MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

Yonhy Lescano, Hernando de Soto y Verónika Mendoza.   ________________________________________ Imagen: AFP

Hay seis candidatos con posibilidades de pasar a segunda vuelta

Consultores anticipan que el 11 de abril será la votación con el apoyo más bajo a los candidatos punteros y con la mayor fragmentación del sufragio. 

 

El Perú ingresa a la última semana de la campaña electoral para las elecciones presidenciales y parlamentarias más reñidas e impredecibles que se recuerden. En medio de la grave crisis por la pandemia, que estos días golpea con especial fuerza al país, y un alto nivel de descrédito de la clase política por denuncias de corrupción que involucran a seis expresidentes y otros altos dirigentes, incluyendo a cuatro postulantes a la presidencia, es también la elección con el apoyo más bajo a los candidatos punteros y la mayor fragmentación del voto. 

A una semana de los comicios, la única certeza es que habrá segunda vuelta, la que se realizará en junio. De acuerdo a dos encuestas publicadas este domingo, los últimos sondeos que se pueden difundir en el país antes de las elecciones del 11 de abril, hay seis candidatos con posibilidades de pasar a la segunda vuelta. Todo está muy apretado.

Para la encuestadora Ipsos, en primer lugar está el excongresista Yonhy Lescano, con 12,1 por ciento, de acuerdo a una simulación de votación secreta que realizó con una cédula igual a la que se usará el día de las elecciones. Segundo se ubica el economista neoliberal Hernando de Soto, con 11,5 por ciento. El tercer puesto es para la candidata de izquierda Verónika Mendoza, con 10,2 por ciento. Luego vienen el exfutbolista de centroderecha George Forsyth con 9,8 por ciento y Keiko Fujimori con 9,3 por ciento. Tomando en cuenta el margen de error, es un quíntuple empate técnico. En esta simulación de votación, un 17,3 por ciento votó blanco o viciado.

El Instituto de Estudios Peruanos (IEP) también publicó una encuesta este domingo. En el primer lugar igualan Keiko Fujimori y Hernando de Soto, con 9,8 por ciento. Tercero aparece el candidato de la ultraderecha Rafael López Aliaga con 8,4 por ciento, cuarto Yonhy Lescano con 8,2 por ciento y en quinto lugar Verónika Mendoza con 7,3 por ciento. También un quíntuple empate técnico, aunque con un nombre cambiado. Los indecisos llegan al 28 por ciento.

Las dos encuestas coinciden en un crecimiento del economista Hernando de Soto en este último tramo de la campaña, lo que lo deja bien posicionado para la recta final. Es el que más sube. Paradójicamente, a De Soto, el candidato de mayor edad con 79 años, es al que mejor le va entre los jóvenes, de acuerdo al IEP. El economista de derecha, que en 1990 formó parte del equipo que lanzó la candidatura presidencial de Mario Vargas Llosa, que luego fue asesor económico de Alberto Fujimori, quien en esa elección derrotó al escritor e impuso una reforma neoliberal amparada en el autoritarismo, y que en 2011 y 2016 apoyó la candidatura de Keiko Fujimori, tiene su principal base electoral en Lima.

Por la cantidad de candidatos, el Jurado Nacional de Elecciones organizó un debate en tres días, que se realizaron entre lunes y miércoles últimos, dividiendo a los candidatos por sorteo en tres grupos de seis. De Soto estuvo opaco cuando le tocó participar el martes, pero el hecho que López Aliaga, conocido como "Porky”, con quien disputa un mismo espacio electoral, haya tenido un desempeño desastroso en su participación el miércoles, leyendo en todas sus intervenciones, con la cabeza enterrada en sus papeles, enredado y balbuceante, parece haber terminado favoreciendo al economista. “Porky”, el “Bolsonaro peruano” de 60 años, entra a la etapa decisiva con una tendencia a la baja.

Las dos encuestadoras también coinciden en un descenso de Lescano, que desde hace semanas venía como puntero relativamente cómodo y que, aunque Ipsos lo sigue colocando primero, ya no tiene asegurado su pase a la segunda vuelta, como parecía hasta hace sólo unos días. Lescano, de 62 años, ha sido 18 años congresista por el partido de centroderecha Acción Popular. En contra de la cúpula de su partido, en esta campaña ha cuestionado el modelo neoliberal y ofrecido reformas, aunque sin llegar a proponer un cambio de modelo, lo que, en un escenario dominado por los discursos de derecha, lo ha colocado en la centroizquierda en términos económicos, pero en aspectos sociales se ubica a la derecha, con posturas conservadoras.

Verónika Mendoza, candidata de Juntos por el Perú, que a los 40 años postula por segunda vez a la presidencia, es la principal figura de la izquierda en estas elecciones, en las que hay tres candidatos de ese sector político. Tuvo una actuación destacada en el debate del pasado lunes, día que le tocó participar. Una semana antes había sido la clara ganadora, según los analistas y una encuesta, de un debate organizado por un canal de televisión entre cinco candidatos. Luego de ese primer debate comenzó a subir, y con ese crecimiento se reforzaron los ataques en su contra desde los grandes medios, que una vez más agitaron el miedo a la izquierda y los fantasmas de Hugo Chávez, Maduro y Venezuela para repetir que “si gana la izquierda nos convertiremos en otra Venezuela”.

En 2016, Mendoza quedó en tercer lugar con 18,7 por ciento, muy cerca de pasar a la segunda vuelta, lo que no consiguió porque una candidatura de izquierda radical obtuvo cuatro por ciento y le quitó los votos que necesitaba para ir a la elección definitiva. Esta vez esa historia se puede repetir. En este último tramo viene levantando sorpresivamente la candidatura del radical dirigente magisterial Pedro Castillo, que ha subido a 6,6 por ciento, según los dos sondeos citados, ganando apoyo especialmente en las zonas andinas y rurales, crecimiento que erosiona la base electoral de Verónika Mendoza.

En su tercer intento de buscar el retorno del fujimorismo al poder, Keiko, la hija de 45 años del encarcelado exdictador Fujimori, que está procesada por lavado de activos, ha perdido una gran parte del apoyo que tuvo en las elecciones de 2011 y 2016, pero, con todos muy abajo, mantiene posibilidades de pasar a la segunda vuelta, como ocurrió en esas otras dos elecciones, en las que perdió en esa instancia final.

Aprovechando su popularidad y jugando a ser la figura nueva contraria a la clase política, el exfutbolista George Forsyth, de 38 años, estuvo varios meses en primer lugar, pero comenzó a caer cuando sus apariciones públicas y en medios para exponer sus propuestas dejaron al descubierto su notoria debilidad argumental. Ha logrado detener su caída y recuperarse algo, con lo que todavía sigue en el partido.

“Hernando de Soto tiene la ventaja de haber crecido a lo último, y cuando crecés al final las críticas que te hacen pueden ser menos dañinas. Lescano si bien ha caído algo está mejor ubicado que otros porque su ambigüedad le permite ganar votos por izquierda y por derecha. Forsyth está más al centro y eso lo puede ayudar. Si bien Keiko Fujimori aparece primera en la encuesta del IEP, su nivel de rechazo es el mayor de todos y eso la complica. Verónika Mendoza ha ido creciendo, pero de la misma manera también ha crecido desde su izquierda Pedro Castillo y eso la puede dejar afuera de la segunda vuelta. Castillo crece en esta etapa final porque hay un voto radical que no ha sido cubierto. Veo muy difícil que López Aliaga pase a la segunda vuelta. Tuvo un crecimiento y eso puso la atención sobre él y ahí aparecieron sus claras debilidades y ha comenzado a bajar”, le señaló a PáginaI12 Fernando Tuesta, politólogo de la Universidad Católica.

Para Tuesta, “esta es la elección con el mayor nivel de incertidumbre que hayamos vivido”. “En esta última semana en la que no van a haber encuestas vamos a entrar al túnel oscuro”.

Por Carlos Noriega

Desde Lima 

Publicado enInternacional
El movimiento indígena de Ecuador se declara en "paro nacional" ante el presunto "fraude electoral" contra el candidato presidencial Yaku Pérez

"La vigilia se mantendrá y se llama a sumarse a los habitantes de Quito, pese a la represión policial y pese a que los vocales del CNE aprendieron a burlar la voluntad popular", dice un comunicado de una organización indígena.

La Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (Ecuarunari) declaró un "paro nacional" ante el presunto "fraude electoral" contra el candidato presidencial Yaku Pérez, promovido, según denuncian, por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El anuncio se conoció mientras el CNE evaluaba un informe técnico-jurídico para decidir si aceptaba o no las "inconsistencias" en más de 20.000 actas electorales presentadas por el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik (MUPP), por el que se postuló Pérez.

Mientras, decenas de seguidores del aspirante a la presidencia, convocados por Ecuarunari, permanecían en las afueras de la sede del CNE en Quito, donde hubo algunos enfrentamientos con la Policía.

"La vigilia se mantendrá y se llama a sumarse a los habitantes de Quito, pese a la represión policial y pese a que los vocales del CNE aprendieron a burlar la voluntad popular", dice el comunicado de la Ecuarunari.

Las decisiones del CNE

En su sesión, el pleno del CNE aprobó, de manera parcial, con cuatro votos a favor y una abstención, la objeción presentada por Pachakutik a los comicios del 7 de febrero. Sin embargo, solo dispuso la revisión de 31 actas de las miles que fueron presentadas.

La presidenta del CNE, Diana Atamaint, exlegisladora por Pachakutik, informó que fueron presentadas 27.767 actas para su revisión, por tener supuestas "inconsistencias".

Con ese número de actas hicieron dos peticiones al órgano electoral. Primero, que "se compare el número de sufragantes entre las dignidades de binomio presidencial, asambleístas nacionales, provinciales y Parlamentarios Andinos (que también se eligieron el 7 de febrero)", para lo cual presentaron 20.534 actas. No obstante, el CNE determinó que "este requerimiento es improcedente", según el Código de la Democracia.

La otra petición fue la verificación "por inconsistencias numéricas y por falta de firmas" en las 7.233 actas restantes.

Sin embargo, el CNE, tras hacer una revisión, averiguó que:

  • 1.453 actas estaban repetidas.
  • 5.409 actas no tienen ninguna inconsistencia.
  • 340 actas ya habían sido identificadas "con novedades" y recontadas.
  • 10 actas con inconsistencia numérica.
  • 21 actas con falta de firmas.

Por lo tanto, solo se contarán esas 31 con inconsistencia y falta de firma, que están en las provincias de Azuay, Cañar, Carchi, Cotopaxi, Esmeraldas, Los Ríos, Pichincha y Santo Domingo.

Previamente el CNE negó otro reclamo de Pachakutik para verificar y comparar el "número de sufragantes en las actas de asambleístas nacionales respecto de las actas de parlamentarios andinos", así como "el pedido de nuevo escrutinio".

La denuncia de Pérez

Pérez quedó en tercer lugar en los comicios del 7 de febrero, lo que le impidió avanzar al balotaje que se disputará el 11 de abril y en el que se enfrentarán Andrés Arauz, candidato de Unión por la Esperanza (que aglutina al correísmo), y Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO), en alianza con el Partido Social Cristiano (PSC).

Según los resultados del CNE, Pérez sacó apenas 32.600 votos menos que el aspirante de CREO.

El candidato de Pachakutik denuncia que el presunto fraude fue cometido por un supuesto "pacto oligárquico" entre Lasso, su aliado del PSC Jaime Nebot y el expresidente Rafael Correa.

En respuesta, el exmandatario recordó que el CNE es manejado por una exmilitante de su partido Pachakutik, mandato bajo el cual le impidieron su participación en estos comicios y dificultaron hasta el final la presencia del correísmo.

Publicado: 27 feb 2021 04:38 GMT

Publicado enInternacional
Ecuador: entre la disputa por el ballottage y el pacto político

Yaku Pérez, que quedó tercero, denuncia fraude e inicia acciones legales

El candidato de Pachakutik oscila entre acusar al banquero Lasso de fraude e invitarlo a realizar un frente común contra Arauz, el presidenciable correísta ganador de las elecciones del domingo. 

 

Pasados cinco días desde la elección presidencial y legislativa en Ecuador, el Consejo Nacional Electoral (CNE) aún no ha finalizado el conteo del 100% de las actas. Sin embargo, con 99.88% de las actas escrutadas y 98.81% computadas, se ha confirmado que Guillermo Lasso ingresará a segunda vuelta con 19.79% de los votos, y Yaku Pérez, con 19.46%, quedará en el tercer puesto.

Pérez, en el marco de la demora en el anuncio oficial del CNE, ha denunciado la existencia de un fraude y comenzado una serie de acciones. “El día de ayer se consumó el fraude que vino preparándose desde hacía algunas semanas antes (…) tal vez ya tenemos el Nostradamus contemporáneo, el expresidente Correa, él anticipó hasta con cifras casi precisas cuánto va a llegar a tener Lasso, cuánto nosotros y cuánto el señor Arauz”, afirmó el candidato de Pachakutik en las afueras del CNE, en Quito.

Según Pérez, existiría una alianza entre Correa, Lasso y Jaime Nebot, dirigente del Partido Social Cristiano (PSC) aliado a CREO en la candidatura de Lasso. “El señor Lasso solamente por un ego que quiere pasar a la segunda vuelta, sabe que no va a ganar al señor Arauz, le está haciendo el juego al correismo, Correa astutamente le hace caer en la trampa a Lasso y a Nebot”, señaló ante un grupo de seguidores que instaló una vigilia frente al poder electoral.

Así, según afirmó Pérez, no solamente debería ingresar a primera vuelta, sino que habría ganado en lugar de Andrés Arauz, ya que le habrían robado “diez puntos” en “un fraude descarado”. Pérez ya había realizado esa misma afirmación el día lunes, cuando instaló la denuncia acerca del robo de las elecciones, algo que, hasta el momento, no fue acompañado por pruebas.

El partido Pachakutik, ante esta situación, anunció que pedirá al CNE el recuento “voto a voto” en las provincias de Pichinchas, Guayas, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, El Oro y Bolívar, “donde se metió la mano”, llevará una denuncia penal en Guayas por delito de fraude electoral, acudirá a la Contraloría General de la Nación para pedir que se haga una auditoría, y presentará la denuncia ante el secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y en Naciones Unidas.

Sin embargo, al tiempo que Pérez acusó a Lasso de complicidad con Correa, retomó la propuesta hecha el miércoles por Xavier Hervas, de Izquierda Democrática (ID) -quien llegó en cuarto lugar con 15.74% de los votos- de conformar un frente entre las cuatro fuerzas políticas, Pachakutik, ID, CREO-PSC, para enfrentar a la revolución ciudadana. Así, Pérez afirmó que, una vez realizado el recuento, “quien resulta ganador, dialogamos y hacemos un frente contra la corrupción”, es decir contra el correísmo.

Si bien aún resulta incierto cómo evolucionará el pedido de recuento de voto ante el CNE, las demás acciones legales y, tal vez, un proceso de protestas, a medida que avanzan los días ha tomado cada vez más forma la posibilidad de que se conforme una alianza de cara al ballottage. Una posibilidad no solamente presente en los discursos, como la tensión de Pérez entre acusar a Lasso de fraude e invitarlo a realizar un frente común, sino también en el intento de conformación de una alianza entre Pachakutik y CREO-PSC en la Asamblea Nacional para lograr la presidencia del legislativo.

El desarrollo del escenario ha dejado en evidencia el punto central que comparten la mayor parte de las fuerzas políticas del Ecuador: impedir el regreso de la revolución ciudadana al gobierno. Se trata de un objetivo compartido, a su vez, por el gobierno estadounidense, involucrado en los entretelones, como quedó evidenciado con la visita del presidente Lenín Moreno a Washington días antes de las elecciones, donde llevó adelante reuniones con funcionarios centrales de la administración y de ambos partidos de cara a América Latina.

Esta confluencia de factores de poder nacionales e internacionales en torno al momento electoral no sería nueva, sino la continuidad de una serie de acciones emprendidas durante los últimos cuatro años contra el correismo desde el gobierno, el poder judicial, electoral, mediático, que se tradujeron en persecuciones, encarcelamientos, inhabilitaciones y exilios. Pérez, quien ahora denuncia un fraude, podría, dentro de algunos días o semanas, ser parte de la alianza electoral anti-correísta con proyección gubernamental. ¿La base social que votó por él apoyará a Lasso? Es una de las varias preguntas que se encuentran sobre la mesa. 

Publicado enInternacional
Elecciones en Ecuador: Guillermo Lasso supera a Yaku Pérez y se proyecta para el ballottage

Mil de las 1100 actas que aún quedan por computar son de la provincia de Guayas, donde Pérez tiene menor cantidad de votos.

 

Guillermo Lasso irá a segunda vuelta. Es la tendencia que apareció como irreversible según los datos ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) al finalizar la tarde del miércoles. Lasso pasó en porcentaje a Yaku Pérez, 19.66% a 19.61%, y 1.000 de las 1.100 actas que aún quedan por computar, es decir el 2.59%, son de la provincia de Guayas, donde Pérez tiene menor cantidad de votos.

La noticia del ingreso de Lasso al ballottage había sido anticipada por los cálculos sobre la ubicación de las actas por contar, zonas de fuerza de Andrés Arauz, en primer lugar, seguido de Lasso. “A Lasso le están poniendo más votos de acuerdo al acta original y a Yaku Pérez le están poniendo menos, ese es el fraude”, afirmó Pérez desde Guayaquil, cuando la noticia de su derrota se difundió.

El candidato del partido Pachakutik, brazo electoral de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), ya había denunciado un fraude desde el día lunes, afirmación sostenida desde entonces. “La Confederación de los pueblos quichuas del Ecuador acaba de enviarme que ayer presentaron una denuncia penal, y ahora lo van a hacer los asambleístas, una pena, pero si se deja esto en impunidad estamos siendo cómplices o alentando la corrupción”, afirmó rodeado de seguidores.

Con la confirmación del ingreso de Lasso se abrió entonces un nuevo escenario, de desenlace aún incierto: Pérez, así como la CONAIE, quien llamó a “respetar la voluntad popular”, podrían intentar un proceso de movilizaciones, algo que, en pequeña medida, ha comenzado a suceder, una acción políticamente compleja y de resultados tal vez desfavorables.

“Hemos sido críticos y autocríticos en este proceso, tenemos diferencias ideológicas, pero ante la amenaza de la derecha de atentar contra la voluntad popular nos movilizaremos y no permitiremos que la derecha, venga de donde venga, pretenda estar por encima de la decisión popular”, señaló Leónidas Iza, uno de los principales dirigentes de la CONAIE.

Mientras la pulseada por el segundo lugar tomó entonces fin en los números del CNE, algo que debería mantenerse salvo giro imprevisto de última hora, las ubicaciones políticas respecto a la segunda vuelta comenzaron a aparecer en diferentes discursos. Así, por ejemplo, Xavier Hervas, candidato de Izquierda Democrática, quien salió cuarto en las elecciones con 15.86%, llamó a conformar un frente anti-correísta.

“Invito a los candidatos Guillermo Lasso y Yaku Pérez a unirnos de manera transparente a un ‘pacto por el Ecuador’, que se acepten los resultados oficiales y juntos impulsar votos por el país para evitar el regreso de la izquierda extrema, populista y corrupta”, escribió en su cuenta de Twitter.

La postura de Hervas puso en evidencia cómo el anti-correísmo representa el punto de unión entre la mayoría de las fuerzas políticas adversas a la revolución ciudadana, algo que comparte con quien fuera banquero de Guayaquil, así como el dirigente de Pachakutik. Aún es temprano para saber si efectivamente se conformará una alianza contra Arauz y qué forma, en caso de darse, tomará. Los antecedentes indican que Pérez llamó a votar a Lasso en el 2017, y Lasso afirmó antes de las elecciones del 7 de febrero que apoyaría a Pérez en una segunda vuelta, pero esos apoyos no necesariamente tendrían traducción en las bases electorales.

El anuncio del candidato de Izquierda Democrática fue respondido por Andrés Arauz, ganador de la primera vuelta con 32.44% de los votos, con una propuesta de construcción común: “Invito a la auténtica socialdemocracia a unirse por un bloque histórico progresista y plurinacional por la justicia social con libertad”, escribió quien se enfrentará a Lasso, que ya fue derrotado dos veces en las presidenciales por la revolución ciudadana, en primer lugar, en el 2013 contra Rafael Correa, y, en el 2017, contra Lenin Moreno, quien luego traicionó su fuerza política y su programa de gobierno.

Con la confirmación de la candidatura de Lasso a la segunda vuelta vuelve a conformarse un escenario de confrontación prístina: una propuesta progresista y latinoamericanista, con Arauz, y un proyecto de profundización del neoliberalismo y alineamiento con Estados Unidos. Aún quedan dos meses para esa elección y más de tres para la asunción del nuevo gobierno, lapso en el cual el gobierno de Moreno puede intentar movimientos de última hora, como la privatización del Banco Central del Ecuador.


"Vamos a pedir el reconteo voto a voto": El candidato ecuatoriano Yaku Pérez denuncia "fraude" luego que se revirtieran los datos a favor de Lasso

Publicado: 10 feb 2021 23:52 GMT

Cientos de personas se han movilizado en Quito y Guayaquil, convocadas por el movimiento Pachakutik, que respalda a Pérez.

El candidato a la presidencia de Ecuador Yaku Pérez, del partido indigenista Pachakutik, dijo que pedirá el "reconteo voto a voto" en varias provincias del país, al denunciar un presunto "fraude electoral" en su contra, en relación a los resultados de los comicios del pasado domingo 7 de febrero, que le impediría ir a la segunda vuelta.

"Vamos a solicitar, a pedir, que se abran las urnas y ver las actas voto a voto en Guayas, Manabí, Pichincha, Los Ríos, Esmeraldas y el Oro, en esas seis provincias sufrimos el fraude", dijo el aspirante a la presidencia.

Asimismo, dijo que pedirán a la Contraloría General del Estado (CGE) una auditoría forense a las juntas electorales de estas provincias.

Pérez declaró ante simpatizantes que se concentraron en las inmediaciones de la sede regional del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Guayaquil, en la provincia de Guayas, donde el conteo de los votos se ha ralentizado, al existir casi 1.000 actas electorales con inconsistencias.

Mientras, otro grupo de seguidores, junto a su esposa Manuela Picq, se concentró frente a las oficinas principales del CNE en Quito, la capital del país.

Estas personas se reunieron en estos lugares, luego que el movimiento Pachakutik convocara una movilización nacional, con el objetivo de defender "la voluntad popular" ante un presunto "fraude" contra Pérez.

Datos revertidos

Sus declaraciones se producen luego que el candidato de la derecha Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO) en alianza con el Partido Social Cristiano (PSC), se ubicara en el segundo lugar en el conteo de los votos, arrebatándole el puesto que mantenía desde el pasado domingo.

De acuerdo con el CNE, cuando lleva 97,06 % de actas computadas —de las 99,82 % procesadas— el aspirante del movimiento indígena alcanza 19,62 % de los votos, mientras, Lasso consigue 19,63 %.

En cuanto a cantidad de votos, Pérez tiene 1.769.296, mientras que Lasso ha conseguido 1.770.273; es decir, la diferencia es de apenas 977 sufragios.

Ambos pelean por ese segundo lugar que garantizaría la participación en el balotaje, previsto para el 11 de abril, para enfrentar al candidato Andrés Arauz, de la coalición Unión por la Esperanza, que aglutina al correísmo, quien resultó ser el aspirante más votado en la primera vuelta, con 32,45 % de los votos (2.926.326).

En la concentración en Guayaquil, los simpatizantes de Pérez coreaban: "Si Lasso gana, el pueblo se levanta".

Actas que faltan por contar

Hasta el momento, faltan por computar (sumar) 2,94 % de las actas electorales: 0,18 % aún pendiente por procesar y 2,76 % que han presentado inconsistencia.

Esas actas con inconsistencia, en número, son 1.102, de las cuales 948 están en la provincia de Guayas, entidad en la que Pérez apenas ha conseguido 8,71 % de los votos, mientras que Lasso ha alcanzado 25,36 % y Arauz arrasó con 41,71 % de los sufragios.

Más temprano, la presidenta del CNE, Diana Atamaint, dijo que el conteo de las actas con inconsistencias podría tardar unas 48 horas más.

Poca confianza en el CNE

Pérez informó que miembros de la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (Ecuarunari) presentaron este martes "una denuncia penal en contra del CNE por fraude electoral".

Asimismo, dijo, asambleístas de Pachakutik presentarán otra denuncia, por las mismas razones, contra el organismo electoral.

Desde Pachakutik han expresado poca confianza al CNE, pese a que Atamaint, su titular, era militante de este movimiento político.

Atamaint llegó al CNE, junto a Enrique Pita, vicepresidente; y los consejeros José Cabrera Zurita, Luis Verdesoto y Esthela Acero, tras ser nombrados por un Consejo de Participación y Control Social Transitorio (CPCCS-T), que ha sido calificado por sus detractores como el "Trujillato", por haber sido presidido por Julio César Trujillo.

Ese CPCCS-T, que estuvo de 2018 a 2019, se instaló luego de la Consulta Popular, promovida por el presidente Lenín Moreno, y respaldada, entre otros partidos, por Pachakutik.

Publicado enInternacional