Tierra y libertad: luchas campesinas por la humanidad

De Palestina a Brasil, pasando por Indonesia, Sri Lanka, Mozambique, País Vasco, Kurdistán, países europeos y latinoamericanos, llegaron hasta la Amazonia más de 170 delegadas y delegados de la Vía Campesina, pescadores artesanales y otros movimientos y organizaciones sociales, a la Conferencia internacional sobre reforma agraria en Marabá, Pará, Brasil, del 13 al 17 de abril de este año. La cita tenía mucha historia, razones y urgencias, además de abrazar desde los movimientos de todo el mundo el acto de memoria y protesta a 20 años de impunidad de la masacre de 19 campesinos en Eldorado dos Carajás en 1996, crimen de Estado a favor de latifundistas y por mano de la policía militar.

 

A 20 años de esa masacre de campesinos sin tierra, que motivó que La Vía Campesina declare el 17 de abril Día Mundial de las Luchas Campesinas, la criminalización y represión de campesinos, trabajadores rurales, defensores de territorios y derechos, incluso en regiones como Europa, sigue siendo un tema que atravesó las participaciones en la Conferencia, desde todas las esquinas del planeta.

 

Situación más grave aún sabiendo que la lucha por la tierra y por seguir siendo campesinas y campesinos, no sólo es justa, es un aspecto fundamental de la sobrevivencia de todos, estemos en campo o ciudad, y es un elemento esencial para responder a las más graves crisis planetarias.

 

Un 70 por ciento de los habitantes del planeta se alimentan gracias a la producción campesina, la pesca artesanal, la recolección de alimentos silvestres, las huertas urbanas. Pese a este notable aporte, solamente tienen 25 por ciento de la tierra agrícola global. (Grain, 2014, goo.gl/6uR1R7) 90 por ciento son campesinos e indígenas y hay millones de trabajadores agrícolas sin tierra. En casi todo el planeta, sufren ataques permanentes a sus modos de vida, tierras y recursos, además de políticas públicas discriminatorias, clientelares o para generar dependencia.

 

Sus tierras, en muchos casos las que quedaron después de ser desplazados de las praderas más fértiles, siguen siendo codiciadas y arrebatadas por grandes inversionistas, sea para instalar monocultivos de granos de exportación y/o árboles, para explotar otros recursos, para abrir paso a proyectos de infraestructura, energía, ampliación especulativa de mancha urbana, para transporte para todos esos emprendimientos o hasta para especular con mercados de carbono. O deben abandonarlas porque les secan y contaminan las fuentes de agua.

 

En todos los casos, la vida, las culturas, la enorme y esencial contribución histórica y presente de las formas de vida campesina e indígenas, parece siempre quedar en último lugar. No sólo en políticas que favorecen los intereses corporativos, también por el mito falso de que campesinos e indígenas producen poco, cuando en realidad son responsables de la alimentación de la mayoría de la población mundial.

 

La contracara es que el sistema alimentario agroindustrial, dominado por empresas trasnacionales, ocupa la mayor parte de la tierra y usa entre 70 y 80 por ciento de todos los combustibles y agua que se usan en la producción alimentaria, contaminando con agrotóxicos suelos, aguas y la comida de todos, con enorme desperdicio de alimentos desde el campo a los hogares. Esto es el principal factor de cambio climático, aunque solamente alimenta 30 por ciento de la población mundial y emplea una ínfima parte, la mayoría en semiesclavitud o salarios miserables.

 

Estas condiciones hacen que la lucha campesina por la tierra sea aún más importante. La conferencia de Marabá afirmó esa lucha, pero también dejó claro que su camino va mucho más allá. A partir de reflexiones y experiencias acumuladas en sus regiones, creciendo las conclusiones de su conferencia internacional de 2012 en Indonesia, plantearon nuevas metas y desafíos. Integraron a sus metas el concepto de reforma agraria popular, propuesto desde el trigésimo Congreso del Movimiento Sin Tierra de Brasil: la producción alimentaria es un tema de toda la sociedad y requiere ser asumida por todos los movimientos. La necesidad de alimentos es de todos, así como los impactos en salud, ambiente, sociales, económicos, culturales que el sistema agroalimentario conlleva. El sistema industrial es controlado por unas cuantas empresas trasnacionales que operan en todo el planeta y son un pilar fundamental del sistema de explotación global. Otros desafíos que formularon fue pasar de la lucha por la tierra a la defensa de territorios; integrar los conceptos de autonomía y soberanía alimentaria; cambiar el modelo de producción agrícola capitalista por otros basados en agricultura ecológica y campesina, cuestionando no sólo la propiedad de la tierra, sino también la matriz tecnológica que subyace al modelo capitalista; fortalecer los procesos permanentes de reflexión y formación política y teórica; desarrollar y crear medios propios de comunicación, a la par que denunciar la manipulación informativa de medios masivos; afirmar la lucha feminista, de género y por diversidad sexual; construir alianzas con otros movimientos y luchas urbanas y rurales; articularse a nivel internacional, especialmente contra trasnacionales, contra la criminalización; afirmar la solidaridad internacional en zonas de guerra como Palestina y Kurdistán.

 

Cuando lanzaron la convocatoria de la conferencia, no sabían que coincidiría con el reality show de votos comprados en el Congreso de Brasil para esta nueva clase de golpes de Estado. La conferencia lo denunció y expresó todo el apoyo a los movimientos contra el golpe. Pero la mejor medida fue sin duda la reflexión colectiva y crítica sobre lo construido, los errores, faltas y aciertos, asumiendo un amplio espectro de nuevos desafíos.

 

*Integrante del Grupo ETC

 

Publicado enInternacional
Domingo, 17 Abril 2016 06:57

Dos atributos de la economía mundial

Dos atributos de la economía mundial

Transnacional y financiera. Cada vez más transnacionalizada y progresivamente financiarizada (1). Así es la economía mundial actual. Esos son dos de los atributos de las transacciones internacionales en nuestros días. Dos rasgos característicos que ganan fuerza y extienden sus efectos e intensidad al conjunto de las relaciones económicas internacionales. Panamá y sus despachos de abogados son solo un ejemplo de ello.


Las décadas anteriores sentaron las bases de lo que hoy es una realidad incuestionable: ha surgido una economía financiarizada y transnacionalizada que impone sus formas y contenidos, convirtiéndolos en atributos esenciales del capitalismo mundial.

Convirtiéndolos también en fuentes permanentes de desequilibrios y crisis recurrentes, que amplían y profundizan las crisis, salpicándolas de turbulencias que alimentan la espiral infernal de una gran recesión potencialmente global.


Nadie debería extrañarse de que el dinero fluya buscando el cauce más cómodo, sin aparente control y sin que nadie pueda ejercer regulación alguna. No deberíamos rasgarnos las vestiduras, porque la economía mundial ha ido confeccionando el traje ideal para que suceda de ese modo. El clímax se alcanzó con el Consenso de Washington y la sacralización de la libertad de movimientos de capitales, como axioma indiscutible para fomentar las relaciones económicas. Como clave de bóveda del paradigma neoliberal, del pensamiento único, de la ortodoxia académica que tan conveniente resulta para la defensa de los intereses de unos pocos, en contra de la mayoría.


Otra cuestión distinta es qué tipo de relaciones económicas se quieren fomentar. Porque... los atributos del actual régimen de acumulación mundial potencian un modo de crecimiento y un estilo de desarrollo que genera desigualdades crecientes, crisis repetitivas, insostenibilidad ecológica y disolución del poder efectivo de las mayoría de los gobiernos del mundo, dentro y fuera de sus fronteras. Mientras, en la UE siguen sin enterarse de lo que pasa; o lo que es peor, pretenden ocultar lo evidente: que esta Europa ya no es útil para la defensa de los intereses de la mayoría de sus ciudadanos.


Transnacionalización significa, entre otras cosas, que la producción, comercialización y distribución de los beneficios de las actividades económicas dependen cada vez menos de las fronteras tradicionales. Y ello implica, entre otras consideraciones, una erosión paulatina del margen de actuación de las políticas fiscales, allá donde existen, porque no muchos países gozan de ese privilegio. De hecho, la fiscalidad marca una diferencia fundamental entre los países subdesarrollados y los desarrollados, aunque en estos últimos la libre movilidad de capitales desvirtúa, también, la esencia y la capacidad de acción de las políticas fiscales.


Financiarización implica, entre otras consideraciones, que casi todas las actividades dependen cada vez más de su dimensión financiera; y conlleva, también, que el sector financiero invade los espacios de acción de los demás ámbitos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales. Significa, en síntesis, que cada vez dependemos más de los bancos y de las finanzas. E implica que el capital financiero gana fuerza y que el dinero, bajo sus mantos más visibles de liquidez inmediata y de depósito de valor, es capaz de alterar cualquier decisión económica, productiva, financiera y de otros muchos tipos. Esa es la fuerza de quienes mueven ingentes cantidades de dinero y gestionan los recursos de los más privilegiados, impulsando las tendencias –no necesariamente lineales– en favor de la concentración del capital y del poder. No se trata de confabulación alguna, sino de decisiones hegemónicas, aparentemente desvinculadas aunque parcialmente convergentes.


La codicia, motor del capitalismo, es capaz de endeudar a cualquiera hasta las cejas, porque eso es lo más conveniente para que la actual mecánica económica siga funcionando. Las deudas se reproducen, en un afán frustrado de llenar los huecos que deja la insuficiencia de la demanda efectiva. El poder adquisitivo no crece a la velocidad necesaria y el crédito brota, cual falso maná, para terminar asfixiando a muchos. Las deudas ahogan cada vez a más agentes económicos y países, y sirven de coartada para proporcionar soluciones perversamente lógicas: recortar, reducir el gasto público, devaluar el nivel de vida de la población... porque la política monetaria ya no es útil para encauzar los ciclos económicos en casi ningún lugar del mundo. Menos mal que los bancos, y en su caso los organismos financieros internacionales, pueden salir “al rescate”, cuando les interesa. Y si no son capaces, se dejan rescatar ellos, con el dinero de todos.


Atrás quedaron los tiempos en los que las decisiones de inversión, producción y asignación de recursos se adoptaban con criterios supuestamente racionales, entre los que ocupaba y ocupa un lugar central el afán de lucro: el sano ejercicio de obtener beneficios, mejor de forma rápida y fácil. Hoy día todas esas tareas básicas se encomiendan al dinero mismo, a quienes lo gestionan, a quienes lo acumulan y lo ponen en las “manos invisibles del mercado”, es decir, en los paraísos fiscales y en los lugares donde las actividades offshore solo son controladas por la instancia divina en la que cada uno confíe; aunque es bien sabido que en esa tareas tan mundanas nadie confía en nadie. Por si acaso.


¡De qué nos extrañamos!, si sabemos que solo un pequeñísimo porcentaje de la población mundial, y de la población de cada país, es capaz de acumular cada vez más riqueza, mientras la mayoría ve mermado su nivel de vida, o, lo que es más crudo, continúan inmersos en la pobreza más absoluta.


¡A quién responsabilizamos!, si lo lógico es que la actividad capitalista tienda a invadirlo todo, porque esa es su meta mundial, su afán último, su instinto básico. ¡Por qué nos escandalizamos!, si en la práctica totalidad de países los bancos y las finanzas marcan la senda de la legislación y de los legisladores, imponen su ley, y se garantizan impunidad cuando yerran, algo que ocurre de manera cada vez más repetitiva, porque la financiarización conlleva, como diría mi abuela, que la avaricia rompa el saco.


El mundo asiste a una mutación creciente del concepto tradicional de fronteras. Ya no sirven las barreras administrativas ni políticas.

Los obstáculos físicos son cada vez más fáciles de superar. Lo hacen posible el progreso técnico, el abaratamiento de los transportes, y la fragmentación y deslocalización de los procesos productivos. Las finanzas se encargan del resto: desplazan la capacidad de ahorro de unos pocos, sin que en esa decisión primen criterios nacionales, ni sociales, ni productivos, ni éticos. La inteligencia computarizada hace el resto: asigna riesgos, reparte beneficios, robotiza, y sugiere que las personas hemos dejado de ser el centro esencial de nosotros mismos.


Las empresas y conglomerados transnacionales construyen y manejan a su antojo sus propios espacios de reproducción de su capital y actividades. Lo hacen situándose por encima de los espacios nacionales y de cualquier otra frontera que se les quiera imponer, ya sea legal, moral, institucional o simplemente humanitaria.


Los pasaportes sí sirven aún para algo: hacen más difícil el desplazamiento legal de las personas. Pero... quien puede, si lo necesita, es capaz de comprar los pasaportes que desee, para ir donde y cuando quiera. O busca un testaferro o un experto en finanzas que aproveche la movilidad a su antojo.


Por si acaso, el temor al terrorismo nos recuerda que el mundo sigue necesitando enemigos, para que siga viva también la necesidad de combatirlos. Y si hace falta, se alimenta a esos enemigos, se venden armas a unos y a otros, se promueven guerras pequeñas y grandes, porque esa estrategia sí ayuda a potenciar un tipo de economía que interesa a algunos, aunque perjudique a muchos.


Ante nuestros ojos está surgiendo una nueva economía global, monstruosamente enorme comparada con los organismos internacionales y las instituciones que en teoría deberían encauzar su comportamiento y regular el papel de los agentes económicos (jugadores) que en ella intervienen. Pero esa es otra historia: los agentes económicos más poderosos se concentran, se fortalecen, se nutren de su propia esencia financiera e internacionalizada, contribuyendo a un nuevo “orden” mundial que ni a mi abuela ni a mí nos gusta. Apesta a imperialismo y guerras. A miserias y derroche. A codicia frente a la buena voluntad y deseos de cambio de muchos personas. Deseos que se quedan en nada, ante al poder creciente del dinero que maneja una reducida élite mundial.


Son pocos, pero influyen cada vez más en nuestras vidas, en la incapacidad de acción de los políticos, en el aire que respiramos y en las oraciones que despliegan quienes aún creen que rezar sirve para algo.


____
(1) Palazuelos, Enrique et al. (2015): Economía Política Mundial. Akal, pág. 345 (magnífico libro, por cierto, ahora que tengo la oportunidad de decirlo en Público).

Publicado enInternacional
De Político.com: Transnacionales tecnológicas intentan mantener los drones en el aire

Amazon, Facebook y Google tienen altas expectativas para los drones -pero las regulaciones del gobierno han impedido sus planes en los EEUU y forzado a algunas compañías a probar suerte en el extranjero.


Las estrictas leyes federales aun prohíben a sus gigantes tecnológicos, estudios de filmación y otros operadores comerciales volar sus vehículos aéreos no tripulados. Aun antes de que los aviones puedan ser probados en territorio nacional, los experimentadores deben trabajar para ganar la bendición de la Administración de la Aviación Federal (FAA por sus siglas en inglés).


Esos obstáculos gubernamentales han preocupado a algunos defensores de los drones, por la posibilidad de que los EEUU puedan perder nuevas inversiones y empleos. Y las señales de vuelo en el extranjero están apareciendo: Google dijo el jueves que está probando su nuevo drone en Australia, conocida por sus reglas relajadas. Mientras tanto, las iniciativas para el uso de drones comerciales continúan surgiendo por todo el mundo, desde Japón a India.


"Esta es la primera vez en la historia que los EEUU no están guiando a la industria en tecnología de aviación," dijo Brendan Schulman, abogado en Kramer Levin, Nueva York, y representante de varios clientes que desafían la prohibición de la FAA a las operaciones de drones comerciales.


Las duras restricciones de la FAA están diseñadas teniendo en cuenta la seguridad o la privacidad. Por ahora, la agencia ha establecido seis sitios de prueba para drones comerciales por todo el país y ha comenzado a permitir el uso de drones en cuatro industrias específicas.


Sin embargo, el empleo de la mayoría de los drones comerciales aún es ilegal hasta que la agencia concluya la conformación de sus esperadas regulaciones -que se cree sea en septiembre de 2015 como mínimo. Mientras tanto, la FAA ha tomado medidas enérgicas contra los investigadores, repartiendo 12 "cartas de advertencia" este año a operadores de drones que entraron en conflicto con la ley.


"El desarrollo de todas las regulaciones y patrones que necesitamos es una tarea muy compleja y queremos asegurarnos de hacerlo bien la primera vez", dijo la FAA.


Pero la tecnología se está poniendo inquieta. El floreciente mercado de drones ha probado ser especialmente atractivo a la industria. Amazon reveló el año pasado que esperaba entregar paquetes desde el aire, mientras Facebook ha convertido a los drones en una vía para llevar el servicio de Internet inalámbrico a zonas marginadas del mundo. En abril Google adquirió Titan Aerospace, una firma que produce drones que emplean la energía solar. La compañía reveló esta semana que había estado trabajando desde 2011 en los vehículos aéreos no tripulados.


Fuera de los EEUU, los operadores de drones comerciales están aumentando. Una compañía con base en Reino Unido, Hovercam, ganó el premio de la Academia a principios de este año, por el desarrollo de una avanzada cámara de cine ubicada en un drone. Japón ha empleado drones en la agricultura durante décadas. Raphael Pirker, un afamado operador de estos equipos, estableció su compañía de construcción de drones en Hong Kong.


Google no culpó explícitamente a las regulaciones de la FAA por su decisión de experimentar con su nueva flota de aviones no tripulados, llamado Proyecto Ala, en Australia. Sin embargo, un portavoz de la compañía dio pistas de que el gigante de las búsquedas podría comenzar el cabildeo sobre el tema.


"Con frecuencia nos encontramos con los reguladores para explicar cómo funciona nuestra tecnología – informamos a la FAA de nuestro proyecto hace unos meses", agregó el vocero. "Vamos a seguir actualizándoles sobre nuestro trabajo y nuestra tecnología a medida que avanzan. Estaremos encantados de participar en las discusiones sobre cómo las regulaciones que están redactando podrían afectar a la innovación en este espacio en el futuro ".


La FAA se asusta con las comparaciones entre su progreso de integrar los drones al espacio aéreo estadounidense y lo que otros países han logrado.
"Estados Unidos tiene el espacio aéreo más complejo y activo del mundo, incluyendo muchas aeronaves de aviación general que debemos tener en cuenta en la planificación de la integración de Sistemas Aéreos no Tripulados (UAS por sus siglas en inglés), porque esos mismos aviones y los pequeños UAS pueden ocupar el mismo espacio aéreo", escribió la agencia en un sitio web diseñado para reventar "mitos" sobre su relación con drones.


Los obstáculos federales a los drones impulsaron a Amazon en 2014 a contratar a una firma de cabildeo externa, centrada específicamente en el tema. A continuación, presentó una petición en julio para probar un prototipo de su nuevo sistema Primer Aire Amazon. De este modo, la compañía también emitió una amenaza sutil de que podría cambiar fácilmente sus operaciones al extranjero si sentía que las regulaciones gubernamentales eran demasiado difíciles de pasar.


"Conceder a Amazon una exención para pruebas de investigación y desarrollo fuera de los Estados Unidos es un asunto de interés público, ya que contribuye al objetivo del Congreso de tener [drones] volando sobre el territorio, pronto y de manera segura", escribió el gigante del comercio electrónico, y añadió, "la continua innovación de Amazon en los Estados Unidos requiere la exención solicitada para las pruebas exteriores, en apoyo de nuestro equipo de investigación y desarrollo".


Amazon no hizo ningún comentario para este artículo. Pero un periódico en India informó que Amazon planea comenzar a probar sus drones en ese país.
Michael Toscano, presidente de la Asociación Internacional de Sistemas de Vehículos No Tripulados, dijo que el progreso de los drones en el extranjero debería ayudar a los partidarios a cambiar la mente de los legisladores y reguladores en casa, mostrando cómo los drones pueden compartir de forma segura el espacio con aviones y helicópteros.


"Una de las cosas que no tenemos es un montón de buenos datos para presentar a los responsables", dijo. "Google, Amazon y todas las demás empresas que estén interesadas en esta tecnología, no lo estarían haciendo si no creyeran que pueden hacerlo de manera segura."


Es posible que Google ya esté planteando el tema en Washington. La compañía, que ha gastado casi $ 9 millones para cabildear entre el 1 de enero y el 30 de junio, indicó en su último informe que había discutido cuestiones de "seguridad aérea" con la FAA. Un portavoz de la agencia dijo que la FAA era "consciente" del proyecto Google Wing.


"La compañía ha tenido algunas conversaciones con la FAA," escribió el portavoz en un correo electrónico. "El proyecto está todavía en etapas muy preliminares en los Estados Unidos."


(Tomado de Político.com. Traducido por Danay Portal/ Cubadebate)

Mandamás de ExxonMobil entabla demanda por el fracking en su rancho texano

Los texanos –sean empresarios de alcurnia, sean ciudadanos comunes– han sido alcanzados por los daños a la salud, al medio ambiente y a la armonía social que provoca el telúricamente tóxico fracking.

 

Rex Tillerson –mandamás de la máxima trasnacional de Estados Unidos, la legendaria petrolera ExxonMobil, quien ostenta un salario de 40.3 millones de dólares al año– presentó una demanda legal, en la que cita las "consecuencias del fracking", con el fin de bloquear la construcción de una torre de agua de 50.6 metros junto a su dañada propiedad valuada en 5 millones de dólares en Texas (http://thinkprogress.org/climate/2014/02/21/3316881/exxon-ceo-protests-fracking/ ).


ExxonMobil, con sede en Texas, no es una trasnacional cualquiera: representa El imperio privado y el poder de EU (Penguin Books, Nueva York, 2012), según el autor Steve Cole, galardonado con el Premio Pulitzer.


ExxonMobil, junto a Apple y Google, se encuentra a la cabeza de las máximas trasnacionales de Estados Unidos, medidas por su valor accionario, según el ranking de The Financial Times.


Rebecca Leber, del portal Think Progress, comenta que ExxonMobil, mediante su polémica subsidiaria XTO Energy, es el máximo productor de gas natural en Estados Unidos que se basa en la controvertida tecnología de exploración para extraerlo (léase: la fracturación hidráulica, fracking).


Rebecca Leber cita un reporte de The Wall Street Journal sobre la torre de agua cercana a la casa de Rex Tillerson que abastecería un sitio cercano al fracking que requiere de inmensas cantidades del líquido que, por cierto, ha contaminado los mantos freáticos cada vez más secos de Texas.


A juicio de la feroz crítica Rebecca Leber, las operaciones de petróleo y gas de ExxonMobil no solamente resultan en depredaciones, que han destruido casas y regiones, sino también provocan el desplome del valor de las propiedades. ¿Quién querrá vivir en medio de tanta contaminación letal?


El quejoso Rex Tillerson arguye que el proyecto causaría mucho ruido (¡supersic!) y tráfico (sic) debido a la transportación del agua de la torre al sitio de perforación. ¡Qué sensible!


La demanda legal busca una indemnización de 40 millones de dólares por daños (¡supersic!) y exige el desmantelamiento de la polémica torre de agua propiedad de CTWSC (Cross Timbers Water Supply Corporation), anteriormente BWSC (Bartonville Water Supply Corporation), que "venderá agua a los exploradores de petróleo y gas mediante el fracking para las formaciones de shale gas" (lutitas/esquisto/grisú; http://www.bizjournals.com/dallas/news/2014/02/24/exxon-ceo-dick-armey-sue-to-stop-water-tower-in.html?page=all ).


Al unísono, el anterior líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (del Partido Republicano), el también texano Richard Keith Dick Armey y su esposa entablaron el mismo juicio del mandamás de ExxonMobil, aduciendo daño a su rancho de 2 millones de dólares. Very weird!


Uno de los abogados del sensible quejoso texano especifica que la preocupación de su poderoso cliente petrolero/gasero es referente a la devaluación de su propiedad, más que al fracking. Como reza el popular dicho mexicano: que se ejecute la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre.


Extraña doble personalidad del mandamás de ExxonMobil: en su calidad de gasero ha fustigado a los numerosos críticos del fracking y a quienes pregonan su regulación, mientras que su alter ego de propietario presenta una demanda legal debido a la torre de agua cercana a su propiedad que servirá para el fracking. Tal es el prototipo neoliberal de empresarios petroleros/gaseros en Estados Unidos: ganan de todas en los dos bandos antagónicos, simultáneamente como verdugos y víctimas.


Para el mandamás de ExxonMobil, quien expectora el aburrido cuan inoperante mantra neoliberal, la regulación del fracking es anatema: este tipo de regulación disfuncional (¡supersic!) frena la recuperación de la economía de Estados Unidos, su crecimiento y su competitividad global (http://www.reuters.com/article/2012/03/09/us-ceraweek-exxon-tillerson-idUSBRE82810B20120309 ).
En referencia al tóxico shale gas y a su vilipendiado fracking, el mandamás de ExxonMobil es laxamente displicente y considera que sus riesgos son muy manejables (¡supersic!).


Al texano Rex Tillerson no le perturba que en los recientes cuatro años se haya incrementado el número de sismos en Estados Unidos 11 veces más que en las tres décadas anteriores (http://oilprice.com/Energy/Energy-General/More-Scientific-Evidence-Linking-Fracking-and-Earthquakes.html ).


El anterior boy scout y hoy cowboy petrolero texano Rex Tillerson es un súper peso pesado: pertenece al think tank CSIS, al superinfluyente American Petroleum Institute y al Bussines Roundtable (el equivalente, para las principales trasnacionales de Estados Unidos, de la legendaria Mesa Redonda del rey Arturo).


La omnipotente industria petrolera/gasera gasta fortunas para publicitar los "beneficios del fracking", pero no puede silenciar a sus críticos como el portal Truthdig que arremete contra la doble moral de Rex Tillerson, quien "promueve el fracking en la prensa de Nueva York, mientras entabla una demanda legal por la afectación ambiental a su rancho texano" (http://www.truthdig.com/eartotheground/item/for_exxon_mobil_ceo_frackings_fine_just_not_in_his_backyard_20140225 ).


Pero nada parece detener el delirio en Estados Unidos por el "auge del shale gas como uno de los principales creadores de empleos" y su revolución energética del siglo XXI, que cuenta con la genuflexa complicidad del "México neoliberal itamita". El costo médico/ambiental/social no importa.


Los fundamentalistas neoliberales del NCPA exultan que gracias al fracking el empleo en el sector petrolero creció 40 por ciento desde la recesión de 2007, de acuerdo con el Manhattan Institute, de ultraderecha (http://www.ncpa.org/sub/dpd/index.php?Article_ID=24147 ).
En las antípodas de los panegiristas del shale gas, sus críticos Inside Climate News/Center for Public Integrity/The Weather Channel exponen una investigación que vincula el fracking a la emisión de aire tóxico en Texas (http://www.democracynow.org/2014/2/27/big_oil_and_bad_air_report ).


Más allá de la conocida contaminación y sequía de los mantos freáticos (http://www.jornada.unam.mx/2014/02/09/opinion/012o1pol ), resalta y resulta que en el célebre yacimiento de Eagle Ford (al sur de Texas, que traslapa la transfrontera de México), su fracking contamina en forma tóxica el aire: el sulfuro de hidrógeno puede ser letal y el benceno, un componente orgánico volátil, puede causar cáncer en el largo plazo.


Se asienta más la contribución al calentamiento global del telúrico fracking del shale gas debido a la elevada emisión de metano (http://www.jornada.unam.mx/2014/02/16/opinion/012o1pol ).


Los residentes en las áreas del fracking se quejan de los laxos reguladores –amigables con las empresas y estrechamente interconectados con la industria del petróleo y el gas– quienes desprecian sus cefaleas, los olores pestilentes y sus trastornos respiratorios.
También lamentan nostálgicamente el fin de la vida bucólica rural cuando en cinco años el auge del shale gas transformó a Texas en un panorama dantesco de proliferación de pozos y plantas procesadoras para el telúricamente tóxico fracking.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalife
Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional
La Comisión Europea y Monsanto ocultaron la alta toxicidad del glifosato

La Comisión Europea aprobó el uso del glifosato sabiendo, como también lo sabía Monsanto, que causa defectos de nacimiento, algo que se ocultó a la gente. Este herbicida debiera ser prohibido, dicen la Dra. Eva Sirinathsinghji y la Dra. Mae-Wan Ho.

 

Un informe escrito por un grupo internacional de científicos e investigadores de la organización no gubernamental Open Earth Source (OES), revela que los estudios realizados por la empresa Monsanto, ya en la década de 1990, mostraba que el glifosato causa defectos de nacimiento. A pesar de ello, la Comisión Europea aprobó el uso de este herbicida con pleno conocimiento de aquellos estudios.

 

El glifosato es el ingrediente activo del herbicida Roundup de Monsanto y de otras formulaciones comerciales. Su uso causa gran preocupación por los efectos nocivos que los estudios científicos vienen señalando desde hace varios años, entre los que se incluyen alteraciones endocrinas, daño en el ADN, toxicidad reproductiva y en el desarrollo, neurotoxicidad, cáncer y defectos de nacimiento ( véase [[2] Glyphosate Toxic and Roundup Worse, SiS 26; [3]Death by Multiple Poisoning, Glyphosate and Roundup, SiS 42; [4] Ban Glyphosate Herbicide Now. SiS 43; [5] Lab Study Establishes Glyphosate Link to Birth Defects, SiS 48).

 

El herbicida Roundup de Monsanto es el más vendido en todo el mundo y su uso se ha incrementado de manera exponencial. Monsanto ha introducido cultivos modificados genéticamente (OGM) tolerantes al glifosato, tales como los RR (Roundup Ready) de la soja. En la actualidad, casi el 80% de la producción mundial de soja se obtiene en los Estados Unidos, Brasil y Argentina, y en año 2009, la soja RR representaba el 91%, el 99% y el 71% respectivamente de la superficie total de soja de esos países. Desde 1997, la producción de soja RR ha aumentado de 5 a 30 millones de hectáreas, eso sólo en los Estados Unidos (1). Se ha encontrado que en la soja quedan residuos de glifosato, hasta 10 veces más alta que la dosis que provoca malformaciones fetales en los embriones de pollo y de rana.

 

Con el uso generalizado de los herbicidas y la aprobación por parte de la UE del uso del glifosato en los cultivos transgénicos tolerantes a este herbicida, se observa la urgente necesidad de una revisión adecuada del herbicida, para ser consecuentes con la nueva normativa más estricta sobre el uso de los pesticidas aprobada por la UE en junio de 2011. De hecho, la revisión estaba prevista para el año 2012, sin embargo se ha retrasado la revisión del glifosato y otros 38 plaguicidas al año 2015 (1). Por otra parte, la revisión de 2010 se hizo bajo la antigua normativa, menos estricta. La razón oficial que se ha dado para este retraso es que tienen demasiada carga de trabajo. Esto significa que la seguridad del glifosato no podrá ser revisada bajo la nueva normativa hasta el año 2030.

 

Retrasar esta revisión ha sido cuestionada en una demanda contra la CE por Pesticides Action Network Europe y Greenpeace. Los coautores del informe realizado por Open Earth Source (OES) también han solicitado que se lleve a cabo una revisión del sistema sin más demoras, y se retire del mercado el glifosato y Roundup.

 

Evidencias de defectos de nacimiento en los estudios realizados por la Industria y en los independientes

 

El informe de la OES revela que en los estudios llevados a cabo por la Industria en la década de 1990 ya se mostraba la letalidad embrionaria y los defectos de nacimientos en los animales de laboratorio, entre los que se incluía dilatación del corazón en los conejos a bajas dosis de glifosato. A dosis más altas, ya se señalaron deformaciones en los estudios independientes realizados desde los años 1980.

 

Monsanto ha contestado negando sus propias conclusiones (6): "Las autoridades reguladores y los expertos independientes de todo el mundo coinciden en que el glifosato no causa defectos adversos reproductivos en animales adultos o defectos de nacimientos en las crías de estos adultos expuestos al glifosato, incluso a dosis más altas que por exposición ambiental o laboral".

 

Sin embargo, los "expertos independientes" de los que habla Monsanto están sumidos en conflictos de interés, tanto a nivel económico como profesional, y basan casi por completo sus investigaciones en los estudios realizados por la Industria (1).

 

Estudios independientes han revelado vínculos con el cáncer, alteraciones genéticas y alteraciones endocrinas, así como defectos en el desarrollo, por ejemplo, anomalías craneofaciales y vertebrales en ratas (7), deformidades de la boca, alteraciones oculares y de la cola, curvada en los renacuajos de la rana (8). Los estudios más recientes realizados por el Dr. Andrés Carrasco y sus colegas muestran una relación entre el glifosato y el ácido retinoico, señalando un desarrollo embrionario anormal (5,9).

 

Sorprendentemente, estos y otros numerosos estudios citados en el Informe de la OES fueron desestimados por la Comisión Europea (CE) y la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria (BVL), que es la responsable de la coordinación entre la Industria y la CE. La conclusión de la BVL, comunicada a la CE a través del Informe de 1998 "Proyecto de Informe de evaluación" (DAR), fue que "no hay evidencias de teratogenicidad" para el glifosato.

 

El Proyecto de Informe de Evaluación contiene pruebas indiscutibles

 

El Informe alemán de 1998, DAR, fue crucial para que el glifosato fuese aprobado por la UE, al señalar en sus conclusiones que el "glifosato no tiene efectos teratogénicos", si bien también se decía en sus conclusiones que a dosis más altas causaba "osificación reducida y una mayor incidencia de trastornos esqueléticos o de los órganos internos" en los fetos de las ratas y de los conejos. Además, agregaba que los estudios realizados por la Industria sobre el glifosato a dosis altas mostraba un reducido número de fetos viables en las camadas de ratas y conejos, con un aumento de los defectos congénitos. Las anomalías esqueléticas encontradas por la Industria en los primeros estudios son consistentes con los hallazgos más recientes en las investigaciones de Andrés Carrasco y al (5,9). Sin embargo, estas anormalidades no se tuvieron en cuenta por motivos espurios, tales como que las altas dosis que envenenaron a las madres (dosis tóxicas) no eran dosis pertinentes para la evaluación de los riesgos humanos, ya que la madre se puede envenenar con cualquier sustancia pudiendo alterar el desarrollo del feto y causar defectos de nacimiento. Esta absurda suposición es impugnada por la literatura científica independiente, y algo muy debatido incluso por la propia Industria.

 

Puedes ver fotografías de lechones tomadas por el criador de cerdos Borup Pedersen, alimentados con soja transgénica, y en los que pueden observar distintos tipos de malformaciones. (Véase: http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2012/04/30/dinamarca-se-relaciona-la-soja-transgenica-con-danos-en-la-cria-del-cerdo/

 

Una historia de manipulaciones y engaños por parte de los reguladores alemanes y de la UE

 

Como resulta evidente en el informe de Alemania de 1998, DAR, se manipularon las evidencias científica mediante diversas estratagemas que llevaron a mentir, con un total desprecio por el principio de precaución.

 

Los animales expuestos al glifosato en los estudios presentados por la Industria muestran efectos frente a los animales no expuestos, y eso en dosis tan bajas como 20 mg por kg de peso corporal. Tanto es así, que la Dirección de Seguridad de Pesticidas del Reino Unido (PSD) apoya la teratogénesis del glifosato (1): "Considerados de forma aislada, ninguno de los hallazgos de los estudios sobre los efectos teratológicos en los conejos sería motivo de preocupación. Sin embargo, se observa en general la incidencia de un mismo patrón".

 

Alemania, por su parte, recurrió a incluir a los grupos de control "históricos" dentro de los estudios no publicados ( y por lo tanto irrelevantes), que tuvo el efecto de aumentar la variación y por lo tanto la de anular cualquier significación estadística de los experimentos realizados por la Industria. La Dirección de Seguridad de Pesticidas del Reino Unido (PSD) terminó por pedir a Alemania que pusiese a su disposición los datos de los controles anteriores, pero no está claro si la PSD vio esos datos, o, si los vio, cómo respondió. Y hasta la fecha, esos datos de control históricos siguen ocultos al público.

 

En el informe de la Open Earth Source (OES) se comenta: "El uso de los datos históricos en lugar de los controles concurrentes añade variables a un experimento que tiene por objeto el control de las variables, ocultando los efectos teratogénicos del glifosato, y evita cualquier conclusión en este sentido. Es por eso que el uso de los datos históricos de control es un asunto controvertido. En la práctica no está permitido en Evaluación Toxicológica en animales y en otros estudios para la aprobación de los plaguicidas".

 

Los controles válidos para un experimento exigen que sean animales de la misma cepa genética, de la misma edad, criados en el mismo ambiente y estudiados al mismo tiempo que los animales tratados. Además, "la manera en que los animales serán examinados y evaluados, y los datos registrados, debe hacerse de la misma forma".

 

El Informe de la OES afirma: "Si esas prácticas de utilizar los controles históricos se descubrieran en un estudio científico independiente se consideraría un fraude científico".

 

En resumen, la Industria y los reguladores cometieron una serie de manipulaciones en las pruebas científicas para favorecer la aprobación del uso del glifosato.

 

La Industria (incluyendo a Monsanto) conocía desde la década de 1980 que el glifosato causa defectos de nacimiento en los animales en altas concentraciones.

 

La Industria también sabía desde 1993 de los efectos a bajas y medias dosis.

 

El Gobierno alemán conocía que el glifosato causa defectos de nacimiento, por lo menos desde el año 1998, año en que envía el Informe DAR a la CE.

 

El Panel de Expertos de la CE que realizó la revisión científica, ha sabido desde el año 1999 que el glifosato causa defectos de nacimiento.

 

La CE sabe desde el año 2002 que el glifosato causa defectos de nacimiento, año en que la Dirección General de DANCO (Sanidad y Protección de los Consumidores) publicó el Informe final del examen para la aprobación del glifosato.

 

A lo largo de todos estos años está información se ha ocultado al público y los trabajos de los científicos independientes sobre los efectos teratogénicos del glifosato y Roundup han sido ignorados, rechazados, o incluso denigrados.

 

El LOAEL (nivel más bajo de efectos adversos observables) del glifosato se estableció en Alemania en 60 mg por kilogramo de peso corporal y día, por lo menos 3 veces superior al indicado por la Industria hasta la fecha, a través de un juego de prestidigitación que sólo consideraba la "exposición crónica" en la "especie más sensible", que era la rata, mientras que los estudios independientes señalaban un LOAEL de sólo 5 mg por kg de peso corporal para los trastornos endocrinos y daños hepáticos en las ratas. El LOAEL se utiliza para establecer la ingesta diaria admisible (IDA), que es de 1/100 del LOAEL. Por consiguiente, la IDA actual de 0,6 mg por kilogramo y día es al menos 10 veces mayor que los niveles establecidos en el momento de fijarse.

 

La mala ciencia protegida por la Industria posee pautas y directrices cuestionables

 

Además de la manipulación absoluta de las pruebas científicas, la Industria ha erigido un escudo eficaz para su mala ciencia bajo el disfraz de "Buenas prácticas de Laboratorio" (GLP), unas pautas y directrices establecidas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), una organización no científica. Esta Guía de Buenas Prácticas ha sido ya fuertemente criticada en un documento firmado por 30 científicos (10). que señalan que las GLP "no especifican nada acerca de la calidad del diseño de la investigación, las habilidades de los técnicos, la sensibilidad de los ensayos, o ya sean los métodos empleados, bien estén al día o sean ya caducos". La Comunidad Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aceptan ambos las directivas GLP y la investigación independiente que no se ajuste a ellas puede ser ignorada para los propósitos de evaluación. Por lo tanto, la investigación del equipo del Dr. Andrés Carrasco y otros estudios independientes que muestran daños causados por el glifosato o Roundup fueron rechazados en razón de que los sistemas de prueba no estaban validados y consideraron los estudios "inapropiados e irrelevantes a efectos de evaluación de riesgos en la salud humana" (porque los realizaron en animales no aprobados, que son las ratas, los ratones y los perros, por ejemplo). En otras palabras, no realizaron la investigación de acuerdo con las normas GLP. Como observa el Informe de la OES (1): "Esto plantea la pregunta ¿por qué financian los Gobiernos investigaciones científicas si luego ignoran los resultados en casi todas las evaluaciones de riesgo?".

 

De hecho los estudios de toxicidad según las normas GLP han sido criticados por el uso actualizado de protocolos que utilizan unas dosis muy altas, en niveles cercanos a la intoxicación y que pueden tener poca relación con los niveles de exposición en el medio, y los animales de prueba mueren antes de llegar a la vejez, enmascarando la mayor parte de las enfermedades en desarrollo. En resumen, las pruebas realizadas según los protocolos GLP rara vez encuentran toxicidad.

 

Comparando los NOAEL (niveles sin efectos adversos observables) de la Industria y de los estudios independientes sobre docenas de sustancias químicas, los estudios independientes detectan importantes efectos tóxicos a niveles muy inferiores a los de la Industria. Sin embargo, los reguladores siguen ignorando hasta la fecha los estudios independientes en favor de los de la Industria, debido a que cumplen con las directrices GLP de la OCDE. Su rechazo a las recientes conclusiones del equipo de Carrasco es indefendible, por su no adhesión a la Guía de Buenas Prácticas, como se señala en el informe de la OES ( ver también 5).

 

Por otra parte, la OCDE estableció en el mes de septiembre unos rígidos criterios, científicamente incorrectos, sobre la respuesta de las dosis en las pruebas toxicológicas. No tienen en cuenta efectos como la interrupción endocrina y otros efectos que se observan a dosis bajas más que a altas, lo que invalida la suposición de que existe una dosis segura según la cual no hay toxicidad significativa.

 

El nuevo reglamento de la UE sobre pesticidas tiene el potencial de poner fin a la tiranía de las normas GLP al insistir en los estudios científicos independientes revisados por pares en la evaluación de los plaguicidas. Sin embargo, la nueva normativa obliga a la Industria a hacer su propia búsqueda de Literatura científica en la preparación de un archivo sobre los plaguicidas, dando así el control total a los estudios de la Industria, que son los que seleccionarán para su inclusión y así reforzar la tiranía de las normas GLP.

 

Pruebas en humanos ante el aumento de las preocupaciones por los efectos en la salud

 

Debido a las evidentes restricciones para realizar experimentos en seres humanos, los datos sobre la toxicidad del glifosato en las personas son difíciles de obtener en un laboratorio. Sin embargo, sí se han obtenido resultados a partir de los estudios realizados en líneas celulares humanas. Un experimento realizado por el científico francés Giles-Eric Séralini y sus colegas en el año 2009, encontró que Roundup causaba la muerte de las células umbilicales, de las células embrionarias y de la placenta en sólo 24 horas (3,11).

 

Además, con el uso generalizado del glifosato en países como Argentina y Canadá, las pruebas de que se están produciendo daños en los seres humanos están aumentando. Un gobierno local de Argentina recoge en un documento ( o véase este otro Informe: http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2012/07/30/informe-del-primer-encuentro-nacional-de-medicos-de-pueblos-fumigados/) que se han triplicado el número de cánceres infantiles entre 2000 y 2009, y cuadriplicado el número de defectos de nacimiento en las zonas donde se utilizan agroquímicos (véase referencia [12] Argentina's Roundup Human Tragedy, SiS 48). Carrasco señala en su estudio (9): "Los resultados obtenidos en el laboratorio son compatibles con las malformaciones observadas en los seres humanos expuestos al glifosato durante el embarazo".

 

Un estudio epidemiológico en Ontario, Canadá, también ha encontrado altos niveles de nacimientos prematuros y abortos espontáneos en las mujeres que pertenecen a familias agricultoras que utilizan plaguicidas, incluyendo el glifosato.

 

La respuesta de la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria (BVL) a esos problemas fue de que eran irrelevantes para la situación de Europa, así como ya existen planes para aumentar los cultivos tolerantes al glifosato. "Aunque hay indicios de un aumento de las malformaciones debido a la amplia exposición a los plaguicidas en América del Sur, las autoridades de estos países son responsables de propiciar la realización de más investigaciones en profundidad. Teniendo en cuenta que las condiciones de aplicación son muy distintas y existen incertidumbres en cuanto a la exposición humana a los efectos de los productos fitosanitarios, los resultados de este tipo no deben llevarnos de forma automática a preocuparnos por la seguridad de los herbicidas a base de glifosato en Europa".

 

Preocupaciones adicionales

 

Un informe publicado recientemente por el científico estadounidense Dr. Don Huber, profesor emérito de la Universidad de Purdue, advirtió de la aparición de un nuevo agente patógeno asociado a los cultivos transgénicos tolerantes al glifosato ( (véase [13] Emergency! Pathogen New to Science Found in Roundup Ready GM Crops?) y ( Los científicos advierten sobre la relación entre un nuevo y peligroso patógeno y Roundup de Monsanto)

 

En una carta escrita dirigida al Secretario de Agricultura de Estados Unidos, expresa su preocupación por la aparición de este agente patógeno, muy abundante en los cultivos transgénicos, y que al parecer está asociado a enfermedades devastadoras en los cultivos y altas tasas de infertilidad y abortos involuntarios en los animales. Esta es una nueva preocupación que se suma a la urgencia de revisión por parte de la UE del uso del glifosato y los cultivos transgénicos.

 

Conclusión y recomendaciones

 

Los autores del informe de la OES concluyen que: "La actual aprobación del glifosato y Roundup es científicamente insostenible". Recomiendan la inmediata retirada del glifosato hasta que una nueva revisión rea realizada, con una amplia variedad de pruebas actualizadas, de forma independiente y con los datos disponibles para el público.

 

Estamos totalmente de acuerdo con la conclusión y la recomendación.

 

Referencias

1. Antoniou M, Habib M, Howard CV, Jennings RC, Leifert C, Nodari RO, Robinson C, Fagan J. Roundup and birth defects: Is the public being kept in the dark? Earth Open Source, 2011.

2. Ho MW and Cummins J. Glyphosate toxic and Roundup worse Science in Society 26, 12, 2005.

3. Ho MW and Cherry B. Death by multiple poisoning, glyphosate and Roundup. Science in Society 42 , 14, 2009

4. Ho MW. Ban glyphosate herbicides now. Science in Society 43, 34-35, 2009.

5. Ho MW. Lab study establishes glyphosate link to birth defects. Science in Society 48, 32-33, 2010.

6. Beyond the Rows, A blog by Monsanto, St. Louis, United States of America, 9 June 2011, accessed 11 July 2011,http://www.monsantoblog.com/2011/06/09/june-2011-earth-open-source-report-on-roundup/

7. Dallegrave E, Mantese FD. et al. 2003. The teratogenic potential of the herbicide glyphosate-Roundup in Wistar rats. Toxicol Lett 142(1-2): 48

8.  Lajmanovich RC, Sandoval MT, Peltzer PM. 2003. Induction of mortality and malformation in Scinax nasicus tadpoles exposed to glyphosate formulations. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 70, 612–18.

9. Paganelli A, Gnazzo V, Acosta H, Lopez SL and Carrasco AD. Glyphosate-based herbicides produce teratogenic effects on vertebrates by impairing retinoic acid signalling. Chem Res Toxicol, August 9. http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/tx1001749

10. Myers JP, Vom Saal FS. et al. Why public health agencies cannot depend on good laboratory practices as a criterion for selecting data: The case of bisphenol A. Environmental Health Perspectives 2009, 117, 309–15.

11. Benachour N, Séralini GE. 2009. Glyphosate formulations induce apoptosis and necrosis in human umbilical, embryonic, and placental cells. Chem Res Toxicol 22: 97–105.

12. Robinson C. Argentina's Roundup human tragedy Science in Society 48, 30, 2010

13. Ho MW. Emergency! Pathogen new to science found in Roundup Ready GM crops? Science and Society 50, 10-11, 2011.

 

Publicado enInternacional
Guatemala: Militares, transnacionales y neoliberales
Guatemala, 4 de octubre de 2012, Totonicapán. El ejército asesina a ocho personas, desaparece a otra, y hiere de bala y de arma blanca a múltiples mujeres y hombres procedentes de los 48 cantones del territorio. Motivo: las movilizaciones pacíficas llevadas a cabo con el objetivo de protestar frente a los abusivos precios de la electricidad, así como por la defensa de la educación pública y de calidad, entre otros reclamos.

Guatemala, 1 de mayo de 2012, Santa Cruz de Barillas. Una persona es asesinada y 10 permanecen hoy en día todavía encarcelados, acusados de sedición y terrorismo, enfrentando penas de incluso 50 años. Motivo: La oposición mayoritaria de las comunidades del municipio a la construcción de una central hidroeléctrica, decisión que incumple la legislación internacional (convenio 169 de la OIT), ya que no respeta la consulta popular realizada, y que mayoritariamente vota no a este proyecto.

Estos son dos ejemplos recientes de toda una serie de agresiones violentas a los sectores populares en Guatemala. Desgraciadamente, la lista es amplia, y su periodicidad, persistente: Polochic, San Juan Sacatepécez, Uspantán, etc., son sólo algunos de los casos más graves. Ante ello, pudiéramos caer en la tentación de interpretarlos como hechos aislados. O, quizá, como la continuidad inerte de la ya de por sí muy violenta historia de Guatemala desde los años 60 del siglo pasado.

Lamentablemente, creemos que no es así. Al contrario, pensamos que la escalada de violencia política no es sino el ensayo de un modelo social todavía más excluyente y antidemocrático, en el que se plantea incluso la implantación de nuevos gobiernos cívico-militares. Éstos serían, de esta manera, la única forma política capaz de sostener la agudización del proyecto neoliberal en esta crisis civilizatoria. En este sentido, el gobierno actual, presidido por Pérez Molina (militar e implicado en el genocidio producido durante el conflicto armado entre 1960-1996), no sería sino un paso más en esta estrategia de militarismo neoliberal.

En este punto es necesario resaltar que este nuevo modelo no es una cuestión estrictamente guatemalteca, sino que tiene a su vez alcance global. Así, cada vez más, y por supuesto que no sólo en Guatemala, el capitalismo y la democracia entran en una contradicción creciente, incluso con la democracia de baja intensidad actualmente hegemónica. De esta manera, la lógica capitalista, ante la crisis actual, no hace sino acrecentar la búsqueda desesperada de ganancia, y se está dispuesto a todo con tal de conseguirla. En este sentido, y consciente de su creciente falta de legitimidad, los actores fundamentales del sistema –empresas transnacionales y oligarquías locales- se quitan progresivamente la careta democrática y recurren a la fuerza, a la violencia, a la represión, para poder desarrollar su proyecto injusto e inequitativo. Siempre lo han hecho, ya lo sabemos, pero ahora de manera más evidente, sin ambajes, a cara descubierta. Y necesitan experiencias probatorias para ello: Guatemala es uno de sus exponentes.

Este sería por tanto la propuesta política que se ensaya en Guatemala: empresas transnacionales; oligarquías alineadas con los mercados globales; policía y ejército como elementos de represión generalizada; gobiernos sin pretensiones ni ropajes democráticos, al servicio explícito y directo de las necesidades de los que detentan el poder.

Así, la violencia política que sufre el país puede ser entendida a la puesta en práctica de este proyecto militarista neoliberal, atajando la contestación social y preparando el camino para este tipo de gobierno, no de mano no dura, sino durísima. De esta manera, si escarbamos un poco en los casos antes citados, descubriremos que el gobierno del militar Pérez Molina y la Embajada Española apoyan de manera explícita la construcción ilegal de la hidroeléctrica en Barillas por parte de la empresa constructora, que no es otra que la gallega Hidralia Energía, favorecida con créditos de Bankia. Al parecer, el supuesto asesino es parte de la filial de dicha empresa, la Hidro Santa Cruz, según informan fuentes comunitarias.

O también descubrimos que la causa que generó la movilización que acabó con el asesinato de 8 personas a manos del ejército en Totonicapán -el precio desorbitado de la luz-, tiene su origen en la privatización del sector, que pasó a manos de Unión Fenosa, que después vendió la empresa a una compañía colombiana. Ambas, por supuesto, incrementaron precios e impidieron cualquier negociación ni diálogo con las comunidades.

Pero aún descubrimos más. En un país de enorme pobreza, y a la vez que ocurría todo esto, se anuncia también la compra de seis aviones militares y de radares especiales por parte del ejército guatemalteco, presumiblemente con fines antisubersivos. El valor enorme de esta compra se financia con créditos millonarios, concedidos por el BNDES brasileño y…por el BBVA.

Esto es lo que hay, por tanto: empresas gallegas, españolas, colombianas, ejército, seguridad privada, oligarquías, gobierno guatemalteco, embajadas, por un lado. La ciudadanía, los sectores populares, por el otro. La cuerda se tensa.

En definitiva, son varios los aprendizajes que tenemos que hacer de la situación de Guatemala: el primero, que este capitalismo salvaje sólo se para con una fuerte, rotunda y contundente contestación social, y los movimientos sociales y comunitarios guatemaltecos lo están haciendo. Desde aquí nuestro más profundo reconocimiento; el segundo, la solidaridad internacionalista es fundamental este momento, ya que la denuncia y la contestación frente a todos los actores involucrados es una responsabilidad compartida y global, al igual que las redes capitalistas globales que vemos operan en Guatemala; el tercero, Guatemala no es sino la antesala de lo que puede llegar a otras latitudes, también aquí a Europa. En este sentido, siempre creímos que el ajuste estructural era cuestión de países empobrecidos, y, mira por donde, ahora lo tenemos encima, aplastándonos. ¿Queremos que Guatemala prefigure otra vez nuestro futuro? Parémoslo mejor ahora, por ellos, por ellas, pero también por nosotros, por nosotras.

Actuemos, denunciemos, generemos alianzas, confianzas. Toda nuestra solidaridad por tanto con el pueblo de Guatemala, toda nuestra denuncia a las empresas transnacionales europeas. Un futuro común, una lucha común.

- Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate, Mesa Internacionalista de Alternatiba (País Vasco) 
Publicado enInternacional