relaciones sociales de producción (el orden social capitalista) se hace descaradamente contradictorio con el desarrollo de las fuerzas productivas, impidiendo más y más el beneficio de las sociedades. Pero al tiempo también nos va dejando menos obstáculos para una Gran Transformación. En estos momentos es más decisiva la intervención humana sobre unas estructuras en degeneración.

 

 

 

Publicado enEconomía
El robo de Reficar: la joya de la corona industrial en Colombia

“[...] ¡Dos dedos!.../Sos junao por el “taquero”/, No sos un simple ratero/ Sos un punga que valés.../Y dicen.../ Que hasta tiemblan las vitrolas/, Porque sacás las chirolas/ Por las ranuras que ves./ ¡Dos dedos!/, Sos el rey de los afanos/, Si te cortaran las manos/ Vos afanás con los pies [...]. Has nacido con el arte del “choreo”/ Y tu record no pueden igualar [...]”.

Tango, letra y música: Carlos Acosta (Lionel Félix Corbalán, canta Alberto Echagüe)

 

Finalizó el proceso de ampliación de la Refinería de Cartagena llevado a cabo por Reficar S.A. luego de 6 años de retrasos, sobrecostos del 101 por ciento y un enorme polvorín que amenaza con convertirse en el más grande escándalo de corrupción conocido en Colombia. Lúgubre desenlace al proyecto industrial más importante llevado a cabo hasta ahora en el país. Fueron USD $4.000 millones de dólares gastados adicionalmente los que muchos intentan justificar sin que sus razones hayan suscitado mayor credibilidad en los organismos de control. El país espera los resultados de las investigaciones aunque muchos vaticinan un pésimo desenlace de las pesquisas que buscan establecer responsabilidades y castigar a los responsables de esta grandiosa estafa.

Todo tiene un principio, y un final. En el caso Reficar aún está por cerrarse la historia pues intereses, poderes, maniobras y ocultamientos así lo han impedido.

Como se recordará, a principios del 2016 estalló en el país uno de los escándalos más importantes de la constante corrupción que permea el entramado estatal y privado. Corrupción que en este caso venía incubándose en silencio desde el 2006, a pesar de las advertencias de líderes de la Unión Sindical Obrera (USO) que desde entonces denunciaban lo que estaba en ciernes. Es el caso del saqueo propiciado al Estado por cuenta de la implementación del Plan Maestro de Desarrollo de la Refinería de Cartagena (Pmd), llevado a cabo por Reficar S.A. (1) . Tal plan tenía como meta ampliar tanto la eficiencia como la capacidad de refinamiento (de 80.000 a 160.000 barriles por día), de la segunda refinería de hidrocarburos del país, la de Cartagena. Estamos ante el proyecto industrial más importante desarrollado en Colombia hasta el momento.

El proyecto estimado en un precio de USD $4.000 millones de dólares finalizó costando el doble, es decir, otros 4 mil millones de dólares (101% en sobrecostos), en pesos líquidos nada más y nada menos que 12 billones de pesos, cifra equivalente al 5.58 por ciento del presupuesto del gobierno nacional para el año que cursa.

A una serie de “errores” atribuye el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, la estocada financiera propiciada al Estado colombiano. Así, con esa diplomacia de la complacencia tratan a los empresarios multinacionales. Pero en realidad se trata más que de “errores”; en realidad fueron pésimos manejos administrativos, un manejo contractual de las obras sin parangón en cuanto a laxitud presupuestal y lamentables comportamientos por parte de de funcionarios públicos (aun por esclarecer), algunos de los causales propiciaron este enorme saqueo al dinero de todos los que habitamos este país.

Insistimos, ¿“errores” o delitos premeditados? Es la pregunta que inquieta a millares de connacionales que de nuevo ven como saquean su patrimonio de manera impune. En el contexto de la serie “Dos dedos” del periódico desdeabajo entregamos este nuevo caso de corrupción.

La investigación para determinar responsabilidades sigue su curso. La Contraloría General de la República adelanta un Proceso de Responsabilidad Fiscal que permitirá esclarecer los nombres de los responsable. Sin embargo, puede darse por descontado la participación cómplice de políticos, asesores, funcionarios, administradores, juristas y personal encargado de la implementación del Pmd de la refinería de Cartagena, funcionarios que desde sus cargos propiciaron el grave desfalco a lo que es de todos, cargos desde los cuales terminaron conspirando y favoreciendo a empresas multinacionales (muy seguramente a cambio de jugosas “mordidas”) para que estas se apropiaran de cientos de millones de dólares que hoy deben moverse paraísos fiscales y gruesas cuentas en el exterior. Vergüenza, estupor e impotencia nacional ante este nuevo caso de megacorrupción.

 

El zoom sobre el desfalco


¿Cómo lo hicieron? ¿Qué pasó con el dinero saqueado?

 

Todo empezó a finales de la década de los noventas con el legitimo interés del gobierno nacional por consolidar la capacidad de refinamiento de hidrocarburos en Colombia, necesaria para abastecer la demanda interna de combustibles en los sectores productivos. Buscaban preparar al país para la exportación de refinados y materias primas, al tiempo que pretendían una alternativa frente al hipotético escenario de colapso en la refinería de Barrancabermeja, ubicada el Magdalena Medio.

Estas inquietudes fueron recogidas en los Conpes 3312(2) y 3336(3) de 2005, documentos que estructuran los primeros lineamientos del plan, así como la disposición para vincular a un “socio estratégico” que contribuyera a financiar y ejecutar las obras “asumiendo los riesgos” junto a Ecopetrol. En el primer periodo del gobierno de Uribe Vélez, bajo el “Plan Nacional de Desarrollo 2003 - 2006 hacía un Estado Comunitario”, vino el espaldarazo y las disposiciones finales para el inicio del proceso de ampliación de la Refinería de Cartagena. Ese mismo año se constituye Reficar S.A.

La Contraloría menciona en su informe “Refinería de Cartagena: lecciones aprendidas y no aprendidas de un megaproyecto”: “En 2006, teniendo como referente las recomendaciones de los Conpes de 2004 y 2005, se lleva a cabo la enajenación del 51% de la participación de Ecopetrol en el proyecto siendo Glencore International AG, de origen suizo, la beneficiaria, la transacción se cerró por una suma de USD 630.7 millones de dólares”. Enajenación que abre la cerradura al desfalco.

Con esta decisión empezaron los dolores de cabeza del proyecto. A esto se refirió el Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, en entrevista para María Jimena Duzán(4): “ [...] ahí viene un tema todavía más grave es que Glencore llega en una licitación pública con 34 empresas multinacionales y quedan definitivamente seleccionadas cuatro empresas, entre las cuales son dos las finalistas: la compañía petrolera del Brasil Petrobras y Glencore, que es la otra propuesta. Se la otorgan a Glencore una compañía que no tenía ninguna experiencia en este campo, no había construido nunca una refinería [...] demostramos y encontramos en el estudio que esta empresa no tenía ninguna experiencia”. Lo único que podía inclinar la balanza a su favor fueron, por supuesto, los 30 millones de dólares que ofertó por encima de la propuesta de Petrobras.

Glencore no tenía ni la más mínima idea de cómo construir alguna refinería, por eso en cabeza de Reficar S.A. a finales de noviembre del 2007, tomó la decisión de firmar un contrato con CB&I el 6 de noviembre del 2007 para que fuera esta compañía norteamericana la que desarolla el Pmd, tal y como lo detalla el documento de la Contraloría “bajo la modalidad de precio suma global llave en mano (5) y la participación en el contrato de la sucursal de CB&I en Colombia–CB&I [...]”. Pero eso no era todo, la empresa sub contratada tampoco contaba con la experiencia necesaria para enfrentar un proyecto de estas magnitudes, además, tal como lo explica el Contralor: “Nosotros lo que hemos constatado es que se constituye una filial de CB&I que es una firma norteamericana, inicialmente pero que encontramos que tiene su casa matriz en Holanda [...] la empresa CB&I en Colombia tiene un capital de 230 millones de pesos, ¡de pesos!, no son dólares, ¡Son pesos!, con una responsabilidad de una obra por 70 u ochenta millones de dólares, y también hay en este estudio una constatación que CB&I no era una compañía con experiencia en temas de refinerías, ella comienza a comprar compañías que tienen experiencia para validar y tan bien les va, que cuando se inicia el proceso que tenemos en estudio el costo de la acción es de 40 dólares y se va a 80 dólares mientras están en el proceso de construcción [...]”.

CB&I Colombia se declaró insolvente hace un año, hacía finales de enero esa compañía estaba siendo recapitalizada con 20 millones de dólares para enfrentar, quizás, una disputa legal en la que entre otros objetivos, intentará cobrar USD $100 millones que aún le adeuda Reficar, cuya junta directiva llevó a cabo este inteligente negocio.

La narrativa prosigue en el año 2009, cuando CB&I decide recoger campamentos y marcharse del país argumentando una crisis financiera, producto de la crisis inmobiliaria de los Estados Unidos. Ecopetrol, empresa en extremo sensible y “comprensiva” con sus contratistas norteamericanos, decide no poner talanqueras al asunto y asumir la responsabilidad del 100 por ciento del proyecto, es decir, le compra la participación de Glencore en Reficar S.A. (51%) por la suma de USD $590 millones, un poco más bajo que lo que había sido comprada por Glencore, pero habiendo está repatriado durante dos años consecutivos jugosas utilidades. Los abogados de Ecopetrol, mucho más comprensivos y laxos con los norteamericanos que la propia Reficar, renunciaron a cobrar clausulas de incumplimiento (5) que regían la relación entre Glencore y Ecopetrol.

A esto se refirió en entrevista para desdeabajo Rodolfo Vecino, Secretario de derechos humanos y paz de la Junta Directiva Nacional de la Unión Sindical Obrera, USO: “ [...] en el 2009 casi que a principios del 2010 Glencore se retira, le devuelven la plata, pero además de eso ganó todas las utilidades que tuvo la refinería en esos dos años y algo, además el pago de una sobretasa que en ese entonces tenía a cargo sobre los combustibles en la distribución, ellos esperaron hasta el mes de marzo para recibir estos dividendos. Osea, Glencore hizo un excelente negocio. Eso es algo que es una pregunta obligada, ¿por qué Glencore se retira sin cumplir las clausulas de cumplimiento? ¿Por qué no tuvo ninguna sanción económica? Esa es una de las primeras preguntas, y ¿cómo el Estado colombiano aceptó esto”. Gran interrogante.

Hacen falta más agravantes que nublan el proceso. Cuando Glencore se retiró Ecopetrol terminó asumiendo la responsabilidad de la totalidad del Pmd incluyendo, por supuesto, las deud3as y obligaciones contraídas por Glencore. Además de lo anterior, decide de manera precipitada continuar con las relaciones contractuales con CB&I, la empresa norteamericana contratada para ejecutar el proyecto de la Refinería de Cartagena. Poco después de la partida de la multinacional suiza, en junio del 2010, Ecopetrol (quien ahora ostentaba el control absoluto de Reficar) además de continuar con las relaciones contractuales con CB&I decide dar riendas sueltas a su espíritu innovador y modifica las relaciones contractuales entre Reficar y la empresa norteamericana mediante un contrato de Costos Reembolsables (6) sin precedentes en el país, para que esta empresa culminara las obras restantes. Este contrato equivalía a un “gaste que yo pago”, una especie de cheque en blanco proporcionado por el Estado a CB&I. La Contraloría estima que los gastos reembolsables cobrados gracias a este tipo de contrato ascendieron a un monto de USD $1.800 millones de dólares.

A esta modalidad de contrato se refirió Rodolfo Vecino en la entrevista:“¿Cómo Colombia y cómo Ecopetrol celebra un contrato de Costos Reembolsables(7) cuando un proyecto de esta envergadura debió haberse hecho bajo el diseño de otra línea de contratación diferente?, una que pudiese garantizar la ejecución real dentro de los términos económicos fijados, porque hay otras modalidades como la de llave en mano con la cual toda la responsabilidad económica del proyecto se define en un solo valor y el contratista está obligado a entregarle al contratante el proyecto andando, operando”. De par en par la puerta al gigantesco saqueo de recursos.

También tomaron forma errores de planeación. Los USD $4.000 millones de dólares en que fue estimado el precio de la obra al inicio del Pmd habían sido calculados sobre el 20 por ciento de la construcción total, es decir, de forma inexplicable en este caso, abogados, asesores y la junta directiva de Reficar permitieron que un proyecto de semejante envergadura, demandante de tantos conocimientos técnicos y administrativos, se fuera construyendo “sobre la marcha”, sin que pudieran vislumbrar mayores problemas o los enredos presupuestales que este proceder podía generar ¿Ingenuidad o exceso de pillería?

Pero quien hasta acá sigue leyendo esta nota y pensaba que esto era escandaloso, podrá verificar a continuación que no es así. En efecto, en palabras del Contralor Maya Villazón: “Cómo si fuera poco, ese contrato no tenía interventoría, tenía un gerente de proyecto, una firma norteamericana, Foster Wheeler, que lo que hacía era mirar las facturas, avalarlas y Reficar a pagar. Con un tema que también es importante, que hay que informarlo es que la junta directiva de Reficar aprobaba costos sobre cinco millones de dólares, de cinco millones hacía abajo, pues era una contratación, una autorización directa [...]”. Enorme libertad de gastos.

A partir de lo dicho no es muy difícil imaginarse como un contrato de estas proporciones, sin interventoría, con una potestad de gasto tan amplias proporcionadas a los contratistas, con deficiencias de planeación tan profundas, con una laxitud tan grande en términos de cláusulas de incumplimiento, y con esquemas de contratación de la naturaleza expuesta, desemboca en un detrimento patrimonial de las proporciones registradas. De ninguna manera puede considerarse como estúpidos o inhabilitados mentales a los miembros de las juntas directivas o presidentes de Reficar y Ecopetrol, pues sería la única manera de explicar de manera consistente su proceder.

Hasta el momento son los primeros que tendrán que responder en este escándalo sobre el que esperamos no se cumplan las previsiones de Rodolfo Vecino: “Lo que nosotros vemos hoy, mire, allí no va a pasar nada, como todo lo que sucede en nuestro país, ahí no va a pasar nada, hay muchos personajes de la vida política, pero también están los clásicos delfines de las familias de abolengo de este país que es esa vieja y rancia burguesía parásita que vive precisamente de eso, del erario público, de los proyectos, que igual que sanguijuelas chupan y toman recursos de los grandes proyectos del país y son los que condenan a este pueblo a seguir viviendo en la miseria”.

¿Y el dinero robado? El Contralor proporcionó en la entrevista referida claves de su destino cuando se refirió a los 590 millones de dólares que canceló Ecopetrol a Glencore cuando le compró nuevamente su participación en Reficar, recursos que según Maya Villazón fueron depositados en las Islas Bermudas, paraíso fiscal donde poco importa el origen del dinero que quiera guardarse. A esto también se refirió Rodolfo Vecino: “En eso hay una maraña que va a ser difícil desentrañar porque aquí estamos cruzando con empresas en paraísos fiscales, con vehículos financieros que fueron sacados afuera del país, con dineros que no sabemos qué pasó con ellos, o sea, aquí hay un problema bien serio y la crisis de Ecopetrol, hoy tenemos que aclararlo, no obedece únicamente al tema cíclico, no se profundiza precisamente por el tema cíclico en los precios del petróleo, sino por la corrupción y la debilidad financiera a que ha sido llevada por los malos manejos, por la mala administración [...]”

Va a ser difícil en extremo que tal dinero pueda algún día ser recuperado por el Estado colombiano, pues este tipo de operaciones se llevan a cabo para evadir la capacidad de los gobiernos y organismos internacionales con competencias para intervenir en términos penales sobre este tipo de compañías.

 

Los nombres y apellidos del escándalo


Los protagonistas del desfalco

 

En rueda de prensa para explicar a los colombianos el escándalo de Reficar, el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas comentó: “Aquí ocurrieron tres cosas que no debieron haber pasado [...] Glencore como accionista controlante de la refinería fue un primer error [...] lo segundo: haber contratado a CB&I y lo tercero es la falta de planeación, iniciar proyectos sin que se cuente con un conocimiento detallado de que es lo que se va a hacer con lo que se conoce como la ingeniería de detalle [...]”. Aunque el ministro Cárdenas habló en tercera persona, lo primero que debe recordarse es que también tiene una cuota de responsabilidad en este gigantesco desfalco al Estado colombiano.

Así lo evidencian sus antecedentes. Antes de ser Ministro de Hacienda y Crédito Público, Cárdenas fue miembro de la junta directiva de Ecopetrol entre los años 2008 y 2009, cuando Glencore decidió marcharse y le fue devuelto el dinero que habían invertido en la conformación de Reficar S.A. sin que los abogados de la sociedad o de Ecopetrol se percataran que podrían cobrar una indemnización por un monto de 75 millones de dólares ante el flagrante incumplimiento de la multinacional suiza.

“Presidente de Ecopetrol, de denunciante a investigado por Reficar”, titula la revista Semana un artículo el 25 de febrero del 2012, publicación que consigna: “El exministro Juan Carlos Echeverry [actual presidente de Ecopetrol] pasó de ser el principal denunciante de los sobrecostos de la construcción de la Refinería de Cartagena (Reficar) a estar en el banquillo de los investigados. La Procuraduría les abrió investigación a él; al actual ministro de hacienda, Mauricio Cárdenas, y a ocho integrantes más de la junta directiva de Ecopetrol. La decisión incluye además al expresidente de Ecopetrol Javier Genaro Gutiérrez y a integrantes de la junta directiva como Joaquín Moreno Uribe, Hernando José Gómez, Federico Rengifo Vélez, Fabio Echeverry Correa, Amílkar Acosta Medina y Roberto Steiner”.

Otros de los ciudadanos investigados por organismos de control son: el actual presidente de Reficar, Reyes Reinoso, Orlando Cabrales –expresidente de Reficar– y el expresidente de Ecopetrol, Javier Gutiérrez, además de 12 miembros de la junta directiva de Reficar. Son estos algunos de los nombres de los directos responsables en esta catástrofe financiera de la que ninguno quiere ser responsable, pues en entrevistas proporcionadas a medios de comunicación es evidente que están haciendo los mayores esfuerzos para argumentar que no participaron, que tampoco tuvieron nada que ver en los enormes sobrecostos de este lesivo proyecto.

La investigaciones lideradas por la Contraloría General de la República, la Procuraduría General de la Nación, la Fiscalía General de la Nación y la Superintendencia de Sociedades, aún se encuentran en fase previa. Aunque el estado actual de las indagaciones no permite aún individualizar con plena certeza a los responsables de la catástrofe, puede decirse que entre los nombres mencionados se encuentran los principales culpables del hasta el momento impune saqueo. La mayoría de ellos son exitosos profesionales, con una amplia trayectoria en el Estado y en el sector privado, provenientes de “prestigiosas” familias, con carreras ascendentes y con enormes capitales socio económico, quienes en una nueva oportunidad conspiraron para apropiarse de los recursos del Estado, configurando otro de los grandes casos de delincuencia de “cuello blanco” protagonizados en el país.

 

Lo que la corrupción se llevó

 

Los impactos del desfalco

 

Una vez más las incidencias negativas sobre el descomunal saqueo de los recursos públicos lo recibe la sociedad colombiana. Nuevo dolor de cabeza. A la precaria situación económica que viven muchos de los hogares, van a sumarse las medidas adicionales de austeridad, así como la tan esperada reforma tributaria, medidas con las que el Gobierno proyecta neutralizar la crisis económica que ya asoma sus narices en el país, también acelerada gracias a los miles de millones de dólares que tendrá que pagar por este detrimento patrimonial que le fue infligido.

Mientras los dineros se esfuman, y los señoritos de “cuello blanco” ocultan sus rostros, los proyectos de autoabastecimiento de combustibles no superaron las expectativas. Según la Revista Dinero(8): “Para la Contraloría, la ampliación de Reficar no tendrá la rentabilidad esperada: en 2008 estaba calculada en 14,1% y será de 4,35%, mientras que el costo de la deuda es de 5,5%, reduciendo la rentabilidad para Ecopetrol y presentando un diferencial negativo de pérdida en el capital de 1,15%”. Enorme detrimento.

Por otro lado, hay víctimas que poco están referidas en cuenta en medio de todo este desastre. A esto se refirió Rodolfo Vecino: “Mire lo que dejó ese proyecto: 489 trabajadores lisiados que todavía no les han resuelto su situación, eso lo dejó CB&I, ese es otro de los pasivos gravísimos que deja hoy en el pueblo colombiano”. Casi medio centenar de trabajadores que serán los peores perjudicados en esta tragicomedia en que fueron los únicos cuyos cuerpos y cuya salud resultó afectada de por vida sin que nadie les responda por las afectaciones, cuando es poco probable que los implicados en el Gobierno o en el sector privado transnacional afronten juicios y penas por protagonizar semejantes hechos. Pocos son los que se enriquecen, en este caso de manera infame a costa del robo, pierden los colombianos a quienes les tocará pagar la deuda y los trabajadores quienes tendrán que dar grandes batallas para lograr ser reconocidos e indemnizados.

De esta manera terminó el proyecto icono del desarrollo industrial en el país. Seis años después de lo contemplado, con sobrecostos del 101 por ciento que obedecen a: 15 por ciento en precios, 25 por ciento a cargo de las demoras por aplazamiento de entrada en operación de la planta, 13 por ciento por baja productividad y 43 por ciento en cantidades adicionales de materiales; con escandalosas modificaciones contractuales que contribuyeron a endeudar a Ecopetrol en la suma de USD $ 5.743 millones, pasivos que hasta finales del 2015 han obligado al pago de poco más de 740 millones dólares entre intereses y capital.

Por otro lado, está en curso una dura batalla en términos legales entre Reficar y CB&I, según la Revista Dinero: “En la actualidad el proceso se encuentra en la etapa de arreglo directo entre Reficar y CB&I. Muchas de las fuentes consultadas por la Revista Dinero coinciden en afirmar que esta no se dará porque no habrá acuerdo frente a la pretensión de Reficar –cuya cifra se mantiene en reserva–. Además, ante los pronunciamientos recientes de los organismos de control y la apertura de investigaciones penales y disciplinarias sobre los contratos de la refinería, ¿quién firmaría un acuerdo?

De no concretarse el acuerdo las partes tendrían que ir a un tribunal de arbitramento, el que se encargaría de zanjar la discusión, tribunales poco parciales, donde Colombia ha construido una tradición de fracasos en procesos similares. Desesperanzador panorama.

Mientras tanto: tapen, tapen...

 

1 Reficar S.A. es una sociedad anónima encargada de: construir y operar refinerías, refinar hidrocarburos y comercializar sus derivados, de la misma manera que producir, comercializar y distribuir petróleo, crudo y gas, entre otras actividades. Es la sociedad encargada del funcionamiento de la Refinería de Cartagena ubicada en el perímetro industrial de Mamonal, uno de los más avanzados complejos industriales en suramericana. Hasta el año 2014 esta refinería tenía una capacidad instalada de refinamiento equivalente a 80.000 barriles de petróleo por día y poseía una eficiencia del 75 por ciento en los procesos de transformación. La empresa fue constituida en el 2006 para llevar a cabo el proyecto Pmd de la Refinería de Cartagena estructurada a partir de una composición accionaria de 51% Glencore – 49% Ecopetrol.
2“Proyecto del Plan Maestro de la Refinería de Cartagena – PMD”.
3 “Modificación a la estrategia definida en el Conpes 3312 para la ejecución del Plan Maestro de la RefineDeshacerría de Cartagena – PMD”.
4 ¿Cuánto fue realmente lo que se robaron en Reficar? - Primera Parte. https://www.youtube.com/watch?v=JQjzAIBcjRw  12 de febrero del 2016.
5 La Contraloría señala en su informe: “Ecopetrol aceptó el retiro de la firma sin hacer uso de los mecanismos para contrarrestar los incumplimientos del socio adjudicatario incluidas en el Acuerdo Marco de Inversión – AMI y consistentes en una garantía por valor de USD 75 millones contenida en la sección 4.01 del AMI que cubría el incumplimiento en las obligaciones de determinar la configuración de la refinería ampliada y modernizada, el diseño del mecanismo de financiación del proyecto y la contratación del EPC incluidas en el capítulo V del acuerdo referido”.
6 En un contrato de Costos Reembolsables el contratante asume las responsabilidades de pagar al contratista por los costos reales que este incurre en la ejecución de las obras pactadas en el acuerdo. Este contrato maneja precios provisionales que pueden aumentar o disminuir de acuerdo a contingencias que se presentan en la ejecución de las obras, contingencias que el contratante debe asumir en términos económicos.
7 El documento de la contraloría consigna: “El 15 de junio de 2010 y luego de intensas negociaciones, Reficar decide modificar la forma de contratación y pago del contrato EPC por uno de costos reembolsables (6) – RC (por sus siglas en inglés), con la firma CB&I UK Limited en la modalidad ‘off shore’ con el fin de ’ejecutar el diseño, ingeniería, procura, obtener la Terminación Mecánica de todas las Unidades y obtener las Garantías de Desempeño’ y con CB&I Colombia S.A. en la modalidad ‘on shore [...]”
8 http://www.dinero.com/edicion-impresa/pais/articulo/las-disputas-entre-cbi-y-ecopetrol-por-sobrecostos-en-reficar/218793

 

 Artículos relacionados

La corrupción, un asunto Fiscal

Marzo 30 de 2016

 

Video relacionado

Reficar: Sólo uneslabón en la cadena de saqueo a Ecopetrol

Publicado enColombia
Multas multimillonarias por manipular tasas

La investigación, iniciada en 2007 por las autoridades fiscales de Estados Unidos e Inglaterra, permitió conocer la operatoria de las instituciones bancarias, las cuales habrían obtenido un beneficio ilícito cercano a los 10 mil millones de dólares.

 

El Departamento de Justicia norteamericano y la Reserva Federal sancionaron a seis bancos con multas por 5775 millones de dólares por haber manipulado durante cinco años el tipo de cambio de las divisas. La investigación, iniciada en 2007 por las autoridades fiscales de Estados Unidos e Inglaterra, permitió conocer la operatoria de las instituciones bancarias, las cuales habrían obtenido un beneficio ilícito cercano a los 10.000 millones de dólares.


La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, anunció que los bancos alcanzados por la sanción son el UBS, Barclays, Citigroup, JP Morgan, Royal Bank of Scotland (RBS) y Bank of America, que tendrán que pagar un total de casi 3000 millones (de dólares) en multas y sanciones impuestas por el Departamento de Justicia. Además, Lynch explicó que también la Reserva Federal impuso sanciones adicionales, por lo que la suma total finalmente ascendió a 5775 millones de dólares.


Según la procuradora general, los operadores de divisas de los bancos involucrados formaron un grupo que se autodenominó El Cartel, tras el cual encubrieron su comportamiento ilegal durante cinco años. "Casi todos los días, durante cinco años, utilizaron una sala de chat privada para manipular el tipo de cambio entre euros y dólares utilizando un lenguaje cifrado para ocultar su complot", apuntó Lynch. La actuación de los bancos "como compañeros en vez de competidores" para hacer que les favoreciera el tipo de cambio perjudicó a "incontables" inversionistas e instituciones de todos el mundo, incluyendo a otros bancos y clientes que confiaron en que el mercado generaría un cambio competitivo.


Lynch indicó que Barclays deberá abonar 2400 millones de dólares de multa, por lo que el banco inglés será el más afectado por las sanciones. Citigroup abonará 1267 millones, mientras que JP Morgan tendrá que desembolsar 892 millones. En el caso de RBS, la multa asciende a 699 millones, en tanto que el Bank Of America fue multado con 205 millones.


Por su parte, el suizo UBS tendrá que pagar 342 millones de dólares para zanjar su implicación en el escándalo financiero. Como resultado de los acuerdos alcanzados con el Departamento de Justicia y con la Reserva Federal, UBS no deberá afrontar cargos criminales por su conducta en el mercado de divisas. Asimismo, según el acuerdo, la entidad helvética se beneficiará de inmunidad condicional en la investigación, como reflejo del papel jugado por la entidad en reportar potenciales malas prácticas al Departamento de Justicia y la plena cooperación con las autoridades. No obstante, UBS aceptó declararse como culpable de manipulación del indicador Libor, por lo que abonará una multa adicional de 203 millones de dólares y quedará sometido "a un período de prueba" de tres años. El índice Libor es una tasa de referencia para el mercado financiero mundial.


"Esta severa reprimenda debe servir como recordatorio de que se va a perseguir a cualquier entidad de Wall Street o empleado que use el sistema financiero a su favor e infle los beneficios de sus compañías en perjuicio de sus clientes y del consumidor en general", señaló la fiscal general.


En tanto, el superintendente del Departamento de Servicios Financieros del estado de Nueva York, Benjamin Lawsky, sugirió a Barclays a despedir a ocho empleados identificados por las autoridades. "Pongámoslo en estos términos. Los empleados de Barclays entraron en un descarado 'si sale cara, gano yo; si sale ceca, también gano yo', un esquema que perjudica fuertemente a sus clientes", expresó.


UBS fue la única entidad que se pronunció respecto de la sanción. El presidente del banco con sede en Basilea, Sergio Ermotti, expresó que la cúpula directiva de la institución ya tomó las medidas disciplinarias correspondientes. "Nuestras acciones demuestran la determinación que tenemos de seguir una política de tolerancia cero con las malas prácticas y el deseo de fomentar la cultura correcta dentro de nuestra industria", señaló.


Las autoridades fiscales norteamericanas y británicas ya habían castigado en noviembre a seis entidades con una sanción de 4300 millones, en un pacto en el que también participó el supervisor de las operaciones con divisas. De aquel pacto, repiten ahora JP Morgan, Citigroup, RBS y UBS. Además, se actuó contra HSBC. Barclays, sin embargo, decidió por no involucrarse en el acuerdo por problemas con el regulador en Nueva York. En aquella ocasión, se acusó a las entidades de no haber aplicado los controles internos para evitar que sus operadores pusieran los intereses del banco por delante del de sus clientes.


Esta es la segunda sanción derivada de esta investigación en menos de dos meses. Esta vez, a diferencia de la anterior, las entidades admitieron su culpabilidad en el fraude, lo que podría llevar acciones penales contra sus empleados. Según el diario El País de España, el 40 por ciento del mercado de divisas se realiza en Londres, mientras que un 20 por ciento en Nueva York.

Los controles internos que aplican los bancos a estas operaciones son clave para evitar que los operadores puedan verse tentados a realizar conductas abusivas cuando realizan estas transacciones.

Publicado enEconomía
Página 1 de 2