Grupo en la OEA busca abrir la puerta a una intervención armada en Venezuela

Washington. Doce países integrantes del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) votaron ayer en favor de convocar a los cancilleres de las 19 naciones signatarias para que aborden la crisis venezolana, durante una sesión del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), lo que abre la puerta a una intervención armada regional a la república bolvariana, que a su vez consideró "nula" la decisión.

Varios países que no integran el TIAR se pronunciaron contra invocar el tratado. Bolivia se retiró de la sala y México y Uruguay dijeron que el TIAR es inapropiado para responder a una crisis interna como la venezolana. Más aún, México rechazó de forma "rotunda" la propuesta al argumentar: "consideramos que no hay un conflicto armado en el continente que amerite" su aplicación.

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, tuiteó que su país "repudia" la infame pretensión de un reducido grupo de gobiernos belicistas de la OEA que pretenden alterar la paz de nuestra patria y la región valiéndose de un írrito instrumento para satisfacer la ansias de Estados Unidos por derrocar al gobierno de Venezuela”.

Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala, Haití, Honduras, El Salvador, Estados Unidos, Paraguay, República Dominicana y Venezuela, representada por el emisario de la oposición Gustavo Tarre, aprobaron que los cancilleres del TIAR se reúnan durante la segunda mitad de septiembre, sin precisar sitio ni fecha. Trinidad y Tobago, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú se abstuvieron y Bahamas se ausentó.

El secretario estadunidense de Estado, Mike Pompeo, señaló que la convocatoria demuestra que el gobierno de Nicolás Maduro tiene una "influencia desestabilizadora" en la región.

El TIAR prevé opciones que van desde la negociación, la ruptura de relaciones diplomáticas, la suspensión de comunicaciones económicas, de transporte terrestre, marítimo, aéreo, comunicaciones radioeléctricas, radiofónicas y la opción de acciones coercitivas de carácter militar.

Publicado enInternacional
Miércoles, 04 Septiembre 2019 06:16

Pesadilla en el banco central

Pesadilla en el banco central

Estas noches de verano los bancos centrales sufren una pesadilla recurrente. Sueñan que estalla un volcán llamado Recesión y que la erupción arrasa con economías enteras. Los flujos piroclásticos destruyen vidas y riqueza sin distingo. Angustiados, los responsables de los bancos centrales despiertan sobresaltados. Por un momento suspiran aliviados, pensando que sólo era una pesadilla. Pero para parafrasear el maravilloso microrrelato de Augusto Monterroso, cuando despiertan el dinosaurio sigue ahí.

No se necesita ser especialista en alta cocina macroeconómica para entender su inquietud. En los tiempos que corren, los nubarrones de una recesión están por todos lados. Y los bancos centrales saben que ya no tienen armas para enfrentarla.

La semana pasada se llevó a cabo la tradicional reunión de Jackson Hole, en Wyoming, Estados Unidos. Es una selecta conferencia organizada por la Reserva Federal de Kansas City, en la que participan funcionarios de bancos centrales, organismos financieros y especialistas en teoría macroeconómica. El tema este año fue el de los "desafíos" que enfrenta la política monetaria. Es el eufemismo que emplean los banqueros para hablar de sus pesadillas.

La última crisis llevó a los bancos centrales a aplicar una política de dinero fácil y bajas tasas de interés. Esa postura recibió el nombre de "flexibilidad cuantitativa" y consistió en inyectar billones de dólares y euros en el sistema financiero y bancario para evitar el colapso. Muchos alertaron sobre la hiperinflación que esto podría ocasionar. Pero 10 años después de haberse inaugurado esta política monetaria, las presiones inflacionarias brillan por su ausencia.

La economía de Estados Unidos se ha mantenido en expansión, pero a una tasa débil (promedio de 2.1 por ciento anual desde 2010). Y aunque la economía se mantiene cerca del pleno empleo, los salarios siguen estancados y no hay presiones inflacionarias por el lado de los costos laborales.

Y en cuanto a las tasas de interés, los bancos centrales han seguido manteniendo una tasa cero o cercana a cero, pero eso no ha servido para reactivar la economía. Los bancos centrales quisieran regresar a una política "normal", es decir, con tasas de interés cercanas a sus niveles históricos. Pero cualquier aumento en las tasas corrientes amenaza con desencadenar mayor volatilidad en las bolsas de valores y frenar todavía más una economía afectada por la deflación y atrapada en un paisaje de bajas tasas de crecimiento.

Ese es el escenario que ocupó la atención de los participantes en la conferencia de Jackson Hole. Algunos, como Larry Summers, el tristemente célebre macroeconomista de Clinton, concluyen que los bancos centrales deberían reconocer su impotencia. Frente a una nueva recesión no tienen ya campo de maniobra: ya no pueden reducir más sus tasas de interés. Además, relanzar otra ronda de flexibilidad monetaria sería parecido a lo que se intentó infructuosamente en Japón durante 20 años.

Los indicadores a escala mundial son inquietantes. Bajas tasas de interés, endeudamiento y déficits elevados, y tasas de crecimiento tenazmente mediocres. Todo indica que existen frenos adicionales a la demanda agregada y que sólo una política fiscal o medidas novedosas, como la renta básica universal, podrían revertir. Pero el pensamiento conservador sobre austeridad fiscal es una cárcel de ideas de la que es muy difícil escapar.

Pero el principal problema que enfrentan los bancos centrales estuvo ausente de las discusiones en Jackson Hole. La verdadera pesadilla de los bancos centrales es su irrelevancia, no sólo en emergencias, sino también en tiempos normales. La raíz de esta intrascendencia es múltiple. Primero, los bancos centrales no controlan la oferta monetaria, contrario a lo que se piensa comúnmente. Hoy, la oferta monetaria es manejada por los bancos comerciales privados. En vista de que los bancos privados crean dinero de la nada, su problema no es conseguir que alguien le deposite sus ahorros en dinero de alto poder. Su problema consiste en encontrar sujetos de crédito confiables. Y en los tiempos que corren, esa tarea no es fácil.

Segundo, el banco central tampoco controla la tasa de interés de referencia para los inversionistas. Sólo la tasa de muy corto plazo (24 horas) que afecta el mercado interbancario de reservas de dinero de alto poder. Y los bancos privados se las han ingeniado para usar todo tipo de tecnologías y optimización contable para reducir su necesidad de reservas.

Tercero, el sistema bancario en su conjunto puede llegar a necesitar más reservas en dinero de alto poder (por ejemplo, cuando se excede en sus operaciones de crédito). En ese caso, el banco central no tiene más remedio que adoptar una postura acomodaticia y proporcionárselas, a menos que prefiera frenar el crecimiento económico.

El banco central camina dándose aires de importancia y emite comunicados severos y formales, como si fuera el dueño del negocio. En realidad no es más que el siervo fiel de los bancos comerciales privados.

Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
Facebook, multada con 5 mil millones de dólares y Twitter censura cuenta de Assange

Si partimos del concepto del poder militar que aplica Estados Unidos, es ineludible la jerarquía del C-4 (Comando/Control/Cibernética/Computadoras).

 

¿Quién "comanda" y "controla" las joyas tecnológicas de Silicon Valley del GAFAT (Google/Amazon/Facebook/Apple/Twitter)?

 

Más que la multa supuestamente "cuantiosa" de 5 mil millones de dólares, que asestó la deslactosada Comisión Comercial Federal (FTC, por sus siglas en inglés) a Facebook por su pisoteo a los "derechos de privacidad de los datos" (https://on.wsj.com/2Gboy54), llamó la atención la división de sus cinco miembros: tres republicanos a favor y dos demócratas en contra que criticaron su exigüidad punible dada la dimensión del daño (https://on.wsj.com/2Y3Ej8l).

 

No es casual que Elizabeth Warren, feroz senadora demócrata, exija la atomización de Facebook (https://bit.ly/2LCGzOU).

 

Ahora que Trump ha arremetido contra los vínculos de Google con China, se va asentando la proclividad electoral de los omnipotentes "dueños del universo tecnológico" del GAFAT (https://on.wsj.com/2xNhCqa).

 

Si por sus filias y/o fobias los conoceréis, queda clara la conectividad de Google y Twitter como enemigos de Trump y el Partido Republicano.

 

No queda muy prístino el verdadero "comando y/o control" de Facebook, de estrechos vínculos con Netanyahu (https://bit.ly/2XNay7y).

 

Facebook rompió con George Soros (https://bit.ly/2R2Lhnl), mientras apoyaba "extrañamente" al Brexit y a Trump con la desaparecida Cambridge Analytica (https://bit.ly/2pCFpEJ).

 

Mike Head, del sitio web de World Socialist (WSWS), publica que "Twitter elimina la cuenta de la organización de defensa de Assange" (https://bit.ly/2LlLjaD).

 

WSWS, al unísono de Russia Today, es de los pocos sitios que han difundido la forma arbitraria en la que Twitter suspendió la cuenta @Unity4J (https://bit.ly/18l44gk), plataforma que circula la información sobre la detención de Julian Assange, fundador de Wikileaks, encarcelado en la siniestra prisión Belmarsh, mientras enfrenta una extradición a EU, donde puede ser ejecutado por espionaje (US Espionage Act).

Con la mano en la cintura, la red "social" Twitter, que manipula a sus usuarios enjaulados, no dio razón a las protestas masivas ni ha contestado la "apelación" de los usuarios ni su mandamás Jack Dorsey se ha dignado contestar.

 

Ya había expuesto con antelación el organigrama bancario y ejecutivo de Twitter en San Francisco (https://bit.ly/2vmxf6V).

 

El encargado de "Twitter Latinoamérica" es el español Pepe López Ayala a cargo del eje México/Colombia/Chile/Argentina: aliado del neofranquista y fascista Partido Popular, de íntimos vínculos con Calderón y su presunto asociado Krauze Kleinbort, miembro de los Consejos de Administración de Televisa (https://bit.ly/2JAnSbJ) y Banco Santander (https://bit.ly/2GgjSeb).

 

El legendario músico Roger Waters, cofundador de Pink Floyd, denuncia la suspensión por Twitter para silenciar a los apoyadores de Assange a quien describió como "un gran héroe de la libertad de prensa y de la libertad de cualquier género".

 

Roger Waters comparó a Twitter con el Big Brother (Gran Hermano): personaje central de la novela distópica y totalitaria 1984 de George Orwell (https://amzn.to/2jdTyon).

 

Waters sentenció que Twitter "es el brazo de la policía del pensamiento". Aquí discrepo en el túnel del tiempo, porque Twitter no llega aún a la sofisticación del Gran Hermano, sino que se parece más a la Inquisición medieval (https://bit.ly/2XLaCtl).

 

Mike Head fustiga que "Twitter se ha comportado como un trasnacional juez, jurado y verdugo, sin proporcionar explicación alguna, no se diga justificación".

 

Cabe señalar que también Trump se ha quejado amargamente de que Twitter hostiga en EU a la "derecha" conservadora –que detesta su mandamás estadunidense Jack Dorsey–, mientras que, de acuerdo a mi personal vivencia, el neofranquista/neofascista/neoliberal Pepe López Ayala persigue a los integrantes de la "izquierda" que detesta la dupla golpista Calderón/Krauze (https://bit.ly/30yf2AL).

 

Pese a todo, no faltan cándidos que aún exulten la libertad de expresión de las redes "sociales (sic)".

 

www.alfredojalife.com

 

Facebook: AlfredoJalife

 

Vk: AlfredoJalife

 

Publicado enInternacional
Responde Rusia: expulsa a 60 diplomáticos de EU

La anunciada respuesta simétrica del Kremlin a la expulsión de 154 diplomáticos rusos en 27 países comenzó este jueves al declarar Rusia persona non grata a 60 diplomáticos de Estados Unidos y ordenar el cierre de su consulado general en San Petersburgo.

Cada uno de los otros 26 países –que se sumaron a la iniciativa británica de "mandar una fuerte señal concertada" por la supuesta implicación rusa en el envenenamiento del ex espía ruso Serguei Skripal y su hija, Yulia, en Salisbury, Inglaterra, acusación que Rusia desmiente de modo tajante–, recibirá la misma represalia que aplicó contra Moscú.

Los respectivos embajadores, a partir de este viernes, serán convocados a la cancillería, donde se les entregará la notificación oficial sobre la expulsión de igual número de diplomáticos que los rusos que tuvieron que dejar sus territorios.

Al dar a conocer las medidas, el ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, dijo que Moscú "no podía dejar de responder a tantas acciones hostiles, absolutamente inadmisibles".

Para Lavrov, "una de la primeras conclusiones de toda esta situación es que, como habíamos señalado tantas veces y con razón, quedan en el mundo, en Europa, muy pocos países que pueden tomar decisiones de manera autónoma", afirmó.

Y explicó: "Sabemos que muchos países que expulsaron a uno o dos diplomáticos rusos tuvieron que hacerlo debido a la presión colosal, al fuerte chantaje que ejerce sobre ellos Washington que, lamentablemente, los ha convertido en su instrumento principal en los asuntos internacionales".

Por ello, y no sólo por ser el que expulsó más diplomáticos rusos y cerró el consulado general en Seattle, Rusia decidió empezar por Estados Unidos.

Lavrov encomendó al vicecanciller Serguei Ryabkov comunicar la respuesta rusa al titular de la embajada de Estados Unidos, John Huntsman: deberán abandonar el país antes del próximo 5 de abril 58 diplomáticos de la embajada en Moscú y dos de su consulado general en Yekaterimburgo, así como se concede dos días para desalojar el edificio de su consulado general en San Petersburgo, que será clausurado.

El jefe de la diplomacia rusa aprovechó la ocasión para volver a exigir que Gran Bretaña permita a funcionarios de la sección consular de la embajada en Londres visitar a Yulia Skripal, cumpliendo así con los compromisos que se desprenden de las Convenciones de Viena sobre Relaciones Consulares y sobre Relaciones Diplomáticas.

"Quiero comentar, entre paréntesis, con satisfacción, que por fin las autoridades británicas nos comunicaron el estado de salud al menos de Yulia Skripal. Según nos escribieron, se está recuperando rápidamente y su estado ya no es crítico. De nuevo exigimos que nos den acceso a Yulia por cuanto es ciudadana rusa", señaló el ministro de Relaciones Exteriores.

Según Lavrov, mientras el gobierno británico –con el pretexto del caso Skripal– "está forzando a todo el mundo a tomar una dirección antirrusa", Rusia sólo quiere "establecer la verdad".

 

Publicado enInternacional
Trump acepta reunirse con el líder de Corea del Norte

Un enviado de Corea del Sur le entrega la invitación al presidente estadounidense en la Casa Blanca
 
El escenario más explosivo del planeta ha cambiado radicalmente. Hace tres meses Kim Jong-un y Donald Trump se insultaban y amenazaban con el holocausto nuclear; hoy van camino de sentarse en una mesa de negociación. El presidente de Estados Unidos ha aceptado "en el lugar y tiempo que se determine" la inesperada invitación del líder de Corea del Norte para reunirse cara a cara. La petición fue trasladada a Trump este jueves por un emisario surcoreano que el martes pasado se reunió en Pyongyang con Kim Jong-un. En el mensaje, el Líder Supremo ofrece la desnuclearización del país y frenar las pruebas nucleares y balísticas. Jamás se ha registrado un encuentro directo entre los mandatarios de ambas naciones.


El anuncio fue realizado por el enviado surcoreano en la propia Casa Blanca. Trump calentó la intervención señalando que iba a ser "muy importante" aunque no dio mayores especificaciones. Cuando el legado surcoreano habló, hizo temblar a Estados Unidos. No solo sacó a la luz la invitación, sino que Trump la había aceptado y que el encuentro estaba previsto para mayo. “Somos optimistas con este proceso diplomático. La República de Corea, los Estados Unidos y nuestos aliados nos mantenemos unidos y esperamos que no se repitan los errores del pasado. La presión continuará mientras Corea del Norte no acompañe sus palabras con acciones concretas”, afirmó el consejero de Seguridad Nacional surcoreano, Chung Eui-yong.


"Kim Jong-un hablaba de desnuclearización con Corea del Sur, no solo congelación. También que no habría pruebas pruebas balísticas durante ese periodo. Se está logrando un gran progreso, pero las sanciones permanecerán hasta se llegue a un acuerdo. La reunión está siendo planeada", tuiteó Trump.


La materialización de una negociación directa entre Estados Unidos y Corea del Norte supone un paso histórico. Representa un triunfo para Trump, pero también una demostración del inmenso poder del eje Pekín-Washington.


En su estrategia para frenar la carrera armamentística de Pyongyang, la Casa Blanca ha blandido su poderío militar y exhibido una asperísima retórica prebélica. A ello ha sumado una escalada sancionadora en la que el apoyo de China, que absorbe el 90% de las exportaciones de Corea del Norte, ha resultado determinante.
Efecto de este cerco combinado, que ha desgastado profundamente al régimen norcoreano, ha sido la búsqueda de una válvula de escape por parte de Kim Jong-un. No solo se ha lanzado a un diálogo directo con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, que se celebrará en abril en la zona desmilitarizada, sino que ahora ha ofrecido y logrado una reunión cara a cara con su archienemigo estadounidense. Y al cesto ha añadido la perla más buscada: renunciar al arma atómica a cambio de la supervivencia del régimen. Justo lo que está dispuesto a aceptar Washington, siempre y cuando la desnuclearización sea permanente, y satisface a Pekín, que mantiene a Corea del Norte como glacis frente a su vecino del sur y las tropas americanas.


La posibilidad de que el diálogo fructifere es compleja. Los antecedentes históricos son pésimos. Las amenazas han sido muchas y las conversaciones con legados de Bill Clinton y George Bush hijo terminaron en fracasos. Esa experiencia ha armado de cautela a la Casa Blanca, pero no ha eliminado la esperanza de una resolución diplomática del conflicto. A ello ayudan dos factores clave: China apoya plenamente el diálogo, y el propio Trump, sin rebajar la presión, está dispuesto a este cara a cara. En este sentido, más allá de los insultos, bravuconadas y demostraciones de fuerza, Washington siempre ha mantenido expedita la vía del diálogo.


En diciembre pasado, el secretario de Estado, Rex Tillerson, incluso abandonó la exigencia estadounidense de que Pyongyang renunciase al arsenal nuclear y únicamente pidió un “periodo de calma” para sentarse a negociar. “No es realista decir que sólo pueden hablar si vienen a la mesa listos para renunciar a su programa. Han invertido demasiado en él [...] Estamos dispuestos a hablar con Corea del Norte en el momento que quiera. Estamos dispuestos a una primera reunión sin condiciones previas. Veámonos y hablemos del tiempo si hace falta o de si la mesa debe ser redonda o cuadrada, y luego empecemos a trazar una hoja de ruta”, dijo Tillerson.


Las palabras de Tillerson fueron avaladas por el mismo Trump, quien en una conversación con el presidente surcoreano se mostró dispuesto al diálogo con Pyongyang “en el tiempo apropiado y bajo las circunstancias correctas”. El deshielo propiciado por los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur, así como el viraje de Kim Jong-un, han acabado abriendo la puerta. Sólo falta que ambos líderes la crucen.

Washington 9 MAR 2018 - 03:54 COT

Publicado enInternacional
Sábado, 18 Noviembre 2017 08:02

Cincuenta y dos segundos

Cincuenta y dos segundos

 

Rusia y Estados Unidos, que tienen los arsenales nucleares con mayor capacidad de devastación, siguen sin poder pasar página a su desencuentro –por momentos casi ruptura–, que más allá de cualquier pretexto obedece a la intención de sacar beneficios a costa del otro.

Así lo confirmó el reciente fiasco de la esperada reunión en Vietnam de los presidentes ruso, Vladimir Putin, y estadunidense, Donald Trump, la cual no se llevó a cabo, a pesar de que Moscú la daba por segura. Más grave resultó que la Casa Blanca la canceló de modo brusco y humillante para el Kremlin, cuyos portavoces llevaban días anticipando que los mandatarios se disponían a buscar soluciones para Siria, Corea del Norte, Ucrania y otras grandes controversias de la agenda mundial.

A final de cuentas, como notable y único éxito, se dijo que los presidentes acordaron una declaración conjunta sobre Siria, que las respectivas cancillerías aprobaron tres días antes del esperado encuentro de Putin y Trump y que, en sentido estricto, es de carácter ambiguo: frases correctas que a nadie obligan a reconsiderar sus propios planes, antagónicos, para el futuro del país árabe.

No sorprende que poco después de difundir la declaración –presentada aquí como testimonio de que no todo está mal entre Moscú y Washington–, el Ministerio de Defensa de Rusia no encontró nada mejor que acusar al Pentágono de bombardear a tropas leales al gobierno sirio con imágenes sacadas no de un satélite militar, sino de un videojuego (los responsables admitieron la pifia, atribuyéndola a una simple confusión). Tampoco es raro que Estados Unidos obligara al canal de televisión ruso RT America a registrarse como agente foráneo, lo que establece limitaciones a su trabajo y tendrá una respuesta similar en Rusia contra medios financiados por Washington.

Para salvar la cara y consumo interno, algún funcionario ruso que no ha reclamado los derechos de autor se inventó el concepto de reunión de pie, con lo cual el Kremlin quiso demostrar a su auditorio que el encuentro de Putin y Trump sí tuvo lugar, aunque por problemas de agenda no pudieron mantener conversaciones amplias y formales, sentados en cómodos sillones.

La fórmula hizo dudar incluso a los periodistas que integran el pool presidencial y uno de ellos, admirador abierto de Putin, llegó a publicar que ese encuentro tuvo una duración de apenas 52 segundos. Después el titular del Kremlin minimizó la suspensión de la reunión con su homólogo estadunidense por errores del personal que se encarga de coordinar los asuntos de protocolo, aunque reconoció que la relación bilateral atraviesa por una profunda crisis.

La mejoría en realidad no depende de cuánto dure la siguiente reunión de los presidentes. El problema es que la Casa Blanca ya no define la política hacia Rusia: es el Congreso el que marca la pauta y, mientras no levante sus severas restricciones legislativas, es previsible que se mantendrá –si es que no se incrementa– la tensión entre Moscú y Washington.

 

Publicado enPolítica
Miércoles, 04 Octubre 2017 08:18

EU expulsa a 15 diplomáticos cubanos

La sede de la embajada cubana en Washington.

 

"Inaceptable"; no hay evidencia de los presuntos ataques acústicos: canciller Rodríguez

Tillerson acusa a La Habana de incumplir su obligación de proteger al personal de la embajada

 

Estados Unidos escaló sensiblemente este martes las tensiones con Cuba al anunciar la orden de salida de 15 diplomáticos de la embajada de La Habana en Washington, decisión que el gobierno isleño calificó de inaceptable.

En una nota oficial, el secretario de Estado, Rex Tillerson, informó que su oficina comunicó a Cuba la orden de salida de 15 de sus diplomáticos en su embajada en Washington, aunque destacó que se mantienen las relaciones diplomáticas.

La controvertida decisión constituye el más reciente capítulo en la escalada de tensiones, a raíz de los misteriosos ataques supuestamente sufridos por diplomáticos estadunidenses en La Habana, aparentemente con ultrasonido.

De acuerdo con Tillerson, la decisión de expulsar del país a los funcionarios se tomó ante el “fracaso de Cuba en adoptar medidas para proteger a nuestros diplomáticos de acuerdo con sus obligaciones ante la Convención de Viena.

Mantenemos nuestra relaciones diplomáticas con Cuba, y seguiremos cooperando con la isla en la medida en que investigamos estos ataques, expresó el secretario de Estado.

Poco antes, un funcionario del Departamento de Estado que solicitó conservar el anonimato dejó claro que se trata de una expulsión.

“Estamos expulsando a estos 15 cubanos hoy, aunque no han sido declarados personas non gratas, esperamos que se vayan en siete días”, dijo el diplomático.

En una conferencia de prensa en La Habana, el canciller Bruno Rodríguez afirmó que la decisión era injustificada e inaceptable, ya que no existen evidencias de la ocurrencia de los alegados incidentes.

El jefe de la diplomacia cubana formuló un llamado a no continuar politizando este asunto, lo cual puede provocar una escalada indeseada, así como enrarecer e incluso hacer retroceder la relación bilateral.

Esas relaciones, apuntó el canciller cubano, ya están afectadas por el anuncio que hizo en junio el presidente estadunidense, Donald Trump, de una nueva política hacia Cuba, alejándose de la política de aproximación iniciada por su antecesor Barak Obama.

En opinión de Rodríguez, la decisión del Departamento de Estado tiene un carácter eminentemente político, por lo que Washington es responsable del deterioro presente y futuro de las relaciones.

Estados Unidos alega que por lo menos 22 integrantes de su personal diplomático en La Habana fueron objeto de raros ataques, al parecer mediante ultrasonido, que les han provocado fuertes dolores de cabeza, edemas cerebrales, mareos y pérdida parcial de audición y memoria.

Aunque aún se desconoce el origen de estos episodios y sus responsables, el Departamento de Estado no tiene dudas de que se trata de ataques. Hay un padrón muy consistente, dijo el funcionario estadunidense.

El viernes, el Departamento de Estado anunció la decisión de reducir a la mitad su personal en la embajada en La Habana debido a estas agresiones, que por ahora no han sido explicadas.

Aunque la medida estadunidense para reducir su personal en La Habana fue unilateral, el paso de ordenar la salida de Estados Unidos de diplomáticos cubanos eleva la tensión, ya que la Casa Blanca admite no tener pruebas de la responsabilidad de Cuba en el caso.

La semana pasada Tillerson recibió a Rodríguez en el Departamento de Estado, precisamente para discutir la situación creada por estos incidentes.

En esa reunión, el canciller Rodríguez negó de forma tajante que Cuba hubiera perpetrado alguna vez ataques de cualquier naturaleza contra personal diplomático extranjero, y solicitó la cooperación de Washington en las investigaciones.

Los dos países restablecieron lazos diplomáticos en 2015 después de medio siglo de ruptura y desconfianza, pero la llegada de Trump a la Casa Blanca abrió una interrogante sobre el futuro de ese dehielo.

En junio Trump anunció el endurecimiento de las medidas administrativas que Obama había adoptado por decreto para facilitar los viajes y el comercio con la isla.

Al anunciar la reducción a la mitad de su personal en La Habana, el Departamento de Estado informó también la suspensión por tiempo indeterminado de la emisión de visas para cubanos.

Con la expulsión de los 15 diplomáticos es posible que la embajada cubana en Washington también suspenda la emisión de visados, en lo que representaría un enorme retroceso en el ya difícil proceso de acercamiento iniciado en 2015.

 

Consultar la declaración del Ministerio del Exterior de Cuba

 

 

Publicado enInternacional
"A Caracas le hace falta un descanso emocional"

Durante el fin de semana, la capital de Venezuela toma fuerza tras meses de intensidad, un periodo de transición en el que las barricadas ya son basura mientras esperan una nueva ola de protestas

La Caracas de la Asamblea Constituyente amanece tranquila. Aunque sea en falso. Este domingo, que un exmilitar ha tratado de tomar un cuartel para detonar una rebelión militar masiva, la calma es tan evidente en el este opositor de la ciudad como el fracaso del excapitán Guaripano y sus partidarios.

Cuando comienza el fin de semana, Caracas se manifiesta como una ciudad disminuida que se relaja, pierde la tensión. Se pone a la espera. El viernes, mientras se instalaba la Asamblea Constituyente venezolana, a un par de kilómetros, en un teatro en los bajos del inmenso bloque de cemento del Parque Central, Franklin Zambrano cumplía uno de sus sueños: grabar un disco acústico. Suavizar, de alguna manera, el rock duro que toca hace más de dos décadas. Una intención acorde, en lo musical, con lo que siente sobre su ciudad.


"A Caracas le hace falta un descanso emocional", decía poco antes de comenzar a cantar para un público de medio centenar de fans entregados que la noche del viernes, a diferencia de días anteriores, no habían tenido mayores problemas para llegar al evento. Desde el viernes, en Caracas no hay protestas. Y no porque la situación mejore. Dista mucho de hacerlo.


Caracas toma fuerzas, a ambos lados del tablero, para continuar la batalla. Durante un par de días, todo comienza a ocupar un lugar nuevo, que con gran probabilidad será efímero, tras meses de una gran intensidad, cruel, que ha dejado muchos muertos. El lugar de la espera. El descanso entre el primer y el segundo tiempo del partido. El antes y el después de la Asamblea Constituyente. Montones de cascotes en las esquinas del este opositor, sí. Pero que tras un par de días sin usarse, ya no son barricadas. Se han convertido en basura, a la espera de la nueva ola de protestas. Y en la puerta de una pastelería, unos adolescentes piden para comer con estrategias adaptadas: "¿Nos ayuda con comida? somos jóvenes de la resistencia", dicen, integrando con normalidad en su repertorio lo que su público, en este barrio, quiere oír. Grupos de personas bajo los puentes, sí. Pero la mayoría, motoristas que se protegen de la lluvia, y no policías antimotines listos para intervenir como días antes.


"Caracas es hoy una ciudad triste"


Franklin, de 48 años, es el vocalista de Arrecho, una banda que adoptó como nombre la que es, si cabe, la más venezolana de las palabras. Una que sirve –arrecho- para recorrer ambos extremos de ese arco emocional que vive un país en el que una mitad está muy enfadada y la otra bastante satisfecha con lo sucedido los últimos años. Ahora, su banda cumple seis años sobre los escenarios y tocaba por primera vez sin enchufar, con cuatro guitarras acústicas, un bajo y percusión. "Mi intención, hoy, hacer música y no participar de la marea en la que se ahoga un país de términos secuestrados e histerismo, que se está dejando de lado todo lo que no sea política. "Necesitamos recuperar espacios de calma".


Pero sus letras, como la realidad, no dicen lo mismo. Son más realistas que las intenciones de quien las escribe. Son claramente políticas. Con esa voz ronca y gutural del rock más duro, que no pierde fuerza pese a lo desenchufado del concierto grita, protesta, despacio, a garganta rota, versos que su público se sabe, canta en alto, con pasión, señalando que es ahora cuando más sentido les encuentran, versos como "siempre es otro el del error/no oyes nada, no ves nada/ que no sea en tu interés". También, "si en el nombre del progreso, la patria y el amor hay dolor y muertos y una injusticia/ con los buenos no estoy yo". O "siempre evocas a los héroes de un pasado por venir/ en mi nombre no".


Osman Romero, uno de los asistentes a ese concierto, decía, tras un largo monólogo, más que nada, un quejido, que "Caracas es hoy una ciudad triste, en retroceso, que pierde poco a poco su vitalidad más allá de la política, que es aquí mortalidad". Casi no le quedan bares, echa de menos a los amigos, a la mujer, a la hija que ya se fueron del país y dosifica mucho las pequeñas cervezas de que disfruta, esa Polar ultra fría a 2500 bolívares, que cada vez le cuesta más pagar.


"Alguien tendrá que hacer que todo esto frene", pedía Osman.


Al constituir una nueva Asamblea, una nueva institución que centralizará la iniciativa política del gobierno para darle el impulso perdido, y en la que la oposición decidió no participar, Maduro crea un cuerpo político que, pese a las denuncias de manipulación electoral, empezó a trabajar de inmediato como sólo puede trabajar una asamblea monolítica de un sólo partido, a las órdenes y por aclamación.


A la espera del lunes


A primera hora del sábado, la Asamblea destituyó a la Fiscal General, Luisa Ortega. La escena de la Fiscal General huyendo en motocicleta por la ciudad embutida entre sus guardaespaldas después de ser destituida fue, sin ninguna duda, el giro tragicómico del día. Un giro que anuncia también que el gobierno se mantiene firme y en control de la situación. Pero en la calle, la desidia e indiferencia de los transeúntes en los alrededores del edificio del Ministerio Público es importante. Apenas la acompañan un grupo de periodistas. Nadie se había acercado a apoyarla en persona ante los escudos de los soldados que rodeaban el edificio.


Horas después de la huida de la fiscal, a las familias y niños que disfrutaban de su tarde de helados y juegos en la Plaza Bolívar de Chacao, al este de la ciudad, se sumaban varias cámaras de televisión y un grupo de diputados que acompañaban al Presidente del Parlamento, Julio Borges, en una poco concurrida, triste, rueda de prensa. No sólo ni se levantaban de los bancos para escuchar cómo Borges, sin tensión ni pasión, llamaba al pueblo, una vez más, a la resistencia y anuncia que los diputados regresarán a sesionar a la asamblea el lunes. En realidad, el público ni miraba. Algunos, tristes, creen que la oposición ya ha decidido conformarse con una derrota. José Ibuyen, opositor convencido al chavismo, helado en mano, junto su mujer Zorayda, que asiente, dice: "Espero que no sea hastío, pero es probable".


La mañana del lunes, cuando toque saber si, cómo, dónde, con qué decisiones se reunirán las dos asambleas que hay en Venezuela, o si señores de verde haciendo cosas se manifiestan de nuevo, es muy probable que la pausa decretada por las calles este fin de semana se rompa de nuevo.

 

Por Alberto Arce - Caracas
07/08/2017 - 09:36h

Publicado enInternacional
Lunes, 26 Junio 2017 08:04

Trump intenta ganar tiempo con Cuba

Trump intenta ganar tiempo con Cuba

El mandatario se puso en sintonía con el senador anticastrista Marco Rubio: éste integra una comisión que investiga el Rusiagate. El freno a la apertura de Obama exime a las industrias de las aerolíneas y los cruceros.

 

En la política sobreactuada, Donald Trump es el primer actor. El presidente de Estados Unidos eligió ese juego de roles para mandarle señales a Cuba mientras él gana tiempo. Su anuncio realizado en Miami, el teatro que eligió para presentar lo que hará su gobierno con la isla, no fue escogido al azar. La ciudad es el epicentro político, económico y cultural de la Florida, el estado donde sacó una cantidad de votos sustantiva que le permitió superar a Hillary Clinton en la elección general de noviembre. También reside ahí el núcleo duro de la contrarrevolución cubana y además, es el bastión del senador Marco Rubio, el mismo que en campaña por las internas republicanas lo definió como “la persona más vulgar” que haya aspirado a la presidencia de EE.UU. Ahora ya no dice lo mismo. Necesita de Trump, igual que el magnate de él. Sobre todo porque el congresista integra la Comisión de Inteligencia del Senado que investiga la interferencia de Rusia en los comicios de 2016. El retroceso en los avances bilaterales que habían acordado Barack Obama y Raúl Castro tiene demasiado que ver con este intercambio de favores.


Trump y Rubio pertenecen al mismo partido, pero ése es un detalle menor en su relación por conveniencia. Quedó demostrado cuando el ex director del FBI, James Comey, asistió al Senado el 8 de junio para hablar del Rusiagate. Había durado apenas 24 días en su cargo. El ex funcionario declaró que el presidente le había hecho saber que debía clausurarse la investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones que lo llevaron a la Casa Blanca. Lejos de adoptar esa postura, Comey deslizó que Trump “podría mentir” sobre el contenido de varios encuentros mantenidos en privado. Aquel le había pedido “lealtad” cuando el asesor de seguridad nacional Michael Flynn avanzó en la pesquisa sobre su relación con los rusos.


Rubio empezó a jugar un papel clave en esta trama cuando se transformó en una especie de abogado defensor del presidente. Antes que preguntarle al ex FBI sobre el affaire que comenzó con la filtración de correos de la ex secretaria de Estado Clinton y siguió con la denunciada intromisión de Rusia en las elecciones, el senador prefirió acorralar a Comey. Le preguntó por las filtraciones a la prensa de su investigación. También cuestionó su credibilidad. Antes de hurgar más en la denuncia sobre un problema de seguridad nacional, se inclinó por saber qué hace de su vida un ex funcionario despedido. No tardó demasiado en conocerse cuál era su moneda de cambio. Dos noches antes de aquella reunión en el Senado, Rubio había cenado con el presidente en la Casa Blanca.


La nueva-vieja política hacia Cuba que presentó Trump con su habitual histrionismo en Miami, es la que impuso de modo parcial el senador republicano. Son cambios a mitad de camino. La isla sigue perdiendo miles de millones en divisas -sobre todo por el bloqueo vigente desde el 3 de febrero de 1962-pero al mismo tiempo empresas de EE.UU comienzan a beneficiarse. Mantienen algunos intereses comerciales recuperados con la apertura de Obama. Así lo cuenta la periodista Fabiola Santiago en el Nuevo Herald, un medio que está lejos de reflejar los intereses del gobierno cubano: “...esta reversión instigada por los congresistas cubanoamericanos Marco Rubio y Mario Diaz-Balart exime a las industrias de las aerolíneas y los cruceros, las cuales podían haber perdido 3.500 millones de dólares de haber tenido lugar un cambio en las regulaciones del Departamento del Tesoro que les permite añadir los puertos de escala cubanos a sus itinerarios caribeños”.


Cuando Trump anunció este lavado de cara sin jabón de su política exterior hacia Cuba, estaba rodeado del elenco estable de conspiradores y terroristas cubanos. Si se trata de la isla, la política de EE.UU. tiene doble racero. Acompañaban al presidente los ya veteranos Angel de Fana, Jorge Luis García Pérez y Caridad Roque a quien el presidente llamó “la corajuda disidente cubana”. Esta mujer, tras la invasión de Playa Girón, recibió una condena a 20 años de prisión “por acciones de terrorismo y sabotaje”. Cumplió la mayor parte y emigró a Estados Unidos. De Fana también estuvo detenido en la isla y se sumó a la organización Cuba Independiente y Democrática (CID), dirigida por el fallecido Hubert Matos, comandante disidente de la Revolución. García Pérez, como los anteriores, es un declarado admirador de Luis Posada Carriles, el agente de la CIA que ideó el derribamiento del avión de Cubana en 1976 donde murieron 73 personas, entre pasajeros y tripulantes.En 2015, un documento desclasificado por el Departamento de Estado de EE.UU, señaló al terrorista cubano americano como el autor más probable del atentado.


“La relación de la CIA con Posada, quien cada vez más parece ser la persona que planeó el sabotaje, podría posiblemente llevar a alguna mala interpretación y bochorno, en cuanto él proveyó información no solicitada sobre planes extremistas significativos, más recientemente en febrero y junio de este año”, dice el documento del 76 que en 2015 reprodujeron los medios de Miami. Posada Carriles declaró cuando falleció Fidel Castro, que el líder revolucionarion “buscaba la oportunidad para matarme a mí y yo para matarlo a él”.


Trump eligió la compañía de gente afín a estas ideas para presentar su política hacia Cuba. Pero en los hechos, su directiva que deroga una anterior del ex presidente Obama, solo se conocerá en los próximos 30 o 90 días. Es el tiempo que dispone para divulgar su letra chica. Recién en ese momento se sabrá cuál es el alcance de sus medidas hacia la isla.

Publicado enInternacional
Un carroza temática con una réplica de un misil en el desfile de ayer.

 

Kim Il-sung exhibió por primera vez un misil de largo alcance y lanzó una dura advertencia contra EE.UU., en un momento de gran tensión en la región. El líder norcoreano presidió un desfile en Pyongyang.

 

Corea del Norte realizó ayer una demostración de poderío armamentístico, con motivo de la celebración del 105 aniversario del nacimiento de su fundador, Kim Il-sung, al exhibir por primera vez un misil de largo alcance. Además, lanzó una nueva dura advertencia contra Estados Unidos, en un momento de gran tensión en la región.

En el desfile militar de inmensa proporción (como suele mostrar el régimen comunista ante cada celebración) se incluyó un tipo de proyectil nunca antes mostrado en público: el misil balístico intercontinental (ICBM) de combustible sólido. A diferencia del combustible líquido, el sólido permite cargar los proyectiles más rápido y mantenerlos durante largas temporadas almacenados y listos para disparar.

A principios de año, el líder norcoreano Kim Jong-un, quien presidió ayer el desfile en la capital, Pyongyang, desde el balcón de la Casa de Estudios del Pueblo, enfundado en traje negro y corbata blanca, advirtió que el país ultimaba el desarrollo de un ICBM que sería capaz de alcanzar territorio estadounidense. El objetivo nominal del desfile era agasajar a Kim Il-sung pero el objetivo real, rendir homenaje a su nieto, Kim Jong-un, y que la población le enviara un mensaje de adhesión incondicional.

Aunque el líder de 33 años no tomó la palabra, el considerado número dos del régimen se encargó de mandar un mensaje claro y contundente al presidente estadounidense Donald Trump. En un tramo de su discurso, el vicemariscal Choe Ryong-hae aseguró: “Si Estados Unidos sigue con sus provocaciones temerarias, responderemos a una guerra nuclear con nuestras armas atómicas. Están creando una situación muy tensa que amenaza la paz y la seguridad, no sólo de la región, también del mundo entero”, aseguró Choe y exaltó los resultados de la apuesta de su país por la política “byeongjin” de llevar a cabo de manera simultánea su desarrollo económico y militar.

Corea del Norte garantizó la exacta difusión de sus advertencias gracias a que en esta ocasión permitió el ingreso de casi dos centenares de periodistas extranjeros, algo inusual en el cerrado régimen comunista. Por su parte, el portavoz del comandante general de las Fuerzas Armadas declaró: “Todas las acciones provocadoras y forajidas de Estados Unidos en los campos político, económico y militar para seguir con su política hostil hacia la DPRK (República Popular Democrática de Corea) serán contrarrestadas a través de una contra reacción del Ejército del pueblo. Nuestra contra reacción más severa en contra de Estados Unidos y sus fuerzas será ejecutada de forma tan despiadada que no permitirá a nuestros agresores sobrevivir”. Luego, para concluir dijo que la “grave histeria militar” del gobierno de Trump alcanzó una fase peligrosa que ya no puede ser pasada por alto.

Elevando otra vez el nivel de sus amenazas, el régimen reaccionó así a las advertencias de Trump, quien para impedirle a Kim Jong-un un nuevo ensayo nuclear y balístico desplegó un portaaviones y varios buques de guerra con baterías antimisiles cerca de aguas norcoreanas. No obstante y tal cual es su costumbre de tensar al máximo las relaciones pero sin llegar a romperlas, Corea del Norte no avanzó ayer más que en desafíos y advertencias dejando de lado la posibilidad que manejaba Washington de un lanzamiento de misiles balísticos o su sexto ensayo atómico en coincidencia con las efemérides de ayer.

Además de mostrar misiles de alcance medio Musudan y los misteriosos y temidos KN-08 y KN-14, que se lanzan desde plataforma móvil, desfilaron ante la plaza Kim Il-sung varios de los últimos desarrollos del régimen como el Pukguksong-1 y Pukguksong-2, exhibidos en público por primera vez. El primero de ellos es un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM) y el segundo, un proyectil de alcance medio que se tira desde plataforma móvil y que fue probado por primera vez en febrero y también el 5 de abril, ensayo que llevó a Washington a responder con el envío de un portaaviones nuclear a la península.

La preocupación aumentó desde que las fuerzas navales estadounidenses lanzaron misiles Tomahawk sobre una base aérea de Siria la semana pasada, en respuesta a un supuesto ataque con armas químicas de Damasco en contra de rebeldes y civiles. El bombardeo generó interrogantes respecto de los planes de Trump en torno a Corea del Norte, que realizó pruebas nucleares y de misiles en desafío de las sanciones de Naciones Unidas y de países occidentales. Por tal razón, Estados Unidos advirtió que la política de “paciencia estratégica” hacia Corea del Norte terminó. En esa línea estratégica, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, viajará hoy a Corea del Sur como parte de una gira por Asia que se extenderá por diez días.

 

 

Publicado enInternacional
Página 1 de 2